Anda di halaman 1dari 10

ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD (APS):

La atención primaria de salud (siglas: AP o APS), según la definición dada en la


Declaración de Alma-Ata, aprobada por la Conferencia Internacional sobre Atención
Primaria de Salud de Alma-Ata de 1978 convocada por la Organización Mundial de la
Salud (OMS) es la siguiente:

Es la asistencia sanitaria esencial basada en métodos y tecnologías prácticos,


científicamente fundados y socialmente aceptables, puesta al alcance de todos los
individuos y familias de la comunidad mediante su plena participación y a un costo que la
comunidad y el país puedan soportar, en todas y cada una de las etapas de su desarrollo con
un espíritu de autorresponsabilidad y autodeterminación. La atención primaria forma parte
integrante tanto del sistema nacional de salud, del que constituye la función central y el
núcleo principal, como del desarrollo social y económico global de la comunidad.

Dicha definición enmarca una serie de acciones de salud pública, sean de diagnóstico,
prevención, curación y rehabilitación, que deben realizarse desde un nivel primario y local
en beneficio de la comunidad. Además, de ser el nivel básico e integrante de cualquier
sistema de salud.

• CONTEXTO HISTÓRICO DE LA ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD.

La OMS comenzó a promover la APS antes de 1978 cuando esta fue adoptada en la
Conferencia de Alma-Ata2. La APS fue definida como la asistencia sanitaria esencial
basada en métodos y tecnologías prácticas, científicamente fundadas y socialmente
aceptables, puesta al alcance de todos los individuos y familias de la comunidad mediante
su plena participación y a un costo que la comunidad y el país puedan asumir en todas y
cada una de las etapas de su desarrollo con un espíritu de autoconfianza y
autodeterminación2. Posteriormente, en el marco de la declaración regional sobre las
nuevas orientaciones de la APS, se sostuvo que la Declaración de Alma-Ata seguía siendo
válida. Sin embargo, se planteó que, en lugar de ponerse en práctica como programa u
objetivo, sus ideas fundamentales debían integrarse en los sistemas de salud de la región
con el fin de que los países pudieran enfrentar nuevos desafíos como los cambios
epidemiológicos y demográficos, las nuevas situaciones socioculturales y económicas, las
infecciones emergentes o pandemias, la repercusión de la globalización en la salud y los
costos de salud cada vez mayores en el marco de las características particulares de los
sistemas nacionales de salud. Así se adquirió como compromiso abogar por la integración
de los principios de la APS en el desarrollo de los sistemas de salud.

Con la publicación del Documento de Posición de la OPS/OMS en 2007 sobre la


renovación de la APS en las Américas la estrategia de renovación especificó un grupo de
elementos estructurales y funcionales que pueden medirse y evaluarse y que constituyen
una aproximación coherente y lógica hacia sistemas de salud firmemente basados en la
estrategia de la APS. A partir de esta renovación, en comparación con la Declaración de
Alma-Ata, la definición propuesta se centró en el sistema de salud en su conjunto, en la
distinción de valores, principios y elementos, en la importancia de la equidad y la
solidaridad y en la incorporación de principios nuevos como la sostenibilidad y la
orientación hacia la calidad. También se descartó la idea de que la APS fuera un conjunto
estipulado de servicios de salud ya que planteó que estos deben ser congruentes con las
necesidades locales en materia de salud. Como estrategias para renovar la APS propuso
completar su implementación donde el proceso había fallado, fortalecerla para afrontar
nuevos desafíos e incorporarla en una agenda más amplia de equidad y desarrollo humano1.

Consecutivamente, la Declaración de Buenos Aires confirmó que la estrategia de la APS se


basa en valores y principios que deben orientar la estructura y el funcionamiento de los
sistemas de salud en todos sus niveles y para todos3. Finalmente, en el informe sobre la
salud en el mundo de 2008 se presentaron las reformas en APS estructuradas en 4 grupos
que reflejan la convergencia entre la evidencia disponible sobre lo que se necesita para
articular una respuesta eficaz ante los actuales desafíos sanitarios y las crecientes
expectativas de las sociedades en proceso de modernización: a) reformas en pro de la
cobertura universal, b) reformas de la prestación de servicios, c) reformas del liderazgo y d)
reformas de las políticas públicas. Con el fin de que estas reformas fueran llevadas a cabo
se planteó la necesidad de reinvertir en el liderazgo público para fomentar modelos de
colaboración conducentes al diálogo sobre políticas con múltiples interesados4.

