Anda di halaman 1dari 305

Tomás I.

González Pondal

LA IDEOLOGÍA
DE GÉNERO
(Exposición de artículos sobre sus absurdos bestiales)

0
Tomás I. González Pondal

email: tomgonpon@hotmail.com

1
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN ....................................................................................................... 6
TRANS-GRESORES................................................................................................... 8
TRANS-GRESORES (II PARTE) EL SENTIDO COMÚN DA UN PASEO ........................ 10
NO SE RESPIRA POR EL PULGAR ........................................................................... 12
TRANS-FORMERS .................................................................................................. 13
LECCIONES DE UN WHISKY SOBRE LA VIDA HUMANA EN GESTACIÓN ................ 18
EXPERIMENTANDO CON UN BEBÉ (LA ABERRACIÓN CON MÁSCARA DE DERECHO) ... 19
DE CÓMO ADELGAZAR CON LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO ..................................... 24
LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO: HACIA EL HOMBRE EMBARAZADO .......................... 25
SEA "CAVERNARIO" ............................................................................................... 30
EL VERDADERO BUS DEL ODIO ............................................................................ 31
AUTODESTRUCCIÓN .............................................................................................. 36
EL JUGO DE NARANJA SALE DE LAS NARANJAS ................................................... 37
ARGUMENTO ANIMAL ............................................................................................ 40
LOS BACHELECIDAS .............................................................................................. 41
LLEVANDO LA DELANTERA EN EL ABSURDO ........................................................ 45
LA TÍA «POCHA» DESPRECIÓ AL FEMINISMO ......................................................... 46
NO NEGAR LO EVIDENTE ...................................................................................... 52
CELEBRANTES DE ASESINATOS ............................................................................ 53
NO ABORTE: VIAJE EN LA «VOYAGE I» («Celebrantes de asesinatos», Parte II) .......... 55
HABLAR CUANDO ES DEBIDO ............................................................................... 60
MASÓNICA SERVIDORA ......................................................................................... 61
UN “AMOR” SIN LÍMITES ........................................................................................ 64
SIMONE DE BEAUVOIRE........................................................................................ 68
LOS NUEVE ABORTOS DE “NI UNA MENOS” .......................................................... 69
LOS “BAÑOS SIN GÉNERO” .................................................................................... 72
¿Y QUÉ TE IMPORTA? ............................................................................................ 76
CUANTOS MENOS ESTÚPIDOS, MÁS OXÍGENO ..................................................... 77
CÓMO DESTRUIR A UN NIÑO DE 12 AÑOS CON UN MAZO .................................... 81
¿QUÉ GARANTÍAS LE OFRECE UN ASESINATO? .................................................... 84
CONGELADORES DE MENTES ............................................................................... 87
LOS (IN) FLUIDOS .................................................................................................. 89
¿NO SEAS TAN CRÍTICO? ....................................................................................... 92
EL CIRCO INTELECTUAL PRIMERA FUNCIÓN: LOS “ESPECIALISTAS” .................... 93
LOS BACHELECIDAS: EL DESENLACE FINAL ......................................................... 98

2
LOS NIÑOS: ¿JUGUETES PARA EL MONSTRUO? .................................................. 100
LA MUJER COSIFICADA ....................................................................................... 103
UN ESCRACHE FEMINISTA .................................................................................. 107
LAS QUIERE TODAS ............................................................................................. 109
“ENFURECIDA Y CON EL CORAZÓN ROTO” .......................................................... 111
EN EL REINO DEL PULGAR .................................................................................. 113
¿QUIÉNES SON LOS QUE NO SIENTEN NI RAZONAN? .......................................... 114
BAJO EL ORO DE GEORGE SOROS ..................................................................... 115
LA MATRIA: HACIA UNA ROTUNDA IMBECILIDAD ................................................ 117
DE NOVIO CON SU COMPUTADORA (PONGA A PRUEBA SU IMAGINACIÓN) ......... 118
CANÍBALES .......................................................................................................... 121
LOS LEONES NO SON HOMOSEXUALES (CONTRA EL ADOCTRINAMIENTO DIRIGIDO
A DESTRUIR NIÑOS) ............................................................................................. 122
EL DIABLO BRINDÓ EN ECUADOR ....................................................................... 124
EL VERSO DE LA EDUCACIÓN SEXUAL ESTATAL ................................................ 127
MENORES EN LA MIRA (TRAS EL "DERECHO" PEDOSEXUAL) .............................. 129
AMA DE CASA ...................................................................................................... 130
DÍA INTERNACIONAL DEL RECLAMO ASESINO .................................................... 133
LAS IDEAS BESTIALES DE MARIO VARGAS LLOSA .............................................. 134
AJUSTE DE CUENTAS .......................................................................................... 138
¿QUÉ PINTAN LOS NIÑOS EN BRASIL? .......... LAS BANDERAS DE LA IDEOLOGÍA DE
GÉNERO .............................................................................................................. 139
LO QUE ENSEÑA LA GORDURA (UNA TORPEZA FEMINISTA)................................ 141
LA ONU AL SERVICIO DE LA DESTRUCCIÓN INFANTIL ........................................ 143
LO INVITO A DISCRIMINAR .................................................................................. 146
¿JAQUE MATE AL AJEDREZ? ............................................................................... 148
BLASFEMIAS EN PERÚ Y BOLIVIA ........................................................................ 149
EL MUNDO DE LA JODA ...................................................................................... 151
LANATA, EL ABORTO Y LA NATA .......................................................................... 152
LANATA CONTRAATACA (ABORTO PARTE II) ........................................................ 157
FEMINISMO DE ALCANTARILLA ........................................................................... 164
LUZ VERDE PARA MÁS TINIEBLAS ....................................................................... 165
EL DESODORANTE ES “PATRIARCAL” .................................................................. 166
DE RIDDLER (ACERTIJO) A LOS PAÑUELOS VERDE-SANGRE (ABORTO) ............. 168
BLASFEMOS ........................................................................................................ 171
EL TIBURÓN Y EL BEBÉ ....................................................................................... 173
ADIÓS .................................................................................................................. 175
MARTILLANDO AL HIJO ....................................................................................... 177
DEL INCESTO A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO ....................................................... 178
EL DÍA QUE LA MEDICINA CONSULTÓ AL PSIQUIATRA SENTIDO COMÚN ........... 180

3
TIRE PIEDRAS Y DE BUEN TAMAÑO .................................................................... 184
LOS OSOS NO SON CONEJOS .............................................................................. 187
LECCIONES DE UN FELPUDO .............................................................................. 191
LAS MEDIAS DE TRUDEAU .................................................................................. 192
EL ABORTO COMO OFRENDA A SATANÁS ........................................................... 194
“¿NO TENGO NADA CONTRA…?” .......................................................................... 197
UNA "SILLA" MARAVILLOSA ................................................................................. 198
EL TENIS BAJO LA MIRADA FEMINISTA ............................................................... 200
LÍNEA ASESINA .................................................................................................... 202
UN JUGADOR ANTI-IDEOLOGÍA DE GÉNERO: CARLOS TEVEZ UN GOLAZO ........ 203
UN "PREMIO" PARA BACHELET ............................................................................ 205
NO ES UN MATRIMONIO, ES UNA ABERRACIÓN .................................................. 206
FRASE DESPRECIABLE ........................................................................................ 210
POBRE CANADÁ ................................................................................................... 211
PERRAS DEL INFIERNO (Desagravio a la Virgen María) ......................................... 213
MILI-TRANS .......................................................................................................... 214
¿RAYARÁN LAS PAREDES DE LA CASA? ............................................................... 215
MADURO FUE VACUNADO ................................................................................... 217
SOBRE LAS RUINAS DE OCCIDENTE ................................................................... 219
UNA “JUSTICIA” HECHA “TORTA” ......................................................................... 220
LO BUENO DE NO SER UNA NIÑA MALA .............................................................. 222
DESAGRAVIO A LA INMACULADA CONCEPCIÓN POR BLASFEMIA DE LAS HORDAS
LGBT .................................................................................................................... 227
SEDIENTOS POR LA CORRUPCIÓN DE LA INFANCIA ............................................ 229
OTRO HACHAZO DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA A LA RELIGIÓN ............. 230
UN SUEÑO EXTRAÑO: QUIJOTE PELEA CONTRA LAS FEMINISTAS ..................... 232
A CONFESIÓN DE PARTE… .................................................................................. 240
HACIA UN PESEBRE DEFORMADO ...................................................................... 242
UNA "PODA" SALVAJE .......................................................................................... 244
LES CUENTO UN CHISTE (MUY MALO) ................................................................. 246
CUANDO LA CORDURA BRILLA POR SU AUSENCIA ............................................. 248
¿DELIRIUM TREMENS? ........................................................................................ 250
¿TODOS ABUSADORES? ...................................................................................... 251
YO NO FUI, FUE MI MAMÁ ................................................................................... 253
MONSTRUOS SEXUALES PARA NIÑOS (Un monstruo llamado «Big Mouth») .......... 256
LOS LEONES NO SE HACEN BRUSHING .............................................................. 258
KENIA “SE ESTÁ PORTANTO MAL” ....................................................................... 261
DEL FEMINISMO A LA PSICOPATÍA ...................................................................... 262
LAS FEMINISTAS Y SU "DERECHO AL ABORTO TARDÍO" ..................................... 264
NO SALVE EL PLANETA ........................................................................................ 265

4
EL PRINCIPITO CONTRA LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO (A jóvenes, padres, estudiantes,
maestros, profesores, profesionales, políticos, etc., etc.) ......................................... 269
CINE Y TELEVISIÓN DE-GENERADA .................................................................... 274
A LA CAZA DE LOS BUENOS DOCENTES ............................................................. 277
QUEMAR IGLESIAS: UNA "DIVERSIÓN" FEMINISTA .............................................. 280
LOS NUMEROSOS DICCIONARIOS DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO ..................... 281
LAS DIEZ GUERRAS DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO ........................................... 282
“TRANSEXUALIZANDO ” EL DEPORTE FEMENINO ............................................... 285
AFECTACIÓN MENTAL NIVEL “TERREMOTA” ....................................................... 288
TORTAS CONTRA EL MACHO ............................................................................... 289
DENIGRANDO A LAS MADRES ............................................................................. 292
UNA SUTIL PERVERSIÓN DE MÁXIMA EFICACIA (PREVENGA A SUS HIJOS) ........ 294
UN TRANS-FORMER EN EL AULA ......................................................................... 296
MARIO VARGAS LLOSA CONTRA MARIO VARGAS LLOSA ................... (SOFÍSTICA EN
CATALUÑA) .......................................................................................................... 298
LO QUE IMPLICA UN «TETAZO»… ADEMÁS DE UN «TESTICULAZO» ...................... 301

5
INTRODUCCIÓN

Este libro es una recopilación de artículos unidos por temáticas afines,


o, si se quiere, es simplemente un instrumento mental pensado para ser
eficacísimo contra el mal de la ideología de género. Muchas personas me
han hecho saber su deseo de contar con un material que contenga los
escritos que han ido apareciendo a lo largo del tiempo en mi periódico
virtual Sol de Noche, de modo que esta obra es en gran medida una
respuesta a ese pedido.

Hace ya tiempo nos enfrentamos con hordas enemigas de lo más


pervertidas, las que, por donde marchan, intentan corromper todo a su
paso. Por tal razón, ahora desde la escritura, les hacemos frente,
anhelando su completa derrota.

Si tuviera que dar una característica sobresaliente de esta recopilación,


es que ataca básicamente a la ideología de género desde el sentido común.
De modo que no es un ensayo sobre cuestiones históricas. También
advertirá el lector que hay argumentos que se reiteran en varias
oportunidades. Sucede que ante hechos o dichos parecidos, sirven iguales
razones; por otra parte, frente a tanto bombardeo de perversiones, no está
demás también insistir en las mismas buenas razones: mientras más agua
tienen las Calas mejor se ponen. En la lectura que se realice aparecerán
datos temporales como “ayer” u “hoy” u otros parecidos; no se haga caso
a esos detalles que solo tienen que ver con alguna fecha correspondiente
a la publicación en algo que, como se dijo, es un diario virtual. Importa el
fondo, los argumentos sólidos.

Estar en una guerra en actitud indiferente puede probar: o que no se


valora la vida, o que a uno no le molesta el enemigo dando así lugar a la
complicidad. Y como deseamos una vida sin ideologías nefastas que
inficionen con su mortal veneno el alma de los seres humanos, avanzamos
con pie firme en la batalla, usando la espada de la palabra que se sabe
forjada en la verdad y el bien.

6
Es notable que todo lo que lleve orden, aún en las cosas más diminutas,
son sometidas al proceso de trans-formación. Hay una suerte de hambre
insaciable de manejo de lo creado vía capricho, manipulación y mutación.
Si algo caracteriza a nuestro tiempo es el desprecio de lo «evidente» y la
defensa de lo antinatural en insospechados niveles que aventajan en
mucho a la misma brutalidad. Adherir a la Ideología de Género es todo un
signo; es, sencillamente, un dato revelador de que se apoya a la
bestialidad, y, apoyar a lo bestial -no temo confesarlo- es, conforme lo veo,
el «Signo de la Bestia».

Quiera Dios que los textos aquí expuestos lleven luz a las inteligencias.

7
TRANS-GRESORES

A los que no estén de acuerdo con la naturaleza, o sea, a los que están
de acuerdo en poner sobre ella la moderna corriente de elección de
“identidad sexual” que a uno se le antoje, pido que se abstengan de todo
tipo de comentario negativo a mi siguiente crítica, y esto simplemente si
se quiere demostrar un poco de coherencia con lo que se piensa. En efecto,
ya que predican "libertad de elección de identidad", como mi libertad -bien
entendida- me lleva a identificarme con la naturaleza y no con el capricho
destructivo de lo objetivo, reclamo que acepten mi postura en nombre de
su propia posición.

La aberrante e inverosímil tendencia de la "libertad de elección" referida,


sugiere rápidamente algunas contestaciones desde el sentido común. Si se
ha pretendido alterar una base fundamental de la naturaleza como lo es
la consabida, de ahí en más hay vía libre para otras alocadas pretensiones.
Se me ocurre, por caso, que si uno es libre de elegir el sexo, con más razón
podría elegir la nacionalidad, y así, si se me ocurriera ser japonés no
habría obstáculo para que lo sea, y hasta una ley podría garantizar la
gratuidad de operaciones de ojos para alcanzar así una mayor
identificación con aquellos orientales. Se me ocurre también que si alguien
elige tener una identidad leonina, y a su vez decide devorar a su vecino por
creerse un león, podrá tener derecho en nombre de la libertad de elección
de identidad a solicitar no ser penado por ninguna ley, pues a los animales
no se les aplica el Código Penal, y él ahora es una bestia felina por elección
voluntaria de su "nueva naturaleza".

Ayer y hoy se dieron a conocer unas noticias vinculadas a dos crímenes


cometidos por los llamados transexuales: uno, violó a una menor y la dejó
embarazada; el otro, mató cruelmente a un hombre mayor. En el primer
caso, se ve que su elección de género femenino poco sirvió, porque la
naturaleza no falló. En el segundo caso, la elección por lo femenino
tampoco sirvió, porque la fuerza de la naturaleza se reveló con el potencial
propio de un ser masculino.

8
En todo momento, en ambas noticias, se hace referencia a los hombres
trans-gresores tratándolos de mujeres. Contra toda evidencia, quieren
mantener su posición; deben ser políticamente correctos con la ideología.
Quien deja embarazada a una señorita no puede ser otro que un ser
masculino por más que después se crea una mujer. Surge como un irónico
dilema a partir del planteo ideológico, pues se da el terrible inconveniente
de que, en el fondo de todo, si siguiesen bien su postura, deberían dejar
libre a quien mató como hombre, pero que luego, al adoptar identidad de
mujer, dejó de ser quien era, o, en otro sentido, deberían condenar a los
dos personajes existentes en la misma persona, ya que al parecer hay
participación o complicidad.

Tampoco resiste el análisis la postura de la Defensora Oficial en el


segundo caso delictivo: tachó al informe pericial médico de discriminatorio,
ya que según su opinión "se refirió a Brenda en modo masculino". Un
hombre trans-gresor mató bestialmente a un anciano, pero a la Defensora
Oficial le importa que traten a su defendido como "la". Queda claro que
Brenda es el trans. Sucede que la defensora no advirtió que "Brenda" por
su naturaleza es masculino; sucede que la defensora no advirtió -como sí
lo hicieron los peritos médicos- que la fuerza de "Brenda" más bien es la
de un "Brendo"; sucede que quien está discriminado es la mismísima
Defensora, ya que contraría a la mismísima naturaleza; sucede,
sencillamente, que el trans-gresor del orden es un hombre.

La ley divina y la ley natural seguirán siendo inalterables, por más


transgresiones que surjan desde voluntades cuya ley hace tiempo es la
transgresión de los dos órdenes indicados.

9
TRANS-GRESORES (II PARTE)

EL SENTIDO COMÚN DA UN PASEO

Según un medio de comunicación, en días pasados fue encarcelado el


“transexual” que violó a una menor con retraso mental. El periódico insiste
en tratar al hombre como mujer, de ahí que nuevamente se refiera a él en
modo femenino. Persiste, además, en negar lo evidente; para probar esto
último me sirvo de las siguientes enunciaciones ventiladas en la noticia,
las que, a propósito, vienen destacadas en letras más vistosas: “Producto
de la violación nació un bebé. A través de una pericia genética se probó
que el niño es hijo de la acusada”. Con semejantes proposiciones, se nos
está diciendo que una mujer puede violar a otra mujer y dejarla
embarazada; parece que les es imposible ver al ser masculino, o (la
alternativa es posible), deben intencionalmente y por razones de intereses
oscuros mantener el absurdo.

Con lo anterior no se acaba la tragicomedia. También el matutino se


encargó de hacer saber que el violador: “Al menos hasta ahora no ha hecho
el trámite para el cambio de género y de nombre”. De esto pueden
deducirse algunas cosas.

Ya que el diario tiene en cuenta semejante cuestión de trámites


registrales para avalar lo inverosímil, queda manifiesta su tendencia a
apoyar las trans-gresiones, pues si no se han dado las debidas
registraciones exigidas por ellos para que se trate al hombre de modo
femenino, ¿por qué se adelantan a sus propias exigencias y lo tratan ya
como si fuera mujer? Este punto lo destaco, simplemente para poner de
relieve el apoyo que hay cuando se trata, en el fondo y a toda costa, de
defender lo indefendible.

El ser humano ha quedado reducido - en terminología burocrática de


esencia gramsciana - a un mero trámite.

10
Se nos quiere proponer el inmenso absurdo de que, hecho un trámite
de papeles, usted ya adquiere otra natura. En otras palabras, se nos está
diciendo que los papeles tienen el poder de transformar la naturaleza.

Se deriva de lo anterior, que no les queda muy claro si la transformación


se debe ahora a una elección personal o a una cuestión de papeles. En
definitiva, cuando usted considere que ha llegado el momento de dar un
salto y transformarse en pato, averigüe si la transformación se opera desde
el momento de su elección o desde el momento en que una hoja con su
firma y la de una autoridad lo acredite. Mientras tanto, evite sumergirse
en lugares profundos, no sea que la naturaleza no haya aún aprobado su
decisión y lo lleve a pique hacia las arcanas profundidades. Igualmente, si
decide cambiar e identificarse con la mentalidad de un chiquito de dos
años, procure no descomponerse en público hasta tanto resuelva si basta
con su deseo de retrogradarse a una tempranísima infancia, o si es preciso
previamente acreditar el regreso mediante un documento. Sea como fuere
y por el tiempo que perdure el panorama confuso, le sugiero controlar su
estómago.

El sistema nefasto de ideología de género, se topa ahora con su propia


torpeza, porque el “transexual” no puede ir a una cárcel donde hay
hombres pues estaría siendo discriminado, y el sistema predica a los
cuatro vientos que no debe discriminarse a alguien, si optó, por caso, por
ser mujer. Por otra parte, si lo mandan a una prisión donde hay mujeres,
además del riesgo de que en meses más meses menos se acreciente la
población, también lo estarían discriminando, porque al violar a una
menor probó que “elegía” ser hombre. Y si el aparato estatal montado sobre
estas ideologías demoníacas llegase finalmente a crear una cárcel especial
para personas trans-formadas, incurrirían en la discriminación que
condenan, por tratar de especiales a quienes, cuando se les ocurre,
pretenden igualarse o al sexo femenino o al sexo masculino.

11
NO SE RESPIRA POR EL PULGAR

Una propaganda ocultista da por sentado que si “tu pareja se fue” es


una “basura”, sin advertir que en una de esas se fue, por estar siendo
tratado como una basura por una basura. Como es sabido, las prácticas
de ocultismo –sean las que sean- van contra un mandato divino que las
prohíbe. Además van contra el sentido común. Por caso, una persona se
cree con poderes de amarre sobre lo inexistente: el tercer sexo. Si alguien
tiene problemas respiratorios, desconfíe de quien le proponga la tercer
manera de respirar: no se respira por el pulgar.

12
TRANS-FORMERS

Los otros días, a raíz de mi nota sobre los “Trans-gresores”, me han


hecho saber que sería muy bueno que “desaparezca del planeta”.
Seguramente ahora me desearán que, si posible fuera, desaparezca
también del lugar en el que pueda encontrarme fuera de este globo
terráqueo. Es entendible. La ideología quiere la uniformidad de
pensamientos fundada en sus antojos; quiere el silencio total de quienes
se le oponen. Hablan de libertad de elección, pero, en el fondo, te obligan
a tener que “elegir” no hablar, so pena de calificarte de la peor manera o
de mandarte a vivir a alguna galaxia lejana.

Hace tiempo en nombre de la libertad; de la paz; de la normalidad,


vienen imponiendo libertinaje, violencia y anormalidad. En definitiva,
asistimos al reino del desorden por intentos de transformación de los
pilares divinos y naturales. Asistimos a la época Trans-formers.

Hoy, el decir la verdad, implica, según calificación de la ideología, estar


haciendo incitación a la violencia. El mensaje que nos hacen llegar esconde
una perversión. Develado el significado quiere decir: “me molesta que digas
que mis trans-formaciones son malas, me siento violentado”. Ellos nunca
dicen que son quienes violentan la naturaleza; no dicen que son ellos
quienes la discriminan; no dicen que desean vivamente modificarla; no
dicen que están manipulando mentes para alcanzar si posible fuera la
adaptación total de las inteligencias a la descompostura identificada con
las siglas LGBTIQ; no dicen que están yendo por la mente de los menores
para violentarla inculcándole sus principios desde las más tempranas
edades. Han deformado la noción de violencia; la han transformado.

Condenan a lo que despectivamente llaman “Patriarcado”, sin calibrar


absolutamente nada. Lo condenan principalmente por tener una
referencia religiosa. Si se les preguntase, por caso, que por favor nombren
un solo patriarca malo, no sabrían qué decir. Podrían haber hablado de
seres humanos bárbaros; brutales; tiranos; autoritarios; despóticos;
psicópatas; bestiales o cosas análogas, términos todos que bien se pueden

13
aplicar a quienes presentaban una humanidad desquiciada; términos que
muy bien se siguen aplicando a humanos de estos tiempos que gozan de
iguales perversiones de comportamientos. Pero cuando los mentores de los
modernos movimientos hablan de Patriarcado, deforman significados
conceptuales e históricos; los han transformado.

Usan el arco iris como bandera. El arco iris significó siempre la alianza
entre Dios y Noe, en cuya vista quedaba el recordatorio de que no habría
en adelante un castigo semejante al diluvio. Se me figura que ahora, por
parodia, significa el “quédense tranquilos, seres humanos transformados,
que ya nadie podrá decir nada”. Eso sí, quien diga algo en contra del
movimiento de la transformación llegará a ir preso. En fin, arco iris
transformado.

Dicen que antes se adoctrinaba enseñando cuestiones esquemáticas en


nombre de la naturaleza, acusación que me estaría cayendo en este
momento. Pero estos ideólogos de la “libertad”, por todos los medios están
queriendo infiltrar sus doctrinas. Hasta en marcas de comida, o como
logos adjuntos de otros logos, están infiltrando sus pensamientos. Ocurre
algo muy sencillo: la mente funciona con conceptos, con juicios, con
razonamientos, y de tales cosas se componen las doctrinas; el tema,
entonces, está en ver qué doctrina usted va a beber. Es un engaño estúpido
que le digan que no intentan establecer en las mentalidades una doctrina.
Los ideólogos están adoctrinando con los postulados trans-formers, y lo
quieren inculcar desde tempranísimas edades, como quedó dicho en líneas
anteriores. En resumidas, se trata de dar una nueva doctrina, para dar así
con mentes transformadas.

Han pretendido ampararse en excepciones para fundar sus


conclusiones, a las que luego nos las impusieron como reglas.
Concepciones transformadas. Para los que aún no les queda claro lo que
es la naturaleza, les cuento que es algo así como cuando un trans-gresor
viola a una menor y la deja embarazada, como ocurrió en un pueblo de
San Luis. Si el "trans" en verdad fuera mujer, no se habría dado el
embarazo.

14
Han pataleado y denigrado a quienes hablaban de «mal y bien» basados
en lo objetivo, y han adherido a un mal que llaman bien, y despreciado el
bien al que ven como algo malo, en nombre de su subjetivo capricho. Y
desean que usted vea como bueno lo que ellos han seleccionado elegir
como tal, y que considere malo lo que ellos, vía transformación, así lo
consideran. Para agudizar la confusión en su cabeza, ahora cuando le
hablen de mal, también harán referencia al “Movimiento
Antidiscriminación de Liberación” (MAL). Bien y mal, transformados.

Cualquiera puede ser un violento, salvo el caso de que se trate del


hombre que violenta a la naturaleza, o sea, el “ser humano trans-formers”.
Este sujeto no sería un violento. Se habla de homicidio y de femicidio, y
ahora incorpore en su repertorio conceptual esta novedad: “el
travesticidio”. Bregan a gritos por querer cada vez más igualdades, y son
ellos mismos los que impulsan con denuedo diferenciarse. ¿Y esto es por
qué sí? ¡No! Es una forma de querer abarcar todo por todos lados; por
derecha y por izquierda, por este o por aquel camino. Ocupación total,
aunque reine la incoherencia. Pienso que no tardará en ser incorporada al
Código Penal la nueva figura, con una pena que la mínima sea igual a los
70 años de su abuela. Y mientras tocan esta moderna cantinela, le pasan
por alto que hace tiempo ellos practican gustosos el “naturicidio”, esto es,
el intento de darle muerte a la naturaleza.

No temen, incluso, modificarle en su cara los hechos prácticos. En


efecto, tienen a su disposición la mayoría de los medios de comunicación
y de las legislaturas, pero precisan hacer matraca diciendo a bombo y
platillo (aunque varias veces utilizan fuego para quemar o pinturas para
rayar Iglesias) que hay un “abandono sistemático de la sociedad y del
Estado de todas las personas trans”. Prácticamente han sometido todo a
sus deseos, pero como quieren ir por más necesitan la victimización.
Noticias transformadas.

Todas estas transformaciones modernas tienden a generar cada vez más


una separación entre el hombre y la mujer, a romper la
complementariedad que siempre existió entre ellos. Son los ideólogos los

15
que, con su invención, están denigrando a uno y a otro sexo, al masculino
y al femenino: al varón es preciso verlo como una amenaza, y a la mujer
como una víctima. Pero son los trans-formers los que, entre otras cosas,
pretenden quitarle prerrogativas a la mujer; son ellos los que intentan
robarle su imagen; son ellos los que parodian su sexo; son ellos los que
adquieren los hijos de ella vía adopción; son ellos los que ahora las utilizan
como inmuebles para alquiler temporal. Imagen del hombre y la mujer
transformada.

Incluso le tocarán el lado débil diciéndole que a usted le falta amor, que
no tiene caridad. Irán más lejos, y le dirán que su postura no es propia de
una persona hija de Dios. Quédese tranquila, que señalar caritativamente
el mal es lo que la hará hija de Dios, y será, en cambio, el silencio cómplice,
lo que la apartará de tal condición. Escudarse en las obras de misericordia
para así poder callar cobardemente una verdad, es una gran obra de
inmisericordia. Quédese tranquila porque es el mismo Dios quien por boca
de San Pablo ha dicho: “Ellos trocaron la verdad de Dios por la mentira, y
adoraron y dieron culto a la creatura antes que al Creador (…); sus mujeres
cambiaron el uso natural por el que es contra natura, e igualmente los
varones, dejando el uso natural de la mujer, se abrazaron en mutua
concupiscencia, cometiendo cosas ignominiosas varones con varones, y
recibiendo en sí mismos la paga merecida por sus extravíos” (Rom. 1, 24,
32). Religiosidad transformada.

Dentro de poco, calculo, sacarán una ley que ordene pintar todos los
carteles de las calles con los colores del arco iris y los frentes de las casas
con esos mismos colores. Ordenarán también pasar aerosol multicolor por
todos los árboles de las plazas públicas, ya que el verde es un color militar
que atenta contra la visión, pues implica un adoctrinamiento venido
directamente de la naturaleza vegetal. Visión transformada.

Los seres humanos somos seres muy falibles. Podemos caer una y mil
veces, y podemos levantarnos mientras haya tiempo. Pero nadie se levanta
si no considera que ha caído; y mucho menos se llegará a hablar de
levantarse si se hace desaparecer la noción de caída por vía de

16
transformación. En tal instancia, estaremos en presencia de algo tan
alejado de lo humano, que hasta parecerá que se ha llegado a caer en
posesión de otra naturaleza.

17
LECCIONES DE UN WHISKY SOBRE LA VIDA HUMANA EN
GESTACIÓN

Además de los conocidos beneficios aportados por una medida de


whisky, no imaginé que me iba a encontrar con un bien espiritual,
derivado no solo del tubo donde venía colocada la botella de la espirituosa
bebida, sino también de su etiqueta.

Al invertir el recipiente, observé un pequeño signo en donde se indica a


la mujer embarazada la no conveniencia de beber alcohol. Queda claro la
protección al ser humano en gestación. Si -tal como dicen los abortistas-
la mujer solo tuviera un "conjunto de células": ¿a cuenta de qué viene la
indicación de que la madre gestante no beba alcohol, si solo se trataría de
una parte más del cuerpo de la mujer?

Una razón más para alegría del corazón.

18
EXPERIMENTANDO CON UN BEBÉ

(LA ABERRACIÓN CON MÁSCARA DE DERECHO)

Deus non irridetur

El día 15 de marzo del 2017, el diario Los Andes (Mendoza), publicó una
nota de mi autoría titulada «La RAE en tiempos tormentosos» (escrita
contra el feminismo), que concluía diciendo: “Me temo que de seguir este
circuito enloquecedor, así como hoy se pide a la RAE que desconozca una
realidad, mañana se pedirá como medida obligatoria que, en miras a no
violar la absoluta igualdad que se pretende, las clínicas de natalidad hagan
nacer, sea como sea, a todos los seres asexuados”. Nunca imaginé que en
tan pocos días aquel temor se haría de algún modo realidad.

Le tocó ahora a un pobre bebe de Canadá haber devenido en conejillo


para ser sometido a experimentos. Se le puso por nombre Searyl Atli. Nació
varón, pero su progenitora, una tal Kori Doty, perteneciente por decisión
propia al oscuro planeta Contranaturam; auto-identificada conforme a la
variopinta nomenclatura trans-formers como “transgénero no binario”
(también conocido como genderqueer, esto es, no identificados con los
queer – como se ve, términos muy conocidos en las tradiciones humanas-
), optó de manera arbitraria y egoísta, convertir a su hijo en un
experimento, consistente en que no lleve indicado en su documento de
identidad cuál es su sexo. ¿La razón? Argumentó que no quiere imponerle
nada, sino que, cuando el pequeño crezca, que sea él quien elija si desea
identificarse con algún sexo o no.

Kori Doty - un prototipo de avanzada – impone con trampas. Como hoy


resulta que hasta lo evidente –si posible fuera- debe ser aclarado, aclaro
que imponer algo no tiene nada de malo dada las debidas condiciones. Si
a un chico se le ocurriera hacer de las ventanas del vecino un blanco para
poder arrojar piedras, está muy bien que el padre se imponga con sus
advertencias impidiéndole perpetrar el daño. Es fastidioso tener que estar

19
haciendo tales aclaraciones, y todos en su sano juicio sabrán poner un
sinnúmero de ejemplos. Pero decíamos que Doty engaña, porque pretende
ser una acérrima enemiga de imposiciones, pero ella, le guste o no,
impone.

Le impuso a su hijo venir a la existencia, sin consultarle si le gustaría o


no.

Le impuso a su hijo ser su madre, sin preguntarle si lo deseaba.

Le impuso a su hijo tener que respirar aire canadiense, cuando en una


de esas le hubiera gustado respirar aire egipcio.

Le impone a su hijo una determinada leche de teta (o artificial), sin


haberle preguntado si prefiere otra cosa.

Le impuso a su hijo un nombre, sin previamente haberlo conversado con


él comiendo algún chocolatín en lo posible no trans-génico.

Le impuso a su hijo nacer en Canadá, sin haber mantenido una


conversación con el pequeño sobre qué nacionalidad le gustaría adquirir.

Le impuso a Searyl tener que nacer en una clínica de autoridades


médicas inescrupulosas, sin antes haberle preguntado si acaso no prefería
haber nacido en Rusia.

Vengamos a las imposiciones de índole nefasta:

Le impuso a su hijo devenir en un ser humano experimental del caso “no


identidad sexual”. No le consultó nada al pequeño; no le preguntó si le
parecía correcto ser un experimento; eligió directamente por él, y esa
elección consistió en convertirlo en un ser experimental.

Le impone a su hijo su ideología trans-formadora, que más luego con el


tiempo se la dará a conocer.

Le impone a su hijo tener que vivir en un ambiente deformado y


deformador, sin antes haber inquirido si el pequeño aceptaría.

20
Le impone a su hijo una crianza. He aquí sus torpes palabras: "Estoy
criando a Searyl de un modo que no tenga su identidad sexual predefinida
hasta que tenga un sentido de sí mismo y un control de su vocabulario
para que me diga qué es". Nótese bien la expresión: “Estoy criando”. Luego,
impone. Imagino que cuando el bebito desarrolle su razón y pueda hablar,
más bien le va a preguntar a su progenitora: “Dime una cosa, ¿qué sos
vos? ¿Puedo decírtelo? ¿Te arrojo algo de luz? Pues enseñas una cosa
malsana siendo que me diste a luz; y si me diste a luz, debe ser porque
eres una mujer, pues no conozco otro ser que pueda dar a luz a un
humano fuera de una mujer”.

Le impone su “reconocimiento”, el que, si se trata de no imponer nada,


no debería existir. Conforme sus ladinos términos: "Lo reconozco como un
bebé y estoy tratando de darle todo el amor y el apoyo para que pueda ser
la persona más completa sin las restricciones que vienen con la caja de
niño o niña". De lo anterior se deduce con facilidad que le impone al menor
“su amor”, e, incluso, “todo su amor”, sin haberle preguntado a la criatura
si deseaba eso que él autodenomina amor. Igualmente le impone su apoyo;
el querer que sea una persona completa; y el querer que sea una persona
sin restricciones de caja; y todo eso sin la más mínima participación
voluntaria del chiquito.

Le impone a su hijo sus problemas y sus deseos. En efecto, según


palabras de Doty: "Cuando nací, los médicos miraron mis genitales e
hicieron presunciones sobre quién iba a ser yo, y esas presunciones me
acompañaron durante mi vida, y no deseo que a mi hijo le suceda lo
mismo. Esas presunciones resultaron incorrectas y tuve que hacer un
montón de ajustes desde entonces. Asignar el sexo al nacimiento es una
violación de los derechos humanos del niño.” Los médicos no hicieron
presunciones; fueron objetivos al ver los órganos de Kori, y constataron
que se trataba de una mujer. Es irrisorio que alguien que atropelló los
derechos divinos y naturales venga a hablar de los derechos del niño. La
solución a un problema no radica en normalizar el problema y querer
hacerlo extensivo a toda la humanidad.

21
Le impone a su hijo tener que ver el día de mañana reunidas en una
misma persona la calidad de padre y de madre indistintamente, mientras
el chico sabrá sin sombra de dudas que solo una mujer puede dar a luz, y
que, por tanto, está frente a una madre que niega su calidad de tal.

En definitiva, le impuso a su hijo varias cosas sin que éste tome


participación alguna.

Y Doty ha pretendido imponer una mentira más a las sociedades; ha


expresado que nuestra “cultura está obsesionada con si un bebé es un
niño o una niña, pero no tiene sentido que el Estado certifique que es lo
uno o lo otro cuando en realidad no saben si es verdad". Nuestra cultura
nunca se obsesionó con lo más natural del mundo como es el caso de que
nazca un varón o una mujer. Los que están obsesionados son todos los
ideólogos cuestionados, que contra viento y marea quieren hacer del
absurdo una cuestión cultural y normal.

Vale la pena detenerse en los dichos de la abogada de Doty. Las noticias


dan cuenta que: “barbara findlay (que pidió a Global news que su nombre
sea escrito en minúsculas), afirmó que la asignación de sexo en esta
cultura, es hecha cuando un médico levanta las piernas del recién nacido
y mira sus genitales. Pero sabemos que la identidad de género del bebé no
se desarrollará hasta algunos años después de su nacimiento". La barbara,
Barbara, miente por partida doble. En primer lugar los médicos no asignan
nada, ni cuando levantan piernas ni cuando las bajan; el médico no
asigna, simplemente constata; el sexo viene por naturaleza. En segundo
lugar, la teoría inverosímil que separa lo biológico de lo volitivo
(fundamento o caballito de batalla de los ideólogos de marras), fue una
invención que precisaron hacer para sustentar sus descarríos. Lo dado por
naturaleza no lo tuerce la voluntad, sino solo en el caso de que esta última
presente un desvío por la razón que fuere. Por tal motivo, los humanos en
su generalidad nunca tuvieron problemas en ser hombres o mujeres

22
conforme la naturaleza dictaminaba, ni tampoco lo tendrán si no se dejan
influenciar por estos modernos postulados de alcantarillas.

No hay que ser un visionario consagrado para vaticinar con cierta


precisión que muy probablemente en un tiempo no muy lejano aparezcan
films amasados en los hornos de las empresas cinematográficas de
Hollywood, en donde, en miras a imponer la moderna ideología con una
singular fuerza, se deje ver a una quinceañera que se transforma en el
increíble Hulk; o a un mocoso que deviene en mujer maravilla; o alguien
que se denomine un ser “transgenero no binario” y reúna en sí la calidad
de Gatubela; Aquamán; la Cenicienta; Batman; doña Florinda; Superman;
Caperucita Roja; Tribilín; la Pitufina; Darth Vader; Mini; el Chavo; Alicia;
el Pato Donald y el inspector Gadyet.

La batalla por la introducción de invenciones absurdas no afloja, y van


por más. Estamos enfrentando a una clase de seres que buscan que la
tropa se adapte al soldado herido, y no que éste busque adaptarse a la
tropa. Se trata de seres que ven la herida como algo saludable y quisieran
que todos así lo vean. Son, en definitiva, quienes, de ser seguidos,
conducirán al grupo a la extinción, porque la naturaleza no anda con
vueltas.

23
DE CÓMO ADELGAZAR CON LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

Circula una broma en imagen, en donde se ve una máquina de calcular


con un número libremente escogido (por ejemplo, 40), puesta a los pies de
una persona y haciendo las veces de “balanza”. El chiste me ha resultado
muy convincente para aplicarla a otro terreno.

Si usted se ha cansado de hacer dietas; si no puede bajar esos kilos de


más que ha logrado juntar dado su gusto por la comida chatarra; si se
hartó de pagar nutricionistas y no obtiene resultados satisfactorios; la
solución mágica está a su alcance gracias al método autoperceptivo de la
ideología de género. Calibre mentalmente el peso que desearía tener y listo.
Si aún no se convence del todo, le queda recurrir a otro paso: decir que
usted es un hombre de 50 kilos encerrado en un cuerpo de 120 kilos. Por
último y si lo desea -un paso más, haciendo como el chiste fotográfico que
se difunde por las redes-, viene el hecho de recurrir a la tecnología: ponga
una máquina de calcular entre sus pies y fije el número de peso que
desearía tener. ¡Vio: un método maravilloso!

Eso sí, para vestirse, por favor, trate de ser realista; es por su bien: tan
solo notará que un pantalón diseñado para un cuerpo de 50 kilos no calza
bien con su cuerpo de 120 kilos; con suerte le subirá hasta la rodilla. De
todos modos aún le queda el recurso mental del “prisionero”: diga que en
verdad tiene un pantalón de talla 50 encerrado en otro pantalón
equivocado.

24
LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO: HACIA EL HOMBRE EMBARAZADO

Dos aberraciones más se vienen a sumar al conjunto de piezas del


rompecabezas de la nefasta ideología de género, que, mínimamente,
intenta romper las «cabezas».

Si hay una ideología destructiva es precisamente la denominada “de


género”; y como toda ideología destructiva degenera, parece redundante
calificarla de degenerada. Pero me resultó oportuna la calificación para el
caso de la invención que vengo a atacar, pues quiero enfatizar que estamos
frente a un pensamiento que en verdad destruye, al pretender, entre otras
cosas, torcer a la naturaleza misma.

Conforme circulan las noticias, ahora para “evitar discriminar a las


personas transexuales e intersexuales, la Asociación Médica Británica
recomendó a sus afiliados sustituir la expresión «futura madre» por
«personas embarazadas»". Estos eruditos de laboratorio, no temen, en
nombre de la discriminación, discriminar a la única criatura capaz por
naturaleza de quedar embarazada, a saber, la mujer. Solo la mujer puede
devenir madre. Lo dije en otro artículo y lo reitero nuevamente aquí: estos
genios de pacotilla le roban a la mujer sus verdaderas prerrogativas, y son
ellos los que manifiestan odio a ella. Por vía del encono y el engaño deciden
que la palabra «madre» no sea utilizada. Y encima como estrategia,
inculcan –ahora sí principalmente sirviéndose de la mujer- la idea de que
uno es el malvado, el duro, el inmisericorde.

Sus invenciones de antro no pueden soportar que sea únicamente la


mujer la que pueda dar a luz, la que pueda ser llamada con verdad y
justicia: madre.

La Asociación deformadora británica, preparó una “guía para la


comunicación efectiva: lenguaje inclusivo en el trabajo; en español,
explican que aunque la inmensa mayoría de las personas embarazadas o
que han dado a luz se identifican como mujeres, hay que tener en cuenta
a las personas intersexuales o transexuales que son capaces de quedarse

25
embarazadas”. Es la mejor manera de sostener que la realidad natural
debe adecuarse a las delirantes construcciones mentales, sea como sea.
Su aberración por la naturaleza los lleva a manifestar que hay otros seres
que pueden dar a luz y que no se identifican a sí mismos como mujeres.
No pueden aceptar que en modo alguno, bajo ninguna forma -¡la
naturaleza no se los permite!-, alguien con embarazo pueda liberarse de
ser mujer. Al menos un político llamado Philip Daves calificó al documento
de “ridículo”, expresando además: "Si no se puede llamar 'futura madre' a
una mujer embarazada, entonces, ¿a dónde irá a parar el mundo?”.
Estimado Philip: vamos viendo a dónde está yendo a parar el mundo.

Desde la otra vereda, un tal Heather Ashton, miembro del grupo de


apoyo a las personas transexuales, viene a indicar “que la sugerencia de
evitar la expresión «futuras madres», significa un gran paso adelante para
dejar atrás la discriminación”. Son estos tipos los que discriminan
perversamente, son ellos quienes quieren apartar a la mujer y a la
maternidad. No dejan atrás a su discriminación; la han llevado siempre
delante de sí. Le quieren pasar una topadora a todo lo que es dado por
naturaleza, mientras nos exigen: “acepten, acepten, acepten”, cosa que
lleva implícito el “cedan, cedan, cedan”.

Las noticias también expresan que otras acciones se “han llevado a cabo
en el Reino Unido, donde por presión de organizaciones defensoras de los
derechos homosexuales, las palabras madre y padre en los pasaportes
internacionales fueron sustituidas por «progenitor 1» y «progenitor 2»".
Estas flamantes novedades ingeniadas por los trans-formers, le refriegan
a uno en la cara que hablar de «madre y padre» es ahora algo que
discrimina, y que, por tanto, son expresiones que deben ser eliminadas;
pero ellos gustosos se hacen llamar transgeneros; transexuales;
homosexuales; lesbianas; fluidos; andróginos; dos espíritus; agéneros;
cross-dresser; bigénero; drag-king; homogravidam; homohysterics;
muliermachus; etc. Sirviéndose de la discriminación nos modifican
nuestro léxico, y también valiéndose de ella nos quieren imponen nuevas
concepciones. ¿Qué les hace pensar que «progenitor 1» y «progenitor 2», no

26
son términos que discriminan a «madre y padre»? ¿Qué les hace pensar
que la gama impresionante de géneros que ahora hacen desfilar ante
nuestros ojos no es algo que discrimina a la naturaleza evidente de un
hombre y una mujer? Amparándose en una engañosa seriedad se nos ríen
en la cara, y muchos, tristemente, tildándose de seres pacíficos, no ven la
burla y se tragan la fementida teatralización.

Regístrese bien el detalle aportado por el informativo y no lo deje escapar:


“por presión de organizaciones”. ¿Se entiende no? ¡Por presión!

El circo es grande, los números no han acabado. Nos informan también,


en nombre de las construcciones sociales modernas (“cultura” moderna);
en nombre de algo que llaman “cultural” y que menosprecia lo biológico y
la recta cultura universal, que están preparando una degeneración nunca
antes vista: el hombre capaz de embarazo. El prodigio fue concebido en el
Reino Unido: “para muchos médicos no se trata de si podrán, sino de
cuándo podrán, ya que dan por seguro que los hombres transgénero
podrán implantarse un útero y tener sus propios hijos de forma biológica.
Es más, el profesor Steven Weyers, del Hospital de la Universidad de Gante
(Bélgica) -encargado de un programa para implantar un útero a 20 mujeres
infértiles- apunta a que esta técnica estará disponible en apenas diez años
(…). Y es que ya hay quien apunta a que toda persona nacida varón y
convertida en mujer tiene derecho a quedarse embarazada si la tecnología
lo permite”. A los futuros frankenstein embarazados ya los ven como algo
biológico; concretamente manifiestan que podrán tener “sus propios hijos
de forma biológica”. Violentarán a la naturaleza en un grado nunca antes
visto, y ahora sí les importa llamarlo biológico. Basurearon a la biología
pero ahora les sirve; es útil, claro está, siempre y cuando se trate de
moverse dentro del marco ideológico de su engendro moderno calificado
de cultural.

Hablar de “hombres transgénero” con posibilidad de embarazo, no


discrimina; pero si habla de «futura madre» o de «padre y madre», sí.
Recuérdelo: al hablar de “hombre trans-genero” no hace falta aplicar la
expresión “persona embarazada” o “progenitor 1” o “progenitor 2”, porque

27
en tal instancia, según los ideólogos, no existe la discriminación que ellos
condenan. Alzan la bandera del aborto en sus marchas bregando por la
libertad de matanza del hijo de mujer, pero luchan ahora recurriendo a
aberraciones por poder tener el hijo de hombre.

Han querido diferenciarse rechazando lo que les dio la naturaleza; han


discriminado a la naturaleza; la detestan, pero se sirven de ella; no quieren
sus dictados, pero quieren dictarle cosas nuevas; niegan su valor, pero la
manipulan para decir que ellos son naturales. Vociferan a gritos que
debemos transar tranquilamente con sus diferencias, exigiendo de
nosotros que no tengamos un modo de ver las cosas diferentes. Sostienen
que cada uno es libre de pensar lo que quiera, pero si lo que usted piensa
difiere de lo que ellos piensan, se encargarán de hacerle saber por qué
usted no puede pensar de otro modo. Piden que aceptemos las diferencias
que tienen con nosotros, pero no quieren en modo alguno aceptar las
diferencias que tenemos con ellos. Son intransigentes con el respeto a la
finalidad de los seres y por eso no les importa torcerlos; mas nosotros
somos intransigentes con las aprobaciones contranatura y por eso
luchamos por rechazarlas. No se trata de ver quién es más inflexible;
simplemente es cuestión de ver que ellos fundan su intransigencia en la
aberración y nosotros nos basamos en la racionalidad.

Deben ser desenmascarados estos manipuladores de inteligencias, aún


a costa de que digan que uno genera divisiones sociales o promueve el
odio; es parte del juego que han buscado imponer, y que, tristemente,
muchos han comprado. Hay ocasiones que ameritan el filo de la palabra
forjada en el bien; y muchos deteniéndose en el filo, concluyen que se trata
de odio. No se acusa a los galenos de tener rencor hacia las personas
cuando aplican el filo del bisturí para combatir el cáncer. Alguien me ha
hecho llegar una crítica, manifestándome -con toda buena intención- que
“es bastante terrible ver que porque alguien sea diferente ya empiecen a
odiar. La sociedad se va volviendo cada vez menos humana y cada vez con
menos valores. ¿Y qué necesitamos para combatir esto? Una sociedad
educada y culta, solamente luchando contra la ignorancia se hace una

28
sociedad más humana.” Espero haber arrojado luz que muestre de qué
lado está el odio; espero que quede claro porqué la sociedad se va volviendo
menos humana; espero haber dado respuesta de porqué hay menos
valores; espero que quede claro dónde radica la falta de educación y
cultura; y espero que quien formuló la crítica entienda que esta lucha es
también contra la ignorancia, y para contribuir a una sociedad más
humana y menos destructiva de todo lo que implique orden.

La ideología de género no lucha ni por la ley divina ni por la ley natural;


ni por la patria; ni por la familia; ni por los niños; han querido y quieren
manipular todo eso. Luchan sólo y exclusivamente por sus trans-
formaciones, las que, gustosos, desearían ver reflejadas en todo lo
existente. ¿Se ha reparado en eso? Bajo el estandarte de la revolución que
promueven, quieren ver todo trans-formado: una nueva “ley”, la ley del
antojo; nuevas sociedades; nuevas “familias”; nuevos niños; nueva
“educación”. Parece que todo debe tener el signo de la trans-formación,
parece que todo debe estar bajo el signo de la trans-formación.

Forma parte del plan de los trans-formadores generar miedo entre los
que no piensan como ellos, por lo que suelen recurrir al ultraje; a las
amenazas y a etiquetar con epítetos inverosímiles. Quieren empujar al
silencio, pues saben que en su campaña cualquier silencio les es amistoso.
La lección es sencilla: «El silencio inoportuno en la defensa del bien, es la
voz cómplice con el ataque del mal».

29
SEA "CAVERNARIO"

Se informa que pronto Obama será el orador principal en la llamada


Cumbre Economía Verde 2017. Pasa un poco desapercibido, pero en letra
chica y refiriéndose al ex mandatario estadounidense, Clarín destaca: "44°
Presidente de EE.UU y Premio Nobel de la Paz".

En concepción de Mario Vargas Llosa -y haciendo nosotros aplicación


de ella a Barack-, se trata de un hombre "civilizado", porque ahora el
civilizado es el que apoya el aborto.

Vargas Llosa y Obama se ven vinculados por premiaciones «Nobel», y


por ser hombres de una destacada "civilización". A los ojos del mundo son
hombres pregoneros de la "paz", entre otras cosas porque el mundo
encuentra "paz" en asesinar seres humanos indefensos. Si usted rechaza
esa "paz" será merecedor de una nota de Vargas Llosa tildándolo de
cavernario.

Mi humilde consejo: sea "cavernario". Descubrirá lo que es una paz


verdadera, y lo que implica ser un hombre civilizado.

30
EL VERDADERO BUS DEL ODIO

Como se sabe, el colectivo (o bus como lo denominan en otros lados) es


un móvil utilizado básicamente como transporte comunitario terrestre,
vale decir, hallamos en él a muchas personas que comparten un mismo
viaje y van hacia un mismo lugar. Utilizado de modo figurado, hablar de
colectivo (bus), puede significar que muchos comulgan con una o más
ideas, con su inevitable consecuencia: sostener una idea siempre conduce
hacia algún destino.

Sabemos de la existencia del llamado «Bus de la libertad» pintado de


naranja, el cual, por donde pasa, quiere insistir sobre lecciones básicas de
algo natural, como es el hecho de que si uno nace hombre es hombre y si
nace mujer es mujer. Digamos, en definitiva, que es un bus que hace un
canto a la evidencia. Pero, como era de esperarse, los ideólogos del trans-
formismo, sacaron a relucir sus colectivos deformantes, que intentan
inculcar doctrinas antinaturales. Digamos, en definitiva, que son buses
que le cantan a la irracionalidad y al engaño.

En Perú, un sitio web favorecedor de la ideología de género, hace saber


que: “ya viene el bus del odio (…), así que habrá que responderles con la
verdad”. Llaman bus del odio al bus de la libertad, y llaman responder “con
la verdad” a un colectivo que lleva las siguientes frases: “Los muertos no
resucitan, que no te engañen”, y: “las mujeres no se embarazan de un
Espíritu”. Nadie con dos dedos de frente puede ver la más mínima cuota
de odio en un mensaje que recuerde algo natural; pero cualquiera con algo
de buen criterio puede advertir un gran odio en enseñanzas que
sistemáticamente agreden a todo lo que se opone al transformismo. Si
consideramos el campo meramente especulativo, la advertencia ideológica
está en «idioma camuflado falaz», por tanto es bueno que hagamos la
traducción desde esa lengua al idioma de la veracidad: “ya viene el bus de
la verdad (…), así que habrá que responderles con el engaño”. Y en el
campo moral la traducción sería: “ya viene el bus del bien (…), así que
habrá que responderles con la mentira y el odio”. Es notable que a frases

31
de orden biológico, ellos responden con frases que atacan lo religioso.
Cualquiera que sea imparcial podrá darse cuenta de lo que acabo de
referir. No pusieron frases como: “Si te haces trans-formers tendrás el
apoyo de Obama”; o: “Si eres de la comunidad LGBT es natural que seas
favorecido por la prensa”. No; ellos dejaron en evidencia su rabia hacia lo
que más les incomoda.

Dejaron también otras cosas en evidencia, como ser su fe


inquebrantable; esto reviste un carácter más sorprendente cuando se
descubre que quien la profesa está del lado del ateísmo. Son de esas pocas
cosas con las que raramente uno se encuentra en este mundo alocado.
Cuando se nos dice que ellos creen que “los muertos no resucitan”, en
tanto el objeto de la creencia es algo allende a lo temporal, sería bueno
primeramente nos descubran cuál es la fuente que se los reveló; y, en
segundo lugar, si alguien alguna vez comprueba el hecho es porque está
vivo. Sin quererlo, prueban creer en la inmortalidad del alma. Me
sorprendió también que nombren al Espíritu, al que reconocen de mala
manera. Quien creo al hombre y a la mujer de la nada, y Quien dio la
capacidad de embarazo, ¿se verá imposibilitado de intervenir en un caso
concreto y generar una concepción? Quien hizo lo más ¿no podrá hacer lo
menos? Para Dios nada es imposible, y si hizo una excepción no hubo
oposición con la naturaleza. Una vez más hagamos la traducción de lo que
la frase de los ideólogos quiso decir: “las mujeres se embarazan por
hombres”. Bien: son ellos quienes ahora reconocen tras su torpe frase, que
solo las mujeres pueden quedar embarazadas; son ellos quienes con
criterio que compartimos, advierten que solo ellas pueden engendrar y dar
a luz, y no, alguno de sus treinta, o treinta y uno, o cuantos sean los
géneros que diseñaron. Salvo que ahora acusen a su propio colectivo de
andar discriminando a los demás prototipos inventados, con lo cual se
estarían autoculpando, cosa que no descarto pueda darse en el abanico de
incoherencias ofrecido por el planeta trasn-formista. Son los ideólogos los
que ahora se escudan en lo biológico para intentar defenderse, pero
cuando es preciso rechazar a la biología para defender las innovaciones

32
que denominan “culturales” y que no son más que especulaciones
absurdas, no tienen problema.

Los seguidores de la ideología de género se jactan siempre de respetar a


la diversidad. En muestra de ello nos brindan dos frases donde pretenden
ridiculizar creencias religiosas. Verdaderamente todo un ejemplo de
coherencia.

Otro colectivo perteneciente a la empresa de trans-porte de los ideólogos,


lleva una frase de la poeta chilena Gabriela Mistral, que dice: “El futuro de
los niños es siempre hoy. Mañana será tarde”. Y la Secretaría de la
Diversidad Sexual – Morena Cd. De México, manifiesta: “El Bus de la
Diversidad fue creado con la intención de seguir al Autobús de la Libertad
por donde vaya para no permitirle perjudicar y desinformar a otras
personas en el camino”. Predican tanto la diversidad, que su única misión
es seguir al móvil de la libertad. ¡Muy cuerdo su pensamiento!

Se ha involucrado a la poeta referida de un lado que no fue el suyo. Los


trans-formers no respetan ni a los muertos. Bueno es saber que Gabriela
Mistral “presentó una ponencia donde defendió el derecho del niño a la
educación maternal, en la primera Convención Internacional de Maestros
realizada en Buenos Aires en enero de 1928. Habló del derecho "(…) a la
madre presente, que no debe serle arrebatada por la fábrica o por la
prostitución a causa de la miseria. Derecho a la madre a lo largo de la
infancia, a su ojo vigilante, que la piedad vuelve sobrenatural, a su ímpetu
de sacrificio que no ha sido equiparado ni por el celo de la mejor maestra.
Cuando menos, si la madre debe trabajar, derecho a que el niño la tenga
a su alcance por medio del trabajo en el hogar" (Mistral, 1979 [1928]:64).
Con lo anterior, fácilmente pueden sacar sus deducciones sobre eso
enseñando por los ideólogos y que dice: “Nicolás tiene derecho a dos
padres”. Aquí solo destaco el atroz egoísmo que esconde, que
desenmascarado sería: “Dos ‘padres’ queremos tener ‘derecho’ sobre
Nicolás”. Y por eso pasan por alto que el chico nació de una madre, y por
eso su odio hacia la mismísima expresión «madre» que ahora buscan
eliminar.

33
A estos trans-formers que quieren adoctrinar a los niños en los colegios,
les opongo el poema de Gabriela llamado «La oración de la maestra», del
cual -puesto que es largo - solo daré a conocer algunas partes. Se trata de
un poema que refleja humildad, ya que empieza: “¡Señor! Tú que
enseñaste, perdona que yo enseñe; que lleve el nombre de maestra, que
Tú llevaste por la Tierra”. Se trata de un poema que hoy sería catalogado
de discriminador, porque hablar de madre ya es algo que discrimina:
“Dame el ser más madre que las madres, para poder amar y defender como
ellas lo que no es carne de mis carnes. Dame que alcance a hacer de una
de mis niñas mi verso perfecto y a dejarte en ella clavada mi más
penetrante melodía, para cuando mis labios no canten más”. Se trata de
un poema que manifiesta amor a lo que los ideólogos odian: “Muéstrame
posible tu Evangelio en mi tiempo, para que no renuncie a la batalla de
cada día y de cada hora por él”. Se trata de un poema que le canta a la
voluntad de Dios y no al antojo que soberbiamente quiere alzarse como
derecho: “Hazme fuerte, aun en mi desvalimiento de mujer, y de mujer
pobre; hazme despreciadora de todo poder que no sea puro, de toda
presión que no sea la de tu voluntad ardiente sobre mi vida”. Y se trata de
un poema que pregona la doctrina saludable hundida en el Corazón de la
Verdad, y no las aberraciones transformistas que llevan a la oscuridad:
“¡Amigo, acompáñame! ¡Sostenme! Muchas veces no tendré sino a Ti a mi
lado. Cuando mi doctrina sea más casta y más quemante mi verdad, me
quedaré sin los mundanos; pero Tú me oprimirás entonces contra tu
corazón, el que supo harto de soledad y desamparo. Yo no buscaré sino en
tu mirada la dulzura de las aprobaciones”. Como “Mañana ya es tarde”,
les sugiero a los ideólogos que revean su forma de pensar y actuar, y que
en sus próximos rodados comunitarios hagan lucir las partes del poema
que han sido citadas.

Si algún policía llegase a recibir un aviso desde un organismo de control


de rutas donde se le diga que debe detener a un colectivo color azul-celeste
que marcha a toda máquina y lleva una inscripción que dice «Bus de la
Diversidad», cuando logre parar al móvil, tenga en cuenta lo siguiente: el
chofer es un ideólogo de la trans-formación que está persiguiendo con
34
mucha inquina al «Bus de la libertad»; sea listo y apresúrese a felicitar al
conductor por el color con el cual está pintado el autobús, a saber, el color
del “patriarcado”, expresándole que es bueno ir aceptando que hay
idioteces insostenibles; y en el acta que levante por exceso de velocidad,
no tema poner que se trata de un ómnibus, por más que el ideólogo diga
que se trata de otra cosa para desligarse de responsabilidades; usted podrá
decir que el vehículo es un bus, y él le dirá que eso es mecánica y que no
cuenta; luego le agregará que para él es una pantufla voladora gracias a
una cuestión “cultural”.

Si pienso que un colectivo puede movilizarse usando “ruedas


cuadradas”, ciertamente tal pensamiento no me hará nada bien; y como
se trata de un móvil comunitario y si hubiera gente que siguiendo la
elucubración pretendiese viajar en tales condiciones, asistiríamos a un
espectáculo en donde un grupo de desquiciados frenados por la naturaleza
de las cosas, solo pueden viajar en largo trayecto hacia la agudización de
su desquicie.

