Anda di halaman 1dari 2

Apariciones del Ángel

Primera Aparición

En la primavera de 1916, los tres Pastorcitos LUCIA DOS SANTOS, con 10 años
de edad, JACINTA MARTO, con siete años y su hermano FRANCISCO
MARTO, con nueve años de edad, vieron un Ángel cuando pastoreaban el rebaño
de su familia cerca de la casa de ellos, en un lugar llamado “Loca do Cabeço”.
Después de haber comido y realizadas sus oraciones, los tres Pastorcitos vieron
pararse una luz por encima de los árboles, que apuntaba para el Oeste, más blanca
que la nieve, con la forma de un hombre joven, transparente como el cristal y de
una gran belleza. El Ángel se identificó como el Ángel de la Paz y dijo a los niños
que rezaran a Jesús y a María diciendo las siguientes palabras: Dios mío, yo creo,
adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan
y no os aman.”

Segunda Aparición

La segunda Aparición del Ángel fue durante el verano. Los tres Pastorcitos, pasaban
la hora de la siesta a la sombre de los árboles, cuando de repente, el mismo Ángel
surge otra vez, con el mensaje de que la oración y el sacrificio traerían paz a su
país: “¡Orad! ¡Rezad mucho! Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre
vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente al Altísimo plegarias y
sacrificios. De todo lo que podáis, ofreced un sacrificio en acto de reparación por los
pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores.
Atraed así sobre vuestra Patria la paz. Yo soy el Ángel de su Guarda, el Ángel de
Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad con sumisión el sufrimiento que el Señor
os envíe”. Estas palabras impresionaron mucho a los tres niños. Ellas fueron como
una luz que les hizo comprender quien es Dios, su amor, el valor del sacrificio y la
virtud de la conversión de los pecadores. Desde entonces, Lucía, Jacinta y
Francisco comenzaron a ofrecer a Dios todo aquello que les mortificaba.

Tercera Aparición

La tercera Aparición del Ángel fue en Octubre o a finales de Septiembre. Los tres
Pastorcitos estaban rezando el Rosario cuando el Ángel apareció, teniendo un Cáliz
en sus manos, con una Hostia suspendida sobre el, de la que caían algunas gotas
de sangre para dentro del Cáliz. Dejando el Cáliz y la Hostia suspendidos en el aire,
el Ángel postrose en el suelo y repitió tres veces la siguiente oración: “Santísima
Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente y os ofrezco el
preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los
sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con
que Él mismo es ofendido. Y por los meritos infinitos de su Santísimo Corazón y del
Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores”.
Después, levantándose, tomó otra vez el Cáliz y la Hostia en sus manos. Dio la
Hostia a Lucía y a Jacinta y, a Francisco dio el contenido del Cáliz a beber, diciendo
al mismo tiempo: “Tomad y beber el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente
ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro
Dios”. Una vez más, el se postró en tierra y repitió con los Pastorcitos tres veces la
misma oración: “Santísima Trinidad…”. Después desapareció.