Anda di halaman 1dari 94

L--\I~T-RSID-AD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO

FACULTAD DE ESTUDIOS SUP RIORES 1ZTACA-1


E

CARRERA DE PSICOLDGD;.

ANÁLISIS CONT£';GENCLU
Un sistema psicolócpsicológico iniercondzicrz¿aí
para el campo aplicado
DR. JUAN RAMON DE-LA FUENTE
R--

AUTORA
15

María de Lourdes Rodríguez Campuzano


Maestría en psicolo ía, UNAM g

Profesora asociada C, TC definitiva


Área de psicología clínica
MC RAMIRO JESÚS SANDOVAL
Director
FES 1--tacalaUINAM
DR- IGNACIO PENALOSA CASTRO
.Se--c=o Genera/ Académico

Lic. ROQUE JORGE OLIVARES VÁZQUEZ


Seeia io ae Desarrollo y Relacioneslwliwcyowiw

C1) ANA GRAF OBREGÓN qw)


Secretaria & Programaron y C.,.Tw G,¡,g,.da5

C? ISABEL FERRER TRUJILLO


Seereiana A

DR. ARTURO SILVA RODRÍGUEZ


de ¡c ; cerrera & .°s,coiog.

MC JOSÉ JAIME ÁVILA VALDIVIFSO


Responsable de la edición
-NI C JOSÉ JAIME ÁVILA '*v ALD n »IESO
'

UNAM FES UTACALA

W.

2006
1

i C)

ANÁLISIS CONTINGENCIAL
Un sistema psicológico interconductual para el campo aplicado Al doctor
Tercera reimpresión de la primera edición Emilio Ribes Iñesta
Derechos Reservados
2006

UNIVERSIDAD NACIONAL .AUTÓNOMA DE MÉXICO


FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES IZTACALA
Av. de los Barrios No. 1, Los Reyes Iztacala, Tlalnepantla,
54090, Estado de México, México.

2002 Primera edición


2004 Primera reimpresión de la primera edición
2005 Secunda reimpresión de la primera.edición

Ninguna parte de esta obra puede ser reproducida o trasmitida,


mediante nin gún sistema o método, electrónico o mecánico, -
sin el consentimiento escrito de la UNAM FES Iztacala.

APOYO TÉCNICO
É
MC JOS - JAIME ÁVILA VALDIVIESO
Corrección de estilo, formación editorial y cuidado de la edición
- FEL
DG - XIX L. M~0.N= HERNÁNDEZ
Diseño de portada

C. EERICK1 IBA-PRA A-NDKADE-


Preün~2~,,

E H
l.mpREsc, Y H C O, EN MEXICO
íN'DICE

P, ólogo
Prefacio
Introducción

Capítulo I. Desarrollo histórico de la psicología conduc -


tual aplicada, algunos comentarios
 Surgimiento de la terapia coni,irtual 3
- Análisis conductual aplicado 9
- El enfoque cognitivo
1
1
 Esta
doactual1 4

Capítulo U. Un análisis de la tecnología conductual


1
7
- Las limitaciones del paradigma
1
8
- Limitaciones en las aproximaciones terapéuticas
2
7
- Algunas premisas
4
0
- La dimensión psicológica de los problemas humanos
4
1
- Otras profesiones con aplicación social
4
4
- Concepción clínica de los problemas
4
5
- Tecnología psicológica
ANÁLISIS CONTINGENCIAL

Capítulo IV. El análisis contingenciaL sus componentes


77
generales

Capítulo V. El sistema microcontingencial 85


87
- Morfoloq5as de conducta
91
- Situaciones
95
- Personas PRÓLOGO
99
- Efectos
101
Capítulo VL El Sistema macrocontingencial

Capítulo VII. Génesis del problema - 113


119
Historia de la microcontingencia -
120
Estrategias de interacción
120
- Evaluación de competencias
123
Capítulo VIII. Análisis de soluciones
Capítulo IX. Selección, diseño, aplicación y evaluación
129
E1 sistema psicológico para el trabajo clínico, llam a d o
de los procedimientos de intervención A n ál isi s co nti n g enc i al , a p e s a r d e su novedad
131
- La naturaleza de la interacción terapéutica t i e n e u n a l a r g a h i s t o r i a . P r o v i e n e d e qui enes s e
133
- Tipo de procedimiento en términos de sus efectos - decl araban conductis t as hace un par de décadas y
134
Funciones del terapeuta que ahora se identifican como interconductistas. ¿En qué
Capítulo X. Algunas investigaciones con análisis contin- consiste este cambio? ¿Qué tanto es un re-. calentado de lo
gencial 143 antiguo o un cambio radical? Entender sus preocupaciones,
149
Comentarios firmes
153
motivaciones y línea de ft-abajo, obliga a considerar el
Biblioerafía estafas científico de la psicología, la historia del análisis
157
Anexo experimental de la conducta y las repercusiones que ha
159
- Guía de un resista
- Análisis de soluciones
164 tenido el ingenioso trabajo de Emilio Ribes, el psicólogo
166 más destacado de habla hispana. La presente obra se
- Formato para vaciado de datos
170
- Matriz de selección, diseño y evaluación de técnicas desprende de los vínculos que la autora de este libro ha
tenido con este científico del comportamiento.
Lo que popularmente se reconoce como psicología es
tina mezcla de mitos populares acerca de los misterios de una
mente inexpugnable, al igual que conjeturas fantásticas a
partir de observaciones simples. En mejores condiciones
también se le reconoce como un proyecto de ciencia, con un
cuerpo de investigación que le sirve de base, pero que es
X
ANÁLISIS co?,-IWG-;NCLak.
PROLOGO-

dispersa y heterogénea. También se habla de psicología para


referirse a una serie de herramientas prácticas {pruebas psi- la conducta, finalmente tuvo que darse un repliegue derivado
colágoicas, dinámicas detodos de instrucción, estra- de las limitaciones de concepción acerca de la 'con- ducta
g~ , m é t o d o humana, y que hoy aparecen con mucha nitidez; esta visión
para el control de pensamiento o emociones, etcétera) había nacido al amparo de la fisiología experimental y había
que aunque sean valoradas en el mercado de -trabaio, se adoptada el paradi g ma del refieja,- eso, aunque ayudó a
pueden considerar teóricamente huérfanas de una teoría c,,e- desterrar muchos mitos en la interpretación del
neral que les dé sustento. comportamiento, tuvo un efecto desfavorable en la medida
En la lucha, para ciarle a la psicología un auténtico que propició interpretaciones reduccionistas de la conducta
estafas de ciencia, ha ju gado un papel muy importante lo humana y de los eventos sociales, sobre todo de condicio-
que se conoce como conductismo, o más precisamente, el nes tan importantes para el quehacer humano como la moral,
Análisis experimental del comportamiento. Desde ahí se los valores de los grupos - sociales y, en general, los aspectos
han hecho esfuerzos destacados para definir sin ambigüe- culturales y normativos que le dan contexto y sentido a la
dades el objeto de estudio y el método, así como por ir conducta humana.
conformando una teoría sistemática construida sobre una Ante estos hechos se podían asumir, cuando me-
investigación básica que derive en aportaciones tecnológi-
nos, dos posiciones: la de un consumidor , que decide
cas o. estrategias de intervención. cambiar de marca cuando le salió mal el producto, o bien la
En los años 60 y 70 se produjo, sobretodo en Lati- opción de un intelectual comprometido con el saber, que
noamérica, un gran auge de esta concepción, basada fun- se preguntaba dónde habían estado los problemas para
damentalmente en la teoría del condicionamiento y en la entenderlos y ponerles remedio. Tanto la autora como otros
obra de B. F. Skinner. En dicha época abundaron los tra- pocos intelectuales de.la psicología optaron por la segunda
bajos que proporcionaban una gran cantidad de estrategias alternativa, y en la presente obra se aprecian al_ -, zunos
de intervención. La psicología se veía reconfortada con es- resultados de este empeño.
tas aportaciones, y se daba un paso decisivo en su tarea de
transformar o incidir en la conducta humana, atacando los ¿Cómo superar las limitaciones del tradicional
problemas que aquejan a individuos, instituciones y grupos análisis de la conducta y al mismo tiempo conservar la
sociales. Fue un escalón crucial para abandonar esa psicolo- tradición de rigor conceptual y metodológico? ¿Cómo re-
g
ía de conjeturas y especulaciones mediante la irrupción de cuperar, y darle un contexto más adecuado a sus aporta-
una metodología rigurosa que establecía relaciones entre va- ciones ? Desde hace más de una década, Emilio Ribes,
riables, que probaba objetivamente la efectividad de sus junto con otros colegas destacados, se avocó a la tarea de
procedimientos y que compartía, cuando menos en los con- analizar a profundidad el origen de los problemas y las
ceptos, un lenguaje entre la investigación básica y la aplica- vías más adecuadas de solución. Han recorrido un largo
da. No obstante las aportaciones del análisis experimental de camino que ha pasado por la filosofía, la historia; por el
penoso quehacer teórico de construir una visión natural y
ANÁLISIS COINFINGENCIAL PRÓLOGO

objetiva de la psicología, por cimentar un tejido concepinil y Sin embargo, el presente trabajo todavía es denso, no
una sintaxis teórica. Fruto de su trabajo han sido interesantes constituye una obra de fácil lectura_ Los artífices de esta
propuestas de cómo analizar viejas temáticas como la visión de la psicología enfrentan el tremendo, reto de hacer
personalidad, la inteligencia y el pensamiento, entre otros. comunicables sus ideas. La oscuridad de su actual lenguaje
La expresión más acabada, vinculada- al trabajo se explica en razón de que se tuvo que ir construyendo un
aplicado, la constituye el llamado Análisis contingencial, habla teórica con significados precisos; porque detrás de
herramienta conceptual para abordar los asuntos de la muchas nociones claves se encuentra un prolongado análisis
psicología clínica y que se desprende del trabajo teórico e de su historia e implicaciones, que ahora no está
histórico de Ribes y colaboradores. En él se encontrará la suficientemente explícito; o porque los viejos conceptos
concreción del análisis de la moral y los valores a nivel tienen ahora connotaciones diferentes.
psicoló g ico como contextos valorativos del comporta- Sin dejar de señalar esta responsabilidad comunica-
miento, sin perder el horizonte de análisis que corresponde tiva, hay que recomendar la lectura cuidadosa y recelosa,
al psicólogo. Se aborda con acierto este componente social una lectura que se preocupe por analizar y verificar las
valorativo que subyace al trabajo que se hace en psicología propias interpretaciones que se vayan haciendo. Al lector
clínica, visión indispensable para no aplicar ciegamente le recomendaríamos que si "aspira a una comprensión de-
prw5¡imíentos correctivos,. y para no considerar ciertos cente de la propuesta que ahora se presenta, es menester
comportamientos como intrínsecamente patoló gicos, familiarizarse con este lenguaje especializado. A lo largo de
deformación que en el pasado condujo a atrocidades en los capítulos fueron quedando marcadas con sus citas, las
contra de grupos minoritarios a los que se señalaba como pisadas que se tuvieron que dar. El lector debe estar
poseídos de enfermedades de la mente. dispuesto a revivir este camino para alcanzar al andante;
La presente obra constituye un trabajo esperado por debe leerlo a la manera de un hipertexto computacíon.91,
quienes se preocupaban por las derivaciones aplicadas del vinculándose con frecuencia con literatura relacionada, para
trabajo teórico. Durante mucho tiempo los analistas de la después regresar al punto de origen. Si se tiene éxito en la
conducta permanecieron en la autocrítica para la reconstruc- comprensión de la propuesta, la presente obra puede
ción de sus concepciones teóricas y el diseño de estrategias funcionar como un marco de referencia que dé lugar a tra-
de intervención. Su trabajo se realizó casi en la privacidad, bajos de intervención terapéutica que partan de una lógica
en el cubículo y el aula, con grupos reducidos de alumnos, radicalmente diferente, la cual diversifica y le da contexto a
en congresos con audiencias circunstanciales o de paso. las funciones que puede cumplir un lerapeuta.
Ahora se da un salto importante, un producto permanente En los primeros capítulos del libro se hace una rese-
sistemáticamente org2ni7ndo que incluye los fundamentos en ña histórica del Análisis experimental del comportamiento,
los que se sustenta una herramienta de Intervención en el un examen que considera la profundidad de sus nociones fi-
ámbito de la Psicología clínica. losóficas básicas, al i--i,21 que su impacto y evolución en el

XIV XV
área clínica. Se analiza la genealogía y las circunstancias el caso del análisis de los asuntos clínicos, se pueden
ed co tis
i-
que llevaron a diversificar sus enfoques, el papel que han derar los desajustes entre el control inmediato o sinianional
jugado: una concepción filosófica de tipo dualista, la adop- del comportamiento y las normas valoradas en una comuni-
ción de un paradima derivado de. la fisiología experimen- dad. Esto se concreta en un inTeresame análisis de las co-
tal, la tremenda tradición clínica que ve el comportamiento rrespondencias entre lo que el individuo hace (llevado por
bajo el prisma del modelo salud-enfermedad, y lo que ha condicio= situacionales) y lo que cree (lo cual se ha ido
significado la presiónsocial para dar sorucione.-, prácticas construyendo a partir de lo que sus diferentes grupos
mediante la generación de una falsa tecnología de interven- sociales valoran).
ción terapéutica. Por lo que se refiere al sistema microcontingencial, en
Posteriormente, en la parte más densa del libro, se él se aborda el nivel tradicionalmente considerado como
trata de presentar el conjunto de premisas de donde se deri- psicológico, pero poniendo el énfasis en la interacción, en,
va la propuesta del análisis contingencia) Hay 1in;i sinopsis el análisis de las relaciones del individuo con su entorno
tanto de L)s planteamientos de J. R. Kantor en relación al más inmediato en un contexto social, histórico y ffsico.> De
objeto de estudio dé la psicología, como de un sistema de ahí se va configurando el tipo de comprensión que se debe
definiciones y clasificaciones propuesta por Ribes y López, tener de los problemas de la psicología clínica. Se propo~
que sirve como inspiración y frecuente punto de referencia. nen las directrices para proceder al análisis de este nivel,
Ambas obras, más que productos terminados, han requerido considerando las funciones que cumplen las' diferentes per-
una buena labor de interpretación, restauración y ajustes. sonas y circunstancias significativas que participan en el
No será infrecuente que su lectura conduzca a confusiones, problema.
perplejidades o expectativas paralizantes. El lector no deberá 'La conjunción del análisis macrocontingencial y
microcontingencial configuran un
desanimarse por esta circunstancia, precisamente porque sistema global de inter- globa
ahora se trata de vincular planteamientos con herramientas derivado de una lógica radicalmente diferente del
de intervención. A pesar de las limitaciones expositivas de trabajo clínico, lo cual debería traducirse en una interven-
estos escritos, constituyen fuente de e importantes ideas y ba- ción mucho más estratégica en la medida que se tiene una
geajes históricos de indispensable consideración. perspectiva más amplia y un marco de referencia que le da
Las características particulares del análisis contin- contexto a cada fase o acción del proceso terapéutico. En
gencial se describen en los capítulos subsiguientes del li- este sistema se considera, por ejemplo,
, que el efecto de la
bro. Se destina uno de ellos al llamado sistema macro- intervención no es solamente sobre la conducta particular
contineencial. Esta dimensión de análisis constituye una que se presenta como problema, sino también se contempla
fórmula novedosa donde se concretan los asuntos de los va- el peso de las t,-Pde=,iac, o propensiones; la influencia
lores y la moral como condiciones normativas que predispo-
que puede tener el comportamiento de otras personas
nen el comportamiento en determinada dirección; y que para
significativas, además del sistema de valores del individuo
en-relación

XVI m
ANÁLISIS CONTINGENCIAL


con los que sostienen los grupos sociales en los que está
inmerso -el usuario.
Finalmente, la autora proporciona una serie de es-
quemas, herramientas y procedimientos que le darían con-
creción a todas las ideas previas. De cualquier manera,
estos recursos que se presentan, si se quiere aprender a PREFACIO
manejarlos con decoro y eficacia, requerirían de un grado
razonable de conocimiento de las técnicas terapéuticas más
frecuentes, así como de una cautelosa y analítica puesta en
práctica que busque realimentar la relación teoría-práctica. . Este libro pretende introducir a estudiantes y estu-
Como toda propuesta . novedosa, no está exenta de los erro-
res y rectificaciones que se dan como efecto de su puesta
en marcha, . máxime si proviene de una tradición donde se
privilegia el rigor científico. diosos de la psicología a un sistema alternativo
para el campo, aplicado, que permite, el análisis y
• Luis G. ZARZOSA EscoBEDo
modificación del comportamiento humano indivi-
dual: el Análisis Contingencial. Dicho sistema surgió de
un cuestionamiento de la tecnología actual, así como de la
adopción de un modelo teórico alternativo: el modelo in-
terconductual. La propuesta de este sistema implica un
compromiso ideológico, con una serie de premisas y con-
cepciones acerca de la disciplina y de la acción profesional
que van, desde la -definición de interconducta como objeto
de estudio, hasta la propuesta de la desprofesiomiiznrión
como estrategia de acción en el campo aplicado. Es por ello
que un segundo objetivo es tina invitación a la reflexión de
los fundamentos de nuestra profesión..
Como resultado de la lecnira d:e este libro no se
pretende que se maneje, como tal, el sistema de Análisis
Contingencial; el propósito fundamental es introducir al
lector interesado en este tema. Lo que sí se pretende es
1 que se reflexione sobre el quehacer de la psicología en la

y
solución de problemas humanos, considerando el estado
actual de esta práctica, así como las propuestas que aquí
se incluyen. El manejo del sistema requiere no solamente
del conocimiento de sus fundamentos y premisas, sino de
un entrenamiento supervisado; sin embargo,. partir de di-
cho conocimiento ? así coi &. reflexiones previas, puede LNTRODUCCIÓN
ser la base de este entrenamiento.
El libro está formado por diez capítulos. Se revisa
parte de la historia de la Modificación de conducta y Tera-
pia conductual, las premisas y fundamentos del Análisis
contingencial y se describe, en capítulos independientes,
cada paso de este sistema. Cuenta también con un anexo
que incluye- una serie de instrumentos que facilitan la ri
aplicación de la metodología, tales como Guías de Históricamente la Psicología como profesión se h a
entrevista y formatos para vaciado de datos. Estos conformado de acuerdo a las demandas que s e
instrumentos son un auxiliar muy importante para la le han impuesto socialmente. El
aplicación del sistema y resultan particularmente relevantes ..
p l a n t e a - m i ent o de ci ert os p robl em as com o
para aquellos que no tienen experiencia en el campo propi os de la disciplina, así como los procedimientos y
aplicado. soluciones propuestos se han derivado de un
enfrentamiento prematuro con una realidad impuesta
como encargo social. Tal compromiso no ha permitido
MA. DE LOURDES RODRíGUEZ CAMPUZANO consolidar una tecnología psicológica científica. Al
margen del contenido específico de la díscipl.ini, la
psicolo g ía aplicada ha tenido que cumplir con ~-- 0
encara s como la elaboración de instrumen- tos para medir
inteligencia o aptitudes diversas, la selección y
capacitación de personal, la solución de problemas
institucionales o del campo de la salud, entre otros. Así,
nuestra disciplina cuenta con dos historias paralelas; por
un lado, la psicología básica que define un objeto de estu-
dio y adopta paradigmas con la fin2IM28 de dar cuenta del
campo de relaciones correspondientes a su dominio empí-
1
rico- por otro, la psicología aplicada que enfoca su
atención en la elaboración de procedimientos para cubrir
una demanda social particular.
I
ANÁL SIS CO`N-MJGENCIAL

Losintentos por construir una tecnolo gía científica


se diluyeron con el tiempo, debido'tanto a las propias res-
tricciones de las teorías dominantes como a la adopción del
modelo médico-clínico como forma de acción profesional.
En la actualidad, el campo aplicado está conformado por
unn serie de tendencias heterogéneas en cuanto a cienos Capítulo 1
aspectos. Algunas de éstas se han configurado según los.
campos particulares de intervención (p. ej. terapia fami-
DESARROLLO HISTÓRICO
liar, psicología de la salud, psicología gía del deporte, medi-
DE LA PSICOLOGÍA CONDUCTUAL APLICADA
cina conductual), otras se caracterizan por un enfoque
Algunos comentarios
teórico-tecnológico específico (p. ej. terapia sistémica,
aproximación cognitivo-conductual, terapia cognitiva), y
algunas otras por su énfasis en la solución de problemas
al mareen de un fundamento teórico (p. ej. terapia breve,
aproximaciones multimodales).
Dicha heterogeneidad responde al interés funda-
mental por resolver los problemas que la demanda social Surgimiento de la terapia conductual
presenta, al margen del conocimiento de los procesos que Para entender por qué en éste libro se propone un
intervienen en las complejas relaciones humanas; y como s i s t em a p a r a i n cu rs i on a r e n l a a pl i c a ci ón d e
señala López (1987), aún cuando se consiguen resultados l a psicologí a, es necesario remitirnos a los
exitosos, no existe un cuerpo coherente e integrado de antece- dentes de la llamada psicología
conocimientos, y mucho de la aplicación de nuestra dis- aplicada, así como
ciplina se deja a la comprensión personal del problema o a algunas consideraciones conceptuales acerca de la
al "sentido clínico" del psicólogo aplicado. Lo que se re- aplicación de la psicología. Para empezar, vale la
quiere es un cuestionamiento a fondo 'de las premisas, la pena hacer un poco de historia con respecto al
lógica
9 y las concepciones tácitas que rigen el quehacer ori gen de la llamada psicología aplicada.
profesional. Esto ayudnrá a construir una verdadera tec- La Psicología surgió como profesión antes de que se
nología derivada de la ciencia básica con todas las apor- consolidara una ciencia psicológica, es decir, se crearon
taciones que ello implicaría. 9 disciplinas para responder a ciertas demandas sociales,
que no atendían otras profesiones. Estas surgieron en el
campo de los =tomos de comportamiento, en el campo de
la educación y en el, campo de la medición de aptitudes,
siendo el psicoanálisisy la psicología diferencial los
encargados de
ANÁLISIS COI.-INGEMNICIAL
DES-AKROLLO HISTÓRICO DE LA PSICOLOGÍA...
cubrir una demanda cada vez más creciente por parte de las
instituciones sociales. Con la Primera Guerra Mundial sur-
gió la aplicación de la Psicología diferencial y su tecnifica- Tra7nr la fecha del origen histórico de esta aproxi-
ción psicométrica, y hasta la Segunda Guerra Mundial se mación es una labor dificil, aunque sus fundamentos tienen
originó el movimiento de Salud mental y la Ingeniería una historia relativamente reciente. Estos fundamentos
humana (Riber, 1982). Siff pieteudei explicar o hacer un vienen del paradigma del reflejo, de la psicología expen-
análisis de este tipo de disciplinas, vale la pena señalar que. mental comparada (especialmente de Thorndike), la, filoso-
no se derivaron de una ciencia básica, sino que. se fueron fía del Conductismo formulada por Watson (Kazdín,
creando a través del enfrentamiento con los propios proble- 1989), quien a su vez retomó el paradigma delreflejo y
mas que la demanda social les presentaba con la intención muchos de los aspectos formulados por Thorndike en su
de darles solución, y se fueron haciendo teorías producto de teoría del aprendizaje y, en particular, del modelo operan-
la propia experiencia práctica, permeadas por un modelo te formulado por Skinner (Ribes, 1982; KazdírL 1989)- La.
médico. Estas prácticas coexisten con otro tipo de aproxima- mayoría de estos autores trabajó *en el campo básico de la
ciones cuyo origen está más vinculado con el conocimiento disciplina, dedicándose a la investigación experimental y a
básico que son aquellas conocidas como conductililes. A és- la formulación teórica. El paso de la investigación en labo-
tas les dedicaremos un mayor espacio. ratorio a la aplicación fue gradual, aunque ya los mismos
La aparición de la modificación de conducta repre- teóricos habían llevado a cabo algunos intentos por aplicar
sentó una revolución en el campo de lo que se estudiaba sus principios en ambientes naturales y con sujetos huma-
como "salud. mental". Previamente a su aparición, como ya nos (p. ej. Watson y Pavlov).
se señalaba, la disciplina psicológica se elaboró en respuesta Propiamelite la modificación de conducta se dio a.
a demandas sociales específicas surgidas en distintos cam- partir del trabajo en laboratorio, así como de las teorías so-
pos, sin vinculación con una Ciencia Psicológica, sino más bre aprendizaje y condicionamiento que tenían implicacio-
bien nutrida de distintas concepciones (p. ej. médicas, filo- nes tecnológicas. Esta vez se pretendió establecer a la
sóficas) y adoptando, si acaso, algunos aspectos del método psicología como profesión a partir de un cuerpo básico de
experimental, conocimientos de la psicología científica y no como sucedía
, pero, empleándolos en el -estudio de la mente o con esa profesión psicológica ya existente, que se fue crean-
de otros constructor hipotéticos. Es por ello que no se do a través del intento de responder a demandas concretas.-
puede decir que existiera ya una psicología aplicada, puesto
que, por un lado no se había definido qué debía estudiar la Por su parte, el desarrollo de la Terapia de con-
psicología y por otro, no se había generado un conocimiento ducta (que no equivale exactamente al movimiento de
psicológico que se pudiera aplicar. La aparición de la Modi- Modificación de Conducta) empezó en Sudáfrica y
ficación de Conducta representa un giro en ese sentido, da- procede fundamentalmente del trabajo de Wolpe durante
do que es el enfoque que surgió con la intención de aplicar los años 40 y 50. Este autor investigó acerca-la producción
el conocimiento de la Psicología como ciencia, a la solución y eliminación de las neurosis experimentales en gatos
de algunos problemas humanos. y creó la técnica de la desensibilización sistemática, fun-
g damentándola en el principio de la inhibición recíproca

4
• i 5
ANÁLISIS CON-IINGENCIAL
DEs.ARRoLLo HISTÓRICO DE LA PSICOLOGÍA._.

sumido o del paradi gma del reflejo. Su trabajo tuvo un dolos en relación al modelo del reflejo (En: Kazdin, 1989).
gran impacto y en la Terapia -Conductual muchos autores La aplicación sistemática del condicionamiento
estuvieron influidos por él (p. ej. Lazaras) y aplicaron su operante a la conducta humana fue un factor crucial en el
técnica a diversos problemas psicológicos (Wolpe, 1977). desarrollo de la modificación de conducta.
La Terapia Conductual estuvo más enfocada desde su sur- Skinner no sólo formuló la teoría del
gimiento a la solución de problemas que a la vinculación condiciona-miento operante, sino que incursionó en su
con una teoría científica, y con el tiempo fue incorporando aplicación junto con Lindsley. Bijou y Lindsley (En:
modelos "explicativos" de problemas específicos, así co- Kazdin, 1989) investigaron los métodos operantes con
mo diversos procedimientos de orígenes pragmáticos. pacientes psicóticos institucionalizados, mientras que
El desarrollo de la Modificación de Conducta co- Bijou los estudiaba con niños. El método que emplearon
menzó en Inglaterra de manera independiente al trabajo de enfatizó el uso de respuestas operantes libres, estímulos
Wolpe. Uno de los pioneros aquí fue Eysenck (Ka7,din, discrinimiativos, y el control de las consecuencias de las
1989), quien enfatizó la necesidad de investi gar y aplicar respuestas, sin embargo, en Estados Unidos, incluso a
los hallazgos de la psicología experimental a la clínica. Sus finales de los años 50, no había aparecido todavía ningún
fundamentos teóricos venían de las teorías del aprendizaje. movimiento formal y unificado al que se denominara
Otros pioneros fueron Shapiro, Jones, r- leyes y Yates Modificación de' Conducta. Su reconocimiento en
(Kazdin, 1989). Todos ellos se basaron en las teorías del Inglaterra a finales de
aprendizaje y del condicionamiento para diseñar técnicas g los 50 y princi-
como la graduación de tareas o el biofeedback, y posterior- pios de los 60 fue el que crisrq1¡7ó el movimiento en Esta-
mente la inundación, el modelamiento y la terapia aversiva. dos Unidos. Un común denominador de este movimiento
fue su contrastación con el enfoque tradicional psicodiná-
En Estados Unidos, a pesar de que ya habían sur- mico, aunque a finales de los años 60 disminuyó la con-
gido aplicaciones "clínicas" de las teorías del aprendiza- troversia y a partir de ese momento empezó -a atraer la
je, se aplicaron otras técnicas surgidas del paradigma del atención la propia investigación tecnológica de corte con-
reflejo y, en particular, los métodos del condicionamiento ductual. Empezaron a aparecer textos generales y el mo-
operante. Dunlap ideó una técnica llamada "práctica nega- vimiento ganó solidez siempre apoyado en un cuerpo de
tiva", que nunca fundamentó teóricamente. Voe g tlin y técnicas terapéuticas. A medida que se reportaba éxito con
Lemere elaboraron una terapia aversiva para el tratamiento distintas técnicas conductuales, aparecieron intentos para
del alcoholismo basada en el principio del reflejo condi-
integrar la terapia de la conducía y la psicoterapia, dado
cionado. Saltes creó una técnica de autohipnosis explicán-
dola con base en el segundo sistema de señales postulado que empezaron a hacerse nítidas las semejanzas entre am-
por Pavlov, después empleó varios procedimientos muy bas. Por ejemplo, los terapeutas de conducta sostenían que
s . @o' ares a lo que ahora se conoce como autocontrol, las demostraciones de eficacia de sus tratamientos eran
más científicas que las de la terapia convencional; sin em-
ensayo conductual y condicionamiento encubierto. explicán-
bargo. su mayor apoyo provenía de casos clínicos. Tam-
poco era muy claro el fundamento entre la terapia de la
A?\iÁIJISIS CON-IINGE.NCIAL DESARROLLO HISTÓRICO DE LA PSICOLOGiA_

conduces y las teorías del aprenííl7nje. Igualmente los defen- problema y en su énfasis sobre la medición de la
sores de la modificación de conducta sostenían que su inte- misma.
rés era la conducta manifiesta .y_no las causas subyacentes, f) Tratamiento. Se caracteriza por el empleo de técni-
pero había autores que explicaban la conducta con_ base en
cas estandarizadas dirigidas fundamentalmente a la
factores "encubiertos". Hay que agregar que aspectos tales
elirnin2rión de conductas problema (Kazffin, 1989).
como la relación terapéutica, la kdorm%Líórr y el m=jo de
Así, es importante señalar que aunque en un prin-
expectativas por parte del terapeuta, jugaban un papel im-
cipio este movimiento se fundamentó en el conocimiento
portante para la eficacia de algunas técnicas (Kazdín, 1989).
básico, con el tiempo se fue desvinculando del mismo, de
Así, el movimiento de Modificación de conducta modo tal que ahora es un movimiento heterogéneo con
se fue flexibilizando con el tiempo. Las primeras defini- características en corniIn, como las antes
ciones de terapia de conducta se basaban fundamental-
mente . en sus relaciones con la investigación y las teorías
del aprendizaje. Más recientemente lo que se ha enfatiza- Análisis conductual aplicado
do es la necesidad de contar con una tecnología eficaz,
soslayando el papel de la disciplina básica, de cualquier Aún cuando la Modificación de Conducta es la aproxima-
manera-sé le considera como un movimiento porque a ción que se conoce como conductual, hay que mencionar
pesar de sus diferencias, según los propios modificadores una. aproximación caracterizada por la aplicación de las
de conducta existen varios denominadores comunes: técnicas derivadas del modelo operante. Dado que el rubro
a) El modelo conductual de conducta anormal. Un su- general de modificación de conducta o terapia conductual
puesto básico es que las conductas se aprenden, se no aseguraba homogeneidad teórica o metodológica, se
mantienen y modifican por los mismos principios, hizo ima distinción posterior entre modificación de con-
independientemente de que se les considere "norma- ducta y análisis conductual aplicado, este último se carac-
terizó por un interés mayor en. la investigación que, en la
les" o "anormales".
b)- Empleo de datos de la psicología experimental. La aplicación, así como por su vinculación con supuestos teó-
modificación de conducta depende de conceptos y
1
ricos y filosóficos de la ciencia básica (Deitz, 1978).
procedimientos surgidos del laboratorio. Uno de los primeros objetivos del Análisis conduc-
c) El interés por la conducta. Al margen del interés tual Aplicado fue el demostrar la utilidad del enfoque ope-
de algunos modificadores de la conducta por eventos rante en la investigación del comportamiento humano y
"privados" o "co g nitivos", existe interés por la determinar si los datos obtenidos en la investigación animal
alteración de la conducta manifiesta. en laboratorio podrían ampliarse al campo humano. Autores
d) Metodología. La modificación de la conducta se importantes en esta etapa fueron Barrea y Lindsley (1962). Bi-
unifica en términos del método de evaluación que jou (1957). Baer (1962). y Goldiamond (1965), entre-otros.
siguen los profesionales con respecto a la conducta

8 9
ANÁLISIS CONTINGa4CIAL DESARROLLA HISTÓRICO DE LA PSICOLOGiA..

