Anda di halaman 1dari 533

AL ILtr SEÑOR

D. FRANCISCO
IGNACIO DE AÑOA,
Y BUSTO,
A R Z O B I S P O DE Z A R A G O Z A .

ILLM
O SEÑOR.
EñOR ; N O ES MI I N T E N T O , E N DED^
car a V, S, Illma. la Vida de San Carlos Bor-
romeo , Cardenal 5 y Arzohifpo de Milán,
poner en ella elogios , que deitemplen en la
menor coíh la apacible ferenidad; y modeitia 1
V . S. Illma. Conozco , que mis elogios fer
muy poco gratos á un animo tan eicelfo
enemigo de fus alabanzas , y en lugar de c
fervarme la- benevolencia , que años ha deb<
la benignidad de V. S. Illma. Ja perdería indu­
bitablemente. La Hiftoria 5 que prefento a. V . S. Illma. eíta llena de he-
royeos exemplos de la dignidad epifcopal ; que han imitado los mayo­
res Prelados de la Santa Igleíia , y todos deben imitar. Es un terfo, y
clariíTimo eípejo 5 en que fe reprefentan las Imágenes de los Illmos. Obi£
pos , Anobtfpos Santos, zelofos , y bienechores de fus Diocefis. Y affi,
Señor , fin hacer yo el mejor elogio de las virtudes de V. S. Illma.. tafi
fuperiores a mi pluma ? pretendo folo , que los Leétores de efta Hiftoria
le hagan para fu imitación , ÍI hallaren en ella algunas acciones , que
íean original de la Copia de los exemplos s y fuceíTos de la \ida del
Illmo. Señor. Metrópolitano de Zaragoza. • ■
Una de las primeras proezas de S. Carlos fue, emplear los talentos
que avia recibido del Cielo en Ja concluíion del Santo Concilio de Trcn-
to-, publicarle por el Mundo, y practicarle: defender la Fe corltrá los He-
reges} que empezaban á inficionar al Arzobifpado de Milán. Los reprimió,
y arrojo de fu Arzobifpado con las prudentes;indul\rias de íu Santo zelo.
Aplicóte defpues á eftirpar los vicios, y defordenes , y á ponéren per­
fección; todos los eftados de fu dilatada Dioceíis, fingularmente los Ecle-
íiafticosjy perfonas Religiofas. Las limofnas de efte incomparable Prelado
fueron fobre. los exemplos de los Santos mas limoíneros; porque huyo pocos,
que til vi eflen tanto, que diftribuir a los Pobres^ ni mas generofidad deCórazoii
para repartirlo. Dio de limofna en-un dia folo quarenta y dos mil ‘■eicudos.
En loque juzgo inimitable San Oírlos,y en lo que pido al Cielo no tenga V.
S. Illma. ocaüon para imitarle, es lo que exccuto en tiempo de iapelle de
Mi-
Milán, y fu Arzobispado. Un libro cali entero de ella Hiftoria ocupa algo
de lasgrand^s-yirtudes,excelfas obras,-%-ind¡|ílri;iS$quepraótico eliiuminado
Arzobifpo de Milaiv-en elle tiempo. Sin fefíe grande", y céleñial íieroebu-
vierá quedado deíierto el floreciente-eftadp de efta afligida Provincia. Lo
que execuíú en él Clero, y en el eftádo lleligiofó de ,lü Arzobifpado, aun
oy lo publican tantas fundaciones pías, y ConmmdadslReligiofas, como
tuvieron principio, progrelfos, y perfección por los defvelos, y caritativa
afsiftencia del Santo Cardenal Arzobifpo Bóiromeo. En‘ .fin ; San Carlos
fue una viva Imagen de Nueftro Paitar Stimiño .jelü-Chrifloi , - y i i n vivo
original de quantosAtzobiipoSj y ObiijiosJia tenido, y,. de tener la Santa
íglefia hafta el fin de los Siglos, como defcubrira elta Hiftoria.
Mas a que fin, Señer, poner en eiU dedicatoria los elogios del
Santo, cuya vida preíento -k V. S. fiendo el comiin eltylo de las dedica­
torias pintar con vivísimos -colores las virtudes que tiene, y aun muchas
vezes laS que no tiene el fugéto, á quien íe dedican .los libros? Porque
no qyiero defagradar á Dios, ofender al Celefáal Heroe de mi hiftoria San
Carlos; á V. S. Illma., ni á mi miimo. Si deíaibr-ieíTelas virtudes de V .S .
íllma. oflííiderta á San Carlos, enemigo irreconciliable-drías alabafizaSítio
pocas vezes mezcladas -con. liíonjas, Defagradana a Dios que nos prohijé
alabar en efta vidá les hombres, aunque/ean tie una iánridad, al parecer
Canonizable : Lauda pqft mtiftem. Ofendería la modeftia de V . Si, Illmá.
y juicamente fedebia agraviar de que le ofr^cíeíTc flos ruíneos incienfosde
' la lifonja. Tamblen ofenderla mi eltado que me, pide modeftia , humildad,
atysncion, decoro virtudes incompatibles con las alabanzas ofrecidas fren­
te á frente á los Heroes.
, L o que yo debo, decir de V .: S* Illma, es,.qüe,.ha procurado, p l ¿
tiíra , y procurará halla la muerte imitar áSa.n Carlos fíorromeo. Y eíto
Señor Iílmo. no es alabanza/, es obligacipn de, u n 'Arzelífpq*.„,á quiea
pufo Dios en eíte eftado, y el Cielo doto de los talentos, <^ue publican
los que tienen la honra de conocer, y. tratar á . V-.S. |lma.Vio efta nobir
lifsima Ciudad de Vaíladolid fu juventud adornada .con ,el b^n^r de I9.
Beca de efte infigne Colegio Mayor, de Santa Cruz, l?rillar en la virtud,
y en las letras, A pocos años de Colegio:llevó a V,S, lilma. á. Cuenca por
fu Vicario general el filmo. Señor Olm o, Obifpo de aquella Ciudad, JuA
tre también dei mifino infigne Colegio Mayor ¿le Sanca Cruz, confiando
á fu labia* prudente*, y dulze;dirección el goyierho ;de; tai\ grande pfpiri^
tual machina. Poco deípues el iílmo* Señor Obilpo, y el Ulmo. Cabildo
de aquella Santa ígleíia premiaron %. V . S. illma. los grandes fervicios,
que hacia eri el empleo Proviíor , j;on U Dignidad de Capellan
Mayor, y un Canonicato. El Santo, e integemmo Tribunal de la Santa
Inquiílcion no pudo ver con indiferencia los talentos de V , S. illma. tai*
excelentes para defender la Fb , fin embidiarloa. Obtuvo para íi áV ¡
S» Illma. pero la divina Providencia le deftinaba para Übiípo de Pamplo­
na. En elta Capital del Reyno de Navarra empezó a resplandecer. V. S.
Illma, en los empleos de la vigilancia paítpral. Pudiera referir muchos,
que vi, y admiré con otros de mas perfpicaz obíérvacion. Dire uno íblo
de lá ardiente devocion de V , S. Illma. al S. C -de jesvs, y de lo mu­
cho que eftendió fu íagrado culto. Aunque V, S-. lilim. tuvieffe las ocu­
paciones mas indifpeníables^ del cargo Paltoral, concurría con fervorola de­
vocion todos los Viernes de el ano k la Congregación dvl Corazón divino en
el
el Colegio de nucílra Compañía de Jesvs. Afíiília V , S. a h lección efpir
ritual, platica, y oracion, que tienen eftoa dias los Congregantes. Cada
año concurría V. S. Illma. por la mañana , y por la tarde á los exercicíos
espirituales, que la Congregación hacia dos vezes al año. Elto, Señor, que
parece fácil en un hombre particular devoto del S. C. de Jesvs, en un
Prelado de las ocupaciones de V . S. Illma. no fe ha vifto jamas en aquella
Congregación, ni sé, íi bolverá á verfe. Pero el ardiente amor que V . S.
lljma. tiene al S.C. de Jesvs, conílguió de lü ferviente corazon elfos finezas
á Jesvs Sacramentado. No contentandofe V . S. Illma. con fu exemplo,que
no podían ver todos, qué hizo fu zelo por la devocion al S. C. de Jesva?
concedió 40. dias de ludulgencia á todos los que rezafíen al dar el relox la
hora una Ave María, y eítas palabras:
To adoro, mi Jesvs tu corazon,
y fuplico a la Virgen mi Señora
me affifta para amaros efta hora.
Y otros 40. dias de Indulgencia a los que dixeíTen la jaculatoria figuiente,
por cada vez que la rezaílen: Bulcifsimo Jesvs mió, yo os doy todo mi
corazon en correfpondenda de las amantes finezas del vueftro, y par­
ticularmente de las que.mi Alma venera en el Santifsimo Sacramento
del A lta r . Erigió V . S. Ilhna. muchas Congregaciones del S. C. de Jesvs
en fu Dioceíis.
De la Silla Epifcopal de Pamplona elevó Dios k. V» S. Illma.a la
Metropolitana de Zaragoza, que oy tan dignamente ocupa. Tener ¿odos
eftos honoríficos empleos, Señor Illmo. íignifica poco en los ojos de
D io s ; cumplir con. ellos con acertada conduela para la Gloria de Dios*
y íalvacionde las almas, es .una Gloria, que íblo Dios conoce, y reixiune-*
ra. Las limofhas que V. S. Illma. diítribuia en Pamplona , y diítri*
buye en Zaragoza , obligación precifa de un Prelado , los pobres las pu­
blican. El zelo de lü íüaviísimo govierno lo publicara íiempre el nume-
rofo, y exemplar Clero de las dos Igleíias, que haita aqui ha governado
V . S. Illma. El Seminario del Clero confagrado a la memoria del Glo-
riofo San Carlos Borromeo, empezado por el Illmo. Señor Arzobilpo prer
deceíTor, y perñcionado por V. S. Illma. es uno de los mas illuítres monu*-
mentos de la vigilancia Arzobiípal. Es una viva copia de .los muchos Se*
minarlos, que fundo San Carlos , donde fe enfeña la diíciplina Ecleíiafc
tica , fe dan ios Exercicíos de nueftro Padre San Ignacio a los ordenar
dos; le retiran á períicionaríe los vírtuoíos, y los menos exemplares á cor­
r e g ir lo mejorarle. Ojala en todas las capitales de las Dioceíis le nerigieíícn
lemejaates Seminarios, cafas de Exercicíos , y Domicilios de la perfeo-
cjon!
El fingular talento, o genio de Angel de paz con que enobleció la
naturaleza, y enriqueció la ' gracia á V. S. Illma. mueftran dos liti­
gios muy acalorado^, que el Cielo pacificó por lii medio. Toda la nobilif.
lima Provincia de Guipuzcoa eltaba fumamente diícorde , y empeñada en
aquel ruidofo pleyto que íeguia fobre el voto del ayuno en Ja Vigilia de N.
Gloriolo P.S. Ignacio fa Patrono. Querían todos obfervar el A yuno, y los
mas empeñados contra el voto, le obfervabán efe&ivamente. Pero no
querían coníentir á lascircunftancias de la obligación, y la juzgaban caula
de citado, iiguendo con indecibles gaftos el litigio empezado, empeña­
das, ardientemente ambas partes. D e cita. diícordia le léguian grave» in-
55 con-
convenientes,- y fe temían otros' rr ayotes. Llegó V .S . Illma.' á ftrObiípa»
do de Pamplona, y como lh talento, o íágrada eltrella es .pacificar fuave-
mente los ánimos mas dclunidos, fue Angel que los unío todos con fu pru­
dencia , fuavidad, y zelo de amoroío Padre, dando-fu lugar, y grado en
el voto , á entrambos brazos Ecleíialhco, y íecuiar, y .que fudie unifor-
me de los dos la promeíla, a-ísi como lo era igual la devocion, y amor a fu
Patrono mi Santo. Padre-. Ddde aquel pacifico tiempo fe obíérva en Guipúz­
coa el voto del i^y-uno:., -con'la piedad , devocion 5 y amor, que los no­
bilísimos GuipuzcoanosiprofeíTan á nueitro Glorioíb Padre San Ignacio,
honor, y gloria muy particular íúya. No menos deícubre elta gracia de
Angel depaz en V.S. lilma. la iimon,y concordia de las Santas dos Iglellas
del Salvador, y Nueítra Señora dc.l Pilar, que tantos años eítu vieron diícordes,
dellinidas, y en moleftiisiraoslitigios. Llegó V.S.LUma.á la capital deíti Arzobis­
pado, y luego liego ía total paz tan deíéada,y pretendida, íepultandoíe aun
las cenizas déla paliada diícordia, con averié reducido á una mefa capicu­
lar las qué antes eftaban divididas, y diícordes., manteniendo' íus Digni­
dades', y Canonicatos refpectivos.
Las Religiones todas darán teltimonio de los beneficios reales, benevo­
lencia- , amor , y eftima , que deben á ía Illmo. Arzobifpo. No hablo de
lo , que nueltra mínima Compañía de Jesvs debe a V. S, Illma. por que
eito no puedo explicarlo con juila gratitud. Las M. R, Madres de la en­
señanza fe ven eftablecidas en eíík gran Ciudad de Zaragoza por el deí-
velo ■ , y liberalidad de V. S. Illma. : Obra , Señor , que fiará immortal
k V . S. Illnm- en el corazon de el tas Santas Religiofas ¿ y en el Sacro
Corazon de Jesvs * Eípofo divino de las almas puras. En fin a Señon,
concluiré eíta Dedicatoria con decir , que V. S. Illma, imitó á San Car­
los Borromeo eri uno de los íuceflbs mas críticos , que fe hallan en la vi­
da del Santo , y acafo fe hallaran en la vida de V. S.Illma-.; en defender
la immunidad de & íglefia de Pamplona en competencia de lá regalia-j
con tal modeftia s fuavidad ,,-prudencia j y conítancia 3 que el mifmo
Excdentiffimo Señor •Vi-Rey de Navarra fue ti primero , que dio mil
ek'gios a la. conducta de V. S. Illma. , y el fupremo Coníejo imitó la
juítiria , ;y;-generoíidad. -de íu Excelentísimo Vi-Rey en elogiar ia con- -
dncta de V. S. Illma.: conduéla , que lejos de ofender la regalía del
foberano , todos'la ¡ aplaudieron en la Corte , y aun puedo decir , que
la premió el .Monarcha.' Piles vimos , al fin de eíta controveríía dejurií-
diccion fiibir V. .S; Illma» del Solio :de la Iglefia de Pamplona al de 3a
Metropo-li .de Aragón-. Dexó V-.S; Illma. á todos fus íiicceífores , y a to­
dos los,.Illmos-. Obifpos de Efpaña un modelo pacifico , rnodeítiilimo, y
Sagrado , que feguir en las controvertías de immunidad , y regalía ; mo­
do para defender: fus derechos , y agradar fumamente a la Mageftad
divina , y también á la de los Reyes de la tierra : N. S. guarde la Sa­
cra , é filma, períona de V . S. Illma. los muchos años que le fiiplico,
y ha rnendter la Santa Iglefia. Valladolid , y Febrero 2-. de 1752.

Illmo. Señor,
B. L. M. a V . S. Illma. fu mas humilde
fervidor, y reverente Capellan.
■ IHS.
Juan éte Loyola,
LI-
LICENCIA IDE LA RELIGION.

o Antonió Eftañan , Provincial dé la Compañía /de Jesvs en 'eítis


J Provincia Se Caí tilia 5 por partrcuJaT cornifíion que tengo de N. M.
.. ■ ^ e General Franciíco R etz, doy licencia para que fe imprima
la vida de San Carlos Borrorfteo -5 Cardenal y Arzobi'ípo de Milán que
ha compucfto el ladre Juan de Lóyola , Religiolb 'de la dicha Compañia,
la ¿jual lia iido vjfta , y examinada por perfonas graves, y doctas de nuef-
tra Religión. En teltmiomo de lo qiial di efta firmada de mi nombre , y
de mi Secretario j .y iellada cóa el fello de mi oficio. En efte Colegio de
.Nneit-ro radreSan ígnacíó de Vaíladolid á treinta de Noviembre de mil
íeteciento's y cinquenta años.

IHS.
.Juan Antonio LJlanan.

t IHS.
¡ftfepb Luis de Santa t frm .
Secretario.

a»’ '• »b

D<? C T ° R ÜOIV J U A N A N T O N IO D E
A b a jta s, Cura proprio de la Iglefia Parroquial de San Lorenzo de
ejta Uudad de Valladohd, Dotíor Tbeologo , y Cathedratko de Re-
thortca en ejla Unwerfidad,

E ° rden áe el íluítriísimo Señor Don Martin Delgado,


D Ubiípo de \ alladólidSeñor de Junquera de Ambia j he leído
_ /*°_.n Angular güito la Vida de San Carlos Borrorfteo , Cardenal,
y Aizobitpo de Milán s efejita por e'l P. Juan de Loyola de la Compa­
ñía de jesvs. Los elogios que & .pueden dar á la obra por lo que contie­
ne ion iupenores a mi compreníion s y efpiritu, y folo los Leétores, que
■e algún modo intentan imitar al gloriofo San Carlos pueden hacer con­
cepto de elta grande obra , que llena de alfombro ■ » chantos tienen al­
guna noticia de las portentosas hazañas de efte Santo. Entre los muchos
e Ogios , que quifiera iv,i2 :r de el Author , el mayor es que aya gaftado
a guna parte de fu vida en eferibir efta de San Carlos Borromeo , con
^urÓ 5 naCLlra^>g l'ave 5 y ferio. La vida de efte portcntofo
oa to elta tan liena de heroycos exemplos de virtudes , é initrucciones
o os „e tados , que es impófsiMe leerlos fin enitiiar a los Lectores á
v ya lien. Para efto íblo íe debe defcar la vida , dize el Do¿L Máximo
dan (reronymo : Si vita obtanda ejlfapienti ( dice el Santo ) profec-
o nu lam aliam nb caujam vivere obtaverim, mam ut aliquid efficiam,
quo v ita d i*n u m jit, & quod utilipatcm legentibus ad vwendum bené
ajjef at. Hiuon. lib. i- inít. cap. i. Efte fin altifsimo de enfeúar á vivir
/ 3I\ a a° S i ° re a 'de San Carlos Borromeo, ha coníégui-
o el Autnor para todos los que la leyeren con~ cipiritu que íe deben
leer
leer remojantes éftritos. Con eftoltoe i n t e n t o el Au-
thor como individuo'de la Sá^rada'Compañía'de,$ésvs 3 que tiene por
binlbn : ad máiorem Dei ■■glóttain¡palabra•‘d iv ih ? '- ,e ft a m p ó - el. glo-
■rieíb San Ignacio de Loyola en fus conftitucion'és ciento y fetenta y íiet©
vezes. Por lo quiil juzgo que V . S- Illma. pueBe ''conceder lii licencia pa­
ra -que. fe imprima efte libro pues íobre no contener cofa alguna contra
nueílra Santa Fe , y buenas coftiimbres 5;dene::lriiicha3^ que pueden ílm-
tilicar las almas, y, honran ímgularmente :la ¡Sarita ígleíia. Afsi lo juzgo;
Vaikdolid ., y Enero 2,^.de i7'5-2.

. Do¿í. D. Juan Antonio -de


.... Abajlas.

■ L I C E N C I A D E L O fc D 1 N A R I O.

DON M A R TIN D ELG A D O , POR L A


gracia de D ios, y de la Santa Sede Apofiolica,
Obiípode Valladolid, Prior , y Señor de Jun­
quera- de Ambia 3 del Confejo de íu Mageftad»
&c.
OH la prefente concedemos licencia para ‘que fe imprima, y d é a
P rluz el libro intirulado : Vida de San Carlos Borromeo } Cardenal,
y Arzobifpo de Milán , eicrita por el R. P. Juan de Loyola de
la Compañía de Jesvs ; atento 5 que aviendo fido viito , y reconocido
de nueítra orden, fe ha hallado no contener cofa contraría -á nueítraSan­
ta Fé Catholick , y buenas coftumbres. "Dada en Valladolid á odio de
Febrero año de mil fetecientos cinquentay dos.

M artin Obifpo.de Fallado/id. ■

Por mandado de fu Ulma. el Obifpo mi Señor,

D. D, Damafo de Mazas 3
Secretario.

A pro
¿?<%pBAClOX m h 9. ©s ZA%ATEt
de lt CompanU de J e t i s , Ex-Tro^inaai di U TroVituié dt
, CafiiiU U yiejú , (Se*

M. P. S.
Bcdcckndo el orden de V* A . heieido la obra intitulaba: Viá&
O de San Carlos Borrsmeo Cardenal a y Arzobifpo de MiJans
efcrita por el Padre Juan de Loyola de la Compañía de Jesvs, y
no hallo en ella cofa , que defdigá de la pureza de nueítra Santa Fé Ca*
tliolica 5 ni de las bueñas coftumbres ; antes í i , unos grandes exemplos*
é incentivas de heroyeas virtudes Chríftianas, que continuó el Santo Car­
denal Borromeo deíde fu puericia en todos los empleos del mayor pefo9
y iervicio de la Santa Iglefia s en que fe ocupó incefantemente 4 haíla
que murió. No me detengo en elogiar al Author, conocido ya por otras
obras. De efta hago juicio , que hade feria mas útil para el publico
entre todas j por lo que fcy de parecer ■ , que V-* A . puede dar al Author
lá licencia , que pide para imprimirla , y lá caria á luz. Afsi lo fiento; en
eíte Colegio de la Compañía de Jesvs de San Ignacio de VaUadolid oy
a7. de Febrero de Í 7 | i .

ÍHS.
¿inores de Zarateí

L IC E N C IA DEL CONSEJO*

iene licencia del Confejo Real de Cartilla pará imprimir , y vendeif


T efte libro intitulado i Vida de San Carlos Borromeo, Cardenal, y
Arzobifpo de M ilán, el P. Juan de Loyola de la Compañía de
Jesvs } como mas largamente coalla de ÍU original> & que me remito.

— .... . IIÍM .»■»»— —i— i'H'iwi ■

T A S S A.

AíTafon los Señores del Confejo efte libro intitulado: Vida de Sais
T Carlos Borfomeo , Cardenal y Arzobifpo de Milán , á ocho ma*
ravedis cada pliego , como mas largamente confía de fu original,
que me remito*

FEE
f EE D £ E R R A T A S .
A g . ¿.herm an os,íce hermanas«>Tó. P ío V .k e P I o IV .pag„40 .m dedbks> fce incle-
P lcb k s .p a g .5 z .em pleado,ke aplacado jp a g .j í.A r z o b iíp o , lee A rzob isp ad o, p ag.
<5 6 .d o n ,k e olor.P an gerote,lee P an igo ra la .p a g .7 4 ,vocacion es, lee vacaciones, pag.
7 5 .y a u a o s , lee ya. á anos ,ya ¿ o tr o s , p *g-7p . barbaricam pietatcm ,leeí‘e ¿tam. 9 7 ,
■ inftituco.pag,p8,tio,kc p rim o .p ag. 120. contener, lee contentar, p a g .iy ^ .á n o n . lee
ab o m n l.p a g .i 53.a j.le e á i.p a g :rj< 5. S anto, lee Sarítifsim o. p a g .15 7 » muerte de S.
B o rja ,k e aui’e n c ia .p a g .i'jg .P a le o ta , k e P aleo to . P a p .1 6 4 . Cardenal, lee C arnabal.
exagerarle, Ice exaípeiarle. pag> 1 6 5 .'eñe,, lee o tro .p a g . 1 7 5 . C hriftiano R ey n o , lee
Chriftianifeiino. p ag. 1 7 7 . recibido, k e recib id. p a g .1 7 8 . Jubileo Santo, lee d d .añ o
'" S a n to .p a g .í 8 . irreíible^leé Irrefjftib k.p ag.i& ^ .cap .treS jke tcrcero.pag. ip£>. A g e n ­
te del A rzo b ííp a d o ,k e del A rzo b Ilp o .p a g .2 i4 .o b e d Íe n d a ,le e ob ed ecían ,p a g. 2 2 1 .
de todos,lee todos.pag.62,3 .leer,lee k e tfe .p a g .244-ordinantés,lee ordenandos, p a g.
2 4 5 .co n co rd ias,leec o n io rcio s.p a g .2 6 9 . V a k lin a , lee V a lte lín a . p a g .17 2 .B re / a j k e
B reía.p ag.i7S .janram etue,ke^ uftam en tc.p ag.2 84.Santo,leefiervo..pag..2p:2. V a lte -
rina,lee V altelin a.p ag. 2 p4.efe& o ,lee a feito . p ag,2 p 8 . fonnavón, lee form aran, pag.
ip p .h a ,k e y lo s.p ag ^ o o -^ lg u n o ,le e algún.pag. j0 p .d e l3kede^ cfte.pág.j 1 ^ derechos
lee d ecreto s.p a g .3 1 7 .n o ,le e t io fo lo , m u y , lee m a s .p a g .3 ip . las efcuelas, Ice en las.
pag. ;; 2o.M ageitad C ath olica fo b ra C arbólica. p a g .3 2 4 .lk b a , lee llevab a, p ag. 3 2 S.
an n u ayeean n u a.p ag.3_ j1.n o íct,n o fe ra .p a g .3 3 2 .vifita,lee v ifta .3 3 2 .día 2p.
p a g .3 43 .Santo Carlos-,ke Cardenal.ñel Santo,lee fiervo .p ag .3 4 6 . venerar, lee ven-
cet»pardales,leepa,rcialidadcs.pag.3 53, trabajan do,lee trabajado, p a g .3 5 5 . inven,
inveá:Ivas.pag.3 58.I0S afsífta,lee afsiiH dos.Chriftianos, k e ch áritativos. p a g .3 6 1 .
baftaban,lee baftaba.pag.^66.á im p o s ib ilita r le ,k e ó itnpófs'ibilitarle.pafso, lee p u -
fo .p a g .3 7 i.o b fe rv a n ,le e ab revian .p ag.37 2 .carca,k e cerca, p a g .3 7 6 . á eño,lee efte.
p a g .j7 8 .S e á o r A rzobifpo,L ee S a n to .p a g .^ p .tra ro n ^ e e,tra ta ro n , p a g.4 8 5 . A ílria ,
ke.Auftrk.pag.3pc>éBelto n ia ,k e B olon iaipag.3p 1 .p in a ,k e peña, p a g . j p j . fu elo , lee
fueñ o .p ag.3p 6 .p ó d rájlee p edia.pag.3pp.de fu g lo ria,lee de fu Iglefia. p a g ^ o i . op e-
n an te,leco p eran te.p ag.4 0 p ,foco rria,ke fo co rreria .p a g .4 12.afeétos,lee efeétos.pag.
4 13 .excom ulgarlo,lee exco1nulgado.pag.4i 6 .congrua,lee cofnpra. p a g .4 1 7 . m inif-
tro,lee m inifterio.pag.420.am plex.it, k e anjplexí. p a g.4 2 4 . Hirviendo,lee fubiendo.
pag.42 5.em pleaba,lee rnílamaha.pag.42 ¿.emplearán,lee em p k a ren .p a g.4 2 7 . deban,
lee deben.pag.45 6. ffeanefi, lee fiarñefc. p a g.4 5 7. Bernabites, k e P adres B ernabitas.
fo lo ,Jcefo la.p ag ,4 6 2 .d efcrjleed efeo .p a g.4 72 ,fen o rcs,k e fo n oros. p a g .4 7 6 , p en fo,
k e p e íb ; v * ’»

■■
■<:’ '
Córrefponde con eílas erratas a íu original el libro r Vida de San Car­
los Borromeo Cardenal , y Arzobispado de Milán , eferita por el
Rmo. P. Juan de Loyola de la Compañía de Jesvs. Madrid diez y feis
de. Febrero de 1752............

Lic. Manuel Licar&o de Rivera,


Corrector General de S.M.

pro-»
PROLOGO
D E L A U T H O R.

SIN G U L A R M E N T E A LO S ILLmo?. SEñORES PR E LA D O S


de la Santa Iglefia.

M P LO R A N D O LO S AU X ILIO S D E L
Cielo , eraprehendo efcrivir la portentoía
vida de Sari Carlos Borromeo, Cardenal, y
Arzobifpo de Milán, Sus heroicas acciones
fueron el alfombro del Orbe Chriftiano,
quando vivía en la tierra. Defpues han íido,
y ferán la admiración , y Ja regla de todos
los zelofos Prelados de la Santa Iglefia. T o ­
dos hallan, que imitar en íu vida , efpecial-
mente los Principes Eclefiafticos ; deíde el Paftor Supremo, el Romano
Pontífice ; los Eminentiísimos Cardenales , los Illmos. Arzobifpos,Obif.
p o s , Prelados de todas clafes , Canonigos, Parrochos , y quantos
componen la Iglefia Militante. Los R eyes, Principes Soberanos , Se­
nadores , Governadores , Miniftros politicós , ó Militares , y en fia
todos los gremios de la Santa Igleíia, y todos fus individuos íüpremos,
e ínfimos de todas clafes. Para el fin de alumbrar á todo el Orbe le co­
locó Dios fobre los fíete montes de Roma , como un fol clarifsimo , y
celeftial antorcha } encendida con los brillantes favores del SSmo. Pió
IV. fu Tio. Veremos en el difcurfo de efta hiftoria las heroicas obras,
que en todas lineas executó San Carlos ; y como empezó , aun üendo
joven de veinte y dos años , por una hazaña., que ella fola era bailante
para formar un aífombroío heroe. Efta fue la proíecucion , confirma­
ción , y concliifion del Santo Concilio de Trentó , que ha fcrvido,
firve , y fervira de regla infalible liafta el fin del mundo á toda la Chri£
tiandad. En efta grande obra trabajó lo que veremos prefto, y conclui­
da con los auxilios d¿l Cielo , iue el primero en practicarla con la
perfección , que no ts fácil declarar.
Toda la vida de cite Eminentísimo Santo fue viva eftampa de
los ordenes j ^decretos , initrucciones, .y encargos del Santo Concilio
de I rento. Como al tiempo de proíeguir , y concluirfe efte Sacro-
fanto Synodo general, fue San Carlos el alma de todas fus delibera­
ciones , fe debe decir, que lo fue todo el tiempo de fu vida , y aun
vive en fus portentoías obras, y eferitos, y vivirá eternamente. Jamast
hizo cola alguna de tantas , y tan heroicas, como fe leen en fu hiítoria,
que no fucilen dirigidas , y arregladas por los decretos del Santo
Concilio Tridentino. Qualquiera que leyere los íuceífos de fu vida co*
noceta á poca reflexión , que todos eftan encomendados por el Santa
Concilio. Para dar alguna idea de la conformidad de la vida de nueftro
Santo con las íántifsimas leyes del Concilio de Trento » íeria precifo
ellamparle a la frente de íu hiftoria,y cotejar fus acciones con los decre­
tos conciliares. Por Índice de efta verdad , quiero poner aqui algunos*
Defeando el Santo Concilio la reformación de algunos Obiípos de
aquel
aquel -tiempp tos preforibé la forma de vida , que deber?, obfcrvar , y
les habla a í s i in primis véroita juos nw'es componant, ut reliqui
ScíT. 2 abei S) frugalitat i s ? modefliie , qua. tantoperé cmnmendat Ueo,
de retí j'anf ia humilimis exempte p u r é fiopint i ea primer lugar compon­
gan lus coftumbres de tal manera , que todos puedan aprender en los
Señores TJhilpo's exemplos de frugalidad, ínodefíia.,- continencia que
hace tan gratos á Dios / y de Janta humildad. Las heroicas virtudes de
San Carlos en. todas eftas cofas excedieron los defeos del Santo Con­
cilio >que -no pedia tanta heroicidad' á la fragilidad humana.
La residencia de ios Señores Obiípos; el’ oficio de predicar*
las viíitas de íus Dioceíis ^ la vigilancia íbbre fii rebaño , .fingularmentc
de los Ecleíiafticos, la fundación de Colegios , 'S e m in a rio sy otras
obras f i a s , la fol¿citad del culto divino; adminiftracion de Sacramen­
tos 5 y en ñn quanto conduce para gloria de- Dios $ y falvacion de
las almas -, toda íe lee eftampado en lus Concilios >, Caitas Paltorales,
edictos , conftkucioneS j y decretos con que practicó y deíeó , que
todos praíticaffen el Santo Concilio de T ren ta En las grandes con-
cro ver fias que tuvo para defender los derechos de fu í gleba practico
San Carlos uno de los mas importantes decretos del Santo Concilio.
Tratando de la immunidad , rue^a ti Concilio , y encarga átodos los
Principes Chriítianos la defiendan iiempre, y lean íüs protectores., como
efectivamente lo fo n , y deben ferio por la dignidad real , íégun afir­
ma el doétifsimo deféntór de las regalías el Señor Salgado 5 hablando
De pro-de los Reyes deEfpaiia: Propter caque adrnmct ( dice d Santo Concilio)
tcónon. Imperñtm'em^ Regem} Refpuhlkas, Principe^ <mms , & fmgu-
regiap. los cujujiumqué Jlatu s, & digmtatis extiterint, quo largius bo-
j c j nis temporalibus, -atedie in ¿titos potefiate Jiint erdinati, £5? janlf ias,
préél 2. £íua ccdtjiaflm juris f u n t , ianquam Del precipua , ejujque patroci­
nio teíia wnerentur ; nec ab iiilis Farmihus , Do-mueilis , Rcííori-
bus alijfve Dominis Umporalibus ¿fm magiftratibus , maximeque
g e^-,- minifiris ipjbrum Vrincipum Ltái patianiur fjf-c. por lo qual exhorta
de ref i<5aii,;0 Concilio al Emperador , Reyes , Repúblicas Principes 5 y
c 2Q * cada uno de qualquiera eítado , que fueren , á que quanto maá aventa­
jados fueren en bienes, y poder temporal , tanto mas veneren todas las
colas del derecho ecieíiaítjco , como las cofas principales, y las prote-
xan , y no permitan , que la immunidad de la Igleíia , y Jus derechos
íean ofendidos por algunos Varones, Governadores , ó qualeiquiera
otros Señores temporales, ó Magiftrados 5 y principalmente por los
miniftros de los Principes. Hafta aqui el Santo Concilio.
>: El prudentifsimo Rey Cadiolico Phelipe II. que era el mas fino de»
fenfor, y. protector del Santo Concilio de Trento ■ , como fus gloriofiísi-
mos PredeceíTores lo fueron fiempre de cali todos los Concilios Eucu-
iaenicos, íingularmente de. los 1 oledanos ^ avia mandado publiearle en
todos lus eftados , y afsi todos íiis Vaífallos debian feguir las intencio­
nes , y piedad de lu Soberano. El Arzobifpo de Milán San Carlos,
por fer el mas fiel VaíTallo del Rey de Efpaña , por fu caraóter, y las
circunftancias y que veremos ^ tenia eífenciales obligaciones á defender
los decretos del Santo Concilio de Trento , los derechos de fu Igleíia,
y las ordenes de íü Rey, Efta fu e, y no otra la caufa de defender tan
coníhntemente s y por tiempo tan dilatado los derechos, que algunos
ledilputaroo coft víoienciá.Qiie procedieífe eí Sáflto Qttdehaí Borfojñfiéd
en todas eftas acaloradas eontroverüas con juftifieacion , y re&itud. , ló
mueika la grande aprobación , y protección , .que dio el Rey Catholi-
co a. todos los empeños de íü'Árzobiípo } como eonfta de la hiftoria 5 y
de ios proceíTos de la Canonización de San Carlos-. „
Verdad es , que el proceder rediísimo*, y eón-ftatite de S.Carlos eá
uno de aquellos éxemplos, que íe admiran en Iqs mayores Santos de 1&
Iglefia de Oriente j y Occidente. San Bafilio ■ Magno eh Antiochiaj
San Chrifoftomo en Conftandnopla, San Ambrollo en Milán ¿ y otros
iníignes Padres de la Iglefia fueron el exempláf ¡> eon qué fe alentó*
c imitq nueftro Aízobiípo Santo> Pero fu heroica ^é invifía tóníbmcia
tiene circunftancias , que la hazen mas ardua $ y por coníigüiente raaá
celebrada en el Cielo , y en la tierra. Los Padres de Oriente defendían
fus decretos abiertamente per la gloria de Dios conocida de todos loá
verdaderos CatholicoS. Y -íi San-Juan Chrifoftomo, y maá-San Ambro­
llo tuvieron diferencias eon los Emperadores Cátholicos , eftós come­
tieron falcas. publicas dignas de repréheníion * ¿orno lo co£ifefsó humáis
de el gran Theodofio:. Confeísion , que .ha dado mas verdadera gloria
á e'íte Emperador Augufto , honor de la Iglefia. Catholica y que las ha­
zañas militares, con qué tres vezes mantuvo1 el Imperio Romano pa­
ra que no le arruinaífen los Barbaros, ó los hereges. Pero San Carlos
defendió fos derechos, y expuío fu vida por ellos en - ocafiones, en
que algunos miniílros de un Rey , el mas Catholiqo del mundo 9 juz­
gaban lús procederes , á lo menos tan juftos j y fundados , como loá
dei Cardenal Borromeo* Cubrianfe con el real manto de la regalía>no
tan clara, y tari deícubierta en aquellos tiempos, como en los que nos
hallamos. Ahora fin embarazarfe las jurifdiccioneS eclefiafticas, y reales*
fe terminan las diferencias 3 quando proceden los Tribunales arreglados
a fus leyeá eitabkcidas por el Sumo Pontífice > y los Principes Sobera¿
nos. En los tiempos de San Carlos aun no eftaba el Santo Concilio
de Trento tan eítablecido en ei Orbe Chriftiano , como oy eftk. Y aísi
el eipiritu de efte Santo Concilio , que fu prote¿tor,-y defenfor el Car­
denal Borromeo tenia eftampado en íü pecho s eftaba animado por las
particulares lüzes que el Éípiritu Santo daba á fu fiervo : guiado piof
eítas luzes, que no tienen todos s pudo executar las heroicas, acciones
de zelo apoítolico , que fe admiran , y no todas fon para la .imitación
de qualquitra Prelado.
Para todos es la imitación en las obras de charidad ., y miíeri-
cordia , que practicó toda lü vida. Los aíTombrofos exemplos de todas
las virtudes , que dexó á la Santa Iglefia en la afsiftencia de los apefta-
dos de íü Dioceíis, fon maravilloíos hafta el alfombro. En toda lá hifto­
ria eclefialtica no íe encontrarán femejantes en todas íiis circunftancias-.
Por elta caula el mifmo San Carlos injertó en uno de fus Concilios Pro­
vinciales todo Jo que avia executado por si mifmo ¡>y por lü dirección,
para que firvieífe de norma en femejantes cafligos de la divina
jtifticía* Leanfe en fu Concilio quinto Provincial. La miíericordia con los
pobres fe defeubrió en todas o¿afiones; mas principalmente en el tiem­
po de la calamidad de los apeftados. En un dia folo dio quarenta y doa
mil efeudos de limoíhaj En elle punto bafte decir * que dio á los po*
bres mas de lo que tenia, íiendo tan erecidas íiis rentas; para si refer-
55? í v¿>
’ vó un poca de pan , y agua cada dia -3y un ¡poco de paja en que dor­
mir , lo que no fa lta á un perro en cafa de fu amo , como dize el
eloquentiisimó , y Rmo. Predicador -Panigárola. Eftas , y las demás \ ir-
tudes , quenosdcícubrirála hiftoria-de San Carlos, eítiivjcron en lu fe­
liz alma, mas que heroicas. Leenfecori alfombro , y los que las imita­
ren , tendrán un trono excelío de gloria en el Empyreo. En' cita pór­
tentela vida no fe hallan muchas revelaciones profecías , favores muy
extraordinarios., que deslumbran con fu reíplandot-, .y novedad , aun-
que le hallan algunos, creyendo yo que la humildad del -Santo hizo eí-
pecial eftudio en ocultar imícha3. Toda efta hiltoria es heroicidad de
Jas virtudes Tolidas de un Sandísimo Prelado ^ya fe le mire como per-
fona particular-s confagrada a Dios ; ya como Miniftro publicó de la
Iglefia y coníagrado por fu caracter al bien detodo'el Orbe Chriftiano.
Por mas que yo quiera enfalzar lo raro , primoro'ío-, y folido de las
virtudes de San Carlos es impofsible hacer Concepto de ellas fin leerlas
con -mucha reflexión , y practicarlas en el modo polsíble. Remito á
los -lectores para el alfombro , .parala veneración , e imitación de efte
gloriolo Santo á lo que nos referirá fu hiftoria en el libro íexto.
Solo quiero declarar brevemente el fin que me ha movido á em-
’prehender un aíTunto fobre mis talentos. El principal-, lino me engaña
el amor proprio , es la mayor gloria de D io s, que a mi parecer, es
infeparable de la leébra de la porten tofa vida de San .Carlos. Como tam­
poco !íe puede fepararde la gloria de D io s, ni de leer líts aílombrofas
virtudes del Santo Cardenal Arzobifpo Borromeo el bien de-las almas;
efte me 'ha ‘movido también a eíte pequeño trabajo , singularmente de
las grandes almas, que Dios pone en la Santa Iglefia , para enlejiarla,
iluminarla , 'y encenderla en el amor divino. Los Eniinentilsimos Carde­
nales-, Iilmos. Arz.obifpQS :5 Obíípos 3 y Prelados tienen en efta vida
quantó pueden defeár para fu inltruccion-. Para fer Santo foJo neceísita.
nn lllm'o. Prelado poner los ojos en los exemplos 3 virtudes, é inftrnc-
ciones de San Carlos , y alentarle á fu imitación ; y para íantificar to­
da fu Dioceíis fegiúr las luzes de efte fol de la Igleíia Sanfr.. Haílanie
'en efta hiíloria muchos raros fuceífos , como en las vidas de otros San­
tos , que folo íirven para la admiración. Dan no abitante mucha luz
á las grandes almas para imitar al Santo , variando alguna coíá , í¿-
gun las circunftancias de las perfonas , de los tiempos , y lugares en
que fe hallan.
No puedo omitir que uno de los fines., que me han empe­
ñado en efta , para mi tan dificultofa empreíTa , es la gratitud , que.
todos los jefuitas debemos k efte portentofo Santo. Son tan grandes
las honras , y beneficios infignes , reales , y verdaderos, que el San­
to Cardenal Borromeo hizo á nueftra Compañía de Jesvs , de-ele que
la conoció , hafta que efpiró en los brazos de la mifma Compañía 5 que
aun los Infimos índividuuá de nueftra Religión , entre quienes íoy d
minimo , deben moftrarfe agradecidos á fus favores. Eíle fue el eípiri-
tude nueftro Santifsimo Patriarcha , lleno de tierno, y folido .agrade­
cimiento para con fus bienhechores , en que debemos imitarle todos
fus hijos. He puefto también entre mis motivos el ver , que ddpqes de
mas de dos íiglos- no ha ávido Efcrkor alguno Eípañol, que fe aya
dedicado á eicribir efta pórtentela hiftoria, que dá tanto celdttal luftre
«la- táónarchia Emanóla. Pues entre los ranchos Vaíídlps, ¡que IosCathoti-
■eos Reyes de Efpaña han dado á la Corte celeftial,y colocado en los Altares,
debe eontarfeS. Carlos Borromeo. Las nacionce fe glorian de los grandes
Héroes, que hari tenido ,en la carrera de las armaSj ó de las letras; mas
juramente deben tener noble ambición de contarlos Herpes, que las bazen
gloriofas en los eternos Rey nos del Empyr-eo. El grado de elevación
que efte fíantifsimo Cardenal tiene en el Cielo , folo puede medirle
el gran Dios , que le íitblimó á tanta gloria; los . grandes beneficios,
que el Santo ha c^fieedido á la anguila Monarchia Efpañola , de quien
nació , y mimó A^aíTallo fidelísimo , folo puede, conocerlos el rmftno
Santo, que fe los concede, y perpetuara eternamente. A noíotros
toqa agradecerlos con los afe&os , y obfeqiüos, que nos fueren pof*
íibles. * .
Dixe , que fiingun Eferitór Efpafiol ha eícrito la vida de San
Carlos Borromeo. Porque la que dio a lut en nueftro idioma el Licen­
ciado Don Luis Muñoz es una puntual, y eloquente traducción de
l‘a vida , que efcrivió en Italiano el D olíof Juan Pedro Giüfano , Sa­
cerdote noble M il artes: Que fea la vida del Licenciado Don Luis Mu­
ñoz folo traducción , lo, dize el mifmo traductor en la filplíca , que hi­
zo para la licencia de imprimirla al Coníejo Real de Caftilla , cuya
concesión dize afsi. E l Rey. Por quanto , por parte de Vos el Licen­
ciado Luis M uñoz, Relator del nueftro Confejo de Hacienda , f
Contaduría mayor de ella , nos fue fecha relación , ai-eis traducido
en lengua Cajísil ana un libro intitulado : L a vidd del Cardinal San
Carlos Borromeo , Arzobifpo de Milán , que eflaba eferita en len­
gua Italiana £«fV. Ellas palabras del privilegio del Confejo Real dán
teftimonio de fer, traducción la vida Efpañola. Que fea una puntual
traducción de la vida copiofa, eferita en Italiano por Monfeñor Giu-
fano fe vé folo con cotejar las palabras, y títulos de libros 5 y capí­
tulos de ambas vidas. Mas no por elfo fe debe difminuir la gloria del
Licenciado Don Luis Muñoz ; pues íu traducción ha hecho fíngularií-
fimo fruto en quantos Prelados la han leido con reflexión , y le hara
en todas las perfonas, que quifieííen aprovecharfe de fu fru&uofo, y
loable trabajo de traduótor.
La verdad j alma , y efíencia de la hiíloria , fíngularmente de
las vidas de los Santos, es tan pura en la que yo eferibo , como fe
puede ver en !a advertencia al Leótor, que haze Monfeñor Giuíano a
fu vida Italiana. Me ha parecido traducir efta advertencia en nueftro
idioma , por contener quanto íüele prevenirfe á los lectores , íingu-
larmence , en las memorias , que han férvido á íu hiftoria.
Neeeísita la vida de San Carlos efta prevención ; porque en
ella fe encuentran íingularifsimos luceHos , fuperiores á la cre­
dibilidad humana. Mas cafi todos conftan , efpecialmente los mas ar­
duos , y rtiidoios de los proceflbs de la Canonización del Santo , y de
la vilta , y cooperacion de Monfeñor Giufano-, inftrumento fiel , y
aótivo del Santo Cardenal en muchas ocafiones. Sirva elta advertencia
para dar fiel crédito de verdadera a mi hiftoria;pues en las noticias he
ieguido íiempre a efte celebérrimo Hiftoriador Italiano. Otras , que
omitió'íu pluma , Ite bufcado , y hallado felizmente en la grande ¿jifto-
ria del Concilio Tridcntino , cfcrita por d Cardenal Paiavicina j ea
■ticaonio, hiftoria de los Pontífices , y Cardenales.; en las A&as de
■ios Santos, efcritas por losjeíuitas Antuerpienfes ; en la hiftoria de
fiLieftra Compañía dé Jesvs -; en la de Cabrera-, y otros Iiiftoriadores,
-que incidentemente, he tocado por algún motivo , ó íüceíTo de mi his­
toria. El corpulento, volumen dé las A íla s de lü Igkji-a de M ilá n , cu­
ya fuma contienen los dos penúltimos capítulos de elta obra , me ha
férvido para enriquecerla con la doctrina mas pura. Tanta , y precióla,
que contiene. En quanto a otras prevenciones , que fe fiieíen decir a
ios Lectores feria ocioíb deternerme en ellas. Cada uno ha de hacer
el juicio , que le dictare fu genio , fu... critica. s 6 fu palsion. Y o def
•de luego le .raego íólo , que fe aproveche de lo que Jeyere para íii íal-
vacion, y perfección. Por lo demás , como efta 'hiftoria firva para ma-
°r gl0™ Dios j devocion a San Carlos Borromeo , y faívacion de
4a,s almas, jíie doy por muy con. tentó,
, . y recompenía^ •
do, &c. '
D E MONSEfiOR E L D O C T O R JU AN PED RO G IU SAN O , N O -
ble Sacerdote Milanes., Efcritor-de la Vida Italiana de San Carlos Borro-
meo , en que dá razón de los motivos * que tuvo para, eícribir la vida del
Santo. A l mifmo tiempo da á conocer la verdad de fu hiftoria por las me-
• morias de que la ha compueíto , y de los teftigos oculares que aíega>
de los quales fue el mifmo como ñdelifsúno domeítico del
Santo Cardenal. Su advertencia ^ ó prologo s traducido,
de la lengua Italiana á nueftro.idioma
dice afsi. - .
\

EL A U T H O R A LOS PIAD O SO S L E C TO R E S. .

iempre fue empreña muy loable > é importante. en la Igbfü de Dios e£


S crivir las acciones-, y virtudes heroiéas de los. hombros Santos ‘ para
dexar á la pofteridad una perpetua memoria , principalmante , Ti con'
lafantidad , y coftumbres juntan feilalada nobleza r, dignidades , y grados-
eminentes. Porque como qualidadeá refpetables de todos modos , tienen
gran fuerza para encender en los hombres piadoíbs deléos ds vivir fanta-.
mente, y mover todos diados de perfonas.á imitar fus buenas obras , y,
las virtudes en que ellos fueron excelentes. Singularmente quando vivieron
en nueftros dias, y nofottoS mifmos .eftuvimos prefentes. : á Tus. heroicas
obras ¡, viendolaá por nueftfoá miímoá ojos. Cofa .muy cierta es , que tie­
nen mas eficacia los vivos exemplos .de las perfoñas , principalmente de
femejante eftado para exercitar el Corazofl del hombre k abrazar las cofas,
titiles, aunque parezcan amargas a .los fentidos * quando los vimos, pre­
fentes que quando otros noi los refieren ,. o declaran por eferito. Mas,>
aunque efto íea muy.verdadero, aun inflado, ao folo de la venerable Con­
gregación de los Oblatos de San Ambrollo , mas. también de diverfos per-
fonageé, y Prelados de mucha eftima , á efcrjbir en ^lengua Italiana la hit
toria de la vida , acciones , y virtudes de, San Carlos Borromeo > Carde-:
nal del titulo de Santa Praxede> Arzobifpo de efta Ciudad de Milán > no"
me avia atrevido á^entrar en efte empeño pareciendome , que afsi coma
efte Santo paítor fue embiado de Dios en nueftros tiempos, como regla,
ó norma a toáos los Prelados para governar con grande íruto íüs Igleliasy
y a todo el Chriftianifmo para exemplo de virtud > y. perfección , aísi de­
bía eícrivír fu vida ¿ y celebrar fus acciones algún’ híftonador escélentílsi-*
mo , y de mayor nombre , y calidad, que yo tengo.
Confieífo ingenuamente av?er conocido al Santo tan eminente en
todas las virtudes , que no me tengo,por capaz de d.linearle ; -mucho.rae-
nos ddcrivirle plenamente , antes temo ofufcarle con la imperíeccion dá
mi el tilo. Mas vencido defpues con laauthoridad; de tantos ptxionages , y
movido^ del deféo de confolar los Milanefes , y, otros pueblos, que dperan
con an.ia , mucho tiempo ha efta, hiftoria, me he refuelto a abrazar la
cmpr¿íüi , Confiando , que íi bien otro qualquiera es mas capaz que yo
para componer efta obra tan grande , no obftantc por el intimo f y perT
fecto conocimiento'j qué fe requiere ,9 principalmente en los que deriven
.....................‘ con
con toda verdad ía vid a, y operaciones de otros, á lo ménos por efta
parte puedo íuplir la aptitud de otro qualquiera , por la larga , é indina
humilde familiaridad , que tuve con cite Santo , pues le conoci defde ríalo,
antes que fueíTe Cardenal; y luego que bolvió de Roma 4 . governar efta
Igleíia , tuve h dicha de recibir de lu mano el habito Clerical , y los orde­
nes fagrados , y fervir á fu Eminencia en varios minifterios , y funciones
haíh la muerte 5 como a todos es notoria Dignofe también comunicarme,
muchos fccretos , y conferir frequentemente conmigo las cofas pertenecien­
tes al gobierno de ía Igiefia , y fus graves negocios* Seame licito decir
efto con ei refpeto debido , y folamcntc por autboridad , afsi como ( á lo
inenos la mayor parte ) fon notorias , y publicas en el mundo , y aun oy
viven muchos, que las vieron con íüs proprios ojos’ Llegafé también á
otros reípetos, que me hicieron aceptar elle trabajo , la inítanda que me
hizo el Cardenal Cefar Baronio de grandiisima eltimacion pára mi , el
qual movido de buen zelo , folicitaba mucho , que le eferivieífe efta hilto-
ría , para que íío fe olvidaflen muchifsimas acciones de San Carlos 3 qíie
nadie avia notado hada ahora-, las que pueden traher á la Santa Igleíia en:
todos tiempos notables frutos. Pues , íi bien diverfos authores. graves, co­
mo-fon Aguftin Valero -, Cardenal deV eron a, Franciíco Bonomo , Ar-
iobifpo de Vercelli, Juan Bautifta Poífevino, Juan Pedro Reu-mo , Fran-
•rifeo Befozzo 3 y otros eferitores bandado a luz la miíma vida , tocado
diverfas acciones, y virtudes de efte Santo Paftor; no fe halla -halla alio-■
rá quien la, aya eferito con orden 5 excepto Monfeñor Bafcape .en ñi liilto-
i4a latina 5 mo menos verdadera 5 que grave 5 y culta , en la qual , no
cbftante , faltan muchas colas \ porque no las pudo íaber tan claras , y
fundadamente como fe han defeubierto defpues en la dcpoficion de mucho*
graves teftigos, examinados en eftos años últimos en los procelfos authen-,
tico s, formados en Milán , y en otras Ciudades, y Provincias,, .como
también porque muchas cofas han fucedido defpnes, que falió fu hiltoria,
principalmente lo que pertenece á milagros , y gracias íobrenaturales, da
los quales parece conveniente dexar particular memoria.
Defeando , pues , yo fatisfacer á efte encargo , fino con la exce­
lencia del eítilo , que fe requiere , á lo menos con todo-fundamento de
verdad , y ffneeridad , fuera de las muchas cofas que v i , y obfervé en el
difeurfo de tantos años, que con oci, y traté al Santo , como he dicho, he
leido con toda diligencia pofsible quanto han eferito los Authores citados,
^y particularmente Monfeiior el Obifpo de Novara , cuya hiftoria puedo
d§cir averia incorporado toda en efta mia , á lo menos en quanto á la
fubftancia : he leido también los proceífos de la Canonización de San Car­
los , en los quales fe halla la depoíkion de mas de leifcicntos telligos, , en­
tre los quales ay diverfos Gbifpos , Prelados, Senadores Reales, Doctores,
y Cavalleros principales de la Ciudad , y eílado de Milán. Entre eftos te£
tig'os diez y íéis fueron fus Íntimos domefticos, y criados , que eftabaa
plenamente noticiofos de la vida , y acciones del Santo Cardenal. Y final­
mente he recorrido todo el volumen intitulado : A ffa Ecclefi,£ M edida-
nenfis , en el qual éítan los Concilios Provinciales, y Diocelanos. de Milán,
y tantas otras cofas executadás por el mifmo Santo. He Jeido también otras
eferituras authenticas, qúéhazen k mi propoíko. Con todas eftas memo­
rias be diípuelto ella iiiftori a con toda la diligencia , y fidelidad pofsible..
Por lo que toca a los milagros l y gracias l qu£ derivo en el libro nono*
no contento con aver viíto, y ponderado la depofidon de ios teftigos
examinados jurídicamente , de losquales íe han Tacado fielmente todos loa
luceíTos , he querido hazer también á parte particular información do per*.
fo'nas muy dignas de fe , de los mifraós que recibieron las gracias , y de los
teftigos examinados de- los quales la mayor parte viyesoy.: Nombro de pro*:
potito todas las perfonas favorecidas del Santo para fatisfacer á qualquiera,
que defeare oír de ellos mifmos el fueeífo , y la verdad del fiédio.' En fu­
ma he procurado formar efta hiltoria la primera , y verdadera 3 poniendo
en orden las cofas en el tiempo j que fucedíeron , para que los que la le­
yeren puedan recibir confuelo 5 y fruto efpiritual} fin aquella turbulencia,.
que fuele traher la confuíion,
Y íi por ventura me reprehendiere alguno , que eferivo tina h
ria tan grave con palabras >y términos muy fencillos 5 y familiares, y
que me dilato en algunos capítulos mas de lo que con venia , contando co-'
íás,que parecen menudas, y trilladas ; me bafta aver proteftado , defde
el principio , que conozco claramente no tener talento s ni eftilo digno de
obra tan noble , y quefolo por obedecer, y fervir al publico he tomado’
efta emprelta. No obftante-me hallo defendido Cambíen 3 como con un eP
cudo muy fuerte con la authoridad del miímo Cardenal Baronio , que tiene
tanta authoridad en el mundo , particularmente en materia" de hiltoria fa-
grada } el qual me dió á entender que dd>ia acorffodarme de todos modos
con el eftilo común ,jy fácil á.la comprehenfion~5 aun de las perfonas vul*
gares, y notar también Jas' cofas pequeñas , donde fe me pirdentaíTen opor­
tunas , alegando r que íi bien parezcan depocít monta en si’'mifmas} fon
de mucha importancia por refpeto de la perfona grande, que las obro ; pu-
diendo principalmente ( dezia el fabio Cardenal) fervir la Jiiftoriaj y exem-
plo de aquel, que juftamente fue llamado Maeflrü de Obi/pos , á todas
ílicrtes de perfonas, en particular á los Obifpos 5 y Prelados de la Santa
Iglefia, por regla de fu propria vida, y mociones, y para dirección , y
govierno de fus lübdiEos, como el Santo Cardenal Borromeo fue obfervan-
tifsimo de las cofas que otros juzgarían de poca importancia en lás funcio­
nes fagradas, y en procurar la falvacion , y perfección de Ia5" almas. Final*
mente no pudiendo poner con orden en fu lugar 5 y tiempo muchas ac­
ciones de virtud heroica del Santo * me he refuelto ponerlas en el o£tavo
libro baxo el titulo’ de las miitrus virtudes 5 por no dexar cofa alguna , que
puede dár confuelo , y conorte á los Letores , y ocurriendo referir algunas
cartas , y Breves Pontilicios efcritos en latín , los he traducido fielmente al
idioma vulgar para los que no entienden efta lengua , como fe podra v£r
en efta miiina hiftoria , que íáldrá prefto también á luz en lengna latina,
Ruego por conclufion a los benignos lectores, elcuíén las imperfecciones,
que hallaren de mi parte en efta obra y confiderando 5 que no arrogancia
alguna 3 mas la obediencia me ha mandado efcrivirla s afsi como deben re*
conocer lo que hallaren bueno , fer -todo de Nueftro Seuor3
a quien fea toda honra } y
Gloria.

pro
PR O T ESTA D E i: AUTHOR.

tU 'N conformidad de los decretos del Sandísimo


H Urbano VIII- Pontífice Sumo , y los que la
Santa Congregación de Ritus ha promul­
gado , declaro , que el nombre de Venerables, ó
qualeíquiera epítetos , o elogios dados en eñe
libro á pcríbnas no Canonizadas , ni beatificadas
nnr la Santa Iglefia , como también en orden á
¿ JP' rtT ’t C v C * ]
revelaciones, fuceílos milagrolos, o profecías, que
Ies p e rte n e z c a n , no es mi animo prevenir el jui­
cio in falib le de la Santa Sede, a quien toca de-,
cidir eftas materias. N i pretendo fe dé a ellas mas
crédito , ^35^ el que merece una íee puramente
humana, apoyada, de indicios, no infalibles. X
con efta protefta me profeffb fiel, y obediente
hijo dé la Santa Igleíia Catholica Romana, y co­
mo tal fujeto a íu corrección todo quanto cito e f
crito en efte libro, defde la primera fylaba liaf-
ta la ultima.
VIDA DK SAN CARLOS
C A R D E N A L i Y ARZOBISPO D E M ILA N .

CAPitULO
P R O G E N IT O R E S IL U S T R E S , D E S A N ' C A R L O S x S l ¡ M A R A -
villofo nacimiento , y educación í.k);nc{. i.

A Nobilifsima Cafa Federico I.: Gilberto II. ( Padre dí-


Bórromea es una' de chofo de-nueftro Eminentísimo San­
las mas antiguas , e to ) Federico II. Julio Cefar Borro-
iluítres de Italia. Algu­ meo , que tuvo por hijo; al Eminen-
nos Efcritores empie­ tifsimo Cardenal Federico Borromeo¿
zan a contar fu anti- Arzobifpo de Milán , fuccelfor de fu
quiílima Genealogía defde los prime­ Sto.Primo S.CarlosjRenato Borromeo,
ros figlos de la Epoca Chriftiana. que dio a la Igleíia otro Eminentifiir-
Mas j como aquellos tiempos fon obs­ mo liijo en Gilberto Bótromeo. Rer
curos 3 y en ellos penetra poco la nato II. de quien fue lujo el. Eminen-.
luz de la verdad , bafta dezir algo tiirimo Cardenal Gilberto Borromeo,s
defde Viteliano Borromeo 5 que ño- que en nueftros dias íiiblímo a la Sa­
recio en los años de mil quatrocien- grada Purpura Nueftro SSmo. Padre
tos y diez y feis. Y a en elte tiempo Clemente Undécimo a i j . de Marzo
Jé deícubre muy iluftre efta noble Fa­ de 1717. Carlos Borromeo Virrey de
milia. Deíde entonces, hafta nueftros Ñapóles por el Emperador , y fu Co-
tiempos fin interrupción íé conferva miífario General en Italia , Cavallero
por Phelipe Borromeo , Conde de del Toyfcn. Finalmente Juan Benito
Arona ; Juan Borromeo ; Gilberto I. Borromeo , que caso con Cecilia de
A la
2 Vida de Sáti Carlos
la nobilifsimst Cafa de los Grillos Ge- .Conde Gilberto II. liijo del Conde
noveíes , fecunda d e .muchos hijos; • Fcáerico Borromeo Milanes, y Mar­
Tuvo en lii Matrimonio á Renato, garita de M ed ias, hermana del Car-
que caso el año de mil fetedentos y deiial Jijan Angelo de Mediéis, que
quarenta y quatro con Mariana de : fe llainó^Pi(> IV. en íii exaltación á la
Odeícalchi , hija de Balthaíar Princi­ ; Tiara Pontificia. Tue también herma-
pe de Braciano ; á Viteli.ano Borro-, no de Margarita. Juan Jacobo dQ’Me-
meo , que actualmente exerce el ho­ dicís iamoíd Cñf^tan de fu íiglo*en las
norífico empleo de Vicelegado de* (Tropas de Franci&o.Sforciá | t de los
Bolonia ; p.tyos talentos , y excelen­ Francefes ; del Emperador darlos V .
tes virtudes le diíponén para la digni­ de cuyo Exercito victoriofo fiie Ge-
dad Cardenalicia ; á ,,Doa Franciíco f nqr^l algún, tiempo ; y en fin General
Borromeo, que hallandoíe\; Coronel í'V M á CavaUéria;del Exercito de la
del Regimiento de Milán' en las T ro ­ Iglefia. La piedad de los Padres de
pas de Eípaña ,. caso en Cataluña. Las . San Carlos fue muy íingular, y vene-
hijas de Juan Benito fon dignas de ■rada en aquel íiglo tan turbulento con
memoria por íiis virtudes, y por íiis las guerras de Italia, y particularmen­
nobilísimos enlaces con las primeras te del Eftado. de Milán , por cuya
Caías de Italia , Julia, Seiíora, ador­ conquiíta combatían los dos mayores
nada de excelentes dotes de natura­ Reyes de la Europa Carlos V . y Fran-
leza , y gracia , a quién llaman efpejo i" fifeo I.‘: fe confervó tan pacifico, pru­
de las Señoras Milanefas, caso con dente , y atento a todo el Conde Gil­
el Conde Archinto , Jijo del Conde berto Borromeo, que mantuvo fus
Carlos, Cavallero del Toyíon ; Ma- feudos en tiempo dé la guerra, ya
ria con Don Baíilio Marques Gonza- fueíTen vidftorioías las armas Eípaño-
ga ; y JuíHna íii hermana con el Prin­ l a s , ya las Fran.cefas.
cipe de Catholica Panormitano. Eftos Deípucs, que el Invicto Empera­
iluftrifsimos défcendientes de la linea dor Carlos V . quedo Señor del Efta­
: de San Carlos , liijos todos de ]uan do de Milán ,.hizo Angulares honras
I Benito j aun viven , íegun efcrive un al Conde Borromeo , nombrándole
eruditifsimo Milanes. Senador,y Coronel en íiis Tropas,con
Del nobiliísimo tronco de la Ca­ otros títulos eftimables. Fue un exem-
la Borromea han falido famoíbs He- plar de Cavalleros Chriftianos. Con-
roes por todas lineas, yeítados. Mas, feífaba , y Comulgaba de ocho en
aunque á todas las ramas; de íu iluftre ■ocho dias, aunque pocos le imitaban
Cala mira nueftro San Carlos deíde en aquel figlo. Rezaba todos los dias
tí Cielo con benigno aípeéto , fin el oficio divino de rodillas. Tenia
duda íe gloria mas de los que han muchas horas de Oradon mental , y
iluftrado la Santa Iglefia con íiis tra­ algunas vezes , para que la humilla­
bajos apoftolicos , y con íiis virtudes ción añadieífe Fervor a íii Oración , íe
heroycas. De los Eminentiísimos Car­ veftia un íaco groíero de íayal, y íe
denales , que figuieron el eftado , y retiraba á tener íii Oración en una
exemplo de íü afcendiente Santo íe Capilla de la Roca de Arona. A íiis
pudiera dezir mucho , publico en los VaJTallos trataba en todo como a hi­
Anales de la Iglefia , y en la hiftoria jos. No. confentia en íiis criados el
de íii tiempo. Bafta dezir algo de los menor deforden en juramentos , li­
nobilísimos , y piadofos Padres del viandades , ni palabras menos honeí-
Santo , y de íiis Hermanos.' Dieron al tas. Hacia muchas limoíhas, y jamas
Mundo , y á la Santa Iglefia para fe fentó a la mefa fin haver dado al­
tanta gloria de Dios á San Carlos el guna a los pobres. Remedio muchas
íBorrotneo L ib . 1. Cap. I. 3
doncellas pobres, cuya honeftidad la de Verme ) casó con Annibal Si-
peligraba. . Gaftaba tan liberalmente tich d^ Altemps, hermano del Carde­
fus bienes con .los pobres, que algu­ nal Altemps , jiijo de otra hermana
nos de lus amigos llegaron á dezirle, de Pió IV. llamada Clara de Medicis.
que atendieíTe a los muchos hijos, con Fueron muy virtuoías todas eftas Se­
que le havia bendecido el Cielo. Mas ñoras hermanas de San Carlos. Pero
el piadoío Conde reípondia : Si yo Doña Ana fue Santa, y por tal la
,
cuydaré «de los pobres Dios cuyda­
rá de mis hijos. Y con la confianza,
tenian todos lus domefticos , teftigos
fieles , y continuos de lus acciones.
que:le daba el Señor.:, por cuyo amor Con dezir que fue hija efpiritual muy
tanto 1 bien hazia á los pobres, cafi favorecida de San Phelipe N eri, fe
profetizo , ,diziendo : Defpues que yo da un teftimonio m u y autentico de
,
muera mis hijos confeguirán gran­
des ejlados >y no necefsitarán de mi.
fu virtud. A efte Sandísimo Director
encargó San Carlos la dirección de
Cumplió el Señor efta eíperanza de líi fu hermana1, quando Jalió de Roma,
Siervo mas ventajofamente de lo , que defpués de la muerte de Pió IV. Con
acaíó conocía el Conde Borromeo. los coniejos -de íu Santo Director,
- , Madama Margarita de Medicis, que practicaba fervorofa', llegó a una
Madre de .Carlos "fiie. muy femejante heroyca, y varonil perfección. De£
en la, piedad al Conde lu marido. Tu-- pues de la Sagrada Comunion., que
vo todas las. virtudes'de lu fexo , y ; frequentába mucho , perfeveraba en
de íli eftado. Pero íé elmeró en. dos la acción de gracias dos largas horas,
muy particularmente , que las com- tan immoble , y unida con D ios, que
prehend n todas en una Señora cala­ apenas podian íácarla de fus celeftia-
da. Sus virtudes favorecidas fueron el les extaíís. De efta unión con Dios
retiro del bullicio del mundo , vivien­ nacian todas las virtudes de íii elta-
do fola con fu familia. Apenas íalia do , y con ella crecian , y fe perficio-.
de caía mas , que para ir a la Iglefia. naban. Deipues de la muerte de fíi
A efte retiro ., y foledad era coníi- marido Don Fabricio , que murió Ge­
guiente una gran modeftia en fus ver­ neral de las Galeras de Sicilia en la
tidos , y no gaftar el tiempo en affi£ guerra de Portugal , fe retiró a Paler-
tir a feltines profanos, ni la hazien- mo con lü íuegro Marco Antonio,
da en tenerlos en fu Palacio. De; efte Virrey de aquebReyno. Allí atendió
matrimonio tan feliz, y piadofo de eon mas fervientes ardores a fu pro-
Gilberto , y Margarita fueron frutos pria perfección, y a la educación tin­
de bendición Federico íii Primogéni­ ta de lus hijos, y - murió tan lanía­
to , y nueftro Carlos. Las hijas fueron mente como havia vivido.
Doña Iíabel, que eícogió por Eípolb Entre todas eftas eftrellas de San­
a Jeíii-Chrifto en un Monafterío de. tidad de íu familia reblandeció, como
Milán , donde tomo el nombre de Sol , nueftro Carlos. Nació en el
Sor Corona , Doña Camila , que ca­ Caí tillo de Arona, una de las muchas
so con Don Celar Gonzaga , Princi­ fortalezas , que poffee la Caía de los
pe de Molfeta , Doña Geronyma con Condes Borromeos, en el Lago ma­
Fabricio Geliialdo , Primogénito del yor a dos de Oftubre del año de mil
Principe de Venofa; Doña Ana con quinientos y treinta y ocho. Gover-
Fabricio, Primogénito de Marco An­ naba la Santa Iglefia el SSmo. Paulo
tonio Colona , Principe Romano. III. y regia el Sacro Imperio el gran
Hortenfia ( a quien tuvo el Conde Rey de las Eípañas Carlos V. A la
Gilberto de fu fegundo matrimonio mifma hora , que dió a luz la Conde-
con una Señora de la iluílriisima Ca­ la a Carlos , apareció una faxa de
Vtdá de San Carlos

141VJ » CUL C4 0 * J J J c/ y ' J I

dados, que eran de guardia aquella tefrumpe Jus eftudios por muerte del'
noche gozaron efte lucido phenome- - ■Conde fu P a d r e y bueh'e á '
no deíde las dos de la mañana .'•háíta ., graduarfe. de J)oítor. ■■
que el reíplandor milagroío fe mezdo
con las brillantes luzes del Sol. Cinco herido d Conde Gilberto1a üiM
teftigos deponen efte prodigio con Y- jo Carlos tan inclinado &;&•
juramento en los proceífos- de ia Ca- . piedad * y alaprofeísionEcle-
nonizacion del Santo. Luego,, que ra- fiaftica,le dedicó' áia.Iglcii^vdítiendo-
yó la luz de la razón en el Niño Car- le habito Clerical ■ ‘anees^ de ■
falir 4 e
los dio mueftras de fingular- piedad, puericia. Tuvo ehNiño fingular cónfhe-'
y de una propeníion, como innata, lo en efta como vtoniagracion á lar.
a la profefsion del eftado Edéfiaftico, IgHia-, y procuro, ^ todas fus accio-
con averüon'.k quanto véía en el nes bonrafeh la -.píoféllion, que abra-
mundo. Sus delicias en, efta. pequeña zaba.Empezó kcftudiar las primeras le-,
edad eran hazer Altaritos , adornar- tras, .con apróvebhamiento :fingular,
]o s, y cantar-cánticos fagrádos , hu- juzgando, que no .podría iér grande'
yendo de los juegos, y travesuras de Éclefiaílico lia las ciencias' indiipenia-.
la edad pueril. En eftas pequeñas ac- bles en los-Sacerdotes, que íc confa-
ciones moftraba D io s, que el Niño gran al Señor. El tiempo , que in-r
Carlos feria honor de la Santa Iglefia. terrumpia las tareas del eftudio, gafta-
En una de eftas inocentes diverlíones ba el Niño en fus divediones de ador­
le moftró tan bien nacido para gran- nar los Altaritos,1y rezar en ellos,
des empreíTas , y para governar. todo Quando ya era de mayor edad,ii Taba
el mundo Cíinítiano. Aviafe retirado de cafa, para difcanfar un poco délas
un dia á una fala de íü Gallillo de fatigas del eftudio , comunmente iba >
Lunguiñana. Allí fe entretenía en re- á vilitar las íglefias, donde fe veneraba ■
partir unas manzanas, como en mu- alguna Imagen de María •Sandísima,
chas Provincias, y Regiones. Halló- Tanto1amaba á la: Soberana Reymt'
le uno de los criados -, que le buíca- de los Angeles defde efta tierna.edad.
ta n temerofos, de que huvieíTe caido Huía todas las diverírones, y enürcte- >
en el fofo del Caftillo , y le reconvi- nimientos profanos, que -pudieíí’en
no con el temior ,v con que eítaban apartarle de íiis piadoíos defeos. A u n :
fus Padres , porque no parecía.- Ref- quando 1©hacían en luP alado algunos
pondió el Nmojcon admirable fenti- exerddos militares i, y de otra eípecie
miento : P a f a qué me bufaais? efta- para la inftruccion , y diveríion del
ba yo ocupado^ y divertido en repar- C on d e Federico-lü hermano , jamás.
tir el mundo en varias Regiones , jf quería afsiftir -a ellos. ’ Si alguna vez
Provincias. Eftos grandes penfamien- le obligaban a afsiftir a la inocente
tos fe formaban ya en el entendí- diveríion de ver jugar a la pelota én
miento , y fublime elpiritu la plazuela del Palacio , era con con­
de Carlos. dición de eftar retirado , donde _ no
pudi ífe fer vífto. Parecíale elta diver-
lion agena de íii eftado Clerical. Qué
juyzio híü'ia d Santo de otras diver-
lio-
Borromeo L ib . í. Cap. II. $
fiones, en que paífan años enteros, eíluvo tan lexos de ofenderle de k
y toda la vida muchos Eclefiafticos. advertencia de Garlos, que lleno cíe
Imitaba al Conde íü Padre en con- gozo le dexó la adminii tracion de la
feiTar, y comulgar cada femana con Abadia. Si por alguna urgencia .fe.
Angular devocion, valió en adelante ac algunos cauda-
En lugar de imitar los Condilci- le s , pertenecientes a las rentas Ecle-j
pulos de Carlos fii piedad', retiro , y fiafticas de Carlos , hazia , que fe no; :
aplicación al eftudio , fe burlaban de taíFe en los libros de quentas, y que
fus devociones, para apartarle de fe pagaíTen puntualmente para fatif-
ellas. Efto miimo hacian Jus criados, facer á la piedad de fu hijo,
abufando de la humildad , prudencia, - Hallabafe. ya. efte. en los diez y
y fufrimiento del Niño Carlos. Pero feis años de íu edad muy bien ínftrui-
toda efta perfecucion burleíca íervia do , y aprovechado en las letras hu-
íólo de hazer mas íolida, y confiante manas. Embiólc el .Conde Gilberto a
lii virtud N o faltaban hombres íerios, eltudiar Cánones , y Leyes a la Urii-
y graves , que admiraban tanta vir- verfidad de Pavía , donde íii primer
tud en tan tiernos años. Entre mu- eftudio fue hazer progreíTos en las
chos otros un anciano venerable Sa- virtudes , rezelofo de los vicios de la
cerdote , Prepoíito de la Colegiata juventud libre. Aplicóle con fingular
de San Ambrofio , varón docto , y empeño ál eftudio^ de las. Ciencias,
.zeloíiilimo de ver reformada, la lglc- que:le mandaban aprender. Deípues
lia de Milán , al ver al Niño -Carlos, de las regulares lecciones, le enfeíla-
fe, paraba, y le hazia una profunda ba mucho el _iníigne Jurif-Confúltor;
reverencia. Preguntado la caula , reí- Erancifco Alciato fu Maeftro ,. coh
pondió : Fofotros no conocéis -efte quien conferia lo que eftudiaba. Agrá-
Joven Señor ; reformará nueflra deció , y pagó bien el. Joven diícipu-
grande Iglefia de '■ Milán t y ■ hará lo a fu fabio Maeftro efte íingular e f
cofas bazawfas. ■Veremos, como íe mero en enfeñarle. Porque coníiguió
verificó efta profetica refpuefta. Sien- de fu T io Pió ÍV.,que le creaíTe. Car-,
do ya Carlos de competente edad, le denal de la Santa Iglefia.Romana en
dio íii T io el Conde Julio Cefar. Bor- el año de mil quinientos. y fefeiita y
romeo la rica Abadia de San Gracia- cinco. Apro vechaba mucho en lu fa-
-no ., y Eelino , fita en la Villa ' de cuitad ^ aunque algunos , por verla
Arona. Defeaba, que la renta que tan- retirado , modeito , callado, y
empezó a gozar de fu Abadia, fe ex- virtuofo , le juzgaban de entendí--
-pendiefle en limoinas á los pobres, miento tardo , y perezofc. Como ÍI
legítimos acreedores á las rentas Ecle- la. virtud, en los eítudiantes eftm iclTc
fiafticas. Hallófe impedido en íus pía- reñida con la aptitud , y. el ingenio,
doíos .deíeos por adminiitrar las-ren- Prelto íe deíengañaron les > que
tas íu Padre el Cohde Gilbertoj .Mas rebajaban tanto de la fabiduria del
tuvo valor el Joven Abad pai’a ;ad- Joven Borromeo , quanto ■ concedían
vertir reípetuofamente á fíu Padre, a fu .virtud, modeília, y recogimiento-
que las rentas de la Iglefia no fe.po- Juntaba todas eftas,virtudes, eípecial-
dian gaftar co n :buena conciencia en menté una caftidad Angélica con pren-
los ufos de la cala , ■
ni mezclarle.con das deCavallero.Era íbciable, diícreto,
las rentas del Mayorazgo.1-:Que'líipli- ycóndelcendiente con lus amigos,y
caba a lu Señoría.., fe fírvieife idar or- compañeros en todo l o , que no íe
den , de que las rentas de la Abadia oponia a la vida Chriftiana. De efta
de Arona íe empleaflen en limoíhas: á íuerte fe hizo amar de los e ftu diantes,
pobres. El piadofo Conde fu Padre que íabian dar jufto valor á las rele-
B van-
6 Vida de San Carlos
vantes prendas de Carlos.Como le veian Joven fin experiencia de ellos delica­
confeífar, y comulgar con frecuencia, dos negocios, diícurrió, y pufo en
huir las ocaísiones peligrólas, aplicarle practica tan eficaces remedios, que los
al cíludio, aísiltir a todas' las obliga­ reduxo. á una vida reglada con admi­
ciones , y atenciones de ía eítado, hizo ración , y edificadon del pueblo. Eíta
coníuexemplo mudio bien a íus ami­ reforma fue, como un. pequeño indi­
gos, y conaiícipulos; que íe honraban cio, ó eníayo, de la, que havia de in­
coníüamiftad, y íe fantificaban coii troducir en la Iglefia de Milari, y aun
imitarle. en el orbe Chriítiano.
Profeguia Carlos con Ungulares E l zelo, que moftró Carlos en
progreíTos en la virtud, y en las cien­ remediar los eíeandalos en fu Villa de
cias, quando le fue precifo interrum­ Arona, le ocaíionó uno de los mayo­
pir los eítudios con ocaíion de la muer­ res peligros, en que fe halló de per Ser
te del Conde Gilberto íii amado Pa­ la caíliaad. Amaba eícaftifsimo Joven
dre. Murió efte piadofo , y noble Ca- efta virtud , como la azuzena de las
vallero a los quarenta y íiete años de virtudes, y como el honor-, y gloria
íu 'edad con una muerte tan feliz, y de los Jovenes. La conservaba con el
dichoía, como correípondia a la vida Fetiro ae las ocaíiones , con la fre^
Chriftiana, y perfeóta, que vivía enlü quencia de la fagrada Euchariftia, con
eílado. Efte fuceíTo llamó á Carlos de la aplicadon al eftudio , y con las
la Univeríidad, y le obligóainterrum-, virtudes, que cercan, y defienden efta
pir por algún tiempo la carrerra de flor dél parayfo. Uno de íus parientes,
íus eítudios. Pues, aunque el Conde que defeaba á Carlos mas eJparcido,
Federico íu hermano era el primogé­ mas libre , y mas difolutO , como 'él
nito, a quien pertenecían los-cuidados era , emprehendió robarle la joya
de íu cala , la íingular prudenda, que predoíiísima de la virginidad. Juzgo
empezaba á deícubríríe en Carlos, le por lus errados difcuríós, queiienao
juzgó precifa para componer los nego­ Carlos Joven en lo .mas ardiente de
cios mas nrgentes.Llegó a íu caía, y en íü edad, noble, rico, galan, Pa­
poco tiempo,compuíb todas las depen- dres , que le detuvielíen ; y en fin
diendas muy á íaüsfaccion de todos, Señor de sí milmo, fe dexaria arraftrar
eípecialmente de íu hermano Federico, ■de.la pafsion mas violenta de la ju­
y de fus Hermanos. En efta ocaíion ventud. Con efte intento, y cafi aífe-
moftro no lblo íu gran prudencia; mas gurado de íü victoria, introduzco' en
también lu ardiente zelo por la gloria íu quarto al purifsimo Carlos una
de D ios, y reformación Eclefiaftica. hermofa M uger, de noche , con fe-
Servían íli Abadia de Arona ciertos creto, a deshora, coittodos los atrac­
Religioíbs, que lo eran íblo en el ha­ tivos, que folo el efpiritu impuro pií­
bito, y en el nombre vivían relajada, do .inventar. Quando fe vio a íblas
y efcandalofamente , y los que por íu impenfadamente e l, caftiísimo Joven
eílado, y oficio debían reformar las con aquella impunísima muger, todo
coftumbres del pueblo, eran el tropier íohréfaltado, huyó preíüroío del peli­
*zo de mayor eícandalo. Imforcnoíe el gro. Unico medio, conque fe aífegu-
■Joven Abad con diligenda de las ra la vi&oria en ílmejantcs riejgos.
coflumbres, y vida de los Religiofos. El perfonage iluílre, que avia puefto
Halló, que era indigna de hombres elle lazo de Satanas al joveil vióto-
coníagrados a D ios, y al culto de los riofo , le motejaba deípues de hombre
Altares, que lervían en íü Iglefia de iníuHo, é infeníible.- Poco movían la
Arona. Emprdiendió íu reforma, y virtud de Carlos eftas palabras, dic-
- . . ■, ...... ta-
!Bor romeo Lib. 1. Cap. 1IL
tadas; del eípiritu. de la impureza,
r; .Aviendo compueito -las depen- C A P IT U L O ni.
díoncias de fu cafa, bol vio-a Pavia a Oi
pí-ofeguir íiis. eftudios. Se aplico con E L C A R D E N A L D E M E D IC IS
tai -telón, y empeño a los exercicios Tio de Carlos , es jublimado d la
literarios de íii facultad, que le ocaíior Tiara Pontificia ; bazele. venir a
ho una fuerte deítilacion, que le mo- Romayy las muchas .dignidades,
leftaba mucho..No hallaron los Médi­ con que le enriqueció , y
cos otro remedio mas eficaz para honró.
recobrar fu falud , que hacerle Inter­
rumpir algo las fatigas dil eftudio. A L tiempo en que Carlos acavó
,

Con ella interrumpcion, y con la gran­ fus eftudios,: y fe graduó de


de abftinencia, qué óbíervo , fedifmi- Do¿tor en ambos Derechos , e£
jiuyo el achaque , y pudo profeguir taba el Sacro Colegio de los Cardena­
Jus eftudidiolas tareas. Fueron:también les en conclave. Por muerte de Paulo
logradas, que íiendo de veinte, y dos IV. que: íaccdió á diez y flete. de
años fe graduó de Doótor en ambos -Agoílo dé mil quinientos y cinquen- 15
Derechos>con aplaufo de, toda la ta y nueve., fue; eledlo: por Summo
tefcuela, la nobleza, muchos Militares, Pontífice el Cardenal Tuah Angelo. d£
íy todo lo mas lucido de la Ciudad, Medicis, Patricia de Milán , y T io
que afsiílió gozofa al lauro de tan de Carlos , á veinte y cinco de Di-
jnligne Doctor. Prefidia efte liicidiísi- TÍembre de mif quinientos y cinquen-
-jno ado literario el labia . Doótor ta y nueve. Contribuyó á efta eíec-
Francifco Alciato, Cathedratico de Pri­ -cion ¡la caíuaiidad. de Jiaver entrado en
m aro n el guftode vera lü Difdpulo el Conclave una. pefloma, y fentadofe
Carlos recibiendo el íupremo honor .fobre. la camara , ó apoícnto del Car-
.de las Univeríidades. A l tiempo,que denal.de Medicis. Señal: ,.con que.'el
elle famoíb Doctor empezaba íu Ora­ Eípiritu- Santo, al padecer de muchos,
ción gratulatoria en honor del laurean­ le deílinaba para íüptemo Paftor de íu
do, íücedio un accidente, para muchos Iglefia., ■
Hizo toda la rgrande Ciudad
de los circundantes myfteriofo. Eftaba de Milán los feftejoa,, y regocijos,
el Cielo cubierto de eípefas,y obfcu- , que en tales , ocaíiones acofmmbran,
..ras nubes, y al empezar Alciato., fu los que fe miran felize9 con la graii-
,oración de repente, íe Heno dereíplan- . deza, y felicidad de fas Compatriotas,
dores el General, ó aula de ¡efta luci­ . ó:Parientes. . A riúnguno tocaba ,,, al
da función. Prefagio,dezian no pocos, . parecer, mas de'córca la exaltación
de las luzes, con que el nuevo Doctor del Sandísimo Pió LV., ;que a nueftro
Carlos ha d e .iluftrar al Mundo. An- - Carlos mas.ninguno moílró menos
. tes de falir de Pavia, fu tio el Carde­ íiicomplacencia , ,y.:no ídió otros, in­
nal Juan Angelo de Mediéis ,: renun­ dicios , de que efta elección le perte-
ció en íü íobrino Carlos la Abadia de - necia, que el de confeílar , y comul­
.Romeñano, y el Priorato de Calven- gar con mucha, devoción , dando'.a
- zano , dignidades Edefiafticas Nueftro, Señor humildes: gracias por
: muy ricas. ' , la dignidad fuprema de íu T io , y pi­
diendo á fu Magcftad , ■fueífe para
* gloria luya , y bien de fe ..Santa. Igle-
Fia. Todos los Proceres Milanefes , y
.fiñgularmenté los de.las Calas Borro-
mea , y Medicis fe;apresuraron pára
ir a Roma , á beíár el pie a fu Santi­
dad,
78 y iddj dé SatiCarloí ■
dad , y congratularle con efta elec­ la .antorcha , 'que encendió en lu cafa*
ción. Soló: él Joven C á r l á s á quien ■ a íu Sobrino Carlos. Á eite Joven
eíperaba con aníias íu T io , no ialió Santifsimo llamó • Gregorio XIV.
de Milán , ni quifo ir á J5 Corté Ro­ Antorcha, de Ifrael , £y Clemente
mana 5 haíta , que no pudo refiftir al -VIII.. le nombró ; Luz grande de
precepto del Papa , que íé lo mandó. la Santa Iglefia. ^
. Llegó Carlos a Rom a,y el Sum- - Deíde muy luego empezó el
mo Pontífice: le recibió con grande Sumo Pontífice á colocar a fii Sobri­
amor , y ternura entre lüs brazos, por no en; el candelera de las mayores
mas que el humilde Joven fe poítraííe dignidades, para que como antorcha
á los pies dé íü- Santidad. ‘ Aiiiabüle ■de la Cafa de Jjrael j, alúmbrale ai
con ternura, y tenia muchas' noticias •Orbe Chriltiano. Hizole Protonotarió
de fu virtud, iabiduria , y coñftante Apóftolico participante, deípuesRe-
zelo por la gloria de Dios.; Pues no ferendarlo, y a los trenta y uno dé
podia ignorar íu T io l a v id a y que Enero de mil quinientos y ícíenta le
obíervaba deíde ^lus demos años,, los creó Cardenal con el titulo- de San
aplauíos, que lii iabiduria havia con- V ito , y Modefto, que:mudó deípues
feguido en la U niveríidady la refor­ en el d e : Santa María :■ del Monte.
ma , que havia in tro d u cid o en ' •lii A ocho de Febrero - del miímo año
Priorato de Arona.- Unido el grande ,le eligió Arzobilpo de Milán, fiendo
■amor del T io a losmeritos déCartós, Carlos.' dé' poco mas ■
de veinte y dos
íüpcriores a- todas las dignidades del años." Empezó á .emplearle en los
Mundo, conoció el Papa, que todo ■arduos negocios de la Igleíia , y
.quanto concedieflfe á íii S obrino,lcxcon- -viendole tan zeloío, capaz, y expedito
cedia á la virtud^, •al mérito , y> ‘al le acuitado otros empleos, y digni­
bien de la Univeríal Igleíia; Notan dades,' íin que pudieíFe refiitirlo Car-
algunos Efcritores á Pió IV. .dé.may : los. Como era tan humilde , y mo-
afecto'a íüs deudos, y aníiolóide en­ ■ deíto el Joven Cardenal fe refiftia a
grandecerlos. Pero .deben confeíTar -aceptar. muchos de los empleos, con
los mas criticos Cehíores, que .nb tuvo : que queria honrarle, y enriquecerle
dignidades, .y em pleoscapazes de íu T í o . 1 Repulía, que le ocaíionó
engrandecer a. iü Sobrino ¿Carlos, algunos-difgultos, ydeíayres de íus
quanto. efte merecia. No niego, /que le Parientes,que le notaban de corto, en-
honro ,: y engrándeció:, qüanto.pudo, - cogido - , ■y puíilanime -, efperando
cooperando ar la divina .providencia, vanamente enriquecerle1con las ren­
:que,; fegun •muchos, colocó, a, Pió en tas del- Cardenal. Apelar de íiisre­
la dignidad;.-Suprema, ■ para que .como pugnancias, reíiftencias, y repulías
lina.llama divina eneendieiTc fa-gran- -le obligó el Papa a recibir tantas
-dey y elevádst-.'antorcha .d e,■Carlos. honras, y Dignidades, que el ani­
-Be ¿efta lucida elevación fiie preíagio mo- mas iambiciofo no ,íe atreviera a
lo que íiicrdiiií) - al ;Cardenal de Medi­ imaginar; V erdad e s , que el- T io
áis , citando:-Niño én la cuna. Refie­ ■ no iera .mas, que el inltruniento de
ren algunos eícritores de la-vida, de Dios, ¡que-daba a fa fiel íiervo to­
-Pió’ I V . , que k-cubrió una 'grande, das eftas grandezas, para íu mayor
y myfterioía llama., y que al paííar Gloria, y para que le firvieíTe con
vélozmene,: dexo ■ encendida una an­ ellas en las heroyeas empreñas, que
torcha , que por acaíb citaba ten la . deícubrira efta liiftoria. Sirvieron al
M a, donde tfücedio .efte prodigio. Cardenal Borromeo para todo lo
Por la llama, :que cubrió al , Ñiño contrario, que lirven de ordinario a
■Pió , enti nden la-,dignidad. Poritifi- los que las poiTcen. Porque , como
■cia.-, a que Dios le íublimo, y por vemos por la experiencia, las eran-
{BorromeoLlb. l Cap. 111 9
des Dignidades, y riquezas no? tie­ yor por la facilitad., .que le' dabi
nen virtud de íanüficar a los para el bien, eipiritual í de las . aliñas^
coíifiguen, y. mehos fi las deícan, y abMvieñdo pop ,- y comunicando .¿t|
pretenden. Carlos dezia muchas .' ye- otros ampias facultades;,' para abfól-*
<zes, dando humildes gradas a -Dios, Ver- rcdbs:riíérvados.j Hallo , el huevo
que fu M ageíladle havia llevado a Pcríitanciario., que en el Tribunalrd^
íu ' íanto férvido .por un caminó ex* la Penitencia .le bavian introducidd
tfaordinario. Mto es ,, .por.las gran­ deplorables jabufas y.qiie necdTitaban
dezas , y proceridades del Mdndoí una' gran .'reforma. Ib Iíó. al Papa
fiendo lo ■ regulan de Ja DivinaProT coníiguió.,. que íii Santidad, expididé
videncia , .guiarnos," a la perfecdm una Bulla , para fui-refforma; lo que
.poríribulacioncsi, trabajos,y delprecm executo á quatro.de ¿Mayo de mil
Efto; dezia el Santo;1Cardenal >, .aunr quinientos ■ y ;fefenta; yudos. En ella
que no ■ le faltaron con... el/ tiempDíy.y dizeixllSuoimó Pontífice , que publi­
y aun i por las:: Dignidades ■ -cofecha caba'; aquella importante Bulla. a
.abundante de,humiüadones, yperie- inítandas y y por .conicjo 'de íii Pe?
-cuaones.. tenciario. :Efta fiullai informativa, del
tv ... Acreceníabi*: ncaída.ljdik id (/j?an- ofido de' la- Penitendaria ;es la ciri*
tiíicei los honóresc de ^ fu i Sobrina, quenta. y tres de Pió. IV*, y f pue­
-Tufendolos tan bien colocados. Hizole de" leerién- el feguiadb tomo del Bul-
•Préfidente deirmüchas Congregacio­ lariobiAbnoga ¡ muchas facultades que
nes , y coníültsas. Diole audioridad el abufo .avia, introducido! en 1efte
¿para fubferibir í tos memoriales),: y Sandísimo Tribunal:; como em utaf
gracias en .íii;.. nombre. Confióle el Penitenciario, lás.aaíiimas .volunté
iois mayores negbcios' del gdviemo ■des ,.dac;iicencia para que. las Religio-
¿Pontificio, •lanadminiftracior} , y fas viviefTen fuera d e íüs Comentos;
■manejo .univerial del eftadoEclefiafti- declarar la nulidad de fus profeffióne?;
co. Dióle facultad muy ampia ^ paca abíblver lo s ; Apollaras. ; permutar,
la dirección de todos los negocios.En ó enajenarlos bienes Ecleíiafdcos,y
una palabra, léJhiio• Cardenal Nepo­ otras, facultades, que trahian gra .des
te , a cuyo cargo , y dirección ci­ perjuizios. a la diíciplina Ecleíialtica, y
taba todo el gfrviernb deXIa S’anta regulan A eftós inconvenientes pufo
-Iglefia en cafi todas ■ las. ;materias,; á eficaz'-remedio el joven Cardenal
quien debían acudir todos ios cEmba- Borromeo , rogando á íiiT io , expi-
xadores , todos los Secretarios de dieífe ía citada B ulla, que empieza.
eftado , y quantos trataban con el In jublimi Tetri Solio , coartando
Papa negocios importantes. Diole el -fus excefivas facultades, por la gloria
importante cargo , y Dignidad de de D ios, y bien délas Almas. Hi­
Penitenciario Mayor, que admitió el zo: en fin el Papa al Cardenal Ne­
Cardenal por fines muy diverfos de pote-, Legado a Latere de Bolonia,
los de íu Tio. . Quiíole nazer también de la Romania, de, la Marcha de
Camarlengo, cargo que haviá vaca­ -Ancona ; Protector del Reyno de
do por muerte del Cardenal Santa ^Portugal , de Alemania la Baxa,
■flor. Mas como efta Dignidad no de los Cantones^ Eíguizaros Ca-
fervia para íiis Santos fines , no fue diolicos ,, Proteéfor d e . todas las
poilible hazer, que la admitiejGTe,por ;Ordenes de San Francisco, del Car­
mas inítandas, que le hizieron fus m en , de los Humillados , de- los
deudos, movidos de la grande- autlió- .Canónigas Reglares de Santa Cruz
ridad, y renta de eílexargo. Admi­ ■de Coimbra, de los Cavalleros de
tió gultofo el de Penitendario.Ma­ Jerufalen , de la Orden de Malta,
C de
io ' ‘ - V id a , de Sfoi Carhs
de la de' Cruz . de Cliriño en Por­ nes de. tratar íiis negocios con .él
tugal. En fin 1¿; dio otros muchos GSárdqnal Nepote. ■r-ai
honores, y cargos* que feria? -iargo Y , j.Con el deípaclio de .tantos ne­
róferir en particular. r:; - gocios^ 1y ^audiencia d e io s rhombres

