Anda di halaman 1dari 14

Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña

Presentado Por:
Luz María Sánchez

Tema:
El Neoliberalismo

Asignatura:
Economía

Profesor:
Agustín Amezquita

Fecha de Entrega:
Sábado 04 de Agosto del 2018
Introducción

El uso de la palabra neoliberalismo debería cesar por ser inapropiado. Según

esta visión, el neoliberalismo es un concepto más ideológico que teórico, y sobre

todo más político que económico.

No es útil y tiene más de panfletario que de riguroso. A pesar de esa

renuencia explícita por tantos, se trata, sin embargo, de un término ampliamente

extendido y aceptado por incluso bastantes de quienes lo critican.


El neoliberalismo es uno de los discursos referenciales a la hora de explicar

y comprender la realidad no solo de América Latina, sino del mundo. Empero de

ello, la referencia a la “larga noche neoliberal” amerita un proceso de reflexión,

análisis y discusión sobre lo que verdaderamente significa el neoliberalismo. Se ha

cuestionado tanto al neoliberalismo que su mención ha pasado a ser un tópico, es

decir, un tema sobre el cual todo el mundo habla pero pocos lo comprenden. Sin

embargo, la razón neoliberal lo abarca casi todo.

Es un discurso fuerte, sólidamente estructurado, y epistemológicamente

fundamentado. Se piensa al discurso neoliberal en sus coordenadas económica,

más el neoliberalismo no es solo economía, es básicamente geopolítica y también

política. El neoliberalismo tiene que ser comprendido de una manera totalizante e

histórica al interior del sistema-mundo capitalista.

Debe ser visualizado como la compleja búsqueda de los centros del poder,

por sistematizar, legitimar y racionalizar la regulación del sistema mundo en una

fase particular, aquella de la preeminencia del poder financiero mundial1 . Entiendo

por regulación del sistema-mundo capitalista las formas por las cuales el capitalismo

busca su propia re-producción, esto es, la forma por la cual el propio sistema crea

y re-crea las condiciones históricas que le son propicias para su existencia en

términos de tiempo y espacio.

Esa regulación del sistema-mundo, que abarca múltiples aspectos, en lo que

se refiere a lo económico se establecería en la disputa y el control sobre dos

dimensiones básicas: la primera es la administración de los recursos (los problemas


de la asignación de recursos “escasos”); y, la segunda, es la regulación social (las

decisiones sociales sobre: qué, cómo, cuánto, producir, distribuir y consumir).

En el sistema mundo capitalista, la disputa y confrontación sobre estas

dimensiones ha estado signada por dos posiciones epistemológicamente

contradictorias: la planificación y el libre mercado, aunque relevan del mismo campo

conceptual, la economía. Son contradictorias porque asumen posiciones diferentes

con respecto a la regulación del sistema-mundo, y desde estas posiciones generan

ámbitos de intervención contrapuestos, aunque en ambas subyacen los conceptos

fundamentales del sistema mundo y del liberalismo: Estado y mercado. El

neoliberalismo es más que una doctrina económica, política o social. Es economía

porque estudia la regulación a través de una analítica concreta, aquella de la

economía clásica.

Es política, porque fundamenta al Estado moderno, la democracia, y el

sistema político moderno, desde el liberalismo clásico. Es ética, porque establece

los fundamentos de la convivencia social desde una posición determinada por la

razón de mercado y el individualismo. Es histórica porque construye a la razón de

mercado como heurística y hermenéutica de la historia.

Es jurídica porque establece un modelo de Estado y de contrato social desde

el cual se regula y administran las sociedades. Es simbólica porque ha generado

una ideología éxito individual sustentado en el consumo y el mercado. El

neoliberalismo mantiene un hilo conductor con el liberalismo clásico y

decimonónico, sin embargo, es la respuesta a circunstancias concretas al interior

del sistema-mundo capitalista, producidas por la disputa por la regulación entre la


planificación y el libre mercado surgida a inicios del siglo XX y que cobran fuerza

luego de la crisis del capitalismo de 1929-32.

