Anda di halaman 1dari 4

UNIVERSIDAD SANTO TOMÁS

FACULTAD DE ECONOMÍA
Electiva económica II – Teoría de juegos
Estudiante: 2130085 - Jhon Freddy Uribe Rincón

AHÍ TAMBIEN HAY ECONOMÍA

La falta de práctica en las personas para tomar decisiones en la vida se refleja tanto en la
incertidumbre como en la dificultad que tienen los agentes para determinar las vías por las
cuales debe seguir en determinada situación. Esta dificultad en la toma de decisiones se
encuentra acompañada, sin lugar a duda, por el elevado nivel de riesgo que ofrecen ciertas
situaciones, sin embargo, muchas otras situaciones son fáciles de tomar como resultado del
poco riesgo que las acompaña. La toma de decisiones es influenciada muchas veces por
meros aspectos sociales o económicos en los que se encuentren las personas. Ejemplo de ello,
según lo resalta Levitt y Dubner en su libro, es por ejemplo el mercado laboral en el que la
fuerza de trabajo son las mujeres, es decir, la prostitución. Este mercado ha sido dominado
fuertemente a través de los años por damas que acceden a él, ante la presión y la falta de
oportunidades para poder desarrollar todo el potencial de sus capacidades.
Estos autores argumentan y reconocen que la historia les ha dado muchas más oportunidades
a los hombres, por ejemplo, durante los siglos XIII y XIX el conjunto de mujeres europeas,
en su mayoría viudas, fueron asesinadas con el argumento de que eran brujas. En la
actualidad, las mujeres se encuentran sufriendo muchas de las desventajas sociales frente al
hombre, algunos ejemplos de ellos son, por ejemplo, Camerún, en donde las mujeres se
aplanan el pecho a fin de evitar ser tentadoras de forma sexual para el hombre, en China, a
las niñas les son vendados los pies y adicionalmente tiene un elevado riesgo de ser
abandonadas el nacer, en la India, el ejemplo más palpable de que el hombre se encuentra
por encima de la mujer en casi todos los aspectos de la vida es la discriminación. Para el caso
de los países desarrollados el desarrollo y avance en los temas de género han ido mejorando,
sin embargo, se paga aún un precio por serlo. Y para la región de América del Norte, las
mujeres poseen menos estudios secundarios y adicionalmente se encuentran ganando
alrededor de un 40% menos que los hombres que se encuentran en una situación similar. Una
situación particular de desigualdad en cuanto al mercado laboral se refiere es la demostrada
por los economistas Golding y Katz, ellos se encargaron de demostrar que las mujeres que
habían estudiado en Harvard ganaban tan solo la mitad de los que ganaban los hombres con
una situación equivalente, esto producto de que la tendencia no solo en Norte América, sino
en la mayoría de los países del mundo, las mujeres deben dejar de trabajar o reducir su jornada
de trabajo porque tienen a su cargo el hogar y la crianza de sus hijos.
Continuando con la idea inicial, donde se expone que el único mercado que las mujeres
dominan es el mercado de la prostitución actualmente ilegal en los Estados Unidos, un
estudio realizado por el economista Venkantesh, deja en evidencia algunos aspectos
fundamentales del negocio de la prostitución partiendo de la práctica y la experiencia de
algunas mujeres pertenecientes a este mercado en el que la práctica sexual se desarrolla por
dinero. El primer aspecto del que se ocupa la investigación de este economista fueron las
tarifas. Para el caso de la trabajadora sexual de la calle en la ciudad de Chicago que trabaja
alrededor de 13 horas a la semana y realiza 10 actos sexuales, gana cerca de unos 350 dólares
por semana, estos llevan incluido unos 20 dólares que estas mujeres roban a sus clientes y en
algunas oportunidades el pago por estos servicios se realiza a través de drogas en vez de
dinero. La tarifa cobrada a los clientes no es la misma para todos, se cobra más a los clientes
de raza blanca, mientras que a los negros se les cobra unos 9 dólares menos. La tarifa se
encuentra asociada a factores como lo son el pago de drogas, si el acto sexual se lleva a cabo