: Ninguno de dios hontírefi j y mas ípoliticos de M-Eufopkj.no Í0.I9
gradas erá fobre- los méritos'de Car­ «onfiguici el Cardchál’Borrümeó fama
los , ni fobre los deiignios, que. Dios de., jo:ven virtuola¡, cy: de : Cngu3are§
tenia en la alma de eñe Sandísimo talego®ji para ,el ¡gotismo , mas de
Car denal. Para icumplir <con Jas obli­ JíómWe labia y^ -d ejm ia. eftenfion
gaciones, a que; le obligaban: llantos de'luzes eri todals materias, i que ad¿
Cargos7 importantes , formo ;mlo ;cot ínirabá' ios^ queiL Je-:;trataban, de
ino confejo -de algunos íiigetoSimuy eeroá.. Sirvip -,-¡¡irhidio ral; Cardenal,
labios, y virtuofos , con quienes con­ para . cultivar -íii .-graiide almá; en la
fería los negocios, y losrdblvia con política , y -enídascijciehciasí, una.
maduro examen,prudencia, y: recti­ Academia j que íoirmo! de •hombres
tud. Jamas de propuíb otro: fin, que Doctps . :Eclefíaftkos:,-.y Seglares.
la Gloria de.: Dios, y bien univeríai Juntabaníe todas las noches.,en od
de la Santa Iglefia en la diflribucion rto del Cardenal- en ■ el Vaticano,
de las gracias, en la elección de
fujetos para los Obiípados , : Ca­
r donde tomo el. nombre ..tifia
Academia : Nocloes ' .Vaticanas. E
melos, y otras qualefquicra dignidades. -ella fe rproponia algún punto polid-
A fus deudos no hazia la; nienor ico, umbral, Jülloricai&c.,y fe difeur-
gracia , fino tenían méritos para TÍa doctamente poí los iAcadémicos
lervir al publico. Un Cavallero íeglar de iuna , y otra parte. Salieron , : d¿
■de íus Parientes mas immédiatos eíta Academia muchosVarones in% r
defeaba confeguir una renta • Ecle- nes ,* doéiilsimos Prelados, Obiípos,
liaftica , fin empeña-fe. en efte eílado: -Cárdenles, y el .Santiísimo 'Grego­
.mas Carlos le defengáñd , diciendo: rio X IV. ' ■ ■ -.
yo reconozco mejlros férvidos , os
eflimo, y amo de corazon, mas con C A P IT U L O .IV.
buena conciencia no puedo ¡ daros
renta Edefiaflica. Si quereis -feguir M U ER E E L CONDE F E D &
la profeffion , y ejlado Eckfiajlico^ rico Borromeo ■ , y los diverfos efec-
yo os procuraré empleo > digno de tos3 que caufó efta muerte en
•vueflra perfona , y de vueflro mé­ ÍCarlos, jvnfus nobilifsi^ .
rito. Con efta refpuella fe défenga- mos Parientes.
.ño efte Cavallero, y todos fus ilus­
tres Parientes de confeguir, por me­ C On la exaltación de Pió V . a la :
dio de Carlos, Dignidades, ó ren­ Tiara fe iba elevando la Cafa
tas, que no mereciefíen. En las Borromea a toda la grandeza,
Audiencias, que daba íiempre en á que podía íublimarla un Sumo
todo tiempo a- tan varios Períbna- Pontífice j fumamente amante de la
g e s , y en tan diverfos negocios familia, y defeofo de iluftrarla. V i­
-lemoítraba fumamente afable,- difcre- mos las muchas, y grandes Digni­
t o , humano , laboriofo , paciente, dades Eclefiafticas, que avia dado a
defeoío de hacer todas las gracias íu Nepote Carlos. No eran menores
poiIlbles. Pocos íaliah deicontentos de las que havia conferido al Conde
Íü prelencia , y caí! todos bol dan Federico , Primogénito de la Caía
tan pagados de fu agrado, y corte- -Borromea. Avíale dado con muchos
lana atención, que aefeaban ocaíio- otros empleos Militares, el de Ge­
ne-
B om m eo i ib. T. '■Cap. IV . xr
neralifsimo de las Tropas de la Iglefia. Federico , llamó a lu ConfeíFor el P;
Efte Principe enlazado ya con los Juan Baptiíla Rivera de nuellra Com­
mayores Principes de Italia, recien pañía de Jesvs , de quien lera precifo
cafado con Doña Virginia de la Ro­ hazer luego memoria. Con efte Padre^
yere, hija de Guido valdo, Duque de que' era cEreótor de íu efpiritu confirió
Urbino , caminaba prefurofo á la largo tiempo., refolvió renunciar fus
cumbre de la fortuna, que le mollra- eftados, y cmprcheñder una vida mas
ba ii T io Pió IV. Pero la muerte auítéra , y perfeéta. Deziafe el piador
deshizo en iun inflante todas las ib Joven a vifta de la : muerte dé fii
grandezas, que ideaba Pió, y a que hermano ; es pofsibíe , que fe muere
caminaba Federico. Tuvo fin duda con tanta facilidad fin que pueda
una dichola muerte , pues le afsiftió detener la muerté el mayor efplen-
cuydadofo íu Santo hermano Carlos,- dor , y la mas elevada fúrtuna ? Los
que le . amaba tiernamente por íü anos más floridos de úna edad ■ <vigo¿
virtud, y talentos, y por fer el Primo­ rofa , :y robufla, •tan fácilmente jan
génito de fii Cala, y íobre todo, le defpojo de la muerte l -Y f e vive' con
defeaba ardientemente la eterna fe­ tanto defcuydo en eh importante né¿
licidad de la gloria. N o , fe puede gocio de morir bien i T fe apetecen^
cxpreíTar el íentimiento, deícoñfuelo, y bufean las grandezas del mundo,
y dolor fünefto, que eíce acCidente incapazes no folo de retardar la
mortal causo en las familias Borro- muerté ,jnas nt de llenar rmeflros
mea , y M edicis, efpeciálmente.en corazones ? Ha Señor ^y Dios mió
el Pontifice. Solo Carlos, a quien mnantifsimo l fortaleced mi efpirituj
tocaba mas de cerca eL íentimiento, para defpreciar todas las grandezas
íe moílro juftamente íentido j pero del mundo yy poner en ¡execuúon ló's
muy reíignado en la voluntad de fantos defeos i que me infpirais. Vos
Dios. Reíignoíe á los julios ,r y Qeul* fabéis Dios de ■ mi corazón , donde
tos juizios de íu bondad,y iabiduria, tenga yol el mió ,y donde -quiero te­
que ordena todos los íiicefTos a lu nerle. Jfsijlidme Dios mió > afsijiid-
mayor Gloria, y a nueftro. bien. me contra mi mifmo v 'y contra losj
Eftos eran los iolidos dilcurfos del que intentaren embarazar mis defig-
Cardenal, que con la funefta muer­ nios. Aísi habló d Cardenal entre los
te de lu hermano , íe hallaba Primo­ fu tiro s, y íollozos • de un corazon
génito , y único de íu iluílrifsima oprimido mas de amoroíós desenga­
Cafa. Era Señor , heredero , y dueño ños , que de dolor en la muerte de un
de toda la potellad Pontificia, de hermano , a quien tan tiernamente
muchos Caftillos, y eílados nobilísi­ amaba. Deípues de ■ haver defahogado
mos, y en fin cabeza de íü f amilia. lu corazoñ , y conferido Iiis piadofos
Todas ellas grandezas tempo- ■intentos con el P. Rivera, le deípi-
rales havia dexado, al parecer de to­ dió , rogándole , le encomendare k
dos , la muerte de Federico a fu her­ D io s , y le afsiíUeífe con íüs confejos
mano el Cardenal. Pero en el íántfsi- Muy otros eran los penfamien'
mo modo de concebir del nuevo íuc- tos , y difcurfbs de fus nobilifsimos"
ceíTor, y legitimo heredero , la muer­ Parientes, y los del Sumo Pontifice
te arrebatada de íu hermano hizo tan fu Tio. Juntáronle todos en el Gavi-
íanta imprefsion en el eípintu de Car­ nete de fu Santidad, para diícurrir el
los , que apenas íe vio íeñor de todo, medio, que avian de tomar , para
quando lo renunció todo , y de todo empeñar á Carlos en el eftado de
liizo holocaulto al Señor. Aquella mi£ Principe fecular, obligándole a renun­
ma noche , . en que murió el Conde ciar el de Eclefiaítico. Conocían la
gran-
£2, r Vtiü.& ilí San Caitos"'
grande repugnancia, y refiftencia, ciori. cornada en la cohíulta done*
que encontrarían /■en el Cardenal rieron todos, que los pénfamientós
joven , tan¿ amante del eftada¡:.j cp de^Carlos eran muy diverlos..Eftaba
qué vivia, y tan- opucito a las -Kami tan poífeido de Dios, y. tan deíeófo
dades, y.-grandezas del figla;"Eftp de iervii’le , que nadá podia apartar-
veian íus deudos \ pero no podian ]é de íüs íantos deiignios. Vieron.íiii
penetrar hafta; el íecreto; : de. fu deudos., que las palabras eran, débil
arriante corazonl, .en donde va^havia vateria , para vencer, al Joven. Y afsi
Aerificado á Dios, todo lo, que ellos nno de los -mas allegados parientes^
tenían por grande ’ , y Cade®.''por. Principe .de .autkoridad, y poco ho-,
bueno folo para deípreciarlov. por íü neftio y o acatado, determino vencer­
Mageftad. SaUo ' reíuelto de' la '. con-. le ¡con un diabolico artificio. Juzgaba^
£ilta de Pío IV ., y ' todosfu&deudosj y juagaba bien , que , fi guftaífe el
qup fu Santidad ilamafe.á Carlos, y Joven'la copa del vino de . Babilo­
le: propuííéífe la .preciílon; > en squs nia-, ‘íe*eiol\eria á condeícendercon
eftaba 'de íóntinuar la fuccelítoá. de fu los ruegos de íus parientes, y amigos.
ihiltre C a ía e n la z á n d o le con los Convidóle a paífar en fu compañia
yinctilos del 'Santo .Matrimonio^ .con álgid os1 dias de recreación en una
albina: Princeía. do tancas, como lo quinta amenilHÍma, lo que ti Carde-_
defeaban. Que.efta era: una. obliga- t* l admitió coitefanamente. Llevó el
eioii,que debía a la ílultre.- Caía, en Pfincipeentrc otros faynetes de rega­
que havia nacido, y cuya nobililsima ló' , y feftejo , con que queria cortejar
ofterídad.áevia perpetuar. Que fus a-Carlos-, una cofa ? con que perdió
ermanas citaban excluidas/ de la la confianza , y amiftad del caítiísimo
íucceffioii: á ':.fürs- eftados, y feudos, y Joven, lie vo-con-todo íecrcto una fa-
que la nobiüískna-:: linea directa de mofa- CóiJt.:íana, muy dieftra en per­
los Borromsos havia quedado , en cí vertir la juventud ¡noble, l'uvola .ocul­
folo. Que devia moverle , •Riera del ta en el Palacio de la Qiünta , y al
liónór, y elpleñdor de fu Cala. ,. el tiempo de retirarfe á dormir el Car­
.exemplo de otros muchos Cardena­ denal , la hizo introducir en íu cama-
les, que le avian precedido, que efto ra , gallardamente adornada con to-
le pedia con el amor paternal, con -dos'lós primores diabolkos, con que
que le amaba. En fin Pio.IV. csíor- adorna femejantes damas el vicio. Los
z j toda fu eloquencia, que era gran­ Camareros del Principe , cómplice en
de , y muy celebrada , para perfua- efta maldad , íe retiraron de intento,
dír a fu Sobrino ; Carlos , abrazaíle dexando lolo al püriísimo Joven. Sa-
« l .eftado-de Principe lecular con to­ -Hó entonces la circe infernal d:l fitio,
dos los feudos, eftados, y honores, donde la havian ocultado el Señor, y
.que el .difunto Federico "pofléia. Pro­ lus domefticos. Ponefe delante del Jo­
metióle otros muchos mayores, pues ven con todo el alhago y atractivo,
eftaba en eftado . de poder -cumplir que en tales cafos, y circnnftancias
todas las •ventajofas promelas, que le puede ínípirar el eípirítu de impureza.
hazia. : - ' . ■
' \ ■ H a z e y dizetódo quanto, ni íe pue­
Oyó el Cardenal Nepote h. íu de dezir , ni imaginar, para coníeguir
■Tío el eloquente .diícurfo , .qiíe le el triumpho del infierno, de que íé
hizo, no ignorando, que por íiis la- bavia encargado. Mas todo íiie ociofó
:bios hablaban -todos fus .ilnftres pa­ contra un corazon , en quien tenia íü
rientes.: En las-"poeaS! palabras', que imperio , y fortaleza la caftidad. Sin
■el Joven reJpondióy.y en. el íémblan- hablar una palabra a la infeliz muger
,te, con que'havia recibido Ja ivlolu- corre Caiios á la puerta de íu camara,
da gritos íobrefaltado > y llama alus los amoroía, y agriamente, de que
Camareros Entran eftos, y quexan- no huvieífe condeícendido á íiis de-!-
dofe de ellos el Santo Cardenal co­ feos, y huvieífe fruftrado íüsdeíignios.
noce, que no tenían la menor tuli­ -Mas el Santo Cardenal reípondió á
pa, ni ¡noticia de aquel lazo de Sa- fu T io con mucho reípeto, mascón
tanasí ^Ajrrojanla del quarto , . aver* fingular conñ.mch.SantiJ'smoPadrey
gonzada,. y confuía. Inquiere el Car­ Señor, y T io , vueftra Santidad no
denal el author de ¡efta infamia, y fe quexe de mi por baver ■abra­
hallando fer el Principe , que con zado el eftado Eclefiaftico , en él
pretexto de cortejarle , havia inten­ ■tengo, gracias al Cielo, la Efpofa,
tado robarle el theibro de íu virgini­ ■que tanto be defeado, y para mi ¡a
dad, falíó de aquel Palacio tres ho­ mas amada ±y. la que declarada­
ras antes de amanecer. Mandó po-. mente me há dejlinado. Dios. N o
ner íiis Carrozas,, y;fin deípcdiríe quietó a Pío IV. efta reJpuefia.
del Principe , bolvió a Roma tan
dilguftado, como íe. puede peníar. ■ C A P IT U L O . W- \',
.Por efte pelado' lance.j. y otros ' ií *
no tan peligrólos, aunque : continua­ E L C A R D E N A L N E P O T E HA*
dos , y ,d e ;poco gufto., conoció :el ze los Ezerciciosde Nueftro Padre
Cardenal ,que, fi promptamente; no San Ignacio de Loyola , dirigi­
ponía; por embarazo i un impoifihle, do por él Padre R ivera\ y
feria continua lavateriarde íüs deudos, fingular^ aprecio,que Car*
para que fe caíaíTe. Y affi, con gratí los tuvo fiempre- de eftos
fecreto fe difpuíb a srécibir los iacros Exercicios.
ordenes de mano de fu fiel amigo i el
Cardenal de Cefis, que favorecía fus OS Exercicios dpirituáles de
fantos intentos. Hizo para prepararfe
á los lacros ordenes , y ofrecer a
L Nueftro Padre S. Ignacio fon un
methodomaravillofo de hazer San
Dios fu primer íacrificio los exer- que Dios le inípjro,paralaialvacion.
cicios efpirituales de. .Nueftro Padre y perfección de ¿numerables almas,
San Ignacio de Lioyola. Salió ' de Son ( dize el Sandísimo Paulo III. en
efte efpiritual retiro con los celeftiaies la Bulla , con que aprobó el libro
ardores ,que los exercicios avian en­ de Jos Exercicios de San Ignacio)
cendido ya en lu corazon , y . ao- unos documentos, facados de la Sa­
ra fe inflamaron de nuevo. Pocos dias grada E ftritura, y de las expe-■
deípués recibió los ordenes lacrasen riendas de la vida efpiritual, y re~
el Templo Augufto de Santa María ducidos por San Ignacio & un me-
la Mayor. Luego, que fe fupo , que tbodo muy proprio, para mover k
el Cardenal Nepote íe havia ordena­ la virtud las almas de los fieles
d o , y con efto quitado a fus deudos Como eícrivió San Ignacio efte Ubrito
la mas remota e^eranza de empe­ de documentos, y reglas eípirituales
ñarle; en el eftado de Principe fecu- en un tiempo, en que era novicio
lar., no fe pueden dezir íiis .fentimien- en las fendas de la perfección, y del
tos , y quexas. Eftas fe elparcian, -todo ignorante en las ciencias., cre­
no folo contra Carlos, mas contra yeron, y fe vieron forzados á con-
los que imaginaban , podían haverle feíTar los Auditores de la Sagrada
aconíejado tal refolucion. Singular­ R ota, que las luzes de fu libro eran
mente fu T io Pió IV. fe moftro tan mas intuías, que adquiridas: infiiftt
fentido, como defpues veremos. A c ­ -potius, quam acquifita fúifje. Con
ra bafta de¿ir, que' fe quexo. a Car­ inzenioía idea fe ve .en .la cuewftds
6 D Man-
14. , ;i V id a . tftl Swn- Ca rk s
Manreía, donde el Santa \cfmvio d prkdtica de' íd tó s- ExCrckiOff.'1 : ■
libro de los Exercicios el año prime-
. x ^
Con\ríus.cdbcummtos, yínjgdiodt
ro de iu converíion.,una léxcdente pin­ hizieron .eriÁd'.'Muíidü io s primeros
tura en:''efta forma. Efta el Saiíto vbf- Jeiüitas los admirables frutos., que re­
tido de un faeo, ceñido con una ca­ frene. la hiftbria'r:.de -nudtra *Religión
dena, sddgreñado. el cabello^ macilen­ Profi^uen haft^ huelfros. tieriiptís poi
to eL ro ftro , y con tados ios adoír- las jnifcricordiafe --de'Dio? ,ry>por kí
nos de un .penitente Anacoreta, arrtV gracias 3 que iía) derramado e l;Efpiriti;
dillado delante'-de ima heírnója Ima­ ¡Santo ibbre lantos exeroídor,, I o í
gen dé ■ Maria Santifskná >-.con íu divi­ miónos f r u t o s ? y eónverftone& -Serij
no. hijo en los brazos.’ La. cdcitial fiísra de mí afltaito detenetrrtéen elo­
Reyna fe dexa ver con am amabilísi­ gio! de loa- Eiíercicios , que tantos
ma .ferahlante, y en adéman de quien Sumos Pontífices han ■exaltado, hafts
dida ariSan Ignacio.el libro . der.Jos d '.1/ Cielo con 7 Indulgenciasvi Plena-
Exercicios, que eftá efcriviendo fobre .fias, y exhortan ¿a toda 1ei Mundt
una dura péíia.. Declaraíe ál pie de la Chriftiano á que los pradtiquén con
pintura, ‘lo que fignifica de efta forma: frequeneia.. Pudiera traher por 'tcítigos
E n efte-lugar compiifb San Igríhcio^el de la celeltiaV -praóiica.; de ,loá Exer­
libro de los. Exercicios) fu e el cicios muchos' Santos, que; Generamos
primeros queje- efcrimó emla Compar ca'. los Altaímf-eomo San'Felipe Neri,
nia de ^es^s Saño d& ^H quinientos $áii Francifco de Sales, Santa 'Fhereía
y veinte'y dos, y fue. aprobado def- de :Jesvs¿ SahtarMaria Magdalena de
pues pon una. Bulla de: la Santidad Pa2£iy y. otros ¡m uclm Me 'contento
de Paulo I I L Efta Bulla , que da con la vida del GlorioíilTimo Santo de
tantos elogios al libro de los Exer- mi hiftoria,y cons'referir el fruto, que
dcios de 'Sari >Ignacio encomienda á Jaca de íiis exerd cio s,y loa que el
los fielesjfu lección , ixíb , y prac­ Santo hizo en inumerabléá almas.
tica , fe eftampó á la frente del Hallabalfe el Cardenal Carlos en lo
miímo libro, donde puede leerle. Sirve mas brillante de fu efplendor, y cré­
cpriio de efcudo para defería de efte dito de Nepote, de-.Pió IV., á quien
libro , tan perfeguido entonces del todos rendían el /obíequio de: íus viíi-
infierno, de los Hereges, y de otros, tas, y humildes faplicaS, para negociar
que le impugnaron. Mas deíde , que con el Pontifice. De efte íiimopoder,
emmudecieron las calumnias, al oir el y brillante cortejo , que fe réndia al
Oráculo Pontificio, no fe puede dezir Cardenal Borromeo, fe valió Dios, pa­
los immefiíbs frutos de Santidad, que ra infpirarle, que hizieífe lo s Exerci­
losExerddos eípirituales de San Igna­ clos de San Ignacio. Avia en la Corte
cio han producido en el Mundo. En Romana un Jeluita Eípañol , e l Padre
dos palabras: haze la Santa Igleíia el Juan Baptiíta Rivera , -que tenia
jülto elogio del libro de los Exferci- el oficio de Procurador General de
cios, diciendo de Nueftro Padre San ñueftra Compañía de Jésvs. Era hom­
Ignacio: Admirabilem illum eompofüit bre muy piadofo, y muy-hábil en el
líbrum, :Sedh Apojloluue judicio, £=? manejo de los negocios. Como tenia
omnium utilitate comprobatum\com$u- algunos, cuyo delpacho dependía del
fe aquel libro admirable de los Exer- Cardenal Nepote, iba á tratarlos con
dcios aprobado por el juizio de la fu Eminenda. Efte Señor Eminentif
fenta Seas ,n y utilidad de todos. Ve­ fimo . íé agrado mucho d'el Jeíinta
jemos muchas vezes en efta Hiftoria Elpañol 7 ' empezó á eftimarle, y con
de San Carlos el juizio, que el San- la eftimacion llegó á tenér'con él Pa­
y todos deben hazer de la dre unas confianzas , que- jamas fe^eí-
(BorfomoslAb-* 1, Caf. V . M
cfteschan , fin que ebEípiritu . Santo Para.celebrarla con qmetúd,íofsiego,
fe^elt lazQ^ de io s . corazones.''!Gomo y devocion quilo dormir la noche
el joven jCardenalera tan piadaÍQ^ y antes en'la Cáíá Profeífa, como efec­
defeaba. una alta,, perfección , .y. vér tivamente lo executó. En eftaiocafíoñ
vsaa grande reforma en la Santa ígle- defcubrioiSan Carlos elfingular amor,
Cit^ defeubrio-. todosios:. íénos de fu que empezaba á tener .'con nueítra,
corazon al P. lfch©ra , y le tóm&.por -Compañiaíide.:'jesvs. ■ , debido a los
direótor de fu reípiritit. Efte }düi ta.no exerdeiosi Pues , havieado dado al
hi¿oj.enefta ocáfloiLtnas , -que lo que Sumo Pontífi qe T io * y a. ¡todos íus
practicaban los. .Jeíüitas d e .. aquellos ilultri4simos:;parientes j..y .amigos el
ttempós , y lo qtia, por la bondad coníheto de^erle colebrar.íu primera
de, D io s , praóticáa los de Jíueítré MiíTa ^• Iiüo a. nueítra .Compañía el
«dact'l i ~ - v.;.n honor .de;célebrar la legmida en nuefc
-r Dixo al.Cardenal el P-/Eim tea pcxbreí cafa y en la Gapillita, don­
rair ^ o r EminéÜUféitoiQ ) 9 eozi(itgQ de celebsaiía el: P. Ignado. j
de los grandes: itefignios :y Elima^yor indido de fíngular
prth&Mor.'ti&ne {obre l¿i .pi8 d$<tb&k amor.á. nudlro .Santo - Padre fue la
zka da. ‘S’jiefkra \E?iiinknsia; eftlmadon grande '^quehizod Car­
ra wér/mastcl&ro í ' q ^ e Vúefr- denal ltoda íü vidar deciosv exercidos
ttít^mmencia \pueda conocer Mas .del Santo y y de íu libñto. Defde efta
difiint amenté la,voluntad de .DÍQh •primera ^ zy^ ue* practicó los exerci-
f e r i a b ie n r e t ir a r f e ‘r jd gu n oS i d ia s::d ei cio s, tomó'. Üa-inviolable eoftumbre
tado.,5 para conjuítar:ion fu Mtigejl deí hazedas.cada año.ima , y dos ve-
tad negocios tan importantes ; fericp tzes, dirigido fiempre-por u algún Je-
acertado , Señor , que vuejlra Emi­ fuita de¡ íüícdnfianzá.;. Dio je los pri­
nencia hizieffe lo s exercicíos espi­ meras de íürbida.el;Padre Rivera, y
rituales , que oy practican quantos los últimos, én que leihalla la enfer­
defean empeñar/e en una vida mas medad de la m uerte,los. haziá en el
perfecta. Guftó mucho al Cardenal monte Várallo , dirigido por el Pa­
Nepote el confejo d? íu direótor , y dre Francifco Adorno , fu amante, y
Je retiró anüeftra CaíkProfeíTaá hazer favorecido Capellan , diré: mejor, que
los exercicios. Hizolos con el eípifitu, director, de San Carlos. ;La humildad
fervor, y íagrados ardores, que. no -de eíte iluminado Santo fe abatía,
le pueden explicar.' Deícubrelos ' la hafta querer , que los Jeíuitás le dief
portentoía vida de. San Carlos , que fen las meditaciones, y com o, que le
en efta íoledad , y eípiritual retiro, fe dirigieífen. N o fe contenté el Carde­
vio llamado de Dios, a feguir aqus^t nal con praóticar con tanta frequen-
grado elevadifsimo de perfección,., ,eñ da los exercicios, queria j que los
que le ha colocado la. Santa Igleíia. hizieífen, todos los.Ecleíiafticos de íii
Defde eftos exercicios empezó ■ el Arzobiípado.. Hizo en uno de íus Sy-
Cardenal a mudarfe de una vida muy nodos un Decreto, en que mandaba,
buena a otra tan perfeóta , como íé que a ninguno fe ordenaíe de ordenes
defeubrio prelto. En agradecimiento Sacros , fin haver hecho los exerd-
á los Angulares favores , que avia re­ cios de la primera femana de San Ig­
cibido de Dios en los exercicios, co^- nacio. Practica eftablecida oy en to­
bró particular afe£to a San Ignacio. da la Santa Igleíia por orden de los
Moítróle en honrar nueítra Cala Pro- Soberanos Pontífices. Para que fus
fefía , y la Capilla , donde nueftro Clérigos pudieffen hazer con mas co­
Santo Padre folia dezir MiíTa , con ir modidad , y redro los exercicios, que
al jesvs a celebrar íü-.fegunda MiíTa. avian de preceder. & Jos .Sacros orde­
nes.
" ’ , Vida de San Car los
n e s, fabrico en Milán un quarto con das lás mañanas fe reconciliaba -para
muchos apoientos, y mandó , que dezir Miífa. La celebraba con íuavií-
fobre la puerta fe pufieffe cfts nom­ íimas , y copiofes lagrimas , ■y reci-
bre Griego : Afceterium * que quiere hia en eüa las celestiales favores* que
dezir en nueftro idioma : Lugar de no merecemos faber. Hizo en tiempo
exercicios ejpirituales. . v. de los exercicios una i confefsion -ge­
N o puedo omitir el mcthodo. neral. -Ayunaba todos los dias a pan,
Con que Garlos hazia los; exercicios, y agua:; .tomaba..ilangrientas didpli-
no para la imitación , impoilible á n as, cuyos rigores eitampaba ’ en los
quien no ;tenga fu agigantado efpiritu. vcftidps , y en las Ipkredes. Noadmi*
Solo para el alfombro:, y. - cónfufion tiitvifica alguna , lolo recibió dos no-
de los mas alentados en praótica íblés:Milaneíes, Clérigos de íii Semi­
de los exercicios efpiritüálcs; Referiré nario , Alfonfo Oldrado, y Ceíar Bef-
-folo fu diltribucion, y penitencia en cfozzo,pero los admitió , para exhor­
los últimos, que practicó énfu. vida tarlos', k que IiiziéíTen los exercicios
en el monte Varallo , quando ya ci­ de San Ignacio, profetizando , que
taba debilitado , y cafi muerto. Dé faldrian de ellos muy aprovechados,
aquí podremos inferir , lo que practi­ y grandes zeladores de la gloria de
caba quando Joven tobufto en lo mas -Dios, y bien, de las almas , como en
.fuerte de fus juveniles fervores. La adelante lo fueron. Efta es eniumala
diltribucion en eftos exercicios, fe- djftribucion de efte íantifsimo exercí-
gun refiere fu liiftoriador f Giulano, tante , muy conforme á lo , que N.
era la figuiente. Efcogió en ilafoledad f .S . Ignacio léñala a íiis exer.citantes,
de aquel fagrado monte una pequeña en efpecial á los de la primera feraa-
celda , y para el breve defcaníó de la na , que tienen el elpiritual aliento
noche tenia «na camilla de tablas del Joven Cardenal Borromeo. La
con fola una cubierta. Defpidiótoda diftribucion del Santo dize aísi: £/Prím
la familia de Arzobifpo , y fe quedó primer exerddo ( efto es la primera Sem:
con algunos pocos domeiticos , no hora de Oracion ) fe hará á la me­
para que le firvielfen , si para que le día noche : el fegundo luego en le­
acompañaren en hazer los íantos exer­ vantandofe á la mañana: el tercero
cicios. Levantabafe él Santo Cardenal antes, ó deípues de Miífa; finalmen­
antes de amanecer, iba immediata­ te , que fea antes de comer : el quar­
mente a llevar luz al Padre Francifco to á la hora de Viíperas ; y el quinto
Adorno , para que fe viftieífe, y pre- una hora antes de cenar, Efta repar­
paraffe , para darleios puntos de las tición de boros mas , ó menos, juem-
-meditaciones , en que avia de tener pre entienda en todas las quatro fe-
fu oracion: Raro cxemplo de humil­ manas , íegun la edad , difpoficion, y
dad en un Santo', que alumbraba el temperamento ayuda á la perfona,
mundo con fu iantidad , y doctrina; que fe exerdta para bazer los cinco
y era efectivamente diredor,de quan- exercicios , ó menos. Haíta aquí las
tos tenían la dicha de gozar fu com­ palabras de N, P. S. Ignacio.
pañía. Tenia entre noche, y dia íéis No moftró menos eftima el
horas de oracion de rodillas, quedan­ -Santo Cardenal del librito de los exer­
do extático muchas horas delante de cicios en los elogios , que le daba en
las Imágenes de la íagrada Pafsion, todas ocafioncs. Dos fon muy dignas
que fe veneran en el monte Varallo. de faberfe, por aver fucedido con dos
D e noche vifitaba folo con una lin­ grandes Principes. PaJTando el Carde­
terna en la mano todas las Capillas nal por los Eftados del Duque de
del monte cofíjfuma devoción. T o ­ Mantua , el Duque Vincencio le lie-
(Borrmto L tb . 1. Cap. V I. i 7
vó á ver una copiofa librería, qué te­ télanos de' la Corte del Pa£?a/5 y del
nia en íu Palacio , llena de íeléétilsi- Cardenal el zelo , qué^eletibria en
mo's Audiores. Alabóla mucho: el íiis. nuevas acciones. Conocieron, que
Principe , y no poco •el labio Carde­ á villa de un Cardenal tan Joven , y
nal :Borromeo. Peró añadió : Señor, tan Santo , -feria-impofsible. prófeguir
yotétigo también una muy eftimable los delordénes de lu vida y 'y ;’/qmeJíu
librería \y la llevó jiempre conmigo. zelo intentarla refórmalos. N ó íe atre­
Sacó entonces el Santo el librito de vieron á condenar en coía alguna al
los exercicios de San Ignacio , y di- Santo Cardenal, findar viíós ‘de vi­
xo al Duque : Efte es mi librería^ y cios , a lo menos políticos a1 las vir­
de fu-kffura diaria configo mas fr u ­ tudes 3 que reblandecían en toda lu
to para mi alma y que de todos los conduéla. Acometieron :1a parte mas
libros del mundo. \e.rdii& muy cierta. flaca, que eran los Padres dé laCom-
Porque el piadólo Cardenal tomaba pañia de Jesvs! , en cuya'caía^ y con
en elle librito todós los dias los cuya dirección avia hecho los exerci­
tos para u oración , y- én él hallaba- cios eípiritúales. Dezian al principio,
los lautos ■Evangelios ,v maravillóla-1 y murmuraban entre s i , que lo sje -
mente difpueílós iv’eílé íin por íü Ali^ filitas don’ íiis exercicios avian hecho
dior iltímihado Saá-Ignacb. Con el del todo inútil al Nepote del Papa.
Serenifsimo Duque de Saboya GaFlos Que ya no era un Cardenal agrada­
Ernmanuel íucedió al Santó- otro ca­ ble , feíUvo , íociable , la alegría de
lo , qué declara fu eftima por fu 'li­ íus amigos, como antes, mas un
brito favorecido. Aviendo hoípédado hombre folitario , melancolicé , fom-
a San Carlos el Duque con la magni­ brío , é intratable. Q u e , fíéndó antes
ficencia digna de íii grandeza , a la. el alma dé los negocios de toda la
dcípedída le rQgó le dielíe alguna al­ Santa Igleíia , le le veia tan cerrado,
haja por indicio de fu afeélo ,■y amif- que prelto no ferviria de cola alguna.
taa. N o pudo refiftir Carlos a las pia- Que fu virtud , antes tan amable , fe
dofas inílancias del Duque. Sacó del iba haziendo ódioía, y aborrecida de
bolíillo el libro de los exercicios de S. todos con íiis folitariaseftravagancias.
.Ignacio , y dixo al Duque : Señor, E ftas, y mil femejantes impertinen­
efte librito es para mi m theforo irh cias dezian los domefticos del Papa,
eftm able, de que me privo por com­ y del Santo en íus converíaciones: L ó
placer 4 V. A . dignefe ejlimarky que , al principio , no era mas s que
-como merece ; pues ni tiene precio, murmuración de la familia íe publi­
ni puede ejlimarfe juflamente. có prefto por Roma. En ellas falteda­
des influían algunos émulos de la
C A P IT U L O VI. Compañía por verla tan favorecida
del Pontífice Pío IV. , y de lii Sobri­
D E F IE N D E E L S A N T O C A R - no el Cardenal. Llegaron k publicar-
denal d fu D ireB or el Padre Rive­ fe , y aun a creerle las atrozes calum­
ra'y y a los Jefuit as de las calum­ nias , de que el P. Juan Baptifta Ri­
nias , ocafionadas por- haver hecho vera , y otros Jefuitas avian fugerido
los exercicios de San al Cardenal Nepote : Que diejfe a la
Ignacio. ■ Compañía una fuma grande de di­
nero', que enriqueciere con las gran­
L falir el Cardenal de íiis exer­ des rentas de Jus dignidades el Co­
cicios, no pudo fufrir el muni­ legio Romano 3y en fin , que dexan-
do ciego el reíplandor, de >4iis do el Capelo , entvaffe en la Compa­
heroycas virtudes, ni algunos Cor- ñía. Calunmias atrozes , agenas del
E pro-
*8 V t u ; d e S w Carlos
proceder-^e'los Jeíuitas?que dcfya* .en cjue le cumplían ocho años, defde
necio prefto ja ¡_; verdad , examinada dia del tranlitO; al Cielo de nueftro
eon xigor.jurídica ,. ; ... Sandísimo Patriarcha , . fe fetenó: la
y ‘ ,■jN o pbftante-s: miend'as feexa- íempeftad icpn ^dipíración , y gozo
minahaiS: y aclaraba la g^itefia ; pa? d$ to,dos los buenos-} y muy .partipur
decid (una terrible botTájcaJg Compa? lar-.d^l Cardenal- i- El Emin^tifsimQ
ñia ^ Gestionada folo de graa faríti- ^abellí -, de orden del Sumo P-ontjli-
dad d& Carlos, desfigurada • por h efe^vifitó al P- L ayn ez, y le . dixo,
malicia, y por la embidia. EL Santíf- qtip íu Sañdda4 bolvia á íü :gracia
Cínp Pid I V . , apoyo único de nucí- la Cbmpañia\,vs y que en adelante la
t^ra Compañía 3 a quien amaba , y fa­ favorecería , c^íp.p. íiempre, Que eftar
vorecía muy particularmente ^ filan­ ^a-bien entecado., .y íátisfeojio de}
do , que no ¡olo al P. Rivera, mas pF^c^ei* deJlcí^'^ikas, y de^ló^Éiu^
ni al P. Laynez, ni a Jeitiita alguno, cíió , que el timaban , veríer&ban'* y.
íe dexalfe entrar en lu ralacip , ni en. ababan a ¡iuSobiinp Carlos. Qtie eít
el Je Üi Sobrino. Era General de la ty,vieíTen m uy aff$guradós:.de fu ¡pater­
Compañía d? Jesvs el P. laynez-, lu* nal afeólo y del ungular ajiiop con
mámente eftimado de Pio: I V . , a que íü Sobrino les correlpondia^
quien avia,, férvido , y.firyip delpues, :, Moltró el Pontífice lu latísfac-
en negocios;impditaríteá, ..y k--oi^áb ci,qn y amor á la Compañía mucho
exaltación a la Tiara avia contribui­ njap con las obra?., que coi? las pala­
do; no poco. Porque citando los. Emi­ bras!. Dignóle íu Santidad;, de ir k
nentísimos muy diícordes en el Con­ nuelfca Caía Profelfa, donde Carlos
clave., en que fue eleélo-Píp I V ., -lia-i avia hecho los exercicios ', acompa­
marón algunos Cardenales al P. Lay- ñado de feis Cardenales, y de „■ gran
neíz , para confaltarle ( lü vida dize, numero de Principes, Prelados, y
que para elevarle a la dignidad lüpre- Señores. Delpiles de aver recibido
ma ) y de relulta de la entrada de con fuma benignidad al P. Laynez, al
Layñez en conclave fe concilláronlos P. Rivera , y a todos los Jefúitas de
ánimos, y eligieron muy luego al la Cafa , quilo verla toda con pater­
Sandísimo Pió. E llas, y otras cir- nal agradq. De la Cala Prpféifa pa£
cunftáncias hizieron muy feníible al so fu Santidad al Colegio Romano,
General, el orden , ó mandato: del ■donde fue recibido con un cortejo li­
Pontífice., N o tenia la Gompaüia. a terario , que le admiró , y Copiólo fu-
dónde holveríe en la tierra , mas, que mamente. Eftaban pendientes en el
al Cardenal Borromeo , cuya puerta adorno del aula donde entró Pío IV.
eftaba cerrada con grande íéntimien- variedad de diferetas poefias en diez
to , mas con reíignacion del animo y feis lenguas, que avian compuefto Sacf;
piadoíb de Carlos. Recurrió al Cielo, de repente diez y feis Jovenes Jeíüi- ílift.;
para que amparaífe fu inocencia , tan tas de otras tantas naciones : ’fentóíec.p.f
iürioíamente ultrajada. Mandó el P. en Uná iilia , y el P. Pedro Perpiña-
General, le liizieífen eñ toda lá Com­ nó dixo á íü Sanddad una .oracion
pañía oraciones, fufrágios, y peni­ muy eloquente que le ve imprefía.
tencias , feñalando buen numero de Llegaron defpues varios jovenes á dar
MiíTas, oraciones, ayunos , dicipli- cuenta al Pontifice de las ciencias, que
nas-j &c. que íe debían ofrecer al Se­ allí aprehendían con algún breve dií-
ñor por eípacio de un m es, para que curfo de la facultad, que eftudiaban.
fu Mageltad fe dignaífe íerenar efta Las ciencias eran eftas; Gramatica '
tan deshecha borrafca. Cofa maravil­ Latiría, las Lenguas Hebrea, Grie­
lóla ! el día treinta y uno de Julio, ga , y Arabiga. La Rethorica , y Dia-
lec-
íBowámeo L i b . ¡1. Cap. V I.
leófcica- 5 Máthématicar,j Affifthme£ica¡, gobierno derla Santa Iglefiá, cuyo
Geometría;., Mufica'Afitonomiaí Ija pefo cargaba-todo fobre los ombros
Philoíbphia moral. ,.y natural. En .¡fin del CardenalvBorromeo. Efta era una
la Sagrada Theologia^Vifitó también de las baterías mas aparentes que
efte día-el Colegio' Germánico los menos maliciólos alfeftaban con­
quedo íu Santidad, tan complacido ¡s,y tra la virtud * retiro, y perfección del
gultoib , que dixo al deípedirfe.,¡ qué Cardenal Nepote. Mas pudieron de-
en adelanté favorecería mucho más ri fengañarfe préílo. Pues , defde aora
la Compañía. Contaban íiis domefti*- le vieron, no folo atender folicito á
eos, ^que en aquel dia apenas; habló ¡quantos negocios fe ofrecían * mas
de otra coía , que de los) Jefuitas, ala> Emprender las grandes obras, y em-
bandolos paternalmente, y y condes •preílks , -que ciertamente no huviera
nando; fus calumniadores. ■ -, ;■ ; ? to n clu id o fin la fortaleza , zelo , y
Diíipadas de efta , fuerte las duülios de Dios , que íaicabá de íii
obfeuras. íombras de la;:malignida<$, ■oracion; , y d eíu vida íantifsíma.
y de la embidiav,revoco el Papa ,.el I; .Cohócia muy bien el Santo
orden , de que no fueifen admitir- •Cardenal, ¡que Nueftro. Señor avia
dos ei}: íü Palacio, ni ¡en el de lu tomado por inftruménto 'para íu di­
Sobrino los Jefuitas. Tuvo gran go> rección a los Jeluitas , y por primero
zo e l . piadoíó Cardenal Carlos de alP . Rivera. Como feñor tan agra­
poder, tratar confiadamente á ítt Dí> decido rio' .pudo dexaf dé fentir las
reótor el P. Rivera.- Supo, que algu­ calumnias atrozes , que fe avian for­
nos de Iiis domcfticos >trataban muy jado contra la Compañia, y cfparci-
delcprtelmente al Padre , haziendole dolas deípues por todo el Norte en­
cfpcrar muchas horas en la antefala, tre los Hereges j que las adoptaron
dizíendole oprobrios , y haziendole con aplaulb 3 y :,las imprimieron en
mil deláyres, por ver, íi de efta'fuer­ varias lenguas. V¿ofe el Cardenal, co­
te podían apartarle de la familiari­ mo obligado á declararle defeníbrde
dad de íu dueño. Pero Rivera era de -la inocencia de los Jefuitas, en elpe-
aquellos verdaderos ñervos de Dios, cial del P. Rivera. Eftaba tan lexos
que íe glorian de padecer injurias, efte piadofo Jefuita de querer apode-
humillaciones , oprobrios , y toda rarfe de la authoridad del Cardenal,
fuerte’de afrentas, por imitar, y fer- -ni intereíarfe en íiis rentas , que íé
vir a Jeíü-Chñlto. N o obltante el defengañó bien prefto Roma ,, al ver­
Santo Cardenal , para efeufar ellos le partir al Oriente , a la China, y
deláyres a íii Direótor , le dio entra­ al ¡apon, cuyas Mifsiones avia pedi­
da a íu camara por una efcalera fe- do a nueftro P. General con inftan-
creta. Fue mas viíible cada dia la cia. Y a hemos vifto algunas de las
fantidad de Carlos, apartandofe de grandes honras, que el Sandísimo
todas las diveríiones, y feftejos, que Pió IV. hizo a la Compañia deípues
uíaban otros Eminentiísimos, a quie­ de la borrafca con ocafton de los
nes Dios no avia llamado á tan ele­ exercicios de Carlos. Quien puede
vada perfección , como al Cardenal dudar , que todos eftos favores, que
Nepote. Diófe mucho al retiro , a la venían a fer, como íatisfaccion de lo
oracion, a todos los exercicios,mor­ palTado , fe debian al Cardenal Ne­
tificaciones , y penitencias , de que pote , que dominaba en todas las de­
íe compone la vida eípiritual. Parece, liberaciones juilas de fu Tio. Para
que con tanto retiro , y tanto tiem­ borrar las maliciólas impresiones,
po empleado en fu propria perfec­ que los líbelos contra la Compañía
ción , no le quedaría eípacio para el eferitos en Roma a y eíparddos en­
tre:
20 Vida de San Caitos
tr,e los hereges de Alémania , avian los diílurbios en materia de Fé fiifci-
hecho con la fama de los Jefuitas, ex­ tados en Alemania por Luthero, avian
pidió muchos Breves Apoílolicos el pedido e fte , y íus íequaces le convo-
Sumo Pontífice ; uno al Emperador caífe un Concilio General. Que lo
Maximiliano Segundo; otro al Duque milino pedían todos los Principes
de Baviera , y los demas al Cardenal Alemanes , y-las Ciudades de aquel­
de Augufta , y k los Electores Ecle- los Payfes, infe&os de la heregia en
fiaílicos del Imperio. Con ellos hono­ la junta de Ratisbona. Que , avien-
res de la Santa Sede dehidos al Car­ dolo comunicado con los Eminentif
denal N epote, quedo mucho mas fimos Cardenales, le parecía preciío
iluftrada la Compañia, que lo eftaba convocar el Concilio General , que
antes, y las calumnias fe convirtie­ todos defeaban ; y aísi íüplicaba inf­
ron en elogios , y aplauíos. Aunque lantemente á íu Magéílad , que por
t o d o s los honores del mundo no'la íu piedad, y por la de tantos Reyes
efclarecieron, ni efclarecentanto,co­ Chriílianifsimos íus predeceíTóres, de-
mo la vida íantifsimai del ■Cardenal feñfores 'de la Fé fe dignalfe afsíftir
Borromeo , que refplandeciá enton­ por si mifmo , ó por íiis Embajado­
ces , y refplandecera por perpetuas res al Concilio. Con ellos ardientes
eternidades. defeos de convocarle murió Clemente
VII, a veinte y cinco de Septiembre
C A P IT U L O V IL de mil quinientos y treinta y qüatro.
Sucedióle en la Silla Apoftolica Pau­
" A L G U N A S Q R A F IS S IM A S lo III. a trece de O&ubre del mifmo
dificultades, que venció el zelo , y añ o, Pontifice venerable , y de eter­
conjlancia de el Joven Cardenal en na grata memoria para nueftra Com­
la conclufion de el Sania Con­ pañía de Jesvs , por aver confirmado
cilio de Trento. nueftra Religión , y averia colmado
de gracias con benignidad paternal,
Ara conocer algunas de las difi­ que imitaron íiis fuccelfores.
cultades , que venció el Santo Uno de los primeros cuyda-
Cardenal en la conclufion del dos del zelo Pontificio de Paulo III.
Concilio de Trento , es precifo faber fue convocar el Concillo General,
algo de efta fam oía hiftoria. Las per- para la Ciudad de Trento. Eíla Ciu­
nicioías heregias, que Luthero avia dad avian admitido los Alemanes en
fembrado en Alemania , y no avia la AITamblea de Spira , deípues de
podido atajar el zelo del Emperador aver defechado otras, que proponía
-Carlos V . con las conferencias entre el Pontifice. Expidíófe el Breve de
los Cathoücos, y Hereges , dieron convocación , que empieza : Initio:
motivo á la convocación de efte San­ k 20. de Mayo de mil quinientos y
to Concilio. Defpues que León X. quarenta y dos. Declara el Sumo
condenó los errores del impio Lu­ Pontífice las caufas , que le han mo­
thero, no avia otro medio para ven­ vido á convocar efte Concilio Ecu­
cer , ó domar la pertinacia de efte ménico ; para tratar de la verdad,
Hereílarcha, que un Concilio Gene­ é integridad de la Religión Chrif-
ral. Afsi lo eícrivió Clemente VII. en tian a ; para la reformación de las
una carta de dos de Enero de mil coflumbres; para procurar la paz,
quinientos y treinta y tres al Chrif y concordia de los Principes C h rif
tianifsimo Rey de Francia Franciíco tianos, para oponerfe á los Ímpetus
I. Entre otras colas dize a líi Magef- furiofos de los barbaros, é infieles,
ta d 3 que no pudíendo componerle que intentan oprimir, y deflruir to*
íBormmo L ib ,: 1. Cap. V I L 2.1
da la Chrijliandad. ;Desfpues de áverr Eíle Sumo Pdntifice bolvíó a convo­
fe vencido grandes dificultades , ém- car para Tientos el Concilio por-un
pez/ó'.elA-Concilio ,ííendo,. Pontifice Breve detieiote y tres de -Noviembre
Paulo III. a treze de Diciembre de¡. mil quinientos y cin qu era, el
mil qüinientosy quatmta y cinco; qual empieza : Cum ad <•tollendas.
Se continuó en el Pontificado de Jü* Defeaba el !Ceíár, que fe ptiíiefíe en
lió III. y en fin fe concluyó en el de el Breve efta'. palabra : Continuación^
Pió JVC: k¡ quatro de Diciembre de mil para Iigriificar,que!todo lo éxecutado
quinientos y ' fefenta y tres..:Ella con?, en Bolonia ¿ por. los Padres ¡del Con­
cliiílon final del Santo 1 Concilio de cilio era nulo. Mas por eftar i milma
T ren to , que parecía impoísible ,• fd caula evitó, d Papa poner :1a, palabra:
debe iy¡-fegun todos los. Hiftoriadóresy continuación, porque no perjudicaíTe
al fingular talento , cohftancia, y ze* a la translación, que aviafido legiti­
Jo del Cardenal Borromeoi1Solo elte ma,'ni ik lo que alli avia determinado
Joven Sandísimo , lleno del Eípiritu d Concilio.. En lugar de la palabra,
Santo, y abraíado del zelo de la ca-í que el' Celar.¿defeaba , fe pufo en el
la de Dios pudo vencer los. ■grandes Breve la de íreañincion , ó profecu-
embarazos,que fe oponían continuar d o n A d ipfum -Concilium ( tlize) iti
mente. En vida del (Sandísimo Paulo: } in quo mnc reperiturftatu, re-
III. fe tuvieron onze felsiones; ochor famendum , £? profequendum, ¿ V .
en T ren to , y tres en Bolonia, a1 Efta realiincion , ó profecucion em­
donde fe transfirió el Concilio con pezó , fíendó Pontifice Julio a prime­
ocaíion de la peíte , ¡ i que fe avía en-- ro de Mayó de mil quinientos y cin-
cendido en la primera Ciudad. Hizofe quenta y. uno. Tuvieronfe : en efte
efta translación con authoridad Apoí- Pontificado cinco felsiones, que fon
tolíca , y con la facultad , que pidie­ las doze, treze, catorze , quinze, y
ron al Papa los Legados, con acuer­ diez y feis. En efta ultima fe decreté
do de la mayor parte de los Padres la fufpenfion del Concilio k veinte y
del Concilio. No obítante la cauía tan ocho de Abril de mil quiríientos y
legitima , para transferir el Concilio* cinquenta y uno con ocafion de la
los Obiípos del Imperio, y lo s:de fangrienta guerra , que fe encendió
Eípaña reclamaron , proteílando de en Italia. Deziafe, que efta íiifpeníion
nulidad en quanto fe decretafle en feria por dos años, pero duró mucho
Bolonia. masía guerra, y eítuvofuípenfo el
Por caula de eftas difcorclias Concilio haita el año de mi] quinien­
íuípendió Paulo III. el Concilio , y tos y fefenta , en que íiendo Pontifi­
mandó , que paíTaííen a Roma todos ce Pió IV. y íü Cardenal Nepote San
los O b ito s ; afsi los que eftaban con­ Carlos Borromeo fe publicó el Breve
gregados en Bolonia, como los que de convocacion a Trento , para pro-
fe avian congregado en Trento. T o ­ feguir el Concilio.
mó fe Santidad por motivo , para e£ En elte Breve expedido k pri­
ta liifpenílon , y convocacion de los mero de Diciembre de mil quinien­
Prelados a Roma , que defeaba fe tos y fefenta , el qual empieza : A d
ocupaíTen en dilponer , y procurar Ecclefia régimen; evitó el Pontifica
una fanta , y íolida reformación de poner la palabra continuación , íübP
la difciplina Eclefiaftica. En efte mif- tituyó otras, que fignifican lo miímo,
mo año de mil quinientos y quarenta y que ninguno impugnaba con em­
y nueve a treze de Diciembre •murió peño. Deziafe en el Breve, que íii
el Santifsimo Paulo III. á quien face­ Santidad quitaba la lulpenlíon del
dlo en la Silla Apoftolica Julio IIÍ. Concilio , y por con fuiente, quaa-
F to
Z2, Vida dt San Carlos:
to en M íé avia decretado antes qué* excelente mizñtd's que fe defiúbria
daba eri ía vigor. ^ y ícK oai Pues 1® M la priuM<D&*á) de los aios¿de fu
que ¿fía-fuíperifo, ;quitada., la:. ‘ íiiípen-; Sobrino ^ <pte dlkba i no foloiflores,
iío ii, iíO tptrocede , antea” continúa, otas rfmios''jde beroyms. virtudes^
íti movimiento defde el tiempo, i ó lu« ya.fueffe porcélgun fecreto de la D í-
gár i en'que fe fuípendió.,La .palabrá: v i^ .P r m id e n cia , con qoeoqueria
fúblátd fufpenjione qwacümque nfí Dios 'com crtinen grande bim de la
agrado del todo á lo s Eipaiioles > ni Santa Iglefia. la obra y queja car-
a los Franceíés. El Arzobilpo deGra~ ne ,:y fangre éefcubrian al fuccejfor
nada con-alguños Obiipos Eipañóles de. Redro. .¿Haíta:aquiel i¡liílloriador
reclamo'Cóntra la palabra jufpenjton^ famoíó dol -Concilio de Trento , que
ríiás en fin cogvinieron - en ella coa ?n el diícurío 'de fii hiftoria da mil jul­
algunas condiciones. Dióíe principia ios; elogios a Garios, inferiores lólo
a las íefsiones, que íe tuvieron, fien* al mérito dereñe incoínparáble Car­
do Pontífice J?io IV. Fuerorl nueve, denal , prÜBeriinimftro de &T10. En
y todo /el Sacro-Santo Concilio com- la fefsion diez y fíete, qub fue la pri­
prehende veinte y cinco. Lás grandes mera , que íe tuvo , preíidiendo en
contiendas ,. dificultades, y ópoficio- eüa Pío IV. por íus Legados, fe ex­
nea , que íe originaban cada dia en* citó en ella una-viva ‘contienda,a cau-
tr¿ tantos Jnaodos de ccaieebir , exer«* Ja de ponerle en el Decreto la pala­
citaron- bien el zelo , p r u d e n c ia y bra proponentibus Legatis*.. Los Efc
fantidad del Santó Cardenal. N o fe panoles prmcipálmerite dezian , que
trato negocio alguno fuefle grave, o efta palabra , íbbre íer nueva en íe-*
leve en el Concilio , fiendo Pontífice mejantes Decretos , quitaba, ó diA
Pió I V . , .que no corrieUe por la di­ áainma la libertad •, que íe debía tener
rección de iii Sobrino. Las margenes en el Concilio, y que los hereges fe
todas de la grande hiftoria. del Sacro- quexaban de ella. N o menos .fe con-
Santo Concilio de Trento , que e£ tradixo por otros la palabra , que fe
crivÍQ el P. Sforcia Pallavicino de la ponía á la frente de los Decretos.
Compañia de Jesvs, deípues Carde­ Unwerfális , Ecuménica Syno-
nal Presbytero de la Santa Igleíia, e£ dus , diziendo, -que en íu lugar fe de­
tan llenas de citas de las cartas de bían poner eítos ■ : Univerjalem Ec±
los Legados del Concilio al Cardenal clefiam répr¿efentans. De las dificul­
Borromeo, y de efte á los Legados. tades ó conteítaciones, en quanto a
Efta alegación continuada de las car­ la inlcripcion , ó palabras , conque
tas del Cardenal nos convence de avian de empez&r los Decretos, íe
que no fe executó coía alguna en el pafsó a otras mucho mas arduas ío-
Concilio fin Ía prudencia } y 'direc­ bre las materias, que fe avian de tra­
ción de nueftro Cardenal Santifsimo. tar en el Concilio.
Y a que hizimos mención de El Emperador, y el Rey de
Ja hiftoria del Cardenal Palavicino, Francia -defeaban , que las feísiones
que eícrivió , cómo nadie ignora,pa­ empezaíTen por la reformación de la
ta exponer la verdad contra las falfe- Corte Romana , diziendo , que efte
dades de la hiftoria de Pedro Suave, ■era el medio mas eficaz de traher al
no fe debe omitir el elogio , que haze gremio de la Santa Iglefia á los here­
Ja primera vez , que nombra a San ges de íiis eftados. Dezian los Luthe-
Carlos. Dió el Pontífice , eícrive ranos, y Calviniftas, que no podian
Palavicino, al Cardenal Borromeo, comunicar con la Corte Romana an­
la fuprema authoridad en la Cor­ tes de reformarfe de los abufos , que
te Romana ¿ya fuejfe movido de la ellos fingían , 6 acriminaban, para
{Borromeo 'Ltb. r. caf. ru.
•mantenerfe cu'’ ¿aserrares., y e £ -k la mela j donde eftaban dos Secre­
candalos. Oponíale á • elte intento tarios del Concilio. Huvo otiras va­
del Emperador , y Rey dé Francia cias diferencias j .6 diíputás 'entre ■Jos
el Sumo Pontifico, juzgando juña- ■ O bitos, Abades , Generales de Re­
mente qae fe delminuia, y aun fe ligiones , y raün! entre Ibs D o lo re s
qitóriá poner en duda lu authoridad dé *la Univeílidad de Salamanca y la
lüprema. Dezia , que á él tocaba Sórbona ^ y -otras , fobrei ^ p r e c e ­
corregir y lo quefejuzgaffe ticcefsi­ dencia.; > '■,?/.>•.!
tar de reforma en la Corte. Román La mas ruydola entre los Ré*
na. Que nadie podia mexarfe con guiares iu e ^ ^ que. excitaron Jos; Ge.
r a z ó n q u e no buvíeffe procurado neráles de-las Religiones. lobre el lu­
todo el remedio pofsible. Pues aca­ gar , que ocuparía el celebre i Padre
baba de publicár muchas cmjlítíL Diego Laynefc General d eja Compa­
friones, por las quales avia corregid ra, jesvs , i tan conocido por fü
do quanto fe podio, reprehender en |)afeSofa fabidúria en el Concilio Fue
los Tribunales de Roma, en todos también faiáola efta difputa por las
los oficios de la Cbáncilleria , de la éalumnías-sique con-efta acaüon fin­
Camara Apoflolica 3 de la Dataria, gió cón&aí Laynez el nías que fallí)
de la mifma R o ta , y del Palacio Slteriadbr d & Concilio. de Trento
Pontificio yy en la diflribucion Jte Pedro Suave , calumnias * de que le
las gracias yprivilegios y é indul­ Vindica el eruditísimo Natkl Alejan­
gencias que en fin tendría- ftetn- dró de laefclárecida Religión Domi-
pre el mifmo zelo , en quanto f e pu¿ íiicaáa. En efie tiempo tenia ya Lay-
iiefje pretender juflamente de fu ftez, no íolocaracbr de Theologo
Santidad. Alegaban el Papa , y íiis Pontificio, embiado por Pió IV. con
Legados eficacusimas razones, para grande aprobaeioh del Cardenal Bor­
que no le empezaife el Concilio por romeo. Mas -también el de General
la reformación. Mas la principal era, de lu Orden; Según efte caracter, fe
como expone Palavicino. , que nó fe diputaba entre los Generales de otros
juzgaíTe j que el Concilio era lobre Ordenes, que lugar debía leñalarlé el
él rapa. Siguióle deanes la acre, y Maeftro de Ceremonias. Como Ge­
acalorada difputa lobre la preceden­ neral de una Religión de Clérigos,
cia del lugar, ó afsiento entre el alegaban los Obilpos, que debia pre­
Conde de Luna Embaxador de E& ceder a todos los Generales de otros
paña , y los Embaxadores del Rey Ordenes. Como General del Orden
Chriílianifsimo. Los Francefes pro- menos antiguo en la Iglefia , dezian
tellaron , que íaldrian del Concilio los Generales de Ordenes Monacha-
con todos los de lu nación , y de les debia ocupar el ínfimo lugar del
nulidad, en quanto en él fe execu- Concilio. El modeítifsimo , y humil­
tafle , li el Embaxador del Rey Ca- de Laynez íolo dezia , y pedia á los
tholico no defiliia de lu empeño. Que Padres del Concilio, que como fe
tomarte el mifmo alsiento , que avian declaraíTe fer lu Religión de Clérigos,
tenido en otros Concilios los Emba­ ocuparía con mas güito el ínfimo lu­
xadores Elpañoles , que aísiltieron gar , que el íiipremo. Los Padres del
con el miímo cara&er , que el Con­ Concilio hallaron un temperamento,
de de Luna. Conviniofe , delpues de que agradó a todos, fue muy grato
vivas conteftaciones, que el Emba­ al Santifsimo Pió I V ., y de grande
xador de Eípaña tuvieífe un alsiento aprobación del Cardenal Borromeo,
particular en efta auguftiísima aíTam- como íe ve en las cartas, que eícri-
bleá. Sentóle en una lilla immediata vió á los Legados en efte afliinto.
Co-
jrida Sanearlos
Como la Compañia de Jesvs avia .ve­ -ceprion en gracia de Mariá el hono*
nido al mundo pocos años antes, no Tiñco, decreto del Santo Concilio a
tenían los Legados exemplar de otros iavor de la Reyha del Cielo.
Concilios , que feguir.. Djetetíninat- - ; En . quanto f e ha decretado h
ron , que a Laynez fefeñalafTe como íterca del pecado original (. dize el
á General de treta Religión de Clerit Sainto Concilio.) no es nueftra inten-
gos un. afsiento particular^ entre' los vion cmiprehender A la Bienaventu­
O b i t o s , mas que como General de rada j inmaculada Virgen María
Orden menos antigua hablaría deí­ Madre de Dios.
pues , que huvieíTen hablado los .otros
Generales. Afsi íe executó,.y tenien­ v\a . , ’ C A P ÍT U L O VIII. ; '
do todos vivas aníias i de oír k un
hombre , que fe avia adquirido en ef- E M P IE Z A A R E SPLA N D E-
te Santo Concilio la ■reputación de fe r el gran talento , y elfanto zelo
uno de los hombres naaá, labios de íu v d d Cartktial Borromeo en la
tiempo , le hicieron fubir a una ca- •reformación de la difctplina
thedra , que fe pufo enmedio de la Eclejiajlica.
alíamblea el día que avia. de hablar
Jbbre el divino myfterio d.el1 Santo
Sacrificio de la MiíTa.- Hablo la* roa?
ñaña del dia veinte de Agofto , ¡p0r el Ungular afecto del Papa fu
elpacio de tres horas de efte ¿vino T io , fobre el candelera de la Iglefia,
.Sacrificio , de fu inftitudon , de íu para tanto bien del orbe cbrilúano,
valor, de fus maravillólos;efe¿tos con no fe puede -explicar fu aplicación al
tanta claridad, fuerza; 5 y ,eloquencia gobierno. Conoció, que necefsitaban
contra los errores de Luthero 5 que tina gran reforma los Tribunales de
confeífaron todos aver excedido a lii la Corte Romana. Eran públicos los
fam a, y á la expeétacion de aquel ddbrdenes, que fe avian intruducido,
áapientifsímo CongreíTo, N o fe puede y los publicaban muy altamente
dezir , ni admirar la fabiduria del P. los Lutheranos con ocaíion de que­
Laynez , ni efte lugar e s , para dila­ rer reducirlos la Santa Sede, á que
tarme en íii elogio. Concluiré , di­ fe fometiefTen al Sagrado Concilio de
ciendo , que eftando con recias quar- Trento. Por ella caula cooperó mu­
tanas , quando fe trato d e l: pecado cho a que el Pontífice expídiefíe las
original, no pudiendo cafi hablar pa­ Conftituriones, que eílan en el Bul-
labra por el rigor del ma l q u i l o de­ lario en el año de mil quinientos y
zir algunas pocas en defenla de la lefenta y dos. No fe pueden ver mas
Fuñísima Concepción de María San- bellas, y juftas leyes para la reforma­
tifsima. Apenas empezó á difeurrir ción del Tribunal de la Penitenciaria,
fobre elte myfterio glorioíifsimo para de-la ChancÜleria, de la Camara Apof-
la Sandísima Virgen quando fe hal­ tolica , y de quantos Tribunales avia
ló tan vigorofo, que pudo hablar mas en Roma. Abrogó muchos privile­
de tres horas á fu favor. Hallóle re­ gios de algunas Congregaciones, ó
pentinamente fano por milagro de la lugares pios , donde le hazian cofas
Purifsima Virgen María , á quien contrarias á la juriídiccion de los Or­
amaba tiernamente, y en cuyo ob- dinarios , y de los Parrochos. Anuló
iequio avia querido agotar las pocas varias indulgencias, que femejantes
fuerzas, que le avia dexado íü perni- Congregaciones , y lugares pios te­
ciofa quartana. A efte devotifsímo, y nian , ó pretendían tener contra la
fapienufsiino Theologo debe la Con- común practica de los fieles. En iin
(Bommto L ib . l. Cap. V tlI . z$
Pió IV. a ruegos de íu Sobrino el un Confiftorio extraordinario. En él
Cardenal, reformó todos aquellos afsiftieron', no folo los Eminentífsi-
■¿bufos, de que le quexaban , no folo mos Cardenales, mas también los
injustamente los hereges, mas tam­ Embaxadores de los Principes Chrif-
bién juítamente los Principes C hrif tianos. Todos conocían la necefsidad
tianos. Querían eftos , que el Conci­ extrema, que tenia la chriftiandad de
lio , que iba a proleguirfé en Tren- poner remedio a tantos males , y
t a , entendieífe en efta reformación. que folo podía ferio el Santo Conci­
Mas los previno el Papa , afsi por fu lio. Como los Embaxadores de los
fanto zelo , inflamado por el Carde­ Principes , eípecialmente del Empe­
nal Borromeo , como porque tocaba rador , del Rey de Eípaña , y del
privativamente a lu Santidad el re­ R ey Chriftiáñilsimo fabian las inten­
medio de los abuíos introducidos en ciones de íüs Principes en efte pun­
lü Corte. tó^ fe alegraron de ver tán reíüelto
En todas eftas reformas de la ál':Pontífice1 en la proíecueion del
di 'ciplina Ecleíiaftica 'influyo el Car­ Concilio Tridentiho, Eftos grandes
denal Nepote mas de lo que fe Pue- ítirtcipes veián , fin poder, reme­
de dezir. Pero lo qué Carlos tenia diarlos , los grandes defordenes, que
mas en íü corazon , y deieaba con avían introducido Lutheróén Ale-
mayores anfias era la conclufion. del inania , Calvino en Francia, y am­
Santo Concilio de Trento. Juzgaba bos por medio de lüs Senarios en
lü entendimiento iluminado con las Flandes, - amenazando el contagio
luzes del Cielo, que efta era la gran­ otras Provincias. Deleaban iuma-
de obra de la Santa Iglefia , y que, mente ocurrir á tan pernicioíos ma­
li podía concluirle , fe reformaría to­ lea, inftando por el Santo Concilio.
do el Orbe chriftiano. A efte fin Lo primero , que hizo el Su­
aplico Carlos todos los cuydados, mo Pontifice , inípírado fiempre por
luzes , y trabajos de íü grande al-* el ardiente zelo de fu Sobrino Car­
m a : Inító con los mas ehcazes rae­ los , fue ordenar devotas proeefsio-
os á fu T i o , que aplicarte lü Santi- n es, para implorar los auxilios del
ad todas fus fuerzas, y toda lapo- Cielo , y la particular aísiftentia -del
teftad, que Chrifto le avia dado,co­ Elpiritu Santo. Iban eftas devotas
mo a Vicario fiiyo , en concluir el jbrocefsíones, delHe la Iglefia del V a­
Santo Concilio de Trento. Confi- ticano , á la de la Minerva. Afsiftia
guíó fácilmente de fu T ío , que de- el Papa con lüma devocion , acom­
íealfe ver concluida efta grande obra. pañado del Colegio de los Cardena­
Pero, como dependía de tantos Prin­ les , y de la- nobleza Romana. N o fe
cipes de la chriftiandad, era precifo podían ver eftas piadoías procefsio-
algún tiempo , para poner en execu- nes fin lagrimas de devocion. Por­
cion lüs fantos defeos. Empezó el que fu Santidad iba á pie , y defcal-
Sumo Pontifice á penlar muy feria, y z o , en que le imitaban muchos, y
eficazmente en la conclufion del San­ fingularmente el Cardenal Nepote,
to Concilio , que avia de fer el reme­ alma de todas eftas piadofas rogati­
dio de tantos males , como las here- vas. Publicó, un Jubileo plenifsimo,
gias avían introducido en Alemania, exhortando a todos, los fieles á ha­
y por efte tiempo también en Fran­ zer inftantes, y fervorólas oracio­
cia. Confultó a los Prelados mas la­ nes por la feliz conclufion del Con­
bios , y zelofos , que avia en Roma, cilio. Expidió la Bulla de convoca­
y conviniendo todos en la fuma im­ cion , en que no fe .pufo la palabra
portancia de efte negocio , convocó CQntimadon.-i que delagradaba a
G '' mu-
z 6, Vida de §tW Carlos
muchos, fubítituyendo otras eqtjiva-í 11 Imas, y RRmas. el P. Laynez Pre-
lentes. Porque 14 Sfintidad declara pofito General de la Compana de
en ella , que el Concilio Ecumenicoa Jesvs } ehqual de orden exprejjb de
que fe avia juntado dos vezes en Tren* Nueftro; Señor ha ido dejde Francia
to , aviendo e liado íiilpenib al^unpi ( a donde aéi&fído tmbiado con Mon­
años por caulas legitimas, quitaba, señor el lllnio. de Ferrara, ) .para
la fulpeftfion , le convocaba a la ifiiíc afsiftir en d.Concilio , y. dezir fu.
ma Ciudad de coníeñtimiento del, parecer ^mfolamente coma Gene­
Emperador , de los R eyes, y otros ral , fino también , como Theologo
Principes Chrií tianos. T o d o , eoi^Q de fu Santidad^eflo es , al modo,
fe ve en la Bulla -de convoca^ojiy que lo executqrá el P . Salmerón, y
que. efta, en el miímo Santo Concilio». camolo practicaron ambos las otras
Publicada la Bulla , que el Papa diri­ vezes , que fueron mbiados\al Con-
gió a todos los Principes Chríííi^ cilio por ¡a Sede Apoflolica. Por
nos yy á los ProteíianteSj, e®bicHlus tanto dize fu Santidad p que W .
Legados á Trento. SS. lllmas* le admitan á.efte lugar-y
Es cierto , que no podíale! y en lo demas.le hagan la favorable
Papa elegir fugetos.majsdigrps 4 p b acogida , que fmlen , y que él fe.me->
ra prefdur fila a g a lla alfomblea., qt>« vece por f u d o 3 rJna , bondad^ é in-*
iba a continuarle , ■que 1q§ .qüa,íj$t tegrldad. vT-.m/iendo efta para otra
nombrados, ¿ya el- pxirtXQro $1 Gaíh cafa befo muy humildemente Jas ma­
{lenal Hercules GoQzaga,, m/isree€K nos de V F . SS. lllmas. De .Roma á
Dienqable por fu piedqd4oéb-ioa ^ i-i. de Mayo de 1562. Hitttiildifsimo.
prudencia a que por ly , jlufo© naci­ fw rv o , Carlos Cardenal Borromeo*
miento y que le avia dado el Duqus liaita aqui la carta de San Carlos.
de Mantua. El fegundo fue Geróni­ Viendo el Sumo Pontífice e]
mo Seripando , que de' General z e lo , prudencia ¿ y fingular ..talento
San Ágüflin, fue elevado a la Sagra­ de íu.Sobrino. Carlos , y principal­
da purpura por fus eminentes virtu^ mente lu heroica fantidad ,¡ lé encar­
JÍss j y por fe grande fabiduria. El gó el cuydado principal de todo la
tercero fue el Cardenal StanislaoHo- que tocalfe a ios arduos negocios del
fio > Obiípo de Varmia , tan conoci­ Santo Concilio. Encargóle ■.Carlos
do por fys doctos libros , impresos con gufto de los continuoscuydados,
mas; de treinta vezes antes.defu muer­ trabajos,. y afanes ■ , que avia .de ' te­
te , y por los grandes fervicios ■ , que ner en. efta ardua empreíTa. ■ Para re-
rindió a la Iglefia. El quarto fue el íblver acertadamente las dudas,con­
Eminenüiísimo Simoneta, á quien et tiendas , y.diíputas de parte de los
Papa hizo Cardenal por fer uno de Legados, Embaxadores de ■ Princi­
los hombres mas do&os de fu tiem­ pes , Arzobifpos Obiipos 5 Theolo-
po. y y con el fin de que preíidieffe al gos ., que afsiítian a elta fantiísima
Concilio. La gratitud , que nueítra. aíTamblea , hizo el Cardenal’ unajun­
JTiinima Compañía de Jesvs debe a. ta de diez y ocho íiigetos , los más
la memoria de San Carios., no pue­ doítos , prudentes. , y piadolbs , que
de omitir1la carta , que eferivio á pudo hallar. Con eftos hombres-doc-
los Legados del .Concilio , embiando. tiísimos conllíltaba todas fus ; deliber
á Trento al P: Laynez Prepofito Ge­ raciones, y refpueítas, y nada relol-
neral de nueftra Compañía. Dize afsi. via fin fu parecer, pelando madura­
Iluftrifsimos, y Reverendif- mente íiis votos.. Principalmente con-
fimos Señores mi^s obfervandifsimos. faltaba Carlos íiis reíoluciones con el
Efta mia entregara, á VV . SS* Eípiritu Santo. 7 prelidente divino del.
Con­
(Bommeo L w . 1. Cap. V íU . . %y
Concilio , 'Ímplofarí3 o continuamen-- nía obftinadarnente , aunque con ía-
te fu afsiitencia ¿on,oraciones y ayu-r/. na intención, y zelo a que íe puíiel-
nos, y penitencias. .No podia ocul-; fe fin al Concilio: La opofidon, y
tarle fus luzes el divino cípiritu*, cali proteftacion del Embaxador del
quando las folícitába. Carlos. contan Rey dé; yEfpaña ‘ causó grandes mo-
piadofos , y prudentes medios.. Deí- leftias a cafi todos los Padres del
pues de aver con Cuitadocon D io s,y Concilio , y grayifsimos al Papa, y
con los hombres , lo: xjue avia de reí- al Eminentifsimo Borromeo.. En efte:
ponder a los Legados >.y otros, que: empeño del Embaxador de Eípaña,
le efcrivian, comunicaba el Carde-; capaz de, arruinar toda el fruto de
nal con el Papa ,fu refolucion, . y, tantos años de trabajo de los Padres
aprobada refpondia ' de orden de fu del ConcillodeTrento , reíplandece
Santidad.' Jamas fe retardaba un infc el gran; talento , capacidad , y zelo
Cante la reJpueftá a los negocios de Carlos.: Avia el Conde de Luna,
dd Santo *Concilio,, :en lo que de-i empeñado con demaíia én íti inten­
pendía de la vigilancia del Cardenal to , embiado una polla al Embaxa-.
Nepote.; Tenia: ¿ados sftrechos orde­ dor de Eípaña en Roma -, para que
nes a fus camareros , de -que luego eftuvieíle con iü Santidad , y le ex*
que liegalTe alguna .pofta , ó corr.eQ pufieffe loa grandes difturvios, qué
del. Concilio , .lé áviíaíTen-, aunque iban a originarte * fi el. Condlío íé
fueífe comedio del defeanfo de k no­ concluía fin expreífo confentimien-
che , y afsi ie ejecutaba..; _; to de el Rey íü amo. .
Profcgiua el Santo Concilio Luego que el Embaxador Var¿
con la feliddad, que íe podia defear. gas recibió la porta del Conde de
Tocaban los Padres de eíla augufta Luna , voló al Palacio Pontificio pa­
aifamblea caí! al fin deíeado de con­ ra exponer a fii Santidad lo que
cluir una obra , tanglorioía para el deíeaba el Embaxador del Concilio.
bien de la ChriíUandad , quaude la Por íer la:hora intempeítiva, :.no pu­
difeordia inflamada de la política,in­ do Vargas cftar con el Papa , en­
tentó ;deftroirla. Todos los Principes contró con el Cardenal Borromeo,
de la Chrifdandad, y mas que toaos a quien declaró, quanto tenia que de­
el Pontífice deíeaban ,.íe concluyeíTe zir a fu Santidad, añadiendo , que te­
el Santo Concilio por los grandes mía horrendos males, fino fe efpera-
inconvenientes , que íe temían de íu ba el confentimiento de fu Rey. El
dilación. Inftaban el Emperador , y Santo , y .prudente Cardenal procu­
el Rey de Franda por fus Embaxa- ró íblTegar el fuego , que trahia Var­
dores , para que no íé puíieífen em­ gas , inflamado con el ardor de los
barazos al,fin tan defeado. ■El Sumo pliegos del Conde de Luna. Repre­
Pontífice, por medio de *repetidas sentóle dulze , y amigablemente las
cartas .de fu. Sobrino embiaba a los razones, que tenían todos los Prin­
Legados ordenes repetidos , para cipes Chriítianos , para la concluíion
que aceleraíTen, quanto fuefie pofsi- del Concilio. -Que el Emperador , el
ble la concluíion del Santo Concilio. Rey Chriílianiísimo , y otros Prind-
En. efte tiempo , en que cali todos pes amenazaban, retirar de Trento
los Cardenales Arzobiípoa^, Obií- todos íus vaífallos, íl luego no íe
pos , A b a d e s y Theplogos congre­ concluía el Concilio. Que cafi todos
gados en Trento , penfaban folo en los Prelados de Eípaña deíeaban. lo
la concluíion ddeada el Conde Lu­ mifmo. Pues en la junta particular,
na , embaxador dd Rey Catiiollco que el Conde de. Luna avia tenido
con muy pocos Efpañoles, íé opo- con todos los íübditos de fu Mage/-
28 V ida de San Carlos
tad Catholica , menos d os, 6 tres, y cafi todos los Padres del Concilio
avian i ido de dictamen , que era fu­ inftados, e inflamados con las car-
mamente importante , concluir el tos del Cardenal Borromeo , avian
Concilio. Con eftas razones, y otras r-efuelto concluir efta obra tan faludav
femejantes, que refiere el Cardenal ble a la Santa Igleíia. Los Legados
en fu carta a los Legados , -foffegó el llevaron a una auamblea general to­
animo de Vargas. Eícribió cite la do lo que tocaba a los dogmas del
reípuefta. del Cardenal, que era la Purgatorio-, Imágenes, Reliquias,
del Papa , al Conde de Luna, quien invocación de fes Santos, y otras
no deíiftiendo de fii empeño , con­ cofas tocantes a las leyes de la diíci-
vocó a todos los Prelados, y íiibdi- plina. Llegó en el te tiempo otrapo£
tos del Rey Catholico a úna junta ta con la agradable noticia de que
particular. En ella les expufo los mo­ íu Santidad quedaba fuera del rielgo
tivos , que tenia para proteftar a la de fü enfermedad. N ó obftante infla­
concluíion del Concilio. Pero todos, ba el Cardenal Borromeo k la con­
menos tres, ó quatro, fueron de pa­ cluíion , y como todos los congre­
recer s y votaron, que íu Excelencia gados en Trento menos onze Es­
debia promover la prompta- conclu- pañoles , y tres Italianos , tuvieíTen
fion j como el Concilio defeaba.. Re- ardieiítes defeos <de complacer al Pa­
prefentaron el jufto temor , de que p a , y al Cardenal N epote, íe vino
fi llegaba a faltar el Papa, fin con­ íelicifsimamente k concluir efte Santo
cluirle el Concilio, amenazaban gran­ Concilio. Formáronte los decretos
des difturvios a la Sarita Igleíia. Rcí- lobre los dogmas y leyes de diíci-
poncÜó enardecido el Conde , que plina, que man en las íéfsiones vein­
efte temor de la muerte del Papa era te y quatro , y veinte y cinco del
vano, y de aquellos, que como muy Concilio , y fe puíó fin á efta grande
remotos, no deben entrar en las jui­ obra. Los que leyeren , ó huvieffen
cas refoluciones. Difolviofe la junta de leido ia famoía hiftoria del Santo
los Eípañoles -á las dos entrada la no­ Concilio de Trento , verán en ella,
che, y con admiración de todos los que quanto íe executó en tiempo de
que avian iníiftido , para convencer Pió IV. fe debe -al zelo , prudencia,
al Embaxador de Eípaña en el peli­ y dirección de íu Sobrino el Car­
gro de la muerte del Pontífice, llegó denal Borromeo , y mucho mas íe
á las quatro una pofta dé Vargas al debe á íii héroyea fantidad, y luzes
Conde de Luna , en que le avilaba, del Gelo , con que coníiguió del
que el Papa quedaba efpirando. Po­ Efpiritu Santo , preíidente de los
co deípues llegó otra pofta del Car­ Concilios generales legítimamente
denal Borromeo á los Legados, en congregados, que fe dignaíTc poner
que les daba la meíma noticia. A l felicifsimo fin al de Trento. Aun­
mifino tiempo les eferibia de parte de que el Eminentifsimo Cardenal de
íii Santidad, aunque moribundo,que mi hiftoria hizo toda fo vida las gran­
acelerafen la concluíion del Santo des hazañas de zelo, que veremos,
Concilio , por no exponer la Iglefia, ¡a concluíion de efte Concilio Ecu­
á un peligroíb'ciíma. ménico fe debe llamar la grande
Quifó D io s , que fu Vicario, - obra del Santo Cardenal
ya muerto en la opinion de los que Borromeo.
le afsiftian de mas cerca , falieífe del
fíeígo de la enfermedad. Mientras
x°x
llegaba á Trento la guftoía noticia
de la falud del Papa , r los Legados,
¿Á-
(Borromeo Lib, l. Cap. IX.
Roma. En efte Confiftoriofe publi­
CAPITULO IX. có la Bulla, que comienza : , Bene-
diaus DeuSy & f Fater Doraini N o f
C O N T IN U A E L C A R D E N A L tr i Jefu-Chrifli * que efta al fin del
Borromeo fu fanto zelo en la apro- Concilio, firmada .de todos los Car­
bación, y publicación del San* denales , que fe hallaron prefcntes.
to Concilio de Trento. En ella confirma todos, los decretos
*
p. «•..1 ' ■■, ■ .* del Concilio coníu authoridad Apo£
TTMJe fumo el confuelo j que tuvo tolica , y manda, que fcan obferva-
P Pío IV. al ver concluido el dos por todos los fieles. Exhorta al
Santo Concilio, que, avia du­ Emperador, y k todos los Principes
rado tantos, años deíde fu primera Chriftianos a que favorezcan jos
publicación por la Santidad de-iPau^ Prelados de fus/Reynos , iparífe.#!#
lo III. HáJlabaíe convaleciente de la; puedan poner. en execucion elíSáMO
ravifsima enfermedad, que avia pa- Concilio en fus Dioceíis, como míin->
ecidoj y en parte avia fido ocaíion, áa laiBulla. M a s, como .preveía! el
para que fe aceíerafíe la. concluíion Papa,.que.no faltarían muchos criti*
tan defeada. ■ Con la noticia de^q$5 cos¡ ,í que querrían interpretar, .los
fe avia puefto fin a efta tan grande decretos fegun íus juicios', :6 perver­
obra de. la Santa Iglefia , fe alegró tidos , ó íbfifticosí pülúbeien virtud
el Papa de /fuerte , que contribuyó de fanta obediencia en la milma-Bul­
no poco para reftableeeríe fu íalud, la , que ninguno fea ofládo a hazer
N o fus menor el gran corifíjelo de fu comentarios , glolías , efeolios , ó
Sobrino Carlos , por cuya dirección interpretaciones a cerca dé .lo. deter­
íe avian governado todos los nego­ minado por el Santo Concilio.; Mas,
cios del Concilio. Mas como efte jo ­ que fi ocurrieJTe alguna duda,.folida-
ven Cardenal eftaba animado de la mente fundada ¡en orden a algún
luz del Cielo , y de la afsiftencia vi- punto , odetíreto de; los ya. eftaDle-
fible del Eípiritu Santo , no paró en cidos , fe ocurrieíTe a la Santa Sede,
el gozo de .vér. concluido el Conci­ oráculo de. todos los fieles , como fe
lio. ínfto al Papa , para que fu San­ avia determinado en el mifmo San­
tidad 7 fin perder tiempo , confir- to Concilio de Trento. Para efte fin
maíTe el Santo Concilio , y le publi­ nombró el Papa una Congregación
care por toda la Chriftiandad , ex­ de ocho Cardenales , que vdaííen
hortando a los Principes Chriftianos, fobre la execucion ¡, y obfervancia de
a que fe pubÜcaíTe en fus eftados. A los decretos, afsi del Concilio, como
efte fin hizo , que los Legados Car­ de otros.,, que el mifmo Concilio avia
denales Moron , y Simoneta prefen- dexado a diípoficion del Papa en or­
taflen un memorial al Papa én nom­ den a la reformación de los abufos.
bre del Concilio , á que avian preíí- En efte Confiftorio , y otras juntas,
dtdo , en que pidieífen , confirmaíTe que figuieron, declaró lu Santidad,
ííi Santidad los decretos , que en ,el que-’feria el primero en observar lo,
fe avian eftablecido para bien uni- que mandaba en el Concilio , y en
verfal del Orbe Chriftiano. las Conftituciones, que avia promul­
Efto defeaba aun mas, que los g ó 0- - , „

