Anda di halaman 1dari 23

CONVENCIÓN DE NACIONES UNIDAS

SOBRE LOS CONTRATOS DE


COMPRAVENTA INTERNACIONAL DE MERCADERIAS
CONVENCIÓN DE VIENA DE 1980

CESAR A. FERNANDEZ FERNANDEZ; PhD


Doctor en Derecho
LA NECESIDAD DE NEGOCIAR Y COMERCIAR.

Los comerciantes domiciliados en distintos Estados, realizan actos de comercio a


pesar de:

•Distancia entre las partes


•Diferencias de culturas
•Diferencias de idiomas
•Diferencias de sistemas jurídicos

Siguiendo las teorías de Adam Smith el hombre busca utilizar su libertad para
obtener mayores beneficios y eso lo impulsa a comerciar con otras personas
situadas a mucha distancia.
ANTECEDENTES PREVIOS.

CONVENCIÓN DE NACIONES UNIDAS SOBRE LOS CONTRATOS DE


COMPRAVENTA INTERNACIONAL DE MERCADERÍAS, acordada en Viena el día
11 de abril de 1980 y conocida como Convención de Viena 1980.

En esta Conferencia diplomática, en que participaron sesentidos (62) Estados,


organizada bajo el patrocinio de la Comisión de Naciones Unidas para la
Legislación del Comercio Internacional (UNCITRAL) se aprobó este acuerdo.

Se ha convertido en una moderna “Lex mercatoria" de carácter internacional,


que permite un desarrollo más fluido y armónico del comercio.
1. DEFINICIÓN Y ÁMBITO DE APLICACIÓN

La Convención de Viena de 1980 (*) no define lo que debe entiende por


contrato de compraventa internacional.

En ese Tratado se establecen dos principios generales sobre la materia.

• Partes que tengan sus establecimientos en Estados diferentes.


• Suministro de mercaderías propias del comercio internacional.

No se aplica, por lo tanto, a:

• Las mercaderías compradas para el uso personal.


• Contratos de prestación de servicios.
• Compraventas judiciales, o en subastas.
• Valores mobiliarios, títulos o efectos de comercio y dinero.
• Compraventas de buques, embarcaciones, aerodeslizadores y
aeronaves.
1. DEFINICIÓN Y ÁMBITO DE APLICACIÓN

De acuerdo con los conceptos anteriores, se puede señalar que "se


entiende por contrato de compraventa internacional, sujeto a las normas
de la Convención, al contrato de compraventa de mercaderías, salvo las
excluidas, que se celebre entre partes que tengan sus establecimientos
en estados diferentes, que contemple el transporte internacional de
mercaderías, en donde el pago del precio se efectúe a través de las
fronteras.

Para la Convención de Viena basta sólo que las partes tengan domiciliados
sus establecimientos en países diferentes.
2. PRINCIPIO DE AUTONOMÍA DE VOLUNTAD Y LA FUNCIÓN
DEL CONTRATO

El artículo 6º de la Convención dispone textualmente: ”las partes


podrán excluir la aplicación de la presente Convención o, sin perjuicio
de lo dispuesto en el artículo 12, establecer excepciones a cualquiera de
sus disposiciones o modificar sus efectos”

La norma citada reconoce un principio de aplicación universal: la


autonomía de la voluntad. Las partes son libres para definir todos los
términos de su propio acuerdo, pudiendo acogerse a las normas
generales de la Convención, o excluir en todo o parte su aplicación.
3. LA BUENA FE CONTRACTUAL

De la misma manera que se reconoce la primacía del principio de la


autonomía de la voluntad, también las normas internacionales otorgan una
muy alta significación a la buena fe contractual.

Al respecto el artículo 7º recomienda que en la interpretación de la


Convención se debe tener en cuenta: ”la observancia de la buena fe en
el comercio internacional”.

Uno de los resultados de la acción de UNIDROIT fue la publicación en el


año 1994 de los llamados "Principios UNIDROIT para los Contratos
Comerciales Internacionales", que pueden servir de modelo para la
redacción de este tipo de contratos y también pueden ser considerados
para la interpretación de los contratos suscritos entre partes con
diferentes domicilios y sujetas a distintas legislaciones de carácter
nacional.

(*) Ver supra párrafo 17.


3. LA BUENA FE CONTRACTUAL

Al respecto los artículos 1.1., así como 1.6. y 1.7., de los Principios
UNIDROIT, consagran también el principio de la autonomía de la voluntad
y de la buena fe.

Tanto la Convención de Viena de 1980 como los Principios UNIDROIT


consagran los principios de autonomía de la voluntad y de buena entre
las partes. Lo anterior cobra una gran importancia al interpretar la
forma en que ha cumplido con sus obligaciones. En consecuencia, el
juez, al resolver un conflicto entre las partes, no podrá desatender la
manera en que cada una de ellas ha actuado en relación con el principio
de la buena fe.
3. LA BUENA FE CONTRACTUAL

"Article 1.7. (Good faith and fair dealing) (1) Each party must act in
accordance with good faith and fair dealing in international trade. (2)
The parties may not exclude or limit this duty."