Desde mediados y finales de los 60, las técnicas El enfoque cognitivo


uperantes ya se aplicaban profusamente en diversos centros Aparte de las aproximaciones pragmáticas de la terapia
de investigación e instituciones, y así el objetivo inicial de convencional, de la Modificación de conducta, la Terapia
investigación con conducta humana se fue transformando en Conductual y el Análisis Conductual Aplicado,
un interés cada vez mayor por la propia aplicación, impli- existen otra serie de enfoques. Uno de ellos, que cada
cando algo más que la ampliación de métodos y conceptos vez tiene un mayor número de adeptos, y que no
del laboratorio a situaciones naturales. Sin embargo, los podemos dejar de mencionar es el cognitivo. Esta
analistas conductiinles se encontraron con varios problemas aproximación se desarrolló independientemente del
al enfrentarse a medios naturales: I -2s respuestas en la con- Conductismo de Watson y ulterior a Skinner, y aunque
ducta humana eran mucho más complejas y versátiles, las hay quienes la relacionan con el Conductismo, constituye
consecuencias no eran programables, la precisión del labo- una postura psicológica diferente.
ratorio no se alcanzaba en este medio; el mantenimiento y la Recordemos que fue WaLson quien definió por
transferencia de los logros terapéuticos no se lograban; se primera vez el objeto de estudio de la psicología, a la vez
encontraron casos en donde los sujetos no respondían a las que asentó sus bases conceptuales y metodológicas, razón
contingencias programadas; esto, por mencionar sólo algu- por la cual algunos autores lo consideran el Padre de la
nos de los problemas encontrados. Psicología ( g ibes, 1982); sin embargo, según
Kazdin (1989), a partir del Manifiesto Conductista de
Todo ello llevó-a: que con el tiempo muchos autores
Watsoñ en 1913, muchos teóricos en desacuerdo con este
cuestionaran la postura y las suposiciones básicas sobre la
autor pro-
naturaleza de la conducta humana que sostienen los
'
analistas conductuales. Así, se ha puesto en tela de juicio
pusieron modelos para "superar" lo que consideraban una
a la propia teoría argumentando, por ejemplo, que es una
psicología E-R. Así por ejemplo, Hull (Teoría
postura ambicanlista que considera al individuo como
hipotético-deductiva), Tolman (Conductismo
agente pasivo, se ha objetado que el modelo excluye a los
propositívo), y Mowrer (Teoría de los dos factores),
procesos comitivas y se han hecho críticas "éticas" en
introdujeron conceptos me' diacionales o variables
relación con la manipulación que se ejerce a través de es-
intermedias en las relaciones E-R. En un momento
ta aproximación. Actualmente, y aún en el contexto de
posterior, investigadores como Bolles, Bower y Neisser,
debates de este tipo, el Análisis Conductual Aplicado
se interesaron por temas, según ellos ignorados o tratados
consiste en una serie de técnicas que se basan en proce-
insatisfactoriamente por las teorías conductistas:
dimientos como el reforzamiento, el casti go y la extin-
pensamiento, sentimientos, percepción-
ción, que se aplican a distintas poblaciones y en distintos
campos de la actividad humana (Kazdin, 1989). El hecho de que distintos teóricos propusieran ex-
plicaciones mediacionales en el tratamiento de la
conducta tiene que ver, de acuerdo con Kazdin (1989),
con la concepción de cada teoría con respecto a las
diferencias entre conducta animal y humana. De hecho,
este autor señala que en las teorías mediacionales se
hicieron patentes
COI, As—I—N C — —NALISIS
ENCIAL DESARROLLO HISTORICO DE LA PSICOL•GLk...

los cuestionamientos acerca de que los principios del persona, o bien 11 el estudio de las ideas, su desarrollo, for-
aprendizaje animal no permitíann-dar cuenta de los pro- mción, contenido, interconexiones y efecto dinámico
blemas de aprendizaje y pensamiento humanos. Alpinos (Zumaya, 1993). Revisando la literatura cognoscitiva,' el
autores como Guthrie consideraban que la especificidad término alude a: a) una clase de respuesta compuesta por
de los estímulos no era suficiente para dar cuenta de la eventos privados, b) mediadores de la conducta que enca-
conducta; se requería saber cómo el'sTJero percibía lbs denan estímulos y respuestas, o c) estructuras complejas
objetos y lo que esa percepción significaba. Y así fue casi automáticas que organizan y generan conducta pero
como empezó una postura particular. que funcionan de modo independiente de los principios
Aparte de las explicaciones de tipo mediacional ya conductuales. Los distintos usos del término tienen que ver.
mencionadas, a finales de los cincuenta, la psicología re- con la postura de cada una de las mencionarlas escuelas.
cibía. tres grandes influencias que promovieron la crea- Las posturas cognitivas están conformadas, por
ción de modelos cognitivos. Primero la computadora, un lado, por concepcioneses teóricas o filosóficas, que pre-
que podía realizar. varias actividades "como las huma- tenden explicar: la organización funcional de la mente,
]:las":, aprender, almacenar, manipular y recordar infor- los fenómenos cognitivos, el aprendizaje o la conducta,
mación. La segunda influencia derivó de la lingüística, siendo que la explicación de tales "procesos" gira alre-
que postulaba la existencia de estructuras subyacentes a dedor del término cognición, así como a su vinculación
la comprensión y. producción de lenguaje; el personaje con el estado salud-enfermedad. Por otro lado, presentan
más destacado en ese momento fue Chomsky, quien en sus concepciones acerca de las enfermedades mentales o
su libro 'Syntactic structures' presentó un análisis cogni- desórdenes cognitivos, así como a su "corrección", en lo
tivo de la conducta linguistica. La tercera influencia re- que llaman psicoterapias cognoscitivas.
cae en Piaget y los pospiagetianos, quienes centraron su
interés en el desarrollo de las estructuras y procesos que De acuerdo a Zumaya (op. cit.) las tres, más que
intervienen en los cambios evolutivos en el conocimiento teorías, constituyen sistemas teórico-metodológicos de
humano y generaron una teoría del conocimiento (En: tratamiento psicológico, basados tanto en la cibernética
Mayer, 1981). como en una concepción psicopatológica y en un
conjunto de principios y técnicas terapéuticos.
En este contexto surge la llamada "psicología I as influencias cognitivas, aún cuando dieron origen
cognitiva". Zumaya (1993) menciona que bajo este enfo- a psicoterapias específicas, se han ido incorporando a la
que se pueden distinguir tres escuelas y que tal distinción Modificación de Conducta. De hecho, conceptos y pro-
puede hacerse con base en los fundamentos, que cada una cedimientos cognitivos se combinan o incorporan a expli-
postula. A estas escuelas se les llama: Clásica, Neoclási- caciones y procedimientos conductuales. Todo ello bajo la
ca y Cognitivo-conductual. En las tres escuelas, por 'co- premisa de que el manejo conductual es insuficiente.
nición' se ha entendido lo referido a los acontecimientos
verbales o figurados en el "flujo de la conciencia" de una

12 1:
• ANÁLISIS CONTINGENCIAL
DESARROLLO HISTÓRICO DE LA PSICOLOGiA..
De la cada vez- mayor inclusión de este tipo de fe-
• nómenos en los modelos conductuales, se fueron- delimi-
tando ramas particulares del movimiento: Modificación. infantil terapia
, familiar, medicina conductual, psicología
1fimijia
cognitiva de la conducta, Terapia cognitiva y Terapia ambiental, psicología de la salud o terapia sistémica, , y
coa-nitivo-conductual, entre otras. Se incluyeron en estas también vamos a encontrar distintos enfoques conceptuales.
tendencias ale De manera tal, que como ha señalado Ribes (En:- Palacios
gim,is técnicas cuyo origen estaba totalmente y Montalvo, 1997), existen tantas psicologías, como
desvinculado de la Modificación de Conducta. Técnicas psicólogos. Convergen, especialmente en el campo
• representativas son: La Terapia racional emotiva, el En-
trenamiento en autoinstrucción, la Terapia cognitiva, el
aplicado, una serie de prácticas distintas, a las que lla-
mamos psicología.
Afrontamiento, la Detención del pensamiento y la Inocu- Ante esta situación, que además parece imposible
lación de estrés, entre otros; de igual manera, las expli- de resolver -al menos mientras no haya, por lo menos,
caciones a problemas psicológicos se basaron en modelos consenso con respecto a cuál es el objeto de estudio-, lo
que proponemos es una postura y un sistema para incidir
cibernéticos-y en el concepto de representación.
en el campo aplicado. 8
Estado actual

Si tratamos de dar un panorama de qué es la Psicología


"Aplicada", nos hallamos ante una labor difícil. Por un
lado existen aquellas aproximaciones que se conformaron de
manera pragmática y que constituyen la llamada psico-
terapia tradicional. Por otro, están las aproximaciones
que en su origen fueron conductuales y procuraron derivarse
de la psicología básica. Por último, se generan
 nuevas aproximaciones pragamáticas y. nuevas derivaciones
de las aproximaciones conductuales; esto, solamente en
cuanto a concepciones particulares de la conducta. A ello
hay que agregar que no sólo se presentan distintos enfoques
conceptuales, sino que cada vez se crean nuevas
"especializaciones" bajo el criterio de que la demanda y el
campo de incidencia profesional las justifican. Si se
revisa la literatura que se refiere a la psicología "aplica ~
da", vamos a encontrar revistas espeCíalízadas en terapia
IM

Capítulo 2
UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA. 4
CONDUCTUAL

Sin pretender anatízar las aproximaciones tradicional es , ha y que indi car


que al m argen de l as pos ¡ -, b l e s d i f e r e n c i a s q u e e x i s t e n e n t r e
l a T e r a p i a Conductual, la Modificación de Conducta y el
Análisis Conductual Aplicado, incluyendo los enfoques •
coagnitivos actuales, todas comparten las mismas limitaciones tanto
conceptuales como metodológicas. Como ejemplo, podemos citar las
críticas a los modelos adoptados (Yates, 1977; Ríbes, 1982; Deitz, 1978;
Kazdin, 1989); a la forma de proceder con respecto a los problemas psico-
lógicos (Goldiamond, 1974- Ribes, 1990a); así como a los •
resultados obtenidos (Yates, op. cit.);yes que aún cuando •
los objetivos inici al es de la t erapi a conductual fueron la superación
de la causalidad interna, la fundamentación en una teoría psicológica y la
definición de la conducta presente del individuo como objetivo
fundamental de cualquier- estrategia de cambio, el interés por la
solución de problemas impuestos a la psicolo g ía por
sectores-sociales particulares, a_sí como diversas limitaciones teóricas,

••
ANÁLISIS CONTINGENCIAL,
UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA...

conceptuales y metodoló gicas fueron propiciando una de cartesíanismo, esto es, diferentes modalidades teóri-
práctica cada vez más desvinculada del conocimiento bá- cas, donde resulta incuestionable postular la existencia de
sico, más intuitiva, e incluso ecléctica. Algunos de estos. un aparato mental o de estructuras internas que debían
problemas se pueden analizar como: estudiarse. Ello implicaba la existencia de un mundo no
a. Las limitaciones del paradigma adoptado material que interactuaba con uno material, la conciencia
b. La falta de delimitación del objeto de estudio con la acción, el aparato intrapsíquico con los desórdenes
en el campo aplicado, y emocionales, la mente con la conducta.
c. La influencia del modelo clínico. La tradición del dualismo se le atribuye de manera ,
oficial a Descartes -aunque él no haya sido su iniciador.
Para llevar a cabo un análisis en cuanto al primer Para él cada persona vive dos historias paralelas: una pú-
nivel, es necesario comenzar señalando algunas de las blica, relativa a su cuerpo, y otra privada, relativa a su
implicaciones que ha tenido en la ciencia básica el haber alma. El alma racional determinaba la acción del cuerpo
adoptado un paradi gma mecanicista, es decir, un modelo del hombre, de modo que su comportamiento podía estu-
en donde la explicación de los fenómenos gira alrededor diarse reduciéndolo a la acción mecánica y refleja, mientras
de los conceptos acción-reacción o causa-efecto, para así que el alma o lo mental eran lo causal interno que obedecía
posteriormente analizar las implicaciones de este modelo a principios propios. La acción del hombre como
básico en el campo aplicado. movimiento debía -estudiarse a través de la mecánica,
mientras que la del alma, a través de una concepción pa-
ramecánica correspondiente a la óptica (Ribes, 1982). Esto
Limitaciones del paradigma
es lo quc se ha entendido por dualismo, el hombre com-
a) El dualismo
puesto de dos sustancias, una que funciona como principio
regidor y otra que solamente refleja lo "verdaderamente
Históricamente, las ciencias han surgido cuando formu- importante": alma, mente, conciencia o incluso cognición
lan un objeto teórico de conocimiento. propio que no se (como metáfora moderna de este principio regidor).
yuxtapone al de otras ciencias existentes y que presenta El Conductismo constituyó un nuevo abordaje para
una correspondencia empírica con la realidad concreta, la construcción de una psicoloZía no dualista. De
esto es, que es algo identificable en lo concreto. La psi- hecho, la Biolo g ía ya había intentado superar el dualis-
cología, aún cuando ya estaba planteada como disciplina, mo. El trabajo de Pavlov representa un esfuerzo metodo-
1
se convierte en _j, ciencia especial del conocimiento a lógico 1
través de la filosofía del Conductismo. Waison, en 1913, ,,ico y conceptual en este sentido, y es por ello que el
dotó a la psicología de un objeto de estudio propio: la Conductismo incorporó este paradigma aún cuando resul -
conducta. En el momento de su formulación la manera taba ajeno a su objeto de estudio.
dominante de concebir a la psicología eran diversas fótulas Ei paradi gma del reflejo fue formulado para abordar
el estudio del movimiento de los cuerpos con un modelo de
ANÁLISIS CC)'\-lT-IN(j--r-NCLIL
Á
UN AS .1SIS DE !-,k

la mecánica, aunque esto tenía por supuesto la premisa de un error categorial, dado que esta filosofía ..."representa
que la materia era contraparte del espíritu. Watson definió a los hechos de la vida mental como si pertenecieran ieran a un
la conducta como acción de los organismos y con ello tipo o categoría lógicai (o rangoso tipos de categorías),
limitó el dominio empírico de la psicología al de los mo- 9 0
cuando en realidad pertenecen a otra. El dora es por
vimientos. Así, no solamente resultó fácil transferir el
consiguiente un mito filosófico" (p. 16)¿
paradigma del reflejo de la biología a la psicología, sino
que surgieron nuevas formas de dualismo. Los enfoques A esta doctrina Ryle la ha llamado el mito del fan-
que se guían bajo una forma de explicación mecanicista tasma en la máquina. En psicología, el error categorial se
han pretendido identificar a la mente con el cerebro o con ha extendido al pretender explicar las relaciones , entre
estructuras neurológicas diversas. Otras formulaciones dos mundos de propiedades distintas, cuando en realidad
mecanicistas, abiertamente mentalistas, quedan represen- lo que se estudian son eventos que se dan a un solo nivel.
tadas por algunos planteamientos co gnoscitivos que alu- El dualismo, entre otras cosas, ha llevado a cosificar el,
den a metáforas cibernéticas. Otros ejemplos los lenguaje, esto es, a darle existencia física a lo que úni-
constituyen aquellas formulaciones que pretenden tradu- camente son expresiones del lenguaje, postulando proce-
cir conceptos referidos a eventos mentales a conceptos sos "mentales" que no existen como tales, sino que se
"objetivos", sin cuestionar la existencia misma de los generan a partir de la premisa de la existencia de la men-
procesos. "internos" (Ribes, 1982). te como una estructura que causa el comportamiento.
Igualmente ha generado la formulación de una serie de.,
La psicolo gía ha sido, en su parte teórica y bási- categorías dicotómicas para estudiar el comportamiento:
ca, históricamente dualista o ha asumido formas dualistas interno-externo, público-privado, objetivo-subjetivo, ob-
notan aparentes. Su representación conceptual y metodo- servable-inobservable; que se aplican si guiendo una lógi-
lógica ha sido adoptada de la Biolo gía. Estos dos aspec- ca por demás inapropiada.
tos han tenido una serie de consecuencias que han
repercutido, no sólo en la propia ciencia básica sino tam- La psicología previa al Conductísmo era dualista. El
bién en el campo de la aplicación. Conductismo fue un intento de trascender el dualismo, que
No es objeto de este trabajo hacer un análisis de no se logró en tanto nunca se cuestionó la existencia misma
lo que es el dualismo ni de todos los errores que implica de procesos "internos", es decir, aún las posturas
su adopción, esta labor ya ha sido realizada fundamen- conductistas asumen que existen procesos inobservables
talmente por Ryle (1949) y Ribes (1982, 1990a); aunque que ya existen y que una comunidad verbal es la que en-
cabe enfatizar que se está hablando de un error, en el que seña a referir. Ejemplos de esto son: el dolor, la moles-
se basa prácticamente toda la psicología. Se ha conside- tia, la tristeza; que se supone un individuo ya posee y
rado que la conducta es la manifestación "observable" o una comunidad verbal enseña a dar el nombre adecuado.
El mismo SIcinner dedica en su obra algunos capítulos para
externa" de algo mucho más rico y profundo que resulta
explicar el "mundo debajo de la piel", lo cual significa,
inobservable. Al dualismo, Ryle (op. cit.) lo denomina
que existe este mundo previo que habrá que aprender a

20
ANÁLISIS CONTINGE.INCIAL
UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA_...

comunicar; y el problema no consiste en aceptar la exis-


tencia de procesos tales como la memoria. la ima g ina- conceptos y procedimientos o herramientas de otras dis-
11 cíón, la emoción o el pensamiento, sino que el problema ciplinas, ya pretendiendo reducir dimensiones sociales o
11 consiste en la manera cómo se abordan, es decir, en con- bioló g icas a variables psicoló g icas. A este primer pro-
11 siderar que existen de manera previa a su referenciación. blema hay que agregar otros.
11 Ribes ha propuesto una forma de desmitíficación de estos El paradigma del reflejo concebido en el marco de
la mecánica cartesiana concentra su atención en la explica-
11 términos, abordándolos desde la perspectiva del análisis
ción del movimiento, enfatizando las relaciones lineales (lo
1 del lenguaje ordinario (Se recomienda en especial su tra-
que ocurre antes y lo que ocurre después, en imi línea del
bajo de 1990b).
tiempo), de contacto directo en tiempo y espacio. La ex-
plicación radica en describir relaciones de causa-efecto en
b) Causalidad la forma de movimientos antecedentes y movimientos con-
secuentes. En psicología, la conducta se concibe en térmi-
nos de causas y efectos en una relación contigua en tiempo
A los problemas generados por el dualismo hay que
y espacio. Las respuestas se han considerado como las va-
agregar limitaciones impuestas por la adopción del para-
riables dependientes que deben ser descritas como función
digma del reflejo como modelo para explicar el compor-
de las variables independientes que son los estímulos.
tamiento. Lo primero que hay que señalar -es que la
carencia de un paradigma propio de la psicología ha im- En su conformación histórica nuestra disciplina se
pedido formular con precisión su objeto de estudio. Con ha caracterizado por la búsqueda de estas relaciones cau-
Watson la conducta se definió como actividad del orga- sales. Las distintas teorías del aprendizaje -incluyendo
nismo, con Skinner se habla de la interacción entre la ac- aquellas que postulan variables de tipo mediacional- y
tividad del organismo y el ambiente, aunque el interés en aún la propia teoría de Skinner, han estado -dominadas
la interacción como tal, se diluye al considerar pomo por este concepto. Y es que aún cuando Skinner propone
unidad de análisis a la tasa de respuestas. Estas defini- el concepto de análisis funcional como modo de explica-
ciones, al enfocarse en lo que la persona hace, han lleva- ción para la conducta, retoma la ló gica de la causalidad
do a confundir el comportamiento con reactividad lineal en tanto propone relaciones de contacto y asigna el
biológica; es decir, a creer que todo lo que hacen los or- peso explicativo a un elemento de la relación (la variable
ganismos es conducta, respirar, moverse, y en esa medi- independiente y más específicamente -el -esfimulo reforza-
da se han g enerado problemas que van desde im2 dor), que siempre se presenta en sucesión temporal.
caracterización dicotómica (p. ej. interno-extemo), hasta Ig ualmente hay que agregar que la ló gica del re-
la falta total de delimitación del campo de eventos que fle'o excluye aspectos importantes en el análisis del com-
j 1
debe cubrir la ciencia psicoló gica. La tendencia es el es- portamiento. Dado que el interés se centra en estas
tudio reduccionista de comportamientos, ya sea adopriTido relaciones puntuales causa-efecto, se excluyen las varia-
bles comexuiales v la historia. v por ende todas aquellas
Al,;.MYRIS CZ)I\-i-INCT~zNCLA-L
UN AINÁLISIS DE LA T--CNOJ-OC,,L--..

cate g orías que hacen referenc i a a tendencias o disposi-


El interés por estudiar los efectos cuantitativos
ciones y que no cumplen con la condición de ser eventos
condujo a desarrollar procedimientos experimentales de
concretos, o más precisamente, ocurrencias (Ribes y Ló-
análisis que hicieron énfasis en situaciones en-las que sólo
pez, 1985). Interesan las respuestas, que supuestamente
podía ocurrir una respuesta a la vez, en donde el espacio y
deben definirse de manera que puedan ser observadas_
el contexto no eran significativos, en donde podía contro-
contadasy medidas; y los estímulos que también se defi-
larse la historia y en donde los cambios eran importantes
nen como eventos específicos, concretos, medibles. Ob-
solamente si podían ser cuantificables; reduciéndose así el
viamente, bajo esta lógica, ciertas características -de¡
campo de interacciones que podía abordarse desde la teoría
lugar en el que ocurre una interacción, estados de ánimo,
(Ribes y López, 1985).
hábitos adquiridos en la historia individual, conocimien-
La discreti7nción de la conducta, con el tiempo,
tos,. experiencias , etc., no tienen un lu gar en el análisis,
también ha dado lugar al empleo impreciso y elásticode
o bien se "operacionalizan" de modo tal que puedan en-
los conceptos. Así, conceptos definidos bajo esta lógica
tenderse, ya sea como estímulo ya como respuestas. A
del movimiento como los conceptos de estímulo, respues-
ello hay que sumar la inclusión de categorías de dudosa
ta o reforzador, se han extendido para abarcar eventos
legitimidad como los diversos tipos de variables media-
continuos, tendencias o estados orgánicos, en un afán de
cionales (pensamientos o "procesos internos") para ex-
incluir todo aquello que el propio paradigma excluye ló-
plicar aquéllos casos en los que no se establece un g
icamente de su dominio empírico, y el problema radica
contacto contiguo entre estímulos y respuestas. De esta
en la asignación de eventos de otra categoría a la lógica
lógica general, se desprenden otras características: gnac
lógic
del contacto entre variables. No se puede predicar lo
mismo de un estado que de irna respuesta, de un lugar
Atomismo que de un estímulo, de al go continuo que de algo discre-
to, y en este afán por incluir todos aquellos factores que
La mecánica cartesiana describió el estado discontinuo de
componen una interacción, se emplean categorías referi-
los cuerpos y sustancias. Al adoptar este paradigma, la psi-
ñ2s a variables para abarcar, por ejemplo, capacidades,
cología estudia el continuo conductual en términos de varia-
valores y demandas sociales, entre otros, y no solamente
bles discretas, esto es, definiendo respuestas puntuales. Esto
eso, sino que -el interés se mantiene en la medición de
ha llevado a medir instancias puntuales del organismo y a
propiedades cuantificables de "estímulos" y "respues-
considerar que conforme dichas instancias variaran en
tas", soslayando cambios cualitativos en la interacción
tiempo y en lo que respecta a sus propiedades cuantitativas
dado que desde la óptica del reflejo no son significativos.
(tasa), se podían -considerar representativas del continuo.
La unidad de análisis recayó en la tasa de respuestas y la
categoría central explicativa, en el estímulo reforzador.

24
ANÁLISIS CON-111JCTENCIAL
A
UN ANÁLISIS DE L. , I-E-CNOLOGLk...

d) M is ma co mp lej ida d en lo s pro ceso s


Las diversas teorías del aprendizaje y de la motivación en Ahora, como ya. se señalaba, a pesar -de las ]imita-
general han postulado uno o dos procesos ciando más, ciones de la teoría conductual, en un principio se tuvo in-
para explicar todo tipo de comportmiento.
comportamiento.En, sus oríg- e terés por desarrollar una forma de aplicación de la
X
P ID disciplina; sin embargo,0 ello condujo a extrapolar directa
nes se recurría a procesos motivacionales (o energéticos), y mente, tamo los conceptos como los principios postulados
procesos de aprendizaje (o asociativos). En la teoría del por la teoría, al igiin1 que los procedimientos empleados en
condicionamiento se han postulado dos procesos: El res- la investigación experimental. Así, si las categorías y prin-
pondiente y el operante. cipios teóricos tienen problemas por la lógica mecanicista
Ninguna teoría ha dado cuenta de distintos tipos con la que operan en el campo básico, menos permiten dar
de procesos de comportamiento. Todo tipo de conducta cuenta de la problemática vinculada al comportamiento
se explica de la misma manera. Esta falta de distinción humano en su ambiente natural. Las situaciones empleados
entre niveles de comportamiento presupone que este en la investigación básica, así como los procedimientos y
mismo carece de una dinámica evolutiva y, por_lo tanto, hallazgos de las mismas,son restrictivos y -no pueden
se asume la ivildad en términos de complejidad, no sólo hacerse análogas al tipo de situaciones en las que interactúa
entre diversas especies biológicas, sino en un mismo or- el ser humano. Además, hay que considerar el hecho de
ganismo a lo lar go de su historia y en todo tipo de situa- que tanto los objetivos como el modo de proceder de la
ción (gibes y López, op. cít.); así, bajo esta lógica, ciencia y -la tecnología son diferentes, y no puede llevarse a
comportamientos como leer, manejar un automóvil, dete- cabo un procedimiento de extrapolación directa (sobre este
nerse ante un semáforo en rojo o componer una sinfonía, punto se hablará más adelante).
se entienden como operantes o respondientes, con el La modificación de conducta y, en general, los di-
mismo grado de complejidad. versos enfoques incluidos bajo el rubro de terapia conduc-
Sin pretender ser exhaustivos en la descripción de tual presentan un conjunto de problemas que son resultado
los problemas implicados por el paradigma adoptado, hay del tipo de teorías a las que se vinculan y de la extrapola-
que indicar que esta forma de concebir a la ciencia psico- ción directa que de ellas han hecho, y por otro, de todo
lógica no ha permitido consolidar una teoría fundamenta- aquello que la propia práctica ha ido generando. Así, en.el
da en un paradigma propio que permita establecer y campo aplicado- estas limitaciones representan como:
estudiar con precisión el campo de eventos significativos a
su objeto de estudio, ha restringido las formas de inda- Limitaciones en las aproximaciones terapéuticas
gación empírica y ha llevado a contradicciones y parado-
jas al relacionar los hallaz a os experimentales con los a) Dualismo
principios postulados (gibes y López, 1985).
Se había hablado antes de lo que es el dualismo,-la doble
sustancia que compone al hombre. Igualmente se había
ANÁLISIS CON -I-NGE-NCIAL
'.SIS DE ~ -1ECNiOLOGíA...

señalado que el Conductismo pretendió erradicar el dua-


lismo. Watson propuso que no fuera la conciencia el ob- cada vez más desvinculados de la ciencia básica, hasta llegar a
jeto de estudio de la psicología; declaró que la psicología la propuesta de modelos multimodales, claramente ajenos al
debía encargarse de estudiar la conducta, a la que definió conocimiento básico.
como acción observable del .organismo;
. ZI- sin embargo,Zise
mencionaba también que nunca dejó de creerse qne había - Así, se empezaron a considerar aspectos caracterís-
un mundo "inobservable" que existía como fenómeno
ticos de la conducta humana tales como Tos sentimientos,
psicológico previo a su referenciación. De esta manera, los recuerdos, la imaginación, el pensamiento,. las capaci-
dado que la filosofía del Conductismo no pudo superar el dades, y los estados de ánimo, por mencionar algunos,
dualismo a pesar de oponerse abiertamente a las posturas partiendo de dos premisas falsas: a) como si fueran ocu-
ment2]iqtas, en el, momento de pretender crear una tecno- rrencias, es decir, variables discretas, y b) adjudicándoles
logía aplicada, los problemas derivados de una concep- la categoría de observabilidad-inobservabilidad. Dado que
ción dualista se agudizaron. estos aspectos se consideran "inobservables". se han estu-
Siendo que el objetivo de la tecnología es incidir en diado como respuestas encubiertas, o dependiendo del mo-
la ~ormación de la realidad, y en el caso de la psicolo- delo de evaluación que se use, como estímulos encubiertos
gía, t1n el cambio del. comportamiento, se tornan relevantes que tienen una relación causal con respuestas "observa-
ciertos aspectos: el lenguaje, los valores, las emociones. Tns bles". Hay que aclarar que términos tales como: senti-
estrategias para enfrentarse a la complejidad del comporta- mientos, recuerdos, imaginación o pensamiento, se han
miento humano dentro de un ambiente social, se relaciona- tomado del lenguaje ordinario y en este lenguaje, por un
ron, como ya se había indicado, con la elaboración de lado, no serefieren necesariamente a un proceso y, por
modelos de evaluación, que en principio se derivaron de las otro, no tienen una definición precisa. En el lenguaje ordi-
diversas teorías del aprendizaje y especialmente de los mo- nario estos términos adquieren sentido según el contexto
delos de condicionamiento. Se propusieron modelos como el en el que se emplean y pueden -referirse a cosas distintas.
S-R, en donde lo relevante es la relación entre el estímulo Por ejemplo, cuando la gente habla de recordar, se puede
antecedente y la respuesta; el S-R-C, en el que se considera referir a saber, aunque también por ejemplo, a comportar-
que los problemas humanos deben analizarse en términos de se como si estuviera en una situación distinta. U mismo
estímulos antecedentes, respuestas y consecuencias; el S-0- pasaría con imacrin2r• alguien, al ver a un niño disfrazado
R-C, que además de lo anterior incluye la variable '0' que de soldado y disparando con un dedo, podría decir que el
denota a una variable mediadora entre el estímulo antece- niño imagina que tiene una pistola; mientras que una ado-
dente y la respuesta, o el S-O-R-K-C que incluye en la T' lescente puede referir que ya se imaginl, cómo le va a ir en
la relación de contingencia (en este caso de contigüidad) en- su casa cuando sepan que reprobó matemáticas, en este ca-
g so, obviamente se emplea el término de un modo distinto
tre las distintas variables. De cualquier manera, éstas y otras que en el ejemplo anterior. La adolescente refiere (por ex-
modalidades que se fueron planteando, reflejan modelos periencia) la probabilidad de enfrentar consecuencias aver-
sivas para su comportamiento. Un análisis del lenguaje

~O
~O
ANÁLISIS CONTII,4C--r-.>,¿'CIAL

UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA..:

ordinario y su adopción errónea en psicología, se puede


encontrar en Ribes (1990,b) y en Ryle (1949). aparente cuando se lo dice a sí mismo. Lo aparente o no
aparente de su comportamiento no implica que se
don los ejemplos anteriores solamente se pretende presenten funciones diferentes. Alguien puede leer en
ilustrar que cuando en psicología se emplea el- término forma apa- rente a otros o puede hacerlo de manera silente
"inobservable", por un lado se reafirma la, idea del fantasma (para sí mismo), en ambos casos el proceso de
en la máquina, del mundo inaccesible que da cuenta del comportamiento implicado es el mismo. El poder
comportamiento. Aquí cabe recordar que la conducta se comportarse de manera no aparente es algo que surge
refiere a una relación y toda relación es, en principio, lin;] después de saber hacerlo de forma aparente. Un niño
abstracción, por lo tanto, como un concepto de relación no aprende a leer en voz alta antes de poder hacerlo en
se le puede adjetivar como "observable" o "inobservable", silencio. De hecho, hacer algo en silencio implica haber
"interna" o "externa". Pensemos, por ejemplo, en frases aprendido a hacerlo en voz alta: Esta característica de la
como relación económica, o relación de poder; al emplear forma en que se responde- (morfología), no hace que ello
estos términos no se alude a ocurrencias que se observan, sea causal de otro comportamiento, o que implique una
sino a abstracciones que tienen referentes empíricos. Se mayor complejidad. Tanto el leer en silencio como el
puede observar a un hombre extendiendo un billete y a otro hacerlo en voz alta, se pueden explicar con base en las
entregando un paquete, al hablar de que el primero está mismas razones. Comportarse de manera no aparente
comprando o de que ambos sostienen una relación puede resultar conveniente y útil en ciertas circunstan-
comercial, se está haciendo una abstracción. Uno de los cias, pero no es ninguna manifestación de un mun do
riesgos de adjetivar las relaciones como si fueran "ob- interno rico en complejidad (Ryle, 1949).
servables" o "externas", es justamente olvidarse de que lo
El término 'cognición' adoptado por la terapia
que se estudia son interacciones, para intentar reducir el
conductual ilustra el error lógico del dualismo. Esta ca-
comportamiento a respuestas. Lo que se aborda como
tegoría es lo suficientemente elástica para designar
emoción, pensamiento, o imaginación, no son conductas,
estados, condiciones, valores, ideologías, motivos y
como tampoco necesariamente procesos, son o forman
todo aquello a lo que erróneamente se le asigna la
parte de alguna interacción y muchas -veces aluden, no a
categoría' de variable inobservable: Todo lo anterior, lo
variables discretas u ocurrencias, sino a tendencias o estados
que no puede ser explicado como variable, se designa
y por supuesto, las tendencias o estados no son observables,
con un solo rótulo: cognición, como si la tristeza, el
como tampoco puede serlo la conducta (Ryle, 1949;
teorizar con respecto a algo, el creer en algo o el darse
Ribes, 1990b). Por último, es importante desmitificar las
instrucciones a sí rriísmo, se refirieran a lo mismo. No
morfoloaías de conducta, esto es, las formas en las -que
obstante este primer error, se pretende además convertir
un individuo se relaciona con su ambiente. Un individuo
al propio comportamiento en causal del "comportamiento
puede comportarse de manera aparente a otros, por ejemplo.
externo" u "observable". Esta lógica da lugar a que
cuando dice algo a alguien; o de manera no
se construyan "teorías" como las cibernéticas, en donde
se adopta la metáfora de las computadoras como modelo
explicativo
30
ANÁLISIS CONTINGENCIAL UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA...