Con lo anterior se propuso que cada país desarrollara su propia estrategia para la
renovación de la APS de acuerdo con sus recursos económicos, circunstancias políticas,
capacidades administrativas y desarrollo histórico del sector de la salud para lo cual se
espera que la propuesta de la OPS/OMS sobre valores, principios y elementos de los
sistemas de salud basados en la APS ayude en este proceso5.

Según la OMS la APS forma parte integrante tanto del sistema nacional de salud, del que
constituye la función central y el núcleo principal, como del desarrollo social y económico
global de la comunidad. La renovación de la APS tiene como propósito fundamental
revitalizar la capacidad de los países para articular una estrategia coordinada, efectiva y
sostenible que pueda dar respuesta a los problemas de salud existentes y enfrentar los
nuevos retos de salud. La meta de tal propósito es alcanzar una mejora de la salud
sostenible para todos. Por su parte, las reformas basadas en la APS tienen por objeto
canalizar los recursos de la sociedad hacia una situación de mayor calidad y no exclusión,
servicios de salud que giren en torno a las necesidades y expectativas de la población y
políticas públicas que garanticen la salud de las comunidades4.

Algunos estudios ponen en evidencia que los sistemas de salud basados en los principios de
la APS tienen la capacidad de resolver el 80% de los problemas con la participación de la
comunidad y todos los sectores económicos y sociales a un costo sostenible6. Contar con
un sistema de APS renovado se considera una condición esencial para poder alcanzar los
compromisos de la Declaración del Milenio, pues aborda las causas fundamentales de los
problemas de salud y considera la salud como un derecho humano7.

En el marco de la Conferencia Internacional sobre la APS la OPS propuso las líneas


estratégicas que se deben establecer a nivel nacional. Estas líneas refieren que cada uno de
los Estados miembros, representado por su gobierno, deberá liderar y desarrollar el proceso
de renovación de la APS con el fin de mejorar las condiciones de salud y equidad de la
población y garantizar el desarrollo del talento humano necesario para la puesta en práctica
exitosa de esta con la incorporación de equipos multidisciplinarios, entre otros aspectos5, 7,
8, 9.

• ASPECTOS CONCEPTUALES EN ATENCIÓN PRIMARIA: SOCIALES,


EPIDEMIOLÓGICOS, ORGANIZATIVOS Y ECONÓMICOS.
• ELEMENTOS ESENCIALES Y CARACTERÍSTICAS DE LA APS.

Elementos esenciales de la aps

 INTEGRAL -considera al ser humano desde una perspectiva biopsicosocial


 INTEGRADA-interrelaciona los elementos de promoción, prevención, tratamiento
y rehabilitación y reinserción social que han de formar parte de las actuaciones
desarrolladas- se integra con los restantes estructuras y niveles del sistema sanitario-
 CONTINUADA Y PERMANENTE-a lo largo de la vida de las personas, en sus
distintos ámbitos - domicilio, escuela, trabajo etc.-y en cualquier circunstancia-
consulta en el centro de salud, urgencias, seguimiento hospitalario-
 ACTIVA- los profesionales de los equipos no pueden actuar como meros receptores
pasivos de las demandas, han de trabajar activamente en los distintos aspectos de la
atención, resolviendo las necesidades de salud aunque estas no seas expresadas.
 ACCESIBLE. Los ciudadanos no deben tener dificultades importantes para poder
tomar contacto y utilizar los recursos sanitarios
 BASADA EN EL TRABAJO EN EQUIPO. Equipos de salud o de Atención
primaria integrados por profesionales sanitarios y no sanitarios
 COMUNITARIA Y PARTICIPATIVA-proporciona atención de los problemas de
salud tanto desde la perspectiva individual como colectiva, mediante la utilización
de las técnicas propias de la salud pública y medicina comunitaria. la APS esta
basada en la participación activa de la comunidad en todas las fases del proceso de
planificación, programación puesta en práctica de las actuaciones
 PROGRAMADA Y EVALUABLE. con actuaciones basadas en programas de salud
con objetivos , metas, actividades, recursos y mecanismos de control y evaluación
claramente establecidos
 DOCENTE E INVESTIGADORA. Desarrolla actividades de docencia pre y
posgraduada así como de formación continuada de los profesionales del sistema y
de investigación básica aplicada en las materias propias de su ámbito