Legados, el Sumo Pontífice. Y afsi, Sin dificultad fue recibido el


fin atender á los. reparos , con que Santo Concilio de Trento en la Cor­
algunos querían dilatar la confirma- te Romana , y en todos los domi­
don , convocó k coníiftorio todos nios del eftado Ecleíiaítico. No tan
los Cardenales,. que ¡fe,h allan en fácilmente en los de los Principes
H Chrif-
$o V i h de San Carlos ¿
Chriftiano* * eípccialmente en los luego el fruto , que fe ¿efea, para
puntos,qúe le. avian establecido con­ la quietud^y U enJe -lm'República
tra fii dictamen , aunque fuellen fan- 'Chriftiano, Se ejlan imprimiendo los.
tiisimos. Nadie fe avia móftrado, ráaS decretM y fa rk embiarlos a Ttbdaí
zelofo de los progreifos , y conclú- las Pro^inUáYúe la :Chriftiandad*
íion del Santo Concilio , que el C¿> Entre taritó fim e toda la„ fólm tud
íar Ferdinando. No obitante por­ pofsible^pAru que.fe refirmen to­
que rio le ponia entre los decretos el das las cojas de la Corte Romana,
ufó del Cáliz coníagrado , ó Comu* y de efla pMfcbtia corrección tyéxf-
ftion en ambas eipecies;, y la facul­ mtibtt'fóiñ&yde 7tm¿:fiim¿as^:.y fea
tad de cafarle los Eclefiafticos en Ale­ éxtnipltí á, tQdo- el Orbe: Chriftiano.
mania ,infiftia efí éftos dos puntos, Haftá aquí ¡laJauta de! Cardenal. En
antes dé la publicación. Efta le hizo ella fe defcübren Jos^ defeos 'de que
en Elpana con mayor facilidad j pero él Santo Concilio fe recibisfiTé en Ef-'
eoft circonítancias que mortificaron paña1, donde lé recibió con¡ toda pie­
áfPapa. Como fe avia '"pueílo fin al dad , y obbáiencia.: . y ,ú.
Concilio fin eíperar e l «onfentimien- ■ : - En Francia huvo dificultades
to del R ey Catholico , en que tanto invencibles pára la publicación , .y re¿
infíltió el Conde de Luna, «o quiíb* éepcion de él - Santo Concilio. Por­
qué le poiblicaífe en fus Reynos - por gue los Embajadores de el ReyChri£
autliotidad Pontificia y fino comopor tianifsimó'dijeron, y acriminaron,
la luya. £fto mortifico algo a fu San­ que quanto fe avia decretado .en el
tidad , qucdiíimuló ; prudentemente, Concilio, deípues que ellos avian fa-
conociendo', que no nacia efte mo* lidó dé Tiento , á cerca de la refor­
do de proceder del- R é y Fhilipo de mación , era contra los derechos, y
alguna malevolencia Contra el Con­ privilegios de-la Iglefia Galicana. E£
cilio , mas de dilguito paífagero fo­ to era faífiiMmo ; como fe ve por la
bre la conclufion, y la diíputa de aceptación piadoía , aunque no pu­
precedencia de íu Embaxador. Todo blica , con que los Obifpos , y Pre­
le compufo pacificamente en la Core­ lados Franceícs recibieron toctos los
te de Éípaila , a que contribuyó el decretos de el Santo Concilio , no.
zelo, y íblicitud de nueftro Cardenal folo en quanto á' los dogmas, mas
Borromeo. Efte Joven prudente, y también enguanto a la reformación.
fahtifsimo , que velaba cuidadofo en Los Embaxadores de Francia , que
efta grande empreíík de la publica­ publicaron fer muchos decretos con­
ción , y aceptación del Santo Conci­ tra los privilegios Galicanos , tuvie­
lio , eferibió por efte tiempo a los ron la delgraeia de perfuadirlo á mu­
Legados de Eípaña en efta forma: chos. Empezaron k-interprétale ma­
En el Cmfijlorio , que fe tuvo h lignamente los decretos , y como el
veinte yfeis de Enero 5 el Fontifi- Reyno eftaba lleno de ingenios tur­
t e , con p á feeer, y confentimiento bulentos, enemigos de la Santa íglev
de todos los Cardenales , confirmó fia , y manifiéft-amente hereges, con-
todos loP decretos del Concilio fm figuieren embarazar la publicación
excepción'alguna, y habló tan pia- de el Concilio; El mas perverfo ene­
dofa sy egregiamente de fu exevu- migo de efta publicación , y -acepta­
ciún, y óbfervancia, que j i al pió ción fue el Túíi£Confulto Carlos Mo-
animo de fu Santidad concurriere lineo Pdriiienle, herege entonces
el poder , y obras de los Principes oculto, y dediles obftiiiadamente
feculares, y particularmente del manifieíló. Publicó una confítlta fobre
Rey Catholico ¿fe debe efperar muy el Concilio 3^diaiepdo-, quesera ntu
(Borromeo Eifr. J. Cap. I X , 51
10 por muchas caiiíaS'^ indebidamen­ prudencia Jbbre , Í1 cortvéíldria pre-
te convocado ¡,- prbífégiúdo, yteríni-i íentar el libro de los decretos al R ey
nado y que contenía muchas co&s Sigifimindo , ó a la dictare el Rey-*
contrarias a' las libertades Galicianas: no. juzgaron , que preíéntárle priva­
Indignados dé efta tóíólericia', yar^ damente ál Rey era poco decorofa,
rogáncia dé Molificó1 los Senadór»e% y de poca1eficacia ,'para el fin de la
ó parlamentarios , l á quienes él- Rey publicación-, y aamifion^dé los de­
ávia cometido el examen de eíta cretos. TeíMan por, otrá^parte , que,
materia ¿ confIguierón jde fu Mageí- préíentandóíe' á ;la- dieta dé el Reyno,
tad , que Molineo , como foipeého- hallarían muchos , que-í©: opuíieflen;
ío de heregia, fueífe arreftado , y ünos jp^r^e eftéban-yá^infedos con
prefu. Deteñiafe la publicación , y los errores de Alemania ; •Otros por-
aceptacion .de el Concilio en Fran- íus particulares didameries V 6 intére-
ciiv-Para facilitar efte negocio eíSan- fes'. Entré muchos íé recriaban tam­
tifsimo Pió íbücito de el Emperador, bién de Ucangio Arzobiípo;•Gefíien-
de el Rey Catholico , ‘y otros Prin­ fe , Primado de el Reyno> ■
cipes Chriftfenos u n í ' íblemnifsima - .. Prevaleció en la deliberación
embaxada a Carlos IX, Rey Chrif- de los Eminentifsimos Gómmendono,
tianifsimo; ííiplicandole encarecida­ y HofsiO íá réfolueión -dé prefentar
m ente,' que mándaíTe pubíicar, y los decretos -de el Concillo en la die­
aceptar él Concilio. M á s, como éf- ta. Tenia efta él R ey Sigifinundo en
taba el Rey cercado de hereges, na­ los confines-de Litunia muy diftante
da le pudo coníeguir. Reípondió;;íb--- de Heilfpergia en Pruíia ', aonde fe
lo > que agradecía fumamente á tan­ hallaba el Cardenal Legado. Para exe-
tos Principes el honor, que le hazian cutar fu comifsion con celeridad, y
con íu embaxada , y íiis coníejos. fecréto tomo poftas, y llegó con
Masque eltaba feguro de que vivía grande brevedad al lugar de la dieta*
en la verdadera religión Catiiolica Comunicó immediatamenté ál R ey el
Apoftolica Romana , de que jamás íc motivo de íu jornada , y el defeo de
apartaría. prefentar en la dieta el libro de ei
SuceíTo más feliz tuvo la pu­ Concillo , que íu Santidad le avia re­
blicación , y recepción del Santo mitido. Tuvo oculto Sigiímundo al
Concilio en el Reyno de Polonia; en Cardenal en -fu Palacio háfta el tiem­
donde rezelaba el Sumo Pontífice, po en que ya los Senadores Polacos
que no fe recibieífe tan promptamen- eltaban en la dieta. Entonces propu­
te. Hallabaíe Nuncio en efte Reyno fo el Rey , que el Cardenal Legado
el Cardenal Commendono , grande defeaba.hablar en nombre de el Papa
amigo de el Cardenal Hofsio , que a aquella auguftifsima aííamblea.Con-
avia aísiftido con infigne zelo , y au- duxeronle dos Senadores k la fala
thoridad en Trento. Embió el Papa donde fe hallaban , y empezó a per­
al Cardenal Commendono impreíTos orar en fu afíumpto con aquella na­
los decretos de el Santo Concilio tural eloquencia , con que triumpha-
para que procurafTc íii aceptación en ba fiempre en las mas graves, y au­
Polonia. Hallóíe el Cardenal Legado torizadas congregaciones, ó juntas'.
fumamente temeroíb de que no ten­ Dixo , que quantos Señores
dría feliz íiiceflb efte importante en­ fe hallaban en aquel auguftifsimo Se­
cargo de fu Santidad. Coníultó el ne­ nado fabian los trabajos , que la San­
gocio con el Eminentiísimo Iioísio, ta Iglefia padecía en Alemania. Que
en cuyo Obifpado , y compañia efta­ entre las demas naciones del Orbe
ba por efte tiempo. Deliberaron con Chriftiano , no avia fido inferior &
al-
Vida ík San C a t w '
■alguna laiaclyta nación Polaca 5pa­ en la convocacion, profécucion,pu­
ra que fe congregaíle eí Santo Con­ blicación , y aceptación de el; Con­
cilio de Trento, y fe concluyeile fb- cilio, Todo quanto 1c hizo en elle
lizmente. Qfieagracias al Cielo 5 le negocio ^ uno de los mas graves,
avia puefto fin al Santo Concilio, no q&e ha íenidoiik ¿Santa ., Iglefia , ■.fe
©hitante las ©pofieiones de los he­ confió al Cavden,al;I^iepote Borromeo,
reges , y ; las politicas de algunos •cogáo; fe:. ve ,;pp£ las cartas eferitas
principes. Que para ocurrir á los pór; iü Tminencia y las que fe. e£
gravifsimos males , que ya íé experi­ tib ian continuamente á efte: Emi-
mentaban, y le debían temer en ade­ nenáfeimo. . o r - .
lante , ei Sumo Pontífice rogaba ala
nobiliísima,, y .muy chriftiana nación ■
: c a p it o l o .
Polaca , fe. dignafle aceptar el Santo
Concilio, cuya copia prefentaba en E M P I E Z A -E L C A R D E N A L
nombre de fu Santidad. E ftas,y mu­ Borromeo & pfafficar el Santo
chas otras razones,, largamente de­ ’ Concilio por la réformacionde
ducidas en las cartas, que el Carde­ f u perfona , y & f u
nal Comtnendono eferibió por elte familia.
tiempo al Cardenal Borromeo hi-
zieron en el piadofo animo de ios Elpücs, que el Cardenal vió
Polacos todo el eíoéta , qué. íe po-
t3ia defear. Algunos Senadores vene­
D con fumogozo , que el Santo
, Concilio fe avia publicado , y
rables por fas canas , y prudencia:, y tecibido en caft todas las Provincias
mucho mas por íu piedad 9 empeza­ dé la Chriftiandad , quilo íer el pri­
ron á derramar muchas lagrimas* mero , en quien fe vieíTe praóticado.
oyendo d difeurfo de el Cardenal. Sabia , como tan iluftrado del Cielo,
Avia e fe empleado toda fu natural que el modo eficaz de períiiadir la
elocuencia en poner delante de los obfervan'cia -dé las leyes es obfervar-
ojos de aquella auguftifsima dieta los k s con la ultima exacción. Sin dexar
defordenes, y heregias de Alemania, de atender á los negocios pú­
y obftinada defobeaiencia k la' Santa blicos de la Sarita Iglefia , em­
Sede. Fue muy íblido , prompto, y pezó a aplicarle á los excrcicios de
efectivo: el fruto de efta eloqueritifsi- la perfección heroica. Dcfde que hi­
nia oracion de el Cardenal Legado. zo los exercicios eípirituales de N. P.
Sin íalir de la dieta, cáíi;a una voz, S. Ignacio tenia/todos los días ora­
Ble admitido el Santo Concilio en. cion mental , lección , y otros exer­
Polonia con aplaufo de el Rey Si- cicios piadoíós. Ahora aumentó mu­
gifinundo, y -de calí todos los Sena­ cho todos eífcfc a&os de piedad, que
dores. le unían -con -Nueftro Señor , y le
En efte felieilsimo negocio de llenaban de celeftiales confuelos, y
Polonia en orden á la recepción de fortaleza para los arduos negocios
el Concilio., : coipo en los demás en bien de la' Santa Iglefia. -Enm.e-
R eyn os, y Provincias de la Chrift dio de fus grandes ocupaciones fe re­
tiandad , influyó el zelo, prudencia, tiraba indiípcniablemente dos vezes
y continuoscuydados de nueftro Car­ al dia a toncr oración , y quando le
denal Borromeo mas de lo que fe daban treguas los negocios y fe reco­
puede dezir. Bafta lo poco , que efc gía todo el tiempo pofsible a r n '
cribió en efte aíTumpto , para indi­ Oratorio , que tenia adornado ccn
cio de lo que el Santo Cardenal con­ bellas pinturas de la vida , y pajsicn
tribuyó , al bien de Ja Chriftiandad de Chrifto Señor Nudtro, . Agui je
ei>
s Borromeo L ib . 1. Cap. X . ^
entregaba a la contemplación de e£ de los Obiípos. Sus convecciones
tos íantos myfterios , y fe engolfaba eran útiles, de el gobierno , ó de
de lüerte , que al M r de íu retiro, materias espirituales, r A efte fin avia
le parecían todas las grandezas del elegido algunos vagones infígnes,
mundo lo que Ion en realidad, apa­ grandes Theologos , en éfpeeial al­
riencias vanas fin fubftancia folida, gunos Eípañoles,que íervian útilmen­
quando ' no íirven para la gloria de te en efte aíTumpto al V Sáftto Carde­
Dios. Tenia tiempo fefialado para nal. Con elte tenor de vida le le co­
rezar el oficio divino en las horas, municó tanto el Señor, que folo bal-,
que íeñala .el rito Ecleíiaftico; leia, laba fínfabores en todas las grande­
ó hazia que leleyeíTen libros espiri­ zas de el mundo , y pensó por ■ -élíe-
tuales , para íu eipiritual aprovecha­ tiempo en dexarle, retirándole^ a úna
miento. Empezó á vivir una vida muy íoledad. ‘ ’J
auftéra, no íolo para el eftado de un Efte fecreto , que infínáa fu
Cardenal Nepote en el auge de la Hiitoriador Giuíana s -noá1 defctibfe
mayor grandeza; ierialo también-en la admirable vida de él' Reverehdifsi-
un Religioío penitente., Conociendo, m ó , é üuftrifsimo' Señor ^DóñTráy- Eicrii
que la vida contemplativa , y la ora- Bartholomé de. losMartyrésJ, : Árzó- por 1
cion folida esinfeparable d éla mor­ bifpo de Braga honor délaPReli- M .R
tificación, y penitencia , íe dió a las gion efclareoidai dé Santo DoM ^ósPP.Dc
aufteridades , que la componen. fecunda Madre de tales /üjos> .-'C<k^)ídelNc
Ayunaba algunos! dias a la Carlos defeaba la mas íieímca-'peí-deS.G
íemana , veftia afperos cilicios, que feccion buícaba los hombres rüáff- ilid?\ man
cubrian la purpura , y tedas, con trados de . el Cielo , para cohitiítarParis]
que fe adornaba íegun íü eílado por fus dudas., Conocía ya por la^fkMa ' c.23.
efte tiempo. Domaba íu virginal cuer­ al Iluítrifsimo Señor D on Fray Ékr-
po , y edad inocente con riguroías, tholomé de los M artyíes, quien íe-
y íangrientas diíciplinas. Viíitaba mu­ hizo mucho lugar pof fu fabMüriá ,- y
chas ígleílas de Rpma con fuma de­ fanto zelo en ^el Cbndlio dé 'Tréñto.!.
voción ; en eípecial frequentaba la de Tenia noricias.individukles^^ 'Car-,
Santa Maria la Mayor. A eftefagra- denal Borromeo, de lo m uchój- que
do Templo iba algunas vezes de no­ efte Iluftrifsimo- de Bragá avia' deféá«!
che ; y íiibia de rodillas todo el col­ do la reformación de los Eminenti£
lado , que empieza deíde Santa Po- fimos Cardenales. Parecióle ^qué1no
tenciana. Como en todas eftas accio­ podia hallar Oráculo mas íagrado
nes procuraba el íecreto , que de íu para íus intentos , y para ló qüe me*
naturaleza piden folo le acompa­ ditaba. Entré las muchas liortraá5que
ñaban criados muy confidentes en hizo a efte venerable A rzobiípóuna
eftas piadoías devociones. Reformó muy Angular fue defcubrirle fii cora­
el efplendor de íus veítidos , mefa, zón , y pedirle íu confejo. Un” dia -te
y converíaciones , dexando del todo llamó a íu ^Gavinete, y eftando- lo-
algunas innocentes diveríiones , qué los, le habló en efta£übíiünck:íl0io.
antes tenia. D exólas telas de fedaj Señor : luego que v i á K S. IUma.
y viftió folo un habito;. raodeíUfsimo fabundo fu Jauto zelo por nueflra
en el eftado , en qué le- tenia- Dios, reformación, ieanie cotí un -cordia-
dando fmgular exemplo de modera­ ¡{¡'simo amor filial. Nhtgtmo f^halla-
ción , y modeftia. Los dias, quenci mas mecej.sitado, de -ejla reform^-que
ayunaba , le fervian íolo manjares, tan juflámente defea V . S. IlMpco*'
en que fe defeubria la frugalidad, que moyo. Viendome en lo fumo ée -■ loS
pide el Santo Concilio en las mefas honores J grandezas de lá-Corte
I Ro*
34 ■ V'i.da de San Carlos
Román# ', Sobrino de el P a p a , y don , que con la vida reí irada dd
mas andado de fu Santidad , de lo m Monafterio. E fto s, y femejantes
que yo quifiera. ,.temo mi falvacion. fueron los difeuríos de el Cardenal
T afsi pjertfo retirarme a un Mo» Joven , y de el Arzobiípo.Santo, qué
naftepior .y ocuparme folo en los cui­ le exhorto a ;que quanto. antes le
dados 4?. mi falvacion, entregando-, fueíFe poísible , fe retiraífe a reíidir en
me a la $onUmplacim->y penitencia¿ &: Iglefia de Milán, Como figuió el
a l a qu$ mejlro Señor me dá. dulzes, Cardenal Joven los confejos : de efte
y. poderofos atraílivos, M a s, aun­ anciano ^y venerable Arzobiípo la
que he conferido efle punto con nú dize. toda ni íantiísima vida.. Seria po j
direílor , defeo feguir el confep de. ca. gratitud á la venerable, memoria
Jf, S. en materia, tanJmportante. de efte Santo Arzobiípo , no dexar
Qsedo alfombrado el venera­ aquí algún .raigo de las Angulares
ble Arzobiípo , al oír femejante dif* ‘honras, y beneficios reales, que le d e ;
curio en un Cardenal Joven, Nepo­ bio nueítra Compañía de jefus. A l
te de d Papa , lilongeado de todas bol va- de el Concilio de Trento nos
las grandezas de d mundo , y los fundó d Colegio de Braga, vencien­
aplaufos 4 e la Corte. Recobrado un do las dificultades , que le opufieroa¡
poco de! el alfombro >. y gozoíiísirao los mas poderoíós de la Ciudad. Avia'
4 evér femejantes intentos.en elCarde- Qoncebido tan .alta eítimaeion de el
■ nal Bbtrrpmeo , le reípondió en efta Inftituto de la Compañía de Jeíüs., y;
. . ¿'y Em inentifsim••¡Sefior; no de los Jeliiítas., que avia tratado fa­
puedo menos de rendir humildes gra- miliarmente ¡en Trento , que-fe de­
cias al Author de, effk$¡ maravillas termino a hazer la fundadon de el,
en el corazoti .de f \ Eminencia, que Colegio. Efte, Santifsimo Arzobiípo
es Dios Nueftro SeñorrSok iefte gran folo atendía á la mayor gloria de Dios^
Dios 5 en cuya prefencia fon nada y bien de íüs ovejas ; y afsi nada pu­
todas las honras^riquezas, delicias^ do retardar íiis: intentos , prefiriendo
y,favores de la tierra > puede inf- efta fundadon a otra, alguna. Pues
pirar é ,K Eminencia effos defeos. aun no avia en Braga Convento de
IfOS alabó con los elogios,• que mere-> fu fanta Orden , ni ae otro faftto In£
¿eñ. M afjuzgo , Señor .Eminentifsim t-ituto de .ReHgioíbs. No ignoraba las
mo3 queno quiere Dios el efelio de bon-aícas , con que por efte tiempo
qfos defeos en las préfmtes circurif combatían-efta1nueva. Religión algu-
ianciás. Todos los Prelados ,. que nos'gravifsimosTheologos.de..íü Re­
tífsiftifron al Santo Concilio , y ef- ligión milma-en Efpaña, y Portugal.
tdn, bien informados de las cofasJ a - La Compañía-de fesvs venera- i.': dte
ben > que la Santa Iglefia debe a Fi iSantifsimo Arzobiípo , com© i ' uno
Eminencia la continuación, profecu- de íuSíprimeros iníignes bienliechores,
<¡ion , y conclufion de efta grande Fundadores. ^y dereníores. f ;
obra. Ahora es mceffario , Señor, < ■D e -lü reformación paíso eí
que f e confume, haziendo prañicar. Cardenal Borromeo a la de fu.fami*--
todos los faludables decretos de él lía, Como Cardenal Principe Nepote
Concilio. Efto quiere Dios de F.Emi- de el Papa- avia confervado ■en íii
nenría, y, no el retiro. Fea todo el Palacio hafta ahora gran numero de
^lundo.en .el Cardinal Borromeo la, Ga valleros i,-y períonas nobles de pro-*
perfefim n^quefe defea m íos Car* fefsion feglar : parecióle , á* las luzes
denaj.es & Qbifpos, y en todos los que tenia de el Cielo , que ya no le
Eckfiafticos, y .de efta fuerte affegu* era decente efta pompoía , y profana
r fr á m#} -JC Emimnáq Jy Jaiva* familia. Defpídiú k-Cüdos los^feglaresj
$ormhe& L ib . f. Cap. 'X . 3f
remunerándolos íegun íii mérito , y fus heroicas' virtudes ,- deíde" [joven,
procurándoles honroio empleo en fue la conñancia, y defpreao'- de los
cafa de algunos Principes deudos, 6 reípetos humanos. Como los políticos
amigos füyos. Coníervó los Ecleíiaf- falíos., ó maliciólos : déíeítimaban la
tico s, que necesitaba íii dignidad, virtud de Carlos, todos" lffs grandes
y lu perfona. Pero les declaró , que hombres-de piedad ^y •jnizio fé go->
los que quiiieíTen quedarle en íü Pa­ zaban' de- vér un eípejcP de la perfec­
lacio fe avian de reducir a una vida ción chriftianá en efte Cardenal. Mas','-
Ecleíiaftica muy exemplar. Prohibió­ que todos eftaba gozofiÍ6Írao íü T ío
les veftir feda , todas las- diveríiones Pió ÍV. efperando , que el exemplo-
póco decentes al eílado, que profef- de fu Sobrino, en quien íé empezaba
faban , aunque fe vieífen en las fami­ & ver toda la-reformación de el San­
lias dé otros Cardenales j como to Concilio dé Trento , feria eficaz
fon jüegos , aísiltir a elpefta- medio pata -qüe muchoá- le imitaífert.
cülos, ó reprefenpaciones, y .todas El catliolieo i y prudente Rey Pheli-
las cofas de eíla eípecie. En fin Car* pe II. eftimó tántó a Garlos por la
los quería una familia y-' en quien re& fama de fiis grandes virtudes, que le
plaiidecieíTe toda la íeveridad déila dió una -peniíon de nueve mil deudos
diicipliha Eclefi^fuca , que mandaba* fobre el Arzobifpado de Toledo , y
y a que exhortaba fel Santo Concilio le confirmó1en el Principado de Oria
de Trento. Deíde luego fe hizierori en el Reyno' de Ñapóles ; gracia, que
cargo los domefticos de el Carde­ avia hecho antes al difunto Conde
nal Joven, que íu intención era,imi- Federico fu hermano.
taílen íu vida , y que de otra fuerte,
no podian éílar mucho tiempo en fu C A P IT U L O XI.
Palacio. Veremos en adelante a: que
perfección reduxo toda íü familia,¡qué IN T E N T A - C A R LO S IR A
pareció mas ana ' Comunidad: Reli- refídir á fu Iglefia de M ilh n , no. lo
giofa obfervantiísima., que, Palacio de eonfigúe , embia á los-Padres de la
tiñ Príncipe , y 'Caudéñal. j; -3" Compama de Jefas , y- á Mon­
Efta reformatioatíe la perfo­ feñor Ormaneto á efta gran
na , y familia de el Cardenal Borro- ■ Ciudad. ~
meo causó mucha admiración enRo-
má ; y no faltó quien la eenfuraba al­ Ntre los decretos de el Santo
tamente. Algunos de los que avian Concilio de Trento , que de­
fidó-deípedidos de íu cafa , y a quie­ feaba practicar ! el Cardenal
ras cegaba, y daba en roítro el reí- Borromeo , el principal era el de la
plandor de íus virtudes murmuraban refidenciá. Conocía, que la auféncia
lo que debían alabar, e imitar. Mas, de los Paitares Ecleíiafticos era la
como nos eníeña él A p o fto l, ios fuente manantial de todos los deíór-
hombrbs -regidos fólo por lo fenfible, denes de un Obiípado. Alsi lo avia,
ó animal., no-pueden percibir las reconocido el Santo Concilio , y en
cóíaá efpirituales, y otro Apoftol nos él fé avia diiputado largamente , filá
previno y que ltís> hombres terrenos refidencia de los Obifpos era de dere­
blasfeman las cofas fantas ,.que igno­ cho divino. Aunque no fe. determinó*
ran.-Dezian eftos todo lo que la ig­ por qué derecho eftan obligados á re-
norancia, la malicia , ó política falJá fidir en fus Ig lefk s, convinieron to­
fuele dezir, quandti fe dexa ver, la dos los Padres de Trento en la gra-
en hombres dfe,el caraéter de vifsima obligación , que todos tienen
virtud ■
el Cardenal -Borromeo. Pero una- de k la refidencia. No j^ceísitaba la pie-
'3~¿ V t U de S m C ú tk t
dad> y de Carlos gaftar tiem* mo le parecieíTe. Executó h vifita: eP
po en decidir elta queftiori. Pues co­ te Monfeñor con el zelo, que fe pro­
nocía fu ©bligacion gravifsima, y de- metía , y defeaba el Cardenal. Por
feaba executar en todo lo que juzga» efta vifita conoció el Joven Arzobil-
ba fe* mayor gloria de Dios, y bien po , quan neceífaria era íii reíidencia,
de las almas, que jeíu-Chtiíto Paílot para remediar ios grandes abuíos,
Jumo le avia encomendado. Guiado que avia introducido la ignorancia,
de eftas luzes de el Cielo , initó a íü d v íg ío , y la- aufencia de íiis precie^
T io Pió IV. le dexafle ir a cuidar, ceffores. Para proceder con la pru­
de fu Iglefia 9 y de las ovejas, que dencia , que era como natural en las
tenia a fu cargo. Nopudo condeiccn.- ■deliberaciones de el. Santo , liizo una
der tan prompta mente el Papa a los junta de hombres muy labios . para
defeos , 6 inftancias de •iü Sobrino, reíblver los negocios de íu., Arzobis­
Fuera de cf carino íumo 5 que le te­ pado. Eran de efta junta , 6 cóngre-
nia , le neceísitaba en R-onia , para ación entre otros, grayiísimos P-rela-
d bien univerfal de la Santa Iglefia,
y particularmente para la execucion
f ds y Theologos, Gabrid Paleo-
to , Auditor de R o ta , y deípues Ar-
de el ConciMo, N o íe puede negar, zobiípo de Bdloiúa, y Cardenal; Mon­
que las circunftancias, en que eíiaba señor Aguftin Valerio^ -que deípues
el Cardenal Borromeo , fon 4as mií- fiie Cardenal, y Qbiípo de Verona.
ynas , que ponen los Theologos, y Tales eraa los íujetos de cuyos con-
pueden excufar la reíidencia de un fejos fe valia Carlos para d acierto
Prelado. Son cftas. i^ lu Charidad de íüs negocios Epiícopales.
chrifliana. 2. alguna necefsida'á Ur­ Los vicios, -que fe defeubrian
gente. 3. la debida obediencia. 4.. la por la vifita de Moníéuor Ferragata,
utilidad evidente de la Iglefia 3 ó de necefsitaban algunos hombrea verda­
Ía República. Todas fe hallaban en deramente a^oltolrcos, llenos de ze­
la perfona de el Cardenal Nepote, lo de la gloria de D io s, •que con íii
authorizadas con la aprobación , y exemplo , doófrim, y fervorofasMit
precepto de el Papa. fiones atendieflen a, la converfion de,
No^obílante , rogaba , é i n f ­ las almas. Iiazdan por efte tiempo en
laba por ir a fu reíidencia , y no pu- Italia los Padres de la Compañía de
diend:.) confeguirlo, velaba deíde Jefus el fruto , qnc dizen nueftras his­
Rorria íbbre l a I g l e í i a de Milán con torias, y las de: otros. Sobreíalía mu­
liima diligencia. Hazia , que lii V i ­ cho el zelo apóílolico de el Padre Be­
cario General le diefle quenta de ios nedicto Palmio., que avia fantificado
negocios- de d Arzobiípado muy en con íus fruduoíaS;: Mifsiones cafi toda
particular , y Carlos le daba fus or­ Italia. Empezó á predicar con tanto
denes en todo. Coníervaíe todavía en fruto y aplauío de fiis. auditorios,
el archivo Arzobifpal de Mil^n 1111 que al acabar el:Sermón, íticedió pu­
grueífo volumen de cartas, que por chas vezes oirfe- eíle elogio de^el Sa­
eíle tiempo.;,: efcnbió el Santo á fu grado Evangelio.: Beatas venter,
Vicario General para el buen go­ m i te portavit. Predico cori indici­
bierno de íu Igleíia. N o contento óles bendiciones del Cielo en Parma
con eíla vigilancia por cartas, leem- íu Patria, Roma , Venecia, Geno­
bió á Monfeñor Ferragata por fu va, Padua, y en cafi todas las Ciu­
Obiípo auxiliar con ampias facultades dades de Italia. El Santifsimo Pon­
para vifitar el Arzobiípado , y exer- tífice San Pío V . le - eligió .por íu
cer los miriifterios. Epi copales de Predicador Pontifido.. Pero ,, donde
confirmar, ordenar, y reformar, co* el P. Palmio exercitó por mas tieni-
íBorromep L t k 1. C d p .X 7 .
po > y con mayor fruto el talento los avian vifto. Pero en efta obfer»
ApoítoÜco, de que le avia dotado vantifsima Comunidad les avia pre-
el Cielo ,. fue en lá grande., y po- vi f t oantes de fundarfe la Religión
pulofa Ciudad de M üán, á donde de la Compañía, la famola Archan-
le embió Carlos por elle tiempo gelá Panicarolá, a quien daban yk
con otros Jefuitas. Hallábale Palmio el nombre de Beata Archangela. É£
Provincial de lá Provincia de Lom- ta venerable Réligiofa, á quien avian
bardia, quando el Cardenal Borro- . conocido muchaá , que aun vivían én
meo bufeo Mifsioneros para embiar- e l . Convento de Santa Marcha, efpe-
los a la Ciudad de Milán. Gomo era cialmente la Superiora Madre Arco- Sach
tan conocido el Provincial por fus n eta, avia vifto en uno de los ma-hiíVSc
apóftolicas Mifsionea, le pidió el A r­ ravilloíos extaíis, con que frequente- 2. p.
zobispo á nueftro Padre General mente la regalaba el Señor, á laCom-7.an.3
para erabiarle á reformar las coftum- pañia de Jesvs. Contaban las Rcli-
bres de aquella populofa Ciudad* giofas aver fabido de la Madre A r­
Aunque hazia falta el P. Palmio para changela , que eftando en oracion,
el gobierno de la Provincia de Lom- rogando inflantemente a fu Mageftad,
bardia , le configuió fácilmente el miraíTe por fu Santa Iglefia, y reme-
Santo Cardenal Como era pofsible, diaíTe los inumerables males , que la
que la Compañía negaífe cola algu­ cercaban , y oprimían /la monílró el
na al Eminentifsimo Borromeo,que Señor , que preílo embiaria al mun­
la honraba con todas fíis confian­ do u^a nueva Religión, que fe llama­
zas, y la iluftraba con fu mérito, vir­ ría la Compañía de Jesvs¿ compuer­
tud , y protección í Defeaba alm if ta de hombres apoftolicos, que irían
mo tiempo dar principio al iníigne, por toda la tierra , como otros nue­
y gran Colegio, que nos fundó en vos Apoftoles, para la converfion,y
íti Ciudad de Milán. .. renovación de el mundo. Que ven­
Partió para efta gran Ciu­ drían á Milán , donde ferian recibi­
dad el Padre Palmio , acompañado dos , para gran provecho de fus Ciu­
de un Padre Efpañol, llamado Die- ' dadanos, Las Religíofas de Santa'
go Carvallo. Fueron a hoípedaríe al Mardia eftaban tan perfüadidas á : la
Palacio de la Cafa Borromea , don­ verdad de efta revelación de la Ma­
de hallaron por feliz aufpicio el dul­ dre Archangela , que la Superiora
císimo nombre de JesvS, formado, Madre Arconeta avia mandado á to­
ó pintado^ en algunos fitios de la ca­ das ííis Religíofas, que rezaíTen ca­
la. Llevaban los Padres dos Breves da día cinco Pfalmos, y algunas, pre­
.de el Pontifice; uno para el Senado; ces al dulzifsimo nombre ae Jesvs*
otro para el Governador , en, que para que quanto antes fe cumplietíe
les exortaba .á recibir, y favorecer la profecía, Afsi lo executaban, quan­
benignamente á los nuevos hueíp.edes do los Padres Palmio, y Carvallo en­
Padres de la Compañía de Jesvs. traron en Milán , y fueron á fu Igle­
Exlfbtaronlo con tanta benevolen­ fia a celebrar el Santo Sacrificio déla
cia , y favor , que no podían expli-* Milla. Fue fumo el confuelo de los
carie los Jefuitas agradecidos. A l día dos Jefuitas, al oir efta relación def
figuiente fueron á dezír Miífa á un aquellas Religíofas, y ver cumplida
Monafterio vecino, llamado Santa profecía tan ungular, y gloriofa pa--
M a ri ha. N o es poisible declarar el ra lu nueva Religión,,
gozo, que tuvieron las Religíofas de Empezó a predicar el Padre
efte Monafterio , al ver Padres déla Palmio en aquella populofa Ciudad
Compañia de Jesvs, . aunque jamas con el aplauíó , y fruto, qué moftra-
K ' ba
3*8 Vida de San Carlos
ba el miimerable auditorio, que con­ ba efta inculta íelva de ignorancias*
curría á fus Sermones. El Governa- vicios , deíordenes , y efcandalos pú­
dor , ei Senado , el Clero , y todo blicos aplicar los remedios y que avia
el numerofo Pueblo concurría a oír infpirado el Efpiritu Santo a los Pa­
ál fervoráis Mifsionero Palmio. Lue­ dres de el Concilio de Treiiío. Uno,
go ., que empezaron a conocer el y acafo él mas eficaz , era celebrar
grande fruto, que hazla un Jefíiita Concilios Provinciales , y Díocela-
lelo con lus Sermones, confeísiones, n o s, procurando poner en execu-
y otros minifterios de la Compañía, cion los decretos'-de el Santo Con­
Peleaban con anfia la fundación de cilio Ecuménico , y Jos -particulares,
un Colegio de efta nueva Religión, que.íe juzgaíTen convenientes fegun
Sabiendo el Cardenal Bórreme© el las neceísiaades de las -Provincias, 6
fruto , que avian producido los tra­ de los Obiípados. Por efte tiempo no
bajos, íudores, y minálterios de el fue pofsible a Carlos coníeguir licen­
¡Padre Palmio ,1olÍa dezir , que por cia de el Pontífice para ir á Milán a
la induftria, y virtud de efte Padre vifitar fu Iglefia , y celebrar un Sy-
le avian arrancado las malezas , y nodo. Bufeo , y encontró fu defve-
íelvas de el campo de Milán. Eftaba lo un labio, prudente, y zelofifsimo
gozofifsimo el Santo Arzobiípo de Eclefiaftico , que eftaba retirado m
ver las bendiciones de el Cielo fobre •un pequeño Curato de el O b la d o
la capital de fu Arzobifpado. Pero ■de Verona. Era efte Monfeñor Nico­
labia , que :los frutos admirables de lás Ormaneto , cuya piedad , y de-
la divina gracia en las mas fervorofas lengaño de el mundo le tenia tan
MÍf8Íones neceísitan un continuo rie­ oculto , que folo la celeftial perípica-
go de la mlíma .gracia para conícr- cia de él Cardenal Borromeo pudie-
varíe. Por efta cauía defeaba conan- ra defcubrirle. Se avia retirado, def.
fias condefcender á los ruegos de to­ pues de aver férvido de Vicario Ge­
dos los Milanefes , que le pedían neral al Illmo. Señor Don Juan Ma-
inflantemente fundaíTe d Colegio de dieo Gilberto , Obiípo de Verona-, y
la Compañía de Jesvs para bien de Prelado digno de la mayor venera­
fas almas. Defeabalo el Santo mas, ción , aviendo también acompa­
que íiis Ciudadanos; no íe pudo com­ ñado ál celebre Cardenal Reginaldo
poner tan prefto , y profíguieron Polo , -quando pafsó á Inglaterra
Palmio , y fu compañero en cultivar Nuncio á Latere de Julio III. donde,
con fus apoftolicüs trabajos, y regar como inftrumento de el Cardenal,
con íus íudores efta viña de el Señor, hizo Ormaneto grandes lervicios a la
tan inculta, per las caufas, que deí­ Iglefia , y deípues >de aver alsiítído
pues díremqs. PáíTaron de el Pala­ al Cgncílio de Trento. Con todas el-
cio Borromeo á unas cafas particula­ tas circunftancias, que acreditan fu
res , donde pudieflen exercitar mas fabiduria, experiencia, y zelo , fe
cómodamente los fagrados miniite- hallaba Ormaneto , quando fe vio
ríos de fu Inftítuto , y los fieles pu­ ■obligado á dexar fu retiro , y ¡Qffar
dieren lerviríe de íus períbnas con a Roma , llamado de el Cardenal
%nas libertad , que en el Palacio.
La alta , é iluminada capaci­ Luego , que eftuvo en íu pre-
dad , y prudencia de el Cardenal Ar­ fencia , le dixo Carlos el fin para que
zobiípo defeubria todos los medios le avia llamado , y le declaró todos
eficazes, que podian conducir para íus intentos. Dixole, que avia embia-
la reformación que defeaba en Milán, do a Milán dos Padres de la Com­
y en todo íü Arzobiípado.- Necesita­ pañía de Jesvs, para que dilpufieílen
m m rn eo L ib . 1. Cap. X l . 39
el Pueblo a la gran reformación, que to. Dios afsiíle con grande efpeciali-
me di t aba y que realmente necelsita- dad a los Prelados fantos y zelo-
ba. Pero, que podía conocer , que fos.
los Padres eran folo, como precur-
lores para la reformación íolida , y C A P IT U L O XII.
durable. Aviendole declarado Iiis lan-
tos intentos en las particulares con­ C O N SIG U E C A R L O S L IC E N ­
ferencias , que con el tuvo , le def- CIA de fu Tio Pío IV . para ir a
pachó á Milán por Julio de mil qui­ M ilá n ,y celebrar a llifu p r i- -
nientos y fefenta y quatro , con las mer Concilio Provine
inílrucciones convenientes. Hizole lii cial.
Vicario General con las ampias , fa­
cultades , que necesitaba para exe- P O r las A d as de el Concilio Dio- ]
cutar las ordenes de el Santo Car­ ceíano , que Monfeñor Orma-,
denal. Halló grandes dificultades, y neto embió al Cardenal Bor­
reíiitencias de parte de algunos Ecle- romeo , y por las cartas, que le es­
fiafticos ; mas con la aísiftencia divi­ cribió , conoció ííi Eminencia íer muy
na , algo le remedió. Contribuyó precifa fu refidencia en Milán. Dezia-
muclio á elle bien , que hizo Ur- le íu zelofo Vicario , que era impof-
maneto , el orden , que el Rey Ca- fible gobernar aquel grande Arzobif.
tholico Phelipe II. avia dado á fu§ pado fin la prefencia de el Arzobií­
Governadores de Italia ; que favore­ po , y le pedía licencia para bolver-j
cieren a los O b ito s , para que pu- íe á lii retiro. :No lo confintió el San­
lieíTen en execucion los decretos de to , animándole á profeguir lo co­
el Santo Concilio de Trento. Dió menzado , :y ófreciendole hazer nue­
principio el Vicario General á lii vas inftancias al Papa, para que le
nuevo gobierno con la publicación permitieíTe.ir á íii reíldenCia. Efecti­
de uu Synodo Diocefano ; donde le vamente iníló con nuevos ruegos a
juntaron cerca de mil y docientos íu Santidad , haziendole vér al mií-
Ecleílaílicos. En él publicó el Conci­ mo tiempo , por las repreíentaciones
lio de T re n to , y fe recibió ; reco­ de Ormaneto , quan neceflaria, é in-
noció el eftado de el Clero ; mandó, diípenfable era íu pretenda en íu ígle-
hizielfen la proteílacion de la F e , y íla. Todo lo que pudo conieguir el
diípufo muchas cofas convenientes Cardenal de íu T io fue , que hizieüe
para la difciplina Ecleíiaítica. Para una breve auíencia , y celebratTe un
que todos coriocielfen la neceísidad, Concilio Provincial en Milán , para
y utilidad de la reformación hizo el que fe recibieífe con mas íblemnidad
Padre Palmio en efte Concilio ypa el Santo Concilio de Trento , y pa­
eloquente, y doctísima oracion. Otra ra dar orden en las cofas mas urgen-
pronunció para el miímo fin el jia- te^ N o es maravilla , que el Pontili-
bio , y zelofifsimo Ormaneto. Aun­ ce no coníintieíTe en la total aufencia
que el^Cardenal Borromeo eftaba en de C arlos; pues al julio , y grande
R om a, fue el alma de efte C o n ci­ afecto, que le tenia, fe llegaba íu An­
lio , gobernado por las inílrucciones, gular talento para todos los nego­
que embiaba. Eran tan d od as, pru­ cios de la Santa Iglefia, cuyo formi­
dente^, y largas, que Ormaneto'íe dable peíb cargaba íobre los robuftos
admiraba , y no podía entender, co­ liombros de íu Sobrino. En fin efte
mo un Cardenal Joven., cargado de configuió la licencia por breve tiem­
todo el pefo de los negocios de la po , y para que en las concurrencias
Santa Iglefia pudieíTe atender k tan- de otros Cardenales no huvieífe dü-
4.0 Vida ¿le $an Carlos
putas de precedencias 5 y para ma­ liarmente los negocios de el Syno-
yor authoridad en el Concilio , le do, como para exercitar la holpita-
hizo Pió IV. íu Legado á Letere en lidad tan recomendada en el Conci­
toda Italia. lio general de Trento , y en la Sa­
Antes de M r de Roma pre­ grada Efcrkura.
vino con'admirable prudencia mu­ Salió Carlos de Roma con
chas cofas tocantes al Concilio , que grande fentimiento de la Corte Ro­
iba á celebrar; el modo de convo­ mana , y mayor de el Sumo Pontí­
car los Obilpos; de cortejarlos ,. y fice ‘ á primero de Septiembre de mil
hospedarlos; los puntos, que lé 'quinientos y feíenta y cinco , corte­
avian de tratar ; el modo de cele­ jado de gran numero de Cardena­
brar las Seísiones, y muchas colas les j y Prelados, que le defeaban
íemejantes, á que íolo íu perípíca- feliz viaje , y que la auíencia fueíTe
c ia , prudencia, y zelo podian aten­ breve. T an amado , y eítimado era
der. Hizo una junta de labios Theo­ eíle Cardenal Joven de todos los que
logos , y doctos Canoniftas para fabian apreciar el mérito, y íántidad.
dijponer las materias de el Concilio, En el camino fe detuvo algún tiem­
ae los decretos. Algunos eran po para vifitar algunos Santuarios,
ombres, que avian afsifbdo al San­ y ordenar algunas colas pertenecien­
to Concilio de T ren to , muy íabios, tes á íus empleos. Como Legado de
y praóticos en ella materia. Entre Bolonia fe -detuvo en efta Ciudad
otros fue el do¿to Canonifta Scipioo para dar labias providencias en el go­
Lanceloto , deípues Cardenal; los bierno politico-, y Eclefiaftico. Co­
graves Theologos Juan Baptilla- mo Abad de Nonantola , viíitó efta
Caílello ; y Michael Thomás , que Abadia!, y en ella hizo uno , como
avian alsiftido en Trento ; y fueron Synodo «de los Canónigos, para or­
en adelante Illmos. Gbifpos. Con e£ denar, y reformar lo que juzgó con­
t o s , y íeimejantes íhjetos diípuío el veniente al buen eílado de aquella
Cardenal las inftrucciones para lu cafa. Por todo el camino fue obfer-
Concilio. Aviaeícrito á Ormaneto, vando lo bueno , que* hallaba , elpe-
quando íaldria de R om a; el numero cialmente en los Obilpos, y Ecleíia£
de íu familia ; por donde , y como ticos, para imitar íü gobierno ; y lo
avia de hazer el viaje. Ordenóle, malo para evitarlo, y reformarlo en
compuíiefle decente, y moderadamen­ fu Diocefi. En todas partes fue recibi­
te el Palacio Arzobifpal; que para do por los Principes, y Seüorespar-
íii perfona fe alhajaíTen con gran ticulares, con la benevolencia cor­
modeftia íolos d o s , 6 tres lalas. Que tejo , y grandeva , qüe fe debia á
la mefa fueíTe digna de íiis Illmos. íu «perfona , cara&er y ’ fantidad.
hueípedes; ma s , que en todo lo Por todo el camino dexó feñales in­
pofsible, íe conformaffe con la fru­ decibles de fu piedad , zelo por la
galidad , que pide á los Obiípos el reformación de la Santa Igleíia , y
Santo Concilio. Que no fe les íiryieJ- un olor luavifsimo de íus heroicas vir-
fe con baxilla de oro , ni plata; fino fbdes.
de barro decente , curioio , y lim­ Llegó finalmente el Santo
pio. Que diípuíieífe con toda la de­ Cardenal Borromeo a la nobililsima
cencia , y modeftia pofsible en el Pa­ Ciudad de Milán-, donde le eípera-
lacio fala para holpedar á los Illmos. ban los defeos, y aníias de todos los
Obilpos, que irian al Concilio. Por­ Ciudadanos. Tenian eftos viftoíá-
que defeaba tenerlos en íu caía ; afsi mente adornadas las calles, por don­
para poder tratar mas fácil, y fami­ de avia de paífar íu Arzobiípo.^Eíta-
íBorrómeo L ib . í„ Cap . X 7Í. 41
ban ricamente veftidas de las mas pre- dos de los demonios, que prefentian
ciofas Tedas , que avia en una Ciu­ la guerra, que avia de Jmzerles efte
dad tan rica , noble , y opulenta. Santifsimo Arzobiípo.
Deícubrianíe a trechos varios arcos Con elte nobilifsimo - cortejo,
triunfales con inícripciones, que ex- y pompa llegó , como en triunfo , á
preíTaban el amor , y reverente oble* la Iglelia Metropolitana , donde le
quio , con que todos recibían al Car­ recibieron íiis Canonigos con la ve­
denal Santo. Fue efta íolemne, y neración , relpeto , y ceremonias fe-
magnifica entrada a veinte y tres de gradas de efte folemne ado. Hizo el
Septiembre de mil quinientos feíen- Santo oracion ; fe cantó el Te Deum
ta y cinco. Antes de entrar por las -laudamus , & c. bendixo al Pueblo,
puertas de la Ciudad le viftió el Ar­ y le defpidió colmado de indecible
zobiípo de Pontifical con Mitra, y gozo. Retiróle á íu Palacio á defcan-
ornamentos blancos en la Iglelia de lar un poco de la fatiga de tantas
San Euftorgio. Montó defpues en un honras, aplauíos, y bendiciones, co­
cavallo bianco , cuyos ricos adere­ mo le avian dado. El Domingo íi-
zos eran de el miímo color. Los Se­ guiente celebró Miífa Pontifical , <1
ñores de la Cala Confaloneira, a quie­ que afsiftió- immenfo concurlo. Hizo
nes , por privilegio de fíi diltinguida el Santo un diícur o eloquente , y pa­
nobleza, toca efta función , le reci­ ternal , en que moftró a todos fuá ,
bieron a las puertas de la Ciudad, Ciudadanos las anfias , que avia teni­
baxo un rico palio blanco , veftidos do de verlos , y eftar con ellos , em­
ricamente de carmesí los que le lle­ pezando fu oracion con aquellas pa­
vaban. Precedía una lucidísima pro- labras divinas: Defiderío defideravi
cefsíon de todas las Religiones, y boc Pafcha manducaré mbifeum
-Clero. Seguían, todos los relpetables con grande defeo he defeado celebrar
cuerpos de la Ciudad , Magiílrados, ella Paíqüa con vofotros; efto esme­
Senadores, Militares, feguidos de el ros , enfeñaros, y ferviros. Procuró
Excelentifsimo Señor Duque de Al- -deíembarazaríe de las preciías aten­
burquerque , Gobernador de el Efta­ ciones políticas de los , que le vifíta-
do de Milán. Entre, todo efte magef- ron , para atender con toda diligen­
tuofo , y n otísim o cortejo fe lleva­ cia a celebrar el Concilio , que le avia
ba los ojos , y los corazones de to­ lacado de Roma , y trahido; á Milán.
dos el Joven Cardenal , que fe dexa- Como iban llegando los Se-
ba ver con una modeítia de el Cielo. . ñores Obi pos, y Theologos convo­
Era inumerable el Pueblo , que avia cados , iba el’ Santo diílribuyendoles
concurrido , no folo de Milán , mas :las materiás, y puncos 5 que íe avian
de las Ciudades, y Lugares vecinos de tratar en el Concilio, para que tu-
aver efta mageftuoíiísima entrada de .vieíten tiempo de eftudiarlos, dirigir­
lu Arzobiípo. A l verle en la edad mas los , y ordenarlos. Trabajaba noche,
florida de veinte y feis años, con una y dia el Cardenal fin interrupción ; y
modeftia angélica , y amabilifsimo no fe concibe , como podiá atender»
Temblante , empezó a clamar lamtil- tantas cofas ', y trabajar tanto. Mas,
titud : efte es otro San Ambrofto: .como no tenia otro nn en íiis labo-
día vendrá quando fe enarbole fu riofas tareas, que la mayor gloria de
e f andarte, como el de el Santo Dios, y el bien de las almas ; el Cie­
Doctor. Palabras , que el tiempo ve­ lo le daba efpiritu i y aun fuerzas
rificó de profeticas. Oyeronle tam­ corporales para un trabajo , á que fe
bién , con aíTombro pavorofo , mu­ rindieran muchos hombres robuftos.
chos clamores s y eipantoíos gemi­ Aisiftieron á efte Concilio Provincial
L de
42- Vida de Sati Carlos
de San Carlos los Prelados íiguien- empieza: Dei fummo erga nos be*
tes : Bernardino Scoto , Obiípo de neficio fattum eft, £5Pe. al fin de el
Plafencia, Cardenal de Trani, de la primer Concilio Provincial de Milán.
Religión de los Clérigos Reglares de No fe puede leer fin una tierna de­
San Cayetano ; hombre de Ungular vocion , y admiración de la íántidad,
piedad , y fabiduria ; Guido Ferre- prudencia, y zelo de efte Santo Car­
rio Cardenal, Obilpo de Verceli; a denal, Leyeronle , y íe recibieron en
quien puíó la Virreta Carlos en efte elle Concilio todos los decretos de el
Concilio en nombre de el Pontífice; Santo Concilio de Trento. Ordenó
los Illmos. Señores Obiípos , Gero- el Cardenal á todos- los Obilpos la
nyiiio Vida de Al va ; Mauricio Pe­ execucion ; y que hizielfen publica­
tra de Vígevano; Céfar Gambarade mente la proteftacion de la .Fe., co­
Tortona ;Scipion de Efte de Ca- mo lo executaron. Eftablecieroníé los
íal ; Pedra Caftaquiaro de Acqui; muchos, y admirables decretos, que
Domingo Bolano de Brefa ; Nicolás fe leen en las Adas de, efte .Conci­
Sfrondato de Cremona, quien, ele- lio de Milán 5cuyo refumen veremos
bado deípues a la Sagrada Purpura, para utilidad dé los Señores Obif.
y ííiblimado a la T iara , le llamo pos , que defeen imitar á San Carlos
Gregorio XIV. Geronymo Galorato Borromeo. Puíb fin á íü Concilio -eíle
de Álexandria de la Palla ; Federico zdoío Arzobiípo con un fervoroio
Cornaro de Bergamo. Cinco Sufra- ■diícuríb, dirigido á los Señores O bif.
atieos. no pudieron afsiftir por em-
f arazos legítimos ; fueron eftos el
pos, exhortándoles a la execucion de
-los decretos, que fe avian eltablecido.
Cardenafde Santa Crtiz Juan Anto­ Fue muy’fingular el fruto , quepro-
nio Capiíiicio Obiípo de L od i; el duxo efte admirable Concilio , y íe
Cardenal de San Jorge , Obiípo de dió con el principio á la reforma­
Novara ; Juan Antonio Cervellon; ción , -que tan ardientemente avia
Gaípar Capri, Obiípo de Afti; Juan defeado el Arzobifpo.
-Antonio Fideo de Sabona; pero ef­ Avia concurrido á ver cele­
tos Eminentiísimos, & Illmos. embia- brar efte Concilio de Milán inume-
ron fus Procuradores al Concilio. La rable ge^te de todo el Arzobiípado,'
Iglefia de Vintimilla eftaba vacante por aísiítir á un'-acto íát^rado , y fo-
en eíle tiempo. Afsiftieron también -iemne , que acafo jamás en las cir-
•por fü devocion, y zelo los Eminen- cunftancras fe avia vifto en la San­
tifsimos Cardenales Boba , y Caftel- ta Igleíia. Ver un Cardenal joven á
Ion. los veinte y feis años de íü edad en
Dioíe principio al Concilio la grandeza de Nepote de el Papa;
-con una íolemnifsima Pfocefsion de colmado de todas las honras^ rentas,
-todos los Prelados , y Clero ■en y favores , •que íe podian imaginar;
que iba en cuerpo el Senado y el verle celebrar Concilios •, formar de­
Excelentísimo Gobernador Duque cretos de reformación ; inflamar álos
de Alburquerque. Predicó el Padre Obiípos en el zelo de la gloria de
Benedicto Palmio de la Compañía de -Dios, y bien de las almas; fer el
Jesvs un Sermón doctifsimo , en que primero en practicar en íu perfona,y
moftró la neceísidad de reformar la familia lo que fe eítablecia ; predicar
Iglefia, y el modo de reformarla. al Pueblo ; adminiftrar los Santos
El Santo Cardenal hizo una eloquen- Sacramentos, y en fin hazer todo lo
te , y devotifsima oracion de el infti- que los Concilios antiguos, y mo-
tuto , y necefsidadde los Concilios . ■dernos piden. Todo cfto causó tal
Provinciales. Se Jialla efta oracion que 'admiración á! quantos -lo vieron-, y
¡Borromeo L ib . 1. Cap, X I I . 43
Tupieron, que los hizo.profetizar lo
que avia de fer íü Joven Arzobiípo; CAPITULO XIII.
un Santo , que la Iglefia colocaría
en los Altares. Quando el Sumo Pon­ RESU M EN BREFE B E L A S
tífice fupo por cartas de lü Sobrino materias, y algunos Decretos del
Carlos, y mucho mas por los Car­ primer Concilio Provincial de Mi-
denales , que avian afsiftido al Con­ . Van , prefidido por San
cilio lo que en él .avia executado fu Carlos.
Sobrino , no pudo contener las la-
.grimas. Dixo publicamenre , que lo
que avia executado en Milán el Ar­
zobiípo, debían imitar todos los Pre­
A’ Unque los Concilios de San
Carlos fe hallan en el gran,
volumen de las Adas de Mi­
lados de la Santa Iglefia. lán., y en la coleccion de los Conci-
Explieó el Papa íü gozo al -líos generales, y provinciales, me
Cardenal Nepote en un Breve , que ha parecido hazer un breve r-eíümen
le efcribió a Milán en eíla forma: Me de efte primer Concilio provincial.
han fido muy gratas vuejlras cartas* Se defeubrira de efta fuerte la gran
en particular las ultimas de diez y prudencia de nueftro Santo, llena de
ocho de efte , en que me ejcrivis el celeftiales'luzes , fu .zelo por el bien
feliz fucejfo del Synodo, y particu­ -de. la Santa Iglefia, fu amor , a Dios,
larmente déla acetación publica de y a las almas y en fin un hombre di­
los decretos del Concilio de Trento, vino , afsiftido. de el Efpiritu Santo,
de ladifpoficion del Pueblo a recibir -fin cuyas fogofas luzes era impofsi-
lo ordenado en el Synodo , y de la i ble. ordenar tan íaludables eftatutos,
prompta voluntad del Quemador, y hazerlos practicar. Los Señores Obif-
y Miniflros del Serenifsimo Rey Ca~ pos, que deíearen eficazmente íantifi-
tholico , que prometen ayudar con -car lüs O bilpados, podran cumplir íiis
fu favor a la execucion de los de­ lantos deíéos, con hazer pradicar
cretos- ; en que reconocemos clara­ en quantoe fuere, poísible , fegun el
mente el focorro divino, .que afsifle , tiempo , y eircunítancías^, lo que es­
á vueftro ardiente, y buen defeo: ta b le ció y jpufo en pradica San
■loárnosl os exhortamos continuéis lo Carlos Borromeo en füs Concilios
que tan fácilmente aveis comenzado, .Provinciales,; y Diocefanos. Las conf
yni a dar el loable exemplo que
n /?/ i v o ] ]r\sih]t>
podéis.
s M o ' h n n P it 4-h__- ! ______r . y J ____ _____ ' i
ntuciones ^ ó decretos de. el primer
En fiendo tiempo, partiréis á Tren­ Concilio Provincial fe dividen en tres
to a recibir , y honrar las Prin- partes. En la primera fe pone la pro-
cefas,executando lo que teneis enten- ieísion de la Fé Catholica, y los me ­
didp es nueflra voluntad, ajfegura- dios para confervarla eii íü pureza.
do lo haréis todo conforme á vuejlra Se habla contra los que abufan de la
prudencia, y bondad. E l Señor os Sagrada Efcritura. De los Maeftros
guarde. I)e Roma veinte y fíete de de Efcuela ; de el Cadiecifino , ó
OBubre de mil quinientos y jejen- Dodrina Cliriftiana , que los Parro-
ta y cinco. Haita aquí el Breve ; chos deben enfeñar todos los Domin­
de Pió IV. a fu Sobrino gos , y dias de fiefta ; de una Pre­
Carlos. benda afeda en las Cathedrales a un
buen Theologo; de los Predicadores,
%* % á quienes fe dan excelentes reglas pa­
&% * ra predicar con fruto , digna de leer­
■ le , y pradicaríe ; de lo que fe debe
jobfervaren d culto de las Santas Ima­
ge-
44- VUa ¿e Sim Carlos
■genes j y veneración de las reliquias; Obiípados. Se habla deípues de fu
de lo que mira a la Magia., divina- juriídiccion ; de los Notarios, Abo­
clon , y íuperiticiones, ‘ de las blas­ gados , Procuradores, Fifcales; de
femias , y celebrar las licitas. -los carceleros de las pifiones , y de
En la fegunda paite fe trata ■los reos , que eftíin á fu cuftodia.
de la administración de los Santos Tratafe en particular de todos los
Sacramentps en general 3 y en . par­ Miniltros de la- iglefia , y de los
ticular. el Bautiímo, Confirmación, 'oficios divinos, de la obligación de
Euchariftia, de el Santo Sacrificio de ■el Chantre de una Iglefia Catíiedral;
la Miífát ; de ía penitencia , ayuno; de las Dignidades , y Canonigos;
extremaunción , orden ; feminarios las dbligaciones de el Magftro de
de Clérigos; colacion de los Benefi­ Ceremonias ; del Sacriltan ; de ios
cios ; examen de los que han de fer Maceras, -del apuntador; de el
provülos en ellos ; íer Parrochos , 6 Theforero; de los Arcliiveros. Se
Canonigos; de la vida , que deben exhorta á reftablecer las funciones
vivir los Obilpos, y' los Clérigos, en -de las. ordenes menores; fe trata de
particular fe les encarga celebrar fre­ el Oftiario , ó Portero ; de el Lec­
cuentemente la M ilfa, no envilecer tor ; exorcifta , y Acolito. Y ha­
fu dignidad -, veftir modeltamente; blando deípues de lo que toca en
que fu mela fea frugal, y fobria; íii particular al oficio divino s fe trata
familia modefta , fabia , y virtuola. xle la Muíica ; de los Múfleos; de
.Que afsiftan a las horas canónicas. el 'tiempo en que fe lia de cantar el
Se les feñala los libros que deben te­ oficio divino; como lian de eftar to­
ner , y íe les exhorta a eftudiar en el ados en él Choro ’; y quando fe ha
viejo, y nuevo teítamento ; en el de falk ; de eltiempo.de Maytines,
Cathecifmo Romano , qué eftaba pa­ y prima ; de la MiíTa lisíenme; de
ra íalir á luz; en el Concilio de Tren­ los ornamentos de la Igleíia ; de las
to , y en los eftatutos Diocefanos. Se procesiones; de los funerales de el
ordena , que los Curas tengan un -Obiípo , y de los entierros; de la
compendio de Homilías * fegun la conlervacion de los bienes de la Igle-
elección de el Obiípo;la ftimaTheo- fia ; de el modo de adminiíirar la
logica de San Antonino , ú otras e f juriícliccion Ecleíiaftica, y fe conclu­
cogidas por el Obiípo el Paíloral de ye efta parte con el Sacramento de
San Gregorio , y el tratado del Sa­ el Matrimonio. Se ordena , que las
cerdocio de San Juan Chriíbftomb. mugeres de mala vida fe dHtingan
Tratafe deípues muy en particular de por alguna feñal en íu veftido , para
las obligaciones de los Eclefiafticos; que fean conocidas. Se exhorta á '
que viftan íiempre habito clerical con­ -impedir las comedias , 6 farfas; los
forme al orden , que tuvierpn, y á íii juegos de fortuna ; á moderar los
; dignidad , con toníura, y cabellos vanquetes íumptuoíos , y a reprimir
>cortos ? que no entren mugeres en las uíuras.
lus cafas, aunque fean párientas. Que La tercera parte de el Con­
-no traigan armas, que no afsiftan á cilio contiene , lo que toca á la bue­
juegos públicos, comedias, ó efpec- na adminiftracion de ios lugares pios;
•taculos; que no fe encarguen de ne­ como Holpitales, Cofradías, y Mon­
gocios feglares, y que rendan fus be­ tes de piedad. Se trata muy indivi­
neficios. Que los Señores Obiípos fe dualmente de las Religioías ; de el
apliquen á conocer el eftado de fus numero que ha detener cada Mo-
Parroquias , que tengan buenos Vi­ nafterio fegun íiis rentas; de las Aba-
carios , y fean folicitos en vifitar fus defas, Superioras, y de tedos los
Borromeo Lib., 1. Cap. x i n . ^
oficios de el. Monafterio ; de la que fea . con: el motim. de echar lü
Maeltra de Novicias ; Procuradora, bendición a la mefa ¿quando comen\
Portera , y Tornera J de la labor, y que Qfyerven¿tQdv:fo que eflá man­
que deben hazer ; xle la eniermeria dado en: el Santo GmeUio-de Tren- .
&c. :Se amenaza con excomunión; a to. Trataíe defpues ; de Epifcopi v e f
los Padres, que impidieren afus ht- tita , y fe: dize ; que los Obilpos
jas íer Religioías, quando íü voca.* deben conciliarfe la audioridad no
don es'verdadera. Se d:xa á la dif- con .aparato,, ó adorno .profano;lino
poíicion de el Obilpo íeñalar el dote con el elplendor de la t b , y dé la
para la entrada , . y recepción.. Sé vida. Se manda , que no viftan Teda,
arregla; lo que mirara; las Novicias, ni traigan; pieles preciólas;; que los
quc -fean de profeíTar, Se les prdeii» aderezos . de los-' cavallos,, ó muías,
be /íü oScio divino ; íus oraciones, ■que neceísitaren'* lean de cuero , y
y la lección eípiritual; íé les, pr°hk- no de leda; que .no íálgan de íü
be toda propiedad., ¿íe establece el apofento interior íin la -ropa; talar, y
modo de obler var cuidadoíáinente ;la Ja muceta.;.Se. ligue■ rafcjiEpifcopi
clauíüra. Se ordena, ló tocante a.l^s fupere&tllfcEntre otrascofts íeman*
Legas-, y penliónarias. j; a. 1°? Predi­ ¿da , que no tengan-cofa wAlguna de
cadores , Confesores, y Capellanes oro , ó platalirio quer-fea: muy ¡te-*
de el Convento. En una palabra^!? nue, como algunos tenedores.,’ o cu-*
exhorta a las Religiolás a obfervar charas. Se prohíben álfombras :, ;ta­
perfectamente íü regla‘, y á tener to­ petes , ó colgaduras de. feda , 6 que
dos los dias L-ccioa.: efpirituai de G> eften entretegidas con ella, fe orde­
munidad. Finalmente 16 habla en el na , que las mefas fe cubran con ta-*
Concilio de los Judíos ,, y le prolii- petes de palio , ó cuero. Que lédeí-
be a los Chriftianos tener comercio tierren pinturas profanas- de j fu caía.
alguno con ellos, - Se: concluye con Que en eíta afolas dos falas eftén en*-
las .penas a que le condenan los que tapizadas , 6 veltidas; una para e l .
no obíervaren eftas conititucionesj abrigo de el Obiípo, por: caufa de fu
todo conforme á los decretos de el lalua ; otra para la decencia dé los,
Santo Concilio de Trento. Al hn hi­ que vienen á tratar los negocios coii
zo el Cardenal Borromeo un- diícur- fu Illma. Que no mantenga mas mu-
fo , inflamado en el amor de Dios, la s, ó cavállos de los que> abfoluta-*
y zelo de las almas. mente fueren precifos. Se trata def­
Efte es un' refiimen de el pri­ pues : de Epifcopi menfa. Se preferí-
mer Concilio Provincial deSaiiCa^ be, que el Obiípo eche la bendición,
los tan breve , que íolo contiene los y al fin la acción de gracias. Se feña-
títulos generales de los decretos. Pa­ ían los platos , y manjares , que fe
ra hazer álgun. concepto de el gran, han de fervir , aun quando aya hue£
eípiritu , zelo , y celeftial prudencia pedes. Son a lo íumo tres ; pero íe
de el Santo , pondré mas en parti­ prohiben dulzes , y tartas , y las.co-i
cular. algunos títulos, y tal qualre? las de condimentos exquiíitos. Se or­
gla de ellos. Hablando de los Seño­ dena á cerca de la familia de el Obif-
res Obiípos en la fegunda parte ,.íe po : de Epifcopi F a m ilia que tenga
preferibe , que procuren mantener el folos los familiares precifos á la utili­
decoro de íü alta dignidad : De d'tg- dad de la igleíia , y <a :1a necefsidad
nitate ab Epifcopo retinenda.Ad- de el Obifpo. Pero fejes encarga mu­
te fin , entre otras colas, íe ordena; cho , que tengan los Clérigos , que
que no ejlén en pie delante de los fea poáible , y por lo menos entre
Principes, que. eJlán jentadQ.s 3 am- los demas > dos Capellanes Sacerdo-
M tes,
. V illa ¿e SÁn Cátlos
<cs; los ¡fetales atiendan cm gran ti pradicatores ejfé videantur i pa­
vigilancia a las acciones deel Obif- ra que no párezca , que le predio
p o , quando úra , e/ludia, vela, ó can mas a si mifmos, que k.íelfir
Je emplea :én- obras de niijerkordia, Chriíto. Que loi que deben predicar
de fu minijierio , ó hcize otra qual- •principalmente -es--;' ek’Santa Evan­
quiera coja, los qualesfean teftigos, gelio ; el 'Symholo; el Padre nueftro;
é imitadores de fus acciones s y de la Ave ■ María ¡ los. •Mandamientos
f u fanta comerfacion , -y. vida. Ef- d& la leydei Dios ;¿!os Sacramentos;
tas ion .algunas de las muchas:, y y los ritos, o-: costumbres lagradas.
iántiísimas .conftituciones, 'que 1c Que en -reprehender los vicios ijamás
ordenan i los Señores Obhpos. •hyeran á níinigisna'í ¡píeríbí^a' particular;
, Digamos alguna de las que tí^eoialméritó -Obilpos ;v i,Principes,
Jé .preícpbon á los Predicadores. Des­ Parroehos, ÍMagifbados &c. j:‘Que
pués ds aver eftablecidq ¿ que predi­ delHe el puípitjo!aio i'recomienden: po­
car la divina palabra es obligación bre alguno flii ekprella 'licencia de
de Jos Obilpos, y de los Parrochoá; el Obrípo. Elias-ion algunas! de las
y que, no pudiendo *cftar losIllrnos. advertencias á <lós Predicadores.
en todos los Lugares de fus Diocelis, ' -- ! 5 Igualmente ■ .fintas f o n l a s
deben buícau predicadores apoftoli- 'qué el Concilio Provincial de San
cos , que en lu ■ nombre prediquen; Carlos da a'losGonfeíTores, y Pehiten^
fe feñala eñ él Concilio lo que de­ tes.Delpuesde aver mandado , que
ben obiemr los Predicadores. Entre ios Médicos obfemn la conftitucion
otras muchas advertencias fe manda: de Innocencio III., que les manda
Que interpreten la ;Sagrada Eícritui- tío curen los enfermos Italia:,:' que
ra en elJentido, que -la'Santa Igle­ reciban el Sacramento de la Peniten­
fia , y los Santos Padres :1a han ex* cia ; aver didio a los Conféífores,
plicado1: y tío profieran la menor co­ lo que deben1faber en orden á das li­
fa, que á eíte lentido fe oponga. Que cencias de el Señor Obiípo, calos
fí ulafen de alegorías, ; efeoján las reíervados, &c. les dalos confejos
mas feledas de libros aprobados por figuientes. Q u e, fin urgente neceC
la Iglefia. Que ño anuncien . como fidad, no confrefíen mugeres antes
ciertas , colas: futuras., como la ve­ de falir el S o l, ni defpues de po­
nida de el Anti-Chriíto, &c. debien­ derle ; que no las confieílen en calas
do faber la lentencia que dixo el particulares ; fino publicamente en la
Salvador á los Apoftoles , quando le Jglefra con la cau tela de que al tiem­
preguntaron de el dia de el juizio: po -de la confefsion , divida alguna
non ejl veflrum nofje témpora , vel tabla al Confeflbr,y a la que íé con-
Tnomenta^ViQ os toca fabér los tiem­ fielfa. Se les enfeña los calos , en
pos , ó momentos en que íucedera que no pueden abfolver á lo s, que
mi ultima venida. Que no refieran llegan mal difpueftos a confelfarle; y
revelaciones, o milagros, que no también los calos relervados. Seles
eftén authenticados, y aprobados. ordena , que fepan los Cánones pe­
Que no' digan en fus Sermones pue­ nitenciales antiguos, para que al
rilidades , ó hiftorias ridiculas : ñeque imponer faludable penitencia á los
ineptas, ridiculas fabulas re- Penitentes , conozcan eftos la fuavi-
cenfeant. Que no hagan oftentacion dad , é indulgencia, que con ellos
en el Pulpito de proponer queftio- ula 'la Santa Madre ígleíía en las le­
nes difíciles , 6 abitrulas, ni de efti­ ves penitencias de nueftros tiempos.
lo levantado , ó eloquencia afedada: Eftas breves inftrucciones, que he
unde ipfius potiusquam Jeju-Cbrij- lacado de el primer Concilio Provin-
rial
(Borromeo Lt\b , 1. Cap, X I V . *47
cial de San Carlos, Ion para eitimu- acciones mas menudas de eíle Santo
lar a los ledo rea k que lean las Obiípo. Los grandes hombres , y
Adas dé: la Iglefia de M ilán; libró grandes Santos no fe dcfdeñan de
divino para los Illmos. Señores Obis­ preguntar a los mas Ínfimos, y hu­
pos , que debieran leer frequentc- mildes , como eftos puedan enseñar­
mente. ■ les algo para bien de lus almas,
y dele mpeñar las obligaciones
' CA PITU LO i XIV. de íu miniílerio. Profiguió íiivia^
je , y recibió a las Archiauquéfas con
P A R T E C A R L O S E N PO STA la' magnificencia , que convenia a af­
a Roma para afsijli'r d fu Tio m tas áuguftás Señoras , y á la perfo-
la muerte, y dirige el Conelave3 na de el Cardenal Nepote , que ha­
en que és eleílo Papa el San- zia efta función en nombre , y por
tifsimo Sari Pió V* orden de él'Pontífice; íú Tio. Con-
‘ duxolás con lamiíma grandeza k las
-Eípues, que el Cardenal Bor- Cortés de íus Eípoíbs; el- Duque de
D romeo concluyó lu Concilio Ferrara , y el Principe-dé Floren­
•-> - con la felicidad , qiie hemos cia. V: ■
vilto y ocupó algún tiempo en re­ En eíla Ciudad-fe hallaba
formar algunas lgleíias, Colegios ty Carlos, atento a cumplir con las or­
Monafterios de Monjas de Milán, denes de íu T i o , quando le llegó
Hizó poner en practica el Santo una polta ; en que le aviíaban , que
Concilio de Trento , y el fuyó el Papa éñaba en los últimos de fu
Provincial. Avia mandado el Papá a vida. Fácilmente fe puede peniar el
lu Sobrino , que paflaíTé a Trento k efedo dé ella impeníada noticia en el
recibir en íu nombré a las Arciiidu- corazon de un Sobrino tan amante,
quejas Doña Juana , y Doña Bar­ y tan cariñofamente favorecido de el
bara , hijas de el Emperador Maxi­ Papa moribundo. Tomó ál inftante
miliano. Venia la primera á cafarle velózes poftas, que le llevaron a
con Frandíco Principe de Florencia, Roma con toda la prefteza pofsible.
hijo de Coime de Medicis, y la íe- Luego que llegó al Palacio de el
gunda con Alfonfó de Eíle Duque Pontífice , antes de ponerfe en íu
de Ferrara. Partió el - Cardenal al prefencia, íe informó de los Medico»
tiempo feñaladoj llevando en íú com­ fobre el eílado de la enfermedad de
pañía para cortejo de eílas Princefas íü Tio. Dixeronle, que ellaba de­
al Cardenal de Vercelli, y muchos plorado , que no hallaban remedio
nobles Prelados. Paísó por Verona, alguno en la medicina , y .que mori­
donde le recibió magníficamente lu ría muy préílo. Penetrado de dolor
grande, y íanto amigo Agultin Va­ con eíla noticia ; pero con grande íe-
lerio , nuevo Obilpo de aquella Ciu­ renidad en íu femblante , entró a la
dad. Detúvole aquí algún tiempo; camara de el Papa moribundo, y
afsi por gozar de la íanta compañia defpues de averie faludado con el
de fu amigo , como por informarle mas tierno , y refpetuoíb cariño, le
muy particularmente de la fanta vida dio muy Íuave , y prudentemente la
de el Obifpo Gilberto difunto poco noticia de fu cercano traníito. Ale­
antes. Era tal el zelo de el Carde­ gróle el fantifsimo enfermo quanto
nal , y el defeo de aprehender vir­ íe puede penfar con la prefencia de íu
tudes, y acciones heroicas en el go­ Sobrino , á quien ardientemente de-
bierno Epifcopal, que preguntaba a lea ba para que le aísiftieíle en la ho­
lps criados de Moníeñor Gilberto las ja temeroía de la muerte. Sin po*-
V ida de San C m os
der tiempo puíb el piadofb Carde- aquella hora hafta que ejpiró-en. los
iial un Santo Cruciiixo en las ma- brazos !dc íu Sobrino * y;en,el ofcu
nos a fu Tio moribundo, y le dixo; lo Santo de Jesvs Cruciñeado - con
Santifsimo P a dre; ahora es él Jas palabras de el Santo; Simeón:
tiempo de poner todos lospenfarnieú- nunc dimittis feryim. tuum, í)o?nine9
. tos, y afeaos en la patria celeflial, fecundum verbum tuum ih ■ pace:
[y todas las efperanzas en efte Señor Ahora, Señor , morirá tu fien o en
Crucificado', que es nueflra vida, y paz egun tu pihibra: Fue I9. muerte
’ nusftra refurreccion ; nueftro abo- de Pió IV. a diez de Diciembre de
.gado para con el Eterno. Padre , y mil quinientas ;íeíénfa y 'cinco a. los
Sacrificio agradable por nueflros pe­ felénta y feis añoa ocho meies,,y. feis
cados; no aparta de si á quien con cdias de íü edad, avjendo gobernado
■ verdadero dolor de f us culpas 3 le la Iglelia íeis aüios menos, diez y ,Jéis
■ Confieffa por verdadero Diosyy hom- dias. Porlt^^vfciii^simp; en aver te­
fyrg verdadera 5y confia en fu Ma- nido tal Nepote , y dirigido el ma­
gefiad , como Padre benigno } pa- yor p'eíó de el gobierno por :las lu-
cíente, y ^tnifericordiojo, que j e com­ ¿es de iu Sobrino. . i
padece de nojbtros , quafido nos vé Llevó cite la,muerte de ííi
contritos penitentes 5-jv; arrepenti­ T io con la ferenidad , y conftancia,
dos. Afsi habló al Papa moribundo vque fe debia eíperar de fu grande co-
el frrvorofo Carlos 5 y de^ues le di­ . razón , y con la fumifsión , y con­
xo; pues vueflra fantidadjamás me formidad eon la; voluntad de ¿Dios,
ha negado gracia algunas antes me <que le debia íu favorecido efpiritu.
ba hecho mas honras ?y gracias de Sin dar lugar el Cardenal Borromeo
las que yo podia imaginar i n0 me .á otros cuydados 5 ó peníamientos;
ha de negar una , que quiero pedir­ pensó folo en dár a la Santa Iglefia
le con toda infiancia 5 como á Señor, un Pontifice , digno fucceiior de fii
como á Padre s y como a Tio, íteí- T i o , y mucho mas digniísimo Vica­
pondió el Papa , que pidielíe lo que rio de Jeíu-Chriftq. Lita elección ab­
guftafTe j que bien íabia no podria solutamente pendía de el Cardenal
negarle gracia a l g u n a . Entonces el Carlos; porque aviendo creado Pío
Cardenal : pues Santifsimo Padre} y IV. en diverfas creaciones quarenta y
amantifsimo Tio, loque pidohvuej- cinco Cardenales, todos los mas eí-
tra Santidad es , que olvidando to­ taban á fu devocion , y feguian íüs lu­
dos los penfamientos >y cuydados de zes , ó inclinaciones. Bien neceísita-
efta vida , folo pienj'e con toda la ba en cite tiempo la Iglefia un Pon­
piedad pofsibleen una buen# muerte; tifice s dado de Dios , y lleno de for­
y en la f elicidad eterna de la gloria. taleza inflamada de el Eípiritu Santo,
Agradeció el Pontifice la lautí sima para poner en execucion el Santo
advertencia de fu Sobrino, y le pu­ Concilio de Trento 3 y para reprimir
fo enteramente en íus manos 3 y en los Heredes , que eftaban inicien tilsi-
loa brazos de Jefu-Chrilto Crucifica­ mos en Alemania , Francia, y en los
do. Mandó el Cardenal Nepote, Paiíes baxos. Nadie conocía mejor
que no íe hablalfe al Papa de otro . eftas urgencias, que el Cardenal Bor-
negocio , que de morir bien. Adnii- ,romeo; y afsi tuvo flempre animo de
niltrolc como Penitenciario, los ban- elegir un Papa , que pudicífe atender
tos Sacramentos de Viatico , y Ex­ con zelo 3 y coníuinck á manten»
tremaunción. Exhortóle á bien mo­ la Fe , y a la reformación tan deíea-
rir todo el tiempo , que le duro la da. Al entrar en el Conclave, le pre­
vida, con los- actos mas propnos de gunto el Cardenal Franciico Grato
íBorromeo L ib , %, Cap. X I V . 49
Milanes: Eminentifsimoquien-he­ mos Antuerpienfes; muy ageno Car­
mos de elegir Papa ? Reípondióle los de la ambición 3 é intereíes de fu
Carlos : al que Dios huviere elegido, caía , favorecidos, o amigos. D ef
y nos moflrare el Efpiritu Santo, pues de algunos pocos días , qué 'fe
Reípueíta, que da a conocer:, que el gallaron en eferutinios, que defeü-
Cardenal Borromeo , aunque en lo brian algunos de los Eminentifsimos
humano era todo poderofo en la elec­ dignos de la T iara, bolvió los ojos el
ción de el prefente conclave, confuí- Cardenal Borromeo ázia el Eminén-
taba el luceíTo de efta elección mas tifsimo Cardenal Alexandrino. Eíle
con el Efpiritu Santo » que con los Cardenal muy ageno de peníamíen-
hombres. Por eíla cauíá lúzo Papa a tos de efta elección fe ocupaba retira­
uno de los mas Santos, y zelofos do en fu celda de el conclave, oran­
Pontífices, que ha tenido la Silla de do inflantemente a D ios, fe digna£
San Pedro; y fue una de*las acciones fe dar á la Santa Igleíia un Pontífice,
mas heroycas, que executo Carlos en como le necefátaba.
fu portentofa vida. Apenas conocieron alguno9
A los nueve dias deípues de la Cardenales politicos, dependientes
muerte de Pió IV. entraron en con­ de el Cardenal Borromeo , que pen-
clave las Cardenales en numero de íaba en elegir Papa al Cardenal Ale-
cinquenta. Los mas pendían de el ar­ xandrino , quando le repreíentaron
bitrio , y voto de el Cardenal Bor­ mil inconvenientes, y daños de lii
romeo , de quien al tiempo de eíla familia. Porque el Santo, y zeloíb
elección futura hazen elle infigne elo­ Cardenal Alexandrino fe avia opuef-
gio los Jefuitas Antuerpienfes en la to a muchas coías de Fio I V . ; y al­
vida de el Santifsimo Pió V. Eratis gunas , que tocaban immediatamen-j
( Borromseus ) tum Archiepifcopus te á Carlos. Dezianle , que fe acor-
MediufLanenfis; ¿etate quidm juve- daíTe, que el Cardenal, en quien
nis ; moribus tamen , ac prudentia ponia los ojos, era hechura de Pau-*
gravis i dignitate, Clientelis, & lo IV. y todo de los Carrafas. Que,
amicorum fludijs clarus ; fed vita fi hazia femejante elección , executa-
jand.itate ; cujus jam tune preclara ria el Cardenal Alexandrino con la
fundamenta jecerat, rerumque pié caía Borromea algo , ó mucho de lo
geflaram magnitndine vlarior. Era que íu Tio Pío IV. avia executado
el Cardenal Borromeo ArzobÜpo de con la familia Carrafa. En fin le de­
Milán , en la edad joven ; en las cof- zian todo lo que fe podia temcr.dc
tumbres , y prudencia grave ; en la un Papa , que fe gobernalle por mo­
dignidad , dependientes , y : amigos tivos políticos. Pero el Cardenal Bor­
iluilre ; pero mucho mas íluftre por romeo conocia al Eminentifsimo
-lafantidad de la vida, cuyos folidos Alexandrino con otras luzes mas cla­
fundamentos avia echado ya , y por ras, que las de íiis deudos , amigos, y
la grandeza de las cofas , que avia dependientes. Firme en íii determina­
executado con fuma piedad. Eíle era ción reípondio á todas las confidera-
el caraóter de el Joven Cardenal,que ciones humanas, lo que moftró el
entraba á dirigir el Conclave ; y no luceíTo. Que el Cardenal Alexandri­
le proponía otros fines en la elección no , íublimado al Solio Pontificio, no
de Papa , que la mayor gloria de haria cola alguna, que no juzgaíTe
Dios , y dignidad de la Santa Igle- fer mayor gloria de D ios, honor de
íia : quod ad Dei gloriam , ejujque la Santa Igleíia, y bien de las almas.
Ecelefia dignitatem pertineret, f a ­ Con eíla generóla refolucion empez6
ceré propofmm crat , di¿en los mif- á proclamar Papa al Cardenal Ale­
lar van-
$o V ida de Sdn'Carhs
xandríno con todos los /BiKineriti£ Capilla de el Conclave ; y aviendo-'
fimos, que feguian fu ve>z:, y fue le adorado todos los Cardenales, le
eledo Pontífice por adoración obligaron á pronunciar la palabra:
es uno -de los -mas regulares modos acceptamus fegun eftilo , y ley. ISÍo
de -las elecciones Pontificias. Pocas fe puede dezir. en pocas palabras lo
vezes-llega it tener efeóto la elección acertado de.efta. elección , que fe
por eferutinio. Efte íe haze todos los debió al Cardenal- Borromeo* Los
dias ele é\ Conclave en eíta forma. Armales de la: Santa Igleíia , y los
Cada tino deios EminentáfsimosElec* de el Cielo eftan llenos de las he-
tores, al acabar de dezir MiíTa, po­ roycás proezas. de efte Pontificado,,
ne una -cédula, en que eftan nom­ y aun los de los. Sedarios, Turcos,
brados los Cardenales , que defea y todos los. -enemigos de nueítra
lean eledos, ícllado. ■con fu lello en Santa Fe. Quien 'dcíeare inftruiríe
d milmo cáliz con que' ha. celebra­ en los íücéíTos de la vida de San Pió
do el Santo Sacrificio de la MiíTa, V . léala en los jeiuítas Antuerpien­
y efta en el Altar. A la hora íe- fes, que los efckben con la folida,
ñalada, juntos los Eminentiísimos y juiciolá critica , con que iluftran
Eledores , el Cardenal decano de ■las vidas de los Santos todos. La reí-
los Presbytérós, lleva los calizcs á puefta , que el Joven Carlos Borro-
lina mefa, que efta en medio 'de to­ meo dióá los que querian ■ apartarle
dos. Va facando , y leyendo las cé­ -de efta íantifsima elección , puede
dulas; y el que tiene las dos partes acreditarfe profecia. Porque el. nuevo
de los votos , es eledo Papa por •Pontífice empezó , haziendo favores
eferutinio. Para que efte fea fin rie£ a la caía Borromea. A la inílmtacion
go de equivocación , ‘cada uno de -de Carlos tomó el Cardenal Alexan­
los Eminentiísimos tiene en la ma­ drino el nombre de Pió por honrar
no un libro , en que.eftán elcritos la.memoria de,fu. predeceffor Pió
los nombres de todos los Cardena­ I V ., y por complacer á íu Sobrino.
les, y va notando el numero de votos A l Conde Altemps, cafado poco an­
en cada íiijeto, que fe nombra por el tes con hermana de el Cardenal Bor­
decano. SÍ íiicede, que ninguno romeo , avia ofrecido el difunto Pío
tiene fuficientes votos , efCaráenal IV. den mil efeudos. Avíale defpa-
decano dize , que los Eminentifsi­ chado el breve para efta donadon;
mos pueden elegir de viva voz al mas no íe avia entregado efectiva­
que juzgaren mas digno de la Tiara, mente el dinero. Temían juftaniente
ya íea de los que íe han nombrado los parientes de Aníbal Altemps, y
por las cédulas , ya . fea de los no efte mas que todos, que el Sandísi­
nombrados. Si la mayor parte délos mo Pió V. no daría aquella fuma;
Eledores da lu voto a alguno , que antes revocaría la donacion , á que
fe nombra , fe llama elección por fe avia opuefto en el Coníií torio, en
accejfo ; porque los mas fe llegan al que fe trató efte negocio. Era muy
que nombró algún Cardenal. Elpe- diverlo el generofo corazon de Pío
ro , que efta breve digrefsion no V. ; y a lo que no juzgo debia con-
fea defagradable á los ledores. defeender quando Cardenal, con-
Solviendo a la elección de el delcendíó en parte quando loberano
Santifsímo Pió V. por mas que la Pontífice. Viendo cuydadolo , y afli­
íincerifsima humildad de efte Santo gido al Conde Annibal, y k íus deu­
reíilUó á las inftancias de el Carde­ dos , mandó fe le entregaffen cin-
nal Borromeo, huvo de rendirfe a la quenta mil efeudos , figuiendo efte
voluntad de Dios. Lleváronle a la medio entre la jufticia , y la gracia
L ib .. I Cap. X I V . $t
antes concedida contra fu didamen, „ y algunas parecía tocar al oficio, y
y voto cítíi único en el Confiltorío. . ,, cargo mió en efta fede vacante,
Hizo muchos favores al Car­ ,, porque las vezes. que; confideraba
denal Borromeo , y quifo detenerle „ en quan peligrofo tiempo íiicedió
en Roma, como fugeto tan informa­ Mla muerte, de aquel, que con con-
do de los importantes negocios de la M fejo, vigilancia, y virtud admirable
Santa Iglefia , y tan practico en fu ,, avia mantenido , y confervado la
gobierno. Mas efte Eminentifsimo „ dignidad., y authoridad de lalgle-
pidió a fu Santidad la gracia de ir a „ fia ,1 o que podía temeríe de los
reíidir á fu Iglefia de Milán, cuya „ hereges, y d¿ los enemigos perpe-
reformación defeaba aníioíamente. „ tuos del nombre chriftiano1, íi efta
Solo fe detuvo algunos dias en Ro­ Santa Sede eftuvieífe largo tiempo
ma para informar al Papa de los ,, fin cabeza , me parecía no poder-
negocios pendientes en eípecial en „ fe tomar refolucion mejor, que
orden al Santo Concilio de Trento. „ poner con. toda brevedad en lugar
Aviafe empezado a diiponer el Ca- „ del Pontífice muerto ,; un boniísi-
thecifmo para toda la Chriftiandad; .» mo , y íápientifsimo fujtto. Entra-,
los ritos de el oficio ^divino , y de la ,, dos en Conclave.para .elegir Ponti-
MiíTa ; la impreísion correda de los ,, fice , a que fin miraíTen principaí-
Santos Padres, que avian viciado los „ mente todos mis penfamientos, de-
Hereges , y otras muchas utilifsimas 5, feos, oficios, y razonamientos lo
difpoíiciones. Encomendé todas ef­ ,, se yo muy bien. Lo que de pues
tas cofas al ardienre zelo de el nuevo „ hize con efedo , no dudo , que V.
Pontífice, y íe retiro con la bendi­ ,, S. I. y todos los demás lo pue-
ción de el Papa a reíidir en lü Igle- ,, dan juzgar fácilmente ; porque en
íia de Milán. Porque, fe. deícubre el „ la elección del Pontífice , parecien-
candor de animo, y la redifsima in­ „ d o , -que debia ufar cierta diligen-
tención de San Carlos en la elección ,, cia , y caución , ninguna otra c o ■
de San Pió V. en una carta que lii „ ía tuvo mayor, fuerza ctínmigo, que
Eminencia efcribió a l.Serenifsimo, y „ el férvido de la Religión , y mi
Eminentifsimo Cardinal de Portu­ „ Fé., con que end.erezé : todos mis
gal Henrique por efte tiempo , me 3, afedos, y oficios , no á ;la comó-
ha parecido copiarla aquí. Dize de „ didad , ó gufto mío particular,
efta íüecte: „ fino, a la utilidad publica de laígle-
„ fia. Y porque mucho antes tenia
A L C A R D E N A L D E P O R ­ ,3 conocimiento, y hazia eftimagran-
TUGAL. „ de de la íingular piedad , entere-
„ za , diligencia, y mueftras de fan-
„ Aunque he fentido en la muerte 33 tidad del Cardenal Alejandrino,
,, del Sumo.Pontífice mi Tio el do- „ juzgué que la RepubÜca Chriftiana
„ lo r, que pedían la grande obfer- „ feria dignamente gobernada por
„ vancia , y piedad , que le debia, „ el , fiendo elegido al Pontificado.
„ y el amor paternal , y afición, ,, Y afsi, procure con todo mi ani-
„ que me tuvo , ninguna aflicción ,, mo 3 y fueriaS’ fueífe eledo Sumo
„ aunque grave , ha fído parte á def „ Pontihce, y en poco efpacio de
viarme del afedo, y defeo de ayu- „ tiempo fe declaró con unión, y ale-
,, dar á la Santa Sede Apoftolíca. „ gria increíble de todo nueftro Co-
3, Aumentaba mi pena , viendome 3, legio. A mi para aliviar mi dolor,
obligado á hazer muchas cofas jun- „ ninguna mayor con olacion fe po-
,5 tamence con los demas Cardenales, „ dia dar , que fer íucceáTor de la
San-
5i Vida de San Carlos
,, fmt'A mememoria de mi Tio , un „ y prudencia en efte mi accidente
„ Pontifice , que tuvieiTe el miímo 55 gravifsimo , me ha íido de gran-
„ fentimiento en mantener la au- 5, de alivio , porque tengo grande
,, thoridad de la Religión , Ja mií- i» eftima de la verdadera , y íolida
ÍS ma alteza, y fortaleza de animo, 5, afición, que me tiene : y he ad-
5, y fe reftituyeífen con el nuevo „ mirado íu fabiduria chriftiana, con
„ Pontífice las coías, de que con tan- 33 que no íolo ha empleado mi aflic-
„ ta piedad íe duele V. S. I.: que <3, cion , mas me ha dado particular
5, tengamos un Pontifice fantifsimo, „ coníiielo : no lo dexaré jamas de
5, prudentifsimo, y excelentifsimo „ eftimar , y agradecer , como debo.
,, en toda fuerte de virtud , ei qual, ,, Suplico a Dios Nueftro Señor db
5, íi bien es de tanta piedad, y zelo, „ á V. S. I. continua falud, y proA
5, que ninguna cola puede fer mas j, peridad. Roma veinte y feis de
w fanta; con todo de la authoridad, „ Febrero de mil quinientos y fefen-
5> y coníejo de V. S. I. podrá, fino 35 ta y feis. Hafta aqui la carta
,, crecer , á lo menos ayudar íü de el Cardenal Bor­
„ virtud admirable. Lo qne V. S. I. ro tneo.
9, me ha ciento con fuma humildad,
V I D A
D E
SAN CARLOS BORROMEO,
¡CARDENAL, Y ARZOBISPO DE MILAN.

LIBRO H.
C API TU O I.
D E S C R IP C IO N H IS T O R IC A , T G E O G R A P H IC A D E M i­
lán yy lamentable eftado en que bailó fu Diocefts el
Santo Arzobifpo.

