Anda di halaman 1dari 5

Ensayo

El rol de la mujer en el
mundo del trabajo
Administración de Recursos Humanos
Aunque la imagen de la mujer ha cambiado en las últimas décadas, el sexo femenino
todavía sufre de mucha discriminación ya sea laboral, patrimonial, política o educacional.
Como antes era normal que sólo a los hombres les estaba permitido trabajar a cambio de
remuneración, la mujer obtuvo el rol de cuidar la casa, educar los hijos o recolectar la
cosecha, lo cual nunca ha sido reconocido como trabajo. Por lo tanto han tenido que
demostrar con la experiencia y mucho esfuerzo el contrario. Por esto en los años 60 las
mujeres se organizan y luchan por sus derechos dando inicio al movimiento feminista. Esta
movilización, la cual representa principalmente Simone Beauvoir, se divide en tres grandes
olas: el feminismo ilustrado, el feminismo liberal sufragista y el feminismo contemporáneo.
(Brioso, Barrera, Malagón, 2011, pág. 342)
Gracias a este movimiento las mujeres han logrado luchar por igualdad, ya sea educacional,
laboral, derecho a votar entre otras. Aunque más y más mujeres han podido independizarse
de los hombres gracias a la lucha por tener mejor nivel educacional y hacer carrera en un
lugar de trabajo remunerado, los hombres todavía están mejor pagados por el mismo
trabajo y las mujeres tienen empleos de menor calidad. (Saralegui Valenzuela, 2006, pág. 3)
En este ensayo me gustaría hacer énfasis en la discriminación que tiene que sufrir la mujer
día a día, por el hecho de ser mujer, para que las personas tomen conciencia de los
obstáculos que tiene que atravesar por sobre todo en el trabajo como en mi punto de vista
lo son la desigualdad de salario, la discriminación por tener menos oportunidades de
ascenso dentro una empresa, por acoso sexual en el trabajo y la discriminación de pensar
que una mujer no puede elaborar el mismo trabajo que el hombre. Además muchos no
toman en cuenta el trabajo en el domicilio del cual mayoritariamente se encarga la mujer lo
que significa que trabaja doble turno, tanto en el trabajo como en la casa.

La discriminación más discutida y evidente en el ámbito laboral es la diferencia de


remuneración, como podemos ver en el gráfico Nr. 1 con el título “Ganancia salarial por
sexo”, con datos sacados del INE, que las mujeres ganan evidentemente menos salario que
los hombres, lo cual se refleja en el gráfico con un 44% para las mujeres y un 56% para el
sexo masculino en el año 2009. De tal forma podemos ver que la remuneración media anual
femenina del mismo año fue el 78% de la masculina. (Brioso, 2011, pág. 358/359)

1
Pineda Salazar (2006) afirmó que “La diferencia de salario se debe a que las mujeres
trabajan en sectores mal remunerados a causa de que la mayoría de las trabajadoras son
jóvenes.” (p.19)
Además de la discriminación por salario, la distribución de labores domésticas no
remuneradas es un punto importante al analizar la desigualdad entre mujeres y hombres en
el aspecto laboral debido a que tienen a disposición menos horas a cambio de una
remuneración digna. (Organización internacional del trabajo, 2016, pág. 7)
Por tanto como señala Pineda Salazar (2006) “Las mujeres trabajan más horas que los
hombres, pero la mayor parte de su trabajo no es remunerado.” (p. 18)
El sexo masculino debería tratar de involucrarse en las tareas domésticas ya que las
mujeres se están sobre esforzando para poder cumplir con las expectativas de sus maridos
y sus hijos lo cual no les permite descansar de forma adecuada después del valioso acto de
trabajo remunerado lo cual les permite independizarse de a poco del sexo masculino:
“En el hogar, las mujeres asumen tareas relacionadas con la salud, nutrición y
cuidados de los miembros de la familia (no remuneradas). Esto último es casi
invariable, y sume a las trabajadoras en un sobre esfuerzo, pues al terminar su
jornada remunerada deben realizar las labores domésticas que, en la mayoría de
casos, limitan su desempeño laboral.” (Barquero, 2008, pág. 40)
Por el otro lado a las mujeres se les hace tan difícil independizarse del sexo masculino ya
que éste siempre le pone piedras en el camino y trata de aprovecharse de ella como se ve
reflejado en el acoso sexual en el puesto de trabajo y el sometimiento en las tareas
domesticas.
Lamentablemente es un tema difícil ya que desde los cargos mayores hasta los mismos
compañeros de trabajo participan en el acoso sexual lo cual se le hace inmensamente difícil
actuar contra los jefes de mayor rango y desafortunadamente las mujeres que se atreven
actuar con una denuncia muchas veces terminan con un cambio de puesto de trabajo o en
el peor de los casos son despedidas. (Carme Alemany, 2000, pág. 44)
Otro tipo de violencia que solamente sufre la mujer sobre todo en el puesto de trabajo tiene
relación con la maternidad. Aunque ya hay muchos avances con respecto a la maternidad
como lo son la prohibición de pedir una prueba de embarazo a la hora de seleccionar el
personal o despedido durante el embarazo, muchas autoridades de embarazadas todavía
tratan de desvincularlas con la empresa sometiéndolas a acoso laboral y así obligarlas a
renunciar o hacen supuestas reestructuraciones internas para como ellos dirían no perder
una mano de obra valiosa durante la lactancia de las mujeres. (Organización internacional
del trabajo, 2015, pág. 1)
Otro problema que tiene que enfrentar la mujer día a día es que en el trabajo no se le da
tanto valor como debería ser. Muchas personas, sobre todo los hombres se creen superior y

