Anda di halaman 1dari 11

TERCER SEMESTRE

PRIMER CAPITULO
DOCRINA SOCIAL DE LA IGLESIA CATOLICA: ÉTICA Y MORAL

Definiciones.
La Ética es una rama de la filosofía, entre otras como:
Metafísica y Estética.
El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española,
la define como:
ético1, ca.
(Del lat. ethĭcus, y este del gr. ἠθικός).
4. f. Parte de la filosofía que trata de la moral y de las
obligaciones del hombre.
5. f. Conjunto de normas morales que rigen la conducta
humana. Ética profesional.
moral1.
(Del lat. morālis).
4. f. Ciencia que trata del bien en general, y de las
acciones humanas en orden a su bondad o malicia.
Semejanzas y diferencias.
Se diferencia en que la ética es el estudio filosófico y
científico de la moral y es teórica mientras que la moral
es práctica.
La ética trata sobre la razón y depende de la filosofía y
en cambio la moral es el comportamiento en el que
consiste nuestra vida.
Etimológicamente “ética” y “moral” tienen el mismo
significado. “moral” viene de latín “mos” que significa hábito
o costumbre; y “ética” del griego “ethos” que significa lo
mismo.

1
I. Sin embargo en la actualidad han pasado a significar
cosas distintas y hacen referencia a ámbitos o niveles
diferentes. La moral tiene que ver con lo práctico o la
acción. La ética es teórico o reflexión.
II. Moral es el conjunto de principios, criterios, normas y
valores que dirigen nuestro comportamiento. La moral
nos hace actuar de una determinada manera y nos
permite saber que debemos de hacer en una situación
concreta. Es como una especie de brújula que nos
orienta, nos dice cuál es el camino a seguir, dirige
nuestras acciones en una determina dirección. La
brújula nos indica el camino. En la vida hay que
intentar no perder el norte.
III. Ética es la reflexión teórica o el estudio sobre la
moral. La ética es la encargada de discutir y
fundamentar reflexivamente ese conjunto de principios o
normas que constituyen nuestra moral.

En conclusión: moral y ética se plantean cuestiones


distintas. La moral tiene que ver con la acción y trata de
responder a la pregunta ¿qué debo hacer?;
La ética es estudio o reflexión teórica de la moral y trata
de responder a preguntas del tipo
¿Qué es la moral? ¿Por qué hay diferentes tipos de
moral?
Designamos con la palabra “ética” el comportamiento, la
conducta y el actuar de hombre en cuanto hombre y la ciencia
que estudia ese actuar o comportamiento. Y con “moral” el
aspecto práctico y concreto, las normas establecidas o
propuestas por los hombres, o por una sociedad y época histórica
determinadas.
FUNDAMENTACION ANTROPOLOGICA DE LA ETICA

2
El hombre es consciente de sí mismo y ello lo lleva a la
apertura, finitud, carencia, intención de plenitud, a la
busueda de sentido, de verdad y de valor.
Conciencia empírica: Es por ello que su conciencia empírica
lo lleva inmediatamente a trascender la realidad mediante
LA PREGUNTA, ¿Qué?, ¿Por qué?, ¿Cómo?, ¿para qué?;
convirtiendo así la experiencia, lo que ve, oye y toca en
pensamiento.
Conciencia Inteligentes. El desarrollo de la conciencia
inteligente se da a manera de espiral: cada pregunta y
respuesta abre paso a nuevas preguntas y estas a nuevas
respuesta a nuevos pensamientos.
Autoconciencia Racional: Pero No basta entender, responder
a las preguntas, se hace necesario ir a la autoconciencia
racional en el cual se diferencian dos momentos, el juicio
y la acción.
EL JUICIO. Nos permite reconocer lo que cosas tal como
efectivamente son; su meta es la verdad,
LA ACCIÓN. La Ética emerge así en la intensión consciente
el deber ser, como puedo conocer la verdad, debo buscar
la verdad.
Así también existen diversas corrientes eticas debido a que
varios autores han tratado el tema,
Ética de virtudes: En nuestra sociedad, de tradición
occidental y cristiana, está fuertemente enraizado el modelo
ético del hombre virtuoso. La máxima aspiración del hombre
consiste en la felicidad, que no puede encontrarse sino en
Dios, fin último de la vida humana. Y esa felicidad se
alanza mediante el ejercicio de las virtudes. El origen de
esta ética se encuentra en los griegos.
Los grandes clásicos de la filosofía griega, Sócrates, Platón
y Aristóteles, son sus máximos representantes.