ILA N es una de las do , que éfte país íe llamaba Inju*


mas celebres Ciuda­ bria , nombre, que tenia un lugar de
des de la Europa; el luyo , lo tuvieron por buen aufpi-
por fu antigüedad, do. Con efte fe determinaron áfixar-
por fu íituacion; por fe en efte pais, y fundaron una Ciu­
fu nobleza , por fus dad , que llamaron Milán por los
riquezas; y lobre todo famoía por años de ciento y íetenta de la funda­
las fangrientas batallas , que le han ción de Roma, y quinientos y ochen­
dado por poífeerla ; y por mas de ta y quatro antes de la venida de CJirif-
4.3. litios, que ha foftenido ; íiendo to nueftro Señor. Tuvieron continua­
tomada en los 33. Los Hiftoriadores mente guerra los Gallos con los Ro­
no convienen en el origen de fu manos , vencidos eftos en diverfas
fundación. Tito-Livio es el mas acre­ batallas hafta que el año de quinien­
ditado j y debe fer feguido. Dize e£ tos treinta y dos de Roma, y duden-
te Principe de los hiftoriadores ? que tos veinte y dos antes de el nacimien­
aviendo los Gallos derrotado los Tof- to de el Señor 9 Marcello Capitan
canos cerca de cJLTefsino, y fabien- Romano venció en una famofa batal-
O la
54- V i Ja de San Caihs
la los Iniíibrios , quedando muerto en la ultima guerra de Lombardia.
en el Campo íii Rey Vindorano , y La Ciudad, de Miian ,.no. tie~
conquíftó la Iníiibria con íu Capital:'. . Ae fios grandes , que la fertilicen^ o
Los Romanos mantuvieron muchos próveah de los víveres, y mercadurías,
años á Milán, y la Inebria, há- queneceílita tan numeroío pueblo. Pe-
ziendola provincia Romana , fegtin :F0 fe aprovecha de todas las ventajas,
fu eftilo de Conquiftas. En la deca­ . Y Comodidades , que la tributan^el
dencia de el Imperio Romano , Mi­ ; Tefino^y el Adige por dos grandes
lán fue conquiftada por varias nació ■ cánalei, que van dé eftos dos r|os á la
nes, que la deftrayeron muchas Ve-? . ,Ciff&ad. En ella ay treinta y dps puer..
zes. Otras fe vio eíta famoJa Ciudad tas con las de los Arravales, que eftan
enoblecida con la Corte de los Em­ cercados, como la Ciudad, de fofos,
peradores , y Principes , que en .. y baftion.es. EpJos„ planes mas mo­
iuccefsion de los tiempos la domina- í dernos de Milán le deícubren ducien-
ro n , y la hizieron reíidencia de lu tas y treinta Igieíias , de las qua-
Imperio. Las fangrientás, y funeítas les noventa y feis ion Parroquias;
uerras, que fe hicieron el Empera- quarenta de Conventos de Religió-
or Carlos V, y Franco I. por la pof- ios", cinquenta de Religioías. Las de-
íeísion de el Milanes, caularon daños ,más de varios Colegios , .Congrega-
irreparables á elte floreciente citado, .ciones , ó Cofradías. La Iglelia Cd-
y'aun á la religión , y piedad chrif tliedral, que llaman el Domo eftá
tiána. Los Reyes de Francia, íi fe xevbítida por dentro, y fuera dezmar-
cree a los híít'driaáorés de efta na­ mol blanco , con mas de féifclentas
ción-, debian luceder al eftado de Mi­ ^eftatuas de la miíma materia ; y cien­
lán , por Valentina, .hija dé Juan to y íeíenta columnas de tal corpu­
Galeazo Vifconti'j primer Duqué de- lencia , que tres hombres apenas pue­
Milán , y muger de Luis de Francia, den abrazarlas.. En efta grande Iglefia
Duque ae Orleans, hijo fegundo de . ay preciófas reliquias, y eftá enrique­
Carlos V. el Sabio. Verdad es, que cida con el Santo Cuerpo de fu Emi-
aviéñdo muerto los hijos de Juan G a-f nehtifsimo Arzobiípo San Carlos. Es
leazo fin iuccefsion legitima, difputa- muy venerable también la Iglefia de
ron el derecho de íuceder. á efte-gran­ el grande San Ambrollo , cuyo cuer­
de eftado el Emperador Federico IV. po eftá depofitado en ella con los de
el Düqtie de $aboya,los Venecianos,' San Gervaüo , y Pro titiló. Eftá’ fóbr£
v Alfbnfo Rey de Ñapóles. No de­ liria coluna una ícrpiente de metal)
bía íer tan cierto el derecho de los que íegim algunos Authorés / es la
Francefes, y afsi huvo- de decidir la que levantó Moyfes en el defieftó. Se
fuerza de las armas, cómo íiempre, Venera alli la Santa Capilla,, donde
a favor de el Principe , que tuvo fus fue bautizado por San Ámbroíío el
trópas. viftorio fas. Elte í lie el Empe­ gran Padre San Agultin. A y en Mi­
rador Carlos V . , que dio la invefti- lán otras muc-hás Iglefías muy buehas,
dura de el 'eftado de Milán •á fu Pri­ y magnificas. Las plazas íbn eípatio-
mogénito Phelipe II. 3 y la pofleyó ia s, y ador-nadas, los palacios lober-
la Monarchia Efpañola hafta , que en vios; eri eípecial los de la Cala Borro»-
la gran guerra de el principio de el- mea , Viíconti, Sforcia , Tribuido,
te ligio j el Emperador Carlos Sexto Marini. La:Cindadela es la mayor
quedó en póíTefsíon de el Milanes; y e Italia , y una de las mas celebres
en ella continúa la Emperatriz Réy- de Europa ; tiene feis baftiones con
n a , de^ues de varias fortunas , que fas fofos, llenos'dé agua corriente^
corrió aquel rico, y apetecido eftado © viva ; la cerca una legupda mura-
$Qrromeo Lib. II. Cap, I. ■
lía , donde efta el Palacio antiguo de tos floreció la piedad de los Mi láñe­
los Duques de Milán. El Milanes, y les mas de lo que fe puede dezir.
por coníiguiente íu capital , tiene ál Quando llegó el Cardenal, Borromeo
occidente el Piamonte, y el Monfer- á refidir en lii Silla Arzobiípat , hallo
íato ; á medio dia el Genovefado; al tan desfigurada la piedad de los he­
oriente el Ducado1de Parma; Man­ les , que nadie la conocería. Efto fe
tua , y-Venecia. Y al Septentrión el debe atribuirá varias caufas. Y o lo
Condado de Chavene con una peque­ atribuyo principalmente á la fatali­
ña parte de la Valtelina. A y en el dad de aquellos tiempos, en que el
Milanes los dos famofos Lagos ; el infierno deíéncadenado abortó á Lu­
Lago mayor , y el de Como. thero , Zuinglio , Calvino , y otros
Eíta es una breve deícripcion íemejantes monftruos con todos íiis
de la Capital de el Arzobiípado de errores. Pues, aunque nunca logra­
nueftro Santo Arzobilpo. Pero quien ron inficionar el Arzobilpo de Milán
podrá defcribir el lamentable eílado con fu peftílencial aliento , los confi­
en las coítumbres, á que eftaba redu­ nes de los Suizos fe pervirtieron con
cida 3 no íolo la Dioceíis de Milán; la heregia. Las funeílas guerras de
toas toda la Provincia , y todos los Italia avian conducido exercitos de
Obiípadoá íufraganéos de ella gran­ Lutheranos, que manchaban con Iiis
de Iglefia Metropolitana ? Si íe huvieí- errores, y vicios todo el Pais de íus
feti ae referir todas las ignorancias en tranfitos. Solo el gran Soldado, y
lo& Myfterios de nueftra Santa Fé; mayor herege el Conde de Froníperg
todos' los vicios de los Eclefiafticos, y con fu exercito de Lutheranos, quan­
Religiofos , todos los defordenes de do pafsó de Alemania en favor de
el Pueblo , íeria neceífario un gran Carlos V. contra Clemente V il. , y
Volumen. Eftas miíerias lamentables íiis Aliados, era mas, que bailante
ño íe deben atribuir ai genio, é in­ para inficionar toda Italia 4 y princi­
clinación de los Milaneles, en cuya palmente el eftado de Milán. Eftos
Dioceíis ha florecido la piedad , la indecibles, y deplorables daños tra-
f e , y el fervor de la primitiva Iglefia hen á nueftra Santa Religión , las
en muchas ocafiones. No fe hallará guerras todas ; y mas quando los
Ciudad , exceptuando á Roma , que exercitos fe componen de hereges,
aya, tenido mayor numero de Santif- mezclados con los catliolicos.- Los de-
fimos Prelados. Defde lu fundador, íbrdenes increibles, que halló San
que fu e, íegun opinion muy recibida, Carlos en íu Dioceíis venían en gran
el Apoftol San Bernabé , cuenta en­ parte de eftas guerras, en que murió
tre íiis Obifpos treinta y cinco San­ combatiendo por el exercito de el
tos Canonizados; de cuyo numero Papa Juan jacobo de Medicis , Tio
fon los glorioíbs S. Ambrollo , y S. materno de* nueftro Santo. E l mas
Carlos Borromeo. Algunos de eftos ,
intrépido y el mas valerofo Capi­
Prelados , que eftan en el catalogo tan de todos los Capitanes Italianos
de los Santos fueron patricios, 6 de fu tiempo , dize un hiftoriador fa-
Ciudadanos de Milán , ‘ que dio tam­ mofo.
bién al trono pontificio cinco Papas; Empezando por la vida dé
Alexandro II. Urbano III. Celeftino ■los Ecleíialticos , y Religiofos nó
IV. Pió IV. y Gregorio XIV. A la podia íer mas relajada 5 y efcandalo*
Repuhlica literaria dio entre otros mu­ ía. Con íü exemplo , y doctrina de­
chos los celebres , y fabios Andrés ben fazonar el mundo , y alumbrarle
Alciato , Geronimo Cardano , y Luis fegun el fagrado Evangelio ; pero
SetalíL En-tiempo dé los Obilpos San­ los de Milán en eftos tiempos cala-
mi-
Vicia de San Cufias
jnitoíós eftaban llenos de corrupción buen exemplo , y íánta dodrina. Eti­
de pecados, y de tinieblas de vicios. los Monafterios de Monjas, que de­
Los Arzobiípos no avian relidido en ben íer relicarios de pureza , y íanti-
fu Dioceíis por eípacio de caíi ochen­ dad , eran mas deplorables los ex-
ta años , desando el gobierno de ef­ ceífos. Entraban .íeglares en ellos ., y
ta. cípiritual machina a fus Vicarios, correípondian las Religiofas las vííi-
hombres menos , que medianos al­ tas de fus cafas con el efcandalo,
gunas vezes en íu íabiduria, pruden­ que le dexa conocer. Es verdad,que
cia , y zelo. Los Echíialticos íin el aun no eftaba riguroíamente eftable-
temor , y faludable freno de fus Pre­ dda la claufura., como deípues de el
lados , eran en muchas coías peores, Santo Concilio de Trento. Hazianíe
que los íeglares. Veftian profana, y en los Clauftros de los Conventos de
afeglaradamente , trahian armas en Monjas fieftas profanas,.íaraos, bay-
publico con la miíma libertad , y li­ les, comedias, y quantos feítejos in­
cencia , que los íoldados ; gallaban fluyen poderoíamente los vicios , y
en juegos, vanquetes, y feítines las la relaxacion.
rentas de la Igleíia. Litaban íumergi- T al era la vida de los Ecle*
dos en efcandaloías amiftades , fin fiafticós, Religioíos, y Religiofas.
que huviefle quien les facaife de el Qual feria la de los feglares, a quie­
infernal abyfmo de la deshoneftidad. nes nada contenia en la obligación
N o refidian fus Beneficios, y tenian de chriftianos, y en la obfervancia
las Igleíias, á cuyo culto eftaban de los preceptos, divinos; antes todo,
dedicados .por íu caracter , y por la como un infernal torrente de vicios,
renta , que gozaban , mas indecen­ precitaba a los delordenes, que no fe
tes , que fus cafas profanas. En efta pueden explicar > Bafta dezir , que
relaxacion efcandalola influía la ig­ pocos fabian los prindpales myfterios
norancia de los Ecleíiafticos, aun los de nueftra Santa Eé ; ni el Padre
que debían enfeñar a otros. Algunos Nueftro , Ave Maria , Credo , &c.
Parrochos no íabian la forma , con No cumplían con los preceptos déla
que fe adminiftran los Santos Sacra­ Confefsion,y Comunion annua. Avia
mento?. No pocos Confelfores igno­ muchos , que no fe avian confeíTado,
rantes , no íolo ignoraban la forma ni comulgado por el largo eípacio
de la abfolucion Sacramental; mas de quinze , veinte , y treinta años.
eftaban perliiadidos, que no efta­ Algunos jamas avian redbido eftos
ban obligados a confeíTarfe , porque Santos Sacramentos, íiendo de edad
confesaban a otros. Ignoraban , que muy abanzada, y efta ignoranda,y
huvielTe cenfuras, y cafos refervados, omifion en recibir los Sacramentos,
y á todos los pecadores abfolvian ; ó no era la mas grave culpa en eíta ma­
por dezir mejor , cometian graviisi- teria. Se veian algunas vezes hom­
mos íacrilegioá, ignorando los caíos, bres medio embriagados , difolutos,
en que debían abfolver, y las diípo- y facrilegos entrar en las Igleíias, y
ficiones que los pecadores deben tra- fingiendo , querían confeíTarfe , bur­
her para recibir valida , y licitamen­ lar del ConfeíTor , y haz" ríe huir
te el Santo Sacramento de la Peni­ con eípantos ridiculos, y blasfemos.
tencia. En eftas ignorancias, efean- Otros, en lugar de eftar con reve­
dalos, y vida relaxada eftaban íii- rencia en los Templos, y afsiftirde­
'mergidos también muchos Religio- votamente al Santo Sacrificio de la
ío s; aunque Dios confervaba algunos MiíTa, fingiendo querer ofrecer en
en los Monafterios, como también élla , quitaban lo que los fieles de­
en el Clero , de mucha edificación, votos ayian ofrecido al Señor. En las
Iglc-
Borromeo L ib . I I . C a p í I , p j

f e h a z i a n l o á e x e r c i c i o s m a s
m e d i a r t a n d e p l o r a b l e s d e f o r d e n e s . e

p r o f a n o s , c o m o r e p r e f e n t a c i o n e s i n > ,
A n t e s , d e c o m e n z a r p o r l a r e f o r m a ­

m o d e f t a s ; b a y l e s y - r j u e g o s , t r a t o s , y :
c i ó n d e o t r o s , q u i l o , q u e v i e f T e n p r a c ­

c o n t r a t o s , y o t r a s m i l c o l a s i n d i g -
t i c a d o e n í u p e r f o n a m u c h o m a s d e

ñ a s d e e f t o s l u g a r e s f a n t o s , y í a -
l o q u e l e s ; p e d i a * N o c o n t e n t o c o n h

g r a d o s . N o l e o b í é r b a b a n l o s a y u n o s ,
p e r f e c c i ó n d e l u m b r e p a r t i c u l a r : , q u e

l a s f i e l t a s , y n i n g u n o d e l o s p r e c e p ­
a v i a o b f e r v a d o p u n t u a l m e n t e , d e l d e

t o s E c l e f i a í t i c o s . P o r l a Q u a r e f m a l a
q u e e m p e z ó , a í e g u i r l a s í e n d a s d é k ;

e o m i a n l a c t i c i n i o s , y a u n c a r n e , ,
v i r t u d , q u e f u e , d e f d e q u e l e i l u í t r ó

c o n t i n u a n d o e n e l l a l o s d e í o r d e n e s ,
l a l u z d é l a r a z ó n d e t e r m i n ó a h o r a

y e f c a n d a l o s d e l a s C a r n e í b l e n d a s . .
p o n e r f e p o r e x e m p l o á t o d o s . P r a c t i ­

E n f i n l a I g l e f i a d e . M i l á n , y í u Á r -
c o p e r f e c t a m e n t e e l c o n f e j o , . q u e p f

S L o b i í p a d o j t e n i a n e l t e m b l a n t e d e l a s .
A p o f t o l S a n P a b l o d a á t o d o s l o s

C o f t u m b r e s t a n d e s f i g u r a d o , c o m o l a
O b i í p o s e n ,1 a p e r í o n a d e í u d i í c i p u l o * T i t e

d e í c u b r e p o r l o p o c o q u e f e i n f i n ú a .
T i t o : I n ó m n i b u s t e i p f u > n :ip r a - o ,

N o p o d i a n p e n í a r e J l o s . e í c a n d a l o s ,
p e e x e m p l u m h o n o r u m o p e r u m , j , i n

y r e l a x a c i o n d e l o s . c h r i l t i a n o s í i n l a - ;
d o d r i n a , i n i n t e g r i t a t e ,, i n - g r a v i ­

g r i m a s , l o s q u e , t e n t ó n u n p o c o d e ;
t ó t e , & c . P o n t e á t o d o s ; p o r e x c m - ,

z ; l o d e l a c a í a d e D i o s , d e í u g l o r i a ,
p i ó d e b u e n a s o b r a s ; e n l a d o c t r i n a ,

y d e e l b i e n d e l a s a l m a s . A l p i a d o ­
e n l a i n t e g r i d a d , y g r a v e d a d d e c o i -

s í s i m o , y z e l o a f s i m o S a n G a r l o s f u
t u m b r e s , & c * . Q u a l e s , f u e í f e n . 'l o s

A r z o b i í p o v i e r o n l l o r a r a m a r g a m e n ­
e x e m p l o s d e l a C a n t i d a d d e S a n C a r ­

t e . e n v a r i a s ó c a l i o n e s . e l . l a m e n t a b l e s
l o s , q u e p i d e e l A p o f t o l , l o s d e í c u -

e i h d o , -e n q u e h a l l a b a f u D i o c e í i s .
b r i r k l u . p o r t e n t o f a v i d a . C o m o p a r t i - . ,

P e r o e l g r a n d e e í p i r i t u d e e l S a n t o
c u l a r c u m p l i ó e x a & a m e n t e t o d o l o

C a r d e n a l B o r r o m e o n o f e c o n t e n t a ­
q u e p i d e n a l a s O b i í p o s e l S a n t o

b a c o n l l o r a r , y g e m i r l o s p e c a d o s
C o n c i l i o d e T r e n t o ,• y l u s C o n c i l i o s

d e f u P u e b l o . A p Ü c o f e á r e m e d i a r ­
P r o v i n c i a l e s . N o m e d e t e n g o á r e f e ­

l o s c o n l a e f i c a c i a , q u e v e r e m o s , y .
r i r l a f e r i e , : ó d i i t r i b u c i o n d e l o s e x e r ­

a c u l t i v a r e f t a í u v i ñ a , h a z i e n d o c o n
c i c i o s e í p i r i t u a l e s d e o r a c i o n , l e c c i ó n ,

f u s f u d o r e s , y t r a b a j o s : d e u n a f e l v a
m e d i t a c i ó n , h o r a s f i x a s p ^ r a r e z a r e l

i n c u l t a ; d e v i c i o s , u n p a r a i f o d e v i r ­
o f i c i o d i v i n o , c e l e b r a r e l S a n t o S a *

t u d e s j¡ y d e l i c i a s d e D i o s . . - -
e r i f i e i o . d e . l a M i í f a , e f t u d i a r , h a z e r

e l e x a m e n d e c o n c i e n c i a ; j o s d i a s

: C A P I T U L O I I .
í e ñ a l á d o s p a r a c o n f e í f a r í é ^ a y u n o s ,

y p e n i t e n c i a s r i g u r o f a s í e e r e t a s . . E f t o

E M P I E Z A SADÍ C A R LO S L A , n o s d e t e n d r i a d e m a í i a d o , y i b c o l i ­

reformación de fu Iglefia por si g e d e l o q u e h e m o s d i c h o , y d e l p u e s

mifmo, y por fu fa - d i r e m o s , . . , . .

C o m o A r z o b i í p o , . P a f t o r , . y

A p o f t o l d e f u D i o c e f i s d e t e r m i n ó '

O n o c i a e l S a n t o A r z o b i í p o l a

G
c u m p l i r l o q u e e l S a n t o C o n c i l i o d a

a r d u a e m p r e í í a , q u e i b a a e m -
T r e n t o ¡ m a n d a á . l o s O b i í p o s e n p u n ­

• p r j h e n d e r e n l a ... r e f o r m a c i ó n ,
t o d e r e í i d e n c i a ; c o n t a l e x a c c i ó n ,

d i íI i D i o c e f e , e f t a n d o e n e l l a t a n
q u e h u v i e r a ¡ r e n u n c i a d o l a d i g n i d a d .

d o r m n i n t e . e l v i c i o , y . l a r e l a x a c í o n . -
C a r d e n a l i c i a , f i é f t a l e e m b a r a z á í T e

P e r o ñ a d í p o J i a a c o b a r d a r í u c o r a - *
r e í i d i r . e n í u A r z o b i l p a d o . F i x o , y

z o n n a t u r a l m i a t e a n i r r n í o , f o r t a l e -
c o n l t a n t e e n e f t a r e í o l u c i o n , d e t e r ­

c i d p c o n i a g r a c i a d e J e f u - C h r i f t o ,
m i n ó C a r l o s c u m p l i r e n t o d a s l a s o b l i ­

P a í t o r . í u p r e m o , q u e l e . m a n d a b a r e *
g a c i o n e s d e í á n t Q , y v i g i l a n t e P a i t o r ;

P c a -
j S- . V id a dé' Su n C a tlo f ■
caminando delante de :£ isrovejas, íe--' gaban a-cien milidcHcbs.' Reni^iíjigí
gun el Evangelio: ante eas v a d i t : todas-las Abadías * y ' :pfónfi©a#si£P.}
y exponiendo fii vida por llevarlas á itianos-de ,el<vSaai£io Pontífice :*icQnr
los paltos de el Cielo. Expaíb el San- cuya authoridadiapiicó i algunas; ít I.os
to fu vida ; no folo , eftando conti- Colegios y:femiflarios, y.¿tras ©bras,
unamente difpueíto' a perderla y como pías ^ que - fundaba; -Vendió. ©1Princi-
la huviera perdido a violencias de, padode O triarenel Reyno: de Na-
hombres perverlbs ,.y íacrilegos, íi ¡Sóles-, que letidabáj doze mil .duea-f
Dios no le-luivielíe- librado' por .mila- . dos dé renta ;artiS' .galeras ¡armadas,
gros ; mas -■con Fus ^continuas tareas,. qtieí-avia ihk'edaiio dek Conde .=Eederi-
y trabajos. Son indecibles los que’ eo fe. hermano.'* T odo el produ&o ri-
padeció por la reformación de fü> quiísimo; deleitas, y. femejantes ena-
Iglefia. A ningunos fiadores, molel- genadoñes repartió k Jos pobres , y
tías ¿ fatigas , y empleos laboriolb^ ¿envistió ?em->í)fc^aS .de rpiedad. De la
perdonó por la falvacion, y perfec- riquifsima 'recamará 4 oí equipage do
d o n d e las alirias. En toda la-vigilan-: Principe Cardeíial Nepote iy que avia
da ■ , y cargo :Epiícopal -tuvo liempre trahido de ■ Roma, -parte dio -á; lalgle-
delante de:lós!Wjos para -imitarle- en. íiá; Cathedral* paral magnififco.ferado
quanto -le •fuelle pofsible , - al paítof de los Altares, La,; parte que nopo-
fumo Clirifto Señor Nueítro, d e quién1 día íérvif pái?a iifos íágtados., 'tendió
fue digne Vicario. Entre -los Mantés é á M i l á n V e n e c i a , diftribuyendo
Prelados d'eiMiláñ^toíhó1- por1'cfpedal> eI-p£ecio .a-lo'sipobres xon urnalibera-
patrono ,- abiogado , i y- exempíar al lidad aíTombrofa , y jamas vifita. ¡Sola
Santo Doéfor de la Iglefia -San Am- íé :refcrvó las rentas ;de¡ íü Arzoiúipa-
broíio; -IháMe; tan de ceí£á'^qiie-el! ¿las- de fu-patrimonio -ton-, la!
Cardenal !de -Verona -le lltírná' en fu; pérííion 'de ■ Elpailav - fDe
Jüftoria: V erdaM ro inM adm' de-ftari éfe'-cien rriiLefeudos , que gozaba-, de
Amln'ojioz.; e l: Cardenal- -Sfrondati^ rSfit^fé quedó ;íólos- quarenta mil
deípues digniísimo Poritifice Grego-> jíam:-gaftós de-j-íur aiumemÉti familia;
rio X IV . le da el nombre de /egundú' kóipeáar los :Obiípos-., que -veri.au á:
Jtnibrofié-'y «como taímbien el erudi- vifítítrle-^ y^dáf .l-imoínas-: ■P aliq u e.
üfsimo; Cardenal Baronio.' Para alen-’ no le impmieffen áis fundonésifa^r-;
tarle continuamente á ía imitadon de* ' das los cuydífdoá dé adimnilí:r|U^ «lias
el Santo ténia delante ; de las ojos^ rentas , dio la adminiítracion á fus
una Imagen de efte prodigiofó Prda^ Tios los Cóntfes-B^tiíroméói. Reduxo
do. Bien'- nécdsitó el Saiito Arzobií-. los muebles de íii Palacio a una mo-
po :ar-iiiaríe con: las- virtudes-,'•'íbítále--' -(feíSa-y'^y jpobireW- VerÜadeÉ^tiéñfs.
za , y zéíocde San Affibrefio -,- -pues, ev¿ríg'eliqa--én íuieftadó. 'rodo^ipuii-
las necefsitó en tantas ocañones muy.’ do admiró efta. 'reformadon, yfari-
jíareddas én: 'ambos Caritos- Arzobif tifsimo desinteresvdév'-el- joven Arzo-
pos. • -- . - biípo , y le dio mas eftimacion , que
: ‘ Para'atender toas idefembara— plieden'daf ^os c brillantes :eqa^ágca
‘zado á los cuydados • dé^ vigihmte de los mayares Principes. Porqy.cj
paltor , hizo una coíá , que tiene po- como San Carlas dezút, y pulo en
eos exemplares, y ;por efta caula ai- íiis Concilios Ptóvinciales, el .áclarnoy
lombró a los que liguen- él modo re-‘ y eíplendor que- debe reblandecer,
guiar de! P jincides EeMdfticos. ¡Po¿- «ft-'los Obifpos'i ion las wtiidespro-;
feia Carloí? ■ - cali doze-' Abadías, y prias de íu cáraéler y . laí.;:imitación:
muchas penliones, cuyas rentas, con de- los Apóftolés.1La' experiencia de
fus legacias j-,y otros-empleos , lie- todas las edadeá acredita efta -ver.dad,.
fáwomeo L ib. lí. Cap. lí. f?
de que-fon teftigos entre mil -otros, m iliá.' E n primer ' lugar fabiaa.todos
S a iito :T ilo m a s de . Vilianueva , S an fas familiares que no. avian de; en-1
E randfco de Salesj, y el mifmó San trar á fervírle por los ordinarios mo-
Carlos Borromeo. v tivos , 1que 1¿ hallan- eomunniqnte en
.... De la reformación dé íu per- los Palacios de los Señores -dbilpo's,
fona , y Palacio , pafsó a la de fu fa­ efto es , para confegüir rentas Lcle^
milia ?cori>una prudencia celeftial, dig­ fiafticas. - En conociendo , en alguno de
na desleí- imitada de todos los Prela­ fus familiares efte fin de mtercies, lue­
dos déla Iglelia. No admitía el San­ go le deípedia de íü caía.
to perfona alguna , que no fueíTe de A Un Secr’etario fiiyo muy há­
profefsion Eclefiaítica, ó á lo menos bil en fu empico, a quien el Santo .ef-
tuvieífe vocacion para efte eftado, ex­ timaba mucho , dio el Vicario Gene­
ceptuando los pocos fugetos feculares ral un beneficio íimple, fin noticia de
índiíperiíables para algunos oficios de Carlos. Elteíníinuó a íii Secretario,
un Palacio Epifcopal. Dezia el San-, que renunciáíTe;el beneficio ; porque
to que afsi como en la familia Pon­ le quería unir á algún Curato , ó Car
tificia no fe admitía perfona alguna) nongia, como lo acoftumbraba cafi
que iíq -lea Ecleííaitica , o trahiga ha­ fiempre.- -Moítrofc dificultofo en de­
bito clerical-,, lo mifmo fe debia obícr- xar la renta;, que ya legítimamente
var en la familiaj'dé los Arzobiípo s, poíTeia^ Sin mas motivo le deípidió el
y Obiípos. En la de San Carlos cafi Santo de fu férvido ; y para que. íe
toáó^l<íá'íattúlÍáj?es .y o-la mayor pai­ conocieífe, que no tenia, otro , y
te eran Doctores en- Sagrada Theo- que eftimab'a fu Secretario le acomo­
logia ¿ ó en el Derecho „Canonico. do con lín gran Señor, j y .ddpues
Porque- los recibía mas para férvírfe con un Cardenal en el miímo empleo.
de ellos en el' bien , y reformación de Para que-no penfaífen íiis- familiares
fu Arzobiípado, que para íu perfona, en acomodarle con rentas. EcleíiaíH-
la qual. eftaba mas difpueíta. á fervir, cas de íü Arzobiípado , daba y. todos
que a fer férvida. Llegaban á ciento, competentes Marios , y á- fu tiempo
ó cerca , contando los: Vicarios gé¿ gratificaciones con liberalidad de Prin:>
ncrales- , y las perfonas necefíarias cipe Santo. Los Beneficios, 'Canoni­
para -la buena adminiftracíon de lüs catos, Abadías, y Curatos eran pa­
Tribunales. Aunque eran muchos los ra los mas benemeritos, y capaces
que pretendiánlervif-'éñ el'Palaciode de- fervir a la Iglefia , Como el Santo
el Cardenal Arzóbifpo Borromeo , -y cfeíeaba. No folo quería á fus fami­
algunos folo por dnftíuitfe en las -vir-f liares fin el vicio de ínteres , ambi­
tudes de Ecleíiafticós exemplares, a ción , ú otro qualquiera-;- mas con
níngiínc* radmitía' -fin' mucha circunt las virtudes proprías de' el ■ carador
p e c c io n y examen* Antes de recibir Eclefiaítico , y aptos para fervir á la
algunos en fu familia , tomaba infor­ Iglefia. No contento con las precau­
mes' íccretos de períonas de íü' con­ ciones , que hemos infinuado , para
fia n za q u e le coiiodeffen. Tenia ef- conocer el natural , virtud, y talento
peciái talento , y don de Dios , para, de los que recibía en fu familia , enla­
conocer-las perfonas folo con verlas» biaba muchos á los Colegios , y fe-
hablaríasy hazerlas algunas pregun­ minarios , para que hizieíien. los exer­
tas. No contento con ;los buenos in­ cicios eípirituales de nueftro Padre S.
formes , -y con el juicio , que el rni<~ Ignacio. Como el Santo Arzobiípo
mo formaba , a la primera viftá' de'el ■avia experimentado en s i y experi­
füjeto , -hazla folidas pruebas para co­ mentaba todos los años efte podero-
nocer-,liera a propoíito para fu la- fo medio para la reformación de coC
tum-
%o Vida de San Carlos
tumbres, y para elevarle a una per­ para la reforma de íli familia. Era tal
fección heroyca , los exercicios de íu vigilancia en efte punto , que fa-
San Ignacio eran como lii oriiol di­ bia puntualmente: todos los . diás lo
vinó , para probar fus familiares. que cada unp de fus familiares ha.-
Si conocía el Santo, que al­ zia , ó lo que. omitía. Parece impof
gunos no hazian los exercicios con el íible efta puntual, y exacta noticia,
efpiritu , y exacción que piden 3 pa­ fi atendemos la. .multitud de -reglas
ra obrar en las almas los maravíllo- perfeótifsimas , que dio a fu familia,'
fos frutos de fantidad, que fon infe- y con que la gobernó , como vamos
parables de efte arte divino de ha­ á ver en el capitulo íiguiente.
zer Santos , los'defpedia de fu fami­
lia. Quería a todos íiis familiares hu­ CAPITU LO III,
mildes , callados, fufridos, obedien­
tes , y de una vida irreprehenfible. B J S A N C A R L O S L E Y E S
Siendo de eftas calidades los amaba, fantifsimas d fu familia , y forma
como Padre , los afsiftia , como Se­ fu Palacio como un Colegio de la
ñor , y diques los premiaba como Compañía de Jesvs , con los mif-
Principe. Servíale de todos, indife­ wqs nombres de oficios 3 y
rentemente fegun el caudal , y ta­ muchas de . fus ■: v
lento , que tenian. A los hombres de reglas.
letras, y labiduría, como eran cafi
todos, hazia reducir á Jumados,com­ N la paite quinta de las Adas
pendios , ó notas el Santo Concilio
de Trento, y los fuyos Provinciales,
E 1 de la Iglefia de Milán cítam-
pó el Santo Arzobiípo todas
y Diocefanos. A otros , que, fobre- las leyes , que avían de obfervar íus
íalian en eípiritu , que íirve de alma familiares. Haremos un fumario de
á la fabiduria , les hazla _entrefacar ellas, remitiendo, al lugar citado k
íentencias de los Santos Padres , y los que quifieren inítruiríe en particu­
de los myfticos mas celebrados. Co­ lar de efte gobierno verdaderamente
mo era tan profundamente humilde divino. Divide él Santo Jas leyes, que
les encargaba , fobre todo, tuvielfen da á íu familia en dos partes. La
elección en las Íentencias de humil­ primera comprehende el gobierno
dad , en cuya virtud les exercitaba. eípiritual. Avia en efte Un Prefeéto de
A efte intento los Doctores fabios efpiritu; un Prefc&o -de la Iglefia,o
empleados en exercicios luftroíos de del Oratorio; un Capellan de el
letras , fervian también en oficios Oratorio,, ó como dezimos vulgar­
humildes, como copiar alguna mate­ mente un Sacriltan , de cuyas par*
ria , ó papel útil ; llevar la falda , ó ticulfires leyes -veremos algunas. En.
parte de el equipage en las jornadas la fegunda parte trata.el Santo d$:el
de caminos aíperos, y cafi inaccefi- gobierno economíco de íü familia $ y
bles á cavallos de carga. No podían comprehendía eftos;oficios. Un Rec­
lüs familiares quexarfe de que fu San­ tor , ó Prepoíito ; 'un Vicario , o;
to Amo les empleaba en eftos hu­ Miníftro ; un Procurador , ó ecoiio-
mildes minifterios ; pues el mifmo mo un camarero mayor ; otros ca­
Arzobiljbo llevaba parte de el miímo mareros á él íübordinados, un ca-
bagaje. Efto es algo de lo que de- vallerizo ; un refitolero ; un theíore-
feaba en fu familia , porque fin eferí- ro ; un límofnerd ; un hoípedero-, y
bir poco, y como en Jumario, no un ropero ; un enfermero , y un
es pofsible aezir en un volumen me­ portero. Eftos eran los oficios, y
didlo lo que San Carlos preícnbio nombres de la familia . de San Carlos;
to-
<Borrmeo L ih. M . Cap, 111, éz
¡tó'Hos j menos. el de camarero , fon pues de cena , los que avian afsiltid»
¿os que ay en una Gafa profeíTa , 6 a primera mela , fe juntaban en un
-Colegio de la Compañia de Jesvs, co* mifino-lugar, donde tenian la,recrea­
mo obfervó un fabio hiftoriador deíii ción de converíaciones efpirituales, y
vida. M as, para conocer efta feme- fantas. No pocas vezes prefidiaá el-
janza, baita leer las reglas, que avian tas piadoías colaciones., ó. conferen­
de .obfervar íus familiares 5 y los que cias el Santo Cardenal ; otras afsiftia
férvian los oficios. el Vicario General, ó el Prefeóto de
, En quanto á los exercicios. ef- efpiritu para que íe hizieíTen con el
-pirituales de lu familia, todos fe avian elpíritu , y aprovechamiento > que fe
de veftir a la primera feñal de la cam* defeaba. Al. fin de eftas fantas recrea­
pana de la Cathed'ral , que llama á ciones fe hazia feñal para el examen
maytinea. Eftos fe dizen poco antes déla Conciencia á qué todos aísif-
de amanecer en todo el año. A la le* tian por eípacio de un quarto de hora.
gunda íeñal debían hallarle puntuales Proponía' deípues el PrefeÓto de efpi-
en el Oratorio a la oracion mental, ritu los puntos, de la meditación para
que tenían fobre los puntos de medi­ el dia figuiente , y aviendo recibido
tación 5 que les avia, platicado la no­ el afperíorio de la agua bendita, fe re­
che precedente el Préfeóto de efpiri- tiraban todos con gran filencio á íus
tu. Los que tenian obligación de re- apoíéntos para dormir, y delcanfar*
!zar el oficio divino , empezaban a Los puntos de la meditación eran
rezar maytiñes a la tercera feñal de fiempre de lá vida , paísion, muerte»
la Cathedral, comunmente en com­ y otros myílerios de Nueftro Señor
pañía de el Santo Cardenal, y en fu Jelii Chrifto íegun el tiempo. Las vi£
antecamara. Lo reliante de el oficio peras , y dias de comunion eran'de la
.rezaban a las horas. mas proprias fe- Sagrada Euchariftia.
.gun las rubricas de el oficio divino. Eíla era la diftriburion diaria.
En el .tiempo , que los Sacerdotes, Todos los que no eran Sacerdotes íc
y los que por otro titulo cumplían la .avian de confeíTar , y comulgar ía
obligación de las horas canónicas,los .primera dominica de cada mes, y las
familiares , que no tenian eíla obli­ lidias íolemnes de todo el año. La
gación , eftaban en el Oratorio , ó ■viípera de comunion , que avian de
Capilla de Palacio en oracion mental, recibir fiempre de mano del Prefecto
.á que feguia rezar el oficio de Nue£ <le espíritu * ó del Vicario generé;
tra Señora con paufa , y devocion iban á confeíTarfe al Colegio de la
hafta vifperas. Ellas con las comple­ Compañia de Jesvs, 6 al de los Re­
tas rezaban a íiis horas. Deípues to­ verendos. Padres Bernabitas, ó a San
dos debían afsiftir al Santo Sacrificio -Antonio , 6 al Santo Sepulchro. De­
de la MiíTa. Los Sacerdotes fe con­ bían traherr cédula de averfe confesa­
fesaban a lo menos cada femana , y do al Prefecto de eípiritu. Comulga­
debían MiíTa todos los días. Alsi ef­ ban en la Cathedral. Los ayunos de
tos , como los no Sacerdotes, que ella devotiísima. familia, y la iabftinen-
comían. a mefa primera , y no eíta- cía de carne parecerá increíble en un
ban ocupados, fubian al Oratorio Palacio. Ayunaban por devoción to­
deípues de comer á dar gracias, y dos los Viernes de el año', 'y las vi£
rezar las Letanías. Seguíale la expli­ peras , ó vigilias de los Sántos Arzo-
cación de algún punto de doótrina bifpos de Milán, que llegan, & trein­
chriftiana para los familiares en ve­ ta y feis con el dulzifsimo* Padre San
rano. Porque en invierno le explica­ Bernardo , que eleéto Arzobíípo,no
ba la doótrina antes de cenar. Del- admitió efta ¿agrada , y grande dig-
a ai-
ét . ViÜíd IcFe San Carlos
nídad; Abftenianfc de carne todos los gen . Maria, y Santos particulares. D i
Miercoles fegun la loable coftumbre ninguna liierte era licito tener armas,
de la primitiva Iglefia. Empezaba el inftrumentos muficos, libros profa­
ayuno de la fanta Quarefma el Lunes nos , ú otros muebles , que pudicíTen
immediato a la Dominica de Quin- relaxar, ni entibiar la devocion. Tam­
quagefima. En el Adviento ■ , que íe- bién en lasanteíalas, yotras eftancías
gun el rito Ambrofiano , empieza la publicas fe ponían libros devotos,en
Dominica immediata a kfcítividad de eípecial vidas dé Santos , para que los
San Martin , todos los familiares de pajes, Capellanes, y los que eíperaban
San Carlos obíervaban la abítinencia tuvieíTen incentivos de piedad , y e £
de carnes , y lacticinios. Era eftilo in- tuvieíTen Tantamente ocupados, y di­
difpenfable tomar difciplina en co­ vertidos. No íc permitían^ cónverJa-
munidad todos los Viernes , hazien^ •ciónes, ni juntasen los apofentos, que
do efte exercicio de penitencia mu­ íervian folo para el retiro, y deícanlb,
chos fecretamente varios días de la fe- y muchas vezes para la compunción,
mana. Todos eílos rigores 5 y otros lagrimas , y penitencia i, fegun el con­
femejantes j y mas aíperos eran muy cejo de el Santo Rey Dividí y la prac­
fiiives a la- familia - de el Santo Ar- tica de muchos familiares' de San
íobiípoy viendo áfu amado, y aman- ■Carlos, y él Santo mifmo. Para la
¡tifeimo duejáo ir delante de todos con -perfecta obíervancia de la /amila , y
el exemplo , y fabian bien , que en jfantiísima vida^ de el Palacio , que he­
Otros rigores era inimitable. mos inlinuado , y no es pofsible re­

; ¡Los familiares Ecleíiafticos ve£ ferir en particular, avia dos Moni­
dan decentemente fegun fu eftado; tores fecretos.-i Velaban eftos Ecleliaí-
nías ninguna cola de leda.. Los íegla- ticos , hombres de probada edifica­
res veftian de negro con. grande m o ción , fobre todos los familiares; fin-
deftia íiñ guarniciones, .galones, ú gularmente fobre las minimas accio­
otros: adornos., que firven folo de nes de el Santo Cardenal , á ■ quien
pompa, profanidad, y gafto. Comían ávifaban fielmente1, y con la rclpetuo-
todos, de comunidad en el refe&orio, íá atención, que corrcípondra a la
qu.e fe labró para efte fin,en compañía dignidad del Arzobiípo , íi le nota­
de el Santo Arzobiípo, que comió ban algún defecto. Conoció efte ef-
íiempre con fe Familia , halta que fus piritualifsima Prelado fer efte medio
rigoroíos ayunos a pan, yagua le re­ de los Monitores muy eficaz para la
tiraron de comcx en publico. Leianfe perfección :, -y'afsi ordenó en fu fex-
libros eíjúritaales todo el tiempo, que -to Concilio Provincial, que los Se­
duraba la mefa, en la que .predicaban ñores Obifpos -procurafen íu practica.
algunas'.vezes los Clérigos del Semi­ • - Digamos algo del gobierno
nario : para „ exercítarfe en el talento, ■temporal , ó economico del palacio
y dar ímieftras de íü do&ina, y apro- del Santo Arzobiípo. El Redor } ó
vechamí^ato: en las letras. No comía Prepofito debia tener todo el ciiydado
menos-;elr:infimo criado, que el fu- de Ja cafa en las particulares ^ y me-
premo ,, repartiéndole a todos porcio­ nudifsimas cofas, que preferios la
nes iguales, de las viandas fuficientes inftitucion de lá familia al parrafo del
para quedar fatisfcchos fin exceíFos da- Frapofiío ; Prapojiti munus fit
ñoíTos i la falud , y á la edificación. ( dize ) curam gerere per/bnarum,
En los ipofentos, adornados con mo­ officiorum, negotiorum, £5? rerüm
deración Ecleíiaftica, ávia libros eípi­ domejlicorum ; nibilqüe permitiere>
rituales alguna Imagen -de Chrifto fine confilio , coñfenju juó- fieri,
Nueftro Señor , de la pandísima Vir­ üut innovari -^ ú oficio del Prepolito
es
fiormnié Lih .U .C áp.ttl. 4 $
es tener cuydado de todas las períb- gafto de la familia.
nas de Palacio , de los oficios, ne­ E i ‘camarero mayor, que es
gocios ^ y.de:- las colas, domefticas, la perfona mas immediata al Prelado,
fin permitir , que fe haga , ó innbvc con quien converla continuamente,y
cola alguna fin lu. licencia , ó con- á quien, todos acuden para tener au­
fentirnientO; Déícíénde deípues por diencia de Arzobifpo , debe eftar
gran numero de reglas al cuydado, muy inftruido en toda la difciplina
que debe tener dé la. lalud , vellido, domeftica. Debe fer prudente , mo-
comida ^ adorno de las habitaciones deílo , benevolo , y ta l, que refplan-
de todos, y cada uno. en particu­ dezca en todas las virtudes, eípecial-
lar ; Nde la quenta , que debe tomar mente en la charidad , con que fea
ii los oficiales, 6 miniflros fubalter- grato , y íatisfaga a to d o s q u e de
nos. Conociendo eí Santo , que un él tomen exémplo de amor 'á la ob-
hombre folo , por vigilante que fuef fervancia domcítica, y al. Arzobilpo,
fe no 'podía atenderla tanta¿ colas*,' y tengan los familiares virtudes, que
como lu empleo pide:,; le dio varios imitar. Lo milmo en fu proporcion,
roinifíros íubalternos. para que le a£ le pide a los camareros inferiores, y
filticíTen. Ordena .también, que elPre- Capellanes, dándoles prudentifsimas
tenga cada femana una con- reglas para .cumplir exactamente
fiika y en que fe. trate de todas las íüs oficios* Las reglas del cavallerizo
coias domeílicas, ; y: que >llame ar ella fe dirigen al cuydado , que debe te­
ál Vicario , & Miriiftrd, al Procura^ ner con las eftancias dé los cavallos,
dor s al Prefecto d e. dlpiátu , al.lcá^ con cítos , y con fus aderezos , ob~
marero mayor , y al ..cavallerizo. El fervando las menores cofas de los
Miniftro era el executor de los orde* hombres mas venfados , é inftruidos
nes del Prepofito: JpjUm decet (-di- en 'cAe utiliísimo arte. Omitiendo
ze üna/de^ lus machas realas fingu*- otros oficios del Palacio de San Car­
la propius , diligentiujque curare* los , pues baíta aver infinuado tal
• eircunfpicere , atque in primusqual regla de pocos, para los que
efficere , ne miniflri odentur, ,fed iii ddearen inítruiríe en. el gran volu­
juo qwfque munerey£xercealur ; al men de la? actas ; diré alguna regla
Miniftro toca dar providencia a. las del limofnero, Efte oficio en los Pa­
cofas particulares, y . obfervarlo .todó lacios Episcopales es fin duda uno de
de cerca; procurando principalmen­ los principales > y de ordinario el in f
te , que ninguno de los .oficiales efte truniento. de la íantidad cíe los feño-
ocioío ;- mas que cada uno. cumpla res os; Siendo limoneros los
exactamente con fu oficio. A l Proal* Prelados , fe juzga comunmente , y
rador. fe manda , entre otras muchas en realidad es afsi, fon fantos. Vefe
reglas- de gran prudencia , y chriftia4 efta verdad ,entre inumerables, en S.
na economia, que’ño gafte aíü arbi-* Juan limofiiero, San Julián Obilpo de
trio en compras, fabricas, y feme- Cuenca y.Santo 'f'homas de Villa-
jantes colas, aunque, le parezcan úti­ nueVa , Arzpbifpo de Valencia. Son
les , fin licencia del Illmo. Arzobifpo. dignifsimas de íaberfe, y obíervarfe
Que las provifiones ■ neceíTarias para algunas reglas que daba San Carlos
el gafto del Palacio ;íe: hagan en el a íü limofnero : . adohfcentibus bomir
tiempo mas oportuno , y determina-, nibus , £5? bené valentibus ( le dize )
'do por la coníiikacorno íbn trigo, qui labore indujlria juam fub-
vino , azeyte, heno , paja , avena, levare egefiatem pojjunt , nihil deí:
legumbres, quefo , paño , velas, y at jeriibus, infirmis, debilibus , &
demás cofas neceíTarias para el ufo,y bis y qui alioqui in manifejla egejla-'
te
¿4 V-idik de San tartos í
te pojiti confpichtntur. pro JlatUy mas i»n la luz del Elpiritu -¿Santo,
& necefsitate congrue?tfer jübve- fin la qual es impoísible tan: grande,
rúat : á los Jovenes,. y hombres que y.perfeóhi harmonía en ..un Palacio
tienen buena falud, y pueden aliviar de<Principe. .■;!
lu pobreza con el trabajo , é induf
tria , nada les de : á los ancianos, C A PITU LO IV.
enfermos, debiles, y á los que eítan
en manifieíta neceísidad por algún M A R A V IL L O S O TALENTO
motivo y íbcorralos convenientemen­ de San Carlos. en hazer obfervar
te , fegun fu eflado., y neceísidad. tantas,reglas é j'u familia , / hom-
•Notable advertencia de un Santo tan i;. bres grandes, -que falieron de
limoíhero, que dio tanto a los po­ -' ^ la difciplina de fu
bres ; y de cuyas liberalidades fe ha­ - ■ Palacio.
llan pocos excmplares, íi ay alguno.
Si afsi lo obfervaíTen todos los que T ^ T O debe aámirarfe tanto en la
dan limolhas, no fe experimentarían „L\j prudencia de Carlos Ja har-
en la república los vicios, y deíor- ■• monia eJpeculativa;de lu Pa­
denes, que San Carlos quería evitar: lacio , quanto ¡aver.jconíeguido de íu
ne impudkitia , turpitudinl, £5? familia la puntual obfervancía.de tan­
ignavia operarn dent, ■ que con el tas reglas. Llenos; eftanlos libros de
incentivo de la limoína* no fe' den á las repúblicas gentiles, y profanas;
la deshoneítídad , torpeza , y ocio* y. muchas de las; de los Chriltianos, y
fidad , madre de todos los vicios. Religioíos de leyes lantifsimas,, lin
A l ropero , y hoípedero fe que- íe vean florecer en ellas, ellas le­
manda entre muchas otras adverten­ yes tan labiamente eftablecidas. Para
cias , que tenga muy particular cuy* qüe no íücediéíTe afsi en l a !obfer-
dado con los apofentos de la hoipe- vajitilsima familia : de San,; Carlos,
dería: bofpitibus defignata cubicu- conducía mucho la prudencia , con
la j munida , decenterque ornata que el Santo éfeogia los lujetos s que
fe r v e t, íí/, cum venerint, parata, la componían. Todos eran, admiti­
£5? commoda , rebus faltem nei'ef- dos con el feieCto , que inlinuamos,
Jarijs injlrufta comperiant : tenga quando pretendían entrar en fu Pa­
los apofentos deftinados para loshuef- lacio. Mas no ;eneraba el prudente
ped.es limpios, y decentemente ador­ Arzobiípo a; que fe prefentalfen pre­
nados ; para que quando' lleguen los tendientes á íervirle, él mifmo era
'hallen acomodados , ó a . lo menos íblicito, é mduftriofc pretendiente
con las alhajas neceífarías. Á1 enfer­ dé los ínas íabiós, y exemplares Ecle-
mero fe prcicribcn todos; los cuyda­ fiafticos, que podía hallar para tra-
dos del mas folicito ,; y charitativo herlos a lii familia. Quando hazia al-,
medico en lo 1eipiritual j y temporal. gun viaje por;lü Obiípado , 6. por
¿Se le manda , que en tiempo de la otros, como le era predio en las
enfermedad de alguno ^ jamas falte jornadas a Roma , y á otras Provin­
de la enfermería , en efpecial por la cias por la gloria de Dios , y bien
noche : qmties quis ¿egrotabit 3va­ efpiritual de la, .Santa Iglefia , jamas
letudinario no&u, caveat, ne abfit. bolvia á Milán iin algunos lujetos
Omito muchas otras reglas, y ad­ muy hábiles para fervir en lu Pala­
vertencias, de San Carlos a lus oficia­ cio , y en fu Iglefia. En todas par­
les domelticos. En todas reblandece tes preguntaba, íi avia algunos hom­
üna -celeftial prudencia adquirida con bres piadolos , labios, zeíolbs..dela
■prudeiitifsimas reflexiones-,:■
y ¡pucho gloria de D ios, y de talentos, que
*Borromeo L th t IL Cap. IV . éf
quiííeflen emplearlos en la falvacion fu mucha prudencia , gran juizio, y
de las almas. Siempre hallaba algu­ re&ifsima intención* Sobrevivió á tí.
nos, que feguian al Santo atrahidos, Carlos catórze años , y deícanso en
no íolo de las conveniencias que po­ paz en úna venerable anciani­
dian eíperar fin pretenderlas, mas dad la vigilia de la Anunciación da
principalmente de la fama de íü fan- Nueftra Señora el año de rail qui­
tidad , y de la dilciplina eclefiaftica nientos noventa y ocho.
de fu familia. En determinándole al­ Para contener en fii obliga­
uno a entrar en el Palacio, del Car- ción , y alentar -á la obfervancia de
enal Borromeo , corrían de quenta fus leyes íu numeróla familia , com-
del Santo todos los gaítoa, que íé puefta de muchos jovenes , aunque
hazian en el viaje á Milán, y otros bien educados , en fin jovenes, uía*.
indiípenfables. Vertíales con la mo- ba el Santo de maravillólas indultriasj
deítia , y decencia eftablecida en íüs cada mes tenia indefectiblemente
Concilios. Si eran algunos jovenes, una eoníulta, ó congregación íobrs
que aun no eftaban del todo inítrui- el gobierno elpiritual , y temporal de
dos en las ciencias que defeaba , los íü familia. Aísiítían á ella los princi­
mantenia en alguna Univeríidad hat pales miniítros de la cafa , el Pre-
ta graduarlos de Doó'tores 3 hazien- pofito', Prefecto de efpiritu s cama­
do los gaftos de la pompa , y gra­ rero mayor , cavallerizo , y otros*
do. De efta fuerte íé conoce , que En ella fe examinaba todo lo con­
íolo era neceíTario defear feguir con cerniente al bien elpiritual, y tem­
verdadera vocacion la Igleíia para poral , difeurriendo los medios de
tener defeo de entrar en la familia precaver los delbrden.es , y de man­
del Santo Arzobiípo. tener lo mas perfedo en ambas li­
No .folo los que necefsitabañj neas. El milmo Santo Arzobiípo vili-
y hallaban fu conveniencia en fer- taba muchas vezes los apofentos de
virle , entraban en Palacio. Huvo fus familiares y algunas de impro-
algunos, que folo por inftruirfe en vifo quando menos peníaban. Afsi
la difciplina ecleíiaftica, y por elcon- conocía por si milmo , y regiftraba
iuelo de fervir a un Amo tan ver­ con íus ojos , íl avia alguna coíá de
daderamente Santo , íe dedicaron á las que tenia proiiibidas , y fi gri­
fer fus familiares, Entre otros Luis taban utilmente el tiempo. Eran eí-:
Moneta Patricio Milanes , varón tas vifitas del Cardenal un incentivo
muy piadofo, y fanto , gran limof­ poderoíb para la virtud, y obíervan-
nero i que gaftaba fu rico patrimo-. cia de las^ leyes. Pero lo que mas
nio en los pobres. Eite iníigne varón alentaba eíta lanía familia , deípues
entró en la familia de San Carlos íin del exemplo del Santo , era el cor-
admitir beneficio Eclefiaftico, ni ren­ dialifsimo amor} con que los trata­
ta alguna , atrahido folo de la fanti- ba. Tenia ordenado , que á todos íe
dad del Arzobiípo. Fue fu infepara- afsiftieífe con quanto neceísitaífen,
ble compañero , 6 imitador , fir- fegun eí grado , y empleo, que ocu­
viendole continua, é infatigable­ paban. Quando hazian algún viaje,
mente en las arduas empreñas de íu aunque fuelfe por negocio , que no
apoftolico zelo. Correfpondióle el tocaba a la familia, fino á íus par­
Santo Cardenal efta heroyca confian­ ticulares conveniencias , fe les pro­
za , y refolucion , con que fe dedico veía de cavallos, y dinero por
á fervirle. Pues confultaba con Mon­ quenta del Arzobifpo.
feñor Moneta todos los negocios Eran afsiítidos en las enfer­
mas graves s aviendo experimentado medades con tal cariño, f puntualí-
K dnd
66 V'tdd de San latios :
dad de Médicos , medicinas•, y re­ lantiísimas, obfervadas con la mayor-
galo , qife no echaban ,menos íiis puntualidad y exacción. El celebra­
calas opulentas , aun lo§-..den familias; do predicador Fr. Francifco Pange <
ricas. Militábalos muchas vezes el rola Jolia dezir , que lá Corte ■Ro­
Santo en la enfermería * ios conlb- mana .contenia los mayores hombres
laba , y moítraba tales enfrailas ¡de del mundo. Pero , que la cala, y
verdadero padre 5 que la madre mas familia del Cardenal deSanta Prá­
cariñoía no ■ excederla a. fus. ternuras, xedes era l a :flor cícogida de Roma.
y paternal afédo. íiirórmabaíe muy Quien, ignoraré por la experiencia la
deípado ii les aísiftian con; necef- íiiavidad , y dulzura ■, que trahe
ferio para íii curación,.y..-regalo ; y cónfigo la virtud , tendrá por increí­
en todo lo temporal y.-y elpirituálv ble.'el g o z o y eoníiido , .‘ .con que
Bafta leer las reglas del. eniermero: vivían 'todos los familiares de San
del. Palacio para dclcubnr.lo, ¡que.el. Carlos. Avia'en.ella algunos Jove­
Santo deícabá , y exccutaba con fust nes , que no fuelen en los- Palacios
familiares enfermoSv Amaba á todos eltrecliafi'e á leyes muy perfectas. Pe­
los que le fervian , como íi fueflen. ro ninguno de- fus domclücos podía
fus hijos ó hermanos; y- procuraba, reíiftir áios exemplos de fu Santo
que todos fe amafíen entre si con el Amo , que precedía a todos en las
mefmo cordial amor de perfecta cha- oblcrvañcias -i -*q^e les preícribia,
ridad. Por efte fin loá vilitaba el banto ■LoS grandes hombres > que
algunas vezes al año , y los hablaba íalieron de lá-Familia de San-Car­
en particular, inquiriendo de cada los para importantes empleos .en la
lino con paternal cariño , íi avia ai-*; íglelia , acreditaron , y etéríiizan la:
guñ diíguíto en la familia ; como le ■fantidad , Tabidi-iria, y prudencia de
obfervrában las reglas, y todo lo que líl Palacio. Dezian entonces los que
conducia a íu bien elpiritual, y tem-, fabian apreciar la maravillóla con­
poral Coil. eftas, y femejantes in- duda y gobi mo de nueftro Carde­
duitrias de Principe fanto es inex­ nal , que íu caía era feminafio ■ dé-
plicable lo que floreció la familia, Obiípos , y Prelados iníignes. De ella
del Cardenal Borromeo , y él donde falieron fujetos grandes en todas li­
fantidad , que.eíparció por todo ef neas , de quienes fe valieron los Su-'
orbe Chriídano , eípedalmente en mos Pontífices para los mas graves
Italia. Ün. Obifpo , famoío predica­ negocios de la Santa Iglefia. Sus em­
dor , y muy amante de la dilciplina. pleos acreditan las virtudes cclefiaí--
édeíialtíca , folia -dezir , al ver el. ticas , y políticas , que avian apre­
modo de vida de la familia de: San hendido en la familia , y educación
Carlos , fu exemplar modeftia , y lá dd Cardenal Borromeo. Omitiendo'
perfecta obfervanda de. todas.■ -lüs le­ otros muchos, es jufto eftampar
yes ? ó reglas , que ejto era una aqui el nombre de :algunos para ho­
maravilla, jamás vifta en el mundo: - nor de San Carlos , y de íiis fami­
,
ver un Palacio donde Je vivía con liares , y para proponerlos , como
la modeftia';-y retiro >obediencia ri­ exemplares de domel ticos de Señores
,
gor penitencia, y todas las virtu­ Cardenales, Arzobiípos, y Obiípos.
, -
des que Je praíikan en la religión Glorianfe de familiares de N. ■Santo,
,
mas objervante y fervuroja. Pa­ inftruidos en fu Palacio el Eminen­
recía el Palacio del Santo Arzobiípo tifsimo Silvio Cardenal Antoníano,
de Milán un Monafterio. -oblérvantil- ■ Secretario de Conllftorio , y Cama- ■
íimo , y un parayío del Cielo en la rero mayor de Clemente VIIÍ. Ni­
tierra.,. goBernado con. .unas.: leyes . colás Ormaneto, Obiípo dePadua,.
y
m m m t £,wAL Cap. IF . 67
,y Nuncio :ett:. lá Goi’te de Eípaña; ■viendo florecer en ella. la difciplina
[uan Baptiftá Caftello Obilpo-de- ccleliaftica,, íeguri íu defeo, empe-
kim ini, y'NitrlciOjQn,.;el ChriitiáníP -zo a dar forma en el gobierno pu­
fimo Reyno de Francia ; Gerónimo blico de. & Iglelia. Halla íüs Tribu­
Federico , Obiípo de, Lodi j: Gqver- nales.en la confüíion , y ^ddórderi,
nador de Roniá , y Nuncio en -.,8a* que todas Jas. colas tenian ;pot las cau­
boya ; Juan Franciíco Bonono $Obií- las ; que hemos iníinuado. Pareci6
po de Vercelli , Nuncio en los E f juftamente ¡al Santo Cardenal , que
uizaros ; en la Corte- del Empera» para la reformación de íü Arzobiípa-
or Rodalfo , y en la inferior Ger- .do , que meditaba , era indiípenía-
inania Celar Eipeciano:í) Obilpo de ble formar fu Tribunal rcctiísimo,
Cremona , y Nuncio en Eípaña ; y donde prcíidieiTe la jufücia miíma.
al Emperador Rodulpho legundo,» Tenia entre los .íábios hombres de lü
Audeono Ludovico, Obiípo de €a£ familia muchos capazes de.ocuparlos
fano , y Nuncio a lo s... Eígiiizaros; empleos con las virtudes proprias
Bernardino Mora y Obilpo de Aveíf para deíempeñarlos íégun iü ardiente
fa , Secretario de lá,;Congregaría '¿elo.: Pura V icario general, eícogió
de los-Obiípos , y -yPrqftdente.de:Ja un íabio Doctor en ambos Derechos,
Reformación Apoftoíica ; ; Nitolaó del gran juyeio , fabidúria , pruden-
Mafcardo , Obilpo des Bfuiieto ,.tam* -cia , h integridad 5 que elte empleo
bien Nuncio de íü Santidad ; Juan j-equíere, Era un Varón de fuma bon­
Fontana , Obilpo de ¡Ferrará j. Car- dad, y exemplo, muy rerfado en las
los Bafcape , Obiípo-, de Novanfc .caulas del Tribunal Ecleíkftico, prac­
Antonio Seneca , Obiíi*} de.Anani, tico de la diíciplina ecleíiaftica , y de
Prelado de la Reform&ciofí .Apojtqf gran conocimiento én todo lo‘ que
licav Secretario de la Congregación .requiere. Eltaba muy inftruido ea
de Indiligencias ,.y Examinador d<? los ordenes, . y preceptos .'del Santo
los Obiípos. Ellos Illmos. Prelados,, Concilio de -Trento , yl:de-los Pro¡-
fon algunos de los muchos fujeto.s vinciaíes de San Carlos^ y de todas
grandes en lántidad * letras , pru* las lantas.intenciones de -fu- Arzobif.
dencia i y política , que fe educaron po. Para aliviarle en lauffiultitud de
én .el Palacio Borromeo.: Siempre, caufas, dio al Vicario general otros
que los Eminentísimos Cardenales, dos Vicarios á él lubordmados -; uno
A rz o b iíp o s y Obiípos Illmos. go­ para las caulas civiles-; otro para las
bernaren íüs familias por las leyes, criminales ; un Fiícal, y un Auditor,
con que íe governó la de San Car­ que atendie(len también á las caulas
los tendrán,el" mérito , el gozo, y del dominio, temporal- deb Arzobis­
gloria de dar1 á la -Santa Iglelia Mi­ pado , y ayudalleu a los. Vicarios.
lilitros íemejantes a los que he nom­ Dilpuio. el Santo , que todos los mi-
brado. r ■■ niltros, que componían, efte Tribu­
nal , • fiieiíén forafteros ' ■para que
C A P IT U L O 1 V. exercielTen ius cargos, y adminiltrai-
fen juiticia 3 fin relpeto á parientes,
F O R M A S A N C A R LO S S U amigqs, o .recomenckciones, ni fuef.
Tribunal Eclefuijlico con celéjlial lén lóbornados con. dones, prefentes,
. prudencia 9y dáfabias leyes -a>. ó regidos. En quitar ellos embarazos
• fus Miniftros . á la julticia fiie; vigilantifsimo elta
Prelado incompasible.
Viendo dado; el Santo, Arco-
A biípo leyes a íu familia , y
A efte lin todos eftos , que
componían íus Tribunales, deíde el
fu-
28 Vida de San Carlof
lupremo haíta el ínfimo , íe com- Ciudad, ó Dioceíis, 8 de alguno,
preJicndian en el numero de fami­ que en efte Tribunal Arzobiípal ten­
liares Tuyos, y obíérvaban exacta­ ga , huviere tenido , 6 pueda tener
mente las reglas de la familia. Seña­ pleyto , 6 negocios en algún tiem­
laba á todos competentes íálarios, po , ni de perfona alguna en íü
fegun el empleo en que los ocupa­ nombre don alguno , por pequeño,
ba. Prohibióles recibir don , ó pre- que fea, aunque ofrecido eJponta-
íente alguno por leve, ó de la me­ neamente, aunque fea coía de co­
nor monta , que fueíTe , y íblia de- mida , ó bebida , que íe pueda con-
2ir. Que íi alguna vez por motivo, fumir al inftante : afsi lo juro , y
que juzgaba indifpenfable > admitía prometo , afsi Bios me ayude , y ef­
algún donecillo , íentia luego la vo­ tos Santos Evangelios , que real, y
luntad inclinada á la perlona , que 'Corporalmente toco. Efta es parte cíe
le daba. Ella inclinación del Santo la formula del juramento, que San
era íin duda efeóto de un corazon Carlos tomaba a los Miniííros de
noble , y agradecido. Pero nos en- íu Tribunal. Prohibió también a fus
ieiia , que fácilmente le inclina el domefticos , que recomendaífen los
amor de los que reciben dones, a fa­ litigantes, ni que íe intereíáíTcn de
vorecer , no por virtud, mas por modo alguno en el deípacho de los
ínteres , inclinación, y aféfto íuma- litigios de la curia. Para la íenten-
mente vituperable en qualquiera, que cia definitiva de los pleytos en qua-
fe dexa llevar de efta paíáion intere- lelquiera caufas civiles, ó criminales
íada , principalmente en los Juezes, añadió al Vicario general, y los de
que deben íer la rectitud miima. fu Curia otros Doctores de la fami­
Ño fiándole el prudente San Carlos lia , y Ciudad , todos Eclefiaftico s.
de el reótiísimo temple de juíticia, Avia introducido la coftum-
que daban á los miniítros fus leyes, bre , ó diré mejor , el deíbrden , y
les prefcribió en el juramento , que confuíion en que eftaba el gobierno
hazian al entrar en fu oficio elta del Arzobiípado de Milán , que el
notable promeiTa. A litigantibus in Canciller , ó Prefidente del Tribu­
quorum caufis fuero notarius ( el nal Eclefiaftico fueíTe íecular. Efte lle­
mifmo juramento hazian el Cancela­ vaba por las gracias, licencias, dif
rio , ó Preíidente , y otros ) vel á peníaciones , y otros deípachos de la
quocumque alio buius Civitatis, & curia , los emolumentos, provechos,
Bmcefis bomine , j'eu etiam ab ó interefés, que ponía la tafia de íu
alio, qui in Arcbkpifcopali bocfo­ arbitrio. Fácilmente fe conoce , que
ro , lites, aut negotia babuerit, quando íe dexa al arbitrio de la co­
babeat, aut babere aliquando pof dicia taíTar los derechos de los Tri­
Jtt , diretté , feu eorum nomine, bunales 3 los galios de los pobres ion
quavis de caufa , non accipiam mu- excefsivos. Reformó el Santo Arzo­
ñus aliquod, eifi mínimum ; etiam biípo efte abuío intolerable. Nombró
fponte oblatum, etiamfi ejculentum, Canciller, ó Preíidente un Canonigo
poculentumve , £*? quod jlatim con- de la Cathedral del Orden de los
fumi pofsit... Ita juro , gjp promit- Diáconos. Y como eftudíaba tanto
to :jic me Beus adjuvet , £5? hac en la antigua dífciplina de fu Igle-
faníía evangelia, per me corpo­ fia, halló que efta era la pra&icadel
ral!ter taita. No recibiré de los li­ Arzobiípado de Milán, quando flore­
tigantes 3 ni direda , ni indirecta­ cía en la obíervancia de los Caño­
mente , en cuyas .‘.caulas fuere No­ nes. Se defeubrió en las eferituras an­
tario , O de otro cualquiera de cita tiguas , que San Gildano. Milanes,
de£
(Bomtrieo L ib . JJ. Cap. V .
deípues Cardenal , y Arzobiípo de otros fintos exercicios. A lo menos
Milán , avia íído Canciller Ar/.o- debían los reos dé las cárceles Ar-
bilpal , fiendo Canonigo en efta zobiípales confeíTarfe por las Paíquas
Santa Iglefia. Añadió al Canciller de la Natividad del Señor , Reíür-
otros Miniaros, que le alivialTen , y reccion , Pentecoftes, y en el día de
tres Notarios para las caulas crimi­ la gloriofa AíTumpcion de Nucítra
nales con falarios Mcientes , y la Señora á los Cielos. Aísiftian al Ser­
mefa de la familia. Reduxo los dere­ món , que les predicaba una vez en
chos del Tribunal a gran modera­ la femana el prefedto eípiritual de la
ción , y mando , que muchas cofas cárcel, ó algún otro zelofo Sacerdo­
fe defpachafen gratis, eípecialmente, te. Se les explicaba la Do£Mna Chrií-
las que. pertenecían a cauíás efpiri- tiana todos los dias feftivos, y otros
tuales, y diíciplina ecleíiaí'tica. El algunos cada femana. En las íalas, 6
dinero, que fe recogía íegunel aran­ fitios de las carcdcs avia alguna Ima­
cel , entraba en poder de un diefo- gen de Chrifto Nueftro Señor, de la
rcro , que lo diftribuia de orden del Virgen Santifsima , y de San Leo­
Cardenal. Nombró un protector de nardo, Abogado de los encarcela­
los reos encarcelados, y otro de los dos. Tenían libros eípirituales de los
litigantes pobres , para que no ib mas dolidos , y convenientes a íii e f
dilataíTe el deípacho de fus negocios, tado de reos afligidos , ó culpados.
por falta de Agentes, ó Abogados^ Rezaban todos los dias á la mañana*
como fucede de ordinario a los po­ y a la tarde las Letanías , y haziart
bres d;fvalidos.' Señaló; ocho porte­ oración. El prefecto eltaba encarga-
ros para ferácio del Tribunal. A .do , no folo de la piedad , y buenas
todos dio el Cardenal Santo efdpen- coftumbrés de los encarcelados , mas
dios Mcientes , y leyes fantiísimas, -también de toda la. afsiftencia corpo­
que hazia obíervar á todos los Mi- ral , que no faltaífen Médicos, me-
niftros. Eftamparonfe en la Inftrú(h ■dicinas, y todo lo neceflarío á los
cion de la Chancilleria. ■i .enfermos; que los íanos eftuvieíTen
En las cárceles de íii jurifdíc- ..afsiftidos en comida , veítido , y de-
cíon pufo un orden .maravilloíó , y -mas colas convenientes. Las regías,
un gobierno charitativo , y paternal .que el Santo preícribió al Alcayde,
en todo. Avia íéñalado un prefecto y demas Miniítros inferiores fon dig-
eípiritual de los encarcelados, que -ñas de leerfe en la inítruccion citada.
los afsiítia en todo lo perteneciente Por las reglas, ó leyes , que he in*
á fus almas, y bien efpiritual Diípti- finuad Q íé conoce , que el efpiritu
fo modo para que oyeíTcn MiíTa tq- de San Carlos era capaz de íantifi-
dos los d¿as, y ordenó ,, que afsíf car con íus íabias leyes los lugares
.tieífen todos á ella; Para eíte fiiilii- mifmos donde íé recogen los mas
.zo fabricar un Oratorio, ó Altar .atroces, delitos. ■
portátil., que fe ponia enfrente de . : Diípuefto por el zelo de San
: Iqs ■Carlos .Id que juzgó mas conveniente
las ventanas, de la cá rc e lp a ra ■
que no podian ir al Oratorio inte á íüs Tribunales dejuftida , fue íu
rior. De efta fuerte defde la^ priiion :efpiritual ;cyydado , que todos íüsmi-
podian oír commodamente Miíla, fin JlirtroscumplieíTen exactamente con
peligro de fuga, ó eyaíion. Cuyd^- ius cargos m dirigidos por. las, leyes
ba el prefeóto de la; cárcel, que re- lantiísimaS ,. que les, dió> Informabais
cibiefiencon frequencia los Santos .del proceder de cada uno en parti-
Sacratnentos, emplealTen mucha par- cular íife defpachaban ton pronti-
te del tiempo en lección, oracion, y Cud, y jufticiaios negocies , y. li*>
' " S gan-
7o Vula de San Carlos
gantes. Corregíala primera vez con poficion del Cardenal , dividida en
charidad , y dulzura las faltas, que ícis partes toda la Ciudad , cuydan-
hallaba en fus miniítros. Mas,íi con­ do cada uno de la que le eftaba íe-
tinuaban. fin enmienda , los de/pedia, ñalada. Velaban con diligente cuy-
y bufeaba otros que executaífen dado fobre la vida , coftumbres, y
con mas puntualidad fus ordenes. proceder de los Clérigos, culto di­
Informabafle de los litigantes del vino-, y de todos los minifterios ecle-
modo , con qué eran tratados , y íiafticos , que fe exercitaban en la
defpachados en el Tribunal. No po­ región , ó parte , que eftaba fiada á
cas vezes viíitaba los encarcelados fu cuydado.
para confolarios, y faber de ellos íi
íes afsiítian en todo lo que necesi­ C A P IT U L O VI.
taban para el alma , y cuerpo ; y ÍÍ
íe detenían íiis cauías por falta de P R O S IG U E L A M I S M A M A -
alguno de fu Tribunal. Gon efta vi­ ,
teria ry el particular zelo que tu­
gilancia del Santo Arzobifpo , todos vo San Carlos de la reforma­
cumplían las obligaciones, que les ción de los M om flerm
imponían íus cargos. de Religiofas .
Deíembarazado el Santo , y
fceloío Cardenal del gobierno imme­ A Viendo dado forma á lo inte-
diato de lo temporal 5 6 jurídico de _±\. rior de la Ciudad , elteñdio
íii Arzobiípado , fe aplicó a todo lo el Santo íü zelo , y vigilan­
elpiritual con un zelo digno1de los cia a todo íü Arzobiípado. Dividió
mas Santos Prelados de la Igleíia. la Dioceíis en Icis Provincias, feña-
Queríale D ios, no íolo para imita­ ■lando a cada una un vifítador de ta­
dor perfecto de íiis apoftolicos pre- lentos íingulares con ampia jurífdic-
decefíbres.; maSj para que^firvieíTe de cion, y authoridad. Su oficio era
exemplar , y perfecüfsimo dechado vifitar las Igleíias, y perfonaS ecle-
de todós íus íucceíForesf en Milán, fiafticas de-fu Provincia , reforman­
y en todo el, orbe Chriftiano. Su do todo lo 'que pudielfe , y dando
continuo empleo era fantificar fu Pue­ quenta al Santo de fus ordenes.' E£
blo en arrancar losvicioá , y plan­ ■tos feis vifitadores tenian frequentes
tar las virtudes. Predicaba * confeí- juntas , ó congregaciones, en que
fílba , adminiitraba los Santos Sa­ prefidia el Santo Cardenal. En ellas
cramentos , como el Parrocho mas le proponían todos los abuíbs, que
zeloíb.' Reformaba abufoá ; introdu­ -fe avian hallado , los remedios , que
cía en todas partes la fantidad de las ■íé avian practicado, y los que' fe
coftumbres; celebraba Concilios , y podian pradicar para extirpar los
en fin exeícitaba tantos minifterios, ^vicios y plantar las virtudes. Lla-
como íé admira en fu porténtofa vi­ mabafe efta Aífamblea : Congrega-
da. ÉxeCutaba tantas proezas en la ■cion de la difúplina eclefmflica. A
gloria de1Dios por si mifmo , y por efte mifmo fin ie házian tres congre­
los muclios miniltros, que formaba, gaciones generales de todos los vifi-
y empleaba d eíp u escom o dignos tadores del: AfZ-óbiípado , antes dé
coadjutores lliyos. Nombro dos viíi- la celebración de algnn Syno do Dio­
tadores generales , uno para la Ciu­ cesano , y antes ¡de la Congregación
dad de Milán , otro para la Dioce- dé los Vicarios foráneos. Tratabais
•fi's. Añadid otros feis viíitadores par­ en ellas eí modo , y dirección , qu'e
ticulares de la Ciudad con ' nombre íe debia tener en él Synodo , vifita,
de Prefectos. Tenian 'eftos, por di£ .y. -congregación 5 para que fueííeh
muy
U S om tm L ¡ b A L Cap. V I. * 7Í
muy titiles ,-:y frequ entes. .. las Vicarias, Eclefiafticos de las
Formó el Santo otras varias Congregaciones , añadió otros mu­
congregaciones:, á cuyo gobierno chos miniftros , que invento fu 2,e-
pufo muchas materias del Arzobifpa- lo. Sus nombres eran Prefectos del
do. ■ Eícogió los mas labios , pru­ Clero ; teftigos Synodales ; Moni­
dentes , y virtuoíos Eclefiafticos, que tores fecretos; Apuntadores del Cle­
pudo hallar para eftas congregacio­ ro , y otros , ciiyo numero llegaba á
nes. Los nombres eran: De la de- cafi quatrocientos. Eftos digniísimos
fenfa de la Fé Catholica. De las Eclefiafticos, elcogidos por el San­
caufas mas graves yque fe ofrecían to para inftrumentos fuyos , eran
en fus Tribunales. De la conjerva- los ojos, pies, y manos de quienes
cion de ¡a jurifdiccion eclefiaflica. íe valló para reformar fu Iglefia , y
D e los Cafas de conciencia yy direc­ executar las hazañas divinas , que
ción de las almas de la Ciudad , y meditaba fu grande eípirltu. El San­
Arzobifpado. De los ritos , y cere­ to era el alma , que daba vigor , y
monias eclefiaflicas. De la expar­ aliento a los miniftros , que lu zelo
gación de los libros. De el gobier­ empleaba en la execucion de líis lar-
no dé las Monjas, y de la familia grados defignios. Como una robufta,
ArzobifpaL Para el gobierno ímme* y bien templada cabeza refunde vi­
diato, de la Dioceíis inílituyó fefenta tales eípiritus en todo el cuerpo para
Vicarios foráneos, que viíitaífen en fus vigorofas operaciones ; afsi d
tiempos leñalados lüs Vicarias. Cuy- Santo Arzobiípo , lagrada cabera de
daban de que íe executaflen los or­ lii Arzobiípado , influía en todos los
denes de vifita, tocantes á la refor­ .miembros de que fe componía efte
mación. Convocaban los Clérigos efpiritofo animado cuerpo para to­
de la . Vicaria á ciertas juntas, ó das las operaciones eípirituales. En
congregaciones 3 en que le decidían todos fus miniftros influía con íüs la­
cafos de conciencia , y le trataba de bias leyes, y advertencias , fabidu-
la dirección de las almas. ' Tenían ria , prudencia , zelo , y fañtidad.
obligación de láber el numero de las A todos alentaba al trabajo con íiis
perfonas que le confeíTaban cada íe ordenes, y mucho mas con íu exem-
mana >cada mes &c. , y traher íe, ó plo. Veian todos en íu Santo Prela­
teftimonio de las confefsiones a los do un Arzobiípo incanfable , que
Vicarios Provinciales. A fu cuyda- continuamente eftaba ocupado en
do eftaba en fin toda la obfervaneía enfcñar , inftruir , predicar , y exer-
de la difciplina eclefiaftica , decre­ citar todos .los minifterios apoftolicos
tos , y ordenes del Arzobiípo , afsi de fu dignidad. Teniendole á la vif
los que le dirigian al Clero 5 como ta fus. miniftros, llenos , de- zelo , fa-
los que: pertenecían, a los feculares. biduria , y bondad les era impofsible
Sobre todos eftos puntos fe tenia omitir la t menor cofa d e .las que el
una congregación general, en que Santo les ordenaba con íüs palabras,
prefidia el Arzobiípo , doze días an­ y con íii exemplo. Formaronfe enlíi
tes de la Dominica de Septtiageli- cala y familia algunos; tan dignos
.ma ■ , o. quando ;c celebraba Conci­ miniftros de la Santa Iglelia, que
lio Diocelano. Se hazia en ella re­ folia dezir San Carlos nada ponde­
lación de todas las colas para to­ rativo , que tenia entre los que le
mar los medios convenientes a la re­ fervian , a lo menos treinta fujetos,
formación. que ocuparían dignamente qualquie-
A efte gran numero de V i­ ra ’ Obiipad.o , y defempeíiárian las
carios 5 .Vifitadores 5 Prefedos de obligaciones de un zelofo Obiípo-
T n i"i
7i Vida de San Carlos ■
- te lo que mandan el Santo Concilio
Una d e . las primeras refor­
mas , que el Santo Cardenal Bor­ de Trento , y los Sandísimos Pío
romeo tuvo en íii corazon , ¿ Ilumi­ V. y Gregorio X III., que Iolo aya
nado efpiritu fue la de los Monafte- lasque íé pudieren mantener1 con
rios de Monjas de Milán , y fu Ar- las rentas del Monaílerio , ó de li-
zobifpado. Siendo los' Monafterios mofiias. En cafó , que el Monafte-
de Religiofas en la Santa Iglefia los rio no pueda íiiltentar doze Religio­
delicioíbs jardines del celeftial Efpo- fas profeífas de velo negro , fe una
lo , le avia introducido en ellos la a otro de la miíma orden, ó de díf-
miíma relaxacion , que en el Pue­ dnta. Si alguna Religiofa pretendie-
blo. Conociendo el Santo la difonarí- re por s i, ó por otra fer Superiora,
cia de los abufos, que fe toleraban ó otro qualquier oficio , le ordena,
en los Conventos , fe aplicó á la re­ que aísi la pretendiente , como íus
formación con el efpiritu 3 y pruden­ parciales digan la culpa en el Capi­
cia , que acompañaban todas íüs em­ tulo tres Viernes confecutivos , be­
presas. Diípuíó una larga inftruccion, fando los pies á las Religioías. D e í
iacada del Santo Concilio de Tren­ pues fea privada del oficio , fi le hu-
to , de fus. Concilios, y de Bullas viere confeguido , y de qualquier
Apoftolicas, que fe debia obfervar otro al arbitrio ae la Superiora.
en todos los Monafterios de íü ju- En quanto al oficio divino, oracion,
rifdiccion. Ojala fe obferyafe en to­ y lección , íe ordena , que las Reíi-
dos los de ía Chriftiandad 1 Es muy gioías afsiftan , y canten en el Cho­
difuía para copiarla aqui. Pondré fo- ro con grande modeftia 5 y devocion;
lo los títulos .de los puntos,que con­ •que en él no aya conversaciones, ri­
tiene 3 y pocas de las leyes de algu­ las , immodeftias , ó coía alguna in­
nos. Empieza efta lántiísima inftruc­ digna de la prefencia de Dios. Que
cion por el numero de Religiofas de tengan una- -hora >de oracion men­
los Monafterios, íegun íus rentas , ó tal todas juntas-; media defpues de
limolñas. De la Superiora , y demás maytínes, y otra media d'eípues d¿
oficios de la cafa ; de las doncellas, nona , completas. La materia pa­
que fe avian de admitir ; de las No­ ra la meditación fea 3a V id a , Paf­
vicias , que fe avian de recibir á la ilón , Muerte yRelurreccion, y Af-
profefsion ; del oficio divino , ora­ eeníion de Jeíii-Clirifto Señor nuef
cion, y lección de las. Monjas, de tro ; los myfteriós de la Sandísima
la vida común , y quitar toda pro- Euchariftia, y los de la Virgen San­
priedad ; de la c la u íu r a y de los dísima , y también los Noviísimos.
medios para confervárla; de las don­ Que empleen el tiempo,-que no dan
cellas feglares, que fe crian en los a la oracion, oficio , y otras ocu­
Monafterios; de los Predicadores, paciones , en lección de libróiSi!eípi-
. Confefíbres ? Viíitadores , y Capel­ .rituales, que inflamen fus' córázones
lanes ; de las Arrepentidas y íe- en el amor de D ios, y de' la per*
mejantes congregaciones feculares; de feccion. Que eviten la k&ura de li­
la lesura frequente de las reglas, y bros profanos, :curioíos 3 y vanos.
conítituciones. A l fin fe ponen los Para efte fin , íe manda, que el Su­
•decretos deí Santo Concilio de Tren­ perior , ó Confeílbr reconozca to-
to , y de varios Sumos Pontífices, -dos los libros , que tuvieren las
pertenecientes a la reformación de Religiofas 3 obligando á eftas en
los Conventos de Monjas. virtud de fanta obediencia , íi nece£
En orden al numero de Re­ fario fuere , a que no oculten algu­
ligiofas ordena San Carlos fe ejecu­ no. Providencia fantifsima > digna
del
im rrm e o I I . Cap. V I . 73’
del iluminado eíplritu de San, Gar­ so , ■ aunque fueíTen .parientes. Efta­
lo s , con la qual fe Jumera evitado ba obligada por el. miímo eípacio de
la perveríion de ¡numerables Mo- tiempo á hazer difciplina publica to­
nafterios en la Chriftiandad , y la dos los 'Viernes , rezando al miímo
relaxacion en mudios de nueítea Ef- tiempo un Miferere mei Deus
paña. , Aun es mas fevera la penitencia*
. ■ Defeó Jumamente San Car­ que fe impone, k las Monjas , que
los, que en los Monafterios de Mon­ eferiben , 6. reciben cartas fin licen­
jas , fe obferváfe perfectamente la cia. Se manda , que por dos mefes
vida común. Y- a elte fin ordena, eílén reclufas en íu celda,. y todos
que en todos los Monafterios, en los Viernes de efle tiempo ayunen
quanto al comer , beber , y vertir, á pan , y agua. Y ÍI las cartas con­
y todas las demás colas íe viva de tienen alguna íofpecba poco decen­
comunidad , como lo manda £fSan^ te á fu eftado , fe eftiende. la peni­
to Concilio de Trento , fin que aya tencia á feis mefes, y fe Ies quita el
la menor diferencia. Que todo lo velo* Se prohibe fabricar dulzes y 6
que entrare en el Monafterio para coías comeftibles, propter teniporis
algüna Religiofa por limoíha, dona­ iatturam , - £5? fumptum , qui in
ción , legado , precio de labores , 6 eis impenditur , dize el Concilio
de otra qualquiera manera, fe pon­ Provincial de San Carlos , por la
ga en común para utilidad , y ufo perdida del tiempo , y £aíto , que
del Monaílerio. Pero la charidad, y en ello fe confume. . '
prudencia de la Superiora debe cuy- Seria coía muy útil pára la
<¡iar de proveer a las Religíofas de dirección. de los Monafterios de
lo que necefsitaren. Que ninguna Monjas poner aqui todas las leyes,
tenga dinero en fu poder , fino que y ordenes >que prefcribió San Carlos
fea por razón de algún oficio publi­ á los Conventos de íii Arzobiípado.
co de la Comunidad. Que los vefti- Pero nos detendría mucho. Pueden
dos eftén- en algún lugar feñalado leerfe en íu primer Concilio; Provin­
para todas, fin que puedan tener en cial , y mas difuíamente en la in£
lu celda vellido particular. Que nin­ truccion, que eftá en las Actas de
guna Monja pueda, fin licencia de la Iglefia de Milán. Como San Car­
la Superiora , dár limoíha , embiar los no fe contentaba con las leyes
regalo , 6 preíente, ni vender cofa eferitas hafta verlas obfervar perfec­
alguna , aunque fea de comida ,, be­ tamente , fe aplico á pona: medios
bida , ó veftido , que fe aya dado eficaces para íii obfervancia.' Dio k
para lu uío. A qualquiera, que fal­ las Religioías íabios, fantos, y pru­
tare en alguna de eftas colas , íe dentes. Confeífores, Predicadores, y
condena á que la quiten el velo Vifitadores , que velaífen en fu exer
por un mes, y á tomar tres vezes cucion, y con iüavidad hizieífen prac­
difciplina. Los ordenes á cerca de la ticar las leyes* El Santo miímo , al­
clauíúra , y medios para conlervarla gunas vezes al año, hazia eftos ofi­
forjen gran numero , y feverifsimos. cios con un zelo verdaderamente pa­
Balta dezir algunos .pocos.. Ninguna ternal.. Entraba en los Monafterios,
Religíoíá poaia hablar con períona acompañado de algunos Eclefiafticos
íeglar íin licencia ; y la que contra­ de íu mayor íatisfaccion. Hazia, que
viniere á eíla ley fe iujetaba á la pe­ las Religioías fe retiraíTen al Choro,
nitencia figuiente. Por elpacio de y con la Superiora , y otras ancia­
tres mefes eftaba privada de poder nas viíitaba todo el Convento, y las
hablar coa reglares de qua%ier. í^ QÍicinas j . y celdas para ver , 1j to-
T das
74. V th ¿e San Carlos
das las colas eftaban fegun los orde­ los abafos , que hallaba ; Íü ieloi íe
nes de fus Concilios. Defpues paf eliendia a precaverlos por todo el
fando a la reja , ó locutorio hablaba tiempo de lü gobierno , y por: los
de la parte de afuera a cada una de ligios futuros. Obediente , y zeloío Sen. 25*.
las Religiofas para - coníblarlas' , y promotor de los' decretos del San- deRef.
dar providencia en lo que neceísital- to Concilio de Trento fundo .algur c. í8.
le remedio. En eftas ocafioneS las nos femiharios paradla reformación
hazia fervoro&s:platicas , o exhórta- de fu Iglefia. Defeubrio en la erec­
dones, conformes a fu eftado, alen­ ción , y 1leyes ■ , *que' ¡les -dio el gran
tándolas á la perfección. Desda Mif- talento, qile Dios 1¿ avia concedi­
l a , y las comulgaba , dexandolas do para el gobierno, y reftauracion
llenas de confuelo , y del dpiritu de de la diíciplina eclcíiaftica* H izo, íe
fu vocac ion angélica. Cuydaba tam­ obfervalfen punmalmente todas las
bién el Santo de lo temporal de los fabias ■ inftruociortes que ordenó el
Monafterios por medio de algunos Cóncüio de Trento , y otras mu*
Ecleíiafticos exemplares , y ; feculares chas , que avian ordenado íüs Con-,
inteligentes en lá adminiítracion de cilios Provinciales. Diremos algunas,
las haziendas. Señalo lina Congre­ remitiendo á los Señores Illmos.Obif-
gación * que fe componía dql Vica­ pos , ú otros, que gobiernan Semi­
rio general, de los Viíitadores, y narios a la inftruccion de las A ¿tas
otros zeloíosdomefticos , á quienes citadas. En ellas efta muy difüfa la
prefidia el Santo Cardenal una vez lanta , y prudentifsima dirección de
cada femana. En ella fe trataba del los Seminariílas del Cardenal Borro-
gobierno elpiritual, y temporal , y meo. Divídele en tres partes. La pri­
todo lo que tocaba á la reformación mera trata ds las coías , que perte­
de los Monafterios de Monjas.: Con necen al gobierno ¡del feminario en
eftas labias, y íantas providencias del general; empiezan por el gobierno
pradentifsimo San Carlos convirtió eípirltnaí, y la. primera Tegla es, quo
las Comunidades Religiofas , antes los léminaríos, al entrar en el femina-
poco obíervantes en jardines del rio , y antes de empezar la tarea de
celeftial Eípofo , y en parayíbs del los eítudios al fin de las vocaciones,
Cielo , donde florecían las viftofas deben hazerios exercicios eípiritua-
flores de todas las virtudes. Conle- les de nueítro Padre San Ignacio.
guiran el miímo fruto de íantidad en Hablando de los eftudios de los Se-
los Monafterios de íü filiación los Se­ minariftas , eftos fe diftribuyen en
ñores Obifpos, que los gobernaren las ClaíTes liguientes. Primera, la de
con las lanías leyes, que dió á los Oramatica. Segunda , de Letras hu­
lüyos el incomparable Cardenal Bor­ manas. Tercera , de Rethorica. Los
roneo. que eran admitidos a eftudiar Rétlio-
rica, y deípues el curio de Philofo-
CAPITULO VII. phia , y Theologia debian ir a eftu­
diar a las eícuelas del Colegio de la
F U N D A S A M C A R LO S V A . Compañía de Jesvs, llamado de Bre-
t í o s Seminarios en Milán , j 1en fu za , que el Santo avia fundado en
Arzobifpado para reflawrar , y Milán con tan efpecial amor , y be­
promover la díftipUna nevolencia á la Compañia , y con la
eckfiaflica. magnificencia digna de fu eípiritu, y i.par.c.
grandeza. Qui ad rethorkam admij-zxk^tu
66. T V T O fe contentaba San Carlos j i fu erin t, necnon Fhiíojophia, ac diis.
. con reformar lu Iglefia en Theologia operam daturi, á Fr<é-
i'Cp-
®orrome& L ib A l . Cap. V i l . 7$
ccptoribus ' Collegij Rredenfis eos. deternos demafiado es preciío leerlas
difciplinas audiant. en las Actas, los que defean mftruir-'
Suponiendo el..Santo , que fe. perfectamente en efte punto.
íiis Seminariftas fe avian de aplicar -. - No puedo omitir lo que con*
conltantamente al eítudib.y, manda, tiene la tercera parte dé la inftruc-
que fe exerciten en dar i'imdítras de cion del feminario. Empieza, poníen-
fu aplieaeion, y aproveclaanaiento; do'-'delante de'los ojos de losSemi-
Antes de falir á publico componían iiariftas el fin^jque'dfeben proponerfe
oraciones latinas, y íermonce , que los Clérigos, que entran en ¿1. E>e-
predicaban en el refectorio al tiem­ bfen tóner el miímo , que íe propufo
po de la comida. Cuydabafe de ■ que el Santo Concilio de Trento., quan­
aprehendieren el canto ecleíiaítico, do mando , que, ferinftituyeíTen lemi-r
y aun 'el modo de eJcribir..bien. Sí ­ riarios en todos, los Obiípados : ad
guele lo que toca al gobierno eípi- mimarum falutem. , ad Mecle/i#
ritual, y temporal;- íe pone la dil- útilitatem , 1& Pajlorum.folatimn:
tribucion diaria , /que .debían obfer* hazeríe dignos inftrumentos para lü
var todos , empezando por la ora­ fálvacion délas almas , utilidad de
cion mental de la 'mañana', oír Mifi la Santa Iglefia, y alivio de los Pas­
fa , rezar las oras, eftudio..&c. Se tores. Trataíe ímmediatamente de
feñala ,:ei1tiempo devacaáoncs, en los exercicios eípirituales, y fe man­
que los -Seminariftas podían ír a fus da-, que todos tengan por la-mañana
cafas , pero en ellas debían obfervar media hora de-.oracion ¿ a .que figa
muchos exercicios del feminario , y rezar los maytiñes , y. prima del ofi­
llevaban cartas de recomendación cio de N. Señora. A l tiempo de oír
del Illmo. Arzobiípo para los Par- Miífa rezen. tercia, íéxta , y nona.
rochos, y Vicarios foráneos. En efta A 1 la tarde , deípues de venir de las
carta, cuya forma fe lee en las Aca­ Eícuelas, rezaran viíperas,, y com­
tas , fe ponen los puntos, que debea pletas. Antes.de ir al Colegio déla
obfervar,: y de que los Parrochos de­ Compañía de Jesvs á fus lecciones,
bían dar fiel quenta al bolver los Se­ oigan todos Milla. Deípues. de co­
minariftas al íeminario. Concluye la mer , y cenar, irán todos á la Igle-
primera parte con la vifita , tiempo, íia a dar gracias, y rezaran cinco
y modo de hazerla, y de los Cléri­ Padre nueftros, y cinco Ave Ma­
gos que fe deben recibir. En la fe- rías. A la noche, deípues de la re­
gunda parte de la ínftruccion del creación , fe juntarán todos en un
Seminario íe dan particulares , y -miímo lugar al toque de la campana
prudentifsimas reglas á eada uno de para dár quenta del fruto que han fa-
los oficíales, ó miniftros. empleados cado de la oracion. De alli paíTarán
en el gobierno eípiritual, y tempo­ a oír los puntos de la meditación pa­
ral. Se trata de todos en general,del ra el dia íiguiente. Harán el examen
R:£tor j Miniftro , ConleíTor ; del de conciencia por eípacio de un quar-
Prefecto de los eftudios ; de los to de hora. Los Domingos , y fief-
maeftros, y theforero; de los prefec­ tas afsiftirán en la Iglelia del Semi­
tos particulares ; de la librería , y fu nario á los oficios divinos los que
prefeéto, y aun de los oficiales in­ no eftuvieren ocupados en la Ca-
feriores , ó criados empleados en los thedral, ó en otra parte. Se han de
oficios mecánicos del íeminano. A confeífar , y comulgar los Seminaria
todos , y a cada uno en particular tas la primera , y tercera Dominica
fe preícriben muchas , y fantiísimas de cada mes ; las feftividades de
leyes, que* debeo obfervar. Para no Cliríito Seáor nueftro 3 de N. Seño­
76 Vida de San Carlos
ra , San Juán Bautiíta , los Santos nombrarle con motes; mas íolo por
Apoítoles, el dia de San Ambrollo, íus nombres , 6 apellidos. Eftas fon
y todas las Dominicas de Adviento, algunas de las muchas leyes , que íe
y Quarefina. Eftos, entre otros,fon eítablecicron para las buenas cof-
los exercicios eípirituales de los Se-> tumbres 4 e los Seminariftas.
minariftas de San Garlos, de los Lasique; .pertenecen al apro­
quales le feguia Ungular edificación, vechamiento. (en el eltudio, , entre
y fruto en la dífciplina , y buenas otras , ion las liguientes que nin­
coftumbres. . gún SemiiJariftá eltudie otra ¿acuitad,
De ello le trata muy difuía- que la íeñalada. por el Illmo. Señor
mente , •y fe les ordena lo que haij Arzobiípoi •Que ;oigaricon atención,
de obfervar con el Redtor , conligQ y diEgencia las-lecciones.-v .‘ que les
raifmos,. y con íiis;compañeros: ¿Sr? dictaren lus maeftros. Para-que las.es­
ga ReBorem fint ánhni affecíione* tudien con aplicación y fruto , le
qrn filii erga parentes ; al Rec­ prderibe al Prefecto de los efmdios,
tor amaran como los hijos a fus. pa-? que viíice machas vezes los Semina-
d res,y deben abrirle los fenos de riftas, quando cftudien en lus apo-
fu interior para que:los'gobierne en fentos , y. vea como fe aplican , y
todo. Si cometieren alguna falta de que eftudiiaru Que pregúntenlas lec­
regla , ellos miímosiran á defcubrir- ciones , yá. unas , ya otras ., y íe
la como á padre, pidiendo peniten­ las haga repetir, al tiempo, de comer.
cia por ¡ella : fe delitii fui , er- Que algunas: vez.es vaya al Colegio
roris accufmt. Para coníigo mifmos de la Compañia de Jesvs , y fe in­
fe les manda , que en todas partes forme de las maeftros como, fe por­
guarden mucha modeftia* , principal­ tan los del Seminario, y como apro­
mente en la Igleíia , dormitorio- , re­ vechan en el eftudio. Que aisifta to­
fectorio , y quando íalen.de' caía; dos los dias ai las repeticiones, ó
porque efta virtud es ;el principal or­ conferencias de Pliilofophia,© Theo-
namento de los Jovenes : adokfcen- logia ; y también á las diputas , o
ti<£ peculiare ornamentum. Se les concluliones . de cada femana j que
encarga encarecidamente el filencio, procure, que los Sacerdotes predi­
como medio muy eficaz para la per­ quen por lii orden en el refectorio,
fección efpiritual, y aprovechamien­ dándoles afíumpto fegun los decre­
to en las ciencias. Se les prohibe le- tos , como eítá en el capitulo de los
veramente las amiftades particulares, eftudios. Con todas eftas, y feme-
y juntarfe a folas, como tan perni­ jantes leyes bien obfervadas no es
ciosas a la juventud. Pidefeles entre maravilla , falieíTen de los feminarios
si la charidad mutua ,. y benevolen­ de San Carlos, muchos hombres,
cia con que fe amen, como miem­ que iluftraron la Santa Iglefia con fu
bros de un mifmo cuerpo : mutuam virtud , y labiduria. Fueron tantos,
charitatem , ac benevoientiam omni los que abandonando el ligio 5 en­
fludio ampieti entur , ut quanadmo- traron en varias; Religiones , elpe-
dum debent, tanquam unius corpo- cialmente en una , que no nombra
ris membra perfetío amoris vincu­ Giufano , que fue precifo , que el
lo colligentur. Para conlervar efta Santo Cardenal tomaífe providencia
charidaa tan necelTaria en las Co­ para que no defamparaffen íu femi-
munidades , fe manda , que fe tra­ nario antes del tiempo feñalado.
ten con igualdad , fin diferencia de. Nombró el Santo para el go­
ricos, ó pobres , nobles , ó menos bierno temporal de los feminarios
nobles &c. que fe quite eí abufo de quatro diputados , conformándole
con
(Bommeo L ib . Ih Cap. V il. 77
con el decretó del Santo Concilio de orden á los eftudios era ella. Hazia
Trento. Dos eran Canonigos de la examinar en lu prefencia , y de los
Cathedral; dos del Clero, los qua^ diputados eípirituales q cada uno de
les fe juntaban cada íemana en pre* los feminariítas en la ftcultad , que
íéncia del Cardenal para tratar to­ eítudiaba. Se eicribia en un libro ei
do lo que tocaba al gobierno de que eftado del examinado con la indivi­
eftabari1 encargados. Aunque San dualidad figuiente. Su edad , nom­
Carlos avia difpueito íüá leminarios bre , el nombre de fus padres , y
con la celeíHal harmonía, que fedefc lü calidad , fu patria , y patrimonio,
cubre en tanto numero de miniítros, & rentas, ingenio , memoria , cien­
y de leyes tan íantas, y prudentes, cia , que eftudiaba , y los progref-
el miímo Santo era el alma de todos, fos , ó aprovechamiento en ella. In­
y de todo para el gobierno. Por si formado muy exa¿tamente:por el
miimo admitia los Seminariftas al Se­ examen de la aptitud, y habilidad
minario , informado antes de los ta­ de fus feminariftas los promovía á las
lentos de -virtud , juicio , y demás facultades correípondientes. Si los
circunftancias, que defeaba para for­ hallaba buenos latinos, humaniftas,
mar dignos eclefiafticos. A. todos co­ y .rethoricos , los hazia paffar á eftu-
nocía ae vifta , y por’ íüs nombres, aiar el curfo de Philoíbphia en íu
fabia puntualmente los'progrelfos de Colegio de Brera de la Compañía de
cada ünó .en la virtud, y enlas letras, jesvs. Los que eran buenos Philofo-
haziendo mayor aprecio de las virtu­ phos empezaban á eftudiar la Sa­
des. Repetíales muchas vezes : poco grada Theologia en el mifmo Co­
valen letras, quando no tienen el legio. . Quando conocia por el exa­
fundamento fírme del Santo temor men , que no podrian hazer progre£
de Dios. En lo que mol tro el Santo los en la Philoíophia, y Theologia
Cardenal Borromeo el gran concep­ Efcolaftica, les embiaba al Semina­
to j y aprecio , que hazia de fus Se­ rio de la Canónica. En él fe expli­
minarios , y de la educación de los caba la Theologia moral, o caíos de
jovenes , fue en las frequentes , y conciencia , para formar dignos Par­
vigilantes vilítas, qué hazia cada rochos del Arzobiípado.
año. A los que falian eminentes
Viíitaba regularmente los Se­ en las ciencias mas altas, los em­
minarios por la Pafqua de Refurrec- pleaba en las primeras dignidades,
cion , y á principios de Septiembre. y cargos de la Ciudad , y Dio ce-
Duraba la vifita á lo menos quinze lis. Dabales el grado de Doctor en
dias fin emplear tiempo alguno en Theologia en fu Aula, ó fala Arzo-
otros negocios. Quedabafe dentro bifpal, con la facultad , que á efte
del Seminario con folo uno de lüs fin avia conleguido de la Sede Apos­
familiares, para que le Amelle en lo tólica. Para que pudielTen ordenarle
mas predio. El primer dia dezia Mif- los que no tenian congrua 3 les da­
la en la Capilla de los Seminariftas; ba Beneficios, Prebendas , ó renta
predicaba defpues del Evangelio , y competente. . Obfervaba lo milmo á
al fin daba la íagrada comunion; á proporcion , con los que eítLidia­
que llegaban de dos en dos. Comia ban , y aprovechaban en la Tiiéolo-
en el refectorio , donde el mayor gia moral. Jamás falió del Seminario
regalo , y el plato de mas gufto íujeto alguno , concluidos fus eftu­
para el Santo eran oraciones lati­ dios , fin que el Santo le dieífe ren­
nas , fermones , y femejantes a&09 ta , con que poder paíTar decente­
literarios. La forma de la viíita eo mente. Providencia digna de fu pa-
V ter-
Vida de San Carlos o
ternal amor para con los Semina- mil quinientos íefenta y quatro , co?
riítas , que los alentaba á gafcarío- nociendo por, las cartas de Monfe-
ablemente el tiempo , y íer inltni? ñor Ormaneto el grande fruto., que
mentó s de la gloría de D io s. Las los dos Jeíiiitás. avían hecho , defeó
viíitas del íeminario no le ceñían lo- el ^Santo que fe fundaífe un Cole­
lo al aprovechamiento en Jas letras. gio de la Compañía de jesv§ en aquel­
Eran- también íbbre Ja virtud, ^ la.gran: :Cíudad..Era el-defeó de la
coftumbres de los Seminariftas. De£ fundación tan ardiente ; en el zelofo
pues, que el Santo fe informaba del corazon : de. Sám Carlos,. que fue ne-
Rector-, y muchos otros de la obfer- cefíario reprfefentar at íu Eminencia*
vancia de las reglas, hablaba en par­ que no podia diíponerfé, coji. la ce­
ticular a cada uno de los Jovenes. leridad , que .defeaba. El .Padre Be*
En eftas converfaciones particulares, nedicto Palmio que.-fe avlia man­
tes trataba , como el Padre eípiri- tenido en Milán , trabajando en la
tual mas afeétnoío , y lleno del zelo' eonveríion y .reformación *da; -las al­
de Ja-perfección de fus.¡ almas, y de mas ,. repreíento' al Cardenal,. que
todo fu bíeñ. Viendo los Seminaria no embiaííe mas jefuitas .haíta,. que
tas eftas difpoficiones en San Car­ él .avifalfe. Pero el Eminentílsimo:
los le defeubrian los fenos .mas re-, Borromeo cuya charidad y y . zelo.
conditos de fu conciencia. A todos- no ie gobernaba por las leyes hu­
coníolaba , y alentaba , haziendoles manas ,. quando fentia en, íü eípiri-
exhortadones inflamadas para con­ tu las del Cielo. , inftó , y, :coníiguió'
firmarlos en la virtud,.y adelantar­ de .nueftro muy / Reverendo Padre
los fegun la diípofícion en que fe hal­ General , le concedieíTe treinta Je-
laban. Si encontraba con alguno,: íuitas. para éinbíarlos a Milán. .Ha­
que no cumplía íus obligaciones , fe llóle íorprendído el Padre .Palmio,
aplicaba a corregirle con toda la fuá-; quando lupo la ferviente rcíoludon
vidad polsible. Solía mudarle de un; del Cardenal, y ' que citaban:.^11 ca-,
feminario á otro , ó ponerle en cafa mino los treinta.Jeíuitas j que /'avia;
de algún exemplar Ecleíiafuco , que confeguido para gobernar el Semi­
le rcdugeííe a mejor camino. Logró, nario , y empezar el Colegio. N o
con eltas íantas, y fuaves induftrias tenia dilpoíicion para alojarlos , ni,
mejorar a muchos, que huviera per­ cafa eri donde recibirlos, ni rentas
dido la íeveridad nimia de los Supe­ con que mantenerlos. La providen­
riores , ó maeftros del Seminario. cia de Dios 3 y la charidad de. algu­
nos Milanefes fueron el refugio de
CAPITULO VIII. eftos pobres Jefuitas.
Los que venían fatigados del
E N T R E G A S A N CAR LO S L A camino , y enfermos , q convale­
dirección de fus Seminarios á los cientes , hallaron todo el alivio.¡¡que
Jefuitas , empieza la fundación podian defear en el Colegio de los
de fu Colegio , y fe opone muy Reverendos Padres Bernabitas,
■á la heregia. que los hoípedaron con entrañable
charidad. Los demas fueron reparti­
Via embiado el Santo Carde­ dos en las cafas de tres nobles Mi­
A nal Borromeo los Padres de lanefes , llamados Juan Baptiíta,
la Oompíffiia de Jesvs a Mi­ Geronimo, y Francifco Pechio,
lán él año de mil quinientos íefenta. Hermanos; y en la de Benito Ale­
y tres, viviendo todavía en -Roma, mán. Para que los Padres vivieflen.
como ya vimos. Al íiguiente año de: con mas recogimiento 3 y decencia,
hi-
íBommfa M . C ü f.V U l 19
hizi.cron eftos Cavallet'os , que todas tades, que fe levantaron contra la
las mugeres de fus familias paíTalTen Compañía de Jesvs, cón ocafion de
a vivir algunos dias én caías de cam­ los Seminarios , fino íe leyeífen en
po fuera de la Ciudad. Largamente íii hiftoria. Por efta caula iiempre fe’
pagó Dios a eftos Cavallerós el cha- negó quanto pudo a cuydar de
riCativo hofpedage, que dieron k los Seminarios de Clérigos. Todas las
nüevos hueípedes Jefuitas. Benedic­ calumnias, que iníinuamos en el ca­
to Alemán tuvo el fingular confuelo pitulo féxto del libro primero , y
de ver cinco hijos fuyos recibidos en nos malquiftaroh con Pío I V ., haf
la Compañía de Jesvs , y que íir- ta que efte Santifsimo Pontífice co-’
vieron dignamente en ella para mu­ noció el origen , y fe informó de la
cha gloria de Dios , y bien de las verdad, tuvieron principio'de los'Se-
almas. Con la celeridad pofsible-pro­ minarios. Llevaban péladameíité al­
curo el P. Palmio obedecer al Santo gunos Clérigos, que fe. cónfiaíTe lu
Cardería! Borromeo , dando princi­ dirección á los Jeiüitas, publicando,
pio al Colegio, y alL Seminario,fe- que en el Clero íecular avia fujetos
gun las ordenes del'Santo. En el Co­ mas dignos dé aquellas confianzas,
legió entraron los mas de los Jefui­ No negaban efto los Padres de la
tas para empezar á exereitár los-mi-^ Compañía de Jesvs; pero que culpa
nifterios de & íagradó Inftítutó. -Fue tenían de que el Sumó Pontífice^
lü primer Reótor el P. Franciíco los Cardenales, y otros Prelados les
Adorno, hombre felieilsimó por aver obligaíTcn' á un gobierno tan peno-
íido defde efte tiempo , cáíi perpe­ fos ? En los libelos famoíbs de efte
tuo , e infeparable confidente y tiempo-, que ciertamente fon la peA
ConfeíTor de San Carlos. Será pre­ tilencial fuente, de donde corren
dio hazer deípues muchas vezes me­ hafta nueftros dias los turbios , y
moria de efte infigne Jefuita. En’ el envenenados arroyos de las atrozes
Seminario íe pufieron los iüjetos pre­ calumnias de los hereges. contra la
dios para íü dirección, y govierno. Compañia fde Jesvs, íe eípárció': que
Fue Superior el P. Diego Carvallo* efta Religión era diabólica ; nación
compañero del P. Palmio. execranda; barbara fe&a ; focieía-
Para reducir á los Padres de tem appellabanf ; religionéni dia-
la Compañia de Jesvs á encargarle bolicam ; nationem exeirandam;
del gobierno del Seminario de Milán, barbaricam pktatem. Elogios, que Gauhi-
fue bien neceJTaria toda la benevolen­ dán los hereges á los Jefuitas , y de nol. 8.
cia , y gratitud , que debían al San­ que eftos deben gloriarle ; pues los n. 22.
to Arzobifpo. Sabia efte Prelado in­ oprobrios de aquellos fon gloria de
comparable , bienhechor iníigne de los Catholicos , como dize:San Ge­
la Compañia de Jesvs , las grandes rónimo.
calumnias , y trabajos , que avian Nada de eftos íüceífos igno­
íüfrido los jefuitas , ¿olo por ceder raba el Cardenal Santo; pues fu Emi­
á las inftarites ordenes de íii. Tio nencia avia íido el zeloíó defenfor del
Pío IV ., que les encargó el gobier­ honor de la Compañia en Roma , fu
no de un Seminario en Rom. No iris de paz , y íu eícudo impenetra­
obftante , inflaba San Carlos , para: ble. Conocía , que íe exponían los
que empezalTen á poner en forma el jefuitas á femejantes calumnias , íi
Seminario , que fundaba, ofreciendo, les encargaba el gobierno del nue­
que defpues les exonerada de eftos vo feminario. Más, juzgando el San­
cuydados , como lo executó; Serian to , que éípecialmente en los princi­
increíbles las calumnias 5 y tempef- pios era predio , que le íacrihcaífen
a
8o Vida de San Carlos
k los trabajos de efte gobierno, con- das las leyes en orden a la virtud , y
íiguió quanto deíeaba. Como' tenia aprovechamiento en los eltudios fon
el Santo Arzobiípo tanta authori- las mifmas, que obfervaron fiempre,
dad en íii Igleíia , pudo fácilmente y obfervan oy los Colegios de nueí­
defvanecer. las vozes, y quexas, que tra Compañia de Jesvs en la educa­
algunos quilieron efparcir muy fe- ción de fu juventud. Las que perte­
mejantes a las de Roma. Contribu­ necen a las ciencias eítán copiadas
yo al, miímo fin pacifico la fyncera del libro , que íirve de dirección pa­
eloquencia del Padre Palmio , con ra nueftros eíludios con titulo de:
que moJtró en. los Sermones la re­ ratio Jludiorum. Bendixo Dios co-
pugnancia, con que la Compañia en­ pioíamente los defvelos de los Je-
traba, folo por obedecer, en el go­ fiútas , que entraron a gobernar el
bierno , que la imponía el Santo Seminario , y premio -íu obediencia
Cardenal. Suavizó también los áni­ el Santo Cardenal.
mos poco afeólos el Padre .Lelio Los Padres de la Compañia,
Bifciola con una eloquendfsima ora­ que vinieron para la. fundación del
cion latina , que pronuncio en la Colegio , empezaron á trabajar fruc­
Igleíia mayor , afsiftiendo a ella el tuosamente, continuando, y aumen­
Excelentísimo Señor Don Gabriel tando con el fervor , y numero ej
de la Cueva , Duque de . Albur- gran fruto , que avia empezado el
querque , Governador del eftado de P. Palmio. Trabajaban incanfable-
Milán. Aísütieron también a efta lu- mente , dize Giuíáno , en quanto
cidiísima función literaria el; Vicario les encargaba el Santo Arzobijpo,
general del Arzobiípado , con todo era todo lo que les preferibe lu ca­
el Clero , todos los Ordenes Rcli- rado Inftituto. Fuera del gobierno
giolos, con immeníb concurlo de to­ el Seminario mayor íe empleaban
da la Ciudad. Concluida efta fundón, continuamente en predicar, confef
fueron conducidos con íolemne pom­ lar , auxiliar á los moribundos , en-
pa de todo el auditorio, y pueblo leñar la Dodrina Chriiliana, y hazer
Jos Clérigos Seminariftas a íu nue­ Miísiones. Tiempo defpues abrieron
vo Colegio , ó Seminario. Las íalas eftudios públicos, y eníeñaron la,
eftaban adornadas con varias elegan­ Philoíophia , y Sagrada Theologia
tes poefias griegas, latinas, hebreas, eícholaítica, y moral en el Colegio
que dieron ímgular gufto a los inte­ de Brera , fundado también por San
ligentes, y aun á los que no podian Carlos. En eftas efcuelas publicas del
entenderlas. Al dia figuiente empe­ Colegio de la Compañia de Jeíus
zaron los jefuitas á enfeñar rhcton­ aprehendían las ciencias todos los
ca , letras humanas, y gramatica en Clérigos de los Seminarios del Ar-
tres dales diverías. Fueron tantos los zobifpado. De ellas lian íalido , y
cjue Concurrieron a oír eftas leccio­ falen cada dia varones íapientiísimos,
nes. , que muchos hallaron las aulas que han honrado no folo las elcue-
tan llenas de difcipulos, que no pu­ la s, que curiaron , mas la univerial
dieron entrar en el numero de los Iglefia. Seria digrefsion prolixa íi
que defeaban profeílar eftas ciencias. me detuvieffe a hazer un cathalogo,
Para conocer el methódo de gobier-' aunque breve de los hombres iniigr
no , que eftablecieron los jeíukas en nes, que han eftudiado en efte Co­
el Seminario baila leer, y obfervar legio de la Compañia de Jesvs de
la fantiísima inftruccion ae los Se­ Milán , llamado de Brera.
minarios , que efta imprelfa en las Omitiendo los frutos litera­
Aftas de la Iglefia de Müan. Cafi to. rias de efta fundación, baftíi. dezir lo
que
(ÉorroHite Lib, n c a p .r m . u
que efcribe Giufano, el hiftcyiador céfis la heregia , y la prefervo deí
T ínas famóÍG de la vida de San Car- cantagío 5 que la amenazaba. Para
Lib. 2. jog Que de ¡os p adres de la Com- que no fe introduxefTe el peftilencial
caP- 7 - pañía de Je fus fe valia el Santo álienró' pór medio de los Ubrós here^
Cardenal en el gobierno del Semi* ticos, formo otra congregación pa­
nario mayor , en ayudar las almas ra reconocer y y reever todos los li­
de ¡os fieles , y en otras muchas bros. j efpecialmente los qué venían
urgencias con gran fruto. Porque de payfes infeétosj Publico feveros
tomo varones de charidad yy efpi­ ediétos baxo penas gravifsimas , para
ritu , dotados de prudencia 3 y doc-> que fuellen denunciados todos loá
trina eran ferv orofiftimos en ios hereges , ó fofpechofos de heregia..
fermones , continuos , y diligentes Dio á los ImpreíToreS de libros , y
en la adminiftración de los Sanios a los Libreros muchas reglas para ex­
Sacramentos de la Confefsion , Eu^ purgar los libros de lüs librerías, ó
chariftia, y todos los demas minij-> Imprentas t y les prohibió vender al­
terios eclefiafticos. Hafta aqui Giu- guno peligrqío. Ordenó á todos los
fano , cuyas palabras fon fiel tefti-. Vicarios foráneos , y Curas Parro-
monio , y grande elogio de lo que chos. de la Diocelis, puíieíTen gran­
los Jefuitas hazian en Milán , quan^ de vigilancia en reconocer los que
do empezaban fu fundación. Sirvie­ venían de payfes, infectos. Prohibió
ron ál Santo Cardenal por efte tienv á los de fu . Dioceíís ir! a Lugares
po en una de las mas utibs emprefc donde fe avia introducido la heregia,
fas de fu zelo* Fue la de defeubrir la ni tratar , ó comerciar con hereges
heregia, y combatirla en Alilan, don-* fin ííi licencia.. Obligó a ios Maeftros
de fe avian introducido algunos pre­ de Efcuela * que enfeñabán los rudi­
dicantes infectos s que empezaban a mentos de leer y eferibir, á hazer
bomitar el veneno de Luthero > Cal-* la profefsion de la Fe , y ufar folo
vino 3 y otros, cuya feéta hazia la­ de libros catholicos, y que contuvie£
mentables eliragos. A eftos hereges fen doctrina.,1 que inipiraífe , buenas
fe opufieron , como en todas partes* coftúmbres. Con eftá providencia pre-
los Predicadores Jefuitas, Palmio, y fervó la inocente edad dé los niños
otros 3 haziendo quanto pudieron de la perverfion en lá F ¿ , y en h
por la dsfenfa de la Fe Catholica. educación; Eii fin no omitió medio
Pero la gloria de domar, y poftrar alguno de quantos lé didaba lu zelo
del todo efte infernal tnonftruo de lá iluminado , y abrafado en la gloria
heregia era- triunfo del zelo, y fanto de Dios j que no praéticaíTe para
gobierno del prudentifsimo Carlos.' mantener fu Igleíia eri ía pureza de
Formo en Milán una Con­ nueftra Santa Fé¡ Afsi empezó la
gregación del Santo Oficio^ compuer­ reformación de lü Iglefia por d pun­
ta del Arzobiípo j del inquiíídor* to capital j dandolas fantiísimas pro­
que era un íabio 5 y zelofo Padre videncias j que eítampó en la tercera
Dominico , de íiis Vicarios, y mu­ parte de las Actas de la iglefia de
chos confiútores eclefiafticos Theo^ Milán , para confervar nueftra San*
logos, y Canoniftas, a quienes aña-« ta Religión Catholicá , Apo£
dio algunos labios Juriíconíultos fe- toliea , Roma­
culares. A efta Congregación en-* na.
cargo todos íos negocios pertene­
cientes á nueftra- Santa Fe, Con efta ■ %
¡jf: $
providencia de fu zelo defterró de * .