El neoliberalismo, como tal, nace en su disputa contra la planificación

expresada en dos formas: como planificación central (estado socialista), o como

planificación descentralizada (estado de bienestar). Es decir, en la coyuntura

histórica del New Deal del Presidente Roosvelt (1935), el Plan Beveridge, de

Churchill (1942), y la planificación centralizada de la URSS, y los planes

quinquenales de los años treinta (GOSPLAN). La planificación implica la idea de

racionalización al interior de la regulación social y económica y en la asignación de

recursos.

En ese sentido, es la respuesta a la crisis del sistema capitalista, sobre todo

aquella de 1929-32. En esta respuesta, se asume que la autorregulación social

realizada por el libre mercado puede provocar más problemas que aquellos que

pueden solucionar y que a la larga implican un peligro para la pervivencia histórica

del mismo sistema capitalista. La crisis de 1929 creó la recesión, el paro laboral y la

pérdida de referentes sobre las promesas de la sociedad de mercado.

El impacto de la crisis de 1929-32, fue tan profundo que muchos sectores

vinculados al propio sistema capitalista consideraron que éste estaba condenado a

desaparecer. En 1942, el economista austríaco Joseph Schumpeter, un crítico

despiadado del marxismo y el socialismo, expresaba: “he intentado demostrar que

inevitablemente surgirá una forma socialista de sociedad de la descomposición

igualmente inevitable de la sociedad capitalista” (Schumpeter, 1983, 16).


El neoliberalismo: Los Orígenes
El término y la experiencia “neoliberal” están asociados a la realización del

Coloquio Walter Lippmann6 (WL) efectuado en Francia en 1938. Este coloquio sirvió

como punto de convergencia de los pensadores liberales europeos y americanos

que veían en la construcción del Welfare State una amenaza a la libertad individual,

y se sentían impotentes ante el ascenso del pensamiento económico keynesiano

que otorgaba un marco analítico para la intervención del Estado en la economía; así

como el resurgimiento de las nociones de planificación de la economía, contenidas

en la propuesta del New Deal del presidente americano Roosevelt, del Plan

Beveridge del gobierno inglés , y de la planificación centralizada de la Unión

Soviética.

Se lo conoce como “neoliberal” (o también “ordoliberal”10), porque implica

una reformulación de las nociones clásicas del liberalismo económico y político del

siglo XIX, en las cuales el Estado se asimila a la economía. Es desde esta

experiencia de liberalismo con intervención estatal que asegura y protege a los

mercados, que se redefine el concepto de “economía social de mercado”11,

concomitante a este concepto se articula un nuevo concepto de Estado, como

garante de la libertad de mercado que es el “Estado social de derecho”. Ambos

conceptos, economía social de mercado y Estado social de derecho, son aportes

del neoliberalismo que nace en la reconstrucción de Alemania, y que luego se

impone en Inglaterra, durante el gobierno de Margaret Thatcher, y en EEUU con

Ronald Reagan. Sobre este modelo se articulará la transformación neoliberal de los

años ochenta y noventa.


Características del neoliberalismo

Surgimiento

El neoliberalismo como filosofía económica fue creación en 1930 de un

conjunto de académicos liberales europeos, que buscaban una vía intermedia entre

el liberalismo clásico, doctrina a la que se atribuía la Gran Depresión y los recientes

fracasos económicos de esa década, y la doctrina de planificación económica, que

suprimía total o parcialmente las libertades económicas para el mercado.El término

dejó de utilizarse en la década del 60 y reapareció con sorprendente fuerza en los

80, en el contexto de las reformas económicas impuestas por la dictadura de

Augusto Pinochet en Chile, y panificadas por el think-tank norteamericano llamado

los “Chicago Boys”.

Políticas neoliberales

Las usuales políticas neoliberales pueden resumirse en:

 Flexibilización laboral. Eliminación de restricciones, impuestos y regulaciones

a la actividad económica y desprotección de la masa trabajadora en favor de

la multiplicación del capital producido por el sector privado.