3
La contemplación de la verdad es el ideal superior de vida
virtuosa. El bienestar de toda la sociedad es lo que debe
orientar las relaciones entre sus miembros.
Epicureísmo: El placer constituye una aspiración generalizada
entre los hombres de todos los tiempos. Vivir rodeado de
placeres y satisfacciones es el ideal que la sociedad de
consumo difunde a través de los medios de comunicación
en la actualidad. La teoría que desarrolla esta tendencia
como criterio último de moralidad es denominada hedonismo.
La antigüedad tiene su máximo representante en Epicuro.
Hombre de una gran personalidad, admirado y seguido en
su tiempo por numerosos discípulos.
El estoicismo: Sus principales representantes: Epicteto,
Séneca y Marco Aurelio( Roma IV a. C.)
En los cimientos del estoicismo se halla la comprensión del
mundo un orden universal, regido por leyes inmutables que
gobiernan también la vida humana. El ideal del hombre
consiste en vivir conforme a la naturaleza. De ese modo,
se adapta al orden universal y consigue la felicidad. El
camino de la perfección reside en la apatía, una actitud de
indiferencia positiva frente a los acontecimientos. Para
alcanzarla el hombre debe comenzar por cultivar la
imperturbabilidad. El no dejarse turbar por nada, sea
agradable o desagradable, nos garantiza la tranquilidad de
espíritu, en armonía total con la naturaleza. Todo lo que
nos sucede: éxitos, alegrías, sufrimientos, muerte, es lo que
nos conviene. Aceptarlo, sin apego ni resistencia, es
alcanzar la perfección y la felicidad.
Utilitarismo: Es sin duda el modelo ético más seguido en
la actualidad. Constituye un resurgimiento del epicureísmo
hedonista en pleno siglo XXI. Su principio fundamental
consiste en la felicidad, que se consigue buscando el

4
placer y rechazando el dolor. Bueno es lo que produce
placer, malo lo que produce dolor. Esto se deduce del
criterio de utilidad, que constituye el modelo último de
nuestras acciones.
Ética del Superhombre: El hombre se debate entre dos
actitudes, la lucha por el poder y la defensa de la
debilidad. Estas actitudes o tendencias contrapuestas dividen
a la humanidad en dos tipos de hombres: los poderosos y
los débiles. Estos últimos son hombres mediocres, de
rebaño. Incapaces de vivir por sí mismos, necesitan vivir en
sociedad, con un orden jurídico, una religión y una moral
comunes, teniendo como valores la igualdad, la humildad, la
caridad, el sacrificio. Estos hombres, que conforman la
inmensa mayoría de la humanidad, son despreciables,
aunque resultan necesarios para cumplir muchas funciones
inferiores en beneficio de los poderosos.
Los hombres poderosos, muy escasos y solitarios,
constituyen una raza superior caracterizada por valores
opuestos a los de la raza inferior. Para ellos no existe
otra regla moral que el desarrollo de su propia
personalidad en vistas al poder y la grandeza. El que
realiza en su vida el ideal del hombre poderoso se
convierte en un superhombre, valor y meta suprema de la
humanidad. El superhombre es duro, sin sentimientos y
profundamente inmoral o amoral. Hace todo lo que le sirve
a sus fines, sin necesidad de justificar nada, ya que está
“más allá del bien y del mal”. La moral es conveniente,
más aún indispensable para todos los hombres inferiores,
los esclavos: por eso se llama a la moral judeocristiana
una moral de esclavos.

5
La ética cristiana hunde sus raíces en las antiquísimas
normas morales del pueblo hebreo, sintetizadas en el
Decálogo o los Diez Mandamientos.
La moral del cristianismo original se basa en la creencia
de que todos los hombres somos hermanos, hijos del único
y mismo Dios, a quien le debemos nuestro ser y quien
nos comunica una nueva vida, su propia vida para que
vivamos conforma a su espíritu y no conforma a los
apetitos del instinto, propios de la humanidad. Quien obra
conforma la espíritu es bueno; quien no está en pecado.
Al hombre se le conoce por sus obras. El amor a los
demás es el mandamiento fundamental, en el que se
resumen todos los demás. Sólo quien ama a los demás,
comenzando por los necesitados, demuestra ser de Dios. El
modelo de vida cristiana lo encontramos en Jesús.
De ahí que podemos concluir un cierto relativismo de los
principios o normas morales definidos por una sociedad.

SEGUNDO CAPITULO
LA DSI FORMA PARTE DE LA TEOLOGÍA MORAL.
Teología: En el sentido más simple es
una reflexión que intenta conocer y
comprender la fe a partir de la razón.
Es decir, la teología católica presupone
la fe como fundamento e intenta en
ella y a través de ella el conocimiento
y la comprensión de la fe. San
Anselmo: "Fides quaerens intellectum":
"La fe busca entender" (la teología es
la voluntad de la fe de comprender).

Teología Moral: Las acciones libres del

6
hombre y el último o supremo fin a
ser alcanzado a través de ellos.
Incluye el fin sobrenatural, la regla o
norma moral, las acciones humanas,
sus consecuencias y las divinas ayudas
por su verdadero cumplimiento.

LA TEOLOGÍA MORAL NO ES:


1. No son pistas para no cometer pecados, sino pistas
para producir frutos por la caridad de la vida en el
mundo, desde la vida en Cristo (O.T.16).
2. Consiste en buscar los elementos mínimos que
permitan un dialogo desde la tolerancia con no
cristianos. La moral cristiana debe pretender situarse
en el mundo como una oferta que yo entiendo como
la mejor.
3. La predicación: Pablo en el Areópago (se desarrolla
más adelante).
4. Conversión propia. (Bienaventurados los misericordiosos,
...). Misericordioso: aquel que trata cordialmente al
miserable (el que se equivoca en el campo ético).
5. Valoración del resto de las moralidades del mundo.
Establecer un dialogo con los que parten de
moralidades no cristianas, sobre todo aquellas que se
plasman en las leyes. Desde la tolerancia, valorar
estas moralidades no cristianas, y entablar un dialogo
con ellas estableciendo unos mínimos, que no
abandonen lo genuino del ser cristiano.

