Anda di halaman 1dari 9

Signo de puntuación

Para otros usos de este término, véase Signo.

Los signos de puntuación delimitan las frases y los párrafos, establecen la jerarquía sintáctica de las proposiciones para conseguir
estructurar el texto, ordenan las ideas y las jerarquizan en principales y secundarias, además eliminan ambigüedades.

La puntuación varía según el estilo de escritura; sin embargo, las diferencias de estilo que se puedan presentar no eximen a nadie de
cumplir con ciertas normas mínimas y de evitar errores generalmente considerados como inaceptables. De ahí la importancia de
conocer y aplicar las normas básicas de la puntuación.

No obstante, hay que advertir que más allá de cualquier norma establecida, los signos de puntuación componen también la arquitectura
del pensamiento escrito. En este sentido, y tal y como sucede en poesía desde hace más de un siglo, no existen normas exactas para
reglamentar el correcto uso de los signos en las partituras, tanto narrativas como poéticas. En términos de principios y parámetros, los
signos de puntuación entrarían a formar parte de los parámetros del lenguaje, y en consecuencia se sitúan en un proceso de constante
evolución y son variables, por lo tanto pueden depender de otros factores.

Si la finalidad última es la comunicación, podría resultar paradójico encontrarnos con licencias ortográficas que no respetan el modo
convencional de escritura y que, sin embargo, expresan a la perfección los conceptos y los ritmos internos, invisibles de otra manera.

Como ejemplo de variable «en el extremo» se situarían los cambios en las formas de escritura que están imponiendo los nuevos
medios de comunicación, chat, blog, SMS... que más que atacar a las viejas estructuras del lenguaje realizan de él un uso específico,
adecuado a la velocidad y otras características del medio en cuestión; incluso cuando lo correcto es respetar el uso de los signos de
puntuación y evitar la degradación de la lengua española por modismos.

Signos principales

Los principales signos de puntuación son el punto, la coma, el punto y coma, las comillas, los paréntesis, los signos de interrogación,
los signos de exclamación, los puntos suspensivos y el guion.

Punto «.»

El punto (.) es el signo de puntuación que se coloca al final de los enunciados y las oraciones gramaticales en español, además en la
mayoría de los lenguajes escritos con el alfabeto latino, se escriben sin dejar espacio de separación con el carácter que precede, pero
dejando un espacio con el carácter que sigue a continuación, a no ser que dicho carácter sea de cierre. Existen tres clases de punto: el
punto y seguido, el punto y aparte y el punto final. Generalmente, indica una entonación descendente.

 Punto y seguido: separa enunciados dentro de un párrafo. Quiere decir que se continúa escribiendo a continuación del punto;
la primera letra escrita en este caso irá en mayúscula. Por ejemplo: «Historia de España. El descubrimiento de América». Se
denomina punto y seguido, nombre más lógico y recomendable que el también usual de punto seguido.
 Punto y aparte: separa dos párrafos de contenido diferente dentro del texto. A continuación hay que comenzar a escribir en
línea distinta. Para seguir las normas se debe colocar sangría a la primera línea de texto del nuevo párrafo y comenzar en
mayúscula. Se denomina punto y aparte, aunque en algunas zonas de América se dice punto aparte.
 Punto final: siempre se coloca al final, cerrando un texto o enunciado. No es correcta la denominación punto y final, creada
por analogía de las correctas punto y seguido y punto y aparte.1

También se usa el punto para indicar que la palabra anterior es una abreviatura. En este caso se escribe la abreviatura seguida del
punto y se continúa escribiendo de forma usual. Esta última clase de punto no se aplica en determinadas abreviaturas como puntos
cardinales, acrónimos o medidas, que se consideran símbolos.

Coma «,»

La coma (,) es un signo de puntuación que señala una breve pausa dentro del enunciado. Se emplea para separar los miembros de una
enumeración o sucesión, ya sean palabras o frases, salvo los que vengan precedidos por alguna de las conjunciones y, e, o, u o ni. Por
ejemplo:

—María volvió a casa, hizo los deberes, cenó y se fue a la cama.


—Mi casa tiene muebles, mesas y cuatro camas.

