Anda di halaman 1dari 9

"Año del Diálogo y Reconciliación Nacional”

UNIVERSIDAD NACIONAL DE
TRUJILLO
FACULTAD DE EDUCACIÓN Y CIENCIAS DE LA
COMUNICACIÓN
Escuela Profesional de Educación Inicial
TEMA

MASAJES SHANTALA

EXPERENCIA CURRICULAR:

DIDACTICA DEL I CICLO


ESTUDIANTES:
 ALVAREZ TISNADO, Olenka
 BARBARÁN BARRETO, Yelitza
 LUIS GELDRES, Tatiana
 LUJAN QUEZADA, Celeste
 PAREDES CAMAN, Ana Cristina
 RAMIREZ MENDOZA, Angie
 VÁSQUEZ BRINGAS, Diana
 VILCHEZ OLULO, Fiorella
DOCENTE:
ACUÑA CARRANZA, Elena
CICLO:
V
TRUJILLO - PERÚ
2018
MASAJES DE SHANTALA

1. Origen:

El masaje infantil proviene de la cultura oriental, especialmente de la India y China. En


la India, se practica desde el nacimiento un masaje tradicional que consiste en masajear
con un aceite vegetal tibio todo el cuerpo desnudo del bebé, apoyándolo sobre las piernas
de la madre.

En realidad, la propia naturaleza inicia el masaje al niño/a mucho antes de su nacimiento:


en el cuerpo de la madre, durante la gestación. Todos los bebés y todos los adultos
deberían tener la oportunidad de experimentar los beneficios del amor y la seguridad que
provienen de los primeros contactos.

El masaje infantil, arte milenario practicado en Oriente, fue introducido en la sociedad


occidental en la década de los años cincuenta, a través del ginecólogo francés Frédérick
Leboyer, y es otra forma de ofrecer a nuestros hijos lo que Leboyer definió como “el
regalo de dar amor”.

En los años 50, mientras este ginecólogo paseaba por las calles de Calcuta se quedó
enamorado e impresionado de la belleza de los movimientos de una madre que estaba
dando un masaje a su bebé. Aquella madre se llamaba Shantala. Leboyer le pidió permiso
para sacarle unas fotos de cada técnica, y Shantala, impresionada de que a alguien le
llamara tanto la atención una cosa que ella veía como algo cotidiano en el cuidado de su
hijo, accedió. Ese fue el principio, la raíz de que este tipo de masaje pudiera transmitirse
a padres y madres del mundo occidental.

El masaje Shantala es amor, cariño, ternura, felicidad, compasión, respeto, paz,


tranquilidad, apoyo, comunicación. Shantala es una forma más de decirle a nuestros hijos
“TE QUIERO” sin usar las palabras, sólo nuestras manos, nuestra mirada, nuestro
corazón.

2. DEFINICIÓN:

El masaje Shantala es una técnica de masaje ayurvédico descubierta por Frederick


Leboyer, durante su visita al sur de la India. Observó a una mujer llamada Shantala,
masajeando a su bebe y luego de tomarle fotos durante varios días, publicó un libro con
hermosas fotografías y con los principios de la técnica.
Shantala o Masaje Ayurvédico Infantil se utiliza en la India para todos los recién nacidos,
con el objetivo de recibir con afecto al niño que nace, estrechar la relación madre/padre-
hijo y ayudar en el desarrollo sensorio motor del neonato.

El masaje Shantala es un arte sencillo e importante en sí, que se caracteriza principalmente


por tres elementos: por las técnicas en sí, por la aplicación de ejercicios de yoga para el
bebé y por el uso de la hidroterapia.

3. INDICACIONES:

Antes de comenzar con el masaje hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta para
obtener un mejor resultado.