del comportamiento, para posteriormente olvidar que se al estímulo antecedente.. Los que siguen modelos como el
trataba solamente de una metáfora•. En algunos modelos S-O-R-C atribuyen el peso explicativo del comportamien-
de evaluación o terapéuticos, el término 'cognición' se ha, to al estímulo reforzador y ello les permite explicar con-
convertido en la categoría central explicativa de todo tipo ductas que van desde los berrinches de un niño hasta
de comportamiento. Nuevamente se cae en un -error cate- comportamientos complejos como el delinquir, el ft=ar,
gorial al postular un mundo "interno" que se sugiere mu- la preferencia sexual, etcétera. Aquellos que se inclinan
cho más rico y complejo, y que sirve para "dar cuenta" por los modelos cognitivos consideran que la cognición
del comportamiento "externo", aunque bajo una máscara explica el contacto entre el sujeto y su mundo, y a partir
de, cientificidad en tanto que se estudia en términos de de ello proponen modelos "explicativos" como o- el cons-
variables y se relaciona con el ambiente. A ello hay que tructivismo o la terapia racional emotiva, que se considera,
agregar que los términos de externo o interno son apúca- tanto un modelo cognitivo como un modelo terapéutico.
bles a aquello que tiene una ubicación espacial y siempre
con referencia a algo. No _son términos que puedan apli- e) Atomismo
carse a interacciones, aunque tampoco a respuestas.
En la ciencia básica el interés por hacer discreto el conti-
b) Causalidad nuo conductual llevó a medir instancias puntuales del or-
ganismo y del ambiente, a eliminar aquellos eventos que
El paradigma del reflejo, como se había mencionado, no se 'ajustaban a este modelo de acontecimientos que se
concentra su atención en la explicación del movimiento, repiten en tiempos relativamente cortos y que por lo tanto
enfatizando las relaciones de contacto contiguo en tiempo no eran discretizables, y a considerar que los cambios
y espacio. Explicar es entonces, describir relaciones cau- ocurridos en una interacción solamente eran significati-
sa-efecto en la forma de movimientos antecedentes y mo- vos si eran cuantificables. Esta lógica atomista ha reper-
virnientos consecuentes. cutido en el trabajo aplicado.
.En el campo aplicado esta lógica ha llevado a que La discretización de los elementos que conforman
se confunda lo que es la contigüidad, relación cercana en la interacción ha obligado a que en el campo aplicado, al
tiempo, con contingencia -entendida como condicionali- enfrentarse a conductas complejas, los conceptos derivados
dad- y, por ende, a que el análisis se limite a la identifi- de los modelos teóricos se hayan extendido de tal modo
cación de "variables" que anteceden y suceden a una que se han vuelto inútiles al perder su precisión. Schoen-
respuesta, considerando que éstas son las relevantes. feld (1983) ha señalado que conceptos tales como el de
Además, el comportamiento se explica en función de uno `respuesta' o `reforzador' se han llegado a aplicar a even-
de los componentes de la relación. Por ejemplo, aquellos tos que trascienden totalmente las propiedades característi-
que emplean un modelo S-R otorgan el peso explicativo cas de dichas categorías. Problemas que deben analizarse
~'v~hAL FFC Y4
FICUI TAUft
32 r «¿ PSI--nLOGIA 33
ANÁLISIS CONTINGENCIAL UN ANÁLISIS DE LA TECINOLOGíA...

considerando una serie de variables contextuales -factores consideran significativos porque no son 'científicos' des-
• que no son ocurrencias- se estudian bajo categorías que
resultan sumamente restrictivas y que fueron planteadas
de el momento en que no son cuantificables.
Una repercusión importante del análisis atomista,
para referirse a eventos discretos; representativos y pun- como-se ha estado-señalando, es la exclusión de categorP
1 tuales en el tiempo. Los diversos modelos de-evaluación as para designar tendencias, disposiciones o contextos. El
análisis del comportamiento humano en el campo aplica-
aplican categorías discretas como la de 'respuesta' a
eventos que hacen referencia a tendencias, estados, luga- do resulta reduccionista, esto es, se aplican las categorías
res y condiciones, y así analizan, desde condiciones bio- propias de un nivel más simple de comportamiento, para
lógicas hasta prácticas culturales. Conceptos como el de dar cuenta de otro grado de complejidad que las rebasa.
'estímulo' se aplican con igual imprecisión para designar No existen categorías que permitan evaluar la historia del
desde un objeto físico hasta normas institucionales. El comportamiento del sujeto. Los datos históricos qué se
concepto de 'reforzador' que en la ciencia básica se defi- recopilan acerca de una persona no tienen un lugar con-
nió a través de una operación y su efecto, se emplea en el ceptual real dentro de ningún análisis. Otros elementos
campo aplicado, violentando su uso, para designar a como las tendencias, los gustos o las preferencias, se ex-
4 cluyen del análisis del comportamiento o se analizan erró-
aquellos 'estímulos' que siguen en tiempo a una respues- neamente como variables: El estudio del contexto en el
ta'; sin una evaluación del posible aumento en la probabi- que se da una interacción se iguala a la identificación de
lidad de emisión de una respuesta particular como efecto estímulos antecedentes, dejando de lado eventos disposP
de la presentación contingente de un estímulo. Se atribu- cionales o situacionales que son fundamentales en la
yen propiedades reforzantes a aquellos estímulos que el comprensión del comportamiento. Estos elementos pue-
'sentido común' o la contigüidad en tiempo lo sugieren. den estudiarse si se cuenta, en principio, con categorías
Fri el caso de que no existan tales estímulos se postulan que los contemplen. Justamente el sistema que se describirá
conceptos como 'autorrefórzante' para algunas conductas posteriormente tiene como una dimensión básica'de análisis
(comer, por ejemplo), o se buscan tales 'estímulos' en el a la función disposicional.
propio organismo (la nicotina como categoría explicativa
psicológica del fumar). Lo que en la investigación básica
se constituyó en una unidad de análisis -la tasa de respues- d) Misma complejidad en los procesos
tas-, en el campo aplicado se traduce en un interés por
cuantificar la frecuencia de algunas conductas, aunque En el campo aplicado en realidad no existe un interés ge-
también en el interés por cuantificar una serie de aspectos nuino en comprender los procesos psicológicos involucra-
que no son cuantificables como los valores, motivos o sen- dos en algún comportamiento, sino que el interés se centra
timientos. Así se construyen escalas subjetivas de ansie- en la transformación del mismo. De cualquier manera las
dad, instrumentos para cuantificar asertividad o satisfac- explicaciones que se dan en el campo aplicado responden a
ción sexual, entre otros. Los cambios cualitativos no se
UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGbI...
ANÁLISIS CONTINGENCIAL

alguna postura, ya sea teórica, ya sea de conocimiento ge- origen pues se amparan.en la misma lógica y en ocasiones
nerado por la propia práctica, y tales explicaciones reflejan contienen concepciones abiertamente dualistas.
las limitaciones propias de la aproximación adoptada. En
el caso de la terapia conductual, las explicaciones para cual- e) La falta de delimitación del objeto de estudio
quier comportamiento se vinculan con ubicar un "problí-ma»
como un proceso respondiente o como uno operante. De, igual El responder a la demanda que como encargo social se ha
manera, los que manejan las posturas cognitivas, no distin- impuesto a la Psicología, ha impedido que se dé un cues-
guen procesos más simples de otros más complejos. En gene- tionamiento a fondo de las premisas y concepciones que
ral, de acuerdo al enfoque, se analiza cualquier compor- rigen la labor profesional, y por ende a construir una
tamiento identificándolo como un solo tipo de proceso. tecnología conductual científica que emerja de la propia
Con variantes mínimas, el trabajo aplicado sigue disciplina, a partir de modelos teóricos que rompan con
una lógica de causalidad lineal: la atomización de los el dualismo y el mecanicismo. Coexisten en la actualidad
eventos que componen una interacción, la ausencia en el dos psicologías: a) una que se da como profesión y que
análisis de los eventos contextuales e históricos, la falta se ha construido por encargo social, desvinculada de una
de distinciáiR.,entre diferentes niveles de organización de teoría científica, y b) una psicología más vinculada en sus
la conducta, el interés por las respuestas al margen de las orígenes al conocimiento básico. Esta distinción no es del
interácciones, el énfasis en los aspectos cuantitativos, la todo clara para los mismos profesionales, dado que por
concepción dualista tácita o aparente, la extrapolación de un lado elinterés fundamental es la solución de proble-
conceptos y procedimientos, entre otros, son en conjunto mas, y en ese sentido lo que actualmente se ha convertido
las características que permiten agrupara los distintos en lo importante es lograr efectividad. Partiendo de esta
enfoques en el campo aplicado, a pesar de los debates premisa, no sólo se margina el interés por desarrollar a la
que ellos sostienen para establecer sus diferencias. psicología como ciencia, sino que se cree que la psicolo-
Las limitaciones en el paradigma han propiciado la gía es sinónimo de terapia o aplicación, aunque paradóji-
búsqueda de nuevos modelos aplicables que den cuenta de camente no haya un conocimiento científico qué aplicar. La
la complejidad de los problemas vincúlados al comporta- propia investigación se enfoca a la solución de pro-
miento humano. Ello ha repercutido en enfoques cada vez blemas específicos. Se acumulan resultados con un alto
más heterogéneos, en la proliferación de mini modelos ex- nivel de especificidad y nadie muestra interés por res-
plicativos, en la extensión indiscriminada del campo de ac- ponder preguntas importantes para la psicología, como
ción profesional y en el surgimiento del eclecticismo como tampoco por vincular sus resultados a aspectos más gene-
práctica profesional legítima. A pesar de ello, la lógica que rales que den cuenta del comportamiento. De hecho, se
suby1ce a las propias prácticas no resulta aparente para el vive un momento de métodos y resultados, sin teoría. Co-
propio quehacer tecnológico y es por ello que todas aque- mo lo que se ha convertido en lo importante es resolver
llas "alternativas" o nuevos enfoques surgen viciados de

37
36
A N Á L I S I S C O N T I N G E N C I A L UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOIGíA...

una demanda social cada vez más amplia y solucionar autocorreccíón, que ubican la vinculación de su contenido
problemas en todos los campos sociales, la consecuencia con una práctica social. El hecho de partir del encargo so-
es la proliferación de prácticas cada vez más pragmáticas cial como criterio fundamental de aplicación lleva, entre
y eclécticas, con un alejamiento cada vez mayor de la otras cosas, a no entender qué estudia la psicología, a abor-
ciencia. Por otro lado, hay que admitir que tal confusión dar los problemas humanos de manera reduccionista, a tras-
es, hasta cierto punto, comprensible, dado que existe una lapar la labor profesional con la de otras disciplinas, a
serie de modelos o teorías tecnológicas o incluso posturas desarrollar una práctica artesanal que no es capaz de expli-
filosóficas que supuestamente fundamentan las prácticas car sus propios logros y fracasos, entre otros (Riges, 1982).
profesionales y que se confunden con teorías del compor- 1
Precisamente, el pretender dar cuenta de la demanda
tamiento. social ha llevado, entre otras cosas, a conformar supuestas
áreas de especíaaacíón profesional. Justamente los
Hay que insistir en que la psicología tecnológica
nombres dados a las distintas ramas de aplicación de la
tiene dos vertientes: a) una pragmática, que se ha ido cons-
psicología: clínica, social, educativa y deportiva, provie-
truyendo para satisfacer demandas sociales específicas en
nen de esta confrontación con demandas sociales específi-
ciertos momentos históricos y b) una científica, que se
cas, siendo que son adjetivos ilegítimos en la medida en la
construye a partir de su definición epistémica, como disci-
que por un lado, se trata de una especialización. impuesta a
plina que pretende aplicar un conocimiento derivado de la
partir de una división social del trabajo con existenciapre-
ciencia. La primera representa propiamente una práctica
via a la aplicación de la disciplina -que además puede alte-
de trabajo relativa a una problemática, que no se define
rarse en razón de condiciones sociohistóricas- y por otro,
con criterios científicos, sino con criterios sociales que
que como contenido de conocimiento, el objeto de estudio
pretenden dar respuesta a demandas históricas concretas de
es uno: La conducta y ésta no se clasifica aún en procesos
alguna estructura social y económica particular. La segun-
distintivos que justifiquen la creación de especialidades en
da, por su parte, brinda la posibilidad de identificar lo psi-
el campo aplicado. Los distintos escenarios, poblaciones
cológico en las formas concretas de actividad de los
y objetivos particulares en la aplicación de la psicología,
hombres y animales y, a partir de ello, ponderar la perti-
implican solamente el desarrollo de metodologías especí-
nencia del conocimiento científico con el fin de transfor-
ficas y la relación con áreas distintivas de conocimiento,
marlas. En la práctica, como se decía, ambos criterios no
pero siempre a través de una misma lógica teóríco-
siempre se corresponden, aunque ambos tipos de prácticas
conceptual. El eje de aplicación de la psicología a los di-
coexisten bajo un mismo nombre. De hecho, en el caso
ferentes escenarios sociales no puede ser otro que el pro-
particular de la psicología, las prácticas que la identifican
pio modelo teórico.
como profesión, la mayoría de las veces, no están ampara-
das por un conjunto de conocimientos científicos, y hay que El Conductismo, como se señalaba, ha sido la
recordar que solamente tal conjunto de conocimientos es el aproximación que desde 1913 dotó a nuestra disciplina de
que puede proveer de criterios de coherencia, pertinencia y un objeto de estudio: la conducta. Sin embargo, ,t,
el interés

38
ANÁLISIS CONTINGENCIAL UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA..:

por resolver problemas ha llevado a que existan confu- disciplinas. Cada fenómeno se puede abordar desde dis-
siones con la delimitación de un campo propio que no se tintas dimensiones: la biológica, la social, la económica.
traslape con el de otras disciplinas; lo que ha. propiciado, La psicología, como profesión, no puede dar cuenta de la
como ya se indicó, la consideración de que cualquier complejidad del comportamiento del ser humano en su
campo de actividad humana pertenece a la psicología, el ambiente natural.
traslape con otras ciencias, y la reducción de la inserción Es importante además, considerar que el hecho de
profesional a la intervención directa. que la psicología estudie el comportamiento no significa
Aquí se propone que la función social. aplicativa que es la disciplina que debe dar cuenta de todo lo que
de la psicología dependa fundamentalmente del contenido hacen los seres humanos. Estudiar la conducta nonos au-
de la disciplina básica y que las demandas sociales que- toriza a soslayar otras dimensiones de la actividad huma-
den subordinadas a dichos contenidos. Ello nos lleva, en na. Por supuesto, la psicología -.-lo puede aplicarse al
principio, a adoptar al Interconductismo (Kantor, 1926; margen del trabajo, el desarrollo social, la salud y la
Ribes y López, 1985) como una filosofía especial de la educación, pero tampoco equivale a ellos. Lo que nos
psicología q:up señala qué debemos estudiar y cómo de- lleva a otras dos cuestiones: a) En los distintos campos
bemos hacerlo. Este modelo, entre otras cosas, delimita de actividad humana, los problemas no son psicológicos,
con precisión un objeto de estudio: la interconducta, que sino que tienen una dimensión psicológica identificable a
entendida como la interacción construida históricamente partir del conocimiento básico, y b) los distintos campos
entre el organismo y ciertos aspectos del medio, permite de acción profesional
Í cuentan con encargos específicos a
establecer los límites, no sólo de nuestra disciplina como otras ingenierías o profesiones sociales (Ribes, 1982; Ri-
ciencia, sino como profesión, especiálmente en relación bes y López, 1985; DíazGonzález y Carpio, 1996 y Ro-
con las disciplinas limítrofes: las biológicas y las sociales. . dríguez, 1997).

Algunas premisas La dimensión psicológica


de los problemas humanos
En el ambiente natural pocas situaciones sociales y natu-
rales no contienen problemas o fenómenos de comporta- Con respecto al primer punto, la inserción profesional de
miento o de interconducta, por ello, en el campo aplicado la psicología se ha ampliado indiscriminadamente. Los
se debe tomar en cuenta que el ser humano establece re- psicólogos "aplicados" trabajan en muy diversas áreas
laciones en su ambiente natural que son lo suficientemen- sociales y se enfrentan a todo tipo de problemas. Ello ha
te complejas como para que ninguna disciplina por sí llevado, en muchos casos, a olvidarse de que la psicología
misma pueda explicarlas. Estas relaciones se pueden estu- tiene un objeto de estudio específico, y a adoptar cate-
diar integralmente conjugando el conocimiento de diversas gorías, problemas y niveles de análisis de otras discipli-
nas y, por consiguiente, a hacer análisis reduccionistas de

40 41
ANÁLISIS CONTINGENCIAL UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGíA..'.

fenómenos complejos. Ejemplos de ello son los trabajos Así por ejemplo, un fenómeno-como el alcoholismo
vinculados a la economía y la administración; a los pro- puede. ser abordado considerando dimensiones específicas
blemas de salud -entendidos como problemas psicológicos- correspondientes a diversas disciplinas. Las disciplinas so-
, al empleo de instrumentos y metodologías de las profe- ciales intentarían explicar, por ejemplo: la influencia de
siones médicas, a la apropiación teórico-tecnológica de una cultura particular, de las características socioeconómi-
problemas sociales complejos como el alcoholismo o la de- cas de ciertos grupos sociales, de factores educativos, de
lincuencia, empleando, como consecuencia de ello, con- condiciones de edad, género, creencias religiosas, margi-
ceptos, categorías y herramientas de otras disciplinas; aquí nación social. 1 as disciplinas biomédicas intentarían identi-
vale la pena considerar que lo psicológico es un nivel de ficar, por ejemplo: factores bioquímicos relacionados con la
abstracción de la realidad y se identifica a partir de lo de- ingestión de las distintas sustancias, daños orgánicos, altera-
firlido a través de un lenguaje especializado (DíazGonzález ciones en la reactividad biológica como efecto de la inges-
y Carpio, 1996; Ribes, 1997 en Palacios y Montalvo). Lo tión de los distintos tipos de sustancias tóxicas, formas de
psicológico - se refiere a un objeto conceptualmente defi- desintoxicación. La Psicología tendría 'que ocuparse sola-
nido, concretamente a la interacción de organismos indi- mente del comportamiento, esto es, de todos aquellos ele-
viduales e intactos con elementos específicos de su medio mentos que forman parte de la unidad de análisis y que
ambiente. Al incursionar en la explicación y transforma- influyen para que un sujeto en particular, con una historia
ción de la actividad humana, debemos tener , claro que única, características singulares, determinadas capacidades y
una dimensión es el comportamiento, pero que no todo es condiciones, ingiera cierto tipo de. sustancias, en algunas
o puede ser reducido a esta dimensión. Factores econó- circunstancias, con determinadas personas, teniendo efectos
micos, características de la especie, organizaciones y es- particulares de su comportamiento en relación con otros.
tructuras sociales, características de distintos ambientes La definición del objeto de estudio es -la que debe
físicos, alteracioneslo condiciones biológicas, tipificaciones proporcionar los criterios para delimitar el campo de acción
de grupos diversos con base en su nivel educativo, ingresos profesional, esto es, si entendemos que la conducta o más
económicos, prácticas culturales, regiones en las que se propiamente la interconducta se refiere a la interacción
habita y diferencias de género, -entre otros, no son contraída entre ciertos elementos del ambiente y el orga-
reductibles a un análisis psicológico. A la psicología le nismo. Todo aquello que es característico de la especie, o
compete el comportamiento individual, construido a tra- que es característica compartida por todos los miembros de
vés de una historia singular. Ello significa entonces que una cultura particular, no serían objeto de la psicología y
para abordar los problemas humanos, se debe pensar en pretender explicar estos factores o intervenir en ellos, impli-
la multidisciplina como aproximación, ya que, como se ca un abordaje reduccionista. Al entrar al campo de aplica-
mencionaba, ninguna disciplina por sí sola puede dar ción se debe considerar: 1) que los distintos campos o
cuenta de la complejidad de la actividad humana. contextos de actividad humana están definidos apartir de
criterios institucionales y no psicológicos y 2) que de los
UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA...
ANÁLISIS CONTINGENClAL

fenómenos estudiados nos corresponde una dimensión y és- psicológica de los problemas sociales en campos aplicados
ta se delimita a partir de la definición de nuestro objeto de como la educación, el trabajo y la salud, para tratar de su-
esnidio. No hay que perder de vista que la idea es desarro- perar las estrategias hasta hoy adoptadas: reducir todo pro-
llar una tecnología científica supeditándola, en principio, a blema humano a problemas psicológicos, o bien, negar la
su propio contenido, ello es lo qw podría permitir desarro- relevancia de lo psicológico para buscar en lo sociológico o
llar metodologías especiales que, con una misma lógica teó- en lo biológico la solución de problemas implica un análisis
rico-conceptual, permitan cumplir los diversos propósitos de reduccionista. Otro aspecto a considerar es que la interven-
inserción profesional en los distintos sectores sociales. ción directa del psicólogo no es la única forma de ejercer la
profesión. Ribes (1982) ha señalado que una forma de in-s~
profesional de la psicología es la desprofesionalizacion,
Otras profesiones con aplicación social esto es, dado que no existen campos de aplicación que la
psicología pueda reclamar como propios, una de las alter-
La psicología no tiene campos propios de aplicación, de nativas es el trabajo indirecto, mediado por otros profesio-
hecho, disciplinas aplicadas tales como la administración, la nales, paraprofesionales o no profesionales. Esto se refiere
medicina, la antropología social y el trabajo social, entre especialmente a aquellos campos institucionales, en donde
otros, surgieron propiamente de encargos sociales específi- pocas veces se considera a la desprofesionalización como
cos, siendo éstos los que las definen y no así niveles epistémi- una alternativa que permite incidir en el comportamiento a
cos propios. Tales disciplinas se han constituido históricamen- través del adiestramiento de otros (Ribes, 1982).
te como conjuntos de técnicas y procedimientos dirigidos a la Por último, hay que considerar a la multidisciplina
solución de problemas concretos bajo el marco de referencia como contexto de inserción profesional, entendiéndola
de una institución social. La reflexión y el análisis de las como la convergencia de varias disciplinas reguladas por
mismas se ha dado a posteriori, en relación con diversas un criterio social, alrededor de una disciplina práctica con
ciencias como la Biología o la Sociología (Ribes, 1982). La un encargo social específico. Igualmente la interdisciplina
Psicología, como tecnología derivada de un modelo de co- se propone como cuerpos teórico-prácticos de integración
nocimiento propio, por el contrario, debe supeditar su fun- tecnológica que pueden determinar las condiciones de su
ción social a su contenido epistémico, de modo tal que no aplicación en campos de conocimiento socialmente significa-
puede sustituir a aquellas disciplinas que se han constituido tivos -por ejemplo, la pedagogía- (Ribes y López, 1985).
como ingenierías socialmente asignadas a los distintos cam-
pos de relación social. Hay que recordar que a través de la
historia, la división social del trabajo profesional ha asignado concepción clínica de los problemas
con anterioridad una serie de encargos, a otras disciplinas.
Históricamente los médicos fueron los primeros en intentar
Tomando en consideración lo anterior, es importante dar cuenta del comportamiento. La modificaciów de con-
replantear la naturaleza de la identificación de la dimensión ducta tuvo como uno de sus objetivos iniciales el romper

44 45
ANÁLISIS CONTINGENCIAL UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGíA...

Mientras que el modelo médico sí cuenta con pará-


metros relativamente universales para evaluar la salud, la
con esta concepción clírl-i-,i, aunque tal ruptura no se con- conducta ha sido valorada de acuerdo a la moral imperante
solidó. El modelo médico-clínico determinó la forma de en diversas épocas históricas y en diferentes grupos socia-
aplicación del conocimiento psicológico. Su aceptación ha les, sin embargo, siguiendo las premisas del modelo médi-
tenido lugar con matices aparentemente contradictorios. co, la psicología asumió tácitamente la existencia de
En un principio el enfoque que genéricamente se puede patrones universales de normalidad-anormalidad en la con-
denominar como Modificación de Conducta, cuestionó una ducta y con ello se estableció el empleo de criterios morfo-
serie de aspectos importantes relativos a la concepción del lógicos para identificar el comportamiento "anormal", es
comportamiento, así cómo o a los procedimientos empleados rí
por las formas tradicionales de psicoterapia, sin embargo, decir, nuevamente y al margen de cualquier categoría que
nunca se cuestionó la propia orientación patológica de las dé cuenta de interacciones, se consideró que las formas de
técnicas de cambio conductual. Se criticó el causalismo in- responder determinaban la existencia o inexistencia de
terno del modelo médico (ya sea en términos de aparatos "problemas", "desviaciones", déficit o excesos.
1' intrapsíquicos, energías mentales o estructuras y funciones
• cerebrales), o la concepción sintomática del comporta- La forma de intervención adoptó un enfoque pato
y miento, pero jamás se cuestionó el hecho mismo de la lógico. Se dirigió a la eliminación de aquellas formas de

"existencia de la anormalidad". La única diferencia es que conducta consideradas anoiniales y, en el mejor de los
no se consideró que el comportamiento "anormal" estuviera casos, al establecimiento de nuevas para sustituir a las
determinado por entidades internas, sino que se concibió primeras, es decir, si un individuo piensa que tiene mala
•i como parta, de un continuo que era explicable bajo los suerte, hay que sustituir esta morfología o forma de con-
•1 mismos principios de la conducta normal. Al margen de la ducta por una "adaptativa" como no todo tiene que ser
• turaleza intrínseca o, impuesta por las contingencias, el perfecto. Esta lógica ha venido agregando limitaciones a
la práctica profesional como las siguientes:
• dejo conductual asumió que existían parámetros univer-
sales en el comportamiento y, por ende, conductas norma- a) En la medida en la que existen conductas "anorint--
les (ajustadas . en mayor medida, a estos parámetros) y les", se identifican sujetos problema, sujetos "en-
conductas anormales (desviadas, atípicás). fermos," o "anormales", a los que debe dirigirse el
Nunca se cuestionó, por un lado, la existencia de cambio, al margen de la valoración hecha por el
tales parámetros universales y, por otro, que la conducta propio sujeto y las personas significativas en una re-
4 lación acerca de la propia interacción, por ejemplo,
como tal no puede ser normal o anormal, buena o mala,
sana o patológica, sino que estos calificativos son juicios el individuo que se relaciona sexualmente con los de
de valor sociales que se le atribuyen a la conducta, en su mismo género, es el que está mal.
tanto expresiones ideológicas de un grupo social determi- b) Se identifica un problema de comportamiento con ba-
• nado (gibes, DíazGonzález, Rodríguez y Landa, 1986). se, no en interacciones entre personas, sino conside-
rando algunos aspectos de las formas de respuesta

4
ANÁLISIS CONTINGENCLU UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA...

de! individuo "problema" (ansiedad, obsesiones, ta- portador de la "anormalidad". La segunda se rela -
baquismo, depresión), asumiendo que dichas morfó- ciona con la proliferación de minimodelos "explica -
logías o formas de conducta conllevan anormalidades tivos" de "problemas". Existen modelos que preten-
intrínsecas, y o bien que, implican distorsiones en el den explicar la ansiedad, la depresión, la homo -
f l uj o de mf or r n~ qw va del a mb=ne - a l a r es - sexualidad >la neurosis, asumiendo que puede maxgi-
narse el análisis de una interacción singular dada la
puesta del sujeto. Así, no es sorprendente el uso de
"autonomía del problema" como entidad universal.
taxonomías que clasifican "problemas" a los que se
les otorga una existencia a priori. Las clasificacio- c) Se interpreta el problema de manera restringida a la
nes de la APA son el mejor ejemplo de ello, aun - especificidad de la circunstancia en la que se solicita
que también existen taxonomías conductuales que el apoyo terapéutico. Dada la premisa de la existen -
señalan corno problemas a los déficit coLductuales y cia previa de problemas psicológicos, el análisis de
a los excesos, o bien las cognitivas que determinañ la conducta individual se restringe a la circunstancia
cuáles ideas son racionales y cuáles irraciona les. Se que rodea a la queja principal, que siempre se analiza
asume que ciertas fórnilis de comportarse o morfíblogías partiendo de lo que se ha dicho con respecto a los
de conducta, tienen existencia como problemas problemas ya clasificados. Así se desechan los even -
psicológicos bajo premisas de valoración universal y tos históricos y contextuales que dan lugar a un
que por ende, pueden identificarse y explicarse al comportamiento singular, para restringirse a la bús -
margen de la interacción particular en la que se queda de aquellos elementos señalados por los distin-
presentan, es decir, que son homogéneos en cualquier tos minimodelos que "explican" el problema identifi-
sujeto y aún en él rriísmo, independientemente de cado, convirtiendo la aplicación de la metodología
la situación. Así, por ejemplo, se hacen escalas conductual en un análisis restrictivo, dictado no sólo
para evaluar ansiedad, partiendo de que se trata de por las limitaciones del paradigma, sino por la pro -
una especie de forma universal de compor tarse, que pia premisa de la anormalidad del comportamiento.
se presenta de la misma manera cil todas las d) El planteamiento de la intervención se plantea en tér-
personas y en la que nó importa mucho el contexto, minos tecnológicos asumiendo que existe una co-
la historia, las capacidades, las personas significativas de rrespondencia entre técnicas y problemas. Para tratar
un individuo. Esta lógica tiene dos implicaciones más. La problemas de "ansiedad", se puede optar por técni -
primera es que al asumir la existencia de problemas a cas estandarizadas tales como: entrenamiento aserti-
priori se ha determinado que el individuo que vo, desensibilización sistemática, terapia racional
presenta dichas morfologías es el sujeto problema. emotiva, inundación, práctica reforzada; es decir, se
Tal lógica or g anocéntrica ha llevado a soslayar a la asume que estas técnicas corresponden al problema
interacción como el objeto de análisis para centrarse identificado ( gibes, DíazGonzález, Rodríguez y Lan-
en las respuestas del individuo da, 1986)—

49

48
ANÁLISIS CONTINGENCIAL UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA..:

Se ha dedicado un considerable esfuerzo para cons- Tecnología psicológica


truir la técnica ad hoc para cada "tipo" de problema. Los
distintos enfoques se han dedicado a construir procedi- Para que exista una tecnología psicológica es importante
mientos partiendo de criterios tales como: 1) las interac- contar con un modelo teórico, así como con un lenguaje
ciones particulares de las que forman parte las formas de común que posibilite que la aplicación tecnológica sea
comportarse de un individuo y que se identifican como evaluada por la disciplina básica. El interés en el campo
problemas, son iguales en todas las personas 2) 2) las solu- aplicado, como se había señalado, se ha centrado en la
ciones están predeterminadas desde el momento mismo en producción de efectos específicos, dejando de lado el
que la anormalidad debe eliminarse; 3) las técnicas deben análisis de los constituyentes de dichos procedimientos.
encaminarse a eliminar las morfologías o formas de com- Ello implica, que aún la propia tecnología no ha sido su-
portamiento "patológicas". Se supuso que para cada tipo jeta a estudio, en términos del papel funcional de los di-
de anormalidad se podría disponer de un procedimiento o versos componentes de los procedimientos de cambio.
paquete de procedimientos terapéuticos, fundamentados en Como señalan Ribes y López (1985), existen dife-
un análisis técnico acerca de la naturaleza impuesta de la rencias entre la ciencia y su aplicación. Ambas son mo-
anormalidad, y no así en una evaluación funcional genuina dos de conocimiento diferentes; sus diferencias radican
de cada comportamiento. Se supuso también que la elimi- en su modo de proceder, tanto como en el objetivo que
nación de la conducta anormal al ser incompatible con la persiguen. La ciencia se ocupa de la elaboración de un
normal, daría lugar a la ocurrencia de esta última. sistema general qué describe las propiedades de los éven-
La relación terapéutica se ha permeado con una con- tos delimitados por su objeto de estudio, así como las re-
cepción tecnológica que ha llevado a analizar el comporta- laciones que éstos guardan entre sí. Procede de manera
miento a través de lo que la técnica correspondiente sugiere. analítica y es abstracta y general. No se ocupa de un
Así, si desde que se recolecta información sobre un caso, se evento en particular sino que abstrae propiedades genéri-
supone que se trata de un conjunto de pensamientos irracio- cas para explicar clases de eventos. La tecnología, por el
nales, el resto, de la información se busca procurando con- contrario, se interesa en la transformación de la realidad,
firmar lo que Ellis (autor de la Terapia Racional Emotiva) su modo de proceder es sintético en tanto estudia cómo
postula con respecto a este tipo de problemas. producir efectos específicos en circunstancias determinadas,
No se puede dejar de comentar que la preocupa- se ocupa de lo único y singular- Como su modo de proceder
ción por resolver la demanda social inmediata ha reper- y sus conceptos son distintos, no es posible derivar
cutido en una orientación cada vez más pragmática en conocimiento aplicable del conocimiento científico a
donde el eclecticismo es ahora una forma "válida" de modo de extrapolación directa. Las categorías del co-
aplicar "conocimientos". Lo significativo es el procedi- nocimiento científico deben adaptarse de categorías abs-
miento y sus resultados y no así la aplicación del conoci- tractas a concretas, de genéricas a singulares. Los
miento derivado del compromiso con un modelo teórico. fundamentos lógicos, teóricos y epistemológicos deben
ANÁLISIS CONTrNGENCIAL UN ANÁLISIS DE LA TECNOLOGÍA..:

ser los mismos, pero los conceptos y procedimientos de-


ben corresponder a distintos objetivos así como a distin- crásicos de comportarse, como de la evolución de procesos
tos modos de proceder. simples de comportamiento a procesos más complejos., En-
Para construir una tecnología científica en psicolo- tre estas teorías y propiamente su aplicación, deben des-
gía, debe partirse de una teoría empíricamente viable de arrollarse modelos que orienten la actividad profesional
aplicar, cuyo cuerpo teórico y metodológico presente cier- en los distintas contextos de aplicación. Dichos modelos
tas características, entre ellas: La superación del concepto deben identificar., tanto los factores psicológicos, relevan-
de causalidad lineal, lo cual implica dejar de sujetarse a tes, en algún contexto social particular, como las funcio-
estas explicaciones causa-efecto, o bien antecedente, con- nes profesionales que pueden ejercerse. Este tipo de
ducta y consecuente; para incluir eventos contextuales e modelos (como el modelo psicológico de la salud pro -
históricos. Se debe también entender al comportamiento puesto por Ribes en 1990c) funcionarían propiamente
como complejas relaciones de interdependencia or como una interface que conecta la teoría con su aplica-
.ganis-
mo-ambiente, y hay que plantear que el comportamiento ción. Por último, se deben desarrollar y aplicar metodo-
tiene distintos- logías psicológicas para solucionar problemas. Estas
,grados de complejidad y, poi lo tanto, no se metodologías pueden aplicarse directamente con personas
puede explic' a través de uno o dos procesos paralelos. que solicitan ayuda o indirectamente, a través de otros
En otros. escritos se ha hablado de la importancia profesionales, paraprofesionales o no profesionales.
de contar con una teoría propia que cumpla con criterios A pesar de las limitaciones de nuestra disciplina,
como los antes mencionados. Una teoría de esta naturale- parece posible construir una tecnología que contribuya al
za procuraría, por un lado, las premisas lógicas, teóricas, desarrollo del proceso señalado. La taxonomía funcional
metodológicas y epistemológicas de la disciplina y, por propuesta por Ribes y López (1985) contiene. un conjunto
otro, contendría en mayor - o menor medida el conoci- de premisas -lógicas, epistemológicas y metodológicas-,
miento a aplicar. Por supuesto este conocimiento teórico así como un conjunto de categorías analíticas que dan pie
estaría < compuesto de principios generales que no se re- a la conformación de un sistema de análisis y transforma-
fieren a un individuo en particular. Por ello, y hay que ción del comportamiento, Ello permite plantear un siste-
subrayarlo, se hace necesario pasar por un proceso que ma tecnológico, que partiendo de las mismas premisas,
permita ir de lo abstracto de la teoría, a lo concreto de la así como de la misma lógica, se configure con categorías
aplicación; de lo general de un principio, a lo particular propias, diseñadas para el comportamiento singular y
del análisis de un comportamiento específico. Por ello, concreto, que permitan analizarlo y transformarlo. Dicho
Ribes y López (1985) consideran que-en este proceso lo sistema no sólo puede representar una alternativa a la
primero es una teoría general del comportamiento. Poste- tecnología actual, sino que puede contribuir al propio de-
riormente es importante desarrollar, tanto una teoría de sarrollo de la teoría.
la personalidad como una teoría del desarrollo. Estas dos Partiendo de las consideraciones anteriores, se
teorías empezarían a dar cuenta, tanto de modos idiosin- elaboró el análisis contingencia) como una alternativa