2
por lo tanto le hacen daño a la autoestima del sexo femenino lo cual hace que ella tiene que
hacer más esfuerzo para hacer las cosas que sus compañeros masculinos de trabajo para
demostrar sus calificaciones laborales. Muchos todavía creen que las mujeres deberían
quedarse en la casa cuidando a los hijos y manteniendo la casa por lo tanto en el lugar de
trabajo los hombres gozan de más oportunidades y ser mejores en hacer sus deberes
laborales. (Pineda Salazar, 2006, pág. 29/30) Por esta misma razón ascender en una
empresa y ejercer un alto cargo de gerencia es más difícil para mujeres que para hombres,
como indican Brioso et al (2011) “Muy pocas son las que llegan a ejercer un cargo de
directora presidenta o cualquier otro puesto de trabajo considerablemente elevado.” (pág.
359)

Con todo lo que he expuesto en el ensayo se puede entender claramente que todavía existe
mucha discriminación no tan solo en el ámbito laboral y que a las mujeres les ha costado un
montón ser aceptadas en sus puestos de trabajo. Todavía sufren discriminación salarial y
tienen que trabajar doble turnos, en el puesto de trabajo y después en la casa como madres
y esposas. Estas desigualdades se tienen que enfrentar y eliminar porque las mujeres cada
vez consiguen derribar los privilegios masculinos con sus luchas, en lo que se manifiesta su
mayor participación en el mercado laboral.

A modo de conclusión me gustaría hacer énfasis que el rol de la mujer sin duda es muy
importante en la sociedad, por esta misma razón debemos esforzarnos para lograr eliminar
por completo los privilegios otorgados injustamente al sexo masculino y por lo tanto acabar
con cualquier tipo de discriminación por sexo o por otro tipo de rasgo personal. Aunque las
voluntades masculinas aparenten intenciones de lucha por la igualdad su accionar no es
auténtico ya que están bajo una educación patriarcal y violenta hacia la mujer por lo que a
mi juicio, surge la necesidad de trabajar en una educación con nuevos valores. Tenemos
que enseñar que debemos respetar a todas por iguales y que nadie es superior a otra
persona. Este gran reto lo debe enfrentar la sociedad para poder lograr que no haya
discriminación de ningún tipo y lograr una convivencia fraterna.

3
Referencias Bibliográficas

Barquero, M. L. (2008). Discriminación de género y derechos laborales de las mujeres.


Recuperado el 17 de Noviembre de 2017, de
http://www.funpadem.org/app/webroot/files/publication/files/33_pub43_estudiogenero
der_laboraleshon.pdf

Brioso Ana, B. E. (Diciembre de 2011). Perspectivas de género como pieza fundamental en


el trabajo social. Recuperado el 16 de Noviembre de 2017, de
http://www10.ujaen.es/sites/default/files/users/factra/Congreso/18.pdf

Brioso, B. M. (Diciembre de 2011). Perspectivas de género como pieza fundamental en el


trabajo social. Recuperado el 16 de Noviembre de 2017, de
http://www10.ujaen.es/sites/default/files/users/factra/Congreso/18.pdf

Organización internacional del trabajo. (2015). Discriminación de las mujeres en el trabajo y


jurisprudencia. Recuperado el 17 de Noviembre de 2017, de
http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---americas/---ro-lima/---sro-
san_jose/documents/publication/wcms_220028.pdf

Organización internacional del trabajo. (2016). Las mujeres en el trabajo. Recuperado el 16


de Noviembre de 2017, de http://www.unesco.org/library/PDF/wcms_457094.pdf

Pineda Salazar, R. E. (Mayo de 2006). Estudio jurídico acerca de la discriminación de la


mujer en el ámbito laboral. Recuperado el 16 de Noviembre de 2017, de
http://biblioteca.usac.edu.gt/tesis/04/04_5805.pdf

Saralegui Valenzuela, A. (2006). Mujeres en el mundo laboral. Recuperado el 16 de


Noviembre de 2017, de http://www.liceus.com/cgi-
bin/ac/pu/mujeres%20en%20el%20mundo%20laboral.pdf