 Para que el bebé logre relajarse, quien va a realizar el masaje también debe estarlo,
es por esto que si estás cansado o estresado evita realizarlo.
 Crea un ambiente agradable para el bebé. Pon música de relajación o infantil.
Puedes bajar la intensidad de la luz o poner velas, cuidando de no ponerlas
demasiado cerca del niño.
 La temperatura es un factor muy importante a considerar. El masaje se debe
realizar idealmente sin ropa, sólo con el pañal, por lo tanto, debemos preocuparnos
por mantener una temperatura ambiente adecuada para que al bebé no le baje la
temperatura corporal al momento de sacarle la ropita.
 Busca un lugar cómodo para ti y tu bebé. Puedes realizar el masaje en la cama, en
colchonetas, en el suelo con cojines, en una camilla, etc. Ten siempre la
precaución de que el niño no tenga riesgos de caídas, recuerda que mientras más
grandes más se mueven.
4. PASOS DEL MASAJE DE SHANTALA

El masaje se ha de realizar utilizando aceite (de almendras) o cremas especiales. Se


realizarán movimientos envolventes de forma muy suave, tocando la piel del bebé o
moviendo los músculos con mucho cuidado. Se utilizarán los dedos índice y corazón y se
harán “ochos”. En las partes de difícil acceso (parte anterior del cuello) utilizar las yemas
de los dedos. En la espalda o estómago se utilizarán los dedos o la palma de la mano.
A. Pecho

Aplicar el aceite, que como se ha indicado antes aplicaremos primero en nuestras manos,
después lo repartiremos suavemente por la zona a masajear, en este caso el pecho. El
padre / madre se debe colocar en la cabeza del niño, mirando hacia sus pies.

 Poner las manos en el pecho del niño, planas, con los dedos hacia sus pies.
Separar cada una a un lado siguiendo las costillas, una vez llegado el final de su
pecho, en su costado, llevar las manos de nuevo al punto de partida (primero
una y después la otra para no perder el contacto), y repetir la maniobra. También
podemos trabajar, con las manos en direcciones opuestas, es decir, cuando una
baja la otra sube.

 Ahora poner una mano es la parte más baja del pecho, en el lado opuesto casi
en el costado, justo al final de las costillas, llevaremos la mano al hombro
contrario. Después haremos lo mismo con la otra mano de manera que
describiremos sobre el cuerpo del niño, aunque en tiempos diferentes, una cruz.
No olvidar no perder el contacto táctil con el niño, siempre seguiremos el mismo
ritmo y la misma presión. Podemos prolongar la maniobra hasta abarcar el
cuello.

B. Extremidad superior
Ahora el niño estará de costado, y una de nuestras manos aguantará su bracito elevado, la
posición será la misma que para el pecho.

 Manteniendo el brazo del niño elevado, con la mano libre haremos un brazalete
alrededor de su hombro con índice y pulgar, el resto de dedos se adaptarán al
brazo. Así pues dirigiremos la mano del hombro hacia la mano, haciendo una
suave presión, cuando esa mano llegue al final de su recorrido, la mano del niño,
ésta pasará a sujetar el bracito elevado y la que antes hacia esta tarea pasara a
formar el brazalete en el hombro que hará el mismo trabajo que hicimos antes con
la otra mano, y así consecutivamente iremos alternando los brazos.

 Ahora las dos manos se colocarán en el hombro del niño, envolviéndolo de manera
similar a como se realizó anteriormente. Las dos trabajarán juntas, formando un
brazalete, que ejerce cierta presión en el brazo del niño.
 Manteniendo la misma colocación de las manos que en la maniobra anterior,
seguiremos el mismo patrón de movimiento, pero haciendo una torsión de las
manos, como si escurriésemos una toalla.

C. Mano
 Con los pulgares en la palma de su manita realizar movimientos circulares, yendo
de su muñeca a los dedos, que podemos doblar y estirar suavemente.
D. Vientre:
Con el niño boca arriba y posesionándonos al lado o a los pies del niño, entre sus
piernas.
 Colocamos las manos en la base del pecho, justo donde se abren las costillas. Con
las manos perpendiculares al cuerpo del niño bajamos las manos, primero una, y
una vez llegamos al inicio de sus piernas, empezamos a bajar la otra, sin perder
el contacto con el niño, moviendo las manos como si fuesen olas. Esta maniobra
también se puede realizar con el antebrazo.