52 53
ANÁLISIS CONTINGENCIAL

interconductual para el campo aplicado. En los capítulos


siguientes se describen brevemente los supuestos tos básicos
del modelo interconductual y se presenta el sistema de
análisis contingencial. @
Capítulo 3
EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS
DEL COMPORTAMIENTO HUIVIANO
Supuestos básicos

Kantor (1926) creó un paradigma para el análisis d e l


comportamiento: la teoría de campo. Tal
cuerpo conceptual, aunque formulado hace
m uchas dé cadas , const it uye en l a act uali dad un
cuerpo de conocimientos que establece los lineamientos
generales que debe cumplir una teoría en psicología. Al-
gunos autores contemporáneos reconocen la necesidad de
transformar la estructura conceptual del modelo
conductual con el propósito de superar, no sólo las
limitaciones encontradas, sino las contradicciones y
paradojas halladas básicamente a nivel experimental.
Ribes y López (1985), con base en las propuestas de
Kantor, desarrollaron una taxonomía funcional del
comportamiento.
Explicar dicha taxonomía, así como los principios
en los que descansa, es una labor ardua que además ya ha
sido realizada (Kantor, 1926; Ribes y López, 1985).
Aquí se intenta dar un panorama sumamente general, es-
pecialmente enfocado en lo que es la unidad de análisis,
'ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...

que sirva como contexto para entender de dónde surge el precisamente un requisito para delimitar el quehacer profe-
Análisis Contingencial. sional, sin distorsionar el objeto de estudio.
La conducta, desde la perspectiva interconductual, se
entiende como una interacción recíproca o una red de
1. Definición de Conducta relaciones entre ocurrencias y disposiciones, esto es, en-
tre factores que ocurren como variables y factores de estado
Kantor (1926) propuso el término de 'interconducta` para o tendencias que condicionan probabilísticamente las
referirse a la interacción construida entre el organismo y interacciones. La unidad de análisis del comportamiento
ciertos elementos del medio. Fue su interés destacar a la se ha esquematizado como un campo, en donde los ele-
mteracción misma como el centro de interés teórico y no mentos dependen uno de otros, ya sea como condiciones
así a formas particulares de la actividad del organismo. para que ocurra un contacto entre función de estímulo y
Por su parte, Ribes y López (1985) definen al comporta- función de respuesta, o como resultado que depende de
miento como la interacción del organismo total con su algún contacto. En el modelo interconductual se plantea
medio ambiente físico, biológico y social, modificable que esta relación conforma propiamente el comporta-
por y en el transcurso de su historia. Dicha definición, miento y1 se compone de los elementos siguientes:
hay que subrayarlo, torna irrelevante la distinción exter-  LIMITE DE CAMPO. Delimita los objetos t y even- .
no-interno, característica de otras posturas. 1
tos funcionales con respecto al organismo indivi-
Algo que vale la pena aclarar es que, aún cuando dual cuyas interacciones se analizan.
el concepto de interacción ya había sido empleado por -OBJETOS Y EVENTOS DE ESTÍMULO. Son los
Skinner en 1983 para definir a la conducta, el concepto cuerpos y acontecimientos fisicoquímicos con los que
se restringió conceptualmente a la identificación de aque- el organismo tiene contacto.
llas formas de actividad del organismo que eran afectadas  ESTÍMULOS. Son eventos fraccionales de la acción
por las consecuencias de estímulo, cayendo así en una de los objetos en las diversas modalidades y dimen-
concepción organocéntrica del comportamiento. Esta siones energéticas.
concepción ha llevado a caer en análisis reduccionistas,  ORGANISMO. Unidad biológica que despliega ac-
como se indicó en el capítulo anterior. La definición pro- tividad en un ambiente particular.
puesta por Kantor rompe con estas confusiones, a la vez
 RESPUESTAS. Formas de actividad del organismo,
que establece los límites teóricos necesarios para distin-
fraccionadas con propósitos analíticos, específicas
guir lo psicológico de lo biológico y lo social.
de la reactividad frente a objetos y eventos de estí-
En el terreno aplicado es de suma importancia contar mulos particulares.
con una definición que permita establecer los límites de la  FUNCIÓN ESTÍMULO-RESPUESTA. Es un todo in-
disciplina. El tener claro cuál es la dimensión psicológica separable con respecto al contacto funcional particular
de los distintos problemas y actividades humanos, es que hacen los estímulos y las respuestas. Dicho

57
56
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...

contacto implica que unos y otros se afecten recípro- distintos procesos de comportamiento. El concepto de fun-
camente, siendo éste el momento criticó definitorio ción define el tipo de relación comprendida en el campo
de la organización de un campo interconductual. interconductual aunque este último incluya un conjunto
 MEDIO DE CONTACTO. Es el conjunto de circuns- .adicional de variables.
tancias fisicoquímicas,. ecológicas o normativas, que Los factores disposicionales abarcan los factores
posibilitan la relación particular implicada en una situacionales y la historia interconductual. Estos factores
función E-R. son conjuntos de eventos que, tanto por su naturaleza his-
 FACTORES SITUACIONALES. Son todos aquellos tórica como por la variación continua de sus múltiples
elementos del campo que no están directamente en dimensiones, no pueden entrar en contacto directo con
contacto funcional, pero que lo afectan. Estos even- momentos más o menos discretos de la interacción orga-
tos pueden ser parte del ambiente.o del organismo y nismo-ambiente. Su función no es, entonces, constituir
se constituyen el contexto de la interacción, en tanto una relación, sino afectar sus características. Los factores
afectan la función E-R en sus características, tanto disposicionales probabilizan funciones específicas dado
cualitativas como cuantitativas. que fungen como elementos facilitadores o interferentes
 HISTORIA INTERCONDUCTUAL. Incluye a todos de una forma de interacción.
los segmentos previos de la interacción y está com- El medio de contacto es aquel que posibilita una
puesta de dos dimensiones: la evolución del estímu- interacción. Cuando el conjunto de circunstancias corres-
lo, que hace referencia a las variaciones que un ponde a las propiedades fisicoquímicas de la interacdón,
estímulo particular ha tenido en el pasado como se reconoce como abstracción límite cuyo contenido es
elemento de funciones E-R; y la biografla reactiva, campo de estudio de la fisicoquímica. Cuando sus propie-
que designa las variaciones que una respuesta parti- dades son ecológicas designa una abstracción límite conte-
cular ha tenido como componente de funciones E-R. nida empíricamente por la biología. En lo que se refiere al
La historia interconductual se manifiesta como la medio de contacto normativo, éste reconoce las conven-
probabilidad de contacto funcional entre un estímulo ciones, reglas y prácticas que constituyen las instituciones,
y una respuesta (Ribes y López, 1985). relaciones y costumbres sociales como contenido de la cul-
Los factores antes descritos se integran funcio- tura y en correspondencia con la ciencia social (Hay que
nalmente en tres grupos: la función E-R, los factores dis- aclarar que los dos 'Últimos tipos de medio de contacto, no
posicionales y el medio de contacto. Sus características corresponden a la propuesta de Kantor, sino a la de Ribes y
funcionales son las siguientes: López). Los distintos tipos de medio de contacto no son de
La función E-R, como se indicó, se refiere al con- la competencia de la Psicología, aunque deben reconocerse
tacto interactivo entre segmentos de respuesta y de estímulo, como abstracciones necesarias que posibilitan distintos tipos
sin embargo, la función define la relación estableciendo de interacciones psicológicas.
formas cualitativas distintivas, esto es, dando como resultado
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...

Al margen de que entender cada uno de estos tér- 2. Explicación del comportamiento
minos implica el estudio de distintas obras, lo 'que nos in-
teresa enfatizar es que en este modelo se propone concebir La concepción de campo no sigue el esquema de, explica-
al comportamiento como una unidad en donde el contacto ción causal. La definición de un segmento interconductual
entre el ambi~ y el organismo es -un todo inseparable. tiene como criterio la identificación de aquellos elementos
En donde la historia de los individuos tiene un lugar espe- que guardan una relación de dependencia recíproca, sin
cífico y sé concibe como un factor siempre presente en la que el tiempo determine que los factores de interés son los
interacción, aunque en forma de factor disposicional, es que se suceden uno al otro. El ser humano tiene, no sólo la
decir, probabilizando o interfiriendo con la interacción. En capacidad de responder a situaciones complejas, a
donde el contexto también se estudia como un conjunto de desligarse del tiempo y del espacio, lo cual no implica la
factores disposicionales. En donde se evita el planteamiento necesidad de postular variables a distancia o variables de
de seudoproblemas al distinguir que una cosa es la reac- tipo mediacional, sino que lleva a considerar las relaciones
tividad biológica, y otra el comportamiento psicológico. psicológicas al margen del tiempo real.,
En donde se concibe al ser humano en un medio de Explicar con base en un modelo de campo, equiva-
contacto normativo, esto es, el ser humano desde que nace le a llevar a cabo un análisis funcional, en donde lo que se
está inserto en un medio sociocultural que hace posible que estudia son las distintas relaciones establecidas entre un
se den ciertas formas de interacción que van más allá del individuo, otras personas y los objetos- del ambiente. En
mero contacto con un ambiente físico. El comportamiento este análisis se consideran no sólo propiedades cuantitati-
humano está regulado convencionalmente. La postulación vas de la interacción, sino cambios en función y cualidad,
de este concepto permite entender la naturaleza convencio- dado que pueden estar indicando procesos distintos. Se
nal del comportamiento. Es importante enfatizar que no habla de estudiar un campo de contingencias y ello se re-
se trata de sumar elementos de análisis, se trata de "ver" fiere justamente al cómo dependen unos factores de otros
el comportamiento con una lógica diferente. en situaciones delimitadas. Un sistema de análisis de campo
puede entenderse como el análisis de la organización de los
Ahora, con base en lo establecido hasta ahora en el factores que integran el comportamiento, en la forma de re-
modelo interconductual y partiendo de'que ciencia y tecno- laciones de contingencia cualitativamente distintas. Este tipo
logía emplean categorías diferentes, fue posible desarrollar de análisis plantea la lógica a seguir en el campo aplicado.
un sistema para estudiar y transformar el comportamiento El análisis funcional consiste justamente en identificar cuá-
individual en su medio social. Para ello se generaron cate- les son los elementos que conforman una interacción parti-
gorías propias, que corresponden a las definidas en el mo- cular, para así analizar qué función juega cada uno dé ellos
delo, pero que están especialmente creadas para dar cuenta dentro de la interacción y asignar, como resultado del análi-
de casos singulares. sis, la participación diferencial de cada uno, es decir, distin-
tos pesos explicativos dependiendo de lo encontrado.

60 61
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...

Como se había mencionado, Ribes y López respuesta específicas (como las lingüísticas), o aquellas
(1985) desarrollaron una taxonomía funcional del com- morfologías no aparentes, sino que las diferencias se
portamiento. Identificaron cinco procesos que difieren en atribuyen a cierto tipo de procesos de comportamiento
términos de complejidad. Estos procesos permiten expli- que solamente presenta la especie humana y que- en el
car, desde comportamientos. simples, como el seguimien- Modelo se conocen como procesos sustitutivos. El ser
to de instrucciones o responder diferencialmente a un humano, a diferencia de otras especies, tiene la capacidad
contexto, basta comportamientos complejos como la de comportarse desligándose del "aquí y ahora" que una
creación de una teoría científica. Lo planteado en esta ta- situación le impone, esto es, puede por ejemplo, planear,
xonomía es importante en el terreno de la aplicación, responder a algo que ocurre en otro lugar, a algo que
precisamente porque nos señala que podemos estarnos ocurrió antes, en términos de lo que cree, o de lo que sa-
enfrentando a comportamientos de distintos niveles de be. De hecho, cierto tipo de. comportamientos como la
complejidad y ello tiene, entre otras cosas, una repercu- comunicación, la creación, la planeación, la valoración,
sión directa en la selección o diseño de estrategias de in- ilustrarían este tipo de procesos.
tervención. La distinción de formas cualitativas en las Ribes y López (1985) plantean que existe una
interaccíones parte de la identificación de tipos de media- evolución conductual en donde la presencia de un proce-
ción en dichas relaciones de contingencia. Este concepto so del límite inferior es requisito para que se presenten
de mediación se define como el proceso por el cual di - procesos de niveles más complejos. Por ello, aún en un
versos elementos entran en contacto recíproco directo o solo organismo existe una continuidad en la evolución de
indirecto. Designa un proceso en el que un elemento par- las funciones conductuales. Algunas funciones son com-
ticipativo en la interacción es determinante para que un partidas con especies infrahumanas, mientras que otras
comportamiento se presente de cierta manera. Esto, co- son distintivamente humanas. Se plantea que -el compor-
mo lo indicamos antes, es algo que se toma en cuenta en tamiento tiene una organización jerárquica.
el estudio del comportamiento humano individual.
Los procesos contemplados en esta organización
jerárquica del comportamiento son cinco. La primera
forma de mediación o función es la contextual, que se de-
3. Evolución de la conducta
fine como una contingencia entre estímulos, es decir, se
En el modelo interconductual se reconoce la importante identifica una función contextual cuando un sujeto se
distinción entre conducta animal y conducta humana, comporta en una situación particular, reaccionando al
haciendo especial énfasis en el carácter cualitativo de tal contexto, sin introducir cambios en la situación, como
distinción. Se concibe que existen diferencias básicas en- por ejemplo cuando un individuo se comporta siguiendo
tre el comportamiento de especies subhumanas y el del la instrucción de no pisar una raya pintada en el suelo.
La segunda función, se denomina suplementaria, en ésta
ser humano, aunque éstas no se atribuyen a formas de
va existe una participación de la respuesta del organismo
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...

en la estructuración de la contingencia, ello puede ilus- empírico particular (Ribes y López, 1985; Ribes, 1990b).
trarse con una serie de instancias ,de lo que se denomina Este último tipo de relación (sustitutiva no referencial) es
conducta operante; aquí, al responder el individuo de la de mayor complejidad en la taxonomía.
cierta manera, introduce un cambio en la situación. La Es importante considerar que los diferentes nive"
tercera es la selectora, en donde las respuestas son dife- les de mediación son inclusivos, esto es, los más simples
renciadas, no solamente se introducen cambios en la si- se ven incluidos progresivamente en los más complejos, ti
tuación, sino que la forma en que el individuo responde de modo tal que el corte entre la conducta animal y la
ti i
depende de los diferentes estímulos en el ambiente, esto humana no es abrupto, sino que es una transición repre-
podría ilustrarse con lo que se conoce como discrimina- sentada por las funciones sustitutivas. Esta transición ca- 0~
ción condicional. La cuarta función es la mediación susti- racterística de la conducta humana a las funciones 0
tutiva referencial, 'que implica la inten-elación de dos sustitutivas requiere, tanto de un medio social estructura-
organismos o individuos respecto de eventos de estímulo. do, como de un adecuado desarrollo de las estructuras bio-
wl
Este proceso marca la diferencia entre conducta animal y lógicas implicadas. La presencia de funciones sustitutivas
en el contacto organismo-ambiente representa, como se 0
humana, y además es característico del comportamiento I

humano. Este tipo de función implica la relación. de dos había señalado, la forma más compleja de organización de 0
individuos, en donde uno de ellos media el contacto del la conducta. fd~
segundo con respecto a un referente, por ejemplo, cuan- La taxonomía propuesta por Ribes y López ha, f
*1
do una mujer le habla a otra acerca de una hermana, a la permitido reconceptuar distintas áreas de conocimiento
que esta última no conoce. Aquí, la primer mujer media -inteligencia, imaginación, lenguaje, pensamiento- (Ribes,
el contacto de la amiga con su hermana. Este contacto, 1982, y Ribes, 1990b) y ha dado lugar al desarrollo de
además de transformar las contingencias, se da al margen un conjunto de investigaciones.
de las circunstancias concretas del aquí y el ahora de la Como se señaló antes, una tecnología científica de-
situación en la que ambas mujeres se encuentran. Esto rivada del modelo interconductual, debe considerar que
podría constituir un ejemplo de comunicación y ello ilus- toda interacción de estudio representa procesos de compor-
tra procesos sustitutivos referenciales. El quinto tipo de tamiento específicos con características particulares. Esta
mediación sé denomina función sustitutiva no referencial premisa tiene implicaciones no sólo para el análisis del
y constituye una relación entre eventos puramente con- comportamiento, sino para su transformación, en tanto ello
vencionales. El individuo responde a convenciones y no va a depender del tipo de procesos) identificado(s). w ,
así a un referente empírico. Por ejemplo, cuando una
Para concluir este capítulo es importante conside- Gb
persona resuelve una tarea matemática con un alto grado
rar que, aunque no se ha pretendido explicar el modelo
de complejidad. Ahí, su interacción se da con un lenguaje e
interconductual, sí se pretende dejar claro que el
(el matemático) que posee sus propias reglas y que no se lo
AnálisisContingencia) se derivó de dicho modelo y no
refiere a algo concreto, es decir, que no tiene un referente
como extrapolación directa, sino compartiendo las mismas 9
premisas
9
64 65
9
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...

lógicas y epistemológicas, a la vez que construyendo desarrollar conceptos y categorías que permitan en-
conceptos y categorías propios que corresponden taxo- tender diversos comportamientos que hasta - ahora
nómicamente a las del modelo básico. El modelo inter- no han sido explicados satisfactoriamente, y con
conductual es una alternativa. actual en la medida en la ello evitar los análisis simplistas, o bien la genera-
que supera las limitaciones impuestas por la adopción de ción de miniteorías tecnológicas que a través de
un paradigma derivado del modelo mecanicista. Algunas conceptos importados pretenden dar cuenta de fe-
de las ventajas que ofrece la creación de un sistema apli- nómenos complejos. Ello redundaría en una mayor
cado derivado de dicho modelo son: comprensión y, por ende, en una mayor eficiencia
 Una definición precisa del campo de aplicación de la tecnológica.
Psicología. La definición de interconducta permite  La noción de medio de contacto normativo. En el
delimitar el terreno de la aplicación del conocimiento terreno aplicado hay que partir de que la conducta
psicológico y, por tanto, evitar los análisis o inter- humana se distingue de la conducta animal, entre
venciones reduccionistas. otras cosas porque se da a través de un medio de
 Un sistema explicativo no causalista. El análisis contacto normativo. Esta categoría se refiere a las
funcional que se propone en el sistema interconduc- características normativas de las instituciones, así
tual permite entender procesos complejos de com- como a las convenciones y prácticas sociales. Este
portamiento, sin limitarse a los eventos que ocurren concepto, junto con el de mediación sustitutiva per-
como sucesión en el tiempo, o sin necesidad de miten entender al comportamiento individual inmer-
postular otro tipo de categorías explicativas de du- so en prácticas sociales distintivas, y han permitido
dosa legitimidad. Por otra parte, esta lógica permite generar conceptos específicos en el campo aplicado
rescatar factores como la historia del individuo, o que dan cuenta del individuo sin soslayar ni reducir
el contexto, que no quedan representados en la el medio social.
categoría de variables.
 Planteamiento de una taxonomía jerárquica de diver- Entendiendo que el modelo interconductual -breve-
sos procesos de comportami¿nto. La taxonomía mente reseñado- conlleva una lógica diferente para el es-
permite que, en el terreno aplicado, se entienda que tudio del comportamiento, un sistema tecnológico derivado
existen diversos niveles de interacción. Esto implica de dicho modelo, representa una concepción diferente del
entender que no todo tipo de comportamiento es quehacer en el terreno aplicado, que no tiene que ver con
igual, que los procesos de conducta no pueden expli- lo propuesto por otras aproximaciones terapéuticas. A ello
carse como relaciones que solamente varían en cuanto hay que agregar que para elaborar el análisis contingen-
al número de elementos que las conforman, sino que cial, se partió de un conjunto de concepciones con respecto a
se han estructurado de maneras cualitativamente la psicología en el nivel profesional. Específicamente en lo
diferentes. Partiendo de ello cabe la posibilidad de que se ha dado en llamar psicología clínica, el modo

42
EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...
ANÁLISIS CONTINGENCLAL

de proceder tradicional, como se señaló antes, ha estado En lo relativo a la valoración de la conducta, las
permeado en mayor o menor medida, por una concepción aproximaciones tradicionales, así como las conductuales,
clínico-patológica del comportamiento. Por ello, en el si- han aceptado una valoración tácita en términos de norma-
guiente apartado se describirán las concepciones que lidad/anormalidad, que como ya se indicó, lleva a una
sub-yacen al análisis confin~, especialmente cuando serie de problemas cuyas repercusiones. se dan no sólo en
éste se aplica directamente a un usuario que pide ayuda un plano social, sino en cuanto a la propia efectividad
psicológica para resolver un problema. Es importante hacer tecnológica.
esta aclaración, ya que el análisis contingencial, como El análisis contingencial parte de que la conducta
metodología para el análisis y cambio del comportamiento como tal no es intrínsecamente buena o mala, como tam-
individual, puede emplearse en cualquier ámbito de poco normal o patológica, sino que puede adjetivarse de
actividad humana, es decir, en el campo del trabajo, la este modo en tanto tales formas de conducta forman parte
educación y la salud, entre otros. de un sistema de relaciones sociales cuya valoración re-
presenta una expresión ideológica dentro de un proceso
social complejo. El determinar que una conducta es
El análisis contingencia): anormal, disruptiva o problemática, no puede ser un jui-
la ruptura con el modelo médico cio neutral, sino un acto de valoración que rebasa cual-
quier metodología psicológica (Ribes, DíazGonzález,
Con fundamento en una aproximación de campo, y en Rodríguez y Landa, 1986).
particular en la taxonomía funcional elaborada por Ribes . - El análisis contingencia) concibe al comporta -
y López (1985), se elaboró el análisis contingencial con mienio-como una red de relaciones entre un individuo y
una doble función: a) como sistema para el análisis del otros individuos significativos, cuya valoración se da en
comportamiento humano individual, y b) como metodo- términos de las prácticas de grupos de individuos que le
logía para el cambio de conducta individual. dan contexto. Si alguien solicita ayuda psicológica por-
que tiene un problema, o bien porque considera que otra
La valoración del comportamiento persona tiene un problema, lo que está señalando es que
hay una interacción que una o más personas valoran como
Este sistema surgió, no sólo de la necesidad de encontrar problemática según ciertos criterios. Estos criterios de va-
una alternativa a las premisas teóricas de la tecnología psi- loración pueden coincidir o no con los del psicólogo. El
cológica' actual, sino de, considerar a los aspectos valorati- hecho de que ocurra o no esta coincidencia, no autoriza
vos como un componente inevitable del intercambio entre al profesional del comportamiento a juzgar con sus crite-
individuos. Es por ello que se basa en consideraciones re- rios qué comportamientos o personas están bien y cuáles
lativas al análisis del comportamiento humano y a la apli- hay que cambiar. Dado que no existen parámetros uni-
cación del conocimiento psicológico (Ribes, 1982). versales de valoración, lo que está bien para cierto grupo

()9

43
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...

social, puede no estarlo para otro. Ninguna teoría o me- servicio psicológico, d) quién tiene la motivación para el
todología autoriza a imponer criterios de valoración. El cambio, y e) quién valora el comportamiento como pro-
concebir una interacción como problema es algo que so- blemático. Con estos criterios, el niño que no quiere es-
lamente puede hacerse a partir del propio individuo o su tudiar difícilmente será el usuario; sin embargo, si en
grupo de referencia, y no así de criterios institucionales, otro caso, un niño es el afectado, tiene motivación, está
miniteorías, procedimientos, o analogías con el modelo capacitado para referir una interacción, valora el. compor-
de salud-enfermedad. tamiento como problema, puede serlo.

El usuario del servicio psicológico Metodología general y estrategia de aplicación


Cuando se aplica el análisis contingencia) como metodo-
Si el comportamiento se concibe como interacción, se logía de cambio, específicamente a la transformación de
descarta entonces la existencia tanto de problemas defini- una conducta valorada como problema psicológico, una
dos a priori como de sujetos problema. Cualquier indivi- vez que se ha elegido al usuario, se empieza definiendo,
duo involucrado en una interacción valorada como junto con él la problemática psicológica; después se
problema es potencialmente usuario del servicio psicoló- realiza el análisis de las posibles soluciones, partiendo
gico. Cualquiera de estos individuos es potencialmente de que no existen metas terapéuticas predeterminadas,
capaz de alterar la interacción y la decisión de quién es el sino de que cada caso puede tener varias soluciones. Una
usuario del servicio, depende entonces de factores tales vez llevado a cabo este análisis, se plantean los objetivos
como su capacidad para transformar la interacción, su de la intervención que necesariamente están ligados al
motivación para el cambio o su tiempo disponible. Así, si análisis del problema y de su solución. Por último, se
al que se refiere como problema es a un niño que no procede a la selección o diseño de los procedimientos de
quiere estudiar, se debe entender que la relación del niño intervención, su aplicación y evaluación.
con sus otros significativos (familia, maestros) es la que Esta metodología se opone a la lógica tradicional
debemos analizar y transformar. De la gente que se rela- en tanto: a) no existen problemas en sí a ser identificados,
ciona con el niño, debemos considerar quién va a ser el y b) no existe una correspondencia entre la morfología e
usuario del servicio psicológico, esto es, quién nos va a interpretación del problema y las técnicas o procedimien-
brindar información con respecto al comportamiento del tos dirigidos al cambio conductual. Todo problema es sin-
niño, al de sus padres y hermanos, entre otros; quién lle- gular al usuario en su contexto social y en su génesis
vará a cabo el análisis de soluciones y a quién se entrena- histórica y, en esa medida, no puede conformarse una
rá para generar los cambios pertinentes. Seleccionamos a taxonomía previa que clasifique dicho problema. En con-
la persona considerando: a) quién tiene capacidad para secuencia, el componente tecnológico de toda intervención
referir la interacción, b) quién se encuentra afectado por dirigida al cambio de comportamiento, debe sintetizarse de
la interacción, c) quién tiene disposición para asistir al 1
EL CAMBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...
ANÁLISIS CONTINGENCIAL

En este contexto, el psicólogo en tanto no se ha


manera individualizada a partir de las dimensiones funcio- percatado o ha aceptado estas demandas, ha formado par-
nales que definen la problemática del individuo y con base te
en la pertinencia que puedan tener las técnicas como pro- te de la estructura social que, a través de la división del
cedirnJentos sistemáticos para estructurar situaciones que trabajo, le asigna tareas especializadas con una función
promuevan, establezcan y faciliten rmvas formas de rela- social específica. La desprofesionalización trasciende los
ciones interpersonales, bajo circunstancias contingenciales límites de una práctica profesforral dictada por encargo
funcionalmente previstas (Ribes, DíazGonzález, Rodríguez social e impide caer en concepciones clínicas del objeto
y Landa, 1986). Por supuesto, no existen técnicas que sean de estudio. Así, durante el proceso de aplicación del análisis
ideales o específicas a ciertos problemas de comportamien- contingencial como metodología, la desprofesionalización es
to. Las técnicas de intervención se evalúan desde dimen- la estrategia de aplicación. La interacción psicólogo-usuario
siones funcionales totalmente ligadas a la definición del se convierte en una relación educativa. El usuario es
problema, lo cual trasciende los análisis morfológicos y educando y educador, participa activamente en la definición
predeterminados por criterios valorativos supuestamente del problema, en el análisis de soluciones y en la
universales. planificación de la intervención, entre otros. El psicólogo,
por su parte, juega un rol fundamental en dicha relación;
Hay que agregar que la estrategia para la aplica-
es un educador en el amplio sentido del término y como
ción de esta metodología, en tanto el propio sujeto define
tal debe conocer el efecto de las distintas funciones. que
su problemática y la dirección del cambio, es la despro-
puede asumir, dependiendo de cada usuario, de cada
fesionalización. Esta se entiende como: "a) la transmi-
problemática y del efecto que pretenda lograr en el com-
sión del conocimiento a los usuarios que requieran del
portamiento del usuario.
mismo, sin la mediación de otros profesionales, b) la de-
legación en los usuarios de los criterios para definir el
uso de dicho conocimiento al margen de las instituciones Funciones del terapeuta
sociales que determinan su selección y forma de aplica-
ción" (Ribes, 1982, pp.136-137). Así, considerando que su papel tiene un impacto en la
producción del cambio del comportamiento, en el análisis
En este punto vale la pena recordar que las de-
contingencial se asume que lo que hace el psicólogo pue-
mandas que han 'Justificado" a la psicología como profe-
de y debe analizarse funcionalmente. El análisis contin-
sión, no han emanado de la propia disciplina, sino que se
gencial prevé siete funciones distintas: informar, que
han derivado de la ideología correspondiente al modo de
consiste en referir acerca de las circunstancias, factores y
producción imperante, y-por ello se han traducido en la
efectos que se relacionan con que una interacción tenga o no
normatividad o moralidad que se impone implícita y ex-
lugar; entrenar, que implica el enseñar competencias
plícitamente a través de las instituciones o grupos validados
específicas; regular, que tiene que ver con establecer los
socialmente (op. cit.).
momentos y factores morfológicos de la conducta que

72 73
ANÁLISIS coNTiNciENcIAL
EL CUtBIO CONCEPTUAL EN EL ANÁLISIS...

deben implicarse en ciertas formas de comportamiento; Por lo anterior, en el análisis contingencia) se


instruir, que consiste en dar instrucciones' concretas; plantea la necesidad de considerar las funciones señaladas
auspiciar, que se refiere a crear las condiciones necesa- como parte inevitable del intercambio entre psicólogo y
rias para que una interacción tenga lugar sin formar parte usuario. Cada una. de estas funciones tiene una utilidad
directamente de ella; participar, que implica establecer particular en casos concretos, lo cual obliga a analizarlas,
cierto tipo de interacciones programadas, e instigar, que según los efectos que se pretenden lograr. Este plantea-
se refiere a persuadir o brindar ayuda física para que el miento implica llevar a estudio la propia interacción tera-
usuario se involucre en algún tipo de interacción (gibes, péutica, con el f i n de que el psicólogo pueda planear o
DíazGonzález, Rodríguez y Landa, 1986). alterar su comportamiento en función de cada persona y
cada problemática, y así lograr una mayor efectividad y
Hay que recordar que bajo cualquier enfoque tera- precisión en el campo tecnológico.
péutico, los terapeutas llevan a cabo acciones tales como: La desprofesionalización, como modo de acción
entrevistar, proporcionar información, dar instrucciones, profesional, ofrece una serie de ventajas:
entre otras:' Dichas acciones las realizan como componen-
 Impide caer en concepciones clínicas
tes parciales de algún procedimiento estandarizado,_ o co-
 Redunda en una mayor efectividad en tanto el usuario
mo procedimientos independientes en momentos previos a
se convierte en un paraprofesional que puede
la intervención, o incluso como- la propia intervención. Su
aplicar procedimientos para sí mismo o para otros
uso no está regulado por ninguna concepción teórica o
 El número de beneficiarios es mayor
empírica y resulta interesante que en muchas ocasiones, al
contrastar distintos enfoques terapéuticos, se 'observa que Una lógica opuesta a la tradicional y una estrate-
todos tienen cierto grado de éxito,. siendo que en todos el gia como la desprofesionalización permiten romper con
terapeuta asume funciones similares. La existencia de estos la influencia del modelo médico, a la vez que definir una
reportes de éxito, o al contrario, los resultados diferenciales estrategia profesional propia a nuestra disciplina.@
de una misma técnica,, o bien el logro de soluciones previas
a la intervención,. resultan un tanto inexplicables. Se han
atribuido resultados a la "variable terapeuta" o al "efecto
placebo" y, sin embargo, jamás se han estudiado las
acciones no estandarizadas que forman parte inevitable de
todo tipo de práctica terapéutica. Esta limitación se debe a
que no existe un marco teórico-conceptual que permita
estudiar tal tipo de acciones que, sin lugar a dudas, tiene
efectos en el comportamiento del usuario.
Capítulo 4
EL ANÁLISIS CONTINGENCIAL Sus componentes
generales