35
AUTODESTRUCCIÓN

Hay un dibujo en el que sale una mujer con un hacha, y en el que puede
leerse: “Destruye lo que te está destruyendo (feminista soy)”. Si usted ve
que una mujer difunde eso, advierta a sus allegados: está buscando
matarse.

36
EL JUGO DE NARANJA SALE DE LAS NARANJAS

La bestia está creciendo muy de prisa, más rápido de lo que imaginaba.


Casi todos los días llegan noticias de su crecimiento. Confieso que superan
ampliamente las mínimas expectativas de tranquilidad con las que uno
contaba.

La inmensa mayoría de la prensa vuelve hacer terrible alboroto, esta vez


para anunciar que “Nació Leo, el hijo biológico de la pareja transgénero
Trystan y Biff”. Continúan su alegría contándonos que “este es el primer
bebe concebido por ellos”; que “este es su primer bebe biológico”; que
“Trysran (…) dio a luz el sábado a su bebe”. Agregan llenos de emoción que
hay ahora “un padre embarazado, nueve meses, un bebe y una familia
muy feliz”. Nos cuentan –obviamente como si fuera algo muy común- que
“don” Trystan “decidió hacerlo antes, debido a las complicaciones de
reiniciar el tratamiento con testosterona que acentúa sus caracteres
masculinos”.

El mensaje que la prensa intenta transmitir es algo así como: “¡Guauu,


gente: ¿vieron? ¡Algo increíble! ¡Un hombre dio a luz un niño luego de
llevarlo nueve meses en su panza!” Y lo que la prensa desea con su
mensaje, es que usted exclame: “¡Ohh si…guau guauuu. Impresionante.
También un hombre puede concebir y dar a luz!” Bueno. Vaya
preparándose: si usted no está de acuerdo con esa posibilidad y así lo hace
saber, ingresará en la lista de los nuevos anormales.

Si tomo una naranja y la recubro con cascara de manzana, y luego


exprimiendo lo que tengo afirmo: ¡Maravilloso: una manzana dio jugo de
naranja!”, no tardaré en escuchar por los que tienen calibrado el sentido
común: “Vamos; eso no vale ni como chiste”. Pero hoy nos están diciendo
lo contario. Nos están diciendo que lo anormal es pensar que se trata de
una broma y que lo normal es tomarlo como algo valido y muy serio. Nos
están diciendo que una mujer con cáscara de hombre no es la que concibe
y da a luz, sino que es la cáscara la que ha concebido y dado a luz. Si usted
piensa de contrario modo a la novedad, será tildado de anormal. Acotarán

37
además que su pensamiento retrogrado se centra en una cuestión
biológica, y que no entiende de las nuevas construcciones culturales,
puesto que, en definitiva, de eso se trata, de aceptar esas construcciones.
Pero estos desquiciados ideólogos de género, bien que se sirven de la
biología cuando gustan. La concreta aberración aquí expuesta, es una
clara muestra de repulsión hacia lo dado por la naturaleza, y una clara
muestra de cómo se sirven de ello cuando lo requieren. ¡Y ahora sí vienen
a hablar de algo biológico! La señora Trystan no dio a luz por seguir sus
construcciones culturales, sino porque biológicamente es una mujer,
guste o no guste. La señora Trystan, si lo desea, podrá meter en su cuerpo
más y más testosterona; podrá, si es su voluntad, intentar ser el modelo
por antonomasia de una testosterona con patas; pero la señora Trystan no
podrá jamás dejar de ser lo que le fue dado por naturaleza: ser mujer. De
igual modo, el hombre que siguiendo la “cultura” ideológica pretende haber
devenido en mujer, al violar a una mujer –como sucedió en la Provincia de
San Luis-, dio cuentas de lo que en verdad subyace tras la cáscara: ser
hombre.

La inmensa mayoría de la prensa no puede evitar tropezar con la


bestialidad que propone. Aquí le dicen en todo festivo que “un hombre dio
a luz un niño en forma biológica”, y otro día con carácter máximamente
científico le cuentan que “muchos médicos dan por seguro que los
hombres transgénero podrán implantarse un útero y tener sus propios
hijos de forma biológica.” Solo una mujer da a luz por más que se la llame
hombre; y seguirá siendo hombre el que quiera hacerse pasar por mujer
por más que se implante un útero y se ponga por pechos dos sandías.
Como se puede observar, quieren amparar las aberraciones sirviéndose de
la biología a la que escupen. ¿La razón de ello? Es muy sencilla: quieren a
toda costa que se vea como algo totalmente natural, y por eso invocan a la
biología; claro está, como otras veces lo hemos advertido, se trata –
permítaseme la expresión- de una nueva “naturaleza”, de la invención
“cultural” nacida de un capricho atentatorio de la verdadera naturaleza.

38
Alguien en tono interrogatorio cuestionó: “¿Cómo es que buscan ‘ganar’
combatiendo odio con más odio?” Lo bueno de la afirmación es que alcanza
a ver el odio en una de las partes; lo malo, es que lo vea también en la otra.
Son los que odian a la mujer los que la toman por objeto inmobiliario y
utilizan su cuerpo para alquiler; son los que odian al hombre los que lo
ocultan diciendo que podrá dar a luz como mujer; son los que desprecian
su propio ser quienes buscan ser lo que no son. Son ellos, en definitiva,
quienes odian la naturaleza del hombre y de la mujer. De esta parte está
la defensa del orden y el ataque al desorden. Si a esa persona que sostuvo
la afirmación del odio la atacan por la calle y se defiende, sería desacertado
decir que su defensa nace del odio y lleva odio; el atacado tiene derecho a
defenderse, e, incluso, tiene derecho al ataque. En otros órdenes, el padre
que reprende debidamente al niño no lo está odiando, por más que al
infante no le guste para nada la reprimenda; el policía que acaba con el
accionar de un malviviente no lo está odiando, aunque el victimario
sostenga que sí. El odio no se combate con el silencio cómplice. Como hoy
se ha tergiversado el amor, se ha olvidado que el que ama también
reprende. Defender las cosas evidentes contra quienes se empeñan en
destruirlas, en modo alguno implica odio hacia alguna persona, aunque
haya quienes gruñan diciendo lo contrario. Defender lo evidente implica
señalar el mal y atacar el error.

39
ARGUMENTO ANIMAL

Lógica feminista: Defender la vida animal con la alegría y esperanza de


que la hembra conocerá a su cría, pero atacar la vida humana con la
alegría y esperanza de que la madre aborte a su propio hijo.

40
LOS BACHELECIDAS

Cuando decimos que una ley no admite excepciones, queremos decir que
no admite más validez de casos que ella misma: o el hombre respira
oxigeno o muere, no existe alguna excepción a la regla. No puede una
persona (jamás) vivir respirando monóxido de carbono. Otro tanto ocurre
con la inviolabilidad de la vida de un ser humano inocente. No hay
excepción alguna que admita la validez de una voluntad enderezada
directamente a matar a un ser humano en el vientre materno. Y es por tal
razón que lo del Senado chileno –apoyado e impulsado por Bachelet-, no
aspira a una ley para excepciones, sino que aspira a ser una ley contra
otra ley; se trata por eso mismo de una medida asesina contra una ley de
vida.

Las noticias nos dicen que «el Senado chileno aprobó este miércoles uno
de los proyectos de ley fundamentales del segundo Gobierno de Michelle
Bachelet (2014-2018): la despenalización del aborto en caso de riesgo de
vida de la madre, inviabilidad fetal y violación. Con esta resolución de la
Cámara Alta, que se someterá a votación en la Cámara de Diputados este
jueves, Chile se halla a un paso de dejar el grupo de los siete países que
persiguen las interrupciones del embarazo en todas las circunstancias
(Nicaragua, República Dominicana, El Salvador, Haití, Malta y Honduras)».
Repito algo que vengo diciendo hace mucho: dado que todo el mundo
puede acceder fácilmente a Google, pongan y miren algún video en donde
se practique un aborto. Háganlo, principalmente si se encuentran
apoyando algún tipo de maniobra abortiva. Cuando lo hayan hecho,
automáticamente comprenderán porqué eso que ven no es la “interrupción
de un embarazo” como arteramente lo llaman los abortistas;
comprenderán fácilmente, con horror y hasta con lágrimas en los ojos, que
están en presencia de uno de los más macabros asesinatos; comprenderán
que los proabortistas deben llamar al aborto «interrupción del embarazo»,
porque si les dijeran que les están brindando un “derecho” a la destrucción
vital de un inocente, seguramente no conseguirían adeptos; comprenderán

41
también –es algo más sutil- porqué esta muchachada abortista nunca
mostró por los medios de comunicación en qué consiste realmente lo que
ellos llaman derecho al aborto.

Los tres casos invocados para avalar la medida que han tomado, son
simples pasos para la introducción total (o más fácil) del aborto
generalizado. Por caso, aquí en Argentina, bastaría invocar una neurosis
para que se proceda a la maniobra abortiva, claro está, siempre amparados
en que la neurosis implica un riesgo para la salud de la madre. La lógica
del camelo del riesgo, me daría lugar a clavar un tiro en la cabeza del
vecino, por la sencilla razón de que la música que escucha me produce un
malestar psíquico inaguantable. La medida pretendida por el Senado y la
presidente chilena, presenta una cobardía siniestra. Apunta sus armas
mortíferas contra los más débiles e indefensos, y quienes la aprueban se
saludan, se abrazan y festejan por haber alcanzado lo que llaman un
avance. ¡¿Qué está pasando?! ¡¿Qué clase de gente es esta que llama
avance a la destrucción más espantosa y vil de un ser humano incapaz de
defensa e incapaz de daño?! Hipócritas que se rasgan las vestiduras si una
persona arroja una papel de caramelo a la calle, pero celebran y llaman
“un gran paso” a la medida que busca que un hombre destroce a un
semejante encerrado en el claustro materno. ¡Pobres criaturas: vienen a
correr riesgos, no solo por los incapaces de asumir riesgos, sino –y
principalmente- por los incapaces de asumir responsabilidades.

Hay un par de inferencias derivadas del sentido común y ya conocidas


por todos, pero que no está demás memoremos aquí. «Los bachelecidas»
que aprobaron la maniobra asesina jamás hubieran querido para sí lo que
ahora están deseando para los demás. Hacen brillar su carencia de
empatía. No entienden que los médicos están llamados a salvar vidas, no
a extinguirlas, por lo que los hacen violar el juramento hipocrático. Les
gusta cortar cursos naturales, porque lo natural no les importa. Tienen
una lógica que los lleva a matar al inocente que es fruto de una violación,
y no al perverso violador, al que poco más le dan un premio tras penas
irrisorias.

42
Michelle Bachelet dijo: “Es una mañana histórica. Lo que permite esta
ley es que seamos un país donde las mujeres frente a diversas situaciones
puedan tomar la mejor decisión posible”. Que es un hecho histórico para
los anales de las aberraciones, no lo dudo. Y por ser una aberración, no
está bien llamar ley a lo que carece de racionalidad. Ya lo sabe: para la
presidente chilena, acabar con un pequeño encerrado en el vientre
materno, entra en lo que se denomina “mejor decisión posible”.

Está gente bachelecida son de los que dan sobradas pruebas de lo que
es mirar la paja en el ojo ajeno, al tiempo que olvidan la viga que tienen
delante. Resaltan que “seis meses antes de que terminara la dictadura de
Augusto Pinochet, en septiembre de 1989, el régimen dictaminó: ‘No podrá
ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea provocar un aborto’”. ¡Lo que
faltaba! Ahora ver el bien en la defensa de los más indefensos pasa a ser
algo muy mal visto. Habrá momentos políticos discutibles; pero para mí es
indiscutible el sello de las dictaduras sanguinarias bachelecidas.

La prensa suele deslizar casi todos los días chistes de muy mal gusto,
no precisamente en la sección humorística. Nos cuentan que “una
búsqueda simple por internet lleva a webs donde verdaderas mafias
ofrecen por 100 dólares las dosis de cuatro pastillas de misopostrol, el
medicamento que ayuda a acelerar el parto o a interrumpirlo hasta las 12
semanas de gestación.” De aquí deducen que la medida abortista chilena
es algo acertadísimo. No ven (o se hacen los que no ven) que las mafias de
la muerte tienen células en los poderes del Estado, que tienen nombre y
apellido, y que no hace falta escudarse en páginas de internet.

La autora de «La Casa de los Espíritus», Isabel Allende, debe haber


recibido la influencia de algún espíritu, no precisamente bueno. En apoyo
de la medida senatorial, expresó: “Chile tiene una de las leyes más
draconianas respecto al aborto”. El pensamiento de la escritora referida es
el siguiente: “es un exceso terrible no permitir matar al inocente en
algunos casos; y puesto que en Chile no se permite, Chile es excesivamente
severo”. Lo que es brutal –ni siquiera puede llamarse excesivo- es matar
en cualquier caso a un ser humano en gestación. ¡Qué llamativo! Draco

43
impuso medidas severas, entre otras cosas, debido a los homicidios que se
daban. Lo que se intentaba, entonces, era disminuir las muertes; de ahí
viene aquello de “una medida draconiana”. Pero para Isabel Allende, una
“medida draconiana” es aquella que no favorece la matanza del indefenso;
para Allende, el exceso es defender a la criatura en cualquier
circunstancia.

De ahora en más, queda para los bachelecidas ir recibiendo en cuotas


proporcionales el clamor de la sangre derramada, clamor que escucharán
inevitablemente tras un espacio muy breve de tiempo. Recuerdo
simplemente lo que dice la sentencia anticipada: “La sangre de tu hermano
clama justicia al cielo”.

Para el que no esté de acuerdo con lo dicho, me queda, a fuer de ser


inaguantable, insistir con lo que ya manifesté: vea en Google el video de
un aborto.

44
LLEVANDO LA DELANTERA EN EL ABSURDO

La diputada Carolina Gaillard, haciendo demostración de querer estar bien


alto en la escala del absurdo, ha dicho: "Considerar el aborto un delito, es
arrojar a miles de mujeres a la clandestinidad." Además de la analogía que
cabe hacer con otros delitos para probar la necedad de la frase, puede
decirse que:

*Aprobar los asesinatos arroja millones de seres humanos en gestación


fuera de la vida.

*Considerar al aborto un delito es sencillamente reconocer lo que es.

*Considerar al aborto un delito es llevar a todos fuera de un mal.

Decir que el aborto no es un delito, conduce a tener clandestina a la


verdad.

45
LA TÍA «POCHA» DESPRECIÓ AL FEMINISMO

Días pasados y por la noche, se encontraba en una parada de colectivos


una muchacha de unos veinticinco años. Detrás de ella, como a metro y
medio, frenó un chico que por sus apariencias no debía tener más de
diecinueve años. Yo caminaba rumbo al centro, pues me iba a juntar con
unos amigos a cenar. Al pasar delante de la joven, escucho que me llama.
Me volví y le pregunté qué deseaba. En voz baja me dijo: “Flaco, no me
haces el aguante; el loco que se paró detrás me da miedo”. Me quedé al
lado de ella y permanecimos conversando hasta que llegó el ómnibus.
Cuando vi que subió al móvil, emprendí nuevamente la caminata. El chico
sospechoso no subió al autobús; él se fue cuando vio que nos fuimos. Sí
quedó claro que no tenía la intención de viajar en autobús.

La anécdota –que por esas vueltas de la vida me tocó vivir- se constituyó


en una suerte de tratado elemental contra el feminismo. En un simple
hecho está cifrado todo lo medular acerca del respeto, y todo lo medular
acerca del desquicie feminista. No hace falta crear un movimiento que
entre sus banderas de batalla predique con firmeza el derecho a matar al
ser humano en gestación, para decir que es preciso que el hombre debe
respetar a la mujer, y que, por tanto, no debe ser violento con ella. No hace
falta crear un movimiento que insista sobre la necesidad de generar gente
que se inmole matando a otras, para defender el medio ambiente de
incendios malintencionados. En resumidas cuentas, para luchar por el
respeto mutuo de hombres y mujeres, no hace falta recurrir a banderas
insanas propuestas por movimientos insanos.

El feminismo no quiere que se hablé de él, salvo que sea a su favor.Y


por las dudas que algún desubicado se atreva a criticarlo, ya tiene
dispuestas estratégicamente un centenar de frases descalificativas.
Lógicamente, la campaña “mordaza” debe ser aplicada. Bien. Aquí
hablaremos igual.

Frente a la anécdota contada, una persona con un juicio moderado dirá:


“había que proteger a la chica, el sospechoso le podría haber hecho

46
cualquier cosa”. Pero una persona con juicio feminista dirá: “eso es
machismo, la mujer no es inferior al hombre para venir a recibir protección
de él”. La lógica feminista está diciendo lo siguiente: “que si un grandulón
está en una parada de colectivos y detrás de él se pone una chica de
diecinueve años algo sospechosa, el grandulón puede frenar a una joven
que pase caminando y decirle: ‘oye, flaca, quédate aquí porque tengo miedo
de la señorita que está detrás mio”. Lógicamente serán también las mismas
feministas quienes se encargarán de iniciarle al hombre una causa judicial
por discriminación, ya que considerarán que había en él una intención
machista patriarcal de esclavizar. El feminismo no puede ver que la
protección de un hombre hacia una mujer no es en modo alguno un acto
de desprecio o indicativo de inferioridad, sino que es algo natural que
tiende a la complementariedad, y que conduce al bien y al amor.

Sin darse cuenta, el feminismo arruina lo que defiende y exalta a lo que


ataca. Nunca vi tanta bestialidad como cuando se dice que asesinar a un
ser humano en gestación es un derecho de la mujer; y nunca leí tanto la
vida ejemplar de los patriarcas como en estos días en donde con fervor
encendido se habla del patriarcado. Una feminista -siguiendo a la
partidaria del aborto Gloria Steinem- defenderá que «una mujer sin un
hombre es como un pez sin bicicleta», con lo que nos viene a enseñar que
es “tan prescindible” el hombre que lo precisan hasta para dedicarle la
frase. Una feminista dirá que «el “Feminismo” es noción radical de que las
mujeres son seres humanos»”, y en prueba de ello tenemos que las
feministas no temen hacer un tetazo en el Obelisco y no temen hacer sus
necesidades en Iglesias, demostrando lo que quieran menos humanidad.
Una feminista dirá con Betty Friedan que «ninguna mujer tiene un
orgasmo limpiando el suelo de la cocina», lo cual nos lleva al asombro de
que las feministas deben tener orgasmos tipiando la computadora en la
oficina, o en la calle llevando papeles de sus negocios, o en el banco
realizando operaciones financieras. Friedan verdaderamente representa la
objetivación de la mujer y la lógica falsa que da por supuesto que las
labores del hogar son esclavizantes y los trabajos fuera de casa una
liberación. Ni todos los hombres son jefes ni todas las mujeres son dueñas
47
de un negocio. Basta ya de macaneos. Tanto hombres y mujeres, en su
gran mayoría, trabajan dependiendo de alguien y podrán dar cuenta de lo
que es la esclavización laboral. Y es precisamente en el hogar donde se
liberarán de eso. Una feminista dirá con Martha Gellhorn: «Sé lo suficiente
como pare entender que ninguna mujer debería casarse con un hombre
que odia a su madre», sin advertir que no hace falta recibir el premio de la
Academia de Medicina o ser reconocido como el nuevo Einstein del siglo
XXI, para darse cuenta que si una mujer odia a su padre por ser hombre,
seguramente no se llevará bien con algún joven con el que intente tener
un noviazgo. Desde luego que antes que nada conviene averiguar cuáles
son las razones del odio, antes que aventurar frases no necesariamente
verdaderas y que pueden marcar destinos. No justifico en modo alguno el
odio a nadie, pero si una madre maltrató a su hijo durante toda su vida,
no es psicológicamente muy acertado suponer que el chico tendrá el mejor
de los amores para con su progenitora; y eso no puede llevar a inferir que
el maltratado también tendrá un rechazo hacia quien pueda ser su mujer.
Una feminista dirá con Andrea Dworkin: «El feminismo es odiado porque
las mujeres son odiadas». Algo así como si dijéramos que el satanismo es
odiado porque los hombres son odiados, con lo cual no haríamos otra cosa
que establecer una relación antojadiza. El feminismo es rechazable porque
deforma la forma de la mujer. Vamos a convenir -¡insisto!- en que no es
para nada digno de una dama, admitir que asesinar a su hijo es algo
sumamente femenino, tal como pretende el feminismo. Una feminista dirá
con Simone de Beauvoir: «Nadie me conoce ni me quiere completamente.
Solo me tengo a mí misma». Esta promotora de la guerra entre hombres y
mujeres, “tanto se tenía a sí misma,” que necesitaba dirigirle la frase a
otro. Si realmente estuviera sola, no tendría necesidad de lanzar su frase.
Una feminista dirá que es seguidora de Jane Austen, y en defensa del
feminismo manifestará: «No recuerdo haber leído ningún libro que no
hable de la inestabilidad de la mujer. Quizá porque fueron escritos por
hombres». Sucede que la escritora británica es quien en menos de las
primeras veinte líneas de su famosísima obra «Orgullo y Prejuicio» nos
habla de la “impaciencia” de la señora de Bennet; es la misma escritora la

48
que enfatiza algo que detestan las feministas, y es que, se trataba ni más
ni menos que de “su esposa”. Amén de lo anterior, faltaría decir que hay
muy pocos libros en donde se presente al hombre sin tacha. Hasta en el
tierno Principito, si uno hace un recorrido por casi todos los planetas,
todas las falencias están puestas en la espalda de hombres: el vanidoso,
el rey, el hombre de negocios, el farolero, el guardagujas, el geógrafo, el
borracho, el mercader de píldoras. Una feminista dirá con Jessica Valenti:
«si el feminismo no fuera tan potente, la gente no se esforzaría en
menospreciarlo». Se infiere de la afirmación que mientras más potente sea
algo más se dedica uno a despreciarlo. Parece que el gusto de la gente por
los vuelos en avión prueba lo contrario. En todo caso, circunscribiéndonos
al ámbito del poder, el feminismo es despreciable no por ser potente, sino
por ser impotente: no tiene poder para hablar con verdad.

La lógica feminista predicará que durante siglos reinó el machismo, y


que, entre otras pruebas de ello, está el hecho de que los textos históricos
y literarios hablan casi siempre de hombres. Si no hubiera sido por textos
históricos que rescaten la figura de la mujer, no me hubiera nunca
enterado de la hazaña de Judit que le cortó la cabeza al pervertido
Holofernes. Obvio que no dirán nada de Helena, de Briseida, de
Andrómaca, ni de Casandra; nada dirán de Penélope o de Euriclea; nada
de Camila. Claro que tampoco le interesarán a las feministas las cartas de
Catalina de Siena escritas en el siglo XIV. No hablarán de Julieta de
Shakespeare; ni de la bella Camila de Cervantes; ni de la encantadora Inés
de Dickens;ni de Mercedes de Alejandro Dumás; ni deAnna Karéninade
Tolstói; ni de Polina de Dostoievski. El real problema del feminismo con
los textos pretéritos, no es que no traigan referencias de mujeres, es que
sencillamente no traen referencias feministas.

Las feministas no honran el respeto, ellas quieren, si posible fuera, que


el respeto honre al feminismo; y por eso esta gangrena social es como la
hija histérica de la tía Pocha, que porque sus progenitores no la mandaron
a una facultad se dio el lujo de decir que su padre era un malvado y su
madre una esclava violentada por un represor fruto del sistema patriarcal.

49
Pero Pochita no se dejaba embaucar. Fue gracias al sentido común que la
tía Pocha despreció al feminismo, al darse cuenta de que, en la actualidad
-¡y de manera muy evidente!- son legiones la cantidad de imbéciles con
título bajo el brazo; principalmente, lo que más la sorprendía, era que, la
caterva de esos “fenómenos engreídos” eran formados por quienes sacaban
a relucir títulos doctorales. No es que estaba en contra de los doctorados:
estaba en contra de los charlatanes. En resumen, la tía con buen tino, se
dio cuenta que no es el hecho de que una mujer vaya a una institución lo
que la hará mejor o más digna; es más, fue ella misma quien me dijo que
en la actualidad aconsejaba decididamente que tanto hombres como
mujeres no concurran a determinadas “casas de estudio” por la cantidad
de contenidos deformantes que se imparten. En cierta oportunidad me
hizo saber por teléfono: “Creer o reventar, pero en Rosario una facultad
aprobó una cátedra destinada a enseñar cómo abortar”.

El problema no es que antes la mujer no podía ir a estudiar a una


facultad; eso no era algo dañino; el verdadero problema es que hoy
pudiendo hacerlo corre riesgo de ser deformada. El problema no es que el
hombre antes podía asistir a una casa de estudios; el problema es que hoy,
en numerosísimos casos, si no deja de hacerlo, corre riesgo de caer en la
bestialidad.

He comprobado que, tristemente, el espíritu feminista ha vivido en


climas helados o inmersos en infiernos volcánicos, pero no ha podido
conocer verdaderamente el fuego salubre del hogar. Por la razón que fuere
y formado en un individualismo impresionante, ha concluido que la familia
tal como siempre se la ha concebido es algo sumamente pernicioso y que
debe ser aplastada. Normalmente la familia siempre ha sido refugio y no
amenaza; ha sido seguridad y no inseguridad; ha sido salud y no
enfermedad; ha sido mínimamente cariño y no encono; ha sido crianza y
no irrespetuosidad; ha sido recinto sagrado y no blasfemia. Es fácilmente
comprobable que todo eso se ha ido perdiendo cuando, por seguir los
nuevos vientos ideológicos, se aplicó el paulatino desmembramiento de la
unidad hogareña. Las acusaciones al pasado, son meros justificativos para

50
las experimentaciones demoledoras. En prueba de mi última afirmación,
están las siguientes palabras de Nancy Mitford: «Creo que el trabajo
doméstico es mucho más agotador y espantoso que la caza, sin
comparación. Y sin embargo, después de la caza, tenemos huevos para el
té y se descansa durante horas. Pero después de las tareas domésticas, la
gente espera que uno siga como si nada especial hubiera sucedido». Doy
por descontado el terrible enojo de Greenpeace contra esta feminista que
hace un llamado a la caza indiscriminada, como así también doy por
descontado el hecho de que ya deben haber tomado cartas en el asunto.
Que tanto hombres y mujeres –todos en conjunto- nos dediquemos a la
cacería, tiene por grandísimo riesgo no que liquidemos a todas las
especies, eso en un día lo lograríamos, sino que empecemos a liquidarnos
nosotros ese mismo día y el siguiente. Hay que ser muy torpe para decir
que las tareas domésticas son algo “espantoso”, al tiempo que se reconoce
que son algo “especial”, haciendo saber que lo primero acontece porque lo
segundo impide cierta comodidad. Es la misma feminista quien manifiesta
que lo importante para su vida es dormir durante horas y tener huevos
para el té (sí que debe haber estado soñando la señora Mitford para afirmar
que es preciso cazar para tener huevos). Esta discriminadora de las amas
de casa, evidentemente tiene un desprecio asombroso por una labor
inmensamente nobilísima.

La mitológica Hidra de Lerna se ve hoy superada por la ya muy crecida


«bestia» moderna, la que hace derivar de una de sus cabezas llamada
ideología de género, la malformación denominada feminismo. El feminismo
es un extremo destructivo y contradictorio con apariencia de cordura.
Posiblemente Gloria Steinem no esté de acuerdo con mi definición, ya que
para ella «feminismo no es repartirse el pastel entre ambos sexos, es hacer
uno nuevo». En verdad no me interesan las tortas que pueda haber hecho
la señora Steinem, ni tampoco me importa cuál es su gusto actual por la
pastelería. Pero sí considero conveniente dejar al descubierto lo peor de la
afirmación, y es que, hasta el nuevo pastel lleno de veneno, fue armado
para ser repartido entre ambos sexos. Sucede que hasta la frase repostera
de Miss Steinem le hace llegar su porción al sector masculino.
51
NO NEGAR LO EVIDENTE

No se puede profundizar nada negando primeramente lo evidente.


Reclamar que algo debe ser profundizado desconociendo las evidencias, es
como pretender bajar al fondo de una mina negando que se lo deba hacer
desde arriba.

52
CELEBRANTES DE ASESINATOS

Días atrás, a propósito de la decisión adoptada por el Senado chileno


respecto al aborto, escribí un artículo titulado “Los Bachelecidas”, en
donde expuse algunas ideas sobre las famosas causales abortivas que al
parecer desvelaron durante tanto tiempo a Michelle Bachelet. Claro que
ella también se desvela por el denominado matrimonio igualitario, y vaya
uno a saber por cuántas cosas por el estilo la presidente chilena pierde su
sueño. No sé si son sus intereses los que la llevan a desvelarse, o si son
sus desvelos los que la hacen tomar decisiones tan macabras, pero, como
es improbable que vaya presa por promover asesinatos de indefensos,
haría mucho bien a la sociedad si se dedicase a tomar un descanso
reparador de unos veinte o treinta años, vale decir, lo suficiente para no
afectar más al bien común.

Lamento profundamente lo que ha sucedido en Chile. Ver que haya


gente que aplaude y festeja la aprobación de maniobras asesinas (en la
circunstancia que sea) es cosa difícil de entender.

Bachelet sostuvo: “Hoy las mujeres recuperamos un derecho básico que


nunca debimos perder: decidir cuando vivimos momentos de dolor”. Aquí
tienen ustedes una prueba cabal de los desvelos dañinos por los que
atraviesa la bachelecida.

Antes de ir al engaño de fondo –y el daño más grave-, dos palabras sobre


el tema del sufrimiento en la mentalidad superpoderosa de Bachelet. La
frase de ella encierra la idea de que frente al dolor uno puede decidir
desprenderse de él, y a esto encima se lo llama derecho básico. Resulta
que cuando muere un ser querido, por más decisión que uno tome, el dolor
seguirá ahí presente, y de poco servirá manifestar: “Gracias a Bachelet
recuperé el derecho básico a decidir ahora ser feliz”. Sucede que si alguien
va por la calle y padece un terrible accidente que le acarrea sufrimientos
indescriptibles, de nada le servirá decir “¡dolor vete, decido no soportarte!”.
Normalmente sufriremos, más allá de nuestras decisiones. Las
excepciones a la regla son dos: que se reciba el don Supermichelle contra

53
sufrimientos, o que se posea una mentalidad transformers que, por
ejemplo, ante una destrucción corporal vivida, se diga así misma “aquí no
pasó nada, me considero un ser completamente sano”.

Indiqué anteriormente que había algo más profundo en la expresión de


Bachellet, algo más oscuro. Lo que ella está queriendo decir es que, antes
de la aprobación del aborto, una mujer no podía asesinar a su hijo si así
lo deseaba. Este fenómeno del engaño llamado Michelle, ha introducido
un nuevo eufemismo para paliar conciencias en caso de que deseen
liquidar a criaturas humanas. En otras palabras, la expresión “momentos
de dolor” equivale a “ser humano concebido”, y sobre él se hace ahora caer
la decisión de muerte, fundada en algo denominado “derecho básico”.
Insisto: un ser humano concebido es eso, y punto; no es “un momento de
dolor” sobre el que pueda decidirse su aniquilación.

Hay muchas razones en la vida para celebrar, razones que pueden ser:
nuestro día de nacimiento; Navidad; Año Nuevo; un aniversario de boda;
una fecha Patria, y un largo etcétera de razonables alegrías. Pero celebrar
la aprobación de maniobras asesinas que liquiden a seres humanos
indefensos, no es algo propio de personas racionales. La inferencia es fácil:
dime qué celebras y te diré qué eres.

54
NO ABORTE: VIAJE EN LA «VOYAGE I»

(«Celebrantes de asesinatos», Parte II)

Tal como sucedió con la «Parte I», ojalá este escrito también sea lo “peor”
que alguien pueda leer, más cuando lo “mejor” que se tuvo en manos
fueron premisas abortistas.

Recuerdo que un día escuché un audio cómico, en donde un chico


llamaba a una empresa de telefonía celular para hacer un reclamo,
exponiendo que su teléfono no había podido volar y se había destruido
contra el suelo, luego de haber sido arrojado desde un elevado piso de un
edificio con la función “modo avión” activada. Puede pensarse que el
celular es un avión, puede que se lo llame aeronave, pero el teléfono
seguirá siendo un teléfono. Puedo llamar al veneno, manjar o decir que es
agua mineral, y no por eso dejará de ser una sustancia tóxica. Puede que
al ladrón le moleste que lo llamen ladrón; nadie niega que seguramente
deseará que lo llamen hombre honorable. Puede que al violador no le guste
que le digan violador; él deseará que lo llamen señor correcto. Puede que
al que comete un asesinato no le guste que lo llamen asesino; preferirá,
sin duda, que lo denominen persona justa. Se molestan conmigo cuando
digo que el que aborta, asesina, y que quien apoya abortos apoya
asesinatos. Les gusta llamar a la maniobra abortiva: derecho; interrupción
del embarazo; medida de salud; acto de justicia; y, en expresión
«bachelecida», momento de dolor. Pero no es nada de eso: liquidar al
indefenso en el vientre materno es, lisa y llanamente, asesinarlo. Nos piden
que aceptemos serenos el lenguaje tergiversado, pero se exasperan cuando
se les expone el lenguaje preciso que no están dispuestos a aceptar.

En favor del aborto en casos de: violación, peligro para la salud de la


madre, y mal formación del nasciturus, se sostiene que “la mujer no tiene
porqué parir” y que tiene derecho a abortar. Con tal pensamiento –muy
usado por el feminismo-, se intenta hacer quedar a quien no piense así
como alguien que convierte a la mujer en objeto de parición. Pero el golpe
se les vuelve encima: son los que avalan las prácticas mortales quienes

55
degradan a la mujer. Ellos no quieren que ella dé a luz: prefieren que se
saque a la criatura triturada. Sucede que el ser indefenso (por caso si es
fruto de una violación) debe salir sí o sí del vientre de la madre. Saldrá
dado a luz, o saldrá dado a la oscuridad; o sea, saldrá a la vida, o saldrá a
la muerte. Sea como fuere, siempre, desde la concepción, será: dado. Es
mejor sacar a un ser humano por un proceso natural, y no sacarlo por un
proceso asesino.

No hay que entrar en el juego de los abortistas que consiste en tomar


partido por la madre o por el hijo. No se trata de defender una vida contra
la otra. Tal maniobra es, lo repito, una posición adoptada por quienes
defienden el aborto. No querer el aborto no implica no querer a la madre:
es querer a ambos respetando la vida de ambos; es luchar por salvar a dos
y no permitir que se hunda uno. No se trata tampoco del jueguito de
“ponete en el lugar de”. Que uno pueda ponerse en el “lugar de…”, no
equivale a tener que “justificar a…”. Me puedo poner en el lugar de quien
desea tener un auto, pero eso no me puede llevar a justificar la estafa. Por
no entender algo tan elemental se llega a decir que “no es razonable dejar
morir una mujer para que nazca un niño”. En otras palabras, se sostiene
como válido que debe matarse al niño para que viva la mujer. La falsedad
de concepción tan sanguinaria lleva, entre otros engaños, el hecho de que
se “deja morir a la mujer”. Lo reitero: el galeno no pretende la muerte de
nadie y debe luchar por salvar ambas vidas.

Son las mentalidades abortistas que logran ver finamente el ultraje a


una niña de diez años, y no ven (por tener sangre en el ojo) el ultraje que
recae sobre un pequeño de cinco meses que está en el vientre materno y a
quien, sencillamente, se lo borrará de la existencia por seccionamiento
corporal y derramamiento de sangre. Ya sabemos de qué lado está el deseo
de matar. El relativismo moral no tiene cabida.

Es terrible lo que debe vivir una mujer violada, pero eso no puede llevar
a justificar que se mate a nadie. Igualmente no tiene cabida ese otro juego
de: “se trata de un ser en formación (que no es persona como tú o yo) que
cuando es abortado no es consciente de ello”. Esta estupidez, contraria al

56
sentido común y a la mismísima ciencia, está diciendo que cuando uno
nace ya no se forma más. También se deduce la posibilidad de matar a un
deficiente mental que no es consciente. Espero que la justicia no falle
nunca a favor de la mujer que le metió un tiro a su marido, en
consideración de que la ebriedad en la que se encontraba el hombre le hizo
perder la consciencia. Es aberrante leer que se sostenga livianamente la
licitud de matar a un ser humano que padece alguna malformación
estando en el vientre materno, agregando que “ni respirará al nacer”. Se
es humano desde la concepción, y no se pierde esa condición por más que
un estudio hecho cinco meses después detecte alguna anomalía física, sea
la que sea. Es de sentido común que el informe de anomalía no borra la
humanidad de nadie. Pero el atropello mental desecha a quien
posiblemente no respirará al nacer por más que sea humano. Lo que no
es humano es el pretender hacer una purga de quienes presentan
defectuosidades.

Se jactan los que defienden el aborto de que somos ignorantes pues no


sabemos distinguir “un cigoto de un embrión, este de un feto y este último
de un bebé”, y llaman a tal distinción “biología básica.” Cuando la sonda
espacial «Voyager I» se encontraba a unos seis mil millones de kilómetros
de nuestro orbe terráqueo, fotografió la Tierra y la presentó como un
diminuto punto. Por tal razón, el astrofísico Carl Sagan, denominó a
nuestro planeta “un punto azul pálido”, expresión que la utilizó también
como título de uno de sus libros. Pienso que si muchos abortistas nacieran
en la nave y desde una distancia como la indicada les dijéramos señalando
al “punto pálido”: “ahí dentro está repleto de seres humanos”, exclamarían
con total escepticismo: “es imposible que en ese grano de arena haya algo”.
Se ve que se ha equivocado el genetista de fama mundial Jérôme Lejeune
al decir que hay vida humana desde la concepción, y esto por
comprobación científica. Igualmente se han equivocado Ruffie, Knudson,
Blázquez, Gadow, Chauchard, Giménez Vargas, López García, Beruti,
Nombela Cano, Willke, Merchante y un numerosísimo etcétera. Se ha
equivocado también frente a nuestros “eminentes abortistas”, el Dr.
Bernard Nathanson, cuando afirmó: “su código genético y todos sus rasgos
57
son indiscutiblemente humanos. Como ser, no cabe duda de que existe,
está vivo, se autodirige y no es el mismo ser que la madre, siendo como es
un todo unificado”. Pero claro… es más fácil para los abortistas decir que
estos científicos son unos “payasos”. Harían bien en saber que Nathanson
llegó a decir en su famosísima obra «La Mano de Dios», que conoce “lo
referente al aborto como quizá ningún otro”, y da la razón: manejó la
clínica abortista más grande de los Estados Unidos y dirigió 75.000
abortos incluyendo el de su hijo. Como sé que para muchos este escrito
será –sin duda alguna- lo “peor y más ignorante que hayan leído”, les
recomiendo la lectura del libro citado. Entre otras cosas encontrarán la
frase de que el aborto pertenece “al mundo satánico”. En fin: no se trata
de biología básica, se trata de biología compleja, pero, al parecer, quienes
favorecen el aborto carecen de ambas. Es lógico que no entenderá biología
compleja quien no entiende biología básica por no aceptar nociones
elementales de sentido común. La biología básica les permitiría ver algo
demasiado básico como es el hecho de que más allá del nombre que quiera
dársele al período vital por el que se está atravesando, siempre se trata de
la presencia de un ser humano: llamase zigoto, embrión, bebe, niño,
adolescente, adulto o anciano, en todo momento estamos en presencia de
un ser humano. Y es la biología compleja la que ha llegado al punto de
decir que hay vida humana desde la concepción, con la determinación de
un ADN tan impresionante, que descubre de modo muy notorio a una
inteligencia ordenadora fuera de serie.

Argumentará el abortista insensato que el nasciturus no es


independiente, y que, por tanto, en eso también se ve justificada la
maniobra abortiva. Claro… el recién nacido es tan independiente que no
necesita de la teta para alimentarse. Y el chico de cinco años es tan
independiente que saldrá a trabajar para adquirir su sustento vital. Y es
que son tan omnipotentes los abortistas que ellos no dependen del aire
para respirar ni dependen de alimentos para vivir. ¡Seres de una
notabilísima independencia!

58
Por el último, es dable destacar que los abortistas padecen la peor de
las dependencias. Son tan dependientes que -cuando lo requieren- hacen
depender la vida, del asesinato de un ser humano indefenso que se
encuentra en gestación.

59
HABLAR CUANDO ES DEBIDO

La saliva que hoy se ahorre, será la lágrima que mañana se gaste.

60
MASÓNICA SERVIDORA

La Gran Logia Femenina de Chile premió a Michelle Bachelet (¡la


dulcísima Michelle!), principalmente por cumplir con la agenda de género
y el aborto. La presidente de la Logia, una tal Serenísima Gran Maestra de
la Gran Logia Femenina de Chile, QH:. Susana González Couchout, dedica
a Bachelet una extensa carta donde dice cosas reveladoras. Adelanto desde
ya, que la señora “tres puntos” mencionada, de “serenísima” no tiene nada,
más bien revela gran salvajismo, propiedad característica de las
masonerías, de estas casas con fines secretos aunque hoy asomen un poco
sus cuernos al exterior para aparentar normalidad.

Empieza la carta diciendo: “Con plena conciencia de lo sensible que es


Ud. ante los temas de género”. Quede claro entonces por dónde viene el
galardón de la bachelecida. Habla la carta que las políticas de Michelle se
enmarcan en “una tendencia mundial en las formas de gobernar”. La
Serenísima se emociona cuando dice que: debemos “incluir entre las
razones que vinculan nuestros sentimientos, pensamientos, acción, y
esperanzas el hecho que Ud. proviene de un hogar masónico, gozando de
una figura paterna encarnada por el Q. H. Alberto Bachellet”. Deja saber
con palabras claras la intencionalidad macabra de la masonería:
“compartimos una complicidad implícita, tanto en lo público como en lo
íntimo, pues con paciencia y entereza hemos doblegado los límites que
nuestra cultura nos asignaba” (destaco que lo de “hemos doblegado hasta
el final está en negrita destacada). Con gran hipocresía, luego alabar la
ideología de género se atreve a decir: “nuestra esencia femenina de
creadoras y dadoras de vida nos sigue reservando el lugar de pilar
fundamental de la familia, y por lo tanto de la sociedad entera”; dice eso y
en líneas subsiguientes, completando el ideal farisaico, agrega: “Mujer no
se nace, pero se hace”. La Serenisima elogia a la progresista Bachelet por
su vinculación a la tradición. ¿Irá a ingresar en algún libro de las peores
bromas que se han hecho? Por si le queda alguna duda, antes de terminar
la carta, la masona insiste: “Antes de terminar, quisiera agradecerle el

61
impulso a la Nueva Agenda de Género”. Debe destacarse que las hermanas
masonas recontra serenísimas apoyan el aborto bachelecida: “cuando
empezó a tramitarse la Ley de Aborto que en el día de hoy fue aprobada
por la Cámara de Diputados, la GLFCH hizo público un comunicado en
que manifestaba su preocupación por la salud física y mental de las
mujeres que actualmente no podían decidir sobre su vida reproductiva,
infantilizadas por fuerzas ideológicas, condenadas por el solo hecho de
haber considerado el aborto como una posibilidad”. En apoyo del aborto,
la falsedad llega a frases como: “Lo que hoy se está haciendo es construir
y reconstruir una espiritualidad chilena empática, solidaria, optimista”.
Cuando trituran a una criatura, demuestran toda la “empatía” de la que
gozan, su “solidaridad” indiscutible y su “optimismo” de que todo es en
miras al bien común.

Viene luego la respuesta, la carta de la amorosísima Michelle. Empieza


diciéndoles “Queridas amigas”, y que se “siente honrada” por el
reconocimiento otorgado (apoyar el derramamiento de sangre de seres
humanos en gestación es hoy una honra para ciertas personas). Va a
revelar una intimidad de tono cuasi religioso sobre su vinculación a la
masonería: “Usted mencionaba que yo vengo de una familia masónica, y
efectivamente, cuando joven muchos fueron los paseos de los hermanos
con los primos, donde tuvimos hasta pololeos que surgieron ahí. Pero la
historia de mi familia viene de una parte incluso más interesante, porque
cuando mi padre – en esa época se pedía la mano de la novia- se enamoró
de mi madre y le pidió permiso a mi abuelo materno para pololear con mi
madre, él le dijo “con una exigencia: hágase masón y después
conversamos”. También inflada de hipocresía se atreve a manifestar su
lucha contra la violencia en extensos párrafos. Nos dice que: “estamos
trabajando para mirar cómo trabajar con la persona que violenta, para ver
si hay posibilidades de rehabilitación”. ¿Habrá reconocido que asesinar a
criaturas en el vientre materno es una de las peores violencias y querrá
rehabilitarse? Hacia el final de la extensa carta, llama a las masonas
“obreras de la paz” (saquen sus conclusiones, ¿sí?).

62
Da mucha ternura el momento en que Bachelet recuerda que “cuando
era más joven, yo también ponía en mi firma los 3 puntitos, porque mi
papá los ponía siempre, hasta que claro, aprendí de qué se trataba”. Y sí,
¡oh dulcísima, Michelle!, veo que lo aprendiste muy bien, cosa que se
infiere del final de la misiva: “estoy segura de que esta logia, así como las
otras que existen a lo largo de nuestro país, van a seguir avanzando para
aportar en esta hermosa tarea que nos convoca a todos sin exclusión. Así
que, cuenten conmigo siempre, y muy honrada por este reconocimiento
que me han dado”.

63
UN “AMOR” SIN LÍMITES

¡Qué ternura! ¡Me conmovió! Bachelet invoca el amor para apoyar el


“matrimonio homosexual”. ¡Qué corazón tan conmovedor tiene Michelle!
En orden a lo que defiende lanza frase como: “No puede ser que los
prejuicios antiguos sean más fuertes que el amor”. ¿Qué será prejuicio
antiguo para ella? ¿Qué razones da para que sepamos por qué estarían
mal? ¿Será un prejuicio de antaño que el matrimonio solo pueda darse
entre un hombre y una mujer? Michelle: eso se llama naturaleza. También
me pregunto, ¿qué entiende por amor esta presidente tan
“impresionantemente amorosa”? ¿Qué entiende por amor esta
mandataria, cuya “dilatada dilección” por los seres humanos es tan
inmensa, que la llevó a instaurar el asesinato de las criaturas encerradas
en el claustro materno?

Pero en un sentido tiene toda la razón la tiernísima Michelle: no es


posible que los prejuicios, ni los antiguos ni los modernos, hagan mella al
amor, al amor que ella desconoce. No es posible que su frase, tal como ella
la entiende, escape a ser una máxima que compendia –ahora sí- un ataque
al amor verdadero. Sostener en nombre del amor que dos hombres o dos
mujeres pueden casarse, es algo más que un prejuicio, es consagrar la
apertura a un mundo fuera de control. No hay amor en lo desvirtuado, no
hay amor fuera del bien, y lo que es contranatura podrá ser lo que se
quiera pero no ingresa en la esencia del amor. Venga a prueba de mi
afirmación estas palabras descabelladas de Bachelet. Dijo mostrarse
confiada “en que el Congreso estará a la altura, para garantizar los
derechos de todas las personas, hombres y mujeres, sin importar a quien
amen o con qué género se identifiquen". Agregó que su “gobierno impulsa
la iniciativa en la certeza de que no es ético ni justo poner límites
artificiosos al amor o negar derechos esenciales sólo por el sexo de quienes
integran una pareja. Lo hacemos para garantizar un acto de justicia
esencial: que quienes desean compartir su vida puedan hacerlo del modo
en que ellos o ellas decidan, con plena libertad, orgullo y alegría."

64
Comprendamos: no importa a quien “ame”, se lo permite un derecho
esencial (¿?). Alguien podrá el día de mañana identificarse con el género
«hueco de tarro de mayonesa», y pedir matrimonio con una cuchara en
nombre de su género elegido.

Michelle invoca a la ética y a la justicia, y subrepticiamente llama a lo


natural, artificioso; y a lo que en verdad es un engendro horroroso,
pretende que se lo vea como un derecho esencial. Remata todo, aseverando
que pertenece a la justicia que quien quiera compartir su vida lo haga del
“modo que desee”, dando como “inmensos fundamentos” de sus
proposiciones, que todo sea realizado con “libertad plena, orgullo y
alegría”. Usted puede desear presentarse con cincuenta chicas a
matrimonio, y deberán casarlos en nombre de que así es el modo que desea
(quédese tranquilo que ya están en fábrica unas camas especiales). Podrá
casarse con una serpiente yarará y nadie le podrá decir nada, pues todo
es según el modo que se desee (eso sí, si ella intenta envenenarlo, no es
seguro que le concedan después la nulidad matrimonial).

El sabio profesor chileno, Raúl Madrid, con finísima ironía dijo: “El
argumento de Bachelet para firmar un proyecto de matrimonio
homosexual es que «no se puede poner límites al amor». Así, si usted se
enamora de una pradera o de un semáforo, en lugar de ser llevado a un
psiquiátrico, a lo mejor se puede casar.” En la inteligente expresión del Dr.
Madrid, se da lo siguiente, y es que: aunque pueda resultar más cómico y
sorprendente que alguien se case con un semáforo, todavía es un caso
menos ofensivo del orden moral que si se “casasen” dos personas del
mismo sexo; en esto último tenemos «dos» voluntades humanas que
concurren unidas para la concreción de una violación del orden natural.

Lo que veremos con estos disparates. Ingresaré a un café y me


encontraré con un hombre acompañado de una radio con la que dice
haberse unido en matrimonio; reiré de la locura y pensaré en la «buena
sintonía» que tienen. Pero también puedo ingresar y ver a alguien que,
gracias a la ideología de género, se identificó con un caballo y, en
consecuencia, pretendió ingresar con una yegua con la cual acaba de

65
contraer nupcias. Sería muy desagradable e incómodo ver eso, y hasta
seguramente algo sería desagradable al olfato. Para ser coherentes
deberían adaptar todos los lugares públicos para la recepción de todo tipo
de criaturas so pena de incurrir en discriminación y violación de la ley.
Bueno… voy entendiendo un poco más el tema de los “baños sin género”,
aunque hasta sus mentores podrán comprender lo imposible de una
empresa así. Lo anterior no es broma. Se deduce con facilidad de los
principios retorcidos de los ideólogos.

La expresión «límite» es esclarecedora de muchas cosas. Fue


precisamente fuera de los límites del amor donde siempre se ha dado el
caos afectivo. Todos los problemas de todos los tiempos tocantes al amor,
no se debieron por actuaciones en los límites de él, sino justamente por
extralimitaciones fuera de su radio. En el amor verdadero hay orden hacia
lo amado. Un “amor” sin límites tal como lo entiende Bachelet recibe el
nombre de deformidad afectiva, pasión desordenada. No quiero imaginar
cómo le iría al hombre que dijera a su mujer: “Vida te amo, pero mi amor
es tan fuera de límites, que también amo -igual que a ti- a Silvina, a Rosa,
a Catalina, a María, a Laura y Anita”. Es por no tener límites cuando
aparecen las agresiones indebidas. Es por no tener límites que se deforma
la educación y vemos tergiversaciones insólitas, hijos que mandan a
padres, padres perdidos, docentes atropellados. “Amor” en Bachelet
implica que “lo que a uno se le antoje querer, eso es amor”. Para Bachelet
no es el amor el que ordena los deseos, son los deseos los que conforman
el amor, y por eso también tiene lugar aquí la bestialidad. Para Michelle
que predica la validez de lo que ella denomina el “modo que se desee”, un
“género fluido” puede contraer “matrimonio”, y su hijo observar todos los
días como ellos fluyen de especie en especie, reventándole así la cabeza.
Pero esto a Bachelet le importa un bledo en nombre de su “amor” ilimitado.
Y por eso tenemos que en su proyecto protervo, todos los modernos
especímenes que deseen “casarse” podrán adoptar niños.

66
Amén de la carencia de sentido común, hace ya tiempo que Bachelete
ha probado faltarle básicamente dos cosas más: una, el amor; la otra, los
límites.

67
SIMONE DE BEAUVOIRE

Dijo Simone de Beauvoire: “No se nace mujer, se llega a serlo”.


Ciertamente “no se nace estúpido, se llega a serlo». En el feminismo sobran
ejemplos.

68
LOS NUEVE ABORTOS DE “NI UNA MENOS”

Les contaré sobre los nueve abortos que apoya “Ni una menos”, apoyo
que comparte con otras organizaciones, pensadores, legisladores,
gobernantes, jueces, docentes, padres, y todo aquél que admite la
eliminación de un ser humano desde su concepción hasta el momento
antes de ser dado a luz. “Nueve abortos” es una figura para significar todos
los abortos que se suceden en los nueve meses de gestación.

Secretamente me enteré de unos nombres dados secretamente por


quién me lo contó (no viene al caso quién fue), y esto fue lo que escuché
de quiénes con él venían:

Hola, dile a todos los hombres que me llamo Cecilia. Les hablo en
representación de todos los seres humanos en gestación que hemos sido
abortados durante todo el primer mes de vida. En mi caso concreto,
cuando vine a este mundo, es decir, en el instante de mi concepción, no
pude anidarme en el útero materno, pues fui despedida por una invención
humana que impide la implantación. Me hubiera gustado gritar “ni una
menos”, pero “Ni una menos” sumó una más.

Hola, dile a todas las amadas madres que me llamo Denisse. Les habló
en representación de todos los seres humanos que hemos sido abortados
durante todo el segundo mes de vida. Nuestro corazón ya late vivamente,
se forman nuestros ojos y van creciendo otras partes del cuerpo. En lo que
a mí respecta, fui despedida por una fuerte aspiración que terminó por
molerme como carne picada. Me dijeron que “Ni una menos” estaba contra
la violencia, pero por su prédica a favor del aborto, “Ni una menos” sumó
una más.

Hola, dile a todos los amados padres que me llamo Marilyn. Les hablo
en representación de todos los seres humanos que hemos sido abortados
durante todo el tercer mes de vida. Nuestro cuerpo está muy formado. A
mí me eliminó un médico sirviéndose de una pinza que me hizo sufrir
hasta matarme. A mi pobre madre la engañaron diciéndole que todo se

69
trataba de una interrupción. Pensé que tenía protección de “ni una
menos”, pero como “Ni una menos” no nos protege, sumó una más.

Hola, dile todos los gobernantes que mi nombre es Mónica. Les hablo
en representación de todos los seres humanos que hemos sido abortados
en el cuarto mes de vida. Podrían distinguirse nuestros órganos sexuales
y podemos oír ruidos desde el exterior. Cabemos en la palma de una mano;
pensé que con ella recibiría algún día una caricia, pero de un momento
para otro me convertí en un conjunto de sangre y carne. Escuché que “ni
una menos” habla de libertad, pero a mí me hicieron esclava de su reino
de muertes, y su reino sumo una más.

Hola, dile a todos los legisladores que mi nombre es Mayra. Les hablo
en representación de todos los seres humanos que hemos sido abortados
en el quinto mes de vida. Tenemos pestañas, cejas y pelo; también a veces
nos chupamos el dedo. Mi muerte se debió a que mi cabeza fue arrancada
del cuerpo. Me dijeron que “Ni una menos” pide respeto, pero como violan
lo que piden “Ni una menos” sumó una más.

Hola, dile a todos los jueces que mi nombre es María. Les hablo en
representación de todos los seres humanos que hemos sido abortados en
el sexto mes de vida. Nuestros ojos ya se pueden abrir. En mi caso, eso
duró poco. Salí del vientre de mi madre vía trituración. Me enteré que “Ni
una menos” rechazan las agresiones físicas que contra ellas se dirigen,
pero con diabólica hipocresía mandan contra nosotros algo peor, a saber,
la destrucción que concluye en muerte. Prueba de eso es que sumó una
más.

Hola, dile a todos los médicos que mi nombre es Marta. Les hablo en
representación de todos los seres humanos que hemos sido abortados en
el séptimo mes de vida. Podemos patear y estirarnos, podemos llorar. Esto
último fue lo que hice cuando sentí que una solución salina me quemaba
toda. Ningún humano escuchó mi ¡ay!, ninguno vio mis lágrimas. “Ni una
menos” defiende que las mujeres no deben ser forzadas, pero son esas

70
mujeres de “Ni una menos” las que fuerzan nuestra muerte. Por eso sumó
una más.

Hola, dile a todos los docentes que mi nombre es Luz. Les hablo en
representación de todos los seres humanos que hemos sido abortados en
el octavo mes de vida. Tenemos los huesos de la cabeza muy flexibles. Un
objeto filosísimo me partió en dos y luego en otros tantos pedazos. Me
enteré que “ni una menos” habla de justicia, pero para nosotros destinan
una de las peores injusticias. Con mi caso, sumó una más.

Hola, dile a todos los adolescentes que me llamo Marina. Les hablo en
representación de todos los seres humanos que hemos sido abortados en
el noveno mes de vida. Tenemos alrededor de 50 cm, ¡bastante grandes,
¿verdad?! Un médico me sacó por cesárea y me arrojó a una bolsa de nylon
negra en donde había otros bebitos muertos que fueron eliminados de la
misma manera que yo. Supimos que “Ni una menos” reclama sensibilidad,
pero para con nosotros apoyan el colmo de las insensibilidades.

71
LOS “BAÑOS SIN GÉNERO”

Varios medios de prensa festejaron que en una universidad se ha


construido un “baño sin género”. Se trata, ni más ni menos, que de una
nueva celebración de la ideología de género. Mientras muchos dirán que
son cosas baladíes que deben dejarse pasar, otros celebran un nuevo
triunfo sobre el terreno cedido, tomándose la lucha muy en serio. No hay
que lavarse las manos a modo pilatezco, pues no se trata de lo que uno va
a poder seguir haciendo, sino de lo que ya no se podrá hacer.

Hace falta una aclaración previa, muy breve pero muy necesaria. No
pasa el tema porque hombres y mujeres asistan a un mismo lugar.
Normalmente todos en nuestras casas compartimos el baño con alguien
del sexo opuesto. En lo social, siempre reinó más que nada una cuestión
de seguridad, preventiva (o como quiera llamárselo al hecho), y que a la
gente común nunca le molestó; de ahí que haya baños de hombres y baños
de mujeres. Dejaré la premisa bien clara: en los ideólogos, el baño es solo
una excusa más para machacar sobre las mentes en orden a que acepten
la invención ideológica de fondo.

La expresión ladina “baño sin género” encierra muchas cosas. En


realidad, de seguir la lógica de los ideólogos, habría que decir “baño
genérico”, “baño todo género”, “baño mezcla de género” (o algo más
representativo de una transformación rebelde como sería escribir
simplemente “vaño”, así con “v”), ya que según ellos y sus propias prédicas
hay más de treinta géneros. Entiendo perfectamente que en una época de
tantas crisis económicas, usar una expresión y un lugar común para el
refrito, libera de serias dificultades. De otro modo debería haber con sus
respectivos dibujos: baños de mujeres, baños de hombres, baños de
transgéneros, baños de andróginos, baños de gender bender, baños de
robotech, baños de megatrones, baños de robocop, baños de walle´s, baños
de terminators, etc., etc. Exijo que no se tome a la ligera la nomenclatura
robótica, pues nada impide que alguien pueda sentirse un robot si así lo
desea. Es más, alguien puede sentirse de alguna especie aviar o del reino

72
animal que desee, lo que implicaría hacer baños de gaviotas, baños de
torcazas, baños de pitojuán (aunque este suena demasiado a patriarcado
–descartémoslo mejor), baños de mamuts, baños de tiranosaurios rex, etc.,
etc. Más que una universidad, tendríamos un edificio de baños levantados
en honor a la infinita gama de géneros.

Amén de la contradicción discursiva que probé en el párrafo anterior, los


ideólogos no se dieron cuenta de otra torpeza; y es que, al no existir
géneros sino un sexo femenino y otro sexo masculino, al decir “baño sin
género”, la sola expresión sería discriminatoria de la ideología que
representan.

Nunca pensé en tener que escribir algo tocante a los baños. Calculo que
más allá del interés arquitectónico y de higiene, no había mucho más que
decir sobre la materia. Lo esencial de tales sitios se cifró siempre en que
sirven para hacer nuestras necesidades y para asearnos. Pero ahora los
ideólogos transformistas hicieron de los retretes e inodoros otro caballito
de batalla, no precisamente en el sentido figurado con el que siempre
hemos entendido la expresión “batalla” al aludir a los baños. De modo
cómico podíamos decir que allí se libraban guerras porque hay bombas de
todo tipo y explosiones de las más variadas. Pero los ideólogos han
generado otro tipo de guerra, nada cómica desde luego. Han lanzado un
ataque hacia el espíritu de las personas, para inyectar en él cosas como:
“también desde los inodoros queremos que triunfe la ideología de género”.
Ellos deben pensar muy seriamente –no me cabe la menor duda de eso-,
que cada asistente a tales modernos baños, cada vez que se siente en el
trono de lanzamiento estará rindiendo un homenaje a tan grandiosa
ideología. En eso sí que dieron en la tecla, pues nunca se vio un homenaje
más preciso: una porquería ideológica es homenajeada con lanzamientos
de porquerías físicas.

Los ideólogos de género quieren que se siga viendo nuevas cosas. Desde
una perspectiva feminista quiere que se vea a la separación de baños de
hombres y de mujeres como algo que siempre representó una
discriminación. Ahora, ¿a usted se le hubiera ocurrido algo así? Jamás.