E. Extremidad inferior:
Colocación a los pies del niño, entre sus piernas:
 Al igual que hacíamos en los brazos, una mano eleva la pierna del niño y la
otra a nivel de la ingle hace un brazalete con sus dedos en torno a ella, dicha
mano baja hasta el pie ejerciendo cierta presión, una vez llega al pie, pasa a
sujetar la extremidad y la mano que anteriormente hacia tal tarea, pasa a la
ingle para ejecutar la misma acción que realizamos con la otra, así
sucesivamente, manteniendo el ritmo.

 Ahora realizamos un brazalete en torno al muslo del niño con las dos manos
a nivel de la ingle, de manera que bajamos hacia el pie ejerciendo la justa
presión, una vez llegamos al final del recorrido volver a empezar la maniobra.
Si el niño es grande como para sujetar fácilmente su extremidad es
recomendable apoyarla sobre nuestro hombro.
 También podemos realizar la misma maniobra que la anterior variando el
movimiento de las manos al deslizarse, torsionándolas, como si escurriésemos
una toalla.

F. Espalda:
Con el niño perpendicular a nosotros, es decir la cabeza queda a un lado:
 Colocar las manos sobre la espalda del niño, a la altura de los hombros, y
adelantamos las manos, una después de la otra, con las manos bien planas y
de manera que poco a poco van bajando por la espalda del niño hasta llegar a
sus nalgas, una vez allí, volvemos a subir hacia los hombros haciendo
exactamente el mismo movimiento con las manos. Y repetimos las veces que
haga falta.

 Ahora la mano más próxima a su cabeza trabajará sola mientras la otra sujeta
las nalgas del niño y se opone al empuje de la otra mano. La mano que trabaja
recorrerá la espalda del niño desde la nuca hasta sus nalgas, y después volverá
a la nuca para repetir la maniobra. Debemos ejercer presión, no es una caricia.
G. La cara:
Con el bebé boca arriba frente a nosotros.
 Frente: con la punta de los dedos en el centro y desplazándolos hacia los
costados, bordeando la parte superior de las cejas; después vuelven al centro
y repiten la maniobra. Cada vez llevaremos los dedos un poco más a fuera,
llegando a las sienes y finalmente contorneando el ojo, a lo largo de las
mejillas.

 Nariz: Base de la nariz: Con los pulgares ligeramente, bordearemos la nariz


del niño subiendo desde su base hasta el inicio de la frente

5. BENEFICIOS:
 Regular y reforzar las funciones respiratoria, circulatoria y gastrointestinal del
bebé. Además, se pueden controlar las incomodidades producidas por los
cólicos, gases y estreñimiento, y las molestias por la salida de los primeros
dientes.
 Relajar y aliviar del estrés que se producen en el niño al encontrarse
diariamente con cosas nuevas. Intensificar la comunicación afectiva entre el
bebé y las personas de su entorno, facilitando la comunicación no verbal.
 Estimular el sistema inmunológico y proporciona un mejor desarrollo del
sistema nervioso. Aumentar la auto-estima del bebé.
 Proporcionar un sueño tranquilo y profundo.
 Aumentar el contacto afectivo del bebé con sus padres a través del toque, la
mirada, de la piel, de la sonrisa, sonidos, abrazos, caricias, olor, y de los
estímulos.
6. BIBLIOGRAFÍA:

 Berra, D. J. (2014). El masaje Shantala – Una caricia para los bebés. Buenos Aires-

Argentina: Fundacion de Salud Ayurveda Prema.

 Seco, R. P. (2016). CRECER. Obtenido de Masaje Shantala:

http://www.crecerfeliz.es/El-bebe/Buenos-cuidados/shantala-paso-a-paso

 Schneider V. Masaje infantil. Barcelona. Medici. 1994.

 Leboyer L. Shantala.Un arte tradicional el masaje de los niños. Buenos aires. Edicial.

2001.

Minat Terkait