Como se indicó en el capítulo anterior, el análisis


contingencia) es, tanto un sistema como una
m etodologí a para el anál is is y . cam bi o del com -
po rt am i ent o hum an o i n di v i du a l . C om o s i s t em a
permite analizar funcionalmente el comportamiento
humano individual, sea éste valorado como problemático
o no, y sus categorías y dimensiones poseen valor heurís-
tico; como metodología permite también analizar el com-
portamiento, pero con el propósito de transformarlo.
Al derivarse de la teoría de campo, así como al
romper con la concepción clínica del comportamiento
humano, representa una visión alternativa en el campo de
la tecnología: concibe como sistema explicativo al análi-
sis funcional, considerándolo como un análisis de inter-
dependencias entre los elementos que configuran un
comportamiento, su objeto de estudio es la interacción or-
ganismo-ambiente como unidad inseparable, su unidad de
análisis se configura a partir del campo de contingencias
establecido por la conducta de un individuo en relación
ANÁLISIS CONTINGENCIAL, EL ANÁLISIS CONTINGENCIAL...

con la conducta de otros. Como lenguaje común entre el sistema microcontingencial estará delimitado por la inter-
terreno básico y el aplicado surge sin emplear procedí- acción familiar, y a partir de ahí se identifican otras perso-
mientos de extrapolación y contempla los aspectos valo- nas y circunstancias significativas. Este sistema se compone
rativos como parte fundamental de las relaciones de cuatro elementos que son los que permiten definir y ana-
humanas, dando lugar a la creación de categorías particu- Ii7.qr el campo de contingencias pertinente a la conducta de un
lares pertinentes a su estudio. sujeto. El Sistema Microcontingencial es el punto de partida
Tiene cuatro dimensiones diseñadas para analizar para el análisis del comportamiento (gibes, DíazGonzález,
la conducta individual y para cada una existen conceptos Rodríguez y Landa, 1986).
que corresponden a las categorías analíticas del modelo Segunda dimensión. Se denomina Sistema Ma-'
interconductual; esto es, si se recuerda, en el segundo crocontingencial y se refiere al contexto valorativo que
capítulo se señaló que ciencia y tecnología son modos di- regula las relaciones que se dan en un nivel microcontin-
ferentes de producir conocimiento. La primera abstrae gencial. Los valores se estudian con categorías psicológi-
propiedades genéricas a partir del análisis de distintos cas permitiendo entender en lo concreto y singular al
elementos o eventos, y es por ello que sus enunciados no comportamiento individual en relación con las prácticas
corresponden a ningún evento singular, en esa medida del grupo que le dan contexto. Para ello se parte de la
sus categorías son analíticas. Por el contrario, la tecnolo- consideración de procesos de comportamiento que son
gía sintetiza a partir del conocimiento básico y tiene in- exclusivamente humanos y que permiten entender el
a
gerencia en eventos singulares, únicos. Las categorías' des-ligamiento, funcional con respecto las
que emplea son, por tanto; sintéticas. circunstancias aquí y ahora, característico de las
relaciones, así como las prácticas de los grupos sociales
Primera dimensión. De las cuatro dimensiones que con los que tiene relación un individuo. Los proceso3
constituyen este sistema la primera se denomina Sistema sustitutivos del comportamiento, así como la concepción
microcontingencial y se refiere al conjunto de relaciones de lo moral como una dimensión de las propias prácticas de
que se establecen entre un individuo y otras personas, de- los individuos, dieron lugar a la elaboración del Sistema
limitada situacionalmente. Partiendo del comportamiento Macrocontingencial como categoría correspondiente a un
de un individuo, este sistema permite llevar a cabo un aná- campo aplicado en donde se contemplan los aspectos
lisis funcional de su conducta considerando las relaciones valorativos del comportamiento. Este sistema se revisará
que establece con otros individuos en circunstancias deli- con más atención en otro capítulo.
mitadas. Por decirlo de otra manera, en el sistema micro-
contingencial se identifica la relación que se va a analizar Tercera dimensión. Está constituida por los factores
o transformar. Por ejemplo, si una señora solicita ayuda disposicionales que son aquellos que condicionan
porque su hijo adolescente se va todos los fines de semana probabilísticamente una interacción particular, ya sea
a fiestas y otros lugares de diversión, y llega siempre en la haciéndola más probable o interfiriendo con ella. Los fac-
madrugada, en estado alcohólico, y no obedece a nadie, el tores disposicionales no refieren actos u ocurrencias, sino
ANÁLISIS CON'l-INGENCIAL EL ANÁLISIS CONTIN(3ENCL~L...

la probabilidad o posibilidad de que, dadas ciertas cir- su historia", con stí carga de información, capacidades,
cunstancias, éstos se presenten. Ryle (1949) pone un tendencias y gustos, que dado el caso, posibilitan o pro-
ejemplo: cuando se dice que el vidrio es frágil no se ha- babilizan maneras particulares de comportarse, en cir-
bla de que esté roto, sino de la alta probabilidad de que, cunstancias determinadas.
dadas ciertas cir( l i l n q taíicias, se rompa. Igualmente, Los factores disposicionales en el Análisis Con-
cuando decimos que alguien sabe inglés, no lo decimos tingencial se conciben como categorías específicas a eva-
porque en ese momento lo esté hablando, sino porque luar en el comportamiento individual. Esta dimensión está
llegado el caso, puede traducir un texto o conversar con presente en el análisis de diversos factores participantes en
alguien en ese idioma. Los factores disposicionales per- el campo de contingencias de estudio. Pueden estar consti-
miten entender un conjunto de factores que erróneamente tuidos por el propio individuo, por el ambiente o por am-
se han abordado de manera dualista. Factores tales como bos. Así, los factores disposicionales se evalúan en el
la capacidad, los hábitos, los motivos, los gustos o esta- sistema microcontingencial y en la génesis del problema.
dos de ánimo. Tales factores no pertenecen a la categoría En el sistema microcontingencial, como se verá mas ade-
de variables, no puede predicarse de ellos observabilidad lante, tienen un lugar conceptual en el rubro de situaciones
o inobservabilidad; como tampoco una ubicación y en el de comportamiento de otras personas. En la géne-
espacio-temporal (no son internos o externos), sis del problema, obviamente, en tanto la historia no es
simplemente porque no designan ocurrencias.. Tampoco, y 1
una ocurrencia, se analizan solamente factores disposicio-
es importante aclararlo, equivalen a respuestas nales. Así, por ejemplo, en el sistema microcontingencial,
específicas, sino a lo que el propio Ryle denomina el lugar- en .el que se presenta un comportamiento, su con-
colecciones de ocurrencias, esto es, si se dice, por ejemplo, dición biológica al momento de interactuar o sus capacida-
que alguien es un médico muy capaz o competente, no se des en el ejercicio de una conducta particular, se analizan
habla de una respuesta específica, sino de un conjunto de como factores disposicionales en el rubro de situaciones.
posibles respuestas: diagnostica con acierto, receta los
Cuarta y última dimensión. Se refiere
a las funcio-
tratamientos apropiados, es un cirujano experto, les
dedica el tiempo suficiente a sus pacientes; estas nes del comportamiento de las personas significativas en.
ocurrencias o respuestas que se van dando en, el tiempo, la interacción de estudio. Como se señaló en el capítulo
son justamente las que permiten hacer enunciados, anterior, Ribes y López (1985) plantean diversas formas
disposicionales. Si hemos escuchado a alguien conversar de organización de la conducta en una a jerarquía evolutiva
en inglés, si nos ha traducido un texto, si ha servido como e inclusiva que va de los modos de comportamiento más
intérprete entre algún anglosajón y alguien de habla. simples a los más complejos y exclusivamente humanos. A
hispana en el pasado, decimos que sabe inglés. Justamente, un nivel aplicado, dado que la cáducta es siempre una re-
la historia de cada individuo representa un conjunto de lación entre individuos, las personas cobran una' importan-
disposiciones. Cuando una persona se relaciona con otra en cia especial. Su estudio se lleva a cabo considerando la
el presente, se comporta "con todo y función que la conducta de cada una de ellas representa en

80 f 81
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL ANÁLISIS CONTINGENCIAL...

la interacción con el usuario. Se estudia la forma y el nivel central, y los dos últimos se enfocan en el cambio. Las
en que se da la mediación de dicha interacción en relación cuatro dimensiones descritas se contemplan a lo largo de
con la conducta de alguna o algunas personas específicas. la aplicación de la metodología con conceptos y categorí-
Se pretende así, entender el tipo de proceso psicológico as específicas. Los pasos para su aplicación son:
que se establece en una 'interacción determinada, lo cual I. Identificación de las relaciones microcontingenciales
permite una mejor comprensión de la misma. II. Evaluación del sistema macrocontingencial
Se había señalado que el Análisis Contingencial es IR. Génesis del comportamiento
un sistema y una metodología. Como sistema, las cuatro IV. Análisis de soluciones
dimensiones descritas, así como las categorías específicas V. Selección, diseño, aplicación y evaluación de los
de los sistemas microcontingenciales y macrocontingen- procedimientos de intervención
ciales, permiten generar investigaciones con fines tecno- Como se había indicado, la aplicación de estos
lógicos en los diversos campos de aplicación. De hecho, pasos lleva a la estructuración de un programa de cambio
se han llevado a cabo distintos estudios que tienen que absolutamente singular, que se diseña junto con el usua-
ver, por ejemplo, con explicar el cómo se regulan las rio como producto de la estrategia de desprofesionaliza-
prácticas valorativas de un individuo, o bien, qué facto- ción con la cual se aplica esta metodología. Cada uno de
res psicológicos son determinantes para que un individuo estos pasos conforma un capítulo en este libro. @
presente algunas enfermedades. Dichas investigaciones
han partido de una reformulación de viejos problemas, vis-
tos con una lógica diferente, lo cual necesariamente brinda
nuevos datos, así como la posibilidad de vincular los
hallazgos con la investigación básica y la propia teoría.
Como metodología para el análisis y cambio del
comportamiento. humano individual, el Análisis Contin-
gencial, a través de estas cuatro dimensiones permite en-
tender el comportamiento de cada individuo como algo
único, así como estructurar programas de intervención
que se desprenden de un análisis exhaustivo, tanto de las
interacciones valoradas como problema, como de las po-
sibles soluciones para ello.
El Análisis Contingencial consta de cinco pasos
cuando se emplea como metodología. Los tres primeros
se dirigen a la identificación y definición de la conducta
problema por el usuario. lo cual se cí)nvierte en el punto
Capítulo 5'
EL SISTEMA MICROCONTINGENCIAL,

E1 Sistema Microcontingencial, como se señaló en el


capít ul o ant eri or, s e refi ere a l a red de re l aci ones
que est abl e ce un i n di vi duo con s u m e di o, qu e s e
de fi ne d e m an e ra s i t u ac i on al y qu e constituye el
campo de contingencias a analizar. Está compuesto por
cuatro elementos que pueden tener pesos explicativos
mayores o menores dependiendo de cada interacción. Se
asume que estos cuatro elementos dependen unos de otros y
que uno de ellos estructura el campo de contingencias de un
modo particular, es decir, lo media o regula. Cabe recordar
que el concepto de mediación se emplea para referirse a la
forma en que se configura una relación específica y al
elemento que la estructura de ese modo se le llama
mediador. La mediación microcontingencial se da
usualmente a través de la conducta de alguna persona
específica, dicha persona puede ser el propio usuario u.
otra persona significativa en la interacción. La conducta
mediadora puede ser directa o indirecta. Se considera directa
si una persona, la que media la relación, re gula el
comportamiento de otros a través de acciones (que
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL SISTEMA MICROCONTINGENCIAL

pueden ser verbales también) circunscritas a una situa- microcontingencia, la evaluación de sus funciones, la
ción determinada. Por ejemplo, en una familia puede ser descripción del proceso de mediación y, por ende, de la
que el papá sea el que media las relaciones. Esta función complejidad del comportamiento de estudio, constituyen
puede presentarla directamente si otorga permisos, mane- el análisis microcontingencial. Los elementos que se
ja los recursos u otorga' sanciones; aunque también po- identifican y analizan son:
dría mediarla a través de procesos sustitutivos si, por a) Morfologías de conducta
ejemplo, les habla del pecado y sus consecuencias, de la b) Situaciones
ira de Dios, del cielo como premio al buen comportamien- c) Personas
to. En este caso, transforma las contingencias "reales" d) Efectos
aquí y ahora de la situación y la mediación se da a través
de interacciones lingüísticas, que reemplazan funcional-
mente a aquellas circunstancias concretas en donde tiene Morfologías de conducta
lugar la interacción.
Este primer grupo de elementos tiene que ver con la des-
La identificación de la mediación microcontingen-
cripción de aquellas formas de respuesta del individuo
cial permite entender al comportamiento como un proce-
considerado como usuario del servicio psicológico, así
so específico, esto es, permite ubicarlo en la taxonomía
como de aquellas personas significativas en la interac-
funcional propuesta por Pibes y López (1985), y por en-
ción, es .decir, lo que estos individuos hacen para rela-
de, evaluar su grado de complejidad. Ello como se había
cionarse entre ellos, así como con objetos y eventos de su
indicado, tiene implicaciones en la propia comprensión
medio en circunstancias particulares.
de comportamiento y en el diseño de las estrategias de
intervención. Acciones concretas como gritar, pegar, amenazar,
advertir, llorar, escribir, leer, hablarse a sí mismo, fu -
El análisis que se lleva a cabo aí identificar el Sis-
mar, ingerir drogas, quejarse, chantajear, exponer una
tema Microcontingencial es un análisis funcional. Para
clase y relacionarse sexualmente, entre otras, son morfo-
cada interacción que se estudia se identifica qué elemen-
logías de conducta. Así, cuando se analiza una interac-
tos la componen y cuál es su función dentro de la inter-
ción, se identifica qué es lo que hace el usuario en tal
acción. Los distintos pesos explicativos se asignan como
interacción y se anota en morfologías del usuario, igual-
producto del análisis y no de manera previa a él. Se parte
mente se identifica qué es lo que ?hacen afros para que el
de que cada elemento que forma parte de la interacción
usuario responda del modo en que lo hace y esto se enlis-
afecta a los demás y es afectado por ellos.
ta en morfologías de otros.
La explicación de un comportamiento sólo puede Cuando el análisis contingencia) se emplea como
darse como resultado de su análisis. Para ello se tras- metodología para la alteración del comportamiento,
ciende la temporalidad que impone el estudio de varia- usualmente se analizan aquellas morfologías de conducta
bles. La identificación de los elementos que conforman'la
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL SIS'FENIAM1CR()CC)NTIIqCENCIA1-

que se valoran como problemáticas. En ocasiones dichas conducta con conducta, conlleva el peligro de entender al
morfologías se valoran como tales porque afectan a otras comportamiento psicológico como actividad del organis-
personas o al propio individuo, por ejemplo, morder una mo, y ello propicia, entre otras cosas, su confusión con
manzana no se valora como problema, pero morder con reactividad biológica. Considerar, por ejemplo, que las
intensidad a un compañerito de clase sí se puede valorar respuestas sensoriales son conducta, o que condiciones
corno inadecuado, dadas las prácticas convencionales de biológicas diversas tales como la sudación, el dolor de
un grupo de personas. La morfología de conducta es la cabeza, la respuesta galvánica de la piel o la taquicardia
misma, los efectos, el contexto situacional y el contexto son respuestas psicológicas, proviene de tal premisa. En
normativo, son los que determinan su valoración. En el Análisis Contingencia) se concibe a la reactividad bio-
otras ocasiones la morfología de conducta se valora como lógica como un factor necesario, pero no suficiente para
problema porque un sujetó no se comporta en la forma explicar el comportamiento. En algaras interacciones,
esperada por otros en un contexto específico, sino que condiciones biológicas específicas pueden facilitar o in-
hace cosas distintas. Así, quedarse callado cuando un terferir con cierto tipo de relaciones, por ejemplo, un in-
profesor demanda una respuesta concreta, puede ser dividuo se comporta diferente de como acostumbra a
valorado como un problema. En este caso, se hacerlo con su novia, cuando le duele la cabeza. Por el
anotaría `quedarse callado' corno morfología del contrario hay condiciones biológicas que pueden ser con-
usuario, y 'liacer una pregunta académica' como secuencia de un proceso psicológico específico, como en
morfología de otros, particularmente, del profesor. aquellos. casos en los que ciertas conductas de riesgo aca-
Si le preguntamos a un adolescente qué hace para ban generando una patología biológica. Por ello insisti-
conquistar a una muchacha, seguramente nos respondería mos en evitar posturas organocéntricas y considerar a la
con una lista de morfologías de conducta: le lleva flores, interacción como la unidad de análisis.
le habla por teléfono, la invita a salir, la piropea o le Es importante mencionar que un mero análisis
carga sus cosas. Este conjunto de morfologías es lo que morfológico (de lo que el individuo hace) no explica las
se identifica en este primer apartado, considerando la interacciones psicológicas. El hecho de que un individuo
manera en que nuestro usuario principal se relaciona con se queje de que es muy nervioso, que no duerme bien, se
las otras personas significativas en la interacción. maree o le de taquicardia, no es suficiente para explicar
Aquí, hay que recordar que morfologías de su comportamiento. Desde esta perspectiva, es muy im-
conducta no equivalen a conducta, las morfologías son portante entender que ser muy nervioso no es el "pro-
uno ,de los elementos a considerar en el análisis blema" como t al, sino que s e está refiri endo una
microcontingencial. La conducta como tal es la tendencia que probabiliza una manera particular de com-
interacción formada por los elementos que conforman la portarse en cierto tipo de situaciones, en donde existen
microcontingencia (situaciones, morfologías de efectos específicos del propio comportamiento, en donde
conducta, comportamiento de otras personas y efectos). influye una historia única e irrepetible, y probablemente
Confundir morfologías de

89
88
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL SISTEMA MICROCONTINGENCIAL

creencias y prácticas valorativas específicas. Lo que el muy honesta, uno de los hijos les robó dinero en una
individuo reporta como problema no se refiere a la inter- ocasión, esta sola ocasión puede ser determinante para
acción entre estos elementos. Usualmente se reportan que esta morfología se valore como un problema impor-
efectos, lo que la persona siente, lo que le "ocurre" y no tante y digno de atención psicológica. El análisis cualita-
hay que caer en la tentación de considerar que estos efec- tivo, entonces, proporciona información valiosa que se
tos del propio comportamiento son respuestas, como tam- debe contemplar.
poco se debe excluir la identificación de todos aquellos
factores pertinentes a la explicación del problema.
Entender las diferencias entre respuestas, disposi- Situaciones
ciones y efectos, es justamente lo que permite llevar a
Las situaciones son el conjunto de características fisicas y
cabo un análisis funcional. El hecho de que una persona
sociales, tanto del usuario como del ambiente, que po-
sienta algo, piense en algo, o reporte que le ocurre algo,
seen funciones disposicionales, es decir, su función es la
no debe ser motivo para concluir que si le ocurre al indi-
de facilitar, entorpecer, o hacer más o menos probable
viduo, es respuesta. Ya se había señalado. que un error
una interacción particular. Este conjunto de factores dis-
muy común por la falta de distinción entre disposiciones
posicionales conforman el- contexto en que se da una in-
y ocurrencias, es considerar que todo lo que le ocurre al
teracción. Por supuesto, no se identifican aspectos que
individuo es respuesta y entra en la lógica de las . varia-
correspondan a la lógica de las variables, sino a la de
bles. En un análisis funcional lo que un individuo refiere
disposiciones. En términos generales, dichos factores,
se debe entender en términos de la función que esto tiene
cuando son del usuario, están formados por capacidades
en su interacción. Así, si una persona refiere que tiene
y tendencias, y Cuando aluden a ciertas propiedades del
miedo a las tormentas eléctricas, debe quedar claro que
ambiente físico y social, constituyen un contexto situa-
cl miedo es una disposición a comportarse de determina-
cional (Ryle, 1949).
da manera en tales situaciones, y no así una respuesta.
Los factores disposicionales, como se había men-
Ahora, con respecto a la posible cuantificación de
cionado, son una de las dimensiones del Análisis Contin-
ciertas características dinámicas de las morfologías de
gencial y, por. ende, se evalúan en distintas fases de la
conducta, ésta se lleva a cabo cuando es significativa en
metodología, aunque específicamente para el rubro de si-
la relación. En ocasiones, la frecuencia, duración o in-
tuaciones se evalúan los siguientes:
tensidad de una morfología de conducta son significativas
para que un comportamiento se califique como problemá- a) Circunstancias sociales. Aquí se identifica el tipo de
tico, pero en otras ocasiones los criterios de valoración circunstancia social en el que se enmarca la interac-
no recaen en ningún aspecto cuantificable. Su simple ción de estudio. Las circunstancias están más o me-
ocurrencia es lo suficientemente significativa para que se nos delimitadas convencionalmente como circuns-
valore como problema. Por ejemplo, si en una familia tancia familiar, de noviazgo, de amistad, laboral,
AN ÁLISIS CONTINGENCIAL EL SISTEMA MICROCONTINGENCIAL

de recreación. Este factor puede probabilizar cier- de los individuos. Dichas demandas pueden ser
to tipo de interacciones, por r ejemplo, el hecho de explícitas o tácitas, pero juegan un papel muy im-
estar en familia puede facilitar- que una. persona portante cuando se valora el comportamiento de
determinada se comporte de manera ruda y rebel- otro o el propio, y son un factor fundamental que ti
de, siendo q u e e r r * . o t r a s - c t - c u a s t w x - i w - S e c o m p a r t a da contexto a las relaciones entre individuos. Así,
distinto. por ejemplo, de un hijo se espera que obedezca,
b) Lugar o lugares. El ambiente físico también puede que saque buenas calificaciones, que llegue tem-
fungir como disposicional. Una biblioteca, por prano a casa; de un estudiante en la escuela se es-
ejemplo, puede favorecer el comportamiento de r pera que participe, cumpla con las tareas asignadas,
estudiar, mientras que un lugar oscuro y solitario trate respetuosamente a los profesores y compañe-
puede probabilizar que un adolescente se relacione ros; de una madre se espera que cuide a sus hijos,
sexualmente con su novia. Los lugares, como am- los alimente, los atienda, los eduque. Aún cuando 41
bientes físicos, no son determinantes de las con- podría parecer obvio, hay que señalar que una bue- 0
doctas "problemáticas", pero en algunos casos na parte de lo que se valora como comportamientos
tienen una función disposicional que no puede problema y que llevan a considerar a individuos
marginarse. particulares como problemáticos, tiene que ver con
c) Objetos o acontecimientos físicos. Como en el caso que no satisfacen lo que una persona o grupo de
anterior existen objetos (cierto tipo de alimentos o personas esperan de su comportamiento. Una espo-
prendas de vestir específicas) o acontecimientos sa se queja de que su marido no pasa tiempo con
físicos (temblores, tormentas, inundaciones), que ella, una madre de que su hijo no estudia o un
pueden desempeñar funciones disposicionales. Así
decisión
por ejemplo, una esposa puede vestirse de manera hombre de que no es capaz de tomar una
en momentos importantes. Cuando lo relevante pa-
"provocativa" para probabilizar que su marido ra valorar una relación como problemática es que •
tome la iniciativa de un contacto sexual. alguien no cumple con lo que se espera d e él, jus- •
d) Conductas socialmente esperadas. El hecho de que tamente un factor disposicional a identificar es el de •
los individuos se desarrollen en un medio social `conductas socialmente esperadas'.
implica, por un lado, que todo comportamiento
e) Las competencias e incompetencias para llevar a
humano es siempre un comportamiento valorado, cabo lo socialmente esperado. Como se señaló an-
y por otro, que existen prácticas convencionales tes, los factores disposicionales en términos genera- •
que son las que determinan dicha valoración. De les se vinculan con capacidades y tendencias. Las •
acuerdo al momento histórico, a la cultura, a cir- competencias que un individuo ha ido adquiriendo a •
constancias y grupos de personas concretos, existen
lo largo de su historia pueden en el presente facili- •

demandas convencionales para el comportamiento tar o probabilizar cierto tipo de comportamientos.


92 93 •
4
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL SISTEMA IMICROCONTINGENCIAL,

Si por el contrario, carece de cierto tipo de compe - "problemas" como el beber, o fumar. Si existe una
tencias, ello puede entorpecer alguna interacción. alta probabilidad de emisión, las estrategias de inter-
Así por ejemplo, si un estudiante ingresa a una li - vención deben tomar esto en cuenta. Los individuos
cenciatura sin saber inglés y parte de sus tareas con- no se comportan dejando a un lado sus experiencias
siste en leer artículos en inglés, esta -incapacidad pasadas. Muchas de las interacciones presentes se
seguramente dificultará su ejecución académica. Ello ven influidas por la historia en forma de tendencias,
viene al caso porque cuando el criterio para valorar propensiones, inclinaciones, competencias e incom-
una relación como problemática tiene que ver con petencias. Todos estos factores pueden ser condicio-
que una persona no lleva a cabo lo esperado, nos co- nes importantes para que una interacción se lleve a
rresponde evaluar el por qué no cumple con ello. En cabo de un modo particular.
esa medida hay que identificar si es por falta de ca -
pacidad, o bien, si existen razones diferentes. Ahora, cuando se aplica la metodología de Análisis
f) Inclinaciones y propensiones. Otro factor a evaluar Contingencial, se debe tomar en cuenta que cualquiera o
como posible disposicional en alguna interacción cualesquiera de los factores antes señalados pueden con-
tiene que ver con las inclinaciones, que se refieren formar el contexto en el que se presenta una interacción.
a gustos y preferencias, y las propensiones, que Nos corresponde evaluar su posible participación, aunque
aluden a estados temporales de corta duración, en ello no implica que necesariamente todos deban aparecer, o
particular a estados de ánimo (tristeza, felicidad, tener una función disposicional, aún cuando se encuentren
enamoramiento), conmociones emocionales (furia, presentes en una interacción, esto es, no en todo com-
euforia, coraje, miedo), y condiciones biológicas portamiento hay, por ejemplo, un estado emocional que
(dolor de cabeza, intoxicación por drogas o alco- actúe como disposicional, o Po siempre vamos a encontrar
hol, enfermedades diversas). Así por ejemplo, una tendencia significativa. Toca al analista evaluar el papel
haber ingerido una bebida alcohólica puede facilitar de cada uno.
que se maneje un automóvil de manera imprudente
y distinta a la habitual. Estar enamorado hace más
probable que estemos sonrientes y amigables. Personas
g) Tendencias. Este término alude a costumbres, hábitos Bajo este rubro se considera la función tse ejerce el com-
y formas de conducta, que en el pasado han estado portamiento de todos aquellos individuos que participan
vinculados a efectos específicos y que por ello, en significativamente en la interacción valorada como pro-
ciertas circunstancias, tienen una alta probabilidad de blema. Las interacciones humanas son fundamentalmente
emisión. Concebir a las tendencias como respuestas interacciones entre individuos, de modo que resulta fun-
al margen de una historia y de su función disposicio- damental analizar el comportamiento de todas aquellas
nal, ha llevado al fracaso en la, alteración de muchos personas que participan de una relación, ya que ésta puede

oa
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL SISTEMA MICROCONTrN(-iENcia£ 1`

tener un papel funcional específico. Para analizar este rol por el del profesor. En el de una esposa golpeada y
funcional, la dimensión básica es la de individuo media- maltratada por el marido, lo más probable es que
dor-individuo mediado. El resto de las funciones que su comportamiento esté mediado por el de él.
1conceptualmente se contemplan es de tipo disposicional. Auspiciados- a a q u é l q u e f a c i l i t a o promueve una
Antes de definir estas f b n ~ hay qw Adata-qae 'es eT interacción particular, sin formar parte de ella. Una.
comportamiento particular de una persona, en una situa- acción o frase de una persona pueden propiciar que
ción determinada, el que se analiza a través de la función un individuo se relacione de modo particular con
1
que ejerce en esa relación; por .lo tanto, no es un calificati- otros. Atendiendo al ejemplo anterior, si el profe-
vo para los individuos, dado que ~" sus distintos comporta- sor a le comenta al profesor b que oyó que sus ti
mientos pueden tener diversas funciones en diferentes alumnos hacen trampa en los exámenes, probable-
situaciones. El comportamiento de los individuos puede mente el profesor b altere la forma- de llevar a cabo
tener las funciones siguientes: las evaluaciones. 09
 Mediador. Cuando el comportamiento de un sujetoRegulador de propensiones e inclinaciones. Aquí se 0#
es el que establece o prescribe las contingencias de apuntaría la función de aquellas personas cuyo 44
la interacción, tiene una función mediadora. En ese t c o m p o r t a m i e n t o hace más probable cierto tipo de 41)
sentido, este ste comportamiento estructura la relación interacciones, en tanto modula gustos, preferencias,
entre los individuos significativos de un modo partí-.' estados de ánimo o conmociones emocionales. Si el
cular. Por ejemplo, el comportamiento de un profe- director de la escuela entra al aula en la que el pro- (01
sor en un aula de clases. Su comportamiento regula f fesor-está dando clases y este profesor se "siente 0;
el de los estudiantes en tanto determina la forma en evaluado", es decir, se alteran sus estados de áni-
que se comportan con él, es decir, su comportamien- mo; es más probable que se comporte distinto con
to "domina o dirige" el de los otros. El profesor se- sus alumnos, el comportamiento del director, en es-
gurarnente establece las actividades que deben te ejemplo, sería regulador de propensiones. Esta
realizarse, los criterios para lograr una buena evalua- función la ha adquirido seguramente, en el pasado,
ción, normas de conducta en el_aula. Es él quien im- en otras interacciones con el profesor.
pone sanciones a aquellos que no cumplen, o por el  Regulador de tendencias. Si en el rubro de situacio-
contrarío, felicita a los que sobresalen, por ello consi- nes se detectan tendencias relacionadas con el com-
deraríamos que tiene una función mediadora. Estruc- portamiento que se estudia, aquí corresponde inves-
tura una interacción particular. tigar si existen personas cuyo comportamiento las
 Mediado. Es el comportamiento, que se ajusta o es-regula. Aquí se puede ilustrar el comportamiento de
tá regulado por las contingencias que prescribe el alguna persona que refiere que cuando ve a su amigo
comportamiento mediador. En el ejemplo anterior, que es un fumador empedernido, le dan ganas de
el comportamiento de los alumnos está mediado fumar solamente al verlo y lo hace. Si tal es el caso,

96 97
71
ANÁLISIS CONTINGENCIAL. EL SISTE 4A MICROCONTINGENCIAL.

hay que evaluar si dicha persona adquirió esta fun- Efectos


ción reguladora, por capacidad o por historia, es de-
cir, si esa función se fue construyendo histórica- La última categoría del Sistema Microcontingencial es la de
mente, o si se adquirió por poseer características los efectos. Ello nos habla, en principio, de la relación de
similares a otros réguladores históricos. - consecuencia entre la morfología de conducta de un indivi-
duo y otros. Se refiere, pues, a correspondencias funciona-'
Como en la, categoría anterior,. no en. toda interac- les entre las conductas de los individuos en situaciones de
ción se van a encontrar necesariamente todas las funcio- relaciones recíprocas. Esta categoría se basa en la dimensión
nes descritas; esto es, puede darse una relación que sólo de comportamiento propuesta por Kantor (1946): Compor-
tenga un individuo mediador y otro mediado, alguna tamiento efectivo, comportamiento inefectivo y comporta-
otra, en donde un tercer individuo sea disposicional; de miento afectivo. El primero se refiere a aquél que afecta el
cualquier manera, lo que corresponde es evaluar la posi- comportamiento de otros, como podría ser, por ejemplo,
ble función de cada una de las personas que constituyen el caso de agredir a una persona y que ésta nos deje de
la interacción. Hay que reiterar que la función que ejerce hablar. El segundo es el que no altera el comportamiento
el comportamiento de una persona en una inIcrocontin- de otros, esto es, cuando no hay cambios en el comporta-
gencia particular, puede ser distinta en otra. miento de otros, como consecuencia de lo que un indivi-
duo hace, como por ejemplo, cuando una madre se queja
Un punto importante en el análisis microcó ntin- de que ella "castiga" a su hijo cuando no la obedece o le
gencial es definir la mediación. Se debe indicar cuál es el da consejos todo el tiempo, y el hijo sigue sin obedecer
individuo mediador, a través de qué conducta regula la (no genera cambios en su comportamiento); 'el tercero alu-
microcontingencia y en qué nivel lo lleva a cabo; esto es, de a aquel comportamiento que afecta exclusivamente al
si el nivel de mediación es directo (restringido a las con- individuo que lo emite. Esta categoría no excluye a la an-
diciones aquí y ahora de la relación), o indirecto (desli- terior, pueden existir conductas que no alteran el compor-
gado funcionalmente de las condiciones presentes en tamiento de otros individuos pero que sí afectan el propio.
forma concreta en la interacción). Ello nos lleva a enten- Estos efectos pueden ser de tipo disposicional, como cuan-'
der distintos procesos de comportamiento en cuanto a su do lo que se afecta son estados de ánimo, tendencias o
estructura y complejidad, lo cual repercute en un análisis condiciones biológicas, o bien pueden afectarse morfologí-
más preciso, así como en la selección de los procedi - as de conducta propias, como en el caso de aquellos proce-
mientos de cambio pertinentes. sos que se han explicado como autocontrol.
Los factores de consecuencia son parte del campo
de contingencias y guardan una interdependencia con otros
elementos significativos, aunque cabe aclarar que ello no
quiere decir que en ningún momento un efecto pudiera ser