73
Nunca nadie vio a esa separación como algo que discriminaba. Es más, si
nos fijamos detenidamente, quedaba expresada de manera maravillosa
una igualdad natural y, por ende, respetable: la igualdad de las mitades
locales. Una igualdad que se tradujo siempre como: ustedes con lo suyo
nosotras con lo nuestro, mitad para ustedes mitad para nosotros, baño de
damas (una mitad), baño de caballeros (otra mitad). Y todo, lo reitero, con
un trato sumamente respetuoso: damas y caballeros. Por otra parte, una
cuestión así, implicó siempre algo relativo a la seguridad personal, algo
que se hizo para evitar problemas. Reitero: jamás se me ha cruzado por la
mente (y pienso que a nadie con sentido común tampoco) que estar yendo
a un baño implicaba estar discriminando a algún integrante del género
humano. Todos sabemos qué es lo que discriminamos cuando vamos a
realizar actividades de evacuación, y todos estarán de acuerdo en que eso
no implica en modo alguno tener la intención de discriminar a una
persona.

Por otra parte –y creo yo que esto toca más el fondo de lo pretendido por
los ideólogos-: ¿a dónde más ven los ideólogos la discriminación? En que
las mujeres pretendan un baño exclusivo para ellas y los hombres un baño
exclusivo para ellos. Puesto que hay otras nuevas invenciones “constructo
sociales transformistas” que no se identifican ni con el sexo femenino ni
con el masculino, al no haber otro sitio que los nombrados, luego…se
sienten discriminados. Dirán: “¿a dónde irá quien no se sienta hombre o
mujer, siendo que solo hay baños de hombres o de mujeres en los lugares
públicos?” Por tanto, nada mejor para los ideólogos que, una vez más,
despreciando (discriminando malamente) lo natural (hombre-mujer),
producir algo que caiga bien a quienes se transformaron. Entonces, los
llamados “baños sin género” son un intento de homenaje a los
transformistas, un llamado a hombres y mujeres para que se unan (casi
obligatoriamente) a la causa común de los transformers. Los “baños sin
género” son una patraña más de los ideólogos de género para discriminar
a la naturaleza.

74
Debemos darnos cuenta que la ideología de género busca
denodadamente descalabrar el orden social, y lo del baño es una pieza
más para el aumento de la confusión y el caos. Ellos gustosos juegan con
fuego, pero si alguien se quema la culpa no será del fuego sino del
patriarcado. Cuando un hombre concurra a un “baño sin género” podrá
ser culpado de exhibicionismo, en caso de que una mujer que se sienta
hombre se coloque en el mingitorios de al lado a orinar, y al acabar desee
sentirse nuevamente mujer. Podrá un hombre ponerse a revolear su
miembro creyéndose un cowboy con lazo en mano, y ante una acusación
de acoso justificar su hazaña diciendo simplemente que se estaba secando.
Podrá una mujer defecar en un mingitorio sin que nadie le pueda decir
nada, porque para ella la materia fecal en realidad es orina. Aún sin contar
con esos modernos lugares, en la actualidad el desquicie se plasma de
múltiples maneras: bien puede un hombre presentarse perfectamente en
un baño de mujeres y, ante el rechazo de estas a la presencia del sujeto,
escuchar de él: “me siento mujer, aquí vengo”. Puede un policía detener a
un hombre que violó leyes de tránsito y decirle “señor deténgase”, y
escuchar del detenido: “Soy mujer, oficial. Usted me discriminó, le iniciaré
una causa”.

75
¿Y QUÉ TE IMPORTA?

«Cuando a una persona le importa que cada uno haga lo que quiera,
está dando una prueba inequívoca de que ya prácticamente no le importa
nada».

76
CUANTOS MENOS ESTÚPIDOS, MÁS OXÍGENO

Ayer por la tarde, leí una noticia que ha estado dando la vuelta al mundo.
En el diario The Guardian un titular decía: «Cuantos menos hijos, menos
emisiones de carbono». Si hay formulaciones disparatadas, seguramente
entre los primeros puestos debe estar la que acabo de referir. Hay
relaciones realmente irrisorias. Si uno no come durante dos días, desde
luego comenzará a darse una disminución de la masa corporal; y si alguien
choca el auto de otro, es casi seguro que habrá un altercado. Pero,
créanme que si una persona alguna vez se lanza en paracaídas, su hijo no
nacerá con vocación de piloto de guerra. Ni les miento cuando afirmo que
si alguien tiene un lavadero de autos, si llega a tener un hijo, no tiene
porqué salirle bañero.

Si tenemos cien hombres inteligentes dentro de un galpón, no sólo


conservarán el lugar, sino que, es casi seguro, harán de él algo maravilloso.
Deje usted un solo imbécil en un campo de diez mil hectáreas, y es muy
probable que le haga un incendio forestal. No es una cuestión numérica,
es una cuestión de mentalidad buena. No son cinco millones de niños los
que implican una amenaza para la capa de ozono: ellos sólo jugarán
alegremente bajo los salubres rayos solares; es la malicia de seis delirantes
que se la pasan lanzando bombas terribles, los que en verdad deterioran
el orbe. No son cinco millones de pequeños los que ponen en peligro el
planeta: ellos están contentos saboreando una tostada con miel; es una
patota de egoístas que por querer enriquecerse salvajemente no temen
contaminar el ambiente. El problema no son los menores, son los mayores.
No son los menores los que levantarán una fábrica que contaminará las
aguas cercanas; un menor solo levantará un castillo de arena para dicha
de su espíritu. Por eso la siguiente relación sí que es plenamente
proporcional: cuantos menos estúpidos, más oxígeno.

Continúa The Guardian diciéndonos que un “nuevo estudio revela que


una disminución en la población es esencial para luchar contra el cambio
climático”. No solo no logran calibrar el juicio para ver la realidad en sus

77
verdaderas causas, sino que redoblan su apuesta indicándonos que es
“esencial” disminuir la población para evitar climas dañinos. Algo así como
si algún día nos enteramos que un juez realizó una sentencia en donde se
condena a quince años de prisión a un hombre que nacerá dentro de
cincuenta años, y eso por el robo efectuado en un banco y que fuera
perpetrado hace tres años atrás. En otras palabras, tenemos ahora que los
culpables de los males ambientales son seres que aún no han dicho
“mamá” o “papá” (sencillamente porque no han nacido), siendo que los
perjuicios climáticos son producidos por ciertos desquiciados que ya hace
un tiempo considerable han querido jugarle -primera y principalmente-
una pulseada a Dios, y, por eso mismo, se han creído muy libres de hacer
con la naturaleza lo que les venga en ganas. De modo que lo esencial sería
que desaparezcan las mentalidades aprobatorias de lo que aquí se critica.

Causa gracia que hasta el dibujo de la noticia es una broma pesada.


Pero no está en vano. Son numerosísimos los perversos de la prensa que
manejan muy bien la sofística. Para apoyar la estupidez de que «cuantos
menos hijos, menos emisiones de carbono», le presentan un simpático
dibujo en el que se ve un infante conduciendo un auto. La relación de
culpa queda así armada, y la mente de algún desprevenido relacionará:
“auto, niño y monóxido de carbono”. Conclusión: el chiquito es el culpable.

Quien armó el artículo que venimos tratando, un tal Damián


Carrington, haciendo gala de haber entendido muy bien la nueva
revelación, viene a afirmar lo siguiente: “El mayor impacto que podemos
tener individualmente en la lucha contra el cambio climático es tener un
hijo menos, según un nuevo estudio”. Puedo comprender lo que significa
“no tener un hijo más”, pero no imagino como “es tener un hijo menos”. Si
usted “tiene”, suma. Hay algo encubierto en la frase, y es esto: se le está
diciendo que cuando usted tenga un hijo más (suma), hágalo desaparecer,
o sea, abórtelo (resta). Eso es precisamente lo que significa “tener un hijo
menos”. ¿Quiere el mismo mensaje sin filtros? La feminista Gloria
Steinem, sostuvo que “la causa fundamental del cambio climático es que
las mujeres no abortan lo suficiente”. Por otra parte, afirmó que “si hubiera

78
más abortos, mejoraría la calidad de vida en el planeta”. El planeta no
mejora con un aumento de asesinatos. Quien es capaz de asesinar a un
indefenso ser humano en gestación, no veo cuánto en verdad le puede
interesar el planeta. ¡Qué llamativo: son las mentalidades defensoras de
asesinatos quienes más se dedican a la destrucción planetaria!

El chiste de The Guardian continúa de la siguiente manera. Luego de


haberle dicho cuál es la principal medida a tomar contra el cambio
climático (la matanza de futuros hijos), agrega: “Las siguientes medidas
que uno puede tomar son vender el auto, no realizar vuelos largos en avión
y seguir una dieta vegetariana”. Quédese tranquilo: no será usted el que
contamine, será aquél a quien le venda su auto. Haga muchos vuelos
cortos porque ellos no contaminan; al cielo le molestan solo los vuelos
largos. Y, por sobre esas cosas, coma mucho vegetal, total deben estar por
salir los nuevos manuales de biología alterada, en donde se enseñe que
son las vacas quienes harán de ahora en más la fotosíntesis.

Y aquí otra gran perversión disimulada: “Según el mismo informe, las


medidas más efectivas rara vez son mencionadas en los consejos de los
gobiernos o en los textos escolares”. Más claro: “las medidas más efectivas,
a saber, que se liquide a los futuros niños para regular así la población
mundial, es algo sobre lo que no están insistiendo debidamente ni las
naciones ni las escuelas, por tanto, por favor… pónganle ganas
muchachos, y empiecen a aturdir las mentes con nuestro deseo”.

Una de las investigadoras y realizadores del estudio, Kimberly Nicholas,


expresa: “Nuestra tarea como científicos es informar estos datos con
honestidad. Así como el médico sabe que su paciente enfermo no quiere
escuchar que tiene que dejar de fumar, nosotros nos vemos obligados a
enfrentar el hecho de que los niveles actuales de emisión de gases son de
verdad muy nocivos para el planeta y para la humanidad”. Entonces,
señorita Nicholas, sea honesta: si son los niveles actuales de emisión de
gases los nocivos, elimine las emisiones de sustancias tóxicas, pero no
concluya que lo que ha de eliminarse son los futuros niños.

79
Como si fuera poco, Nicholas aclara que el “mensaje no es que debemos
sacrificarnos”, sino que se “trata de encontrar la manera de vivir bien
preservando una buena atmósfera en el planeta”. Es superflua la acotación
de la “investigadora”; sabemos bien que no buscan sacrificarse; sabemos
que buscan el confort total. Nos queda claro que los que deben sacrificarse
son otros: los hijos por venir.

Recalca Carrington que “nadie habló nunca de tener un hijo menos”.


Tenemos dos opciones: o Carrington vivió en una burbuja, o es un gran
actor. En lo personal, me inclino por esta última. ¿Cómo decir que nadie
habló nunca de tener un hijo menos, si el aborto es moneda corriente en
muchísimos países? ¿Cuánto de veraz hay en el hecho de que toda esta
noticia se trata de una investigación reciente, si con palabras más crudas
la feminista Steinem dijo lo mismo en mayo de este año? Bien. Seamos
benévolos con Carrington, y ayudémosle a recordar un poco la historia de
esta patraña llamada “novedad”. En 1803 se publicó el «Ensayo sobre el
principio de la población», de Thomas Malthus. En esa obra ya se proponía
el llamado “control de la natalidad”. El experimento insensato sigue, nada
más que ahora, para darle una mayor intensidad, se intenta revestirlo de
algo “extraordinariamente horroroso”, como es el hecho de que debemos
temer por los niños malditos que vendrán de aquí a un tiempo, con la
intención fija de aumentar el monóxido de carbono, cosa que tal vez impida
a Obama ver las fotos de las bombas que lanzó, y a Hillary Clinton
encontrar en su escritorio los proyectos abortistas que ideó.

Cuando el sentido común desaparece de la base de cualquier ciencia,


simplemente quedamos en presencia de la charlatanería. No nos dejemos
embaucar. El punto principal no es la contaminación ambiental, cambio
climático, o como quiera llamárselo. Mientras siga aumentando la
contaminación de espíritus por postulados perversos, todo irá de mal en
peor, por más que algunos logren, si pudieran, bañarse con té antioxidante
procedente de China.

80
CÓMO DESTRUIR A UN NIÑO DE 12 AÑOS CON UN MAZO

Recuerdo que cuando Sócrates hacía su defensa ante quienes más luego
lo condenarían injustamente, sostuvo que el “juez no asiste a los
procesados para sacrificar la justicia al deseo de complacer”. Hoy tenemos
magistrados que son capaces de sacrificar niños, porque antes, parece,
han sacrificado lo evidente.

El hecho es el siguiente: “un adolescente de doce años ha recibido


autorización de la Justicia brasileña para someterse a un tratamiento de
‘interrupción’ de la pubertad que facilite un futuro ‘cambio’ de sexo.” El
padre ha pretendido impedir la aberración pero la madre la apoyó. “El niño
asegura que ‘es mujer’, viste como tal. Vive en el municipio de Uberlândia,
una de las mayores ciudades del estado de Minas Gerais, en el sudeste de
Brasil.” Dejando de momento el tema de la patria potestad, es inconcebible
lo del magistrado. En vez de aprobar un tratamiento que encauce lo
descarrilado, admite un tratamiento que pretende concluir
satisfactoriamente un desvío. Para ese juez lo justo no es un camino a lo
recto, sino un tránsito hacia el antojo, como probaremos mejor en líneas
venideras. Si el magistrado creyó que Uberlandia es un mundo de fantasía
al estilo Disneylandia, valga recordar que ni en fantasía lo aberrante tiene
aprobación.

“El juez Lourenço Migliorini Fonseca Ribeiro, que recibió y juzgó el


pedido, dice en su decisión que no se puede concebir que el papá, de forma
discriminatoria, impida o perjudique el tratamiento psicosocial indicado.
Y advierte que se trata de una clara violación de la dignidad humana y del
libre desarrollo de la salud mental del adolescente defendido por el
Ministerio Público”. El tratamiento del que se hace referencia, es uno
admitido por ciertos “profesionales” anhelantes de novedades y
experimentos, a los que claramente les falla algo elemental: el sentido
común. Es el magistrado Migliorini quien ha discriminado a lo justo y a lo
verdadero; es él quien ha violado la dignidad humana, pues no le importó
un bledo que la dignidad solo se da cuando se respeta las finalidades de

81
los seres, y no hay ningún respeto en lo aprobado por él sino aberración.
Si la dignidad se fundase en el capricho, las mafias serían agrupaciones
admirablemente dignas. El señor Migliorini no tiene idea de lo que es la
“salud mental”, ignorancia que se agrava cuanto más claro dice que se le
presenta el atentado a la dignidad humana.

Presenta sumo interés lo que se da en el informe de los profesionales de


la salud intervinientes. Si bien no nos dan fundamento de su postura, sí
tenemos que: “El documento indicaba que el adolescente posee un cuadro
clínico de ‘trastorno de identidad sexual’ y sugiere se le aplique un
tratamiento para inhibir los cambios físicos propios de la adolescencia
para, de esta forma, en cuatro años iniciar con una intervención para el
‘cambio” de sexo’.” El informe no dice mucho de la salud mental del niño,
pero si dice demasiado de la salud mental de los mayores. Parece que el
“trastorno de identidad sexual”, es el único problema que puede sufrir una
persona y al que debe dársele rienda suelta. Profundizo: se reconoce al
trastorno de identidad sexual como un trastorno, pero su cura, según los
profesionales que apoyan la ideología, es apoyar que se continúe por la vía
del trastorno. Su pensamiento permite inferir que si van ver como bueno
a lo que reconocen técnicamente como trastorno, mejor dejen de llamarlo
así. Igualmente, espero que se pongan de acuerdo: ¿por qué a todos los
trastornos los tratan -entre otras cosas, psicológicamente- para obtener
una curación o mejoría, y, en cambio, en el caso del trastorno de identidad
sexual, la mejoría estaría cifrada en ayudar a quien lo padece a que se
trastorne más?

El vanguardista juez Mingliorini nos está diciendo que una ocurrencia


desequilibrada es algo bueno, aun cuando se la ha reconocido como
«trastorno». Nos está diciendo que la corrección que un progenitor ejerce
sobre su hijo es algo que viola la dignidad humana, aún cuando tiene ante
sus ojos un informe que habla de «trastorno». Nos está diciendo que
trastornarse del todo es el remedio para lo que se consideró un «trastorno».
Mingliorini no solo es un fenómeno de la injusticia, sino que -además y
principalmente- es un fenómeno del atropello al sentido común.

82
El psiquiatra de fama mundial Paul Rodney McHugh, ha dicho que «no
existe un gen gay». Afirmó también que un tratamiento médico de
reasignación sexual para los jóvenes con problemas de identidad sexual,
sería como «realizar liposucción en un niño anoréxico». Igualmente aseveró
que «la cirugía transgénero no es la solución para las personas que sufren
un desorden de 'suposición' - la noción de que su masculinidad o
feminidad es diferente de lo que la naturaleza les ha asignado a ellos
biológicamente». ¿Hace falta que les cuente por qué los ideólogos de género
detestan a McHugh?

No hay que ser psiquiatra para entender que no me hará nada bien un
tratamiento consistente en quitarme los pies y ponerme dos tablas con
ruedas, aún cuando me consideré una doble patineta y un diagnóstico de
ilustres y notables profesionales certifique que eso contribuirá a una salud
mental prospera y loable.

83
¿QUÉ GARANTÍAS LE OFRECE UN ASESINATO?

Hace ya tiempo ingresamos en una época en donde un papel de


caramelo arrojado a la calle implica una maldad mayor que el hecho de
tirar a un ser humano en un tacho de basura. «Ecuador aprueba el aborto
libre garantizando la confidencialidad de los médicos», pero,
principalmente, garantizándoles a las criaturas en gestación que dejarán
de vivir. Como si el terrible mal no fuera que se aborte a un ser humano
en gestación, sino el hecho de que un médico pueda ventilar a alguien su
accionar.

Al «asesinato libre» se llega luego de haber caminado previamente en la


permisión de abortos particulares. Los países que -como Chile ahora-
aprueban casos especiales que justifiquen el aborto, tienen en miras más
luego el aborto liberado para cualquier circunstancia. Sucede que se
quiere ir paso a paso para acostumbrar conciencias.

En el caso de Ecuador, la perversión monstruosa viene de la mano de


un memorándum 0709 del Ministerio de Salud. Los dichos de la ministra
María Verónica Espinosa refieren que con la medida se “garantizará a las
mujeres en situación potencial de interrupción del embarazo y sus
posibles complicaciones, un proceso de atención integral, ágil, oportuno y
de calidad”. Es decir, garantizan que el asesinato será eficacísimo. Les
encanta embrollar las aberraciones con palabras incluso de ¡metafísica!, y
todo para decirle a las mujeres: ¡listo, ya tienen el aborto a su disposición!
Hablan de “situación potencial de interrupción del embarazo”. Una mujer
no embarazada está en potencia de gestar en su vientre, y, por ende,
siguiendo las palabras siniestras que se proponen, está en potencia de
liquidar a su hijo. Realmente resulta indigerible que se diga que el
asesinato será ágil, oportuno y de calidad. Estas verdaderas mafias
enquistadas en varios Estados (va en aumento), hacen resonar esas
palabras pronunciadas entre mafiosos: “Despreocúpese señor, lo eliminaré
sin dejar rastros, usando toda mi habilidad”.

84
¡Ojo! ¡Espérese un poquito; no es cuestión de pensar tan mal de la
patota! La norma “ofrece a la mujer información clara, veraz, oportuna y
basada en evidencia científica sobre distintos métodos anticonceptivos con
el objeto de que no vuelva a quedar embarazada”. El mensaje mismo es
toda una mentira. El mundo del aborto es algo oscuro, falaz, inoportuno,
y basado en monstruosidades, incluso “científicas”. Luego del aborto le
dirán a la mujer que le ofrecen la esterilización. Lo que ya no podrán
ofrecerle a la madre es la vida del hijo que fue abortado, ni le podrán
ofrecer de manera clara, veraz y oportuna, un olvido total de lo sucedido,
para liberarla así de los traumas impresionantes que acarrea toda
maniobra abortiva. ¿Le dirán que estas cosas sí son de evidencia
científica?

¡Ojo! ¡Aguarde! ¡No piense tan mal de la muchachada abortista!


¡Escuche!: la confidencialidad del médico está calificada como una
“obligación ética, bioética y legal”. ¿Ética? Haber: ¿dijeron ética?
¿Aprueban maniobras asesinas y hablan de ética? La gente común, la
gente que no desea lo que pretende el Ministerio de Muerte de Ecuador,
utilizó siempre una sola expresión para lo que se sostuvo: «tomada de
pelo». ¿Se da cuenta de lo que es la charlatanería? Ahora ofrecen una
“confidencialidad bioética”, y, seguramente, también le ofrecerán un vaso
de “Coca-Cola arquitectónica”. Para esta gente del Ministerio tiene más
importancia una llamada “obligación ética de confidencialidad”, y no, una
obligación ética de respetar la vida ajena, más cuando esa vida es de un
pequeño humano en gestación.

Finalmente se nos pone al tanto de que “todos los recursos del Estado
se pondrán al servicio de la anticoncepción de manera abierta”. Tal vez el
Estado descuide servicios básicos, pero apuntará todos sus cañones a que
los servicios de muerte estén bien abonados y al alcance de todos. A toda
costa quieren la reducción de la población.

Al hablar del aborto, le presentan una “muñeca” sonriente, cuando en


realidad deberían mostrarle un ser humano partido en pedazos. No se

85
trata de un juego con muñecas Barbies, se trata de una realidad inhumana
que recae sobre seres humanos indefensos.

86
CONGELADORES DE MENTES

Que en paz descanse la señora asiática, hoy rodeada de nitrógeno líquido


a 190 grados Celsius bajo cero. A pesar de ello, doy por descartado que
frío no pasará.

Desde la mismísima China que ha hecho del aborto un arma de


exterminio, ahora nos llega la “buena nueva” de que están preocupados en
que una de sus ex ciudadanas vuelva a la vida. Desde una nación dedicada
a causar muertes, nos llega la sorpresa de que quieren causar
resurrecciones.

El cientificismo moderno niega a Dios, pero quisiera gozar de Su poder.


Podrá la ciencia inventar algo que cure el cáncer, pero nunca podrá
inventar algo llamado “vida”. Son tan ambiciosos ciertos hombres, que sin
lograr remedios para enfermedades quieren lograr un remedio para la
muerte.

A la dama china le inyectaron “productos químicos en todo su cuerpo,


para proteger sus células de daños durante el proceso de congelación, en
el que se encontrará durante años, hasta que las futuras tecnologías
puedan traerla de nuevo al mundo”. No es que el cientificismo no crea;
sucede que solo cree en él. Cuando dice «no creo en Dios», lo que está
diciendo es «creo que Dios no existe». Yerra en su objeto de creencia, tiene
falseada la fe, pero cree. Tiene una creencia férrea en un futuro tramado
por la fuerza de la ciencia, que paso a paso se irá transformando en su
religión; el motor que los impulsa y guía, es el: «seréis como dioses». Si se
profundizara en eso, no solo se alcanzaría a ver mejor el engaño salido de
quienes dicen que lo único válido es el «fenómeno», sino también se
alcanzaría a ver por qué el ser humano es por naturaleza un ser religioso.

Si usted, por ejemplo, en nombre de la religión católica dice que cree en


la resurrección de los muertos, el mundo se le reirá en la cara; pero si en
nombre de la ciencia alguien se presenta y dice que pronto será posible
resucitar a una china, el mundo sorprendido exclamará: ¡qué fantástico

87
avance! El cientificismo se burla de una creencia ajena, pero exige respeto
por la creencia propia.

Quienes usaron a la china de experimento, compararon la vida humana


con agua metida en un congelador. Su experimento les probará que no
somos un pedazo de materia, y, en el mejor de los casos, que lo que
deberían descongelar es su corazón.

88
LOS (IN) FLUIDOS

Se ha dado a conocer en todo el mundo el caso de una “junta” que


proclama la fluidez de género, de ahí que se denominen “fluidos”. Desde
luego la denominación no es en relación a los líquidos, sustancias o lo que
fuere que se inyectan para alcanzar transformaciones, sino en relación a
lo que «sienten ser».

Según dicen los medios informativos sobre la unión de los «(in) fluidos»,
“dependiendo de su ánimo son hombre o mujer”. Para ser más precisos,
no dependen del ánimo, sino que dependen de la pasión descarrilada, y,
tras ella, subordinan el intelecto al que terminan por enceguecer. Igual,
queda perfectamente entendido que el mensaje es “serás lo que quieras
ser”. Resulta que Nikki nació mujer, “pero un día se siente hombre y otro
mujer”. Saque sus propias deducciones respecto del abanico de opciones
que ofrece un experimento llamado “género fluido”. Deje volar un poco su
imaginación, déjela que fluya, y si de aquí a un tiempo aparece un medio
de comunicación informando que un hombre explotó ayudado por su
mujer, es probable que usted no yerre al pensar que se trató de una manga
de fluidos que, dependiendo del “ánimo” del momento, se creían la pareja
dinamita.

Además de Nikki, está la otra pieza del rompe cabezas, un tal Louise
que nació hombre, pero como se cree mujer está en proceso de adaptación
a su creencia. El pobre niño (hijo de la pareja más que camaleónica)
llamado Star Cloud, según informan los medios “ve a Louise como su
madre, aunque, ella es su padre biológico.” Una vez más rectifiquemos el
lenguaje. No porque los medios le digan “ella”, no porque Louise se sienta
“ella”, dejará de ser “él”.

Los informativos rescatan que “la pareja no quiere imponer un género a


su hijo de cuatro años”. La mentira de siempre. En un artículo que
publiqué tiempo atrás sobre una aberración similar ocurrida en Canadá,
manifesté muchas cosas sobre ese engaño de pretender “no imponer”.
Sencillamente el pequeño deberá crecer viendo una anormalidad revestida

89
de mutación, pero claro… parece que eso no es imponer nada en absoluto.
Ya lo sabemos: le imponen al infante que sexualmente “no sea por ahora
nada”. Gran imposición, que consiste en someter al pequeño a tener que
vivir viendo una deformación, a tener que padecer una confusión mental
demoledora. Si un niño de cuatro años debe ver a don Luis transformado
en doña Luisa, ¿qué nombre darle a eso sino el de imposición? ¿No es
acaso imponer a la pobre criatura el tener que ver que un día un sujeto
tiene la ocurrencia de ser mamá, al otro día papá, al otro día podría
despertar y decir que es el abuelo Antonio, o la abuela Catalina, o el primo
Martín o la Tía Filomena? Imagino la mente del confuso chiquito. Un día
dice “buen día papá”, y obtiene por respuesta “no hijo, soy tu mamita
Juana”. Y el niño mareado expresa: “Pero si ayer eras mi papá, ¿cómo
ahora dice ser mamá?” Y el «(in) fluido» contesta: “eso fue ayer, hijo; te
repito, ahora aquí está mamita Juana”.

Nikki y Louise afirman ser “una familia normal”, y también comentan:


“somos lo que queremos ser”. La normalidad queda aquí sujeta a la nueva
regla de “ser lo que se quiera ser”. Ahora uno no es normal por ser lo que
«debe ser», sino que es normal por ser lo que «elija ser». En la nefasta
prédica ideológica que vengo criticando, la normalidad queda definida por
el antojo.

La unión denominada fluida agrega que están “educando a su hijo de


cuatro años como una persona y no un niño.” ¿Qué les pasó en su infancia,
que ahora no desean que el pequeño de cuatro años sea educado como un
niño? ¿Por qué arruinan la niñez con tanta aberración? En el experimento
consabido no hay educación sino deformación. Metiéndome de momento
en su lógica “fluida”, pienso: si se autodenominan fluidos, ¿por qué le
imponen a su hijo ser solo “persona”? Ya que desean que su hijo elija el
día de mañana lo que quiera devenir, no parece coherente una educación
que ya impone el ser persona y no niño. Pero… voy entendiendo. Prefieren
decirle «persona», porque, en una de esas, avanzado el tiempo, el niño opte
por convertirse en una «persona jurídica»: tal vez crea haber fluido y que
se transformó en la empresa BMW. Mirado el tema desde otro ángulo: ¿Por

90
qué lo califican de “persona”, si, conforme a su pensamiento, bien puede
desear el chico ser un ser de otra especie? Es en la lógica natural donde
se sabe sin necesidad de estudio alguno, que la persona humana pasa por
etapas, siendo una de esas la de ser niño o niña según el sexo. Y como a
un ser humano de cuatro años no se le puede llamar anciano – no hace
falta dar explicaciones, ¿verdad?-, desde que la humanidad ha existido se
los llama niños.

Lo extraño de esta gente “fluida” es que quieran ser fluidos deseando


ser inamovibles. Si uno les pide que fluyan de la aberración hacia la
normalidad, no querrán hacerlo, prefiriendo a toda costa quedar anclados
en la situación contranatura, cifrada en una suerte de “ida y vuelta de lo
que se es por naturaleza a lo que se llega por perversión”, situación a la
que adhieren por considerarla muy buena. Desear fluir en el mal por
estimarlo algo bueno, es sencillamente querer estancarse en él.

Me queda muy clara una verdad. Que estos llamados “fluidos” son, en
verdad, unos influidos: les fue inyectada la ideología de género que los
domina bestializándolos.

91
¿NO SEAS TAN CRÍTICO?

A veces cuando atacamos perversiones dadas como buenas, no faltan


quienes, movidos de una falsa visión del amor al prójimo, sugieren que no
se debe ser tan crítico y reclaman nuestro silencio. San Pablo hablando de
los escándalos dice: “Manifestad abiertamente vuestra reprobación”
(Efesios 5, 11). Y enseña Mons. Juan Straubinger: “San Pablo destruye así
un concepto equivocado que suele tenerse del escándalo, mostrando que
la pública reprobación de los males –como lo hacía Jesús tantas veces-
puede ser muy conveniente, porque Satanás es ‘el padre de la mentira’ y
sus grandes engaños son tanto más peligrosos y difíciles de evitar, cuanto
más se disimulan por las tinieblas y la ignorancia, en tanto que la verdad
libera a las almas”.

92
EL CIRCO INTELECTUAL

PRIMERA FUNCIÓN: LOS “ESPECIALISTAS”

Elizabeth Harman es profesora de Filosofía en la Universidad de


Princeton, y se especializa en filosofía moral. Las cosas en el mundo
cambiaron demasiado: en la actualidad, especialista puede ser una
persona que se especialice en decir que los vegetales dependen para existir
de los relojes a pila, y alguien puede obtener un doctorado afirmando que
una jirafa sale de un palo de escoba.

El argumento de Harman es el siguiente: “No hay nada moralmente


malo en el aborto en las primeras semanas, pues como el feto no tiene
conciencia ni ha vivido ninguna experiencia, no sucede nada malo”.
Empecemos haciendo una aproximación a la sinrazón de la profesora con
unas reflexiones menores. Su razonamiento es de total aplicación a
ejemplos como: no hay nada moralmente malo en matar
indiscriminadamente a los animales, porque ellos no tienen conciencia;
puede alguien –por pura diversión- dedicarse a envenenar todos los perros
del barrio o todos los peces de un lago, y sus acciones no ser reprochables
a título de maldad, ya que uno puede justificarse diciendo que carecen de
raciocinio. Si alguien incendia un bosque por el simple hecho de verlo
arder: ¿cuál sería el mal si los vegetales tampoco son conscientes de lo que
sucede? Y si una persona por entretenimiento decide pasar una topadora
por la casa del vecino (y también por el vecino que se encuentra dentro
tirado en el sillón bajo los poderosos efectos del whisky que bebió por la
noche), nada malo pasaría, ya que ni la casa ni el vecino tendrían
consciencia a la hora de la “picardía”.

El relativismo de Harman propone algo denominado “primeras


semanas”, dentro de las cuales no se da la “conciencia”. Pero pensemos en
lo siguiente: al menos hasta el primer año de vida fuera del vientre de la
madre –por poner un mínimo de tiempo en mi razonamiento- no hay una
conciencia activa. En virtud de ello, según el planteo de la docente,
podríamos matarlos. Insisto: ¿por qué limitar todo a las “primeras

93
semanas”? ¿Por qué no a los nueve meses? ¿Por qué no en el primer año
de vida fuera de la panza materna? En tales plazos no hay conciencia,
luego… sería de aplicación lo de la filósofa.

Por otra parte Harman yerra en lo tocante a la experiencia. Un ser


humano comienza a tenerla desde el momento de la concepción, aunque
no sea consciente de ello, tema muy profundo que no ahondaremos aquí.
Cada paso del crecimiento es vivido, y de algún modo peculiar queda
registrado en ese ser. Hay seres humanos que nacen con deficiencias
mentales muy considerables, incluso al grado de no ser conscientes de sus
actos. En tal situación: ¿sería justificado matarlos, ya que siguiendo a
Harman como no tienen conciencia, no habría ningún mal en la acción
mortal?

La “moral especial” de Elizabeth hace depender la moralidad de un acto


de lo que haga o deje de hacer un tercero (conciencia y experiencia ajena),
y no del propio agente moral y de la objetividad del acto realizado
conscientemente. Para la profesora no es suficiente que el que realiza la
acción esté conciente de su comportamiento para que sea alcanzado por
la moralidad. Lo bueno y lo malo, según se infiere del planteo inicial de la
“especialista,” depende, no del hombre que lleva a cabo una acción, sino
de un tercero; y al hacer depender la moralidad del estado en que se
encuentra un tercero, conduce a los mayores descarríos. Un robo que se
hizo en la casa de una persona que estaba durmiendo, no sería malo
porque la víctima no estaba en estado de conciencia cuando sucedió el
ilícito. Un violador que hace caer a una mujer en estado de sueño
utilizando alguna sustancia con efectos sedantes, no sería culpable del
hecho aberrante porque la víctima no tuvo noción de lo que sucedía. Y otro
tanto ocurre con el bien: si yo hago una limosna con la mejor de las
intenciones y en el anonimato total, como el beneficiario no se entera de
mi acción, luego carecería de valor. Y si rezo a Dios pidiendo tenga piedad
de mí y me alcance la gracia de arrepentirme de mis pecados terribles,
tampoco eso sirve porque un tercero no es consciente de mi oración.

94
En resumen, en el planteo inicial de Harman, la moralidad de una
persona depende del estado mental de otro, cosa que -es de sentido
común- resulta algo totalmente descabellado.

Con lo anterior no acaba el engaño. Intentando la filósofa dar un porqué


al planteo inicial que expuse, no solo no lo da, sino que introduce nuevos
disparates. Ella sostiene (cito en extenso): “Entre todos los fetos en edad
temprana, hay dos tipos muy distintos de seres. Cuando éramos fetos en
las primeras semanas, entonces ya teníamos un estatus moral en virtud
de nuestro futuro, porque éramos los estadios iniciales de personas. Pero
hay otros fetos que morirán en las primeras semanas, por aborto
espontáneo o deliberado, y en mi opinión eso es un ente totalmente
diferente, porque no tiene futuro como persona y no tiene estatus moral.
Si una mujer está pensando abortar, y tiene posibilidad de hacerlo,
entonces sabemos que el feto va a morir y por tanto no es como los fetos
que se convirtieron en nosotros, no es algo con estatus moral. Otras veces
tenemos razones para creer que un feto es el estadio inicial de una
persona: cuando sabemos que la mujer piensa continuar con el embarazo.
Entonces tenemos razones para pensar que su feto es algo con estatus
moral, alguien con futuro como persona. En mi opinión, tú tienes estatus
moral. Y si volvemos a cuando eras un feto, tú tenías estatus moral. Pero
eso no significa que abortarte hubiese estado mal, porque si tu madre
hubiese decidido abortar, entonces tú nunca habrías llegado a tener
estatus moral, porque habrías muerto como feto, así que ella no habría
abortado algo que tuviese estatus moral, dado que, como iba a matarlo,
nunca llegaría a ser persona. No es que al abortar le quitemos al feto el
estatus moral, sino que ese estatus moral se lo otorga el futuro: Si le
dejamos que tenga futuro, entonces estamos dejándole que sea el tipo de
cosa que ahora tendría estatus moral. Así que al abortarle no le estamos
privando de algo que tenga de forma independiente".

Mucho puede sacarse de texto tan enredado y falaz. Por lo pronto,


reitero, la profesora introduce una nueva falacia: ahora es el futuro el que
determina no solo la moral de una acción, sino incluso la condición de

95
«ser». Todos los que ahora podemos leer esto “en las primeras semanas (…)
ya teníamos un estatus moral en virtud de nuestro futuro”. Hay en lo
transcripto no solo un error moral sino primeramente metafísico. Para
Harman es el «no ser» la causa eficiente del «ser»; el accidente la causa de
la sustancia; y la «potencia» sería la causa eficiente del «acto». Es el futuro
que «no es» quien daría el estatus de «ser o no ser». Para Harman, como a
algunos niños el futuro les depara que morirán antes de nacer, luego, por
tal razón, no es que dejarán de ser personas, si no que sencillamente
nunca lo fueron. Ocurre que tampoco la especialista puede determinar qué
futuro es el que condicionaría el estatus, pues todo lo que viene a «ser»
tendrá un futuro por delante desde que «es». Como eso Harman no lo
especifica, se seguiría que todos los que «somos», puesto que en un futuro
dejaremos de ser personas por causa de la muerte, no tendríamos tampoco
estatus moral, y, por ende, no deberíamos siquiera hablar de moral. No
debería existir la moralidad de nuestras acciones. El futuro, esto es, un
tema relativo a lo temporal -y, por ello mismo, una cuestión accidental-,
es para la filósofa quien le daría forma o no forma a un ente sustancial.
Algo así como si le dijera a usted que es el «tiempo presente» el que puede
producir su casa, o que el «tiempo pasado» tiene la virtud de generar una
Ferrari; también revela esto una lógica desequilibrada. Resumiendo, el
tiempo en cuanto tal no es causa eficiente del ente. El ser humano es lo
que es, no en virtud de un tiempo futuro, sino en virtud de la unión cuerpo
y alma. Ante el ser humano, lo que pase en lo venidero será ya accidental,
pero no es el tiempo (como si él fuera el productor) quien concede estatus
moral de persona, por las razones apuntadas.

Si desde la biología y la genética quedó determinado que desde el


momento de la concepción hay vida humana, es una inmensa falacia venir
con una teoría futurista que desconozca esa realidad objetiva. Si la
química probó que la pólvora se hace con azufre, no puedo desde la
psicología aparecer diciendo que según una teoría mía eso no es así, pues
ahora sólo será pólvora si aparece un acto humano de explosiva neurosis.

96
Por otra parte, de seguir la lógica de Harman, se está poniendo en un
pie de igualdad el hecho de no tener un hijo esperando tenerlo en un
futuro, y el hecho de haberlo tenido y más luego impedirle continuar una
vida futura. Para ella, al fin y al cabo ambas situaciones son lo mismo,
cuando en verdad hay una evidencia ante sus ojos que marca distinciones.
En la teoría de la especialista se da un flagrante atentado al principio de
no contradicción, y es que tenemos que «un ser es y no es al mismo tiempo
y bajo el mismo aspecto», hasta tanto el futuro decide cara o seca.

Dado que la inmensa mayoría de las instituciones que se califican de


universitarias venden «circo de payasadas» por «universidad seria»,
aconsejo tener mucho cuidado con el sofisma de autoridad. Alguien puede
ser una eminencia en geografía, pero no haríamos bien en seguirlo si
propusiera, invadiendo la química, que un sándwich de cianuro es muy
saludable. Pero lo más peligroso se da cuando se nos presentan
“eminencias” de alguna disciplina, respecto de la cual dan sobradas
pruebas de que parecen ignorarla por completo. Es aquí donde le dirán
desde la filosofía “moral” que liquide a un ser humano en gestación con
tranquilidad, porque, en el nombre de una opinión “moral”, un «tiempo
llamado futuro» tiene poder para retrotraer los hechos a lo que en un
momento fue la nada misma.

Sólo desde el reino de la aniquilación del sentido común, puedo decirle


a una madre que ve todas las partes destrozadas de su retoño: “Señora,
no se preocupe, nunca existió su hijo”.

97
LOS BACHELECIDAS: EL DESENLACE FINAL

Insisten. También insisto. A propósito de la decisión aprobatoria


adoptada en Chile tocante al tema del aborto, hemos escrito
sucesivamente «Los Bachelecidas», «Celebrantes de Asesinatos», «No
aborte: viaje en la Voyage I (Celebrantes de asesinatos, Parte II)». En razón
de la medida final adoptada por la Corte de Chile, destino estas breves
palabras para oponerme una vez más al asesinato que es defendido por
muchas personas como un “derecho”.

Michelle Bachelet está contenta; festeja. Celebra el triunfo diciendo que


“hoy día han ganado las mujeres”. No ganó la mujer, triunfó la bestialidad.
Triunfó gente que se propuso marcar una rivalidad entre la madre y el hijo,
tomando partido por la madre en desmedro de su vástago. No tomaron
partido por ambas vidas, sencillamente decidieron partir una de ellas, la
más débil. Triunfaron los bachelecidas. Pero, ¿qué ganaron? ¿Es para el
humano una ganancia cargar con la sangre del prójimo, más cuando ese
prójimo es la más indefensa de las criaturas? ¡Por Dios! ¡Qué celebraciones
tan satánicas!

De nuevo emite Bachelet su verso del “derecho”, esa mentira que dice:
“Las mujeres de Chile hemos reconquistado un derecho básico que es
poder decidir por nosotras mismas en casos extremos”. Asesinar al ser en
gestación no es un derecho. No repetiré lo que ya dije en las otras notas
sobre eso. Pero… más mentiras de grueso calibre. La bachelecida al hablar
de “sí misma” incluye al “otro”, y el “otro”, el nasciturus, no es una misma
cosa con ella, es un ser humano distinto.

En pocos días –dicen las noticias- Bachelet introducirá un proyecto para


legalizar el “matrimonio homosexual”. Precisamente en este plano,
teniendo presente lo contranatural y el peligro que supone para las
sociedades, para las familias, para los niños, ante este peligro, Bachelet
prefiere seguir su ceguera y negarse a reconocerlo. Aquí la opción
irracional es a favor del peligro y la aberración.

98
Dieron el primer paso con las famosas “tres causales”. La puerta quedó
abierta, y siguen los pasos de Ecuador: aborto libre. Bien lo resaltó la Mesa
de Acción por el Aborto: “Falta el reconocimiento de la dignidad de las
mujeres y, por tanto, su posibilidad de decidir cuando ellas así lo
consideren”. Hace unos segundos dieron un paso, pero no les bastó; el de
las tres causales duró nada. Lo obtuvieron y mostraron la verdadera cara.
Y nos legaron la confesión: Su “dignidad” no estará completa, hasta
obtener la completa gama de posibilidades asesinas.

99
LOS NIÑOS: ¿JUGUETES PARA EL MONSTRUO?

Muchas investigaciones modernas se cifran en este postulado: que si


alguien se pone una bolsa de nylon en su rostro, podrá seguir respirando
con total normalidad.

¿Recuerdan lo que muchos investigadores, instituciones, “pensadores” y


medios de comunicación vienen difundiendo hasta el cansancio sobre la
sexualidad de los niños? Recordémoslo juntos: nos dicen que no tienen
una “identidad” definida. Ni siquiera hablan de sexo, hablan de identidad.
Pero sigámosle la corriente, atengámonos a sus palabras: “los niños nacen
sin identidad definida, ellos deben elegirla, construirla, más adelante”.

Pero ahora para introducir la idea nefasta de que las parejas gay no
influyen en la mente de los niños, nos cuentan que hay un estudio hecho
por investigadores de la Universidad de Kentucky, donde se ha probado
que “el tipo de familia no influye en la identidad de género de los hijos”.
Ahí tiene usted un avance de la seriedad de estos “científicos” que, según
sea el ángulo de la ideología de género que desea defenderse, van a sacar
una investigación abalando tal o cual engaño.

Para presentar a la adopción de niños por parte de parejas homosexuales


como algo que no perjudicará a los menores, la canallada sostiene: “En los
análisis realizados en edad preescolar, se ofreció a los niños juguetes de
chicos y de chicas (…). El análisis demostró que en todas las formas de
familia había tanto niños que se comportaban de forma conforme a su
género, como niños que no, y que este comportamiento se había mantenido
constante a lo largo de los años. Y que era indiferente de cualquier cuestión
de género o tipo de orientación sexual de sus padres. La orientación sexual
de los padres y el tipo de familia no tuvo ninguna influencia significativa”.
En lo transcripto vemos que dos veces se utiliza la expresión “análisis”,
palabra que intenta desviar la atención de lo que realmente se hizo: un
experimento. No temen hablar de chicos y chicas: ahora les parece bien,
pero –volvamos a decirlo- es simplemente en miras a inculcar la idea de
que tener por padres a unos homosexuales no es perjudicial para los

100
niños. Presentan como algo de lo más natural e indiscutible, que además
de haber chicos y chicas, también hay «chic.........» (complete la línea de
puntos con lo que crea ser fantasía). Estos “universitarios” (pseudos-
investigadores) a sueldo (¡y vaya uno a saber qué tipo de sueldos!) barren
con todo el sentido común y con las afirmaciones científicas más
respetables y serias sobre el comportamiento infantil. Baste decir aquí algo
archisabido: los niños son como esponjas, absorben todo lo que ven. Si
ven cosas malas, las incorporan y triste será su destino. Petit De Murat,
en su obra maravillosa «El amanecer de los niños», lo dijo de este modo: la
madre comunica al hijo “todo en el trato que le da, en la manera de mirarlo,
en la presencia. En la serenidad de esa alcoba, en el orden que reina, en
la manera de estar dispuestas las cosas (…). El niño se fija en todo y se da
cuenta de la malicia de lo que están diciendo (…). Los mayores provocan
los males que después lamentan en sus hijos”. De modo que afirmo de
rondón y sin duda alguna: estos estudios que se presentan como avances,
como descubrimientos, son, ni más ni menos, que viles mentiras, cuya
“seriedad” no alcanza a equiparase con la de un payaso de circo.

Tras semejantes experimentos, la conclusión entonces a la que llegan no


puede ser otra que la siguiente: “Nuestros resultados sugieren que el
desarrollo de género de chicos adoptados por padres tanto de lesbianas
como de los gays procede de manera típica y es similar al de los niños
adoptados por parejas heterosexuales. Así, parecería que tener un modelo
masculino y femenino en el hogar no es necesario para facilitar el
desarrollo de género entre chicos adoptados, ni desalienta la no
conformidad de género”. Si procede de manera típica (¡ellos lo reconocen!),
entonces admiten contra su macabra pretensión que los niños absorben
los ejemplos que ven.

Uno de los trasfondos ocultados es el siguiente: no importa si el niño


padecerá o no cambios en su sexualidad a raíz de lo que se le inculca,
baste simplemente que vea como normal la anormalidad de los mayores
que lo adoptaron; tal cosa implica un inmenso avance en su lucha.

101
Pero, ¿qué más hay? Con el experimento frankesteniano al que ya se lo
da como una verdad indiscutible –evidentemente para eso fue financiado-
, se pretende “ayudar” a “abogados, jueces, trabajadores sociales y
agencias de adopción”, para que dejen de lado todo tipo de “prejuicios” a
la hora de dar niños en adopción a las parejas homosexuales.

La experiencia bestial no está destinada a probar que los niños no son


afectados por las parejas sodomitas que los adoptan, sino que está
destinada a probar que tales parejas son uniones muy buenas. Para estos
pseudocientíficos los niños son... bueno… meras excusas, son juguetes
para diversión del monstruo que no para de crecer.

102
LA MUJER COSIFICADA

Hoy tenemos a la mujer como objeto de alquiler. Se habla de alquiler de


vientres. Veremos hasta dónde llega la futura imaginación de los
innovadores. ¡Quién sabe! En una de esas, pronto, la mujer sea objeto de
hipoteca, prenda, usufructo, posesión, o servidumbre de paso.

Dejaré sentado desde estos comienzos un hecho indiscutible: son los


mismos acérrimos defensores de las modernas concepciones sobre “no
discriminación”, los que se encargan de discriminar de la manera más
brutal. Son los modernos defensores de la “no objetivación personal” los
que tratan a ciertos seres humanos como cosas. Es la prensa decadente
la que se rasga las vestiduras diciendo que defiende a las mujeres, pero
aprueba lo que llaman sin rodeos alquiler de vientres. Son los que
condenan a lo que tildan de patriarcado, los que cosifican a la mujer
constituyendo lo que denomino el «ideoarcado». En fin, son esos mismos
impulsores de la perversión los que diciendo defender a la mujer la
denigran en escalas inhumanas.

Gil Domínguez es un conocido abogado de Argentina dedicado al


derecho constitucional. También tiene otras dedicaciones, como por
ejemplo le fascina hacer festejos hacia lo que supone buenas novedades
ideológicas, celebración que comparte con la prensa que también le da
publicidad. En otras palabras, se dedica con asiduidad a generar sofismas.

Hace unos días atrás el periódico Clarín publicó una nota del jurista
referido, escrito cuyo título decía: “Un fallo trascendente sobre gestación
por sustitución”. Aquí el letrado prefiere adoptar la refinada expresión
“gestación por sustitución” para lo que se conoce también como alquiler
de vientre. Sucede que hay mentalidades a las que les importa mucho que
la expresión sea aparentemente muy respetuosa, aunque el hecho
concreto al que se refieren sea de una bajeza impresionante. Alguien va a
proponer que es muy bueno comer estiércol de vaca, y nos presentará a la
novedad diciendo que se trata del “consumo de vegetal procesado”.

103
Gil Domínguez habla del “advenimiento de las técnicas de reproducción
humana asistida”, frase que merece la aplicación de la crítica que efectúe
anteriormente. Haría mejor en hablar de técnicas de destrucción humana
asistida, dada la cantidad de humanos que son destruidos sirviéndose de
esas maniobras donde los límites son violados en miras a un fin.

El constitucionalista nos explica con todas su ciencia que: “Madre es


una gestante pero una gestante puede no ser una madre”. Y nos da el
porqué: “El término madre implica una decisión adoptada en el marco de
la constitución subjetiva de una mujer o de una persona autopercibida en
su identidad de género como un hombre que mantiene los órganos de
reproducción femeninos”. El profesional no puede razonar con un mínimo
de profundidad. Si lo hiciera, podría advertir con facilidad que su primera
proposición es destruida por su segunda enunciación. Si todo depende de
una “constitución subjetiva”, no necesariamente toda madre debería ser
gestante, pues, tal vez, se le ocurra a alguna no serlo, aún cuando un ser
humano crezca en su vientre. En definitiva, de seguir el juicio delirante del
constitucionalista, puede una mujer estar gestando pero subjetivamente
creer que no, y que lo que en nueve meses dará a luz es fruto de una
aparición repentina gracias a un truco de magia de Gandalf. Si una mujer
se puede creer un hombre, bien puede una madre que gesta considerar
que no gesta y su hijo ser obra de un big ban natal.

Lo que el abogado nos dice es lo siguiente: que también una madre que
tuvo cinco hijos si un día se despierta por la mañana y en su “constitución
subjetiva” decide que ya no será más madre, entonces debe respetarse su
decisión. Queda ver qué se hace con quienes son sus vástagos. Por lo
pronto, si esos hijos me consultasen sobre algún profesional que los
defienda, no les recomendaría que busquen el patrocinio de Gil
Domínguez. Ya sabemos que defenderá los dictámenes de la “constitución
subjetiva”.

Gil Domínguez no está siguiendo bien las directivas de vanguardia.


Parece que no se enteró que hablar de madre implica discriminar, y que la
tendencia es hacer desaparecer esa expresión. “Gil Domínguez: ¿cómo

104
llamar madre a quien se percibe como hombre? ¡Sr. Gil Domínguez: a los
nuevos hombres embarazados, no les gusta que les digan madres!

Como si fuera poco lo anterior, dejó sentado directamente el delirio


extremo al que puede llegarse con la invención de la “constitución
subjetiva”: todo aparecería o desaparecería por obra de una pretensión
mental. Podría decir ya mismo que la nota de Gil Domínguez nunca existió
o que en realidad es la versión moderna del cuento de Caperucita Roja. El
abogado no ha caído en la cuenta que si todo depende de la “constitución
subjetiva” de cada uno, no se hubiera gastado en sentar ninguna de sus
proposiciones como cosas ciertas que otros deben acatar como tales. Si el
profesional fuera coherente con su pensamiento, simplemente nunca más
debería escribir nada mientras mantenga su ideología de raíz kantiana.

A la objetivación de la mujer, el abogado la enmarca en una atmosfera


de camuflado frío presentado como algo de lo más aceptable: “El término
gestante adquiere un significado determinado cuando se vincula con una
mujer que adoptó la decisión libre e informada de gestar a un niño o niña
con quién no tiene ninguna clase de vínculo afectivo ni genético. La
gestación se sostiene en el desarrollo de una biografía altruista o lucrativa
basada en la libertad de intimidad exenta de vulnerabilidad que persigue
desarrollar un proceso en pos de satisfacer el amor filial de otro. No hay
en la mujer gestante voluntad procreacional, vínculo genético o amor
filial”. Toda esta palabrería para aprobar y aplaudir el hecho de que haya
mujeres que alquilen su vientre por dinero o a título de solidaridad. ¿Por
qué el mismo que propone la idea de la “constitución subjetiva” se atreve
a decir como cosa tajante que en la gestante no hay “voluntad
procreacional o amor filiar? Esto último simplemente lo anoto a cuenta de
la incoherencia del relato traído por el constitucionalista.

Gil Domínguez va a llegar al colmo de utilizar un recurso muy bajo para


defender su relato de ciencia ficción. Va a manifestar que quien se opone
a su enseñanza “responde a una estrategia ideológica de obturación de la
gestación por sustitución que se traduce en la imposición moral de que
siempre debe haber una madre aunque una mujer solo desee ser una

105
gestante”. Ahora resulta que lo ideológico es lo que se opone a la ficción.
Bue… una vez más y para mostrar algo de coherencia: ¿por qué no nos
deja con nuestra “constitución subjetiva” en vez de lanzarnos un reproche?
Acusa de “imposición moral” y es él quien quiere imponer una “nueva
moral” (de hecho finaliza torpemente su sofística nota diciendo que todo
ingresa en lo que denomina “un nuevo orden simbólico”). Es el articulista
criticado quien viene a intentar establecer una nefasta ideología, donde la
mujer, cuan habitación en alquiler temporal, ponga su vientre por
determinados días. Lo dije en otros artículos pero es preciso repetirlo
varias veces: a estos ideólogos poco les importa la mujer, a ellos les
interesa servir servilmente a la ideología de género. Les importa
principalmente –aunque no lo digan- que quienes participan de lo
contranatural puedan adquirir hijos gracias al nuevo “mercado
inmobiliario”. Sin ir más lejos, el fallo judicial que viene a defender Gil
Domínguez, es precisamente a raíz de un proceso colectivo promovido por
el “Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires (¿?), la Federeción
LGTB y una pareja de copadres.”

El caso de este escrito, son de esos pocos en los que uno realmente
espera no recibir crítica alguna, y mucho menos de alguien llamado
Andrés Gil Domínguez; la razón: me fundé en mi “constitución subjetiva”.

106
UN ESCRACHE FEMINISTA

Eran cerca de la una del mediodía. El docente acababa de explicar a sus


alumnos un silogismo sofístico que fue expuesto en el pizarrón de la
siguiente manera:

Los hombres son libres

Las mujeres no son hombres

Las mujeres no son libres

«Hombres» en la primera oración implica a toda la humanidad, en


cambio, en la segunda premisa, «hombres» está tomado como término que
diferencia de las “mujeres”. Vale decir que la expresión «hombres» no
quiere decir lo mismo en la primera proposición y en la segunda. Baste
decir aquí que estamos frente a un razonamiento errado.

Como nada de lo escrito fue borrado, permaneció allí hasta que el aula
fue ocupada más tarde por alumnos de otra disciplina. Una estudiante
leyó lo que estaba anotado en la pizarra, y, escandalizada por lo que
incorporó a su mente, tomó una foto con su celular, la subió a una red
social, y allí, a sus anchas, escrachó a quien fue capaz de estar “enseñando
machismo y que las mujeres no son libres”. Parece que hubo quienes le
salieron al paso a la alterada muchacha, intentando dejarle en claro de
qué se trataba todo. Se desconocen los resultados de la aclaración, pero
no se deben perder las esperanzas. Al fin y al cabo, el sentido común aún
está al alcance de todos.

Consultado el profesor sobre lo sucedido, lo tomó como una gran broma


del destino. Y si bien expresó que muchas lecciones podrían derivarse del
hecho referido, rescató ante su alumnado lo siguiente: la plena vigencia y
actualidad de lo enseñado, ya que, en menos de cinco horas, lo teórico fue
bajado a la práctica. El sofisma surtió efecto ante quien no logró razonar
debidamente. Fue una excelente prueba para los educandos de la utilidad
que tiene la lógica en la formación mental.

107
A título farandulero –distraigámonos un poco-, se supo que quien hizo
el escrache era una feminista a ultranza, al punto de tener complacencia
en la refinada "pastelería" moderna. El feminismo desprecia el buen uso
de la razón y se maneja por impulsos.

108
LAS QUIERE TODAS

Bachelet las quiere todas. Aprueba asesinatos, pero no le gusta que la


llamen con la palabra que recibe una persona que hace tales aprobaciones.
Y se pone entonces como esos niños chicos que hacen puchero cuando el
padre los reta.

La invitan a un Te Deum y allí algunos le gritaron asesina. Pero no le


gustó. ¿Por qué no? Se lo advirtieron mucho antes. Mucho antes un pueblo
casi por completo le dijo ¡no al aborto! Pero ella no quiso escuchar. Ella
hizo oídos sordos; no le importó el clamor de una sociedad ni muchos
menos el clamor de todos los que serían pasados a degüello gracias a su
medida sanguinaria. ¿Por qué ahora el enojo, si debería estar muy feliz de
que la llamen con el nombre que ella misma fue buscando?

Pero la vocera de Bachelet, Paula Narváez, con metodología insufrible de


víctima falsa, acotó: "Nosotros fuimos invitados a un acto de oración por
Chile, a un acto de oración por la patria, y no a un acto de campaña".
Precisamente como no era un acto de campaña hubieran hecho muy bien
en no asistir. Me resulta un acto de máxima felonía decir que se va a rezar
por la patria, cuando se ha aprobado con deleite diabólico -¡y se persiste
en la aprobación!- la liquidación de los seres humanos más indefensos con
los que cuenta toda patria.

La vocera no tiene idea del hombre simple: quien grita “asesina” a quien
aprueba asesinatos, no está favoreciendo ninguna campaña. Está gritando
con indignación una verdad de sentido común, está diciéndole a un “sordo
voluntario” que el inocente tiene derecho a vivir. Es ese mismo hombre el
que precisamente tiene un odio significativo frente a campañas como la
bechelecida.

La vocera también afirmó: “Creemos que es importante que en este tipo


de actos prime el respeto a las diferencias, prime el respeto a las diversas
opiniones que existen en nuestro país y que forman parte de nuestra
democracia”. La señora parece no seguir sus propios pedidos. Si pide que

109
se respete la diversidad de opiniones, debe aceptar sin más que alguien
haga saber, no ya una opinión sino una verdad, y es esta: dentro de la
expresión “asesina” quedan incluidos los que promueven abortos. El
respeto a las diferencias se lo llevó puesto Bachelet y los congresistas que
aprobaron las maniobras abortivas. A ellos nos les importó nada las
diferencias accidentales entre un ser humano en gestación y un ser
humano ya gestado. Ellos decidieron a favor del asesinato.

Paula Narváez remató sus dichos diciendo: "Cuando se le falta el respeto


a la Presidenta, se le falta el respeto a Chile. Nuestro deber es gobernar
para todas y todos los chilenos, con respeto a las distintas posiciones y sin
imponer creencias personales”. Me temo que la vocera está desorientada:
gritar “asesina” no constituye objeto de fe. El hombre no está diciendo
“crean” que ella favorece asesinatos. Simplemente está mostrando una
evidencia. No hay que ser creyente para decirle a quien roba, ladrón.
Ignora la vocera en sus torpes palabras que violaron lo que ahora reclama:
precisamente la Presidente faltó terriblemente al deber de gobernar para
el bien común de todos, pues los pequeños humanos en gestación
pertenecen al todo.

No tengo idea qué clases de lecciones políticas ha recibido la señora


Narváez, pero entiendo que a Maquiavelo lo está siguiendo muy bien. Amén
de que no veo una falta de respeto en lo que alguien gritó, es Bachelet la
que le ha faltado el respeto a Chile y, principalmente, a Dios, pues es ella
quien admitió se de muerte a los hijos que se gestan en su propia tierra. A
Herodes no le gustó para nada lo que Juan el Bautista le enrostraba. Obvio
que también los “voceros” de aquel entonces lo vieron como una falta de
respeto. Su cabeza rodó, porque la caridad también es una rosa con
espinas, y, por tanto, pincha.

Comprendo que Bachelet prefiera los aplausos masónicos a los gritos de


unos ciudadanos. Lamento que ella no pueda comprender que la verdad
muchas veces grita, y hasta a veces se viste de sangre.

110
“ENFURECIDA Y CON EL CORAZÓN ROTO”

La Presidente de la mega empresa destinada al asesinato masivo de seres


humanos, es decir, Planned Parenthood, expresó que está muy enfurecida
con una medida de Trump relativa a la temática «inmigrantes». Más
concretamente, Cecile Richards, hizo saber: “estoy enfurecida y con el
corazón roto”. Son dos verdades que en modo alguno me atrevo a poner en
duda, principalmente la segunda, porque indiscutiblemente su corazón
está partido en pedazos; es más, a veces da la sensación de que personas
así, directamente carecen de corazón.