Características

Los atributos básicos de la atención primaria son la accesibilidad, la coordinación, la


integralidad y la longitudinalidad; son los que marcan su calidad y eficiencia.
 La accesibilidad es la provisión eficiente de servicios sanitarios en relación con las
barreras organizacionales económicas, culturales y emocionales.
 La coordinación es la suma de las acciones y de los esfuerzos de los servicios de
atención primaria.
 La integralidad es la capacidad de resolver la mayoría de los problemas de salud de
la población atendida (en atención primaria es alrededor del 90%).
 La longitudinalidad es el seguimiento de los distintos problemas de salud de un
paciente por los mismos profesionales sanitarios, médico y enfermero

• LA PROMOCIÓN DE LA SALUD: CONCEPTOS.

La promoción de la salud es el proceso que permite a las personas incrementar el control


sobre su salud para mejorarla 1 Abarca no solamente las acciones dirigidas directamente a
aumentar las habilidades y capacidades de las personas, sino también las dirigidas a
modificar las condiciones sociales, ambientales y económicas que tienen impacto en los
determinantes de salud. La existencia de un proceso de capacitación (empowerment o
empoderamiento) de personas y comunidades puede ser un signo para determinar si una
intervención es de promoción de salud o no 2-3 .

La educación para la salud comprende las oportunidades de aprendizaje creadas


conscientemente destinadas a mejorar la alfabetización sanitaria que incluye la mejora del
conocimiento de la población y el desarrollo de habilidades personales que conduzcan a la
mejora de la salud. Es un proceso educativo que tiene como finalidad responsabilizar a los
ciudadanos en la defensa de la salud propia y colectiva. Es un instrumento de la promoción
de salud y por tanto una función importante de los profesionales sanitarios, sociales y de la
educación. Asimismo, la educación para la salud es una parte del proceso asistencial,
incluyendo la prevención, el tratamiento y la rehabilitación 4-5 .

La promoción de la salud constituye un escalón más dentro del proceso de atención


integral, que viene definido por: la asistencia (primaria y especializada), la prevención
(primaria, secundaria y terciaria), la adaptación social a un problema crónico
(rehabilitación, cuidados, integración) y finalmente la promoción de la salud (referida a la
implicación de los individuos en el desarrollo y disfrute de su salud). En cambio la
educación de la salud es un instrumento transversal que afecta a cada uno de los niveles
descritos de la atención integral. De esta forma la educación para la salud es un instrumento
para la adaptación social, la asistencia, la prevención y la promoción.

En consecuencia este informe se centra en la promoción de la salud, como un nivel


necesario de la atención integral, imprescindible para una respuesta eficaz a los problema
de salud más relacionales y de origen social. Cuando se refiere a la educación para la salud
lo hace considerándola como un instrumento necesario para cada uno de los niveles de
atención, también y sobre todo de la promoción de la salud de la que se sirve técnica y
metodológicamente

• ANTECEDENTES: INFORME LALONDE, CONFERENCIA DE ALMA ATA.

El Informe Lalonde es un informe formalmente titulado “Una nueva perspectiva sobre la


salud de los canadienses” de 1974, que fue anunciado por Marc Lalonde, Secretario de
Salud y Bienestar de Canadá y en el cual por primera vez se resalta que si queremos
mejorar la salud de la población, tenemos que mirar más allá de la atención de enfermedad.
Su reporte destaca cuatro grupos de los determinantes de la salud: la biología y genética, el
medio ambiente y los entornos, los estilos de vida y el sistema de salud. Cada uno
determina la salud en un 27%, 19%, 43% y 11%, respectivamente.

Desde la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud, que se llevó a cabo
en 1978 en Alma Ata, Rusia, las Conferencias Mundiales de Promoción de la Salud
consecuentes, así como las resoluciones emitidas por la Organización Mundial de la Salud
(OMS)/ Organización Panamericana de la Salud (OPS) han marcado el camino y directrices
sobre el desarrollo de Promoción de la Salud en el mundo.

• ENFOQUES INTERNACIONALES: CONFERENCIA DE OTTAWA,


CONFERENCIA DE ADELAIDA, CONFERENCIA DE SUNDSWALL,
CONFERENCIA DE YAKARTA Y CONFERENCIA DE CIUDAD DE MÉXICO.