Así, pues, tanto la Convención de Viena de 1980 como los Principios


UNIDROIT consagra los principios de autonomía de la voluntad y de
buena entre las partes. Lo anterior cobra una gran importancia al
interpretar la forma en que ha cumplido con sus obligaciones. En
consecuencia, el juez, al resolver un conflicto entre las partes, no podrá
desatender la manera en que cada una de ellas ha actuado en relación
con el principio de la buena fe.

Sin perjuicio de lo anterior, existen ciertos ordenamientos jurídicos en


que éste principio carece de la importancia que se menciona recién.
4. FORMACIÓN DEL CONTRATO

La Convención destina siete artículos al capítulo de la formación del


contrato; desde el artículo 14 hasta el artículo 24. Los primeros cuatro
artículos se refieren a la oferta o propuesta de celebrar un contrato;
los artículos 18 y 22 se refieren a la aceptación a la propuesta, y los
artículos 23 y 24 determinan el momento en que se perfecciona el
contrato.

Al respecto existen en la doctrina y en las diversos legislaciones


extranjeras distintas teorías para determinar con precisión el momento
en que se perfecciona el contrato. Nuestro país ha adoptado para la
contratacion entre ausentes, la teoría de la recepción. (art. 1374
del Código Civil Peruano).
4. FORMACIÓN DEL CONTRATO

La Convención ha adoptado por esta última teoría. Al respecto, el


artículo 23 establece: “el contrato se perfeccionará en el momento de
surtir efecto la aceptación de la oferta conforme a lo dispuesto en la
presente Convención”.

Incluso más, la Convención es muy precisa para determinar el momento en


que la aceptación es recibida por el oferente. El artículo 24 dispone
textualmente: "a los efectos de esta Parte de la presente Convención,
la oferta, la declaración de aceptación o cualquier otra manifestación
de intención "llega" al destinatario cuando se le comunica verbalmente
o se entrega por cualquier otro medio al destinatario personalmente, o
en su establecimiento o dirección postal o, si no tiene establecimiento
ni dirección postal en su residencia habitual".
4. FORMACIÓN DEL CONTRATO

Se reconoce la validez de las llamadas ofertas irrevocables. En efecto,


el artículo 15 establece un criterio también de aceptación universal
que, en general, la oferta puede ser retirada o revocada antes de que se
perfeccione el contrato. Dicha norma dispone textualmente: “1) La
oferta surtirá efecto cuando llegue al destinatario. 2) La oferta, aún
cuando sea irrevocable, podrá ser retirada si su retiro llega al
destinatario antes o al mismo tiempo que la oferta.” Sin embargo, el
artículo 16 establece que la oferta no podrá revocarse si se indica un
plazo fijo para la aceptación, o se expresa de otro modo, que es
irrevocable. Del mismo modo, adquiere esta característica si el
destinatario podía razonablemente considerar que la oferta era
irrevocable y ha actuado basándose en esa oferta.
4. FORMACIÓN DEL CONTRATO

La norma del artículo 16 de la Convención dispone: “1) La oferta podrá


ser revocada hasta que se perfeccione el contrato si la revocación llega
al destinatario antes que éste haya enviado la aceptación. 2) Sin
embargo, la oferta no podrá revocarse: a) si indica, al señalar un plazo
fijo para la aceptación o de otro modo, que es irrevocable; o b) si el
destinatario podía razonablemente considerar que la oferta era
irrevocable y ha actuado basándose en esa oferta”.

Se reconoce en esta parte el principio jurídico de la validez de las


obligaciones emanadas de las declaraciones unilaterales de voluntad.
Llama especialmente la atención el hecho que la oferta no puede ser
revocada (entendiéndose por lo tanto que la oferta tiene el carácter de
irrevocable) si el destinatario razonablemente podía considerar que tal
oferta era irrevocable y que, en consecuencia, actuó basado en la
característica que él asumió que tal oferta presentaba.
5. INTERPRETACIÓN DE LA CONVENCIÓN Y DEL CONTRATO

La interpretación tiene como propósito establecer cuáles son los


derechos y obligaciones que se generan para cada parte, y la manera
exacta en que cada una de ellas debe cumplir con sus obligaciones y,
recíprocamente, qué derechos puede exigir de la otra.

