Anda di halaman 1dari 308

Desmontando la

Siciliana 2

jesús de la Villa
Primera edición en Andorra, noviembre 2009

Edita Esfera Editorial


Apartat de Correus 2052
Principat d'Andorra

http://www.esferaeditorial.com
info@esferaeditorial.com

©Jesús de la Villa, 2009


© Esfera Editorial, 2009

ISBN: 978-99920-62-03-6
Depósito Legal: AND.716-2009
Impreso en Andorra por lmpremta Solber
Portada y maquetación: Esfera Editorial

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones


establecidas en las leyes, quedan rigurosamente
prohibidas, sin autorización escrita de los titulares del
copyright, la reproducción parcial o total de esta obra
por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la
reprografla y el tratamiento informático, así como la
distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo
públicos.
Desmontando la Siciliana 2 5

Índice general

Introducción. 7

Parte l. 1.e4 es 2.lL!f3 11


Capítulo 1: 2... élif6 Nimzovitch y otras jugadas 12
Capítulo 2: 2... b6 18
Capítulo 3: 2... a6 O'Kelly 22

Parte 2. 1.e4 es 2.lLJf3 lL!e6 3.d4 ed4 4.lL!d4 29


Capítulo 4: 4... 'llMb6 y otras 30
Capítulo S: 4...g6 Dragón Acelerado 38
Capítulo 6: 4... es Lowenthal 60
Capítulo 7: 4... eS S.élibs d6 Khalasnikov 67
Capítulo 8: 4... ttJf6 S.élic3 es Pelikan 79

Parte 3. 1.e4 es 2.lLJf3 e6 3.d4 ed4 4.lL!d4 113


Capítulo 9: 4... ics; 4... 'llMb6; s ... ics y s ... 'llMb6 114
Capítulo 10: 4... élif6 s.élic3 ib4 Contraataque Siciliano 121
Capítulo 11: 4... élif6 S.élic3 élic6 128
Capítulo 12: 4... élic6 Taimanov 136
Capítulo 13: 4...a6 Paulsen 162

Parte 4. 1.e4 es 2.lLJf3 d6 3.d4 ed4 4.lL!d4 179


Capítulo 14: 4... es; 4... élif6 s.élic3 es 180
Capítulo lS: 4... 'llf6 s.'llc3 id7 Kupreichik 186
Capítulo 16: 4... 'llf6 S.'llc3 g6 Dragón 190
Capítulo 17: 4... 'llf6 s.élic3 'llc6 Clásica 218
Capítulo 18: 4... élif6 s.'llc3 e6 Scheveningen 246
Capítulo 19: 4... 'llf6 S.'llc3 a6 Najdorf 273

Índice de variantes. 303


6 Desmontando la Siciliana 2

Símbolos ajedrecísticos:

;;!;; Pequeña ventaja blanca. ?? Muy mala jugada.


+ Pequeña ventaja negra. !? Jugada interesante.
± Clara ventaja blanca. ?! Jugada dudosa.
:i: Clara ventaja negra. 6 Con la idea de.
+- Decisiva ventaja blanca. X Debilidad / Mal ubicado.
-+ Decisiva ventaja negra. o Jugada única.
# Mate. o Es mejor.
00 juego incierto. 1±1 Centro.
00 Compensación. ~ Diagonal.
Iniciativa. = Columna.
Ataque. ,. Flanco de rey.
:¡::::! Contrajuego. « Flanco de dama.
e Ventaja de desarrollo. .l Final.
o Ventaja de espacio. c§l Pareja de alfiles.
0 Zugzwang. ~ Alfiles de color opuesto.
Buena jugada. ~ Alfiles del mismo color.
? Mala jugada. 6 Peón pasado.
!! Excelente jugada. 9 Tiempo.
Introducción 7

Introducción

Este libro se ocupa del estudio de la Defensa Siciliana; sin embargo el desarrollo de la Teoría
de Aperturas ha sido tan grande en los últimos años, que resulta una utopía abarcar todas las
variantes de una Defensa tan popular. Por eso el libro se conforma con ofrecer un repertorio
para el jugador de blancas, basado en l.e4 es 2.llJf3 seguido de d4.

La Siciliana es la defensa que más se emplea. Según diferentes bases de datos y diferentes
épocas, el porcentaje pude variar, pero no se alejará mucho del 20%; si consideramos sólo las
partidas que comienzan con l.e4 el porcentaje de Sicilianas puede llegar al 40%. Y estos porcen-
tajes siguen creciendo en los últimos años.

Por ese motivo, propongo un repertorio basado en la variante abierta, la que comienza con
2.ll:Jf3 y se complementa casi siempre con 3.d4. Pienso que es lógico dedicar los mejores esfuer-
zos de nuestro estudio a una posición que se va a producir muchas veces en nuestras partidas y
es mejor elegir variantes secundarias contra defensas que no jugaremos tan a menudo. Además
una amplia experiencia indica que, contra la Siciliana, no hay muchas perspectivas de obtener
ventaja con sistemas diferentes a 2.lllf3. La flexibilidad y el factor sorpresa es una cosa, y otra
bien diferente, basar nuestro repertorio en líneas inofensivas.

Mi filosofía general para el desarrollo de un repertorio de aperturas, la baso en el siguiente


enfoque: contra principal, principal, contra secundaria, secundaria y contra mala, refutación.
Algunos aficionados me han preguntado qué quiero decir y trataré de explicarlo a continuación:

- Las defensas principales suelen ser las mejores, además de las más frecuentes; por ser
las más frecuentes es rentable prepararse bien contra ellas y por ser las mejores, es poco
probable que encontremos ventaja en variantes secundarias.
- Las defensas secundarias nos las van a jugar muchas menos veces, por eso es menos ren-
table gastar mucho tiempo en su preparación y además se corre el riesgo de caer en una
posición buena, pero que nuestro rival tiene mucho más fresca. Además, si la defensa
es secundaria, es muy probable que haya continuaciones secundarias que también den
buenas esperanzas de obtener ventaja.
- Por último si una defensa es floja, entonces merece la pena buscar y aprender bien una
refutación, porque esta nos servirá para toda la vida, y sobre todo porque dichas defensas
nos las van a jugar casi siempre por sorpresa y es necesario estar preparado de forma
contundente.
8 Desmontando la Siciliana 2

Naturalmente este es un planteamiento esquemático y debe adaptarse a cada caso. Muchas


veces variantes principales pueden pasar a secundarias y viceversa e incuso variantes malas se
pueden rehabilitar, aunque esto último es mucho menos probable. Hay que adoptar una actitud
flexible en todos los casos.

El estilo de juego también debe influir en la formación del repertorio, pero si nuestro estilo
no implica jugar abierto contra la siciliana, entonces debemos plantearnos si 1.e4 es nuestra
primera jugada.

Aunque se eligen variantes principales, desde el punto de vista de la actualidad teórica, el


repertorio presentado en el libro también intenta cumplir con el principio de economía y de
coherencia, al elegir líneas que pueden trasponer entre sí, cuando eso es posible, o que tienen
ideas estratégicas comunes, también cuando eso es posible.

De este modo, hay un esquema, que se presenta como dominante en este repertorio y que
puede aplicarse (con importantes variaciones, claro está) contra un grupo amplio de defensas
(Najdorf, Scheveningen, Clásica, Taimanov, Dragón, Kupreichik y algunas secundarias). Dicho
esquema se basa en las jugadas f3, .te3, V9 d2 y o-o-o.

El enroque largo siempre me ha parecido enormemente natural en la Siciliana abierta, pues-


to que la torre se sitúa de inmediato en la única columna abierta (para las blancas).

Más discutible, es la posición del peón f. Durante muchos años la tendencia general y casi una
regla sagrada, era considerar que las blancas no pueden jugar activo en la siciliana sin incluir la
jugada f4. Este pensamiento está bien fundado en una amplia experiencia, pero a mi parecer, su
aplicación de modo indiscriminado ha llevado a las blancas a dificultades en muchas variantes,
porque facilita el contrajuego natural de las negras a través de la diagonal a8-hl, presionando en
e4 y, a través de ese punto vulnerable, más allá, en el interior de la posición blanca.

En el esquema con f3, el punto e4 está sólidamente defendido y no es una preocupación para
las blancas y su plan es muy claro y fácil de ejecutar. Esta puede ser una causa, si no analítica, sí
práctica, de que los resultados de las blancas con este esquema hayan sido brillantes, en general.
El comentario de Fischer, de que la Dragón era una defensa débil porque en ella, con el Ataque
Rauzer, un aficionado con blancas puede derrotar fácilmente a un Gran Maestro, se puede ex-
tender aunque sea con menos intensidad a las otras defensas.

Sobre la estructura del libro

He decidido presentar el libro en forma de partidas comentadas, porque pienso que de


este modo el material resulta menos árido y además de como obra de consulta, el libro puede
leerse también de principio a fin, como un modo de familiarizarse con las ideas tácticas, las
trasposiciones, y los planes estratégicos que se producen de forma más frecuente.

Casi todas las defensas tienen su capítulo, aunque algunas de ellas tienen mucho menos
material. En mi opinión, los sistemas de preparación y de competición actuales (estoy pensando
Introducción g

ahora sobre todo en los torneos abiertos y de ajedrez activo) obligan a un conocimiento preciso
de determinadas refutaciones y favorecen el uso de variantes sorpresa, habiendo muchas de
estas, que a pesar de su debilidad teórica, crean complicaciones casi insuperables en la partida
viva. Además mi intención ha sido, que el lector tenga un repertorio completo y por lo tanto
responder con claridad a la pregunta de que jugada hacer en todas las posiciones razonables.

Al principio y al final de cada capítulo, presento unas breves secciones, que pueden facilitar
el estudio del material, aunque no son en rigor necesarias para el jugador experimentado.

Comienzan con el título del capítulo y con el diagrama que refleja la posición inicial a estudiar.
Las estrellas son una valoración algo subjetiva, que puede orientar a los menos expertos, sobre
la importancia de la variante en cuestión, y a los más, sobre el respeto que el autor siente por
cada variante. Tratan de evaluar, la fuerza teórica, la importancia histórica, la frecuencia de uso
y las virtudes prácticas de una variante determinada y por supuesto cada jugador podría tener
su propia valoración. En mi opinión hay muchas variantes infravaloradas en la Siciliana (y unas
pocas sobrevaloradas) y mi impresión, reforzada al escribir este libro, es que muchas de ellas se
pueden jugar y dan verdaderos problemas a las blancas, si estas se proponen sacar ventaja.