En 1986, se celebra en Ottawa, Canadá, la Primera Conferencia Internacional de Promoción


de la Salud, fue una iniciativa en favor de una nueva acción de salud pública. En la carta de
Ottawa emanada de dicha conferencia, se analizan los progresos alcanzados desde la
declaración de Alma Ata y se pone énfasis en una nueva concepción de la salud pública,
tomando en cuenta, desde el concepto de promoción basado en el autocuidado y la acción
intersectorial en salud. 3-4 Se define además el concepto de promoción de la salud,
haciendo un llamado a la acción internacional, identificando acciones claves y estrategias
básicas para lograr la “Salud para todos”, ya propuesta por la Organización Mundial de la
Salud (OMS) en Alma Ata.

La Segunda Conferencia Internacional de Promoción de la Salud celebrada en Adelaida,


Australia en 1988, con el lema “Políticas públicas favorables a la salud”, declara la
importancia de la construcción de políticas públicas saludables, abordadas por todos los
sectores para actuar sobre los determinantes de la salud y reducir las inequidades sociales y
el acceso equitativo a bienes, servicios y a la atención en salud.

En 1991, se celebra en Sundsvall, Suecia, la Tercera Conferencia Internacional de


Promoción de la Salud titulada: “Podemos hacerlo”, la que promovió el concepto de vida
saludable y la creación de ambientes favorables para la salud.

En el año 1997 se realiza en Yakarta, Indonesia, la Cuarta Conferencia Internacional sobre


Promoción de la Salud con el lema: “Nueva era, nuevos actores; adaptar la promoción de la
salud al siglo XXI”. 1-4 En esta reunión se reflexiona sobre lo aprendido con respecto a la
promoción de la salud, se propone reconsiderar los factores determinantes de la salud y
señalar los obstáculos y las estrategias necesarias para resolver las dificultades de
promoción de la salud en el siglo XXI.

En el año 2000, México es sede de la 5ta. Conferencia Internacional, en ella se prioriza la:
“Promoción de la Salud hacia una mayor equidad”, tuvo como objetivo enfatizar el aporte
de la promoción de la salud en las políticas, los programas, proyectos de salud y calidad de
vida, mediante los Planes Nacionales.

• ELEMENTOS FUNDAMENTALES DE LA PROMOCIÓN DE LA SALUD.

 La elaboración de políticas públicas y legislación saludables.


 Creación y protección de ambientes saludables
 Fortalecimiento de la acción comunitaria.
 Fortalecimiento de las potencialidades individuales y colectivas.
 Reorientación de los servicios de salud.

HERRAMIENTAS FUNDAMENTALES.
Las líneas de acción revisadas anteriormente pueden ser desarrolladas mediante la puesta en
práctica de herramientas básicas como: participación social, educación para la salud,
mercadotecnia, intersectorialidad y construcción de alianzas. Especialmente si se utilizan en
forma interrelacionada. Revisaremos a continuación en qué consisten estas herramientas:

 Participación Social.

Tanto individualmente como en forma colectiva, mediante participación directa o por


representación, la población está llamada a actuar sobre los determinantes de la salud, a
producir salud en sus propios términos, derivados de sus condiciones de existencia y su
relación con el entorno.

Idealmente, esta herramienta implica acciones que van desde el intentar arraigar una cultura
participativa, centrada en el ejercicio de derechos y deberes ciudadanos hasta enriquecer la
participación desde espacios institucionales.

En el nivel institucional se requiere de la apertura de espacios de participación en los


procesos de planificación de salud. Las instituciones deben cuidar que esto no implique
"institucionalizar" la participación de la comunidad y convertirla en un instrumento a su
servicio; en esos procesos las organizaciones pierden identidad y no desarrollan todo su
potencial participativo.

En las dinámicas de interacción y concertación donde participan diferentes actores sociales


(Instituciones públicas, privadas, ONG, empresa privada y otros, para la identificación de
los problemas de salud, toma de decisiones y puesta en marcha de las estrategias de
solución, con el fin de alcanzar y mantener la salud, la población organizada debe
constituirse en un actor protagónico, con las condiciones necesarias para garantizar un
acceso equilibrado a la toma de decisiones.

 Educación para la Salud.