En orden a lanzar su ataque contra la postura adoptada por el


presidente de los Estados Unidos de Norte América, la señora Richards
hizo afirmaciones como: “En Planned Parenthood creemos firmemente que
cada persona tiene el derecho de vivir”. Cecile más que un sepulcro, es un
cementerio blanqueado –y de numerosísimas hectáreas-. Es algo así como
un emblema internacional de la hipocresía. La satánica organización
abortista, por medio de la voz de su diabólica presidente, se jacta, ni más
ni menos, de ser una acérrima defensora de la vida. Es conocida la cifra
impresionante de abortos diarios producidos por esta sucursal del
infierno: aproximadamente 887 por día, solo en los EE. UU.

Pero vayamos a la fuente. Si usted ingresa en la página web de la


carnicería humana denominada Planned Parenthood, se encontrará con
un título general que dice: “Quiénes somos”. Luego vienen cinco sub
títulos, a saber: 1. Planned Parenthood significa muchas cosas para
muchas personas. 2. Brindamos a la comunidad una atención de la salud
confiable. 3. Informamos y educamos a la comunidad. 4. Guiamos los
movimientos a favor de la salud y los derechos reproductivos. 5. En
fomento de la salud mundial. Todo lo referente a esta multinacional
abortista es una piñata de mentiras, pero, por si alguien está desprevenido
al leer el contenido de cada una de esas cinco trampas, es bueno saber
que en cada punto se reitera una cuestión: su ayuda a evitar embarazos

111
no planificados. En otra de sus informaciones sin rodeos dicen: “Lo que
hacemos: (…) Elevar el acceso de una atención segura del aborto”.

También, y para los que acostumbran a tildar de locos a quienes


denunciamos las campañas de financiamiento de la organización macabra
en países latinoamericanos y de otros continentes, les dejo las mismísimas
palabras de PP: “Planned Parenthood trabaja junto a asociados locales en
África y América Latina para superar estas barreras aumentando el acceso
a la atención de la salud y a la educación. Formamos liderazgo local,
fomentamos programas sustentables para la educación y la salud, y
luchamos por mejoras legales, sociales y políticas en comunidades de todo
el mundo.” Y también: “Lo que hacemos: (…) Defender las leyes y políticas
que promueven la salud de las mujeres en África y América Latina”.

A Cecil se le “rompió el corazón” a raíz las medidas de Trump. Tal vez,


también, se le haya roto un poco el bolsillo. Claro está, todo porque ve
disminuida su fuerza maligna tendiente a seguir rompiendo los lazos
vitales de incontables vidas humanas. Pero estas rupturas a ella parece
no inmutarla: su corazón está trizado.

112
EN EL REINO DEL PULGAR

La legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó una ley para


asistencia económica de víctimas de femicidio. Como toda legislatura
moderna, normalmente la racionalidad en los temas esenciales
(concepción, familia, muerte) brilla por su ausencia. La razón está
subordinada al pulgar.

¿Cuál es el propósito de la ley? “Proteger a los menores que quedaron


huérfanos de madre y con su padre en prisión, procesado o condenado”.
Mi pregunta es: ¿realmente persiguen el interés superior del niño?
¿Realmente quieren la protección del menor? No hablo ya de su pregonada
y fementida igualdad, que por lógica fácilmente se concluye su
inexistencia, tal como lo evidencia la norma votada.

Para responder a los interrogantes del párrafo anterior, pongo un


sencillo caso ocurrido estos días. Una mujer atropelló a su novio en la
provincia de Mendoza, finalizando así con la vida del hombre. Supongamos
el caso que hubieran estado casados y que hubieran tenido hijos. La mujer
culpable del hecho será procesada y más luego condenada. Pero, ¿por qué
aquí los niños no cobrarían nada? ¿Se lucha por el interés de ellos o
simplemente para contribuir a que el padre esté “más muerto”? En otras
palabras, una vez más dan pruebas de que lo que en verdad importa es la
agenda ideológica, en donde debe quedar evidenciada la lucha que quiere
imponerse entre hombres y mujeres. El niño… bueno; queda a en un
segundo plano. Él es una excusa subordinada a la trama principal.

Hubiera sido correcto aprobar una ley que proteja a los menores,
cuando cualquiera de sus progenitores, padre o madre, de muerte al otro
en un acto de violencia. Lo que prima es el bien de los pequeños.

Con la nueva ley (¿), a quien realmente se está protegiendo es a la


ideología.

113
¿QUIÉNES SON LOS QUE NO SIENTEN NI RAZONAN?

La prueba cabal de que hay seres humanos que no sienten ni razonan,


jamás debe buscarse en un pequeño que se gesta –nunca se la encontrará-
, sino en un adulto desarrollado. Es en estos últimos donde descolla la
insensibilidad y la sinrazón. Son tan inteligentes los seres humanos que
se hallan en el vientre materno, que les basta su presencia para enseñar
que quien en verdad carece de amor es el que asesina. Y lo que prueba «la
razón» en un ser humano en gestación, no es que haga uso de ella, es
sencillamente que existe; pero lo que prueba la carencia de «razón» en un
mayor, no es que exista, es que diga imbecilidades.

114
BAJO EL ORO DE GEORGE SOROS

No es ninguna novedad el hecho de que George Soros apoya y financia


las perversidades más grandes de estos tiempos, como por ejemplo la
ideología de género y el aborto. No es por tanto –o no debería serlo para
nadie- una novedad que quienes siguen esos objetivos vivan orgullosos de
moverse con engaños.

Recientemente Soros afirmó: «existe una falsa narrativa que moviliza


votantes y da energía al movimiento conservador en América Latina (…).
Si esta falsa narrativa continúa ganando terreno, los derechos de las
mujeres y de los colectivos LGTB, ganados con tanto esfuerzo, correrían
riesgo (…). Pretenden explotar beneficios religiosos para ganar posiciones
políticas recortando los derechos humanos (…). Si no nos levantamos
ahora, los derechos de las mujeres y de los LGTB estarán bajo amenaza».
Como al multimillonario y corruptor moral consabido, le molesta que se
llame a las cosas por su nombre, habla de “falsa narrativa”. Para Soros
una “falsa narrativa” es decir que el aborto es un asesinato; tiene su lógica:
sucede que en la narrativa del despiadado George (la cual, para él es la
correcta), el aborto es un derecho y en el peor de los casos una simple
“interrupción del embarazo”. Para Soros, una “falsa narrativa” es que
alguien hable en favor del orden natural, que diga que lo normal es la
unión de un hombre con una mujer; tiene su lógica: acontece que en el
discurso del ladino acaparador de riquezas, el discurso “correcto” debería
tener por derecho a las uniones más espantosas que puedan imaginarse.

Un inhumano hablando de derechos humanos. ¿Qué humanidad tiene


Soros, si en su haber hay una lista interminable de seres humanos
abortados gracias a sus financiaciones y planes oscuros? El magnate al
que hago referencia es tan perverso, que propone la idea de que el orden
natural es una amenaza. Aquí la real amenaza tiene nombre y apellido:
George Soros; o sea, el mismo personaje que no tuvo problemas en
confesar en una famosa entrevista que «hace actividades amorales» pero
que «no siente culpas por ellas»

115
(https://www.youtube.com/watch?v=wVanD72CKzY). Con tales criterios,
¿cómo es posible hablar de bien o mal, de verdad o falsedad? Para Soros
todo depende de Soros. Bien y mal serán según lo determine él; verdadero
o falso, según sus ocurrencias (falsa narrativa ¿?). En definitiva, si él se
presenta moral o amoral da igual, pues cualquiera de esas nociones las
puede llenar o vaciar a gusto y antojo.

Amén de lo referido, hay un dato que no debe dejarse pasar: ¿Acaso no


hace ruido que un sujeto cuya fortuna alcanza los 24,9 mil millones de
dólares, se “preocupe tanto” por los “derechos” de los latinoamericanos y
otras regiones del mundo, “derechos” que ya sabemos son en verdad
abominaciones y comportamientos de los más execrables? Soros ha dicho
sin rodeos que no cree en Dios, y que si hubiera intentado imitarlo ya
hubiera quebrado. Ahora: ¿cómo sabe que hubiera quebrado si
supuestamente Dios no existe? No imita a Dios, pero “juega” a ser el señor
del «mundo mundanizado». No le ha ido mal en una actividad de la que
participan muy pocos, pues para ello debe uno postrarse ante el Demonio,
dado que él tiene una potestad real en «los reinos de la pompa y la gloria
vana» y ha confesado: «la doy a quien quiero» (LC. IV, 5-7).

116
LA MATRIA: HACIA UNA ROTUNDA IMBECILIDAD

Los días 18 y 19 de septiembre, se celebra en Chile lo que se conoce


como Fiestas Patrias. Para la ocasión, un Ministerio realizó un cartel muy
acorde con la ideología de género promovida con fuerza por Bachelet, y se
formuló una nueva palabra: “Matria”. La formulación tuvo por objetivo
oponerla a la expresión “Patria”. En su ceguera estúpida no advirtieron
que Patria es femenino: es «la Patria» y no «el Patrio», y es englobante de
hombres y mujeres.

No hacía falta tamaña sandez. De todas maneras son sus propias líneas
las que atacan a su nobel invención, pues de ser coherentes en sus
postulados el cartel debería haberse redactado de la siguiente manera: «El
y La Ministerio-Ministeria de la/lo Mujer-Hombre, y la/lo Equidad-
Equidod de Género-Génera, en estas/estos Fiestas-Fiestos Matrias y
Patrias, # (#o) compartamos la/lo pega-pego #(#o) Chile mejor». Una
observación importante: como el signo numeral es femenino, debe
agregarse entre paréntesis la versión masculina que significa numerol. Lo
exige la versión igualitaria de la modernidad.

La igualdad moderna es tan absurda, que solo es admisible en un


cortocircuito mental que acaba por fundir la inteligencia.

117
DE NOVIO CON SU COMPUTADORA

(PONGA A PRUEBA SU IMAGINACIÓN)

Redacté lo siguiente, no por el atropello mental de un desequilibrado


“enamoradizo”, sino por el desequilibrio de juicios de quienes ocupan
cargos importantes en las sociedades.

Los ideólogos de género han logrado desbordar con sus invenciones a


sus seguidores de “refinada, tolerante y avanzada cultura”. Y es que su
principio de “identidad sexual” se presenta -como ya expusimos en otro
momento- «ilimitado». Abre las puertas a cuanto delirio se pueda uno
imaginar. Lo que en un tiempo exponíamos como broma impensada, ya es
una realidad que pone en aprietos a políticos y magistrados.

Un tal Chris Sevier interpuso una demanda contra el estado de Alabama


debido a que no le reconocieron contraer nupcias con su computadora. En
una época normal, la solución hubiera sido de lo más sencilla: siempre
existieron unas casas conocidas por todos con el nombre de loqueros.
Ahora se las llama de “Salud Mental”, porque, seguramente, allí están
quienes gozan de un vigor mental formidable, mientras que los insalubres
somos nosotros. Otra posibilidad sería la sanción penal por intento de
burlarse y hacerle perder el tiempo a los tribunales. Pero lo sucedido con
Sevier en Alabama no solo hizo movilizar en algo a la Justicia, sino que no
fue un hecho excepcional. El mismo personaje, de profesión abogado,
también interpuso demandas en Texas y Utah por situaciones parecidas,
y las noticias dan cuenta de que, en el estado de Colorado, el letrado
enamorado de su máquina: “ha presentado una demanda con la que
pretendía obligar a un pastelero a que le prepare una tarta de bodas para
él y su novia computadora”. Me da pena por los pasteleros de Estados
Unidos, debido a que, de un tiempo atrás a la fecha, las nuevas yuntas los
tienen a maltraer. Estamos al borde de que un pastelero deba probar que
una computadora se ve imposibilitada de comer pastel (seguramente por
análogas razones por las que el señor Sevier se vería imposibilitado, por
más que quisiera, de llevar por rostro la pantalla de un ordenador).

118
Realmente el jurista cuyo corazón se ve tan profundamente atraído por
la señorita computadora, es todo un ejemplo para las sociedades
modernas de aprecio por la manipulación diabólica. Los ideólogos de
género se encargaron de destrozar el único y verdadero matrimonio dado
entre un hombre y una mujer, al tiempo que defendieron (y defienden) a
capa y espada un falso matrimonio fundado en la aberración. Las tarjetas
de invitación de estos personajes, dirán algo así como: «La señorita
Samsung Computadora contraerá matrimonio con Juan Cordura. Queda
invitado a la boda usted y su máquina ordenadora. Confirmen asistencia».

Toda la legislación deberá quedar reformulada: pues no será una


máquina que se destrozó al caer, será que se acaba de morir la esposa del
respetable señor Cordura; no será que por una falla eléctrica de suba de
tensión se quemó algún circuito interno del objeto, será que le dio un ACV
y deben indemnizarlo por daños físicos y morales; no será que usó el
teclado de la computadora de otra persona, será que acaba de cometer
manoseo y, por consiguiente, una infidelidad hacia su flamante esposa
doña Samsung.

Las pretensiones de Sevier son totalmente coherentes con los principios


de la ideología de género, y los que no son coherentes son los jueces que,
aceptando la ideología en cuestión, le rechazan su reclamo. Lo anterior
queda demostrado con el siguiente aporte traído por las noticias: “Este
abogado y activista está dedicando su tiempo desde hace años para
demostrar la arbitrariedad política; (…) en su argumento asegura que si
las autoridades de Estados Unidos han permitido el llamado matrimonio
homosexual y están concediendo todo tipo de ventajas (baños) a los
transexuales, él también quiere ver reconocidos sus derechos; (…) Green
(el juez demandado) otorga licencias de matrimonio a personas que se
autoidentifican como homosexuales, pero se niega a expedir licencias de
matrimonio a zoófilos, maquinistas y polígamos, sobre una base que sólo
puede describirse como un procedimiento arbitrario.” Reitero; Chris Sevier
es coherente, pues al ser la ideología de género ilimitada, la misma le
permite las aberraciones que se le vengan en ganas.

119
Pero, ¿cuál es la defensa de los jueces? Que “la ley no les otorga en estos
momentos la capacidad de reconocer la poligamia o el matrimonio entre
una persona y un objeto inanimado.” El relativismo monstruoso y el
positivismo ciego puestos en evidencia. Quiere decir que cuando a algún
grupo de legisladores se les ocurra que ha llegado el momento de reconocer
la capacidad para que una persona y un ordenador puedan contraer
matrimonio, será posible, muy bien visto, sano y normal.

Para el “pensador” moderno, el mal no está en el hecho de que es una


aberración que un hombre se case con una máquina, sino simplemente en
el hecho de que una ley no lo permite.

120
CANÍBALES

¿Por qué el diario Clarín se conmueve de que una pareja caníbal se haya
comido treinta personas en Rusia? No dudo que si el diario hiciera la
defensa de esas bestias, argumentaría que los dejen tranquilos, pues ellos
se identificaban con voraces panteras.

121
LOS LEONES NO SON HOMOSEXUALES

(CONTRA EL ADOCTRINAMIENTO DIRIGIDO A DESTRUIR NIÑOS)

Ayer me enteré lo siguiente: “La Federación Andaluza Arco Iris ha


lanzado la campaña ‘Es Natural: Diversidad en el reino animal’, dirigida a
los alumnos de Infantil y Primaria, para intentar explicar ‘ejemplos reales’
de transexualidad, intersexualidad y homosexualidad en los animales (…).
La exposición está compuesta por 25 paneles, 12 de esos paneles, son los
relativos a cada mes del año, con un animal y sus ‘curiosidades’ como
protagonista. Cada uno de ellos contará con una especie y una efeméride.
La campaña ha sido creada por el grupo ‘Escuelas sin Armarios’, del
Centro del Profesorado de Málaga, y cuenta con el apoyo del lobby LGTBI
(…). Desde la federación tienen como objetivo que los más pequeños vean
como normal la imagen de dos leones machos acariciándose, delfines
frotándose con machos y hembras, o dos albatros en pareja”.

Voy a tomar el panel del león, y cuanto se diga sobre el fondo es


aplicable a todos los demás paneles. Hace tiempo no veo reunida en un
cartel tanta mentira. Una suerte de compendio del engaño. En miras a
destruir la mente de los niños, vienen ahora a pretender adoctrinarlos
presentándoles una fauna tergiversada. Por caso, nos “ilustran” que puede
haber leones homosexuales, y todo en un marco donde se apunta a
inculcar valores como: “paz, virtud, calma, perseverancia, educación,
compasión”. Los defensores del vicio hablando de virtud; los pregoneros
del encono hacia la recta naturaleza hablando de paz; los destructores de
mentes interesados en educar. Encima tienen el corazón tan sensible que
se compadecen de nosotros que somos unos “cavernícolas que aún no
evolucionamos mentalmente hacia las construcciones vanguardistas de
turno”.

Ciertamente no todos vivimos en tierras de leones, pero se me antoja


imaginar que si lo hiciéramos podríamos ver hechos muy singulares. Por
lo pronto, no me cabe la menor duda de que estos partidarios de una fauna
de-generada, para dar ejemplo de sus lecciones llevarían a los niños a

122
mostrarles cómo los salvajes dan caricias, tal como enseñan en su lámina.
No dudo en lo más mínimo que lo harán, ya que, según ellos, se fundan
en ciencia, y, por tal razón, serán ellos mismos quienes se expongan a
recibir un tratamiento tan dulce por parte de los felinos. Lo más probable
es que los pequeños regresen a sus casas en estado de shock, y ante el
asombro de sus padres, cuenten que un «león se comió brutalmente a la
señorita». Cuando los progenitores pregunten por la causa del trágico
suceso y escuchen de los niños que «la maestra estaba enseñando cómo
los felinos dan caricias», sin dilación de tiempo retiraran a sus hijos de la
institución, no sea que también a otro docente se le ocurra enseñar cómo
es que las serpientes pitones dan un abrazo.

Para que al niño le quede claro que los leones hacen “cariñitos”,
redactan la expresión “salvaje” entre comillas, acaso en el intento por dar
a entender que tales animales son, extraordinariamente amigables. Y
seguramente también estén colocadas esas comillas, porque los ideólogos
imaginarán que los leones “homosexuales” que existen en sus fantasías no
son nada salvajes, sino más bien algo así como gacelas que poco más
bailarán danzas clásicas, y que no deben rugir haciendo un “grrrrrrrrrr”
potente y atemorizante, sino que deben emitir un sonido “meeeee” muy
semejante al de una oveja. «Hijo querido, los leones no acarician, dan
zarpazos; son de naturaleza salvaje y lo más probable que te devoren si te
acercas».

Enseñan ladinamente que entre los humanos una cosa es la biología y


otra cosa la construcción de identidad -vale decir, les importa un bledo la
naturaleza-, pero ahora salen diciendo torpemente que sí hay animales
gais por naturaleza; se ve que advirtieron que el verso de la construcción
de identidad en ellos no funciona, y así, entonces, mentaron: “hagamos
circular directamente que la natura también produce una fauna
homosexual”.

La misma propaganda felina utilizada para reventarles la mente a los


niños, deja -¡sin darse cuenta!- muy mal parada a la ideología de género.
Dicen: “A veces dos leones machos comienzan a acariciarse y llegan a

123
formar una pareja”. Descartaron las hembras. Quizá admitan con nosotros
que el lesbianismo no es natural. Expresan: “Solo los machos tienen
melena: no las hembras”. Nos dan la razón cuando decimos que en el reino
animal no existe el travestismo: la leona no puede usar peluca, ni el león
quitarse su melena. Igualmente se descartan de plano los transgéneros:
nunca se vio un felino devenido en mariposa; ni caminando día y noche
en dos patas por tenerse por un ñandú; ni caminar marcha atrás con su
cola extendida porque se le antojó ser un elefante. Jamás se ha visto a un
león fumando pipa y jugando una partida de poker, pero si vemos a
“humanos” jugando a hacerse la sirenita con una cola fabricada para la
ocurrencia acuática degenerativa. Y por si aún no se advirtió, queda
aniquilada la homosexualidad entre leones al decir –lo reitero-: “Solo los
machos tienen melena: no las hembras”. Se reconoce que hay machos y
hembras (¡no hay más nada!), distinguibles por naturaleza hasta por una
cuestión accidental como es lo de la melena. Cualquier otro agregado es
puro embuste. En el intento de rebajar la razón al instinto animal, ni
siquiera logran entender el instinto. Verán a un león haciendo un
movimiento de apareamiento sobre un tronco, y concluirán, no sólo que el
felino es de género madera, sino que es natural y lícito que el humano
tenga sexo con los árboles.

En el cartel, la cola de los leones forma un corazón. Manipulación hasta


en los detalles: transmutan una perversión haciéndola pasar como algo
bueno del corazón.

Hacia el extremo derecho inferior, se invita a desarrollar la virtud de la


compasión para “superar el miedo”. Aquí el miedo que debe superarse es
el que los ideólogos han generado, y que lleva a silenciar muchas voces por
temor a represalias, dando así lugar a que la maldad ideológica gane más
y más terreno.

124
EL DIABLO BRINDÓ EN ECUADOR

Hace tiempo atrás Ecuador admitió el aborto libre. También en el


«Centro Cultural Metropolitano de Quito» (Ecuador), se exponen varias
blasfemias hacia lo sagrado del catolicismo, como así también
degeneraciones sexuales. Más que «Centro “Cultural”» es una sede de
Satanás. Mi mayor repudio hacia ese mal, y este repudio va en intento de
reparación junto a mis oraciones.

No me resulta acertada la terminología utilizada por ciertos


informativos: “… obras de arte con contenido que promueve la burla y la
fobia contra los creyentes, especialmente contra los católicos. En ella, se
presentan ilustraciones ofensivas contra Jesús, María y los obispos”. De
obra de arte no tiene nada. Que son obras sí, pero obras demoníacas.

A la inmundicia expuesta se la denomina «Intimidad Política», y está


abalada por organizaciones como la ONU y Mujeres Ecuador. Sé que más
de uno se preguntará qué interés puede tener la Organización de las
Naciones Unidas en una exposición blasfemia. La respuesta es sencilla: la
ONU es otra sede del Demonio y entre sedes se apoyan.

Me gustaría saber si al Alcalde de Quito que aprobó que tamaño mal


sea dado a conocer como una hechura “artística”, le agradaría –en nombre
de la «Intimidad» o de la «Política», le doy para elegir- que zahieran a su
madre o a su padre o a sus hermanos, rebajándolos vilmente con escenas
hirientes.

Basta ver al que se presenta como “artista” de las obras, para que uno
inmediatamente vea en él a un satanista.

No reproduciré en este «Periódico» virtual las obras del averno que


expone el “Centro” referido. Sí expongo la firma “artística” que se
encuentra en ambos costados de los murales, que hace entender
claramente quiénes se encuentran detrás de todo. Dicha firma es el
triángulo con el «Ojo de que todo lo ve», que, como es sabido, es clarísimo
símbolo masónico. Si alguien tiene dudas sobre estas agrupaciones

125
secretas y corruptoras de la sociedad, averigüen porqué a Bachelet la han
premiado.

126
EL VERSO DE LA EDUCACIÓN SEXUAL ESTATAL

Un título periodístico que dice: Podría evitarse el 70% de los embarazos


adolescentes, solo revela toda la furia de una prensa que apoya la idea de
reducción poblacional. El tema de las cifras ya fue denunciado
ampliamente por el Dr. Bernard Nathason en su famosísima obra La Mano
de Dios.

Han hartado con el verso de la educación sexual estatal. “Educación


sexual”, claramente ya es un grito de guerra contra la natalidad.
“Educación sexual” es la voz que pide insistentemente “por favor, no más
niños, haga cuanto esté a su alcance para que haya menos embarazos”.

Nunca les cerrará la ecuación, porque los mismos que hablan de ese
“evitar”, son quienes promueven el sexo a dos manos, a cuatro manos,
sexo triple, quíntuple, grupal, bestial, galáctico, cibernético, vegetariano,
de igual sexo, con máquinas, como se le dé la gana, sin barreras. Me enteré
hace poco que en México hay un libro que se da en ciertos colegios en
donde se les enseña cómo hacer sexo oral, y sobradamente sabemos de
libros perversos promovidos desde órganos estatales y destinados a
corromper las mentes de los más pequeños y adolescentes. En definitiva,
esta porquería lanzada desde distintos Estados bajo la denominación
“educación sexual”, es una trampa maligna que al tiempo que pregona
prácticas sexuales de todo tipo, insiste en el asesinato. Todo es válido
menos la consecuencia; todos saben de todo, pero si la mujer queda
embarazada es que no tenía suficiente “educación”. Vale decir, se le está
diciendo principalmente a la mujer embarazada: ¡No nos obedeciste. Te
zafaste loca. La idea era mucho sexo, pero nada de concepción!

Debemos abrir los ojos. Debemos darnos cuenta que hay pandillas de
delincuentes que ocupan cargos en los distintos Estados, y son quienes
intentan enseñarles a los padres qué “educación” sexual deben tener sus
hijos. Vivimos en Estados corruptos, que viven en la corrupción y de la
corrupción, pero ¡ojo!: ¡Ellos si entienden de educación sexual! ¡Ellos son

127
los indicados para educarnos sexualmente, principalmente por la alta
moralidad de la que gozan!

128
MENORES EN LA MIRA

(TRAS EL "DERECHO" PEDOSEXUAL)

El objetivo: destruir niños; o para ganar rápidamente la batalla


ideológica inculcándoles desde tempranísimas edades que la perversidad
es algo bueno, o para usar de ellos en miras a la satisfacción de un egoísmo
bestial, derivado por lógica consecuencia de los postulados de una
doctrina que probadamente hunde sus raíces en la bestialidad. Y es que
si se permite hacer lo que se quiere con la naturaleza (recordemos que
para los ideólogos no se trata de biología sino de construcción antojada),
¿por qué se va a impedir que alguien busque a un menor, o, incluso, a un
bebé, para dar rienda suelta a lo que bestialmente se confunde con amor?

Quienes apoyan la ideología de género, lo quieran o no, estén o no de


acuerdo, avalan la abominación que en el párrafo anterior se expuso. No
puede ser de otra manera, porque, lo reitero, la pedofilia es una derivación
lógica de la infernal doctrina.

Inventan que hay un "derecho" pedosexual. A estas alturas del hartazgo


y por tantas sinrazones que uno debe leer y escuchar, diré sin rodeos que
-no lo dudo en absoluto-, por la cabeza de los inventores de atrocidades,
debe hallarse algún gas potentísimo dándoles vuelta por la cabeza. Ya no
sé qué otros "derechos" les queda por proponer. Para estos seres
extralimitados lo único que no es derecho es el derecho; todo lo demás,
sus antojos, sí valen como "derechos".

Se dice que "love is love", y se presentan en una lámina seis tipos de


uniones posibles, incluyendo la un hombre de 36 años con una niña de
10 años. Pero cómo "love is love" y se permite todo lo que se desee, el
alcance de aberraciones que puede vincularse es infinito.

129
AMA DE CASA

Ningún exceso puede ser solucionado adoptando una deformación. Si


se maltrata a un perro, la solución pasa por un equilibrio en el trato, y no
por el hecho de que se envíe al canino a ver una película al cine. Si alguien
está excedido de peso por comer de más, la solución está en la templanza,
y no en que se meta los dedos en la boca para provocar el vómito. Y si hay
excesos contra la mujer en el hogar, la solución radica en el recto amor, y
no en enloquecerla diciéndole que debe huir de la casa o que debe hacerse
libertina. Contra toda evidencia, los revolucionarios modernos proponen
algo así como que las oficinas son el paraíso y que los que mandan son un
dechado de mansedumbre. Tal vez no se han enterado aún que existen las
empresas.

Hay un libro llamado “Política y Ciudadanía” (ed. Maipue), con el cual


se dictan clases en colegios del Estado de la Provincia de Buenos Aires,
más precisamente en cursos de 5° año. En tal obra se enseña, por ejemplo,
que “el ideal de mujer se construyó a lo largo de la historia a través de una
compleja red de poderes”, y se enumera: “que se elaboró un modelo de
mujer-esposa casta, devota y obediente”; que el ama de casa perfecta era
aquella a la que “se le asignaron los roles de esposa y madre y se la relegó
del cumplimiento de cualquier otro, ya fuera en el ámbito privado como en
el público”. Y también se afirma que “aún hoy muchos se niegan a tratarla
como ser humano total”. Paradójicamente el texto transcripto es uno de
los que se encargan en maltratar a la mujer, al deformar su figura. Son de
esos textos que, ahora sí, construyen redes artificiales para presentar
nuevas concepciones tocantes al papel de la mujer.

No se prueba en absoluto que una mujer que es esposa, casta, devota y


obediente sea algo malo. ¿Querrán decirnos que un modelo de mujer muy
“bueno” sería el de una concubina, libertina, impía y desobediente?
¿Dónde está el mal en ser esposa y madre? ¿Dónde el mal en ser ama de
casa? Me resulta que quien usa su pluma para atacar a la maternidad y
al hogar, es un tremendo desagradecido. Se olvida que no podría siquiera

130
respirar si no hubiera sido dado a luz por una madre. La maternidad no
es una construcción que ha surgido por una “compleja red de poderes”
humanos; es algo bellísimo puesto en la naturaleza de la mujer, exclusivo
de ella. El que escribió el texto objeto de crítica, no nació en el cajón de
una oficina: nació en un vientre gracias al don de la maternidad.

Me causa gracia cuando leo eso de: “aún hoy muchos se niegan a
tratarla como ser humano total”. No solo avalo plenamente la proposición
entrecomillada, sino que me animo a perfeccionarla: “muchos se niegan
directamente a tratarla como mujer”, reduciéndola a la categoría de objeto.
Es precisamente en estos tiempos donde la mujer, más que nunca, se ha
visto reducida a la condición de elemento de uso. Es la compleja y
destructiva construcción de poder actual, la que, por ejemplo, hace de la
mujer un inmueble para ser alquilado. Pero claro… de esto el texto no dice
una sola palabra.

El documento revolucionario transcripto, no solo cosifica a la mujer,


sino que apoya cosas opuestas: se dice que inicialmente el rol de madre
fue una imposición de una compleja red de poderes, y luego se queja de
que hoy, debido a la maternidad “la mujer es relegada a un segundo plano”
en las empresas. En qué quedamos: si el hecho de que sea madre es una
imposición de poder, se sigue que la empresa que lucha para que la mujer
no quede embarazada estaría encarando una buena lucha. En definitiva,
por un lado se da a entender que la maternidad es algo malo, pero, por
otro lado, se dice que la empresa que la impide actúa mal, con lo que,
confusamente, se enseña que no es malo ser madre.

Reivindico plenamente la labor dificilísima y admirable de las amas de


casa. La canallada moderna ha logrado que prácticamente de vergüenza
tan solo hacer referencia a la expresión. Decir “soy ama de casa” casi suena
a delito, a estar desempeñando algo malo. Hasta expresar “pertenezco a
una mafia” goza de mejores miramientos. No nos dejemos embaucar;
¡miremos bien! De todos los trabajos el único que es denigrado es el de
ama de casa: le mostrarán como malo a una mujer con una escoba, pero
no le mostrarán como malo la esclavitud de una mujer subiendo y bajando

131
cajas durante ocho horas en una empresa; le mostrarán como malo a una
mujer con rostro cansado por estar con sus hijos, pero no le mostrarán
como malo el rostro deforme de una mujer que debe dirigir a quince
hombres en la administración pública; le mostrarán como malo una mujer
cocinando una hora y media, pero no le mostrarán como malo que esté
parada horas enteras envolviendo hamburguesas de McDonald para
alimento de desconocidos. Nunca hubo problemas con la escoba, pero si
con el dinero.

Era preciso que los destructores del orden social apunten a la reina para
que se desarme el panal. Y vino así el intervencionismo estatal tiránico que
ahora dirige como quiere la vida de las personas: mujer afuera, hijos solos,
familias destruidas, adoctrinamiento camuflado en las escuelas, abortos,
defensa de uniones perversas. Han destruido los canales afectivos más
hermosos e inolvidables y nos proponen un “amor” monstruoso.

Han destruido el amor en los hogares y lo han suplantado por el odio


en las hogueras.

132
DÍA INTERNACIONAL DEL RECLAMO ASESINO

Tristemente en mi país, Argentina, en 1990, grupos y organizaciones


que piden por el aborto libre y legal, declararon al día 28 de septiembre
como el "Día Internacional de lucha por la despenalización del aborto en
América Latina y el Caribe."

No solo hacen con total impunidad apología del delito, sino que se ha
llegado a la locura de establecerse un día internacional donde hombres y
mujeres reclaman la legalización de asesinatos, y que se los mire con
buenos ojos.

Para la ocasión hacen afiches de todo tipo. Por caso, el de la Provincia


de Mendoza, muestra varias figuras de mujeres cuyas caras, todas iguales,
evocan el logo del famoso café Starbucks. ¿Y qué tendrá que ver? No parece
casual que se use un símbolo de una empresa que destina parte de sus
ingresos a financiar a la satánica mega entidad abortista llamada Planned
Parenthood que, con casa central en los Estados Unidos, expande sus
tentáculos a lo largo y ancho del mundo. No a la aberración.

133
LAS IDEAS BESTIALES DE MARIO VARGAS LLOSA

La empresa Coca-Cola ha lanzado una propaganda donde sale un


hombre apoyando el rostro sobre la panza de su mujer, a los efectos de
sentir cómo el pequeño se mueve. Cifro ahora mi interés en cierto
contenido de la publicidad, aunque sé que otros se quedarán con la
gaseosa. Para un hombre de mundo (¡bien de mundo!) como Vargas Llosa
a quien lo mueven intereses de moda, algunos mensajes tienen raíz
“cavernícola”. Posiblemente el escritor peruano crea que lo que el padre
siente es un garrotazo proveniente desde el interior materno, o, tal vez, que
sea el Fantasma de la Opera generando una ilusión. Otros más “agudos”
celebrarán el hecho de que el papá está sintiendo “un conjunto de células”,
y algunos todavía más “brillantes” se regocijarán en que “una parte del
cuerpo de la mujer” llamada tercera pierna emite señales; aunque, claro
está, no nos podrían dar una explicación racional de por qué no sienten el
mismo regocijo cada vez que recuestan su cabeza sobre el hombro de una
dama. Si el escritor peruano no se empeñara en negar el sentido común,
se daría cuenta que, a lo largo y a lo ancho de las cuatro esquinas del
mundo, lo que se percibe a través de la panza materna es el movimiento
de un ser humano en gestación, y dejaría de usar esas cuatro esquinas
para llevar unas ideas brutales.

El novelista sostuvo: "Habrá parlamentarios más civilizados que esos,


que representan una derecha cavernaria. Ésa no es una derecha liberal,
que cómo no va a admitir el aborto. Es una absoluta necesidad si se cree
en los derechos de las mujeres, que decidan si quieren tener niños o no".
La barbarie del pensamiento de Vargas Llosa llega a llamar civilizado a
quien vota a favor del destroce de un pequeño. Ni los legisladores que votan
en favor de cualquier tipo de aborto, ni los escritores que como el
mencionado se creen civilizados apoyando asesinatos, son en modo alguno
civilizados.

Don Mario es de la clase de falsificador que, sin documentos que


prueben el crimen, supone mal del hombre antiguo; pero con documentos

134
que prueban aberraciones supone bien de tribus indígenas. En otras
palabras –y admitiendo tan solo de momento la existencia de un hombre
que haya vivido en una caverna-, sin pruebas acusa al cavernícola de
torpe, pero con pruebas de prácticas antropofágicas perpetradas por varios
indígenas habla de “culturas originarias”. Vargas Llosa es de los pocos que
tienen el don de penetrar en lo que llaman prehistoria: ven los hechos del
hombre en el tiempo y, no obstante ello, los registran en algo fuera de la
historia.

Es realmente una genialidad comprobar cómo los mismos argumentos


usados para denigrar al hombre antiguo, son los que hablan muy bien del
hombre antiguo y muy mal de modernos como el escritor. Si los
congresistas chilenos que defendieron la vida son unos cavernícolas,
entonces los cavernícolas con quienes se los compara eran personas con
corazón noble que amaban la vida y la respetaban, lejos de la imagen
deforme que se nos presenta de ellos. Si Vargas Llosa se detuviera tan solo
unos minutos a reflexionar sobre los disparates que ha aseverado, lograría
dar con una realidad sorprendente: y es que de haber existido el hombre
de la caverna, hubiera usado su garrote para defender la vida de sus hijos
contra los malhechores. Es el hombre moderno el que utiliza la succión y
la pinza para destrozar al hijo. Claro, tal vez esto sea un garrotazo muy
fuerte para el «Nobel» peruano. Algo parecido expuse hace tiempo en el
diario «Uno» de la Provincia de Mendoza (exactamente el 8 de diciembre de
2015), cuando se atacó a un médico sirviéndose del mismo tópico
denigratorio usado por el afamado autor. Dije en esa oportunidad: “Si, tal
como algunos pretenden, el prestigioso doctor Abel Albino es un
cavernícola por estar a favor de la vida, entonces la lógica nos ha de llevar
a concluir de manera irrefutable que aquel personaje de la antigüedad no
era un salvaje, un inhumano, un ser que mataba a sus semejantes, sino
que, por el contrario, alguien que bregaba por la vida. Pretendiendo hacer
quedar como un ser retrógrado a quien defiende la ley natural y la ley
divina tildándolo de hombre de las cavernas, terminan elogiando al
hombre antiguo, y probando sin quererlo, que gozaba de salud mental y
de bondad en su corazón. Vienen igualmente a desmentir su antojadiza
135
invención de que aquellos seres eran más bien dados a la brutalidad, y se
adjudican (sin verlo) de forma superlativamente obtusa, el calificativo de
«brutales» en tiempos modernos, por venir a defender vivamente, por
ejemplo, la licitud de matar indefensos niños”
(http://www.diariouno.com.ar/…/lecciones-las-cavernas-201512…).

Ya se sabe de sobra que asesinar no es un derecho.

Vargas Llosa tampoco focaliza bien el asunto: el tema no pasa


principalmente por si “las mujeres deciden tener niños o no”, pasa con lo
que se hace con los que ya se tiene, pues, desde la concepción la mujer ya
tiene un nuevo ser humano. El aborto es un tema que recae sobre lo que
se tiene, no sobre lo que aún no llega.

Vargas Llosa también dijo que el aborto es “una necesidad en nuestro


tiempo”. Espero que algunos musulmanes no le rindan reverencia, si no
va a salir diciendo que los atentados también son “una necesidad en
nuestro tiempo”. Como servidor y predicador del «novus ordo seclorom», el
literato cumple muy bien el punto de la agenda que insiste sobre la
reducción de la población mundial.

Otra ocurrencia del novelista sobre las maniobras asesinas: “Si se cree
en la justicia social, si se quiere respetar el derecho de las mujeres,
entonces es absolutamente fundamental. Por eso es que hay cada vez
menos países en el mundo -y sobre todo entre los países modernos y
civilizados- que toleran el aborto”. La justicia y el derecho son cosas
buenas; pero si el aborto realmente fuera algo justo y bueno, ¿a cuenta de
qué hablar de tolerancia? ¿Desde cuándo es lo bueno lo que debe ser
tolerado? Vargas Llosa piensa bajo el dictado del número: “la mayoría lo
sigue, luego si la mayoría lo hace debe ser bueno”. Podría ser materia
opinable hace unos siglos atrás qué calificación adoptar respecto de los
que se oponían al aborto. Pero en estos tiempos de avances científicos
donde a quedado probado que hay vida humana desde la concepción,
sostener en nombre de la “modernidad y la civilización” que quien se opone

136
al aborto es un cavernario, es una inferencia que no la hace ni un chico
de jardín.

Para Mario somos estúpidos: “Cuando una señora es violada, está


obligada a tener el niño porque hay una derecha completamente
cavernaria que no admite el aborto. Eso es una estupidez, una barbaridad,
y hay que decírselo claramente a esa derecha: que esa derecha no es
liberal, esa derecha no entiende lo que son los derechos humanos”. Que
se tenga al niño no lo exige una “derecha completamente cavernaria”, lo
exige un precepto que dice “no matarás”. Los mandatos de Vargas Llosa
se fundan en su endiosada derecha liberal. ¡Impresionante las “razones”
del “civilizado” con premio Nobel! Diré las cosas aún más claras, tal como
parecen gustarle al escritor peruano: -«Mario Vargas Llosa: sus
pensamientos sobre el aborto son mucho más que una barbarie, son una
bestialidad. Usted está predicando el crimen. Sus derechos humanos
tienen el agrado de matar al indefenso pero no al violador. Y a quienes
trata como hombres cavernarios gozan de todo lo civilizado que usted
desconoce».

La estupidez lanzada por Vargas Llosa no solo alcanza a los congresistas


de Chile que se opusieron a las maniobras asesinas, sino a todo aquél que
comparte esa oposición. Es hermoso saberse parte de una “caverna
bárbara” en donde se ha enseñado el respeto al ser humano; y causa
repulsión saber que hay quienes son parte de una “mansión civilizada” en
donde enseñan como derecho el más cobarde de los asesinatos.

137
AJUSTE DE CUENTAS

Un nuevo informe se queja de que las mujeres, en comparación con los


hombres, no han recibido casi premios Nobel.

Gracias a los ideólogos de la "gran igualdad" -y por supuesto a diarios


como Clarín-, podremos equilibrar a partir de ahora los futuros eventos,
saldando así deudas históricas: serán las mujeres quienes vayan a la
guerra. A cambio, los hombres recibirán poquísimos premios «Nobel».
Obvio que saldremos perdiendo, ya que para los pensadores de la
igualación, la terrible desigualdad está en no ganar una estatuilla que se
mantiene parada en un espacio de siete centímetros.

La igualdad moderna lleva máscara de justicia y alma de imbecilidad.

138
¿QUÉ PINTAN LOS NIÑOS EN BRASIL?

LAS BANDERAS DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

Cuando era niño, una maestra de la primaria me hacía pintar las


banderas de los distintos países. Tenía una finalidad didáctica: era la
manera práctica de incorporar nociones conceptuales a través del impacto
visual de los colores. Celeste y blanca (con un sol), Argentina; roja y blanca
(Perú); blanca, roja, azul (y una estrella), Chile; etc., etc. Y fácilmente
quedaban los países incorporados a la memoria a través del conocimiento
de su símbolo patrio más característico.

Pero ya no se trata de Geografía, se trata solo del método. Se trata de la


metodología de Geografía aplicada a una real degeneración. Por caso, hay
colegios en Brasil en donde se enseña a los niños las invenciones de la
ideología de género haciéndoles pintar banderas. Se introduce, sirviéndose
de los colores y nombres, nociones que responden a los más variados
antojos sexuales que puedan imaginarse. Y el niño ya no relacionará el
arco iris con un fenómeno físico ocurrido en el cielo cuando llueve y
alumbra el sol (ni que decir con el pacto divino), sino que dirá que es el
símbolo del “amor gay”. Hasta posiblemente cuando se enseñe Física se
diga que el arco iris en el cielo se debe a que la luz solar es de naturaleza
“sex-fluida”, una categoría superlativa englobante de todo lo que invención
degenerada respecta. Dada la infinitud de construcciones que puedan
darse –el antojo parece no tener límites-, de tantas banderas incorporadas
por el niño a su mente, puede que: o le dé un surmenaje, o termine odiando
la pintura, o acabe por amar el surrealismo al encontrar por fin “el eslabón
perdido” justificativo de una mixtura colorinche indefinible y calificada
como “arte”.

Si hay una ideología que no debería tener más bandera que la de «el
mal», es precisamente la de género. Una bandera determina, por lo que no
es muy apropiado que un movimiento que predica como derecho la
indeterminación -traducida como el más caprichoso transformismo- venga
a hacer un uso frecuente de símbolos determinantes. Contra toda sana

139
lógica bregan por la eliminación de las figura de mujer para el baño de
damas y del hombre para el baño de caballeros (pidiendo a cambio una
neutralidad), pero ellos sí se clasifican bajo banderas que buscan
identificarlos de la mejor manera posible.

Lo natural es que la luz blanca se descomponga en colores, no que los


colores se descompongan en luz blanca; pero es parte de la invención
proponer lo último; es parte de su estrategia darles a los niños lo negro
como si fuera blanco. Y, tristemente, en la mente de los pequeños que
recién se abren a la vida, los colores servirán para recordarles
concepciones sexuales formadas en la paleta de la degeneración.

Los colores ejercen una influencia muy significativa sobre el intelecto.


Los niños deben, por ejemplo, pintar cuentos sanos, porque así más tarde
recordarán con facilidad el cuento. Pero debe ser impedido a toda costa el
"cuento" macabro de la ideología, destinado a que más tarde los niños
recuerden con facilidad el adoctrinamiento.

140
LO QUE ENSEÑA LA GORDURA

(UNA TORPEZA FEMINISTA)

Como sucede con algunos temas, es preciso atajarse y dar algunas


explicaciones previas, para no dar lugar a “malos entendidos”; esto último
no precisamente por parte de los que entienden mal, sino por parte de los
que quieren que no se entienda bien. Por más que haya quienes utilicen
la expresión “gordo o gorda” para ofender a otros, lo cierto es que la
gordura es algo real, tanto como la flacura. Se puede ofender también a
una persona flaca en virtud de su condición, y otro tanto le puede suceder
a quien tenga un dedo chueco. La cuestión está clara: no debemos ofender
a nadie por sus cuestiones accidentales, pero tampoco podemos negar las
realidades.

Las feministas dicen: “La aceptación del propio cuerpo es un gran paso
hacia la autoestima y la independencia personal”. Fenómeno; pero si
deciden aceptar el cuerpo según un balance de grasas acumuladas (sean
las que sean), con más razón deberían aceptarlo conforme al perfecto
diseño biológico.

Hay cosas asombrosas que solo pueden suceder en la mente humana.


Con lo del párrafo anterior he advertido que a las feministas les interesa
mucho que se respete el cuerpo cuando se han ingerido algunas
hamburguesas de más. Se ve que cuando se trata del estómago, el cuerpo
sirve, pero si se trata de sexualidad aparecen los “seres encerrados en
cuerpos equivocados”, y, por tanto, ese cuerpo debe ser desechado y
transformado en uno nuevo. En otras palabras: reconocen que hay una
persona con cuerpo gordo y que debe ser respetada como tal, pero al
cuerpo de una persona determinado en su sexualidad (biología: hombre y
mujer) por la naturaleza, en caso de que alguien decida, por ejemplo,
identificarse con un canguro, no hay que respetarlo. Este es el mensaje
que dejan.

141
Aunque la obstinación feminista no lo alcance a ver, su discurso está
diciendo: Son las grasas las que cambian pero deben verse como algo fijo,
en cambio a lo que es realmente fijo se lo debe ver como algo cambiante.

Ojalá que los partidarios del movimiento criticado puedan darse cuenta
de todo lo que está encerrado en su mismísima proposición:
verdaderamente la aceptación del cuerpo -y ¡primeramente por lo
biológico!- contribuirá a una sana autoestima, y, por supuesto, contribuirá
significativamente a que toda persona que esté atrapada bajo las garras
de la nefasta ideología, logre independizarse de ella y gozar de la verdadera
libertad.

142
LA ONU AL SERVICIO DE LA DESTRUCCIÓN INFANTIL

Lamento vivamente enterarme de ciertas noticias en medios que,


teniendo la obligación de atacar la perversión, simplemente se limitan a
informarnos con muchísima tranquilidad sobre ella; algo así como si un
padre se enterase que en dos horas su hija será asesinada, y en vez de
hacer algo para evitar el hecho terrible, se limitase a contar en el almuerzo
que fulano usará “un cuchillo con doble filo para degollar a Martita”.

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó el


nombramiento de "un experto independiente en la defensa del colectivo
LGTB", un tal Vitit Muntarbhorn, que se encargará de promover la
ideología de género por el período de tres años, actividad que tuvo
comienzo en julio de este año (2017). Pensemos cómo será la
independencia del perito que ha sido nombrado por la ONU. Muntarbhorn
es profesor de derecho y activista homosexual. Es tan experto, que al
describir a la sanidad, a la educación y a la religión, sostuvo que son
“puntos de partida blandos”, al mismo tiempo que defendió que la
orientación sexual y la ideología de género no son “categorías cerradas”.
¿Qué habrá querido decir? Esta gente realmente es experta en utilizar
frases intrincadas y confusas. Un lenguaje estructurado para
desequilibrar la inteligencia. ¿”Puntos de partida blandos”? ¿Qué es esto?
El pan recién salido del horno es blando; pero también tenemos el pan
duro. ¿Cómo debemos tomar la doctrina de Vitit Muntarbhorn dirigida a
adoctrinar? ¿Cómo algo blando o como categoría cerrada? Al tratarse de
un activista homosexual me inclino a pensar que se trata de algo blando;
de categoría cerrada; de proyección dura; y con las puertas abiertas hacia
el transformismo de categoría abierta. A la “ciencia” moderna le encanta
lo complicado y esquivo.

El “experto” de la ONU manifestó que “la libertad de expresión y la


libertad religiosa no son derechos absolutos y podrán ser limitados si es
necesario”. Una vez más habría que conocer qué entiende el abogado por
derechos absolutos. Tratándose de un elegido de la ONU, sí nos queda

143
claro que para ellos la vida de los niños en gestación no es un derecho
intocable, dado su apoyo significativo para con las maniobras abortivas.
Pero lo que aquí destaco es lo siguiente: que la organización en cuestión
está decidida a limitar a quienes se opongan a la ideología de género. La
mentira formulada dice: “podrán ser limitados si es necesario”; peor en
verdad lo que quieren decir es esto: “es necesario que sean limitados”. De
ahí que ya estemos viendo a congresistas de distintas sociedades votar
leyes en donde se establecen castigos (limitaciones los denominan) para
los opositores a la perversa ideología.

También es misión del “experto” entablar “un diálogo con los Estados y
otros interesados para promover la aplicación de medidas que contribuyan
a la protección de todas las personas discriminadas”, y “evaluar la
aplicación de los instrumentos internacionales vigentes de derechos
humanos relacionados con los medios de superar la violencia y la
discriminación contra las personas por motivos de orientación sexual o
identidad de género”. La tarea de Muntarbhorn está centrada en
“organizar, facilitar y apoyar la prestación de servicios de asesoramiento,
asistencia técnica, fomento de la capacidad y cooperación internacional en
apoyo de las iniciativas nacionales de lucha contra la violencia y la
discriminación”. Lo transcripto tiene un lado «blando» y un lado «duro», y
aquí a ambas expresiones le doy un significado de lo más preciso. «Blando»
por la siguiente razón: nadie puede decir una sola palabra contra ellos,
salvo que sea favorable. De lo contrario le imputarán estar discriminando.
Piden que uno sea de lo más permisivo, de lo más blando. Pero su pedido
es de lo más hipócrita, y por eso está el lado «duro»: ellos pueden decir lo
que se les venga en ganas sobre sexualidad, pero uno, no. Si alguien tiene
la ocurrencia de afirmar como buenos y verdaderos la sola existencia de
dos sexos dados por naturaleza, le harán recaer la mala discriminación, ¡y
encima ahora con sanción legal! Estos fenómenos discriminan en nombre
de la “no discriminación”.

Muntarbhorn, como buen experto en el mal, sabe dónde apuntar, y fijó el


blanco: la educación es el punto de partida para “formar a los niños en

144
actitudes correctas desde una edad temprana”. Los niños y una vez más
los niños; la perversión presentada a ellos como “actitudes correctas”.
Quieren así acortar los tiempos y obtener una rotunda victoria. El tema de
los niños va más a fondo y lo dejo claramente expuesto aquí. Cristo dijo:
“Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis”. Desde luego que a
Satanás le repugna la idea, de ahí su especial saña contra los menores y
su demanda incansable de almas infantes. Conocedor de la especial
predilección de Jesús por los pequeños, el príncipe de las tinieblas tiene
un odio especial contra ellos. Acuso ahora a la ONU porque obstruye el
«Dejad», acuso a la ONU porque lucha por lograr a toda costa el
impedimento. La ONU está al servicio de la destrucción infantil, está al
servicio de todo cuanto implique el impedir.

Van por los niños, pues ellos tienen la mente blanda; y es en tal
blandura que quieren cimentar sus doctrinas, de tal manera que se hagan
tan duras que terminen por ser inamovibles.

145
LO INVITO A DISCRIMINAR

Un título como el aquí propuesto, suena a escándalo para una


mentalidad que esté enraizada en las modas de pensamientos
desquiciados. “¿Cómo se atreve a decir eso?”, es la mínima expresión de
enfado que podría escuchar. Pero siempre la mente humana está
discriminando, sucede que a veces se lo hace bien y otras no. El que aparta
una comida envenenada la está discriminando; la aleja de sí para cuidar
su vida. Pero el ideólogo de género discrimina a la naturaleza; la aparta de
sí para quedarse con su deseo caprichoso. En el primer caso estamos en
presencia de una buena discriminación, en el segundo caso estamos en
presencia de un mal uso de la misma.

En un cartel puede leerse: “Ser diferente no es un problema, el problema


es ser tratado diferente. No más discriminación”. Para refrendar el dicho
colocan varios casilleros con algunas imágenes, por caso la figura de un
hombre al que parece fallarle el corazón; otro en silla de ruedas;
obviamente la infaltable aprobación homosexual con dos hombres
pintados de rosa; y un hombre en blanco y negro que no sé si será algún
promotor de los alfajores Bagley o el dueño de una empresa de ajedrez.
Así, de esta manera, los ideólogos de género forman su doctrina con la que
más luego adoctrinan. Ellos que pretenden que nada es fijo sino todo una
construcción subjetiva, son quienes sientan principios a los que pretenden
inamovibles.

La frase de los ideólogos es un juego de palabras ridículo. “Ser diferente


no es un problema”. ¿No? A ver: Si tengo un problema en el corazón, me
diferencio de quienes no tienes ese problema, precisamente en virtud del
problema. Unos tienen dificultades cardíacas y otros no. Si tengo cáncer
me diferencio de quien no lo tiene, porque yo tengo un problema y otro no.
Si quedo ciego me diferencio de quien ve, porque yo tengo un problema
llamado ceguera y otro no. Y en la segunda expresión leemos: “El problema
es ser tratado diferentes”. ¿Es cierto eso? Veamos. Si a un lisiado no lo
trato diferente, vale decir, si no le doy una silla de ruedas para que ande,

146
y, en cambio, lo obligo a caminar como alguien que sí puede, le ocasionaré
un terrible inconveniente. De modo que tratar de manera diferente a
alguien porque tiene alguna diferencia, no implica necesariamente
ocasionarle un problema, sino ayudarle, en lo posible, a aligerarlo. A un
alumno de 10 años no le puedo enseñar las cosas que a uno de 18 años,
hay contenidos diferentes, y se los trata de un modo diferente (de otro
modo, superfluo sería entonces que haya diferentes cursos). Si fuera un
problema tratar de modo diferente a las personas, que sean eliminadas las
cárceles, pues es sabido que los que están presos tienen un trato diferente
respecto de los que están libres. Si no trato diferente a un hipertenso, corre
riesgo de morir; si no trato diferente a quien está en terapia intensiva, corre
riesgo de morir; si no trato diferente a un herido de gravedad, corre riesgo
de morir. No le puedo exigir a un soldado herido que corra como un
soldado sano, el trato es diferente. Lleve la frase a una relación amorosa y
le aseguro que se le «armará la gorda» (antes de que las feministas
denuncien a la Real Academia Española por supuestas discriminaciones
de masas corporales derivadas de la frase, infórmense sobre su
significado). Precisamente si un hombre no trata de manera diferente a las
mujeres que no sean la suya, es que tendrá un grave problema con su
esposa. Y la mujer que decide no tratar de modo diferente a los demás
hombres, esté segura que tendrá un terrible problema con su marido.

Con lo anterior quiero decir que hay ciertos tratos que implican igualdad
y otros que implican diferencias. Pero sucede que los ideólogos de género,
habiendo perdido el rumbo sano, son quienes quieren igualar el antojo con
lo natural, y quieren imponer diferencias donde no debería haberlas: llevan
más de treinta.

En resumidas cuentas: hoy más que nunca hace falta mucha


discriminación partiendo de una inteligencia bien formada. Porque bien
saben los enemigos de la verdad y el bien que, mientras menos se ejercite
la capacidad intelectiva de discriminar sanamente, más quedarán
confundidos el bien y el mal, la verdad y el error, consagrándose así el
triunfo de la perversión.

147
¿JAQUE MATE AL AJEDREZ?

Empezó siendo broma y terminó en conflicto. ¿La causal? El ajedrez.


Algunas feministas se quejaron de que el ajedrez es machista-patriarcal,
porque, según dicen, “el juego solo acaba si muere el rey, porque es
hombre”. ¿Se imaginan lo que hubiera sido si quien inventó el juego
hubiera dicho que todo acaba con el jaque mate a la reina? Quien haya
inventado el ajedrez fue todo un vidente: desde aquellos lejanos tiempos
ya escapaba al delirio feminista, llenado al tablero con muertes de peones.
También evitó la "xenofobia" poniendo colores en cantidades iguales, lo
que trajo aparejado por decante lógico el descarte de la "igualofobia".
Evidentemente se trató de una persona inteligente.

Espero que no salga algún comunista reclamando la baja del juego,


presentando la defensa de los peones en contra de la nobleza de las torres;
espero que no salga alguno de la liga de los anticlericales diciendo que el
alfil representa la mitra episcopal; espero que no salga algún seguidor de
Greenpeace defendiendo los derechos de los caballos a no morir; y espero
que no aparezcan personajes del cupo limitado de pacifistas reclamando
el cese de la diversión, argumentando que induce a la guerra. Espero que
tanta pero tanta estupidez que ya se derrocha a mansalva, logre, por efecto
del hartazgo, avivar a muchos sobre la locura ideológica.

148
BLASFEMIAS EN PERÚ Y BOLIVIA

En Perú, días atrás, unos secuaces del demonio autodenominados


artistas, hicieron una muestra blasfema llamada Vírgenes de la Puerta
(irreproducible). Los medios dicen: “Los modelos son jóvenes gays
decididos a mostrarse como un grupo emergente e importante dentro de
la sociedad y la cultura peruana, quienes en estos últimos años vienen
luchando, por el reconocimiento de sus derechos como parte de la
comunidad LGTBQI”. La inmunda y pervertida ideología LGTB una vez
más al servicio de la Bestia, una vez más reclamando por sus perversiones
recurriendo al atropello y a la ofensa, y siendo aprobados por la caterva de
políticos, medios de comunicación, y agentes encubiertos de las tinieblas.
A ver… ¿cómo se los digo? Porque no dudo que pronto me caerá la sanción.
Se los diré en literatura artística: “son unos blasfemos pervertidos,
corruptores sociales, destructores del orden y promotores del crimen.” Es
arte literario lo mío, espero que no me vengan con el cuentito del tío de la
discriminación. ¡Caraduras y sin vergüenzas!

En Bolivia apareció otra de las llamadas artistas (defensora del


feminismo), y que solo es una integrante más de los modernos productores
de maldad, odio, y efímeros perseguidores de fama endemoniada. Su
bazofia infernal es una suerte de Virgen semidesnuda (también
irreproducible). He aquí las palabras que usó quien cometió la blasfemia
para justificar su hechura demoníaca y blasfema. Dijo que es una
“denuncia a los falsos devotos que usan la religión para bailar, para beber,
para cometer varias cosas malas, luego ir a la iglesia y decir que no ha
pasado nada”. ¡Qué lógica! De modo que si ella actúa mal con su madre o
con su padre, la manera de hacerle saber que está actuando mal es
enviarle una pintura o una escultura de su mamá o su papá teniendo sexo
con animales salvajes. Ya lo sabe: ante cualquier mal que su prójimo
cometa, una gran solución es representar a sus padres en actos sexuales
irrepetibles. Verá los resultados al instante: verá la mejoría que obtendrá.

149
En otras palabras: para que no se cometan “varias cosas malas”, lo mejor
es hacer “una gran cosa mala”, como, por caso, una blasfemia llamada
arte y que dañe a la Santísima Virgen María. En verdad, una mentalidad
demasiado infernal.

Lamento todas estas cosas. Lamento esta creciente moda de cometer


blasfemias. Una vez más van estas líneas con la intención de invitarlos a
todos a reparar con sus plegarias por tamañas monstruosidades,
inspiradas por ya sabemos quién.

150
EL MUNDO DE LA JODA

En un pequeño pedazo de papel queda expuesta la joda mundial sobre


el aborto, vale decir cómo la arbitrariedad total da permiso para asesinar
al ser humano en gestación. En Holanda está permitido hasta las 24
semanas; Suecia hasta las 18 semanas; Rumania 14 semanas; Francia,
Dinamarca, Alemania, México, Cuba y Uruguay, hasta las doce semanas.
El "científico" Jorge Lanata determinó que hasta las 13 semanas la
maniobra abortiva estaría buena para la Argentina. ¿Qué les parece esa
"lógica"? ¿Muy "científico" verdad? Para alguien con sentido común, ese
solo dato traído en tal gráfico debería ser suficiente para ver cómo todo lo
favorable al universo abortista es un chantaje y uno de los peores crímenes
existentes.