La introducción intenta orientar sobre los motivos de la variante elegida y su relación con
otras variantes.

La historia es un pequeño homenaje a aquellos que han hecho más por el desarrollo de la
variante, pero por cuestiones obvias de espacio, no puede convertirse en una investigación
profunda sobre el tema. Creo obligado hacer referencia aquí al auténtico padre de la Defensa
Siciliana, Louis Paulsen (1833-91) nacido en Alemania y formado como jugador de ajedrez en
los Estados Unidos. Paulsen investigó la mayoría de las variantes importantes y comprendió
el sentido de contraataque que anida en esta Defensa. Es un resultado del flujo azaroso de los
acontecimientos que la Siciliana no lleve su nombre.

Sería interesante haber profundizado más en las ideas de cada variante, pero el libro resulta
ya demasiado voluminoso y me ha parecido más importante profundizar bien en algunas líneas.

En conjunto esta estructura debe permitir también al jugador de negras elegir algunas
variantes para su repertorio, aunque si lo hace, debe completar su estudio con las líneas de
ataque de las blancas que no presentamos en el libro.

En algunos casos las trasposiciones son frecuentes y, por una cuestión de claridad, las prime-
ras jugadas no siempre se presentan por el orden real en que se produjeron en la partida, sino
por el orden teórico más frecuente. Creo que es más adecuado advertir de ello aquí, que hacer
referencia en cada caso al orden exacto.

Hemos tratado de presentar el material de forma muy clara, con árboles con poco ramaje y
explicaciones de cada jugada (excepto aquellas que se repiten a menudo), puesto que pensamos
que la comprensión de la posición y de los motivos de cada jugada es muy importante, para fijar
la memoria y evitar que el estudio de las líneas sea inútil, al olvidarse estas a los pocos días o
10 Desmontando la Siciliana 2

semanas. Pero en algunos casos ha sido imposible evitar una ramificación que puede resultar
molesta.

El material es una reelaboración del estudiado en "Desmontando la Siciliana". No se puede


hablar de segunda edición puesto que la mayoría del material ha sido no solo revisado sino cam-
biado, algunos capítulos son completamente nuevos, y en los que se siguen recomendando las
mismas variantes, muchas partidas modelo son más recientes y las sub-variantes recomendadas
casi nunca son las mismas. Tampoco se puede hablar de un libro nuevo, puesto que la estructura
y la base del material es la misma. En algunos casos, el cambio de recomendación ha sido debi-
do a que nuevas variantes son claramente mejores o han puesto en duda las antiguas, pero en
otros casos, la variante recomendada anteriormente sigue siendo igualmente interesante y los
motivos del cambio han sido menos contundentes. En esos casos (y en algunos otros) hago refe-
rencias al texto original, al que identifico con las iniciales "DLS". Por supuesto la comparación
puede ser interesante, para los que dispongan de él.

A pesar de todas las horas dedicadas, me consta que algunas variantes no pasarán la prueba
del tiempo, y espero la comprensión de los lectores en este punto, así como les animo a seguir
investigando y completar su repertorio, cuando haga falta, consultando otras fuentes y anali-
zando por su propia cuenta. Sin embargo confío que las recomendaciones del libro puedan ayu-
dar a todos a mejorar su repertorio, les permitan alguna alegría competitiva y les hagan pasar
un buen rato analizando partidas memorables y posiciones atractivas.

jesús de la Villa García


Pamplona, octubre del 2009
Parte l. 1.e4 es 2.~f3

Capítulo 1: 2... lt:Jf6 Nimzovitch y otras jugadas

Capítulo 2: 2... b6

Capítulo 3: 2... a6 O'Kelly


12 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 1
1.e4 es 2.lllf3 lllf6
Variante Nimzovitch y otras jugadas
Valoración **

Este capítulo será el cajón de sastre donde estudiaremos todas las opciones en la jugada 2 de
las negras que no tienen capítulo propio. De las cuatro jugadas que consideramos 2... lllf6, 2...g6,
2... h6 y 2... V!í c7, una de ellas 2... g6 no tiene un capítulo propio, porque el sistema que propone-
mos para las blancas, será estudiado en los capítulos dedicados a sus hermanos mayores en la
simpática familia del dragón. Otras dos (2 ... h6 y 2 ... V!í c7) tal vez no lo merecen, pero el caso de la
variante Nimzowitsch podría resultar un poco injusto, así que realmente consideraremos este el
capítulo de la Nimzovitch y agruparemos en el las variantes irregulares.
La jugada 2 ... lllf6 es perfectamente sana y ofrece buenas perspectiva de igualar, aunque no
disfruta de una popularidad amplia. El motivo es difícil de entender; posiblemente influya que
las blancas pueden elegir variantes diferentes y con ello el ritmo que tomará la partida. Por otra
parte, uno de los atractivos de 2... lllf6 puede ser provocar trasposiciones a variantes principales
(la Najdorf por ejemplo) evitando líneas molestas como 3.~bs o 3.c3.
Precisamente por este último motivo, he creído eficaz recomendar dos variantes, una para
aquellos jugadores que desean trasponer a las líneas principales y quieren jugar 3. lllc3 sin so-
bresaltos y otra para los que precisamente prefieren evitar esas trasposiciones y "castigar" el
posible farol de su rival. Puesto que nuestro repertorio en las líneas principales incluye siempre
la jugada lllc3, nuestra línea principal debería ser 3. lllc3 contra la Nimzovitch y así será en
nuestra partida modelo.
Las refutaciones oficiales vía 3.e5 y 4.lllc3, creo que son bastante discutibles y poco econó-
micas al requerir un esfuerzo enorme, tener que superar un campo de minas y ofrecer al final
una ligera ventaja.
Capítulo 1: 2... tf:Jf6 Nimzovitch y otras jugadas 13

Historia e ideas

La jugada 2... lllf6 es una más de las muchas aportaciones de la escuela hipermoderna a la
teoría de aperturas, y una que cuadra muy bien dentro de sus ideas; las negras atacan el
centro de peones blancos y provocan su avance para demostrar más adelante su debilidad.
Nimzovitch la empleó en múltiples ocasiones con bastante éxito. Otros jugadores de la época
como Rubinstein y Tartakover también la incorporaron a su repertorio. La aparición de la
jugada 4.tllc3 y de las supuestas refutaciones disminuyó mucho su popularidad que ya nunca
llegó a los jugadores de primera fila.
Recientemente algunos investigadores han reforzado diferentes líneas con las negras y ju-
gadores más o menos bien informados la utilizan esporádicamente, pero parece que su destino
es el de arma sorpresa.
La principal idea original es provocar el avance del peón central blanco para luego atacarlo.
Los diferentes esquemas que se producen tienen una naturaleza muy diferente, pero los temas
del juego abierto, rápido desarrollo y búsqueda de objetivos inmediatos, tienen preferencia.

PARTIDA 1.01 do. 4... tllc6 (4 ... 1g7 5.tllc3) 5.tllc3, ver el ca-
jakovenko D. - Llobel Cortell E. pítulo 6. 4.~c3 Esta es la jugada más sencilla
San Sebastian, 2006 para trasponer a las variantes recomendadas
contra el Dragón o el Dragón acelerado. l.as
1.e4 c5 2.tfJfJ tfJf6 negras están casi obligadas a capturar en d4.
Como ya he señalado más arriba la transposi-
ción me parece el método a la vez más eficaz y
económico, pero para aquellos jugadores que
desean profundizar más y dar un tratamiento
especial a esta línea recomendamos la sigui-
ente variante: 4.dxcs WaS+ 5.c3 WxcS 6.tlla3!
aunque nuestro planteamiento nos impide
profundizar en ella.

2 ..• h6 (D)

La provocadora jugada que caracteriza la


variante Nimzovitch. Las otras alternativas
negras que no tienen capítulo propio y mere-
cen alguna atención son:
2 ••• g6 3.d4 1g7 Las negras pueden optar
por este otro orden de jugadas, pero eso no
altera nuestros planes puesto que después
de 3... cxd4 4. lllxd4 las negras no tienen juga-
das razonables excepto las que permiten la
transposición al Dragón o al Dragón Acelera-
14 Desmontando la Siciliana 2