 Apertura de las fronteras a los mercados extranjeros y reducción de los

proteccionismos al mercado de producción local.

 Reducir la oferta de dinero circulante, a veces a través de un aumento en las

tasas de interés, para prevenir posibles devaluaciones y mantener la inflación

cercana a cero.
Críticas

Los reproches históricos al neoliberalismo son numerosos y dolorosos, sobre

todo los nacidos a partir de las dictaduras militares latinoamericanas de mediados

del siglo XX, cuyo carácter sangriento y cruel tuvo un costo elevadísimo en vidas

humanas y tiñó la doctrina neoliberal de un aura perverso. Por otro lado, la década

del 90 representó en muchos países el fin del ensueño neoliberal, cuando la

sensación de inmediata abundancia que arrojó la privatización de amplios sectores

Estatales dio paso a las medidas de ajuste tarifario en un contexto de depresión,

devaluación y pobreza. Esto fue particularmente notorio en el caso argentino y

venezolano, por citar dos ejemplos.

Privatización

La privatización, traspaso jurídico-económico de empresas y bienes públicos a

manos privadas, es una de las prácticas más polémicas de la doctrina neoliberal

contemporánea. La privatización de servicios básicos (agua, luz, teléfono,

transporte), Universidades y empresas de interés social, suele hacerse en pro de la

diversificación del sector, cuyas capacidades para competir con el Estado suelen

siempre verse favorecidas, resultando en un monopolio estatal.Es, sin embargo, un

gesto doloroso para la comunidad, que debe empezar a pagar por algo que

normalmente era gratuito o casi gratuito.


Aplicación del término

Se atribuye al estudioso alemán Alexander Rüstow haber acuñado el

término neoliberalismo en 1938, durante su disertación en un coloquio económico.

El académico lo proponía como una combinación de fuerte presencia estatal y

economía de libre mercado. Sin embargo, su difusión en el mundo hispano y en el

de las ideologías izquierdistas se dio de la mano de los horrores de la década de

dictaduras de derecha latinoamericanas, financiadas y promovidas ideológica y

políticamente desde Estados Unidos, en su mayoría. Eso hizo que el término

ingresara a la jerga política de la mano de la derechización de las sociedades.

Preceptos

Si bien inicialmente el término designaba una convivencia entre un Estado

robusto y una economía de libre mercado, en la actualidad los preceptos políticos y

económicos asociados al neoliberalismo pueden resumirse en la disminución de la

participación del Estado en materia económica, a través, principalmente, del recorte

del gasto público y la privatización (reemplazo con iniciativas del sector privado).

Diferencias con el liberalismo clásico

La dimensión geopolítica mercantilista inherente a la práctica del neoliberalismo

desde mediados del siglo XX, al menos en lo comprendido como doctrina

macroeconómica y abiertamente tecnocática, constituye su principal distancia

respecto al modelo clásico, dado que no es necesariamente un sinónimo de

mercado libre, sin trabas ni favoritismos sectoriales de ningún tipo, sino una
maquinaria política, económica y estratégica de favorecimiento de ciertas

burguesías internacionales y que a menudo se ejerce de la mano del imperialismo

militar, económico y cultural.

Principales detractores

Las organizaciones sociales populares, los partidos de izquierda y las

organizaciones políticas que hacen vida bajo la bandera del socialismo y el

comunismo, son los grandes detractores de la filosofía neoliberal. También se le

oponen sectores críticos del capitalismo, que la acusan de ser imperial y

corporativista, y los sindicatos laborales que ven en sus principios de flexibilidad

laboral el fin de derechos adquiridos tras arduos años de lucha y reivindicaciones.

Neoliberalismo hoy

Nuevas voces han surgido en la última década para elevar su protesta contra

los planes de política neoliberal y contra el imperialismo corporativista. Muchas de

ellas, además, de países tradicionalmente destruidos por las dictaduras de derecha

del siglo XX, como el eje suramericano encabezado por Hugo Chávez (Venezuela),

Evo Morales (Bolivia) y Néstor Kirchner (Argentina).

