Anda di halaman 1dari 3

AMMAR

Nuestra Historia

La Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) nació como respuesta al


constante asedio y violencia de la Policía. Juntándonos descubrimos que la
organización es la fuerza y el motor para conseguir objetivos que benefician a las
trabajadoras sexuales y a la sociedad en general.

Empezamos a reunirnos a fines de 1994. En 1995 nos sumamos a la Central de


Trabajadores Argentinos (CTA), lo que hizo posible que conozcamos otras realidades
y abandonemos la auto-marginación, al reconocernos a nosotras mismas como
trabajadoras.

Desde 1997 integramos la Red de Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe


(RedTraSex), que tiene como objetivo apoyar y fortalecer a las organizaciones de
mujeres trabajadoras sexuales en la defensa y promoción de sus derechos humanos.
La Red está compuesta por 15 países: Argetina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica,
Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú,
Republica Dominicana y Uruguay.

Nuestra historia como trabajadoras sexuales organizadas nos demuestra que no solo
podemos denunciar, sino que podemos ser nosotras mismas quienes luchemos por
transformar una realidad de abuso, explotación y discriminación. Aprendimos y
desarrollamos la capacidad de gestión necesaria para el crecimiento institucional y
nos fortalecimos en la búsqueda constante por hacer efectivos nuestros derechos. Las
trabajadoras sexuales tenemos derechos básicos que nos asisten como seres
humanos, como mujeres y como trabajadoras. Ya lo aprendimos.

Nuestra Visión

Lograr que el Estado garantice los derechos humanos y laborales de las Trabajadoras
Sexuales en la Argentina.

Nuestra Misión

Defender los derechos humanos y laborales de las Trabajadoras Sexuales de la


Argentina.
Por qué luchamos...

El Proyecto Ammar se fundamenta en la auto-organización de un sector de mujeres


que hemos sido excluidas, discriminadas, marginadas y sometidas históricamente a
todo tipo de maltratos.

Buscamos fortalecernos mediante la defensa de la libertad laboral a través de conocer


y ejercer nuestros derechos humanos y de generar estrategias para el cuidado de
nuestra salud integral.

Las trabajadoras sexuales de Ammar somos mujeres adultas, que ejercemos este
trabajo por consentimiento propio y de manera autónoma.

Las Trabajadoras Sexuales somos triplemente marginadas: por ser mujeres, por ser
pobres y por ser trabajadoras sexuales.

Podemos hablar de “trabajo sexual” y no de “prostitución” como resultado de una


larga batalla ideológica y política en el marco de la concepción de los derechos
humanos y el respeto por la libre determinación de las mujeres. Y creemos que es
necesario conseguir las condiciones dignas para realizar nuestro trabajo y así salir de
la clandestinidad a la que nos exponen constantemente. Por esa razón nos
organizamos como sindicato.

Prioridades en acción..

Exigir el respeto de los derechos humanos de todas las Mujeres Trabajadoras Sexuales
en la Argentina.

Luchar sistemáticamente frente al abuso y corrupción institucional, en especial el


maltrato al que nos somete la policía.

Derogar los artículos de los Códigos Contravencionales vigentes en nuestro país que
criminalizan el trabajo sexual contradiciendo nuestra Constitución Nacional y los
Pactos Internacionales firmados y permitiendo una situación de mayor explotación,
abuso y violación de nuestros derechos.

Exigir el esclarecimiento del asesinato de la dirigente de Ammar Sandra Cabrera y de


todas las compañeras trabajadoras sexuales que han sido asesinadas.

Exigir el reconocimiento de la organización como Sindicato de Trabajadoras Sexuales


por el Ministerio de Trabajo de la Nación.
Lograr el reconocimiento de las Mujeres Trabajadoras Sexuales como sujetos de
derecho y actoras estratégicas para el desarrollo social.

Impulsar que se discuta nuestra problemática en los lugares de gobierno y de decisión


de políticas públicas, que nos pongan en igualdad de condiciones con cualquier otro/a
ciudadano/a que habite en la Argentina.

Promover políticas públicas participativas, para que seamos convocadas y validadas


como actoras claves en la discusión y elaboración de políticas para el sector.

Sensibilizar sobre la diferencia entre Trabajo Sexual y Trata o Tráfico de personas. De


nada sirven las leyes contra la Trata que equivocadamente generan mayor
persecución y abuso contra nosotras: mujeres mayores de edad que por
consentimiento propio decidimos ejercer el trabajo sexual de manera autónoma.

Enfocar con una mirada de género todas las acciones de nuestra organización para el
empoderamiento y la lucha de cada mujer como Trabajadora Sexual contra todo tipo
de explotación.

Por qué creemos que es importante ser un Sindicato...

Para tener los mismos derechos y responsabilidades que tienen todas las trabajadoras
y todos los trabajadores del país.

Ammar es el sindicato que formamos las trabajadoras sexuales argentinas en la


Argentina para luchar contra la vulneración de nuestros derechos a la salud, trabajo,
educación, documentación y vivienda. Luchamos fundamentalmente por la libertad de
trabajo.

Elegimos ser un sindicato luego de extensos debates sobre cómo encarar nuestra
lucha para no ser reprimidas, discriminadas, maltratadas y perseguidas, y porque
también estamos convencidas de que saliendo de la clandestinidad es como vamos a
mejorar nuestras condiciones de trabajo y por ende nuestra calidad de vida.

Nos dimos cuenta que la mejor forma para lograr esto es ser reconocidas como
mujeres trabajadoras sexuales y contar con políticas públicas y normas que nos
protejan, pudiendo acceder a los beneficios que corresponden a todas las personas
trabajadoras, como obra social y jubilación. No pretendemos más de lo que la
Constitución y la Carta Magna de Derechos Humanos expresan.