Anda di halaman 1dari 4

Anorexia

¿Que es la anorexia?
Aquellas personas que sufren anorexia sienten un miedo real a engordar y tienen una imagen
distorsionada tanto de las dimensiones como de la forma de su cuerpo. Por ello no pueden mantener
un peso corporal normal. Muchos adolescentes con anorexia hacen dieta, ayuno e incluso ejercicio
físico excesivo. Casi no comen, y lo poco que ingieren se convierte en una obsesión.
Otras personas que padecen anorexia recurren a los atracones: ingieren grandes cantidades de
alimentos y después tratan de eliminar las calorías mediante el vómito, tomando laxantes, o mediante
una combinación de varias de estas acciones.
El grupo de mayor riesgo está comprendido entre los 14 y 18 años aunque existen estudios que
amplían estudios esta edad desde los 12 hasta los 25 años.

Causas de la anorexia
● Cambio hormonal y fisiológico derivado en aumento de peso
● Obesidad propia o de un familiar
● Problemas familiares
● Falta de afecto
● Depresión y falta de aceptación personal
● Shock por una situación adversa puntual
● Presión por modas y tendencias culturales
El desencadenante, suele ser psicológico, pero no se puede descartar una mayor propensión
fisiológica de algunas personas, propensos a desórdenes alimentarios.
En muchas ocasiones, suelen coincidir diferentes situaciones psicológicas, fisiológicas y sociales
que empujan al afectado a desarrollar esta enfermedad.

Síntomas de la anorexia
En algunos casos, las personas con anorexia comienzan simplemente a intentar perder algo de peso
o ponerse en forma. Pero la necesidad de comer menos o hacer ejercicio en exceso se vuelve
"adictiva" y es muy difícil de controlar.
Existen algunos signos que pueden indicar que una persona tiene anorexia. Las personas anoréxicas
pueden:
● Adelgazar mucho, volverse frágiles o escuálidos.
● Obsesión por la alimentación, los alimentos y el control del peso.
● Pesarse reiteradamente
● Contar o racionar los alimentos meticulosamente
● Llenarse de agua cuando visitan a un profesional para pesarse
● Comer solo determinados alimentos y evitar lácteos, carne, trigo. tener en cuenta si se es
alérgico a ellos
● Realizar ejercicio en exceso.
● Sentirse gordo/a.
● Aislarse socialmente, especialmente para evitar comidas o festejos donde se sirven comida.
● Deprimirse, sentirse sin energía y sentir frío frecuentemente.

Tratamientos de la anorexia
Modificar los hábitos alimentarios: Se inicia una dieta equilibrada, en la que se irá aumentando de
forma regular (con la supervisión de un médico especializado) el volumen de calorías, hasta llegar al
volumen de calorías adecuado para cada paciente.
En los casos más graves, estas comidas, deberán ser supervisadas.

Control del peso: Pesar a la persona afectada semanalmente y llevar un control del aumento de
peso, gracias a la nueva dieta.
Si no se precisa aumento de peso, será una indicación clara de que no se está haciendo la dieta de

1
forma correcta o se está eliminando la dieta de forma irregular.

Control actividades: Control de las actividades y asegurarse que ninguna de ellas, conlleva una
pérdida de peso excesiva y poco natural.
Si el estado del paciente es grave, se mantendrá un periodo determinado de tiempo, sin realizar
ejercicios cardiovasculares agresivos.

Analíticas regulares: Para asegurarse que no se generan o se corrigen irregularidades fisiológicas.

Ayuda con fármacos: En determinados casos de depresión o ansiedad asociada a la patología, se


puede acompañar el tratamiento con fármacos específicos, recetados por el médico especialista.

Ayuda psicológica: Para corregir aquellas emociones o ideas que hayan podido desencadenar en
una patología depresiva o ansiosa.

Prevención de la anorexia
Al tratarse de un trastorno que suele iniciarse en la adolescencia, la observación por parte de la
familia es crucial para detectar en el menor hábitos que supongan una señal de alerta.
● Tener mejores hábitos de alimentación: La falta de horarios fijos y de supervisión por parte
de los padres acerca de lo que comen incrementan las probabilidad de desarrollar un
trastorno de la alimentación.
● Mejorar las comunicación con los padres: conocer las preocupaciones de los hijos, sus
gustos y su círculo de amigos puede ayudar a prevenir este tipo de desorden o a detectarlo
en una fase inicial.

Tipos de anorexia
En la anorexia nerviosa se pueden distinguir dos subtipos:
● Subtipo restrictivo: la reducción de peso se consigue mediante dietas o ejercicio físico
intenso y el enfermo no recurre a sobreingestas, atracones o purgas.
● Subtipo bulímico: El enfermo recurre a las purgas aunque haya ingerido una pequeña
cantidad de alimento.

link
link 2

Bulimia
¿Que es la bulimia?
La bulimia es el trastorno alimentario más frecuente en adultos, y afecta ya a más del 2% de las
adolescentes entre 14 y 18 años.
La bulimia y la anorexia son similares. En el caso de la bulimia, quien la padece se da grandes
atracones de comida (comiendo en exceso), generalmente a escondidas de los demás.
Frecuentemente comen alimentos no cocidos o que aún están congelados, o sacan comida de la
basura. Después trata de compensarlo mediante el vómito inducido o ejercicio físico excesivo para
evitar subir de peso. Suelen sentir que no pueden dejar de comer y solo lo hacen cuando están
demasiado llenos como para seguir comiendo.
Con el tiempo, esto puede resultar peligroso, física y emocionalmente. También puede provocar
comportamientos compulsivos (es decir, comportamientos que son difíciles de evitar).