Los plazos variados no marcan una dificultad en ponerse de acuerdo


sobre cuándo empieza la vida, pues la ciencia ya se ha expedido y no hay
vuelta atrás; lo que marca sencillamente es una escala de compromiso con
el asesinato de indefensos. O sea que esos países tienen en común que
todos favorecen la muerte, y tienen de diferente que unos presentan más
voracidad de sangre humana.

Lo digo sin tapujos: pongan el ejemplo que quieran de algún dictador o


régimen nefasto que haya existido antes, y verán que ninguno iguala en
monstruosidad a las "modernas" naciones y sus planes de exterminio
humano.

151
LANATA, EL ABORTO Y LA NATA

Para los que no lo conocen, Jorge Lanata es un famoso periodista de


Argentina. Como días atrás se llevó a cabo en este país una marcha en
donde se bregaba por el aborto libre y gratuito, el periodista en su
programa “Lanata Sin Filtro”, expuso: “Yo voy a contar que pienso yo. Para
citar a Aristóteles, miren que viejo me voy a poner: una cosa es la potencia
y otra es el acto. Una semilla es potencia de árbol, pero ¿saben qué pasa?
una semilla no es un árbol. Una semilla puede ser un árbol, pero no es un
árbol, es una semilla. Entonces yo creo que hasta las 12, 13 semanas una
vida no es una vida; puede serlo, pero no lo es. Es la potencia de una vida
que va a estar en acto después de eso. Así es como yo tomo el tema del
aborto. Evidentemente nadie aborta alegremente, es algo que a todo el
mundo lo conflictúa. No estamos hablando de un tema feliz. Pero tampoco
nadie se muere alegremente y estamos hablando de decenas de miles de
muerte por año, a partir de este asunto”. Yo también voy a contar lo que
pienso en este escrito, al que de modo alternativo podría llamar “Tomás
con filtro”.

Cuando se hierve la leche aparece la nata: eso se debe a que algo


llamado lactalbúmina se separa del lácteo al ser calentado, y tras dejarse
reposar un poco y al ser más densa flota sobre el líquido. La leche entonces
no viene con la nata, pero puede llegarse a ella en caso de seguirse el
procedimiento indicado. Podemos decir entonces que la leche en acto, está
en potencia de tener la nata: no la tiene pero puede tenerla, en caso de que
otro sujeto activo hierva la sustancia líquida. Intento explicar
sencillamente eso de “acto y potencia”, y aunque no suene muy filosófico,
digamos que el acto es el estado presente de una cosa, y la potencia es un
estado que la cosa no tiene pero puede tener. Y agrego algo más: la leche
puede estar en potencia de tener la nata, pero es imposible que esté en
potencia de tener inteligencia. No está en la naturaleza del líquido pensar.
Por tanto, llegamos a un dato más: el ser potencial viene determinado por
la naturaleza de cada sustancia. Lo anterior está explicado con mucha

152
profundidad filosófica y con terminología rigurosa, principalmente en el
Libro IX de la Metafísica de Aristóteles, donde además distingue entre
potencia pasiva y potencia activa, temas estos que su tratamiento excede
el marco de lo que intenta ser un simple artículo.

Resulta que si alguien cita a Aristóteles, más que viejo se pone muy
joven, más cuando se tocan temas que el Filósofo expuso algunos siglos
antes de Cristo y aún tienen vigencia, tanta vigencia y actualidad que son
citados por un periodista como Lanata. Pero la vigencia y juventud de un
tema como “el acto y la potencia”, no se debe a que sea invocado por
alguien de este siglo, sino a que la verdad del descubrimiento no tiene
edad. La verdad no tiene edad. Lanata intentó comparar lo que sucede con
una semilla y lo que sucede con algo que él dice no ser una vida. Así,
afirma que una semilla puede ser árbol pero no lo es, de igual modo que
algo llamado “vida” hasta las 12 o 13 semanas no es vida. De modo que de
seguir esto último debe recurrirse a una suerte de efecto mágico, pues algo
comenzaría a tener vida creciendo a partir de un ser que demuestra ser
viviente, pero al cual contra toda evidencia se le niega que esté vivo.

La semilla está en potencia de ser árbol (al igual que la pequeña planta),
pero partiendo de una actualización que es ser vegetal; dicho de otro modo,
que la semilla no sea un árbol crecido no quiere decir por ello que no sea
vegetal (recordemos que “la semilla se forma a partir del rudimento
seminal, localizado en el ovario de las flores, tras producirse la fecundación
por los granos de polen”); y que el ser humano recién concebido no sea un
adulto desarrollado, no significa eso que no sea humano. En otras
palabras, la semilla tiene un ser vegetal en acto, y está en potencia sí de
desarrollarse deviniendo árbol, así como el ser humano recién concebido
es en acto ser humano, estando en potencia de poder crecer más. Que hay
ser humano en acto desde la concepción no se debe a que simplemente se
unió un espermatozoide con un óvulo (materia), sino a que en dicha unión
aparece un ser animado (forma), y animado a modo humano, razón por la
cual tiene vida propia, vida humana y desarrollo humano.

153
Pero amén de lo anterior aquí hay algo clave: no hacía falta que el
periodista vaya en busca de las nociones aristotélicas de acto y potencia;
bastaba que se cifre en los avances genéticos modernos, en el genial
descubrimiento del ADN (la información sobre el nuevo ser), el cual, desde
el momento mismo de la concepción, da a conocer una forma organizada,
y organizada a modo humano.

Y sin dejar la vía racional, mostraré una confrontación que me resulta


de lo más paradójica, asombrosa y emotiva: se da un ferviente empeño en
poner la máxima “inteligencia artificial” en los más diminutos circuitos, y
nadie duda hoy por hoy de que ello se dé y hasta se lo posee; pero cuando
se trata de ver una inteligencia creadora (real) en un ser pequeñísimo, se
ponen un montón de reparos. Nadie duda de la hechura humana, pero sí
se rechaza la hechura divina. Ahora resulta que el hombre sí puede poner
“inteligencia” en un artefacto pequeño, pero Dios no puede hacer que haya
inteligencia humana en un cuerpo diminuto. El descubrimiento científico
sobre el ADN es para mí algo grandioso. Es una creación tan sorprendente,
que hace saltar –lo reitero- vía racional la existencia de una Inteligencia
Divina. El ateo actual es capaz de reconocer sin la menor sombra de duda
que un pendrive tiene capacidad para almacenar los 138.000 de textos
hallados en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, pero le resulta
chocante ver que un diminuto ser sea un ser humano vale decir, alguien
con inteligencia. Me da pena que tengamos en Argentina a periodistas
“metafísicos” que ignoren o callen que un pagano, usando la luz de la razón
y a pesar de algunos desaciertos, pudo llegar a descubrir la existencia de
Dios, y a referir, bajo la indicada luz, cosas tan dignas de mención como:
“El ser inmóvil mueve como objeto del amor, y lo que él mueve imprime el
movimiento a todo lo demás” (Metafísica, Libro Duodécimo, Capítulo VII).
Y en otro lugar del referido capítulo se lee: “Dios es la actualidad misma
de la inteligencia, esta actualidad tomada en sí, tal es su vida perfecta y
eterna”.

Notemos también el detalle en la liviandad de la siguiente expresión:


“12, 13 semanas”, o sea, ponga el plazo a su antojo. Si el periodista no

154
quería leer un poco algún manual básico de ciencia en donde se hable del
desarrollo del ser humano en gestación, con buscar en internet podría
haberse enterado de que la criatura humana a las once semanas empieza
la formación de los ovarios o testículos; si es un niño “sus testículos
comenzarán a producir testosterona, la hormona masculina. La vejiga y el
recto del bebé ya se han separado, y el diafragma, ya completo, permite al
feto realizar movimientos respiratorios.” Pero una vez más, tal desarrollo
físico es a modo humano, por la sencilla razón de que desde un comienzo
estamos frente a un ser humano.

Dijo Lanata: “nadie se muere alegremente y estamos hablando de


decenas de miles de muerte por año, a partir de este asunto.” Con esta
afirmación se consagra bien descabelladamente el matar por matar. Es
sencillamente el poder abortar cuando se quiera porque “así lo quiero”. Si
hasta las “12, 13 semanas”, para Lanata ese ser humano en gestación no
es nada, ¿por qué se pide el aborto? Si aborto implica quitar la vida a un
ser humano en gestación, mas para el periodista no hay vida hasta los
días indicados, repito: ¿a cuenta de qué se pone a favor del aborto?
Acontece que se manda a matar a la criatura humana porque supone una
perturbación mental frente al deseo de no continuar el embarazo; y en
tales casos, de ocurrir una muerte materna, no es por un riesgo debido al
embarazo, sino por la peligrosidad que supone el aborto en sí. Por otra
parte, la cifra infladísima de muertes maternas como argumento para
atemorizar, es solo la cara falsa que encubre una realidad: que las miles y
millones de muertes son de seres humanos en gestación tras ser
abortados. Y le aseguramos al periodista que morir luego de practicarse
un aborto intencional -y muchas de esas muertes producidas por
maniobras sanguinarias- ingresan en el número de los “nadie”, pues para
ellos tampoco es motivo de alegría desaparecer por exterminio abortivo.

A pesar del estado actual de ofuscación que muchos tienen respecto a la


vida del más indefenso de los seres humanos, confío en que aún están en
potencia de revertir su parecer. La idea de Aristóteles tiene una juventud

155
eterna, frente a quienes, sin siquiera recurrir a modernas nociones de
genética, prefieren adherir a viejas y sanguinarias ideas bárbaras.

156
LANATA CONTRAATACA

(ABORTO PARTE II)

A raíz de las críticas que le hicieron llegar al periodista Jorge Lanata por
su postura favorable al aborto, el locutor lanzó su contraataque en una
nota titulada: “La discusión por el aborto trasciende a las ideologías”. Ya
desde el título aparece el engaño, pues, mientras quienes nos oponemos
al aborto contamos entre otras cosas con el respaldo de la ciencia (no hay
ideología en esto), él, junto con los que propician la legalización del aborto
libre y gratuito, solo cuentan con sus ocurrencias, lo que, sin duda alguna,
sí es ideológico. Ayer mismo di otra prueba contundente de lo ideológico:
“En un pequeño pedazo de papel queda expuesta la joda mundial sobre el
aborto, vale decir cómo la arbitrariedad total da permiso para asesinar al
ser humano en gestación. En Holanda está permitido hasta las 24
semanas; Suecia hasta las 18 semanas; Rumania 14 semanas; Francia,
Dinamarca, Alemania, México, Cuba y Uruguay, hasta las doce semanas.
El "científico" Jorge Lanata determinó que hasta las 13 semanas la
maniobra abortiva estaría buena para la Argentina. ¿Qué les parece esa
"lógica"? ¿Muy "científico" verdad? Para alguien con sentido común, ese
solo dato traído en tal gráfico debería ser suficiente para ver cómo todo lo
favorable al universo abortista es un chantaje y uno de los peores crímenes
existentes.” Hasta una botella de whisky goza del sentido común que les
falta a quienes calzan en los criterios criticados, pues el pequeño gráfico
estampado en su etiqueta y que muestra a una mujer embarazada, tiende
a proteger al ser humano concebido y que se está gestando, y no, a un
pedazo de nada.

Pero el contraataque de Lanata viene recargado. Esta vez no solo favorece


el aborto, si no que manifestó su apoyo al divorcio y al mal llamado
matrimonio igualitario. Vamos por parte.

157
Uno de los primeros recursos utilizados por el periodista es sostener
que hay grupos fanatizados que se oponen entre sí intentando imponer su
pensamiento a los demás presentándose como voceros de la única razón.
Tras decir eso y hasta el final de su artículo, solo le pega al grupo que está
en la vereda opuesta a él, esto es, nada dice de quienes están en su misma
posición, y se descarga fanáticamente con quienes se le oponen,
tildándolos, reitero, de fanáticos. Aunque le cueste admitirlo al redactor,
tener la única razón sobre algo no es ser fanático. Si un pozo está delante
de dos personas y una le dice a la otra: “Oye, frena que hay un pozo y si
sigues te caerás”, y la otra responde: “No hay nada, continuaré”; éste
último podrá continuar como si nada hubiera, pero el pozo seguirá allí y
caerá en su interior, tal como se lo hacía saber el otro hombre, al que la
realidad le daba la razón: la única razón.

Expresa el articulista criticado que los “fanáticos se vuelven bastante


agresivos cuando advierten que no pueden controlar a su prójimo”.
Hubiera sido bueno que diga qué entiende por fanatismo. Aquí lo diré, y
diré por qué el fanático es él. Un fanático es aquel que tiene un desmedido
apasionamiento en la defensa de una creencia u opinión. No se dice que
no hay que ser apasionado, se dice que no debe salirse de los límites
debidos. Cuando uno llama al robo, robo, y al ladrón, ladrón, no hay
fanatismo. Pero si se le dice al ladrón que es un terrorista de Estado, se ve
un cierto fanatismo en la defensa que se hace de lo robado. Si se le dice a
quien mata a un ser humano en gestación, asesino; y si se le dice a quienes
apoyan a los asesinatos, cómplices de asesinatos, no hay en ello fanatismo,
sino la expresión de una cruda verdad, que, por ser cruda, no deja de ser
verdad. Pero dije que el fanático es Lanata: hace una defensa desmedida
de su criterio, pues por querer defender a la madre propone la muerte del
hijo, negando incluso, de modo antojadizo (con desconocimiento de la
ciencia, atropello del sentido común, y con una filosofía mal aplicada) que
el ser recién concebido sea humano. De modo que estar a favor de la
matanza de indefensos es un fanatismo que se ha vuelto cómplice de
asesinatos, pues apoya la matanza de indefensos que no han hecho
ningún mal a nadie. Sintetizando: Lanata se ha tornado un fanático
158
agresivo que quiere controlar la vida del prójimo más indefenso, negándole
entidad humana y aprobando la monstruosidad abortista.

Veamos cómo la ceguera del periodista le hace decir cosas contrarias a


la evidencia enseñada por la experiencia diaria. En defensa del divorcio
(del que él se siente orgulloso de haberlo defendido desde el diario Pagina
12 en 1987) y en clara descalificación a quienes se oponían a él, dice:
“anunciaban miles de rupturas familiares, niños abandonados y parejas
en ruinas. Ninguna de esas plagas sucedió”. Me pregunto qué le pasa al
comentarista, pues según muestran los hechos diarios, todas esas cosas
han sucedido y suceden tal como las anunciaron los que él ahora vuelve a
descalificar. Basta con estar atento a las noticias del barrio para
comprobar que los males del divorcio tienen carta de ciudadanía. Basta
hacer una escapada a tribunales y se puede corroborar la realidad. Hay
que ver cómo sufren los hijos cuando sus padres se divorcian. Y ahí tienen
también gracias al divorcio, a gente juntada y re juntada, con hijos aquí y
allá, y vueltos y revueltos a juntar, donde al final, solo en la burda frase
de Lanata la ruina no es existente. El divorcio dinamita a la familia. No me
aboco aquí a tocar in extenso la cuestión controversial de este párrafo;
para quien desee ahondar más en ello, sugiero leer el libro La Superstición
del Divorcio, escrito por el genial escritor inglés G. K. Chesterton. Apunto
ahora al absoluto bien que ve el periodista en el divorcio: “Ninguna de esas
plagas sucedió”, dijo, negando sus males evidentes. ¿Ninguna? Bien. Ahí
tienen una exageración fanática.

Continúa Lanata: “La ley de Matrimonio Igualitario en 2010 también


transcurrió sin tormenta alguna: finalmente el Estado reconoció que los
gays eran personas completas, que podían quererse sin vergüenza y que
la familia de los dibujitos podía ser más real y compleja. Tampoco pasó
nada con la palabra “matrimonio”: podía llamarse así, no se desgastó más
de lo que la propia mediocridad de las personas la desgasta. Los grupos
que prometían el Infierno no lo vieron llegar”. El “científico” consagra un
nuevo desvarío: “lo que diga el Estado, es verdad. Si el Estado reconoce a

159
los gays como personas completas, listo, lo son”. Al igual que con el aborto,
aquí también para el redactor la biología no cuenta. A una fantasía la llama
“familia” y la llama “real”. En cierta oportunidad, Lanata dijo de un hombre
que se hace llamar mujer, que en determinada foto se le vio “el micrófono
entre las piernas”. Luego sostuvo: “Yo no insulté a Flor de la V por decir
que se le ve el pito. Lo que hice fue decir algo que estaba viendo. Si nosotros
no podemos decir que se ve lo que se ve, estamos un poquito enfermos
todos. Florencia es mujer, pero en esta foto se le ve el pito”. Lanata ve un
pito, y lo llama pito; pero ve a un hombre que se dice mujer, y en vez de
ver un hombre, prefiere ver una mujer. Si viendo a un hombre prefiere ver
en él a una mujer: ¿por qué si ve un pito decide llamarlo así y no vagina?
Sí, Lanata… cuando uno tergiversa la realidad se vuelve enfermo, al punto
de llamar pito al pito que ve, y mujer a lo que se sabe que es hombre. Estas
son las “personas completas” de las que nos da cuenta con malabares
intelectuales el periodista consabido. Y que Lanata no pueda ver el infierno
tal vez se deba a su ateísmo; pero no hace bien en pretender ser la vista
de todos, porque somos varios los que vemos cómo opera la bestia infernal
contranatura. Vaya fanático que ha conseguido la ideología de género para
su defensa.

Parece que Jorge tiene un gusto especial por atribuir a los demás lo que
él hace. Ahora dice que “todos intentan transformar su moral particular
en una ley universal”. ¿Todos, Jorge? En la mismísima nota de él,
redactada de puño y letra, manifiesta su fascinación por la sanción de la
ley23.515 (divorcio), y por la sanción de la llamada ley de matrimonio
igualitario. Ahí está lo que puede llamarse capricho particular (¿moral?)
devenido en “ley” para todos.

La sofística del reportero sí que es muy compleja. Yendo al punto


concreto del aborto, nos topamos con un texto en donde se aprecian varios
sofismas: “Otra vez, como en el divorcio o en el matrimonio igualitario,
reaccionaban como si se propusiera el aborto masivo y obligatorio. Miles
de fieles camino a la Cámara Estatal de Abortos cuando lo que se propone,
en realidad, es evitar miles de muertes en abortos clandestinos. La

160
crueldad de los fanáticos puede ser infinita: en 2006 cubrí para Perfil la
discusión social en Mendoza sobre el aborto de una chica down que había
sido violada. Miles de beatos compungidos contra la mirada melancólica
de Claudia, que se preguntaba cómo iba a seguir su vida. Todos sienten
que saben cómo debe vivirse la vida de los demás. Y también dan consejos
sobre cómo los demás deben morir su muerte.” Todos saben (lo exceptúo
a Lanata) que si el aborto libre y gratuito es sancionado como “ley”, si se
quiere se podrán hacer masivamente cuantas maniobras abortivas se
desee. La torpe ironía de “la Cámara Estatal de Abortos”, es un recurso
bajo, usado para desligarse de una realidad que, lo repito, torpemente se
intenta anular pero que no se logra pues es muy pero muy real : allí donde
se consagra el aborto y donde se practica la maniobra, son peores sitios
que cámaras de exterminio. La cima de la estupidez se alcanza cuando se
nos dice que con el aborto libre y gratuito se van a “evitar miles de muertes
en abortos clandestinos”, soslayando que precisamente con el aborto se
está matando a miles y millones de seres humanos que se gestan en el
vientre materno. En tal caso son muy ciertas las palabras del
comentarista: “La crueldad de los fanáticos puede ser infinita”. Desde
luego que no podía faltar el recurso trillado de la excepción, el “gran”
caballito de batalla usado en todos los países en donde se quiso meter el
aborto: el caso de alguna chica violada. Lo que el periodista no puede ver
es que no se trata de una guerra entre la chica dawn y su vástago en
gestación: ambos deben ser respetados, porque tan niño es uno como el
otro, tan ser humano es uno como el otro. Pero la lógica de Lanata lleva a
pedir la muerte para el niño que se gestaba, pero no para el violador que,
en definitiva, es el verdadero culpable. Quiso el redactor sacar a relucir un
caso bien sensible (y que le niega razón si bien se lo ve), desviando así su
posición completa que traigo de nuevo al centro: Lanata está a favor del
aborto libre y gratuito, para todos los casos en los que se desee aplicar,
siempre que no pasen de las 12, 13 semanas; es él, quien, nuevamente,
cae en lo que atribuye al resto; es él quien da “consejos sobre cómo los
demás deben morir su muerte.” Le caben sus propias palabras: “La
crueldad de los fanáticos es infinita”.

161
Las fuentes en las que abreva Lanata para sostener sus cifras de
mujeres muertas a causa de un aborto son: el Ministerio de Salud de la
Nación y Amnistía Internacional, esto es, dos organismos que favorecen el
aborto. Algo así como si le dijera que muchas vidas se pierden por no
permitírseles consumir marihuana, teniendo como fuente a Pablo Escobar.

“Confundir la moral de cualquier credo con la moral laica es un error”,


sostiene el escrito de Jorge, ignorando que no matar viene por ley natural,
y probando que en su moral laica hay lugar para la matanza de indefensos.
Lo paradójico es que Lanata sí confunde la ley natural con su credo (que
es un credo cualquiera), pues realmente la única manera de decir que
alguien tiene vida recién entre las 12, 13 semanas, siendo que se tiene la
prueba fehaciente de que se ha llegado a tales fechas viviendo, solo es
posible haciendo un terrible esfuerzo para creer en ello y contra toda
evidencia. Es él quien cree fanática y fantásticamente que luego del
divorcio no hubo “ninguna plaga”, así, en absoluto. Memoro las palabras
chestertonianas sobre la irracionalidad de lo defendido por el redactor: “El
divorcio es algo que los medios de comunicación no sólo airean, sino que
defienden como si fuera una fiesta (…). Ni de lejos es un debate racional,
sino una especie de coro sentimental”. Es Lanata quien cree que hay una
mujer en el hombre al cual le vio el pito. Es el quien cree que está bien su
nuevo mandamiento de “matar con aborto libre y gratuito”. Es él quien
durante años se ha dedicado a investigar, denunciar y escrachar a quienes
robaban el erario público, tildándolos de “ladrones, chorros, etc., etc. Eso
está fenómeno y lo aplaudo, pero también lamentablemente prueba algo
terrible contra Lanata: prueba que el credo lanatiano implica creer que al
robo sí se lo puede ver como algo malo, pero a la tergiversación de la
naturaleza y al asesinato del más indefenso ser humano, no; alterando la
realidad, la creencia de Lanata pone al robo como algo objetivo y superior,
y al aborto como algo relativo e inferior. Es él quien cree que la trilogía
nefasta que destruye la célula principal de una sociedad es algo bueno: y
así para él es bueno el divorcio que divide a la familia; bueno es el
denominado “matrimonio igualitario” que reemplaza a la familia; y bueno
es el aborto que destruye el fruto de la familia. Es entonces Lanata el que
162
cree con un fervor sorprendente en su religión laica. A diferencia de otros
credos en donde se cree en lo que no se ve, la inigualable religión profesada
por Jorge, consiste en creer negando la realidad que es vista.

Venir a invocar “la Querella de las Investiduras”… bueno, sí que se fue


de la cancha. Aquí no pregunto por qué Lanata ataca a la Iglesia: eso ya lo
sé; aquí pregunto dónde está la prueba del periodista de por qué la Iglesia
se equivoca al defender el “no matarás”. El fanatismo enceguece.

El remate de Jorge: “Los abortos suceden. Nadie puede celebrarlos y son


un suceso triste y conflictivo. Se trata de no agravarlos con la muerte de
quien lo decidió”. Primero, si hay aborto hay ser humano, pues bien se
sabe que la maniobra abortiva está destinada a producir la muerte del
referido ser. Pero Lanata ya dijo que para él no hay vida humana hasta las
12, 13 semanas: ¿luego para qué habla de aprobar el aborto hasta esos
tiempos si no considera que haya ser humano? Segundo, decir sobre los
abortos a los que apoya que son un suceso triste y conflictivo, es pura
sensiblería que contradice su discurso: si fuera cierto que no hubiera vida
humana hasta el tiempo fijado por el periodista para realizar abortos, ¿de
qué se pone triste? Además la comparación que hizo el redactor de la nota
entre el aborto y los resultados obtenidos luego de la sanción de la ley de
divorcio y la ley de matrimonio homosexual, ¿no fue acaso para manifestar
que fue todo muy calmo, bueno, “y que el mundo siguió girando con
normalidad”? ¿De qué tristeza trata? Palabrería hueca. Tercero, no se trata
de no agravarlos con la muerte de quien los decidió. Simplemente se trata
de no matar a nadie.

Por último, aprobar el aborto por la razón que fuere, y luego creer que
“la discusión sobre el aborto trasciende a las ideologías”, al tiempo que
prueba una ideología bestial, nos sitúa ante una creencia llamativamente
irracional.

163
FEMINISMO DE ALCANTARILLA

Betty Friedan sostuvo: “Ninguna mujer tiene un orgasmo abrillantando


el suelo de su cocina”. Pero tampoco el suelo sucio de una cocina se
abrillanta teniendo orgasmos. Nada tiene que ver las peras con el petróleo.
No se puede hacer una ironía si no se tiene las ideas claras. Lo que nos
queda claro de Friedan es que le gustaban los orgasmos y tener la cocina
sin abrillantar. Eso sí, en su obra nunca probó cuántos orgasmos tiene la
mujer trabajando fuera del hogar.

164
LUZ VERDE PARA MÁS TINIEBLAS

Ahora el presidente de Argentina, Mauricio Macri, dió luz verde -


informan los medios de comunicación- para que se debata en el Congreso
el tema del aborto libre y gratuito. Ya hay un proyecto que pedirá se pueda
abortar hasta las 14 semanas (por favor vean en internet cómo es un ser
humano en gestación ya en esas semanas). Los motivos que esgrimen son
los engaños de siempre y que ya tantas veces hemos atacado. Para el
constitucionalista Andrés Gil Domínguez, el asesinato de marras es un
derecho humano. Estamos en un país en donde hasta un "especialista" en
derecho constitucional hace apología de un delito tipificado, siendo que la
apología del delito está también tipificada.

Imagino a un padre comiendo con sus siete hijos, y a los que en un


momento del almuerzo les dice: muchachos, quiero que en estos días
debatan entre ustedes si el envenenamiento y la violación serán finalmente
admitidos aquí como cosas buenas. Si obtienen mayoría, me lo hacen
saber y no hay nada más que hablar: pasarán a ser prácticas muy bien
vistas.

Hoy se defiende un crimen, pero no se lo castiga como apología del delito


siendo que es delito. Mañana cuando el crimen sea legalizado, sí
castigarán a quienes se opongan al crimen, pero por estar haciendo
apología del bien.

Así estamos, con una luz verde para más tinieblas.

165
EL DESODORANTE ES “PATRIARCAL”

Una nota sobre desodorantes publicada por el diario The New York Times
y replicada por diarios como Clarín, nos proporcionan argumentos
favorables a nuestras concepciones basadas en el sentido común. Sucede
que a veces tal sentido se las ingenia para aparecer, a pesar de los
fervientes esfuerzos que se hacen para anularlo. Por ejemplo, que unos
periódico como los citados suban una imagen en donde salga el
desodorante para hombres y el desodorante para mujeres, y encima que
para el primero se use el color azul-celeste representante del sexo
masculino y para el segundo se use el rosa representante del sexo
femenino, es claramente el reconocimiento que se hace de los dos sexos
biológicos. Vale decir que esos mismos matutinos que apoyan
permanentemente a los LGBT, dan a conocer el sentido común. No hay
desodorante especial para cada una de las más de treinta denominaciones
transformistas modernas ideadas por los ideólogos de género. ¿Se imagina
usted lo que sería una góndola de supermercado si hubiese un
desodorante especial para cada prototipo inventado? ¿Se imagina el gasto
empresarial? Desodorante para hombres, para mujeres, para
transexuales, para fluidos, para alienígenas, etc., etc.

Saquemos entonces otra conclusión: o se acepta que el producto


responde a la biología dada y siguiendo un orden enseñado con evidencia
por la naturaleza, o le queda subirse al tren del desquicie de los ideólogos
de género, y decir que hasta unos tubos de desodorante discriminan, ya
que solo tienen en cuenta a los hombres y a las mujeres. Y como estamos
en línea aromática, es evidente que lo último huele mal. De modo que no
compre una ideología con olor a podrido.

Dicho lo anterior, bajemos un poco más hacia la profundidad. Toda la


nota periodística viene a cuenta de un problema socio-económico con el
gigante asiático, por eso se titula: “El desodorante no se impone en China”.
Pero fijémonos la causal, causal reconocida sin chistar por los medios de
comunicación, y tal es así que ellos mismos se hacen eco y la dicen sin

166
rodeos: la biología- Expresan literalmente: “la simple biología frustró sus
planes” (hace referencia a los planes de las megas empresas para vender
el producto consabido). Y añaden: “hay otra razón por la que pocos
consumidores chinos compran desodorante: la biología básica. En años
recientes, científicos han demostrado que muchos asiáticos orientales
tienen un gen que reduce la probabilidad de tener un fuerte ‘olor axilar
humano’, como se dice científicamente al hedor corporal”. Estos probados
traidores de la comunicación, son capaces de llamar “simple biología” a un
estudio científico que probó que un gen en los orientales les reduce el olor
axilar, pero por otra parte, diariamente y hace tiempo, bregan por doblegar
-¡ahora sí!- al más básico dato biológico, esto es, que hay un sexo
masculino y otro femenino, haciendo creer a las personas que cada uno
puede reinventarse como más le guste y que el dato biológico puede ser
pisoteado.

Por si ustedes quieren un aporte más de cómo los medios de


comunicación guardan silencios cómplices del mal, en la misma nota
sobre la cuestión China, leemos: “Nivea (…) ha intentado atraer a las
consumidoras chinas sacando al mercado desodorantes con funciones
aclaradoras, para atender a un mercado donde la piel clara con frecuencia
confiere estatus social”. ¡Canallas! ¿No se quejan de que eso sí es estar
haciendo una suerte de racismo? ¿Para esas maniobras de un capitalismo
salvaje el racismo está permitido? ¿Ese es el respeto a la mujer que tanto
pregonan? ¿No es acaso eso usarla de objeto? Verdaderamente torpes e
impresentables.

Ya lo saben. Entre otros productos, los desodorantes, sus productores,


las casas comerciales encargados de venderlos y todos aquellos que
adquieran el producto, son todos pertenecientes al “patriarcado”. Y lo diré
solo en favor del dato biológico: ¡Bendito patriarcado, qué bien hueles!

167
DE RIDDLER (ACERTIJO) A LOS PAÑUELOS VERDE-SANGRE
(ABORTO)

Un grupo de mujeres con un pañuelo verde atado a su cuello, bien


podrían ser las representantes de una mina de esmeraldas, o acaso de la
asociación vegana “Lechuga para todos y todas”. Si le preguntase a un
menor qué cree que puedan llegar a significar, en una de esas me diga que
son seguidoras de Riddler, más conocido como Acertijo, ese personaje de
ficción que tenía en signo de interrogación para confundir y que le gustaba
cometer crímenes. De las opciones dadas, la expuesta por el menor se
acerca más a lo que son las mujeres que el día de ayer se reunieron en el
Congreso de la Nación Argentina para solicitar sea legalizado el asesinato
de los seres humanos en gestación. La diferencia es que no representan a
un desquiciado personaje de ficción, sino que representan a un
desquiciado personaje de la realidad: a ellas mismas.

Tanto como Riddler, a las congregadas les gusta jugar con palabras para
confundir, y así dicen que están para pedir “la interrupción voluntaria del
embarazo, entendiendo que es una cuestión de salud pública”. Hace años
lo dijimos y lo repetimos, una cosa es una interrupción otra cosa es la
liquidación de algo. El que interrumpe algo puede luego continuar, pero
en el aborto no se continúa con nada, y se acaba con la vida de alguien.
De modo que tampoco puede decirse “salud” (eufemismo espantoso) a una
maniobra que mata.

Una de las abortistas dijo: “Es un debate instalado en la sociedad, una


sociedad que en su mayoría ha madurado y comprendió que el aborto
clandestino solo garantiza la muerte de cientos de pibas al año, por el
delito de ser pobres”. Como verán, son las mismas exposiciones falaces
que siempre escuchamos hasta el hartazgo. Son ellas que quieren instalar
el tema, pues a la gente común no le interesa matar seres humanos que
aún no han sido dados a luz; son ellas quienes no han madurado y no han
comprendido que el aborto sí mata sin lugar a dudas a cientos de niñas
que se están gestando: ¿o acaso no son niñas las mujeres que están en el

168
seno de una madre? Nunca fue un delito ser pobre; el delito está en los
que enriqueciéndose injustamente hacen que otros caigan en la pobreza.

Tenemos la voz de Ana, de la agrupación Amigas Feministas: “Acá


interviene todo el mundo menos las mujeres, porque interviene el Estado,
la Iglesia, y hasta las familias de carácter patriarcal, obviando que son
nuestros cuerpos, que somos nosotras las que damos vida”. Una vez más
el cuentito del tío repetido millón de veces. Por supuesto que intervienen
las mujeres, pues miles y millones de ellas, comportándose como tales,
defienden la vida y tienen el sentido común calibrado. Estas feministas
que bregan del modo que lo hacen no parecen ser mujeres. la conocida y
seguida feminista Jenny McDermott ya hizo viral su pedido: “matar a los
hombres y bebés varones”. Es un honor que el Estado, la Iglesia y las
familias “patriarcales” no pidan sangre de los más indefensos. No es buen
síntoma tener sed por la sangre humana, y encima sangre humana de los
más débiles.

Contamos con la torpeza de la diputada Natalia González (obviamente


del Frente de Izquierda) que sale con que hay “300 mujeres que mueren al
año en las estadísticas que se conocen”. Se ve que no anda bien en
matemáticas: a sus cifras fementidas (Bernard Náthanson ya nos advirtió
de esa estrategia de aumentar las cifras) debería sumar las mujeres que
se abortan, a no ser que, contra toda ciencia y evidencia, diga que no son.

Por último, lo infaltable para llenar el rompecabezas al mejor estilo


Riddler: apoyar la abominación sodomita. No podía faltar eso en una
marcha a favor del aborto: “Implantación real y efectiva en las escuelas del
Programa Nacional de Educación Sexual Integral con perspectiva de
género y laica”. Para los LGBT se pide que puedan adoptar, se pide que la
mujer sea el objeto de alquiler para que luego ellos se queden con la
criatura.

Póngase un segundo en la cabeza de Riddler. El verde es una buena excusa


para disimular el rojo: el rojo sangre, demasiado indicador de la real
intención sanguinaria. Y ahora yo le dejo un acertijo para resolver,

169
sirviéndome de las palabras de la feminista que organizó la marcha, una
tal Vanina Biasi. Ella dijo: “El espíritu que nos mueve a las mujeres es que
falta que el Congreso debata sobre el aborto”. ¿Sabe usted cuál es el real
espíritu que las mueve?

170
BLASFEMOS

Un perverso llamado Borja Casilla (cuyo nombre trans-formista es Drag


Sethlas perteneciente a su vez a los Drag Queen) junto a sus camaradas
del azufre, volvió a realizar una demostración blasfematoria contra Cristo
y la Santísima Virgen María, burlándose también de la última cena. El
hecho sucedió días pasados en la localidad española de Las Palmas de
Gran Canaria, con el aval de ciertos políticos.

El protervo Borja Castilla o Drag Sethlas o Trans-formers Blasphemous,


dice que “la maldad está en los ojos del que la mira. Cometer un delito no
es algo subjetivo”. Es lógico que quien pervierte la naturaleza intente
pervertir el derecho, la psicología, y las ciencias que considere necesario
modificar. Si los delitos no tuvieran como elemento integrador una faz
subjetiva, entonces ¿a quién se lo atribuimos? ¿Al camaleón? La
afirmación del Drag Vader blasfemo sobre que el mal está en los ojos de
quien lo ve, podría llevar a que se le ridiculice a sus progenitores
(suponiendo que los quiera) y ante su enojo por tales conductas ofensivas,
escuchar de alguien: “Oye, por qué te enojas. No mires con malos ojos la
acción que hicimos, fue solo artística”. Luego los tenemos lloriqueando e
invocando sus sagradas expresiones felonas de “no discriminen.
¡Hipócritas!

La primer ofensa perpetrada el año pasado, fue llevada a los estrados


judiciales, pero el juzgado decidió archivar el caso, “al apreciar que no
existía un delito de odio o de un delito de ofensa a los sentimientos
religiosos, como sostenían los querellantes.” Ante tal criterio y viendo que
ese magistrado carece de mínimas nociones de respeto, ¿cómo no van a
avanzar estas hordas LGBT corruptoras sociales? Es en un juez así donde
más brilla la apariencia denunciada por Platón en su obra “La República
o El Estado”: “El gran mérito de la injusticia consiste en parecer justo sin
serlo.”

En contra de los blasfemos como el aquí atacado, suele decirse: “Si tan
valiente es, ¿por qué no se mofa de Mahoma o los musulmanes?” Tales

171
palabras, a mi modesto entender, prueban más nuestra cobardía que la
cobardía ajena, pues es por el terrible silencio a la hora de defender
nuestras convicciones que se envalentonan los fantoches del demonio. Las
reacciones de los musulmanes –muchas de ellas deplorables- prueban, no
obstante, sus convicciones en Mahoma. Ahora: nuestras reacciones
indiferentes, ¿qué clase de convicciones prueban?

Bien sabía el trans-former LGBT blasfemo que iba a herir; bien sabía
que era algo ofensivo lo que llevaba a cabo; bien tenía preparada su
maniobra de escape con su jueguito imbécil de palabras embrolladas
relativas a lo subjetivo, para así liberarse de responsabilidad. Aquí lo
tienen, apreciados lectores, al fariseísmo versión monstruosa: los que
dicen que no hay que meterse con la religión, metidos hasta la coronilla,
nada más que para ultrajarla.

Vayan las anteriores palabras como humilde acto de desagravio a Cristo


y Su Santísima Madre, por las blasfemias urdidas y ejecutadas por los
bestiales que siguen a la bestia de la ideología de género.

172
EL TIBURÓN Y EL BEBÉ

Una nota periodística en donde se da cuenta de cómo un guardavida


salvó a un tiburón escalandrún de ser trofeo de un pescador, me hizo
recordar al libro de Hemingway, El Viejo y el Mar, en donde el mayor,
finalmente y luego de varios días de sufrimientos y pescas infructuosas,
logra regresar a su casa con un inmenso ejemplar de pez espada.

La nota aparecida en Clarín y que elogia al guardavida por su acción,


fue escrita por el diputado Adrián R. Carps (perteneciente al partido
denominado Socialista Auténtico), quien se autodefine como: “Socialista;
Ecologista y Defensor de los Derechos de los Animales”. En una parte de
su redacción, se lee lo siguiente del hombre que salvó al tiburón: “Hizo
honor al nombre de su oficio, arriesgó su cuerpo para salvar una vida, en
esta oportunidad la de un tiburón. Vaya este reconocimiento para él y sus
compañeros/as por esta acción tan valiente y tan noble.” Ahora la valentía
y la nobleza es salvar a un pez gigante.

A los efectos de librarme de posibles quejas del purismo cientificista y


en clara rebeldía a la superficialidad, llamaré sin rodeos bebé al ser
humano en gestación. Tenemos el elogio hacia un hombre que salva a un
tiburón, pero se ve con malos ojos a la obligación que tiene una madre de
dar a luz al hijo que lleva en su vientre. Parece ser que es más digno salvar
a un escalandrún que a un bebe.

En una entrevista se le preguntó a Carps si creía que el aborto debe ser


legal, y respondió: Sí, debe ser legal, seguro y gratuito. Muchas mujeres
mueren por abortos inseguros, la mayoría pobres. Es un problema de
salud pública. Si negamos la realidad no podemos buscar soluciones. Tal
vez si accedemos a sus problemas podemos tener menos abortos que
ahora.” Aquí encima se apoya el asesinato bastando el simple deseo; y
hasta se lo llega a ver como un tema de salud: asesinar a un pequeño en
el vientre materno es algo saludable. Para Carps, salvar a un tiburón es
algo valiente y noble, pero el deber de dar a luz al ser humano concebido
es algo reprochable e innoble. Carps defiende el “derecho” a que

173
escalandrún viva, al mismo tiempo que defiende el “derecho” a que un bebé
sea asesinado.

Ya que a Carps le gusta eso de destrozar sanguinariamente a los bebés


y defender a los tiburones, estoy plenamente convencido que debería
presentarse en el hábitat de los mismísimos escalandrún con un diminuto
tajito en su dedo menique. Verá el gran agradecimiento que le brindan los
escualos.

174
ADIÓS

Hay comportamientos que más allá de la hilaridad que pueden causar,


están revelando cuestiones de fondo realmente alarmantes. Como todos
sabemos, decir a una persona “adiós”, no solo está implicando una
despedida, sino también y principalmente una actitud respetuosa. Si
ingreso a un comercio y le digo a quien me atiende “hola”, estoy diciendo
también “te respeto”, pues por delante tengo a una persona y no un fardo
de pasto.

Que un guardia de una casa comercial de McDonald´s le haya dicho


“adiós” a una chica estudiante de psicología, y que ésta haya hecho un
escándalo porque consideró a ese saludo una expresión de morbosidad
(patriarcal, machista, acosadora, inmoral o cosas por el estilo), puede dar
lugar a risa, pero aquí se trata de algo más. Estamos frente a una nueva y
real generación de violencia, producida por quienes se tienen como
grandes luchadoras contra la no violencia.

En el audio se puede escuchar a la joven estudiante decir: “Usted no


puede decir adiós porque yo no lo conozco”. La expresión es reveladora.
Resulta que ahora ya no se podrá decir “Adiós”, porque si alguien lo dice
sin conocer al otro, estaría incurriendo en un comportamiento morboso,
inmoral y acosante. Por igual motivo no podría decirse “hola”, de modo que
quiero pensar que la estudiante de psicología cuando se acercó a solicitar
su hamburguesa, se limitó a decirle a quien la atendió y de manera peor
que si se estuviese dirigiendo a una máquina robótica –de seguro a ésta la
respetaría-: “Quiero una Super Mac con Coca Cola”; pero, aún en tal
instancia, también sería una inmoralidad hacer ese pedido, pues ya le está
diciendo algo a una persona que no conoce, y, como se trata de un sujeto
desconocido, por esa razón ya se estaría incurriendo en morbosidad.
Tampoco podría decirse “gracias” ni “por favor” a nuestro prójimo
ocasional.

Decía que toda esta locura que estamos viendo está mostrando una
cuestión de fondo más grave: hay quienes tras su máscara de no violentos

175
llevan la violencia incorporada como principio ideológico. Se ven como en
la necesidad de forzar situaciones que siempre fueron normales hacia una
posición ideológica. No es el guardia que dijo “adiós” el que incurrió en
violencia alguna, sino que fue la chica la que violentó una normalidad con
su estúpida pretensión. El código mental de tales prototipos a los que nos
estamos enfrentando es el mismo. Así como hacen escándalo por un adiós,
podrían hacerlo porque el custodio dejó de saludarla, y así venir a
manifestar: “el cretino en actitud machista y soberbia no me saludó; lo
hizo porque tiende a mirar a la mujer como esclava u objeto que no merece
ni un saludo”. En otra oportunidad será capaz de hacer un alboroto porque
la miró, y entonces dirá: “me miró, ¡oh, degenerado!, esconde
pensamientos lascivos contra mí”; o: “no me miró, ¿qué soy yo? ¿Un ser
invisible al que esté idiota deba ignorar?”. O podrá ser que el custodio de
McDonal´s se quitaba una miga caída sobre su bolsillo derecho del
pantalón, lo que producirá una reacción como: ¡Perverso, intentó tocarse
sus genitales en mi presencia!”; o: “Tiene la miga sobre su bolsillo y no se
la quita. Me está mandando un mensaje subliminal lujurioso”. Hay
quienes ya están viendo, a modo de principio, violencia en situaciones
pacíficas, y pretenden, a su vez, que sean pacíficas situaciones, en verdad,
violentas.

No estamos saliendo de la violencia, estamos yendo cada vez más a


fondo. Mientras más se engrose el listado de las nuevas “no violencias”,
más violencias tendremos. La anormalidad violenta lo natural.

A mis conocidos y no conocidos bien pensantes, les dejó un cálido y


momentáneo saludo: Adiós.

176
MARTILLANDO AL HIJO

Muchos al leer que una madre de 36 años mató a su hijo de 20 años


dándole golpes en la cabeza con un martillo, harán consideraciones de
ataque hacia el feminismo y sus hipócritas pretensiones. No está mal y
apoyó esas consideraciones. Pero aquí, por mi parte, solo quiero
focalizarme en otra cuestión.

Si un aborto es justificado con la simple invocación de que "la mamá


padece una neurosis" (ejemplo, Argentina), ¿por qué razón se ha de
calificar a la susodicha matanza a martillazos como un "homicidio
agravado por el vínculo"? Evidentemente, para finalizar la vida de un ser
humano usando técnicas de albañilería, hay que estar con una alteración
mental que supera a una simple neurosis; pero a esto último se lo ve como
homicidio agravado y al aborto como derecho.

No discuto que ver una cabeza martillada debe ser horrible; pero más
horrible es ver a un pequeñin totalmente descuartizado. Con todo, una vez
más, para un sector vanguardista, al destroce del más indefenso se lo
llama derecho. La "lógica" de muchos consiste en que matar a un hijo a
martillazos fuera del vientre materno es un homicidio agravado, pero si se
lo descuartiza dentro es un derecho.

177
DEL INCESTO A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

Gran parte de la prensa estadounidense y gran parte de la prensa


mundial que sigue a la primera, se han rasgado las vestiduras porque un
padre mantuvo relaciones incestuosas con su hija, relación a partir de la
cual un niño vino al mundo. Esa prensa ha quedado “conmocionada”;
“espantada”; “escandalizada”; “no puede descansar en paz”; y no me cabe
duda alguna que debe haber “derramado profusas lágrimas”; y hay una
gran posibilidad de que, para no perder su original costumbre de llevar
medias con dibujos mensajeros, el Primer Ministro canadiense, Justin
Trudeau, en apoyo a la “conmocionada” prensa yanqui, usará un par de
medias que dejen ver lágrimas de cocodrilos.

Se dijo: “El caso indignó a la opinión pública de los Estados Unidos, que
no sale de su asombro por el escandaloso episodio.” Lo concreto de la
información es esto: “Pladl dio a Katie en adopción cuando era una
pequeña. Ella, a través de las redes sociales, logró localizarlo en 2016
cuando el hombre vivía en Richmond con su ex esposa, la madre de la
joven, y otras dos niñas, hermanas de Katie. Allí comenzaron a tener una
relación, que comenzó siendo de padre a hija y terminó de manera
siniestra.”

¿Creen que el incesto solo muestra que un padre comete una perversión
con su hija? En los tiempos que corren, si la respuesta es sí, quedamos
muy limitados. El incesto, ogaño, revela mucho más. Da cuentas, por
ejemplo, al Estados Unidos de Barak Obama que apoyó la ideología de
género (y a cuantos como ellos siguen sus lineamientos), que no tienen en
modo alguno porqué escandalizarse por un incesto; es más, de seguir sus
postulados, deberían aplaudirlo. Hay un hecho interesante que prueba
muy bien su hipocresía: se ve que en los incestos sí cuenta con una
precisión matemática la biología. En un incesto el padre es padre, la hija
es hija, ¡fenómeno! No hay vuelta de hoja. ¡Pero, oh, prensa ideologizada:
de seguir sus directrices, ¿por qué machacar en lo pervertido de una
relación incestuosa, si el padre y la hija han llegado a su unión bajo el

178
constructo cultural al que le importa un bledo la biología?! ¿Por qué, ¡oh
canallas!, se escandalizan si son los primeros que predican a los cuatro
vientos “el amor libre”? Bienvenidos al “patriarcado”. Ahí tenemos a la
prensa barata que por un lado defiende la ideología de género y el
desprecio por la biología, pero por otro lado se ve escandalizada por un
incesto y condena con furia total a una relación que no respetó el hecho
biológico. Si su muy anhelado “amor libre” da para todo, sí, ¡para todo!:
¿de qué se escandalizan ahora?

Dicen las noticias: “La Corte de Virginia —donde comenzó la relación—


les fijó una fianza elevada de un millón de dólares a cada uno de los
sospechosos”. Y fue en la misma Virginia que en el 2014 las noticias
ventilaban: “Una Corte de Apelaciones federal de Estados Unidos
dictaminó este lunes que la prohibición de los matrimonios del mismo sexo
actualmente vigente en el estado de Virginia es inconstitucional. Con dos
votos a favor y uno en contra la Corte de la ciudad de Richmond concluyó
que el derecho fundamental del matrimonio está garantizado dentro de la
Constitución independientemente de la orientación sexual de la persona.”
De nuevo pregunto: ¿por qué estos embusteros se escandalizan por la
orientación sexual de un padre y una hija? Para ser coherentes, ¿no
deberían respetar su orientación?

De lo sucedido se desprende una gran enseñanza, la que nos permite


liquidar una expresión moderna muy estúpida: ciertamente el incesto es
una perversión de la que nos escandalizamos, lo que está probando
cabalmente que eso del “amor libre” tal como hoy se lo entiende es puro
verso. Pues si se admite ese amor, entonces el incesto sería bueno; pero si
se lo rechaza, es que el amor, para que sea tal, debe ser ordenado,
conforme al deber ser impuesto a las criaturas.

179
EL DÍA QUE LA MEDICINA CONSULTÓ AL PSIQUIATRA SENTIDO
COMÚN

Como otras tantas disciplinas, la medicina en la actualidad, corre el


riesgo de enfermarse de la cabeza. El Dr. Sentido Común es un psiquiatra
de prestigio a nivel mundial, el cual siempre está disponible para todos las
veinticuatro horas del día. He podido enterarme de muy buena fuente la
consulta que Medicina hizo al referido galeno. Transcribo a continuación
las partes principales de la conversación.

- Doctor, vengo en consulta, porque a veces creo que puedo enloquecer –


dijo Medicina.

- Relájese, por favor, y dígame por qué piensa usted que a veces corre
riesgo de enloquecer – preguntó el Dr. Sentido Común.

- Es que hay situaciones que han devenido insoportables y van más allá
de lo admisible al campo que manejo; van más allá del objeto formal al
cual me aplico, esto es, a la salud.

- Podría ser más precisa –dijo el psiquiatra Sentido Común.

- El caso, doctor, es que la ideología de género me quiere presionar con


cosas inadmisibles, y se están operando situaciones inauditas.

- ¡Oh, voy entendiendo, voy entendiendo! ¡Esa perversa de la ideología


también quiere acosarte! Lo hace permanentemente con otros pacientes
que tengo, como por ejemplo con el Sr. Derecho –dijo con enojo el doctor
Sentido Común.

- Mire –continuó hablando Medicina -, en la literatura médica universal,


cuando se tocan lo que se conoce como datos epidemiológicos (que
acompañan a cualquier estudio que se haga), tal estudio se divide en
porcentaje de hombres y porcentaje de mujeres, y nada más. Por ejemplo,
en México, el 12, 1% de las mujeres padece de migraña contra un 3,9% de
hombres. Pero ahora, doctor, de seguir la ideología que presiona, habría

180
que decir: ‘Según el informe epidemiológico sobre migraña un 2, 3% de
“transgéneros” padecen de tal mal; un 3,3% de andróginos también.
Tocante a los drag-queen se da en un 1,2%. En los femele to male en un
4%. En los gender bender en 1,5%. En los pángenero en un 46%. En los
megatrones en un 2,7%; en los avatar en un 3,7 %.” El tema, doctor, es
que hay más de 31 género, y para la ONU van más de 100. De solo pensarlo
siento que enloqueceré.

- Como le dije, mi estimada, no debe seguir los postulados presentados por


esa perversa llamada ideología de género. Usted sabe cuál es el camino de
la salud, y a eso debe atenerse sin que nadie ni nada logre alterar su
espíritu –sostuvo con resolución el Dr. Sentido Común, agregando-:
Imagínese lo siguiente. Si hay un hombre que se considera mujer, ¿en
dónde ingresaría? ¿En el 12,1% de las mujeres o en el 3,9% de los
hombres? Porque más allá de lo que cada uno crea que es, lo cierto es que
la migraña se da en un cuerpo biológico determinado, sin importarle la
subjetividad construida. Y si acaso el 12,1 de las mujeres dijeran que
ahora quieren ser hombres: ¿disminuiría la migraña por eso? O si acaso
el 3,9 de hombres dijeran que ahora desean ser mujeres: ¿aumentaría la
migraña? Fíjate que, además, la solución –siempre estamos haciendo
hipótesis caprichosas- para acabar con la migraña sería que tanto los
hombres como las mujeres se hagan de otro género; así, debería
desaparecer automáticamente la migraña. ¡Caramba que tontos que
hemos sido los médicos por años: como los problemas de salud siempre se
dieron en hombres o en mujeres, la solución estaba en el tema de los
géneros. Bastaba con que los tales se pasen, por ejemplo, a un género hada
(como el hada Titania, reina de las hadas, en la obra ‘Sueño de una Noche
de Verano’ de William Shakespeare) y problema solucionado. Ciertamente,
mi estimada, todo absurdo que se siga tiende a la locura.

- ¡Oh, doctor, cuánto alivio siento, cuánta claridad en lo que dice! –dijo
Medicina.

181
- Para eso estamos –respondió con resolución el Dr. Sentido Común.

- Sabe, doctor –siguió exponiendo Medicina-, le quiero contar otro caso que
se me presenta.

- Cuénteme… -solicitó con interés el Dr. Sentido Común.

- Es un tanto asqueroso lo que le contaré. Los hombres que se hacen la


operación para cambiar de sexo y a los que le fabrican genitales externos,
les queda la próstata adentro.

El Dr. Sentido Común soltó una impresionante carcajada interrumpiendo


a Medicina. Mas, luego de ver cómo su paciente lo miraba, fue moderando
su reacción. Al finalizar su risa, aclaró su garganta, y dijo: “-Perdón,
continúe”.

- El tema es que tras la operación y al ya considerarse mujeres, acuden a


un ginecólogo. Pero la próstata es tratada por los urólogos.

- ¡Qué situación tan disparatada! –dijo el Dr. Sentido Común-. Si el


operado y que ahora se cree mujer fuera a un urólogo, éste le podría decir:
“lo siento, aquí atiendo a hombres”. Y si concurre a un ginecólogo, éste le
podría decir: “lo suyo es un tema urológico, cosa en la que no me
especializo. Aquí atiendo a mujeres reales”.

- Así es –sostuvo Medicina.

- Permítame hacerle una pequeña corrección –manifestó el Dr. Sentido


Común mirando a Medicina-. Tómelo a lo que le diré como una precisión
necesaria de hacerse, y más en el campo propio de usted, a los efectos de
erradicar de raíz todo tipo de malas interpretaciones y confusiones, cosas
estas a las que siempre mira con buenos ojos la nefasta ideología de
género. Usted dijo textualmente lo siguiente: “Los hombres que se hacen
la operación para cambiar de sexo”. Bueno, en verdad no debe hablarse de
‘cambio de sexo’, porque esas operaciones jamás podrán cambiar el sexo

182
con el que se ha venido a este mundo. Podrán quitarle al hombre sus
genitales y hacerle una zanja entre sus piernas con forma de vagina, pero
todo ese implante no logrará jamás quitarle el sexo masculino. Podrán
ponerle a una mujer un tubo y dos guindas para aparecer como un
hombre, pero jamás podrán quitarle el sexo femenino. Podrán a uno darle
tantas hormonas como se desee para que disminuya su testosterona, y a
la otra darle tantas sustancias como se quiera para que resulte más
varonil, pero ni una ni otra cosa logrará cambiar el sexo con el que se ha
venido a esta tierra, les guste o no les guste. A lo sumo podría hablarse de
un cambio de estética. Mejor aún sería hablar de monstruosidad.

- Doctor, millón de gracias por todo –dijo con una sonrisa Medicina-. Por,
último, una curiosidad: ¿es verdad que hace un tiempo le vienen tirando
huevos en su casa y le gritan cosas feas?

- Sí, sí… es verdad –respondió con una sonrisa el Dr. Sentido Común-. Son
los de esa ideología de género del demonio. Lo hacen porque dicen que soy
patriarcal. Ahora ser racional es sinónimo de ser patriarcal.

Hubo otros temas que se tocaron en la consulta hecha por Medicina al


psiquiatra Sentido Común, pero, por el momento, es suficiente. Se supo
que luego de la consulta, el Dr. Sentido Común salió de su oficina y se
dirigió a un café. Cuentan los mozos del lugar que entre sorbo y sorbo el
doctor se reía solo. Nadie se atrevió a preguntarle de qué se reía. Ellos solo
dijeron, es Sentido Común.

183
TIRE PIEDRAS Y DE BUEN TAMAÑO

Dedico estas líneas a defender a los niños, pero ¿saben de quién?: ¡de
la santulonería puritana; de los blandengues; de los “amorosos”; de los
que quieren siempre quedar bien con todos menos con los que en verdad
deberían quedar bien; de los fariseos de turno; de los que deforman la
caridad! Me refiero a esa gente que me suele escribir con mucha frecuencia
haciéndome saber que Cristo dijo “quien esté libre de pecado que arroje la
primera piedra”, como si en mis escritos me dedicase a hablar de los
pecados cometidos por quien se tiene por pecador. Tienen de prueba
expuestos en mi página tal vez un centenar de artículos. Invito a la
santulonería que busquen un caso en donde me haya puesto a condenar
a un pecador por su pecado. No lo encontrarán. Sí en cambio encontrarán
que ataco a ideologías perversas y a defensores de esas ideologías; a gente
en concreto que no se presenta como pecadora, mas tiene la soberbia y el
descaro de presentar al mal, a la perversión, al pecado, como algo bello,
deseable, digno de ser practicado e, incluso, con total encono a todo orden
establecido, osan presentarlo como derecho. No tiro piedras contra un
pecador, tiro piedras contra un mal al que quieren presentarlo como cosa
buena. No me dedico en modo alguno a apedrear pecadores, pero tampoco
me dedico a deformar las palabras del Maestro como sí lo hacen varios:
porque Cristo enseñó que no debemos condenar al pecador, pero en
ningún lado dijo que debemos quedarnos cruzados de brazos dejando a la
perversión avanzar. Estos deformadores de la enseñanza evangélica, si
pudieran eliminarían los pasajes en donde Jesús zahiere a los fariseos con
descalificaciones fuertes (“raza de víboras”, “raposa”, etc.); eliminarían el
pasaje en el cual se lo ve al Mesías expulsando a latigazos a quienes habían
transformado el templo de Dios en casa de ladrones. De modo que les guste
o no le guste, la enseñanza puede resumirse así: no tires piedras
condenando al pecador, pero tira con toda la artillería a los males que
pretenden destruir el bien.

184
Pero decía que estas líneas van por el bien de los niños, ¿y por qué?
Porque “los amorosos” con su “amor ilimitado” que llega a defender a los
ideólogos con ese silencio que pretenden de nosotros, están permitiendo
que la ideología siga avanzando con su perversión, la cual, principalmente
y como vemos día a día, tiene por objetivo principal y en modo obsesivo, a
los más pequeños: a ellos buscan adoctrinar, a ellos son a quienes se los
quiere dar en adopción para parejas contranatura. Vale decir que estos
personajes de “traje blanco” le están haciendo el caldo gordo a los
ideólogos. Imagino que si pudieran nos presentarían a Cristo con túnica
estampada con dibujos alusivos a “mi pequeño pony” y repartiendo
arcoíris de subvenir. ¡Dejen de deformar!

Pongo por ejemplo uno de mis últimos artículos en donde ataco a la


ideología de género que le concede niños en adopción a parejas de igual
sexo, artículo en el que cité a Ricky Martin, el cual hace gala de ser un
misionero del consabido movimiento trasn-formista. Entonces tengo
pisándome los talones al puritano ocasional que me da lecciones de
Sagradas Escrituras diciendo que deje en paz al pobre Ricky, mientras que
el “pobre Ricky” sigue adelante con su tarea misionera de propagar más y
más las prácticas sodomitas, usando (¡dicho por él!) a sus propios hijos en
la misión. Me mandan a que vea mi “baúl” y que no me fije en el ajeno. No
se trata de eso. No tengo uno sino cien baúles cargados con mis pecados,
pero jamás he proclamado mis faltas como cosas dignas de ser llevadas a
cabo, ni jamás he alzado la voz diciendo que se las hagan derecho.

Y hay dos cosas de lo más interesante que sirve para desarmar a los
consejeros del “super amor”. Lo primero: por lo general, jamás se verá en
ellos un solo ataque contra los ideólogos del mal (ni en sus páginas, ni en
sus dichos, o sea, nada dicho públicamente, dando la cara, jugándosela
por el bien y la verdad), pero sí se verá que se encargan de atacar a quienes
levantan la voz contra la perversión. No dirán nada contra quienes
difunden el mal, pero sí estarán prontos para aconsejar a quienes atacan
esos males que: ¡Ojo, soberbio; basta, calla. Pues Cristo dijo: quien esté
libre de pecado que arroje la primera piedra! Lo segundo: se deriva de lo

185
anterior, y es que, ellos sí juzgan al pecador. Son ellos quienes te escriben
juzgando que no debes juzgar. Te juzgan por estar juzgando, pero con esta
diferencia: ellos se dedican principalmente a juzgar a una persona por
juzgar a una ideología, otros juzgamos principalmente a una ideología.
Dicho de otro modo, mientras que son incapaces de atacar a una ideología,
son capaces de atacarte porque tú te atreves a atacar una perversión.