Lo que nos dice: “Veritatis Splendor”:

7
• <<Nuestro mundo está sumido en
plena crisis en torno a la verdad,
desde una concepción subjetivista
(…)>> (V.S.32)
• Presenta un mundo con una nueva
manera de interpretar la libertad,
influida por corrientes subjetivistas.
(V.S.34)
• Señala una sociedad que vive <<la
cultura del vacío>>, de la perplejidad.
Aquí todo vale, y no hay más de lo que
hay.
La postura de Veritatis Splendor y del Catecismo de la
Iglesia es tajante: sin Dios no hay justificación para la
ética.
Leer: «Se le acercó uno...» (Mt 19, 16)
“solo Dios da sentido a la vida”(V.S.7).
“Reconocer a Dios”(V.S. 11).
La pregunta ética: ¿Qué es lo que he de hacer o lo que
es bueno hacer? Esta pregunta se presenta como la
altísima vocación que sólo encuentra su respuesta en Cristo
(V.S. 8).
El núcleo de la ética cristiana reside en “reconocer a
Dios”(V.S. 11). Se presenta la moral como el reconocimiento
de la especial dependencia que el hombre tiene de Dios.
Recordemos lo que ya estudiamos: <<(…)La libertad no se
opone a la dependencia creatural del hombre respecto a Dios.(…)
La Revelación enseña que el poder de determinar el bien y el mal
no pertenece al hombre, sino sólo a Dios (cf. Gn 2,16-17).>>
(Compendio de Doctrina Social 136).
ALGUNAS PISTAS PARA EL DIALOGO CON MORALES NO
CRISTIANAS.

8
Para evitar los problemas viene cuando se dialoga con otras
respuestas éticas no fundamentadas en Dios:
a) Hay que evitar el colonialismo ético (sólo lo cristiano es
válido), pero también el laxismo (todo vale).
b) ¿Qué es lo bueno y lo malo? El cristianismo tiene respuesta
a esta pregunta en la Escritura: “Maestro bueno, ¿qué he de
hacer para obtener la vida eterna?”. De ahí se deduce que
solo Dios tiene la respuesta ética, ya que solo Dios es
bueno.
c) Pero ¿no hay más explicación para lo ético que lo contenido
en la Sagrada Escritura?, sí las hay y estas constituyen los
mínimos que nos permiten convivir en sociedad.
d) La ética y la moral son necesarias para hacer posible una
convivencia. La moral es posible y necesaria siempre y
cuando libere al hombre y no se convierta solo en
cumplimiento de una ley vacía, o solo cumplir la ley o las
normas sin caridad.
a) La ética es necesaria para vivir en paz, pues de ella nace el
derecho.

PARA CONCLUIR DEBEMOS


AFIRMAR SIN TEMOR:

La Moral Cristiana debe ser


práctica y no simplemente
descriptiva. La moral cristiana no
solo sirve para describir lo bueno
y lo malo; su función es además
ayudarnos en la toma de
decisiones.

9
Por ello, podemos decir que vivir la moral es un arte:
<<El primer paso a dar es tomar conciencia de que el
amor es un arte, tal como es un arte el vivir. Si
deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma
forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier
otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la
medicina o la ingeniería.>> (Erich Fromm. El Arte de
Amar), por lo tanto hay que conocer la moral, pero se
solo se conoce cuando se vive y solo cuando se vive se
convierte en arte.

Requiere un cierto grado de madurez personal.


1.-Hay que tener presente la historia personal;
2.-Ser honrado y respetuoso con los demás que no han
decidido lo mismo que yo. La honradez no es fácil, ya
que nos cuesta encontrar la respuesta a una pregunta
ética, y al encontrarla, vemos a nuestro lado otro que ha
llegado a otra respuesta, por lo que nos cuesta respetar
su opción y valorarla.

No hay que Problematizar


Ante las diferencias morales no podemos problematizar con
los demás; esto no significa que todo vale, ni que no
tengo anda que decir. Hay que dialogar. No hay que
problematizar a nadie porque piense de forma distinta, sin
ofrecerle una respuesta a los problemas que se le plantea.

La Conversión Tema Central


1. La conversión.
2. La penitencia.
3. Dejarnos reconciliar con Dios.

10
La conversión es lo que ha de hacer el cristiano que se
pregunta que es lo que ha de hacer. El verdadero camino
del cristiano es la conversión, penitencia, reconciliación que
constituye el núcleo de las proposiciones de los profetas y
el evangelio.
Pero la conversión es una reorientación de mi vida que
tiene como base la seducción que previamente ejerce en
nosotros la fe en Dios.

Lic. José Julio Torres Zavala


Silao, Guanajuato.
Octubre de 2011

11