la Ciudad 7 y ds cafi toda fu DÍQ-*


CA-
gfc V u U (¡e Santarlú !
fus' Ecleíiafticos con 1a individual
C A PITU LO IX • noticia , .que' un prudente Padre de
familias conoce 'fus domefticos. Ar­
E M P IE Z A S A N C A R LO S L Á dua émpreífa , que folo podía ima­
reformación de fu Arzobifpada ginar , y poner en execucion el raro,
por el Clera 3y por los Monafterios talento del Santo .Arzobiípo , favo­
de Religiofas, d que Jigüe recido de -gradas extraordinarias del
■ l la dd Pueblo* • ■ : ; .• Cielo. :- ■; , ■ .
■i . , '■
^ : Empezó por los Eclefiafticos
Eípüés de'aver dada el Santo; de la gran Ciudad de Milán de efta
D ..: ■
Cardenal las. providencias,
/ — que juzgó contenientes pa­
fiierte.- Mandó llamar á fu prefencia
todos los que tenian algún, orden pa­
ra la pureza de nueítra ;Santa Éey ra conocerios.de vifta, como vigilan­
y deiterrar las heregias,que fe te Paftor , que conoce íus obejas.
avian introducido ■ furtivamente' en Hizo , que en-nn libro deftinado a'
Müan 5 y fu Diocefis, empezó a efte fin , fe eferívieífe el nombre , y
peníár en reformar al Clero. Sabia apellido del que fe prefentaba ;. los
efte Sandísimo Arzobifpo , ; que los ordenes que: tenia ; el minifterio,
Ecleíiafticos fon .en la Santa Igleíia que exercia en la Igleíia ; .y la ren­
el íb l, y la fal de la tierra fegun la ta-, ó beneficio , que gozaba...Hazia,
éxprefsión del Salvador. Si el Sol le que los examinaífen de la infidencia,
eclipfa y eícurece , todo e l. mun-> o ciencia j -que tenian, notándolo
do queda fepultado en tinieblas 5 y todo con grande exacción j y pun­
íi la ial pierde fu virtud’, y le def tualidad en el mifmo libro. Efta re-
vanece en lugar de confervar los fie­ vifta íe repetía una vez cada .año, y
les de la tierra, los corrompe con la pufo en mayor perfección con. el
vicios',: y maldades. ■ Efte féntir dé tiempo. Practico lo :mifmo¡con; todos
Chrifto Señor nueftro eftaba muy los ■Clérigos : del Arzobiípado .por
impreíTo 1en el efpiritu, y corazon medio dedos Vicarios- foráneos,, y
de San Carlos Borromeo. Y afsi fe por las vifitas que hazia períónal-
aplico con fuma vigilancia a la -refor­ mente cafi de continuoJ Eíta, provi­
mación del Clero, conociendo por dencia-de gobierno produxó grandes
la experiencia , y la razón , que /z- frutos de fantidad, y dilciplina en
cut popidus jk Sacerdos ; que los los Ecleíiafticos ; y de utilidad para
pueblos >íbn como los- Sacerdotes. los dignos. Porque la exa¿ia noti­
Siendo eftos exemplares , todos los cia , que el Santo tenia de fu Clero,
fielescomunmente lo ion; fi los le daba •luz para emplear en eí férvi­
miniítros -de. Dios Ion vicioíbs , y do de.fu Jgleíia á los fabios1, y vir-
eícandaloíbs, vienen a fer ia perver- tuoíos.. A eftos daba los -Beneficios,
fion , y rüina de las coicumbres de y Curatos , removiendo los indig­
los .pueblós. De efta verdad han íido, nos. hafta , qüe con fus fantas': indus­
fon ry férán teftimonio irrefragable trias los hazia :dignos de los Curatos,
por todos los figlos las Ciudades, que indignamente fervian. Trahia los
Villas ,- y Lugares 'de la1 Chriftian- Ouras , y Parrocbos ignorantes á
dad. Para-empezar el:Santo la re­ Milán , donde mantenía un labio lec­
formación con la alta prudencia, que to r , ó maeftro , que les inftruia en
acompañaba todas las empreñas de todas fus obligaciones, afsi en lo to-
fu zelo , difpufo formar un eftado .cante.a los ritos eclefiafticos ,- como
de todo fu numeroío Clero. Quilo en la adminiftracion de los Santos
conocer a todos, y a cada uno de -Sacramentos., En. eftando.hien infírui-
dos, ■
'B momeo L t b .i l. Cap. I X . 8*
dos , y aptos1para exercitar los mi- los amaba , y- trataba como Clirifto
nilterios de fd iglelia, los bol vía á Jeíus a íiis difcipulos.
embiar á fus Parrochias. Con lémc- •Publicó varios ediótos , que
juntes induftrias remedio en- gran quítaífen de raíz algunos, abufos , y
parte la ignorancia , y la relaxacion, eícandalos públicos, en que manda­
que deslustraba al Clero del Arzobif- ba , qüe todos viftieíTen habito Cle­
pado. :- rical. Otro , contra los que tenían
- : Llego el Santo a tener co­ pluralidad de Beneficios, que pedían,
nocimiento individual de todos , y refidencías. incompatibles. Mandó, re-
cada uno de los Clérigos de la dilata­ tuvieífen uno á fu elección , y religa
da Dioceíís de Milán. Parece increí­ naíTen los demás. Otro -edicto fue
ble , y es fin duda milagro de-fu ta­ contra los Curas , 6 Beneficiados,
lento de gobierno fuperior á lo na­ que no refidian- lüs Curatos, ó Bene^
tural , que conocía intima , y partid ficios fegun íü obligación. Muchos
cularmente los Clérigos, que palia­ otros edictos publicó el Santo para
ban de tres mil. Quando fe trataba ios principios de la reformación. To+
de alguno , luego fe acordaba ‘de' Si dos eftán en las Jetas de ¡a Iglefia
nombre , y -apellido j y deícubrkfüs de M ilán; y en lugar oportuno pue­
tato tos j íabiduria , juicio , ó lasfal-¿ den fervir de ornamento1de efta hif-
tas que tenia, como íi eftuvielTepre- toria , -y exemplar de -edictos para
fenté. Para adquirir: puntual -noticia los Illmos. Prelados. Pucíta alguna
de los defordenes de los Eclefiafticos forma: éü!lá; reformación -del Clero;
de.. Milán fe íirvió de efta- mdtlikia. pafsó’ poco delpuesá la- de los Con­
Mandó hazer una vifita- de' repente, ventos- de Religioías. -Fuera de lo
én eípacio de quatro horas, de todas que: dramos en el capitulo íexto de
las habitaciones de los Clérigos; Güi­ efte libro, pulo en exscücion todo
mo fue efta viíita diípue/ta', y execu- lo que manda el Santo-Concilio de
tada de improvifo , fin que pudie-ÍTen Trento ; lo que ordenaban fus Con­
ocultar los Clérigos -lo éxemplar , 6 cilios , y- algunas conítitticiones Pon­
indecente de íiig quartos, ó familias, tificias de 'San!'■ ■
Pió V:,-y:.Gregorio
halló el prudentifsimo Carlos toda la XIIí. Con efte- motivo empezaron á
luz j que bufcaba1para defeubrir los levantarle ¿ontra el zclo tkl Santo
buenos exemplos, -ó defordenes de Arzobiípo contradicciones, y borras­
íiis Eclefiafticos. DexafTe conocer, que cas increíbles; Los - Monafterios--íü-
en una Ciudad tan numeróla , y tan jetos a reíigiofos fueron ■ los primeros,
relaxada , avría algunos Ecleíialticos, que levantaron la varidtra- de fedi-
cuya vida no feria tan reglada como cion- j digámoslo afsi. Procedían , á
delea ba el.Santo Paftor. ''Deícubicl*- fu parecer-, con jufticia’ contra la re­
tos los defordenes:,.: y vicios de' los forma d ef Santo Cardenal , funda­
•Clérigos, pufo manos a la i*cfbrma- dos én íiis antiguos privilegios. Pero
■cion. Procedió al principio con toda la de San Carlos tenia fundamentos
•la. lüavidad , a que le inclinaba; íü es­ mas -íblrdos , y fuertes en el Santo
píritu , regido del- Elpiritu Santo. Concilio de Trento j y en novilsimas
-Mas viendo ,. que para con algunos 'conftituciones de los -Sumos Pontífi­
nada confeguia: la dulzura, fe valió ces. Nb obftante procedía la borraS
de -los remedios extremos de caítf- ca , fóplada de las mifmas -Relígio-
gos , p en iten cias'y cárceles para fas, fujetas á re g u la r e s y protegi­
■con los rebeldes.'11Los mas cedieron das de -fus parientes pederofos , mu­
a los dulcifsimos atractivos de las' ex­ chos , y' vanamente ■ empeñados en
hortaciones de fu Santo Prelado, que protegerlas.
Los
84 Vida de. San Carlos
Los que debieran apagar el dimentos del Cathecifmo , predicaba)
fuego de la diícordia, haziendo,que confeíTaba , diítribuia la Sagrada Eu-
los Monafterios fe lujetaílen á los chariftia 3 y adminiftraba todos los.
ordenes del Santo Arzobiípo , pu­ Santos Sacramentos. Exerda los de
blicadas antes por el Concilio de Arzobiípo con tal. folemnidad, y
Trento 3 le encendían mas. Llega­ pompa , que introducía alfombro,
ron las quexas á Roma , mas como refpeto , y piedad en todos Admi-
San Carlos nada intentaba en fus al­ niftró el Sacramento de la Confir­
tos defignios de reforma fin. averio mación á ¡numerables perfonas el
comunicado antes con lü Santidad, año de itiil quinientos íefenta y feis
conocieron los delatores , era pred­ por Pafcua de Efpiritu Santo , con
io rendirle á lus diíboíiciones , que grande mageítad ,> y decoro. Man­
eran la execucion de los Sagrados dó , que todos los que huvieífen de
Cánones. Calmó la tormenta. Proíí ■ recibirle, confelfaíTen , y comulgal­
guió el Santo la reforma de los Mo­ íen con particular devocion, exclu­
nafterios íujetos á Religiofos. Yiflto- yendo de efte Sacramento k los que,
lús , y eftableció el gobierno , que por íü tierna edad no podian hazer
ya vimos. Extinguió algunos Con­ concepto de lo que recibían. Hizo
ventos en la Ciudad , y en. la Dio? efta iblemniísima función al acabar la
ceíis , paífando las Religíolas a otros MiíTa3 que celebró muy de mañana,
mas obíervantes. Sacó algunos de la Predicó antes de conferir el Sacra­
jurifdiccion . de los Regulares , po­ mento un Sermón, en que explicó
niéndolos á la del Arzobifpo. Reno­ íii eíí0iicia, íiis éfedos, y las diipo-
vó en todos , quanto le fue pofsible, ííciones para recibirle con fruto. En
•la primitiva obfervancia cop las re­ lugar de los nombres profanos Julios,
glas fantas, y prudentes, que les Celares , Pompeyos , y íémejantes
dio , y debamos eícritas. Florecieron ponía el nombre de algunos Santos.
los Monafterios de Religiofas en tal Ella íagrada acción pontifical, jamas
obfervancia, que parecían un paray- vifta , con tanta folemnidad , causo
lo de Angeles en la tierra. A l ver mucha devocion en quantas aísiftie-
que eíparcian tanto olor de Santidad ron i verla. .
por toda la Ciudad , y Dioceíis en­ Aviendo infundido refpeto á
tonces todos alababan á D io s, y el las cofas íagradas con la devocion,
zelo del Santo Cardenal. y folemnidad con que el Santo exer*
Eitando tan relajado el Cle­ citaba los minifterios de la Santa
ro , y eftado regular , fe dexa cono- Igleíia j pafsó á hazer obedecer fus
•cer fácilmente como eítaria el pueblo leyes. Empezó a exhortar á todos
ignorante , y ciego con los eicanda- con fuavidad , y dulzara á que cum-
los de los que le debían . fantificar. •pUeíTen con las obligaciones de
■Para reformar los abufos , y vicios, .Chriílianos , y los preceptos Ecle­
que avia introducido la ignorancia, íiafticos. Muchos íe dexaron pcríiia-
era predio iluítrar los ignorantes con ifir >,y vencer de las íiiaves, y pater­
la luz , y conocimiento de los myf nales exhortaciones del Santo. Otros
teños de nueftra Santa F¿. Inítituyó íé obftinaron en vivir, como antes,
'las eícuelas de la Doctrina Chriitiaua y en íer chriítiafios íolo de nombre.
con la celeftial harmonía , que folo Como el Santo Arzobiípo no era de
San Carlos podía inventar , y ver¿- aquellos, que dexan proíeguir los
.mos preíto. Se aplicó a exercitar por eícandalos, quando no pueden re-r
■si mifmo todos los minifterios , que mediarlos con dulzura 3 y fin fatiga,
i-¿ntüÍQíui las alroas, eníí&ába los ru- fe valió de la authoridad .Epifcopal-.
Mon-
(Borromeo Lib* í i . Cap. I X . ' 8 j-
Monfeñor Ormaneto avia publicado, Aplicó los 'remedios \ que le pare-
ordenes , y decretos Severos'en or- éieron oportunos, con la prudencia,
den al precepto de la Confefsion, y. dulzura , que era natural a fu e£.
y Comunion annua , y entregar al piritu. Mas y-viendo, que no alcan-
P arrocho la cédula de aver cumplí- zaban lenitivos Suaves , y que efte
do eftós preceptos. Avian obedecí- vicio , fe empeora con ellos, publico
do los mas. Entre otros los de la fa-> contra la deshoneftidad el famofo
milia del Excelentifsimo Señor Du­ edicto, que le malquiftó con muchas
que de Seña , Governador de Mi­ perfonas poderofas , y de qué tuvie­
lán , y del Marques de Peleara, que ron origen loa grandes trabajos, que
á' elle tiempo fe halló en la Ciudad# padeció efte Santo, y purifsimo
Alabaron, furriamente eftos dos Prín­ Cardenal,
cipes el orden del Santo, y el edic-s Efte edióto , cuyo titulo es:
to , que publicó en efte affumpto. contra concabinarios , y empieza:
Es el exemplo de los grandes .Seño.* Pafioralis nojlri officij \ declara la
res uno de los medios mas eficazes gravifsima obligación , que ftenia el
para reformación de las coftumbréa Santp á procurar la falvacion eterna
del Pueblo , y muchas vezes los. que de las obejas, que Dios le avia en*
reíiften a los ordenes de los Prela* comendado.. Profigue diziendo, que
dos de la Iglefia , íe rinden a los avia llegado a fii noticia, que algu­
de los Principes Seculares. Los que nos no confefíaban , ni comulgaban
fueron defobedientes experimenta­ por Pafqua -j por eftar íümergidos eri
ron la fortaleza del animo del Car-i el vicio de la deshoneftidad. Que
denal, y fe fujetaron a las penas ful-* aviendo íido exhortados con ruegos*
minadas. y confejos faludables a falir del efta*
Sufría el infierno con furor do efcandalofo en que vivían , no fe
extremo la reformación , que hemos avian aprovechado de eftos charita*
vifto hafta ahora. Pero le enfureció tivos avifos. Por lo qual, para cum ­
■defencadenadamente el edicto , que plir con la gravifsima obligación de
el Santo publicó el año de mil qui­ fu cargo Paftoral, manda el Santo
nientos fefenta y feis contra los pú­ en virtud de fanta obediencia , que
blicos efcandalos de la deshoneftidad. todos de qualquiera condicion , qué
Como efte vicio puebla los abyfmos íean dexen las amiftades eícandalo*
infernales, no es maravilla, que fe fas, y cumplan con los preceptos
alborotaffe el infierno contra el edic­ de la Confefsion , y Comunion an­
to , que avia de lacar tantas almas nua. Los que contrario hizierendcS
de efte pantano de. la impureza. pues del termino allí leñalado in­
Halló el Santo , quando llegó a Mi­ curran excomunión lata fententia>
lán , que reynaba en la Ciudad efte y la pena de cien efeudos de oro,
vicio tfin dominante, y pacifico,'co­ que fe aplicarán a la caía de Santa
mo fi no e.ftuvieUe prohibido por la María , que llaman del Socorro*
ley- Santa de Dios. Avia en todos Quedan fujetos también a otras pe­
eftados amiítades efcandalofas fin te­ nas impueftas por el Santo Concilio
mor alguno del cafhgo. ProfeguiafTe de Trento , y por los Cánones. ES
en la torpeza publica, fin el menor ta es la Suma del edifto , que mal­
fobrefalto, ni temor k Dios , ni a quiftó al Santo Cardenal Borromeo
las leyes. No pudo vér fin horror, con muchos, y alborotó los que eS
ni conocer fin copiofas lagrimas el taban comprehendidos en é l , y por
Santo Arzobifpo el lamentable efta­ configuiente eran enemigos de Sus
do de Su pueblo - en efta materia. Santas, reformaciones. Veremos dei*
Y pues,
84 . V'Uá de S j. Carlos
pues, que efte edífto fite ocaíion de devotamente tierna ver al Illmo. y
algunas de las agrias competencias, Eminentifsimo i Cardenal Borromeo,
de la jiirifdiccion ecleíiaftica, y :íecu-- priado en los,: Palacios, caminar a
lar , que huvo entre San Garlos, y píe por aquellas montañas, con "un
el Senado de Milán. :.: . báculo en; la alano ,' como .un pay-
íano montañés. "Vleianle en, tiempo
CAPITULO X. : dé; los ...calores.-:j .exceísivoseaníádo,.
fatigado , ím:aliento ., y correr de
TR A B A JO S ÁPOSTQTJCO$, íü venerable roítro un fudor copioío*
de San:Carlos en ■las -.mjit.qs de j k que declaraba el trabajo , que., el
Diocejls , y el methodo que : Santo diíimuluba. Aumentaba el tra­
en ellas obf&'vabai : bajó , y. fatiga, llevando.parte: del
bagaje en las.-fcndas:, que no1 daban
No de los medios mas dica­
U ces dé que le valió San 'C^tv
/ los para la reformación de
camino ,á béítias¡ de ..carga. Quando
era neceífario, como:. íücediamuchas
vez-es', trepar por>nfcos, y -, deípeña-
íu Arzobiípado , que admiro , y ad­ deros íe ponia ün calzadoj armado
mirara íiempre el mundo;., .fueron las de; puntas de yerro , que ■ .los,; mon­
viíitas Caí qufe fe empicaba • cali de tancíes llaman Gnapeles. Nq baftaba
continuo. El methodo ■admirable* efta prevendon , .eípecialmente para
que obfervaba en ellas , íántiíicaba uq- Señor Cardenal , no acoftum-
los pueblos, que vifitaba^ y folia de­ brado a-caminar,.con femejantes em­
zir. el Santo , que las viíitas eran el barazos. Muchas vezes caía el San­
cxercicíode los Señores Obiípos mas to : en. el fuelo; , . y neceísitaba
útil para la falvacion de las almas, y valeríé de las manos , . que le
bien de la Santa Iglefia» Antes de fervian, aun,,.mas' que los pies pa­
dezir el methodo , que tenia en efte ra paíTar ■ addante. Afsi, llegaba á
fructuofo empleo , digamos algunos muchos lugares, pueftos en la cima
de los trabajos á que íe- ■exponía, dqdas montañas,: donde jamás avían
por vííkar fu dilatada Dioceíis. Dos vífto fu Prelado. .
vezes la viíitó toda perforialmente, Las fatigas del camino fe au-
lo que jamas íe avia vilto , ni acaíd ¿íentaban con las del hoípedage.
fe verá en algún Arzobifpo- de Milán, Aunque en los lugares populoíos le
por las. dificultades infiiperables á otro ofrecían íus Palacios, y caías los Se­
zelo , que al fuyo. No dexo Aldea, ñores , y ricos ,r jamás los admitía.
ni Lugar , que no vifitaíTe , aunque Holpedabaíe comunmente .en las ca-
dtuvidíe en los mas afperos mon­ las de los Panochos, en varias par­
tes , ó en los valles mas profundos. tes.. pobrifsimós. Erale forzoío dor­
Vifitaba con grande diligencia todas mir algunas vezes en la tierra dura,
Jas Iglefias ; Monafterios de Monjas; ó fobre algunas tablas ,• paja, ojas de
Cofradías , Hoípitales , Oratorios; y arboles ■ , y lechos femejantes. Ver­
en fin todos los lugares pios, en dad es , qufe el penitente , y chari-
efpscial las eícuelas de la Doftrina tativo Arzobiípo:, no pocas vezes
Chriftiana ? de que era zeloíiísimo. dexaba las camas blandas ,á fus cria­
Sufrió en eftas viíitas increíbles tra­ dos.,' y dormía, en el fuelo. La co­
bajos ; porque como la Dioceíis es mida era íemejante á la cama en la
muy dilatada , y de montañas aípe- pobreza ,, y. diftribuyendo lo mejor
rifsimas, era predio a l1Santo Carde­ de las viandas a ;fus criados, fe.fu£
nal caminar algunas leguas á pie. Era tentaba de. leche, caftañas, y otros
coía verdaderamente admirable , y frutos. groíTeros. de las fierras. Pro-
hi-
Bonomo; . 11. Cap. X . 87
h'ibió' a -fias familiares.'llevar provifion ma para Santificar á fu pueblo con
alguira.5para comer/!ni la menor co-; jus- íermanes ¡¡ y exemplos. .Por ef­
fe ' que pudieffe difminuir las •molefc tos, y •otros'.motívos muy juítos, y.
tías de las jomadas! Dio el Santoi loables vifitába en los metes, .del el tio
una "afpera :reprehenfion: á,. -un gen­ aun. ios libares mas inaccesibles de
til hombre de fu familia. ■ , porque fe iDioceffe.’r;Las acciones de la vifi-,
llevaba una cuchara'de latón; dicten- taxfan las que fe figuen. :En las Ciu­
dolé , que era demafiadamehte deli­ dades , y Lugares muv. numerólas, y
cado. 'No llevaba cavallos de bagaje, pobladas: hazoa.de ordinarior entrada
o recamara. Cada,uno'de los que le Pontifical, con tal decoro , y magef»
feguiari acomodaba fu ropioen el ca- tad , que :infundía en;t©dos< rdpeto,-
vallo , 6 mida , que montaba , aun­ y veneracióndas fagrádas;funcio­
que fueffe perfona de grandes letras* nes de la viflta; En ios lugares pe­
■ y authoridad. Solo iba un cavallo de queños falia'el pueblo a ,recibir k fu
cargacon dos cajones 'de libros paral Santo .Prelado .que; ib a a . la ¡Iglefia
el citudio del Santa Cardenal , que acompañado de todos; ;.( yi.. deípues
fe ofrecía en las vifitas;tr' Quando dofe de^ hazer una breve oracidn^les ■ daba
Curas en cuya cafa fe hofpedaba la bendición^. 'iubia; al Pulpito', ha-*
para vifitar eran ricos?*. permitía-d iia una breve exhortación ; y. pübli-r
Santo, que lúziefien la corta pobre} éaba la indulgencia pjenária- para to­
* y moderada , fegun el'derecho-, que dos los que el día liguiénte comnl-
’ da á los Señores Obiípos el Santp gaífende ái mano. ,Si llegaba al pue­
Concilio de Trento,: y manda", qiíe blo por la mañana dezia MifTa;1del
SeíT.24. nada reciban: exceptis tamen vk- altar fubia al:pulpito, y. predicaba
de ref. t^alibus , qu¿eftbi ac fuis friíga- como una-hora, aunque,, huvieífe pre­
Htér , moderatéque pro temporis dicado el dia antes , ó huvieífe de
tantúm necefsítate, & non ultra* predicar el.miímo dia fobre di:/erfo
erunt minijlranda exceptuando lá aífumpto..Sucedía efto;muchas vezes.
comida frugal , y moderada , que íé Porque, íl; vifitaba Monafterios de
dara. al Obifpo , y á fus familiares, Monjas, Cofradías , ó fíiiiejantes
folo por el tiempo necefTario. Quan­ Congregaciones , íiempre;predicaba
do los Puras eran pobres f hazia el fobre la utilidad de la vifita, y fruto,
Santo todo el gafto de fu perfona, que debían íacar de ella.: Acomoda­
y.familia. ba fus-difeurfos el Santo Cardenal co­
- .. . Hazia la viíita de la Dioceíís rrió fabio , . eloquente , y fanto Pre­
en efpecial la de las montaíías, en dicador , iltíftrado , é inflamado con
los tiempos mas -ealurofos del año, ■las fogolás luzes del Efpiritu' Santo,
empleando en apoftolicss litigas la á la neceísidad del auditorio. Quando
eftacion , que los Principes dan al vifitaba Religioías las exhortaba á la
defeanfo; Jiizgaba- también , que fu perfecta óbfervancia de íiis reglas , y
relldencia en Milán no era tan pre- a recibir los Santos Sacramentos,
ciía en efte tiempo , como en el Ad­ con una-pureza , y perfección an­
viento , las feftividades de Paíqua-s; gélica.
el.que precede á la Santa Quareí- Quando predicaba al Pueblo
m a, eáipleado comunmente1 en los les reprehendía los vicios , que rev-
defordenes del Carnaval , ó'Carneí- naban en el lugarr, qtie vifitaba. Te­
tolendas. Para reprimir , 6 moderar nia antes minuta1de los deforderfes
eltos era muy1conveniente la prefen- públicos , que en él avía remitido
cía del Santo Cardenal en Milán , y por los Curas fcgun íiis orden c?. Con
en el íágradct tiempo de la - Quaref. efta providencia-era fingular el fruto
de
88 . Y'ida de San Carlos
de los Sermones del Santo ArzobiP en muchas ocaíiones, que un Capel­
po. ' No fe contentaba ccm las ex­ lán enjugaíTe con un lienzo el roítro
hortaciones publicas defde eí pulpito; del Santo para que no corrieíTe fo­
llamaba fecretamente á los pecado­ bre las íagradas Formas, y para al­
res mas obítinados , y les hablaba gún alivio: inventó una íingular in-
con tal eficacia, y charidad , que duílriá para enternecer, e inflamar
pocos reíiftian a lus razones. Vie- los corazones de las perlonas , que
ronfe muchos de eílos convertidos comulgaban. Llevaba k fu lado, quan­
Con admiración de los que los cono- do iba comulgando al pueblo un
cian , y algunos con mutaciones de devoto Sacerdote.:,, que. con voztier.
vida repentinas , y extraordinarias: n a , d u k e y llena de. admiración,
Deípues del Sermón al fin del Evan­ dixeíTe algunas oraciones jaculatorias
gelio continuaba el Santo- 'Sacrificio muy breves.:Unas vezes eran de ad­
3 e la MiíTa , en que comulgaba de miración de la bondad de Jelu-Chríf-
iü mano a inumerable pueblo. Efta to 3,que íé nos comunica en efte ad­
comunion general, que díítribuia el mirable Sacramento, Otras de Fé,
Santo todos los dias de; la viíita, Efperanza , amor , y accionad® gra­
era uno de los exercicios mas tra- cias; otras de reverencia , y lanto
bajofos. Porque algunos dias antes temor. Eíla maravillofa induítria pro-
de llegar al pueblo embiaba Sacer­ duxo los efectos, que el Santo Car­
dotes con facultad de abíolver de denal deíéaba en las almas de los
cafos relérvados 5 para que confef que fe llegaban á la fagrada meía del
laíTen , y diípufieíTen á todos a re­ Altar. Deípues del trabajo de dar
cibir la fagrada Comunion, y ga- la Euchariltia á tantos, adminiílraba
. nar la indulgencia plenaria. Convo­ el Sacramento dé la Confirmación;
caba los ConfeíTores circunvecinos porque por mayor reverencia no que­
para que aísiítieíTen puntuales a con- ría adminiftrarle deípues de comer.
leíTar. La copia de ConfeíTores atra- Enmedio de eftas grandes fatigas,
hia inumerable gente á eíle lanto Sa­ que conocían todos, y no podía
cramento. Pero la devocion , que ocultar lu heroyea mortificación,.per­
todos tenian en comulgar de mano severaba incanlable en los trabajos de
de íu Santo Paílor, los llevaba dul- íu minifterio Epifcopal. Algunos de
zemente á la fagrada comunion. Mu­ los familiares, que afsiftian al Santo
chos no fe contentaban con comul­ en eftas Iagradas funciones , lalian de
gar en un pueblo , de uno pallaban la Iglefia á relpirar un poco del ca­
a otro, y de eíle á otros para lo­ lor , y mal olor , que delpedian tan­
grar muchas vezes el favor de co­ tos rufticos amontonados en la lgle-
mulgar repetidamente de mano de fia. El grande amor de Dios, en que
San Carlos. fe abrafaba efte incanfable Prelado,
Todos fentian en eíla devo- y el ardiente zelo de la falvacion
tilsima acción Angular confuelo , y . de las almas fervia de celeftial refri­
mas que todos e l. Santo Cardenal. gerio á nueftro Eminentiísimo San­
Efte imponderable gozo aliviaba, to.
aunque no quitaba del todo el tra­ A eílos trabajos leguia otro
bajo de la continuada inclinación del incomparablemente mayor ; la con-,
cuerpo para diftribuir a tantos el pan fagracion de Igleíias , y .Altares. El
de los Angeles. Por mas, que el deplorable eftaao de la, Dioceíis en
Santo diiimulaba íu natural Jatiga, lo elpiritual íé avia comunicado for-
eíta íe deicubria en lu roítro inflama­ . zafamente á lo material de los Tem­
do 3 y bailado ds fudor. Era forzoío plos 3 que finen al culto divino. Mu­
chas
borromeo L ik. II. Cdp. X . 8p
chas Igleílas eftaban del todo arrui­ nes j le amoneftabafecreta , y pater.
nadas ; otras amenazaban ruina , y nalmente. En el miímo tiempo de la
las mas le hallaban deíiertas3 ó tan viíita tenia congregación de las mu­
indecentemente adornadas, que cau- chas colas diípueltas para la refor­
faban muchas lagrimas al piadofo mación 3 que hemos infmuado 5 y
Cardenal. Determino repararlas en diremos adelante* Procuraba compo­
lo temporal, y para que lirviefíen al ner los pleytos, hazer amiíladesj
culto divino con la decencia , que recobrar los bienes, que fe avian
defeaba, coniagró muchas. La fun* ufurpado á las igleíias; mantener la
cion de eftas coníagraciones era un jurildiccion de la Iglefia tan poco
miniíterio'de los mas trabajoíos para relpetada én aquel tiempo; hazia cum­
¡San Carlos. Porque la vilpera de ef­ plir las obras pias > y teftamentos,
ta relígiola acción ayunaba a pan , y erigia nuevas Parroquias ; transferia
agua paíTaba toda la noche en ora­ Monafterios á lugares mas íéguros,y
ción delante de las reliquias de los commodos. Eri lin hazia en las viii-
Santos , que avia de colocar en la tas todos los frutos maravillólos, que
Igleíia , que confagraba. Las cere­ vio entonces fu Arzobilpado , y han
monias de la confagracion con el imitado deípues los mas Santos, y
Sermón, Miífa , y otras devociones celebres Prelados de la Santa Igle­
duraban ocho horas, a que le ana­ íia. Llevaba, configo un eftado elpiri-
dia algunas vezes confagracion de tual, y temporal de todas, y cada
campanas bendición de ornamen­ una de las Parroquias para focorrer-
tos , y obras femejantes. Empleaba las en todo lo polsible. Aun es mas
toda la mañana en la Igleíia, y a la admirable lo que executaba cada
tarde daba audiencia a todos , aun año. Tenia notadas en particular to­
al mas pobre , y deívalido del pue­ das las perfonas de fu Diocelis, que
blo. Cumplia exa&amente todas las le hallaban en alguna necefsidad, ya
colas, que pide una diligente viíita fuelle de el alma 5 ya de el cuerpo.
Epifcopal. Vifitaba el tabernáculo El titulo del eícrito , en que fe eferi-
del Santifsimo Sacramento ; los Al­ bian , era efte : Las necejsidades de
tares ; reliquias, Santos Oleos &c. ias almas de las Feligirsfias. Con
ordenando quanto juzgaba conve­ efte celeítial methodo de viíitas no
niente para que el culto, divino ejp es maravilla , que San Carlos hiziefc
tuvieíTe rcligiolamente fervido. fe tanto bien a fu Arzobifpado* Los
Concluida la viíita fe retiraba Señores Obiípos, que le imitaren,
a penfar , y dilponer los ordenes, confeguirán a proporcion los mif
ó conltituciones , que avia de de­ mas frutos de fantidad
xar íegun el eftado en que hallaba én íüs Dioceíjs.
las colas, y las defeaba. Convocaba )(o)C
los Curas, y Eclefiafticos de la Feli­
gresa, 6 Vicaria , y conferia con &* % #■
ellos los puntos , que quería efta- # &
.* #
blecer. Confeguia con efta providen­
cia humilde, y paternal, que los * #
Curas fiieíTen cuydadolos en practi­ =»
# -