Repito. En este combate contra una de las cabezas de la bestia, combate


en donde los niños principalmente son atacados, la santulonería puritana
combate del lado del enemigo, dado que su pacifismo es execrable. Nunca
están demás las palabras del gran apologista católico Félix Sardá y
Saldany: “Si la propaganda del bien y la necesidad de atacar el mal exigen
el empleo de frases duras contra los errores y sus reconocidos coríferos,
éstas pueden emplearse sin faltar a la caridad (…). Al mal debe hacérselo
aborrecible y odioso; y no puede hacérsele tal sino denostándolo como
malo y perverso y despreciable (…). No es malo el apasionamiento
producido por la santa pasión de la verdad (…). Al seductor Elimas Mago,
llámale San Pablo ‘hombre lleno de todo fraude y embuste, hijo del diablo,
enemigo de toda verdad y justicia’”.

Pues con todo lo anterior va mi invitación. Y es esta: Contra la ideología;


contra todo mal que pretenda presentarse como algo bueno; contra toda
corrupción que quiera tenerse como derecho; contra toda perversión por
muy grande que sea, ¡dispare piedras; dispare duro; no afloje; no escatime;
es más, busque los guijarros más grandes y mejores!

Pretender que el mal no debe ser juzgado es, entre otras cosas, tornar
idiota a la inteligencia.

186
LOS OSOS NO SON CONEJOS

La negación de la realidad tiene lógicamente sus consecuencias. Si


tengo delante de mí un poste, y a su vez afirmo: “no hay nada, tengo paso
libre”, piense lo que piense, al avanzar, el poste se encargará de hacerme
saber de su presencia. Ya lo expuso Aristóteles en el libro IV de su
Metafísica cuando diserta sobre el principio de no contradicción y la
verdad o falsedad: “¿Por qué, si encuentran pozos y precipicios al dar sus
paseos en la madrugada, no caminan en línea recta, y antes bien, toman
sus precauciones, como si creyesen que no es a la vez bueno y malo caer
en ellos?”. Y quien es un ser humano de sexo masculino, no podrá ser al
mismo tiempo uno de sexo femenino.

Ocurrió un hecho aberrante pero que pone completamente al


descubierto todo el absurdo de la ideología de género: un “transgenero”
mató a una mujer en una competencia de contacto violento llamada vale
tudo. La noqueó a los 24 segundos de comenzado el primer round, tras
producirle traumatismos craneoencefálicos. Como el objetivo de este
escrito no es la competencia en sí sino otro, me permito en breve digresión
decir que no considero a esas competencias un deporte, por más que los
que estén peleando sean realmente del mismo sexo.

Por favor, nadie se deje llevar por las palabras ladinas. La noticia
concretamente es esta: un hombre que se creía mujer, mató sobre un ring
a una mujer. No peleaban dos mujeres: peleaba un hombre y una mujer.
Pero la fantasía perversa y delirante de los defensores de la ideología de
género se empeñan contra toda evidencia en ver lo que no es. Este
resultado evidenciable fácilmente, lo canté de algún modo el 19 de octubre
del 2017, en el artículo titulado “’Transexualizando’ el deporte femenino”,
en donde comenté un fallo judicial abominable, que permitía a un varón
que se creía mujer ingresar a jugar en un equipo de hockey femenino; y en
un párrafo expuse: “A lo anterior se lo ve como una victoria de la justicia
y de la igualdad. Pero no hay asomo de justicia ni miras de igualdad: todas
las mujeres de un equipo de hockey notarán una fuerza extraña que las

187
supera; si hay una pelea –normalmente ocurren en los partidos-, el
hombre camuflado dejará en muy malas condiciones a la mujer con la que
se enfrente; las mujeres de hockey al cambiarse en el vestuario, acaso
tengan que ver contra su deseo, un pene que le cuelga a alguien que les
dice contra toda evidencia: “yo soy mujer como ustedes”. En resumen: ¿por
qué todas esas mujeres deben vivir todo eso, por culpa de un fallo que es
una burla a la justicia? Es mentira que les importa la mujer. Medidas como
las aquí desenmascaradas no implican en modo alguno defender a la
mujer contra las transformaciones, sino que defienden a las
trasformaciones contra la mujer.”

Toda la gran farsa de la igualdad quedó desplomada con el caso de


marras. El verdadero luchador devenido en “luchadora”, y su rival, una
verdadera luchadora, podrán haber tenido igualdad de entrenamiento;
igualdad de alimentación; igualdad respecto de las máquinas usadas para
la musculatura; igualdad de técnicas; pero hay una igualdad que es
imposible de alcanzar: que un hombre sea igual a una mujer, o que una
mujer sea igual a un hombre. Y viene aquí una crítica hecha a los médicos,
no desde un enfoque de la medicina respecto de la que me confieso un
ignorante, sino desde el sentido común al que muchos de ellos parecen
desconocer. Porque así como hay letrados que traicionan la justicia,
también hay galenos que traicionan la salud. Las noticias dicen: “El
Comité Deportivo Internacional todavía exige que para competir, ya sea
una mujer trans o un travesti, sea necesaria una prueba de
hormonoterapia para controlar que el nivel de testosterona sea menos de
la mitad de las mujeres heterosexuales. Según las nuevas reglas de esta
institución, las mujeres atletas trans podrán competir después de 12
meses de tratamiento hormonal, pasar la prueba de hormonoterapia
(siendo el nivel de testosterona menor a los 10 nmol/L. En cambio, no es
obligatorio que sufran cirugías para el cambio de sexo y la decisión de
competir con el sexo identificado ha de mantenerse durante al menos
cuatro años consecutivos.” Tamaña sandez podría perfectamente ser
refutada por un niño medianamente lúcido. O sea que si un hombre se
cree mujer durante 4 años, es mujer: pero si se cree mujer habiendo
188
transcurrido tan solo 3 años y 364 días, aún no lo es, ¿está claro? También
tenemos el cuento de la testosterona. Por si aún no se ha advertido, la
lucha sobre un ring no consiste en ver quien atrapa al otro para librar una
relación sexual, sino en una cuestión de poderío físico que intenta dejar al
oponente, en lo posible, noqueado. Por tanto, la preparación física (y que
es en definitiva lo que interesa a los luchadores) tiende a ser lo mejor
posible, lo más completa. En resumen: con la testosterona baja, el
luchador que se cree una lady, ante un golpe de su rival que le causó daño,
podrá lanzar un grito como el de una delicada Heidi llamando a su
abuelito; pero, sin lugar a dudas, los golpes físicos que él lance, serán los
de un hombre creyéndose un guerrero total y viril; serán los golpes de una
furia masculina en acción, porque precisamente lo que está actuando es
toda una naturaleza masculina, completa, y no, unas hormonas
disminuidas. Cifro en esto lo afirmado: la posible disminución hormonal
no cambia la naturaleza.

Un caso con matices parecidos al aquí tratado pero que no termino en


muerte, fue el sucedido con una mujer llamada Brents, la cual le tocó
luchar contra un hombre que decía ser mujer y se hacía llamar Fallon Fox.
Luego de la lucha Brents dijo: “Nunca sentí la fuerza que sentí en una
pelea como lo hice esa noche. No puedo responder si es porque él nació un
hombre o no, porque yo no soy médico. Sólo puedo decir que nunca me he
sentido tan disminuida en mi vida, y yo soy mujer fuerte”. No hace falta
ser médico para responder algo que el sentido común muestra fácilmente.
Nadie duda de que Brents haya sido en ese entonces “una mujer fuerte”;
pero mucho menos puede dudarse de que el luchador contra el que
luchaba haya sido “un hombre fuerte”.

Podrá alguien decir que un oso es un conejo; podrá incluso, dándose


muchas mañas, hacer que el terrible y gran mamífero aparezca con unas
largas orejas como las del simpático animalito de jardín; podrá, por caso,
anestesiando al grandulón feroz, hacer que su inmensa cabeza luzca como
la de un conejillo inofensivo, solo que en tamaño descomunal; pero todo el
ensayo transformativo desaparecerá de un plumazo cuando, quien

189
creyendo que el salvaje plantígrado es un juguetón conejo, intente con total
ingenuidad darle de comer una pequeña zanahoria. El oso comerá a la
persona dejando de lado a la zanahoria, la cual solamente servirá de
prueba contundente y calificada, respecto de lo que implica la estupidez
humana en un grado nunca antes visto.

190
LECCIONES DE UN FELPUDO

Cecily Isabel Fairfield fue una feminista británica, más conocida por su
seudónimo: Rebecca West. La señora West manifestó que, conforme a su
capacidad, lo único que pudo averiguar del feminismo es que la gente le
dice feminista cuando ella expresa sentimientos que la diferencian de un
felpudo. Lamento mucho que Rebeca no haya tenido una mayor capacidad
para averiguar más cosas sobre el feminismo: se hubiera enterado de datos
verdaderamente aberrantes sobre él.

Demás está decir que la gente no la llamó feminista por sus sentimientos
expresados, sino por expresar sus sentimientos bajo la guía del feminismo
que profesaba. En otras palabras, la llamaron feminista porque ella así se
proclamaba. No hay que equivocarse: para una feminista no ser un felpudo
engloba el poder liquidar a un niño en el vientre materno. No quieren ser
tratadas como un felpudo, pero tratan como una máquina trituradora.

191
LAS MEDIAS DE TRUDEAU

Hablar de medias puede resultar algo completamente intrascendente


para muchos. “¿Qué hay de profundo en un tema así?”, preguntará
alguien, solo para significar que el tema no tiene nada fuera de lo común.
Dejaré a esos eruditos con sus pretensiones. Sabemos que las medias se
utilizan por una cuestión de higiene; o para protegerse del frío; o por
elegancia; y hasta incluso, según el diseño, acaso también por alguna
motivación sensual. Pero quiero decir unas palabras sobre unas medias
especiales usadas por un individuo que tiene pretensiones especiales. Se
trata del singular deseo de enviar mensajes a través de una prenda de
vestir. Dedicaré entonces unas breves líneas a las medias del Primer
Ministro de Canadá, Justin Trudeau, debido al terrible olor a podrido que
emanan de ellas, olor tan singular que puede ser percibido fácilmente a
más de once mil kilómetros de distancia: es el olor putrefacto de la
ideología de género.

Trudeau manifiesta su apoyo a las tendencias contranaturales, al


feminismo y a los musulmanes, también usando medias; da asco verlo
rodeado de niños a los que se obliga a llevar flameando en sus manos la
bandera del orgulloso movimiento sodomita. No se trata solo de un color
azul con patitos amarillos para darse aires de original. Veamos lo que dice
la prensa: “Trudeau se autodefine como ‘feminista’ y expresó que el Partido
Liberal es contundente en la defensa de los derechos de las mujeres.
Moderno y para nada conservador, abraza el multiculturalismo y es el
reflejo de los líderes de la próxima generación: no sujeto a tradiciones y
costumbres anticuadas. Por ejemplo, el pasado junio participó de la
marcha del orgullo gay en su país, con un diseño que representa el arcoíris
del movimiento LGBT.”

Es intención del Primer Ministro de Canadá y de gran parte de la


prensa, hacer creer que las costumbres antiguas y las tradiciones son
cosas de retrógrados tontos, de inadaptados sociales, de gente anormal. Y
en ese mensaje hay algo de lo más perverso: Trudeau no deja del todo una

192
tradición, ni abandona del todo una costumbre antigua, no; él
sencillamente la tergiversa y pervierte. Trudeau tiene aún la costumbre
antigua de usar medias, solo que le agrega una nueva significación, le da
también un nuevo uso: usarlas para enviar mensajes de apoyo a lo
contranatural.

Hay una tendencia de la que debe estarse muy prevenido: consiste en


esa táctica de inocular veneno sirviéndose de cosas que no solo parecen
inofensivas, sino que, incluso, se las revista con una apariencia de algo
muy cómico. Se viene la moda “medias Trudeau”. Seguramente muchos
usarán la referida prenda de vestir para expresar: “yo también apoyo la
ideología de género”. Tendremos entonces el uso de medias no para
protegerse del frio, sino para protegerse de la verdad.

193
EL ABORTO COMO OFRENDA A SATANÁS

Los satanistas aprovechan muy bien las leyes laxas de los Estados. Los
integrantes de un templo satánico, no solo se dan el lujo de presentar
hechos como si fueran buenos, sino que, yendo más lejos, los consideran
elementos de culto. De modo que abortar no solo sería algo objetivamente
bueno; sería además objeto de una creencia religiosa. Cuando esto se
alcanza a comprender, no hay mucho para aclarar: se está diciendo que el
aborto conforma una ofrenda ritual, ni más ni menos que a Satanás.

Lo medular de la noticia se condensa en esto: “Una miembro de la


organización no gubernamental estadounidense Templo Satánico, ha
presentado este martes una demanda contra Misuri y su gobernador Eric
Greitens ante el Tribunal Supremo de ese Estado norteamericano (…). La
demanda cuestiona una ley estatal que obliga a las mujeres que quieran
someterse a un aborto a firmar un documento, según el cual la existencia
de un ser humano comienza en el momento de la concepción. Según la
demandante, esta cláusula viola sus ‘creencias religiosas’. La citada ley
también obliga a las mujeres que se someten a una operación de ese tipo
a esperar 72 horas hasta que esta se realice, así como a ver el ultrasonido
del feto y escuchar el latido de su corazón. James Mac Naughton, abogado
de la demandante que no ha sido identificada y reside en el condado de
Greene de Misuri, asegura que su cliente creía que ‘el tejido que llevaba en
sí no era más que esto: un tejido’, pero el Estado de Misuri trató de
convencerla de que ‘estaba a punto de cometer un asesinato’ e intentó
‘cambiar su modo de verse a sí misma en el cosmos’".

En primer lugar, veamos lo laxo de Misuri. Allí no está prohibido


abortar. En Misuri, al parecer, la ley sería algo así como una disposición
que intenta tocarle la faz sentimental de la mujer para ver si desiste de
cometer un aborto; pero bueno, si no llega a cambiar de parecer, que
proceda a la realización de la maniobra abortiva. Se le llega a decir: “-
¡Espera, abortar es asesinar!”, pero también se le dice: “Bueno, si decides
abortar, puedes hacerlo”. En igual sentido corren esas otras disposiciones

194
de “esperar 72 horas”, “ver el ultrasonido”, y “escuchar el latido de su
corazón”. Teniendo en cuenta lo anterior, la lucha pretendida por los
satanistas en el lugar consabido, se cifra en el intento de hacer
desaparecer de las mentes humanas, la idea de que el aborto es un
asesinato.

Pero quien se lleva todos los premios al adoquín del año, es el abogado
de la demandante, y eso debido a la defensa que hizo. Sostuvo que la
obligación que el Estado de Misuri impone, afecta la creencia religiosa de
su cliente, dado que intenta cambiar el “modo de verse a sí misma en el
cosmos”. En otras palabras, para el letrado la objetividad de la realidad
importa un comino, lo que sí es primordial, fundamental, y digno de ser
considerado primeramente y antes que nada, es lo que “vos creas”: No
importa si te vas a arrojar dentro de un volcán, pues si tu cosmos te dice
que eso es una bañera con chorros relajantes, eso cuenta. No importa si
le arrancas los ojos a tu profesor, pues si en tu cosmos solo se trata de dos
pelotitas de ping pon, eso vale. No importa si le cortas las dos manos a tu
hijo de diez años, pues si en tu cosmos solo se trata de ver salir salsa de
tomate, ya sabes… tu pizza te espera. No importa si la ciencia dice que hay
vida humana desde el primer instante de la concepción, pues si en un
templo satánico te inculcan la creencia de que es un tejido para ofrendar,
eso debe respetarse. El argumento del abogado es un bumerang: podría
alguien hacer estallar al templo satánico, e invocar que, según su cosmos,
solo se trató de ofrecer el maravilloso espectáculo de ver flores flotando por
el aire. Podría el juez lanzarle su martillo al jurista y producirle la muerte,
y luego expresar que en su cosmos justiciero eso es un dibujo de Thor. Y,
por favor: aunque dudo que este escrito llegue a la vista del abogado de la
demandante e integrante del Templo Satánico, le solicito que no se enoje
al leer que lo traté de adoquín, pues en mi cosmos, se me ocurre, eso es
un pastel relleno de duraznos.

Un Estado que permite que un miembro de un Templo Satánico se


presente ante un tribunal reclamando el poder asesinar a seres humanos
en gestación fundado en una creencia religiosa, es más satánico que el

195
Templo Satánico. Si hubiera algún modo, primeramente deberían ir presos
los políticos que permitieron con sus “leyes” tamaña bestialidad, y, detrás
de ellos, deberían marchar los satanistas.

Ya que se ha hablado de las creencias religiosas, no está demás la cita


bíblica aplicable a los deseosos de abortos: “la sangre de tu hermano está
clamando a Mí desde la tierra” (Gen, 4-10). El aborto es un abominable
asesinato terriblemente ofensivo a Dios, y, como no puede ser de otra
manera, es un asesinato inmensamente grato a Satanás.

196
“¿NO TENGO NADA CONTRA…?”

Si un hombre conduce todos los días su auto a una velocidad de ciento


treinta kilómetros por hora –y eso porque le gusta-, no resultaría muy
convincente escucharle decir que le agrada andar permanentemente a
cincuenta kilómetros por hora. Y si veo a un hombre comer a diario kilos
de papas fritas, pensaría que está bromeando si afirma que siempre
intenta comer alimentos sin aceite. Algo parecido ocurre en esos discursos
que comienzan por negar lo que luego hacen.

Tenemos esa expresión como: “No tenga nada contra… pero…”. Y viene
entonces el: “No tengo nada contra la comunidad homosexual, pero me
resulta un muy mal ejemplo para mis hijos”. Entonces no es que no se
tenga nada; por el contrario, se tiene algo. Si alguien no tiene nada en
contra, mejor es quedarse mudo; pero si tiene algo en contra, no diga que
no tiene nada. Eso huele a expresión poco sincera. No se puede quedar
bien con Dios y con el diablo, y manifestaciones como las aquí criticadas
andan caminando en ese intento. La expresión puede reducirse a este
absurdo: “No tengo nada en contra, pero tengo algo en contra”.

La debilidad de un discurso que parece conceder la razón a lo bueno y


a lo malo, termina por hacerle el juego a lo malo, por ir, aunque al principio
no se pretenda, estableciendo una equiparación indebida. El “no tengo
nada contra…” referido a algo que sabemos que es malo, le va dando una
suerte de bondad de la que en verdad carece. Si un padre le dice a su hijo:
“No tengo nada contra el hecho de que te arranques los pulmones, pero no
es bueno quitárselos”, torpemente está dando a entender que hay algo
bueno es sacarse los órganos indicados.

No hay mal que no tenga contra.

197
UNA "SILLA" MARAVILLOSA

Ahora en Argentina los “menores de diez años de todo el país, deberán


viajar en el asiento trasero con una silla de seguridad”. La medida fue
adoptada por el Gobierno y es obligatoria. Es muy bueno repetir la
disposición: “Todo menor de diez años que se encuentre en el interior de
un automóvil, debe viajar en el asiento trasero ajustado a su sillita, hecho
que es obligatorio según dispuso el Gobierno, y todo para evitar que el niño
sufra daños”.

Tomado lo anterior y unido a la foto de la noticia en donde se puede ver


a un bebito sentado en su silla y a la madre sonriente que lo mira desde
afuera, no puede menos que sugerirme un par de reflexiones.

La ley, en el caso que tratamos, no deja lugar a escapatorias: obliga sin


vueltas, y todo por el bien de la criatura. No dice por ejemplo: use sillita,
pero si el llanto del bebe produce en la madre una neurosis mientras viaja
o le causa algún otro inconveniente psíquico, dele una buena bofetada y
arrójelo por la ventanilla. Y, sin embargo, hay doctrina penal que justifica
algo mucho peor que eso. Hay doctrinarios de laboratorios (muy infernales
por cierto) que aprueban el aborto en caso de que el embarazo esté
produciéndole una neurosis a la señora mamá. No se trata ya de lanzar a
un menor por la ventanilla de un auto (aún si eso pasase y siendo el riesgo
de muerte muy alto, quedan chances de que el pequeño viva); se trata de
descuartizarlo para sacarlo por otra “ventanilla”.

Nadie se opone a que menores de diez años sean máximamente


protegidos, pero muchos se oponen a que menores de nueve meses sean
debidamente defendidos. Nadie se opone a que se deba evitar los mínimos
daños en criaturas menores de diez años, pero muchos buscan con fervor
la producción de un daño irremediable, esto es, la muerte, en seres
humanos que se están gestando. Nadie se opone a que una ley obligue a
proteger a menores que tengan entre diez meses de vida y diez años, pero
muchos se oponen a que una ley obligue a proteger a menores que tengan
entre un instante de vida y nueve meses. Nadie quiere ver morir en un

198
automóvil, pero muchos quieren ver morir en el vientre materno. Nadie
quiere una silla trasera peligrosa, pero muchos quieren un vientre mortal.
Nadie se opone a que haya sillas artificiales para que todos los viajes
ordinarios sean seguros, pero muchos se oponen a que la única silla
natural diseñada para el único viaje extraordinario sea un cobijo vital. Lo
más loco de las contradicciones anteriores es que suelen darse en una
misma persona o entidad.

Hay cosas opinables que válidamente se pueden tornar obligatorias; pero


hay cosas obligatorias que jamás deberían dar lugar a la opinión. El
respeto por la vida del más indefenso ser humano es una obligación, y no
es materia de opinión. Lo que se opine sobre la seguridad de una silla
vehicular puede o no ser obligatorio; pero la seguridad que debe brindar
al nasciturus la “silla” llamada vientre, es sí o sí obligatoria.

199
EL TENIS BAJO LA MIRADA FEMINISTA

La imparable ola de estupidez feminista, ahora le hizo llegar su mensaje


a los jugadores de tenis, Roger Federer y Jack Sock, pero, desde luego, sin
olvidar su intención más generalizada: seguir deformando la sensibilidad
social, principalmente en esa búsqueda de odio entre mujeres y hombres.
Por esto último, entiendo que son oportunas unas palabras. Bajo el encono
feminista tenemos que, básicamente, el hombre es abusador o es
machista. Hasta nos dijeron que Perú era un país de violadores, injuria
que, como no podía ser de otra manera, nunca fue considerada una
discriminación por los pregoneros insoportables de la actual “no
discriminación”.

La lista de machistas presentadas por el feminismo es demasiado


extensa. Tan extensa que, imagínense, deberíamos comenzar por todo el
padrón masculino de la nación peruana. También –y por solo citar unos
poquísimos personajes- tenemos a Trump, a Putin, a Stallone, a Tevez, y,
últimamente, se sumó a Federer. No dudo que pronto empiecen una suerte
de revisionismo feminista, en donde aparezca también Aristóteles como un
gran machista, por haberle dedicado su Ética a Nicómaco y no a
Alexandra. Caerá Dumas por haber escrito sobre Tres mosqueteros y no
sobre tres “mosqueteras”. Shakespeare será triturado bajo la insana óptica
del movimiento beauvoireano, debido a los irreproducibles piropos que
Romeo lanzaba contra Julieta. Ni que decir de Cervantes que le dio armas
a Don Quijote.

Resulta que en la Copa Hopman (2018) -que se jugó al mejor de tres


set- participaban: de un lado, Roger Federer y Belinda Bencic, y del otro,
Jack Sock y Coco Vandeweghe. En un momento del extenso juego (reitero,
fueron tres set), se disputo un punto, ¡uno solo!, entre Federer y Sock, sin
que las damas lleguen a tocar la pequeña pelota amarilla. Y ¡listo! ¡He aquí
el terrible “machismo”, y la imperdonable acción de dos jugadores de tenis!
A ver… a ver cómo sigue la estupidez: “Debemos eliminar el tenis como
deporte, pues se trata de algo creado por algún ser patriarcal que le

200
gustaba pegar, y que, para liberar sus tensiones, inventó eso de pegarle a
una pelotita con una raqueta. No sería raro que el encordado (esa suerte
de red que presenta el objeto que golpea la esfera) haya tenido que ver con
un pensamiento que deseaba atrapar a la víctima del golpeador bajo las
redes de la violencia. Y lo más repulsivo de todo es la pelota amarilla:
hubiera sido mejor un objeto cuadrado. La esfera circular sigue la ley
eterna de ser eficaz para el rebote, vale decir, responde a una naturaleza
inmutable”. ¡Oh sí, feministas, no lo olvidamos: ustedes odian las leyes
inmutables!

201
LÍNEA ASESINA

En recientes declaraciones, el Primer Ministro de Canadá, Justin


Trudeau, expresó: "Eliminar el derecho al aborto no está en línea con el
Gobierno ni con la sociedad canadiense". En todo caso, Trudeau, su
gobierno, y la gente que apoya el aborto, no están en línea con la vida.

La ecuación es fácil: si el llamado derecho al aborto consiste en eliminar


el derecho a la vida, entonces nunca puede llamarse derecho al asesinato,
y hacerlo es una monstruosidad.

Lo que hace la línea asesina de Trudeau, es proclamar eufórica que


existe un "derecho" para asesinar.

202
UN JUGADOR ANTI-IDEOLOGÍA DE GÉNERO: CARLOS TEVEZ

UN GOLAZO

Horas atrás, en una entrevista televisiva, el famoso jugador de fútbol


Carlos Tevez, hizo unas declaraciones que merecieron el ataque de los
favorecedores de la ideología de género. Como es sabido, Tevez brilló en
Boca Juniors y hace no mucho tiempo estuvo jugando en China. Ahora
nuevamente está de regreso al país para unirse una vez más al plantel
xeneize.

Tevez ha transcurrido su infancia y adolescencia en uno de los barrios


más pobres e inseguros de Buenos Aires, el Fuerte Apache. Y en la nota
periodística el jugador dijo: "A Lito lo llevo al barrio conmigo. Es chico
todavía pero imaginate… La madre, los abuelos, el único varón, ¿viste? Si
no lo llevo al barrio a que le den un par de cachetazos, está ahí de doblar
la muñeca". Por las dudas, aclaro que eso de “doblar la muñeca”, quiere
significar el riesgo de que un hombre se desbande hacia la
homosexualidad. En otras palabras, lo que el futbolista transmitió, es que
está educando a su hijo para que crezca virilmente.

Desde luego, los comentarios negativos que le harán recaer al famosos


deportista son evidentes: “que Tevez discrimina”; “que Tevez es partidario
de un patriarcado violento donde para que el chico crezca hombre debe
recurrirse a la violencia”; “que Tevez es un ser un violento”; “que Tevez es
mal ejemplo”, etc., etc., y un larguísimo etcétera. El “delito” de Tevez fue
haberse vuelto insurrecto a una de las cabezas de la bestia, de ahí tantas
condenas. A un mensaje de hombría se lo ve como algo terriblemente
escandaloso, pero si se trata de un mensaje feminista asesino como
“aborta por si sale policía”, no pasa nada. ¡Hipócritas!

Hay una pena que debo transmitirle a Carlos quien está recién llegado
al país, y es esta: tal vez no esté enterado que desde la mismísima
“educación” estatal se busca torcerle la mente a los más pequeños, para
que adhieran sin oposición alguna al adoctrinamiento ideológico.

203
El jugador le metió a los ideólogos de género un inesperado golazo, y
atravesando el área grande, o sea, a través de la pantalla televisiva de TyC
Sports. Seguramente, un imperdonable golazo. El árbitro mundano le sacó
tarjeta roja, no por haber cometido una falta jugando, sino por haberse
atrevido a convertir un gol mental que pone en desventaja a la perversa
ideología de género. Creo que muchos, como en mi caso, sin ser de Boca
Juniors, esta vez gritamos junto al jugador: ¡Gol!

204
UN "PREMIO" PARA BACHELET

La presidente Michelle Bachelet cumplió tan bien la agenda programada


por la ideología de género; cumplió tan bien con la orden bestial de destruir
la familia; cumplió tan bien con la exigencia de hacer pasar al aborto como
un derecho; que en poco tiempo se la verá ocupando el cargo de directora
de la Alianza para la Salud de la Familia, la Mujer, y el Niño de la
Organización Mundial de la Salud (OMS).

El puesto es el "premio" otorgado por su desempeño servil y su


obsecuencia a potestades tenebrosas. Que una destructora de la familia
ocupe un cargo supuestamente pensado para bien de la familia, arroja una
sola conclusión: a esa organización le importa nada el bien de la familia.
Y que una destructora de seres humanos en gestación ocupe un cargo
supuestamente destinado a beneficiar a los niños, arroja análoga
conclusión a la anterior: a esa organización le importa nada el bien de los
niños.

Ya sabemos un poco las labores a las que se dedicará Michelle. Ya


sabemos que la Organización Mundial de la "Salud", poco y nada tiene de
saludable.

Los altos cargos en manos de los enemigos del bien y la verdad. Los
destructores de toda salud, en puestos que presentan el cartel de Salud.

205
NO ES UN MATRIMONIO, ES UNA ABERRACIÓN

Costa Rica ha solicitado a la Corte Interamericana de Derechos


Humanos que se expida respecto a ciertos puntos de la ideología de género.
Y como reguero de pólvora ha corrido la noticia de que el fallo del tribunal
internacional entre otros puntos favoreció el llamado "matrimonio
igualitario".

Como no podía ser de otra manera, la prensa que festejó la medida


sostuvo que “los 20 países que reconocen al tribunal deberán acatar la
sentencia”. Me adelanto a decir que ni uno, ni veinte, ni mil países si acaso
los hubiera por estos lados, deben acatar nada de eso. ¿Cuál es la razón
de fondo? Hay quienes argumentan que las sentencias emitidas por el
tribunal indicado son solo vinculantes y no obligatorias, vale decir, como
si fueran a modo de sugerencias y no como una imposición que debe
acatarse sí o sí (intento esta explicación sencilla a los efectos de ser
comprendido). Hay quienes también argumentan que sentencias como las
aquí rechazadas atentan contra la soberanía de una nación, y todavía hay
quienes pretenden que esos fallos atentan contra la democracia. Pero a mi
modesto entender esas no son las razones de fondo por las que el fallo
debe rechazarse. Por más que haya quienes sostengan que sí son
obligatorias ese tipo de sentencias, jamás una aberración puede obligar a
nadie.

En otras palabras y sin rodeos, la razón de fondo para rechazar la


maquinación contranatura que se pretende, es que es algo aberrante,
entendido esto último como una perversión, o sea, un poner patas para
arriba lo que es natural (de ahí lo de contra-natural), situación a la que se
llega por un constructo social al que se supone “cultural” y al que por obra
del puro antojo se lo quiere hacer pasar como un derecho. Un padre tiene
autoridad sobre su hijo adolescente, y nadie lo negará ni lo pondrá en
dudas; un padre tiene toda la autoridad para reprender con justicia a un
hijo que se atrevió a injuriar a su madre, y nadie tampoco lo negará ni
pondrá en dudas; pero un padre no tiene ningún poder para obligar a un

206
hijo a aprobar, por ejemplo, que su madre tenga relaciones sexuales con
la tía Pepa, y todo, por supuesto -¡hoy son las palabras mágicas!-, porque
“se enteró el señor papá, de que la señora mamá y la tía Pepa se aman
locamente, y entonces: oh, sí, creatura, debes aceptar todo en nombre del
amor y si no lo haces papá te castigará”. ¡Pues no! ¡Eso es imponer una
medida irracional, y es presentar una deformación del amor, pero no un
verdadero amor! No hay potestad alguna para obligar a aceptar
aberraciones.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos invirtió ochenta y siete


páginas para explicar por qué deben aceptarse dos palabras, a saber,
“matrimonio igualitario”, pero basta solo una palabra, a saber,
matrimonio, para explicar en breves líneas porque las ochenta y siete
páginas contienen cosas aberrantes que deben ser rechazadas.

Como es sabido, la etimología del término matrimonio viene del latín


mater (madre) munius (oficio de). Solo en la mujer está la potencialidad de
ser madre. Es de la esencia del matrimonio ser conformado por un hombre
y una mujer, y entre los bienes de tal institución está la procreación. Esa
esencialidad es única y, por tanto, irremplazable. ¿Dónde está la madre
donde hay dos hombres? ¿Y dónde está el padre donde hay dos mujeres?
¿De dónde el hijo donde hay dos seres masculinos? ¿Y de dónde el hijo
donde hay dos seres femeninos? Si pues entonces dos personas de igual
sexo no pueden jamás de los jamases ingresar en la esencia de la
institución llamada matrimonio, ¿por qué hablar en tales situaciones de
matrimonio? La igualdad de una junta entre personas del mismo sexo,
aparece solo en el hecho de que son de igual sexo y punto. Hablar de
“matrimonio igualitario” es un contrasentido: no puede haber madre entre
dos iguales.

Eso del “amor como a uno le venga en ganas” (o amor sin


condicionamientos, sin limitaciones o “a tu antojo”, etc.) sugiere una
analogía muy aplicable al caso. Sugiere una “justicia como te venga en
ganas”. Sugiere que un buen tribunal de justicia puede ser totalmente
igualado al peor grupo mafioso, pues ahora ya no se llamará grupo mafioso

207
sino que pasará a llamarse “tribunal igualitario”. A partir de ahora y
gracias a la “justicia sin condicionamiento”, tendremos el buen tribunal y
el “tribunal igualitario.” Ciertamente es una analogía pero muy aplicable
al tema principal aquí tratado. Es de sentido común que a ningún buen
juez le gustará que lo igualen con un mafioso, como es de sentido común
que no es algo de la justicia igualar al justo con el corrupto. Y es de sentido
común que el matrimonio no puede ser igualado a una relación
contranatural, como es de sentido común que no es del amor querer lo
recto y lo torcido.

Llamar a la relación entre dos personas del mismo sexo “matrimonio


igualitario”, es una estocada más que se le da al bien, llamando a un mal,
bien. A lo que no pasa de ser una aberración igualitaria, llámeselo así o de
manera parecida, pero por favor no se pretenda igualaciones imposibles.
Se está dando un fenómeno creciente y es el siguiente: no querer llamar a
las cosas por su nombre. A lo que no es matrimonio se lo llama así, y a lo
que es aberrante no quiere denominárselo de esa manera. Hoy suena
agresivo hablar de relaciones pervertidas, aún para muchos oídos de
quienes se oponen al matrimonio igualitario.

Y un dato no menor. Uno de los integrantes de la CIDH es el ex


integrante de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de la República
Argentina, Dr. Raúl Eugenio Zaffaroni. No solo es alguien garanto-
abolicionista; no solo ha bregado en el país por el aborto; sino que, siendo
juez, ha hecho públicas manifestaciones de su apoyo al llamado
“matrimonio igualitario”. Juzguen entonces ustedes cuál otra podía ser su
posición al juzgar como miembro del tribunal internacional sobre la
moderna invención. Y en parecida dirección marcha la posición del actual
presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís. Baste decir que izó la
bandera gay en la sede presidencial junto con el Pabellón Nacional. De
modo que, como puede verse, el monstruo de la ideología de género hace
activar todos los resortes que más puede para alcanzar su finalidad
despótica y bestial, entre los que se cuentan los nacionales como también
los supranacionales.

208
Así como la invención contranatura intenta quitarle al verdadero
matrimonio aquello de lo que carece y que nunca va a tener, es decir, su
esencia, también intenta (y la CIDH así lo aprueba) apropiarse de sus hijos
y someterlos a vivenciar relaciones anormales. Como puede verse con total
claridad, el interés superior del niño es para tales magistrados pura
palabrería. Hay para ellos otro interés superior por el que trabajan, y que
de niño no tiene nada.

209
FRASE DESPRECIABLE

La feminista Andrea Dworkin dijo: “La cópula heterosexual es la


expresión pura y formalizada del desprecio para los cuerpos de las
mujeres”. Bien encaminada dicha cópula, es precisamente todo lo
contrario. Es en otro tipo de “cópulas” donde siempre (y sin excepción al
siempre) se evidencia un desprecio por lo recto.

La frase referida es toda una prueba de cómo esa feminista despreciaba


a su persona, incluido, claro está, a su propio cuerpo. Su expresión
entrañaría también que todos los seres humanos son concebidos a partir
de un acto despreciable, lo cual es, lisa y llanamente, tener un
desconocimiento supino del amor.

Si fueron verdad los abusos sexuales que ha sufrido Dworkin en su vida,


eso no le daba derecho a deformar una realidad, y a pretender hacer de
esa deformación una máxima con valor universal.

210
POBRE CANADÁ

Reparemos en el personaje que está en el centro de la fotografía vestido


con los “sabores” de crema americana y frutilla, y dejemos de lado los
transformados ubicados a la izquierda y a la derecha y que tal vez –va en
serio- se sientan identificados con el famoso Chewbacca de La Guerra de
las Galaxias, pero en versión hembra. Ya sabemos que en la gama de
transformaciones todo es posible.

El hombre situado entre los dos travestis es el famoso Justin Trudeau,


Primer Ministro de Canadá, y uno de los principales defensores y
propulsores de la agenda LGBT en el referido país.

Diré poquísimas palabras sobre un video que me enviaron. Trudeau es


quien se largó a llorar en el Parlamento hablando de “amor” hacia la
comunidad multicolor, llanto que recordó también la “opresión” que los
tales debieron vivir durante el pasado. Aplausos y más aplausos por parte
de los parlamentarios. Claro que el “amor” en Canadá puede ser de todo,
menos que usted se oponga a lo contranatura y defienda la
heterosexualidad. Si incurre en esto último, también el Parlamento le tiene
preparada una medida penal de privación de la libertad: ¡pero por favor,
no lo tome como algo opresivo! Jamás en Canadá por ley se ha metido
preso a un homosexual en las épocas “opresivas”, pero ahora por ley sí
puede ir preso un heterosexual gracias a las épocas “amorosas”.

Pienso en los pobres niños canadienses y da pavor: a mayor liberalismo


mayor opresión, a mayor liberalismo mayor esclavitud. El liberalismo es
una trampa mortal camuflada de rosas.

Trudeau intentó ponerle un broche de oro a su llanto pidiendo


finalmente perdón por las equivocaciones del pasado. Veo en tal disculpas
una suerte de subrepticia inquina que en su jactancia parece estar
diciendo: ¡Oh naturaleza, yo Trudeau y este Parlamento que me aplaude,
te hemos derrotado!

211
Para el que conoce un poco la historia de la soberbia, fácil le será saber
cuál puede ser el final de ese pedido de perdón.

212
PERRAS DEL INFIERNO

(Desagravio a la Virgen María)

Debo pedir perdón a todas las perras existentes por usar el nombre
común de su especie animal para aplicarlo a las abortistas que blasfeman
contra la Santísima Virgen María, en la ciudad de Mar del Plata. Es que al
decirles «Perras del infierno» imagino a monstruos que nada tienen que ver
con el hermoso animal al que llamamos perro o perra.

Usar a la Virgen María para hacer campañas abortistas solo puede ser
posible en pedazos de carnes monstruosos a los que les cabe la
denominación «Perras del infierno».

Los perros y perras al marchar juntos conforman lo que se conoce como


jauría. Pero las «Perras del infierno» reunidas conforman una manada
monstruosa, y por eso ellas mismas dicen: "Abortamos hermanadas,
abortamos en manada".

Estas blasfemas de turno también se autodenominan: "Círculo de


mujeres candomberas". A su frase blasfema les respondo: Si tan solo
tuvieran el mínimo de los mínimos de educación nos hubieran ahorrado el
tener que saber de su existencia.

Un mensaje final por si algún santulón o puritano de turno me sale con


alguno de sus correctivos conocidos. Si mi caridad aplicada no les agrada,
vayan a corregir a Cristo si se atreven. Que si Él llamo a los fariseos «Raza
de víboras», a quienes blasfeman contra Su madre y por seguir su ejemplo,
me parece muy oportuno llamarlas «Perras del Infierno». Ubicarlas en el
área aproximada de la que están siendo participes es gran caridad, pues,
acaso, a alguna puede que se les abran los ojos.

213
MILI-TRANS

Como muchos recordarán, una de las tantas políticas nefastas de


Obama fue la eliminación de la prohibición que impedía a los transexuales
ingresar a las fuerzas armadas estadounidenses. A pesar de que Donald
Trump se opone a la medida adoptada por el ex presidente, y pese a que
dió órdenes al Pentágono para que vuelvan a la antigua prohibición, desde
ayer, en los Estados Unidos de Norteamérica, los llamados transexuales
que lo deseen pueden unirse a las fuerzas armadas del referido país.

La posición sostenida por Trump fue criticada por ciertos militares y


también por integrantes de distintos movimientos sociales que defienden
a la ideología de género, obviamente fundados en el trillado motivo de la
"no discriminación". No se puede servir a la patria cuando se la está
atacando internamente: no es servicio a la patria la tergiversación del ser,
la manipulación biológica y la fulminación misma de lo recto por un mal
presentado como bueno. Muchos de estos amantes de la "no
discriminación", mañana dirán, fundados en igual pretensión, que los
mayores que lo deseen, pueden hacer nuevamente el jardín de infantes,
pues se consideran con ese derecho y no deben ser discriminados.

Hay ciertos silencios que deben ser destrozados. Por caso, no se dice
que el personaje travestido, además de ser en el orden interno de la patria
un enemigo declarado, también lo es respecto a sus potenciales funciones
fuera de la nación: quien aprueba como principio existencial el cambio
mismo de su sexo, no tendrá inconveniente en pasarse al bando enemigo,
invocando que, así como un día decidió ser mujer, ahora por pura
conveniencia se le antoja dejar de ser estadounidense para hacerse de otra
nacionalidad. Ni qué pensar si la capitana "Lorena" -travesti que tiempo
atrás se implantó unas siliconas voluminosas-, cae en manos de tropas
orientales para las cuales es inconcebible el trans-formismo: dirán que,
entre los desquicies de las fuerzas norteamericanas, se les está yendo la
mano en los ejercicios de entrenamiento dedicados a la estimulación de
pectorales.

214
¿RAYARÁN LAS PAREDES DE LA CASA?

El gobernador socialista Miguel Lifschitz, ha inaugurado este 26 de


diciembre en la provincia santafecina, la llamada “Casa LGTBI Santa Fe,
centro social y cultural para lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex”.
En sus palabras de inauguración, el gobernador sostuvo que es “una gran
satisfacción poder contribuir a generar nuevos espacios de participación y
de lucha por los derechos en la provincia”. El socialista sin pensarlo, le ha
levantado a los LGTBI unas paredes para poder dejar escrito sus
pensamientos, actividad esta respecto de la cual han dado sobradas
muestras de que les gusta. Será en esas paredes en donde veremos cosas
como “aborto libre”, muerte al macho”, “iglesia basura”, “derecho a la
diversidad”, etc., etc. Ahora sí contarán con una estructura edilicia en
donde puedan saciar su hambre por la escritura sobre cemento. Y su
pregonado “derecho a la igualdad” concede autorización a que las paredes
de la nueva morada también gocen de inscripciones.

Ese mismo socialista identificado como gobernador Lifschitz, es quien


ha apoyado el encuentro feminista que hubo el año pasado en Rosario.
Cómo habrá sido de bestial esa junta que un diario como La Nación expuso
la noticia con el siguiente titular: “Desmanes y vandalismo en una marcha
masiva de mujeres en Rosario”. El mismo periódico dio cuentas de que
varias de las participantes “atacaron con piedras la catedral”, y que “hubo
pintadas ofensivas en edificios públicos y escuelas”. Y lo infaltable:
reclamaron por “el aborto legal”. Y bien, ahora tienen una casita para hacer
todo eso.

A decir verdad, no creo que nos vengan con el axioma “patriarcal” de


“no hagas con los demás lo que no quieres que hagan contigo”.
Precisamente como no son “patriarcales”, como la máxima famosa es de la
época “opresora”, calculo que no tendrán drama en recibir inscripciones
variadas en sus paredes.

215
“Tenemos que construir un Estado que esté en condiciones de defender
los derechos de todos”, destacó Lifschitz. Tantas veces lo hemos dicho: dan
como derecho lo que no es derecho. Cambiando las palabras es más fácil
hacer que otros acepten el engaño. Llamando derecho a lo contranatural
se intenta hacer más agradable al oído lo que es en sí algo terriblemente
perjudicial.

La nueva casa levantada en favor del llamado colectivo LGBTI, ofrece


una prueba magnífica de lo antinatural que son: jamás a lo largo y a lo
ancho del mundo, jamás en ninguna época histórica, a ningún ser
humano normal se le ha ocurrido levantar una casa y poner un cartel que
diga “Casa heterosexual”.

216
MADURO FUE VACUNADO

Algunos datos podrían ayudarnos a conocer un poco más de cerca al


presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Por caso él es el de los “liceos y
liceas”; el de los “millones y millonas”; el de “los delfines y delfinas”; es
quien dijo que los capitalistas “roban como nosotros” (¡muy sincero el
hombre!); es el que dándose aires de intelectual ante un editor, le mandó
un saludo al escritor Jorge Abelardo Ramos pensando que estaba vivo
siendo que había fallecido unos veinte años antes. Seguramente
resultarán datos nimios para muchos, pero su vocabulario es un indicador
de su corriente ideológica.

Ahora para hacerse el comprensivo, el “open mind”, el “no violento” y “el


no discriminador”, viene a dar una prueba acabada de su incomprensión,
de su mente disparatada, de su violencia y su discriminación errada.
Maduro quiere aprobar una ley en donde quede prohibido todo tipo de
oposición a la ideología de género. El proyecto prevé hasta una pena
máxima de veinte años de privación de la libertad.

El artículo 13 establece: “Se prohíbe toda propaganda y mensajes a


favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial, étnico, religioso,
político, social, ideológico, de género, de orientación sexual, identidad de
género, expresión de género y de cualquier otra naturaleza que constituya
incitación a la discriminación, la intolerancia o la violencia”. Es muy
cómico tratándose de Maduro. No tengo ninguna duda que en breve, para
dar prueba de su comprensión y apertura, invitará a Obama para que le
asesore en cuestiones de política capitalista, dando así un gran ejemplo de
cómo cumple con su propio articulado.

La torpeza de Maduro hace que sus propias palabras llevan en sí la


contradicción: porque es la ideología de género la que hace una apología
del odio hacia lo natural; es ella la que pretende implantar el
adoctrinamiento contranatura; es ella la que pretende desterrar la sana
educación para inculcar a los niños sus nefastos postulados; es ella la que

217
ha logrado hacer apología del odio desde un artículo 13 que
fementídamente dice estar en contra de dicha apología.

Tiempo atrás, más exactamente en el año 2013, Maduro dijo que


apoyaría al “matrimonio gay cuando inventen una vacuna contra la
mariconería”. En cambio, en el trascurso de este año manifestó estar a
favor de que “todo el mundo se pueda casar, sea heterosexual u
homosexual”. Utilizando sus propias palabras, veo que fue vacunado.

Venezuela: un nuevo país a los pies de la ideología bestial.

218
SOBRE LAS RUINAS DE OCCIDENTE

En Reino Unido quieren que sea un delito afirmar la divinidad de Cristo.

Sobre las ruinas de Occidente, Europa se viste de velo. Tiene ya sobre


su cabeza la luna de cuernos y el astro cabrío. Se acuesta con la
contranatura y despierta sin hijos, suicidándose, mientras está ciega
frente a los enemigos que le nacen. Durante el día se deleita en el
materialismo.

Han despreciado la Luz y amado las tinieblas. Europa ha oscurecido


porque han pretendido echar a la única y verdadera Luz, Cristo. Por eso,
como decía el célebre Cardenal Pie hablando sobre la reyecía del Rey de
reyes: «Él reinará. Y si no reina por los beneficios inseparables de su
presencia, reinará por las calamidades inseparables de su ausencia».

219
UNA “JUSTICIA” HECHA “TORTA”

Antes que nada unas aclaraciones sobre el título de este escrito. En


Argentina y en otros lugares de Latinoamérica, la expresión “torta” se
utiliza no solo para significar un pastel dulce, sino también para referirse
a las lesbianas. De hecho, hace poco tiempo, una marcha realizada por
esos movimientos que favorecen lo contrantural, se autoproclamó:
Orgullosamente Torta. Una “justicia” hecha “torta”, es, sencillamente, la
muestra clara de todo lo contrario a la justicia: es una injusticia, y, para
peor, una injusticia enraizada en la abominable contranatura.

No perdamos el detalle de la injusticia. Dice la noticia: “Un juzgado de


apelaciones de Oregón falló este jueves en contra de los dueños de una
pastelería que en 2013 se negó a elaborar una tarta nupcial para una
pareja del mismo sexo y recibió una multa de 135.000 dólares por
discriminación”. El falló es de los últimos días de diciembre del 2017. Lo
del Tribunal es completamente repugnante. En primer lugar, los dueños
de la pastelería son libres de hacer o no hacer un pastel. Hay una cuestión
de derecho universal venida de la mano de lo que se conoce como justicia
conmutativa, donde se sabe que si contractualmente no hay acuerdo entre
las partes nadie queda obligada. De modo que lo decidido por esos jueces
es, además de abominable, de una ignorancia superlativa. En segundo
lugar, hay una mala y terrible discriminación por parte de la pareja de
lesbianas y del mismísimo tribunal para con los demandados (los dueños
de la pastelería): es decir, se los reprende por no estar de acuerdo con las
aberraciones venidas de la mano de la ideología de género. En tercer lugar,
nótese la desproporción descomunal entre lo que se tiene por ofensa y la
penalidad dada para eso considerado ofensivo. En otras palabras, ante
una negativa por hacer un pastel, la multa es de 135.000 dólares. Es decir,
si más o menos mis números no me fallan, con una cifra así, aquí en la
Argentina podría inaugurar una fábrica de tortas, dado que el valor
aproximativo es de 2.565.000 millones de pesos.

220
Pero, ¿por qué se adoptó una medida así? Porque ese tribunal
superlativamente injusto quiere de algún modo dar un castigo ejemplar
para que de ahí en adelante jamás de los jamases a ningún comerciante
se le ocurra hacer lo que hicieron los dueños de la pastelería, hoy
condenados.

Para todos aquellos que enceguecidos por la sensiblería y las falsas


nociones sobre el amor; para esos que siempre salen al cruce diciendo
“déjate de molestar, no pongas piedras al amor, cada uno puede hacer lo
que quiere”, les digo: bienvenidos al mundo real, donde ahora poco a poco,
mientras la mayoría mira a las nubes, será obligatorio aceptar todo lo que
esa nefasta ideología disponga. No lo que se disponga fundado en un
orden, no; lo que ellos dispongan fundados en el desorden.

Los dueños de la pastelería no pueden estar en desacuerdo con una


pareja de lesbianas; pero una pareja de lesbianas sí puede estar en
desacuerdo con los dueños de una pastelería. En otras palabras, para ser
más preciso: el sentido común no podrá estar en desacuerdo con la
aberración; pero la aberración sí podrá estar en desacuerdo con el sentido
común. A mayor precisión: la aberración sí tiene ahora “derechos”, sí
puede obligar, sí puede condenar, sí puede discriminar, sí puede aplastar.
La tiranía ideológica va mostrando su verdadera máscara.

La monstruosidad del tribunal obliga por el momento a lo siguiente: o


aceptas las tortas, o tendrás que pagar una torta de guita.

221
LO BUENO DE NO SER UNA NIÑA MALA

Mis disculpas a Perogrullo por el título, sucede que lo encontré oportuno


como contraposición a otro titular que, lo adelanto, tiene la finalidad de
tergiversar y destruir la buena educación dada a los más pequeños. Tiene
que ver –también lo adelanto- con esa queja que bien pronunció Marcel
Clement, contra quienes tratan “sin delicadeza ni discreción a los niños
como si ya fueran adultos”.

Apareció en el diario The New York Times un artículo titulado Lo malo


de ser una ‘niña buena’, escrito por Jill Filipovic (autora de una obra
feminista), en el que, básicamente, se propone que lo bueno es que haya
niñas malas. El entrecomillado de ‘niña buena’ colocado por la propia
autora en su título, tiende –y disculpen que lo marque aunque sé que no
haría falta- a dar a entender que ser así, buena, es algo malo. Una ‘niña
buena’, o sea, la que la autora desaconseja ser, es, por ejemplo, aquella
que tiene buenos comportamientos.

Según Filipovic, cuando frisaba la década de vida, ya era toda una


revolucionaria contra su padre: “Cuando tenía más o menos 10 años, mi
hermanita y yo escuchamos a mi papá en un asado cuando hablaba con
otro padre. ‘Sabes, creo que si fueran niños probablemente les dejaría
jugar un poco más lejos de la casa’, dijo mi papá, de mentalidad feminista
(…). Mi hermana y yo estábamos enfurecidas y cuando regresamos a casa,
se lo hicimos saber -¿cómo se atrevía a sugerir que nos trataría diferentes
si fuéramos niños?”

Bien. Para quien haya leído con atención la aventura intelectual


pergeñada por Filipovic; para quien tiene un poco de sentido común; y
para quien conserva algo de su infancia, no le será dificultoso advertir la
cantidad de estupideces contenidas -en modo concentrado - en tan breve
párrafo. En primer lugar tenemos una frase de laboratorio, indefinida,
supuestamente sostenida por el papá de la escritora en un asado. ¿Qué es
“un poco más lejos de la casa”? ¿Ir caminando a jugar a la plaza del barrio
que está a quince cuadras en un sitio peligroso? En tal caso, ¿eso está

222
mal, señorita Filipovic? ¿Es eso tener una mentalidad errada o es velar por
el cuidado de los niños? Los rediseños de la naturaleza propuesto por estas
heroínas del caos solo conducen a la destrucción. Por otra parte, creo que
está mal expresado eso de que el papá tenía una “mentalidad feminista”;
en todo caso, ya que lo está criticando, debería haber dicho desde su
posición feminista que su progenitor tenía una mentalidad machista. El
macaneo más grande viene cuando Filipovic nos narra su supuesta
reacción y la de su hermanita: “estábamos enfurecidas”. Aquí el inmenso
engaño es patente: no estaban enfurecidas porque no podían ir más lejos
a jugar, estaban enfurecidas por la mentalidad machista del padre. Vale
decir que ya a los diez años Filipovic era una militante feminista que poseía
el vuelo mental para defender la ideología de género; y, aunque no lo deja
consignado, no me cabe duda alguna de que con eso años llegó a ser
presidente del movimiento de origen ucraniano autodenominado
sextremista Femen. Lo que además profundiza el prodigio de las dos
hermanas -¡caro lector no deje pasar el detalle!- es el tener presente lo
extraordinario de la más pequeña: pues si Jill con diez años ya nos
sorprende por su radical posición pro ideología, ¡cuánto más su hermanita
que era aún más pequeña! Eso sí… Jill no nos dice cuál era la diferencia
de edad que había entre ella y su hermana, pues, seguramente, mientras
más grande sea esa diferencia, más sorprendidos quedaríamos de lo
superdotada que es la más pequeñas de las Filipovic. Por último tenemos
el reto: con diez años ella y vaya a saber con cuántos años la hermana,
amonestan a su padre al llegar a la casa, debido a la mentalidad patriarcal
que tenía. Insisto, noten el detalle: no “retaron” al padre por haberles
impedido jugar más lejos, lo reprendieron porque ellas se oponían a las
diferencias y ya eran unas fervientes luchadoras por las igualdades. Con
todo esto, en verdad, no me sorprendería que por la noche las hermanitas
le hubieran hecho a don Filipovic un “tetazo” en protesta.

El entramado ladino del párrafo de la feminista aludida, no parece


condecirse con la siguiente realidad: si el padre realmente era de una

223
mentalidad “machista-patriarcal” que no las dejaba jugar a las hermanitas
“un poco más lejos”, acaso ¿se iba a dejar retar por las pequeñas, siendo
precisamente un hombre de mente "opresora"?

La feminista en cuestión presenta la idea siguiente: “Las niñas de hoy


en día reciben dos mensajes conflictivos: sean poderosas y sean buenas”.
Ya sabemos cuál es la inclinación de la autora para resolver el conflicto:
sean poderosas, pero no sean buenas. La feminista hace la siguiente
relación: que los acosos sexuales son exitosos principalmente en niñas
buenas, parámetro que toma de los ejemplos escandalosos sucedidos en
Hollywood. Pero es inadmisible la vinculación mental de Filipovic: debería
probarnos que las actrices fueron niñas buenas. Ahora: ¡qué confusa
visión tiene la feminista de lo que es ser una niña buena! Una niña bien
educada, puede ser muy dulce y tierna sin dejarse por eso avasallar por
alguien. El feminismo (Filipovic participando de él) piensa
desordenadamente: para solucionar el problema del acoso sexual, en vez
de cambiar al acosado, optan por cambiar a la acosada. De modo que al
parecer el acosador es así porque hay niñas buenas, o, en otras palabras,
porque no son suficientemente malas. La maldad de las niñas es lo que
solucionaría el problema del acoso, y no la modificación de la conducta del
acosador. Aquí el intento de la feminista es tergiversar la realidad, pues no
es la niña bien educada la que se dejará arrastrar por los comportamientos
mundanos de turno, sino que, precisamente la que se dejará deslumbrar
por el mundo al punto si fuera necesario de hacer cosas inconvenientes
para obtener ciertos resultados, es la que fue dejada a su capricho.
Sostiene también la feminista que “las mujeres han sido condicionadas
todas su vida a someterse a la autoridad y al poder masculino”, tratándose
esto de un lugar común, usado para desacreditar a la autoridad. Les
encanta confundir siempre autoridad y autoritarismo.

Filipovic se pregunta: “¿qué deben hacer los padres si quieren criar tanto
a hijos como a hijas para que eviten, o desmantelen estas trampas?” (con
trampas se refiere a eso de ‘niñas buenas’). Y entre otras cosas propone:

224
“criar a los niños fomentando la amabilidad y el cuidado de otros, no solo
diciéndoles que respeten a las mujeres”. Ahora: un padre que no deja ir a
jugar a su hija a un lugar lejano para evitar un peligro, ¿no será que la
está cuidando y siendo amable y respetuoso?

Para la feminista en cuestión, el tema de la protección no pasa porque


un niño o niña vaya a decirle al padre o a la madre que le ha sucedido algo
malo, sino en que las niñas aprendan “cómo ser el único piloto de sus
cuerpos perfectos y poderosos, a habitar felizmente su propia piel”. Estás
estupideces comunes del feminismo no resisten el menor análisis. Un
pequeño, una pequeña, precisamente por ser tal, no está capacitado
mentalmente para creerse un super-humano, por más que ese niño o niña
tenga por madre a la impresionante Jill Filipovic. Sencillamente los
menores se encuentran en una etapa de puro aprendizaje y en donde
esperan protección de sus progenitores. Una vez he contado la anécdota
que me tocó vivir cruzando por una parada de bus, y aquí lo haré de nuevo:
una joven me pidió si podía quedarme junto a ella pues temía por el sujeto
de mal aspecto que se había posicionado a unos metros de distancia. La
zona estaba oscura. Luego de unos minutos de permanecer allí junto a la
mujer, vino el colectivo, ella se subió y se marchó. El sujeto sospechoso no
subió al autobús, dándose en retirada una vez que la chica se marchó. Ya
sabemos que Jill cuando se encuentre en aprietes no pedirá auxilio a
nadie, pues será defendida completamente por sus principios feministas.
Pero bueno… ella es una excepción; no todas las mujeres son como la
super Jill Filipovic. La gran mayoría, las que están en la normalidad,
buscarán ayuda como cualquier persona normal lo haría.

Para finalizar, contamos con el final de la escritora. Y quien comenzó


quejándose de la mentalidad machista del padre que no la dejaba ir lejos
a jugar, termina elogiándolo, entre otras cosas, porque “se esforzó (…) para
protegernos.”

Lo bueno de no ser una niña mala, puede verse, por ejemplo, en que no
se tendrá en la mente ideas feministas, cosa que, se lo aseguro, como
mínimo le ayudará con algo de lo más común y normal, como es el hecho

225
de pedir auxilio a un hombre en caso de que llegue a vivirse una situación
de peligro.

226
DESAGRAVIO A LA INMACULADA CONCEPCIÓN POR BLASFEMIA DE
LAS HORDAS LGBT

Tenía razón Sófocles: “Al perverso se lo puede conocer en un solo día”.

El 8 de diciembre, día en el que se celebra la Inmaculada Concepción


de María, los abominables LGBT llegaron hasta una Iglesia de Villa
Mercedes para ultrajar a la Virgen María haciendo y diciendo cosas
blasfemas. Ya sabemos algunos de los calificativos que conforman la
esencia de esa lacra ideológica deformante: pervertidos; repulsivos;
degenerados; atropelladores; desequilibrados; contranaturales; inmundos;
asquerosos; canallas; fementidos; ladinos; mentirosos; quebrantadores del
orden; monstruosos; descarados; sinvergüenzas; discriminadores de la
verdad; violentos; sanguinarios; corruptores de menores; maleducados;
llenos de odio; obradores de iniquidad; sucios; hipócritas; en fin,
demoníacos.

La misma basura que dice que no se hable de religión, es la que se mete


con lo religioso en grado blasfematorio.

Apuntar armas contra la Mujer por antonomasia -una Mujer que nunca
les hizo absolutamente nada, a no ser dar ejemplo de todo lo que puede
ser bueno- solo puede ser obra de la más deforme mentalidad, o sea, una
mentalidad retroalimentada por fuerzas satánicas. Como decía Goethe, la
maldad no necesita razones, le basta con un pretexto.