La educación para la salud " es un proceso permanente y reflexivo de cambios favorables


en los conocimientos, actitudes y prácticas de individuos, que tiene como finalidad el
desarrollo de un nivel óptimo en el estilo de vida y el mantenimiento autogestionario de la
salud personal, familiar y comunitaria" (Ministerio de Salud, Departamento de Educación
para la Salud; 1987:1)
Es una herramienta que aporta insumos para el desarrollo de las diferentes líneas de acción
de la promoción de la salud. Encuentra su desarrollo en espacios como la educación no
formal y la educación formal. Ello implica la utilización de métodos y técnicas novedosas
que promuevan al máximo el desarrollo de las potencialidades de las personas y les
proporcione herramientas para ejercer derechos y su papel protagónico en la construcción
de una sociedad saludable.

Como herramienta, aporta métodos e instrumentos novedosos y efectivos, especialmente en


procesos donde se requiere no sólo personas informadas sino con importantes avances en
cambios de actitudes y prácticas. Es decir, donde no solamente dispongan de información
sino que vivan realmente un proceso de enseñanza-aprendizaje.

 Mercadotecnia social.

La mercadotecnia social persigue la modificación de conductas utilizando la promoción de


ideas y de prácticas sociales. Contribuye a la promoción de la salud mediante la utilización
de algunas de sus técnicas, para "concienciar, educar o capacitar y motivar tanto al mercado
poblacional, como al intra organizacional, sea público o privado" ( María Teresa Del
Bosque A. de Madariaga, 1998: 213). Su papel es "muy relevante ya que sus técnicas de
investigación de mercado y administración de recursos permiten, por una parte, conocer la
percepción de necesidades y la actitud poblacional hacia ellas, y por otra, instrumentar
adecuadamente aquellas acciones y programas promocionales, que optimicen la integración
del individuo, su comunidad y, finalmente, todos los sectores de la sociedad, en una
búsqueda ordenada y conjunta de mejores condiciones de vida" (María Teresa Del Bosque
A., 1998: 80-81.)

La mercadotecnia es un instrumento ligado a los estilos de vida, como parte de los


determinantes de la salud. De acuerdo con María Teresa Del Bosque A. (1998:80), en
mercadotecnia "se entiende el concepto de estilos de vida como parámetros para investigar
y segmentar mercados en base a sus actitudes, intereses y opiniones. También se refiere a la
tipificación de esquemas conductuales como modos de respuesta a realidades específicas y
se utiliza para identificar grupos poblacionales que incorporan el uso o consumo de ciertos
bienes o servicios a su modo de vivir"
 Intersectorialidad:

A pesar de los efectos positivos innegables que tiene el trabajo intersectorial coordinado y
concertado, en la práctica son muchas las debilidades que muestra.

Esto no quiere decir que el esfuerzo esté agotado, más bien, cada vez se prestan más las
condiciones del contexto y las demandas de la sociedad para hacer efectiva esta potente
herramienta. Un trabajo coordinado, basado en negociación y concertación constante,
teniendo como norte el bienestar de la población y aminorando el centralismo en el interés
por la propiedad de las parcelas institucionales, es un insumo fundamental para el éxito de
la Promoción de la Salud.

 Construcción de alianzas.

Aliada a la intersectorialidad, como pasos previos a lograrla o como producto de ésta, pero
a la vez trascendiéndola hacia otros ámbitos, está la herramienta de la construcción de
alianzas. La cantidad y la calidad de alianzas que se pueden generar para hacer promoción
de la salud son innumerables. Los diferentes actores sociales (población organizada, líderes
comunales, ciudadanos, instituciones públicas y privadas, organizaciones no
gubernamentales y empresa privada), tienen un espacio ilimitado de acción , en el que se
pueden recrear múltiples formas de aliarse en pro de la salud.

 Abogacía

Abogar por la salud consiste en "la acción de defender, respaldar públicamente, argumentar
a favor de, procurar el logro de, para generar la voluntad política y el apoyo material hacia
la causa pública de la salud". (Organización Panamericana de la Salud, 1998: 42).
Definitivamente la promoción de la salud requiere de la abogacía para posicionarse en un
medio que favorece y privilegia el desarrollo de la medicina asistencial. Esta es una tarea a
la que están llamados quienes están convencidos de la necesidad de fortalecerla.