al aire libre o no y finalmente si el cliente hace uso de preservativos.
Otro aspecto tratado en la investigación del economista Venkantesh hace referencia a la
contratación. Un hombre puede contratar a una prostituta para servicios sexuales, sin
embargo, esta puede tener chulo o no (chulo se refiere a las personas que manejan las
prostitutas), si alguien contrata a una prostituta con chulo lo más probable es que obtenga su
acto sexual por unos dólares menos que aquella prostituta que si tenga un chulo. Una mujer
que trabaje ofreciendo sus servicios sexuales y que se encuentre controlada por un chulo
ganará más dinero, y adicionalmente se encuentra más protegida que aquella que no lo tenga,
y como esta actividad es ilegal, por lo menos en los Estados Unidos, una de las funciones de
los chulos es la de vigilar y proteger a las mujeres de la policía.
Puede que este sea el único mercado que laboralmente hablando se encuentre dominado en
su mayoría por las mujeres, pero la realidad es que no es deseable desde ninguna óptica
debido al riesgo que corren las mujeres y también a las amenazas de violencia a las que se
encuentran expuestas. Puede que los peligros que posee este trabajo den las razones
suficientes para querer encontrar otro trabajo diferente, sin embargo, encontrar otro trabajo
en ocasiones implica ganar menos dinero del que estén dispuestas a recibir estas mujeres, por
esta razón este trabajo poco deseado se convierte en la mejor opción para muchas personas.
Otro de los polémicos temas tratado por Levitt y Dubner es el referente al terrorismo, los
autores comienzan explicando que los talentos se hacen, no nacen y que, partiendo de esta
hipótesis, muchas familias producen u ofrecen al mundo jugadores de béisbol, mientras que
otras terroristas. Muchas personas consideran que los terroristas provienen de familias pobres
y familias con escasa educación, pero la realidad es otra, es menos probable que los terroristas
pertenezcan a una familia pobre y más probable que estos provengan de sociedades en las
que los índices de educación sean más elevados. Por ejemplo, Levitt y Dubner resaltan en su
libro un estudio de Berrebi, en el que se revela que “alrededor del 16% de los terroristas
pertenecían a familias pobres, frente al 30% de los hombres palestinos, por otra parte, el 60%
de los terroristas tenían estudios superiores, frente al 15% de la población en general”. Estos
resultados son explicados desde la óptica del autor argumentando que aquellas personas que
tienen limitados recursos tienen la cabeza ocupada pensando en la forma para no “morirse de
hambre” y no la ocupan pensando en la forma en la que volaran su cuerpo en pedazos.
Adicionalmente los actos terroristas son explicados desde el fundamento político que poseen,
y aunque muchas veces es comparado el papel terrorista con el papel revolucionario, existe
una diferencia entre estos dos términos. Mientras que el revolucionario quiere derrocar al
gobierno de turno, el terrorista no tiene esto como objetivo principal. El terrorismo por su
parte es un medio para infundir temor y romper el rito de las vidas normales, es eficiente y
efectivo porque impone costes a todos por igual, no solo a sus víctimas directas, y aunque
fracase puede tener éxito. Una de las principales características del terrorismo es que no es
posible impedirlo, sin embargo, cuenta con una disponibilidad limitada de terroristas, lo que
hace más y más difícil la tarea de ubicarlos antes de que hagan daño. Existen algunos
esfuerzos a fin de hacer control terrorista, estos pueden o no tener resultados efectivos,
aunque del todo no son eficientes. Dentro de los esfuerzos realizados se encuentran reunir
información por medio de humanos, controlar el “parloteo” electrónico y el seguimiento a
las pistas de dinero. Según Horley existe una cuarta forma para detectar a los terroristas y
analizando los datos de los 19 terroristas de los atentados del 11 de septiembre se da cuenta
de que algunos comportamientos habituales del banco en su conjunto distinguen a los