95
ANÁLISIS CONUNGENCIAL

crítico en una microcontingencia particular y, por ende,


tener un peso explicativo mayor en algún momento. Lo ti
que hay que tener presente es que esto no es así necesa-
riamente, sólo un análisis funcional puede determinarlo.
Para la categoría de efectos se idenffican:
-Efectos sobre la conducta de otros 1
-Efectos sobre uno mismo EL ANÁLISIS MACROCONTINGENCIAL
-Sin efectos
Hay que plantear que, dado que un Sistema Micro-
contingencial se delimita de manera situacional, para un solo
usuario pueden identificarse varias microcontingencias. Ello
depende de que se encuentren campos de contingencias
independientes entre sí (funcionalmente), como la presenta-
ción de diversos "problemas" desvinculados. Por ejemplo, E1 análisis microcontingencial, que es un análisis •
cuando una señora- se queja, por un lado, de problemas con funcional, se complementa con el macrocontingencial que es un tipo de análisis
su marido al que descubrió siéndole infiel, y por otro, de enfocado al estudio del contexto valorativo de la interacción. Para entender el
que en su trabajo le resulta dificil orgsni7.2r sus actividades. sistema macrocontingencial es importan-
En el primer caso la circunstancia social es el matrimonio, te hacer algunas consideraciones previas. revias.
las personas significativas se identifican fundamentalmente El planteamiento de este sistema surgió de la nece-
en la familia, habrá morfologías de conducta particulares sidad de considerar la naturaleza social-convencional del
tanto de la señora como de los otros significativos. En el se-
entorno en el que se practica el comportamiento humano.
gundo, la circunstancia social es diferente: de trabajo, las
La individualidad se conforma fundamentalmente a partir •
personas significativas en la interacción también son distin-
de las características que le impone la práctica compartida-
tas, lo que ella hace en el trabajo también es distinto. Se
por los miembros de una cultura. Se había señalado que el
habla entonces de dos microcontingencias, empleando ade-
más, como criterio fundamental, la delimitación situacional. ser humano es- capaz de comportarse desligándose de las •
Para concluir este apartado es importante resumir características del aquí y ahora que le imponen los am- •
que el análisis microcontingencial es un análisis donde se
'delimitan cuáles elementos conforman una interacción y
bientes naturales. El ser humano se comporta de acuerdo a •
cómo se relacionan funcionalmente, cuáles tienen un peso
las propiedades convencionales de e su ambiente, de modo
que las contingencias no residen en el tiempo y espacio •
explicativo mayor y qué nivel de complejidad tiene dicha particulares en que tienen lugar sus diversas interacciones •
interacción, hablamos, por tanto, de un análisis funcional sociales. Desde esta óptica, como se había comentado, se
genuino. 90 lleva a cabo una distinción crítica entre el comportamiento •
100 i
o
ANÁLISIS CONTINGFNCIAL EL ANÁLISIS MACROCONENGENCIAL

humano y el subhumano y ésta se refiere al carácter con- indicadas para valorar un comportamiento como proble-
vencional del entorno humano. La capacidad humana de mático son aquellas significativas en una interacción. Los
comunicarse, de crear, de responder a convenciones y de criterios que se emplean para valorar el comportamiento
crear tales convenciones, está estrechamente vinculada con pueden ser diversos, sin embargo, un criterio común es
lo que se denomina lenguaje (Ribes y López, 1985). El len- el moral. El concepto de moralidad, desde esta perspecti-
guaje es el que permite la individualización de lo social, así va, se entiende como una dimensión del comportamiento
como el surgimiento de la convención cultural como prácti- que tiene que ver con la regulación de comportamientos
ca compartida. De hecho, las coordenadas que estructuran y individuales que afectan a grupos específicos de indivi-
regulan la cultura son el trabajo, el lenguaje, la política y la duos. Lo moral consiste en la adecuación de tales com-
moral; sin embargo, para un análisis psicológico, los ejes portamientos a las prácticas sociales que regulan sus
fundamentales descansan en el lenguaje y la moral. Estos no efectos relativos a grupos de individuos socialmente je-
son independientes, el lenguaje como forma de vida es inse- rarquizados; en otras palabras, un comportamiento se ca-
parable de la moralidad como criterio de valoración intrín- lifica de inmoral, de acuerdo a prácticas y creencias de
seco a un actuar con respecto del mundo (Ribes, 1992). un grupo, cuándo difiere de los de este grupo o afecta a
otras personas de dicho grupo, aunque esta afectación se
Partiendo de lo anterior, Ribes, DíazGonzález,
valora de manera distinta dependiendo de a quién ._ afec-
Rodríguez y Landa (1986) proponen concebir a la mora-
ta. A la Psicología no le corresponde estudiar o dar cuenta
lidad como una dimensión de la conducta humana, que es
de los valores en general, como tampoco del conjunto de
una característica definitoria en tanto expresión ideológi-
prácticas y creencias de una cultura particular, lo que le
ca de lo social. La conducta como se había indicado, no
corresponde es el análisis de las prácticas individuales
tiene un valor intrínseco, no es buena o mala, desadapta-
como modos de interacción del individuo en la práctica
da o adaptativa, sana o enferma, normal o anormal. La
socio-cultural. El Análisis Contingencia) permite el estu-
conducta se valora, se califica de diversos modos según
dio de la dimensión moral conformando, a través de los
el contexto cultural en el que ocurre. Los criterios con
sistemas microcontingencial y macrocontingencial, el,
los que una conducta se valora, cambian de época a épo-
medio para articular en el terreno psicológico los planos
ca, de cultura a cultura, e incluso de' grupo a grupo, de
microsocial y macrosocial (Ribes, 1992).
acuerdo a condiciones socioeconómicas, culturales o
geográficas. Hay que insistir en que no existen criterios En Psicología, los valores no pueden entenderse
universales para valorar el comportamiento. En una si- como entes abstractos, entidades, ni como agentes media-
tuación de guerra matar a otra persona puede verse como cionales o "internos" que provocan o explican el compor-
algo loable y valiente, por lo que no se puede afirmar tamiento, tampoco pueden entenderse bajo la lógica de las
que respetar la vida de otros, como ejemplo extremo, sea variables. Los valores representan una dimensión de las
un valor universal. Por ello es importante entender que propias prácticas conductuales que regulan socialmente "la
como psicólogos debemos considerar que las personas transmisión, reproducción y ejercicio de formas particulares

1 0-
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL ANÁLISIS MACROCONTINGENCIAL

de comportamiento que afectan a grupos de individuos de Los valores como prácticas de comportamiento se
acuerdo con la posición relativa que ocupan en la estructura adquieren en el contexto de interacciones concretas con
social" (Ribes, 1992). La moralidad consiste entonces en individuos específicos que explícitamente imponen nor-
la adecuación del comportamiento individual a las prácticas mas o ejemplos de comportamiento como modo social
sociales que re~.sus. efectos- necasano, es decir, como uri. "debex ser" de las interac-,
Por lo anterior, para realizar u n análisis psicoló- ciones. Tales microcontingencias, llamadas ejemplares
gico de la moralidad deben contemplarse dos aspectos: porque funcionan como ejemplos o modelos, rigen poste-
1) Los procesos de sustitución referencia) y no refé- riormente las prácticas individuales sin estar presentes en
rencial, que son los que posibilitan el desligamien- forma concreta en otras interacciones cuyos criterios de
to funcional en la conducta de los individuos, de valoración son tácitos (microcontingencias situacionales).
modo qué un individuo puede responder en térmi—
nos de propiedades convencionales, trascendiendo Las microcontingencias ejemplares deben entenderse
el carácter espacio-temporal que una situación le como interacciones conformadas por los mismos elementos
impone (Ribes y López, 1985). que se describieron en el sistema microcontingencial, pero
6,*
éstas se caracterizan porque implican relaciones entre
2) La estructura conductual de las prácticas sociales
personas que son explícitamente valoradas como modos
que regulan el comportamiento individual sobre
sociales necesarios. Existe en ellas un "deber ser" explícito.
otros, es decir, el contexto valorativo formado por
- El ser humano aprende prácticas valorativas -como
costumbres, prácticas, creencias - y, en general,
acciones o creencias- en el contexto de un grupo social
como forma de vida del o los grupos sociales con
-usualmente la familia- en donde individuos concretos
los que un individuo se relaciona.
establecen la normatividad de las relaciones. Esta norniati-
Evaluar los aspectos mencionados implica la rea- vidad regula sustitutivamente las prácticas del sujeto en
lización de un análisis psicológico para la dimensión va- otras interacciones (con otras personas, en otros lugares,
lorativa del comportamiento. Se parte de que todo acto en circunstancias diferentes), es decir, el individuo con-
de valoración _implica procesos sustitutivos de comporta- forme se desarrolla se comporta en ciertas circunstancias
miento. El valorar una conducta como buena, apropiada, de acuerdo a los valores aprendidos en la mierocontingen-
bizarra o enfermiza, significa comportarse de acuerdo a cia ejemplar, este tipo de comportamiento se denomina
criterios que no forman parte de la situación en la que se sustitutivo, la persona actúa en una situación cuyos crite-
lleva a cabo la valoración, esto es, valorar es responder rios de valoración son tácitos, como si estuviera en una
según información, experiencias o creencias. La valora- con criterios explícitos. De ahí que el análisis psicológico
ción, como comportamiento, se encuentra regulada por de la moralidad no puede darse independientemente de las
dimensiones funcionales que no están presentes de mane- interacciones concretas que tienen lugar en las situaciones
ra efectiva en una relación microcontingencial particular. microcontingenciales. El análisis psicológico debe tener su
anclaje en el comportamiento individual.

104 105
AN ÁLISIS CONTINGENCIAL EL ANÁLISIS MACROCONTINGENCIAL

Partiendo de lo anterior, y en tanto lo moral se ca- Intentaremos ilustrar problemas de carácter macro-
lifica como la adecuación de las prácticas de un individuo contingencial y el tipo, de correspondencias que se identifi-
con las prácticas de su grupo o grupos sociales, las corres- carían. Supongamos el caso de un adolescente muy
pendencias entre ambos tipos de núcrocontingencías:. las religioso, proveniente de una familia igualmente religiosa y
ejemplares (aquellas donde se explicitan los valores como cuyos amigos practican la misma religión. Este mucha-.
deber ser de una relación) y las situacionales (aquellas cho reporta que no puede evitar masturbarse y que se siente
otras interacciones reguladas por las ejemplares), constitu- muy culpable porque sabe que vive en el pecado. En un
yen el sistema macrocontingencial relativo a un individuo. caso así, de manera muy simplificada se identifica funda-
El análisis macrocontingencial, a diferencia del mentalmente una falta de correspondencias intrasujeto, esto
microcontingencial, no tiene como propósito la evalua- es, lo que el muchacho hace, no corresponde con lo que
ción funcional de una conducta circunscrita situacional- cree que debería hacerse, en relación a la sexualidad juvenil.
mente, o de una interacción específica valorada como Igualmente existe una falta de correspondencia entre lo que
problema, sino que su objetivo es evaluar las correspon- hace en la microcontingencia situacional (en este caso, su
dencias entre la conducta de un individuo-y las prácticas comportamiento sexual) y lo que su familia hace (asumiendo
valorativas de su grupo social. No se le denomina ma- que sus relaciones familiares conformen la microcontingen-
crocontingencial porque -se refiera a un campo de contin- cia ejemplar), con respecto. al comportamiento sexual.
gencias mayor o más relevante, sino porque se refiere a Un caso de falta de correspondencias entre sujetos
un análisis de correspondencias entre dos microcontin- quedaría ilustrado por un hombre, que perteneciendo a una
gencias: situacional y ejemplar. familia sumamente conservadora en donde los roles de gé-
Para abordar las prácticas valorativas y así anali- nero están perfectamente definidos, es homosexual. Aquí,
zar dichas correspondencias se consideran dos dimensio- la microcontingencia situacional es aquella compuesta por
nes: Las dadas como relación efectiva (en términos del las personas significativas a las prácticas sexuales de este
hacer) y la conducta sustitutiva referida a tales prácticas hombre, mientras que la microcontingencia ejemplar está
(en términos del creer). Dado que el criterio fundamental conformada por las interacciones familiares. La falta de.
es la adecuación entre el creer y el hacer, en dos correspondencias se presenta entre lo que el hombre hace
micro-contingencias distintas, se estudian distintos niveles y cree con respecto a sus prácticas sexuales (en la
de correspondencia: a) intrasujeto, que es la que debe darse micro-contingencia situacional) y lo que los miembros
entre lo que un individuo hace y lo que cree con respecto de su familia hacen y creen con respecto al
a lo que hace, y b) entre sujetos, que se refiere a la co- comportamiento sexual (microcontingencia ejemplar).
rrespondencia que debe existir entre las prácticas de los Por supuesto que en los ejemplos anteriores se parte de un
distintos individuos que conforman la interacción, ya sea conjunto de suposiciones y se simplifica este análisis. Lo
con respecto a sus acciones como conducta efectiva, ya a que hay que considerar es que el proceso
sus creencias, a ambas o a dimensiones cruzadas. macrocontingencial plantea la identificación de distintos
aspectos:

i nr,
ANÁLISIS CONTINGENCIAL EL ANÁLISIS MACROCONTINGENCIAL

a) qué creencia o criterio de valoración se emplea para consi- El análisis de las correspondencias puede represen-
derar un comportamiento como problemático, tarse en una matriz de ocho por ocho celdillas (Ribes,
b)si dicho criterio se refiere como un "deber ser" o "no de- 1993). La matriz contiene dos ejes en los que se enlistan
ber ser" del comportamiento, en términos morales, ambos tipos de prácticas: Del sujeto (s) y los otros signifi-
c) en qu¿- *u.-~ y c¿w qué personas se -expflcit(> el valor cativos (0) en la microcontingencia ejemplar (E) y la si- .
moral que da contexto al problema (que se identificaría tuacional (S). Como algunas se repiten, queda un total de 28
como microcontingencia ejemplar),- posibles correspondencias, que no están marcadas con
d)en qué situaciones
y con qué personas se emite el compor- guiones. Las no correspondencias pueden señalarse con
tamiento valorado como problema (microcontingencia si- una "X", lo cual permite identificar si éstas son de orden
tuacional), macrocontmgencial o microcontingencial. La falta de,co-
e)cuálpá son las prácticas y creencias pertinentes de las per- rrespondencias intracontingenciales, es decir, en un solo tipo
sonas que conforman la microcontíngencia ejemplar y de microcontingencia, ya sea ejemplar o situacional, plantea
fj cuáles son las prácticas y creencias pertinentes de las per- problemas de orden microcontingencial, mientras que la falta
sonas que conforman la microcontingencia situacional. de correspondencias intercontingencial, es decir, entre los
Con esta información, lo que se lleva a cabo es un dos tipos de microcontingencia, manifiesta problemas de
análisis de correspondencias. En un lenguaje más técnico orden macrocontingencial (Ribes, 1993).
se debe entonces considerar:
a) la conducta sustitutiva del sujeto en la situación
ejemplar (SsE) (creencias), SsE SsE SsE SsE OsE OSE Os£ OsE
b) la conducta no sustitutiva del Sujeto en la situación SsE
ejemplar (SsE) (acciones efectivas), SsE
c) la conducta sustitutiva del sujeto en la situación no
ejemplar (SsE), SsE
d) la conducta,no sustitutiva del sujeto en la situación no SsE
ejemplar (S&E), OsE
e) la conducta sustitutiva de otros significativos en la
situación ejemplar (OSE), OSE
0 la conducta no sustitutiva de otros significativos en OsE
la situación ejemplar (O-sE), OSE
g) la conducta sustitutiva de otros significativos en la
situación no ejemplar (OSE), y s-SUSTITUTIVO E-EJEMPLAR
S-SUJETO
O-OTRO s-NO SUSTITUTIVO E-NO EJEMPLAR
h) la conducta no sustitutiva de otros significativos en
la situación no ejemplar (O&E) (Ribes, 1993).

108 109
ANÁLISIS CONTINGENCIAL 1 EL ANÁLISIS MACROCONTINGENCIAL

Por ejemplo, si el mayor número de cruces se ubica indicación. Cuando el mediador señala una opción sobre
entre las prácticas sustitutivas y las no sustitutivas (efec- otra, c) por facilitación. Cuando se auspician o disponen
tivas) del sujeto en la microcontingencia situacional, ello las condiciones para que se dé la relación requerida, d) por
nos revela que puede existir un problema de orden justificación. Cuando se instruye o modela sobre las con-
micro-contingencia) que puede 'obedecer a una serie de secuencias deseables que siguen a dicha relación, e) por,
razones como falta de competencias del sujeto, relaciones sanción. ón. Cuando se operan consecuencias concretas para la
de efécto, tendencias del sujeto, y no así a la falta de interacción, f) por advertencia. Cuando se señalan las
adecuación del comportamiento del individuo a las consecuencias que pueden ocurrir dado un comportamiento
prácticas de su grupo. Por el contrario, si las no específico, g) por comparación. Cuando se contrastan dos
correspondencias se ubican fundamentalmente entre las formas de relación, h) por condicionamiento. Cuando se
dos microcontingencias (en cualquiera de sus dimensiones), instruye sobre los requerimientos a cumplir previos a una
ello nos plantea un problema de orden macrocontingencial, y relación, ¡)por prohibición. Cuando se señala la imposibi-
por lo tanto la dimensión significativa es la adecuación del lidad de una conducta, y j) por expectación. Cuando se
sujeto al contexto valorativo. Por supuesto, en cada instruye sobre las demandas sociales que una relación debe
interacción se encuentran siempre falta de correspondencias satisfacer (gibes, 1987).
entre prácticas intersujeto o entre sujetos, cabe analizar
entonces qué tan significativas son tales no El análisis macrocontingencial representa una con-
correspondencias. La matriz descrita permite evaluar cepción propia para un análisis psicológico de la morali-
visualmente este aspecto en tanto la densidad de dichas no dad. Esto se torna relevante, cuando el análisis continúen-
correspondencias puede ser un factor significativo, así como cial se emplea como una metodología para la alteración del
si dicha densidad se presenta en una microcontingencia o comportamiento individual. En el campo de la llamada
entre ambas. Hay que recordar que el proceso psicología clínica el comportamiento a estudiar y alterar es
macrocontingencial se refiere 'a una doble relación un comportamiento que se valora como problemático. Di-
bidireccional entre el individuo y los otros. Por un lado, cha valoración, llevada a cabo por el propio usuario, o por
una microcontingencia ejemplar regula otro tipo de otros significativos, se lleva a cabo con distintos criterios,
microcontingencia cuyos valores son tácitos, y por otro lado, algunos de éstos son morales. Los valores no se han con-
tal regulación se establece en relación a dos dimensiones: las siderado como correspondencias entre prácticas de un in-
prácticas efectivas y las prácticas sustitutivas. dividuo y sus grupos de referencia poT ninguna teoría
psicológica. En los modelos aplicados se ignoran o se so-
Para con¿luir este capítulo hay que agregar que meten a un análisis intemalista o reduccionista. El sistema
existen diversas maneras de explicitar normas o ejemplos macrocontingencial, junto con el macrocontingencial, per-
en las microcontingencias ejemplares. Algunos modos de mite llevar a cabo un análisis de la moralidad anclado en el
establecer tal normatividad son: a) por prescripción. comportamiento individual y como tal, posee las categorías
Cuando el o los mediadores de la microcontingencia
?D mo- que permiten estudiarlo desde un plano psicológico. (1)
dejan o instruyen sobre una clase de ,interacción.. b) por

H o
CT7ftu¡ú 7 -
GÉNESIS DEL PROBLEMA

abiendo llevado a cabo los análisis microcon-

1
tingencial y macrocontingencial, un tercer pa-
so para la evaluación de un comportamiento

consiste en analizar su génesis. En el análisis


contingencia) la historia interconductual es básica para la
comprensión de una conducta. Su análisis no se circunscribe
a la definición de su origen, ya que las circunstancias socia-
les que le dieron lugar se transforman en el transcurso del
tiempo. Por ello, en este paso se identifican otros aspectos.
Se parte de que la historia no es causal, como tampoco de-
terminista, sino que resume la disposicionalidad ante circuns-
tancias presentes y ello se refleja en el rubro de situaciones
(del Sistema Microcontingencial), cuando se identifican ten-
dencias, competencias, inclinaciones y propensiones, es de-
cir, las experiencias pasadas juegan un papel importante en
las presentes. Este papel es disposicional. La, historia de un
individuo, como se había indicado, puede facilitar, interferir
o probabili7ir cierto tipo de comportamientos en el presen-
te. Por esta razón es que hay que examinar factores adicio-
nales al estricto origen de un comportamiento.
AN Á LISIS C O N U N G EN C I A L GÉNESIS DEL PROBLEMA

Un elemento central para este análisis es la identifi- constituye un predictor de comportamiento. Las teorías de
cación de estrategias de interacción o estilos mteractivos la personalidad reconocieron el fenómeno y se dieron a la
del usuario, que pueden estar formando parte de relaciones tarea de estudiarlo; sin embargo, su estudio presenta
en el comportamiento bajo análisis. Sobre este punto vale limitaciones importantes; por un lado, concibieron a la
la pena detenerse a examinar el concepto. Estrategias de personalidad como conjunto de respuestas, condiciones o.
interacción o estilos interactivos son conceptos que aluden a estados, al margen .de la relación del individuo con su
lo que tradicionalmente se ha estudiado como personalidad. ambiente; por el otro, a pesar de haber reconocido el fe-
Pibes (1990a) retoma los fenómenos estudiados por las nómeno de la singularidad, construyeron taxonomías para
teorías de la personalidad y propone para su estudio una agrupar lo que debería ser el carácter idiosincrásico del
aproximación interconductual. El estudio de las diferencias comportamiento. Desde esta aproximación, se reconoce
individuales compete a la Psicología. Una teoría de la la singularidad del comportamiento individual, pero se
personalidad, desde la perspectiva de una teoría del aborda con un concepto interactivo. Se rechaza la idea de
comportamiento, debe permitir reconocer y predecir la construir taxonomías que agrupen a los individuos
especificidad de cada individuo como modo de compor- cuando lo qué debería hacerse es identificar modos úni-
tamiento: el estilo ¡hdrVidúal (Ribes, 1987). El concepto cos e idiosincrásicos. Igualmente, no se consider?. que este
de estilo se refiere a "una condición histórica identifica- carácter idiosincrásico del comportamiento tenga que ver
ble como tendencia de interacción, dado que su carácter en estricto con las morfologías de conducta o res-
de historia singular se fundamenta necesariamente en la puestas de un individuo, sino que, por una parte, se plantea
consistencia del individuo a través del tiempo en su mo- la necesidad de considerar las situaciones con las que se
do de relacionarse con circunstancias sociales típicas". interactúa, y por otra, más que identificar qué hace un
Ribes (1990a, p. 84) propone así un concepto para estu- individuo ante tales situaciones, se identifica el cómo lo
diar a la personalidad, que no alude a un conjunto de hace, es decir, el modo.
morfologías de respuesta tipificadas en una taxonomía,
sino que constituye una categoría disposicional: El estilo El concepto de estilo interactivo se define como el
interactivo. modo consistente en el que un individuo enfrenta situa7
ciones que no impliquen demandas específicas. Hay que
Identificar un estilo interactivo implica conocer el
puntualizar varios aspectos; en primer lugar, se habla de
modo particular de interactuar de un individuo en situa-
ciones contingenciales previstas. Se trata de un concepto consistencia, ello significa que a lo 1~ de su historia,
interactivo, que parte de que dichos modos se han confi- un individuo ha enfrentado situaciones determinadas de
gurado en el transcurso de la historia de cada individuo y la misma manera (no con las mismas respuestas sino con
que por ello permiten predecir tendencias interactivas en el mismo modo). En segundo lugar, para identificar su(s)
condiciones determinables. Tradicionalmente se ha rec o- estilo(s) es importante evaluar su modo de responder en
n do que cada individuo es único y que esta singularidad
i
situaciones que no demanden un comportamiento especí-
oci fico, si existen demandas o criterios de respuesta, lo que

i
T i
AN ÁLISIS CONTINGENCIAL GÉNESIS DEL PROBLEMA.

se estaría evaluando son capacidades o competencias. En 1. Toma de decisiones. Posibilidad de emitir una sola
tercer lugar, la definición de estilo enfátiza a la intérac- respuesta ante contingencias que implican estímulos
ción situaciones-modos de responder, como lo que pro- competitivos e inciertos en tiempo. .
piamente conforma un estilo.. 2.- Tolerancia a la ambigüedad. Propiedades fundo-
Con respecto; a las situaciones con las- que. se ¡a- Hales antagónicas o diferentes entra la señal y la,
teractúa, es evidente que no se pueden desarrollar taxo- consecuencia, imposibilidad de discriminar la re-
nomíás que identifiquen situaciones específicas.. y lación contingencia-no contingencia, o irrelevancia
puntuales, porque sería una tarea inagotable, por ello se de la señal con respecto a la contingencia.
contempla la naturaleza funcional de éstas, misma, que 1 3. Tolerancia a la frustración. Mantenimiento de la
depende de su arreglo contingencial. Así, aunque existen ejecución bajo condiciones no señaladas de inter-
muchas situaciones particulares, éstas pueden tipificarse ferencia, disminución, pérdida o demora de, las
con base en la definición de las relaciones de contingen- consecuencias.
cias genéricas que las configuran. En relación con el modo 4. Logro. Mantenimiento u opción de ejecuciones bajo
individual de interactuar, hay que señalar que cada individuo condiciones señaladas de requisito creciente o mayor
muestra una fórma peculiar de relacionarse con tales requisito de respuesta relativa o absoluta.
situaciones, de modo que ante cada arreglo contingencial, 5. Flexibilidad al cambio. Cambios de respuesta ante un
cada individuo muestra un estilo específico consistente, que número finito de contingencias no señaladas o seña-
difícilmente es replicado por otro individuo, razón por la ladas inespecíficamente, en alternación, o al azar.
cual no pueden tipificarse como respuestas o modos de 6. Tendencia a la transgresión. Responder ante se-
responder, aunque si como situaciones contingenciales ñales de no responder.
genéricas; es decir, no se pueden estructurar a priori modos 7. Curiosidad. diversificación de respuestas y estí-
singulares de interactuar con cierto tipo de situaciones, pero mulos ante contingencias presentes que no lo re-
sí pueden delinearse situaciones que conformen campos quieren, o preferencia por contingencias variables.
contingenciales genéricos que puedan permitir el estudio de 8. Tendencia al riesgo. Opción por contingencias se-
modos singulares y consistentes de responder ante tales ñaladas con probabilidades reales o aparentes de
situaciones. consecuencias de mayor valor o pérdida de contin-
Ribes (1990a) ha tipificado una serie de situacio- gencias asociadas, ante contingencias alternativas
nes o arreglos contingenciales que permiten el estudio de
de constancia relativa.
los modos consistentes e idiosincrásicos de responder de 9. Dependencia de señales. Ajustes de la respuesta a
los individuos. Dichos arreglos o situaciones se describen en señales repetitivas o eventuales que son redundantes a
términos del rol funcional de ciertos elementos, por ello la contingencia, y efectos de la ejecución estable
permiten el diseño de situaciones específicas. Los arreglos cuando se retiran las señales sin que se cambien los
son: criterios de administración de consecuencias.

116 117
AN Á LISIS C O N TIN G EN C I A L GÉNESIS DEL PROBLEMA

10. Responsividad a nuevas contingencias y señales. en la evaluación de un comportamiento no se pueden de-


- Efectos en la respuesta ante nuevas señales frente a jar a un lado. Un estilo interactivo puede ser la expresión
la misma contingencia o ante nuevas contingencias coyuntural de una disposición a mediar contingencias de
cuando se mantienen las mismas señales. cierta clase. Si esto es así, existe una alta probabilidad de
11. Impulsividad-No' impulsividad. Correspondencia que ante nuevas microcontingencias similares, el indivi-
de la respuesta a las condiciones disposicionales o no duo se involucre nuevamente en formas de interacción
disposicionales en una situación cuyos componentes que resulten valoradas como problema.
contingenciales no son funcionalmente homogéneos. La identificación de los estilos lleva a su necesaria
12. Reducción de conflicto. Respuestas ante señales consideración en el momento de instrumentar programas
concurrentes opuestas o ante opciones de respuesta de intervención. No es posible centrarse en la interacción
que implican consecuencias concurrentes o compe- microcontingencia) marginando tendencias que pueden dar
titivas. lugar a tales interacciones.
La génesis de la microcontingencia contempla,
Par-tiendo de esta clasificación preliminar, se pueden
además de la identificación de estilos interactivos:
estudiar estilos diseñando situaciones particulares. Por
ejemplo, un arreglo de contingencias caracterizado por lo-
gro o persistencia, establece como condición fundamental I. Historia de la microcontingencia
la demanda de un mayor esfuerzo por parte de una persona
para obtener lo mismo. Esta condición característica per- a) Circunstancia en que se inició la conducta. Esto se
mite evaluar la consistencia en el modo de responder de un refiere a la descripción de las circunstancias en
individuo ante situaciones específicas caracterizadas por que una forma dada de comportamiento adquirió
ella. Ante una situación de este tipo, una persona puede una funcionalidad particular.
esforzarse cada vez más, hacer alguna trampa, renunciar, b) Situación en que se inició la microcontingencia ac-
comportarse como acostumbra, pensar en la manera de al- tual. Se refiere al cómo se originó la interacción
terar la situación y pedir ayuda, entre otras. Al margen de evaluada en el Sistema Microcontingencial.
sus respuestas concretas, lo importante es la consistencia c) Historia mediadora de la conducta. Se evalúa si
en el modo de enfrentar la situación. han existido funciones mediadoras en el pasado de
El análisis contingencia) retoma, como parte de las formas de conducta actuales del usuario, esto
•sus categorías, el concepto de estilo interactivo, dado que es, si en su historia ha dominado o regulado el
permite identificar consistencias de un individuo en su comportamiento de otros.•
modo de enfrentar situaciones microcontingenciales espe- d) Funciones disposicionales en el pasado de las perso-
cíficas. Su(s) estilo(s) indica(n) tendencias que en el pre- nas significativas en la microcontingencia presente.
sente probabilizan formas de interactuar. Es por ello que De las personas que se identifican como significativas
AN Á LISIS C O N TIN G EN C I A L GÉNESIS DEL PROBLEMA

en la interacción valorada como problema, hay que Posible funcionalidad disposicional de la conducta
identificar si han regulado, en otras situaciones: es- problema.
tados de ánimo, conmociones, tendencias o si han -Efectividad de la conducta problema en otros contextos.
auspiciado comportamientos específicos, entre otros. c) Disponibilidad de respuestas no problemáticas poten-
cialmente funcionales en la microconringencia presente
Relaciones microcontingenciales no problemáticas
H. Estrategias de interacción
Morfologías de conducta adecuadas frente a contin-
a) Los tipos de situaciones o arreglos contingenciales gencias semejantes a las problemáticas
que han sido enfrentados por el usuario. -Morfologías de conducta del usuario en relaciones no
b) El modo en el que el usuario enfrenta consistente- problemáticas ante personas significativas en la mi-
mente dichos arreglos contingenciales. crocontingencia problema o en micrwontíngencias
semejantes.
Es importante también, al evaluar la génesis de un
comportamiento, "ver" el comportamiento no problemá- Este conjunto de elementos permite entender la
tico. En esta fase se lleva a cabo un ejercicio que, en historia de la conducta problema y su influencia como
términos generales, permite evaluar el repertorio de un factores disposicionales en la forma de competencias,
individuo, así como condiciones y personas con las que tendencias o propensiones, en forma presente en la inter-
no se reportan problemas. Lo que se evalúa es: acción. @

M. Evaluación de competencias

a) Ejercicio no problemático de la conducta problema


Situaciones en donde la conducta problema no se va-
lora como tal, en términos de la circunstancia y el
lugar o lugares.
-Personas involucradas en tales situaciones, así como
su función.
Otras morfologías de conducta del usuario en dichas
situaciones.
b) Funcionalidad de las conductas en dichos contextos
Alguna función mediadora de la conducta problema
en otros contextos, ya sea con otras personas o con
el propio usuario.
Capítulo 8
ANÁLISIS DE SOLUCIONES

L os tres pasos anteriores del Análisis Contingen-


cial se emplean para definir una problemática
psicológica desde la perspectiva de, un u.suano,
1
o bien como un sistema de estudio y an¿Lisis de
comportamiento individual no problemático; sin embargo,
cuando el Análisis Contingencial se utiliza como metodología
con fines de alteración de un comportamiento valorado
como problemático, se complementa con los pasos relativos
a la solución y a la intervención. Así, una vez que se ha
definido el problema, el siguiente paso es el análisis de
soluciones. Dado que no existen metas pre-: determinadas
para solucionar alguna problemática particular, este paso
-debe aplicarse sobre la base de que cada comportamiento es
único en sus características, por lo que debe analizarse la
pertinencia de di~ posibilidades de solución. Para ello se
parte de la. información obtenida en
los a n á l i s i s microcontingenciales ~-1

genciales y macrocontingenciales, así


como del estudio de la génesis. Esta información permite
definir, en principio, si el problema es de orden fun-
damentalmente microcontineencial o macrocontinijencial.