Causa de la bulimia
Aunque no se ha conseguido encontrar una causa concreta que origine este trastorno, se cree que
existen varios factores que pueden desencadenarlo, como:
● Suele haber una susceptibilidad en estos enfermos demostrada seguramente a traves de
estos casos familiares o circunstancias determinadas en su ambiente personal.

2
● Una baja autoestima puede conducir a una excesiva preocupación por el aspecto físico.
● Realizar dietas restrictivas, que no siempre producen los resultados deseados, alternadas
con episodios incontrolados de comida, que provocan un desequilibrio metabólico.
● Preocupación por engordar.
● Puede sentir presión por los patrones de belleza considerados ideales por las sociedad y por
la necesidad de ser delgado y atractivo para sentirse aceptado.
● Experiencias de rechazo social o un fracaso sentimental pueden hacerle creer que perder
peso es un requisito indispensable para tener éxito.

Síntomas de la bulimia
Existen algunos signos que pueden indicar que una persona tiene bulimia. Las personas bulímicas
pueden:
● Miedo al aumento de peso.
● Sentirse insatisfecha/o con el tamaño, la forma y el peso corporal.
● Inventar excusas para ir al baño inmediatamente después de haber comido.
● Comer solo alimentos dietéticos o bajos en contenido graso (excepto en los atracones).
● Adquirir laxantes, diuréticos o enemas regularmente.
● Pasar la mayor parte del tiempo realizando ejercicio o intentando quemar calorías.
● Aislarse socialmente, especialmente para evitar comidas o festejos donde se sirven comida.

Tratamientos de la bulimia
El tratamiento de este trastorno de la alimentación tiene que adaptarse a cada paciente de forma
individual
Las dos aproximaciones al tratamiento son la psicoterapia y los fármacos. Es mejor que la
psicoterapia la realice especialista con experiencia en alteraciones de la conducta alimentaria. Éste
decidirá además si el paciente necesita seguir una terapia con antidepresivos que ayude a controlar
la bulimia nerviosa.
En virtud de la gravedad, el paciente puede requerir a un tratamiento ambulatorio o ser hospitalizado.
Los primeros pasos deben encaminarse a evitar los vómitos, normalizar el funcionamiento metabólico
del enfermo y enseñarle a mantener una dieta equilibrada y tener unos buenos hábitos alimenticios.
Junto a este tratamiento, encauzado hacia la recuperación física, paralelamente se desarrollará una
terapia psicológica con el fin de reestructurar las ideas racionales y corregir la percepción errónea
que el paciente tiene de su propio cuerpo.
El tratamiento también implica la colaboración de la familia, ya que en ocasiones el factor que
desencadena la enfermedad se encuentra en su seno.

Prevención de la bulimia
La prevención de la bulimia tiene que realizarse con un enfoque multidisciplinar:
● A nivel social se destaca la colaboración de personas con gran influencia para reducir los
mensajes que se lanzan a la población que inciden en la pérdida de peso de forma
irresponsable y engañosa y en las tallas de la ropa.
● A nivel familiar conviene insistir en que las familias sigan una dieta equilibrada y que se evite
la obsesión por la dieta, el peso o la imagen corporal. Por otro lado, es recomendable que no
hay una protección excesiva de los padres sobre los hijos. Esto facilitará la autonomía del
adolescente y que éste sea capaz de resolver problemas y tomar sus propias decisiones.
● A nivel escolar se puede educar a los niños sobre alimentación y nutrición así como fomentar
la autoestima, las habilidades sociales y comunicativas.

Tipos de bulimia
Purgativo: Durante el episodio de bulimia nerviosa el enfermo recurre a los vómitos u otros métodos
purgativos, como laxantes y diuréticos, para evitar el aumento de peso.

3
No purgativo: En este caso el bulímico emplea otras conductas compensatorias como el ayuno o el
ejercicio físico compulsivo, pero no recurre a vómitos, diuréticos o laxantes con el fin de no engordar.
link
link 2

Anorexia y bulimia en Argentina


Argentina ocupa el segundo lugar de bulimia y anorexia según un estudio internacional. Es real
porque los datos han aumentado en los últimos diez años y en esos años, respecto a los hombres ha
aumentado un 300% la cantidad de casos. La estadísticas dicen que uno de cada tres adolescentes
tiene desorden alimenticio y uno de cada siete adolescentes tiene problemas con su cuerpo.
El bullying es una de las causas más importantes respecto de esos desórdenes alimenticios.
La Argentina cuenta un una Asociación Lucha contra la Bulimia y la Anorexia, ALUBA. Son un grupo
de profesionales especializado en la prevención y tratamiento de las patologías de los trastornos
alimentarios.
link

Según contó la directora de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (Aluba), Mabel
Bello, este tipo de trastornos alimenticios es cada vez más común en nuestro país.Los últimos datos
de Aluba demuestran que ha habido un aumento entre el año 2000 y el fin de esa época. En la
población femenina, se pasó de un 9 por ciento con esta patología a un 12, quienes sufren de algún
trastorno pasaron del 26 al 37 por ciento. Entre los varones el aumento fue mucho más radical, en el
2000, los datos arrojaron que solo el 2 por ciento padecía la patología, mientras que para finales de
la década ese número ascendió al 9 por ciento. link

En la actualidad, la bulimia tiene mayor incidencia que la anorexia, el 75% de las pacientes con
patología alimentaria sufre bulimia y el 25% restante, anorexia. La prevalencia de la bulimia nerviosa
entre las adolescentes y jóvenes adultas es aproximadamente del 1% al 3 % y, entre los varones, 10
veces menor. En Argentina, una de cada 10 adolescentes padece uno de estos trastornos. link