3.c3 las virtudes del tratamiento Alapin "Alapin" debe ser lo mas eficaz contra la poco
parecen reforzadas aquí. Las blancas se dis- flexible salida de la dama negra.
ponen a formar el centro clásico de peones
mientras la jugada h6, no se ve muy útil contra
este esquema. 3.d4 cxd4 4.tllxd4 tllf6 s.ll:lc3 es
6.ll:ldbs d6 y la casilla gs está defendida, ilus-
tra muy bien la principal idea de las negras.
3... e6 El hecho de que el principal abogado
de la variante h6 pase a este esquema, donde
la segunda jugada de las negras es muy poco
útil, dice mucho. Veamos la alternativa más
"ortodoxa": 3...gs 4.d4 cxd4 s.cxd4 ds es la
reacción lógica. En otro caso las blancas re-
forzarían su posición central con un desarro-
llo activo y rápido. (s ... .tg7 6.ll:lc3 lLlc6 7.ds a) 3.d4 cxd4 4.ttlxd4 tllf6 (4 ... e6 acabaría
ll:les 8.d6±) 6.exds ll:lf6 7.ll:lc3 .tg7 (7 ... tllxds trasponiendo) s.tt'lc3 a6 con la intención de
s.h4 g4 9.tlles±) 8.h4 g4 9.ll:les a6 (9 ... ll:lxds?! es, es uno de los puntos principales de la idea
10 ..tbs+ y se pierde también el enroque, aun- negra, lo cual no quiere decir que esta posi-
que la verdad ya no servía para mucho) lO ..te2 ción no encierre dificultades para ellas, por
(10. Wa4+!?) 10... hs 11.0-o ll:lbd7 12 ..tgs ll:lb6 ejemplo en la línea que comienza con 6.g4
13. Wb3 0-0 No era posible todavía recuperar pero en este caso disponen del interesante
el peón. (13 ... ll:lbxds? 14.ixf6+; 13 ... tllfxds? contrajuego 6... ds!? sin el cual tal vez esta hu-
14.lllxds ll:lxds 1S.ic4+-) 14.füel± (14.~ael biera sido la variante seleccionada para este
potenciando el plan f3 o la directa 14.f3 pare- libro. 7.ll:lxds tt'lxds 8.exds ~es+ 9. .ie3 ~xds
cen todavía más fuertes) 14 ... tllh7? 1S.ixe7?! 10.~gl es un buen punto de partida para las
(1S.ll:lg6!+-) lS ... Wxe7 16. Wxb6 Wxh4 Con al- investigaciones de los más ambiciosos, pero
gunas complicaciones. Sulava acabó ganando no hay ejemplos prácticos, y lo que es peor,
esta partida, lo cual debió ser un alivio para el no habrá muchas ocasiones de ponerlo en
"amigo" que le había recomendado 2...h6. 4.d4 práctica.
d5 5.exd5 s.es!?± trasponiendo a una especie b) 3.lllc3 Se acerca más a la transposición,
de variante de avance de la Defensa Francesa pero las negras pueden resistirse a ella con
con un tiempo de más, y en la cual las negras 3... a6 (3 ... e6 4.d4 cxd4 s.tt'lxd4 y las negras no
han estropeado un poco su posible contrajue- tienen mejores jugadas que las que trasponen)
go con f6. 5 ... exd5 6 ..tf4 De nuevo 6.ie3 tras- 4.lllds ~as (4 ... ~ds s.d4 e6 6.tt'lc3 traspone)
pone a una variante favorable de la Alapin y; y ahora es muy desagradable s.tt'les; 3 ... lllf6!?
6.ibs+ seguido de We2 no es ninguna tonte- Las demás jugadas permiten a las blancas es-
ría. 6 ... ftlf6 7.idJ?! (7.ibs+!?; 7.ixb8?! .!:hb8 tablecer su querido centro de peones clási-
s.Wa4+ id7 9.Wxa7 i!as 10.Wxb7 ~bs con co. 3... d6 4.d4±; 3... e6 4.d4±. 4.e5 llld5 s.d4
contrajuego) 7... c4 8.icz .id6 9.hd6 ~xd6 (s.tt'la3 puede ser un intento de mejora, pero
10.0-0 o-o 11.lllbdz lllc6= Y finalmente las seguramente acabará en trasposición) 5 .••
negras han logrado demostrar lo que querían, cxd4 6.cxd4 d6 Con la dama en c7, que puede
que un tiempo no es decisivo para la suerte de acabar siendo hostigada, un tratamiento más
la partida. Dory-Bucker, Budapest 1984. lento sería irresponsable. 7.llla3l El caballo
blanco se dirige a la casilla es o bien a apo-
2 ... ~c7 3.c3 (D) De nuevo el tratamiento yar el peón que se situará allí, pero su posi-
Capítulo 1: 2... CiJf6 Nimzovitch y otras jugadas 15

ble excursión a bs crea molestias. 7... a6 [7 ... flanco de rey. 5.Wfxd4 e6 6..ic4 tlic6 (6 ... liJb4
dxes 8.lllbs '!Wb6 (8 ... ~d8 9.dxes e6 No eran 7. 'IW c3 dificultando el desarrollo del alfil de
posibles ni ig4 ni a6 por la amenaza ~ds. fs. 7... ie7 8.a3 li:i4c6 9.0-0±) 7.Ve4 d6 7.. .fs
10.ic4;!;) 9.dxes e6 10..id3;!;] s.id3 e6 (8 ... deja a las negras en una posición muy apreta-
dxes 9.dxes .ig4 10. ~ a4+ 'IW d7 11..ibs lllc6 da. 8. Wf e2! lllde7 (Rybka opina que las negras
12.ixc6;!;) 9.lllc4 dxes 10.tlicxeS;!; (10.dxeS;!;) igualan con 8... ib4+ y también con Wtas, pero
10.. .f6 (10 ... id6 11.idz seguido de !!el) después de 9.c3 en ambos casos, las blancas
11.lllc4 bs 12.tlie3 ib7 13.o-o id6 14.a4;!; tienen varias continuaciones que mantienen
Hazai-Csom, Budapest ch 1979. su ventaja) 9. li:ic3 a6 10.h4 bs 11.Ab3 ;!; Tal-
Zaitsev, Memorial Chigorin 1977. 8.exd6 tlif6
3.~c3 9.Ve2 hd6 10.0-0 10.li:ic3!? dificultando
3.es tlids 4.d4!? (D) Esta era la reco- el plan con '!Wc7, puede ser más exacto. 10 ...
mendación de DLS y en mi opinión sigue a6 11.igs h6 12.ih4 bs 13.ids (n.o-o-o!?)
siendo suficiente para aspirar a una pequeña 13 ... .ib7 14.0-0-0;!; Tkachiev-Shirazi, Fran-
ventaja. Como ya hemos señalado en la cia 1996. 10 ... 0-0 Un poco más sutil puede
introducción del capítulo, consideramos la ser 10 ... Wf c7!, retrasando el enroque y espe-
variante de transposición la opción prefe- culando con llle5 11.li:ic3 a6 12.fül (12.igs
rente. Las líneas más teóricas comienzan con bs 13.id3 llles 14.llle4 li:ixe4 15.ixe4 E!bB=)
4.lllc3, pero requieren un gran esfuerzo, que 12 ... 0-0?! (12 ... bs! 13.lllds li:ixd5 14.ixds o-o
solo considero rentable si alcanza una refuta- 1S.ie4 ib7=) 13.li:ie4!t Savon-Kirov, Sukhu-
ción duradera, la cual no acabo de ver. mi 1972. 11.J;.gs (D) otra vez debe ser mejor
el orden 11.lllc3!? a612.igs trasponiendo a la
partida, pero evitando algunas opciones para
las negras. Y ahora:

4 ... cxd4 Las otras alternativas son bas-


tante flojas: 4... e6?! s.c4! tlib6 (s ... lllb4 6.a3
ll:\4a6 7.dxcS ixcS 8.b4±; 5... ll\c7 6.ig5 .ie7
7.ixe7 \Wxe7 8.dxc5 \WxcS 9.Vd6!±) 6.igs a) 11 .. .'~as me parece peligroso, por ejem-
ie7 7.ixe7 ~xe7 8.a4 La mala posición del plo: 12.ixf6gxf613.li:icH li:ieS 14.l:!adl li:ixc4
caballo en b6 permite esta continuación tan 15. '!Wxc4 '!Wb4 16. Wf e2 ie7?! (16 ... '!Wxbz!?)
directa que deja a las blancas con una venta- 17.li:id4 e5?! 18.ll:\ds+- Jansa-Regan, Budapest
ja enorme. 8... ds 9.exd6 \Wxd6 10.b4!+- Geus 1978.
jan-Wonnacott IECC 1999; 4... d6?! 5.dxcS dxcS b) 11 ... h6 Es una jugada natural y es un
6.ic4 e6 7.0-0 tlic6 8. Vez± con un tipo de buen argumento a favor del orden. 10.li:ic3
posición clásica donde la ventaja de espacio a6 11..igs 12.i.h4 JJ..e7= Leventic-Majeríc,
ofrece a las blancas un ataque cómodo en el Borovo 2005.
16 Desmontando la Siciliana 2

c) l l ....ie7 12.:!!dl (El orden fue 12.lllc3 4.ib5+


a6 13.füdl! El detalle de colocar esta La supuesta refutación 4.exds lt:\xds
torre se verá en el comentario a la jugada 15. s ..tbs+ .id7 6.llles .txbs 7.Wf3 f6! 00 es un
13 ... Wi'c7) 12 .. .'~c7 13.lllc3 a6 14.llle4!? Una campo minado. Tal vez un análisis perfecto
forma muy concreta de crear problemas. demuestre la ventaja de las blancas, pero no
14 ...b5 (14 ... lllxe4 15. Wxe4 h6 16..ixe7 lllxe7 estoy seguro. Lo seguro es que la posición es
11 ..id3 fs 18.Wes±) 1s ..td3 llld5 (1s ... lllg4?! peligrosa para ellas.
16 ..ixe7± llld4? Con la otra torre en dl se- 4 ... id7 5.e5 (D)
ría ganadora. 17. Wi'el! lllxf3+ 18.gxf3 Wi'xh2+
19.'>t>fl y las negras no tienen compensación
por la pieza. 15 ... lllxe4 16 ..ixe7! y las negras
pierden material) 16.c4! Debilitando la so-
lidez de la estructura de peones negra y del
punto fuerte en d5. 16 ... lllf4?! (algo mejor
es 16... bxc4 17. .ixc4 lllf4 18. We3;t) 17..ixf4
Wxf4 18.:!!acl?! (18.cxbs! axb5 19 ..ixb5± es
suficiente) 18 ... b4?! (18 ... lllb4 19..ibl±; 18...
llies!? 19.lllxes Wxes 20.cS;t) 19.c5± :!!d8
20.llld6 gb8 21.gc4!+- Santos-)ones, cr. 1981.

3 ••. d5!? (D)


5 .•.ixb5
Lo más normal y más ambicioso.
5 ... llle4 Permite un sacrificio similar a
la partida en mejores condiciones 6.e6! fxe6
[6 ... .ixb5 7.exf7+ ©xf7 8.lllxbs lllc6 9.0-0
h6 (Berelovich-Afek, Haarlem 2007) y aho-
ra 10.ggel! a6 (10 ... e6 11.Wi'e2 Wd7 12.d3 lllf6
13 ..if4±) 11.lllc3 lt:\xc3 12.dxc3;!;] 7..ixd7+
lllxd7 8.lllxe4 (8.0-0! para E:el puede ser
mejor) 8... dxe4 9.lllgs lllf6 (Sánchez Castillo-
Calzetta, Turín 2006) y aquí 10.d3 exd3
11.cxd3;t da una buena iniciativa a las blancas.
5 ... d4! Es lo más sólido. 6.exf6 dxc3 7. We2?!
La antigua variante 3 ... ll'lc6 4.d4 d5 ha (Una entrega de peón típica de un amante de
perdido todo su atractivo porque las blancas la iniciativa, pero no del todo fundada. 7.fxg7
pueden elegir entre un final con ligera ven- cxd2+ 8..ixd2 .txg7 9.~e2;!; es algo mejor
taja o una posición más compleja con peón de para las blancas) 7... cxd2+ 8..ixd2 gxf6 9.0-0-0
más. 5.exds lllxds 6.lllxds (6.dxcs es la línea ~b6 10.ic4 lllc6 11.ghel o-o-o 12 ..ixf7 e5=
ambiciosa, pero después de 6... lllxc3 7. Wxd8+ Motylev-Nisipeanu, Rumanía 2007. Las negras
©xd8! 8.bxc3 f6;t la ventaja no me parece tan no tienen problemas.
grande) 6... Wxds 7..ie3 cxd4 8.ll'lxd4 lllxd4 6.tl)xb5 llJfd7 7.e6! (D)
(8 ... Wi'a5+ 9.c3 lllxd4 10.b4 We5 11.Wxd4;!; no Esta es la clave, si se permite a las negras
es muy diferente) 9. Wi'xd4 Wxd4 10.i.xd4 f6;1; llegar a la estructura de francesa sin alfil de
es un final triste para las negras. blancas no tienen problemas.
Capítulo 1: 2... ll:i f6 Nimzovitch y otras jugadas 17