car j y hazer executar los ordenes,


que dexaba el Santo en la viíita. Si
■ alguno de los Curas, de cuya vida,
coitumbres, y zelo eltaba muy in­
formado , no cumplia fus obligado*
CA ,
$o V id a de San Carlos
talidad de los tiempos de guerras, he-
C APITU LO XI. regias , y la áuíéncia de los Arzo-
< 'f bilpos. Emprehendió el Santo Car­
E M P I E Z A E L SA N TO A f c denal Borromeo remediar efte defor-
zobifpo fus vijitas , reformando, den j que era fuente manantial de:
fu Iglefia Metropolitan4 en lo otros inumerables. 1 •J
efpiritual ? J tem­ I Tenian algufl pretexto hu-í
poral . -i inánQ de difculpa los Canonigos, y
demas Eclefiáfticos de la Cathedral
Ónocía el iluminado Sari Carlos, para no afsiltir, ó relidir en el Cho­
C que la Igleíia Cathedral Me? ro. Porque las diftribuciones en las
tropolitana e s , como el elpe-* horas canónicas eran muy cortas, ó
jo en que íe miran , y a cuyo exem-r ningunas , delüerte , que los que no
pío fe componen todas lás del O bií teman eípiritu para aísiftir íolo para
pado. Es como el S o l, ■ que da luz á alabar a Dios avian abandonado el
|os Ecleiiafticos para que caminen Choro. Para remediar efte inconve­
por las lendas de la perfección de niente ¡j que cortocia Sin Carlos fer
íu eftado >y como la celeftial cabe­ infuperable a la fragilidad humana,
ra , que influye eípiritus de vida per­ procuró juntar rentas íuficientes para
fecta pn todo el cuerpo eclefiaftico* las diítfibuciones diarias, Avia con-
Por efta caula ordenó en fil Concir íeguido de íü Tio Pió IV. antes de
íip primero Provincial b que las vili-í íaMr de Roma una penfíon de mil
tas de los Óhiípos empezalTen por y docientos elcudos para fondos de
Ja Cathedral: In Cimtate Catbedra* la mela refidencial fobre la Aba­
lis Ecclejta primo loco vijileturi día de Miramonte , que íu Santidad
tum fingida Collegiata ; deinccps unió ál hoípital mayor de Milán. Im­
Parochiales otimes ; ordenando, que petro dé la Santa Sede otros mu­
la "vifita empíeze por la Ciudad * íe chos beneficios., y encomiendas pa­
manda , que íe viíite en primer lugar ra el milmo fin. Suprimió algunos
la Cathedral, deípueslas Igleíias Co-? Canonicatos j y beneficios de fu Igle­
legiatas, íi las liuviere , y en fin la? íia , que íolo íerviln para gaftos ; y
Parroquias. Obedeció el Santo Ar­ unió todas eftás rentas muy coníide-
zobiípo efte decreto de lu Concilio* fables para diftribuciones en las ho­
y empezó examinando'la multitud ras canonizas. Compelió a los Canó­
pe Clérigos , que con nombre des nigos j que gozaban beneficios in­
Canónigos , Decumanos , Racione­ compatibles, á que reílgnafíen aquel­
ros , Notarios, y otros nombres los en que no podian relidir. Hizo
defconocidos en nueftras Igleíias, Con authoridad apoftolica 5y defpues
fervian la de Milán. Diré mejor , fe áe muchas confultás con hombres la­
mantenian de las rentas íin fervir bios 3 y zelofos nuevas conítitueio-
en la menor cofa al culto divino. El neá. para el. buen gobierno de íii
principal oficio de los Canonigos, Iglefia, Teniendo mucha renta para
Racioneros &c. , que es refidir, y los que afsifüéíten á las horas Ca­
cantar las divinas alabanzas en el nónicas , y :diípueltas las conftitudo-
Choro , eftaba cali del todo olvida­ nes, que ciebian obíérvar , obligó á
do. Solo fe dezian Tercia , Milla ? y los Prebendados á la puntual , y co­
Viíperas lo.s dias ícítivos En las Fe tidiana reíidencia. Ordenó 3 que íe
rias cantaba la MiíTa un Clérigo or­ CantaíTen en el Choro todas las
dinario , y aíTalariado. Efte gravifsi- lloras Canónicas; y Jas del oficio
mo delorden avia introducido la fa­ de Nueítra Señora, omitidas por
mu-
(Borromeo L ib t Cap. X 7. <?i
mucho tiempo. Condeno los auíén- fia. Para que fe' celebraífen con la
tes a perder las diftribuciones, que pompa , decoro , y mageftad, que fe
importaban crecidas íiimas, por cu- debia j dio prudentes, y íantiísimas
ya ganancia íe vio prefto puntual- providenciad Nombro un Maeíiro
mente afsillido el Choro. Tal es la de Ceremonias, v otro com o V ice-
fragilidad de los hombres * aun con- rnaeftró 3 que cuydaiTen, íe cumplief
fagrados á D ios, que el Ínteres con- le todo lo que pertenecia á los oñeios
figue de muchos lo qUe no pudo divinos con la íeligiofa devocion , y
conícguir la gloria de íervir á íil puntualidad que ordenaba; Fundo
Mageltad en el oficio , que los mia­ un Colegio de doze Oftiaíios, o
mos Angeles le rinden por toda la Cuftodios, fugetos á la obediencia
eternidad. de un Sacriftán ; los quáles fervian
Obedeció San Carlos el de-> los minifterios inferiores del Choro,
creto del Santo Concilio de Tren­ é Iglefia. A eftos Oftiários pertene­
to en la erección de las dos Preben­ cia el cuydádo de que todos eítuvief
das , una de Canónigo Theologo, fen en el Teinplo.con el .decoro,
que. enieñafe al pueblo las coías ne­ modeftia * y íilencio , que fe debe á
cesarias para la falvicion ; otra de la Mageftad , que en el refide. Que
Penitenciario. Añadió á efte quatro los hombres éftuvieíTcri feparados de
ConfeíTores , dándoles nombre, y las mugeres. Que todo eftuvieffe con
titulo de Penitenciarios menores aíTeo * y limpieza ^ y en fin quanto
con renta ííificientc , y ampia facul­ conducé para el eíplcrtdof 3 y orden,
tad para abfolver cafos reíervados. que íe debe al Palacio del Rey de los
Afsiítian puntuales al Domo, ó Igle- Angeles, y hombres, al Señor dé los
fia .. mayor á confcíTar á quantos fe Señores, á nueftro gran Dios. Pulo
preíentaban al Santo Sacramento de dos Saeriftanes, a quienes encargo
la Penitencia. Diípufo San Carlos, las dos Sacriftias , en que fé guarda­
que. el Penitenciario máyor , los ban toda la plata $ que fervia á los
quatro menores Penitenciariosy al­ Altares , y los preciofos ornamentos
gunos Theologos., y Canoniítas, para el Santo Sacrificio de la Mi lía,
formaíTen Una junta,', que fe nombro y íolemnidad de las Procesiones.
Congregación de- la Penitenciaria. Eftendiaíe la providencia del
Teniaíé una vez; cada femana , y en Santo Cardenal á poner harmoniofo
ella íe decidian los cafos morales, orden en la rriufica, para que moviel-
que fe ofrecian a' los: Confesores del íé á devocion ^y Amelle al culto di­
Arzobilpado. Inftítuyó también otra vino. Aumento el riümero de Canto­
Prebenda Dodtorál con obligación res , llamándolos de otras Iglefias con
de leer cada femana dos lecciones los honores , qüe les hizo, y éftipen-
de Sagrados Cánones en lá Capilla dios, con que les enriqueció; Refor­
Arzóbifpal. Fueron eftas Prebendas mó el canto de organo y dífpufo,
luftre de la Igleíia de Milán * y en que fe cantalfen los oficios divinos
gran parte conducentes al lin de la con duíze melodía , y de íueí te, que
reformación. Porque, confiriéndole percibiefíe el pueblo lo que íe can­
íiempre a los fugetos mas dignos, taba. Prohibió todos los inftrumcn-
muy ftbios, y virtuofos, cDntribuian tos muíicos, que íirveñ en los thea-
con fu exemplo , y doctrina á la re­ tros , y Palacios profanos. Mandó
formación tan defeada. Pafso def- por decreto de fus Concilios Pro­
pues la devota vigilancia del Santo vinciales ^ que folo fe uíafie en h
Cardinal á poner' en ceíeftial har­ ígleíla el órgano. Contaba á los mu-
monía los oficios divinos en fu Igle- fíeos en el numero de los Eclefiafti-
'pa V iia de San Carlos ,■
eos; y afsi defpidi6 á los que no lo Igleíia del Domo , que en lo eípiri-
eran , juzgando por cofa difonante, tual. El magnanimo corazon , y ef­
y poco decente , que los mililitros piritu del Cardenal Santo Borromeo
de la Iglefia no fuellen .Clérigos, de emprehendió, y coníiguio reformar
buenas coítumbres, y reíplandecief- lo material de la caía de Dios con la
ien en fingular pureza. Ordenó, que grandeza propria de fu corazon , y
[en todas las licitas huvieíTe fermon digna de la Mageltad divina. Es la
'defpues del Evangelio , predicado Igleíia de Milán una de las mayores
por' algún apoítolico Predicador,que de la Chriftiandad , y de. rara , y
inipíraiíe al pueblo el lanto temor bellísima architectura. Su fabrica de
de D ios, y le convirtieífe á íüMa- marmol adornada por todas partes
geftad. Por las tardes , concluidas de figuras de relieve de la milma ma­
las viíperas, difponia el lanto hu- teria ; obra de los mas famofos arti-
vieífe procefsiones , y algunos exer­ .fices de Italia, Las rentas fon muy
cicios de piedad, letanías con har- quantioías. Pero en el tiempo de
moniofa muiiea , para atraher á los que hablamos, fe gallaban mas en
fieles a la iglefia , y apartarlos délos profanidades , que en adorno de los
espectáculos , theatros, y feltines, Altares , y culto divino ,. á que e£
donde fe ■pierden tantas las almas. -taban deftínadas. La calamidad de
Premió Dios al religiofifsimo Prela­ los tiempos avia puefto en confuíion
do los fantos defvelo.s por íu culto lo mas íagrado de la Iglefia , y Ar*
con el fruto elpiritual de fu pueblo. zobiípado , que el Señor confiaba á
Empezó efte á gultar las delicias de los defvelos de San Carlos. Parecía
las cofas fagradas, defuerte que ape­ efte oftentoíb , y augufto Templo ca­
nas podian aufentaríe de la Igleíia ía de Dios en lo de fiiera. Por den­
en los , dias feftivos. Las urgencias tro parecía, y era en realidad unlu*
p'reciías de íu cafa , y familias los íá- ..gar profano fin los adornos, y fitios
caba de la Igleíia , y poco deípues jieceíTarios al culto divina No tenia
bolvian á gozar el elpiritual gufto in­ ChorD , Capillas, ni aun Altares»
terrumpido. Era necelfario prevenir- Eftos eran pocos, menos limpios,
fe para.hallar litio en una Igleíia,co­ adornados, y decentes5 que los
mo el Domo de Milán , una de las quartos profanos- de un Ciudadano
mayores del Orbe. Porque la multi­ pobre. En lugar de Imágenes , o
tud inumerable del pueblo, que con­ eftatuas íágradasque movieíTen á
curría , ocupaba en poco tiempo to­ devocion, íe veian las eftatuas de los
do el efpacio. Que gozo para el San­ Duques de Milán, y otros Señores
to Cardenal Borromeo , ver a íus de las familias mas diftinguidas: fus
amados hijos tan devotos,y venera^ fepulcliros altos , y eminentes, llenos
dores del culto divino ; aquellos mif- .de trofeos de lus hazañas militares, ó
m os, que pocos años antes profa­ de arnías, o blafones bélicos con las
naban el Templo como lugar pro­ de íiis antiquijsimas caías. Vanos
fano ! Tanto puede el exemplo , y adornos, que fervian mas á profa­
lanto zelo de un Prelado, como San nar el Templo de Dios, y por con­
Carlos, el qual afsiftia íiempre á to­ figúrente al deíprecio de los hombres
das las funciones íágradas enrnedío prudentes*, que á perpetuar la me­
de fu pueblo, como un A n g el, o moria de los Heroes profanos. Se
como perfecta imagen del melmo avian abierto dos puertas, que fallan
Jefu-Ciiriito. á dos grandes plazas i y fe podian
No eftaba menos necefsitada llamar puertas del comercio , y tra­
de i’efonnaciüü material, la grande fago , que .allí fe hazia-, finiendo
pa-
B
‘ orromeo L ib .11. Cap. X I. $>j
para que paíHtiTen por la, Iglefia con-
zos profanos, empezó los íagrados
anuamente los que UevaSan cargas, adornos de fu Igleíia. Diípufo el
y mercadurías á las dos plazas. Choro con un difeñó de fingular arti-
Dexaíe conocer quanto defa- ficio , trazado por el Santo , que
gradaria al Santo elta indecente pro-era muy inteligente en la architec-
íánidad en un lugar el mas lagrado tura. Levantó el Altar mayor con­
de fu Dioceíís. Determinó remediar íagrado por el gran Pontífice Marti-
eftos defordenes con la eficacia, queno V. tan celebre en la Chronolo-
ponia en todas fus empreífas, con­ gia de los Papas por fu elección en
ducentes á la gloria , y culto del el Concilio Conftancienie; y con
Señor. Mandó quitar todos los fe- que íe puío fin al cifma del íamofo
pulchros elevados, que embarazaban Pedro de Luna. Eñe Pontifice avia
la Igleíia , y que íe íepultallen' loscolocado en ¿1 onze cuerpos de los
:Santos Inocentes. Hizo diíponer en
huellos , ó cenizas en la tierra ¿jo ­
mo lo ordena el Concilio primero ‘forma, circular el Choro de los Ca­
Provincial del Santo. Son gravifsi- nónigos con tres ordenes de lillas^
raas las palabras , con que efío fe üiperior *el uno a los otros , y las
proliibe, y me ha parecido copiarlas adornó con hiftorias íagradas ae ar­
aquí: non ejl ferenda nojlri tcm- tificióla talla. La vida-del grande San
poris infólentia fepukhrorum ( dize Ambrofio adorna mucha parte de la
el decreto ) in quibus putida cada- filLria. Los Canonigos ocupan el pri­
vera , tanquam jacrorum corpo- mer, orden de las Mas. El fegundo
rum reliquia excelfo,, £sP ornato los Beneficiados, y Capellanes del
loco in Ecclefiijs collocantur , cir-D om o, y el tercero los Clérigos
cumque arma , vexilla , trophaa, del Seminario. Coloco la filia Aizo-
£5? alia vifforia figna , £*? monu- biípal en lugar elevado con algunas
vienta jufpenduntur , ut jam. non gradas, y cerró toda efta parte prin­
divina templa , fed cajlra kellica, cipal, del Choro con un balauílrado
eius videntur \ no fe ha de futrir la de finifsimo marmol. Prohibió , que
iníblencia d’ los fepulchros de nueí- ningún lego, aunque fueífe de la
tros tiempos , en los quales íe colo­ dignidad mas eminente, íe (entalle
can los cadaveres hediondos en luga­ en efte Presbyterio,ó parte del Cho­
res altos , y adornados de las Igle- ro, deftinado lolo para los miniíbrosa
Cas, como íi fueíTen reliquias de que firven al Rey de los Reyes.
Santos; fe ponen allí armas, van- Tenia prefente el Santo , y fabio
deras , trofeos , y otras feñales, y Cardenal la mifma prohibición , que
monumentos de las visorias, defuer­ avia hecho el grande San Ambrollo,
te , que no pare"cen Templos divi­ y el fingular exemplo , que con efta
nos , fino caftillos de guerra. Eftasocafion dió el gran Theodoíio en
palabras del decreto de San Carlos la Iglefia de Milán a todos los Em­
declaran la ojeriza , y íáña juíta, peradores Chriftianos. Aviafe que­
que tenia á las cofas , que profana­ dado efte Chriftianifsimo Emperador
ban íu Iglefia Metropolitana. Para en el Choro de los Canonigos el
quitar todo pretexto de quexa á los dia , que dio tanta gloria á la Santa
Señores, á quien comprehendia efta Iglefia , y á fu piedad ; aquel dia en
reformación , hizo el primer exem- que reprehendido por San Ambrollo,
oyó la reprehenfion , y admitió la
plar de fu fanto zelo con el fepulcliro
4 e fu Tio el famofo Capitan general penitencia , que le impufo el Santo,
Marques de Mariúano. con un corazon humilde , contrito,
Aviendo quitado los embara- y lleoo de Dios* Reparó el Santo,
Aa que
£4 v 'táá ele San Carlos
que ei Emperador eftaba en el Cho­ nóla magníficamente , y la compufo
ro ; y le embió a dezir, que falieí- con hermofura , y comodidad, pa­
íe de aquel lugar , deílinado íolo pa­ ra que los Canonigos cantaflen alli;
ra los miniítros del Emperador del los Maytines en invierno. Levanto
Cielo. Obedeció Theodoíio, y con enmedi'o un Altar en que pufoi
tanto rendimiento a los ordenes de muchos cuerpos de Santos, y trajo
San Ambroíio, que feolviendo á privilegio de Roma para que los Sa­
Conftandnopla , no-íe atrevió á íen- cerdotes 3 que j cetébraíTen en é í , ía-
tarfe en el Choro,, por mas que fe lo caffen con cada MifTa aína alma de
rogaíTe el Patriarcha Nectario. Res­ purgatorio. Enseñe ’íído fubterraneo
pondió k los ruegos de efte ; que gaítaba San Carlos muchas horas en
Ambroíio , Arzobiípo de Milán le altiísíma contemplación ; y por efta
avia eníeiiad© , que aquel lugar no cauía es muy frequentado de todo el
era para los legos , aunque tueíTen pueblo. Adornó todos los Altares
Emperadores j y que iota Ambroíio con dofeles , que los cubrían, y con
era verdadero Obilpo , y le avia tra­ balauftr. s de hierro , que prohibid-
tado como debia en lo que miraba íén á los íeglares acercarte demaíiado.
a íü, alma , y a las cofas de- la Igle­ Hizo cerrar las dos puertas colatera­
íia. Exemplo raro , y Angular , que les’, que profanaban la Igleíia , y
cía mas gloria delante de Dios al erigió en ellas dos belliísimos Alta­
¿aviólo Emperador Theodoíio, que res. Dedicó ' uno á nueftra Señora
íodas fus visorias , y hazañas mili­ con titulo de' Maclona del Atiero,
tares. A San Ambroíio Je coloca en** y pufo en él- la devotifsima Imagen
tre los Santos, que Dios pufo por aenueílra Señora de la Annuncida,
excmplar de apoítolicos Obiípos. que le :avia regalado Eranciíco de
Verdad es, que femejantes acciones, Medicis, gran Duque de Tofcana,
para tena* el Íuceífo, que tuvo la pie- intimé" amigo d¿l Santo. En el otro
dad de Theodoíio , y la fortaleza de colocó' el cuerpo de San Juan Bue-
Ambroíio , necesitan íer inípiradas, Jio, Arzobiípo de Milán. Labró un
y regidas por efEípiritu ■ Santo. Por fiimptuoío Baptifterio para adminis­
eíle efpiritu divino íé gobernaba en trar el Santo Sacramento del bau-
todo nueftro Santo Cardenal Borro- tiíino. Dió paílo del Palacio Arzo-
meo. biípál al Domo por un camino Sub­
Para moftrar el reípeto, que terráneo , por donde íé podía ir có­
Cenia a la nobleza , mando hazer modamente. Invención del ingenió
cerca del Choro una diviíion , cer­ del Santo , tan inteligente én la ar-
cada de balauílres de marmol. En cbtteóhira. Diipuío antes de las gra­
¿lia pufo lillas elevadas para los Ma- das , que íüben ú Choro , las fepul-
giftrados , nobles &c. y una mas turas para los Iluílrifsimos Arzobif
levantada para el Excelentísimo pos , y para los Señores Gmoriigos,
Governador de:;Milán. Dentro del En iin-íabncó efte portentoíó Sánto
Choro colocó los dos organos , y otras muchas obras para reformación
formo dos tribunas para los .canto­ de lo material de fu Igleíia , tenien­
res, Mandó fabricar dos pulpitos do fiempre por principal objeto en
cubiertos de planchas de bronce en­ todo la reformación efpirituál que
tallados de íagradas hiftoria& D ef­ meditaba , y empezaba :á
pues de aver perñcionado todo lo ' practicar.
íiiperior de la Igleíia, y Choro,pa£
só á la parte inferior, que es la gran
V : V ■'
bobeda , que le correípondc. Ador­
CA-
{Borrsnifíf L ib . 11. Cab. X í í . 9j
-biípo , precediendo al pueblo con el
CAPITU LO XII. exemplo en efta loable coftumbre,
que inípira á todos efpiritu de peni­
R E F O R M A S A N C A R LO S tencia. Difpufo , que íe executaífe
los abufos introducidos en las Le­ deípues la proceísion con la Magef­
tanías , y ofrendas i fale a vijitar tad , y eíplendor , que el -Santo mi-
la Diocefis , y funda efcuelas piraba á todas las liinciones de la
de la B odrina Chrif- Igleíia. Obedederon todas las orde­
tiana. nes del Arzobiípo 3 y fe vieron eftas
Letanías llenas de piedad , y devo­
E la reformación de la Iglefia cion , defterradas las profanidades,
D Metropolitana palsó el Santo
-Arzobiípo á reformar las Igle-
que las deshonraban antes. Ayuna­
ban los fieles; fe veítian modeíta-
fias Colegiatas, y Parrochias de la ■mente ; iban religiofamente en las
.Ciudad. Los defordenes en punto de procefsiones con los rofarios en las
reíidencia; oficios divinos ; ornatos -manos, 6 libritos de devocion,, aten­
de los Templos, gallos de rentas, tos a las alabanzas divinas. .
y femejanres eran los mifmos , que Tuvo el Santo Arzobiípo
en la Cathedral. Aplicó los miímos ■tan alto , y celeftial concepto de las
remedios con propordon , y confi- Letanías para aplacar la ira de
guio iu ,-T.elo los maravillofos frutos Dios , y confeguir fus mifericordias,
de reforma 3 que defeaba. En una de -que afsiílía íiempre á ellas vellido de
las funciones mas devotas de la Igle­ Pontifical. Ayunaba los tres días á
íia le avian introducido intolerables pan , y agua ; eítaba en -la Iglefia
abufos. Según el rito Ambrofiano fe cinco horas antes de la aurora; canu­
celebraban las Letanías , que llaman taba maytínes con íiis ■ Canonigos.
menores ^ no lolamente con ay ano •Daba la ceniza deípues á todo él Cle­
de los tres días, mas también con ro , y al immenfo pueblo , que con­
poner la ceniza al pueblo , como fe curría. Salía ordenada , devota , y
acoitumbra en la Santa Igleíia el dia numeróla la procefsion. En llegando
primero de Quarefma. Pero efta ac­ a la Iglefia donde avia de< terminar
ción en si devotifsima , fe avia con­ fe , y hazer el oíicio,predicaba el
vertido en tal profanidad efcandalo- Santo, algún punto de. penitencia,
ía , que fervia mas para irritar la juA aunque fuelle muy tarde , y el traba­
tícia de Dios , que para aplacarla. jo del día infoportable. Duraban las
No ,íc obfervaba. el ayuno; no fe piadofas acciones de eftos dias ordi­
ponía la ceniza , y la procefsion era nariamente hafta las d o s, ó las tre s
para oftentar galas, bizarrías, y eí- de la tarde. Aísiftían todos los Ecle-
candalos en comidas, embriaguezes, íiallícos de la Ciudad , fin; que fal-
y íemejantes defordenes. Emprendió taífe alguno , y los Prefectos de las
San Carlos.el remedio , y lo conil- puertas tenían obligación de adver­
guió con el fruto eípiritual , que la tir los que faltaban. El Santo miímo
Santa Igleíia defca con eftas procef íe ponía en publico , y mandaba, que
fiones. iteltauró la obfervancia del pafíaííen de dos en dos en preícncia de
ayuno al primitivo efpiritu de peni­ fu Illma. Los defordenes, que hemos
tencia , con quefe avia inftituido. infinuado en las Letanías fe avian
blando , que el Clero eftuvieífe en introducido en las ofrendas, que por
la Cathedral antes de amanecer , or­ antigua coftumbre hazian las Jéis re
denado procefsionalmente. Que to- giones, ó puertas de la Ciudad.
maífe la ceniza de mano del Arzo- Eran eftas para la fábrica del Domo,
y
fS V U a He San . Carlos
y fe practicaban en las feis Domini- fe hallafe Parroquia alguna , que no
cas , que preceden a la' folemnidad tuvieíTe. Parrocho ..reíideñte. ■Obligó
de Pentecoftes. Mas eran regocijos a todos los Parrochos a enfeñar- la
profanos , . y diverfiones licencio- Dotirina ChTiftiaria: á' fus feli^refes:
fas, que íkgradas ofrendas. , a predicarles la palabra de Dios, ad-
El Padre .Benedicto Palmio miniftrar.los Santos.Sacramentos', 'y
de la Compañía, de Jesvs avia, de­ celebrar, /jos oficios ..divinos con la
clamado fer.voroíamente contra, eftos decencia conveniente , y conforme
abuíbs. Ordenó el Santo para; reme­ lo manda el Santo Concilio de Tren­
diar’lós defordenes , que las ofren­ to. Halló en la vifita , que muchos
das, fe hizieííen por la mañana al Íeglares ayian uíurpado á las Igle­
tiempo de la Milla mayor. Que las íias íus rentas, y entradoíe en ellas
•acompañaíTen el pueblo , y los Par­ fin titulo. Quitofelas , y las aplicó a
rochos de la región , ó puerta , or­ los que de derecho pertenecían, aun­
denados en una devota procefsion; que por eftas heroicas acciones de fu
que precediefle el eftandarte de la zelo íe exponia á las trabajos, y per-
Ciudad , en que efta ricamente bor­ iecuciones infeparables de íus cele£
dada la Imagen de San Ambroíio íu dales empreífas , que aborrecian el
Patrono. Por la viíita que hizo el mundo , y el infierno.
Santo en la Ciudad , reformando Deícubria fu alto } e ilumina­
en quanto pudo los defordenes, y do entendimiento las raizes.de loá
abufos ., que defeaba extirpar del to­ defordenes, y no contento con def-
do con e l:tiempo.conoció el lafti- truir los vicios ííi principal cuidado
molo eftado en que eflaria toda la era arrancar la raiz, y fecar la fuen­
Dioceíis. Salió á reconocerlay viíi- te. Conoció , que la ignorancia de
tarla. Halló los mifmos deíordenes, la Doctrina Chriftiana era la puerta
que feria largo referir , y ociofo re? por donde avian entrado en la Dio-,
petir , haziendofe algún concepto cefís de Milán todos los abuíbs, de-
de lo que dexamos iníinuado ,.y de íordenes , y vicios. La experiencia
los medios , que aplicó el Santo laftimofa de las Heregias de Luthero,
Arzobiípo para fu remedio* Bafta de- Calvino , y otros Herefiarchas de ef­
zir , que halló toda la dilciplina tos tiempos enfeñaban lo que debían
ecleíiaftica , y las coftumbres del temer los Prelados de la ignorancia
pueblo en tal eftado, que le hizieron de íiis íiibditos. Aplicóle el Santo , y
derramar copiofas lagrimas en mu­ zelofo Arzobiípo a enfeñar la Doc­
chas ocaíiones. Aplicóle á la refor­ trina Chriftiana a todos los fieles
mación de todos con el inteníifsimo de íu Arzobiípado, poniendo en exe­
amor de D io s, que ardia en fu pe­ cucion el decreto del Santo Conci-
cho , y fu ardiente zelo de la falva- lio de Trento. Manda efte , que lo s SeíTa^,.
cion de las almas. Practico en to­ Parrochos los Domingos por lo me- c,4 "
dos los lugares de la vifita lo mifmo, nos, y los dias de ñefta eníeñen á
que avia executado en Milán en los ninos de fu Parrochia los rudi­
punto de reíidencia 3 Beneficios in­ mentos de la Fe ^ la Doctrina Chri£
compatibles , unión , ó extinción de tiana, y la obediencia á D io s, k
Curatos pobres , que no podian fer fus padres, y las buenas coftumbres.
férvidos decentemente. Admirofepor El mifmo decreto pufo San Carlos en,
muchos años, como milagro del ze­ fu primer Concilio Provincial. Pero ,
lo , y prudencia de San Carlos, que como efte. Santiísimo Prelado execu-
en una Dioceíis tan dilatada , mon- taba los decretos deí Concilio, y los
táñ'oía, y en partes muy pobre, no lüyos con una harmonía., y celeftial
piMC-
USorrmeo L ib. 1//. X 77, £7
practica, inventó la grande obra de tes. Los oficios necesarios ien laCcni
las efcuelas de la Do&rina Chriília- gregacion general. La neceísidad.,
na. Con efta idea propria del Cie­ tiempo i perfonas , y modo de la
lo le vid en toda la Dioceíís de Congregación general. Las calida­
Milán un milagro digno de la po- des , y ofidos del Prior general
deroía mano de Dios. En poco Las del Suprior general; las de los
tiempo le vio defterrada la ignoran­ diícretos ; las del Miniftro general;
cia de los principios de nueftra las del Canciller general ; las del
Santa Fe de los entendimientos de los Inftituto del Candller ; las del Vi-
fieles , y íiiceder en fu lugar la luz íltador general. Del oficio de Viíita-
clarifsima de la Doétrina Chriftia- dor de la Ciudad ; del Vifitador de
Ha. la Dioceíisj Aviíos para los Viíita-
Efta portentofa obra de lá dores de las regiones, ó pueblos de
fundación dé las eícuelas de la Doc- la Dioceíís. Avifos para el fubltituto
trina Chriftiana , que inftituyó San de la viíita de la Diocelisi De las
Carlos ocupa tanto volumen en el calidades , oficio del Proteélor dé la
libro délas A das de la Iglefia de Compañía ; de las calidades, y ofi­
Milán., que de ella folafe puede cio de los feis Diputados. Del mo*
componer un jufto tratado. Es pred­ do de admitir, y eftablecer los,her­
io, que allí le lean los que defearen manos de la Compañia. De la erec­
íaber el methodo admirable} de-que ción de las Congregadones Diocefa-
fe valió él Santo Cardenal para en­ nas. De la erecdon de las cabezas
feñar la do&rina de la Fe á todos de eftas Congregaciones, Del modo
fus fubditos. Bafta, que yo ponga de erigir efcuelas en la Ciudad, 6
aquí uno , como diíéño de eftá por- fuera en los lugares immediatos 3 que
téntoía idea , digna de que la abra­ eftan recomendados lingularmente a
cen los mas Iluftres Prelados de la la Congregación.
Igleíia, El titulo de efta maravillóla Modo de plantar las eícuelas
obra dize : Conftituáones , y reglas por la Diócefis , recomendarlas á los
de lá Compañía , ó e f cuela de la Priofes Dioceíanos, ó las cabezas de
Dotlrina Cbrijlianapara ufo de la fuera. Modo de reconocer las eícue­
Provincia de Milán, Empieza def las comenzadas. De la elecdon , y
pues por las calidades que deben tiempo del Prior general, y de loa
tener los operarios, y hermanos de demas ofidos de la congregación
la Compañia de la Doétrina Chrif­ general. D e la elección } y dura­
tiana. De los medios que han de ción de los Priores 5 y íuperiores de
poner los hermanos de efta Compa­ las efcuelas. ; Sigueíe en fin la tercera
ñia para adquirir los talentos , y parte , qu¡e contiene algunas reglas
virtudes neceífarias para íer útiles. particulares pertenecientes á las e f
Ponenfe los oficios figuientes. Del cuelas , y congregaciones Diocela-
Sacerdote , Prior , Suprior , Diícre- ñas. De la íuborcünacion , y obe­
tos} Monitor , Candller , Pacifica­ diencia a la congregación general
dor , Prefeétos de los Maeftros. Las De la comunion de la congregación
colas, que íe han- de enfeñar. Pre­ Diocefana, y íüs oficios. De la re­
fectos del Hiendo , Silenciarios, En­ novación , y elecdon de Prior , y de.
fermero , Portero. Praftica, y mo­ las congregaciones , y efcuelas Dio-
do de enfeñar la Doétrina Chriftia- ce lanas. Del Prior , y congregación
na. Siguefe defpues la fecunda par­ de aquellas efcuelas, que no pueden
ce que comprehende la inítitudoñ de erigir congregación Diocefana.. A vi-
h Congregación general ? y fus par:» ios. particulares para .las eícuelas .de
Bb las
*8 V icti de San Carlos
las feñoras mugeres } y dé lu obe­ naba toda la Doftrina Chriftiana,y
diencia al gobierno de la congrega­ lo que fe debe obfervar para vivir
ción genera , y otros Superiores. De como verdaderos Chriftianos, En un
la elección de. las viíitadoras. De íii capitulo cuyo titulo e s : De las co­
oficio. De lus congregaciones. Incluí- fas , que fe han de enfeñar, ordenó
encías perpetuas concedidas por el el Santo lo que avian de enfeñar los
f apa Gregorio XIII. a la elcuela:, ó
Compañia de la Doctrina Chriltiana*
Maeftros. Lo primero han de enfe­
ñar , dize , a formar la feñal de la
y a íuS' operarios de la Ciudad, Dio- Cruz ; eílo es , perjignarfe ; el Pa­
cefis , y Provincia de Milán. Copia dre nueílro ; el Ave María; el Cre­
de las indulgencias concedidas por do ; los Mandamientos de la Ley de
diverfos Eminentiísimos Cardenales, D ios, y de la Igleíia ; las Obras de
é Illmos. Obiípos á cualquiera per- Misericordia ; el numero de los pe .
lóna , que favoreciere , y fe exerci- cados en general, y las eípecies en
tare en las obras íobredichas de la particular. Enícñarán también los
eícuela., ó compañia Hall-a- aqui es Maeftros , que no bafta íaber eftas
una brevifsima fuma 'de lo que con­ cofas, mas que es necefíario practi­
tiene la harnionioía fabrica de efta carlas , pcrfignandoíc devotamente,
congregación de la Doctrina ChriS al acoftar e , levantarfe , al íalir de
tiana de San Carlos , que admiraron cafa , empezar alguna oracion , y
los mayores , y mas Santos Prelados en otras ocaíiones; que por la ma­
de aquel ;íiglo, y admiraran Siempre ñana deípues de veftirfe hagan ora­
los hombres apoftolicoá abraíados cion , y antes de acollarle examinen
en zelo dé- la mayor gloria de Dios, la conciencia del modo, que eítk
y falvacion de las alimá. A todos, en el librito impreíTo a efte fin. Que
y á. cada uno de los oficios , é indi­ obferven los Mandamientos de la Ley
viduos de fu congregación dio el de D io s, y los de la Santa Igleíia;
Santo Arzobiípo reglas admirables, que íe guarden de todo pecado, li­
que fe pueden leer en.el libro de las gan la virtud , y huyan los vicios,
A d a s , llenas de íantidad > fabiduria, no perdiendo tiempo, en efpecial loa
y prudencia. dias de fiefta; y que afsiílan pun­
Floreció tanto eíla congrega- tuales a la Do ¿trina Chriftiana. Que
clon con la dirección , y íblicitud de los exhorten frequentemente á la re­
San Carlos , que quando murió la verencia a los mayores, a la obedien­
d:xo eftablecida en toda íii dilatada cia a fus íiiperiores, á la modeília en
Diocefis d^ efta. fuerte.'Avia en Mi­ las calles , y lugares públicos, á la
lán , y en eí Arzobifpado fetecien- devocion , y reverencia en la Iglefia,
tas y quarenta efcuelas. Miniítros, ú en particular , quando íe dize MiíTa,
oficiales generales docientos y Seten­ a la que d jben afsillir con devocion
ta y tres ; particulares mil fetecien- de rodillas, a dexar los juegos , «n
tos y veinte y feis:; operarios tres mil efpeciítl los de naypes, y dados,que
y quarenta \ eícholares, 6 diícípúlos^ íe guarden de palabras ííicias , e in­
que iban a aprehender la Doctrina juriólas. En fin énfeñarán todas las
Chriftiana , quarenta mil y noventa cofas convenientes k verdaderos ChriS
y ocho. Continuo michos años eíla t-anos, é hijos de Dios para coníer-
ntilifsima Compañia , y aun le acre­ varfe íiempre en íu gracia , : y en la
centé en tiempo del Eminentifsimo de fus hijos adoptivos.
Cardenal Federico Borromeo , dig- Eftas cofas Son las que el San­
nilsi .n) fucceífor , c imitador de fu to ArzobiSpo mandaba Se enfeñalFen
Santo Tio, En eftas efcuelas fe enfe- a los niños ? y k todos los fieles en
fus
!Bommeo L i b 'l t ' C á p .'X lL 99
íiis efcuelas. Pór ¿odrinas, y obfer-' nal remediar eftos elcandoloíos abu-
vancias tan celeftiales fe conoce, ios fegun la grave •obligación de <fu.
que el Santo Cardenal Borromeo in­ dignidad. Procedió al principio con
tentaba con íu fanto zelo formar de la prudencia , y moderación , que.
todos los fieles de fu Arzobiípado precedían , y acompañaban todas íus*
una congregación , ó como religión empreífas: Rogó , exhortó, predicó^.
de Chriflianos de la primitiva Igleíia/ Jiizo , que predicaífen apoftolicos
Coníiguiólo en gran parte , como fe predicadores contra efte vicio , peíle
ve por las inumerables reglas fantif de las repúblicas. Publicó deípues el
limas, que dio á varios gremios de. celebre edicto' contra la íeníiialidad.
fu.Dioceíís, y que. fe obfervaban per­ Remediaron muy poco eílos me­
fectamente. Eíte fruto celeftial , y dios -íuaves ; y en eípecial á los mas
viííble , que alegro al Cielo , Írrito envegecidos en el vicio , ó á los
defuerte al infierno , que fuícitó-con-: mas poderóíos , poco acoftumbra-
tra la reformación , que iba intro-1 dos a temer á los Arzobiípos de
duciendo San Carlos, las borrafcas, Milán. Viendo el Santo , que fu
e indecibles trabajos., que empezare­ efpera , y prudente tolerancia no
mos a ver ; increíbles por fer contra eonfeguist el remedio de los eícan-
tal Santo , por tales perfonas , por- dalos publico 3 , determinó ufar de
tales medios, y en tales aífuffiptós. los medios de fu poteftad ArzobiípaL
Efto vamos a empezar en el capítu­ No era efte zeloloCardenal del nume­
lo figuiente. ro de los; Prelados, que ceden á las
dificultades en las obligaciones del
CAPITU LO XIII. Paftoral cargo, eJpecialmente quan­
do íe les oponen períonas ' grandes.
D E F IE N D E S A N C A R LO S Huviera dado guftoíó íu vida por la
hs derechos de fu Iglefia contra falvacion de íiis ovejas, como la ex­
¡■ os derechos de la regalía ignorados^ pufo muchas vezes , y la rindió en
obfeuros en aquel tiempo, ó mal lá Cruz Jeíii-Chrifto , Paftor íiimo,
entendidos de al-> por nueftra falvacion. Viendo el San­
gunos. to , que no fe obedecían lits orde­
nes , y ruegos paternales, fe vio
O podían íufrir el infierno , ni­ forzado á valerle de la poteftad, y
N el mundo la fantiísima re­ derechos de íu Arzobiípal juriíclic-
formación , que San Carlos- cion. ' ■- - -
Borromeo iba introduciendo en fu Hizo comparecer, y poner
Arzobiípado , con que quitaba tan­ en prifiones por los miniftros de fu
tas almas al abyímo, y fontificaba los Curia algunos íeculares , públicos
pueblos. Conoció el Santo por las- amancebados , y adúlteros, que no
vifitas, que avia hecho en la Ciu­ querían corregirfe , amoneftados mu­
dad , íer mucho mayores en grave­ chas vezes. De efta juftiísima provi­
dad j y en numero los , defordenes dencia del zelofo Cardenal , orde­
de lo que eftaba informado. Particu­ nada expresamente por los Cáno­
larmente avia en Milán inumerables nes , y mandada por el Santo Con­
abufos de adulterios públicos, aman­ cilio de Tren to, tomaron pretexto
cebamientos caí! aplaudidos , con to­ los incorregibles para excitar rumo­
dos los pecados , y efcandalos en res , y amenazas contra el Santo.
efta materia , que aquellos inielizes Empezaron á gritar algunos igno­
tiempos toleraban fin freno , y fin rantes , ó malignos, que efte modo
pudor, Intenta el puníilsimo Carde­ de proceder del Arzobiípo era clara
ufur-
too v ida de San Carlos
lifurpacion de la RcsgáUa. Coníiguis- conociendo la tempeflad , que el
ron-eftos rumores lo que pretendían, abyfmo iba a levantar contra las fan­
que era imprefsionar a lós miniftros tas ideas de fu reformation deíéada,
reales para que fe opufieflen i los le contriftó fobre manera. I n pri­
procedimientos juitos del Tribunal mer lugar recurrió a nueftro Señor
Eclefiaftico. Algunas juzgaron , que con fervoroías oraciones, lagrimas,
era predio oponerte al modo de pro­ y penitencias1para coníeguir la bo­
ceder contra los legos ., aunque fuef nanza antes, que fe embrabecieílc la
fen pecadores públicos , y defender tormenta. Procuró deípues tratar
la que ellos llamaban regalía. De­ amigablemente con los miniftros rea­
zian , que el Tribunal del Arzo­ les , amigos fuyos , y bien intencio­
bifpo no tenia jurisdicción para po­ nados para que eftá competencia
ner en la carzcl á los legos, fin ÍC compuíiefíe con moderación pa­
el aúxiiio real > ni para tener minis­ cifica. Ninguna diligencia amiltoíá
tros armados para hazer eftas pri* del Cardenal fue bailante para que
fiones. Qiie los miniítros del Rey ci­ el Tribunal del Rey cedieífe á lina
taban obligados á defender los vaf- concordia razonable. Entonces fe
íallos de fu Mageftad de las violen­ vió preciíado á recurrir al Sumo
cias i que les hizíeíTen tribunales in­ Pontífice San Pío V ., cuya pruden­
competentes , qual era el del Arzo* cia , y conftancia era muy propria
biípo. De eíle pretexto apárente, ó para mantener los derechos de la
afeótada fidelidad al Rey Cath lico, Igleíia de Milán. Informó a lu San­
fe valió el infierno para turbar la tidad del negocio, de los paíTos, que
profpera reformación del Santo Car* avia dado para una pacifica compo-
denal, y para darle los peíales, y fícion , coníiütados con los hombres
trabajos , que parecen increibles, mas doctos , prudentes , y virtuo-
quando i! leen en la hiftoria. A l íos ; y de los defechos íncontefta-
principio reípetaron los miniftros bles de fu Iglefia en mantener mi­
¿reales la Santidad, y authoridadad niftros armados para la jufticia de
de San Carlos en fu fera perfona, íus Tribunales. Y no ignorando,
Generada ya por todos los buenos, que el Senado avía recurrido al Rey
como fanta, y excmplar de todas las Catholico , dándole quenta de la
virtudes; pero la violaron, y maltra­ diíputa , ó competencia , recurrió
taron indignamente enlos miniftros también el Santo á fu Mageítad.
de fu Tribunal. Expufo finceramente los derechos
Algunos Senadores, que e£ antiguos de fu Iglefia de Milán , y
taban mal iraprefsionados , y mal de* declaro íu intención de mirar folo á
fendidos con la apariencia de man­ la gloria de Dios , falvacion de las
tener la imaginada regalia, hizieron almas, que Jeíii*-Chrifto le avia en­
aviíar al Alguacil mayor del Arzo­ comendado > y al fervicio de íu
bifpo , y á otros miniftros, que en Rey , como fiel vaífallo. No pedia
adelante no fe atrevieífen á prender íer mas vifible la intención de San
ningún eglar , y menos traxeífen Carlos, ni mas cierto , que íus
armas prohibidas contra los vandos, fentas empreíTas de fantificar los
leyes de fu Mageltad Catholica. pueblos conducian mas , que coía
roteftaron al mifmo tiempo , que alguna al íérvicio del Rey. Pues ja­
no permitirían , que fe ufurpaíTe , 6 más ferán fieles, buenos, ó útiles
violaíTe la menor cóía de los dere­ vaíTallos á un Monarcha los que
chos reales. Supo eftos ordenes el ze- fueren rebeldes al Supremo Rey de
jtoio , y piadorísimo Cardenal a y todos los Reyes.
.... Rvf.
iBorromeo . 'Cap, XHJ,
■■
■'■
-'=Reipondtó ‘éfrlRey de-Eípañat tendidósAots] derechos 'deltas; parte
k fus-minii tros con la piedad, y pru-- f$ determinará maduramente* , En-.,
d é n iia q ü e eran como naturales! ,"e< tre tanto, as exhortamos en el -Se*
ingénitas- en el prudentifsimo Phe* Hon con ¡todo afeito, qué/en todas,
lipdi Ili’ Que el conocirtiiento. de-efta h s cofa^ ayudeis la.y fd k iiu d d¿
qanbqyerlia fufcitada; 'én Milán fobre vueftro Arzobijpo, y. Qhijptos de la
la füriííiiccloii.real , y Eclcíiaftica Provincia y á mantemr mn\ decoro*
pertenecía1 principalmente al Sumo el cuydado y :y dignidad. \del oficia
Pontífice. Que obedccíeíTen fu.:dé- Paftora l^ poique ninguna., otra co*.
ciision de la qual fu Mageftad <nen­ fa eftaklece , y :aurmníh la poteftad
ie apartaría , fino que clara, y cier­ fecular y que la grandeza:}:#* mthv*
tamente vulneraíTc ' los derechos ridad:.^yhjurífdi^ckn;isdtfiafticúk.
grados Ú2. iii regalía.! Para .atenderá, Todo lo que: fe agrega de fineza , j?,
ellos_yi :para qiie-com¡raHeflbia; iiigor alpatrimonio efpwkualí, jir*
prontamente eftas.diferencias , man-s ve grandeéettfe para újf rpirar él
dj>;d.¡R.ey'} que Juan .<Pablo Chiefa* eftado Umpéral;.>porqueñía robfef*
Senador ento nccs da ;Milán , yiJleft vmeia :$ynpiedád ¡denlos Principes,1
piies - Cardenal, de- la Santa. Igleíia* y fus~ Magiftrados con los;Prelados,
paííkffii á Roma. EhieítaS. Corte; hizo Eclefiafticos r haze que las .pueblos,
el Sumo.Pontífice una; junta-, ó con-- les j'ean tan . ^obedientes , que e*
gregacion.para la buena , y pronta fuerza i confejfar , quelmfalud de
expedición de efte negocio, y eferí- los Reyftos >y eftados depende^ como
bio ál Cardinal Borromeo , maiiti^ de fundamento' de aquel favor $ que
vieílV firme , e inviolablemente. los hazen á da jurifdiccion etlefiaftica*
derechos de fu Iglefia. lbafe traba-, T quifiejfe Dios . no fisjje ¿fio- tan
jando ¡en fíiftanciar la caufa por los curto con los exemplos contrarios^
Eminentifsimos Cardenales feñala- con ruina de tantos Reynos. En ej^
dos. Pero no pudiendo ponerle fin ta loable objervancia fueron tari
tan bre.e , como defeaba el Sena¿- excelentes vuejiros mayores , que
dor Milán js , fe. b sirio efte á Mi­ por ella alcanzaron gran nombrey
lán. A l deípedirle de íu Santidad leí y excitaron muchas Ciudades 5
dio San Pió V. dos Breves , uño Provincias á feguir Jü pió , y reij$
para el Excelen tifsimo1Señor Duque giofo ezemplo. Y por la grande afi*
de Albürquerque ^Gobernador del cion paternal, que os tenemos , nos
eftado:; otro para los Senadores^ ha parecido exhortaros ( mas que
en que les exhortaba con, exprefsio- por otro refpeto ) á que continuéis,
nes de .verdadero Padre^ á proteger vivamente aquella gloria , que-con
la Iglefia, y mantener fus derechos. fumo gozo nueftro teneis de ayudar,
El Breve para el Senado era del te­ y favorecer la jurifdiccion ^de la
nor íiguiente. Iglefia, para que animados los Paj*
Amados hijos , bolvíerido: h tores Eclefiafticos con la declaración
Milán Juan Pablo Cbieja vueftro de vueftra voluntad , pongan ma­
compañero<, nos ba parecido por yor diligencia en ju minifteria., pro*
charidad, y fu jlicia c e r tifica r o s curando dár al Señor ■abundante
Ja fidelidád , y diligencia fingular, fruto de fu grey. Hafta aqui « 1 Bre­
que ha ufado en tratar ■ vueftro ne* ve Pontificio , cuyas paternales, y
gocio , que por fer de la calidad ■ ,y folidas exprefsiones, eran muy pro*,
gravsdad-que jabéis, no )e<ba podir- prias para conciliar la b en evolen cia
do dejpactar. Mo je dilatar k efta de los Magiftrádos con el Santo
caufa mas de h necesario , y cn- Cardenal /n
-
*6 * W *7á
. v ld'¿ontíkÍ0cVeíültó' áe; amentó, dfc loS^aThelátoracíjí contra
los medios. vt*snignos devjS'anCárlos*. lapaiabrá <, que /ávia dado .•a ¡üh Q&ií-s
y ¿ e 'las «xprefsiones paternales- de: po. San Ambroíiou Por eíla ^tufoicL
fían Pió. Algunos vmfoiíiros rea* Santb ie réxcoiiáilg^ >! y prohibio:en~:.
les ■, pféo'ik^dos yaV'e®id«topead trac? en la Igíaíia^ =aunque i algusosr
mal entrétf^iág ds defended la íega- miniítros del Emperador juzgaffen^
lia imágiftsnfiav^ precipitajrori lás co*. que eíta fortalezaipodia jcaíterJj? el
ñfc '•Qii4r¿6^Wí^'\e^Gíí!stf--ia. d& ásíbLefró^ y_k árida* :Mas eLpiadoío
ciísionx’.ddv,jUv. Santidad* c'omoYlei Principe teñía él: corazon tan cimA
Órdenab^, -ei ^ e y Cathcilicó ? rtible liand;^ y íaiitamente gcnerofo * que
vieron atropellar k jurifdicciori.'dcl ¿c fujetó-en todo,a los ordenes de íii
Árzobiípó.' Santó, que procedía pá-*: Obilpo, regándole ’con copioíás la*
tilico, en eí negocio , y en la eittpreft grimas , le peíklonaífe, y abfolvieíTe
ía de-lateforniaciori.. Mandaron.at paita poder ■ comunicar en la Igleíia
Gapitan ds .la juftitia real ^rendieífe eonrlas demás Heles. En eftaocáfion
al Alguacil mayor del Ar&abiípo , y, fue v quandd' reconociendo' clipiado^
le taíugaílé con. todo el rigor de las ía Emperador íu pecado , reconvino
leyes ,, y. varidos >contra los /que ira-* i'San ^Ambroíio!coó el exemplos del
hian aímas. prohibidas.,- ExeCutóíé el Santo Rey David., que aviai,pecádo3
ftrdcn , y caítigO' público ton la fe- y Dios le avia perdonado y y;'San
/T^'X véridady, y .deshonra ytjüe ño íe po* Ambroíio reípondió al Emperador
' . \ dia eíperar., ni d¿ los que lo man*, con la confiante fortaleza, que en íé-
V/ J daron ni;dd reípeto., que fe debía, mejantes calos convieno á ilós Obií-
y y íe avlavtenidó ha(ta:.áhorá al San*, pos. Qui Jicutus :ts trranttítv\ fe-
•^ '' taísimo Cardenal, y á fu Igleíia. Aflií queri pcem tentém pues íeguífte 3 6
gió fobre manera al Sanco efte íü^ Emperador lá David , que erro íi*
eeífo tan preáipitado , é) irregular, guele también en la penitencia í que
eítando pendiente en Roma la cau* hizo. Afsi lo éxecuto el piadóíiisimo
fa. Sintió ofendida gravemente fu Theodoíio v 3 quien dió mas gloria
authófidad , la del Sumo Pontífice, en el Cielo ■ *y 'en lós Annales Ecle ■
y los eltor vos i que con eíiáS violen- íiáfticos efta obediencia á fu Santo
cías fe 1ponían al bien efpirituaLpdr Obifpo •> que las 'viétorias con que
los mifmos, qüe debían favorecer íus conqüífto caíí todo el mundo enton-
cmpreffas. Confiado en la protección cefe deícubiertoíEíia breve digrefsioh
de Dios , cuya caula fe trataba, y en. íirva para las muchas ocaíiones , en
la juriídiccion de lus derechos, con* que nueftro San Carlos Borromeo
lili fados muchas vezes con hombres imitóla fortaleza: de San Ambroíio
doctifsimos , y prácticos en el go* en defenfa de los derechos de íü
bienio d¿ la Igleíia , íé reíolvio á Iglefia» .
ufar de las armas, qué Dios le avia Viéndolos tan ofendidos , y
confiado en defenfa de fu immuni»; Ultrajados , declaro. elcomulgados al
dad. Capitán de la -juíticia real, á fti fif.
•Revejido de la fortaleza de c a l, un Secretario del. R e y , y. al
San Ambroíio , fu exemplar, y pre- Alcayde de la carzel ? en que avia
d^ceífor, fe refolvió á executar con citado fu Alguacil mayor- Hizopron-
los miniftros reales lo que vel Santo feamente poner en las partes mas pu-
con el grande , y religiofifsimo Em- blicas de^la Ciudad la íéntencia de
perador Theodoíio. Eite auguíto, é excomunión , que avia pronuncia^
invióto Principe avia cometido el de* do» Mando al miímo tiempo fijar en
lito de ordenar ¡a precipitada cruel las puertas del Senado una ^citaciónj
con
Borromeb Lib. ÍL Cdpt XIII.
con que:Hianckba comp ar.ecer al Pre- dentro d& treinta; dias; y que exeai-;
t íd e n t e y Cenadores '&■dar. quenta tallen lo - milnio los excomulgados
del.atentado cometido, contra ja ím*. por el Arzobiípo* A elte lia üejpa-
manidíid El Ekceieütilsimó.. Gobfer* cho lu. vSantidad uno de lusr miniá-
nadarjíint^>. mucha Jaique ,le aviar troí j Curlbr Apoftolico con letras,
executado contra el miniíiro del Car* Pontificias s dirigidas al Excel entiisi-,
denafde,:lo que no avia; tenido no­ too Gobernado^. < -Llego ■ ; á Milán %
ticia., Fnb verdadero ¡lia .íentimiento, principios de Septiembre de mil qui­
pues ..mando caftigar algunos, Algua^ nientos léíenta y licte.. Préfento. el
a le s, que fe avian atrevido a quitaí Breve á íü Excelenc.a, que le recibió:
las: cédulas. de excomunión y ■ .yi a- con religiofas demostraciones .da
otros, que hablaban injurioiámentc reverencia, Eí gran Canciller', Ei’pa-
del Santo Cardenal. jSio lintio me­ ñol entonces-, dixo , que las letras,
nos lu. Excelencia, lajjirpie relolu&oi* del Surtió Pontífice le debian. recibir,,
del Santo Arzobiípo , á quien rogó; y relpetar;4- como de las rmaiíos da
no prúcediclfe .tan,,agriamenteLcOii- San Pedro. Honor jufto ; .peto ;tnuy.
tra. ei Senado * poir'-repreféntar.-l^ éfdmable 'étf^aé^relentél etccunCtan-*_
Mageítad , a.quien.:iu . Illma. debía cias. El Curlbr apoftolico .1azotadas,
tantos f a v o r e s y beneficios. realeo las diligencias librerrtentcti .cojó: el; fá*
Keipondio ei Santo 5 que nó podía vor del Duque?. De eftas novedades,
dexarde defender la igleíia , que y diíputas' 'acaloradas fe . originaroa
Dios le avia confiado ; y ;que avia mole!tías $-y pefares increíbles, alSan-
dado quenta a íu Santidad , lie quieja to Cardenal Borromeo en Milán,
dependía ya todo el negocio. El ce­ Eípaña j y ¡Róma. Los enemigos del
nado.reípondio por Procurador a la zelofo Prelado dezian en M ikn , que
citación del Arzobiípo , que el Al-* era un faortibre ambiciólo , y lob-r-
guací! avia lido cal ugado , no como vio haíh ll%ar ¿k infamarle de que
miniítro de íü Tribunal, lino comQ quería hazerle foberano del- Milanes;
tranlgreífor de los vandos reales. A l Calumnia atroz; que íolo el Eipin-
miímo tiempo eícribio al P.ontmcej tu de infernal venganza pódia con­
dando la miíma eícuía , y aculando cebirla , y abortarla. Deziaíe. en Ef-
al Cardenal, como á principal caula paña , y en Roma , que el1Cardenal
de ellos alborotos. El .Lxcelentilsimo alborotaba el eftado , y jeltaba tan
Señor Duque de Alburquerque escri­ encaprichado con fus eftravagantes
bió á fu Santidad con prudencia , y ideas, que ííno fe atajaban prelto , íé
moderación , loLckanüo íolo ios de­ vería turbado el eftado , y,el gobier­
rechos de la regalía. A efta carta reí- no. Los deíafeótos. del Cardenal^ íü-
pondio el Papa con atención, y cor- gerian al Gobernador , que le eltra-
tefama j á las del Senado no quiío ñaífe de los dominios Efpañoles, con
dar refpueíta alguna para que cono- que ceíTarian .los alborotos. Los que
ciefíen quanto le avia ofendido íu tenian mas claras luzes obferv.abaa
proceder arrojado. los frutos del .zelo del Santo .Arzo­
Efcribió el Sandísimo Pió V. bispo, admiraban íiis heroyeas virtu­
al Duque Gobernador , íuplicando a des , y la fortaleza de animo , con
íiv Excelencia , que íe dielíe toda ía- que íe exponía á perder la gracia de
tisfaccíon a la Igleíia , olendida con los Principes , y del Rey de Efpa-
las;violencias palladas. Mando , que ña. - i 1'
el Preíidente del Senado, y dos ce­ Mientras -la borraíca de eftos
nadores mas culpados en el excelfo diflurbios fe embravecía mas goza­
cometido- compareaeifea ■ en Roma ba San Carlos una celeftial calma en
fu
104 vida, de San Carlos
fu efpirim , que le aíleguraba cum­ 55 fice para .. que no proceda contra
plía con las obligaciones. ■ de >íiiücar-* ¿ los Senadores , ni fu Santidad.
go PaltoraL Ponía toda íü confiara » debe ablteneríé ( que á lo lo Dios
za en Dios , y fiifria por fu amor » ;debe.; dar, quenta. de íüs hechos )
con animo tranquilo las murmuracio­ j^de efta caulai tan-:^grave,.,-. y de .‘tan
nes , injurias , y amenazas., que le »-grán:perjuicio, la-.-libertad de;la
hazian*Sentía folo. las oíenías, da ■ si ig le lia y ,íd e b o .temer ■
iíe4©ra re-
D ios, que íi cometían con ocafion xppreheníion akf Papa-por -laíremifc
de eftas diputas ? y que ié apartarte^ j>üion.con.:que me-he' ávido, "en el
de fu comunicación muchos nobles, ¿caío antes- que-aver ofendido á
que frequentaban fu Palacio para ¿ la Mageltaddel Rey. En ios prin-
1 aprovecharía en efpiritu.. Moftró bien; ¿i'cipkís d e l t a s 'movimientos , no
el Cardenal Arzobiípo .lu lerenidad 35 me. valí de Roma ; eípere con
imperturbable, y la conftancia en ji, toleran ciaii s ;tuaté.' amigablemente
^defender fu Iglelia , quando llego el » ?on e l:Gobernador , y Senadores
Marques" ¡di? .Cerralbo a Ajilan •de - 35 quitaífen los impedimentos ,• ,que
paííb para Roma, Embioje Phelipq ¿.oponían á mi juriidiccion, y exer-
Ii. a componer con fu Santidad ef. syeido..de mí-caígo ,- ílempre.íin
las acaloradas difcordiaa ibbre juris­ ¿.efecto.. Prorrumpieron ' violencias
dicción. Luego , que llego.- ;el Mar­ » en ofenía., no folo de mi igleíia
ques á Milán vifitu atento , y cor- » de Milán ,¡ mas de la univerial, y
teláno a l ; Eminentifsimo .Borromeo; » authoridad deí;¡Papa Forzado de
trato largamente del negocio de lu ¿ agravios ocurrí.al Pontifice, como
Embaxada. Dio quexas al Santo de sj a juez fupremo, y Padre univer-
que huvieífe <ufado, tanta .h^veridad » :Í¿1 de la Igleíia ; no crei Pelagra-
con el Senado , que. tan .dignamen­ as daba al Rey , cuya grandeza ve-
te repreíentaba la Mageípd ^elRey ncro3 y cuyos méritos reconozco,
‘ Cadiolico , de quien iü Eminencia 3) a que he procurado fiempre moi-
era vaíTallo ; y a quien,debía fu per- » trarme agradecido , empleando mi
lona, y fu cafa tan grandes gradas, » perfona , y todo quanto poífeo
y favores. Acalorofe un poco el Mar­ íj en fu férvido , y . voluntad ; mas
ques , añadiendo : E l Rey Jabra » ceder, en la authoridad , y juri£
bazerfe refpetar , y conjtrvar los i, dicción de -la Iglelia , no pueda
derechos d eja corona', y que eftra- 55 hazer materia de agradecimiento
üaba huvieífe imprefsionado , é in­ 55 á las mercedes, que reconozco de
dignado al Papa en el negocio an­ 55 fu liberalidad. No eípero de tan
tes de acudir al Rey , de cuya ca- 55 Catholico Monarcha lo que no
tholica prudencia d.ebia eíperar def- 55 fuere, digno de un pió , y. religio-
pacho favorable. Rogole en lin ,. que 55 fo Principe. Conozco; íu zelo , y
•elcribieífe. al Pontifice , fe terminaí- 55 obediencia ‘ á la Igleíia , y sé,
le efte negocio pacificamente, 3 e hi- as eíta :fiempre pronto a emplear fu
aieíTe oficios de Padre. 55 gran poder en ayudarla , y defen-
Oyó el Santo Cardenal ál 55 derla , no en oprimirla. No tengo
Marques de Cerralbo todo lo qüe 55 que temer mayores perdidas; hal-
quilo dezirle con una manfedumbre, 55 lome lobre tan gran violencia to-
y paciencia inalterable , y le refpon- 55 tal mente impedido para .e x ercer
dió con humildad , prudencia , y 55 mi poteftad contra los que aííegu-
conftancia de efta fuerterrier Mar- 55 rados de la immunidad del caíti-
^ques i- nó defcubro juftiñcacion, 55 go , alargan la rienda á torpe , y.
?3 que poder alegar "al Sumo Ponti- as elcandaloia vida. Efcribir al Pon-
(Borromeo L ib . 11. Cap. X t l í . io j
„ tifice en el modo, que íe me pide, Aviendo llegado el Marques a la Corte-
„ no puedo; barelo como me parece Romana pulo lu principal cuydado en
w convenir. Y al partir el Marques que fe prorrogare el tiempo en que de­
le dio San Carlos la carta figuiente bían comparecer en Roma los culpa-
para fu Santidad. dos.Configuiolo,y con fus eficaces ofi­
„ Santifsimo , y Beatiísimo cios logró también,que no hizieíTenla
„ Padre, lie dado quenta á V. San- jornada, acaío interviniendo el San­
35 tidad menudamente de las colas to Cardenal. Pero nada mas, como
„ tocantes a la jurifdiccion de eíta veremos.
„ Igleíia; ahora he ordenado áMon-
„ Señor Ormaneto exponga diligen- CAPITU LO XIV.
„ temente lo que aquí fe ha tratado
„ con el Marques de Cerralbo, que V IS IT A E L S A N T O A R Z O -
„ pa(Ta a Roma , aviendome pedi- bifpo tres valles, fujetos en lo tem­
5, do , que eicríbieífe a V. Beatitud, poral á los Ejguizaros; y reforma,
5Í fe conviniefle el negocio fin coro- la Religión de los Humillados, y
„ parecer los Senadores en Roma. algunas Congregaciones deClauf-
„ Dire brevemente mi didtamen en trales , y Objervantes Eran-
„ efte particular, como le dixe 11a- cifcanos,
,3 namente al Marques. En quanto
„ a los Senadores no quiero , ni de- negocio gravifsimo de lá
55 feo venganza , 6 léntimiento por competencia de jurifdiccioa
5, particular- injuria mia; en lo demas era , al parecer, baftante pa­
„ V. Santidad juzgue con reéütud ra ocupar , y detener en fu Iglefia
5) lo que convenga á la dignidad al Santo Cardenal. Pero como la de­
„ d; la Santa Sede Apoítolica , qué fendía como Santo , poniendo toda
M es cabeza, y yo un pequeño miem- fu confianza en D ios, y en la pro­
„ bro. En lo tocante al derecho de tección de la Santa Sede , íalió i
„ efta Igleíia , protefto no tener una viíita trabajoíifsima en el mifmo
„ otro intento , .fino mantener fu tiempo , que los miniftros reales íé
„ audioridad, y que el que fucedie- empellaban mas en defenderfe, y
„ re en efte Arzobiípado pueda ofender los derechos del Arzobipo.
„ hazer libremente todas las cofas, Salió á principios de Oótubre de
„ que conciernen a fu oficio. En el mil quinientos íefenta y fíete á viíi-
,, negocio he cumplido con embiar tar perfonalmente tres Valles de los
„ los teftimonios , y alegaciones, Eíguizaros, diítantes de Milán cer­
„ que pueden probar la poííeísion de ca de cien millas. Confinan con la
„ la Iglefia a V. Santidad , que te- montaña de. San Gotardo , que di­
„ niendo cerca de fu perfona hom- vide la Germania de Italia , pais
„ bres de excelente bondad , doótn- frigidifsimo , y mas en la eltacion
„ n a , y juicio de los que íe halla- tan adelantada. No podían retardar
„ ron preíentes en el Concilio de las dificultades , ni íncommodidades
„ Trento , al hazer los decretos de el zelo del Santo Cardenal, que fe
,5 efta materia, y lo que mas es, inflamaba mas con los trabajos info-
íiendo regida del Eípiritu Santo, portables á otro eípiritu menos gi­
„ Iolo debo elperar lo que determi- gante. Avianle informado , que en
„ nare , y acetar con voluntad obe- eftos Valles apenas avia veftigios de
„ diente todo lo acordado, tenién­ obediencia al Arzobiípo de Milán,
dolo abfolutamente por jufto , y y por conílguiente , ni feñales de
Janto. Háita aquí la carta de ^.Carlos. difciplina ecleCaftica. No podía íer
Dd otra
lo é V^iia de S íj>í Carlos
otra cofa íegun la fatalidad- de los biípo en el lugar feñahdo con la ef-
tiempos.,., y el Señorío temporal, tim acion , y reverencia; que le debía
que dominaba eílos pueblos. Los tres a ta n Santo Paftor. Empezóle la vi-
Valles , que llaman Leventino, Bre- lita , y no es fácil dezir el laltimoíó
ño j y Rivero eftan fujetos á los tres- eftado en que eftaban aquellos pue­
cantones eíguizaros, Urania , E k blos , eípecialmente los Ecleíiafticos.
culdi, y Ondervald. En una guer­ Ellos fumamente pof-
ra , quq los Eíguizaros mantuvieron leian los beneficios con íimonia ; vi­
antiguamente con un Duque de Mi-r vían; efcandalofámente atollados en
lan } le apoderaron de ellos valles á el abyfmo de la torpeza , con tanta
titulo de -conquifta. Quedo fiempre libertad y y efcandalo , como los fe-
la jurifdiccion elpiritual á los Arzo- glares mas iicenciofos. Tenian los
bifpos de Mílan. Pero, íi eílos avian í emplos, y las colas íagradas con
deícuydado tanto del gobierno ecle-: indecencia increíble. Comerciaban
fiaftico de la Capital, y otras Ciu­ abiertamente. En fin el eftado ecle-
dades , & conoce quan abandonados íiaftíco tenia poco mas, que el nom­
eftarian los valles mas. apartados. bre de Clero. De la relaxacion efean-
Todo ello conocía el Santo .Carde­ daloía de los Ecleíiafticos fe puede
nal, y afsi fe.refolvio ir á recono­ conocer el eftado en que eftaban los
cer eltas pobres ovejas , fepuítadas feculares. Al ver tantos vicios , y
en fus cabañas, y mas en la ignoran­ defordenes el Santo Cardenal no po­
cia , y los vicios que las liguen par& día contener las lagrimas ni omitir
vivarlas. . . ¿, , , medio alguno para la reformación
Era eíla empreíTa muy critica, tan defeaaa.
y arriciada por todas fustircunílan- Refjlvió vifitar períbnalmente
cías ; pero la prudencia-de SanCar-; los lugares mas inaccefibles de aquel­
los, aJsiítida de la Iuz.)del Eípiritu los valles , y montañas. Caminaba
Santo , tomo lus medioá tan diiícre- de ordinario á pie; dormía fobre el
t a , y lautamente , que logró 'quan­ fuelo , comía los manjares grolfe-
to ddeaba. Parecía , .que los mas ros, de -que íe mantenían aquellos
relaxados en los puebloseípecial- pobres. Padecia tantas incommodi-
mente los Eclefiaíticos^fe opondrían dades , y trabajos, que los comiífa-
a fus defígnios , y. haiian recurlo a rios Eíguizaros eftaban alfombrados,
los Señores temporalea'; El Santo que una perfona de fu caraéter pu-
previno todos los ' inconvenientes. dieíTe foportarlos. Lo que aliviaba al
Eicrihi j á los tres Cancones una car* Santo Cardenal eftas fatigas increí­
ta muy di'creta , yíanta , avifando- bles era el grande fruto elpiritual,
les- fudefeó ¿ i vifitar como Pallor que iba cogiendo con lus tareas , y
Eclefiaftico , aquellos.tres valles de íudores. Reduxo con íus fermones,
fu jurifdiccion. Suplicábales al mifmo decretos , y conftítuciones a c?ít to­
tiempo , le embiaííen. un comifíario, dos los Eddiaiticos a gran reforma­
que le acompañalTe para que pro­ ción >de vida , y .á que cumplieífen
tegido el pod:r efpiritual del tem­ fus obligaciones. Eílableció firme­
poral , procedieíTe la vifita como mente la jurifdiccion elpiritual de los
convenía. Eltimarou íumamente los tres valles en la Iglefia de- Milán,
Señores Eíguizaros ■ la corteíana aten­ con aprobación 3 y gufto d e,los di­
ción d^i Santo , y alabaron fu 2,elo. putados. Como eílos Señores , por
Embiaronle prontamente tres dipu­ hazer honor al Cardenal Arzobiípo,
tados , que -le aísiftieífen cada uno dixeííen , que lo concedían 'á íu
de fu Cantón. Recibieron al Arzo- perfona, relpondió el Santo \ no h
vii;
(Borromeo L ib . t í . Cap. X l V . 10 ?
mi; mas a la Iglefia[unta; áDioSy eipio á efta Religiou álgynos Caval-
por quien fe debe :hazer., Concluí- leros Milanefes con efta ocafion. El
da la viíita , convoco el Santo todos Emperador Conrado los defterró de
los Eclefiafticos de los tres valles, y Italia , y los embió a Alemania,
con vivas razones, y difcurfos in- Viendofe en pais eftraño 5íinrentas,
llamados los exhortó á vivir una vi-! empleos-, ni modo de adquirirlos,
da digna de fu eftado , á obíérvar fe bolvieron a, Dios muy de veras,
los ordenes de la viíita , y á cuidar Viftieronfe de paños groíTcros , fe
de las almas, que Dios les avia en- íüftentaban con el trabajo de fus ma-
comendado. Dio grande eficacia a nos; y á horas íeilaladas. íe juntaban
las exhortaciones paternales del San- confólaríe , exhortándole á toda
to un grave difcuríó , que les hiza- virtud , efpecialmente á la humil-
uno de los diputados , encargando- dad ; de donde tomaron, el nombre
les la obediencia al Arzobiípo. Siem- de los Humillados. Federico « fuc-
pre 5 que la jurifdiccion efpiritual, y ceíTor de Conrado les levantó el
temporal cooperan unidas al bien de deftierro , y permitió bol ver a fu pa­
los pueblos , fe ven marayillofos tria Milgn.-Bolvicron tan aprovecha­
efeétos de fu fantidad, y .reforma. dos en la virtud con las- ¡tribulacio­
Con la ocafion de efta vilita fe pu­ nes-, y tan encendidos en deíeo de
blico en eftos valles ,• y íe recibió el fervir a. D ios, que pulieron todos los
Santo Concilio de Trento , como el bienes, que poffeian, en común, y
Santo defeaba, y procuraba en todas, fundaron la Religión de los HumiU
partes. Agradeció á los feñores Dipu­ lados con la Regla de San, Benito.
tados los buenos oficiosque avian Aprobó efta Religión Innocencio
hecho para el bien de la viiita. Es­ III>, y fe eftableciq en Tolcana , y
cribió el Santo las gracias a los Se­ Lombardia con muchos •Conventos,
ñores de los Cantones; y quedó una y perfeda. obfervancia de lü -regla
fanta , y buena correlpondencia eiir por algunos ligios. Tuvieron gran­
tre el 'Cardenal, y aquel dominio ¡ des rentas í, y poflefsiónes; lo que
Llevó á fu Seminario algunos Jove­ fue cauía de fu decadencia , y total
nes de aquel pais., conlosxque pu­ ruina. Poco á poco le introauxo la
do perpetuar el gran.fruto, que avia relaxacion én íüs Conventos , y los
logrado con fus trabajos apoítoli* Prepofitos, nombre de ííis Prelados,
COS. llegaron con el tiempo á hazerfe due­
Aviendo buelto el Santo a íu ños , y. proprietarios de las rentas
Capital, emprendió una de las mas comunes. Vivían r-, no como pobres
arduas empreíTas de. fu Santidad , y Religiofos , mantorno Principes Se­
di lu zelo , que le huviera collado la culares con equipajes de coches , ca*
vida j fi nueltro Señor no le huvie- vallos , y toda la profanidad pofsi-
ra librado.del rieígo con un aífom- ble. Sé daban, á la caza Juegos, con­
brofó milagro , como veremos. Fue vites , y a los defordenes, que íiguen
la- reformación de la Religión délos naturalmente a efta relajación. Como
Humillados, y algunos pocos Coi> los Prepofitos gallaban en fus perfo­
venios Claultrales ■ , y obléi> antes de nas las rentas con que debian man­
la Regla de San francisco. Como pro­ tener los Religiofos de la orden , e£
tector de eftas Religiones ,. conoció tos eran muy pocos. , y los mas fe-
el Cardenal Borromeo , que lu con­ guian el exemplo elcandaloíó de fus
ciencia le obligaba a reformar mu­ Prelados.
chas coías, dpeeiulmente en la Or­ Era impofsible., que el San­
den de los iiuioiiudos.. Dieron prm- to Cardenal Borromeo vieíle eftos
de-
io 8 Vida d Sañ Carhí
defordenes s fin que intentaífe re­ vicios; otro mas ampio para dlípo-,
formarlos , como proteótor de eíta nér, y executar todo lo que íu Emi­
Orden. Su gran prudencia conocía nencia juzgafle conveniente para la
toda la dificultad de eíta empreíTa; reformación.
pero no eípantaban las grandes di­ Prevenido San Carlos con
ficultades a lu ferviente eípiritu. Las eftos Breves convocó capitulo gene­
prevenia , y con admirable confejo, ral de toda la orden para la Ciudad
y fortaleza las venda. Dio quenta de Cremona. En el publico los Bre­
al Sumo Pontífice de íiis intentos, ves de fu Santidad, y los deíeosdel
y ds los medios, que meditaba pa­ Papa de que- fe reftablecieíTe el an­
ra la reformación de la Religión de tiguo elplendor , y la primitiva ob­
los Humillados. Aprobo áumamente servancia de la Religión de los Hu­
San Pió V. la relbludan de San Car­ millados. Eftos tenian notida del
los y los medios , que avia me­ primer Breve ; ignoraban el fegun-
ditado fu prudencia. Linos dos San­ do , mucho mas ampio para una en­
tiguos varones , y elevados eípiri- tera reformación. El Santo Cardenal
tus pufo Dios :n fu Santa, igleíia pa­ fe portó en el Capitulo con la gran
ra las arduas erapreifás , y ejem­ prudencia de íu iluminado efpiritu,
plo de los Sumos Pontífices , y y favorecido de la divina grada, es­
Obifpos de todo el mundo s y de tableció los puntos de reforma, que
todos los ligios. ideó San Carlos juzgó mas convenientes en las cir-
dos cofas con que hubiera conlégui- cunltandas en que fe hallaba la Or­
do indabitablemente la reformación den. Quitó la propriedad de las ren­
defeada , fi los pecados de eíta Or­ tas de los Monafterios , y las pulo
den no huvieíTen llenado la medida, en común , como eftaban antes. Or­
que Dios la avia permitido por lus deno , que los Prepofitos fuellen
íantos, y íecretos juicios! Tiemblen electos por votos en el Capitulo ge­
las Comunidades mas florecientes en neral , y que eftos oficios duraflen
fantidad, y virtud, íi íe relaxaren ün folo triennio. Eligiofe un Prepo-
en la obíervancia de íus votos , y fito general en forma canónica, hom­
de íiis reglas , eípecialmente los Su­ bre de excelentes talentos, y le or­
periores , de quienes depende la ob­ denó , que también fueíTe trienal fu
fervancia de las Religiones. Cono­ gobierno. Eftos , y otros ordenes fe-
ciendo efto el Cardenal Santo Pro­ mejantes iban a reftablecer la reli­
tector , determino ddpolfeer a los gión en íu primitiva obfervancia;
Prepoíltos de la propriedad de las quando el enemigo común lo turbó,
rentas, que poífeian, y gozaban to­ y pervirtió todo. Aunque el Capitu­
da fu vida , dexandolas deípues a lo fe difolvió con religiofa paz, y to­
fus deudos con el mifmo titulo. Re- dos dieron mueftras de fujetarié á la
fol.lj) fundar úna caía de Novicia­ reformación del Cardenal Borromeo,
do , dond: fe pufieíTen nuevas plan­ fe conocij prefto que los Prepoii-
tas, que fe criaíTen con el. primiti­ tos jamas abrazarían la reforma, Hi-
vo eípiritu de la religión , y llevad zieron todas las diligencias pofsibles,
fen las llores, y frutos de lántidad, para anular quanto le avia decretado
que tanto avian floreddo antes. en el Capitulo. Valieronfe de los
Configuij dos Breves d¿ lú Santidad Principes temporales, que los favo­
*para eltablecer fu idea ; uno para recían , uíándo de medios indignos
imponer una decima íobre las rentas de íii eftado , hafta llegar al eltremO
de las Prepoíituras, con que fundar de intentar la muerte violenta de íii
el Noviciado , y Juíteptar los Nü- Santilsimo Protector con el eftrepi-
to
{Borromeo L ib .ll . Cdp.X IV . 109
to de un arcabvfcazo, como deípues taron todas las Provincias de. loá
veremos» A que excelfos de maldad Clauftrales , hizieron nuevas confti-
np llegan los Religiofos , fí fe reía- tuciones, que refdrmaífen los abuíós,
xaa j y dexan arraftrar de fus pa£ y todos bolviefíen á fu antigua , y
fiones , eípecialmente , quando los floreciente obfervancia.
Superiores ion los que guian a los Coníiguió lo miímo de dos
delitos en lugar de corregirlos! Qui- Congregaciones , que con apariencia
fieron íbrprender por malos medios de reformas íe avian íeparado del
la fantifsima refólucion de San Pió cuerpo de los Religioíiísimos obfer-
V . Todo fue en vano , y el Santo vantes. Una era de los ¿Amadeos , a
Cardenal perfifti'ó en que íe obíer- quienes avia dado nombre un cierto
vaíTen los eltatutos hechos en el Ca­ Relieriofb Francifcano llamado Ama*
pitulo de Cremona , y ellos avian deo , hombre de buen eípiritu. Por
aprobado , y recibido. "No fue can algún tiempo procedió bien efta re­
dificultofa:la reformación de dos pe* forma; mas llegó á relaxarle tanto,
queños miembros de la- efclarecida, que el medio mas eficaz de hazerlá
y Serafica orden de San Francifco, y obfervante era obligarla á bolver a
de algunos pocos Conventos de Clauí­ uniríe a íü cuerpo. La otra Congre­
trales. Era San Carlos , domo vimoáj gación fe llamaba de los Clárenos>
Prote&or de efta Santifsima familia; poco menos relaxada j que la de
y como tal defeó reformar algunos los Amadeos. Juzgó el Santo Carde*
defordenes introducidos contra el e£ nal Prote&or , que feria muy Conve*
piritu de la cabeza , y cuerpo de lá niente unir eftas Congregaciones a la
Religión. Entre los ReligiQÍos Clauf- Santifsima familia, de que fe avian
trales íe iba introduciendo poco ít íeparado. Comunicó efte negocio*
poco la propriedad , tan contraria al como lo hazia en todos 5 con el Su­
verdadero eípiritu de la pobreza mo Pontifice; propufo a fü Santidad
evangélica , que profeílk la regla del los-inconvenientes de eftar feparadas*
glorioíb Padre San Francifco.- Vivian y las utilidades , qüe íe fegiiimn de
algunos con eífenciones muy ágenas bolverlas a uñir con los verdaderos
de íu regla , y en habitaciones tan obfervantes. Aprobó San Pió V. el
magnificas , y comodas, que pudie- intento , y embió al Cardenal Bpr-
. ran íer Palacios para Principes íecu- romeo, un Breve muy ampio para
lares. Procuró San Carlos remediar que executaíTe la unión. Mando jun­
cilios j y otros defordenes , que fe tar San Carlos los Amadeos, y Cla^
dexan conocer ; movido de fu fan- renos eñ el Convento de la paz de
. to zelo , y de los Sandísimos RelU Milán ; los convocó k Capitulo pará
. giofos, que confervaban el verdade­ intimarles el Breve de íii Santidad*
ro eípiritu de íü Seráfico Fundador. y executar lá unión. Apenas oyeron
Confíguiolo con ílima prudencia, y . Breve de unión algunos de los mas
deftreza , valiendofe de fu poder en relaxados, y atrevidos, a qüieneá
R om a, y de la eficaz vigilancia del no agradaba efta reforma j quando
Cardenal Alexandro Crivelli,á quien excitaron un alborotó , y tumulto
avia nombrado por Viceproteótor . increible. Tocaron la carraña a íe-
fuyo. Una de fus prudentes induftrias dicion 3 y concurriendo todos , fe
fue feñalar viíkadores de la mifma veian muchos en difpofcion de ha­
Orden , efeogiendo los Religiofos zer violencia á íu Sántiffimo Protec­
mas zelofos, y obícrvantes , que íe tor. No dio lugar k tknto fu pruden­
pudieron hallar. Eftos con las facul­ cia ; porque los íoíTegó , cediendo
tades , que el Cardenal les dio , viíl- por entonces , •y desando la ebra
Ee im­
11© Vida de San Carlos
imperfeta, Eíperó, que los mas fo- íbn teftimoiúo muy iUiftrc de fu
Santidad , y una eíptecie de Canoni­
goío¡s íe resfriaífen coii el tiempo , y
con las reflexiones , que harian los zación en vida. Conforme á efte íu-
culpados. Logró poco deípues lo que blime concepto , que tenia San Pió
intentaba, y reduxo á los Amadeos, V. de nueftro Santo,empleó fus gran­
y Clárenos a uniríe con el cuerpo des talentos en bien de la Fe , y de
íantifsimo de San Franciíco, íienao Ja Religión. En una Ciudad de Ita­
en la realidad , y en el nombre Fran- lia predicaba un Predicador hereje los
cifcanos , dexando el que antes te- errores de aquellos tiempos, y tenia
pian. Pudo caftigar muy íeveramen- pervertida gran parte del pueblo.
te a los que excitaron el tumulto Quifo remediar el daño el Inquiíidor,
con amenazas contra el Santo Car­ que reíidia en la Ciudad. Pero le re-
denal ; pero no folo los perdono, iiflieron con mano armada de fuerte,
mas intercedió con el Sumo Pontifi- que quedaron muertos dos Religiofos
ce para que íii Santidad los perdo- en:la refriega. Tan publica, y tan
jiaííc. Afsi pufo felizmente fin á eftaprotegida eftaba ya la heregia del
ardua empreíTa de reformar Religio- fallo , y herege Predicador.
ibs relaxados , íiendo muy cierta la Sintió el Sumo Pontífice fu-
íentencia del dulzifsimo Padre San mamente lo que íe avia executado
Bernardo, que es prodigio pocas contra el Santo Oficio de la Inquiíl-
.vezes vifto , que comunidades reli­ cion , y fus Miniftros , conociendo
giofas relaxadas buelvan al fervor, el furor diabolico , á que llegan los
que antes tuvieron. hereges. Difcurriendo fu Santidad el
mas eficaz medio para reparar el da­
C A PITU LO XV. ño , que avia caufado la keregiaen
aquella Ciudad , que no fe nombra,
S A N P IO V. E N C A R G A A y caftigar a los íácrilegos , delego
San Carlos algunas caufas gravij- efte negocio al Eminentifsimo Car­
Jimas de la Fé ¡y a la buelta de fu denal Borromeo. Aunque el Santo
comifsion celebra el jegundo Cardenal eftaba muy embarazado con
Concilio Diocefano con ce- los negocios de fu Igleíia , en eípe-
lefiial methodo. cial el de la juriídiccion , que fe pro-
íeguia con acalorado empeño, acep­
Enia el iluminado y Santi£ tó la comifsion del Pontífice. Tenia
T
,

limo Pontitice San Pió V. efta empreíTa muchas dificultades, y


tan alto concepto de la San­ riefgos aun de la vida. M as, quando
tidad , prudencia , valor , y expe­ fe trataba de la gloria de Dios, bien
riencia de San Carlos en los nego­ de las almas, y de nueftra Santa Fe,
cios, qual moftraba en todas ocaho- no reparaba en peligros el fervoroíb
nes. Dezia muchas vezes a los Emi- zelo de San Carlos. Antes de poner-
nentifsimos Cardenales, que no co­ fe en camino empezó la execucion
nocía Prelado mas diligente en las de fu difícil empreíTa , por donde ef­
coías pertenecientes al honor , y te prudentifsimo Santo empezaba fus
culto diáno ; de valor mas confian­ negocios por implorar la afsiftencia,
te en defend r la jurifdiccion ecle ■ y auxilios del Cielo , fin lo qual fon
íiaftica, y authoridad de la Sede^ inútiles todos los medios humanos.
Apoltolica , que el Cardenal Borro­ Mandó hazer continuada oracion de
neo. Eftos x y femejantes elogios, noche , y de dia en todas las Igle­
que frequentemente daba el Sandísi­ íias , y Conventos de Milán, pidien­
mo Pió á nueftro Santo Cardenal, do a Dios el feliz íuceiTo. de efte im­
por-
¡Borromeo L ib . II. Cap. X V . 111
portante negocio', que le confiaba orden del Sumo Pontifice , quando,
el Santifsimo Pió V. Partió defpues implorando el favor del Cielo fegun
á principios de Febrero de mil qui­ fu coftumbre inviolable , fe pufo en
nientos y ícíenta y ocho a la Ciu­ camino a obedecer., y a extinguir las
dad , donde le avia cometido el centellas de la hdregia. Hizo con
eícandalofo atentado contra la San­ una prefteza increíble inquifidon de
ta Inquifición. Cito a los culpados los reos, efparcidos por las Ciuda­
en la heregia , y en el delito de des , que intentaban inficionar ; tuvo
los facrilegos homicidios ; y les tra­ noticia cierta de ellos, y con fecre-
to con tal prudencia , y ñgacidad to, y prudencia los prendió. Obli­
íanta , que les obligo á abjurar pu­ góles con íiis exhortaciones , y con
blicamente fus errores, y faifas doc­ los auxilios , que les coníiguió deí
trinas. Relaxo al brazo íeglar los Cielo , a abjurar íiis errores, y bol-
obltinados, y reftituyó á los Minif­ ver al gremio de la Santa Igleíia.
tros de la Santa Inquifidon la au­ Concluyó efte negocio con tal bre­
thoridad, y poder , que avian'per­ vedad , prudencia , y eficacia , que
dido , ó les avian quitado con vio­ el Sumo Pontifice quedó muy gozo-
lencia. Los Ciudadanos , que avian fo , y le rindió las gracias , que me­
permanecido en la doólrina de nuef recía efte zeloíb miniftro de la glo­
tra Santa F e , levantaban las ma­ ria de Dios, y bien de la Santa Igle­
nos ,al Cielo , y daban gracias a fia La fuavidad , y bondad con que
Dios ; porque les avia embiado tal fe portó nueftro Santo en eftas cau­
Angel pacificador. Afsi llamaban al las de la Fe , que al parecer pedían
Cardenal Borromeo , quando vieron todo el fuego de fu zelo , nos dan a
compuefto un negocio tan arduo con conocer , que la coriftancia , que
tanta paz, y con la felicidad , que moftró en defender los derechos de
nadie efperaba en lo humano, fu Iglefia , fue del todo íánta, é in£
Aprobó San Pió V. con ju£ pirada del Cielo.
tos elogios la conduóta del Carde­ Compueftos eftos gravifsimos
nal , y por feñal cierta de íu apro­ negocios de la Fe tan a íátisfaccion
bación , y la del Sacro Colegio le de la Santa Sede bolvió San Car­
cometió otra cauía íemejante , y de los á Milán por Junio de mil qui­
mayor importancia. Tocaba, no fo­ nientos fefenta y ocho. Recibieron le
lo a una Ciudad de Italia , mas a los buenos con liimo gozo , y los
muchas. Avia fembmdo el efpiritu malos , y efcandaloíos con grandes
de la heregia , tan infolente en eftos temores de íu ardiente zelo. Luego
tiempos , fas errores en cierta reli­ difpufo celebrar el fegundo Synodo
gión, que no fe nombra. Muchos Re­ Dioceíano fegun el decreto del
ligiosos de elta Orden , totalmente Santo Concilio de Trento. Intimóle
relaxados en fus coitumbres, fe avian para quatro de Agoíto de efte mif­
elparci'io por varias Ciudades de mo año ; y antes de dar principio
Italia con intento de pervertirlas, ja­ al Concilio , recogió feguras infor
mas empieza, ni haze progreííos la maciones de quanto paífaba en la
heregia, fino en -hombres perverti­ Diocefis para confirmar lo bueno,
do^ antes en fus coitumbres. Supo y remediar los defordenes. El modo
e l ' Papa efta infernal idea ; y defean- de hazer eftas informaciones es ad­
do iocurrir á un peligro , que ame- mirable , y digno de que le imiten
naz aba a toda Italia, encargó el re- los mas fantos , y zelofbs Prelados.
mcti'io a nueftro Eminentísimo San­ Tenia San Carlos una Congregación
to. .¡A-penas redbió la comifsion , y compuefta de los iefenta Vicarios to­
ra-
i íi Vida de San Carlos
raneos,y de los Preféftos de las Re­ En eftas Congregaciones, dirigidas
giones , 6 barrios de la Ciudad , y con las lilzes del Santo Arzobifpo5
fe tenia' indefectiblemente en pre- fe formaban los decretos , que fe
iencia del Santo todos los años á avian de proponer en los Concilios;
principios de Enero. Aviari antes yi- las cartas paftorales, y los ediólos,
litado fus Vicarias, y Regiones , in­ que frequentemente publicaba el San­
formándole de los Parrochos en jun­ to para bien de las almas.
tas particulares, que tenian a efte fin, Antes del Concilio hazia el
de todas las coíás , que pedían reme-* Santo otra prevención imporfcanti£
dio en el Arzobifpado. Era efta con­ íima. Era ordenar , que en toda la
gregación como preparatoria para Ciudad , y Dioceíis fe hizieífen ora­
el Concilio futuro, Tratabanle todas ciones publicas, rogatibas , íácrifi-
las materias con maravillofo orden; cios, y todas las obras buenas con­
cada uno de los Vicarios proponía que íe coníigue de Dios el acierto
lo que traliia notado de fa vifita, dig­ en los arduos negocios, y íus gra­
no de corrección, y emmiendav cias efpeciales. Encomendaba enca­
Deípues , que los Vicarios avian recidamente al pueblo la frequencia
dado fus minutas, fe hazia una de de los Sailtos Sacramentos de lacon-
todos los puntos , que fe avian de fefsion 5 y comunion , efperando
examinar. Proponiafe cada punto por todo el feliz fuceíTo del Concilio,
fu orden , fe confultaba con diligen­ mas de los auxilios del Cielo, que
cia , oyendo el Cardenal el dicta­ de íus diligencias humanas , aunque
men y parecer de todos eícogiendo tan prudentes. La preparación im­
lo que juzgaba mas oportuno para m ediataque precedía al Synodo,
el remedio, y dexandolo por eferi­ eran dos Congregaciones , que íé
to. Mando , que en la fala de efta tenian en prefencia del Santo. En
Congregación íé puíieíTen unos ban­ ellas fe trataba por todos los Viíita-
cos altos con todo recado de eícribir dores de la Ciudad, y Diocefis el
al modo , que fe ven en las aulas de modo , orden , y methodo con que
las Uníverfidades. Se eferibian las du­ íe avia de celebrar , dirigir , y con­
das , los di&amenes fobre ellas, las cluir el Concilio. Nombrabanfe va*
razones, que fe alegaban por una, rios Ecleíiafticos , que cuydaíTen de
y otra parte; los medios, que fe hoípedar al Clero ; eftabales prohi­
aifeurrian para corregir los vicios* bidos álojarfe en hofterias , y po£
Defpues de aver oido á todos el fadas comunes. Hoípedaba el Santo
Santo Cardenal , y aver pefado ma­ en fu Palacio a los Clérigos pobres,
duramente el di&amen de Cada uno, como eran comunmente los de las
y las razones en que le apoyaba, montañas , y valles, apartados* Avia
refolvia lo que fe avia de executan algunos Ecleíiafticos exemplares , y
Quedaban todos admirados de ver zeloíbs diputados, para que en to­
la íabiduria , prudencia , y lUzes de do el tiempo del Synodo íe portal- .
íu Arzobiípo , y dezian , qué al oir fen los Clérigos con el exempfo , y
al Santo , aprehendían mas, que con edificación, que pedia fu caraéter;
todas las fatigas de fu eftudio* No es y el exemplo de reformadores , que
maravilla; porque el entendimiento exercian. Con eftas , y femejantes
ds San Carlos eftaba iluftrado del providencias del Santo Cardenal, fa*
Efpiritu Santo , y abrafado fu cora­ lían íiis Concilios llenos de fantidad,
zon con el fuego de aquellas lenguas, Y decoro ; los que iluftraron 5 y\ re­
que baxaron fobre los Sagrados Apof- formaron , no íolo la Igleíia de Mi­
toles para bien de la Santa Igleíia. lán ; mas todas las que fe dirigen
por fus luzes, El
!'Borromeo L ib . U. Cap* X V . ítJ
El dia, que empezaba el eftabari abfortoá , oyendo hablar ái
Concilio , fe hazia una folcmne pro­ Santo cfcimo a un San Ambroíio, ba^1
cefsion general defde la Iglefia ma­ jado del Cielo para iluftrarlos , y en-'
yor hafta la de San Ambroíio. Lue­ cenderlos en amor de Dios. Todos
go , que bolvia la proceísion al Do­ los Sacerdotes debian celebrar el
mo , todos tomaban afsiento con tal Santo facrificio los dias deL Concilio*
orden , que fabia cada uno el litio, y los que no podian dezir Miífa por
que avia de ocupar fin confuíión. A. alguna caula legitima comulgaban
la frente de cada banco íeñalado fe de mano del Santo; - -
fixaba un eftandarte con el Santo Todíls las Sefsioñes , y ac­
Patrono , ó Tutelar de la feligrelia, ciones del Concilio iban acompaña­
ó región. Efta feñal moftraba á los. das de acciones devotas $ y cere**
individuos de cada feligrefia , donde monias Iagradas, que inípiraban de­
fe avian de íentar ; la modeftia , íi- vocion a I03 que a siítian. Lo que
lencio , y devocion con que debian los confolaba 3 é inflamaba mas que
eltar en la Igleíia , fe leía en varias todo , era la prefencia de lu' Santo-
tablas, que fe repartían por todo, Prelado , tan compuefto , devoto^
aquel augufto theatro , y antes fe y arrebatado en Dios, como un Se-
avian kido al pueblo. Cantaba Mif- raphin empleado continuamente en
fa pontifical el Santo Arzobifpo pa­ lantificar fu pueblo. Los Prefectos
ra, dkr principio al Synodo,y afsiftia del Clero atendían a la modeftia,
a todas las funciones con las veíudu- compoílura , y veftido de todos , y j
ras Pontificias. Eftaba a la frente de de cada uno de loa Eclefiafticos. No­
fu Clero con una Mageftad digna del taban con diligencia ., íi en todo lé
Sumo Pontifice Chriíto Señor nues­ portaban fegun los decretos del San­
tro 5 a quien reprefentaba eñ aquella to Concilio de Trento , y de los de
mageftuofa acción. Defcubriafe en San Carlos* ■ Concluido el ConcÍlio3
fu femblante modefto , é inflamado fe diflribuian por el varias devotas
la fontidad mifma , y los íagrados oraciones, que íe rezaban en- las Iglé*
ardores con que defeaba inflamar a lias los dias feftivos para pedir a
todo el Clero , para que abrafado Dios el remedio de las necesidades*
efte en amor de Dios , encendieífe y íü íanta , y eípecial protección en
defpues los pueblos. Sabia efte gran­ todo- Eftos Concilios fueron el me­
de Santo p que jamas fe repite baf- dio mas eficaz, que empleó San Car­
tantemente , que los Sacerdotes , y los Borromeo para Gonfeguir la
perfonas íagradas fon el S o l, y la grande reformación , que admiró el
fal del mundo. No contento el San­ mundo en la Iglefia de Milán. Seria
to con los ordinarios crdenes del cofa muy larga poner aqui todos los
Concilio , formar decretos, publi­ decretos de efte Santo Concilio Dio-
carlos , y dilponer modo de obfer- cefano. Bafta copiar algunos 3 como
varios , hazia -fervorofas exhortacio­ índice de los Santifsimos eftatuto?,
nes a todos los Eclefiafticos. Y a les que en él fe decretaron. El prime*
exhortaba con lermones públicos, ro manda , que en todas las JgleíIaS
ya en conferencias particulares , ya Colegiatas de la Ciudad } y Dioc-eíis
hablando en particular a algunos. Én fe canten las horas canon xas en la
fin efte celeítial reformador del Cle­ fiefta del Corpus, y de toda la Oc­
ro difeurria , y ponia en praéKca tan­ tava , para rendir efte culto íü San­
tos medios para inflamarlos , que tifsimo Sacramento , y confeguir las
pocos podian refiftir íiis ardores fin indulgencias, que concedieron Urba­
.convertirle , ó perficionaríe. Muchos no IV. y Clemente V. a los- tiek?,
Ff
í i4 V U á de San Carlos
■que afsiftieren en eílos dias en la otros muchos ¡Candísimos decretos,
Igleíia a los divinos oficios. Mas, íobre la recta , y ¿devota adminftra-
para ocurrir á los inconvenientes de cion -de los Santos Sacramentos del
los concuríbs noélumos , íe ‘'manda, Bautiímo , Extrema-Unción , Peni­
que los oíicios íe 'concluyan antes de tencia &c Poneíe un cathalogo de
ponerle el Sol. Se ordena, que fe los cafos reíervados ; y fe ordena á
reítituya el uío de las Letanías ins­ los Parrochos 5 como deben averíe
tituidas por San Gregorio -Magno con los excomulgados. Se trata del
con tan jtilia cauía. Ya vimos la pia- ornato de los Templos; de las limoí-
doía reverencia, y religión con que ñas, que en ellos dé ,hazen ; prolii-
las celebraba-San Carios , .y manda biendo á las doncellas ürvan eftas
las -celebraífe Clero. Deíeando el demandas , como era coitumbre.
Santo Arzobifpo conlervár el rito Ordenaíe, que no de vendan las Imá­
Ambroíianoy manda, que fe digan las genes -de cera , quando ié huvicren
horas Canónicas, y la MiíTa de eñe ofrecido a algún Santo en los Alta­
rito por Jos Clérigos, que íirven á la res. Otros muchos decretes de re­
Jglelia de -San Ambroíio , y otros formación fe pueden leer en el Con­
feñalados en el decreto. cilio citado ; no íiendo polsible , ni
'Como es fumamente impor­ proprio delá hiítoiia poner mas,que
tante , que 'fe cumplan las obligacio­ algunos , que ürvan de luz para ver.
nes de celebrar las MiíTas , por las el efpiritu de San Carlos Borromeo
quales Jan . eftipendios los fieles, en íiis -Concilios , y para ^ue los
manda el C o n c ilio q u e aya en las Prelados zelofds los hallen en dus lu­
Sacriitias de las Igleíias libros de gares reípectivüs.
caja, en los quales íe eícribian en
ünó los -nombres -de los Sacerdotes, CAPITU LO XVI.
o Religioíos, que allí celebran. En
otro j el que 'celebra , al Solver del P R O SIG U E E L S A N T O A R -
Altar , eicriba de íu letra el dia en zobifpo la vifita de Ju Diocefis,
que cumplió la obligación de dezir í'elebra el,fecundo -Concilio Provin­
la MilTa. Cum ab altari redierity cial 3 y methodo admirable de
jnanu ju a , £5? diem, qw'in illis ce- -celebrar áfilos Conci­
kbrctverint , nomen fuum m~ lios.
tent. Con efta providencia precavía
el iluminado Arzobiípo las omisio­ Uego , que San Carlos pufo
nes , que en punto -de obligación tan hn al Concilio Dioceiano,
grave pueden recelarfe ; y al mifmo y delpidió los que avian
tiempo .miraba por el honor de los afsiftido en él , llenos de confuelo,
Sacerdotes , y Religiofos -exactos en y aliento para'cumplir íüs obligacio­
cumplir con fu conciencia. En efte nes , emprendió el trabajo de íu vi-
punto dio el S^nto otras admirables lita. No avia llegado a las mas alpe-
providencias, que fe pueden, vér en ras -montañas de la VaJtdina , que
el Concilio. Se ordena , que quando confinan con las .provincias de los
íe celebra la MilTa mayor de la Igle­ Cantones -herejes. Se puede conocer
íia Metropolitana, y Colegiatas á la el eftado de ignorancia, y per veriion
elevación de la Sagrada Hoítia fe de coftumbres, en que hallaria eftos
haga feñal con la campana , para pueblos, quando lo interior , y mas
que los fieles, que no afsiíten en la culto de la Dioceíis eftaba hecho
Igleíia, adoren el Santifsimo cuerpo una inculta íélva de vicios 3 igno­
de Jesvs Sacramentado. Sigueníé rancias , y eicandalos. Los chnltia-
nos
{Borromeo Lih„ ll.tap.XP't. tif
n o s , que habitaban aquellos montes, las muchas impertinencias, é injuria^
íi los podernos llamar chriftianos, que por éíta caufa dixeron al Santo
eran en fus coitumbres cafi barba­ Cafdenal* -Moftró nueftro Señor,
ros j infeftos muchos de las here- quan agradable le avia fido efta viíi­
gias vecinas. Por la vida de los ta con dos evidentes milagros , y
Kcleíiaftkos podemos conjeturar la mas vifibleménte, con el gran frus­
de los legos , que eftában á fu cargo* to , que hizo en aquellos pobres
La de los Parrochos, y demás Clé­ montaiiefes. Uno de los milagros
rigos era¡, tan ignorante , y efcanda- fue , que paliando uñ paiíáno en
lolá, que machos no fabian la for­ lüs robuftos hombros al Cardenal
ma de la abíolación facrameñtal de . por un torrente impetuoío ■ , que no
la penitenciani que huvieífe cafos daba páífo á otro equipaje, le dexa
releí*vados. Algunos Curas jamas fe caer en lo mas profundo, temiendo
confelTaban , viviendo en efcanda- ahogárfe el miímo con íü lagTada car*
lofas publicas torpezas j acompaña­ ga. rodos juzgaron , que el Santo
das de todjs los vicios* Piles , quan-¿ Cardenal íe avia ahogado , y en lo
do el vicio de la dcslióñeítidad fe natural no podia evitarte el rieigo*
apodera de Una perfona coníagradá Más fin faber como , falió milagro*
a Dios j la arraftra fácilmente á to­ fameñte del peligro , y penetrado
dos los delitos* Teftigos de efta ver ■ del aguá llégó al primer alvergue,
dad | o padrones infames para mofc qne databa algo del torrente* Mandó '
trada a todos los ligios, fon los He- bufcaT al paiiano j y le dio un efcu=
reíiarchás *, y íingularmente los qué do de oro en lugar del caftigo , que
fe hizieron tales cafi por efte tiem­ merecía. Deíde entonces fe llama el
po , Luthero , Calvino , Zuinglio, valle j por donde corre efte arroyó
y todos lüs íectarios, Los pueblos precipitado, el Valle del Cardenal,
enfeñados á fer viciofos por lüs Cu­ Otro milagro fue , que bendiciendo
ras j vivían en tal ignorancia , qué un Convento de Monjas , inteítado
muchos no fabian períignarfe , nifor* de un maligno eípiritu de los que
mar la feñal de íá Santa Cruz* llaman duendes, y hazia burlas pe-
En tan lafümOfó eftado eñ^ fadas á las Religioías ¡, le libró de e£
contro San Carlos los íieies de efte tas molelüas.
pais. Caufole el fentimiento s y do­ Bólvió él Santo Arzobiípo
lor intimo s que no podemos conce­ de las indecibles fatigas de efta vifi*
bir. Pufo loá medios , que hemos ta, y empezó á difponer immediata=-
vifto en femejantes caíós para la re­ mente 3 que fe cclebráffe el fegundo
formación del Clero s a que íe feguia Concilio Provincial. Avianfe cumplí
indefectiblemente la de los pueblos do ya los tres años, que feñala el
ignorantes. En efta viíitá hallo en Santo Concilio de Trento á loá Me­
algunos Conventos de Monjas del tropolitanos para tener Concilios
país defordenes, que no íe pueden Provinciales s y como exaóto obíer-
referir, mas fe dexan conocer fo-■ vádor de los decretos del Concilio
bradamente. Viendo , que la refor ­ Ecllrtiano, Cuya conclufion la avia
mación , que defeaba , como tart lo- Coftado tán glorioíó trabajo *, los
licito Jardinero de eftos Jardines del obedecía fin interpretación; Metro-
Celeltial Elpoíb , era cali impoísible politani ( dize el Concilio )... quoli-
en aquellos lugares , extinguió los bet faltem triennio poft oüavant
Monafterios. Puíb las Religíofas en pafoba RejurreíJionis Domini nof-
Conventos mas numerofos, y obíer- tri Jefu'ChriJli , feu alio coturno*
vantes, fufriendo con manfedumbre diori tempore , pro more Provin-
íi6 Vida <le San Carlos
ría , non pratermltíant Synodum los teftigos Synodales. Con eftas ad­
in Provincia fuá cogere. Los Me­ mirables induítrias tenia el Santo
tropolitanos no omitan el Synodo Cardenal pleno conocimiento de
Provincial , a lo menos cada tres quanto avia digno de remedio en fu
años j defpues de la octava de la Arzobiípado , y en toda fu Provin­
Paíqua de la Refurreccion de nucí- cia. Aplicaba defpues los remedios
tro Señor Jefu-Chriíto , ó en otro oportunos, y confegnia eiicaznv nte
tiempo , que pareciere^ mas oportu­ la curación de los vicios , dándoles
no j fegun las circunftancias de la eficacia las Ungulares gracias , que
Provincia. Intimóle San .Carlos para coníeguia del Cielo.
veinte y quatro de Abril de efte El año. en que avia de celebrrr
año de mil quinientos fefenta y nue­ Concilio, fe retiraba muchos días á
ve, y porque el trienio defde el pri­ algún lugar folitario fuera de la Ciu­
mer Concilio Provincial , que avia . dad , donde fin atender á otra co­
celebrado, fe cumplía el mes de Sep­ la , fe empleaba en reveer todas la$
tiembre del año precedente , pidió noticias , que avia juntado, y difpo-
licencia á fu Santidad para efta bre­ ner las materias , que fe avian de
ve dilación. Tenia a efte tiempo tratar. Llebabá el Santo coníigo , no
hechas todas las diípoíiciones previas fiando íe de íüs luzes, y experiencia,
para el Concilio. Es digno de faber- algunos fabios Dodores , verfadosen
íe el methodo , que obferbaba San los Cánones , y Concilios, con quie­
Carlos para celebrar denota, y ma- nes repartía el trabajo, y fabia direc­
geftuofamente eítos Concilios, y con- ción. Dos mefes antes embiaba un
léguir el fruto, que en ellos fe propo­ Notario Eclefiaítico a todos los Seño­
nía. Pondremosle brevemente, y ve­ res Obiípos fufraganeos , a las Ca-
remos la perfección con que llego a thedrales, y a los teftigos Synoda­
cxecutar ellas folemnes funciones, les , para intimarles el dia en que
las que iba peticionando poco á debian eftar en Milán para aísiítir
poco , como todas íiis heroicas ac­ al Concilio. No admitía efeufa , que
ciones. Luego, que concluía un Con­ no fuefTe muy legitima para que al­
cilio Provincial , empezaba a com- uno dexaífe de afsiitir a efta fagra-
>oner las cofas , y materias para el
?
a aífamblea. Al tiempo , que San
¡guíente, haziendo puntuales memo­ Carlos celebró uno de íiis Concilios,
rias de toáoslos Obifpados de lu le hallaba en Milán un Cardenal de
Provincia. Notaba en libros deftina- grande authoridad , y poder en Ro­
dos á efte fin las necefsidades de íu ma. Era Obifpo fufraganeo del Ar-
Iglelia , y las de las de los fufraga- zobifpo. Intimóle , afsiftieffe perfo-
neos. Inquiría con toda diligencia,y nalmente al Concilio. Efcufofe con
prudencia admirable , en primer lu­ que tenia otros negocios a que
gar la vida de los Señores Obifpos, atender en Roma , y no podia dete­
el gobierno de fu familia, y de fus nerle. Juzgo el Santo , que la efeu­
Obifpados, notándolo todo en me­ fa era folo pretexto para no concur­
morias íeguras para el tiempo de los rir al Concilio , y afsi infiftió en que
Concilios Provinciales. Exhortaba a concurrieíTe, como mandaba el San­
los íllmos. íiis fufra^aneos , a que íe- to Concilio de l'rento. Eftando el
ñalaflen dos Ecleíiaíticos de fu Dio- Cardenal, no obftante la infíancia
celis, zelofbs, j prudentes, para que de fu Metropolitano, para partir a
inquirielfen todos los defordenes de Roma , le hizo detener , intimán­
los pueblos, y fe remediaffen en el dole un orden exprefTo del Papa , a
Synodo. A lo miímo debian atender que obedeció. La milma , y mayor
en-
!Borromeo L ib. 11. Cdb. "XVI.
entefCia’ W P W San Carlos Borro- mingo que precedía al, Concilio.
meo coa otro Obilpo , que fe ex- Avia confeguido del Sumo Pontífi­
cufaba de aísiftir al Concilio con ce indulgencia plenaria para los que
pretextó de eftar ocupado en la Cor­ vilitalfen la Igleíia Cathedral, rogan­
te á negocios de un gran Princi­ do a Dios por el fuceífo feliz de fu
pe. Ella efcufa era , no folo inefi­ fanta alfamblsa , aviendo recibido
ciente para el Santo Arzobiípo, mas los Santos Sacramentos de Peniten­
de fumo defagrado. Porque avia or­ cia , y Euchariftia. En el mifmó dia
denado en íu primer Concilio Pro­ fe daba principio á las quarenta ho­
vincial , que los Edefiafticos, y me­ ras en la Iglefia Cathedral, en cuyo
nos los Obiípos , no fe ocupaíTen en tiempo concurrían diverías , y devo­
negocios temporales de Principes, fin tas procefsiones de las Parroquias á
cxpreífa licencia del Sumo Pontífice. las horas feñaladas por el Santo.Car­
Confultó la efcuJa del Obifpo en una denal. A eftas rogativas publicas,
de las Sefsiones de fu Concilio , y añadió la oracion continua en toda
de parecer de los Padres, le mandó la Ciudad , y Dioceíis, repartiendo
avilar , y no obedeciendo , le cito las horas, que le avia de orar.en ca­
con Monitorios judiciales a compa­ da Igleíia. Continuábanle las procef-
recer en períbna. Rindióle en fin, y ílones todos los Domingos, que du­
llegando en pofta al Concilio , le raba el Concilio., y las viíitas dé las
recibió San Carlos con grande be­ ■Iglefias con una devocion , que ale­
nignidad , y amor. Exhortóle a no graba al Cielo , y atrahia mil bendi­
emplearfe en negocios temporales de ciones fobre eftos Concilios de San
Principes, y a ocuparfe en los de Carlos.
íu Iglefia, lo que el Obifpo executo Eílendiaíe fu providencia , y
todo el tiem poque vivió nueftro capacidad immenía . al recibimiento,
Santo. y charitativo hoípedaje de los Illmos.
Quando fe acercaba el tiem­ Prelados,. alojándolos todos con fus
po de celebrar el Concilio, empeza­ familias en el Palacio Arzobifpal,
ba á practicar por si miímo lo que todo el tiempo , que duraba el Con­
encarecidamente encargaba á todos cilio. Al acercarfe los Obilpos a Mi­
los fieles con fervientes, y devotas lán hazia. el •Santo , que fáliefTen a
cartas paftorales. Se retiraba a ha- recibirlos fu Vicario General, y gran
2er los exercicios espirituales de N. numero de gentiles hombres dé fu
Padre San Ignacio , entregandofe caía , á lo menos una legua antes de
todo a la oracion , y contempla­ la Ciudad. Iban los familiares de San
ción. En eílos exercicios eran mas • Carlos con todo el lucimiento con­
continuadas , y riguroías* íiis peni­ veniente á fu eftado , y que podia
tencias de ayunos, cilicios , lan- dar honor al Illmo. que recibian.
gricntas difciplinas, y las afpere- Llebabanle ampia facultad del Santo
zas i que le eran familiares. Por lo Arzobiípo para que enfraíle bendi­
común dormia quatro horas en la ciendo al immeñíb pueblo , que con­
noche ; mas en tiempo de los Con­ curría a eftas entradas. Iban á la Ca­
cilios quitaba mucha parte de efte thedral , en cuya puerta los recibía
fueño , dándole a la oracion , y ef- el Cabildo con habito de Choro , y
tudio. Defpues de aver implorado aviendo hecho oracion los condu­
el Santifsimo Arzobifpo la aísiíten- cían á Palacio , donde los recibia
cia del Eípiritu ■ Santo , procuraba, el Santo con un amor , y charidad
que todo fu pueblo imploráis la mif- indecible. Tratabalos con grande
raa afsU'tencia , comulgando ¿í Do­ humanidad , viviendo con ellos, co-
Gg mo
n 8 V id i ile San Carlos
mo con hermanos, comiendo á me­ niendo uniformes los todos
dio dia en la mifma mefa , que era los O bitos íe formaban los decre-
eíplendida 5 quanto fe podia confor­ . tos Synodales , y ié publicaban un
mar coa los decretos del Santo Con­ dia antes en congregaciones publi­
cilio de Trento. En ella fiempre cas. Al dia figuiente íe tenia la Set
avia lección íagrada , fermon , ó íion. formal del Concilio en la iglefia •
función literaria de los Clérigos del Metropolitana , donde fe publicaban
feminario. Algunos Señores Obiípos fegunda vez los decretos , y ratifi­
tenian tanto güito con el fanto , y cando íiis votos los Illmos. Obiípos;,
difcreto trato del piadofo , y fabio quedaban eftablecídos folemnemente,
Cardinal , que venian algunos dias como leyes conciliares. En eftas ac-:
antes , y fe partían algunos dias deí dones , ó S cisiones Synodales avia
pues de concluida el Concilio. Sa­ fiempre oraciones latinas en elogio
lieron muchos tan aprovechados de de los Synodos, y de fu importancia.
éftas intimas familiaridades con San Predicaban los Sulores Obiípos, y
Carlos, que fueron verdaderos imi­ algunas vezes el Santo Cardenal
tadores íuyos 3 y unos efpejos de vi­ En todo efte tiempo fe hazian fer-
da exemplar 3 y de la reformación de vorofosíermones al pueblo en la Ca­
2a difciplina ecleíiaftica ; hombres, thedral por predicadores Apoftoli-
que ’ fueron empleados de la Santa cos tres dias cada femana. La vípe­
Seds en negocios muy importan-' ra del dia de Seísion , ayunaban
tes. todos los Prelados , y fus familias
Eílando juntos en Milán to­ para rogar ¿l Dios por el acierto 3 y
dos los Padres del Concilio íe dif- feliz fuceífo de las deliberaciones del
tribuian en quatro congregaciones. Synodo. En la Capilla Arzobifpal íé
Una de Theologos; otra de Cano- leián dos lecciones de Theologia,
niftas para las materias de efta fa. una por la mañana, y otra a la tarde.
cuitad ; la tercera para los ritos Todas las tardes ié tenia oracion
eclefiafticos; y la ultima para cofas mental en la mifma Capilla con de­
pertenecientes a Religioías ; cuyo vota m: fica 5 y fe daban los puntos
eftado miro íietnpre el Santo Arzo- de meditación para el dia íiguiente,
bifpo digno de fus paternales, y a: que afsiltian los Señores Obifpos
fantas atenciones. Efcogía los hom­ con el Santo Cardenal. Mil otras fa-
bres mas doóbs de íu Arzobiípado, gradas invenciones ideaba , y ponia
y encargaba a los Señores Obiípos, en practica San Carlos para infpirar
traxeíTen dos Eclefiafticos los mas devocion , y eípiritual fervor a qoan-
doftos j y verlados en las materias tos concurrían al Concilio ,3 y á fus
de Concilios. Todos eran de las familias.
Congregaciones , a las que afsiftian Muy particularmente emplea­
tres , o quatro Obiípos para oir las ba fu zelo en la reformación interior,
diíputas, diligencia , y doctrina con y exterior de los Señores Obiípos.
qus íe examinaban los pantos Syno- Pedíales muy individual noticia del
diles. Controvertidas las materias, y modo con que cumplian todas íus
refuekas en las Congregaciones ds obligaciones , y íingularmente todas
los Padres dd Concilio , las propo­ las que les imponían el Santo Concí-
nía San Carlos en Congregaciones Íio de Trento , y los Concilios Pro-
íecr^tas de Obiípos; doncb le bol- vinciale?. Tenia ordenado por de­
vían k examinar, y difputár con nue­ creto de uno de fus Concilios 5 que
va diligencia Teníanle dos vezes al cada uno de los Señores Obiípos
dia eftas Congregaciones , y convi­ dicíTe cuenta muy particular en el
Con-
morromeo L tb. IL Cáp. X V l. 11 £
Concilio déíl^diftribucion ds íus to á fu p e r fo n a y carácter;" mas
rentas; en1que fe gritaban , como,' por el poco frutó , qiié avia cónfe-
y con quienes. El Santo Cardenal guido fu ¿cío. No deíiftió de el in­
era el primero en obedecer efte lau­ tentó dé corregir aquel Prelado. T o ­
tísimo decreto , que obfemdo fiel­ mó la pluma i y le eferibio una ter-
mente era de utilidad increíble para ga carta , en que iba poniendo las
las Igleíias, hoípitales , obras pias, obligaciones del Obifpo >y de quan­
y pobres de las Dioceíis. Se feñala- do en quando ponía eíta breve , „y
ba una junta , ó congregación de viva reprcheníion. T luego dirá ün
Ecleíiafticos inteligentes en eíla ma­ Obijpo j que no tiene que hazer ! T
teria , para que reconocieíTen la ácU aun no querrá oir las paternales
miniftracion, y quentas de los gaf- advertencias de fu Metropolitano.
tos , y recibos. Practica excelente Exhortóle paternalmente á* recono­
digna de las luzes de San Carlos cerle , y fabiendo que bolvia á Ro­
Borromeo , con la que algunos Se­ ma a dar quenta al . Papa de una
ñores Obilpos fe librarían de graves legacía , eferibió a íu Santidad amo-
eícrupulos ai morir; y fe harían dig­ tieítaíTe aquel Monfeñor Illmo* ciim-
nos de los Altares, fegun la maxima: plieífe fus obligaciones. Era el ObiP
un Obifpo limofnero es Santo. Ad* po muy amado de fu Santidad , de
vertía deípues á los íufraganeos todo quien avilado carinofamente , fe reco­
lo que juzgaba digno de corrección, noció , y com gió, el timan do efl.
y reforma , y fi fus paternales aví- adelante las advertencias de Sart
fos-no coníéguian el fruto , que de- Carlos 5 cuyo heroico eípiritu decía»
feabá , daba quenta al Sumo Pontí­ ra algo efte íuceífo. jamás cedía a los
fice para que lo remediaífe. Afsi lo relpetoS humanos, intereíándoíé' los
praéticó con cierto Obilpo de fu divinos >la gloria de Dios, y la íal-
Provincia muy authorizado , pode ■ vación ) ó perfección de las almas*
rofo 5 y ds grande valimiento en la que el Señor le avia. encomendado»
Corte Romana. Sabía el Santo mu­ Concluido efte íégundo Concilio
chos defordenes , que avia en lii Provincial con el eípiritúal fruto, con*
Obifpado j y que no folo no ponia fuelo de los Obiípos íiifraganeos , y
remedio ; mas dezía, que no tenia, aplauíb de todos , íe embió al Pon­
que hazer en fu Igleíia. Mando k tífice', para que le aprobaíTe 5 ó cor-
uno de íiis mas Íntimos, y zeloíbs rigieífe. Afti lo executaba con todos
domefticos fueífe a viíitar en íii nom- fus Concilios. Embiaba una copia a
bre a elle Prelado , que reíidia mas fu Santidad , acompañada de una
de fefcnta millas de Milán. Diols carta Synodal, firmada de todos loa
una larga carta 5 y una diluía inlmic­ Obiípos con uno de los Prelados, fu-
ción ds las obligaciones de un Obif jetandole a la authoridad , y juicio
po , con orden de que le la entregaf de la Santa Sede. En -eftando apro­
fe en propria m.tno. Executolo el fiel bado. por el Papa, le liaría imprimir,
domeítico de San Carlos con poco y le embíabá' á los Obiípos íüfraga-
fruto , porque el Obifpo mal lufii- neos,para^úé l'a!hizieífen pra&icar en
do , y no acoftumbrado a femejantes fus Dioceíis. Para que fuelle el íruto
correcciones, íe recibió- muy m al, y mas univeríal le embiaba fuera de íu
refpondio , que el Cardenal era im­ Provincia á muchos de íus Íntimos
portuno , y fe quería meter en to- amigos, Obiípos, Arzobtfpos, y
do. - _ Cardenales 4:Con quienes- eoníérbaba
Sintió efte defiire el Santo familiar -correfpondenciadeíde que
Cardinal, no por la falta do reípe- gobernó1iá-Iglefiaj como Nepote ds
Pío IV. CA-
ixo ffiÚít de San Carlos
Deípues de a lg u n o i^ P ’, deliberan-
CAPITU LO XVI!. do en el aífunto , y pefando todas
las razones con la celeftial pruden-
T R A N S F IE R E E L S A N T O cia , con que efcogia fiempre lo me-
Cdr denal.el Colegio de la Compa- jor , tuvo por mas oportuno , que
jiia de Jesvs del fitio primero á la la Parro chía de San Eftevan t¡ue-
Parrocbia de San Fidele , á pe- dalle corno antes. Agrególa los Par-
ja r del infierno alborotado con- ro.chianos de San Fidele, juzgando,
tra ejla tranf- que el fitio de efta Parrochia era mas
lacion. oportuno para los minifterios del
Colegio de la Compañía de Jesvs,
OS Padres de la Compañía de y el mas comodo para la fabrica,
L Jesvs ayian continuado los
minifterios de fu Sagrado
que ideaba el Santo,
Como conducía todas íiis obras
I j6p. Inftituto en unas cafas, cuya renta con fuavidad , y conftancia 3 quifo
pagaba San Carlos, y con cuyas li- proceder con paternal atención con
motilas diarias le , a rían mantenido los Feligrejes de San Fidele , aunque
hafta ahora. Defeaba fumamente el podia deponer como Príncipe abfo-
, Santo fundar, y eílablecer para fiem- luto. Llamó todos los nobles de la
pre el Colegio , afsi por el grande Parrochia 5 y les declaró fu intento
amor 3 que tenia a efta Sagrada Re* de transferir el Colegio de los Pa-
ligion, como por los fingulares fru- dres Jefuitas en aquel fitio. Todos
tos de piedad , que avian hecho en reípondieron á fu Eminencia, dan-
íu Ciudad, y Arzobiípado. Los co- dolé afectuofasgracias, por el favor,
natos, que avia puefto en los tres que les hazia en comunicarles un
años, que corrían , defde, que em- negocio , que dependía íblo de fu
bió los Jefuitas a Milán para mejorar- arbitrio. Que íi dependielfe de íu
los de fitio , y habitación, y poner- elección, ferian los mas aftivos agen-
_ , les renta competente para fu fubíif tes en efta obra ,.que tanto les con-
tencía , avian íido fin efeóto. Ahora venia para el bien de íus almas , fa-
'. ofreció Dios al Santo Cardenal oca- eilitandoles la frequencía de los San-
fion oportuna para perficionar íu tos Sacramentos. Entre todos los
a a i s ,obra 5 y contener fus ardientes de- nobles de la Parrochia, fe diftinguio
íeos. Murió por efte tiempo el Par- fobre manera Benedióto Alemán,
rocho de San Eftevan , y fe ofreció cuya familia lo deíeaba tanto , que
a algunos afeólos de la Compañia, todas las noches rezaban particulares
defeofos de la fundación del Colegio, oraciones para que Dios llevaíTe los
que efte fitio era oportuno para los - Padres de la Compañia de Jesvs a
minifterios d; los Jefuitas. Fueron a San Fidele. Diftaba poco fu cafa de
vifitar áel Santo Árzobifpo , y á co- efte fitio , y como tan piadofos , y
municarle fu idea , y pensamiento. favorecedores de los Jefuitas , que-
El prudentísimo Cardenal , deípues rían tenerlos cerca para fu confuelo,
de aver encomendado el negocio a y dirección. Moftró el Señor Ale-
N. Señor 3 cuyas luzes imploraba en man íu grande, y real amor á la
todos íus negocios, y coníeguia vi- Compañia en comprar para eftenfion
fiblemente , reípondió., que penfa- del fitio del Colegio una cafa , que
ria lo mas conveniente para la glo- firyió para fabricar mas comodamen-
ria de Dios , y bien de las almas, te. Compróla en grande precio;, y
únicos fines , que fe proponía en la dió liberalmente a la Compañia.
todos fus intentos 3 y refoluciones. Premio el Señor colmadamente k
Bor/onm Lih. ¡I, Cap. X V Ih tt i
efte- noble Milanes las buenas obras, ni labia la cania de nó paífar por
que hazia a íiis pobres, como jüMa- allí.. un hombre , que tanto íe fre-
geltad acoitumbra íiempre , eníéñan- quentaba antes. Con lió á uno de íus
do en el Sagrado Evangelio , y por amigos íü fiirioiá iniquidad , y íii in-
los efectos, que lo que íé haze con cento. Apenas le oyo , quando mo­
qualquiera de fus p-qu-eñuelos , lo vido fin duda de D ios, empezó á
recibe como executado con el Se­ exclamar : Es pofsible , que ayas
ñor millno. Y alsi lo que Alemán podido concebir tan horrible inten-
hizo coala mínima Compañia de Je­ to 1 Quitar la vida al que la da d
svs j lo gratiíico eite Señor , como tantos con fus limofnas? A l bienhe­
íi íe huvieife hecho al xniíino Jesvs, chor de todos los pobres Milanefes .í
Audior de íü Compañia. Pues reci­ A l mas altivo agente de quantas
bió en ella , como vimos, cinco hi­ buenas obras fe hazsn en Milán ?
jos de efte piadoíó Cavallero , los Dexa , dexa defignio tan malvado*
mantuvo , y dió excelentes virtudes, Con eftas, y femejantes palabras,
y talentos para que íirvdeíTen a íü inlpiradas del Cielo , no folo apar­
mayor gloria, y falvacion de las al­ to al aífefino de lü malvado intento,
mas. mas le movió a que fueífe á decla­
Lo que jesvs agradeció tan­ rarle con Alemán , y pedirle p ;r-
t o , y premio al noble Üenito Ale­ don. i an notoria era la fama de la
mán , irritó al infierno de manera, bondad de eite , que fe atre­
que por efta caula hu viera perdido vió el aflelino á poneríe en lü
ía vida , íi N. Señor no la prote­ prefencia , y declararle fu infamia.
giere con un milagro evidente. Sa­ Recibióle el piadoíd Alemán con be­
bían todos, que ei mas attivo , y nevolencia increíble, perdonole con
eficaz agente con San Carlos para íinceridad , y amor chriftiano , y le
que los jeíiiitas paflaífen a la Par- dio cinquenta doblones por fu arre­
rochia de San fid ele, era Benito pentimiento , y el a¿to de \irtud,
Alemán. Irritado contra efte Señor que acababa de hazer. Solo le encar­
cierto hombre pode rolo , rico , y gó á la deípedida, que hizieíle una
deíalmado , reíbkió quitarle la vida buena confeísion , y desafíe aquel
por mano de un infame aiíeíino. infame oficio. Apenas efte miiera ■
Para premio, y paga de efte enor­ ble falio de la caía de Alemán, quan­
me homicidio entrego cincuenta do­ do la calentura dexó libre al eníér-
blones al que tornj a lü cargo exe- mo , y pudo efte atender á fus ne­
curar maldad tan execrable. iialk- gocios , y al que tanto tenia en el
bafe por eite tiempo con perfecta Já- corazon , que era la translación del
lud , y robuftez el noble A le m á n . Colegio de la Compañía de Jesvs á
Mas el milmo día , que estaba leña- íü Parrochia de San Fidele.
lado para darle muerte violenta per El íuceífo , que hemos referi­
mano del aiíeíino , íin iáber por que do defeubre , que el infierno llebaba
cania tuvo un acceíó de- liebre, que peladamente la translación de los Jc-
le rindió á la cam a. Eíperaba en el flitas, que el Santo Cardenal que­
litio , y hora íeñulada el executor ría executar. Amotinó, algunos íeL-
de la maldad ; pero en vano , por­ greíes de la Ínfima plebe de la Par­
que la calentura de Alemán perti­ rochia con ocaíion de la benigi.-a
naz , y la podemos llamar piadoía, prudencia dd Arzobifpo. No con­
le detenia en íü lecho. Enfurecióle el tento .San Carlos con aver explorr-
alíefino , viendo , que no llegaba la do el deíeo , y animo de los noble?,
oportunidad de executar íü delito, llamó algunos del Pueblo , y los cc-
Hh mi>
iii n í a de Sti« Cárlos
'munico el miímo intento de poner ’ tefta dé que jamas confentírian en tó
los Jeluitas en íu Parroquia. Como que el Arzobiípo «defeaba. Con efta
el biien Jesvs quiere que lu Compa­ protefta en la mano , feguido del tur
ñia íiga en todo fus palios; y que en multo inconíid^rádo, parte al pala­
todas partes fea como Jesvs: fignüm, cio del Cardenal, y puefto en fu pre­
cuí contradketur, una íéfial á que tenda , dize * y haze lo que no íe
le figan contradicciones eípécial- puede creer. Fue efta inldlencia de
mente, al fundar algún 'Colegio en manera , que el manilísimo Borro-
qualquiera Ciudad , afsi -avia de meo íé commovió algo 3-y dexó co­
luceder ahora. Apenas oyeron los de nocer la íanta violencia , que hazia
la plebe lo que el Santo Cardenal les a los movimientos indeliberados deíii
comunicaba j íolo por fu benignidad, corazon piadolo, mas confiante. De£
quando uno de los mas inJóierítes pacholos como merecía efte atrevi­
empieza á exclamar contra el Santo, miento inaudito. Mas para declarar
hazifcndoíe xefe de un fiiriolb motín. mejor , que eftaban inftigados del
AI ver efta infolencia, y tumulto, mal elpirícu , en lugar de ■obedecer
qiiifo el benígnifsimo Arzobiípo de­ a fu Santo Prelado , íalen de lu pre-
xar imperfeta lü obra : huviera ce­ lencii, y van a prelentarfe con la
dido al alboroto , fino le huvieífe miíkia preteníion al Senado. Reípon-
hallado prefente el Eminentifsimo dioles el Preíidente de aquel auguf-
Cardenal Grivelli, hombre de fingu­ to 1 ribunal, que fe aquietalfen , y
lar prudencia, y conílaflcia. Elte obedecielfen al Santo Arzobiípo,
Eminentifsimo tomo por lu quenta que íolo deíeaba la mayor gloria de
la defenfa del Santifsimo Cardenal iuios, y lu bien eípiritual, y tem­
Borromeo , y de -los Padrés Jefui­ poral. Con efta reípuelta del Sena­
tas , diziendo *, que no erá júfto, que do mas enfurecidos, que nunca cor­
lu Eminencia cedieífe a la irracional ren á Ja Parrochia de San Fidele,
infolencia fde aquel pueblo amotina­ fe apoderan de las llaves , y ponen
do. Que no era decóralo a lu per- una guardia de los mas atrevidos*
foná, y dignidad , y muy contrarío para que impidan á los Padres tomar
á lá' gloria de D ios, y bien de las la poílclsion aquella noche, como de­
almas. Q.ie fu Eminencia debia tam­ feaba el Santo Cardenal. Al día fi-
bién atender al honor de los guiente embió San Carlos uno de íüs
j-fuit&s, que íe avian Jacrificado guf miniftros de julticia para que en-
tofos á fuinfinüacion de venir áMi­ tregalfen las lla ves , y le mando lie-
lán , donde avian vivido tres años valle prefo al que las tenia. Enton­
con lá incomodidad, que labia , y ces fe commueven mas los fediciofos,
haziendo los grandes frutos que eran tocan íi rebato la campana de la Par­
públicos en la Ciudad, y en todo el rochia , y concurre un gentío im-
Arzobiípado. Con eftas, y femejan- mcnlo del pueblo. Profigue el conf
tes razones alentó el Cardenal Cri- tante Cardenal lii intento , embian-
velli al pacifico San Carlos para do las perlonas, y miniftros , que
que no d^íiftielfe de fu intento. juzgo convenientes para aquietar los
El que avia levantado la van- lediciofos , y poner los Jeíüitas en
dera de fedicion, y conftituidofe pulleísion del litio , que les avia íé-
xefe del motín , junto muchas vezes ñalado. Viendo los tumultuantes, que
fus fequaces amotinados para delibe­ íénan obligados á ceder por la fuer­
rar , y llevar adelante íü cmprelTa. za , tímidos, y temerolos del cafti-
En una de eftas juntas fediciofas go fe retiran á fus cafas , dexando
hizo, que todos firmafíen una pro- lu temeraria empreífa. Tomaron los
Pa-
{Borromeo Lib. 11, iz $
Padres de la Compañía de Jesvs pof gran Maeftro de la Ardiitéóhtfa coñ
fefsion dé las calas > que les aviá todos los primores , que pudieíTen
deltinado fu Santo Fundador San contentar, y efectivamente conten­
Carlos Borroiftco. Emp izaron -aexer- taron a ñiieííro Santo , muy inteli­
citar £$ minilteriós con tal fruto, gente , tomo vimos en efte arte ma­
y conííiélo de los mifmos, que re- ravillólo de fabricar con lolidez? ■, fi-
íiftian arites, qie confelfarón avían metriá, hermoíura ■ , y .con todas lis
Iido incitados del común enemigo reglas , que preícribe. Salió muy a
ds fu bien , para privarlos de tantos güito del Santo Cardenal la idea , y
bienes eípirituales , y temporales co­ para que la execúdon fueíTe confor­
mo elpefában con lá vecindad de me al difeño , y al ardiente defeo de
efte Colegio de la Compañía de Je- confagrar Templó á Dios , y áfylo
§vs, Afsi calmo eftá borráfca en la á los fieles, folicitó , y coiifíguió
translación de los Jeiuitás del íítió todas las bendiciones del Cielo con
antiguo a efte de San Fidele. una folemñidad inágeftuóía. Quilo
Eftablecidos ya en elle fitiój efte devotirsimó Prelado bendecir
para que tuvieiTen con que mantener^ folemnemente >y poner la primera
le , fin fer gravófos a nadie , en lu­ piedra d e , efte fumptuofo edificio;
gar de las limofnás diarias, les feña- A cinco de Jünió del año de mil
Jo rentas annuáles de fu rica Abadía quinientos y fefenta y tiuevé ialio
de Arona. No foló exerdtaban los una devotifsimá, y mageíluofa pro­
Jefuitas los minifterios de predicar, cefsion de iá Igleuá del Doriío hafta
coníeflar , y repartir á los fieles ei el fitio , en que fe avia de Fabricar
pan de los Angeles, la fagrada Eu- la Iglefia. Iban eh efta lucida fun­
charifüa; mas abrieron también ef­ ción , y augufta ceremonia el Exce-
tudios públicos. Enfeaábán latinidad, lentifsimo Señor Goveítiádor de
y letras humanas eii el femiriário , y ' Milán Duque de Albüíquerque, acom­
por elta caula fold leyeron la Dialéc­ pañado de los oficiales Militares mas
tica } y Theologia moral efte primer diltiñguidos de fus Tropas; el Se­
año. Gozabafe el Santo Fundador nado eñ cuerpo con todos los Minif­
en los frutos, que veia de fu Colegio, tros fupremos, é Ínfimos , que le
que aun no tema comoda habitación, componen ; los Magiftrados de la
ni Templo capaz para el inumsfáble Nobilifsima Ciudad ae Milán ; toda
coacuri o , que concurría a confeíTar- la nobleza ; y en fiti el inumerable
fe , corculgar, y oír la palabra de pueblo , para cuyo concurfo eran es­
Dios Determino el magnifico San trechas las calles, y plazas de Mi­
Carlos, fabricar un Colegio digno lán. Llegó a nueltra pobre cafa s é
de fu piadofo , y grande corazon, Iglefia ella folemne procefsion , y
efpecialm;nte una Iglefia muy capaz, augufta comitiva. Celebró MiíTa Pon­
y de una idaa propriamente , y de tifical el Santo Arzobifpo , y para
todos modos peregrina. Porque le­ infpirar piedad a todos los afsiften-
gua refiere Giuíano , mando al cele­ tes, predicó un Sermón como fuyo,
bre , y nunca baltantemente alaba­ de la importancia de erigir, y con-
do Archite£to el Peregrino , hízief- lagrar Templos al Señor Dios de la
fe un difeño del Templo , que inten­ Mageftad. Avia mandado gravar en
taba fabricar a toda colla. Hizole elle la primera piedra efta infcripcion.