120 121
ANÁLISIS DE SOLUCIONESS

CAMBIO MACRO- MANIENINUENTO KA-


rf
Como se había señalado anteriormente, aún cuando CON-rINGENCLkI, CROCON"Ir4GWCIAL
se deben explorar todos los factores listados en los tres pa- Mantenimiento microcoD-
tineencial
sos anteriores, como resultado del análisis se puede deter- Cambiar conducta de
mina cuáles fartnres son más relevPnté-s para que, la otros
interacción sea valorada bmo problemática. En principio
Cambiar conducta propia
el problema puede calificarse como de orden mícrocontin-
Opción por nuevas mi-
gencial o macrocontingencial, basándose en la falta de co- crocontingencias
rrespondencias identificada en el análisis macrocoffinSencial. Otras opciones funciona-
Si existen NO-CORRESPONDENCIAS significativas entre mi- les de la misma conducta


crocontingencias, el problema se define como un problema
de orden macrocontingencial. Ello no implica que no par- En el eje horizontal se presenta la dimensión ma-
ticipen elementos de orden microcontin2encial, sino que lo crocontingencial. Esta sólo puede variar de dos modos: su •
prioritario para que la relación se valore como problema es- cambio o su mantenimiento. Hay que. aclarar que para un •
tá dado por la falta de adecuación entre las prácticas de un usuario se puede identificar más de una microcontingencia


individuo y las de algún grupo significativo, o bien entre lo problemática. En este caso, se puede encontrar que un solo
que el propio individuo hace y cree con respecto a lo que

sistema macrocontingencial regula las distintas microcon-
hace. Si por el contrario, no se identifica uni falta de co- tingencias, o bien puede ciarse el caso de que existan va-
rrespondencias o no es significativa, estamos frente a un rios sistemas macrocontingenciales correspondientes a las •
problema de orden microconting
.,encial que puede estar de-
distintas microcontingencias. Si la relación micro-macro es •
uno a uno y se ha determinado en los pasos anteriores que


terminado por elementos tales como las morfologías de con- la dimensión macrocontingencial es significativa, la prime-
ducta del usuario, los efectos de su conducta en otros o en

ra decisión corresponde a la pertinencia de cambiar prácti-
sí mismo, factores disposicionales (tendencias, competen- cas macrocontin2enciales, es decir, prácticas valorativas,
cias, propensiones, inclinaciones; objetos o eventos con lo cual puede hacerse sin alterar elementos microcontin- •

función disposicional), o conducta de otras personas signP g
enciales específicos, o con la alteración de alvinos de estos


ficativas en la interacción. En ambos casos se asume que aspectos. Esta opción viene al caso cuando de lo que se
todos los factores que componen la interacción están rela-

trata es de cambiar, ya sea lo que hace o cree un indivi-
cionados en interdependencia unos de otros, aunque exis- duo, con el fin de ajustarse a lo que hacen y creen otros o
ten elementos con un mayor peso explicativo y son ellos con el fin de alterar las prácticas y creencias de otros. Esta •
los que determinan que el problema sea visto de uno u otro solución se adopta cm9ndo el problema se concibe como

modo. Es por ello que no puede pensarse en metas de inter-
vención sin un análisis completo de la interacción. La figura
macrocontingencial. Si el problema es de orden microcon-
tín£rencial, la solución pertinente consiste en mantener el •
siguiente es una representación gráfica del análisis de solu-
ciones:


ANÁLISIS DE SOLUCIONES
ANÁLISIS CON-11NGENCIAL

de los cambios se. generan a través de intervenciones


sistema macroconúngencial y alterar la interacción inci- microconúngenciales. Así, por ejemplo, se puede
diendo solamente en la dimensión microcontingencial. decidir alterar el sistema macrocontingencial Y hacer
Para analizar las posibles soluciones hay que con- cambios microcontmgenciales que contemplen el
siderar ciertos criterios para evaluar la pertinencia de cada cambio de prácticas valorativas de otras personas.
una. Ahora, si se identificó más de una microcontingencia 2. Cambiar la conducta propia en la misma
problemática, estas mismas posibilidades deben conside- micro-contingencia. Igual que en la opción anterior,
rarse para cada relación macro-micro. Por esta razón, en la se puede decidir si este cambio es pertinente
tabla pueden marcarse las dos opciones en el eje macrocon- alterando el sistema macrocontingencial o
tingencial aclarando la relación entre los diversos sistemas manteniéndolo. Aquí la idea es alterar la conducta
conúngenciales. Para afina relación micro-macro lo perti- del propio usuario, ya sea en términos de su función
nente puede ser alterar las prácticas macrocontingenciales (mediadora, mediada, disposicional), o bien en
(en cuyo caso se pone nna "X" en el espacio correspondien- términos de que adquiera competencias, las precise,
te), mientras que para otra microcontingencia problemática las regule, omedie sus efectos.
lo pertinente puede ser mantener el sistema—macrocotitin-
3.Opción de nuevas microcontingencias. Ello se re-
gencial (en cuyo caso se pone tina "X" en la parte de man-
fiere a que el usuario abandone la mic- - intin-
tenimiento macro). Así, aparecerían dos marcas -una en
aencia problemática y se involucre en alguna
cambio macrocontingencial y otra en-mantenimiento- y ello
nueva microcontingencia no problemática.
indica que existe más de una microcontingencia problemáti-
ca. Por otro lado, si sólo se identifica una microcontingen- 4. Promover otras opciones funcionales de la misma
cia problemática únicamente debe existir una, marca, ya sea conducta en la microcontingencia. En este caso se
en cambio macrocontingencial o en su mantenimiento. pretende solucionar la problemática haciendo uso
En lo que toca al Eje Nlicroconting de los propios recursos del usuario (capacidades y
.,encial, éste competencias), para alterar la funciomilidad de su
puede variar en cuatro dimensiones o mantenerse sin comportamiento en la misma interacción micro-.
cambios (Primera opción en la tabla). Las dimensiones a contingencial.
través de las que puede variar son:
Es pertinente aclarar que se puede optar por la alte-
1. Cambiar la conducta de otros en la misma ración de varias dimensiones microcondin.aenciales en la
micro-contingencia. Si el problema es de orden solución de un problema, más aún si se han identificado
microcontingencial y se decide mantener el sistema varias microcontingencias problemáticas. También es im-
macrocontingencial, se puede analizar como solución portante señalar que la alteración de algún elemento trae
el cambio de conducta de otros significativos en la como consecuencia la alteración de otros. La tabla señala
interacción (conducta de mediadores, conducta de cuáles son los factores significativos que deben analizarse
auspiciadores o conducta de mediados). Si el para llegar a la mejor solución, sin embargo, el incidir en
problema es de orden macrocomingencial. algunos
ANÁLISIS CON-1114GENCIAL

algún elemento -usualmente- y dada la relación de interde-


pendencia que existe entre ellos, altera otros elementos de
la interacción. Igualmente cabe señalar que para- llevar a
cabo este _____ m es necesario contar cm los otros sig-
Capítulo 9
nificativos en la interacción.. Se parte de que si el usuario
tiene las competencias requeridas,. puede alterar conductas SELECCIÓN, DISEÑO, APLICACIÓN
de otras personas, es decir, que los distintos cambios que Y EVALUACIÓN DE LAS ESTRATEGIAS
se consideran como posibles soluciones, pueden generarse, DE INrERVENCION
en principio, a través de un usuario.
La tabla de Análisis de soluciones constituye una
Y- una
matriz de dos por cinco celdillas con un total de diez op-
ciones de solución. Esta matriz ofrece, por un lado, cri.-
terios funcionales para seleccionar las soluciones más
pertinentes a cada caso, y por otro, una gama de posibi-
lidades de solución, que- rebasan a aquellas derivadas de
una concepción clínica. Como se señaló anteriormente, la s técnicas para e l
c a m b i o c o n d u ct u a l s e h a n c a r a c t e r i z a d o p o r que
Por último, es importante recordar que este paso,
p se orientan a la eliminación de "problemas" c o n
al i i9l que los anteriores se lleva a cabo desprofesiona-o
u n e n f o q u e m á s b i e n p r a gm á t i c o . E s p e c í f i -
lizando. Usuario y psicólogo plantean, exploran y anali-
camente en la Terapia Conductual se ha confundido la
zan las posibilidades de solución del problema, contando
funcionalidad del comportamiento con las respuestas de
con criterios como: la motivación del usuario, los recur-
un individuo, limitando seriamente el componente tecno-.
sos requeridos y los disponibles, el costo emocional del
lóq;co de la psicología. A esto hay que agregar I_ar que esta
cambio y los efectos a corto, mediano y largo plazos de
concepción morfológica y eliminativa proviene a su vez de.
la solución propuesta. Como resultado de este análisis se
la concepción médica implícitamente adoptada. Ello ha
decide cuál(es) es(son) la(s) solución(es) pertinente(s),
llevado a que se adopten sistemas clasificatorios de pro-
aspecto que se detalla más adelante en objetivos de inter-
bleraps y taxonomías de tipo sintomático que "indican" la
vención. @
naturaleza del problema identificado, así como la dirección
del cambio. Se mencionó también que ha existido un serio
esfuerzo por encontrar las técnicas "ad hoc" para cada tipo
de-"problema" (ansiedad, obsesiones, depresión, obesidad),
partiendo de que existe una correspondencia entre proble-
ma y técnica. La tendencia ha sido la de crear paquetes
SELECCIÓN. DISEÑO, APLICACIÓN Y EVALUACIóN...
ANÁLISIS CO?\7NGr--.NClAL

microcontingenciales y macrocontingenciales, y b) la na-


heterogéneos de intervención terapéutica, atendiendo a la turaleza de las dimensiones funcionales identificadas en
concepción de que los problemas esrán en función de va- estos sistemas que deben ser alterados.
riables múltiples. Es así como las técnicas, al igual que los El esfuerzo tecnológico derivado de enfoques como
problemas, se han convertido en entidades autónomas y la Modificación de Conducta, no debe desecharse a prori.
ajenas a las problemáticas de los individuos. - DíazGonzález, Ribes, Rodríguez y Landa (1989) proponen
Las propias técnicas se han convertido en modelos evaluar y seleccionar las técnicas conductuales a la luz de
explicativos de "problemas" psicológicos, éstos últimos se criterios funcionales. Una evaluación de tal naturaleza
evalúan a través de las técnicas (por ejemplo Terapia Ra- permitiría reubicar dichas técnicas considerando las
cional Emotiva o Modelo de la Depresión de Beck). Todo características de las dimensiones funcionales que afectan
ello, como se había señalado, ha funcionado bajo el su- cada una, y así rescatar procedimientos de utilidad que
puesto de que cada morfología identificada como problema se emplearían con criterios diferentes, es decir, bajo imn
es idéntica, o al menos análoga, en todos los individuos, al perspectiva funcional. Por supuesto, uno de los propósitos
margen de circunstancias históricas y condiciones presen- de" este sistema es generar técnicas de intervención ne.
tes singulares. -1 estandarizadas que puedan emplearse de una manera
En el Análisis Contingencia) se considera que el singular supeditadas a la evaluación funcional de cada caso,
componente tecnológico debe sintetizarse de manera in- aunque ello no es incompatible con la elección de técnicas
dividualizada a partir del examen de las dimensiones mi- conductuales una vez que éstas hayan sido evaluadas con
crocontingenciales y macrocontingenciales, así como de criterios funcionales. DíazGojl7ález, Ribes, Rodríguez
la génesis particular. Las técnicas se conciben como un y Landa (Op. cit.) proponen tres grupos de criterios
componente parcial de la interacción que debe planearse funcionales:
y aplicarse como procedimiento sistemático para promo-
ver situaciones que faciliten nuevas interacciones en cir-
I. La naturaleza de la interacción terapéutica
cunstancias contingenciales funcionalmente previstas. Es R. El tipo de procedimiento en términos de sus efectos
obvio que no hay técnicas que puedan emplearse como la IR. Las funciones del terapeuta.
forma de intervención específica e ideal para cada pro-
blema de comportamiento. Su selección y aplicación debe I. La naturaleza de la interacción terapéutica
fundamentarse en mas evaluación funcional del compor-
tamiento y no así en un análisis morfológico con criterios Esta dimensión está compuesta por la propiedad definitoría
valorativos tácitos. de la conducta valorada como problema y los aspectos de la
DíazGonzález, Ribes, Rodríguez y Landa (1989) conducta a los que se dirige la técnica. Se obtienen así
proponen diseñar y seleccionar' los procedimientos con cinco criterios de clasificación:
base en dos requerimientos: a) los criterios de solución.
zi partir ejesapartídelcruzamientodelosesde
análisis
.1-s
s;:7
ANÁLISIS CON-I-JGENCLI,-T CCION, DISENO. APLICACIÓN Y

II. Tipo de procedimientos en términos de sus efectos


1. Oportunidad. Cuando los dos aspectos señalados
(circunstancia que define el problema y las acciones
En cuanto al segundo grupo de criterios hay que indicar
terapéuticas) se relacionan con la discriminación de
que se obtiene a partir, tanto del análisis de solución co-
las circunstancias en que debe o no emitirse_ una
mo de la naturaleza de las dimensiones funcionales de los
conducta particula5:~ es decir, una persona- se com-
sistemas contineenciales que deben alterarse. Los dos as-
porta haciendo lo apropiado, pero no lo hace en el
pectos redundan en el tipo de efecto que puede tener la
momento o circunstancia que debe. Los procedi-
aplicación de un procedimiento particular. Pueden carac-
mientos entonces, deben dirigirse a la discr imina-
terizarse cuatro grupos de procedimientos:
ción de los momentos o circunstancias apropiadas.
1. Procedimientos para alterar DISPOSICIONES. Son
2. Precisión. En la que ambos aspectos implican la
aquellos cuyo efecto u objetivo es alterar las propie-
discriminación de las formas de conducta requeri-
dades de objetos y acontecimientos fisicos, por
das o de sus características dinámicas En este ca-
ejemplo, la propiedad funcional de los elevadores
so el individúo sabe hacer algo, pero no lo hace
cuando * alguien reporta sentir angustia en ellos o la
con la precisión o la fineza requeridos.
de lugares altos, tormentas o ciertas construcciones.
3. Tendencia. En donde los dos aspectos se relacio- Desplazar competencias disponibles en el repertorio
nan con la probabilidad de emisión de ciertas con- del usuario, esto es, entrenarlo para que lo que sabe
ductas. Hablamos de un comportamiento con altas hacer lo lleve a cabo en el momento oportuno, con
probabilidades de emisión, lo cual puede hacer otras personas o en otras situaciones. Alterar inclina-
que se valore como problemático. ciones como gustos, preferencias, estados de ánimo
4. Relación de efecto. Ambos aspectos implican la o conmociones emocionales. Tendencias (hábitos y
probabilidad de cierto tipo dé consecuencias. El costumbres) y conductas propias con efectos disposi-
comportamiento se valora como problemático en cionales sobre sí mismo como aquellas que alteran
términos de sus efectos. estados de ánimo 'hábitos o preferencias.
5. Adquisición. Ambos aspectos se enfocan en la ad-
2. Procedimientos para alterar la CONDUCTA DE
quisición de funciones particulares para formas de
OTROS. Se refieren a aquellos destinados a alterar
conducta existentes. Lo que tradicionalmente se
la funcionalidad de la conducta de otras personas:
considera adquisición de repertorio.
conducta auspiciadora, mediadora, mediada, regu-
Estos cinco criterios no son mutuamente exclu- ladora de tendencias, propensiones o inclinaciones, así
yentes. Una interacción problemática puede caracterizar- como los efectos de tales conductas sobre el
se por más de una propiedad funcional. comportamiento del usuario. -
3. Procedimientos para alterar la PROPIA CONDUCTA.
Comprende procedimientos para alterar los efectos

13,2 1-333
SELECCIÓN, DISEÑO, APLICACIÓN Y EVALUACIÓN...
ANÁLISIS CONTLNGENCIAL

de la propia conducta sobre sí rmismo, para alterar la 7. Instruir. Referir el tipo de comportamiento especí-
propia conducta mediadora, para crear o alterar fico que requiere una interacción particular.
mediadora, p 8. Participar. Formar parte de una interacción.
competencias y para establecer conductas que alteren
efectos disposicionáles de otras conductas propias. DíazGon7,íle'z, Ribes, Rodríguez y Landa (Op. cit_)
4. Procedimientos para alterar PRÁCTICAS MACRO- elaboraron una matriz de evaluación flinciojuil de algunas
de las técnicas más empleadas en la Modificación de
CONTINGENCLUES. Incluye procedimientos para
Conducta. Para ello se basaron en los criterios funciona-
establecer conductas de elección macrocontingencial,
les descritos. Estos tres grupos de criterios permiten eva-
para cambiar conductas propias que cambian prácti-
luar procedimientos ya existentes, diseñar nuevos o.
cas valorativas de otros, para cambiar conductas de
emplear una misma técnica con distintos propósitos fun-
otros que cambien prácticas valorativas propias y de
cionales (Tabla 1).
otros, y para cambiar conductas propias para ajustar-
se a prácticas valorativas de otros (DíazGo-n7ález, La matriz consta de tres dimensiones: a) la natu-
Ribes, Rodríguez y Landa, 1989). raleza de la interacción terapéutica (adquisición, preci-
sión, oportunidad, relación de efecto y tendencia), b) las
funciones del terapeuta (que se describen para cada.tera-
III. Funciones del terapeuta pia, ambas se señalan en el eje horizontal) y c).f,].- ipo de
efectos (para alterar disposiciones, conducta propia y
En esta última dimensión s~considera el papel funcional conducta de otros, que se listan en el eje vertical). Cabe
asumido por el psicólogo durante el proceso de interven- hacer la aclaración que en la matriz no se consideró el
ción. J.2,s funciones que a continuación se listan, se habían rubro para alterar prácticas macrocontingenciales, dado
planteado con anterioridad: que no se encontraron procedimientos ya existentes que
1. Auspiciar. Que consiste en crear las condiciones ne- tengan esta función específica.
cesarias para que una interacción entre ciertas per-
Uno de los propósitos de tal matriz, como ya se in-
sonas se dé, sin formar parte directamente de ella.
dicó, es el de evaluar procedimientos ya existentes; dado,
2. Informar. Que consiste en referir acerca de las cir-
que ello requiere de soporte empírico, se llenó en principio
cunstancias, factores y efectos que se relacionan
con la información proporcionada por la literatura, eva-
con que fina interacción tenga o no lugar.
luando dicha información con una lógica funcional, y no
3. Regular. Establecer los momentos y factores mor- así con la lógica de la clasificación de 'problemas" tipifi-
fológicos de la conducta que deben implicarse en cados. Así, se ubica, por ejemplo, a una técnica como la
ciertas formas de comportamiento. desensibilización sistemática -a la que tradicionalmente se
4. Instigar. Persuadir al usuario para comportarse de le concibe como técnica para eliminar "ansiedad"-, como
cierta manera. iinn técnica para alterar disposiciones (primera fila) dado
5. Entrenar. Ejercitar al usuario en las conductas --s-, que, tanto la propiedad definitoria de la conducta problema
pecíficas a emitir.
ANÁLISIS CON-FINGENCIAL SE------CCIÓ N. DISEÑO. APLICACIÓN Y EVALUACIÓN...

del usuario como los objetivos de la intervención, están seleccionar uno o más procedimientos con el criterio de las
relacionados con la discriminación de las circunstancias dimensiones funcionales en las que se pretende incidir.
en que debe o no emitirse una conducta particular, como Finalmente, se pueden diseñar nuevos procectimien-
con la probabilidad de emisión de ciertas coMylrrnc, así tos, partiendo incluso de la evaluación de aquellos compo-
como sus efectos (columnas de: oportunidad-, relación de nentes no estandarizados que forman parte de toda
efecto y tendencia). El modelamiento, que tradicionalmente intervención. Hablamos de lo que hace el terapeuta al ejer-
forma parte de paquetes de intervención y se- relaciona con cer distintas funciones. El informar, auspiciar, instruir e ins-
problemas de fobias o habilidades sociales, se ubica en esta tigar, son comportamientos que tiene un- te~-
matriz como un procedimiento que incide en la alteración (independientemente de la aproximación cm la que aborde
de disposiciones (primera fila), en relación con la dis- el comportamiento), que,tienen efectos en el comportamiento
criminación de las circunstancias en que i mi conducta de un usuario. Estudiar dichos efectos. Oa variable tera,
debe o no emitirse (tercera columna), así como en altera- peuta), no es otra cosa que investigar procedimientos no
ción de conducta propia (segunda fila), cuando la propie- estandarizados., Esto resulta particularmente importante des-
dad definitoria - de la conducta problema y de la de la óptica del Análisis Contingencial, ya que su estrategia
intervención, está relacionada ya sea con la adquisición, la de aplicación es la desprofesion2líznción, lo cual - implica
precisión o la oportunidad, como se muestra en las colum- llevar a cabo muchas acciones educativas que pueden tener
nas un impacto terapéutico.
1, 2 y 3 de la tabla 1 (Rodríguez y Landa, 1993).
En-relación a los datos que se recogen para evaluar
. Esta ubicación preliminar permitió llevar a cabo
el impacto funcional de los diversos procedimientos de in-
una investigación para verificar si los procedimientos esta-
tervención, hay que indicar que tienen un carácter funda-
ban ubicados correctamente de acuerdo a su función (se
mentalmente cualitativo. Los parámetros cuantitativos
describirá posteriormente). En términos generales se pue-
permiten evaluar características dinámicas de la in terac -
de adelantar que dicha clasificación funcional fue correcta.
ción (frecuencia, duración, vigencia), que no abarcan en
En lo relativo a la selección de procedimientos, su totalidad la evaluación de los cambios que se producen:
partiendo de esta clasificación inicial, se pueden elegir el o De ahí que, sin soslayar la importancia de la medición, el
los procedimientos más adecuados a una problemática es- Análisis Contingencial enfatiza la evaluación cualitativa de
pecífica. Así, por ejemplo, si un procedimiento como el las interacciones (Rodríguez y Landa, op. cit.).
Entrenamiento Asertivo está clasificado funcionalmente
como un procedimiento para alterar la propia conducta por Por lo anterior, se propone emplear, desde el prin-
lo que se refiere a adquisición, y las funciones del terapeuta cipio de la aplicación de esta metodología, un instrumento
son las de entrenar y regular; éste puede ser uno de los denominado Guía de evaluación de cambios (Tabla 2). Es-
procedimientos de elección para algún problema caracteri- ta Guía presenta una clasificación funcional de cambios
zado por tales dimensiones, independientemente de su que pueden obtenerse como resultado de la intervención.
morfología. Empleada de este modo, esta matriz permite Los criterios funcionales que permitieron derivar dicha

137
136
V

ANÁLISIS cowriNGENciAL SELECCIÓN, DISEÑO, APLICACIÓN Y EVALUACIÓN...

con cuatro categorías que resumen todas las posi-


clasificación son los empleados para analizar efectos en re- bilidades de cambio funcional en la conducta del
lación con la naturaleza funcional del problema.' usuario.
Dicha Guía está compuesta por dos ejes, el verti- e) Alteración de prácticas macrocontingenciales. Se
cal indica el momento terapéutico en el que se genera un proponen tres categorías de cambio que incluyen
cambio, es decir, se debe anotar si se generó-un cambio todas las posibilidades de alteración del sistema
en el momento de la identificación del problema, en la macrocontingencial o contexto valorativo de la re-
fase de análisis de soluciones, o propiamente en la fase lación identificada como problema.
de intervención, esto, entre otras cosas, indica cuáles d) Sin cambio. Cuando el usuario no reporta ningún
cambios pueden atribuirse a la aplicación de un procedi- cambio en la interacción problema o en la queja
miento dado y cuáles son ajenos al sistema (Rodríguez y referida.
Landa, op. cit.). El eje horizontal indica el tipo de pro- Este conjunto de categorías permite analizar si los
cedimiento empleado en cada fase, ya sea que éste sea es- cambios generados se dan en la dimensión del "hacer", en
tandarizado o no-estandarizado (más vinculado con la la del "creer", o en ambas. Es importante resaltar que a
función del terapeuta). Por otro lado, se presenta la natu- diferencia de otras aproximaciones terapéuticas, lo signifi-
raleza del cambio encontrado. En la parte derecha de la cativo es si ocurre o no un cambio en la interacc;,(5T~ valo-
Tabla se indican los tipos de cambio que se pueden dar, rada como- problema, así como el tipo especi -0 , r
con códigos desglosados en 17 categorías específicas. Se- í, de
sión por sesión se debe evaluar la posible ocurrencia de cambio que ocurre (en términos cualitativos) y si éste se
estos cuatro tipos de cambio. Tales cambios, como se se- mantiene. Además, se puede evaluar si los cambios se gene-
ñaló, se clasificaron detallando la naturaleza de la inter- ran como consecuencia de la aplicación de la metodología.
acción terapéutica y el tipo de efecto obtenido, por lo que la La propuesta con respecto al componente tecnoló-
clasificación corresponde funcionalmente a los criterios gico del Análisis Contingencia) puede resumirse en el
propuestos por DíazGori7ález, Ribes, Rodríguez y Landa empleo de criterios funcionales para la selección, diseño,
(1989), y es la siguiente: aplicación y evaluación, tanto de los procedimientos de.
intervención, como de los resultados de su aplicación. u-
a) Alteración de disposiciones. Esto es, la alteración
de alguno de los factores que le dan contexto a la
interacción valorada como problema y que se
compone de seis categorías.
b) Alteración de conducta de otros. Aquí,se evalúan
cuatro categorías que abarcan la posible alteración
en las funciones que ejerce la conducta de las
otras personas significativas en la interacción.
c) Alteración de la propia conducta.' Este rubro -cuenta'
TABLA 1. MATRIZ DE SELECCIÓN, DISEÑO Y EVALUACIÓN DE
TABLA 1. MATRIZ DE SELECCIÓN. DISEÑO Y EVALUACIÓN DE TÉCNICAS (MISDET).
TÉCNICAS (MSDET).
OPORTUNIDAD RELACIÓN DE EFECTO TENDENCIA
ADQUISICIÓN PRECISIÓN . OPORTUNIDAD FUNCIÓN DEL TÉCNICA FUNCIÓN DEL TÉCNICA FUNCIÓN DEL
TÉCNICA Fu~ D a TÉCNICA FUNCIÓN DEL TÉCNICA TERAPEUTA TERAPEUTA . TERAPEUTA
X E
TERAI = A TERAPEUTA Regular Inundación • informar Desens~ción Entrenar,
Práctica Instigar, Desensibilización Entrenar, ~ i r Práctica sistemática regular
reforzada instruir .s í s t e ~ rebizada Práctica reforzada Informar Inundación Instigar
Aceleración del Instruir
PARA pensamiento Aceleración del Informar Práctica reforzada Auspiciar,
ALTERAR Autocontrol Entrenar, instruir pensamiento instruir, regular
DISPOSICIO- Sensbiflzación Instigar Aceleración Informar
NE
Modelamiento Informar, encubierta del pensamiento
auspiciar, Deseas wación Instigar Sensibilización
participar Auspiciar
sistemática encubierta
Práctica Instruir, Aceleración del Instruir Práctica Autocontrol Auspiciar
reforzada instigar pensamiento reforzada
Regular Sensbilización Instigar Práctica reforzada Auspiciar,
encubierta instruir, regular
Entrenar, regular Práctica reforzada Informar Aceleración del Informar
Modelami ' Entrenar Modeiamiento ` Instruir, informar pensamiento
ento Entrenar, regular. Aceleración del Informar Manejo de Entrenar
Ensayo Entrenar, Ensayo Participar regular _ Economía de pensamiento contingencias
conductual participar conductual auspiciar fichas Informar, regular, Economía de Auspiciar,
Entrenar, regular Manejo de
Entrena- Entrenar, Manejo de Infórrnar, Manejo de auspiciar fichas informar,
contingencias
miento informar contingencias entrenar contingencias . la
u
g
re
PARA asertivo Entrenar, Economía de Informar Autocontrol Informar, instruir
ALTERAR fichas
CONDUCTA Entrenamiento Instruir, informar Entrenamiento regular.
PROPIA asertivo asertivo. Participar, regular, Autocontrol Instruir
Economía de Entrenar, Ensayo entrenar
fichas informar, regular conductual Entrenamiento Informar, regular,
Autocontrol Entrenar, instruir asertivo instruir
Ensayo conductual Participar, instruir
Informar, regular, Entrenamiento Regular, instruir
Manejo de I n ~ . entrenar, Manejo de auspiciar asertivo
PARA contingencias auspiciar Contingencias
Entrenar, regular contingencias
ALTERA
CRO N D U C T A Economía de Entrenar, regular Economía Manejo de Regular, instruir
de Ensayo conductual Regular, instruir
DE OTROS fichas fichas

PARA
ALTERAR
PRÁCTICAS
.M4CROCON-
TL^K;LIS
TABLA 2. GUÍA DE EVALUACIÓN DE CAMBIOS (GEC)
PRO~DEMM TIPO DE CAMBIO CÓDIGOS
EMPLEADO OBSERVADO
DISPOSICIONES.
1. Propiedades de objetos
y ~ t e c r n ~ fi si ca s 2
L D e fi n i c ió n Desplazamiento de Capítulo 10
del competencias
problema 3. InCinaciones ALGUNAS INVESTIGACIONES CON ANÁLISIS
4. Tendencias
S. Conducta propia con CONTINGENCIAL
efectos disposicionales
sobre si mismo
M 6. Estrategias de interacción
0 CONDUCTA DE OTROS.
ME 7. Conducta de auspciaobres
NT H. A nófim de Conducta de reguladores de
soluciones propensiones e Y?rún~
O 9. Conducta de reguladores
de tendencias
10. Conducta de ~¡a~
ALTERACIÓN DE CONDUC-

D
E
L LT Proce&mien-
tos de c~
TA PROPIA:
g
Vi. E os sobre si mismo
de la propia conducta 12
Conducta mediadora
E1 Análisis Contingencial, como primer sistema
13. Des~ de
t e c n o l ó gi c o d e r i v a d o d e l m o d e l o In t e r c o n d u c -
14. E_5áb1~ de
cwxtc- t ua l , pos e e u n gr an val o r h eu rí s t i co . C o m o s i s -
tas Que atoan efectos de
otras canixtas ~
t e m a y c o m o m e t o d o l o gí a a b r e u n gr a n c a m p o
ALTERACIÓN DE PP-4 C TP de investigaciones basado en una concepción diferente,
CAS MACRO.
15.C4idA:ia propia que altera tanto del comportamiento humano como de la aplicación
prác5cas va4x~ de
1V. Seguimiento l£ Conducta propia para del conocimiento psicológico.
ajustarse a prácticas El partir de un modelo teórico diferente para ela-
Va~ de oíras.
17. Conducta de otro que
wnbía pácüws Ya~as borar im, tecnología permite, entre otras cosas, retomar
P~ A de o&=
fenómenos que se han estudiado bajo otras perspectivas,.
18. SIN ALTERACIÓN 0 concibiéndolos ahora de manera distinta. Fenómenos que
CAMBIO
son del dominio de nuestra disciplina pueden entenderse
OBSERVA-
CIONES
desde un punto de vista interconductual. Por ejemplo, es
importante estudiar el papel de los volares como compo-
nente fundamental de las relaciones entre individuos.
considerando para ello dimensiones como la microcon-
tingencial y la macrocontingencial para ubicar fenómenos
complejos sin perder de vista factores socioculturales que
dan contexto a este tipo de procesos. Se puede también
Tr,
>
ALGUNAS L \V---S-IGACIONES CON ANÁLISIS...
ANÁLISIS CON TINGIENJÍCLAL

la evaluación de su consistencia interna; y el tercero con


abrir un campo importante ortante de investigación si se conside- su efectividad. Con 26 de los 30 individuos se tuvo éxito, de
ra que existen distintos niveles de complejidad funcional acuerdo a los criterios de efectividad propuestos, de los
de la conducta. Ello se puede vinculara procesos .de desa- cuatro restantes, tres fueron deserciones y uno no presentó
rrollo y en el plano tecnológico, a las distintos problemas alteración. De la evaluación de los otros -dos grupos de cri-
psicológicos así como a la utiNdad de procedimientos de terios se concluyó que la metodología es consistente y que
intervención Ins- categorías de .estilo cónducluil y compe- tiene una lógica conceptual vinculada al modelo del cual
tencia permiten tratar la dimensión psicológica cológica de algunos surgió (Rodríguez y Landa, 1993).
problemas de salud; de hecho; algunos de los posibles Con respecto al sistema macrocontingencial, se llevó
campos genéricos de investigación son: a cabo una primera investigación cuyo objetivo fue es-
1) La validación del análisis coñtingencial como me- tudiar cuáles son algunas de las condiciores
todología terapéutica. para establecer un proceso de regulación macrocontingeri—
2) La mediación en el sistema microcontingencial. cial (Rodríguez, 1992). Se seleccionaron dos modos de es-
3) Las relaciones macrocontingenciales. Su estableci- tablecer tal regulación: a) Sanción, y b) Justificación. No
miento, desarrollo, alteración e influencia en distin- se pretendió hacer una comparación en términos de cuál es
tas'interaccióiits "valoradas como problema. más efectivo, sino estudiar los posibles efectos
4) Las estrategias de interacción y su relación con -les de cada uno para an2fi7nr las condiciones que resultan
distintos procesos de conducta. necesarias en el establecimiento de la mediación.
5) El componente tecnológico de la relación terapéutica:
Sé planteó también como pregunta de investigación
el rol funcional de procedimientos de intervención, la
si podrían existir diferencias al regular normativamente a
relación terapéutica desde un punto de vista
un sujeto si lo prescrito era hacer algo en circunstancias en
funcional, etcétera.
donde ello no le fuera favorable, con respecto a regularlo
6) Métodos para la desprofesionalización. prescribiendo abstenerse de hacer algo que le fuera favo-
7) Desarrollo de competencias. rable. Estas dos dimensiones de comportamiento: hacer
Bajo esta perspectiva se han desarrollado hasta algo porque la norma así lo indica (ACTO), o abstenerse
ahora algunas investigaciones. En principio, lo fundamen- de hacerlo (NO-ACTO), se pensó que podrían ser funcio-
tal fue evaluar al Análisis Contingencia) como una meto- nalmente distintas. El estudio se llevó a cabo con cuatro
dología de cambio de comportamiento individual. Para ello niños de la misma edad (entre 6 y 7 años), que estaban en
la metodología se aplicó a 30 personas con diferentes pro- el mismo grado escolar (primer año de primaria) y que vo-
blemáticas psicológicas. Dado que no era posible evaluar luntariamente decidieron participar. Dichos sujetos, por
la metodología contrastándola directamente con otras, en parejas, fueron asi gnados a las dos diferentes condiciones
razón que contienen principios y categorías distintos, se del estudio (Rodríguez, 1998).
propusieron tres grupos de criterios de evaluación. El pri-
mero fue el lógico-conceptual; el segundo se relacionó con