Menos exacto es 9..!3el ~b6 10.tllc3 Wd6


11.lllg5 a6 12.~g4 lllc6 13.d3 (13.~e6 lLif6
14.~f7+ ©d7) 13 ... tllf6 14.~h3 llld4 15.f4
exf4 16.llle6 g5!+ Landa-Ibarra, Villarrobledo
2007.
9 ...YlYb6
9... tlla610.c4! dxc4?! 11.~f3+-
10.c4!
El verdadero golpe estructural, ahora es
muy difícil para las negras mantener sus peo-
nes sin dejar grandes huecos en su posición.
7 ... fxe6 8.0-0! 10... tlla6
10 ... tllc6 11.~h5+ g6 12.Vfi'f3 lllds
Parece que lo mejor es acabar el desarrollo
13.~xd5±.
antes de hacer las jugadas agresivas tipo tllgs
10 ... tllf6 11.f4! exf4 12.llle6 llla6 13.~a4
o ~g4, que pueden seguir luego. 8.lllg5 ~b6!
©f7 14.lllxf4±.
8 ... es
8... ~b6 es la elección favorita de los mó- ll.d3 g6
No hay otra forma de terminar el desarro-
dulos, pero 9.c4! fija a las negras una estruc-
llo. n ... h6 12. ~h5+ g6 13. ~h3±.
tura desastrosa: 9... lllc6 (9 ... a6 10.lllc3 d4
11. llle4 g6 12.d3 ig7 13. ~ e2;!;) 10. i'!el! (peor
12.tllc3
12.~f3! parece aun mas fuerte, por ejem-
es 10.lllg5 dxc4 n.lllxe6 l:!c8 12.lllc3 llld4+)
plo: 12 ... lllf6 13.l'!el ig714.gxe5+-.
10 ... dxc4 (10 ... 0-0-0 11.~xe6 dxc4 12.~a4 a6
12 ... d4 13.tllds YlYc6 14.°l'f3 tüf6
13.lllc3± y va a caer también c4) 11.llla3 ~a6
15.gel 0-0-0?
12.lhe6;!;.
Es normal que las negras pierdan la
9.tllgs!
paciencia en una posición tan incómoda.
Ahora la amenaza llle6 es mucho más
16.tllf7 1-0
fuerte.

Esquema Resumen: 1.e4 es 2.lllf3

- 2...g6 Traspone a los capítulos 6 o 18.


- 2... h6 Con el tratamiento Alapin 3.c3, resulta inofensiva ;!;.
- 2... ~c7 Las blancas pueden elegir entre el tratamiento Alapin o trasponer a la variante
Taimanov con 3.lllc3.
- 2... lLif6 3.e5 llld5 4.d4!? Asegura una pequeña iniciativa;!;.
- 2... lllf6 3.lllc3 lllc6 4.d4 ds Es sólido pero con muy pocas perspectivas t.
- 2... lllf6 3.lllc3 d5 4.ib5 id7 5.e5 llle4 Mejor estructura y muy cómodo para las blancas±.
- 2... lllf6 3.lllc3 d5 4.ib5 id7 5.e5 ib5 Fuerte iniciativa para las blancas;!;.
- 2... lllf6 3.lllc3 d5 4.ib5 id7 5.e5 d4 Bastante sólido para negras, de nuevo poco
prometedor ;!;.
18 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 2
1.e4 es 2.tLlf3 b6

V al oración **

Historia e ideas
Se trata de una variante relativamente "moderna", aunque siempre se pueden encontrar
partidas de la época clásica. Fue experimentada por el investigador Argentino Pelikan, recupe-
rada por varios jugadores georgianos (sobre todo Alexandria) y relativamente popularizada por
Psakhis en los años 80.
La principal idea es casi siempre sacar al rival de la teoría y llegar a una posición siciliana
más o menos típica, similar a la Paulsen. Por ese motivo puede ser un arma ocasional muy ade-
cuada para jugadores que tienen esa variante en su repertorio. Un síntoma es que algunos gran-
des maestros la han usado de vez en cuando con buenos resultados, entre ellos Topalov, Vallejo
o Korneev y actualmente los grandes especialistas son los grandes maestros Bauer y Cicak. La
flexibilidad de la estructura de peones negra permite obtener posiciones muy diferentes, que
tienen puntos de contacto con el Dragón y sobre todo con la Paulsen. Pero hay que decir que
el desarrollo del alfil dama por fianchetto es algo lento y las negras deben tener cuidado de no
quedar atrapadas con su rey en el centro.
Capítulo 2: 2... b6 19

PARTIDA 2.01
Panchenko A. - Psakhis L.
Vilna, 1978

1.e4 es 2.lüf3 b6 3.d4 cxd4 4.lüxd4


i.b7 s.clüc3 (D)

a) 6... h6 7.ih4 d6 [7 ... gs?! dejando


huecos por todas partes (f5 sobre todo) parece
demasiado] 8.ic4 ~es 9.°1We2 l2Jd7 10.0-0-0
g6 11.f4 ig7 12.e5 dxes 13.fxe5 llixe5 14.id5
ixds 15.lDxds ~b7 16.l2Jf3 lDc6 17Jfüel
(17. We3!± con un ataque demoledor) 17 ... ©fs
18. ~e3 Moreno Carnero-Korneev, Dos Her-
Llegamos a la primera posición donde las manas 2003.
negras tienen que tomar una decisión impor- b) 6... d6 7.ic4 ~c7 8. l19e2 da a las blancas
tante. Es posible que la elección de muchos un despliegue tremendo, demasiado incluso
jugadores dependa de sus otras variantes sici- para una defensa tan flexible como la sicili-
lianas, pero no todas las pseudo-trasposicio- ana. 8... b5 9.ib3 h6 10.ih4 ll'ld7 11.a4 bxa4
nes tienen la misma validez. 12.füa4 lDcs 13.ll'lds ~ds 14.0-0! con todas
las piezas en juego contra apenas un par, las
5 ... d6 blancas casi se cachondean. 14 ... gs 15.ig3
Aunque no me parece la mejor jugada, e6 l6.:gb4 exds 17.~xb7+- Sulskis-Poulsen,
elijo d6 como variante principal por dos Klaksvik 2008. 7.~ds! Esta es la jugada clave,
motivos prácticos: que implica la entrega de un peón, pero por
1) La variante que recomiendo contra 5... una compensación evidente. 7... ixds (7 ... l19 e5
a6 que es la jugada más frecuente se ha jugado es la otra forma de ganar el peón. 8.ie3 e6
poquísimo y ... 9.ltJf3 ~xe4 10.ll'lc7+ ©e7 11.lDxaS ixa8+-
2) El plan de las blancas contra d6 es el Groszpeter-Berezjuk, Pardubice Czech Open
más estándar y merece la pena comentarlo un 2000) 8.exds °1We5+ (8 ... es? es un intento de-
poco más. sesperado de continuar el desarrollo: 9.dxe6
5... a6!? La jugada que lleva a posiciones f:xe6 10.l19f3 ¡;¡a7 11.0-0-0 g6 12.l19e3 ©f7
similares a la Paulsen y es la causa de la resur- 13.ic4 ie7 14.ib3± Shaw-Sasikiran, Caleta
rección de esta variante, y la elección de los 2005; aunque la jugada de la partida mantie-
especialistas actuales Cicak y Bauer. 6.igs! ne una gran ventaja, mucho más fuerte pare-
Ya recomendada en DLS, sigue sin alcanzar la ce 14.lllf3!+- y es dudoso que las negras pue-
popularidad que merece. Apenas hay teoría dan aguantar muchas jugadas) 9.ie3 Wxd5
pero las dificultades negras para desarrollar- 10.ie2 es! (10 ... Wb7 11.if3 l2Jc6 12.lllxc6
se con enormes. 6...trc7 (D) el mejor intento dxc6 13.~d4± recuperando el peón con gran
para desarrollar: ventaja) 11.lDb3 ~b7 (11...Wxdl+ debe ser
20 Desmontando la Siciliana 2

relativamente lo mejor 12.!l:xdl bs 13.f4 y la .ixd6 8.V!íxd6 V!íe7 9..if4±) 7.fi..f4 es 8.lllds!
compensación de las blancas es muy grande) llla6 9.i.e3 fi.e7 10.fi.c4 lllf6 11.lllxf6+ gxf6
12.0-0 lllf6 13.f4 (13.a4!? buscando la apertura 12. V!íhs+- o-o 13.lllc3 lllcs 14 ..ih6 llle6 15.
en el flanco de dama es otro plan prometedor) o-o-o V!íc8 16.i.xe6 f:xe6 11.gd3 1-0 Hecht-
13 ... e4 14.c4 fi.e7 15.g4! o-o 16.gS llle8 11.fs Velimirovic, Budapest 1973.
(y ahora con 17.~d4!± las blancas recupe- 5... g6?! Una mezcla poco coherente, las
ran el peón manteniendo todas sus ventajas) blancas pueden elegir su esquema ideal (.ie3,
17 ... lllc6 Rahal-Bauer, Clichy 2006. f3, 0-0-0) y las negras han retrasado mucho su
5 ... lllf6 intentando que las blancas se de- juego en el flanco de dama. 6.i.e3! ig7 7.V!íd2
finan antes de mover uno de los peones, pero lllf6 8.f3 0-0 9.0-0-0 lllc6 10.g4±.
las blancas devuelven la pelota, no defendien-
do el peón. 6.i.gs! lllc6 (D) 6.i.gs! (D)