D.
flf Vida de San Carlos

D. O. M.
Carotus Borromaus S. R. Ecc. Tresbyter Cardinalis A rchfc
pijcopus Mediulanenfts hac D ivi lidelis Martyris JEde
reJlUmnda , lapidem túne a fe ritibus Ec-
€lefia benediítum primo pojuit
3. Monas; Julij
M .D .LX IX .

A l fin de la MiíTa , que avia can­ don , y de íu zelo , d.terminb vi-


tado joiemnemente ¿u Eminen­ fkar la Iglefia de Santa Maria de la
cia , bendixo la primera piedra con Efeala de Milán. Eita es una in-
todos los íantos ritos , que preícri- íigne Colegiata, férvida de gran nu­
be él Ritual Romano , y la pufo mero de Canonigos, Beneficiados,
para fundamento de la fabrica de fu y Capellanes, de nn Prepofito, un
iglefia, A efta bendición del Santo Arzipreíte , y un Arzediano. Lla-
íiguieron fin duda las ¿numerables, male Nueftra Señora de la Efeala
y copioías bendiciones 5 que el Cie­ d:l nombre de íu Fundadora Doña
lo ha -echado fjbre todos los minifte- Beatriz de la Ele ala , -muger deEer-
■rios, que los jeíüitas han exercido nabe Vizconti, Sal r dé Milún , á
en ella , y los frutos, que han pro­ cuyos íucceílores toca el Patronato
ducido íus Rtligioíos trabajos. Salió de efta Igleíia. Los Señores del Efta­
toda ella función lucidísima , llena do prefentan ios Canonigos al- Ar­
de feftivos aplauíos al Santo Carde­ zobifpo , quien les -confiere el titu­
nal , y de fincerifsimos agradeci­ lo ■ , y da la poíTeísion. C oa o por
mientos , y plácemes del Excelen tif cite tiempo xran Señores de MiLn
fimo Gobernador , Augufto Senado, lós Reyes de Eípaña , era Patrono
Noble Ciudad , Iluftre Nobleza , ■ y de la igleíia de 3a Efeala el podero-
piadofo Pueblo. Efte Templo del fo , y pradentifsimo Phelipe 1 1 . Tic-
Colegio-'de la Compañia de Jesvs - ne grand:s privilegios, que Francia
( fon palabras de Giuíáno .) puede Co .1 1 . Sforcia conlignió de la Santa
competir por fu grandeza , y mag­ Sede én el Pontificado de Clemente
nificencia con los mayores Templos VII. Pretenden los Canonigos por
de Italia. Teftitmnio p:rpctuo. a la uno de eftos privilegios fer exemp-
polteridad del magnanimo corazon éos de la vifita del Arzobiípopero
de eite grande Ar¿obilpo, fin fundamento, pues 3a mifma iiul-
la , que íe los concede, dize expreí^
CAPÍTULO XVIII. lamente ; Si wemrabilíifralris nvf-
tri moderni Archiepijcopi Medio-
I N T E N T A S A N CAR LO S T i ­ lani exprejfus ad id acceferit con-
f i a r Ja Iglefia; de Nueftra Señora fenfus : íi diere íü cxpreíTo confen-
de la Efeala , y efcandalofos excef- timiento nueftro hermano el nuevo
fos con que los Canónigas fe Arzobiípo de Milán; jamas Arzobií­
oponen ¿i lu vi- po alguno avia coníéntido en ti pri­
fu a. vilegio de eíTencion. en punto de vi-
fita , y menos le podia conceder el
"ORoíiguiendo el Santo Arzobiípo Sandísimo Arzobiípo Borromeo.Obli­
. Jt en las funciones de lü obliga- gado a pues, de fu conciencia , y
con
íBommeo Lib. íí. Cap . X V I I I ii ¿
con In authoridad legitima, de fu dig­ vando en efta forma. Que ninguno
nidad , intimo la viíita á los Ca­ fueífe olfado a ofender en la menor
nonigos de la Efcala. Eftos , que te­ cola lá jurifdiccion real, ni ufurpar-
mían la fanta; reforma , que San la ,*ío pena de fer caftigado íegun
Carlos iba introduciendo en todas las la íeveridad de las leyes. Efte vando
Igleílas de íii jurifdiccion , le dieron. general en nada íe opónia a la jurif­
a entender, que no permitirían la, diccion ecleílaftica, y ninguno le ob-.
vifita. Dezian , que fe violaban los fervaba mas exactamente ,. qiie el
privilegios de fu Igleíia , y fe ofen­ Cardenal Borromeo ; pues en todo
día la regalía de íu poderoío Pro-, el eftado de Milán no fe hallaría mas
tector el Rey de Eípaña. Con efte. fiel vaífallo al Rey de Efpaña , que
nombre de regalía , y derechos de. el Arzobiípo* No obftante lus ene­
la Corona Efpañola cubrían. fus de­ migos avian confeguido quanto ne­
fordenes i y d :fobediencia a fu legi­ cesitaban para vengarle de efte San­
timo fuperior eípiritual. tifsimo Prelado. Como eftaba en fu
h * J' ' M

Tenian los Canonigos de la mano interpretar las 'acciones d:l


Efcala mas fogofo el efpiritu de re­ Tribunal Ecleíiaftico a íu arbitrio,
belión á fu Arzobiípo ; porque le decidían en todas ocallones , que
fomentaban algunos enemigos decla­ contravenían al vando. En mil fuceí-
rados del Santo Cardenal. Las con-* fos, en que abiertamente fe ofendía
troverfias de jurifdiccion entre los la jurifdiccion Arzobifpal , embara­
Tribunales Ecleíiaftico , y fecular zando el curfo de fus Tribunales,
cftaban fufpenfas , mas no apagadas. tuvo San Carlos mucho , que ofre­
Aunque el Excelentifsimo Señor Du­ cer a D io s, pero nunca tanto co­
que de Alburquerque , y los Sena­ mo al tiempo de la vifita de la Igle­
dores pacificos, y virtuofos eíluvief íia de Nueftra Señora de la Efcala.
íen contentos , y íámfechos del pro-. : - Los Canonigos de efta ígle *
ceder de San Carlos , no podian fer fia defendidos con fus aparentes pri­
del miímo diótamen los hombres vi- vilegios , y mucho mas inflamados
ciofos , y turbulentos. Algunos de con el odio, que les infpiraban los
los mas efcandalofos empezaron á enemigos del Santo , tuvieron la o£
levantar la voz, y dezir, que el Go- íadia de refiítirle. Hizieron intimar al
vernador , y muchos de los miniP Arzobifpo j que deíiftiefle de una
tros reales dexaban perder los juítos empreña , que le feria impofsible exe-
derechos de la regalía. Que el Arzo­ cutar. Que fupieíTe eftaban bajo la
biípo , no folo exercia lin contra­ protección del poderofo Rey de las
dicción los derechos de íu Igleíia, Eípañas,cuyo brazo podría defender­
mas uíurpaba también los del Rey. los di qualquiera violencia. Que íiis
Tanto fupieron dezir, y acriminar Bullas Apoltolicas les eximían de fu
eftas íalfedades , y ponderar los de­ jurildiccion , y que fu viíita feria nu­
rechos ds regalía ultrajados, y ufur- la , como hecha íin jurifdiccion legi-
pados del todo, que el Governador gitima. Eltas , y femejantes razones,
fe vió preciado a dar alguna fati£ aunque del todo falías, e imperti­
facción a eftas quexas. T emia , que nentes , detuvieron algún tiempo al
en la Coree de Efpaña le tuvieífen Santo Cardenal, para no proceder
por negligente en coníer var los jiií- a la viíita. Como era la prudencia
tos derechos de la Corona. Para li­ miíma, y eftaba adornado de la
brarle de efta nota , que ya los ene­ máníedumbre de Jeíii-Chrifto , con-
migos del Cardenal Borromeo avian fultó fus derechos, y los privilegios,
hedió correr en Madrid, publicó un que falfamente fe alegaban , con
Ii hom-
lié Vida de San Carlos
hombres doítifsimos. No -hallaron la los Canonigos , quando vieron , que1
menor duda á'-la yurífdiccion Arzo- la. mañana del. dia treinta de Agofto
bilpal. Conociendo , 'queefte nego­ del año de mil quinientos y íéfenta
cio tenia mas dificultades‘de' las Que y nueve-hizo intimarles la viíita,por
fe dcícubrían, fomentadas de .algu­ medio de Monfeñor Luis Moneta.
nos miniftros dél Rey , lo participó ■ No íe puede dezir quanto fe con£
todo al Sandfsimo Fio V rogando a temaron los Canonigos con efta no-
fu Santidad le mandaífe- lo que débia 'tieia. Pufieron lin aprefuradamente k
executar en eftercaía Conlültolo el los divinos oficios, que eftaban cele­
' Pontífice con h madrirez,'-'que pedia brando , y'cerrando las puertas de
é! negocio, y ílendo inconteítable el la Iglelia, fe pulieron fobre el ce-
d'éi^echo de los Arzobiípos de Milán, menc rio -en habito de Choro. En­
mándo á Monléilor Oriftánetoj ocu<- tre los Canónigos avia un 'Calabres,
paBo ya en la Corte Romana , eí- mas proprío para Soldado Dragón,
cribieífe al Cardenal Borromeo , vi- ó foragido , que para cantar W ala­
ffraile la Iglefia de Iz Ejcala. . Lue­ banzas divinas en el eftado pacifico
go , que recibió efta refpueita del Su­ de la Igleíia. Elte arrebatado de íu
mo 'Pontifice , pudo proceder á la turbulento genio, y aun de inferna­
execücion de los ordenes de Roma. les für.as-, convocó algunos hombres
Se detuvo dos meíes para dar1lugar a armados , de aquellos , que con nom-
los Canonigos a. que enfraílen den­ bre.de valientes < 9 tienen realidad de
tro de si', ;y'fe fujetaffen a la obe­ defalmados. Con efta gente armada
diencia del Arzobiípo. fe pufo a la frente de fus Canonigos,
Toda la elpera , y dilación y al oir la intimación de la viíita, ret
del maníiísimo Cardenal fue en vano. pondió con vozes lobervias, y arro­
Cada dia íe -moítraban mas proter­ gantes. Que dixeífe al Cardenal, que
vos los Canonigos, y confiados en no tenía jurifdfccion para viiitar Ix
que ios favorecerían los Miniftros Igleíiá de .la, Eícala. Que. eftaba ba­
Reales, no tedian a ruegos , ni hu­ jo la protección real , que íabria de­
mildes fuplicas de los "que defeaban ténder fus derechos. Que á lo me­
fu bien. Como por tfte tiempo fe nos en eíta ocafion futífe detenido,
avia publicado el vando, de que nin­ y prudente, y que fe acordaífe del
guna períona fe atreviéíTe á violar rigurofo vando , que acababa de pu­
las regalías , juzgaban , qüe la viíita blicar el Excelentifsimo Governador,
del Arzobiípo le quebrantaba abier­ y no fueffe el ;prímero a quebrantar­
tamente. Eftá'oan vanamente íbber- le. Viendo Monfeñor Moneta tan
vios, fiados en fu quimérica protec­ infolente al Calabres, fe bolvió al reí:
ción real, que acaíb les prometian to de los Canonigos, que le eícueha-
los dcíkfectos al Cardenal Santo. Pu­ ban con mas atención. Mas el impío
blicaban , y voceaban efta protec­ Canonigo con íu efquadron armado
ción , y eftos derechos reales , juz­ le arrojó del cementerio , íin aten­
gando j que eftas vozes detendrían, der á fu carácter, ni al Príncipe
y aun intimidarían al Arzobiípo. Cardenal, que le embiaba.
Mas efte Santo Prelado era incapaz Poco deípues llegó el Emi-
de temores humanos. Tenia el don nentiísimo Cardenal Arzobiípo Ror-
de fortaleza , y confiante eípiritu romeOi a cavallo en habito Pontifical
de un San Ambrollo, y nada tan­ de viíita. Apenas vieron de lejos los
to deíeaba como morir por la de- Canonigos , que venia el Cardenal,
fenla de la immunidad 3 y derechos quando guiados del Calabres a la
de fu Iglefia. Pudieron conocer efto frente de fu eíquadron , íe pufieron
Borromeo L ib. 1J. Cáp.'XVll't. 127
a lít puerta d-1 cem<Jiteiio para exe- Santo Cardanal, y deícargaron taft
cútar las íacrilegás acciones , que no furiofoá golpes en.la Santa Cruz, que
-fe podian imaginar. Al primero déla tenia eñ las manos , que fue preci-
comitiva dd Árzobi'po 5 que lleva- fo componedla defpues para que pu*
ba la-infignik Caídinalicia , arroja- dieífe fervif en adelante. Enmedio
ron. con yioleftciá de la entrada de el de eftos furores arrebatados íe man-
cementerio , arrebatando las riendas tüvo -el Santo Cardenal fijos los ojos
del cavallo ^en qué iba. Executaron en el Santo Cíucifixb de 1.a Cruz,
el mifmo infulto con él que llevaba fin. .defplegar fus labios en un cxcef
la CruzArzobiípal. Viendo eftos &- :f0 tan inaudito , c increíble. Su Vi-
crilegos furores el Santo Cardenal, y tario General Juan Baptifta Caílello,
tan vilipendiada la dignidad de fu Prelado de valor, y zelo , fijó un
carador de Cardenal Arzobifpo , y cedulón , o cartel en que declaraba
Prelado ds aquellos Olfionigos 5 ba,- fixeoiilulgldos lós qué avian cometí-*-
jó pacificamente de^ la muía’ en qué do. tan atroz maldad, fujetandolos á
iba, fegun eítilo. Tomó eñ fu fagra- todas las cenfuras, y penas eclefiafti-
da mano la Santa Cruz para exco- cas. Mas profiguiendo en fo infolen.
mulgar a los facrilegos defobedien* cía los Canónigos , quitaron la ex­
tes , que con impiedad inaudita, no comunion , y por medio de uno de
folo refülian , mas injuriaban ármá- fo gremio 9 llamado Barbefta de­
dos fu dignidad de ungido dú Se- clararon excomulgado al Santo*Car-
ñor , como Sacerdote, como Car- denal, y entredicho de todas fus
denal >como Arzobifpo , y como funciones eclefiafticás. Executaron
Prelado fuyo. QuTo entrar en el efta maldad á fon clamorofo de las
cementerio , juzgando , que no ten- campanas de fu Iglefia. Eftos hechoá
drian atrevimiento para cometer mo* increibles confian de los proceífos
chos facrilegios en una acción fok, de la Canonización de Sañ Carlos,
y que reípetarian fu carácter. En que los fufrió con una humildad , y
juzgar tan benignamente de unos manfedumbre fuperioí á eftos furores,
hombres arrebatados ya de fuñas in- en quanto miraba á fu perfona como
fcrnales fe engañó el Santo. Por- particular.
que al acercarfe al cementerio con la De eftas turbulencias, injurias*
Cruz en la mano } vio el horrorofo y rieigos de fu vida fe Tetiró a fu
efpethculo , que no pudo venir an- Iglefia Cathedral para implorar lá
tes a íu imaginación. Los facrilegos afsifteñcia del Efpiritu Santo , y los,
valentones, a quienes dio la feñal, auxilios del Cielo. Eftuvo largo tiem-
e inftigó el impio Calabres, puíie- po immoblq de rodillas delante del
ron mano a las armas, y empeza- Sandfsimo Sacramento j orando por
ron á clamar neciamente : Ejpdña, fus enemigos y por el bien de fu
Efpaña. Como íí San Carlos, hu- Iglefia, y el acierto eñ lo que debia
mílde , y manfifsimo Arzobifpo fuef executár. Renovó , y confirmó la
íe algún exercito enemigo , ó de íentencia de exeomunion contra los
barbaros, k quienes acometen los Ef- Canonigos de la Efeala , y el dia
pañoles, clamando: Efpaña,Efpaña', figuiente los declaró incurfos en las
Santiago , cierna h Efpaña. Adon- penas , y ceníuras , que fulmina Bo­
de no llega la impiedad íacrilega, ■nifacio VIIÍ. en fo Bulla contra los
quando efta animada de furias intér- violadores de los Cardenales de la
nales ? No fueron íolo vozes, y Santa Iglefia Romana, nombrando
amagos los que executaron eftos im- al .Calabres , y algunos Canonigos
pios. Corrió gran rieígó la vida del mas culpados* Dió cuenta de lo ál­
ce»
12,8 Vida dt S a n .Cariof
.cedido por eíérito al Covernador de lencia del Sumo Pontífice , y toda
Milán, y al Senado , ad virtiéndo­ la a£tividad de fus agentes , íe dete­
les , que íi avian influido en efte nia la final conclufion de eftos ne­
eícandalo 5 aun tácitamente eftaban gocios mas de lo que convenía , y
comprehendidos en las miímas cen- parecía jufto al Santo Cardenal, E£
furas. Embió á Roma á Monfeñor .envía elte á íüs agentes 3 y amigos
Cefar Efpeciano 3 Canonigo del Do­ en las Cortes, de Roma , y Madrid,
mo , íujeto hábil, zeloío , y a&ivo para que procuraren feliz , y pron­
agente1 dei Santo Cardenal para to deípacho, mas fin quexaríé jamas
que informaíTe al Papa de tedo lo de nadie. Padecía los grandes traba­
fucedido. fue grande el fentimien- jos j- que le ocafionaban eftos diftur-
to de íü Santidad al oir k Eípecia- bios con un-corazon tan humilde,
n o , y reconocer el proceíTo de los. como confiante. Oiafele dezir por
hechos increíbles, que confiaban con efte tiempo con raro exemplo de
evidencia. Coníülto San, ,Pió V. el humildad las pal: bras del Profeta
calo con la prudencia s y madurez, Jon¿s: Tomadme, arrojadme al
que merecía, y como era tan indu­ mar , y ceffara la fermenta 3 co­
bitable , declaro los autos de Ear- mo fi efte piadofiísimo Prelado tu-
bclta nulos, y mandó comparecer vkíle irritada lajufticia de Dios , y
en Roma al Calabr.es, y algunos no íueíTe el que detenía el brazo del
Canonigos mas culpados: Eftos no Señor Omnipotente que quería caC
obedecieron 5 y fulminó excomu­ tigar los pecados del pueblo de Mi-
nión contra ellos; pero el Calabres liui. Donde padecía mas el crédito,
tuvo la ofladia , é imprudencia de y honor del Sandísimo Arzobiípo
partir a Roma a defender íu mala Borromeo era en la Corte de Eípa^
cania. El Cielo , que permite los de­ ña. Avian informado al Rey los
litos , y los conliente algún tiempo, miniftros reales fegun las faifas ideas
vengó en un inftante toaos los in- de regalía 3 que hazian valer contra
ííiltos de quien avia íido la principal los derecJios inconteftables del San­
caula. Quitóle Dios arrebatadamente dísimo Arzobifpo. Eftaba imprefsio-
la vida , fulminando la íéntencia de nado contra el Cardenal Borromeo
que nadie puede apelar, y menos el Supremo Confejo de Caftilla , a
los pecadores iníolentes. Sucedió lo quien el Senado de Milán avia da­
miímo k uno de los que defembay- do cuenta di todo , informándole
naron la efpada, y acuchillaron la fegun fu diCtamen, ó empeño aca­
Cruz del Santo Cardenal , dos , ó lorado. Como el Cardenal Borromeo
tres días deípues ds la violencia, era fin controveríia el mas fiel va (Tal-
muriendo de repente en un meíbn. lo , que tenia el Rey en todo el e£
Era vivo 3 y eficaz agente de tado de Mil .n 3 y acafb en toda íü
efte gravifsimo negocio en Roma bafta Monarchia 3 íenda todo el peíb
Monfeñor Efpeciano , y tenia tan de las calumnias con que le malquiC
favorable al Sandísimo Pió V. que taban con fu Soberano.
dezia publicamente muchas vezes: Tenia en Madrid , entre mu­
en defenfa , y protección del Car­ chos otros buenos amigos , íntimo
denal Búrromeo ejloy obligado en confidente al Iluftrifsimo Señor Nun­
conciencia á exponer mi vida. Es cio Juan Baptifta Caftanea Genoves
varón Santo , y redi/simo, que fo­ Arzobiípo Rofano , que elevado a
lo pretende la gloria ds D ios, y de la Tiara , fe llamó Urbano VIÍ. A
la Iglefia , y el bien de las almas. efte varón grande , prudentifsimo 3y
No obftante efta paternal benevo­ pjuy veríado en negocios arduos en-
car-
ffimomeo Libé 11. Cap. X V 111. Il f
cargó;-el Eminentifsimo Borromeo, 55 él miímo por, las honras de qus
fü fiel,amigo 5 íe íirvieiTe desimpref* „ vueftra Mageltad le ha colmado, y
Hollar al Rey de los malos olidos, 55 diré con toda verdad, y libertad
que fus émulos, ó enemigos le avian 55 íanta, que es , y fera ílempre el
hecho en la Corte. Tomo con tango 53 mas fiel. 5 y útil vaífaflo , y fervi-
empello efte negocio Monfeñor Nun-- a, dor de vueftra Mageftad , y de fu
cu , que logro quanro podía defear „ Real Corona. Chymera es , Señor,
el Santo Arzo'üiipo. Pidió audiencia „ penfar, que el Cardenal Borromeo
a- lü M a g e lia d y en eíla habló de 55 aípira á eftados íóberanos ágenos,
los negocios del Cardenal Borromeo quando ha deípreciado los que
con la energía , que pedia la jufticía 55 Dios 5. y V. M. le avian dado por
de la caula , y la intima amiftad, „ íérvir mas al Rey de los Reyes, y
que fe profefTaban delde el tiempo 53 por coníiguieilte a fu Soberano, en
en que Carlos le embio al Concilio j, la tierra. No fe debe prefumir er-
de Trento Habló el Nuncio al Rey ,3 ro r, ó ignorancia en lo que- el
en efta fubftancia: 53 Cardenal lia executado por la de-
r, Señor , es muy dificultofo, s, fenfa de la immunidad , y juríd- c-
,5 y arriefgado juzgar de las íntencio.- 33 cion ecleüaftica ; pues no ha da do
„ rtes de los hombres, porque el 3, páíTo alguno íin coníültarle con le 3
,, corazon humano es un abyiiiio, ■ 53 hombres mas fabios de Italia, y
5, donde penetran folo los rayos de 5, con el Sumo Pontitice s Vicario
,, la divina luz. Puedenfe defeubrir- 53 de Jefu-Chriíto en la tierra. Antes
„ algo por Jas obras , que íé mani- „ de executar lo que no podía omi-
„ licitan en lo exterior. No hablo 55 tir fin grave efcrupulo de concien-
de los Miniftros de V. M ., que fe „ cia , procuró una amigable concor-
5, oponen a las íantas obras dd Car- 53 dia 3 pero en vano íiempre. Dizeii
„ denal Borromeo. Su intención fe- „ algunos miniftros de V. M. , que
5, ra muy reda , y á lo menos es fa- 3) les mueve á fus procedimientos
5, grada 5 mientras le cubre con el 35 tan irregulares , por no llamarlos
5, velo de la Mageftad real, aunque „ injultos 3 la defeníade vueftra reza-
5, k vezes fe han deícubierto vicios, y 55 lia.
5, pafsiones , que han querido ocal- 33 Hablen los efeétoS, y obras,
,3 tarle con el manto de la foberania. j3 que fe han feguido al vando efean-
3, Hablare folo de la innocencia de 3, daloíó , que atropello todo lo fa-
33 vueftrp fid val Tallo el Arzobifpo „ grado de la immunidad. Pueden fer
3, Cardenal Borromeo. Las perturba- „ regalía de un Rey tan piadofc , y
,5 clones , que ib han vilio eftos 5, por anthonomaíia el Catboüco,
„ dias en Milán , no tienen origen „ los vicios , los adulterios públicos,
„ de íü Eminentifsimo Prelado , in- „ las íimonias toleradas , las injurias
5, c..ipií¿ de los delitos, que fe le im- 53 atroces contra lo mas íagrado de la
,3 putan. Dízen, que el Arzobiípo es 5, Igleíia ; y en íin el atroz 5 e inau-
,3 ambicioíó de jurifdicciones, y aun „ dito eícandab de los Canonigos de
„ interefes , que no puede tener fin 3, la Efeala contra- fu Arzobiípo , y
33 uíürparlos a vueftra real Corona. 3, Santísimo Viíitador - Efte delito
„ Es incapaz vueftro fidelísimo Ar- „ tan infame 3 que iia llenado de eí-
„ zoMfpo ds penfamientos tan ter- 3, candalo toda Italia , y llenara el
„ renos , y tan indignos. Sabe lo „ Orbe Chriftiano , íe cometió con
„ mucho , que fu cafa debe a vueítra „ la gritería eícandalofa de viva Ef-
„ Mageltad , y a fus auguftiísimos „ paña , viva el Rey proieLlor de
3, predeceíTores} y mas, que todos )? *fta I g l e j i a y otras vozes , que
Kk es
130 Vida de San Carlos
„ es mejor pallar en filencio. Tan rior 3 Arzobiípo, y Cardenal los
33 lejos eftá. fer regalía elte efeanda- tenia íümamente inquietos , y tur­
33 lo en el piadolo, y augufto pe- bados. No podian dexar de cono­
33 cho de V. M ., que ha mandado cer lü eícandaloío delito. Para dar
33 fe les abandone a fu Juez legitimo algún color á fus exceífos procuraban
33 en efta caula el Cardenal Arzobií- interefar en fa mala caufa a los mi-
„ po , y el Sumo Pontífice. De efte niltros reales. Acudieron al Senado,,
33 íolo hecho puede deicubrir la alta diziendo , que á efte fupremo Tribu-,
,, penetración de V. M. , íi lo que nal tocaba defenderlos , como k
33 han executado algunos miniftros hombres , que avian expuefto lü ho­
„ en Milán contra fu Arzobiípo, nor , fus bienes, y perfonas por los
„ procede de lü obligación de de- derechos del Rey. Entre los Senado­
33 fender la regalía, ó de las mas res avia algunos poco afectos al San­
3, baítardas palsiones , cubiertas con to Cardenal , y necefsitaban poco
„ elte íagrado manto. . También fe para tomar empeños 3 que le molef
33 deícubren los exceífos, ó eícanda- tallen a la lombra de defender las
„ los perjudiciales a la íoberania , y regalías. Ellos ofrecieron patroci­
3, piedad de V. A . , que fe íégui- narlos 3 y fueron al Excelentísimo
31 ran indubitablemente,!! el Carde- Governador , a quien repreíéntaron
3, nal Borromeo no es atendido del tantas falíedades contra el Santo
3, podero'b empeño de fu Rey 3 y Arzobiípo , que íe vio como forzado
33 Señor. Efto pide á V. M. por mi a eferivir al Sumo Pontífice fobre ef­
„ medio , íü mas rendido , y humil- te negocio: quejabánfe del Cardenal
3, de valTallo el Arzobiípo de Milán, Borromeo , como de hombre infle­
33 y le ruega encarecidamente le dig- xible , que con buena intención,
„ ne mandar , y diíponer lo que fea mas con zelo imprudente , ponia al
3, para mayor gloria de Dios , fal- eftado de Milán en peligro de ruido-
3, vacion de las almas , y fervicio de fas turbaciones: pedia á fu Santidad,
V M. Afsi habló el Nuncio con to­ feilrvieíTe moderar los ardores del
da la energía de íu eloquencia , que Arzobiípo 3 amenazando eftrañar al
le dio la juftici.a de la caula, y la bue­ Santo de los dominios del Rey por
na amiftad del Cardenal Borromeo. evitar mayores daños. Bien cono­
Lo que agrado al Rey efte diícurío ció el Santifsimo Pió con fu gran
fe conocio por los ordenes , que íe prudencia , y con las luzes del Cie­
dignó embiar á Milán en favor del lo ,. que algunos mal iutencionados
Arzobiípo , y contra las temerarias, avian forprendido la bondad , y ze­
ideas de los Canonigos de la Efca­ lo del Excelentísimo Governador,
la , como deípues veremos. y que todo era machina del intierno
para impedir los progreífos de re
CAPITULO XIX? formación, y bien de la Igleíia de
Milán. Con elte conocimiento , y
E S C R IF E S A N P IO V. DO S con la celeftial prudencia , y forta­
Breves al Gobernador de Milán leza de que eftaba animado San Pió
fobre el hecho ejcandalofo de los V. eferivió al Governador de Milán
Canonigos de la dos Breves dignos de eftampar-
Efcala. fe aqui. Dize el pri­
mero.
O que avian executado los Ca­
L nonigos de la Efcala contra
fu Santo , y legitimo Supe-.
Co)

AM A-
(Bmome& L ib . 11. Cdp. X I X . 131
ofenía de la modeftia , que profeíTa
A M A D O HIJO , SALUD , Y fu eftado , y de la dignidad del Car­
Apoftolíca bendición, denal ; queriendo nos por el oficio,
que nos ha encomendado el Omnipo­
Emos fabido con el fumo íen-
H timiento, que pide la impor­
tancia del fuceíTo en orderi
tente Dios reprimir la malicia de los
hombres , no podemos fin culpa de-
xar de dar & los Canonigos el jufto
á la controvertía de nueftro amado caftigo , que denen merecido. Para
hijo Cardenal Borromeo , y los Ca­ eñe efedo creemos, que fienao ne­
nónigos de Santa Maria de la Efca- cesario V. E. dará el auxilio , que
la por muchas razones. Sentimos peníamos, y no querrá , que fe per­
ver depreciada la dignidad Cardi- done la pena de tal culpa. Por lo
nalícia , a nos, y a efta Santa Se­ que toca a las controvertías entre V.
de Apoftolica, principalmente, por­ E ., y el miímo Cardenal , embiare-*
que ion perfonas Eclefiafticas , que mos con brevedad á Milán un Nun­
aun quando fuera atropellada por cio,que os expondrá plenamente nuet
otros, debieran ellos reípetarla , y tra voluntad, y fentimiento, que no
defenderla. Ademas , que el atrevi­ fera menos útil al govierno de eíTa
miento de hombres facinoroíbs, que Provincia , que a la coníervacion de
dan oídos con gufto a femejantes dif los derechos de la Iglefia. Quanto al
coídias ' entre perfonas EclefiaíHcas, Capitulo de la carta en que V. E* nos
particularmente, quando ay excomu­ dize y que el Cardenal es hombre
niones de ambas partes, íe haze ma­ pertinaz , y precipitado en fus Con-
yor con femejantes íiicefTos s con viejos, íi bien damos el crédito , que
los quales toman mayor animo pa­ fe debe a vueítras palabras, todavía,
ra preíumir , é intentar cofas mayo­ acordándonos de las acciones, y con-
res ; principalmente , íi les parece fejos de aquel tiempo en que vivien­
eftar feguros con la gracia, y au- do la feliz memoria de Pió IV. nuef­
thoridad de grandes Principes. De- tro predeceíTore fu Tio , trataba los
xo de ponderar, que no íe pudo negocios de la República Chriftiana,
aver hecho agravio , y menofprecio no podemos juzgar del Cardenal tal
a miembro tan honorífico de la San­ coía , ni avernos entendido , que aya
ta Iglefia , íin que al miímo tiem­ íido tenido de otros en tal concepto;
po fe haga k nos, y á efta Santa Se­ porque á íer eíTo afsi , íeria impofsi-
de. Debian los Canonigos, íi tenian ble, que en el difeurfo de tanto tiem­
alguna razón para confervar los di­ po en que tuvo el govierno de la Igle­
chos privilegios, tratarlo con el Car­ íia , no huvieíTe dado alguna feñal de
denal , no con violencia , ni con ar­ eíTe íinieftro. Lo que a la verdad nos
mas ; mas por medio de la juílicia, parece coía dura es , que aviendo
y remedio , que dan las leyes: no Dios dado a effa Ciudad un Paftor
les podian faltar caminos de protef adornado de aquella entereza de cof-
tas , y otros medios juridicos;' y tumbres , y fantidad de vida , que
tanto mas debian hazerlo , quanto, ninguna otra cofa buíca , que la lal-
como hemos entendido , el Carde­ vacion de las almas , que le han en­
nal efta en poífefsion de viíitar eíTa comendado j y íe esfuerza para qui­
Igleíia. Mas , porque ellos con íii- tar los vicios 5 y enmendar quanto
geftion del enemigo del nombre puede las malas coftumbres , le atri­
chriftiano, perturvador de la concor­ buyan los que le debian amar, y ala­
dia de los Ecleíiafticos , han llega­ bar defectos , que eftan tan lejos del
do á términos, que no podian fin Cardenal, quanto el efta lejos, no
fo-
1 31 Vida de San Cmos
folo de todo vicio, mas de qual­ certeza donde miran todos íus pen-
quiera fofpecha de defecto. Es fin du­ f?mientos, y acciones , y las de los
da ciertiísimo lo que la verdad raif miniítros , :de quienes fe íirve , nos
ma enféña por boca del Apoftol, vemos^ forzados á juzgar , que to­
que aquellos , que quieren vivir pia, das eftas coías fon movidas por: mi­
y fantamente en Chriíto, eftan apa­ tigación de'aquel enemigo del nom­
rejados á las perfecuciones, cuyo fru­ bre chriftiano , del qual es proprio
to es dulze , y fin glorioío.a. los que impugnar la concordia, dividir las
padecen con voluntad por íu íanto colas unidas 9 y calumniar las re¿tas:
nombre. Dado en Roma en el Pala­ el qual aviendo vifto defde el princi ■
cio de San Pedro á diez de Septiem­ pió quantas cofas buenas , y egre­
bre de mil quinientos ,y:fefenta y nue­ gias le podian hazer , íi entre V.
ve. Año quarto de nueftro Pontifi­ E. y ef Cardenal huviera ávido
cado. correfpondiente concordia , no olvi­
dándote de fu embegecida malicia,
SEGUNDO BREVE. ha comenzado á confundirlo todo,
buícando ardides., y engaños con
Mado hijo &c. A las cofas, tanto mayor cuydado , quanto.. co­
A que nos eferivifte en las dos
cartas de veinte y ocho de
noce , qup los 1íervos de Dios con
mas vehemente .ardor aípirari á la
Septiembre , refponderémos , acor­ patria cefeítial.: Afsi animó a los Ju­
dándonos de las palabras del Apoftol, díos a dar por embidiu la muerte a
y de la perfona , que reprefentamos: nueftro Señor, y Redentor. Afsire-
que padezcamos propuefta toda con­ duxo^ tantos foitifsimos Toldados de
tienda : trataremos íolo de las coías Chriíto a tanta íüerte de tormentos,
neceífarias; porque lo reftante de ■las y muertes horrendas por medio de
cartas es tal, que. mas fe deben paffar hombres engañados por faifas apre-
con una paternal difimulacion , que heníiones. Mas afsi como la admira­
penetrarlas con diligencia ; porque ble íabiduria del coníejo divino hi-
nos , afsi como amamos con verda­ 20 , :que todos aquellos impíos esfuer­
dero aféelo á V. E. , quiíieramos, zos íe bolvieífen en daño del mifmo
que las cofas, que le hemos de eícri- eonfultor , y le hirió con la mifma
vir 5 no fean menos para la falvacion cípada; afsi debe advertir V. E.,que
de fu alma , que por defenfa de; la vive entre hombres, no fea por me­
verdad , y de la jufticia , y como ta­ dio de ellos tentado del aftutifsimo
les defeamos íümamente } que V. E. enemigo , y que lo que entiende ha­
las reciba, y agradezca , y rogamos zer juitamente por mantener la ju­
al Señor haga, que penetren vueítro rifdiccion real, no fé buelva en fu
corazon con quanto ardor de cha- mayor ruina por oculto coníejo de la
ridad paternal os las avernos eícri- divina providencia. A cerca del co­
tb. Y por comenzar a refponder á nocimiento de la caufa contra los
la parte de las cartas, en que aveis Canonigos de la. Efcala , como V.E,
eícrito tantas cofas de las coílum- pide con tanta inftancm, juzgamos,
bres, é intentos del Cardenal , os que el negocio no da lugar á que
affeguramos con verdad , que íi nos podamos complacer á vueftra deman­
no tuvieífemos pleno conocimiento da , y ruegos, fin romper una anti­
de íü vida , coitumbres, confejos, y gua coftumbre de la Sede Apoftoli-
defignios, por lo que nos eícrivis, ca j por la qual f e ha acoftumbrado
quedaríamos con animo íüfpenfo , y fiempre conocer de las cauías mas
dudofo j mas porque fabemos con graves; y ninguna lo puede fer mas,
que
*" Borrmso Lib. 11, Cap. X I X . i s¡ $
que aquella en que íe trata de lo Pió IV* nueftro predeceíTor de feliz
que toca a un Cardenal de la Ro­ memoria , haziendo el viaje íe le di­
mana Igleíia, orden , como todos xo de orden del Pontífice , que no
íaben el mas conjunto i nos , y a vinieífe a Roma , que íi llegaba la
la Santa Sede Apoftolíca. En quan­ haria prender, y encarcelar* Y avien-
to á -las letras apolloHcas prefentádas do defpues apaciguadofe el Pontífice
por el Embaxador del Rey Catho- por medio .de un Cardenal, y ob*
lico } nueftno charífsimo hijo, en que tenido facultad de fer abíuelto , y ve­
efta .ordenado por León X. nudtro nir á Roma á hazer fu Embaxada
predeceíTor , que. las caulas de . eíTa antes de íer avilado de aver ■ confe*
Provincia de Milán no fe conozcan guido la gracia , y que; pudieíTe ve*
fuera de fu jurildiccion , quando fue­ nír a la püeíéncia del Pontífice > mu­
ra tan. cierto, como íe afirma, con rió,diíponiendolo afsi la divina, provi­
todo eíTo, a nos toca moderar las dencia para atemorizar con efte
cofas concedidas por los Pontífices, exemplo a otros, y que. no pongan
nueftros predecesores , fegun la va­ las manos en femejantes cofas* Por­
riedad de los tiempos , y no haría­ que ciertamente al Cardenal no pue­
mos cofa nueva , ni injufta , fir de­ de fucedér'ícoía de máyot gloria,
rogáremos eíTas concefsiones, pidien- que padecer deftierro por defender
doio.:.afsi la calidad, y eftado de las los derechos de la libertad de lalglé-
cofas prefentes. Mas } no es n:cef- fia; y íi le vinieífe ocaíion de derra ■
lario' derogar en efta cauía ; porque mar fu fangre por la mifma caiifa,
en las miímas letras apoftolicas íe juzgara, que Dios le ha tratado muy
exceptúan clarifsimamente , no íolo honrofamente.' Mas fe trata del pro-
las, caulas de los Cardenales como prió ínteres de V. E* y de no redu­
es eíla , mas también las de los be­ cir por demafiada porfía el negocio
neficios. En quanto á la amenaza k términos, , que lo que hizieredes
que V. E. haze en las miímas cartas padecer al Cardenal con utilidad , y
de eftrañar al Cardenal, no folo de gloria propria para con D ios, y la
la Ciudad , mas también del eílado, república Chriftiana , no redunde en
por defender la jurifdiccion real, aun­ daño, y deshonor vueftro a viña de
que no faltaba , que reíponder por D io s, y de los hombres, anotan-
la julticia , y equidad , dexemos, ef­ d.oíe a perpetua ignominia de vueA
te capitulo con las, demas cofas. tro nombre en los annales de eíTa
Por la paternal benevolencia , que Ciudad. Hemos tenido por bien e£
os tenemos, os queremos amonef¡ criviros efto, no menos por el amor
ta r, que confidereis muy bien lo que os tenemos . , que por el oficio
que hazeis , y que de. iatento no os paftoral impuefto á nos -■ del Dios
reduzgais a términos de que no hal­ Omnipotente* Eíperamos., pues, que
léis camino , ó muy difícil de reco­ V . E. en efta caufa , y en las demás
braros. Y advertid , que lo que tocantes á la'confervacion, y aumen­
penfais hazer por defenfa de la ju­ to de la libertad, y dignidad Ecle-
rifdiccion real no fe buelva contra fiaftica , hará aquello , que conven­
vo s, como ha fucedido a otros mu­ drá á fu mucha piedad, y zelo de
chos. Confiderad también , no íiice- la Religión Catholica. Dada en R o­
da lo miímo , que años ha vimos ma en San Pedro á los ocho de O c­
en otro *, que íiendo Governador de tubre mil quinientos fefenta y nueve.
elTa Provincia de Milán incurfo en Año quarto de nueftro Pontificado.
las cenfuras Ecleiiafiicas , y fiendo Haftá aqui ;los dos breves dft
poco deípues embiádo Embaxador- a San Pió V. al Governador de Milán,
L1 dig-
134. Vida ue San Carlos
dignísimos de eftamparfe aquí por po. Avia procurado San Carlos, co­
la mucha luz que dan k las mas ar- mo protector déla Orden de los
duas memorias de efta hiftoria. En Humillados, reformar los exceífos
ellos fe ve el efcandalofb exceífo de infufribles de relaxacion, que íe avian
los Canonigos ds la Efcala ; el juf introducido en ella. A efte fin le avia
to fencimiento del Sumo Pontifice, dado el Santifsimo Pió V. todas las
y fu invidta ¿onftancia en defender facultades Apoftolicas para cita refor­
los derechos de la Santa Igleíia \ el mación, Los Religiofos coníintieron
artificio con que los enemigos del en la apariencia á todos los ordenes
Cardenal avian íbrprendído la pie­ de reforma , que fe les propuíieron
dad deí Excelentifsimo Duque de en el Capitulo :general de Pavia.
Alburquerque ; y en fin el alto con­ Mas algunos quedaron tan defabri-
cepto , qíie San Pió V . tenia de la dos , é irritados, que hizieron quan-
prudencia , zelo, y íantidad del San­ tas diligencias fueron poísibles para
to Arzobiípo Cardenal Borromeo. 1 mantenerfe en la libertad, y rela­
jación , que antes teman. Sus diligen­
cias, y esfuerzos fueron inútiles con
CAPITULO XX. el Cardenal Borromeo , que no ce­
día a otros reípetos, que á los de la
D IS P A R A N U N A R C A B lf- gloria de D ios, y bien de las al­
zazo contra San Carlos ; líbrale mas.
Dios mílágrqfamente la vida , j lo Viendo algunos mas furio-
que el Santo hizo defpues de íos , y perverfos de la Orden , que
efte furiofo no era pofsible vencer por camino
tiro> ■■ alguno la conftancia del Cardenal, 1c
conjuraron para quitarle la vida. Co-
Uando el Santo Cardenal Bor- ííió en la hiítoria es julio , que lé
Q *
. romeo fe hallaba tan oprimíT Cternízen los nombres de los heroes
do de pelares, calumnias,para
y íü gloria , é imitación de la
trabajos, que parece no podian fu- pofteridadj también deben quedar pú­
bir á mas alto grado, permitió Dios, blicos los nombres délos mal vados pa­
<|iie intentaíTen quitarle violenta , y ra fü infamia, y eícarmiento de los de­
alevoíamente la vida. Verdad es, litos. T res Prepoíitos, ó Superiores
que ella permifsion del Cielo fue de la Orden de los Humillados , de-
para declarar la inocencia del Santo pueftos por San Carlos conjuraron
contra fü vida. Sus nombres fon G e­
Preladó , y la protección con que le
amparaba el Señor 5 que acrifolaba rónimo Prepofito de San. Chriftoval
íüs virtudes heroicas con femejantes de Vercelli ; Lorenzo de Caravallo,
y Clemente de San Bartholome de
trabajos.Los enemigos füriofos delSan-
to Arzobiípo intentaban quitarle la vi­ Verona. Para efte execrable parrici­
da, y Dios permitiendo eftos malvados dio fe valieron de la confianza de
intentos, quería hazerle mas efclare- algunos fus femejantes; y deípues de
cido en el mundo, y mas uül inf bien conferida efta diabólica hazaña,
tmmento de fu gloria en la Santa bufearon un digno aífefino para tan
iglefia. Apenas feria creíble el furio- horrenda maldad. Halláronle en la
lo arrojo , y arrebatamiento de efte perfona infame de un Geronimo
fucelTo, fino conftafe de Bullas A pof Donato , por fobrenombre: Fariña,
tolicas, en que fe refiere , y de to­ indignísimo Sacerdote de la Orden.
dos los inftrumentos públicos Ecle- Apenas le propuíieron maldad tan
liaítkos, y fcculares de aquel tiem- execrable, quando fe ofreció a exe-
cu-
Borromeo Lib. 11. Cap. X X . 13j
cutarla con ta l, que fe la pagaíTen Armado y a , como íe pareció con­
con quarenta eícudos. imitador per- veniente , íé diípufo á executar íii
verfo de Judas, que por treinta d i­ deprabado intento. Parecióle tiempo
neros entrego á la muerte al Salva­ muy oportuno para ocultar íu mal­
dor del mundo , CJiriíto Jesvs, cu* dad efte j en que eftaba turbada 3 y
yos divinos palios íéguia el Santiísi- algo inquieta la Ciudad con las com­
mo Borromeo. Bufcaron los parrici­ petencias de jürifdiecion, y con el
das el dinero, y ño hallándole fá­ exceífo de los Canonigos de la Efca.
cilmente , difcurrieron dos medios la* Juzgaba bien el pérfido homicida;
para encontrarle , dignos de íu dia­ pues era mas natural difcurrir 5 que
bólica ínventiba. Fue el primero ro­ feméjante acción era mas propria de
bar la plata de fu Igleíia del Conven­ algún defalmado fecular , que de un
to de Brera de Miian el principal de Religioíb humillado. Difcurrió el litio
fu Orden. El fégundo fue , quitar la donde podría executar- íu execrable
vida al Theforero del Convento 5 y hazaña. Intentó al principió dar la
robar el dinero , que guardaba , fe-' muerte al Santo-Cardenal en la Igle­
un los ordenes de la-reformación- fia de San Bernabe , a donde folia ir
g >eterminaron executar erto ultimo* a dezir MiíTa frequentemente. Mas
como mayor delito. ■■'Bufcaronal The­ por providencia de Dios 5■ y fin que
forero , que era Fr, Fabio Simoneta, fe fepa él motivo dexó eí Santo por
obfervañtiísimo Religiofb de la Or­ muchos dias de ir a efta Iglefia.
den , a q'aien fe avia confiado el de- Impaciente el facinoroíb Fari­
pofito. Halláronle en oracion en la ña determino executar fu detestable
Igleíia 5 y Dios le libro de la muer­ homicidio en el Oratorio del Palacio
te por medio de los mifmos , que Arzobiípal. Era inviolable coftum-
le bufcabán para darfela. Porque dif bre de San Carlos tener oracion con
cordes entré s i, y altercando fobre fu familia,■y muchos otros, que aísifc
quien avia de executarla , echándole tian por íü devocion en íu Oratorio
un lazo al cuello , fe apartaron fin poco antes de anochecer. A efta de*
cometer el facrilego homicidio. votifsima función entraban libremen­
El famofo , e infame Fariña' te los que guftaban; y afsi pudo con­
cometió defpues el -facrilegio de hur­ fundirle el alTefino con los- que iban
tar los vafos labrados, y ornamen­ á la oracion; Concurrió un dia eil
tos de la Igleíia. Hizo una grande que acompañaba á San Carlos enJ
fuma de dinero ; quitóle el habito íü devoto exercicio el Eminentifsimo
Rcligiofo , y veftido de feglar, cor- Cardenal Crivelli; y por ño errar el
rio varias Ciudades de Italia harta, golpe con la femejanza del habito
que lo galló todo en la vida mas Cardinalicio , lo dilató para el dia
íenfual, y efcandalofa , que fe puede veinte y feis de Oótubre. En efte día
efcrivir. Con eftos a¿tos heroicos de infauftamente memorable por el
latrocinios, íacrilegios, apoftaílas, atroz delito , que pufo el colmo á
jiomicidios , y • deshoneftidades fe los excélTos, porque San Pió V. ex­
difponia a executar la maldad inaudi­ tinguió la Religión de los Humilla­
ta de quitar la vida á un Arzobifpo, dos , hizo Fariña fu execrable tiro.
a un Cardenal , a un Santo , á San A l tiempo en que la muílca cantaba
Carlos Borromeo. Aunque el Fariña el íagrado motete del Evangelio:
avia gattado en profanidades efcanda- Tentpus ejl , ut reyertar ad eum>
lofas el dinero, que avia hecho del qui me mifit ; llegando á aquellas
robo facrilego de fu ' Igleíia , hizo divinas palabras: non turbetur cor
otro para comprar dos arcabuzes. vejlrum ñeque formidet, difparó el
im-
V'tih de Sun Carlos
impío parricida fu arcabuz defde la grande abertura , cayó^ a los pies
pairea del .Oratorio , cargado con del Santo. Para mas viíible , y per­
balas , y machas pollas. No difta- petuo milagro hizo efta reverente
ba quatro brazas el Santo Cardenal, bala lina feñal muy perceptible en el
blanco de fu arcabuz, y de.íü infer­ cuerpo de San Carlos, que le duro
nal odia, y afsi dieron muchas ba­ toda la vida. De las poftas, unas
las , y poltas en el cuerpo del ino- rompieron la fotana- con que eftaba
centifsimo , y Santifsimo Prelado. veftido en muchas partes; otras en­
Efpantó el eflruendo a todos los pre-- traron muy dentro de una grqeífa
fa ites, y mas quando vieron a iii tabla , y moltraron íü eftrago , y
manilísimo Prelado, que impelido furia en la pared en que eftaba el Al­
del furiofo golpe , daba en tierra tar.- -Eftos naturales efeétos de las
con las manos, y pefo .de fu cuerpo. pbftas , y balas moflraban maravil­
M as, -6 maravillas de Dios las íobren atúrales quanto fe regiftra-
todo poderofo , que defiende mila- t>a. en el cuerpo. , y vertidos del
roíámente á fus fieles.. fiervos quan- Santo Cardenal. Confervó la fc tana,
o lo juzga, conveniente para íü ma­ paífada con las poftas , como infig-
yor gloria 3 y bien de fu fanta Igle­ ne reliquia Monfeñor Lanfranco, Pre-
íia ! Las balas, y poftas de que ef­ pofito de San Ambrofio de Milán. El
taba cargado el arcabuz , refpetaron roquete manchado , y roto .con la
al Santo Cardenal , y folo hizieron bala fe embió tiempo defpues al Car­
el efe¿to de reconocer muchos míla- dinal Sfrondato ; y éíte EminentiC
ros. Juzgó el Sanco , que eftaba íimo le regaló al Cardenal de Surdis
f erido de muerte , y levantando el
corazon á D ios, fe. ofreció victima
Arzobifpo de Burdeos , que le co­
loco precióla: reliquia en fu Iglefia
confagrada. a fu gloria , dando hu­ Cathedral. Los oblatos del Santo fe-
mildes gracias á fu Mageftad por el pulchro tienen la dicha de coníerar
fingular favor de morir martyr del en fu Iglefia la reverente bala , que
aelo de fu caía. Cominovieronfe to- no; atreviendofe a la vida de San Car­
d os, y querían falir del Oratorio, e£ los , cayó débil á los pies del San­
pintados del fogofo ellrepito , y pa­ to. De efta fuerte lo que los enemi­
ra inquirir quien fuefle el agreífor gos del Santo Cardenal maquinaron
implo. Pero íe lo prohibió el .San­ para quitarle la vida , y el alma a la
to , y mandó , que todos pcríéveraí-. Igleíia de Milán , firvió para la vida
fen en el íanto exercicio ae la ora­ únmortal , y eterna gloria ‘de efte fi­
cion j que continuó el devotísimo delísimo fiervo del Señor.
Arzobispo por un largo quarto de Luego que fe eíparció por la
hora , ofreciendofe muchas vezes en Ciudad el impio atentado , y exceA
facrificio al Señor; pues a íu parecer ío infernal cometido contra el Santo
eftaba herido mortalmente. Retirofe Arz.obifpo , concurrieron todos a
a. íu quarto , y defnudandofe las vef condoleríe „ y a dar por otra parte
tiduras, hallaron con alfombro , que mil plácemes al milagroío Cardenal,
coníoló k todos, muchos milagros, y humildes gracias al Cielo. El Ex*
que Dios avia hecho á favor de íü ceíenrifsimo Señor Duque de Albur­
ñel fiervo. Aunque caíi toda la mu­ querque , Governador del eftado, fue
nición del formidable tiro avia dado de los primeros, que llegaron á ren­
en el cuerpo del Santo Cardenal íe dir mil verdaderos obfeqnios k fu
hallo , que nna bala , dando fü gol­ Santo Prelado. Pues fu Excelencia,
pe en medio del roquete , no pudo en medio de las controvertías de ju­
paífar el vellido , y dexando una rifdiccion , amaba finceriílmamente al
San-
(Borromeo L ib é 21. Cap. X X .
Santo , y era fu cordial amigo. condenado^ k deílierro ( no íiendo
Ofreció a San Carlos todo quanto el agreífor ) y dos mil elcudos de
citaba en fu poder para defender oro. Renovó la publicación del van-
fu vida, y perfona. Vio el litio don­ do los días íiguientes, y tres conti­
de le avia cometido maldad tan exe­ nuos tuvo ceiTadas las puertas de la
crable ; el roquete , veftido, y ba­ Ciudad j para que nadie pudieffe fa-
la , quedando fumamente admirado ür antes de hazer la díügentifsima
de los prodigios 5 que regiftraba con pefquifa, que requería tal caló. Qui­
íiis ojos. Rogo al Santo Cardenal lo el Governador dexar una nume­
permitidle , que fus domsílicos fuef róla 3 y fuerte guardia al Santo Car­
fen examinados para hallar algún in­ denal ) pero la rehusó eftimando tan
dicio del delinquente, y empezar la apreciable demonílraciort. No obs­
fumaria , y hazer el caftigo, que tante el Excelentísimo Duque em­
merecía efte inaudito facrilegio. No biaba todos los dias diez Toldados*
pudo confeguirlo el Duque 3 aun­ que guardaíTen las puertas del Pala­
que íiis infancias por si , y muchas cio Arzobiípal j particularmente el
perfonas Religiofas durafíen halla tiempo de los ejercicios de oracion
íeis horas deípues de entrada la no­ en el oratorio. Vilítaba a San Car­
che. Agradeció San Carlos al Exce­ los muchas vezes $ y por mueftra de
lentísimo Governador la vifita 5 y una amiftad intima fe quedó folo á
los oficios de verdadero amigo , que comer con el Santo el dia figuiente,
executába con fu Eminencia. Mas le deípidiendo todos fus criados por íe-
dixo , que con eftimar íiimamente ñal de mas afectuúfa benevolencia.
los favores, que en efta ocaíion de­ El Senado en cuerpo , la Ciudad , y
bía a íii generóla amiftad , aprecia- todos los gremios mas reipstablés de
ria en fuperior grado , que fu Ex­ Milán rindieron los mayores reípétos
celencia mrafle por el honor, y de­ á fu Santo Prelado en eíta ocaíion*
rechos de la Igleíia , haziendo, que Córreípondió San Carlos con
ceíTalfen las acaloradas di putas.. A una fanta , y atenta cortelania a
efta fanta cortefania refpondió eí Du­ quantos le viíitaron en eíle tiempo,
que , que la rcfolucion, de puntos.de con el motivo de íii rielgo. Pero a
derecho no dependía de fu arbitrio. quien rindió las mas humildes, y ib-
Mas en lo que tocaba períónalmen- letnnes gracias fue á Nueftro Señor5
te a íii Eminentifsima perfona era. íu á quien debia de nuevo íti vida tan
defenfor, fu fiel amigo , y fu conf­ milagrofamente coníervada. Convoco
iante íer vidor , y que amiba la vida el Clero, y con una folemnifsima
de fu Eminencia , cómala luya pro­ Prbcefsion rindió á fu Mageftad lo*
pria, Moitro el Excelentísimo Du- cultos públicos " de agradecimiento*
qMé íer muy reales , y verdaderas e f debidos a íu amorolá protección.
tas fus exprefsiones. Porque la mifma Retirofe deípues á Gariñano , Con­
noche hizo publicar un vando , en vento de la Sagrada Cartuja , don­
que referia el fuceflo , afirmando, de íegun íii inviolable coí'tumbre , hi­
que el Santo Cardenal eftaba mla- zo los exercicios efpirituales de San
grofamente libre. Pufo pena de la Ignacio de Loyola, entregandofe
vida ? y coníifcacion de todos fus todo a la contemplación , y peniten­
bienes á qualquiera perfona , que cia. Pensó muy deípacio en el gran
no manifeftalTe los culpados en tan beneficio , que acababa ds recibir de
enorme delito , teniendo alguna no­ la bondad infinita de D ios, y con-
ticia de ellos. Prometió a los que les fagró de nuevo fu vida al bien de la
manifeílaíFen libertad de dos reos Santa Igleíia, como fi ahora empo
Mm aa-
1 3S Vida de San Carlos
fcaífe eí camino de la perfección, y Efparciofe por Roma j y por
ofreció al Señor emprender una vi­ toda la Chriftiandad lo liicediao en
da mas fervórala. Dió quenta al Su­ el peligro , y en los milagros , que-
cio Pontífice de todo lo fucedido Dios avia hecho para librar de la
en el rieígo del arcabuzazo ., cfcri- muerte al Santo Cardenal. Con efte
viendo á lü Santidad una breve car­ motivo recibió el Santo muchas car-,
ta remitiendoíe a la relación , que tas de fus amigos , y aun de Prin­
haría Monfeñor Qrmanetcx La car­ cipes foberanos, en que fe compla­
ta de San Carlos dize aísi : Santifi cían de los Ungulares favores , que
y)fimo Padre , Monfeñor Qrma* avia recibido dé Dios en efte lance,
„ neto referiya á ^.Santidad lo que abominando del agreíTor , y de fus
5, me ha liicedido avra tres dias. si. cómplices. Fueron muy Ungulares
5, bien le ha de caufar gran diíguA los elogios que todos hazian del San­
jj to j mas también le rnoltrark quan to Cardenal Borromeo en efta oca-
jj grande lia íido la mifericordia de fion, Dezian unos que Nueftro Se­
» Dios Nueftro Señor, que fe ha ñor premiaba á lii íiervo el ardiente
,, dignado ampararme . con tan ex- zelo por lu.gloria, y bien de la Igle­
„ traordinario moda Conozco lo ha íia con tantos prodigios. Que los be-
5? querido afsi lii divina Mageftad; ñores Obiípos debian tener por exem-
55 no por mi refpeto , que foy indig- plar de fus virtudes , y zelo al Ar-
55 no de tal favor, mas por el del zobifpo de Milán , confiando en la
„ oficio , y lugar , que ocupo , y protección del Señor a imitación de
M por darme mayor eípacio de tiem- San Carlos. Que Dios daría íín duda
35 po de hazer penitencia , como la corona de Martyr al Santo Carde­
55 labe lo.: he meneíter , ó por otras nal; pues avia ‘ expuefto fu vida por
» caufas, que no deben con curio- el bien de fu Iglefia , y que Iolo un
„ fidad inquirirfe. Tendrá V, Santi- gran milagro le avia quitado de la
„ dad en.eíte cafó mas porque ale- cabeza la corona del Martyrio. Que­
grarfe , ■que tener fentimiento.; do en proverbio , que el roquete del
„ Quanto a m í, doy infinitas gra- Cardenal Borromeo era de un
5>cías al Señor , y eíperó , que elle temple mas fino para defender,L la
„ accidenté caufara-algún fruto a. vida 5 que las lorigas mas bien
Mhonra y y gloria de¡ íü divina Maj fabricadas en Milán. En medio de
,5 geítad. Beíó los fantilsimos pies de: todos eftos elogios, y Ja univerfál
5, V. Beatitud , a quien defeo, y fama de todo el Orbe Chriftiano,
3, pido a Dios todo bien. Relpon- no faltaron algunos críticos, diremos
dió a San Carlos el Santiísimo Pia mejor , algunos impíos , que quifie-
V . de lii propria imano úna carta roñ poner en duda el fuceifo del aiv
como luya , digna de un tan gran­ ¿abuzazo. Dezian malignos , y em-
de Pontífice, y tan excelfo Santo. bidiolbs algunos enemigos del Carde­
Aunque el Rey Catholico fupo pron­ nal, que quanto fe avia divulgado
tamente por medio del Excelentifsi­ era artificio del Arzobiípo, y íüs do-
mo Governador lo lucedido en el meíticos para concillarle créditos de
rieígo del Cardenal Borromeo, man­ Santo. Como íi efte Santiísimo Ar­
dó fu Santidad á fu Nuncio , que fe zobiípo , que reíplandecia en el
lo participaíTe. A l miímo tiempo mundo, como un fol clarifsimo de la
fuplicaíTe al Rey Catholico, le dig- perfección mas heroica , neceísitaífe
naífe dar ordenes a fus miniítros en, mendigar luzes de virtud de las men­
Milán , hizieífen en ■ elle caío h ju£; tiras , y artificios Dezian al Santo
ticia, que merecía un delito tan enor­ íus.parientes-, y amigos , que tuvief-
me, fe
íBorromeo L tb. II . la¡), X X L 1$J
íe; mas cuydado ele fu perfona. Res­ derechos de la.Iglefia; Mas ¿juandd
pondíales , que Nueftro Señor le llegó a fu noticia el atroz delito déf
protegía por las oraciones de mu* arcabuzazo con todas las ci reuní tan-*
chas perfonas piadufas, que le en-^ cias de los. infames facrilegios de par^
comendaban a fu mifericordia. Que te del agreíTor 3 y cómplices, y ds
en la oracion .de la noche, cuyo las maravillas milagrofas de partd
concurío avia crecido deípues del del Santo Arzobiípo , np deli'be-j
rieígo de fu vida , tenia la mas íé- ró el .prudentifsimo Rey en Lla cáuía
gura guardia , y protección, de la Iglefia de Milán. Embió al inf*
tante ordenes repetidos al Gover­
CAPITULO XXL nador del eftado , y a todos fus rea­
les miniííros , para que luego diéíTen
E M B IA E L R E Y C A T K O LIC O todas las íatisfaediones, que debiait-
ordenes favorables el los negados de a Prelado tan íanto , y reípetable.1
la jurifdiccion de San Carlos los Que revócaífen el vando , que íe
Canonigos de la. Efeala fe. bu* avia publicado en perjuicio de los
millan, y fon abjueltos de juftos derechos dd los Tribunales del
las conjuras. Santo Cardenal. Que procedieífen
contra los culpados en él exceiTo eí*
i? 7 a
OS trabajos con que el Señor candolofo de los Canonigos de b TS-
L acrifola , y aumenta las vir­ cala, y que era de fu real agrado*
tudes de fus fieles íiervos, no eítuvieífen fujetos a la -vüita cíe los
fe continúan fin confuelos , y alivios. Arzobiípos de Milán. Para ¿alarmen-'
Por efte tiempo en que el Santo. te encargó al Excelentísimo Duque
Cardenal Borromeo padecía tan con-, de Alburquerque , que hizieíTe todas
tinaados ultrajes en fu honra , y pe* las diligencias pofsibles para prender,
Lgros de la vida , le confbb el Se­ y caftigar los culpados en ía maldad
ñor con los confuelos mas fbíidoa,' execrable del arcabuzazo, aprobando,
que defeaba. Pendian en la Corte de quanto halla entonces; avia ejecutado
Efpaña los gravifsimos negocios de' a favor del Cardenal Borromeo. Li­
la jurifdiccion Eclefiallica, y de la to s , y otros ordenes favorables á lo s.
regalía , difputados tan largo tiem­ . negocios de la juriídiccion Lcleíiaíti-
po , y acalorados con el vando real, ca coníblaron mucho á San Garlos.
y con el íacrilego íuceífo de la Efca- De la real benevolencia a fu perfo­
la. Era muy duaofa la refolucion, que na 3 y todas fus eoías eferi vieron di-
tomaría el Confejo Real: de Caítilla, fufamente al Santo el Unítrifsimo Se­
y la Corte fegun la impreísion , que ñor Monfeñor Nuncio Caftanea ; y
podian aver hecho el Senado de Mi- el Réverendifsimo Padre Fray Vin-
lán , y los Tribunales del Rey. Mas cencio Juftlniani, dignifsimo Gene»
avia llegado el tiempo en que Dios ral de la efclareeida:Religión DomL»
quería confolar á fu ílervo , y poner nicana , á quien el Sandísimo Pió V .
algunas treguas á tanto padecer por embio á Madrid para negocios muy
ahora. El Rey Catholico era muy importantes, y entre ellos para, loa
prudente , y religiofb; veneraba juf - de lá Iglefia de Milán. i
tamente la íantídad de San Carlos; Luego, que el Excelentísi­
eftaba muy bien informado , y per- mo Governador recibió los ordenes
fuadido del lluftrifsimo. Nuncio de la de la Corte , empezó á executarlo3
jufticia del Santo Cardenal. Eftos mo­ con gran güilo , gozandofe del que
tivos tenian del todo inclinado el pía- en eíle negocio podia dár al Santo
doío animo del Rey á favor de los Cardenal >fu intimo amigo. Revocó
el
140 Vida, de San Carlos
el ediéfco , 6 vando , poniendo todas tes de la publicación del van-
las cofas del Tribunal Edeíial'tico en do , que anulaba. Ordenó a
el eftado , que tenían antes de las todos los Gobernadores del eílado
turbulencias. A elta pronta revoca­ de Milán , puíieíTen á los miniftros
ción contribuyó no poco la piedad, de las audiencias Ecleliafticas en la
y timorata conciencia del Governa • poíTefsion que tenían de fu judicatu­
aor. Porque avilado dJ Sumo Pon­ ra. Todo fe executó como lo orde­
tífice , que fu Excelencia avia incur­ nó el Excelentifsimo Duque ; y el
rido en las ceníuras contra los que Canciller del Arzobifpo publicó el
ofenden la inmunidad , fe recono­ orden del Governador bolviendo á
ció comprehendido, y le portó co­ fu primer eílado, y vigor todos los
mo ta l, pidiendo , y recibiendo la Tribunales del Santo Arzobiípo.
abíolucion. Siendo precifo al Duque Profiguiofe en Roma' la grave cau-
por elle tiempo paflar reviíla alExer- fa del exceíTo cometido contra el
cito , que mandaba , no admitió las Alguacil mayor del Tribunal Ecle-
falvas, que fe le debian como a íiaítico. Y como los culpados vieron
Capitan General. Con ella humilde el favorable fembláníe , que iban to­
demonftracion daba exemplo a to- mando los negocios de la jurifdic­
dov los culpados , y les eníeñaba cion de la Igleíia , pidieron a lii San­
como fe deben temer , y refpetar las tidad la abfólucion de las cenfuras.
cenfuras de la Iglelia. Comunicó to­ Valieronfe de la mediación del San­
das las colas de elle arduo negocio to Cardenal, aunque le tenían tan
con el Santo Cardenal, y le luplico, ofendido , conociendo les haría todo
informaíTe á fu Santidad de fu pia- favor. Coníiguieron la- gracia del Pa­
doía intención , y defeo de obede­ pa , quien dio fus vezes al Arzobis­
cer al Pontífice, al Rey fu amo, y po para que los abfolvieíTe con tal,
también a íu Eminencia. Informado que dielfen a la Igleíia la íátisfaccion
San Pió V. embió un breve al Go­ debida. Defeando San Carlos 3 que
vernador para que le pudieíFe abfol- los culpados reconocieren fus excéf
ver lu Confeflbr de qualefquiera cen- los , y fe arrepintieífen finceramente,
furas , y afsiltir con fegura concien­ executó los ordenes del Pontifice con
cia a los fagrados myiterios de la Ecleiiaílica lolemnidad. Hizo diípo-
Natividad del Señor , que fe acerca­ ner un theatro , ó tablado delante
ban. Venia el breve con claufula ad de las puertas de la Iglefia Metropo­
reincidentiam ea cafo de que por to­ litana j donde comparecieron la vi£
da la Odava de la Epiphania no fe pera de la Natividad del Señor del
puíieíTen las cofas de la immunidad año de , mil quinientos y fefenta y
Ecleiiaílica en el eílado , que antes nueve los mas culpados. Eran eftos
tenían. En virtud del breve fue ab- el Fifcal, y Secretario de la jufticia
fuelto el Excelentifsimo Governador, real, que eftaban excomulgados def
y como tan pió , y religioío Princi­ de el primer exceíTo contra los minif
pe , executó quanto deléaban el Su­ tros de jufticia del Cardenal. Poftra-
mo Pontífice , y San Carlos. ronfe humillados en prelencia de S.
Efcrivíó de fu propria mano Carlos , pidiendo la abfolucíon , y
al Prefidente del Senado, mandán­ fujetandole á la penitencia laludable,
dole hizicífe llamar luego a los mi- que les ímpuíiciíc. Antes de la abfo-
niltros de la audiencia Arzobifpal, lucion v que humildemente pedían,
y en lu nombre les diseñe , que fe levantó el deftierro al Alguacil
ufaífen de toda lu jurifdiccion en la mayor del Arzobifpo , fe le bolvie-
forma , que lo ejecutaban an­ ron publicamente las armas, y jura­
ron
^orróméá Lib. 11. Cap. X X L 441’
foii eil tríanos del Cardenal , iio Sacro Santo Myílerk) de la Milla
ofender en adelante la jurlfdiceion con íerená obílinación. Mas avien-
de la Iglefia. Con eftas proteítas qué do fabido la deíáílrada muerte de Í11
fe hizicron por inftrumento publico caudillo , y que el Sumo Pontifica
fueron abfueltos de las cenfuras; y eftaba reíúeltó á ufar contra ellos to­
el Santo Cardenal hizo al mifrnó da la íeveridad de las leyes , empe­
tiempo un diíturío admirable del te­ zaron a conocer íu culpa, y humil­
mor , y reverencia 5 que fe debia te­ larle.
ner a eftas armas terribles de los Pre­ Queria eí Santiísimo Pió V.
lados Ecleíiafticos. Por no averias imponerles las gravifsimas penas a
reverenciado como debian algunos que condeiiá en femejantes cafos lá
culpados en eítá eauía tuvieron muer­ conftitueion dé Bonifacio Octavo, y
te repentina , y defaftrada. fe leen en el cap. Felicis de Peem±
Efte feliz luceíTo ,en las cón- ■tentia en el libro fexto de las De­
troverfias de la immunidad 4 y dere­ cretales. Entre otras penas ion la de
chos de íii Igleíia confolo muy par­ privarlos ipfo fa¿to de todos los
ticularmente á San Carlos.- Ño le Beneficiós Ecleíiafticos 3 y declarar­
confolo menos la humildad , y fu- los infames. A efte extremo huvie-
jecion eón que los Canonigos de la ra llegado la jtifta , y prudentifsimá
Efeala pidieron abíblucion de las feveridad del Santifsimo Pió , finó
gráviísimas cenliiras en que avian in­ huvieíTe interpueílo San Carlos toda
currido. A l ver los ordenes de lá fu authoridad , y el pódefr , que tec­
Corte de Eípaña ¿ y lo que mandaba nia en Roma. Empleó a favor de
á lus miniííros el Rey Catholico, co­ los Canonigos, que tanto le avian
nocieron , que el medio mas feguto ultrajado , y ofendido el crédito dé
era fujetarfe a Id obediencia de íu íiis amigos, y la paternal benevo­
Arzobiípo. Tanto depende el bien lencia con que le favorecía el Sumó
de las almas , y la quietud pacifica Pontífice. Eíle no pudo tefiftir á los
ele la Igleíia de los Principes tempo­ charitativos ruegos de Carlos, ni á
rales. Con un orden , con una infi­ las poderofas inftáncias de fus em­
rmación de íu real animo compo­ peños. Én fin cometió ía cauía de los
nen en un inflante lo que fio coníi- Canónigos de lá Efeala al Santo Car­
guen muchos años de difput^s, con- denal tan maltratado , y ofendidó
troverfias, y prolijos proceíTos en por eílos milrnos reos , que el Papá
los Tribunales; El Prepofito de la ponia en íiis manos. Ñó podian caer
Colegiata de Nueftra Señora de la en maños mas piadoías , y benig­
Efeala , hombre dócil, y no tan nas-. Porque efte Santifsimo Prelado
culpado en el efearidalo , pidió al era infigne perdoñador de íiis inju­
Santo Cardenal la abfolueion , y la rias , y foió defeaba el bien de las al­
«obtuvo. Diofela si Santo con íolem- mas , la reformación de las coftüm-
nidad publica delante de la puerta bres , y qúe íe dieíTe í&tisfacción a
de la Iglefia del Coíegio de lá Com­ lá immunidad , y á la Igleíia. Bieri
pañia de Jesvs, aviendo prometido rec'on'ocieron los culpados el gran. fa­
antes obediencia $ y recoñocidoíe vor j y gracia , que avian confegui-
íubditó de los Arzobiípos de Mi­ do eii tener por Juez ál mifmo á
lán. Los mas culpados , que aviari quien avian ofendido tan dcíéarada-
tenido a fu frente , -y íeguido los hiente. Sujetaronfe humildes„al San­
dsfafueros del Cálabres, al prind- to quien les abíolvió con grande So­
pio menofpreeiafoii las cenfuras, y lemnidad en publico para que efta
celebraban los divinos oficios, y el übléquiofa acción reparaíTe los efean-
Ñn da-
?, Ftiía de San Carlos
dalos 3 que avian ocafíonado les ex- comminaba , y huviera executado el
cefos arrebatados del dia de la viíi­ Sumo Pontifice. No obftante , man­
ta. dó fu Santidad 5 que fe refervaííe el
Hizofe efte ado folmne 5 y derecho de proceder jurídicamente
publico delante de las puertas deí contra los particulares mas culpados,
Domo en prefencia de un con curio que tuvieron atrevimiento para llevar
inumerable , que avia concurrido á gente armada, y hazer facrilega vio­
verle, Aviendo los reos confeíTado lencia contra el Cardenal. Fueron
fu culpa, y pedido humildemente per- pueftos en prifion los mas culpados,
don de fus delitos, y lá abfolucion, y quando eftaba para darle la ícn-
los abfolvió el Santo imponiéndoles tencia , y proceder á la execucion
penitencia ialudable. Deípues entra­ fegun el rigor de las leyes, fe Ínter-
ron en la Igleíia , poftrados delante pulo la piedad , y clemencia del San-
del Altar ,mayor , confeíTaron eftar to Arzobiípo. Coníiguió quanto pe­
fujetos a la jurifdiccion de los Arzo- dia k fu Santidad, y avien dolé remi­
biípos de Milán. Juraron obedien­ tido la caufa, los abfolvió como amo-
cia en manos del Santo Cardenal rofo Padre , imponiéndoles la leve
Borromeo , y le íuplicaron humildes penitencia de que diellen alguna li-
fe dignafle quitar el entredicho de mofna á la Iglefia de San Ambroíio.
fu Iglefia de la Efcala. Con efta Aun el facrilego Barbefta , que efpe-
ocafion hizo el Santo un bello dif raba un caftigo exemplar , y quál le
.curio fobre la importancia de efte merecía dé ■ la jufticia del Papa , lo­
a¿lo , y acompañado de los Canoni­ gró la clemencia de San Carlos, á
gos ya fujetos , y humillados partió quien avia infultado impíamente. Su­
en proceision á fu Iglefia. Reconcilio plicó nueftro Santo al Pontífice por
primero el cementerio , theatro fu- medio de Monfeñor Ormaneto, que
neílo de los efcandalos paífados; en­ tuvieíTe piedad de aquel milerable, y
tro en la Iglefia, y tomó poffefsion no le caitigaífe como merecía. Eftos
de ella -á cipco de Febrero de mil inftantes ruegos de San Carlos coníl-
quinientos y fetenta , con aplauib guieron 5 que folo fe le condenaíTe a
Liniverfal de toda la Ciudad. Entre aeftierro , y efte fe levanto prefto.
las penitencias faludables, que impu- Los críticos eftadiítas de aquel tiem­
fo á los Canonigos el prudente , y po , que tenian a San Carlos Borro-
fanto zelador de la gloria de Dios meo por hombre aípero, de genio
una fue. Que por eípacio de diez duro , inflexible , incapaz de ceder
años continuos fueire el Cabildo , y en Ius empeños, reconocían el error
Clero de la Efcala á' la Iglefia Cathe- de fu dictamen poi las heroicas ac-
dral en procefsion folemne el dia de ciones de fu dulzura, y clemen­
la Natividad de Nueftra Señora prin­ cia , que hemos re­
cipal fieíta de fu Igleíia. Que al tiem­ ferido.
po de la Miíía Pontifical , humilla­
dos delante del Altar mayor .á los
x°x
pies del Arzobiípo pidieíTen de nue­
vo perdón de fu gran 'delito , confeA % # ■#
ífc % # %#
fandofe lübditos obedientes á la jurif­ &* # #
* * # .

diccion Arzohifpal. * # %*
Todo lo cumplieron los Ca­ # * *
* #.