Sus respectivos discursos han hecho eco en el llamado Primer Mundo, a

menudo dispuesto a rápidas movilizaciones como las de los denominados

“indignados” en España y Europa, o las protestas en Estados Unidos que

condujeron al Occupy Wall Street. Se dice a menudo que el siglo XXI ha

presenciado un cierto hartazgo político económico que contrasta con la sensación


de éxito capitalista con que abrió la década de los 90, una vez derrotada la Unión

Soviética al final de la Guerra Fría.

Sin embargo, muchos de los gobiernos populistas latinoamericanos que sostuvieron

el estandarte del anti-neoliberalismo se encuentran hoy en aprietos sociales,

políticos y económicos, siendo el caso más dramático el venezolano, con márgenes

de pobreza y escasez que ponen en entredicho el discurso desarrollista del

Gobierno, que se tambalea tras casi década y media de un mismo partido en el

poder.

Neoliberalismo como ideología y como configuración económica

Para la mayoría de los economistas críticos y las corrientes de pensamiento

económico alternativo la crisis estructural de los años setenta marcó el inicio de una

nueva etapa que se ha convenido en llamar neoliberal. Hablamos entonces de un

cambio en la configuración de la economía capitalista, que desde el final de la

segunda guerra mundial y hasta los años setenta había estado gestionada a partir

de un ideario obtenido de las enseñanzas de Keynes.

Esa etapa del capitalismo, apellidada dorada entre otras cosas por la

inexistencia de crisis graves y por responder a un círculo virtuoso de crecimiento de

salarios y crecimiento económico, entró en crisis y abrió la puerta a una nueva forma

de comprender la sociedad.

El neoliberalismo es evidentemente una ideología, con un proyecto más o

menos definido de cómo tiene que ser la sociedad, y sus bases pueden encontrarse

en F. Hayek o M. Friedman. Pero el neoliberalismo es también la configuración


resultante de aplicar un determinado tipo de políticas, las que fueron inspiradas por

aquella ideología.

El capitalismo no se articula siempre de la misma forma y sus instituciones

cambian (las relaciones entre capital-trabajo, entre Estado-trabajo y otras…) bien

como respuesta a su propia dinámica (como se suele postular desde la teoría

marxista) o bien como resultado de políticas concretas (como afirman los teóricos

poskeynesianos).

Desde la teoría económica marxista puede explicarse el neoliberalismo a

partir de la óptica de clases, como el proyecto de las clases más ricas para recuperar

unos espacios de poder político y económico que perdieron tras la segunda guerra

mundial. Desde otros enfoques, complementarios en todo caso, el neoliberalismo

es un nuevo régimen de acumulación (teoría regulacionista) o una nueva estructura

social de acumulación (teóricos de la escuela radical).

Hay diferencias al respecto de qué llevó al surgimiento del neoliberalismo

como nueva forma de configuración capitalista y sobre su estabilidad a medio o

largo plazo, pero no hay disensiones importantes a la hora de definir como tal una

etapa muy bien caracterizada.


Conclusión

A mi entender el uso del concepto neoliberalismo está plenamente justificado,

tanto en su concepción ideológica como en su concepción económica. No importa

que otros lo usen con otro propósito, menos descriptivo y más político, pues ambos

usos son perfectamente legítimos.

La economía no es un compartimento estanco de la política, sino parte

necesaria de ella y los economistas tenemos, en mi opinión, un doble papel por

cumplir. El de describir (más bien revelar) la realidad que nos rodea y el de

concienciar a una población a la que se le ha privado de las herramientas

fundamentales para saber cómo quieren organizarse como sociedad.


Bibliografías

https://www.puce.edu.ec/documentos/NeoliberalismoyEstadosocialdederecho.pdf

http://nuso.org/articulo/neoliberalismo-y-teoria-economica/

http://www.redalyc.org/pdf/676/67601812.pdf

https://www.attac.es/2010/07/01/el-neoliberalismo-caracteristicas-y-efectos/

https://www.caracteristicas.co/neoliberalismo/#ixzz5N1a13t3e