145
144
ALGUNAS rNVESTIGACIONES CON ANÁLISIS...
ANÁLISIS CONMNGENCIAL

para la dimensión de No-acto que para la de Acto, aun-


El estudio se llevó a cabo en un contexto de Juego en que como efecto del entrenamiento tales diferencias des-
el que se dispusieron los elementos necesarios para es- aparecieron.
tablecer el tipo de -interacción a _estudiar. La idea deljue- La aportación fundamental de este estudio fue de tipo
go fue la de establecer para dos parejas de sujetos, cada conceptual. Se pudo, en principio, definir im2 línea de.
una de las microcontin géncias ejemplares descritas: san- investigación cuyos resultados permiten entender a la mora-
ción para los sujetos 1 y 2 y justificación para los sujetos lidad no solamente como una dimensión del comportamiento en
3 y 4. Posteriormente, se estableció una relación entre donde intervienen procesos complejos de conducta,
. que
parejas de sujetos entrenados diferencialmente, ya al resultan analizables con categorías propias de nuestra disci-
margen del adulto, para observar los efectos del entre- plina, sino integrar una serie de factores y hallazgos que han
namiento. El comportamiento de los sujetos se evaluó sido presentarlos por otras teorías y que se encuentran apa-
conforme a la matriz siguiente: rentemente desvinculados.
Otro aspecto que se ha llevado a investigación es el
ACTO rol funcional que tienen algunas técnicas de cambio con-
ductual. La idea fue la de evaluar con criterios funcionales
NO-ACTO la efectividad de algunos procedimientos estandarizados, así
1 CUMPLE 1
como el impacto funcional de algunos componentes
no-estandarizados de la interacción terapéutica.
[NO CUMPLE Se evaluaron ocho técnicas conductuales y los re-
sultados sugieren: a) que los cambios no se restringen a
Tal matriz permitió clasificar las respuestas de cada la fase de tratamiento, b) que la técnica estandarizada se-
sujeto con respecto al tipo de instrucción o señal qw indi- leccionada incide sólo en aspectos específicos de una
caba hacer algo particular o abstenerse de hacerlo. Ello problemática más compleja, c) que los efectos previstos
posibilitó evaluar el carácter cualitativo de las relaciones. para las distintas técnicas en la matriz de evaluación co-
El entrenamiento fue efectivo y se consiguió esta- rresponden con los efectos observados y d) que la relación
blecer un proceso de regulación macroconting 'al. Una terapéutica es una cuestión que debe investigarse con más
genci
detalle. Una de las conclusiones más interesantes de dicha
observación interesante es que los datos permitieron
investigación apuntaba en el sentido de estudiar con mayor
apreciar una mayor regulación macroconting encial con el
detalle los procedimientos de cambio mo—estandarizados,
modo de justificación. Ello impulsa a continuar investi-
g pues mostraron efectos concretos que en ocasiones rebasa
ando. Al parecer también se presentaron diferencias re-
ron a los efectos logrados con los procedimientos estanda-
lativas a las dos dimensiones evaluadas (Ac – ,o y
rizados de cambio conductual (Rodríguez y DíazGonzález,
No- ACTO). Durante las primeras sesiones del 1997: v Rodríguez v Landa. 2000).
entrenamiento los porcentajes de respuestas correctas
fueron menores

147
ANÁLISIS CON-FINGENCLAL

Otro de los estudios que se llevaron a cabo tuvo


como finalidad evaluar un procedimiento para la ense-
ñanza del Análisis Contingencial. Esto incide en. el área,
de desprofesionalización (DíazGoii7ález. y Rodríguez,
COMENTARIOS FINALES,
1999). Se partió de que él aprendizaje se refiere a distin-
tos procesos psicológicos y que llevara cabo un análisis
contingencia) requiere del entrenamiento en competencias
complejas (que llamamos sustitutivas referenciales), de
modo que se diseñó un instrumento didáctico con este
fin-Dicho instrumento consistió en la presentación escrita
de casos ficticios valorados como problemas psicológicos,
en listados de definiciones microcontingenciales y
macrocontingenciales y cuestionarios de evaluación.
En este libro se ha pretendido dar un panorama
general acerca de una nueva concepción con res -
Para la consecución de dicho objetivo, se llevó a ca- pecto a la aplicación del conocimiento psicológico.
bo una evaluación.previa, la cual permitió seleccionar cua- Se empezó cuestionando a la tecnología psicológi ca
tro grupos de ocho sujetos cada uno, según su nivel de en su estado actual, para concluir que no es posible resolver
aptitud competencia) -se incluyó un grupo control-, a quie- los problemas y limitaciones que ahora presenta, dada su
nes se sometió a: 1) una fase preevaluativa, 2) una fase de falta de vinculación con un conocimiento básico. Se propone
entrenamiento y 3) una fase posevaluativa. entonces, generar tecnología partiendo de un modelo teórico
El análisis estadístico empleado (análisis de va- que se apegue más a los criterios de la ciencia.
rianza de medidas repetidas) mostró diferencias significa- Si la tecnología psicológica es la aplicación del
tivas en todos los grupos, exceptuando el control, entre conocimiento a casos concretos, es importante contar con un
su ejecución inicial y su ejecución en la posevaluación, conocimiento básico que permita derivar tecnologías para
por lo que se concluyó que el instrumento didáctico en intervenir en el comportamiento humano- Aquí se propone
cuestión resultó eficaz, esto es, los sujetos llevaron a ca- el modelo de campo como aquel que representa un
bo el análisis contingencia) requerido y alteraron su nivel paradigma propio y alternativo en nuestra disciplina
de aptitud competencia). Dichos resultados son alentado- Este modelo está encaminado a explicar procesos genéri-
res y permiten avanzar en cuanto a la sistematización de cos de comportamiento desde un punto de vista abstracto y
la práctica de desprofesionalización del Análisis Contin- general, a través de irna lógica -no mecanicista En cuan- to
£rencial, en el contexto de la llamada psicología clínica a la tecnología, corresponde crear sistemas" y conceptos
De su evaluación se puede concluir que el método es propios que sean aplicables en lo sin g ular. Dichos
efectivo, can sus consecuentes implicaciones para la sistemas podrán permitir la incidencia a nivel profesional
des-profesionalización. 9

148
COMENTARIOS FINALES
ANÁLISIS CONTINGENClAL

problema, pero algo que hay que subrayar es su valor


a través de distintas funciones: planeación, prevención, heurístico. Es importante desarrollar la propia tecnología
rehabilitación o intervención y desarrollo; considerando de modo tal que se establezca y manten ga el vínculo con
para ello, que lo que corresponde como psicólogos al es- la ciencia básica. El formularse pre g untas de investi g a-
tudiar e intervenir en los problemas es la conducta, pero ción que no se restrinjan a la efectividad de procedimien-,
que requerimos, para dar- cuenta de la complejidad de los tos, o al efecto de ciertas operaciones, permite establecer
distintos fenómenos, de otras disciplinas que den cuenta un puente de comunicación con la teoría. El AC como
de las dimensiones pertinentes. sistema de análisis plantea la posibilidad de investigar ar
El AC es un ejemplo de un sistema interconductual procesos de comportamiento a través de un marco teórico
aplicable. Como, - ~lte pueden elaborarse otros que partan diferente, y ello permite entender el comportamiento
de la misma láci y premisas. Hay que señalar que surgió humano en su ambiente natural. Al partir de una defini-
en el contexto de la denominada psicología clínica, y como ción clara del objeto de estudio, así como de un campo
tal se ha estudiado y aplicado fundamentalmente en el es- específico de acción profesional, se pueden generar in-
tudio y la alteración del comportamiento individual en su- vestigaciones que apoyen el trabajo multidisciplinsrio en
jetos que solicitan ayuda de manera voluntaria; sin ciertas áreas como la educación o la salud.
embargo, como sistema, se está empleando actualmente Hay que reiterar que un primer paso hacia ún.de-
para llevar a cabo distintas investigaciones, especialmente sarrollo tecnológico fundamentado en la cien,, implica
en el campo de la salud. Creemos que el AC puede em- cuestionarse el papel de nuestra disciplina y el de su apli-
plearse en distintos contextos de la actividad humina• la cación. Este libro lleva la propuesta de abstraerse del
educación, la salud, el trabajo, la ecología y el desarrollo quehacer profesional cotidiano para poder reflexionar sobre
social, dado que sus categorías permiten estudiar el espectro el mismo: preguntarse acerca de todas aquellas prácticas
de factores que componen el comportamiento humano en su heterogéneas que conviven en lo profesional bajo el nombre
conte;m social. Para ello, lo que habría que considerar son de terapias, o de psicolo gía aplicada. Preguntarse si la
las particularidades de los distintos contextos, así como las efectividad, el logro de cambios de conducta y la creación
dimensiones no psicológicas en cada uno. Ello implica el indiscriminada de técnicas de intervención, son los
desarrollo de modelos de interface que delimiten la objetivos que debemos perseguir, al margen de un desarrollo
actividad profesional en cada área e identifiquen los científico y sistemático.
procesos o factores pertinentes de comportamiento. Para finalizar, la aplicación del AC depende en
El AC se ha empleado fundamentalmente en su eran medida del conocimiento del modelo Interconduc-
función de intervención, aunque igualmente podría aplicar- tual, es decir, de un compromiso con una postura teórica.
se para disertar programas preventivos. o con funciones Evaluar funcionalmente una interacción implica entender
tales como el desarrollo y la planeación. al comportamiento desde una óptica diferente. Este sis-
tema, en ese sentido.
Como metodolo gía. el AC ha demostrado ser efi- , no es autónomo. Implica entender
caz en la modificación de interacciones valoradas como

1~-
ANÁLISISCON711NG-ENCLAL

un modelo cuya lógica de análisis es distinta a otras. La


enseñanza de este sistema no puede hacerse al margen de
las premisas lógicas, epistemoló g icas y teóricas que le
dieron lu g ar; sin embarga=: como se señalaba, este libro
BIBLIOGRAFíA
es en principio una invitación a conocer un sistema
tecnológico derivado de un modelo teórico. Si a partir de
ello,- se genera interés por conocer el modelo intercon-
ductual; por elaborar tecnologías científicas, por conocer
más a fondo al AC se habrá cumplido- el cometido.

Baer, D. M. (1962). Laboratory control of thumbsuc1dng by


withdrawal and representation of reinforcement. Journal of
the Experimental Analysis of Behavior, 5, 525-528.
Bandura, A. (1969). Principies of Behavior Modification.
New York: Holt, Rinehart and Winston.
Barrer, B. H. y Lindsley, D.R. (1962). Deficits in acquisition of
operant discrimination and differentiation shown by
institutionalized retarded children. American Journal of
Mental Deficiency, 67, 424-436
Bijou, S. W. (1957). Pattems of reinforcement and resístance to ex-
tintion in yoiing chüclren. CHdDeyeLop~, 28, 47-54.
Deitz, S.M. (1978). Corren Status of Applied Behavior Analysis.
Science versus Technology. American Psychologist, 33,
805-814
DíazGoP7-flez, E., Landa, P., Rodríguez, M.L., Ribes, E. y Sán-
chez, S. (1989) Análisis funcional de las terapias con-
ductuales: lin2 clasificación tentativa. Revista Española de
la Terapia del Comportamiento, 7, 3, 241-255
DíazGormílez, E. y Carpio, C. (1996). Criterios para la apli-
cación del conocimiento psicológico. En: Sánchez, J..,
Carpio, C. y DíazGonzález, E. (compiladores), Apli-

7
15 2
BIBLIOGRAFÍA
ANÁLISIS CONTINGENCIM .

Ribes. E.; DíazGonzález, E. Rodrí guez, M. L. y Landa, D.


caciones del conocimiento psicológico. México: Fa- (1986). El Análisis Contingencia): una alternativa a las
cultad de Psicología ENEP-I=acala y Dirección Gene- aproximaciones terapéuticas del comportamiento.
ral de Asuntos del Personal Académico de la UNAM Cuadernos de Psicología, 8, 27-52.
y Sociedad y Sociedad Mexicana de Psicología, A.C. Ribes, E. (1987). La relación entre la investigación científica
DíazGonzález, E. y Rodríguez, M. L. (1999). Evaluación de en psicología y sus aplicaciones: no es tan sencilla
un instrumento inswuccional para la identificación de como algunos piensan. Revista Mexicana de Psicolo-
problemas psicológicos. Revista de la Sociec7,7d Mexi- gía, 4, 154-158.
c a n a d e A n á l i s i s d e l a C o n d u c t a , 2 5 , 1 , 1 0 5 -1 2 3 Ribes, E. (1990a). Problemas Conceptuales en el Análisis del
Goldiamond, Y. (1965). Self-control procedures in personal be- Comportamiento Humano. México: Trillas.
havior problems. Psychological Reports, 17, 851-856 Ribes, E. (1990b). Psicología general. México: Trillas.
Goldiamond—J. (1974). Toward a Constructional Research Ap- Ribes, E. (1990c). Psicología y salud.• un análisis
proach to Social Problems. Behaviorism, 3, 49-86 conceptual. Barcelona: Martínez Roca.
Kantor, J.R. (1926). Principies of Psychology. Chicago: Prin- Ribes, E. (1992). Factores macro y microsociales participantes en
cipia Press, Vols. I y H la regulación del comportamiento psicológico. Revista
Kantor, J.R. (1946). The aíro and progress in Psychology. Mexicana de Análisis de la Conducta, 18, 39-56 .
American sientist, 34, 251-263 Ribes, E. (1993). El Análisis Contingencia) y la identificación y
Kazdin, A.E. (1989). Historia de la Modificación de Conducta. definición funcional de los problemas psicológicos.
España: Descleé de Brower. Revista Mexicana de Psicología, 10, 85-89
López, F. (1987). Relaciones entre Teoría, Investigación y Rodríguez, M. L. (1992). La regulación microcontingencial por
Aplicaciones en Psicología. Revista Mexicana de Psico- prácticas macrocontingenciales. Tesis de Maestría.
logía, 4, 147-153 Rodríguez, M. L. (1997). La Psicología Clínica y la Ciencia.
Mayer, R. (1981). El futuro de la Psicología cognitiva. España: Psicología y Salud, 10, 73-81
Paidás. Rodríguez, M. L. (1998). La regulación de la conducta morak
Palacios.. R. y Montalvo, J. (1997). Panorama de la psicología en una investigación preliminar Enseñanza e Investiga-
el próximo milenio. Perspectivas desde el conductismo: ción en Psicología, 3, 1, 85-115
entrevista al Dr. Emilio Ribes Iñesta. Psicología y Rodríguez, M. L. y Landa, P. (1993). Validación del Análisis
Ciencia Social, 1 1-16 Contingencia) como metodología de cambio conduc-
Ribes, E. (1982). El Conductismo: reflexiones críticas. Barce- tual. Salud y Sociedad, 2, 27-36
lona: Fontanella. Rodrí g uez, M. L. y DíazGonzález, E. (1997). El terapeuta
Ribes, E. y López, F. (1985). Teoría de la Conducta. Méxi- como participante en el cambio del comportamiento:
co: Trillas. una propuesta de análisis de los procedimientos no es-
tandarizados. Integración., 9, 153-165
0
4'1
ANÁLISIS CON-IDjG=—;<CIAL

4
Rodríguez, M. L. y Landa, P. (2000). El papel funcional de
algunas técnicas de cambio conductual. Enseñanza e A
3
Investigación en Psicología, 5, 1, 7 )-95
Ryle, G. (1949). Die concept of mind. New York- Batines and
Noble. ANTM)
Schoenfeld, W. N. (1983). Contemporary state of Behavior
Theory. Revista Mexicana de Análisis de la Conducta, 9,
55-82
Wolpe, J. (1977). Práctica de la terapia d e la conducta.
México: Tri ]las.
Yates, A. (1977). Teoría y Práctica de la Terapia Conduc-
tual. México: Trillas.
Zumaya, L. (1993). Bases teóricas de las psicoterapias cog-
En este anexo se presentan los instrumentos fun-
dam ent al es pa ra l a apl i caci ón del AC c uando és -
noscitivo-conductuales. Salud Mental, 16, 1, 39-43
te se emplea como metodología de cambio. En
primer térmi no s e pres enta l a Guía de Entrevista
para la identificación del problema. Este instrumento es*un
auxiliar para la recopilación de la información pertinente
al análisis funcional de la interacción valorada como pro-
blemática, o aquella que por otra razón deba ser alterada.
El primer rubro Identificación del problema, permite ex-
plorar las características generales del usuario, la queja
principal, y quién o quiénes valoran el comportamiento
como problemático.
Una vez teniendo dichos datos, se identifica el
Sistema microcontingencial. Los incisos que conforman
tal guía plantean aspectos genéricos que deben detallarse
en mayor o menor medida a juicio del psicólogo. Se or-
rap ni7a de acuerdo al modo en que se presentan las que~
, jas, esto es, en términos de que él 'hacer' de una persona
afecta a otros o al propio individuo, o en términos de que
un individuo 'no hace', es decir, no satisface las deman-
das que otros le imponen. Alrededor de esto se plantean

0
lo
ANEXO
ANÁLISIS CONM.NGENCIAL

GULA DE ENTREVISTA
categorías para explorar situaciones, personas y efectos,
que componen la interacción. Identificación del problema
El segundo punto de esta guía se refiere a la iden-
1. Datos demográficos:
tificación del Sistema macrocontingencial. En primer lu-
a Nombre y edad
ar, se recomienda que 'se identifique si el criterio para
Dirección y teléfono
valorar un comportamiento como problemático tiene que
Ocupación y escolaridad
ver con un valor moral, a partir de esto se especifican los
Conformación familiar
puntos que permiten identificar las prácticas valorativas
del sujeto y los otros significativos, tanto en la microcon- 2. Delimitación de la dimensión psicoló0gica
tingencia situacional, como en la ejemplar. Queja principalg
El tercer punto se refiere a la Génesis del proble- Aspectos bioló icos,
legales o culturales.
ma. Se explora la historia de la microcontingencia pro-
blema y las estrategias de interacción. 3. Remisión
En el cuarto punto se exploran los datos pertinen- Tnstitución o persona que.lo remite
tes al Análisis de soluciones. -Empieza con tres —incisos Intentos previos de solución del problema
para identificar competencias del usuario, así como sus Valoración del problema por parte del usuario y por par-
interacciones no problemáticas. Posteriormente, se pre- te de otros
sentan puntos que permiten analizar, junto con el usuario,
la pertinencia de las posibles soluciones, considerando en I. Identificación de las relaciones microconti geniales
principio, que se puede incidir en una alteración microcon-
problemáticas
tingencial,
1 en una macrocontíngencial, o en ambas.
1. Cuando el problema se presenta por algo que el indi-
Un segundo instrumento contiene un formato para viduo HACE:
el análisis de los datos recabados. a) Identificación de las morfologías del usuario
El tercer instrumento es un formato para la selec- +Describa las morfologías de comportamiento del
ción, aplicación y evaluación de los *procedimientos de usuario, así como su opinión sobre el problema.
intervención.
b) Identificación de las morfologías de otros
9 +Describa qué hacen los otros significativos para rela-
9 cionarse con el usuario en las situaciones problema.
Explórese su opinión sobre el problema.
.Identifique si la interacción problemática se presenta
ante una persona o personas específicas, consi go mis-
mo, o con circunstancias no personales.

156
, ANEXO
. NÁ:— sis Col"-!-L>,jz-NCLU

c) Identifique la(s) situación(es) en la(s) que se presenta *conductas socialmente esperadas


el problema: .capacidad del sujeto en el ejercicio de las conductas
•circunstancia , social (relación familiar, de amistad, socialmente esperadas (si sabe o no hacerlo)
de trabajo, académica) + inclinaciones y propensiones (bustos, preferencias,
+lugar o lugares estados de ánimo, conmociones emocionales, condi-
- ciones biológicas, actitudes interactivas)
 o acontecimientos físicos  tendencias (formas de conducta o interacciones que
+conductas socialmente esperadas en el pasado estuvieron vinculadas a efectos particula-
*capacidad del sujeto en el ejercicio de las conductas res en dicha situación o situaciones similares)
socialmente esperadas (si sabe o no hacerlo)
d) Personas implicadas funcionalmente en la microcon-
+inclinaciones y—propensiones: gustos, preferencias, tingencia:
estados de ánimo, conmociones emocionales (emocio- +Identifique el comportamiento de todas aquellas per-
nes intensas de corta duración como la ira), condicio- sonas involucradas en la interacción problemática.
nes biológicas Posteriormente analice su rol funcional:
+tendencias (formas de conducta o interacciones . que -mediado
en el pasado estuvieron vinculadas a- efectos particulares -mediador
en dicha situación o situaciones similares). -auspiciados
-regulador de propensiones e inclinaciones
2. Cuando el problema está dado porque el individuo NO
HACE lo que se espera de él: -regulador de tendencias, -
a) Identifique las morfologías del usuario: +Indique si el nivel de mediación es directo o indirecto.
e) Describa los efectos del comportamiento del usuario:
Identifique aquello que hace en vez de lo esperado,
sobre otros, sobre sí mismo y sin efectos
así como la opinión del sujeto sobre su propio com-
*Identifique las características dinámicas de la inter-
portamiento
acción (frecuencia, vigencia, intensidad)
b) Identifique las morfologías de otros:
Identifique el comportamiento de aquellas personas que
H. Sistema macrocontingencial
demandan comportamientos específicos del individuo, en
situaciones específicas y su opinión sobre la interacción .Identifique el criterio con el que se valora la relación
c) Identifique la(s) situación(es) en la(s) que se presenta como problema (porque afecta a otros, porque es inmo-
el problema: ral, porque necesita saber hacer álgo específico) .Identifique
.circunstancia social (relación familiar, de amistad, el (los) valor(es) moral(es) que hace(n) que el
de trabajo, académica) comportamiento de alguno de los miembros de la interacción
+lugar o lugares sea valorado como problema
+Objetos o acontecimientos físicos +Idenúflque cuál es la microconnn£,encia donde se expúcitan

161
160
AN Á LISIS C O N TIN G EN C I A L ANEXO

 Identifique las funciones disposicionales en el pasado,


o han explicitado los valores pertinentes al problema, como de las personas significativas en la microcontingencia
deber ser de nna relación (microcontin£,encia ejemplar) presente
•ldentifique-quién o quiénes han explicitado o explicitan  Identifique la- historia de mediación de la conducta
tales valores, y de qué modo lo hacen o han hecho del usuario
*Identifique si existe una microcontingencia relacionada
b) Estrategias de interacción:
en donde los valores sean tácitos (microcontingencia situa-
cional). Esta interacción puede ser referida como aquella  Explore los tipos de contingencias enfrentadas por
en la que un individuo no se comporta como 'debe ser` el usuario a lo largo de su vida
 Explore qué hace el sujeto en la microcontingencia e lar  Identifique si existen consistencias en el modo co-
jeMp mo ha enfrentado dichas contingencias.
g
+Explore qué hace el sujeto en la microcontin encia situacional
Identifique—,qué cree el sujeto con respecto a su comporta- GUÍA DE ENTREVISTA PARA EL ANÁLISIS DE SOLUCIONES
miento en la microcontingencia ejemplar Antes de llevar, a cabo el análisis de soluciones, se evalúan:
.Identifique qué cree el sujeto con respecto a su comporta- a) Ejercicio no problemático de la conducta problema.
miento en la microcontingencia situacional
 Explore las situaciones en las cuales la conducta
•Identifique qué hacen las personas significativas en la mi-
problema no se valora como tal, en términos de la
crocontingencia ejemplar (con respecto a las prácticas valo-
circunstancia y el lugar lugares. o lugares.
rativas pertinentes al problema)
 Identifique a las personas involucradas en tales si-
*Identifique qué hacen las personas significativas en la m¡~
tuaciones, así como su función.
croconting,encia situacional (con respecto a las prácticas va«-
lorativas pertinentes al problema)  Explore si el sujeto presenta otras ^morfologías de
conducta en dichas situaciones.
+Mentifique qué creen las personas significativas en la mi-
b) Funcionalidad de las conductas comprendidas en di-
crocontingencia ejemplar con respecto al problema
chos contextos
•Identifique qué hacen las personas significatvas en la mi-
 Detecte si la conducta problema posee alguna fun--
crocontingencia situacional (con respecto al problema
cionalidad mediadora en otros contextos, ya sea
IU. Génesis del problema con otras personas o con el propio usuario.
 Detecte la posible funcionalidad disposicional.
a) Historia de la microcontingencia problemática:  Explore la efectividad de la conducta problema en
 Identifique la circunstancia en que se empezó a va- otros contextos.
lorar como problema la interacción c) Disponibilidad de respuestas no problemáticas poten-
 Identifique la situación en la que se inició la cialmente funcionales en la microcontingencia presente.
micro-contingencia presente  Explore relaciones microcontingenciales no pro-
blemáticas

162
162
.kIli—EXO

+ los recursos necesarios y los disponibles


+ Detecte morfologías de conducta adecuadas frente a  los posibles efectos a corto, mediano y largo plazo
contingencias semejantes a las problemáticas.
+ la pertinencia de la solución
+ Detecte morfóloeías del usuario en relaciones no
problemáticas ante personas significativas en la mi- 2. Evalúe junto con el usuario las posibilidades de cam-
crocontingencia próbléma. o en mícrocontLigencías bio de conducta de otros en la misma microconringencia,
semejantes. considerando:
+ la posibilidad y conveniencia de citara otras personas
ANÁLISIS DE SOLUCIONES  la motivación del usuario
a) EJE MACROCONTINGENCIAL  posibilidades reales de logro
1. Evalúe junto con el usuario la posibilidad de mantener  costo emocional
el sistema macrocontingencial, tomando en cuenta: + recursos necesarios y disponibles
+ la motivación del usuario + posibles efectos
 las implicaciones de la solución + pertinencia
 el costo emocional Evalúe junto con el usuario las posibles soluciones re-
+ efectos a corto, mediano y largo plazo lativas al cambio de conducta propia enla misma micro- ro-
+ pertinencia de la solución contingencia, considerando los incisos anteriores.
4. Evalúe junto con el usuario la posibilidad de promover
2. Evalúe junto con el usuario la posibilidad de alterar el otras opciones funcionales de su repertorio, en la microcon-
sistema macrocontingencial, tomando en cuenta: tingencia problema, considerando los incisos anteriores.
+ la motivación del usuario 5. Evalúe junto con el usuario las soluciones relatívas al
+ la posibilidad real de logro mantenimiento de la microcontin aencia que se puede dar
+ recursos necesarios y disponibles en el caso de incidir solamente en el sistema macrocon-
+ efectos a corto , mediano y largo plazo tingencial, o de no existir motivación para el cambio.
+ costo emocional

b) EJE NucRoco-N"riNGzNcLA.L
1. Evalúe junto con el usuario las soluciones relativas al
establecimiento de nuevas relaciones microcontingencia-
les detectando para cada 11-ni
 la motivación del usuario
+ la posibilidad real de logro
+ el costo emocional

165
164
AN ÁLISIS CONTINGENCIAL ANEXO

FOR-HIATO PARA VACIADO DE DATOS 1. 5— Análisis macrocontingenciál


Datos demográficos > Microcontingencia ejemplar:
Nombre: > Microcontingencia situacional:
Edad: > Práctica efectiva del sujeto en la microcontingencia ejem-
Dirección: plar:
Teléfono: > Práctica sustitutiva del sujeto en la microcontingencia
Ocupación: ejemplar:
Escolaridad: > Práctica efectiva del sujeto en la microcontingencia
Conformación familiar: situacional:
2, Delimitación de la dimensión psicológica > Práctica sustitutiva del sujeto en la microcontingencia si-
tuacional:
Queja principal:
> Prácticas efectivas de las personas significativas en la mi-
Aspectos biológicos, legales o culturales, involucrados en el
crocontingencia ejemplar (con respecto a las prácticas va-
problema:
lorativas pertinentes al problema):
3. Remisión > Prácticas sustitutivas de las personas significativas en la
Institución o persona que lo remite: microcontingencia ejemplar con respecto al problema:
Intentos previos de solución del problema: > Prácticas efectivas de las personas significativas en la mi-
Valoración del problema por parte del usuario y por par- crocontingencia situacional (con respecto al problema):
te de otros: > Prácticas sustitutivas de las personas significativas en la
mícroconting situacional situa onal (con respectó a las practicas
4. Análisis microcontingencíai. valorativas pertinentes al problema):
Nota: Para el análisis de correspondencias deberá emplearse la figura incluida
SITUACIONES MORFOLOGíAS PERSONAS EFECTOS
en el capítulo seis. En ella se puede evaluar visualmente la dimensión crítica del
problema (microcontingencial o macrocontingencial).

6. Génesis del problema


a) Historia de la microcontingencia problemática
 Circunstancia en que se empezó a valorar como
problema la interacción
 Situación en la que se inició la microcontineencia
presente
Persona mediadora:  Funciones disposicionales en el pasado, de las personas
Nivel de mediación: significativas en la microcontingencia presente
.k'b,TEX 0
ANÁLISIS CON-72-4GENCLkL

II. Planeación de la Intervención


 Historia de mediación de la conducta'del usuario
Objetivo 1
b) Estrategias de interacción
Procedimiento:
 Tipos de contingencias enfrentadas por el usuario a lo Actividades en consultorio:
largo de su vída. Actividades fuera del consultorio:
 Consistencias en el modo como ha enfrentado di- Sistema para evaluación de logros:
ch.q8 contingenciass Funciones previstas para el terapeuta:
7. Análisis de soluciones Objetivo 2
Para este apartado deberá emplearse la tabla incluida en el Procedimiento:
capítulo ocho. En ella se señalan las distintas opciones de Actividades en consultorio:
cambio -microcontingencial y macrocontingencial- que pos- Actividades fuera del consultorio:
teriormente deben describirse. Sistema para evaluación de logros:
Funciones previstas para el terapeuta:
8. Manual de selección, aplicación y evaluación de los
procedimientos de inter-veñción— 11
Objetivo 3
Procedimiento:
I. Selección Actividades en consultorio:
1. Naturaleza de la interacción terapéutica: Actividades fuera del consultorio:
Adquisición Sistema para evaluación de logros:
Relación de efecto Funciones previstas para el terapeuta:
Precisión III Aplicación del programa de intervención (observaciones
Tendencia generales):
Oportunidad Fecha:
2. Tipo de procedimientos requeridos:. N°. Sesión:
Para alterar disposiciones Tipo de sesión:
Para alterar conducta propia Observaciones:
Para alterar conducta de otros
Para alterar prácticas macrocontingenciales ( ) IV. Evaluación de cambios en el comportamiento:
3. Objetivo general:
Durante la aplicación del tratamiento, paralelamente a las
4. Objetivos específicos:
formas de evaluación de lo gros seleccionadas, se emplea
la Guía de Evaluación de Cambios:

169
168
TABLA 1. MATRIZ DE SELECCIÓN, DISEÑO Y EVALUACIÓN DE
TABLA 1. MATRIZ DE SELECCIÓN, DISEÑO Y EVALUACIÓN DE TÉCNICAS (MSDET).
TÉCNICAS (MSDET).
OPORTUNIDAD RELACióN DE -EFECTO TENDENCIA
ADQUISiCióN PRECISIÓN OPORTUNIDAD
FUNCIÓN DEL TÉCNICA FUNCIÓN DEL TÉCNICA FUNCIÓN DEL
TÉCNICA FUNCIÓN D a TÉCNICA FUNCIÓN DEL TÉCNICA TERAPEUTA TERAPEUTA TERAPEUTA
ERAPEUTA TERAPEUTA

PARA
ALTERAR
DISPOSICIO-
NES

PARA
ALTERAR
CONDUCTA
PROPIA

PARA
ÁI;I~
CONDUCTA
DE OTROS

PARA
ALTERAR
PRACTICAS
MACROCON-
nNK;BIK3ALES