nonigos con grande gufto, viendo- #


%%
íe con eftas leves penitencias libres # X
flfc
de las penas gravilsimas con que los
CA-
(Borromeo L ib . 11. Cáb. X X lt . 143
fofpecha de los que podian aver con*
C A PITU LO XXII. jurado Contra fu vida. Pero el manfi£
fimo Cardenal, perfeóto imitador de
LOS C U L P A D O S E N E L A li- Jefu-Chrifto en perdonar a íus mor­
cabuzazo fon arreftados 5 y cafli■ ■ tales enemigos , relpondió a fu San­
gados; y San Pió V. extingue tidad. Que 11 bien conocia , que avria
la Religión de los Hu­ muchos dilguftados íje la fanta refor­
millados. ma , que avia introducido , no juz­
gaba en particular de ninguno , ro­
OR mas que fe ocultalfen los gando a Jefu-Chrifto los perdónale,
P
,

delinquientes en el atroz deli­ y bolvielíe á fu gracia. Que veia mu­


to del arcabuzazo , que di£ chas perlón as moleftadas de la jufti-
pararon á San Carlos , no podian cial real por efta caufa á los que te­
huir de la jufticia divina , que los ^ nia por inocentes. En fin , que lii-
deicubrio , y entregó á la humana. plicaba á IU Santidad, que perdonab­
La vigilante peíquifa del Excelentifsi- le benignamente a los que foípecha-
mo Governador Duque de Albur- l>a culpados.
querque avia profeguido cada dia con No era el rectifsimo juicio de
mas calor , viendo , que defcubria San Pió V. para dexar fin caftigo
no pocos indicios de los reos. En delitos, y lacrilegios femejantes , y
efta vigilancia executaba los apreta­ de tan malas confequencias. Mandó
dos ordenes del Rey Catholico, y á fu Nuncio , hizieíTe las mas vivas
fatisfacia fu generofo corazon , y lii averiguaciones en efte negocio para
arrullad con el Cardenal Santo. Pren­ delcubrir los reos , y cómplices, co­
dió muchos, y por las declaraciones mo lo executó. Por los indicios deí
fe iba defcubriendo , que los reos cubiertos ya- por los miniftros deí
eran Religiolbs de la Orden de los Rey de Eípaña , y.por los que él
Humillados. Sabia muy bien el San­ milmo halló , publicado el breve, re-
tifsimo Pontífice San Pió V. todas fultaron reos dos Prepoíitos de los
las diligencias, que de orden del Humillados. Uno era cómplice , y
Rey de Efpaña, fe hazian en el el otro labidor de lo que fe avia exe­
citado de Milán para hallar , y cafti- cutado. Fueron arreftados, y exa­
gar los culpados. Pero lu ardiente minados ^paradamente: fus teftimo-
7.elo por la jufticia , la immunidad, nios mifmos, poco conformes, los
y paternal afecto , que profelfaba al defeubrieron reos. Sintió tanto el
Cardenal Borromeo , no le conten­ Cardenal ver prefos aquellos Prepo-
taba con las diligencias, que otros fitos , que eferivió con grande empe­
hazian. E)eterminó embiar á Milán ño á fus amigos a Roma , en efpe-
al Iluftrifsimo Monfeñor Scarampa, cial a Monleaor Ormaneto para
Obifpo de L o d i, Prelado de gran que fuplicaíTen á fu Santidad en lii
prudencia , e induftria , para que nombre , uíalíe de mifericordia con
defcubrieíTe, y caftigaíTe los reos del aquellos pobres Religiolbs. Proíi-
inaudito facrilegio., Dióle un ampio guiendo la caula por los términos
breve con gravifsimas penas, y cen- judiciales , y del derecho , uno de
furas contra los cómplices , ó encu­ los Prepoíitos conjurados declaró to­
bridores ; y contra los que teniendo da la machinacion del horrendo aten­
alguna noticia de los culpados , no tado , y fus cómplices. Fueron pre­
la defcubrieíTen. Avia antes eferito fos , y condenados á, muerte. El in­
el Papa a Carlos, robándole pater­ fame agrelfor , apoftata Fariña , para
nalmente le dixelfe , II tenia alguna huir j y burlar las diligencias de la
San Cario?
jüfticia humaría , avia íentádo plaza San "Carlos, qtle le pidióflmparaífe
de íóldado en un prefidio *dc las ■una fobriíía , que dejaba défampara-.
Tropas del Duque de Saboya. Infe­ da. Embiole a dezir el Santo , que
liz hombre , que no podia burlar la lo ;hana con lumo gufto , y afsi lo
divina julticia ! Se íupo prefto en executó* Intercedió con San Pió V¿
que preíidio eftaba , y buícado de por otro condenado a galeras, ofre­
orden del Duqi¿c , le entrego íu ciendo , que feria en adelante buen
Alteza y diziendo , que fi en cafó tal iíeligioíó. Condeícendió el Pontífi­
refultaíTe reo fu proprio hijo le en- ce a los inflantes ruegos de San
fresaría de la jTiíinia fuertes I anto Carlosaunque le reípondió las pa­
veneraba efte .gran Principe al San­ labras de Jeremías: Si poteji ¿Etiops
to C arden al , y aborrecía delitos "mutare pelkm fuam , dando á en­
tan facrilegos. tender, 'que los Religiofos muy ma­
La íéntencia qtie fe fulmino, jos raras vezes fe corrigen de veras
y c-xccutó contra ios reos conforme de fas vicios.
a lo que íefultaba del proeeffo fue, A l tiempó , qué Concurrieran
que degradados fe entregaílen al todos á ver el laftimofo eípeclaculo
brazo feglar , y fueffen publicamen­ ‘de eftos fuplicios efpantofos , el mi-
te ahorcados. A veinte y ocho de fericordiofo Cardenal no pudo eftar
julio de mil quinientos y fetenta fe preíente a ‘éíla tragedia^ Aufentoíé
les degradó , y deípojó del habito con el pretexto de vifitar lós valles
religiolo 5 dexandolos en manos de de los Eíguizaros , y fe alejó quanto
la poteftad fecular para que executaf pudo de Milán. Caminó por aquel­
fe la fentencia* los montes, y afperezas con las in­
Los Prepofitos de Vercelli, comodidades r, que antes vimos, y
y Caravaggio , aunque eftaban fen- recogió admirables Frutos > produci­
tenáados a horca , fueron degolla­ dos de fü jprimerá vifita» Pafsó deí­
dos 5 como nobles j que eran. El pues á los pueblosque fon del do­
pérfido Fariña , y el Prepoíito de minio de los Eíguizaros, a la otra
Verona fueron llevados en un carro parte de los Alpes de Alemania*
al fuplicio. A l primero cortaron la El pretexto fue vifita? a la Condefa
mano impia con que avia diíparado de Altemps, fu hermana Doña Or-
el arcabuz delante de lás- caías del tenfiá, a quien amaba mucho. Mas
Arzobifpo. Debió á la mifericordia aunque tita carinóla atención de her­
de Dios movida por los ruegos de mano pudo fer motivo a paflar los
San Carlos una fervoroía contrición Alpes, el principal fue el zelo de la
de fus pecados. Quando le degrada­ gloria de Dios-, y bien de las almas,
ban 5 y quitaban los hábitos religio- en que eílaba abra'fado. Juzgó el San­
. fos , dixo , que juicamente le despo­ to , que podriá introducir alguna
jaban de aquel habito Santo , que fanta reforma en aquellos Cantones
avia veftidó indignamente. Defde la Catholicos, que citaban fumamente
hórca pidió al immenfo pueblo que eftragados en las coft timbres Ni po­
avia concurrido , rogáfíen a Dios le dia íer otra cofa con la tercania , y
perdoitafTe el horrendo pecado de continuo comercio de los Hereges.
aver intentado quitar la vida á un Deípues de aver cumplido la corte-
Santo , que la daba a tantos j y era fana, y éariñofa atención de vifitar
el alma de la Santa Igleíia de Mi­ á fu hermana Doña Ortenfia , buícó
lán. Uno de los Prepofitos cómpli­ modo de iritroducirfe á la confianza
ces , y condenados á muerte, te- de los principales Señóres de los Can­
. nia tan alto concepto de Ía charidad de tones Catholicos pata el fanto íin del
(Éonomo L ib . í/. Cdp. í 4. £
bien de aquellas almas. Logro fácil ­ ceder coft acierto éñ cofa fcln árdüáj
mente la eftimacion , y amor de to* como extinguir Uña Religión; Lúe»
dos, y que le facilitaííen los medios g o , que los principales de lá Gra­
de viíkar los Cantones Catholicos. den tuvieron noticia de la refolu*
Hizo con grande fuávidad , y lin- cion del Papá ¡>hizierori quañtas di­
guiar induítria una íántiísíma refor­ ligencias frieron pófsibleá para apai>
ma del Clero , y de muchos Con­ tar á fu Santidad dé elle intentos
ventos de Religiofos, y Religioías, Empeñaron qliañtoá Principes y
que vivían como íino lo fuellen. En períonas dé crédito pudieron halla? a
algunos Monafterios avia hoíterias íü favor j en eípecial á lü Santo Pro­
publicas j y todos los defordenes de tector San Carlos. Nadie fé intere-
feftines, y rogocijos profanos que faba á favor de los Humillados con
fe pueden imaginar. Remedio el San- mas veras, que el Sañtó Arzobiípo.
to con gran prudencia, y con gufto Eícrivió al Papa cartas largas, y efi-
del Clero fecular, y regular, los de* cazes con muchas tazones pará
fordenes, que íe avian introducido. convencer al Sumo Pontífice de ía
Díeronle muchas gracias por íit importancia de no extinguir loá Hu»
fanto zelo , y le tributaron mil hon­ milíadoá. Llevó las ¿artas del Car­
ras , y aplau os en todos los Luga* denal, de la Ciudad de Milán* y mu <
res por donde paíso , aun los mifc chas otras el Prepoíito General déla
mos Hereges, Alababan eftos al San* Religión , y arrojado a los pies de lu
to Cardenal de hombre de zelo, cha* Santidad, anegado en lagrimas , y
rielad , dulzura , y bienhechor de follozos, le fuplicó fé apiadaífe de lü
quantos trataba. afligida familia»
Executado ya el ju lio, y A todos éftós itiégóá j y érri-
exemplar caftigo contra los que re* peñoS eftüvo inflexible la confían da
íiiltaron reos en el atroz delito de del Santiísimo Pió V.eníii dictamen do
intentar la muerte de un Arzobiípo, que convenia para gloria de Dios ex­
Cardenal de la Santa Igleíia , y va- tinguir la Orden de los Humillados*
ron Santo pafso la jufticia de San Avia encomendado á Nueítro Se-
Pió V. a lo que avia penfado mu­ ñor-mucho tiempo efte gran nego­
chas vezes. Era extinguir la Reli­ cio , le avia conferido inüchas ve­
gión de los Humillados. Viendo^ zes con los Enlinentifsimós Carde­
que avian producido poco , ó nin­ nales , y afsi firme en fu refollicion,
gún fruto las diligencias del Protec­ como Vicario de Jeíü-^Chrifto en la
tor Cardenal Borromeo para la re­ tierra, con authoridad Apoftolica,
formación meditada , trato con el de parecer del Sacro Colegio , y
Santo de extinguir la Orden. Solo Confiitorió, extinguió lá Religión dé
avian detenido al Papa las efperan- los Humillados, deanes de quinien^
zas , que daba el Santo Cardenal tos años defde fu fundación* Efta
de una fyncera reformación. Mas Orden floreció mucho en fu3 princi­
quando el Pontífice fupo el atroz fa- pios ; mas en efte tiempo eftaba tan
crilegio del arcabuzazo , fe determi­ decaída , y relajada que en noventa
nó a executar fu delignio fin aten­ y quatro Conventos apenas tenia
der los ruegos , fuplkas, y lagri­ ciento y fefenta y quatro Religiofos*
mas del Santo Protector. Confulto La relaxacion avia llegado al éxtre^
efte gravifsimo negocio con hom­ mo , que mueftra ednjuráifé : Supe­
bres Santos, y doctiísimos , y en riores de la Orden contra lá vida de
fin con los Eminentísimos Carde­ San Carlos Borromeo-, fii Arzobifpo*
nales de la Santa Iglefia para pro­ lu Protector , y fu Padre. Pabíieó S,
Oo Pío
V ida de San Cdrlos
Pío V. la Bulla de extinción á ocho y fieles fieras fuyos de las piedras
de Febrero de mil quinientos y Teten- mas duras y quando algunos faltan á
ta , la qual empieza : Quemaditio- íiis obligaciones.
dwn ,¡olicitüs Pajior: y es la ciento
y diez y nueve 'ac San Pió V, Por CAP 1 T Ü L O XXIII.
los diez numéros que contiene po-
ne íu Santidad las caulas de eíla ex- L O M UCHO jQUE S A N CAR-
tincion; los medios, que San Car- /os contribuyó con fus oraciones , y
los avia puefto para reformar la Or- rogativas ¿i la .gran vi&oria de
d en , loa'que el mifmo Sandísimo Lepanto ?y fus Jtmofnas en
avia empleado. Refiere toda la ma- un ano de caref
chinácion , y execrable delito del ar- tía.
cabuzazo; afirma , que el Santo
Cardenal avia quedado fin leflon ■ del TT 'N tre las heroicas empreüas, que
tiro furiofo por efpecial milagro , y _!_> eternizan la memoria delSan-
proteccion de Dios, Priva a todos tifsimo Pió V . una es la vic­
ios Superiores de la jurifdiccion, que toria Naval de Lepanto. Efte gran
antes tenian de los Beneficios, y Pontífice huviera arruinado el Impe-
rentas, que poífeian. Señala a los rio Otomano , íi Dios para caftigar
ProfeíTos rentas con que puedan al mundo no le huvieíTe llevado pa-
mantenerfe cón decencia fegun fu ra s i, quando lo intentaba. Peleaba
eftado, y los reparte en otros Con- San Pío V. con la cabeza, con el
ventos, y Comunidades. Expele a los brazo , y principalmente con el fer-
Novicios, y no profeífos , defpo- vorofo efpiritu , que confeguia del
Jándolos del habito Religiofo. Refer- Cielo las victorias. Viofe eíle modo
va én fin todos los bienes -muebles, de pelear del Santo Pontífice en la di*
y raizes á ’difpoíición de la Santa Se- reccion de la guerra,que hizo a Selim
de pará aplicarlos a obras pias ,co* II.;terror entonces de la Chriftiandad.
mo lo executaron los Sumos Ponti- Sobervio efte con las conquíltas, que
fices. Efta firmada efta Bulla de fu avia hecho á la República de Venecia,
Santidad , y de quarenta y tres Emí- amenazaba a todo el Imperio de Je-
pentifsimos Cardenales. A l año íi-? fu-Chrilto. Halló un Principe, que no
guíente publico otra Bulla San Pió folo pudo reíiftirle, mas vencerle. E f
V . en la qual diftribüye los Profeí- te famofo Heroe fue San Pió V.
Tos‘de la Orden extinguida en va- quien , viendo el gran peligro de la
rios Conventos de otras Ordenes, af- Santa Iglefia procuro hazer la Guerra
fignandoles rentas para fu manuten- contra el Mahometifmo con las ar­
ción decente. Declara la relérvacíon, mas del Cielo, y de la tierra. Imploró
'que háze por la Sede Apoftolica. los auxilios del granDios de los exer-
Éfta Bulla empieza Quoniam per citos con oraciones, que mandó ha-
Bulla txítfdiionem £«rV, Afsi acabó la Re- zcr por toda la Chriftiandad, con pro-
1 10. S. lígion de los Humillados deípues de cefsiones,rogatibas,y Jubileos, abrien-
pjjV . quinientos anos defde fu fundación, do lostheforos eípirituales para enri-
SuceíTo , que deben temer las Or- quecer los Fieles,
denes, que no coníervan la obfervan- Mas, como fabia efte pruden­
cia de las leyes , que Dios les dió pa- tifsimo Principe , que Dios manda,
ra fu fanto fervicio. Pues Nueftro que implorado fu celeftial auxilio, fe
Señor, y gran Dios de nadie necef pongan con a&ividad prudente los
fita para fu gloria , y para fus íantos medios humanos, lo exucutó afsi el
fines, y fabe hazer hijos de Abrahan, Sumo Pontífice. Avia rogado laRe*
pu-
!¡Borromeo Lib. 1 Capt 7C2CI1L 1 47
publica de Venecia al Santiísimo bro por General de íus Tropas, y
Pío fe dignaífe de coníiderar la Galeras á Marco Antonio Colona;
aflicción , y peligro en que fe hal­ Para conocer la íantidad con que di­
laban todos íus dominios, Conqiiit rigía todas las colas , aun las mili­
tada la grande Isla de Chypre , ame* tares , y profanas, veamos como
nazaba Selim íl.Ias otras,que poifeian eñtregó lavandera de General aCo*
en el Archipiélago. Hizo fü Santi­ lona. A viendo celebrado el Sacro
dad los oficios de Padre con los Santo Sacrificio de la Miífá en la Ca­
Venecianos fobre quanto podian pilla Pontificia , y hecho las acok
eíperar , ni acaío imaginan El gene* lumbradas oraciones para bendecir
roío , y heroico corazon de Pío to* las vanderás, dio a fu General la
nij elta ocafion para cumplir fuá fuyá de earmesi damaíceno en pre­
defeos , que eran arruinar , íi le ferida de muchoá Cardenales, y Pre­
fueíTe pofsible el Imperio de Malio- lados. Veiafe en eftá triunfal vande-
ma. Ofreció contribuir quanto le ra bordado ricamente un Santo Cru*
fueíTe pofsible, a guerra tan íanta , y ciíko ; á la dieítfa , y fínieflra laá
jufta. A l initante embio un Legado efigies de los Sagrados Apoíloles S*
á los Reyes de Efpaíia, y Portugal* Pedro, y San Pablo coa efta letra:
rogándoles como Padre común ib* In hoc Jtgño vintes^ con eítá feñal,
corrieflen a la afligida República de 6 Imagen de Chriílo Crudficado
Venecia. Aunque tenia por diftcul* vencerás. Acordaba el Principe San­
toía la confederación , 6 alianza de to á fu General laá visorias del gran
los Prindpes Chriltianos para re* Conílanüno contra los infieles s y de¿
primir al Turco ■ > mando á fu Le­ feabá inípirarle iu valor , y eíperan*
gado la propulieífe al Rey Catholicoj zas de vencer*
y al Luíitano. Excufoíe elte de em* Nombroíe por Caplta n Gene­
biar focorros a los Venecianos, y ral de todaá lás fuerzas navales , y
mas de confederarle , y entrar ea de tierra, felicitándolo el Papa , al
uerra con nadie por las calamida- invifto Don Juan de Auftria. Em-
es de fu Reyno. bióle el Sumo Pontifice á Ñapóles,
El pitísimo Rey de Efpaña,avien- donde defembarcó, el bailón de Ge-
do dado grata audiencia al Legado, neralifsimo , y la varidera. Eílaba en
refpondio , que defde luego ofrecía lo íüpremo de eíla ricamente borda­
entibiar focorros á la República com­ da la efigie de un Santo Crucifixo:
batida por complacer á fu Santidad, veiafe a los pies la Imagen de San
cuya perfona eitimaba , y amaba co­ Pió V. aliado dieílro la de Phelipe
mo fiel hijo de la Iglelia Santa. Que Segundo , y al finieftro el Senado de
en quanto a la confederación , y Venecia. Reprefentabanfe también
alianza era punto digno de mirarle en lavandera varios trofeos de las
con gran prudencia , y dirigirle por hazañas de Don Juan de Auftria. El
el dictamen de fus Miniftros , Con­ Cardenal Granvella, Virrey de Ña­
cejeros, y Generales. Ellos juzgaron, póles , entregó al Principe Auftria-
que podía fu Mageftad hazer la co de orden del Sumo Pontífice las
alianza con Venecia , y con el Su­ ínfignias de íii authoridad, y poder
mo Pontífice; cuyas oraciones eon- al tiempo del Santo Sacrificio de la
feguirian indubitablemente victoria Miífa Hizieronfe deípues á la vela
de los enemigos. Muy gozofo el todas las naves, que componían lá
Santo de que fu idea de la confede* armada Catholica. Contábanle en ella
ración huvieíle tenido el deleado docientas y nueve Galeras; doze deí
efecto con el Rey de Eípaña, nom* Sumo Pontífice } del Rey de Eípaña
ochen-
•148 V im de San Car/os
ochenta; ciento y ocho de Venecia; peleando el Generalísimo Ali , que . '
dos del Duque de Saboya ; tres de la mandaba. Venció Don Juan de
la República de Genova , y tres Auftria cita galera , deípues de tres
de los Cavalleros de Malta, Los horas de funofo combate , en que lü
Venecianos tenían también ícis ga­ Alteza íe vio en grandes peligros de
leras grandes , ó galeotas, y.en fin ler vencido. Y para , que todos los
veinte y quatro naves de carga. Con Generales Supremos tuvieífen la glo­
todo efte naval armamento navegó ria particular de efta viétoria , acu­
Don Juan de Auftria deíde Meci- dieron á íocorrer al Sereniísimo Don
na haíta el golfo de Lcpanto , don­ Juan en lü mayor peligro , Marco
de fe hallaba la armada Otomana. Antonio Colona , General del Pa­
Era efta fuperior en el numero de pa , y el General Veneciano Vena-
galeras , tropas , y baxeles •, la de ro. En lo mas vivo del combate fe
los Guiitianos excedia en la calidad diíparó una bala de una galera pon­
de íu gente, Pues fe avian embar­ tificia con tal dicha , y acierto , que
cado en ella la flor de la nobleza un aítillazo de la galera Turca capi­
Eípañola, Veneciana, y de gran tana dio en la cabeza de A li, y
parte de Italia. quedó muerto. Entonces entraron la.
Luego , que eftuvieron las galera los Chriftianos , y mando le
dos armadas en difpoficion de pe­ victoriolb Don Juan de Auftria,que
lear , mandó el Señor Don Juan fe enarbolaíTe en ella un Santo Cru­
de Auftria enarbolar un Santo Cru­ cifixo , para que los Turcos cono-
cifixo , y muchas Imágenes de Ma­ cieífen, que fu General eftaba muer­
fia Santísima ; invocaron todos con to , y pníionero. A efta feñal triun­
humildes , y fervientes fuplicas el fante íe acabó de declarar la victoria,
. favor del gran Dios de los exerci- por Jeíü-Chriíto , y íüs íoldados lien-,
tos , y de fu Santifsima Madre , pi- do la mas celebre , yglorioía , que
Carcl. diendo la victoria, que en muchas jamas fe vio en los mares.
Cíenfue ocafiones les avia profetizado San Hizo el Señor a San Pió V,
gosV.dePio V.: entre otras , embiando fu el fingular favor, y dio el Angula­
S.Franc.Santidad una Miísion Caftrenfe de dísimo conlüelo de que vieíTe deíde
deBorj. Jefuitas , para que firvieflen en efta una ventana de fu Palacio efta ba­
I.5. c.7. víétorioía armada , mandó al Padre talla, y triunfo de fus Chriftianos.
§.1. Chriftoval Rodríguez, que iba por Porque el miímo dia, y á la hora
fuperior , dixelTe en fu nombre alSe- en que le concluyó el combate , y
renifsimo Don Juan de Auftria, que la victoria , citando el Santo Pontí­
pelearte feguro de la vi&oria. Aco- fice tratando algunos negocios con
metieronfe las dos armadas con el Bullóte , fu Theíórerp , y otros, los
valor , y esfuerzo, que fe puede pen- dexó de repente. Abre una venta­
far. Peleaban los Chriftianos por la n a , y ñxando los ojos en el Cielo
gloria de D ios, y honor del nom­ eftuvo como extático algún breve’
bre chriftiano , tan ultrajado de los tiempo. Cierra la ventana , y miran­
Turcos. Eftos por continuar fus con- do gozofiísimo a Buífoto le dixo:'
quiltas, y borrar de toda la tierra,li Efte no es tiempo de tratar nego­
pudíeífen, el nombre de Jeíü-Chrií- cios. J é 3 dá gracias a Dios , por­
to. Eftuvo por algún tiempo ; dudóla que aborda acaba nueftra armada
la visoria. Pero fe declaró por los de conjeguir una gran vifforia
Chriftianos deípues que el invicto contra los Turcos. Favor digno del
Don Juan de Auftria rindió la gale­ gran Dios de los exercitos para con
ra capitana de los Turcos, y murió íu fideiiísimo P ío , que tan de veras
le
Borromeo Lib. 11 Cap. X X flI . 1 4*
le avia íervido eri bíla empreíTa , y Diípufo tres procéfsiones ge­
tan dignamente le íérvia en todo. nerales con grande concurlb del
A sita gran victoria contri­ pueblo , 1en que fe veia la compun­
buyo el gloriofifáimo San Fio V. con ción , modeftia 5 y devocion de los
íiis oraciones, y las de todos los Pre­ que iban en ellas.' Ordeno la ora­
lados de la Santa Igleíia. Las qu<5 cion continua , ó íin intermifsion.
hizo éri efta ocaíion nueftro Santo por todo el Arzobiipado, la que
Cardenal Borromeo fueron tales, que duró muchos dias. Mando , qlie fe
dize fo gran hiltoriador Giufano: deicubrieíTe el Sandísimo Sacramentó
Lib. 2. fu e deje piadofamente creer , y de- en todas las Igleíias , y ■ Conventos,
c.2Cf. zjr ^ qUC ia ferviente folicltud dé procurando Con fus induftrias fantas,
San Carlos movió las paternales que el pueblo cóncurrielTe devoto, a
entrañas de Dios Nuejlro Señor a hazer continua oracion delante de
favorecer fu pueblo , dándoles Id Jesvs Sacramentado. Todos dloá
feliz villoría de Lepanto. Luego exercicios j y otros femejantes empe­
que San Carlos recibió las ordenes zaron tres femaUas antes de QuareA
<de San Pió V. ; en que. mandaba fe fría. Con eftas devociones cumplió
hizieiíen oraciones, publicas para rao^ San Carlos los ordenes de San Pió
ver la infinita mifericordia de Dios V. , y contento íiis ardientes defeos
a fa/orecer los Chriltianos contra de Santificar mas íü pueblo con e£
Turcos en efta fagrada guerra, ta ocaíion; Quien vieíTe a Milán en
publico una carta Paftoral. En ellos dias no podría conocerla. Por­
ella declara el peligro en que que en los años precedentes todo
eftaba la Chriítiandad , defpues que era eílruendo de clarines , caxas, y
el Emperador Otomano avia venci­ tambores ¿ que convocaban al pue­
do en tantas ocaíiones* Que para blo a los infernales defordenes de
vencerle era precilo el focorío del las Carneílolendas. Elle año de mil
gran Dios de los exercitos, que fo­ quinientos y fetenta y uno todo fue.
lo podia confeguirfe con oraciones, . oracion en las Igleíias, penitencias
ayunos, y buenas obras. Reprefenta publicas en las procefsíones, ayunos
con viveza los defordenes, y locos riguroíbs, íuave harmonía de celef
placeres, a que fe entregan los hom­ tial muílca en los Templos. Juzgó el
bres en todo tiempo del año , par­ Santo Cardenal -> que la devocion
ticularmente en tiempo de Carnef- feryoroía en que tenia á íii pueblo,
tolendas , que lo que . actualmente era oportuna para quitar un intole­
padecía la Chriítiandad era jufto caf- rable abufo s introducido en Milán.
tigo de Dios por fus pecados , que Era que en toda la Diocefis fe co­
el Señor eíperaba la penitencia de mía carne la primera Dominica de
íu pueblo para librarle del terrible Quarefma , dilatandofe hafta efte dia
azote con que le amenazaba , y caf el infernal deforden del CarnavaL
tigaba. Que le aprovechaífen del Convidó al pueblo á una Comunion
gran theforo de indulgencias, y. ju­ general para efta primera Domini­
bileos , que les franqueaba en efta ca , exhortándole a gallar toda la fe-
ocaíion el Vicario de Jeíii-Chrifto mana precedente en oracion , ayu­
en la tierra. Eftas, y mil otras lan­ no , y penitencia. Como eftaba el
ías exhortaciones , ^que fe deben pueblo tan devoto , dió eíle gran
leer en la carta Paftoral, hizo a lü coníüelo al Santo Cardenal. Fue tan
pueblo 9 y Diocefis de Müan el jSan- copiofa la gracia , que derramó el
tifsimo Arzobiípo, Señor íobre los Milaneíes, que en
la Dominica íeóalada comulgaron
Pp iniL
I T rilla de Siitt CtiYlos
inumerables perfonas. Tantas , que tre todos el Excelentifsimo Señor
el Sanco Cardenal eftuvo repartien- Governador Duque de Alburqueque.-
do la Sagrada Comunion deíde el Manaó fu Excelencia dar un fueldo
klva del dia hafta el tiempo de vif- k cada pobre , que concurrieífe a íü
peras con indecible coníueío de Jü Palacio á pedir limoina. Logró la-
alma, aunque con grande trabajo, grande chandad de Sun Carlos, que
y quebranto de fu cuerpo. Siendo ninguno muríeíTe por falta de alimen­
tantos 5 y tan fervientes los exerci­ to j como fe podía temer , y todos
cios de piedad con que San Carlos lo temían. Mas quando los Prelados
porromeo imploro las bendiciones Ion limoíneros , y parecidos al San­
del Cielo fobre las armas, que con- to Cardenal Borromeo , Dios ben­
íiguieron Ja gran victoria de Lepan- dice íüs limofnas de fuerte , que íé
to s juicamente pudo dezir fu hiilo - experimentan aíTombrofos milagros,
riador Giufano: Que el Santo Car­ y algunos fin conocerlos.
denal avia contribuido mucho pa­
ra que las armas Cathúlicas . con- CAPITU LO XXIV.
Jtguiffen visoria tan feñalada.
Entre las inílgnes obras de M U E R E S A N PIO r ., Y S A N
piedad , que por efte tiempo exer* Carlos , aunque maltratado de. en­
cito San Carlos, ion dignas de in- fermedades parte a l Conclave
Cnuarfe las grandes limofiias con que para, la elección de. nuevo
ibcorrió la careitia del año de mil Papa.
quinientos y tetenta. Fue til en to­
da Lombardia , que concurrieron á O merecíanlos pecados .del-Or­
Milán inumerables pobres para fo- be Chriftiano .gozar mas tiem­
correrfe 5 y no morir de hambre. po al Supremo Principe de,
Commo áéronfe las piado fas entran la Iglefia , y Vicario de Jefu-Chriíto
ñas del Santo Cardenal , y al ver San Pió V, , y fus heroicas virtudes
tantas pobres-, las abrió , y cníán-* pedían el eterno defeanfo de la glo­
cho para recogerlos á todos. Man­ ria. Defpues.' de la famofa vi&oria
do á fu Limofhero ¡> que en los por­ de Lepanto eftaba el corazon , y e£
tales de íu Palacio diípulieíTe ÜmoP piritu del Santo Pontífice lleno cU
na para quantos pobres concurrieffen. las ■ ideas , y efperanzas , que avia
Puíieronfe unas grandes calderas con concebido de deftruir para fiempre
arroz , legumbres, y otras cofas co- todo el poder del Imperio Otomano,
meftibles , que fe repartían con pan Para executar ellos elevados penfa-
inficiente a mas de tres mil perfonas mientos , que folo podían caber en
todo' el tiempo , que duro la necefsi- una alma tan fanta, y gen eroía como
dad , y hambre. Eftendioíe la chari- la de San Pió V. embió muchas folem-
dad del Arzobifpo á todas las Co* nes embajadas a todos los Principes
munidades, y Conventos pobres, Chriftianos. Efcrivio , y felicitó para
que padecían el miímo trabajo. No lo mifmo aun a los Principes , que
folo dio el Santo a los pobres todo eftaban fuera del gremio de la Igle­
quanto tenia , mas mucho mas de lo íia ; al Emperador de Etiopia > al
que tenia , empeñándote en grandes Perla, y Mofcovita. Conocía efte
Jumas para íocorrer los necesitados. Santo , y fabio Pontifice , que de£
Movió k los poderofos con fus rue^ pues de una visoria , como la que
go s, y exemplo á executar lo mi£ avian confeguido fus armas en Le­
mo, y coníiguió lü ardiente cha'rídadj panto , fe podia debilitar , y aun
qüe le imitaííea muchos. Señalofe en- deltruir el Turco. Pero /que era ne-.
ce£
Borromeo Lib. 11. Cap. X X i r . I yI
cdTario iabcr aprovecharle de tan Convaleció algo , y hazíendo rifa del
gran vi ¿lona coa prelteza , y celeri­ vaticinio de los Altrologos, que de­
dad. Pues no es lo miímo vencer,, bían citar fu muerte muy . pronta,
que íaber aprovecharle de todas las bolvió á aplicarle á los negocios pú­
ventajas de una victoria. Y fe ve mu­ blicos , como íi nada padccieííe.
chas vezes, que por falta de los Ge­ Agravóle el mal. por Marzo s y no
nerales , ó Principes una victoria , a permitiendo el modeftifsimo , y caf-
que podia feguirfe la conquifta de un tifsimo Santo 3 que el Medico , 6 C i­
Reyno , folo tiene por fruto el ho­ rujano alguno regiftraífe las partes
nor vano de aver vencido- Ello íe leías de fu virginal cuerpo 5 empezó
vio laftimoíamente en la decantada a defcubrirfe mortal el accidente. Usó
vitcoria de Lepanto., que no tuvo fu ácoftumbrado remedio s que era
otro 'fruto , que la oltentación del tomar leche de burra. Como era an­
triunfo , pudiendo aver coníeguido ciano , y tenia tan debilitado el e£
las ventajas reales, y verdaderas^ de tomago 5 no pudo cocer t ni digerir
quitar muchas Islas al Otomano. To­ efte fiio alimento : crecía el mal por
do fe defvanecio en humo con la inftantes , y en medio de fu fortale- •
muerte, del Santifsímo Pió V. , que za , conftancia , y añilas de padecer
íiicedió á cinco de Mayo de mil qui­ eran los dolores tan vehementes, que
nientos y íetenta y dos. le hazian clamar delante de un Santo
La muerte de efte gran Pon­ Crucifixo: Domine adauge dolores,
tífice fue tan heroica , y ’íanta como dum adaugeas patientiam .* Señor,
avia lido íu vida. Seria muy largo , íi aumentad los dolores , como aumen­
me empeñaífe en hazer el elogio de, téis la paciencia.
efte Heroe Santo á todas luzes 5 y No. pudieron coflíeguir íus
en todos eílados grande. Grande Re- domeftícos, que remitiefíe algo el ri­
ligiofo 3 grande Inquiíidor , grande gor de fus abftinencias, y de comer
Cardenal, y Máximo Pontífice, dig - manjares de Quarefma. El día de
no de contarfe entre los mayores , y. Jueves Santo , ó cena del Señor,
mas Santos Pontífices, que ha tem-, mando á íu íobrino el Cardenal Ále-
do la Santa Igleíia. Quien defeare ía­ xandrino le traxeífe la Sagrada Eu-
ber algo de la vida de San Pió V- chariftia. Al dezir el Cardenal las
lea lo que traben los Jefuitas An­ fantas palabras: Corpus Domini noj-
tuerpienfes en el tomo primero de tri Jefu-Chrifti cujhdiat animam
Mayo , dia cinco. Author e Joanne: tuam & c. le mandó el Santo Papa,
Gahucio, eferitor clariísimo , y_ de que las dixeíTe , como fe acoftumbra
fuma authoridad , cuyo teftimonio a. con los moribundos , quando les ad-
cerca de la fantidad de nuellro San miniílran el Santo Viatico. Hizo al
Carlos Borromeo fe halla en los pro- dia íiguiente, que le traxeffen la Cruz
ceffos de fu Canonización. Y o me del Señor a una Capillita cercana a
contentaré con dezir algo de la en­ fu apoíento. Allí la adoró los pies def-
fermedad , y muerte del ■ Santifsimo. calzos con un amor inteníifsimo s y
Pió ; elogio que le debe la vida de extraordinaria reverencia , y devo­
nueftro San Carlos 5 á quien tanto ción. Como en ellos días no daba au­
favoreció , y cuyo poderoio Protec­ diencia publica fe divulgó por la Ciu­
tor fue en todos íiis arduos nego­ dad de Roma , y de efta por todo
cios. Hallabais el Santo Pontífice muy el Orbe Chriftiano , que avia mu.rto
gravado de la enfermedad , que de el Santo Pontífice. Noticia, que oca-
continuo padecía, en el mes de Enero íionó los triftes efeélos de dolor , y.
de mil quinientos y .íetenta- y dos. pena, que no excita de ordinario en
i ji V ida ¿le San Carlos
el pueblo Romano la muerte de los Palacio,-y llamando á íii Sobrino
' Papas. Aviendo fentido una pequeña el Cardenal Alexandrino, le enco­
mejoria , quilo alegrar al pueblo con mendó encarecidamente 5 que pro-
dexarfe ver , y echarles íii íanta ben­ curaífe elegir íiicceífor íiiyo luego
dición. Por eite fin íé encaminó a pie que murieíFc ; pues tenia a Jü devo­
al Vaticano , donde vellido de Pon­ cion todos los Cardenales , que él
tifical 3 con ícmbJante fereno , y voz avia creado. Que fueíTe un hombre
íonora bendiso ai pueblo , y le con- digno de la T iara , y que UevaíTe
íbló en las vanas triítezas de lii muer­ adelante la expedición contra los
te. No eítaba muy lejos efta , y la Turcos, cuyo Imperio podía arrui-
' prenunció el Santo á fus domefticos, narfe , dtzia el Santo , en menos de
diziendoles , que ya era tiempo de dos años deípues de la victoria de
ocuparle en los negocios, que mas Lepanto. Obedeció los ordenes de íü
le importaban , olvidando los de la Santo Tío el Cardenal en lo que eí-
tierra. Coníagró con grande íolem- tuvo de fu parte. Eligiofe Papa al
nidad , y muchas devotas lagrimas Santifsimo Gregorio XIII. apenas íe
los Agnus 5 tan venerados de los cerró el Conclave , afsi por los vo­
fieles. Hizo una confefsion general, tos , que feguian al Cardenal Ale­
mandando á fu Confeífor le aplicaífe xandrino , como por los que tenia
la indulgencia plenaria con la ampia todavía en fu partido nueítro Emi­
facultad , que le avia concedido» nentifsimo 3 y Santifsimo Cardenal
Aunque eftaba fumamente de­ Borromea La expedición contra los
bilitado , quifo vifitar las fiete Igleíias Otomanos no tuvo lugar por la paz,-
de Roma , diziendo , queria venerar que los Venecianos concluyeron con
Ultimamente las reliquias de aquellos la Puerta , y por la poca unión de
Santos 3 que eíperaba ver muy prefto los Principes Chriftianos. Diícordia
en el Cielo, Anduvo mucha parte de fatal fiempre a los interefes de. la San­
las eftaciones á pie, fin poderle re­ ta Iglefia 5 y aun de los Principes íüs
ducir á otra coía fus domeíticos , y hijos; caftigo vííible del Señor con
otros que tanto defeaban -fu vida. que ellos mifmos fe arruinan, pudien ■
Entre otros le encontró a pie Mar­ do engrandecerle con la ruina del
co Antonio Cólona , y como efte poder Otomano 3 y de los otros
Principe quifieíTe períiiadirle ufaíTe Principes, que eltán fuera del gremio
de carroza para fu devocion 5 pues de la Iglefia Romana. Mandó el San­
apenas podía moverfe , le refpondió tifsimo Pío , le leyeílen con pauía a
lolamente, que quanto antes pro- Cada veríb los fiete Píalmos Peniten­
curaífe pallar á Ñapóles a diíponer cíales , y muchas vezes la Paísion del
con el Serenifsimo Don Juan de Señor. Quatro dias antes de morir
Anftria la expedición , que el Santo quifo celebrar el Santo Sacrificio de
Papa tenia concertada contra el po­ la MiíTa. Mas fiendole impofsible por
der Otomano. Llegó el Santifsimo la fuma debilidad , mandó la celebra-
Pío muy caníado á San Juan de Le- fén en fu prefencia , y recibió con
tran , y como le ’.^oníejaífen los que grande devocion el Santifsimo Sa­
le acompañaban, dilatalfe la vifita cramento de la Sagrada Euchariftia.
de las Igleíias, que faltaban para Avia pedido muchas vezes el Santo
otro dia 3 levantando los ojos al Sacramento de la Extrema-Unción,
Cielo refpondió -3qui fecit-totum^ ip- que en Iin le adminiftró el Obiípo de
fe perficiet opus; el que hizo todas Signia el dia antes , que murieíTe.
las cólas perricionara la obra3ypro- Murió eite Santifsimo Pontífice con
íiguió. jBolvió muy fatigado a fu admirable Serenidad } haziendo eíla
ora-
©ojTowaeo Lib. lf. C á ^ X X ir . r e ­
oración: Quafumus Author omniumy parable.. Cumplió las obligaciones,'
in hoc Pafchalí gandío , á non que le tenia como k cabera de la San­
mortis ímpetu , tumi defende po- ta Iglefia, y como á íu favorecedor,
polum : -Dios .Author de todas las y amigo. Hizo por fu alma íblemnes
cofas, os ruego en efte tiempo go­ exequias en el Dom o, y la enco­
zo lo de Paíqua , que defendáis vuefc mendó en las oraciones de íu pue­
tro pueblo de todo ímpetu de la muer­ blo , defpidiendofe de fu Iglefia pa­
te. Dichas ellas devotifsimas pala­ ra partir luego á Roma a la elección
bras efpiró plácidamente a cinco de de nuevo Papa. A efta animofa , y
Mayo de. mil quinientos y fetenta y fanta reíolucion del Cardenal le opu-
dos, de leíenta y ocho años de edad, íieron los Médicos, reprefentandó
aviendo gobernado fantirsimamente k lu Eminencia , que era impófsible
la Santa Iglefia feis años, tres mefes, efte viage fin evidente peligro de íu
y veinte y quatro dias. Pontifice en importante vida. Hallabafe por efte
todos fentidos Santifsimo , eípejo de tiempo San Carlos muy gravado de
Pontífices Santos , y útilísimos á la enfermedades, y accidentes , y en
Iglefia , cuyos exemplos, y heroicas una prolixa curación , cuyos reme­
hazañas feran immortales en los Añ­ dios hazian poco 3 ó ningún efeéto.
ílales de la tierra , y del Cielo. Cau­ Los Médicos íegun fus reglas, te­
so efta muerte filma trifteza a todo mían la muerte del Arzobifpo, y la
el Orbe Chriftiano , y al oírla el in­ miraban cercana, aun fin exponerle
victo Don , Juan de Auftria , dixo, á las moleítias inevitables de viage
avia muerto fu Padre, y que no pen- tan largo. Mas nueítro Eminentifsi­
faba ya hazer cola de importancia. mo íe governaba jíor otras reglas, que
Solo el Imperio de Mahoina hizo las de la medicina ; tenia un animo
en Conftantinopla por eíla muerte íiiperior a todos los rieígos 9 y nada
los regocijos públicos , que jamás fe le detenía , quando fe interefaba la
han vifto , ni acafo fe verán en feme- gloria de D ios, y bien de la San­
jantc cafo. Conjeturaba el bravo Em­ ta Iglefia. Juzgaba, que íu prefen-
perador Selin, y toda fu Corte, que cia en el Conclave con los muchos
con la muerte del Pontífice Roma­ Cardenales, y amigos, y favoreci­
no, íe deívanecia el invencible arma­ dos , que conférvaba, podía fer muy
mento j que avia difpuefto para fu ú til, y reípetada en la elección fu­
ruina. Afsi íiicedió con gtan defere- tura.
dito de las armas Chriltianas , y los No ,v pudiendo los Médicos
gravifsimos daños , que han feguido retardar la reíolucion de Carlos con
deípues a la Chriltiandad. todas fus reprefentaciones medicas, le
Deípues de elte breve elogio dieron una larga inftruccion de fe-
debido á la memoria del gran defen- gimen diario, liixieron , que los do-
for de nueítro San Carlos , bolva- meftícos , que eran de la comitiva
mos a tomar el hilo de la hiftoria de en el viage , cargaífen una azemila
nueítro Santo. Luego que llegó á de redomas, y votes de botica para
Milán la noticia de aver muerto el ufo del enfermo. A eftas providen­
Sumo Pontifice Pió , dio mueftras el cias medicas no refiftia el Cardenal;
Cardenal Borromeo de vivo íenri- porque no detenían fus intentos.
miento por efta fiempre temprana Aviendo dado providencia al Go-
muerte. Conocía la gran perdida, vierno de íii Igleíia , entró en una
que avia hecho todo el Orbe Chrif- litera; y mudando frequentemente
tiano;, y íta Igleíia de Milán con la mulos, o cavallos , camino las cien
falta de efte Varón, y Papa incom- leguas ¿ que difta Milán de Roma,
Qg con
i c4 vidd de San Carlos
con una velocidad increíble. Con un fuceíTo, que pudo fer cafual, y
aver tomado poftas otros Cardena­ parece mjfteriofo. La azemila que lle­
les defde igual diftanciá , entró el vaba lá Botica de botes, redomas,
Cardenal Borromeo en Roma al y drogas femejantes, al paíTar un rio
miímo tiem p oq u e los mas velozes. cerca de Bolonia, dió en tierra con
Verdad es, que nueftro Santo cami­ íü frágil carga, y fe quebraron to­
naba noche , y día fin dar caí! def. dos los vafos de medicamentos íin
canfo alguno, á fu enfermó , y de­ que quedaíTe uno fano. Contaba de£
licado cuerpo. En lugar de arrieígar piles efte luceíTo el Santo Cardenal
fii iálud j y vida con eftas fatigas con una boca de rifa , conociendo,
del viage , como los Médicos pro- y adorando la providencia de Dio%
iioílicában prudentemente fegun fus. que cuydaba de fu íalud íin
reglas, íe halJó con notable mejoría necefsitar de medicinas de
enfufalud, Moftró Dios,que laíalud... Hypocrates , ó
de fu Santo eftaba á íii cuidado con Galeno.
* íí '

VID A DE SAN
CARLOS BORROMEO,
CARDENAL, Y ARZOBISPO DE MILAN.

LIBRO III
CAPITULO L
L O Q U E S A N C A R LO S CO N TRJBU TO A L A ELECCION ,
del Santifsimo Gregorio X III. , y los favores que hizo y procuró,
en Roma á la Compañía de Jesvs con el
nuevo Papa.

Ifempeitó bien el dos ios votos; elección b que llaman


Cardería! Aléxandri- Infpirada , d Cardenal Hugo Bon-
ño el encargo , que Compágno Boloñes. Llamofe en lía
al. morir le avia de- aíTumpcioú Gregorio ■XIII. por 1»
157a, xado fu Santo Tio grande devocion , que tenia á San
el Sandísimo Pió V.: Gregorio Magno , á quien avia eP
que procurafíe fe eligieffe Papá al> cogido por Patrono deí'de íiis tier­
gurí fujeto digno de la Tiara ¡, y nos años* Para conocer quanto con­
con lá mayor brevedad pofsible. Sin tribuyo nueítro San Cario sá la acer­
duda defde el Cielo favoreció San tada y breve ekccion de Gregorio*
Pió Vi efta elección. Pues no pudo bafta, faber el alto concepto , que el
fer mas breve , mas uniforme , ni Santo ■ tenia del nuevo Papa , deíde,
en liijeto mas digno de . fuceder al que le conoció en Roma , quando;
gran Pontiñce , que avia dexádo la como. Nepote de Pió Quarto', man-:
filia de jefu-Chrilto en la tierra pa­ daba el Orbe Chriftiano. Efcogiole
ra ir a ocupar la que el Señor le avia Carlos entonces por fu Auditor pa-’
preparado en el Cielo. El dia doze ra los arduos negocios de la Santa-
de Mayo entraron én Conclave cin- Igleíiaembiole al Santo Concilio de
quenta y dos Cardenales, y al íi­ Trento , hizo con Hi Tio , que l©1
guiente dia folió eleéto Papa por to- creafle Cardenal, y le lleno de otros
i j6 Vida de San Carlos
honores Ungulares. Como el Carde­ tifice Paulo Quarto , que fe immu-
nal Bon Compagno era de un ge­ taííen algunas coíás fubftanciales.del
nio fuave , y apacible , y de una ínftituto de nueftra Compañia , cu­
bondad fingular confervó fiempre ya mutación deftruia del todo la har-
con el Cardenal Borromeo una monioíá fabrica de nueftro Ínftituto,
grande gratitud , y lá tierna amif infpirado por el Efpiritu Santo en la
tad , que enlazan los beneficios en grande alma , y mente íántifsima de
los corazones nobles , y virtuoíos. ■nueftro gloriofo Padre San Ignacio
Moftró el nuevo Papa muy íu Fundador. Los motivos, que tu­
luego la benevolencia >y amor, que vo Paulo Quarto para mandar, aun­
tenia a lii bienhechor el Cardenal que íolo in noce, eftas novedades
Borromeo ; vio lo mucho , que avia én la Compañia , ion bien publicas,
contribuido para coronar todos^los no folo en nueftra hiftoria , mas en
beneficios precedentes , hazíenciole otras muchas, aun profanas, ni de­
el íumo de ponerle en la íilla de San bo yo eícrivirlas. El Santifsimo Pió
Pedro. Pues apenas fe vio Carlos V . cuyos fingülares favores, y be­
dentro del Conclave á la frente de neficios ferán eternos en nueftra gra •
fu poderolo partido , que eran to­ titud , tan grandes que rehusó nó
dos los Cardenales de la creación pocos la Compañía por modeftia, 6
de íii Tio ; y muchos otros , que le encogimiento de íu General avia in-
feguian , como a uu Oráculo del Ef­ ílítido en .el Choro. Se conocía,que
piritu Santo, quando puíb los ojos no era tanto diótamen de efte gran
en el Cardenal, eleéto.;.' Ni le podia Pontífice , quanto ímpulío de algu­
faltar la facción del Cardenal Ale­ nos , que ponían íu empeño en afli­
xandrino , acordandofe de que el gir la Compañia. Con ocaíion de
Cardenal Borromeo avia pueito la publicarfe el nuevo Breviario de San
Tiara fobre la cabeza de íu Sandísi­ Pió V, infiftió íii Santidad , ó diré
mo Tio. La elección en fin fue to­ mejor, nueftros émulos en lo del
da del Cielo , governada por nueftro Choro. Eximia el Santo Papa á los
Santo, que no tenia otros fines,que Colegios de efta obligación, y man­
la mayor gloria de D io s, y bien daba , que fe cantaífe en las Caías
de la Santa Igleíia. Deípues de la ProíéíTas, folo por los Novicios : In
elección, y coronacion del nuevo Profejforum templis áumtaxat, ca-
Pontífice , quilo San Carlos retirarle nentihus No'vitijs induüum ejl \ di­
a fu Igleíia de Milán. No lo confin- ze la hiftoria. Providencia, que íi
tió el Santifsimo Gregorio ; porque bien incomodaba poco los minifte­
fuera de los lazos eftrechos de aimi­ rios de la Compañia , era íiempre
tad , y gratitud , nacefsitaba de tan contraria a fu Inftituto , y era una
Santo, y grande hombre en los brecha, que podia eníancharfe c o i t
principios de fu govierno. Detúvole el tiempo.
á fu pefar, y le encomendó gra- Por efta caufa aviendo ya
vifsimos negocios de la Santa Igle­ en la íilla de San Pedro nuevo Pon­
íia ; eftos no fon proprios de mi hil- tífice , procuró la Compañia de Je­
toria. Pero debe pertenecer á ella svs reintegrar fu Inftituto, quitando
por gratitud á San Carlos , al San­ la novedad del Choro. Tiene la Re­
tifsimo Gregorio XÍII. y por mi par­ ligión de la Compañia obligación de
ticular obligación , el que fe trataba prefentarfe al nuevo Papa dentro de
en efte tiempo , á cerca del Inftituto un año por medio de fu General, y
de nueftra Compañía de Jesvs. declarar á íu Santidad la profefsion,
Avia mandado el Santo Pon- y prometía expreíTa de obediencia,
con
‘ orromeo LU?, u í* Cap. I.
B > 157
Gón la qual eftk obligada la Com­ g a v it, dize la Hiftoria.'.
pañía a la Sede Apoítolica con vo­ No podia ir. : á Tribunal
to particular en orden á las Miísio- más Santo, y Juftificado nueítra
nes , a mayor gloria de Dios. A d caula. Luego, que .el Padre Nadal
Conft, ^ finem mjlra profefsíonis ( Ion íe vio remitido porel Santillirno Gre­
part.7. ^ palabras de nueítro Padre San Ig- gorio al .Cardenal Borromeo, pre-
c.i.n.8. w nació en la parte feptima de fus fento a lu. Eminencia un memorial,
„ Conftituciones ) ac promiísionis en que •exponía la Jufticia de fu
,, melius conlequendum , Prsepoíitus caula, y las razones invencibles,
„ Generalis, cum novus Chriíti Vi* en que- la .fundaba* Entre muchas
„ carius in Apoítolica Sede flierit otras alegó, que todos los infdtutos
„ conftitutus, per le , aut per alium, Religioíbs, confirmados por la Sede
' - ,, intra annum ab ejus creatione , & Apoítolica tienen á Dios por Au-
„ coronatione teneatur eius Sane- thor. Supuéfto efte fundamento evi­
5, titati declarare profefsionem , ac dentemente cierto , la Compañia
„ promifsionem expreífam obedi.cn- de Jesvs tenia por Author al miímo
„ tiae, qua ipil Societas peculiari Dios pues eftaba confirmada por
„ voto eirca Mifsioncs ad Del glo- Paulo Tercero, y Julio Tercero,
„ riam fe obftrinxiL Al tiempo de y aprobada por el'Santo Concilio
cumplir con efta precifa obligación de Trento. Deípues de eftas razo­
el Padre Nadal Vicario General en­ nes generales pafsó a las particulares
tonces por muerte de San Francif- de nueftro íagrado Inftituto , expo­
co de Borja , fuplicó humildemente niendo á villa del Santillirno, y rec-
al. Santifsimo Gregorio , íe dignaíTe tiffimo Juez Borromeo toda fu fábri­
confirmar de nuevo el Inftituto de ca harmonioía , fus. partes , y co­
la Compañia. Hablo a íu Santidad nexión entre si. Que alteradas, ó qui­
fobre el punto del Choro , que tan tadas algunas partes no podia dexar
claramente alteraba la harmoniofa fa­ de perecer del todo fu. cuerpo,, ó de­
brica de nueftro Padre San Ignacio¡. bilitarle de forma, que no pudielle
Oyóle con fuma benignidad el Pon­ fervir para el fin, que fu divino Ar­
tifice , diziendo grandes elogios de tífice le avia fabricado. ..A la manera,
la Compañia; y que no ignoraba que íl fe quitan,ó mudan las artificio-
los (erados, que avian hecho a la ías ruedas de un preciofo Relox, c£
Iglefia , y hazian actualmente. Que te perderá fu movimiento, y en lugar .
cítuvicíle cierto de fu eftimacion, be­ de concierto artificioío íera una
nevolencia , y amor á la Compañia machina confufa parada , é inútil.
■ de Jesvs, lo que elte Sandísimo mof­
Trató deípues feparadamente del
tró deípues con muchas Bullas, en Choro, y expufo brevemente mu­
que la confirmó de nuevo , y. la dio chas de aquellas poderofas razones,
tantos , y tales privilegios, que no- y argumenaos, que el Sapientifii-
íotros miímos los leemos con admi­ mo Doótor Eximio Padre Francií-
ración , gozo , y aun. confuíion, cq Suarez pulo en íu tomo quar­
oprimidos de los elogios de elte be- to de Rdigimie , defendiendo el
nignifsimo Papa. Mas en lo que mo£ Inftituto de la Compañia de Jesvs.
tró ahora fu Santidad fu efpecial Concluyó íu íiiplica el Padre Na­
amor á la Compañia , fue en remití* dal con una gravifsiin-a peroración,
Sachinolos poftulados del Vicario General en que dezia : Inftitiitwn nojlrum,
3-p. 1.8 . Nadal k nueftro San Carlos Borro- „ íi a Divino Spiritj-profeétum eft,
n. meo ; Snnflo Carüinaü Borromeo „ uti plañe eft ; íi Apoftolica Au-
muja cognitionem Pontijex de le-. thoritate confirmatum; íi ab .¿'E-cu-
Rr me-
i $8 V id i de San Carlos
j, menico Cfcncilio comprobatum... fu eftado, quitando el Choro, y el
j, Infimis qcgpias prsecibus , ut, quod govierno triennal del General , que
jj in cundís facíendum religioíls dif avia mandado fu anteceíTor Paulo
„ ciplinís Tridentinum Concilium ju- IV. Protegió San Carlos, no íolo
,, bet, id etiam in hac mínima los beneficios, que fu Tio avia he­
ñat : Si nueftro Inftituto es obra cho á la Compañía de Jesvs ; mas
del Efpiritu Santo, como de ver­ los que el mifmo la avia procurado,
dad lo e s ; ÍI eftá confirmado por la y confeguido del Santo Concilio de
Sede Apoftolíca, y aprobado por el Trento. Pises todos los Padres, que
Concilio Ecuménico -, pedimos con afsiftkron a la concluíion del Con­
los mas humildes ruegos, íe nos cilio fueron teftigos de íiis reitera*
conceda lo mifmo , que el ¡Santo das recomendaciones a favor de la
Concilio Trídentino eftableció-, y Compañía , y de lo mucho , que
mando fe executafíe con todas las contribuyó el Cardenal Nepote Bor­
Religiones; efto es, que todas fe re­ romeo en el honorífico decreto, que
formaren fegun íii Inftituto. de ella fe pufo en la Sefsion veinte
Recivió benignamente el y cinco 'capitulo diez y feis.
Santo Cardenal Borromeo el me­ Mas no obftante las luzes na- -
morial, ó memorias que el Vicario Cúrales, y fobremturaies , que tenia ■
General de la Compañia le entre­ San Carlos para refolver por si mi£
go para la juftificacion de fu cauía, mo efte negocio del Choro , y go­
y de- la gracia , ó dire mejor, Jufti- vierno de la Compañía, que el Papa
cia que pedia. Leyóla , y hizo las le avia encomendado , no fe guié»
labias reflexiones, que fu entendi­ folo por íiis proprias luzes. Tomo
miento iluminado del Eípiritu San­ por compañeros , Coníejeros , 6
to acoftumbraba en los negocios gra­ AfTeíTores los Sapientíísimos , y Emi-
ves. Ninguno podia eftar mas inftrui- nentifsimos Cardenales Juan Aldo-
do en el aífumpto, que Je trataba brandini , Gabriel Paleota, y Paulo
de quitar las novedades del Choro, Aretio. Informó el Cardenal Borro-
y govierno tríennal en la Compañia. meo al Santifsimo Gregorio del dic­
Pues aviendo empezado efte empe­ tamen de los Cardenales con quie­
ño de poner Choro a los Jefuitas, nes avia confultado la caufa de la
y mudar fu govierno el Santifsimo Compañia de Jesvs, y del fuyo. Y
Paulo Quarto ; Pió Quarto , Tio de íieodo aun mas favorables de ío que
San Carlos, bol vio á íu elplendor, por entonces pedia la Compañia,
y fofsiego nueftro Inftituto , quitan- reftableció íii íagrado Inftituto al eí-
do las novedades de ííi predeceíTor. tado en que le dió á luz el Eípiritu-
Y afsi juftamente díze nueftra Hif­ Santo por íii fiervo San Ignacio de
Sup.n. toria : Debebatur certe patrocinij Loyola. De efte informe de San Car­
18. ea pars quodain jure Éorromeo; los Borromeo , y de fus authoriza-
ut AvuncuU fui Pij IV. beneficia das recomendaciones al Santifsimo
tueretur, qui duas hujus injlituti Gregorio á favor déla Compañía de*
partes , itidem Choro, & Pr¿epo- Jesvs, empezaron á dimanar las
ftii Generalis triemúo á priori mumerables gracias, que íu Santi­
Pontifiá imperato , ¡abefadatas dad derramó fobre nueftro Inftituto
reintegraret : debíale de derecho tn tantas Bullas, llenas de íingulá-
efte patrocinio al Cardenal Borromeo, rifsímos privilegios. Quien deíeare
para que defendiere los beneficios, tener alguna noticia de eftas tan par­
que fu T io Pió IV. nos avia hecho; ticulares gracias , que el Santifsbio
el qual reintegró nueftro Inftituto en Gregorio hizo a- la Compafúa de Je-
íBorromeo L ib * llh Cáp> 7. ij?
sv s, léalas en el Bullaño Magno, los manjares grofíeroá > que Je pro­
y en el Inftituto de eíla Sagrada Re­ hibían , bolvió a fus a¿oftumbradaá
ligión* Otros muchos negocios' del aufteridades , y en todo fe trató co­
bien univcríkl de la Iglefia encomen­ mo quando eftaba robufto. Efte me­
dó en los principios de lii Pontifica­ dio de no uíar remedio alguno fue'
do Gregorio XIII. a la prudencia , y fin duda inlpirado del Cielo al San­
fabiduria iluminada de San Carlos. to ; pues á poco tiempo fe halló con
Detúvole en Roma hafta el mes de la robuftez antigua y y pudo aplicar-
Octubre para coníükat con el San­ fe al govierno de fu Arzobifpado con
to todos los negocios >y aprovechar- la actividad , zelo , y trabajo , que
fe de fu confejo. Díole algunos muy folia j y veremos preíto.
faludables con la amiftofa confianza
conque el Santifsimo le coníítltaba, C A P IT U L O II.
y el Cardenal Borromeo podia tra­
tarle. Entre otros; que arreglaíTe íü F U i W A S A M C A R L O S E L
familia íegun la norma, que avía de- gran Colegio de la Compañía de
sado con fu exemplo el Santifsimo Jesvs de B r e r a ; deftina á efta
Pío V . ; pues de la Suprema Cabe­ fundación fu rica Abadia de A ro ­
ra de la Igleíia fe efparcian por el na J renuncia la Penitencia­
Orbe Chriftiano los efpirkus vitales ria *y o tro s em­
dé la fantidad , y los refplan dores pleos.
de 1& luz del Santo Evangelio. No
jpudiendo detenerle mas tiempo San Ntes de ialir de Milán el Santo.
Garlos con el Santifsimo eri la Cor­
te' Romana , dexó a fu Santidad a
A Cardenal para Roma á la
elección del Sandísimo Gre-
Bernardino Cornilla, fu domcllico, orio XIII. avia trátado: con íu gráii-
hombre de fingukr eípiritu , juicio, e amigo San Franciíco de Borja:.
y prudencia en coías tocantes á la fundar un magnifico Colegio de la- ■ „
dííeiplina eclefiaítica. Otros muchos Compañía de Jesvs s en que íé én-*
Monfeñores , y Eminentifsimos Car­ feñaífen las ciencias todas. N o avia
denales fe aprovecharon de los con- podido el Santo difponer las cofas
fejos , y dirección de San Carlos, tan prontamente como defeaba , afsi
dando a todos infracciones muy porque San Francifco de Borja Ge-;,
oportunas, y acomodadas á fu efta­ neral d éla Compañia'avia paffadó
do. Dexó el Santo la Corte deípues muy de prífa por Milán con el Car­
de las atenciones precifas de defpe • denal Alexandrinoqüando fue aria
diríe , y podemos dezir , que la de­ Legacía de Eípaña , : tomó porqué
xo íantüicada con íiis exemplos ad­ no era fácil hallar prontamente £btí¿
mirables , y palabras Hallabafe toda­ dos para íiis magnificas1Meás.: Eratf
vía debilitado en fu falud ; y los Mé­ eftas no folo fundar -un ' Colegio á :lst
dicos de Roma , y de Milán eftaban Compañia de Jesvs , 'mas - al miímo
diieordes fobre íi le convenía , ó no tiempo erigir un etérnó monumento
tomar los baños de Luca , y fobre k todas las ciencias , -haziendo fu Col
los medicamentos , que debia ufar. legio de Brera Univeríidad famoft:
Viendo el Santo ía diícordia de los Para obra tan grande era neceíí’arió
Médicos (obre fu falud , y las medi­ algún tiempo , y las fumas ó réii»-
cinas , que debia ufar , fe determinó tas , que íolo pudieffe encontrár el
a no regirfe por las reglas de Hipó­ magnánimo , y piadofc- corazon de
crates , ni de Galeno , tan opueftas San Carlos. Como avia experimenta­
en la mente de fus Doctores. Usó de do el ííngular fruto , que avían he­
cho
jé o ~V'idci de SdMCarlos
cho los Jefuitas del pequeño Colegio para mantener los Jefuitas , que tra-
de San f'idde , no folo en las cof- hia de varias partes de Italia. Mas
tumbres de los Milanefes ; mas tam­ como la. renta , que podia contribuir
bién en la juventud 3 que concurría el Cardenal Chida no era íuficiente
á'nueftros eftudios , • ideo un gran para la grande, obra del Santo A r­
Colegio íeparado , que atendiefíe zobiípo , íe refblvio a , una de las
principalmente a en feñ ar- todas las mayores hazañas de definieres. s y
ciencias. El viage , que hizo á Roma generoíldad , que pudo imaginarfe.
dio motivo al Santo para acelerar to­ Poífeia San Carlos deíde fus
das iüs diípoíiciones, y medidas pa­ primeros años, conoo vimos , la riT
ra fu grande obra. ca 5 y antiquiísima Abadía de Arpi­
Configuio quanto deíéába del ña , uno de. los mas ilultres orna-
Vicario General de la Compañia de nsentos de la familia Borromea. Se
Jesvs en orden a las condiciones de determino a renunciarla a favor de
la fundación , y los maeftros, que íiis heroycas j yapiadólas fundacio­
irían a eníeñar en el nuevo' Colegio. nes ; y aunque avia peníado fundar
Del Santiísimo Gregorio X llí. reca- en Arona una Colegiata 3 ó algún
■yi^ bí> una Bulla muy ampia para erigir Convento de alguna Religión refor­
S Francen Universidad fu Colegio con gran- mada , nada tim> efetto ; porque
¿ 3 or;des honores ,íy privilegios; dando d Dios la tenia deftinada para el Co?
\ l CA las buenas letras jardín , y á las legio de Brera 5 y para un Novicia-?
á . facultades mayores d ofel , y ma- do de la Compañia de Jesvs en
Kef t aih la ílorida pluma de nuef Arona. Deívanecidas las ideas del
. , tro Eminentifsimo Cardenal Cien- Santo Cardenal, dize Giufano 3 f e
fuegos. Eíto es lo que en términos le ofreció emplear la Abadía en
mas hilloricos eícrive Giufano hiíto- una obra importantifsima de gran*
de utilidad A la Iglefia de M ilán>
Lib.í c.r^ dor *a v^ a ^an d arlos: ¿os
2 Padres de la Compañía de Jesvs y d fu Provincia. Eíta obra impor­
avian de enfenar en el Colegio de tantísima fue la fundación del Co­
B rera todas las ciencias , y fa cu l­ legio de Brera. Hizo efta paímo a
tades defde las primeras letras de renunciación de la Abadia con to­
Latinidad bajía las de Philojbphia, das las facultades Pontificias} que le
y_ Theologia fegun fu Jagrado Infsi- concedio la Santidad de Gregorio
tuto. Trato con el Eminentifsimó XIII. no fin grande fentimíento , y,
Cardenal Juan Paulo Chiela , Jü alfombro de fus deudos* Juzgaban
amigo j zeloíq dei ,bien de la Igleíia, eítos ilultres Señores cofa muy eí-
gedieíle para Jli fundación el, Con­ traña deípolfeer a fu familia para
vento de la Orden de los Humilla­ liempre de una Abadia, queJa hon­
dos ^ que poco antes, avia extingui­ raba 5 y enriquecía de tiempo ira-
do San Pío y . Tenia en encomien­ memorial. Avianla gozado caí! fiem­
da el Cardenal elte Monalterio , y pre. los Señores Eclejlaiticos de la
¡Tus rentas. Él litio era muy a pro- cafa. 3 y a íü parecer tenían derecho
poíito para el concurlb de los eltu- de gozarla mientras fe confervaífe. en
aiantes , que avian de concurrir á la el mundo íü familia. ÍMas el Santo
ÍUniveríidad , y el Templo maravil­ Cardenal tenia otras luzes , y otras
lólo para exercitar los minifterios reglas con que tomaba fus reíólucio-
de la-Compañia: Por efta cauík pre­ nes , y atendía al folido luftre , y
tendió San. Carlos con fu amigo el eterna memoria de la cafa Borromea.
^Comendador Cardenal le cedieiie la Lo que coníiguio mas , que todos fus
.cafa , y. también parte de las rentas ilui taísimos antepaífados , tan cele- -
bres
(Borromeo L ib . 111. Cap. 11. 16 i
bres en las hiílorias de Italia. qm A uthor i imtia \ media? fumino,
No perdió honor , ni luftre deberentur. Y afsi San Carlos con
la familia de San Carlos con aver re­ eftas tres cafas, que dio á la Com­
nunciado para bien publico del Ar- pañía , erigió, y coníumó íü obra
zobifpado de Milán , y la Chriítian­ defde los fündamentos hafta la per­
dad toda lu rica Abadia. Pues quan- fección i para que dando Novicia­
tos infignes hombres han eftudiado do a un Colegio , cafa a los Pro-
en el Colegio de San Carlos , y feíTos , y eíludiantes á otro ColegÍo}
defpues han fido ornamento de la fe debieíTen los principios, los p.ro-
República literaria , íirviendo á la grefios, y la ultima perfección á íolo
Santa Iglefia, deben gran parte de el Eminentifsimo Cardenal Borro-
fu grandeza , y elevación al Santo meo.
Cardenal Borromeo , y pot confia N o parece bien en mi plu­
guíente á fu familia. Dio el Santo ma dezir, ni aun infínuar el grande
poífefsion de la Abadia de Arona a fruto , que fe ha íegüido al Arzobis­
los Padres de la Compañia de Jesvs, pado de Milán , y á toda la Iglefia
y transfirió muchos Jefuitas del Co­ de la fundación del Colegio de Bre­
legio de San Fidele al de Brera a ra. Mas nadie eftrañará, que copie
quatro de O&ubre de mil quinien • aqui un pequeño indicio , que d i
tos y fetenta y dos, dexando la pri­ Giufano en fu hiftoria de efte mara­
mera habitación para cafa ProfeíTa. villólo fruto á los principios de la
Avia defeado el Santo convertir par­ „ fundación. Dize afsi \L a fundación T •»
te de la Abadia en bien es­ „ de efte Colegio fue íin duda de
piritual de los moradores de Arona, „ las mas iluftres hazañas del Santo c‘
y convino con la Compañia , que en 3, Cardenal, por aver dado tan gran
efta Villa fundafíen otro Colegio, s, comodidad al Clero de Efcuelas
aplicando la renta fuficiente. Afsi íe 3, de todas ciencias, que défterraron
executó en gracia del. Em’ncntifsi- 3, aquella grande ignorancia , y han
mo Santo, y fue por muchos años „ fido Seminario de tantos hombres
el Colegio de Arona cafa de Proba­ 3, doctos 3 que han poblado las lgle-
ción , ó Noviciado , y al prefente es „ fias Colegiales de excelentes Theo-
cafa de tercera Probacion , ó fegun- 3, logo s , conforme al Concilio Tri-
do Noviciado , c.iydando los Jefui­ j, dentino , y íe han dado los Cura-
tas , que allí viven de atender á la „ tos á íujetos merecedores de Obií-
falvacion de las almas de eíla dicho- « pados , y puede también la Iglefia
fa Villa tan amada de San Carlos. „ valerle de hombres de letras en
A un miímo tiempo , y digámoslo „ todas las necefsidades, que fe ofre-
afsi con un raigo de lu liberalidad ,, cen. Y no folo la Iglefia de Mi-
fanta , magnificencia , y fingular „ lán experimentó eíle bien ; partici-
Sachi amor k nueítra Compañia de Jesvs, 3, paron los Obifpados de toda la
p I g . la dió caía ProfeíTa en San Fidele, „ Provincia , y otras partes , por-
ss-'oo

n>Ig7 Colegio máximo en Brera , y Novi- 3, que con la comodidad de eíludio


' *ciado en Arona. Ita S. Carolus ( di- ,j publico concurren -de las Ciuda-
¿e con tierna, y eterna gratitud la 3, des vecinas, y remotas muchos
hiftoria de nueílra Compañia ) per Ecleíiafticos, y legos al curio de
. hác tria domicilia opus á funda- „ los eftudios, como en Roma en el
mefitis ad culmen evexit , &? con- ' „ Colegio Gregoriano.. Ningún
fu m a v it ; ut dim Collegio Tyroci- Efcritor Jefuita ■
-ha dicho., ni puede
nium Profejjorum domui , £5? Col- dezir elogio. tan. ilullre del Colegio
legio alumnos fummitit ú n i , eidem- de Brera. Pues los frutos de fanti-
Ss dad,
ié% Vida de Carlos
dad ., fobidur ;a , y CónvcrFiOñ de laá „ Beatifsimo Padrt. DeA
almas, que há hedió cu el mundo „ pues que llegué á Milán al govier-
el Colegio Gregoriano , fundado por no de mi Iglefia , me ha pared-
el Santiísimo Gregorio X llí. íolo 5} dó ño diferir mas difporier del ,
pueden contarlos los Anñales Ecíe- oficio, de Sunio Penitenciario : ha
íia(ticos de Alemania, y Con mas 5, dias me eltimuía lá conciencia a
«erteza los del Cielo. - 3>que aprefure la reíolucion ; por-
Como la gefléróía renuncia­ & que no permitiendo el oficio Paí-
ción de la Abadía de Arona alfom­ toral, que éfte aufente de lalgle-
bro á los Señores de la caía Borro- 5, fia de Milán , y no fer pofsible
mea , no alfombro menos a la Cor­ >> íadsfacer coa mi prefencia á eíTe
te Romana ver, que el Santo .Car. 5, cargo , que pide todo el hombre,
4 enal renunciaba el oficio de Sumo n he refuelto dexarle totalmente. Y
Penitenciario, y otro3. Mücho tiem­ 53 porqué je/íi-Chriíto Salvador nuefc
po avia , que San Carlos aplicado w tro ha pueíto k V . Santidad en
todo á la reformación de fu Igleíia, y¡ el govierno de fu Igleíia y y da-
y á la heroica perfección de fu e£ 5j do el cuidado de diftnbuír las dig-
pirita >pgnfaba en renunciar todos w nidades, y oficios á honra de
íiis honrofbs, y ricos empleos en „ Dios , y beneficio de fu iglefia
manos de fu Santidad. Trato varias 5, en perfonas idóneas, y le ha tan>
vez.es efte punto con el Santifsimo w bien prometido la afsiftencia per-
Pia V . ; pero no pudo conieguirlo. „ petua del Eípiritu Santo, y ayu-
Alegaba para fu renuncia el piadofo 5, da particular para el acierto en
Caraéíial, <|ue no podia atender a „ ellas , y otras cofas , no hallo co*
ías obligaciones de los empleos, que ¡» mo mejor aífegufar mi concienda,
tenia eítando aufénte de Roma. Más ,> que con ponerlo ábfolutamente en
San Pió V . le reipondia, que los ,} las manoá , y diípoficion de V»
ftrvieífe por otros, y que hiziefis í5 Santidad. Por lo qualeípontartea,
folo lo que era compatible con fu „ y libremente refigno efte oficio'
au encía \ y los cuidados de fu Ar- 5, de Surtió. Penitendário en manos
zobifpado. Aquietofe algo nueftro ,, de V , Santidad , como en las ma-*
Santo con el dictamen , y mandato 5, nos de Jefu-Chrifto , de quién es
de tan Santo , y prudente Pontifice* 5, Vicario en la tierra ; rogando
Apenas elle muña , y fue ptiefto en „ continuamente á fu Mageftad Di*
íá lugar Gregorio XIIL , quando „ vina , fe dígne de concederle en
bolviot a inflar para que le exone­ ,, efte particular luz abundante para
ra íTe de íiis grandes . cargos , y le „ que fe provea á efte oficio de fu-
aüviaffe del pefo de fus grandes ren­ „ je to , que eftando libre de impe-
tas. Pretenfion pocas vezes vifta en „ dimento de reíidencia, y otra ocu*
d mundo , aun de hombres piado- ,j pación, y zelofo de la honra de
íb s, elevados en altos, pueftos, y „ D io s, y lalud de las almas, y de
dignidades, para cuya decencia , y i, íeñalada doétrina , y bondad da
fuítentacion nada les baña. Refpiraba j, vida, cumpla por si mifmo digna-
devocion , y piedad la carta con que a niente el cargo. Por las razones
San Carlos renuncia en manos de íu: „ miJhias renuncio a V. Santidad eP
Santidad el oficio de la Penitencia­ „ pontanea , y libremente el Arzi-
ria , y otros. Me ha parecido co­ » preftazgo de Santa María la Ma-
piarla aqui para que le lea en ella el „ y o r , el oficio de Proteótor, y Cor-1
eípiritu de nueftro Santo, Dize aisi: » redor de la Religión de S. Fran-
35 cifco , y del Carmen , el Mone£
te-
fBommso L ib 111. Cap. U. *i 6 $
terio de Santa M am de Roma ,'y
„ todas las demas Congregaciones C A P IT U L O III.
M regulares , de que foy Proteétor.
5, Belo humildemente los pies de V; PADECE S A N CARLOS
# Santidad , encomendándole íiem- nuevos trabajos por defender la
„ pre de todo corazon en las entra- immünidad de fu Iglefia y los me­
„ ñas de jeíh-Chriíto a m i, a efta dios Juayes de que f e valió
„ Iglefia de Milán en la piedad, y para f u defen-
„ cura paternal de V. Beatitud. De fa .
„ Milán diez y nueve de Noviem-
,, bre de mil quinientos y fetenta y Efpues que el prudentifsimO
D
,

„ dos. Halla aqui la carta de nueí- Rey de las Efpañas Phelipe


tro Santo. IL embió a Roma al Mar­
El Sumo Pontífice dió eí fu- ques de Cerralvo para que fe com-
premo cargo de la Penitenciaria al pufielTen en Jufticia , y amigable-'
Cardenal Aldobrandini , hermano mente las competencias de juriídio-
de Clemente VÍJX por faber, que cion en Milán , todo avia quedado
era íujeto muy beneffierito , amigo en paz , y en fu ordinario curfo. A
de San Carloá , y que fe diícurria eílo conducía mucho el genio paci­
le feria grata efta elección- Exone­ fico , y fanta amiftad del Exceienti£
rado de los cargós, que ¡mediata­ fimo Señor Duque de Alburquerque
mente tocaban á ía Santa Sede , fe con el Santo Arzobifpo Borromea
deíémbarazó también de los que per ­ Murió muy chriílianamente el Go­
tenecían á los Principes feculares, bernador , á quien no pudo aísiftir
Eícrivió al Rey de Efpáiia , al Rey íu amigo San Carlos por eftar auíen -
de Portugal Don Sebaftian , y al te de Milán. Mas apenas tuvo notif
Cardenal Infante fu T io , y a otros eia de la enfermedad grave del Du­
Principes , efdifandofe muy cortefa- que , quando interrumpiendo, la vifi­
llámente: de íer. Proteétor de íus Rey- ta,bólvió en pofta para afsiftirle. Hal­
nos , y negocios; Dezia el Santo, lóle ya difunto , confoló á la Exce­
que viviendo en Milán le era im- lentísima Diiquefa con íiis fantos dií-
pofsible cuydar de los negocios , y curfos , y ofreció á fu Excelencia to­
eftados de las Coronas, que le avian do lo que pudieífe deíear de. íu cor­
honrado con nombrarle fu protec­ dial , y paternal afeito. Por muerte
tor. Y afsi rogaba humildemente a del Excelentísimo Duque , quedó
fus Mageftades le exoneraífen de fus Governador interino del eílado , el
eícrupulos, y cuidados. Afsi fe exe­ que lo era del Caftillo dé .Milán. Efc
cutó con fentimiento de los Sobera­ te Cavallero en fu interregno de Go­
nos , que no podian hallar miniftro vernador, quifo complacer á algu­
mas fiel 5 y a¿tivo , ni protc¿tor nos defafe&os del Cardenal ¿ y k los
t mas de fu agra­ ociqfos ¿el pueblo. Puede íuceder,
do, que no tuvieíTe intento de defázonaf
Ko)( al Cardenal Santo; pero los efeftos
hizieron ver , que íus confejeros lle­
vaban la perverfa intención de ofen­
‘ ^ ^ der j y atropellar al Santo Arzobií­
■'*** *** * * po. Mandó el Caftellano Governa­

## ■ - # * dor , qué fe hÍ2Íeffen efpe&aculos
profanos, y de mucho eí trapito en
la plaza de la Igleíia mayor en ¿íe*33'
*^4 Fíela de San Carlos
po del Cardenal. Sintió el piadoló yaíTe de manera alguna én los me-
Arzobífpo elte orden , ó vando del dios paramente humanos. •
Governador, y mandó con ceniu- Aunque los enemigos de nuef-
ras , que nadie íe atreviere a profh- tro Santo pudieron conocer , que la
nar los atrios de fu Igleíia. Obedeció muerte del Caftellano era acafo caf-
■rdiigiofamente. el Caitellano, y man- tigo de los difguftos , que le avian
do you« el efpeóiaculo fe mudaífe a dado , no dexaron de continuar íus
la plaza del Caí tillo. ünrazones injuftas. Infpiraron al nue-
Quedó no obftantc algo re- vo Governador, que eraprecifo, que
fentido , y el diígulto, que por si fu Excelencia fe opufieíle vigoroía-
miímo hu viera pallado fácilmente, fe mente á los' intentos dd Cardenal
encendió por los enemigos de San Borromeo,. que tenía ufurpada la
Carlos en una ira implacable. Dixe- jurifdiccion real, y íin ufo la rega­
ron al Governador quanto la malí- lia. Que no podia hazer mayor fer-
-cia pudo inventar para exagerarle; y vicio al Rey , mayor bien á la Re­
encendido. ya en colera , mando, p u b lica n i dar mayor, complacencia
•que fe hizieífen en dias feftivos e f al .pueblo de Milán , oprimido con
pectaculos públicos, bayles., feítines, las invenciones aufteras de fu Arzo-
y todo quanto pudieíTe profanar las biípo. Que la co&templacion demat»
.lieltas. Bien fabia, que no podia ha- fiada del Duque de Alburquerque, era
■2er mayor pefar al Arzobiípo , que en parte origen de los daños cali
. apartar al pueblo de los fantos exer- irreparables de la jurifdiccion real
cicios, que. praóticaba los dias feiti- Con eftas malignas efpecies , .mez-
•vos. Dios defenfor Omnipotente , y ciadas con lifonjas , y voceando liern-
declarado por fu íiervo, fruftro los pre derechas reales , regalías^ Cor-
intentos del Governador » y fus fe- te de Efpaña , Rey ofendido & c ,
quaces; . porque el pueblo acoftum- encendieron en el Excelentifsimo Go-
brado a fus devociones , no quifo ha- vernador un zelo falfo , y mundano
■2,er los efpeélaculos. Y para que no' de defender ciegamente el aparente
pudieííe intentar el Governador Caí- derecho , que no tenia. Eneltetiem-
tellano otras novedades ridiculas } ó po fe ofrecieron dos ocafiones , que
ruidoíaá contraía piedad de los Mi- dieron motivo a los .grandes diftur-
lanefes 5 y honor de San Carlos., le . bios de la jurifdiccion , y a defeubrir
;embió Dios una grave enfermedad, el ardiente zelo del Cardenal por la
de que murió. Llegó en fin nuevo kimunidad de fu Iglefia. El prime-
• Governador a Milán> Era efte un ro fue , que aviendo confeguido un
gran Señor , que avia.fido Embaxa- Cavallero un Breve Apoftolico fobre
dor de Eípaiia en R o m a, quando un litigio , mandó el Governador,
Pío IV. ocupaba el.S.olio Pontificio. . no le dieífen ufo fin aprobación de
Tenia grande amiftad con el Santo los miniftros reales.. Defagradó íiima-
Arzobifpo defde aquel tiempo , y fe mente al Pontifice efte procedimien-
, prometio del nuevo Governador , que to , y advirtió al. Governador , que
todas las cofas caminarían con lüma avia incurrido por eí hecho en las
p a z , y concordia. Sucedió todo lo ceníüras de la Santa iglefia. Reco-
contrario , y jamas tuvo tanto, que noció como buen Chriftiano íii yer-
padecer el Santo Cardenal, como r o , pidió la abfolucion , y fue ab­
en tiempo de . efte ■ - Excelentísimo fuelto 'por el Cardenal Cniefa , que
.. Governador. Quería D io s, que fu fe hallaba en Milán , y dexó uíar
: fiel fiervo pufieíTe toda la confianza del Breve Pontificio. En eíte cafo íe
. en lü Mageftad , y que. no . le, apo- mezcló poco el Santo Arzobiípoj pe-
(Borromeo L il . íll. Cáp. í í h tl f
t o , quedando refentido el Governa* ufurpados, y que a él tocaba defen­
dor 3 6 irritado por fus malos con* derlos , y confervarlos á la Corona
Tejeros, determinó vengarle en la de Eípaña*
perfona del inocente San Carlos Pudiera juítamente eí Santo
En los tiempos de las pri­ Arzobiípo declarar excomulgado al
meras controveríias de -juriídiccion Governador <, y á loá cómplices;
ecleíiaftica , y real avian llegado car­ pues lo eftaban por el hecho tan no*
tas de Efpaña , en que mandaba el torio * y violento contra la immuni­
R ey al Governador, y fus miniftros, dad. Detuvofe por atención al Rey,
que. no permitieííbn ufurpaíTe nadie y por lo mucho $ ,que eftimaba , y
los derechos de fu regalía. Eltas car­ amaba al Excelentísimo Governador
tas nada in ovaban en el fondo de lá fu grande amigo en efte tiempo , y
jurifdiccion, íiendo jufto , que al por la increíble repugnancia con que
Rey íé guardaíTen1ileíbs todos íus de- íé refolvia á eígrimir las armas de-- la
rechos j y mas eftando pendiente el Iglefia 3 quando podia llegar al fin
negocio en la Corte de Roma , en por otros medios. Bolvió. á inflar al
donde fe avia de componer pacificad- Governador por medio de íüs.ami­
mente, Como los enemigos del Car­ gos , rogándole humildemente j que
denal bufcaban fiempre ocafiones pa­ miraíTe a íii períbna , y atendieíTa
ra ofenderle , aconfejaron al Gover­ los ordenes del R ey , que no man­
nador , que en virtud de las cartas daban ló injuílo, ni lo que ofendíala
de Efpaña debia fu Excelencia diípo- Iglefia. Que dexaffe las jurifdiccionea
ner un arancel, en que eftuviefíe en el eftado en que las hallaba hafc
claro lo que podia el Tribunal Ecle- ta que los pleytos controvertidos fe
fialtico , y á lo que no fe eftendia fu decidieíTen en Roma 3 y fe reglaíTen
juriídiccion , fin ofender la del Rey. a gufto de la Corte de Eípaña fe­
Afsi íe executó fin- la menor noticia gun derecho. Y en fin , que íüpieífe
del Santo Cardenal, que a elle fu Excelencia , que íí no eraii baftan-
tiempo fe hallaba aufente en la vifita. tes ruegos humildes , y amiftoías re-
Intimóle el mal forjado arancel al prefentaciones 3 íe valdría contra íi*
Vicario General , y a fus miniftros- inclinación de los medios, a que le
Sintió fobremanera el Arzobiípo ef­ obligaba fü conciencia,. Efto era ame-
ta novedad tan no eíperada , y tan nazar al Governador , le declararía
contraria á los derechos , ó immu- incurfo en las cenfuras , y publica­
jiidad de fu Igleíia. Bolvió al ínftan-. mente excomulgado , fino ceñaba
te á fu capital, y procuró por todos de fus intentos 3 y - bolvia fus d-re­
los medios fuaves , que el Governa- chos á la immunidad.
dor conocieífe el mal paíTo en que-lo Conocían todos la fortaleza
avian metido íiis coníejeros. Inftó invencible del Santo Cardenal, quan­
por si mifmo con la mayor humildad, do fe trataba de la gloría de Dios,
atención , y cortefania , y por me­ y bien de la Iglefia j y la tenian ^ex­
dio del Eminentifsimo Cliieía s que perimentada en los primeros diftur-
avia íido Senador • de Milán , y íe bios de juriídiccion* Y afsi temieron,
hallaba prefente .que el Governador que no cediendo el Excelentifsimo
miraíTe lo que hazia , y no atropel- Governador , paíTaria á executar las
laííe tan declaradamente los dere­ amenázás. Luego ,. que fe divulgó
chos de fu Iglefia. Todos los medios por. la Ciudad eñe rezelo ó temor,
■fuaves, y humildes ruegos fueron fin de que San Carlos excomüJgaífe k
efecto , refpondiendo íiempre , que. todos los miniftros, y eíf>ecialmén£e
■ los derechos de la regalia. eftaban al Governador, no huvo medio de
' ' Tt que
ig ¿ -Vida de Sm Carlos
que no je valieífén para -fuipender ef­
te rayo de -las cenfuras» -Sus deudos, CAPITULO IV.
y mas Íntimos amigos volaron al pa­
lacio del Santo ■ , y le repreíentaron, IM IT A S A N CARLO S L A
que íi paíFabaa la execucion de Jas. ih v iíía 'vonjiancia de San Ambrofio
cenfuras no 161 o íe perdía >, mas em- en deferida- la immunidad ¿Je fu
bolvia en íus ruinas toda íü iluftre Iglefia y ■excomulga con el mifi
cafa , y las de. íus iluítriísimos pa­ . mo efpiritu al-Governador de
rientes- Rcfpondió el Santo ■ , que ■M ilán 5.y á los miniflros
clperabá en Dios , que ipor cumplir reales,
con las obligaciones de íü ' cargo no
íe íiguirian daños á. fu familia , y T O S medios, que el Santo buf-
cala, á quien tanto amaba. Pero, i L á co con tantas veras no pu-
que amaba .mas la caía de Dios , y . i, ■dieron .hallarle. Y afsi con la
íii honra, y que íí contra fu inten­ fortaleza de un San Ambroíio , cu­
ción padecieífe íü inocente familia, el yos lantos exemplos imitaba , decla­
Señor la defenderia. D e efta reí- ro, excomulgado al Governador , al
puefta 'conocieron la invencible reí<> gran Chanciller , y a otros' 'cómpli­
lucion del Cardenal, y para dete­ ces. Deípues dio quenta de lo exe-
nerla fe juntó en'cuerpo la Ciudad Gutado al Sumo Pontífice y fe di£
de. Milán para repreíeñtar aí Arzo- pufo á todos los trabajos , y veja­
bilpo los grandes peligros' en qu£ ciones •, que le vendrían por la -vio­
poniá á 'toda la Ciudad. Nombraron lencia de los miniftros reales. ■En­
Diputado de ella reprelentacion ai tre otras tomó el Governador dos
Conde Tafcio Mandólo con mucho refalucienes muy violentas contra el
numero de Regidores, Señor elo­ Santo Arzóbifpo. Defpues de aver.
cuente; y de grande ■ autboridad» eíparcído un mañifiefto por todo el
Luego-que el tuvo elConde énpre-' citado de íü jurifdiccion , en que po­
fencia del Cardenal 5 hizo un elo- nía á fu modo los hechos , y culpa­
quentiísimo 'difcUrfo , en que repre- ba al Santo Cardenal, mandó , que
íentó á íü Eminencia los graves in* no fe. hizieííen las juntas, ó con­
convenientes, que fegüirian a la de­ gregaciones de devocion acoftum-
claración intentada. Puíieronle de­ bradas* Efta prohibición con, vando
lante de los ojos fus obligaciones de era dar a entender , que íü Exce­
mirar por la patria , como hijo , co=> lencia :avia creído la calumnia atroz,-
mo Padre , como Pallor , como re­ que los enemigos del Santo Carde­
formador de la difciplina , y en fin nal divulgaban ; que machinaba con-'
por todos los títulos , que pudieron tra el citado , y difponia alguna re­
alegar. Oyóles San Carlos ton liimo belión contra el Rey de Efpaña. A
agrado , y aviendo reípondido, donde no liega la maldad defenca-
quanto amaba fu Ciudad por todas denada de los que quieren á toda
las obligaciones, qúe le exponían, tránce malqúiftar , y perder un fiel
dixo , que por elfos miíinos motivos Principe; vaíFallo con fu Soberano ?
no podia abandonar los derechos de N o pudieron coníeguir íü iriten to­
lü Iglefia. Que bufeafen' medios fua- los enemigos del Santo , porque era
ves con que bolvieife en si elGover- mas claro , que la luz del Sol , no
nador * y por Tu parte todo fe tener el Rey en todos fus dominios
olyiaaria , y quedaría vaíTallo mas iiel3 que el Cardenal'
en paz. Borromeo * ni que huvieííe hecho
X pX mas .fieles. Vaífallos á fu Mageíiad-
Ca-
ÍBm m eo Lib. 111. Cap. IV. ii?7
Catholica. Pues no ay co ía, que dor el Cardenal Borromeo un Caftel­
pueda hazer mas obedientes fubdi- lano. valerofo ,. y que íabia fu obli-
tos j que la Santidad , y buenas gacion. Reípondió al oficial, que
coitumbres, como fe ha vifto eirto- embiaba el Governador de Milán,
dos tiempos, y San Carlos avia fan- que aquella fortaleza la tenia como'
tifica'do con íu vida , y doétriná to­ Caftellano de fu Principe el- Carde­
dos los Milanefes.- ' - n al Borromeo j y que fin íu orden
Maravilla e s , que un Señof á nadie la entregaba. Embió una pofc
tan prudente , piadofo , ^ experi­ tá al Santo Arzobifpo * informándo­
mentado, como era el Governador, le de lo que paíTaba. La reípueíta
pudieíTe dar crédito á las calum­ fue >que imediatamente entregaffe
nias,, que algunos de fus indigno® la fortaleza al ¡oficial, que embiaba
Confejeros le infpirabani Qué apa­ d Governador ,;, íi la pedia en nom­
riencia , ó íombra de fublevacion bre del Rey *. embiandole. al mifmo
podian dar las juntas, que prohibid tiempo la contraíéña * que era un
con rigurofo vando ? Los que íé medio eícudo jde oro de Luca. Cóp
juntaban los días feftivos áfuscon^ efta orden;de fu dueño: la. entregó el
relación es particularmente- nom- valeroío Caftellano de Arona.?'
rados en el vando , no iban arma­ Imediatamente .maridó." Sari
dos de otras armas, que de alpe- Carlos llamar á fu T io Don- Fran-
ras diíciplinas , con que herían vigó- cifco Borromeo , y le rogo fuelle
rolamente íiis efpaldas, hazian rigu- á. ver de fufarte al Governador , y
roía penitencia por íus pecados , y a dezirle , que la menor iníinuacion
por los del pueblo. Llevaban cu­ de íu. gufto era fuficíente para' ocu­
bierto el roftro para no fer conoci­ par la fortaleza de Arona , y de
dos , y poder exercitar fu peniten­ los otros Caftillos, que poíTeia, fú car
cia con mas rigor , y humildad. Lo­ fa. Que juntar .tropas , y embiarlas
gro efte . vando lo que . intentaban con militar eftrepito áaífaltáf, y apo-
los enemigos del Santo Arzobifpo, derarfe de íüs feudos , era efeufado,
deshazer por entonces la congre­ .y folo para hazer creíbles las calum­
gación de diciplinantes , que tantos nias , que jariaas alterarían la ilumi­
cuydados avia coftado a San Carlos, nada piedad; del Rey Catholico., a
y cuya armonioía diípoíicíon con. quien la caía Borromea era tan fiel,
muchas reglas íe halla ,-eii las A d a s como podia fer otra qualquiera en el
de la. Iglefia de M ilán . La fegunda mundo. Que ponia parte de fu .glo­
violencia , que el Governador hizo ria en complacer al Rey , ; y, a fus
al Santo Principe Cardenal moftró miniftros en lo que no fe . opufieíTe a
aun mas claramente , quan lexos ef­ fu conciencia , y obligación de Ar­
taba fu animo de lo que hombres zobifpo.:M a s, que en los puntos d?
malvados le imputaban. Poífeia el immunidad , y juriídiccion ,■ que fe
Santo Arzobiípo entre otras fortale­ trataban , no podia complacer á los
za s, la importante del Caftillo de miniftros reales, que con el nombre
Arona, en que tenia una buena guar­ augufto del Rey Catholico ,. fe opor
nición. Intento apoderarle de ella el nian á las pias intenciones, y de­
Governador para dar mas aparen­ claradas ordenes de fu Mageftad. No
te color a los rumores. Embió al fatisfecho San Carlos con efta decla­
Governador de Como algunas com­ ración de tan fiel valTallo , que hizo
pañías de Toldados para que tomaf- al Governador por medio de fu 1 ¿o,
fen la fortaleza en nombre del Rey .eferivíó á Monfeñor Ormaneta , yn
Catholico. Tenia por fu Governa- ObiípQ de Padua 3 y Nuncio A p o f
f u k de Sdn€arUs
tolico en la Corte de E rpaña , para efta furioía tormenta. imitando en
que informaffe al R ey de lo que íu- efto 4 San Ambrollo , que en cafo
cedia 'en Milaíi. Executolo el_Ilu£ femejante executaba lo miímo en la
trifámo Ormaneto con tal felicidad, mifma Ciudad de Milán.
que no felo confirmó á fu Mageftad Quando la Emperatriz Jufti-
en el gran concepto, que tenia de saa quifo u&rpar violentamente una
íu alnado Arzobiípo San Carlos, mas Igleíia a los Catholicos de Milán,
le aumentó en gran paite. Con efte para entregarla a los Arríanos , la
motivo dio noticia , o la renovó de llenó de foldados, penfando intimi­
los heroycos hechos del Cardenal dar á San Ambrofio. Apenas fupo Vida
en la reformación de las coíium* el Santo las intenciones violentas de deigra
■bres de todo el eftado; lo que avia la Emperatriz Arrian a , partió intre-Theod
executado en obfequio de íu Mageí* pido -a la Igleíia Cathedral , cerca- fio.
tad coíí ocafion de la guerra contra da de los foldados.; excomulgó fo-
el Turco , fublevacion de los eftados iemnemente á los que avian oífado
de Flaíldes, falud de fu Mageftad, cercarla , y á los que avian ido a
y otras ©cañones. Acciones ciertas, ocupar la Bafiliea antigua. Apenas
y nada equivocas de la inviolable llegó á noticia de los" foldados lo
fidelidad del Santo Arzobifpo á fu -que San Ambrollo acababa de exe-
Soberaho , y por configuiente de la cutar , quando entraron de dos en
de codos los Milanefes. dos con grande humildad en la Iglc.
Los rumores, que vagamen* lia , proteftando al Santo 5 y á los
te fe eíparcian en el pueblo de que Catholicos, que le acompañaban,
arreftarian al Santo Cardenal, y le que no entraban como enemigos pa­
eftrañárian de todos los dominios ra convatir , mas como amigos pa­
del Rey Catholico j conturbaban fus