¿A quién se ultrajó? A la más humilde de las mujeres; la más caritativa;


la más silenciosa; la más inmensa; la llena de gracias; la más pura; la más
bondadosa; la más misericordiosa; la más sufrida; la que acompañó a su
hijo en toda la pasión y la que estuvo al pie de la Cruz del Redentor del
mundo. ¡¿Y qué les hizo?! ¡Nada malo en absoluto!

Si no creen, no ofendan; si nos les gusta el silencio, no ofendan; si nos


les gusta la humildad, no ofendan; si no les gusta la caridad, no ofendan;
si no les gusta la castidad, no ofendan; si no les gusta la modesta vida que
una extraordinaria familia tuvo en una casita, no ofendan; si no les gusta

227
la misericordia, no ofendan. Pero seguramente el loco soy yo, al pedir tale
cosas a “gente” que hace rato ha perdido el principal atributo de quien se
dice gente: la razón.

Y hay gobiernos que alimentan a este ejército de depravados cuyas


siglas son LGBT. ¡Eso sí señores, siempre nos dicen desde esos lados que
no apoyan a la violencia! ¡Eso sí señores, siempre nos dicen: “muchachos
patriarcales no discriminen”! Corro el telón… y… ahora sí, con ustedes: la
caifascracia.

Todo lo anterior que usted acaba de leer fue eliminado por Facebook,
pues según parece he sido yo el que cometió un mal pero no las hordas
LGBT. Vamos de nuevo.

228
SEDIENTOS POR LA CORRUPCIÓN DE LA INFANCIA

Me hacen llegar lo que propone un partidario del movimiento


contranatura LGBT, propuesta que dice: “Necesitamos militar más la
infancia y la adolescencia LBGT”. No es algo nuevo. Ya hemos visto que en
las últimas manifestaciones llevadas a cabo en distintos lugares por el
referido grupo, un punto sobre el que insistieron una y otra vez fue ese: el
meterles a los niños y adolescentes en sus mentes el adoctrinamiento
ideológico, todo a través de medidas adoptadas por los ministerios de
educación.

Quieren destrozar las raíces, subvertir todo, y dejarnos un porvenir


deforme, pobre, inútil, atrofiado, corrompido y aniquilado para la
trascendencia. Recuerdo lo que dijo en 1973 Gustave Thibon: “Cuando veo
arrancarse las raíces no lloro sobre las raíces sino sobre las flores que
mañana se desecarán faltas de savia” (La Educación de los Hombres, ed.
Speiro, Madrid, 1974, p. 28).

Estos seres pertenecientes a la agrupación corruptora LBGT solo


respetan su vicio, y a tal degradación quieren inclinar la inteligencia y la
voluntad de los más jóvenes. Hasta en su terminología prueban su deseo
de sometimiento: pues no temen utilizar el término “militar” de fuerte
raigambre “patriarcal, machista, represora” para conseguir sus
finalidades. Todo es bienvenido para ellos si está a su servicio, y todo es
rechazable si se le opone en alguna medida.

229
OTRO HACHAZO DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA A LA
RELIGIÓN

La Argentina es un experimento del mal: a los que no les guste mi


afirmación, les ruego que me prueben lo contrario. Sobradas pruebas
tengo para demostrar lo que sostengo. El “derecho” aquí es una grotesca
parodia del “Derecho”. Al menos en los temas de fondo.

La Corte Suprema de Justicia (¿?) de la Nación, acaba de prohibir la


educación religiosa en la provincia de Salta en horas de clases; de ahí,
entonces, ya se dice que deben adecuarse las demás provincias que vayan
en contra de lo sostenido por el “alto” tribunal. Uno de los miembros de la
Corte, Ricardo Lorenzetti, sostuvo que la ley salteña que permitía la
enseñanza religiosa en las escuelas públicas era una ley incostitucional.
Este miembro de la Corte Suprema desconoce el artículo 2° de la
Constitución Nacional, y estoy convencido que nunca debe haber meditado
sobre la existencia y vitalidad de alguna planta de su jardín (si es que la
tiene).

Seres “evolucionados” como el gobernador de Salta, Urtubey, manejan


un pensamiento como este: “En Salta siempre hubo educación religiosa y
nunca se la cuestionó, pero la gente evoluciona”. Le queda probar al
personaje cómo es esa evolución. Mientras la educación religiosa es
eliminada invocando básicamente que debe respetarse la libertad de cada
uno, se empeñan por todos los medios en meter en todos los colegios
postulados sexuales degenerados. Lógico: aquí la libertad de cada uno no
existe. La “evolución” consiste en lo siguiente: que el hombre no esté re-
ligado a Dios mediante su conocimiento, sino que esté re-ligado a sus
genitales y una sexualidad deformante, y encima mediante un
conocimiento tergiversado y explotado. La evolución consiste también en
esto: que para eliminar a la religión se invoque que no debe sobrepasarse
la decisión de los padres del educando, pero si se trata de meter educación
sexual a mansalva la decisión de los padres importa un comino.

230
Dice Lorenzatti que la ley salteña violaba el “principio de igualdad y de
no discriminación”, ya que obligaba a los alumnos a “tener que
permanecer en el aula cuando se desarrollen clases de religión que no
respeten las convicciones de sus padres y tutores”. La mentira de
Lorenzetti es garrafal: supone que se faltaba el respeto. No señor ministro:
enseñar algo con lo que tal vez alguien no esté de acuerdo no es faltar el
respeto. Pero sí lo es enseñar algo –como educación sexual sodomita y
abortista- donde no solo hay quienes no están de acuerdo, sino que se falta
el respeto a la moralidad, a los pilares de la naturaleza, a todo orden y
bien.

Ahora saco en limpio algo de lo pretendido por el ministro de la Corte.


Señores papás y señoras mamás de la Argentina: díganle a sus hijos que
se retiren de las clases cuando se dicte educación sexual, y válganse de la
disposición de Lorenzetti. Invoquen que “tener que permanecer en el aula
cuando se desarrollen clases de educación sexual estatal no respeta las
convicciones de sus padres y tutores”, y esto porque, aquí sí -como queda
dicho-, la falta de respeto es patente.

231
UN SUEÑO EXTRAÑO: QUIJOTE PELEA CONTRA LAS FEMINISTAS

Fue solo un sueño y nada más que un sueño. O acaso para ser más
preciso, el sueño que contaré goza de la particularidad de haberse grabado
en mi memoria de una manera muy exacta. En resumidas cuentas, se
trata de un simple sueño pero bien recordado.

*************************************

Vi a don Quijote de la Mancha y a Sancho Panza peleando con un grupo


de feministas, y escuché lo siguiente:

- Sancho amigo –dijo don Quijote - prepárate para una nueva y


descomunal batalla, pues por lo que se ve venir delante deben ser unos de
los enemigos más terribles y deformes con los que caballero alguno se haya
enfrentado jamás. La ventura es más pretensiosa de lo que uno cree, y,
como veis, querido escudero, quiere hallar a nuestros fuertes y valientes
brazos en acción, enfrentando a monstruos asesinos semejantes a
ballenas con patas de mastodonte, y que a nuestro encuentro osan venir.

- Mire vuestra merced –respondió Sancho- que lo que yo veo venir son un
grupo de mujeres agitando carteles, y no ballenas asesinas.

- ¿Cuántas veces te he explicado lo que ocurre con los encantamientos? –


replicó don Quijote-. Si acaso en lo que avanza raudamente hacia nosotros
estáis viendo mujeres y no desaforados monstruos, es que habéis sido
encantado, y por obra del hechizo tienes la mente confusa querido amigo.
¡Cuán rápido echáis al olvido, por caso, lo acontecido con los gigantes que
confundiais con molinos!

232
- Tiene razón mi señor –respondió Sancho llevándose la mano izquierda a
la cabeza-.

- ¡Mirad Sancho las quince primeras, las que vienen a la vanguardia! –


exclamó don Quijote sorprendido-. ¿Habéis visto algo semejante? Sus ojos
llamean odio y sus deformes cabezas presentan manchas extrañas; tienen
ubres liberadas y sus carnes rollizas danzan desnudas. Braman
mostrando colmillos.

- Paréceme, señor, que sus bramidos dicen algo así como “muerte al
macho”. ¡Potente hechizo: son ballenas monstruosas que se dejan
entender! –dijo Sancho inclinando su oído derecho en dirección a donde
los alaridos eran pronunciados-.

- ¡Os lo he dicho y ahora por vuestra propia audición lo confirmas: tienen


sed de sangre humana! –sostuvo don Quijote-. Además fijaos, Sancho,
tienen lemas agresivos en sus carnes y sus aletas portan mensajes
sanguinarios. ¡Preparaos que están muy cerca!

Habiendo concluido don Quijote su advertencia, la vanguardia feminista


y unas cincuenta mujeres más se frenaron a unos escasos cinco metros
del hidalgo y su escudero. Una feminista, al parecer la que comandaba a
las demás, se adelantó unos pasos y en voz potente exclamó:

- ¡Fuera del camino malditos patriarcales, abran paso a las mujeres


feministas!

Luego de oír lo referido, Sancho se acercó con su jumento al amo, y le dijo:

- MI señor, le dije que eran mujeres.

233
- ¡Qué no lo son, Sancho! ¡No seáis porfiado! Concedo que podrían serlo
por el idioma que usan, pero por ahora se hallan claramente
transformadas por encantamiento. Y tú, buen escudero, andáis a merced
de sus magias, por eso te hacen creer en lo que ahora no son.

- Hace no mucho tiempo -dijo Sancho- he escuchado hablar de las


feministas, pero nada muy preciso; por eso ignoraba todo esto del hechizo.

- ¿En ocasión de qué oísteis hablar de mal tan singular? –preguntó don
Quijote-.

- Sabe mi señor –dijo Sancho- que lo que he escuchado fue más bien fruto
de un cotilleo ocurrido cerca de mi casa. Don Genaro De la Tibieza, político
de renombre, parece ser que se ha peleado a muerte con su mujer porque
no le ha cosido bien una camisa; concomitante a eso, se supo que ha
granjeado la estima de un grupo de feministas gracias a sus silencios
cómplices, aunque puertas adentro dice ser partidario de la ley natural.

- ¡Oh, amigo Sancho, está pasando en demasía eso que me cuentas! –dijo
don Quijote, y acotó: Hoy mucha gente se pela por cuestiones de las más
superficiales al punto de llegar a disolver viejas amistades; y también se
ven nuevas amistades debido a uniones logradas tras guardar silencios
perniciosos sobre las cosas más esenciales.

Mientras aún departía don Quijote y Sancho, la feminista adelantada se


dio media vuelta y arengo a las demás diciendo: “¡Teta, teta, teta, hoy aquí
estamos por las igualdades!”. Y todas a una voz dijeron: “¡Teta, teta, teta,
hoy aquí estamos por las igualdades”!

Sin dejar que más nada dijeran, el Quijote con voz firme increpó a las
feministas:

- ¡Escuchad raros cachalotes del averno y dejad de pronunciar


insensateces: os conviene desistir de vuestra empresa que a nada cuerdo
conduce. Nunca jamás he visto a ninguna de vosotras ir a enrolarse al
234
ejército para pelear. Si pues habláis de igualdades, id y luchad por la
patria!

Se hizo un gran silencio, acaso porque la voz del Quijote infundió temor;
o acaso porque estaba apuntando con su lanza a las feministas y lo veían
enojado. Pero una vez más la que comandaba a las desquiciadas se dio
media vuelta, miró a sus acompañantes y vociferó: “¡Teta al aire es
libertad, ya no más impunidad!” Y todas gritaron: “¡Teta al aire es libertad,
ya no más impunidad!”.

Visto lo anterior y enfurecido el Quijote, desmontó de Rocinante, dejó


su lanza apoyada en la montura, hizo un par de movimientos de desajuste
tocante a las cosas que traía encima, y con un caudal suficiente de voz
para ser oído por el grupo de feministas, ordenó a Sancho:

- ¡Desmontad del jumento, amigo, y prepárate como yo para desenvainar!

- ¡Hecho mi señor! –dijo Sancho, pero agregó: - Como vuestra merced sabe,
siempre le obedezco; pero he aquí que no traigo espada que desenvainar,
y tampoco entiendo por qué vuestra merced tiene ambas manos agarrando
el borde superior de su pantalón.

- ¡Porque en miras a la igualdad invocada por los cetáceos malignos, hemos


de desnudar nuestras partes pudendas y desenvainar así nuestros
miembros viriles!

- ¡Mi señor…!

Sancho no pudo terminar con lo que iba a decir, pues se escuchó al


unísono un grito de espanto parecido a un prolongado “ay”, seguido de
mezcladas imputaciones como: “Cochinos; inmundos; degenerados;
violadores; exhibicionistas; quebrantadores de la ley”, y otras cosas
análogas.

235
- ¡Callad! ¡Callad, amalgama de desquicies! Nosotros no íbamos a
desnudarnos, solo queríamos probaros vuestra sinrazón, y la prueba
quedó a la perfección realizada. Pues cuanto vosotras nos imputáis,
vosotras sois, pues vosotras traéis las masas corporales sin vestimentas.

De manera completamente inopinada y sin contestar absolutamente


nada sobre lo que acababa de expresar el señor don Quijote de la Mancha,
desde el fondo del grupo feminista se escuchó una voz aflautada e histérica
que afirmó: “Antes puta que ama de casa”. Sancho, puesto que ya había
aprendido la modalidad irónica de su amo, ni lerdo ni perezoso la interrogó
diciendo:

- ¿Y cuánto cobráis por vuestros servicios?

Don Quijote lanzó una carcajada y manifestó:

- ¡Celebro vuestra perspicacia querido amigo! Bien sabéis que os he dicho


que “es mucha sandez la risa que de leve causa procede”, pero también
ahora os digo que aplaudo la gracia puesta al servicio de una causa noble.
Y:

Tocante a las amas de casa

han de saber todas ellas,

que entre las cosas más bellas,

más dignas y más elevadas,

está el imitar a la Estrella

por nadie jamás igualada.

236
- ¡Ahhh, ahhhh, ahhhhh! –comenzaron a emitir gemidos de espanto las
feministas. Y a coro manifestaban: “¡Acaba de lanzarnos un piropo,
ahhhhhh! ¡Energúmeno patriarcal, hilachento violador! ¡Muerte al
macho!”

Don Quijote se tomó la cabeza con ambas manos no creyendo pueda existir
tanta estupidez reunida, y Sancho, viendo a su amo hacer tal gesto, hizo
lo mismo. Luego el ingenioso hidalgo aseveró:

- Para vuestra tranquilidad seres hechizados, no son palabras que les


cuadre. Fueron dirigidas muy bien intencionadas en loor de las amas de
casa, cosa que vosotras con odio rechazáis. Por cierto, no queréis piropos,
pero: vuestros insultos, ¿a título de piropos hemos de recibirlos?

Las feministas parecían no querer oír de razones ni querer entrar en


ellas. Por eso, antes de responder algo coherente salían con cualquier cosa
o proponían nuevas frases engañosas. Como si todo lo anterior no fuese
suficiente, la feminista que dirigía la batuta, mirando con desorbitados
ojos a don Quijote le imputó ser un represor representante de la violencia,
todo significado en sus armas. A lo que don Quijote dijo:

- A mis armas que son para defender al débil las veis como signos de la
represión, y vosotras que deseáis -conforme luce en vuestros carteles- la
muerte del ser humano en gestación os presentáis como signos de la paz.

Y montando el señor hidalgo en Rocinante y habiendo asido su lanza,


conminó a las feministas diciendo:

237
¡Basta ya de vuestros embustes deformes orcas subversivas y
ultrajadoras de vientres! ¡Os doy treinta segundos para huir de nuestra
presencia, si acaso no queréis que sea la punta de mi lanza la encargada
de romper con el hechizo!

Viendo la resolución, bravura y enfurecimiento que presentaba don


Quijote, e intuyendo que se le había acabado la paciencia, las feministas
retrocedieron y se marcharon. En su partida iban murmurando cosas y
proferían insultos contra el caballero y su escudero, contra Dios, contra la
Iglesia, contra la naturaleza, contra las amas de casa, en fin, contra todo
lo que suponía orden y bien. Hasta un pajarito azul resultó muerto por
una pedrada lanzada por una feminista, que al arrojar el guijarro gritó:
“maldito canario, llevas el azul representante del patriarcado”. Ante
matanza tan descomunal y desencajado Sancho por lo que había
presenciado, interrogó a su amo de la siguiente manera:

- ¿No traían acaso un cartel que decía “amad a todos los animales”? ¿Por
qué entonces esa “cosa” mató a la pobre ave?

- Solamente por odio a nosotros –contestó don Quijote-. Fuera de eso,


debes saber Sancho que hoy se pide respeto a la naturaleza para defender
los modernos “derechos del perro”, pero se escupe a la naturaleza si se
trata de defender los inalterables derechos del hombre.

- ¡Cuánta razón le asiste mi señor! Solo me permito corregirlo en una


expresión –señaló Sancho-.

- ¿En cuál? –interrogó don Quijote-.

- Usted dijo orca, y debió decir orco. Si no se asemeja a esa presidente


chilena llamada Bachelet, masona y abortista, que defiende terminología
“igualitaria” como terremoto-terremota.

238
- Lejos de mí tal semejanza, Sancho –expresó don Quijote-. Al decir orca
hice referencia a una especie de ballena; en cambio, un orco es un
monstruo fijo de ficción. Y estas feministas parecen, como queda dicho,
deformes orcas con patas de mastodontes. Mas, puedes si así lo deseas,
denominarlas orcos, pues sea de una o de otra manera hay cierta
monstruosidad en su forma de ser.

Se supo también que gracias a la valerosa intervención del ingenioso


hidalgo don Quijote de la Mancha, la Iglesia de un pueblo cercano a donde
se produjo la reyerta, se salvó de ser agredida y ensuciada con soeces
frases y blasfemias varias.

*************************************

Me desperté muy perturbado. Me hizo bien darme cuenta de que todo


había sido un suceso soñado y nada más. Y un sueño no es una
resurrección. Cumplo con la admonición cervantina de no resucitar a Don
Quijote.

“Agradezco sus lecciones, y siga descansando en paz, señor caballero”.

239
A CONFESIÓN DE PARTE…

Dice un lema de raíz jurídica “a confesión de parte relevo de prueba”. Y


las feministas confiesan que: lejos de ellas ser amas de casa; antes más
bien ser putas. Bueno. Como la confesión fue hecha, solo restan unos
meros comentarios.

Quienes piden no ser ultrajadas cuando transitan por la vía pública, son
las que utilizan la vía pública para ultrajar. Quienes no desean ni un
simple piropo, confiesan sin rodeos un gusto por el revoleo de cartera.
Quienes detestan a los hombres, admitirían en alguna instancia recibir
dinero de ellos y usar el cuerpo como objeto contractual de satisfacción
pasional. Si son los “patriarcales machistas” los que cosifican a la mujer,
¿cómo es que ahora gustosas admiten autocosificarse con algo que, según
dicen, es del patriarcado? ¿A qué se deben situaciones así?

Sucede que una mujer ama de casa gusta de la decencia; no de pasearse


desnuda por las calles como las feministas superando a las prostitutas
(éstas al menos tienen algo de ropa). Sucede que una mujer ama de casa
es una gran trabajadora: tiene muchísimas cosas que hacer en su hogar;
no anda como una chiflada salida de un manicomio causando espanto por
las aceras. Sucede que una mujer ama de casa es educada; no se dedica
a dar pruebas de mala educación dejando en paredes inscripciones soeces,
hirientes, bajas y blasfemas. Sucede que una mujer ama de casa ama a
los hijos; no es una ferviente partidaria del asesinato de indefensos.
Sucede que una mujer ama de casa tiene un concepto elevado de la belleza;
no desprecia su físico mostrando un gusto marcado por la decadencia.
Sucede que una mujer ama de casa beneficia a la sociedad; no desea su
hundimiento. Sucede que una mujer ama de casa tiene respeto por la
naturaleza; no quiere ser un flagelo para ella. Ser ama de casa es tener
dignidad; por eso se entiende con facilidad porqué las feministas no quiere
ser amas de casa.

240
Las feministas ni con las rameras pueden compararse. No profundizaré
la afirmación, pero solo diré esto: las primeras superan a las segundas en
su desprecio por la naturaleza.

241
HACIA UN PESEBRE DEFORMADO

En Sevilla, la señora Maribel Montaño (concejal socialista) propone un


“Belén Inclusivo”, o sea, que haya para quienes lo deseen, versiones
femeninas, por caso, de los Reyes Magos. De modo que ya están
disponibles: Melchora, Gaspara y Baltasara. Se ve que para estas
deformaciones hasta a los socialistas les interesa la tradición religiosa.
También se sabe que la “iniciativa ha prosperado en ciudades como Madrid
y Barcelona, donde sus alcaldesas, Manuela Carmena y Ada Colau, han
promovido en los últimos años cabalgatas con reinas magas y belenes sin
referencias religiosas”. Pretender que “Belén” no tenga referencia religiosa,
es tanto como pretender que un caballo no tenga referencia equina, o que
una margarita no tenga una referencia vegetal. ¿Creerán estos
deformadores que Belén fue una reunión intercultural para fundar un
banco clandestino?

Centrémonos en lo hecho por la señora Maribel Montaño (con eso basta


para después aplicarlo a todos los demás que han realizado lo mismo).
Opera una transformación no solo de identidad personal, sino histórica y
religiosa. En efecto, existieron tres personas concretas de sexo masculino.
Identificados como Melchor, Gaspar y Baltasar; venidos del oriente en
calidad de reyes y en un tiempo determinado; y venidos a Belén para
adorar a Cristo como Dios y Salvador del hombre caído.

El atropello y ofensa de la socialista contra las verdades expuestas en


el párrafo anterior, puede probarse mejor de la siguiente manera: “En el
año 2017 vivió en Sevilla una mujer de moralidad decadente llamada
Maribel Montaño. Dicha persona manejó una red de prostitución y estaba
vinculada a los carteles de narcotráfico más famosos del mundo, pasos
que heredó de su padre (un ser nefasto). De los 18 a los 35 años cumplió
una condena efectiva por haber dado muerte a su madre clavándole
sesenta y seis puñaladas debido a que desde los 12 a los 17 la obligó a
prostituirse. Se supo que lo de las 66 puñaladas más una grabación de un
número 6 hecha a punta de cuchillo y hallada sobre la espalda de la

242
difunta, tenía vinculación con la adhesión de Maribel a un secta satánica
a la que perteneció hasta su muerte. De los 36 en adelante fue una
defensora ferviente de la pedofilia. A los 42 se volcó hacia el “sexo fluido”,
operándose e injertándose un pene artificial. Adoptó el nombre de Mario
Belisario Mont’ Ano. Fue tan pero tan mala la referida socialista, que debe
ser el único caso que se conoce en donde en la lápida de su tumba luce un
epitafio cuyo lema dice: “Aquí no tienen descanso los restos de quien en
vida fuera una mujer inmunda”. Tal vez cualquiera de los que conocen a
Maribel se sientan ofendidos con el relato histórico que voy haciendo de
ella, pero de lo que “no cabe dudas”, es que, quien en modo alguno se
sentirá ofendida, es la mismísima Maribel en caso de leer lo anterior. Es
más; se debería poner contentísima de que se la esté imitando en sus
procederes de tergiversación de hechos. Todo se reduce a un acto al que
podría llamarse “Mabel Inclusiva”.

Bien. Por demás queda reflejada la blasfemia de la socialista, y bien se


sabe que mi relato sobre su persona y sus cosas la ofendería
considerablemente.

Pero a los ideólogos les gusta mentir. Bajo el manipulado término


“inclusión” no temen meter hasta sus pensamientos más podridos. Ahora
sí vienen a creer en “Belén”: solo para dar a entender que “Belén” aprueba
también sus transformaciones contranatura. Una vez más, estamos frente
a una nueva prueba de cómo la ideología de género llega a usar de todo
para ponerlo a sus pies y hacer así más efectiva la adoración de la bestia.

243
UNA "PODA" SALVAJE

Referiré brevemente los hechos: una mujer de 26 años, arquitecta, le


cortó los genitales a su amante, un hombre de 40 años. El hecho
impresionante sucedió en la ciudad de Córdoba, y conforme a los delitos
del Código Penal Argentino, a la mujer solo se le imputa haber sido la
autora de “lesiones gravísimas”. Como no podía ser de otra manera, algún
generoso personaje que nos quiere prevenir de algún mal, haciendo hablar
ficticiamente en una broma fotográfica a la salvaje energúmena, expresó:
“Busco novio, corté hace poco”.

Otra cosa que causó impresión fue la herramienta utilizada para llevar
a cabo el hecho sangriento: una tijera de podar. Si no hubieran dicho las
noticias que la joven se recibió de arquitecta, hubiera imaginado que era
jardinera. Debe agradecer el amante que su compañera no tuviera a mano
una motosierra.

Más de uno estará pensando que lo que sigue ahora es una nueva crítica
hacia todos esos movimientos que hablan de “violencia contra la mujer”,
“femicidios”, “no discriminación”, y temas de ese tenor. No hay mucho para
agregar al respecto. Para todo aquél que tenga un poco de sentido común,
le será fácil advertir como se cargan las tintas conforme se trate de un
hombre o de una mujer. Si es una mujer la que mutila un pene
salvajemente, un grupo de fanáticos (principalmente la prensa de cuarta)
simplemente referirá el hecho como una “lesión gravísima” y nada más;
pero si un hombre le dice a una mujer algo así como “oye, muchacha, que
bella que estás”, hablarán de agresión verbal, discriminación, violencia
contra la mujer, y aparecerán al servicio del desquicie unas buenas
cantidades de medios de comunicación inflando el globo.

Pero sí quiero decir dos palabras sobre el abogado que defiende a la


salvaje. Son de esas relaciones llamativas que se pueden encontrar en este
mundo, en donde alguien hace una defensa salvaje para un hecho salvaje.
Desde luego que hasta la bestial mujer tiene derecho a ser defendida por
un abogado, eso no se discute; tiene derecho a un debido proceso, y eso

244
tampoco se discute. Pero considero un insulto a la Justicia que alguien
que se dice abogado agregue salvajismo al salvajismo. Sostener –como hizo
el defensor de la mujer- que su defendida “se defendió de un ataque
sexual” y que “estamos frente a una causal de justificación”, es apoyar el
salvajismo. Seguramente la mujer debe ser una maestra ninja, una
experta en artes marciales, dado que, ante el “ataque sexual”, tuvo la
perfecta precisión de apuntar ambas hojas de la tijera a los genitales del
“atacante”. Y seguramente se trataba de un “atacante” que, para
demostrar lo terriblemente agresivo que era con la delicada arquitecta,
decidió quedarse quieto en una cama (y acaso dormido), para así enfrentar
a la “atacada” con un valiente pene que presumía de saberse autodefender.
Un abogado así, muy probablemente justifique los hechos perpetrados por
quienes se estrellaron deliberadamente contra las Torres Gemelas,
sosteniendo en defensa de los agresores que estaban siendo encandilados
por los ventanales de los altos edificios. Y con un abogado así, no sería
extraño haya un considerable aumento de mujeres podadoras de penes.

En Argentina sufrimos de un masoquismo a nivel social: parece que


sentimos complacencia en que nos tomen el pelo. No solo en este país unas
mujeres que se autoproclaman feministas están bregando por algo
malsano. Desde lo que se dice Justicia, se ven también cosas lamentables.
Un abogado está llamado a buscar lo justo no la estupidez. Y desde hace
un tiempo considerable se sale de muchas Universidades de Derecho
pensando que el abogado no es el que está llamado a defender la justicia,
sino alguien que está llamado a defender su defensa. La causal es simple:
para muchos hombres que se dicen del mundo del derecho, la justicia
realmente no es algo que interese.

245
LES CUENTO UN CHISTE (MUY MALO)

Lo siguiente se basa en una historia real. Se trata de un chiste muy


malo fundado en la historia de la mujer “podadora”. Resulta que la
cercenadora de pene quedó presa. Y desde la cárcel escribió una carta
“muy conmovedora”. ¿Cuál creen ustedes que puede ser el contenido de la
misiva? ¡Oh… exacto: adivinaron! ¡La trillada “opresión”! En palabras de
ella: “Me sentía oprimida y dije basta”.

El pésimo chiste continua así: “No quiero justificarme, porqué sé que


reaccioné de una manera horrible”. Tras lo anterior agregó: “Me sentía
oprimida, devastada, vi perjudicada mi carrera, mi vida, mi mente, mis
afectos… llegué a un punto que no di más y dije basta”. Como podrán
observar, dice que no quiere justificarse, pero da siete motivos para
justificar la mutilación. Es la primera vez en mi vida, que me entero que
un pene es “podado” por haber sido la amenaza a la carrera universitaria
de alguien. La cosa se torna cada vez más peligrosa: ahora si alguien llega
a ser un estorbo en la carrera de otro, se le sugiere llevar un protector
genital de hierro. Cortar un pene arroja otro mensaje, no precisamente
justificativo de una opresión.

La podadora da instrucciones. Advierte sobre “la necesidad de hablar y


no callar la verdad para prevenir”. Estamos frente a una “heroína”. Alguien
que desea fervientemente “la prevención” del resto de las mujeres, y que
selló su prevención practicando el inofensivo acto de la mutilación genital.
Y el desenlace de la carta viene con estos matices: “Lo que me sorprende
es la falta de comprensión, la morbosidad y la falta de respeto de los
medios de comunicación, argumentado cosas inciertas”. La escritura de
una persona dice demasiado: muchos harían mejor en no escribir nada.
La que no ha comprendido; la que deseo la morbosidad; la que no respetó,
fue las misma que podó.

246
Y el remate final es de lo más previsible: “Sé que hay muchas mujeres
que callan como yo lo hice”. Cómo será que ha callado, que hizo hablar
hasta las filosas hojas de una tijera. Bien. No hace falta ser demasiado
sagaz para darse cuenta que la vulgar epístola tiene todos los elementos
de la victimización feminista. Faltaba solo que aparezca el término
“patriarcado” para que la redacción de la podadora alcance el tope máximo
del discurso ideológico en cuestión.

Da pena hasta dónde se ha llegado: el feminismo da para todo. Da


incluso para ser utilizado en la Justicia por abogados inescrupulosos que,
sin importarles nada la justicia, invitan a sus clientes a servirse de
recursos que están de moda, y que –las chances no son bajas- pueden
hacer mella en la mente de tribunales medrosos, que se mueven más bien
basados en ideologías de turno y por temor a contrariarlas.

El feminismo es un movimiento opresor, que oprime recurriendo entre


otras cosas a la victimización, consistente en sostener que es oprimido.

247
CUANDO LA CORDURA BRILLA POR SU AUSENCIA

No van a un recital de la banda de rock, kiss, aunque por sus acciones,


seguramente tengan aprendido de memoria el álbum Destroyer del referido
grupo, por caso el tema God of thunder: “…I was raised by the demons”.
Marchan semidesnudas con inscripciones en sus cuerpos.

No quieren que nadie les diga piropos cuando van caminando, pero ellas
caminando perpetran con total impunidad toda clase de agresiones.

No quieren ser acosadas, pero con total desparpajo practican el


exhibicionismo amparadas por un sistema político permisivo, decadente,
y que hace la vista gorda ante tales desmanes.

No quieren la violencia –eso dicen, ¡qué cómico!-, pero llevan cuchillos


como signos de destrucción y muerte; arruinan con sus inscripciones
macabras a las paredes, las esculturas, los monumentos.

No quieren la esclavitud y por eso llevan en sus manos significativas


cadenas, pero tienen sed de la esclavitud a muerte de los nasciturus.

No quieren que nadie ofenda sus cuerpos, pero ellas son las primeras
en denigrárselos.

No quieren, según dicen, que el clima sea arruinado, pero contaminan


a las sociedades física y mentalmente.

Son ejemplares de la asquerosidad: ejemplo de una estética repugnante;


ejemplo de desquicie y desenfreno; ejemplo de crueldad. Para que no nos
quede duda alguna, basta con ver sus cuerpos donde dejan clarísimo eso
de “mi cuerpo mi decisión”: su decisión es arruinarse, afearse, degradarse,
definirse como un “territorio” desordenado y repulsivo.

Si un trabajador ve afectado su derecho a una justa remuneración, no


va a la oficina del jefe con sus partes pudorosas al aire y una frase en su
panza que diga algo así como: “mi estómago debe ser alimentado”; y una
trabajadora que se ve acosada por un compañero, no se presenta ante su
patrón mostrando sus partes íntimas y una inscripción cerca de ellas que

248
diga: “exijo respeto a mi órgano sexual”. Darían para pensar de todo, pero
aun así podría ser cierto que, en verdad, hayan tenido afectados o su
derecho a una justa remuneración o su derecho a un respeto digno. Pero
las feministas se presentan desnudas reclamando algo que no es derecho:
asesinar a un niño (fue dicho mil veces y es sentido común). De modo que
muestran, entre otras cosas, una doble aberración: hacer un reclamo
desnudas, y hacerlo por algo inexistente, siendo esto segundo mucho peor
que lo primero, porque tiene que ver con la vida de un pequeño indefenso.

Un cuerpo desnudo en un momento inadecuado, está desnudando algo


más: está dejando al descubierto que la cordura brilla por su ausencia.

249
¿DELIRIUM TREMENS?

En medicina se utiliza la expresión «delirium tremens» para indicar una


fase del síndrome de abstinencia alcohólica. Doy como simple posibilidad,
el hecho de que, el femimarxismo que ahora echa la culpa al "cambio
climático" por la desigualdad entre hombres y mujeres, esté siendo
afectado por el indicado mal. Nadie, ni borracho, sería capaz de afirmar
tamaña gansada.

Admitiendo de momento y a título de mera hipótesis lo del cambio


climático, les corresponde a las feministas explicar cómo determinado aire
contaminado afecta más sus pulmones que los de usted o los míos. ¿O
será que el pertenecer a la corriente en cuestión les da el privilegio
automático de pulmones ultra sensibles? Cierto. Me olvidaba: una me
acusó por tener el "privilegio" de ser blanco.

Recordemos que es este mismo movimiento de extrema "pureza", el que,


en su lucha por detener un llamado "cambio climático", sostienen
locamente que los culpables de esa alteración son tambien las futuras
generaciones; luego, la solución: abortarlas.

El feminismo les está quemando la cabeza a las feministas. Es como


un incendio forestal en sus mentes: quema a quien en él se introduce, y
hace sufrir las contaminaciones propias de la humareda que levanta.
Buscan una igualdad equivocada. Si quieren quedar al mismo nivel que
las personas normales (sean hombres o mujeres), deben abandonar el
movimiento de contaminación que las está dejando bien quemadas.

Hay un carro de bomberos que puede ayudar a las feministas a no


seguir quemándose. Se llama: sentido común. Aunque dudo que quieran
recurrir a él -suena muy patriarcal-, sepan que porta un agua sana y
poderosa.

250
¿TODOS ABUSADORES?

Estoy viendo un patrón común: extender a mansalva la idea de que


ahora está repleto de hombres abusadores, y parece que se descubre que
Hollywood fue siempre un centro de acosadores. No me interesa en modo
alguno defender empresas cinematográficas, ni a actores en particular;
pero ahora casi todos los días aparece un nuevo personaje (en especial, ya
mayor y muy famoso) acusado de haber abusado de alguna chica.

Basta con que alguien luego de más de cuarenta años diga "él abuso de
mí", para que ahora la prensa tan "cauta y justa", destruya la imagen de
una persona basándose simplemente en una simple acusación. La mera
sospecha siempre es fuente de manchas, se quiera o no se quiera.

Famosos sospechados de abusadores; Perú acusado de ser un país de


violadores, aunque las mismas que lo acusaron ahora dicen que es un país
de guerreros: claro, pasaron felizmente al Mundial, cosa que me alegra
mucho. Tal vez a las feministas les agraden los violadores guerreros.

Están saltando cada dos por tres "abusos" por todos lados: alguien viaja
en avión y es denunciado por la acompañante de dedicarse a la
masturbación. Y al parecer llueven los hombres exhibicionistas.

¿Llamativo no? La prensa festeja la aparición en Neflix de dibujos


animados (Bad Mouth) en donde se enseña a los menores a dedicarse
duramente a la masturbación, a la rebelión, a la droga. Eso está "perfecto":
¿con los menores sí? Las feministas pueden juntarse en una plaza, en gran
cantidad, todas desnudas. La prensa lo festeja. Eso está "perfecto": ¿y no
es exhibicionismo?

La prensa quiere enloquecer a todos. Guerra entre hombres y mujeres.


Que el hombre sea odiado. Llegó el turno de dar ese ejemplo usando a los
mismos que antes (y ahora) fueron considerados “modelos”. La causa
admite todo: hasta eso. Un cine y una televisión más bien dedicados a la
inmoralidad, ahora sentenciados por los mismos medios de comunicación
que aplaudieron (¡y aplauden!) la inmoralidad.

251
Por favor, no me vengan con atajos. La prensa sospecha y ensucia. Yo
sospecho también. Sospecho de la inmensa mayoría de la prensa; no la
ensució: ella vive embarrada.

252
YO NO FUI, FUE MI MAMÁ

Una frase hallada en una carta que será expuesta seguidamente,


sostiene que cada uno debe vivir “como quiere”. En razón de ello, comienzo
haciendo extensiva mi rogativa a todo aquel que esté de acuerdo con el
slogan, de que no patalee en modo alguno con lo que a mí se me ocurra
redactar: entiendo que lo tales, ¡en su inmensa coherencia!, tomaran a mi
forma de escribir como parte de mi “vivir como quiero”.

Sugiero a los dueños de empresas de golosinas, estén atentos:


probablemente comiencen a recibir cartas de niños de diez años en donde
se recomiende cómo deben hacerse las indemnizaciones. Y si alguien
maneja un parque de diversiones es probable que reciba la carta de un
pequeño que ha alcanzado la década de vida, indicándole cuál es la
velocidad más oportuna para que funcionen los carros en las montañas
rusas.

Un diario de Córdoba nos hace saber que: “Tupac tiene 10 años y asiste
a la escuela”; y que “días atrás, mientras su maestra le enseñaba cómo
escribir una carta formal, se le ocurrió que podía usar lo aprendido para
hacerle un pedido a la directora de la institución: que en lugar de formar
dos filas –una de varones y otra de mujeres-, su grado formara una sola,
mixta.” Para concretar su idea –continua diciéndonos la prensa-, “recurrió
a la ayuda de su mamá, Ivana, para poder escribir la carta a la directora”.
En la misiva puede leerse: “Para mí no hay cosas para mujeres ni cosas
para varones. Cada uno se viste, juega y vive como quiere”. Por último, la
prensa nos asegura que la mamá “emocionada (…) publicó la carta en
Facebook y tuvo una gran repercusión”.

Debe estar contenta la mamá del niño de haber conseguido la


notoriedad que buscaba. Debe estar aún emocionadísima. Debe estar
exultante de haber hecho redactar una carta tan singular. Debe estar
desbordante de alegría por contar con una prensa cómplice, que hizo la
vista gorda para hacer creer que la epístola la escribió el niño. No pongo
en dudas que seguramente el pequeño Tupac leyó todas las obras en

253
francés de Voltaire para fundar su “filosofía” de la igualdad; solo que, por
el momento, prefiero pensar que el chico está un tanto más interesado en
las aventuras de Peter Pan. Es tan impresionante la lucidez de Tupac que
la prensa nos quiere vender, que el pequeño, al parecer, maneja ideologías
pero recurre a su mamá para escribir.

Escucho resonar en la arcana mente del niño, una expresión de un


tenor como: “yo no fui, fue mi mamá”. El infante simplemente hubiera
escrito cosas como: "Seño directora déjenos jugar más a la pelota".

Una psicología elemental lleva a imaginar que un chico de diez años


puede preguntar el porqué de las cosas, pero en un niño de esa edad no
se da una rebelión mental contra el orden instaurado, concretada en una
suerte de anarquismo fundado en una ideología marxista. Imagino al nene
diciendo: “Mami, hoy, como otros días, hemos formado los nenes de un
lado y las nenas del otro”; o: “Mami, ¿por qué hay una fila de hombres y
otra de mujeres”. Hasta ahí la mente de un niño. Luego viene la respuesta,
la intervención materna. La madre le puede responder algo así como:
“Porque hay más orden, Tupac”. O también, y que fue lo que sucedió:
“Porque la directora está discriminando, y eso no puede ser hijo. Porque
debe haber igualdad y ustedes deben mezclarse así crecen con nociones
muy igualitarias. Eso es lo vanguardista, muy propio de algo llamado
ideología de género.” De modo que al chiquillo se le hace un tornado mental
de confusiones. Un chico de diez años no piensa en que no deben
“diferenciarse los sexos”, tal como se puede leer en “su” carta. Es más,
Tupac se encuentra en la edad propia del “¿qué es esto?” y en los
comienzos de los “¿por qué?”; pero Tupac no está en la etapa de las
conclusiones finas, y mucho menos de las ideológicas.

Por tanto, atribuyo de rondón a la mamá del nene, eso de que: “Para mí
no hay cosas para mujeres ni cosas para varones. Cada uno se viste, juega
y vive como quiere”. Debería ser más coherente la señora, porque si cada
uno debe vivir “como quiere”, tendría que dejar en paz al colegio y aceptar
sin pretensiones el modo de formación que tenían. Y si “no hay cosas para
mujeres ni cosas para varones”, “ni distinciones sexuales”, y todo ha de

254
ser muy “mixto”, imagino que pronto Tupac empezará a vestir de modo
muy especial: comenzará a vestir de a mitades. Llevará en una pierna la
parte de un pantalón y en la otra la parte de una falda; usará ropa interior
mitad bombacha y mitad calzoncillo; una media color verde militar y la
otra con dibujitos de Winnie Pooh abrigado con bufanda arco iris; usará
un zapato negro y otro rosa. Y en caso de que Tupac viva en un edificio,
no desearía ser miembro del consorcio. Tendría que lidiar contra una
mujer que, carta en mano, asegura traer un mensaje de parte de su hijo,
en donde se propone -a los efectos de lograr una mixtura sexual que no
sea discriminatoria-, que Tupac duerma en la misma habitación que la
hija de diez años del propietario del quinto piso.

Muy orgullosa, la mamá de Tupac comentó en Facebook: “No puedo más


de orgullo. Pido disculpas, pero en serio mis hijos me explotan el corazón.
Tupac tiene diez años. Y esta es su idea. Suya y de nadie más.”. Aunque
más bien debería pedir disculpas por ser ella quien está explotando la
mente de su hijo, el hecho que aclare que la idea fue de su pequeño y “de
nadie más”, es suficiente: ¡a quién se le ocurriría pensar lo contrario!
Tampoco debe creerse que la señora está a favor de la ideología de género:
banderita con los seis colores puesta al lado del corazón es pura
casualidad.

Resulta que ahora hay menores que “escriben” sobre ideologías, y


mayores que creen en la efectividad de Pinocho.

255
MONSTRUOS SEXUALES PARA NIÑOS

(Un monstruo llamado «Big Mouth»)

Sabemos que el fuego se puede controlar con agua: solo a un


desequilibrado se le ocurriría sostener que tal control se logra utilizando
nafta. Sabemos que el pequeño árbol que se presenta como una delgada
varilla, necesita para crecer recto del palo rector: nadie quiere que el día
de mañana la copa del árbol esté metida en el living de su casa. Si quiere
que su hijo crezca sanamente, guíelo con la razón: solo a una prensa necia
se le puede ocurrir poner por guía a un monstruo degenerado.

Adelantemos que se trata de un disparo dirigido a la mente de los niños.


Adelantemos que el periódico lo festeja. Adelantemos que bien se sabe que
en las edades de la preadolescencia (y adolescencia incluida) se absorbe
casi sin análisis, pasa todo sin filtro. Adelantemos que el maligno diario
no apoya un control equilibrado; apoya, por el contrario, exacerbar, dar
rienda suelta, hace estallar las hormonas. Entonces difunde al nuevo
integrante de la decadencia televisiva, a: «Big Mouth», también conocido
como “El Monstruo de las hormonas”. Eso sí, en la era de la hipocresía, lo
importante no es si se le revienta la mente a un menor, es no quedar mal
con la hedionda “no discriminación”, por eso también está: “La Monstrua
de las hormonas”. Monstruo y Monstrua: sí, el lenguaje debe ser “muy
cuidadoso” ahora. Un tercer monstruo llamado fantasma Duke propone a
lo contranatura como algo de lo más normal, y el matutino indica que tal
vez sea el programa “con la mayor cantidad de pitos dibujados en la
historia”. Desde luego -¡no podía ser de otra manera!- la calificación que el
medio de comunicación le da a la serie televisiva es de: ¡Excelente!,
otorgándole cinco estrellas.

El Monstruo de las hormonas es un dibujo con cuerno y nariz en


formato de pene caído, seguramente porque debe olfatear la revolución
hormonal. Para la prensa se trata de una serie de “chicos en busca de la
madurez”, porque para ella, dedicarse a la masturbación es signo
inconfundible de una gran madurez. Madurez para el periódico es

256
exacerbar bien el instinto sexual. Eso sí, si más tarde aparecen los acosos
o cosas peores, ahí hace lucir su máscara farisáica, se rasga las vestiduras,
y pide seres moderados y respetuosos.

Nos informan que se trata de una serie que toca con total desparpajo
los “traumas de la preadolescencia, cuando la infancia sufre el vendaval
de la monstruosa pubertad”. A los pasos naturales de la vida, por más que
sean significativos, se los llama ahora traumas. Ahora es un trauma si un
chico descubre que está creciendo, y ahora es un trauma si una chica da
comienzo a sus períodos menstruales. Y a esos cambios la prensa perversa
los ve como monstruosidades, y, como remedio, defiende por caso la
masturbación. La regla es que no son cosas traumáticas, y mucho menos
monstruosidades. Aquí como regla el único monstruo pervertido se llama
diario, y son contadísimas las excepciones a esa monstruosidad.

El Monstruo y “monstrua” de las hormonas son una suerte de guía ante


la excitación. La porquería se desarrolla por Neflix en 10 capítulos. Los
chicos tiene Neflix en su celular, bajan los capítulos, los ven, y los padres
ni enterados. En el capítulo primero el monstruo se le aparece en la
escuela e incita a la masturbación; en el segundo tocan la menstruación e
incitan también a las mujeres a masturbarse; en el tercero proponen
situaciones gay como algo normal; en el cuarto, el que sangra ve porno; en
el quinto se inculca la rebelión de la chica contra la madre; en el sexto se
propone relaciones sexuales con una almohada; en el séptimo
masturbación; en el octavo se incita al sexo oral, a tomar jarabe (codeína)
con Sprite para lograr una mayor excitación; en el noveno se ve
lesbianismo en madres y drogas en padres; en el décimo se propone porno
y el chico se vuelve adicto. Este conjunto repulsivo de degeneración es el
“remedio” que el medio de comunicación aplaude.

En este mundo de tergiversaciones y engaños finos, lo monstruoso para la


prensa sería el despertar sexual, no lo que ella perversamente propone
para explotar ese despertar.

257
LOS LEONES NO SE HACEN BRUSHING

En la reserva de Masai Mara (Kenia), al parecer, se tomaron fotografías


de dos leones teniendo sexo. La prensa centró su atención en las
declaraciones de un tal Ezekiel Mutua (doctor) quien habría dicho:
“Nosotros no regulamos la conducta animal; es interesante oír que dos
leones machos están enamorados. Habría que hacer algunas
investigaciones que me gustaría que confirmasen si realmente se trata de
dos machos”. Además se le atribuye el haber expresado: “Estos animales
necesitan terapia porque probablemente fueron influidos por gays que
visitaron el parque nacional y se comportaron mal. Deben haberlo copiado
de algún lado o es demoniaco, porque estos animales no miran películas”.
Finalmente, la prensa sostiene que el doctor está convencido de que la
homosexualidad es “una fuerza demoniaca”; que “los demonios también
poseen a los animales”; y que debería aislarse a “esos locos animales gays
y estudiarlos, porque no es normal”.

No contamos con buena información sobre los dichos del doctor, y la


prensa no es para nada confiable. Por eso, sobre los comentarios de Mutua
prefiero usar un verbo potencial: “habría dicho”. Por un lado, al parecer,
tenemos que hablar de la posibilidad de que dos felinos del mismo sexo
estén enamorados, y casi a renglón seguido afirma rotundamente que
están endemoniados y que no es normal. Es la misma prensa la que nos
dice que el doctor ni siquiera está seguro de que se traten de dos machos,
lo que pone también en duda las fotos que circulan. Claro que también
podría tratarse de dos felinas lesbianas que hayan deseado injertarse
tamaño pelaje.

Está clara la intención de la prensa tendiente a ridiculizar al Sr.


Ezequiel Mutua. El método es el siguiente: la ridiculización tiende obtener
que se crea, sin mayores vueltas, que las relaciones homosexuales son
normales y naturales. Esta prensa, si quisiera el día de mañana probar
que las mafias entre leones son algo muy natural, recurrirán al hecho de
que alguien ha fotografiado a un león con un arma en su boca. Buscarán

258
a un funcionario encumbrado, y, para probar mejor su tesitura, lo
ridiculizarán diciendo: “fulano expresó que seguramente los animales
copiaron el comportamiento de un grupo de terroristas que los visitó, o, lo
que es aún más grave, que están poseídos por el espíritu del difunto
narcotraficante Pablo Escobar”. Dirán también que fulano sugirió “terapia”
para los animales irracionales, con lo cual, más o menos, lo que se intenta
manifestar es que, quien estaría necesitado de unas buenas sesiones en
un consultorio psicológico es el funcionario; y esto último no tanto por las
declaraciones sobre posesiones, sino por la peligrosísima idea de que dos
leones se recuesten en un diván muy cerca de un profesional, que los
analizará con un tomo en mano de las obras de Freud.

La prensa mueve a hacer la siguiente inferencia: “así como es ridículo


pretender mandar a un león a terapia, de igual modo es absurdo sostener
que los seres humanos con gusto por su mismo sexo deben tratarse.” Este
tipo de prensa no solo no entenderá que el animal irracional no tiene gusto
por su mismo sexo, sino que, por su mismo engaño, quedaría también, por
ejemplo, aprobada la antropofagia; porque si es ridículo pensar que un oso
debe ir al psiquiatra por devorarse a un ciervo, de igual modo sería
absurdo mandar a un hombre que devoró a su vecina. Como a la prensa
criticada le patina lo que es lo instintivo y lo que es lo racional, y como
ignora de la finalidad de los seres a la que debe someterse la razón,
confunde las cosas y arriba a premisas inverosímiles. Si un león lengüetea
la melena de otro felino dejándola media peinada, no faltará quien vea en
tal peinado modalidad brushing, un fundamento “natural” de la
homosexualidad. Son tremendos: cuando lo necesitan hablan de “natural”,
y cuando se ven en aprietos hablan de “construcción social”.

Ya hice referencia al comportamiento animal en otro escrito, en donde,


por esas vueltas de la vida, también los protagonistas involucrados fueron
leones. Supongo que el ataque a tal felino debe tener la intencionalidad de
que, imputando al «rey de la selva» comportamientos homosexuales, todos
los súbditos del reino animal caerán en la misma bolsa. El instinto sexual
animal, valga la redundancia, es instinto y es animal. Es lo de su perro

259
que, movido por el impulso sexual, no le importa tomar la pierna de su
vecino que acaba de visitarlo a usted, y así, comenzar con sus movimientos
de apareamiento.

Si un hombre al que el día de mañana se le hace una entrevista,


responde emitiendo poderosos rugidos, no debe eso dar pie a que
pensemos que debe ser internado. No hace falta, y la prensa nos dio una
clase “brillante” de psicología. Los leones también emiten rugidos.

260
KENIA “SE ESTÁ PORTANTO MAL”

Hace pocos días publiqué un artículo que titulé “Los leones no se hacen
brushing”. Esta breve nota es un complemento de ese artículo, y bien
podría haberla denominado “La ideología de género contra Kenia”.

El rompecabezas ahora se entiende mejor: ¿Por qué la prensa mundial


ridiculizó a Ezequial Mutua, deformando sus palabras sobre los supuestos
“leones gay”? Respuesta: el Sr. Mutua se opuso a la ideología de género.
Una nueva prueba nos es dada: el mismísimo Mutua prohibió que en Kenia
se introduzca la basura de Disney “Andi Mack”, en la cual se apoya la
ideología de marras.

No ha caído para nada bien al movimiento mundial de trans-


formaciones deformantes, que Ezequial haya dicho que Kenia se opone a
“cualquier intento de introducir programación gay”. A los ideólogos se les
torna indigerible que un hombre llamado Mutua, sostenga como cualquier
ser humano normal, que “la homosexualidad va en contra del colectivo y
los valores de la gente de Kenia”, y que “se debe enseñar a los niños que
la familia es una unión entre personas del sexo opuesto.

Kenia se está portando mal a los ojos ideológicos, luego, debe ser
castigada. Kenia sigue los pasos de Perú y Paraguay, y, como ellos,
encontrará en su camino humillaciones.

Dejamos para los ilusos el creerse la cantinela de la libertad de


expresión promovida a bombo y platillo por los poderes deformantes que
se están imponiendo en las sociedades. Para ellos queda el cuentito de
esos mismos promotores de que “cada uno ama a su manera, de que cada
uno es libre de elegir”. Para ellos el estar quitando las piedras del camino
a la topadora monstruosa cuya marcha se retroalimenta
maravillosamente, también con el silencio de los “prolijos y prudentes” de
salón.

261
DEL FEMINISMO A LA PSICOPATÍA

Con solo un día de diferencia, aparecen en el mismo diario dos hechos


horrorosos perpetrados por mujeres: en un caso una señora quemó a su
ex pareja para quedarse con cien mil pesos de la pensión. Sucede que el
hombre quemado vivo fue soldado en la Guerra de Malvinas, y
mensualmente cobraba la suma referida. En el otro caso, dos mujeres
(madre e hija) matan a un empresario dándole sesenta y cuatro puñaladas.

Las feministas no pelearon en la Guerra de Malvinas. Allí estaba el


“patriarcado” peleando también por ellas en tanto que mujeres de esta
patria. Las feministas no inventarán para un “patriarca” asesinado con
líquido inflamable y fuego, la figura agravada del “malvinicidio”. Las
feministas no dirán nada de una muerte causada ni más ni menos que por
sesenta y cuatro puñaladas. ¡Sí. Sesenta y cuatro!

La prensa ladina –en nuestro caso Clarín-, ante hechos como los expuestos
en el los párrafos anteriores, no hace el alboroto impresionante que
acostumbra a realizar cuando se trata de una mujer violentada (su
alboroto entra en acción con solo una mujer violentada, no hace falta que
haya sido matada). Si muere un hombre de la manera más brutal, la
prensa se limita al frío comentario de lo sucedido, algo así como si le
contara que un foquito de luz está costando en el mercado unos veinte
pesos ($20).

Frente a una muerte causada por sesenta y cuatro puñaladas, y frente al


hecho de que alguien haya muerto por haber sido quemado vivo, nada me
autoriza a pensar que esos actos de crueldad se hayan debido a que las
victimarias tenían en sus mentes ideas feministas. Ni siquiera me dan pie
para afirmar a secas que se trataba de personalidades psicopáticas. A no
ser que se cuente con estudios de peso sobre cada caso en particular,
cuanto más podría hablar de “indicios de”.

262
Pero sí quiero insistir en algo que pasa inadvertido: el alboroto levantado
por muchísimos medios de comunicación ante un rasguño que se le haga
a una mujer, no se debe a que principalmente vean a ella como parte de
una relación que merece respeto, sino a que quieren ver instaurado al
feminismo como ideología fuerte y destinada a reinar. Seré más claro: la
prensa está pidiendo respeto por el feminismo, no por la mujer. Y por darle
tanta pero tanta acogida y difusión al feminismo, se va concretando en
resultados que saltan a la vista, lo que ya tantas veces hemos denunciado:
un odio sin precedentes principalmente de mujeres hacia hombres (“Mata
a tu papá. Matá a tu novio. Matá a tu hermano. Muerte al macho”). En
gran medida, la prensa está contribuyendo a que haya placer por la
crueldad (“Tirar un bebe al tacho, es ejercer el ´derecho al aborto tardío´).

El feminismo degenera la razón y produce insensibilidad. El feminismo es


un camino hacia la psicopatía, y la prensa brega constantemente por
allanar ese camino.

263
LAS FEMINISTAS Y SU "DERECHO AL ABORTO TARDÍO"

Una expresión feminista dice la siguiente sinrazón: "La mujer que tira
su bebé a la basura solo ejerce su derecho al aborto tardío. Un hetero la
llamaría asesina".

Las feministas no deberían hablar de "violación", porque los violadores


dirán, usando la lógica de ellas, que están ejerciendo su "derecho a comer
carne".

Y se les complica mucho el tema cuando matan a una mujer nacida. No


dicen que el hombre ejerció su "derecho a un desquite tardío". Ni siquiera
les cuadra el término homicida para aplicarlo a quien mató, razón por la
cual inventaron el término "femicida", en el intento de aumentar la
gravedad del hecho.

De modo que para la estupidez feminista un homicida es mucho más


que un homicida, es un femicida; pero una feminista es mucho menos que
una asesina, es una víctima.

Quienes sostienen fríamente lo criticado, son mucho más que asesinas.


Son un rejunte de monstruosidades.

264
NO SALVE EL PLANETA

Mi propuesta inicial puede resultar muy chocante, pero la dejaré


asentada: desconfíe de todos los slogan de la modernidad. En lo posible no
los mire con una lupa sino con un microscopio, aunque, a decir verdad, a
veces no hace falta más que la simple vista para apreciar su forma
espantosa.

Sin temor a equivocarnos, si queremos llegar en auto a una casa que se


encuentra a cien metros por delante, mal haríamos en pensar que lo
lograríamos poniendo la reversa y yendo doscientos metros para atrás. No
se salva una paloma proponiendo extirparle el corazón. Nos cuentan ahora
que debemos salvar el planeta extinguiendo al hombre. Pero el planeta no
se salva matando gente, seguramente porque se llegaría a un punto en
donde ya no habría nadie que compruebe si el planeta se ha salvado.
Puedo proponer que para evitar la “contaminación ambiental” no debemos
respirar; pero al morir todos, nadie comprobaría si se logró la moderna
“obra de beneficencia”.

El principio que mantienen los mentores del exterminio humano, es el


siguiente: que para procurar una rica mermelada de manzana, es muy
conveniente liquidar a los manzanos. Para esos tremendos egoístas lo
conveniente no es enseñar un recto cuidado, sino que en un tiempo no
muy lejano ya no haya cuidadores.

Están intentando modificar de raíz los pilares constitutivos del


universo; están queriendo que se vean a las destrucciones y a las muertes
como cosas impensadas para estos tiempos, aunque, paradójicamente,
invitan a la destrucción camuflada y a la muerte macabra. Decir: “Salve el
planeta, no tenga hijos”, me trae a la memoria aquello que Orwell dejó
estampado en su obra 1984 sobre el pensamiento del perverso Hermano
Grande, pensamiento que quería dominarlo todo: «El poder consiste (…)
en desgarrar en pedazos el entendimiento humano para volverlo a
reconstruir conforme a nuestros propósitos (…). El progreso en nuestro
mundo consistirá en evolucionar hacia padecimientos más

265
perfeccionados»; y hablando de ese progreso expresa que se tratará de una
civilización que no tendrá por base «la caridad», sino «el odio».

Quien pretende que no haya hijos, tiene tanto interés en la salvación


del planeta, como interés tengo yo de que Obama sea presidente del Club
de Peluqueros; vale decir: ninguno. Tal pretensor está buscando un
momentáneo llenado de buche sin contratiempos mayores; pero horas más
horas menos también deberá partir; la muerte le golpeará la puerta y será
el último mensaje para ver si se da cuenta que lo que había que salvar era
otra cosa.

Es mentira que no quieren muertes: quieren las que ellos proponen, con
lo cual están destruyendo la sana regla de la destrucción. Pues hay en el
mundo un equilibrio de destrucciones no solo permitido sino necesario. La
pantera seguirá matando para comer; el volcán no le pedirá permiso a
Greenpeace cuando se le ocurra descargar su furia de lava y polvo; y el
trueno y el relámpago -aunque les pese a los puritanos congresistas que
levantan sus manos contra los fuegos artificiales porque sus perritos
llorarán un poco más de lo común para Navidad o Año Nuevo-, seguirán
dando su espectáculo casi todos los días en distintos lugares de la Tierra,
espectáculo que no discrimina a los perros de esos mismos legisladores.

Para salvar al mundo, la moderna mentalidad no nos propone


simplemente un castigo para el cazador que caza indiscriminadamente y
por el solo deleite de matar: nos propone que erradiquemos al género
humano. Algo así como si una persona llegase a robar un alfajor, y por tal
hecho metiéramos preso hasta a su bisabuelo.

Ni siquiera sabrían decirnos a ciencia cierta qué sería salvar el planeta,


pues si a éste lo componen un montón de cosas, ¿cómo puedo matar a
alguna de ellas y que no lo perjudique? ¿Cómo puede alguien matar a una
cucaracha y decir que no perjudica a la salvación planetaria? O, ¿cómo
puede alguien conducir sobre un pastizal y decir que matar al pasto no
atenta contra la salvación en cuestión?