a) 6... lllxe4? no es posible: 7.lllxe4 i.xe4 Como en muchas otras variantes, esta
8. V!í e2! .ib7 9. lLJ bS dS lO.fJ.f4+-; C. 6... el 5i jugada molesta de forma grave el desarrollo
b) 6 ... e6?1 Tampoco es nada sana. 7.eS! h6 natural de las negras.
8..ih4 gs 9..ig3 llle4 (9 ... lllds?! 10.llle4! ame- 6 .•• tLld7 7 .i.c4
nazando lllbs 10... i.e711.lllbs O-O 12.lllbd6±) 7.llldbs! es una recomendación de
10.lllxe4 i.xe4 11.h4± Leitao-Limp, Brasil (ch) Moiseev que ofrece una ventaja muy forzada.
2005. 7.lllfs molestando mucho el desarrollo 7... lllgf6 8.lllds i.xds (8 ... lllxds? 9.lllxd6++-)
negro. 7... h6 8.i.xf6 gxf6 9..ie2 a610 ..ihs llles 9.exds± las casillas blancas son un colador y el
11.f4 e6 12.fxes exfs 13.0-0 V!íc7 14,gxfs± desarrollo negro es difícil.
Psakhis-Dizdarevic, Palma de Mallorca 1989. 7 •.•a6
5... lllc6?! Puede considerarse una de las ju- 7... lllgf6 es la jugada de desarrollo natu-
gadas más flojas de esta sección. Las negras en- ral pero después de 8.0-0 V!íc7 (8 ... e6 9.f4 i.e7
cuentran problemas para desarrollarse después 10..ixf6 lllxf6 11.fi..bs+ llld7 12.ÍS+- y las blan-
de la temática 6..if4! 1'k8 (6 ... e6?! 7.llldbs±; 6... cas consiguen el sueño de muchas variantes
d6?! 7..ibs V!íd7 8.es dxes 9..ixes a6 10..ixc6 de ataque de la siciliana, destruir la defensa en
i.xc6 11.lllxc6 V!íxc6 12.V!íds±) 7.lllxc6 dxc6 las casillas blancas ds-e6-f7) 9. V!íe2 a6 10.f4±
8.Vlíf3 ~d4 9.gdl V!ícs 10.es± es realmente se hace difícil terminar el desarrollo.
abrumador. Beliavsky-Quinteros, Viena 1986. 8.°%Ye2 bs?!
5 ... e6?! Debilita demasiado las casi- 8... lllgf6 9.0-0-0 el plan con 0-0 y f4 pa-
llas negras: 6.llldbs! d6? (6 ... lllc6 7.llld6+ rece más contundente en esta posición. 9...
Capítulo 2: 2.•• b6 21

b5 (Novikov-Varchenko, Minsk 2005) y ahora Un sacrificio a1Jargo plazo, pero demole-


10.i.ds! como en la partida principal, pone los dor en una partida práctica.
mayores problemas a las negras. 12.ixb7 Wxb7 13.ixf6 tiJxf6 14.a3;t.
9.i.ds! Y;Vcs 10.0-0 lbgf6 12 ... fxe6 13.he6 Y;Vcs
10... b4 11.tiJa4 e6 12.ib3 y ahora es más Contra 13 ... ie7 Moiseev ofrece la varian-
difícil desarrollarse por 12 ... tiJgf6?! 13.ixf6!± te: 14.e5! 'l?:Yc6 15.id5! llixd5 16.tiJxd5 ixg5
gxf6 14. %Vh5+-. 17. Wh5+ @fs 1S.e6 llie5 19.f4+- pero tal vez
11J~ad1?! 14.if6! sea más clara.
Una jugada de desarrollo demasiado 14.lbds hds
inofensiva. 11.füel! e6 (11...b4 12.i.xb7 \?:Yxb7 14 ... 0-0-0 15.b4 Wa7 16.tiJxf6 gxf6
13.tiJds±) 12.i.xb7 'l?:Yxb7 13.f4 con el plan 17.ixf6+-.
habitual. 15.exds o-o-o 16J~d3! @b7 17 Jk3
11 ... e6 (D) Y;fd4 1S.a4! Y;fes
Las negras dejan pasar una ocasión de 1S ... bxa4 19.ixd7 :!hd7 20.:!''k6+-;
complicar la partida: 11...b4! 12.ixb7 (12.tiJa4 lS ... Wxa4 19 ..ixd7 E:xd7 20.ixf6 gxf6
tiJxd5 13.exd5 i.xd5 00 ) 12 ... \?:Yxb7 13.tiJd5 21.Wes b4 22.\?:Ycs+ ©a7 23.E:c7+ E:xc7
tiJxd5 14.exd5 \?:Yxd5;t, aunque las blancas 24.Wxc7+ ©as 25.Wds+ ©a7 26.Wxf6+-.
tienen una gran compensación. 19..ie3 lbcs
19... llixd5 20.ixd5+ Wxd5 21.axb5 axb5
22.E:d1 Wf5 23.g4!+-.
20.axbs as 21.b6 i.e7?
21... Wh5! 22. Wc4! (22. Wb5? Wes 23. Wxa5
E:as 24.Wb4 E:a4-+) 22 ... Wes 23.~al ~as
24. E:ca3 tiJxe6 25. E:xa5!+-.
22.ga1 Etas
22 ... tiJxds 23.ixdS+ Wxds 24.i.xc5+-.
23.Y;fbs ga6.
23 ... llixd5 24.E:xc5 dxc5 25.Wd7+ ©xb6
26.i.xd5+-.
24.Vc6+ @bs 25.Vc7+ ®as 26.b7+!
12.~xe6!? lbxb7 21.Y;Vcs+ 1-0

Esquema Resumen: 1.e4 es z.ltif3 b6 3.d4 cxd4 4.ltixd4 i.b7 s.ltic3

- 5... e6 6.tiJdb5 Las negras están al borde del desastre.


- 5... tiJc6 6.if4 Las negras tienen muchos problemas.
- 5...a6 6.ig5 Las negras tienen problemas para completar el desarrollo.
- 5... d6 6.ig5 Lo mismo que en la línea anterior.
- 5...g6 6.i.e3 Las blancas montan un esquema Rauzer en buenas condiciones.
22 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 3
1.e4 es z.~f3 a6
Variante O'Kelly
Valoración **

Historia e ideas
Como muchas otras ideas en las aperturas el precursor de esta fue el Gran Maestro polaco
Saviely Tartakover que la estrenó en su match con Reti en 1920, pero probablemente Tartakover
no había descubierto las ideas básicas. Fue el jugador Belga Alberic O'Kelly el que la analizó y la
comenzó a practicar en los años SO. Gracias al efecto sorpresa y a la eficacia de su idea básica,
la variante logró buenos resultados durante algún tiempo e incluso gozó de cierta popularidad.
Esta popularidad que se ha mantenido a ciertos niveles hace que la continuación 2 ... a6 sea la
quinta más empleada después de las 3 grandes (d6, e6, lllc6) y de g6 que normalmente traspone
a otras. Pero poco a poco las jugadas 3.c3 y 3.c4 se fueron extendiendo en la práctica de torneos
y los atractivos de la variante O'Kelly fueron desapareciendo, hasta acabar en el ostracismo en
que se encuentra actualmente.
Casi todo el entramado de la variante se apoya en una ingeniosa idea. Las negras defienden
por adelantado la importante casilla bs, y convierten la jugada 3.d4, característica de la variante
abierta, en un error, debido a la secuencia 3.d4 cd4 4. llld4 lllf6 s. lllc3 es!, ahora el caballo blanco
no puede ir a la casilla ideal bs, y tampoco a la casilla de reserva fs (debido al contragolpe típico
6... ds), además el alfil de casillas negras puede salir a b4 y como resultado de todo esto las negras
asumen la iniciativa y tienen una partida muy agradable.
Todas estas virtudes desaparecen si las blancas retrasan la jugada d4 y ahí está el origen de
las dificultades negras. Tanto 3.c3 (una Alapin mejorada) como 3.c4 (un Maroczy ideal) ponen
serios problemas. Tras 3.c4 las negras a menudo se dirigen a continuaciones similares a la defen-
sa Paulsen donde el prematuro a6 es un inconveniente pequeño. En otros casos las negras siguen
Capítulo 3: 2... a6 O'Kelly 23

un camino característico de la O'Kelly, buscando un rápido desarrollo y la ruptura del centro.


En este caso (ver la partida 3.02) la pérdida de la pareja de alfiles es el inconvenient_e principal
de su posición. .
Hay un tercer grupo de variantes como 3... d6, que permiten a las blancas un juego muy
cómodo con una importante ventaja de espacio.

Partida 3.01 lLlf6 9.0-o o-o 10.~dz (lo.~cl id7 11.f3¡ es


Borkowski F. - Nazarov A. otro tratamiento de valor similar) 10 ... lLlg4
Katowice op, 1990 11.hg4 hg4 12.fJ .id7 13J~fdl .!k8 14.b3
lLlxd4 15.hd4 .ie6 16.~acl hd4+ 17.~xd4
I.e4 es 2.ltJf3 a6 3.c4 (D) f6 18.lLlds;!; Vukic-Pfeiffer, Oberwart 1991.
3 ...b6 Lleva a posiciones similares a la
Paulsen o al Erizo contra la inglesa, pero el
orden negro es poco flexible y facilita la ta-
rea de las blancas que en comparación con la
Paulsen se ahorran la jugada a3. 4.lLlc3 .ib7
5.d4 cxd4 (sino viene ds) 6.lLlxd4 e6 7..i.e3!
~c7 7 ... ib4 Intentando aprovechar la ausen-
cia de la jugada a3, es inofensiva, porque las
negras no están en condiciones de ceder su
alfil de casillas negras para comer un peón.
8. V;!/b3l ixc3+ (8 ... ics es relativamente me-
jor 9.ie2 lllc6 10.0-0-0±) 9. 1Wxc3 ixe4 10.
0-0-0~ y las blancas con la pareja de alfiles,
3. c4 es nuestra recomendación para com-
la ventaja en desarrollo y la presión a través
batir la variante O'Kelly. La idea es conseguir
de las columnas centrales y de las diagonales
una formación Maroczy en condiciones favo-
negras, tienen una compensación sobrada
rables gracias a la pérdida del tiempo 2... a6.
por el peón. 8.f3 l!Jf6 9..ie2 d6 10.0-0 ie7
Las blancas tienen otra continuación que
11.~dz 0-0 (D)
goza de los favores de la teoría, 3.c3. Lo que
deben evitar claramente es la jugada natural:
3.d4?! cxd4 4. t!Jxd4 t!Jf6 s.t!Jc3 es! y las negras
logran una versión favorable de la Pelikan
gracias a tener controlada la casilla bs. Ahora
las negras disponen de una elección bastante
amplia en apariencia pero muy reducida en
cuanto a eficacia.