El art.7 de la Convención dispone: "1) En la interpretación de la presente


Convención se tendrán en cuenta su carácter internacional y la
necesidad de promover la uniformidad en su aplicación y de asegurar la
observancia de la buena fe en el comercio internacional. 2) Las
cuestiones relativas a las materias que se rigen por la presente
Convención que no estén expresamente resueltas en ellas se
dirimirán de conformidad con los principios generales en los que se
basa la presente Convención o a falta de tales principios de
conformidad con la ley aplicable en virtud de las normas de
derechos internacional privada".
5. INTERPRETACIÓN DE LA CONVENCIÓN Y DEL CONTRATO

El artículo 31 de esa Convención dispone: "un tratado será


interpretado de buena fe de acuerdo con el significado ordinario que
se dé a los términos del tratado en su contexto y a la luz de su
finalidad y de su propósito".

.
6. DOCUMENTACION

Se reconoce en la Convención el principio que la compraventa es un


contrato consensual, que se perfecciona con el solo consentimiento de
las partes y que no requiere ninguna documentación especial para que se
tenga por celebrado.

El artículo 11 establece que: "El contrato de compraventa no tendrá que


celebrarse ni probarse por escrito ni estará sujeto a ningún otro
requisito de forma. Podrá probarse por cualquier medio, incluso por
testigos''.
7. OBLIGACIONES DEL VENDEDOR

El artículo 30 de la Convención establece que: "el vendedor deberá


entregar las mercaderías, transmitir su propiedad y entregar
cualesquiera documentos relacionados con aquellas en las condiciones
establecidas en el contrato y en la presente Convención".

La Convención establece las tres obligaciones esenciales del vendedor,


que son:

• Entregar las mercaderías.

• Transmitir su propiedad.

• Entregar los documentos relacionados con las mercaderías

La obligación de entregar las mercaderías es coincidente con aquella


establecida en nuestra propia ley.
8. ENTREGA DE LAS MERCADERÍAS

El tema esta reglamentado en el artículo 31 y siguientes de la


Convención. De esas mismas normas se puede inferir el concepto de
"entrega", que consiste en el acto en que el vendedor pone las
mercaderías a disposición del comprador en el lugar convenido.

La principal obligación del vendedor es entregar la cosa vendida. Así,


frente a dicha obligación del vendedor, la principal obligación del
comprador es pagar el precio en dinero.

El artículo 58 de la Convención dispone que el comprador, salvo


pacto en contrario, debe, por regla general, pagar el precio cuando
el vendedor ponga a disposición las mercaderías. Agrega la misma
norma que "El vendedor podrá hacer del pago una condición para la
entrega de las mercaderías".
8. ENTREGA DE LAS MERCADERÍAS

En lo que se refiere a la entrega propiamente tal, la Convención


determina, en primer lugar, que ella debe hacerse en el lugar convenido
en el contrato. En las operaciones de comercio exterior existe una
serie de procesos complejos relativos al despacho de las mercaderías.
Efectivamente, puede convenirse que la entrega se efectúe en la fábrica
o bodegas del vendedor, en el país de origen, o bien, lo que es más usual,
puede existir uno o más medios de transporte, tanto internos como
internacionales, hasta que las mercaderías sean recibidas por el
comprador, en el país de destino.

El principio general de la Convención está consagrado en el artículo 31,


que dispone que "la obligación de entrega del vendedor consistirá,
cuando el contrato de compraventa implique el transporte de las
mercaderías, en ponerlas en poder del primer porteador para que las
traslade al comprador".
9. ESTRUCTURA DE LA CONVENCIÓN.

CAPITULO III. OBLIGACIONES DEL COMPRADOR.

SECCIÓN I. PAGO DEL PRECIO. (Art. 54 a Art. 59)

SECCIÓN II. RECEPCIÓN. (Art. 60)

SECCION III. DERECHOS Y ACCIONES EN CASO DE


INCUMPLIMIENTO DEL CONTRATO POR
EL COMPRADOR. (Art. 61 a Art. 65)

CAPITULO IV. TRANSMISIÓN DEL RIEGO. (Art. 66 a Art. 70)


10. Estructura de la Convención.

CAPITULO V. DISPOSICIONES COMUNES A LAS


OBLIGACIONES DEL VENDEDOR Y DEL
COMPRADOR.

SECCIÓN I. INCUMPLIMIENTO PREVISIBLE Y


CONTRATOS CON ENTREGAS
SUCESIVAS. (Art. 71 a Art. 73)

SECCION II. INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS Y


PERJUICIOS. (Art. 74 a Art. 77)

SECCION III. INTERESES. (Art. 78)


11. ESTRUCTURA DE LA CONVENCIÓN.

SECCION IV. EXONERACIONES. (Art. 79 y Art. 80)

SECCION V. EFECTOS DE LA RESOLUCIÓN. (Art. 81 a


Art. 84)

SECCION VI. CONSERVACIÓN DE LAS MERCADERIAS.


(Art. 85 a Art. 88).

PARTE IV. DISPOSICIONES FINALES. (Art. 89 a Art. 101).