266
La pregunta sin rodeos es: ¿alguien debe salvar el planeta? Y la
respuesta sin rodeos es: Nadie está llamado a salvarlo. Nadie tiene ese
deber, y el sentido común se encarga de darnos esa lección. No pude salvar
a la señora que estando a diez casas de distancia de la mía fue asesinada
a la madrugada. Mucho menos pude salvar al niño africano que fue
devorado por un cocodrilo. No pude salvar a la familia Pérez que vivía a un
kilómetro del lago Titicaca y murió por asfixia debido a una liberación de
gas. No pude salvar a los que se estrellaron en cualquier viaje aéreo. No
pude evitar que un bosque se quemara completo en cualquier lado que
fuere porque un objeto que hacía las veces de lupa en contacto con los
rayos solares generó el fuego inicial. Tengo un deber de cuidado racional
respecto de los seres del planeta con los que tomo contacto, pero no un
deber de “salvar al planeta”. Debe entenderse la expresión en toda su
magnitud para que se descubra la falsedad de la misma. No existe una
orden impresa que me impela como fuerza interna a salvar el mundo. En
todo caso, descubro un deber de darle una mano a mi hermano que está
en peligro, pero nadie fue conminado a la increíble misión de darle
salvación al orbe. Hoy invierten todo: enseñan que tengo el deber de salvar
la Tierra despreciando a los hijos.

Asistimos a la estupidez de dejar que todas las especies se reproduzcan,


al tiempo que se lucha con denuedo por limitar a la especie humana. Se
ve como cosa buena a una superpoblación de todas las especies, pero la
única población que debe eliminarse es la nuestra. Hace millones de años
el planeta viene dando sobradas pruebas de que está hecho para el
humano, pero ahora parece que es el humano el que debe estar al servicio
del planeta. Ya no se trata de salvar el alma, se trata de salvar todos los
tigres de bengala existentes. No se trata de los Diez Mandamientos, sino
de la Carta de la Tierra que, al decir de Mikhail Gorbachov en 1992, es el
documento que debería reemplazar a aquellos.

No me cabe ninguna duda: la Tierra estaría muchísimo mejor sin los


modernos “salvadores”.

267
Admitiendo de momento la existencia de hombres llamados a salvar el
planeta, confiaría mucho más en el cazador furtivo de leones, y no, en el
cazador sanguinario de humanos. Al menos el primero tiene un rifle y
apunta a una bestia, en cambio el segundo es algo más que una bestia
apuntando con bisturí a un humano.

268
EL PRINCIPITO CONTRA LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

(A jóvenes, padres, estudiantes, maestros, profesores, profesionales,


políticos, etc., etc.)

Estoy convencido de que los ideólogos de género deben detestar al joven


príncipe creado por Saint-Exupéry, más conocido en los países de habla
hispana como El Principito. Acontece que no solo se trata de un príncipe,
sino que, encima de todo, lleva una capa color azul y, más grave aún, porta
en su mano izquierda una espada. Se trata de un jovencito que habla de
hierbas buenas (virtudes) y hierbas malas (vicios), y que invita a arrancar
a estas últimas, pues, sino, el planeta corre riesgo de estallar (cap. V). Es
dócil a la buena enseñanza y ama lo esencial (cap. XXI). Se queja de que
los hombres “no tienen raíces y son llevados por el viento” (cap. XVIII), y
de que no saben lo que buscan (cap. XXII). Sostiene que “los hombres ya
no tienen tiempo de conocer nada” (cap. XXI). Y no solo no tienen tiempo
de conocer nada, sino que, agreguemos, muchos ya están siendo amigos
de las trans-formaciones, las que, como veremos, eran detestadas por el
joven.

Si hay un libro respecto del cual se da autorización (¿por orden de


quién?) para hacer las más antojadizas interpretaciones, es El Principito.
Como si fuera una lámpara de Aladino que frotada hace aparecer lo que
se desea, de la misma manera resulta que para una cantidad de personas
cada uno puede hacer aparecer lo que quiera tras una libre interpretación
del texto de la famosa obra de Saint-Exupéry. Tal recurso tan extendido
nunca fue intención de su autor. Aunque El Principito tenga algunos
pasajes un tanto velados, eso no quiere decir que el escritor francés haya
pretendido que se deduzcan de su escrito ocurrencias personales. Cada
parte de su famoso libro tiene un sentido preciso.

A pesar de lo anterior –o incluso con ¡base en ello!- muchos verán a este


artículo como una suerte de “herejía” literaria, como una especie de insulto
a la literatura universal, como un recurso inadmisible y digno de los más
variados reproches y de las condenas más furibundas. Ya imagino

269
viniendo a mi encuentra con rauda marcha cosas como: “¡Canalla, ¿cómo
te atreves a utilizar la figura del tierno Principito para venir contra
nosotros?!”. Digan lo que digan, expondré unos textos clarísimos hallados
en la aclamada obra, cuyo sentido es totalmente aplicable contra la
ideología de género. No está bien visto que quienes desean dinamitar la
mente de los niños en todo el mundo inculcándoles la ideología aberrante,
se vengan a quejar de que yo diga algunas cosas sirviéndome de un
pequeño niño que tenía ideas muy claras. Incluso hay algo paradójico en
la queja, y es que, quienes quieran ver en mí escrito una suerte de acto
imperdonable de alteración, son los que precisamente inculcan en las
mentes que todo puede ser modificado a gusto y antojo de cualquiera; son
estos, reitero, los que dirán que estoy transformando indebidamente textos
famosos, y que, en nombre de lo inmutable, exigirán de mí que haga
desaparecer lo que escribí. Pero fundo lo que digo y desarmo las
acusaciones.

En El Principito nos encontramos con un capítulo muy interesante, en


el cual el joven príncipe mantiene una conversación con un Rey. Casi al
comienzo del diálogo, nos enteramos de algo importantísimo tocante a una
cualidad del gobernante: como “era muy bueno daba órdenes razonables.”
¡Sí, Razonables! Y seguidamente añade algo que hasta parece descolgado,
pero que, bien mirado, guarda una estrechísima relación con lo de
“razonable”, y eso debido a que está en el fundamento de la racionalidad
el mismísimo sentido común:

"Si ordeno, decía corrientemente, si yo ordeno a un general que se


transforme en ave marina y si el general no obedece, no será culpa del
general. Será culpa mía."

Este sentido común que defiende lo natural oponiéndose a


transformaciones indebidas, se va a reiterar nuevamente e, incluso, a
completar con nuevas lecciones. Sucede que enterado el pequeño del poder
impresionante del gobernante y dado que le encantaban las puestas de
sol, le solicita al poderoso monarca que ordene al sol ocultarse. Y el Rey

270
con mucha sabiduría le enseña que no es el momento. He aquí parte del
diálogo:

“- Si ordeno a un general que vuele de flor en flor como una mariposa, o


escriba una tragedia, o que se transforme en ave marina, y si el general no
ejecuta la orden recibida, ¿quién, él o yo, estaría en falta?

- Vos – dijo firmemente el principito.

- Exacto. Hay que exigir a cada uno lo que cada uno puede hacer - replicó
el rey. - La autoridad se fundamenta en primer lugar en la razón. Si
ordenas a tu pueblo que vaya a arrojarse al mar, hará una revolución.
Tengo derecho a exigir obediencia porque mis órdenes son razonables.”

El texto es contundente. Marca incuestionablemente un respeto


acabadísimo por la naturaleza de las cosas, señalando que a cada ser se
le exija aquello para lo cual fue creado. Un general no puede transformarse
en ave maría, o sea, ¡señores y señoras!: una persona no puede trans-
formarse en mujer si es varón o en varón si es mujer, o en un sireno o en
ET”. Niega sin vueltas la autoridad desquiciada, desequilibrada,
caprichosa. No deja lugar a dudas: la autoridad está fundada en la razón.
Y dada una sinrazón y si esa sinrazón atenta contra algo natural y divino,
directamente no debe ser obedecida.

El Rey posee sabiduría: otorga el derecho a que hagamos una revolución


contra la ideología de género, pues ella pide al pueblo algo peor que el
hecho de tirarse al mar: ella exige al pueblo que ahogue a la razón y mate
su alma.

La ideología de género tiene un marcado desprecio por el ser y no le


interesa lo esencial. La ideología de género es antimetafísica. En otro
capítulo de El Principito, encontraremos al joven aireado contra el piloto,

271
en tanto éste, por querer arreglar a toda costa su avión, se le ocurrió decirle
que las espinas no sirven para nada:

“- Las espinas no sirven para nada. Son pura maldad de las flores.

- ¡Oh!

Después de un silencio me largó, con un cierto rencor:

- ¡No te creo! Las flores son débiles. Son ingenuas. Se defienden como
pueden. Se creen terribles con sus espinas (…).

¡Confundes todo... mezclas todo!

Estaba realmente muy irritado. Agitaba al viento la cabellera dorada: (…).

El principito se había puesto todo pálido de rabia.

Hace millones de años que las flores producen espinas. Hace millones de
años que los corderos a pesar de todo se comen las flores. ¿Y no es
importante intentar entender por qué ellas se esfuerzan tanto en hacer
espinas que no sirven nunca para nada?”.

No se puede despreciar la naturaleza, no se puede despreciar la


finalidad de las cosas. Como enseñara en sus fundamentos metafísicos
Octavio N. Derisi: “Toda verdad (…) se ilumina, pues, en la evidencia
inteligible del ser y de los primeros principios.” Es el mismo autor de El
Principito quien dirá en su obra póstuma, Ciudadela: “Descuido al
charlatán imbécil que reprocha a la palmera no ser cedro, al cedro por no
ser palmera y, mezclando los libros tiende al caos”. Hoy, lamentablemente,
asistimos a un espectáculo impresionante de reproches variados y
negaciones de las más alocadas.

272
Nunca me ha gustado la idea de hacerles decir a personajes inventados
por otros autores, cosas que se me ocurrieran a mí. Pero diré algo que está
implícito en todo el texto del famoso escrito, y que, aunque no esté
anotado, es una verdad a gritos que fácilmente se extrae del modo de
pensar del pequeño príncipe: "Lo evidente es visible a los ojos".

273
CINE Y TELEVISIÓN DE-GENERADA

América del Norte, América Central y América del Sur, están siendo
invadidas por la ideología de género también desde cintas
cinematográficas y desde la televisión. No es coincidencia, es plan
estratégico. Disney, apuntando a un público infanto-juvenil, busca
inculcar el homosexualismo. En México, el medio de comunicación
Televisa, está por emitir una novela gay titulada “Papá a toda madre”. Algo
así como si dijéramos “blanco a todo negro”, “caballo a todo alfiler”, “circulo
a todo cuadrado”, “mentira a toda verdad”, “bien a todo mal”. Es que por
ahí va todo: darle el nombre de bien a todo mal. En Argentina, hace tiempo,
ya se transmite por el canal América, una novela llamada “Las Estrellas”,
en donde el lesbianismo brota como chorro de pozo de petróleo. Parece que
para muchos las nuevas lumbreras sociales son un grupo de lesbianas.

La invasión ideológica aparece intensificada. Se informa que el “canal


Disney está listo para sacar al aire por primera vez una historia de ´amor
homosexual´ en su programa ´Andi Mack´", y que se trata de “la primera
vez que la cadena hace de la homosexualidad la trama central de uno de
sus programas”. El director de la perversión dijo haber puesto un “intenso
cuidado para asegurar que sea apropiado para todas las audiencias y que
envíe un poderoso mensaje de inclusión y respeto por la humanidad".
Básicamente tres falacias lucen en el “intenso cuidado”.

Primera, se sostiene que se trata de algo “apropiado para toda la


audiencia”: ¿apropiado para quién? No es apropiado para nadie. Ni
siquiera para aquellos que se sienten cobijados por el programa, ya que
solo contribuye a aumentarles el engaño, la confusión, y los enredos
mentales. El mal nunca es apropiado, y mucho menos un mal como el de
la ideología de género. Lo contranatura es completamente inapropiado. No
se da una conformación entre lo que se hace y lo que se es. No hay una
conformación del querer con el deber ser. No es apropiado ponerle dos alas
a un auto, porque por más que alguien crea que es un avión, no lo es, y,
por tanto, no volará. No es apropiado comer ladrillo por más que alguien

274
se crea que es una casa y quiera levantar en su interior una pared. No es
apropiado que alguien camine con las manos apoyadas en el suelo por
creerse un oso, porque se dañará. Cada ser se perfecciona haciendo un
recto uso de lo suyo propio.

Segunda, se habla de un “poderoso mensaje de inclusión”: ¿llamativo


no? Los mismos que se autoexcluyen hablando de inclusión. Todo se trata
de un “pernicioso mensaje de exclusión”, porque apartan de sí lo que
implica una rectitud de naturaleza. Se pretende que la generalidad normal
se adecue a una minoría anormal. Puede sonar fuerte pero es la realidad:
la ideología de género no es algo normal.

Tercera, se manifiesta que hay un “respeto por la humanidad”: hablan


de “respeto”, del mismo modo que yo podría decirles, luego de incendiar
un bosque, que en realidad le di una teñida de color naranja. La ideología
de género es una impresionante falta de respeto a toda la humanidad; es
una falta de respeto al ser; es una falta de respeto al orden moral; es,
principalmente, una falta de respeto a Dios.

En las cintas cinematográficas y en las series televisivas donde se


expone la ideología de género, el argumento principal que se utiliza es el
de: “¡¿Qué te metes a criticar? ¿Si ellos se aman quién eres tú para
impedirlo? El amor no tiene límites! Vale decir, citan como argumento de
peso: “el amor”. Sucede que el amor humano sí tiene límites, cuestión
comprobable fácilmente desde el sentido común. Hay padres que dicen
amar a sus hijos inmensamente, y pretenden en su “amor” lavarle los
dientes a su hijito que ya acaba de cumplir 29 años. Hay madres que dicen
“amar” a sus hijos, y, como el médico le anunció que el próximo hijo le
nacería con deficiencias, por amor al niño, para que no sufra, decidió
matarlo. Un joven y una señorita dicen “amarse” tanto pero tanto, que,
como se sienten inseparables, deciden suicidarse juntos. Era tan ilimitado
el “amor” de Juan, que ahora sus padres debieron internarlo de urgencia
por quebradura de cráneo; una de las veinte chicas con la que mantenía
romances el accidentado, se enteró de que no era la única mujer en la vida
del donjuán. Camila “ama” tanto a su ovejero, que ha decidido casarse con

275
él. Laura y Julia dicen “amarse”; sucede sencillamente que están – como
mínimo- despreciando un orden natural.

Cuando la ideología de género habla de “amor” en realidad está


hablando de “siento que”. Los moviliza la pasión descontrolada, y, tras ella,
marcha su acto volitivo descontrolado. Y se sabe que la volición
descontrolada es fuente de destrucción.

276
A LA CAZA DE LOS BUENOS DOCENTES

La bestia salió de cacería en la provincia de Tucumán. ¿Quién fue la presa?


Una docente que se atrevió a decir que la homosexualidad es algo
contranatura. Agreguemos un dato no menor: el ataque de la bestia
llamada ideología de género, tiene su complacencia en que, encima de
todo, fue llevado a cabo en un colegio católico.

El colmo de la perversión está en las palabras de un tal Granados quien


dijo a la prensa: "Los dichos de la docente nos sorprenden a todos porque
son manifestaciones muy graves que no marcan un buen precedente, es
un mensaje anticuado, propio de una mentalidad retrograda, ya que desde
1990 la Organización Mundial de la Salud sacó de la lista de enfermedades
a la homosexualidad”. Granados También se mostró “preocupado”, porque
sostuvo que los dichos de la educadora fueron expresados "ante chicos que
están formándose".

Ahora enseñar la verdad es algo considerado "grave". Parece ser que para
muchos, enseñar aberraciones no es grave, pues es lo que está de moda,
lo que no responde a un pensamiento “anticuado”, “retrogrado”. Sucede
simplemente que cuando se trata de una verdad no existe el pensamiento
anticuado. Solo alguien al que le está por ocurrir un colapso mental puede
decir que: “si alguien sostiene que el aire sirve para respirar, está
manteniendo un pensamiento anticuado. Eso lo decían los primitivos”.
Solo alguien que se ha tomado muy en serio el intento de competir con las
bestias, puede decir que “la cabeza sirve para caminar, y que seguir
sosteniendo que debe caminarse con los pies es algo retrogrado”. Es justo
aquí donde se da la retro-gradación, es aquí donde la mente se aplasta
hacia grados inimaginables de monstruosidad. Es el señor Granados y
cuantos como él piensen los que, remontándose a la antigüedad, vienen a
parar al mismísimo pensamiento que campeaba en Sodoma y Gomorra.
Tocante a los dichos de la Organización Mundial de la Salud, de sobra se
sabe las presiones que padeció la Asociación Mundial de Psiquiatría para
que sostenga que “la homosexualidad no es más una enfermedad”.

277
Presiones y engaños que más luego fueron denunciados. Le dejamos al
señor Granados y a todas aquellas mentes vanguardistas, tomar contacto
con la historia del terrorífico Dr. Money
(https://www.healthyplace.com/…/inside-intersexuality/the-t…/).
También les dejamos como tarea averiguar por qué los ideólogos de género
persiguen con tanto odio a Paul McHugh -el psiquiatra vivo más
reconocido a nivel mundial-, y al epidemiólogo y miembro del
departamento de psiquiatría de la Universidad de Medicina John Hopkins,
Lawrence Mayer. Bueno, va una ayuda. Han dicho cosas como: “No puede
establecerse científicamente que la orientación sexual divergente con el
sexo biológico (disforia de género), sea una propiedad innata e inmutable
en el ser humano. No existen evidencias, por tanto, de que exista una
determinación de origen genético hacia este tipo de conductas.”

La insensatez alcanza un pico muy elevado, cuando se pretende que


enseñar la verdad es un mal porque uno se encuentra “ante chicos que
están formándose”. Precisamente porque están formándose es que no se
les puede confundir y llevar a la ruina. El señor Granados tiene un
pensamiento circular que, sin poder probar nada como algo natural, da
por sentado que lo que él considera una verdad es lo que sí formará a los
chicos, y no, lo que la educadora considera que es verdadero. Ante chicos
que están formándose, la docente podrá perfectamente dar prueba que,
por ejemplo, de la unión entre un hombre y una mujer podrá salir un hijo,
con lo cual crece una sociedad. Pero lo único que Granados podrá probar
sobre la unión entre dos del mismo sexo, es algo que no puede
reproducirse en un texto.

Quienes denunciaron a la profesora fueron: “Tucumán Diverso,


Federación Argentina LGBT, ADN y Club de Osos”. Sus nombres resumen
un poco varias cosas: “Tucumán Diverso”, cumple muy bien con lo de
versear (engañar), camuflando la orden que tiene: “di versos”. “La
Federación Argentina LGBT” es –sin ocultarlo- una de las principales
entidades encargadas de perseguir a quienes se oponen a sus
adoctrinamientos, inculcando el cuento de la no discriminación, pero

278
siendo ejemplos acabadísimos de discriminación, por caso, a docentes que
no aprueban sus aberraciones. “ADN”, da cuenta torpemente de que hay
un dato científico al que usa sin importarle nada. Es como llevar delante
un cartel que indica “prohibido consumir veneno”, pero aun así se lo
consume. “Club de Osos”, bue… está claro que se han tomado demasiado
a pecho lo de “Osos” y por eso van de cacería.

La ideología de género desea alcanzar con presiones como la consabida: la


uniformidad de mentes; el silencio de quienes osen intentar oponérseles;
y advertir mediante sanciones “ejemplares”, que todo aquél que tenga el
atrevimiento de mantener un pensamiento “retrogrado”, padecerá lo
mismo que la profesora.

Le digo a la docente tucumana cuyo nombre ignoro, y a todo aquél que


enseñe lo bueno y lo verdadero sin miramientos: ¡Felicitaciones y adelante.
Si hay una verdad que es “super moderna” porque está defendiendo como
mínimo el sentido común, es que: “la homosexualidad es algo
contranatural”. La verdad sencillamente es eterna.

279
QUEMAR IGLESIAS: UNA "DIVERSIÓN" FEMINISTA

Enseñan las feministas que existió algo llamado patriarcado, y que era
violento, cruel, irrespetuoso, opresivo, inhumano y sanguinario.

Luego de dar "cátedra" sobre la "paz" y poniendo en práctica sus


verdaderas convicciones, las feministas dejan conocer sus consignas, que
son: "mata a tu padre, a tu hermano y a tu novio"; "muerte al macho";
"aborto libre". Y en nombre de "la paz y del respeto" se divierten quemando
Iglesias Católicas.

Cuando estás feministas -que se creen una suerte de embajadoras de la


"no violencia"- hablan contra lo que denominan patriarcado, sólo
proyectan en otro lo que en verdad es su propio modo de ser y actuar.

280
LOS NUMEROSOS DICCIONARIOS DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

Hagamos cálculos. En adelante, muy probablemente, no habrá un solo


diccionario voluminoso y absurdo con palabras masculinas y femeninas
como: “cuerpo/a,; caja/o; mesa/o; terremoto/a; diente/a; pincel/a;
botella/o; etc.,; sino volúmenes y volúmenes referentes a las
numerosísimas combinaciones posibles derivadas de la permisión
ideológica. Según la lógica de la aberración consabida, quien no se cree ni
hombre ni mujer, vale decir, ni masculino ni femenina, considerará
discriminatorio que se hable solo de cuerpo y “cuerpa”, tanto como primero
se consideró discriminatorio que solo se hable de hombres y de mujeres.
Por tanto, si la mujer tiene “cuerpa” y el hombre, cuerpo: ¿deberemos decir
también cuertrans si son trans, cuerfluidos si son fluidos, cuersirena/o,
todo para no “discriminar”?

Las sociedades se están transformando en un loquero abierto que se


cree cuerdo, y que tiende a expulsar a los cuerdos a quienes tienen por
locos.

281
LAS DIEZ GUERRAS DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

El título es algo retórico aunque no carente de realidad. En verdad


estamos frente a una inmensa guerra, pero, por razones de mayor
compresión, me pareció conveniente hacer algunas divisiones, y,
escrutando esa realidad, redondee en diez. Incluso puede que alguien
quiera seguir dividiendo.

La ideología de género es una formidable maquinaria de manipulación.


Por ejemplo: dice que debe irse eliminando el concepto de madre porque
es discriminatorio, pero por otro lado presenta el alquiler de vientres y la
mayoría de la prensa está contentísima; o sea, debe ser eliminado el
concepto de madre en miras a los trans-formados, pero usa a la mujer
para alquiler, también para los trans-formados. El hombre le sirve como
objeto de odio y, por tanto, se lo combate, pero se defiende la noción de
hombre cuando se trata de “una mujer que se cree varón y quiere dar a
luz”; o sea, se golpea al hombre en miras a los trans-formados, pero se lo
usa en miras a los trans-formados que dicen ser “hombres embarazados”.
La religión le parece una porquería, ella se considera atea y dice que de
Dios no debe hablarse, pero Hillary Clinton sostiene que “el aborto es algo
sagrado” y sobreabundan las relaciones de ideólogos y el mundo satánico;
o sea, se golpea a Dios en miras a los trans-formados, pero se adora al
demonio en miras a los trans-formados.

El hombre y la mujer están siendo destrozados por hombres y mujeres


que reniegan de su condición de tal. En otras palabras la ideología de
género (con todo lo que implica) sostiene una:

1. Guerra contra Dios y sus cosas: manifestándole un odio tal, que incluso
miembros activos de la nefasta ideología no temen expresar abiertamente
que su cobijo es el demonio, sea haciendo alusiones rotundas de
pertenecerle, sea indicándolo con relaciones que no dejan lugar a dudas,
sea dando a conocer su perversidad satánica al atacar cuando pueden, por
caso, Iglesias Católicas, dejando expuesto en escrituras todo su encono.

282
2. Guerra contra la Patria: la sociedad políticamente organizada y
cimentada en el bien común y lo razonable; las tradiciones y las sanas
costumbres; las lecciones espirituales y las riquezas culturales legadas por
los antepasados; todo debe ser aniquilado por el marxismo cultural (se
trate de la variante de que se trate) y por el liberalismo (se trate de la
variante de que se trate). La ley no se concibe como una ordenación
racional dirigida al bien común, sino como un antojo.

3. Guerra contra la familia: se trata del descarte y liquidación de la unión


natural, para reemplazarla por modelos de “diseños sociales” aberrantes y
cotranaturales que ya ascienden a más de treinta, sin contar la liga de los
futuros trans-trans (gente que se identifica con la invisibilidad).

4. Guerra contra las buenas escuelas: se intenta introducir las doctrinas


ideológicas, y, adoctrinando con sus porquerías, destrozar la mente a los
niños y los jóvenes. Un elogio especial merece Perú, que ha impedido
gracias a su resistencia que no se imponga en los colegios el
adoctrinamiento de-generado. Perú fue como el David de Latinoamérica,
cuyo disparo de onda le molestó tanto al Goliat ideológico, que hasta el
tenebroso George Soros tuvo que ajustar su dentadura postiza debido a
los dientes que se le aflojaron.

5. Guerra entre el hombre y la mujer: preciso es que se vean como rivales


que deben eliminarse. Principalmente es preciso que la mujer vea en el
hombre un ser detestable, temible, y objeto de liquidación.

6. Guerra contra la mujer: sin que se dé cuenta la usan. La explotan


inventándole falsos derechos y haciéndole ver cosas inverosímiles. Le
proponen que deteste la maternidad, el hogar, incluso el fruto de su
vientre. Países como Dinamarca proponen que sea eliminado el concepto
de “mujer embarazada” porque, según ellos, es discriminatorio de los
“hombres embarazados”.

7. Guerra contra el hombre: El grito del feminismo bestializado y que


resume este punto, es: “Muerte al macho”.

283
8. Guerra contra el fruto de un hombre y una mujer: se trata de aprobar
el aborto a toda costa, de que todos lo vean como algo bueno. El clamor
ideológico es: “aborto libre y gratuito”.

9. Guerra contra la historia del hombre y la mujer: se presenta a todo


tiempo pasado como épocas donde el hombre esclavizaba,
deshumanizaba, maltrataba y denigraba a la mujer. Se la da el nombre de
“patriarcado”.

10. Guerra contra el sentido común: la mejor prueba de que esta guerra
está presente, es que siempre nos vemos obligados a estar defendiendo ese
sentido contra las sinrazones ideológicas.

Según sea la ocasión, los ideólogos harán uso de sus estrategias


manipuladoras. Se tratará de ataques o de defensas, pero se trate de una
o de otra modalidad, lo que las revela y unifica es el mismo objetivo: lograr
la obtención del reinado de la bestialidad.

284
“TRANSEXUALIZANDO ” EL DEPORTE FEMENINO

La relación realidad-palabra me genera varias inquietudes. Por ejemplo,


si uno tiene presente esta época trans-formista en donde estamos
presenciando las cosas más insólitas imaginadas (“sirenos” en aguas
brasileras), leer una noticia en la que se hace saber que la justicia permitió
a un hombre que se cree mujer jugar de manera federada en un equipo de
hockey femenino, y, que encima digan: “Fue una lucha incansable para
Mía Gamiatea, que no será una leona dentro de la cancha pero luchó para
cumplir su sueño”, abre la puerta a una cuestión muy peligrosa que, desde
luego, la prensa indicada es incapaz de ver. Sucede que el hombre
transformado podría también creerse una leona. No es ficción.

El fallo judicial que habilita a un hombre que se considera mujer a jugar


en un equipo de mujeres, está basándose para la concesión aberrante, en
un principio que va más allá de lo que se elija como modelo de
transformación. El fallo sencillamente está diciendo: “puedes devenir en
aquello con lo que te identifiques”. Y es en razón de ello que, si el hombre
en vez de creerse mujer realmente se creyera una leona, por las mismas
razones que la justicia (¿?) le permitió federarse en calidad de mujer,
debería permitírselo en calidad de felina. Sería muy pero muy
“discriminatorio” conforme a la “identidad de género” de-generada, no
permitirle a un hombre que se cree una leona jugar en un equipo de hockey
femenino. ¿Se imaginan ustedes lo que podría llegar a verse si el director
técnico le grita “ponele garra”? Para el caso, el mejor argumento que se me
ocurre para probar la falsedad de todo este circo espantoso que estamos
viendo, es poner al hombre que se identifica con una leona, en una
manada de verdaderas leonas. Seguramente lo reconocerán: lo
reconocerán como comida para devorar.

Por si no quedó claro lo anterior, puede un hombre de cuarenta y nueve


años considerarse un chico de siete, y pedir a la justicia (¿?) en nombre de
la “no discriminación, de la identidad y de la igualdad”, que falle a su favor

285
permitiéndole ingresar en un equipo de futbol infantil (de niños de siete
años), pues él hace tiempo se identifica con una criatura de esa edad. Y
como ahora están acostumbrados a pasar por encima a los padres y
hablan de la plena libertad de los niños, bien puede una niña de diez años
presentarse a la justicia (¿?), decir que se cree un señor de veintiocho años,
y solicitar, fundada en la “identidad, la no discriminación y la igualdad”,
que la dejen ingresar en el equipo de rugby de los All Blacks. No quiero
imaginar lo que sería si a los All Blacks les diera por trans-formarse y
pedirle a la justicia participar en las ligas femeninas de hockey de chicas
menores de doce años.

Les resulta muy sencillo decir que ahora son sirenas, y nadar con una cola
plástica por aguas cálidas de mar; claro, las sirenas no existen. Pero hasta
ahora nunca vi que elijan ser un felino agresivo y presentarse realmente
en el hábitat de la especie. Nunca escuché a uno de los partidarios del
transformismo devenir en oso gris y meterse a vivir en una cueva con un
oso real. No es casual, es causal. Digan lo que digan, no se juega con la
naturaleza.

Sea como fuere, la prensa, refiriéndose al “trans”, señala: “Eso lo convirtió


en una leona a su manera.” Repito, no tiene idea el alcance de lo que eso
puede significar ahora.

El derrotero que nos trae la noticia fue el siguiente: “La chica trans no
tenía permitido participar de los torneos y en julio del año pasado recurrió
al Área Diversidad de Género de la Secretaría de la Mujer para que la
ayude. En mayo de este año había obtenido una aprobación transitoria
para competir, luego de un año de lucha. Pero la noticia que recibió ahora
es mucho mejor para ella. La Justicia le dio la sentencia definitiva. Gema
Rosales, responsable del Área Diversidad, destacó: ‘Esta es una victoria de
la igualdad, que sembrará un precedente en todo el país´”.

A lo anterior se lo ve como una victoria de la justicia y de la igualdad. Pero


no hay asomo de justicia ni miras de igualdad: todas las mujeres de un

286
equipo de hockey notarán una fuerza extraña que las supera; si hay una
pelea –normalmente ocurren en los partidos-, el hombre camuflado dejará
en muy malas condiciones a la mujer con la que se enfrente; las mujeres
de hockey al cambiarse en el vestuario, acaso tengan que ver contra su
deseo, un pene que le cuelga a alguien que les dice contra toda evidencia:
“yo soy mujer como ustedes”. En resumen: ¿por qué todas esas mujeres
deben vivir todo eso, por culpa de un fallo que es una burla a la justicia?
Es mentira que les importa la mujer. Medidas como las aquí
desenmascaradas no implican en modo alguno defender a la mujer contra
las transformaciones, sino que defienden a las trasformaciones contra la
mujer.

Quedó expuesta una injusticia a la que le gusta trans-formarse y creerse


que es Justicia.

287
AFECTACIÓN MENTAL NIVEL “TERREMOTA”

Por un lado la ideología de género quiere eliminar las nociones de madre


y padre, pero por otro lado -como en Chile-, hay quienes quieren fijar
mentalmente que hay patrias y “matrias”. Y es también desde dicho país
que los mentores del nuevo léxico ideológico referido, nos informan que
hay terremotos y “terremotas”. Realmente hay que ser muy malvado para
haber concebido algo así: como si los terremotos no fueran suficientes,
llaman a su lado a las terremotas, y es seguro que, de progenitores tan
violentos, su prole (los prolemotos) no serán menos desastrosos.

Lo interesante del desequilibrio de quienes conciben tales cosas como


las indicadas en el párrafo anterior, es que, paradójicamente y por obra
del ridículo, aunque no lo quieran, terminan mostrando que en la
naturaleza hay un sexo masculino y otro femenino. Desde luego que no
hace falta el ridículo para probar esto último, basta la evidencia; pero
bueno, el ridículo tiene sus salidas impensadas. Es tal la paradoja, que si
se dieran cuenta de lo que hacen, deberían demandarse judicialmente a sí
mismos por lo que entienden por discriminación, dado que, según su
propia nefasta ideología, no deberían dejar de lado a: los gaymotos, las
lesbiamotas, los transmotos, los fluidosmotos (son una versión combinada
de Tsunami –o Tsunama- y terremoto –terremota-). Si se tiene presente los
distintos fenómenos violentos suscitados en la naturaleza, el número de
casos es inimaginable.

Esperamos pronto un curso de capacitación desde el mismísimo


Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI) en donde se acuñó el
término “terremota”, en el cual se enseñe a distinguir a ciencia cierta
cuándo estamos en presencia de los diversos “motos o motas” en su gama
variadísima. Será muy provechoso el curso: no porque logre probar algo
referente al desastre natural del quiebre de tierras, sino porque será una
hermosa ocasión, para ver cómo la evidencia destroza una ideología que
de parte a parte está falta de toda cordura.

288
TORTAS CONTRA EL MACHO

Como podrán imaginar, el título de este escrito no implica algo relativo a


lo gastronómico, ni tampoco hago alusión a algún tipo de accidente físico.
No se trata de pasteles de crema y frutillas lanzados contra un felino. Hago
sí referencia a la expresión utilizada para indicar que una mujer se hizo
lesbiana. Se habla de “torta” o “tortillera”. Parece que la denominación
encuentra su origen en una comparación entre lo sucedido con la
elaboración de ciertos comestibles y lo que ocurre sexualmente entre dos
mujeres, cosa que no me interesa profundizar.

En el Chaco, Argentina, se llevó a cabo una marcha más de las tortilleras


y otros productos de la pastelería ideológica, y una vez más dieron prueba
de su tendencia al caos y a la irracionalidad. A la movilización se la llamó:
“Orgullosamente Torta”. Ellas mismas, gustosas, asumieron el nombre.
Entre sus actos infaltables de bestialidad, tenemos que colocaron toallitas
femeninas con sangre de menstruación en la Iglesia Catedral del Chaco,
hicieron pintadas en distintas instituciones y otros daños.

En la «Facultad Regional Resistencia» dejaron anotado: “Lesbianas. Muerte


al macho”. Estamos indiscutiblemente en presencia de gente que odia. No
es un dato menor: se trata de odio. Es un pedido de muerte, ciego,
pasional, obcecado. Es la declaración de guerra al hombre.

Normalmente usamos las expresiones «macho» y «hembra» para referirnos


a los animales irracionales, los que, agreguemos, actúan por instintos.
Comen, hieren o matan, movidos por sus instintos; y en eso hay algo que
no debe soslayarse: actúan perfectamente conforme a su ser esencial. No
hay nada objetable en el comportamiento animal. Sería una estupidez
pretender que un león no desee comerse una gacela cuando tiene hambre;
irá a buscarla y se la devorará. Y está perfecto, responde acabadamente a
su naturaleza animal. Pero el orgullo tortillero pide muerte y consagra el
odio hacia el sexo opuesto en la escala humana. Con lo cual, son ellas
mismas las que dan prueba de algo que ni siquiera encajaría con la
bestialidad y el salvajismo de los irracionales sensitivos. No se les puede

289
atribuir a ellos culpabilidad moral por sus violentos ataques, en cambio a
las lesbianas sí. Incluso, si se observa, rara vez entre los animales de una
misma especie el macho mata a la hembra. El león no come generalmente
leonas, ni las leonas comen leones. Pero las tortas orgullosas que piden la
“muerte del macho”, están diciendo –tal vez sin advertirlo- en su expresión:
muera mi papá, mueran mis hermanos, muera mi abuelo, muera don
Carlos de la despensa de la esquina con sus ochenta años; en fin, piden
un reino de mujeres sin hombres. No alcanzan a ver una sencillísima
razón: sin la participación de un hombre no existirían; y si existen, es
porque no está bien el exterminio del “macho”, como ellas así lo llaman y
desean.

Si quiere hacerse una analogía que en cierto modo encaje con las “tortas
orgullosas”, debe hablarse de comportamientos bestiales pero
identificados con lo monstruoso, vale decir, algo desconcertantemente
extraño al reino animal. El monstruo bestial puede ser algo trabajado por
la imaginación (una bestia peluda con cien garras y colmillos de dos
metros), o puede tratarse lisa y llanamente de algo demoníaco (realidad);
en ambos casos se ve una aproximación a seres que están más allá de los
conocidos en esta tierra. Y por eso las acciones perpetradas en las
soberbias marchas LGBT tocan la monstruosidad, lo demoníaco.

Cuando el diccionario da los significados de «macho», en ningún momento


refiere algo peyorativo. Y al referirse al hombre lo hace en razón de la fuerza
y valentía que se puedan hallar en él. Incluso hay algo psicológico: aunque
hoy se tienda a feminizar al hombre para degenerarlo, a la virilidad no le
desagrada una comparación animal, al contrario; por eso mismo no le
incomoda si se le dice macho. Pero en la pregonada igualdad ideológica
que ignora todo sobre buena psicología, habría que decir perfectamente de
una mujer: “que hembra que es”. Sucede que, ciertamente, suena muy
horrible aplicado a una mujer. Alguien puede decir de un hombre que
defendió a una anciana: “realmente es un macho”, y no pasa nada; pero
nadie diría de una mujer que se atrevió a enrostrar a un político patán por
los engaños de éste: “¡Oh, que flor de hembra!”. Rápidamente nos

290
denunciarían por discriminación, por rebajar a la mujer a una condición
infrahumana. Si fueran coherentes con su igualdad fementida, no
deberían ni chistar.

Dejo claro, por las dudas, que toda violencia malvada, venga de un sexo o
del otro, es totalmente reprochable. Pero eso no da pie a que se funde una
ideología. No se soluciona un error creando un tratado de falacias. Si
alguien miente, actúa mal, y la mentira debe ser atacada mostrando la
verdad, se trate de quien se trate. Pero nada justifica que para atacar la
mentira, deba fundarse el “Club de Señoritas Anti-mentiristas”, encargado
de pedir la muerte de los hombres mentirosos.

Hemos llegado a un punto en donde si uno elogia una arma de guerra


antigua es considerado un neonazi; pero si una horda malvada y orgullosa
brega por la muerte de humanos haciendo incluso apología de otros delitos
(por caso, el exhibicionismo), goza de la protección estatal, y, por supuesto,
se trata de unas “damas que reclaman derechos”.

El demencial orgullo prueba también su gran demencia cuando pretende


hacernos creer que sus integrantes son algo así como embajadoras de la
paz. Y no es un problema menor, que muchos estén “comiéndose” la
porción salida de la torta.

291
DENIGRANDO A LAS MADRES

En Argentina, el día domingo, se celebró el día de la madre. En tal


ocasión, y para rendirles “homenaje”, un grupo de personas que se
denominan artistas y que dicen pertenecer a un grupo artístico llamado
«Los Cuadrados de Jamón y Queso», tuvieron la idea de hacer una
escultura de una vagina gigante y colocarla en frente de la UCA
(Universidad Católica Argentina). Por cierto, y como si fuera poco, se colocó
el mamarracho ofensivo en el lugar donde debía estar el busto del gran
héroe de la batalla de San Lorenzo, el Sargento Cabral.

Un homenaje a la madre podría haber sido un corazón gigante, una


señora con hijos, o algo que signifique de lleno el amor, pero no una vagina.
Indiscutiblemente se trata de algo ofensivo, que reduce la maternidad a
un órgano y, por tanto, rebaja a la mujer a la calidad de un mero objeto.
Pero no se dice nada. No se dice nada porque es algo vanguardista, osado;
responde a las tendencias de pensamientos rebeldes y sin límites,
responde a gustos de una prensa desquiciada. Es todo un mensaje contra
la maternidad, porque en formato gigante lo que queda en la mente es:
madre igual vagina.

Desde luego que las feministas no se presentarán para destrozar la


basura erigida en monumento, como sí gustosas se presentan para pintar
paredes y hacer todos tipo de desmanes ofensivos. No se presentarán
porque detestan a la maternidad, y porque también saben bien que no fue
accidental que se colocara la porquería enfrente de una institución cuya
palabra central les moviliza un odio visceral. No se presentarán porque
haber barrido el busto del Sargento Cabral, de alguna manera significa un
golpe a lo que llaman “patriarcado” y, en definitiva, responde a su deseo
de “muerte al macho”.

Como era de esperarse, la prensa rescata: “El trabajo fue realizado en


base a materiales no agresivos para el medio ambiente como papel,
engrudo, ramas y trapos”. No interesa si lo agresivo es el mensaje, no

292
interesa si se agrede el espíritu, no; interesa que la obra sea hecha con
palos y cartón para no dañar el medio ambiente.

Uno de “Los Cuadrados” llamado Adrián dijo: “Es una vagina que tiene
que ver con las madres. Tiene cinco bochas o cabezas por delante que
representan la cantidad máxima de hijos que pueden percibir la AUH.
Quisimos hacer un homenaje a ese derecho y a las mujeres en general, a
las que son madres; a las que están solas o fueron abandonadas por sus
parejas a su suerte y se quedaron con las manos vacías junto a sus hijos".
Que “sensible” que es Adrián. Cinco pelotas alrededor de una vagina. No
nos sorprendamos si Adríán y su grupo de jamón y queso, hacen para el
día del padre un mega pene mutilado. Aunque sabemos qué es lo que
significará, dirán que representa el espíritu de sacrificio de los hombres.

Sé que habrá quienes embanderando la defensa de las fiambrerías,


dirán que no tengo idea de lo que es el arte. Adrían nos dirime el asunto:
"Somos un grupo de arte efímero.” Vista la bazofia llamada monumento,
no caben dudas que, mínimamente, solo pudo haber sido realizado por
gente cuyo nombre “artístico” responde a «Los cuadrados de jamón y
queso». Pues hay que ser “cuadradísimo” para rebajar a las madres (y a
las mujeres en general) a un órgano sexual.

293
UNA SUTIL PERVERSIÓN DE MÁXIMA EFICACIA

(PREVENGA A SUS HIJOS)

Apareció una aplicación que ya es difundida mundialmente llamada


FaceApp, y las noticias dicen:

“Diseñada por Wireless Lab, FaceApp se ha convertido rápidamente en


una de las aplicaciones más utilizadas por los usuarios de Facebook, ya
que te permite modificar el rostro de una persona seria y añadirle una gran
sonrisa. Además de sacar sonrisas, FaceApp es una aplicación que te
permite cambiar el género de una persona, así como envejecerla o
rejuvenecerla. ¿Ya la probaste? Está disponible para Android e iOS.
Utilizar FaceApp es muy sencillo, lo primero que debes hacer es entrar a
este enlace y bajarte la aplicación en tu iPhone. En caso poseas un
Android, deberás entrar aquí para instalarla. Una vez instalada, debes
subir cualquier foto y te saldrán todos los efectos disponibles, los cuales
son representados por emojis. Escoge el que más te gusta y podrás
compartirlo con tus amigos. Te invitamos a echar un vistazo a nuestra
galería que te mostrará la versión femenina de 10 populares deportistas
que fueron transformados a mujer gracias a FaceApp. ¿Te animas a
probarla?”.

Bajo la apariencia de algo simpático como sería ponerle una sonrisa a


alguien que se encuentra serio, también permite a los usuarios alterar su
imagen y, por ejemplo, pasar de hombre a ser una mujer. El informativo
directamente dice: “te permite cambiar de género”, y, el acento en toda la
noticia, está puesto en eso. No muestran en imágenes diez personas serias
devenidas en sonrientes, sino que, insisten con la cuestión de
“construcción de identidad”, expresando: “Te invitamos a echar un vistazo
a nuestra galería que te mostrará la versión femenina de 10 populares
deportistas que fueron transformados a mujer”. Todo fríamente calculado.
A falta de una imagen meten diez, y diez de gente famosa, para que el
efecto psicológico de que “se trata todo de algo muy normal”, sea más
rotundo.

294
La metodología es de máxima perversión. Ya está al alcance de todos –
niños y jóvenes en especial-, que muchas veces por ingenuidad y en
calidad de broma, usarán la aplicación para ver cómo tal o cual persona
(o ellos mismos) quedan trans-formados. Es una sutil manera de
introducir en todas las mentes que empiecen a usar esa aplicación, la idea
de que las trans-formaciones son algo normal y bueno. Y como el anuncio
aparece en todos los ordenadores, y como ya se hizo viral, los chicos
bajarán la función, la usarán una y otra vez y, sin que nadie se entere, el
de-generamiento ideológico irá haciendo gradualmente su trabajo.

¿Vio? ¿Se da cuenta? Las megas empresas al servicio de un aberrante


modelo social deformado y deformante. Muchos nos acusarán de
aguafiestas. No se trata de usted con una sonrisa tamaño boca de
chimpancé. Se trata de una imagen alterada que va de un sexo al otro
prolijamente diseñada, para que vea “cómo quedaría si fuera…”, y así, ya
dejan la semilla sembrada de lo que ellos ven como “la posibilidad de hacer
el cambio”. Una vez más debo decirlo: no es obsesión de uno, es insistencia
a diario de una maquinaria monstruosa al servicio de la depravación
social.

295
UN TRANS-FORMER EN EL AULA

No está bien visto que alguien se presente a dar clases según su amplia
imaginación. Les ruego a todos aquellos que lean esta nota, si saben de
algún caso en donde se permita a los docentes ir vestidos: un día de traje
de baño; otro día como He-Man; otro día como misil coreano; otro día con
traje de ET; y así conforme a la ocurrencia de cada uno. Supongamos que
sí, que alguien pueda aportar algún caso; aun así, de sobra sabemos que
no es normal. Si fuera padre de un niño y escuchase al pequeño decirme:
“papá hoy vino Batman a darme clases”; y otro día: “papá hoy vino
Terminator a darnos clases”; y otro día: “Papá, Obama vino a darnos
clases”; sacaría prontamente a mi hijo de esa institución, principalmente
al escucharlo decir que Obama le fue a enseñar algo.

El título de este escrito no es una broma, es una realidad. Señalo una


trans-formación. Trata de un hombre que se presentaba a dar clases en
su condición de tal, vale decir, de hombre. Pero un día decidió llegar al
aula convertido en mujer. Dejó de llamarse Tomás y se denominó Quimey,
“la señorita Quimey”, “la” profe de inglés de 22 años, docente en un colegio
de La Plata (Argentina). En el lenguaje pervertido de la prensa puede leerse:
“Quimey Ramos llegó a la escuela como cualquier otro día. Iba lista, con
su guardapolvo y apenas un poco de maquillaje, para decirles a sus
alumnos que a partir de ese día ella ya no era el profe Tomás, sino la seño
Quimey, la misma que les dio clases de inglés durante todo ese año. Que
era una mujer trans.” La prensa no dice: “el mismo que les dio”, sino que
dice: “la misma que les dio”, bendiciendo con su poder cuál es ahora su
nueva “naturaleza” y todo con efectos retroactivos.

El relato continua así: “Los chicos estaban en el comedor a la mañana,


tomando el desayuno en una escuela de esta ciudad. Apenas entró, notó
las miradas de sorpresa. "Ustedes me conocieron como el profe Tomás,
pero a partir de ahora voy a venir como la profe Quimey (…). Yo soy lo que
ustedes vulgarmente conocen como una travesti, eso significa que yo no
nací mujer pero elijo ser mujer (…).Yo soy mujer porque me siento mujer

296
y por suerte es algo que se puede elegir, cada uno puede ser como quiera
ser. Esto es algo que me hace muy feliz." No es dato menor que Tomás
(devenido en “señorita”), en el momento de su aparición escenográfica en
la que hizo su anuncio transformista, “daba clases de inglés a todos los
estudiantes de la primaria de la escuela.”

De más está decir que la prensa presenta todo color de rosas: dice que
todos los chicos estaban muy conformes con el cambio, que todos los
padres aceptaron la medida salvo dos familias que fueron a quejarse; por
eso, un diario pro ideología de género como La Nación, concluye la nota:
“el suyo es un gran paso. En la escuela, entre los alumnos y docentes, su
identidad está legitimada. Ella es la seño Quimey

Entre los mensajes modernos que desean inculcarse con casos como el
relatado, está el siguiente: que no importa un bledo la mente de los niños,
importa el deseo trans-formista de una persona. No importa si se les
deformará el alma a los pequeños, importa la nueva “forma” que adopta
alguien travestido. No importa el bien de la mayoría, es el capricho de una
minoría. El Estado pisando a los padres, imponiéndoles que sus hijos
deban ver aberraciones; y si no, un director de colegio, lo invitará, como
sucedió en La Plata, “a que se vaya a otro lado”. Así de simple dirimen la
cuestión.

297
MARIO VARGAS LLOSA CONTRA MARIO VARGAS LLOSA

(SOFÍSTICA EN CATALUÑA)

Muchos medios de comunicación deben pensar que ciertos premios


tornan a quienes los reciben no solo en alguien cuasi sagrado, sino,
además, en alguien omnicomprensivo. Es lo que sucede con ciertos
«Premios Nobel» modernos, que vienen a ser una suerte de endiosamiento
del galardonado. Entonces se pretende que si Obama recibió el Premio
Nobel de la Paz, hay que agachar la cabeza y decir amén, pues tal
premiación, según parece, asegura que el ex presidente norteamericano
fue y sigue siendo un bebe de pecho. Y si Vargas Llosa recibió el premio
Nobel de Literatura, queda, al parecer, capacitado para presentarse en
cualquier parte del mundo e impartir lecciones acabadas de moral,
política, y, quien sabe, hasta de derecho y arquitectura. De ahí que tales
medios al referirse a estos personajes resaltarán el nuevo “título
honorífico” de “Nobel de…”.

Lo cierto es que tenemos a Vargas Llosa en Cataluña dando un discurso,


para ver si son capaces los españoles de recibir las predicas del autor
peruano. Y entonces tienen que escuchar cosas como: “la pasión es
generosa y altruista si está dirigida a luchar contra la pobreza o el paro
(desocupación)”, y que es “destructiva y feroz si está movida por el
fanatismo”. Le dejo calibrar con tranquilidad el tema pasional del
marxismo y su lucha contra la pobreza, para que a su vez se hagan las
debidas distinciones sobre la aseveración del escritor de novelas. A mí me
interesa ahora el siguiente punto: el apoyo de Vargas Llosa al aborto, su
visto bueno a Chile por haber legislado la matanza de los más indefensos,
¿no es acaso la puesta en escena de la enceguecida pasión, destructiva y
feroz, movida por el fanatismo? De hecho, no hay racionalidad alguna en
tal enseñanza.

298
En el discurso del autor peruano no puede faltar su reiterada alusión a
lo que denomina “nacionalismo”, que ahora –teniendo en cuenta sus
propias palabras- nos enteramos que equivale a “religión laica”. Su prédica
del laicismo le impide ver que es «su religión», y que es parte de los
“grandes logros de la vanguardia” de los que se alegra tan vivamente y de
los que participa como miembro activo. Según Vargas Llosa, “el
nacionalismo ha llenado la historia de Europa y el mundo y de España de
guerras, de sangre y de cadáveres”. ¿Se referirá al sanguinario de Obama?
¿A las guerras de los Busch por el petróleo? ¿A los financiamientos de
George Soros para alentar todo tipo de perversiones? ¿A las medidas de
Bachelet para destruir seres humanos en gestación? ¿A la oscura Hillary
Clinton? ¿A las políticas de eliminación poblacional de Ángela Merkel? ¿O
tal vez el Vargas Llosa de España se refiera al Vargas Llosa de Chile que
quiere llenar de “sangre y cadáveres” países latinoamericanos con su aval
abortista?

Entre las partes divertidas del mensaje dado por el escritor peruano,
puede leerse: “Se necesita mucha más que un conjuro golpista (…) para
destruir lo que han construido 500 años de historia”. Son “los grandes
logros vanguardistas” (a los que él adhiere), los que con fuerza feroz
destrozaron la herencia española construida en mucho más de cinco
siglos. Es el conjuro golpista de Vargas Llosa y sus amigotes poderosos
lanzado contra la riqueza espiritual legada por España, quien en nombre
de la novedad pide ahora el reino del aborto. Es el Vargas Llosa que dice
defender 500 años de historia, el que, en nombre de la modernidad
vanguardista trata de cavernarios a los congresistas chilenos que sí
respetan verdaderamente esos 500 años de historia, porque dentro de ese
tiempo siempre se respetó la vida de los «nasciturus».

La broma se resume así. Que un ladrón reconocido le diga a la gente de


su barrio: “aquí nos hemos reunido porque luchamos por la propiedad de
cada uno”. O que un abusador sexual se pare ante un grupo de personas
y afirme con voz clara y fuerte: “si hay algo que nos distingue es el pudor
y la castidad que siempre hemos guardado”. O que un defensor de las

299
maniobras abortivas, se presente ante un pueblo llamado Cataluña, y
concluya su pieza de oratoria diciéndoles: “Aquí estamos, ciudadanos
pacíficos”.

300
LO QUE IMPLICA UN «TETAZO»… ADEMÁS DE UN «TESTICULAZO»

Como se recordará, en una playa de Necochea, unas mujeres hicieron


topless, y, más luego, entre otras cosas, fueron retiradas del lugar por la
policía. Ayer, en la ciudad de Buenos Aires, se llevó a cabo lo que se ha
denominado un «Tetazo», que nada tiene que ver con el golpe dado con un
pecho, sino con una manifestación de mujeres (activistas feministas) sin
sostén, que dicen luchar por la liberación de sus senos, bajo el lema
«nuestros senos no deben ser censurados». Sospecho que de aquí a un
tiempo comenzarán las denuncias contra las fábricas de corpiños,
amparadas en las frases que dirán «no a la represión y esclavitud de tetas»,
y «si lo hombres no tienen sostén que esclavicen sus pechos, nosotras
tampoco; ¡viva la igualdad!». Quien pide la no censura de senos, muestra
con singular precisión que hay un deseo (consciente o inconsciente) de
mayor cosificación. La mujer que se queja de ser cosificada, no es
desnudándose que logrará más respeto. Si quiero que no me traten de
mentiroso, no es llevando a cabo una estafa que lograré mi cometido. Si
quiero que no me señalen más como ladrón luego de haber hurtado
cincuenta pesos a un vecino, no es conveniente que robe un banco para
dar con mi objetivo. Atacar la cosificación utilizando comportamientos
cosificantes, es como pretender apagar el fuego arrojándole nafta.

El diario Clarín, a propósito de la manifestación “pectoralera”, nos


advierte que: «Para los expertos, en el reclamo subyace la reivindicación
de otros derechos». Esta sandez me lleva a preguntarme: ¿Expertos?
¿Expertos en qué? ¿Derecho? ¿Dónde se basa el derecho a poder mostrar
los pechos donde se quiera? ¿Otros derechos? ¿Cuáles serán? ¿Estará por
venirse ahora la no censura de nalgas por culpa de la vetusta imposición
de la bombacha? Además de afirmación “tan seria” como la expuesta por
Clarín y fundada en muy “prestigiosos peritos”, también se muestra una
foto en donde unas manifestantes salen tapándose el rostro. He intentado
hacer un recorrido por mi memoria, y las veces que he visto un pañuelo
en la cara de alguien tal como se da a conocer en la fotografía, fue con

301
ocasión de una escena actoral, o en ocasión de un robo, o por cobardía. Y
analizando todas esas opciones, me doy cuenta que cualquiera de ellas
calza para el burdo encuentro. Nunca he visto un reclamo recto, hecho
bajo la modalidad de trapo en rostro. La foto es por demás demostrativa
de un signo. El signo de la autocosificación: como que la tela que le falta a
los pechos se fue a la cara para ocultarla, siendo que la cara es lo más
significativo de una persona. Se oculta a la persona y se deja expuesta a
las cosas.

Para colmo de confusiones, el evento lo organiza una agrupación que se


denomina «Agitaciones contra el acoso callejero», nombre que, con
evidencia, está diciendo que el «tetazo» no es un acoso. Que un montón de
personas (¡niños incluidos!) circulando por la calle a la hora del encuentro
tengan que ver lo que no quieren ver, parece que ahora no es un acoso. Se
me ocurre un grupo llamado «Agitadores contra el uso de armas de fuego»,
que se expresen portando escopetas y pistolas y haciéndolas disparar. Por
camuflarse de coherentes, no dejarán de darle un buen puesto a la
incoherencia.

Hay quienes justifican la liberación pectoral basándose en una


supuesta igualdad, que, al fin de cuentas, es sólo un recurso para alcanzar
una mayor permisividad. El fundamento último de la cuestión analizada
(y otras parecidas), no es la igualdad, sino el idolatrado derecho a la
libertad. Es precisamente en nombre de esa añorada libertad que se
pregona la igualdad; y es también en nombre de ella que podría fundarse
lo que se quiera, siempre y cuando pase por la aprobación de los
representantes de la moral permisiva. En base en tal libertad y para ser
coherentes, no debería haber censura en caso de que un grupo de hombres
decida hacer en el Planetario de la Ciudad de Buenos Aires un
«testiculazo», argumentando el derecho a poder llevar los genitales bien
ventilados, y aprovechando la circunstancia de que, al ser la referida
construcción edilicia más bien esférica, representa en buena medida las
esferas orgánicas defendidas.

Quitada la maleza, profundicemos un poco en la tierra.

302
La cuestión de base no pasa por llevar todo a una acalorada discusión
sobre lo moral o inmoral de quitarse una tela en una playa; eso sería como
discutir si el último vagón fue o no el culpable de los males que en realidad
tuvieron su origen en fallas de la locomotora. La cuestión pasa por tener
presente qué se ha quitado de la mente y por qué se lo ha reemplazado; la
cuestión pasa por ver en qué han pretendido transformar a la moral; la
cuestión pasa por advertir a dónde lleva lo que se ha venido a llamar moral
permisiva. Los que pregonan la apertura de la mente, de la libertad y de la
moral, son precisamente quienes deberían admitir como válidas todas las
posiciones que deseen adoptarse, sea en nombre de la inteligencia, de la
libertad o de la moral.

La llamada moral permisiva, en última instancia y si pudiera, finalizaría


haciendo caer en el olvido a la moral, pues de tanto permitir, de tanto
derribar límites, tendría que englobar a todo acto humano consciente, sin
excepción, como algo bueno. Pero la moral permisiva lleva el signo
inconfundible de la inteligencia tenebrosa, y por eso, con astucia, prefiere
tergiversar, y llamar a lo bueno, malo, y a lo malo, bueno. Lo referido en
este párrafo puede ejemplificarse con las siguientes proposiciones de un
abogado penalista: “el concepto de obscenidad es «eminentemente
valorativo» y varía con el transcurso del tiempo, con una moral cada vez
más permisiva. En esa misma línea de ideas, como profesor de derecho
penal siempre he distinguido entre el desnudo, incluso total, que no
resulta punible y las exhibiciones obscenas, que solo son delictivas cuando
se trata de acciones públicas de contenido sexual ofensivo. Por lo que el
topless hoy día ni siquiera puede ser prohibido con una contravención”. Si
el concepto de obscenidad es eminentemente valorativo y encima varía con
el devenir temporal, ¿para qué enseñar la diferencia entre desnudo y
obsceno, si al fin de cuentas todo depende de valoraciones subjetivas? En
resumen, si lo que para uno es un desnudo y para otro es algo obsceno,
directamente conviene no enseñar ninguna diferencia, pues se parte de la
premisa que todo depende del criterio que se tenga; es más, bajo tal
concepción, ¿cómo hablar de exhibiciones obscenas delictivas? Pues en el
mundo subjetivo de alguien, puede que sea tan solo un desnudo, aquello
303
que otros ven no solo como una exhibición obscena sino incluso delictiva.
La primera premisa del penalista le invalida absolutamente todo lo demás,
y por eso la inferencia es totalmente descabellada; y el atropello llega a tal
límite, que pasa por alto la realidad, de que, para muchos, exhibir los
senos donde a uno se le antoje sigue siendo algo obsceno y delictivo, más
teniendo en cuenta si hay niños. No es con una columnita y una
conclusión antojadiza que se puede dirimir un tema, así vengan avaladas
por el diario del Observatorio Romano.

Es muy interesante ver, aunque sea muy de pasada, que la moral


permisiva que quiere imponerse, tiene básicamente puestos sus ojos sobre
los temas relacionados a lo sexual. Es interesante darse cuenta que, por
ejemplo, para lo económico no le proponen a la gente una tal moral.
Aquellos políticos que roban cuantiosas sumas (cada uno de ustedes sabrá
de alguno), no nos dicen para aligerar sus culpas y para alivio de nuestra
mente, que lo hacen guiados por una moral más permisiva a la que
debemos adherir. El juez corrupto, si pretende avalar su corrupción
pregonando la moderna idea de que está justificado por una moral
permisiva, le irá muy mal. Y a ningún médico equilibrado se le va a cruzar
por la cabeza cercenarle el pecho a una paciente para comérselo asadito
en su casa, apoyando su accionar con un cartel colgado en alguna pared
de su oficina y que diga: «quito partes del cuerpo humano para fines
culinarios siguiendo una moral permisiva». Igualmente, desde que Dios
creó a Adán y a Eva, y hasta el último hombre que exista, habrá una moral
objetiva relativa a lo sexual.

Podemos ser muy pocos ejemplares, pero el colmo de eso es justificar la


no ejemplaridad y encima presentarla como ejemplar. Los criterios
objetivos de bien y mal siguen existiendo aunque a muchos se les
confundan, obnubilados por quienes promueven “morales” mínimamente
cosificantes.

304