3 ... d6
3...g6?! 4.d4 Lleva a una versión muy fa-
vorable del Maroczy contra el Dragón puesto
que la jugada a6 no solo ha perdido un tiempo
sino que ha debilitado la casilla b6. 4... cxd4 Esta partida ilustra un plan interesante,
s.lLlxd4 .ig7 6.lLlc3 lLlc6 7..ie3 d6 8..ie2 del que no nos ocuparemos exhaustivamen-
24 Desmontando la Siciliana 2

te, porque la posición pertenece más bien a la 4 ... cxd4 s.lt:lxd4 ~f6 6.lt:lc3 e6 normal-
Apertura Inglesa. En comparación con la Paul- mente acabaría trasponiendo a la variante 3...
sen las blancas se han ahorrado el tiempo a3 b6 del comentario anterior.
y lanzan un asalto inmediato sobre el flanco s.dxcs .bf3
de dama negro. 1z.gfc1! Evitando tentacio- Cambiando ahora las negras obligan a la
nes liberadoras con ds o bs. 12 ... ~bd7 13.a4! captura con el peón. S... ~aS+ 6.~c3 ~xcs
Provocando inevitablemente debilidades en el 7.~b3!±.
flanco de dama negro. 13 .. J:'ffes 14.as bxa5 6.gxf3! dxcs
15.~b3 gac8 16.~xas ias 17.~b3 ms Intentando hacerse fuerte sobre las casi-
18.~d4± Zvjaginsev-Fedorov, Samara 1998. llas negras, especialmente d4. La alternativa
Con la ventaja de espacio y la debilidad del peón no es mejor: 6...Y«as+ 7.ttlc3! dxcs (7 ... ~xcs
a, las blancas tienen un futuro muy cómodo. s.ie3 ~as 9.'l«b3±) 8.~b3! lt:ld7 9.~xb7 gbs
3 ... e6 4.~c3! Las blancas lo hacen me- 10.'mc6 e6 11.~a4± La compensación por el
jor no trasponiendo a la Paulsen. 4 ...'l«c7 peón es casi inexistente. 11... ~xa4 12.lllxa4
Después de 4... tt:lc6 las blancas ya pueden (y llle7 13.ie3 lllc6 14.0-0-0 g6 1S.f4±
deben ante la "amenaza" es) jugar s.d4 cxd4 7.Wfxd8+ ~xd8 8.J.e3 es
6.lt:lxd4 trasponiendo a una línea que se ana- La jugada es un poco chocante porque deja
liza en la partida 3.02; 4... lt:lf6?! s.es!±. s.iez abiertas todas las diagonales blancas, pero
d6 Leko-Zapata, Yopal 1997. Una idea dife- las negras ya están necesitadas de un buen
rente puede ser s ... tt:lf6 con idea 6.0-0 es pero consejo. 8 ... e6 9.lllc3 ~f6 10.0-0-0+! tt:lfd7
hasta ahora nadie ha jugado así. 6.0-0 ~f6 (10 ... tt:lbd7 11.es lligs 12.f4±) 11.f4! Wc7
7.d4 cxd4 8.~xd4 b6 9.ie3 ib7 10.f3 ie7 y 12.fs±; s ... ~d7 9.lllc3 Wc7 10.0-0-0 gds
hemos transpuesto al comentario a la jugada 11..ih3 e6 12 ..if4+±.
3... b6. Para 3... ~c6 Ver partida 3.02. 9.f4
9.lllc3 puede ser un orden más exacto.
4.d4 .ig4 (D) 9... f6
9... .id6
10.llic3 llic6 11.0-0-0+ (D)

Lo más interesante. Mucho más pasivo es


4 ... ~d7 5.~c3 e6 6.ie2 tt:le7 7.0-0 tt:lg6 B.ie3
ie7 9. %Vd2 0-0 10.l:fadU Las blancas tienen 11 ... llid4
más espacio y desarrollo pero la posición El caballo intenta taponar todos los aguje-
negra es sólida y no es fácil concretar. 10... ros, pero la superioridad en efectivos blancos
b6 11.b3 %Vc7 12.<it>hl .tb7 13.dS es 14.lt:lgu es demasiado grande. 11 ... @es 12.fxes fxes
Timmermans-Franklin, London 1997. 13.il.h3 E:ds 14.E:xdB+ @xds 1s.1=M1+±.
Capítulo 3: 2...a6 O'Kelly 25

12.fxes fxes 13.f4 exf4 14 ..ixf4 @es parece útil en algunas variantes. 6.lbfs ds
1s.tllds gds 16..ie7 gd7 11 ..th3 gf7 También merece consideración 6... d6 con idea
lSJfüfl [18.i.es!?] 18 ... tllh6 de cambiar en fs y presionar 'sobre el peón
18 ... lDf6 19.eS; 18 ... gxfl 19.füfl seguido en las próximas jugadas. 7.lDe3! lbf6 (7 ... i.e?
de ics. 8..ie2;!; y el caballo de e3 impide el cambio
19.ies cómodo del alfil de casillas negras) 8.lDc3t Se
finalmente las blancas fuerzan la ganancia alcanza una posición muy favorable compa-
material manteniendo todos sus triunfos. La rada con la similar de la variante Kalasnikov.
partida está decidida. El caballo está perfectamente centralizado en
19 ... bs 20 ..ixa6 bxc4 21.gxf7 @xf7 e3 en vez de estar en a3. 7.cxds ixfs 8.exfs
22.he4 ie7 23.a4 ids 24.aS he7 lbd4 9.lbc3 lbe7 (D) Mientras que 9... ib4
25.tlJxe7+ @e7 26.a6 @d7 27 .tlle6 @d6 10.id3 'Wxds 11.0-0 'Wd7 12.'3:el± (Sherzer-
2s.tllxd4 exd4 29 ..ids tlJfs 30.a7 ges+ Polovodin, Filadelfia World op 1991) acelera
31.@bl tlle3 32J'kl d3 33.gxes d2 el desarrollo de las blancas y naturalmente
34 ..ib31-0 9... lbf6 traspone a la línea principal.

Partida 3.02
Kondali - Letic
corr Dr. Didmar (Mem), 1989

1.e4 es 2.tllf3 a6 3.e4 tlJe6


La continuación principal y la que más
limita las opciones de las blancas al plantear
la inmediata amenaza posicional es que "se-
caría" la partida.
4.d4 exd4 s.tllxd4 (D)

Hemos llegado a un momento crítico. Las


blancas tienen muchas jugadas atractivas.
Entre ellas recomendamos dos:
a) 10.id3 lLlexfs 11.0-0 id6 12.f4 reco-
mendada por Nunn en su libro "Beating the
Sicilian". Menos clara es (12.'Wg4 g6! 13.'!Wh3
0-0 14.l2Je4 ie7 15.g4?! lDd6 16.ih6 l2Jxe4!
17.ixe4 ges 18.ie3 .igS! 19.ixd4 exdH
Vaskan-Kirilov USSR 1966) 12 ... exf4 13 ..ixf4
'!Wb6 14 ..ixd6 lbbs+ 1s.@h1 l2Jfxd6± Santo
Roman-Franco Ocampo, Las Palmas 1991.
5... tllf6 b) 10 ..if4! Recomendada en "DLS" no
Siguiendo los cauces más frecuentes, pero ha sido empleada todavía. 10 ... lbexfs (10 ...
las negras tienen otras dos alternativas muy f6 11.'<M'hs+ ©d7 12.0-0-0±) 11 ..bes Wfe7
razonables en este momento: 12.f4 f6 13.d6 '!We6 14. \1t!a4+ lbc6 15.i.c4 '!Wd7
5... es Con una idea similar a la de la 16.0-0-0 fxes 17.fxes lLlxes! 1s.ghe1 o-o-o
variante principal pero reservándose la op- 19.fües '!Wxa4 zo.lLlxa4 lLlxd6 21.ib3t.
ción de desarrollar el caballo por e7, lo que
26 Desmontando la Siciliana 2

s ... e6 Entrando en un terreno más típico gras que echarán en falta su alfil de casillas
de la Variante Paulsen. Las negras han adqui- negras pueden hacerse fuertes en algunas
rido un compromiso muy grande al desarro- casillas centrales] 11.bxc3t Zvjaginsev-
llar prematuramente su caballo a c6 y esta cir- Malakhatko, Yugoslavia 2001.
cunstancia es la que aprovechan las blancas d) 6...ib4 7.lllxc6! bxc6 (Después de
para lograr la ventaja. 6.lüc3 (D) y ahora: 7... ixc3+ las casillas negras deben sufrir
mucho, pero no existen buenos ejemplos
prácticos) 8. 'IW d4 La clave, planteando de
hecho una doble amenaza, la primera sobre
g7 ... 8.. .f6 [8 ... Y!íf6 9.e5 Y!f e7 (Evita c5 pero ocu-
pa la casilla ideal del caballo. Aquí las blan-
cas solo han jugado 10.id2 pero ahora tanto
10.ie3!?± como 10.a3! ic511.Y!íd3± parecen
muy ventajosas para las blancas) 10... f6 De la
Riva 0.-Khamrakulov, Sanxenxo 2003] 9.c5!
esta es la otra amenaza. Hay un hueco enorme
en d6 y el alfil de casillas negras está condena-
do a cambiarse o quedar descolocado. 9... Y!! a5
a) 6... lüf6 pasa lo de siempre; 7.lüxc6 bxc6 IO.ie3 ixc3+ (10 ... .Efü8!?) ll.bxc3 ~b8 12.i.c4
8.es±. llle7 13.0-0 Y!íc7 14.l:fabl Y ante Ja amenaza
b) 6... d6 lleva a una posición similar a las posicional E:b6 las negras comienzan con las
otras variantes si no traspone. 7.ie2t. "locuras". 14 ... ~bs!? 15.i.xbs cxbs 16.a4 ib7
c) 6...~c7 7.ie2 ll:lf6 8.0-0 ib4 [8 ... d6 17.axbs axb5 18.c4! bxc4 19. Y!íd6+-Tsarouhas-
9.ie3 1J.e7 10.l'kl especulando de inmediato Gogolis, Atenas (tt) 1996 y no hay compensa-
con el salto lüds, lo que pone de manifiesto ción por la calidad.
un de los defectos del sistema de desarrollo
de las negras. 10 ... lllxd4 (10 ... o-o 11.lüds!±; 6.llJc3 es (D)
10... lües 11.f4 llled7 el caballo ha llegado a
su casilla natural pero ha derrochado dos
tiempos que las blancas utilizan para adop-
tar un esquema más agresivo. 12.1J.f3 0-0
13. Whl l:!b8 Galkin-Kalinichev, internet 2004
y ahora las bancas debieron desarrollar su
iniciativa con 14.g4!±) 11. Wxd4 0-0 12.füdl
i.d7 13. Wd2 1"!ac8 14.if4!± obligando a las
negras a importantes concesiones para de-
fender el peón de d6] 9.igs (9.ll:lxc6 bxc6
10.Y!íd3:t es otro buen plan) 9... ixc3 [9 ... Y!íd6
10.lllxc6 Wxdl 11.lllxdl (11.füxdl!? es más
ambicioso. 11...ixc3 12.bxc3 lllxe4 13.ie3 Internándose definitivamente en las
bxc6 14.i.d4iii) ll...dxc6 12.e5:t Rublevsky- líneas principales de la variante O'Kelly que
Fominyh, Elista 1996] lO.ixf6 gxf6 [10 ... i.xb2! tienen un cierto grado de complicaciones pero
es lo mejor 11.lllxe6! (11.i.xg7 lllxd412.ixd4 que no resultan satisfactorias, y son la causa
i.xal 13.Y!íxalc:o) ll...dxe6 12 ..bb2:t y las ne- del descenso de su popularidad.
Capítulo 3: 2... a6 O'Kelly 27