Hay tendencias que admiten su uso para separar dos miembros independientes de una oración, haya o no conjunción entre ellos,
siempre y cuando sean realmente independientes; pues, si no, estaríamos en el caso anterior:

—Los soldados saludaban, la gente aplaudía y los niños no paraban de cantar.

También se utiliza para delimitar o aislar una aclaración o inciso (palabras u oraciones incidentales):

—Nacho, mi primo, acaba de conseguir su primer empleo.

Las locuciones conjuntivas o adverbiales, sea cual sea su posición, van precedidas y seguidas de coma, tales como: en efecto, es decir,
en fin, por consiguiente.

Indicar que una o varias palabras han sido suprimidas por razones gramaticales o de estilo (asíndeton, elipsis).2

Punto y coma «;»

El punto y coma (;) es un signo de puntuación; gramaticalmente, se utiliza para unir dos oraciones relacionadas en una sola frase:

—María estaba apenada por el examen. + María tendrá que estudiar más. = María estaba apenada por el examen; tendrá que
estudiar más. —Está lloviendo mucho. + No podemos ir caminando. = Está lloviendo mucho; no podemos ir caminando.

Generalmente se puede sustituir por construcciones del tipo:

—María estaba apenada por el examen y tendrá que estudiar más. —No podremos ir caminando porque está lloviendo mucho.

También sirve para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones que incluyen comas:

—Había que estar en contacto con la naturaleza; dejar entrar el cielo, el mar y el viento; dormir sobre tablones, sobre el suelo;
sentarse en sillas medio rotas.

Además, se usa delante de las conjunciones o locuciones como pero, más, aunque, sin embargo, por tanto y por consiguiente cuando
los períodos tienen cierta longitud:

—Creemos en la creatividad y la ruptura de los opresores cánones antiguos como medio de vida; no obstante, somos conscientes de
que es necesario mantener un mínimo de tradición en nuestros trabajos.
Ortotipografía: Signos de entonación

En cualquier fuente mínimamente profesional con la que trabajemos hoy en día, hay tal cantidad de signos que identificarlos me ha
parecido el primer paso para presentar un tema tan complejo. Hay signos de puntuación, de entonación, ortográficos y signos
auxiliares que nos generan un montón de dudas. Puede ser que desconozcamos para qué sirve cada uno, en qué se diferencian los
diferentes tipos que hay o cuándo debemos usar uno u otro.

Empezaremos esta serie de artículos con los signos de entonación, que se utilizan para indicar énfasis o estado emocional.
Comprenden la exclamación (¡ !) y la interrogación (¿ ?) y en español, a diferencia de otros idiomas, el signo abre (¿) y cierra (?).
Cuando una pregunta o frase exclamativa va seguida de otra se debe dejar espacio entre ambos signos: ¿Qué te he dicho? ¿Tan mal
lo he hecho?

Tanto el signo de interrogación como el de exclamación anulan al punto final, por lo tanto, es incorrecto poner un signo de cierre
seguido de un punto: ¿Vienes?.

Sin embargo, sí es correcto poner más de un signo siempre que todos cierren: ¿¿¿Qué??? ¡¡No me lo puedo creer!! o incluso
también es correcto mezclar signos para generar oraciones que ni son exactamente interrogativas ni exclamativas: ¿¿¡Qué!?? Eso sí,
todos los signos deben abrir y cerrar; no es correcto que abran sin cerrar ni que cierren sin abrir.
Signos auxiliares de puntuación

Signos auxiliares
Signos auxiliares son aquellos que señalan pautas convencionales en
los textos escritos, y de tal modo que ayudan a una mejor
comprensión de los mismos. Por eso son “auxiliares” de la
puntación.

paréntesis ( )
raya _
guión –
comillas “ ”
diéresis ´
asterisco *
llave {}
corchete [ ]
entonación ¡!
interrogación ¿?

Paréntesis

Véanse las siguientes oraciones:

Oro sobre acero (Eibar y Toledo) han de ser tus amores.

Quién sabe si entonces verás que esa gran boca (Oh, dulce milagro…!) sonríe.

