Anda di halaman 1dari 6

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

UAPA

Participante:

LOUREDES M ZAPATA

Matrícula:

12-4412

Facilitador:

Marleny Marrero

Asignatura:

PROCESAL PERNAL 2
1. Naturaleza de las Medidas de Coerción.

Es por todo que al nuevo Código Procesal Penal dominicano se le considera más
constitucionalizado que el antiguo Código de Procedimiento Criminal y se le ha dado la
fama de ser mas garantista y flexible , en virtud de que el antiguo trabajaba y solo le
importaba el “expediente”, contrario al nuevo que es más personalizado.
El Código Procesal Penal en su artículo 15 establece lo siguiente con relación al
estatuto de la libertad, “Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad
personales. Las medidas de coerción, restrictivas de la libertad personal o de otros
derechos, tienen carácter excepcional y su aplicación debe ser proporcional al peligro
que trata de resguardar”.

De lo estipulado en el principio décimo quinto (15) de los 28 consagrados en el Código


Procesal Penal dominicano, mejor se traduce que la libertad de la persona involucrada
en el proceso penal es decir imputado, debe ser la regla general del procedimiento
seguido en contra de él, en virtud de que el artículo 15 del Código, establece de
manera clara que cualquier medida restrictiva de su libertad debe estar sujeta a un
carácter excepcional.

Vemos en el Artículo 222 del Código Procesal Penal Dominicano, como insistiendo en
la excepcionalidad defendidas del estatuto de la libertad por los pactos internacionales
y nuestras leyes.

Dice: Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal. Las medidas
de coerción tienen carácter excepcional y solo pueden ser impuestas mediante
resolución judicial motivada y escrita, por el tiempo absolutamente indispensable y a los
fines de asegurar la presencia del imputado en procedimiento.

Resulta necesario determinar, acerca de la naturaleza jurídica de la Prisión Preventiva,


si se trata de una pena, una medida de seguridad o de algo distinto.

Esta medida de privación de libertad se aplica posterior a la adecuación de


una conducta a una hipótesis normativa de carácter jurídico-penal, y que por lo tanto es
una reacción del Estado contra el delito.

Si la dificultad para aplicar la Prisión Preventiva con su carácter punitivo es tan sólo
formal por no existir aún una sentencia condenatoria, tal dificultad no se presenta para
concebirla como una ejecución anticipada de la pena que carece de fundamento y que
atenta contra el principio de inocencia, ya que no existe certeza jurídica de que la
resolución o sentencia que vendrá sea condenatoria mientras tanto, al investigado,
todos los rigores de la privación de la libertad, es decir, se le está castigando para
saber si se le debe castigar, además si el tiempo que un imputado ha estado en prisión
preventiva ha superado el mínimo de la pena a aplicar, como sucede en los asuntos en
Esta ejecución anticipada de la pena trae consigo otras consecuencias como la
racionalización o institucionalización que consiste en la adopción en mayor o menor
grado de los usos, costumbres, tradición y cultura general de las cárceles o
penitenciarias, que dificultan seriamente una adecuada reincorporación del sujeto al
medio social al entrar en la subcultura carcelaria, adecuarse a ella y hacerse incapaz
para aceptar el medio externo.
La Prisión Preventiva no está exenta de los daños causados en la cárcel porque no hay
distinción entre presos, procesados y condenados en la gran mayoría de las cárceles
nacionales.

2. Diferente tipo de medida de coerción

Medida de coerción Reales y Personales

Las medidas de coerción se organizan en el nuevo código atendiendo a la clasificación


en personales y reales.

MEDIDAS DE COERCIÓN PERSONALES SEGÚN EL CODIGO PROCESAL


DOMINICANO:

CONDUCENCIA Art. 223 En los casos en que es necesaria la presencia del imputado
para realizar un acto, el ministerio público o el juez, según corresponde, lo cita a
comparecer, con indicación precisa del hecho atribuido y del objeto del acto.

Art. 224 El ARRESTO: Nos dice que La policía debe proceder al arresto de una
persona cuando una orden judicial así lo ordene.

La policía no necesita orden judicial cuando el imputado: Es sorprendido en el


momento de cometer el hecho punible o inmediatamente después, o mientras es
perseguido, o cuando tiene objetos o presenta rastros que hacen presumir
razonablemente que acaba de participar en una infracción; 86 Código Procesal Penal
de la República Dominicana

2) Se ha evadido de un establecimiento penal o centro de detención;

3) Tiene en su poder objetos, armas, instrumentos, evidencias o papeles que hacen


presumir razonablemente que es autor o cómplice de una infracción y que puede
ocultarse, fugarse o ausentarse del lugar.

Art. 226.- Medidas. A. solicitud del ministerio de una persona cuando:

Código Procesal Penal de la República Dominicana 87 1) Es necesaria su presencia y


existen elementos suficientes para sostener, razonablemente, que es autor o cómplice
de una infracción, que puede ocultarse, fugarse o ausentarse En caso contrario,
dispone su libertad inmediata.

MEDIDAS DE COERCIÓN REALES SEGÚN EL Art. 243.- Embargo y otras medidas


conservatorias. Para garantizar la reparación de los daños y perjuicios provocados por
el hecho punible y el pago de las costas del procedimiento, las partes pueden formular
al juez la solicitud de embargo, inscripción de hipoteca judicial u otras medidas
conservatorias previstas por la ley civil. El ministerio público puede solicitar estas
medidas para garantizar el pago de las multas imponibles o de las costas o cuando la
acción civil le haya sido delegada.
3) Aspectos que toma en cuenta el juez para imponer una determinada medida
de Coerción son los siguientes:

Según el Art. 227. Procede aplicar medidas de coerción, cuando concurran


todas las circunstancias siguientes:

1.-.Existen elementos de prueba suficientes para sostener,


razonablemente, que el imputado es, con probabilidad, autor o cómplice de
una infracción;

2.- Existe peligro de fuga basado en una presunción razonable, por


apreciación de las circunstancias del caso particular, acerca de que el
imputado podría no someterse al procedimiento;

3.- La infracción que se le atribuya esté reprimida con pena privativa de


libertad.