Pero hay una alternativa aceptable aunque 7.tlJfs ds


se aparta de las ideas típicas de la variante: 7... d6 8.~e3! llegaría a la posición citada
6...tMc7!? (D) jugando con un cierto espí- en la variante s ... es.
ritu Paulsen, aunque con menos fle~ibilidad 8.cxds .bfs 9.exfs tlJd4 (D)
(otra vez el caballo en c6).

Momento crítico de la variante. Las blan-


7.ie3 [7.ie2!? e6 8.0-0 las negras pue- cas tienen un peón de más y la pareja de alfi-
den trasponer al comentario de la jugada s ... les en una posición muy abierta. A pesar del
e6, o bien jugar 8... !d6!? que se ha probado caballo en d4 y de las posibilidades ciertas de
muy poco y plantea problemas inusuales. Por recuperar el peón no parece que las negras es-
ejemplo: 9.©hl! ies (9 ... ~xd4 10.tMxd4 !es tén en condiciones de igualar por completo el
11. ~d3 d612.f4! ixc313.bxc3bS14.eS± Nataf- juego.
Hamdouchi, Reikiavik 2006 con una apertura 10 ..id3
del juego que favorece a las blancas) 10.ie3 Es lo más frecuente. Pero existe un tra-
if4 11.ixf4 ~xf4 12.~xc6! bxc6 13. Y9d4 tamiento posicional que ofrece una ventaja
0-0 14.-ªadl preparando es 14 ... eS! 1S.~d6 más o menos equivalente con una posición
~xe4 16.~xe4 ~xe4 17.id3 ~h4 18.~xes± tranquila. 10.igs!? ie7 1Lixf6 ixf6 12.id3
Domínguez-Abreu Delgado, Cuba (ch) 2002 y ~d7 (12 ... 0-0 13.0-0 b514.~g4±) 13.~hS;!;.
las blancas tienen más desarrollo y mejor es- 10... tlJxds 11.0-0 ib4
tructura] 7... e6 8.-ªcl! Apostándose frente a Sin esta presión sobre c3 sería difícil justi-
la dama rival. 8... ib4 9..id3 ~es 10.a3 !ie7 ficar para qué han perdido las negras su alfil
(10 ... ~xd3+!? 11.~xd3ien;10 ... .id611.ie2 de casillas blancas y que piensan oponer a la
hs 12.h3;!;) 11.ie2 d6 (11...b6?! de inmediato presión del rival en la gran diagonal.
es peor por 12.f4 ~c6 13.es±; 11 ... hs?! com- 11 ...ie712 ..ie4! ~xc313.bxc3 ~c614.B:bl
promete demasiado la posición. Seguir dentro ~c8 1S.~g4 (15.~f3! 0-0 16.-ªxb7! es un lim-
de los cauces del esquema erizo era lo adecua- pio peón de más) 15 ... 0-0 16.ih6 if6 17.-ªxb7
do: 12.h3 ~g613.~d2 d614.0-0 id71S.b4 h4 @ha 18.B:b6 gxh6 19.:!3xc6 ~da 20.:!3d1 V1ff e7
16.füdl o-o 17.igs füds 18.~f3± Sokolsky- 21.!i:dd6 l3g8 22. V1fff3 igs 23.f6 ~es 24. 'Wfs
Bastrikov, Kiev URSS sf 1957) 12.f4 ~ed7 para -ªg6 2S.h4 ixh4 26.-ªc7 1-0 Matanovic-Pérez,
seguir con b6-ib7 (12 ... ~g6 13.0-0 0-0 14.b4 Belgrado 1961.
id7 1S.~b3;!; Ibarra-Epishin, Roquetas 2006. 12 ..ie4 CLJxc3
6... e6?! Ahora es muy dudosa por 7.~xc6± 12 ... ixc3 13.ixds! ixb2 14.ixf7+ 't!txf7
seguida de es. 1s.ixb2±.
28 Desmontando la Siciliana 2

13.bxc3 .b:c3 14.:El.bl 0-0 16.~d3 gad817.ia3


Devuelve el peón y ofrece una posición La presión de las piezas bancas llega a su
dominante a la torre blanca. Merece la pena cenit.
investigar otras opciones: 11 ... ~bs?!
14 ... ll!bs 1s. V!ig4 g6 (1s ... o-o 16.ih6 V!if6 17... füe8 18.'1*'c4 l!*'f6 19 ..ids obliga a las
17.igs V!id6 18.f6 con un ataque prometedor) negras a dar calidad.
16.igs gxfs (16 ... V!ic817 ..if6! gxfs 18 ..ixfs±) 18.g3!?
17.ixfs f6 18.V!ihs+ Altschuler-Fink, cr. URSS 18.ixf8! gxd3 19 ..ie7 f6 20 ..ixd3 parece
1961. Parece demasiado a cambio de un peón. dar a las blancas un ataque demoledor.
15J:ixb7 ~h4 18 ...~g4D
Una jugada que había tenido cierto éxito De acuerdo con los análisis de Kondali en
en torneos por correspondencia hasta esta Informator, las otras jugadas pierden.
partida. 18 ...V!if6 19.ixf8 gxd3 20 ..ie7+-; 18...V!ihs
1s ... '3c816.ia3 E:e8 17.V!ihs V!if6 (17 ... E:c7 19.ixf8 1'hd3 zo.gb8+-.
18.f6±) 18 ..ids g6 19.fxg6 hxg6 20.E:xf7 1-0 19.gxf7!+-
Schreiber-Kunkel, cr. BdF /H 1976. Y ahora esto deja la partida sentenciada.
15 .. Jfüs Es una continuación lógica para 19... ~xa3
eliminar la torre activa de las blancas.16.E:xb8 19 ... @xf7 20. V!ic4+@f621..ie7++-; 19 ... füe8
V!ixb8 17.V!ig4! V!id6 18 ..igs y no es posible 20J'le7 ~xa3 21..idS++-.
evitar a la vez f6 debilitando el enroque y ~fül, 20.:El.xfs+ gxfg 21.J.ds+ @hs 22.~xcJ
apoderándose de la columna crítica, por ejem- ~bs 23.~xes ~xfs 24.f4 ~f6 25Jkl
plo 18 .. .f6 19 ..ih6 fü7 20Jk1 ias 21.E:c8+ ~b6+ 26.'it>gz ~as 21.gc2 ~ds 2s.J.b7
id8 22.g3±; 1s ... 1Mi'd6 16. V!ig4 (16.igs! füe8?! h6 29.Ae4 ~d6 30.~xd6 ~xd6 31.id3
17.V!ihs+-; 16.E:b3!? ib4 17.gh3-+) 16 ... E:ac8 ~bs 32.a4 ~d4 33.gcs :El.bs 34.h4 g6
17.igs as 18.ie7+- Mastrangelo-Lupi, cr. 35J~ds gbz+ 36.'it>h3 ~e2 37.hg6 ~fü4
1983. 38.aS S:d4 39.S:es :El.dz 40.ge7 1-0

Esquema Resumen: 1.e4 cS 2.~f3 a6 3.c4

- 3... g6?! Dudosa. Maroczy agobiante±.


- 3... b6 Lógica. Erizo resistente t.
- 3... e6 4.lüc3! Una Paulsen algo peor ;L
- 3... d6 4.d4 lüd7 Mucho espacio para las blancas t.
- 3... d6 4.d4 ig4 Incisiva, pero floja ±.

3... ~c6 4.d4 cxd4 5.~xd4

- S... es Insuficiente para liberarse t.