En ambos ejemplos los paréntesis se utilizan para encerrar una oración o frase incidentales intercaladas en un período, muchas veces
Sin relación gramatical con él (como en el segundo caso), o bien se utilizan agregar algún dato o aclarar el sentido de una frase o de
una palabra (como ocurre en el primero de los ejemplos), también se colocan entre paréntesis fechas importantes, datos que remiten a
alguna obra determinada, etcetera. Ejemplos:

Esas figuras las emplean Virgilio (Eneida,VI) y Horacio (Odus, lll).

León Felipe: español (1884-1968). Se dedicó a la poesía, que fue la pasión de su vida.

De todo esto se deduce que el paréntesis se usa para contener frases incidentales 0 aclaratorias, 0 para agregar datos, fechas,
nacionalidad, autor y capítulos.

Raya

Su uso es parecido al de los paréntesis. Se emplea en lugar de éstos para intercalar notas incidentales o aclaratorias.

He aquí un ejemplo a en de precisar mejor el caso:

— Esta noche — murmuro — he tenido una terrible pesadilla.

Para comprender el modo de usar la raya, observemos otro ejemplo: 1

—Mamá ——dijo (Clotilde. sin abandonar su postura de juez—. ¿Qué piensa usted?

—¿Yo? ¿Qué pienso de qué? l

—De Rosaura, de Rosaura ——contestaron las tres a coro.

En este caso se usan rayas porque se trata de un diálogo; cada raya indica que habla una persona y, en lugar del nombre de esa persona
que dialoga, se coloca el signo auxiliar.

Guión

Observar el siguiente ejemplo:


Suponiendo que mañana bri-
lle el sol, etc.

El guión se usa para separar una palabra que no cabe en un renglón.

Ver los siguientes ejemplos: argentino-chileno, teóricopráctico, históricocrítico.

En estos casos el guión separa elementos de palabras compuestas.

Comillas

Las comillas se utilizan para encerrar el título de ti una disertación o de una conferencia, o de artículos de diarios y revistas. Así, por
ejemplo: el conferencista disertó sobre «El teatro latino y su influencia en el teatro clásico francés».

También se emplean para encerrar fragmentos de obras escritas y para resaltar el valor de una palabra

Diéresis

Este signo consiste en dos pequeños puntos que se colocan sobre la letra u solamente en las sílabas güo, güi, con la finalidad de que se
pronuncie la vocal u.

En poesía también Se usa este signo para marcar; el hiato, con el fin de partir un diptongo.

Asterisco

Es un signo usado al pie de la página para explicar el significado de una palabra, o dar una nota aclaratoria que sea necesaria. Se
identifica por (*).

Si en la hoja ya Se ha colocado un asterisco, el próximo será doble (**), luego triple (***), y así sucesivamente. En la actualidad Se
usan números en lugar de asteriscos, por tratarse de un procedimiento más práctico.

Actualmente, en gramática, el asterisco tiene además otra función: Señalar que una oración no es correcta, y por tanto no pertenece a
la lengua que, estudiamos.

Llave

Se emplea para englobar términos en los cuadro sinópticos. También Se usa en matemáticas. Su signo es {. .

Corchetes

La gramática estructural utiliza los corchetes para marcar el principio y el fin de una oración. Ejemplo:

[Levánteme el día siguiente cundan amanecía.] [Los resplandores que delineaban hacia el oriente las cúspides de la cordillera central
doraban, en semicírculo sobre ella, algunas nubes ligeras que se desataban las unas de las otras para alejarse y desaparecer.]

Al igual que la llave, también los corchetes en matemáticas.

Signos de entonación

Sirven para proporcionar a las oraciones una expresión especial, directamente relacionada con la intención del que habla, es decir, con
el contenido semántico de la oración.

Estos signos son: de interrogación (¿?) y de y de exclamación (¡!). Ejemplos:

¡Qué escándalo!

¿Por qué llega usted tan tarde?


Se colocan, por lo general, al principio y al final de la oración.

Sin embargo, a veces, el signo no coincide con inicio de la oración, ya que la entonación especial , se produce después de comenzada
la oración. Ejemplos

Mamá. ¿Cuándo llega tía Mercedes?

Cuando la intensidad de la emoción que se quiere transmitir es muy grande, los signos se duplican o triplican. Ejemplos:

¡¡Silvia!!
¿¿Qué pasa??