terroristas, el problema es que el método no cuenta con una precisión suficiente, esto como
producto de la existencia de un gran número de falsos terroristas. Para el caso de Reino Unido
los posibles terroristas eran principalmente hombres con una edad entre los 26 y los 35 años,
adicionalmente se cree que la posibilidad de que un terrorista tuviera una cuenta de ahorros
y contratara un seguro de vida, eran muy bajas, esto debido a que las empresas de seguros no
pagana si el asegurado es terrorista.
Desde el punto de vista económico los atentados terroristas tienen un sinnúmero de
consecuencias que afectan el normal desarrollo de la economía de un país. Se cree que
algunas de las principales consecuencias de los ataques terroristas son en primera instancia
su efecto sobre la confianza, la seguridad de los ciudadanos y especialmente el efecto sobre
las expectativas de los inversores. El principal y más lamentable efecto de este tipo de ataques
es sin lugar a dudas la irrecuperable pérdida de tantas vidas humanas, otros resultados son
las consecuencias negativas que se forma inmediata se sienten sobre el comportamiento de
la economía, estas pérdidas materiales son muchas veces difíciles de calcular, sin embargo,
la reciente experiencia ha mostrado que los efectos pueden llegar a ser de corta duración a
menos que estos ataques sean repetitivos.
En primer lugar, un desastre de este tipo tiende a reducir la riqueza de un país, esto producto
del destrozo de su stock de capital humano representado en muertos, heridos y la pérdida del
capital físico representado a través de la infraestructura destruida y dañada. Sin embargo, se
tiende de forma simultánea a aumentar el flujo que se produce de dicho stock, es decir, a
aumentar la renta nacional ya que se lleva a cabo una movilización de miles de personas y
abundantes medios tanto privados como públicos a fin de suavizar los efectos devastadores.
Por otra parte, un efecto directo de un ataque terrorista es el efecto sobre la confianza y la
seguridad de los ciudadanos, especialmente sobre las expectativas de los consumidores y de
los inversores, esto debido a que se crea una incertidumbre enorme en su quehacer diario y
en las decisiones que estos inversores deben tomar. La incertidumbre se deriva como una
acción por sorpresa, y no hay nada peor que la toma de decisiones económicas con
incertidumbre, es claro que los agentes económicos pueden adaptarse al riesgo, y, de hecho,
son los inversores los que se acostumbran a él, pero no existe nadie que pueda actuar en un
espacio acompañado de un entorno de incertidumbre total que difícilmente es controlado en
los mercados. La reacción de inmediata de los ciudadanos es la de pensar que el ataque que
se llevó a cabo venga acompañado de más ataque terroristas, por lo que los agentes o
inversores actúan con miedo ante una posible cadena de ataques. Estas son las situaciones
que provocan un elevado deterioro de la actividad económica, esto es, a mayor miedo y
pánico, mayor paralización de la actividad económica. Otro de los efectos, pero más a
mediano y largo plazo, es la vulnerabilidad que queda en evidencia una vez se producen este
tipo de golpes, generalmente cuando se producen de forma repetitiva es cuando más
vulnerable se muestra un Estado frente al mundo y esto causa que el deseo de inversión sea
nulo porque el miedo a perder o a ver que el capital se vea disminuido es latente. Una
importante conclusión o medida para evitar se vea afectada la actividad económica de un
determinado país es evitar que dichos acontecimientos se lleven a cabo, se reproduzcan y
sobre todo afecten la confianza inversionista a través de la incertidumbre que se siembra en
los agentes económicos que empiezan a ver a los países víctimas como las últimas opciones
de inversión en el mundo, y pues esto resulta evitar la recuperación de la economía tanto en
el corto como en el largo plazo.

Referencia
Levitt, S y Dubner, S. (2009) Superfreakonomics. William Morrow and Company.