- s ... e6 Una Paulsen algo peor ;!;,
- S... illf6 6.~c3 V!ic7 Una Paulsen algo peor t.
- s ... lüf6 6.~c3 es Obliga a cierta precisión a las blancas, pero es poco atractiva t.
Parte 2. 1.e4 es 2.t2Jf3 tlJc6 3.d4 cd4 4.tLJd4

Capítulo 4: 4 ... Wb6 y otras

Capítulo 5: 4 ...g6 Dragón Acelerado

Capítulo 6: 4 ... es Lowenthal

Capítulo 7: 4 ... e5 5.lllbs d6 Khalasnikov

Capítulo 8: 4 ... lllf6 5.lllc3 es Pelikan


30 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 4
1.e4 es 2.~f3 ~c6 3.d4 cd4 4.~d4 VNb6 y otras

V al oración **

Introducción, historia e ideas


A partir de este capítulo comenzamos a ocuparnos del grupo de variantes que comienzan
con la jugada 2... ll'lc6. Dejamos para los próximos las 3 continuaciones más conocidas, es, g6 y
ll'lf6 y aquí tratamos las otras jugadas de las cuales la única importante es 4... \1ffb6.
Una vez más el precursor de esta idea fue el padre de la Defensa Siciliana, Luis Paulsen, pero
luego quedó olvidada hasta la década de 1960 cuando varios jugadores soviéticos, como Stein,
Suetin, Gufeld empezaron a fijarse en ella y la usaron de manera ocasional. Después vino la
etapa Armenia cuando Akopian, Anastasian y otros jugadores de esa nacionalidad hicieron de
4... \Wb6 su principal caballo de batalla. Actualmente su popularidad ha disminuido sin que se
pueda argumentar ninguna razón contundente, pero jugadores como Golod o Grivas la emplean
asiduamente.
La idea básica de \1ffb6 es desplazar al caballo blanco de la casilla d4, y a continuación jugar
una siciliana normal retirando la dama a la casilla c7. A partir de aquí todos los planes frecuentes
en la siciliana pueden producirse. Puesto que el caballo generalmente está menos activo en b3
que en d4, es difícil explicar porque esta variante no consigue sus objetivos. El motivo puede ser
que adolece de cierta falta de flexibilidad.
Las blancas han probado muchos esquemas de desarrollo, la mayoría de ellos incluyendo el
enroque largo, o un asalto de peones en el flanco de rey, a pesar de haber enrocado corto. Sin
embargo en este capítulo recomiendo una idea muy específica y poco experimentada. Se trata
de aprovechar la posición de la dama en b6, para tomar el control de la casilla d6, por medio de
la jugada if4. Para esto es necesario prevenir la clavada mediante el avance a3.
Capítµlo 4: 4•.. 'Wb~ y otras 31

En el caso de que las negras opten por el orden 4... lLif6 s.lLic3 'Wb6, que es bastante más
arriesgado, propongo una refutación táctica.
Es muy importante señalar que con el repertorio recomendado en el libro las blancas pueden
esquivar esta variante jugando 3.lLic3, aunque eso les obliga a estar preparados contra algunas
jugadas negras, sobre todo 3... es.

Partida 4.01 das. Con un juego correcto las bancas pueden


Topalov V. - Morozevich A. asegurarse una pequeña ventaja pero no más.
Dortmund, 2001

1.e4 c5 2.lllf3 tLic6 3.d4 cxd4 4.lllxd4


Yl?b6 (D)

5.exds! Los finales resultantes de: 5.tt:lxc6


bxc6 6.exds \Wxds 7.lLic3 o bien; s ..ibs dxe4
6.lLixc6 ~xdl+ 7.©xdl a6 8..ia4 (8.lLid4+ axbs
9.lLixbs ig4+ 10.©el o-o-o+ es incluso más
Este es el orden correcto si se pretende prometedor para las negras) 8... .id7 9.lLic3
jugar esta variante. ixc6 10..ixc6+ bxc6 ll.lLixe4 no dan prácti-
Consideramos por separado el orden camente nada, como se han encargado de des-
4... lLif6 s.lLic3 \Wb6 en la próxima partida, y cubrir muchos seguidores de recetas teóricas,
recomendamos otra continuación, aunque las para su frustración. s ...ti'xds 6 ..ie3 e6 Segu-
blancas siempre pueden trasponer. En las pró- ramente la mejor opción práctica. 6... lLixd4 es
ximas líneas nos ocupamos de las alternativas la jugada más prudente, aunque significa una
en la jugada 4. capitulación teórica. El final es desagradable
de conducir para las negras. 7. .!t:lc3 Esta ganan-
4... ds?! (D) cia de tiempo es la sutileza esencial. 7... \!Hes?!
La única jugada de cierta importancia de [Los programas, que todo lo calculan, prefieren
esta sección. Como tantas otras ideas en las estropear la estructura de peones blanca con
aperturas el precursor fue Nimzowitsch que 7... lLif3+ 8.gxf3 (8.~xf3!? \Wxf3 9.gxf3± puede
sorprendió con ella a Rubinstein en 1923. ser aun mejor dado lo interesante que resulta
Aunque su reputación es pésima algunos ju- mantener el derecho a jugar 0-0-0 de un gol-
gadores, hace tiempo Brochet, y últimamente pe) 8... \Wxdl + 9.gxdl id7 10. .!t:lbs (10.gdz! a6
Szabolcsi, la han jugado con cierto éxito. Los 11..!t:lds± parece mucho más fuerte) 10 ... fü8
rivales no suelen estar preparados y las reco- 11..ixa7 1'i:xc2 12 ..id4;!; Manik-Zambor,
mendaciones teóricas no están muy trabaja- Cassovia op 1997) 8. ~xd4 ~xd4 9.ixd4 No es
32 Desmontando la Siciliana 2

un simple final con desventaja de desarrollo. Knezevic, Titograd 1965; pero parece mucho
Es incluso difícil no perder un peón de inmedi- mejor 12.li:lxc6l± bxc6 13.0-0 0-0 14.°Wd4
ato. Los saltos del caballo de c3 son difíciles de Wfxd4 15 ..ixd4 con la mejor estructura de
controlar. 9... id7 (9 ... a6? 10.lt:lds+-; 9... .ifs?! peones a cambio de nada.
10.lt:Jbs l!d8 ll.i.xa7+-) 10.lt:Jbs i'k8 11.liJxa7
~xc2 12.id3!+- Korchnoi-Reshko, Leningrado 4...ti'c7!? Es una jugada muy interesante,
1951; la torre negra no tiene donde escon- pero después de s ..!üc3 (D) las negras deben
derse. 7.lt:lc3 (7. li:l bs es una forma sencilla de trasponer a la variante Taimanov con la ale-
poner en aprietos a las negras. Por ejemplo: gría de haber evitado la formación Maroczy,
7... W/xdl+ (7 ... Wes 8.liJd2!+-no es posible con- que para muchos jugadores es una verdadera
trarrestar lt:lc4) 8. ©xdl ©d8 y ahora la inédi- tortura. Si no lo hacen, las alternativas no son
ta recomendación de Fritz 9.©e2!?;!; con idea realmente serias, por ejemplo:
de acelerar el jaque en dl y dejando al alfil de
blancas la gran diagonal, puede tener mucho
sentido) 7 ....ib4 8..!üdbs! (D) La debilidad del
punto c7 se deja notar. La inédita 8.Wfg4!?± es
también prometedora.

a) s ...g6? 6.llidbs! Was (6 ... Wfbs 7.llids+-)


7..id2+- seguido de llids;
b) s ... llif6 6.lt:ldbs Wfbs 7.lllds±;
c) s ... a6?! 6.llids W/es (6 ... Wfd8 7.il.e3+-)
7.il.d3 (7.lllf3+- también es buena) 7... Wxd4
8...ti'es 9.a3 .ie7 No es cuestión de ceder (7 ... llixd4 8..if4+-) 8..ie3 Wes 9..ib6+-.
el alfil ni de permitir el jaque en la casilla d6,
aunque en la partida original las negras in- 4... .!üxd4?1 Ayuda a las blancas a realizar
cluso ganaron. 9... ixc3+ 10.li:lxc3 no se ve la su plan con 0-0-0. s.fixd4 e6 Tal vez la úni-
compensación por la pérdida de su alfil, por ca forma de justificar la jugada anterior. El
ejemplo: 10 ... lt:lge7 11..id3 li:lds 12.lt:Jxds caballo se dirige a c6 para ganar un tiempo y
exds n.We2 o-o 14.0-0-0± y las blancas desplazar a la dama blanca de su excelente po-
acumulan varias pequeñas ventajas. Vucko- sición central, pero a pesar de los esfuerzos de
vic-Popchev, Belgrado 2000. 10..ie2 a6 Hay Khrenov en sus partidas por correspondencia
que expulsar el molesto caballo pero ahora esta continuación no será nunca muy popular.
la casilla b6 sufrirá. u ..!üd4 .!üf6 (11....id7 5... d6 6.llic3 li:lf6 7..igs± ni siquiera tiene un
12.lt:Jf3 Wfc7 13.llia4!;!; con un ojo puesto en sentido pues lleva a un Richter con tiempo de
la casilla b6. Por ejemplo 13 ... llif6 14 ..ib6 Wff4 más para las blancas. 6..!üc3 llle7 7..ie3 .!üc6
15.llics .ixcs 16 ..bcs W/fs 17.b4;!;) 12.J.f3 8.ti'd2 .ib4 (8 ... .ie7 9.0-0-0;!; es el tipo de es-
Fue la continuación de la partida Parma- quema que jugamos en otras variantes con
Capítulo 4: 4... Wib6 y otras 33

algunas ventajas, ejemplo: 8... a6 9.0-0-0 ib4 estoy convencido de que no es inferior a las
10.a3 ias 11.ics± Azarov-Ortega Hermi- otras alternativas y requiere un esfuerzo de
da, Las Palmas 2003) 9.a3 Y!!as (9 ... ias 10.b4 actualización mucho menor.
ib6 11.lllbs±) 10.0-0-0 .bdli.exc3 exc3 7•...ie7
12.bxc3 b6 13.ie2± seguido del doblaje de Cuando se conoce la idea blanca (lo que
torres en la columna d. f- suele ocurrir la segunda vez que te juegan
4 •.. es, 4 ••• g6 y 4 ... c!D46 se estudian en los la variante) la tentación de impedirla con la
siguientes capítulos. inmediata retirada de la dama a c7 es casi irre-
sistible, pero también hay otras alternativas.
s.c!lib3 7 ...Y!!c7!? s ..tgs (D) Esta jugada, recomen-
Las blancas deben aceptar el desplazami- dada en DLS, se ha empleado sólo 4 veces des-
ento de su caballo y tratar de demostrar que de entonces, según mi base de datos, y queda
tiene también algunas ventajas. mucho por comprobar. 8.ie3!? y jugar un
5•.• c!lif6 desarrollo similar al del ataque inglés que
Otras jugadas son muy poco frecuentes pero tampoco se ha experimentado. Las negras
al menos una de ellas tiene cierto veneno. tienen varias opciones:
s ... e6 Con la idea de asegurarse el desarro-
llo del alfil a b4. 6.lllc3 ib4!? 7. eg4! Poco ex-
perimentada, pero muy fuerte. [7.id2 Amplia-
mente analizada en "DLS", sigue siendo viable
y poco conocida. 7... lllf6 8.id3!? llles (8 ...0-0
9.a3 ie710.0-0 d6 ll.@h1 a612.f4 ec713.ef3
Seguido de ~ael y un eventual Wfh3) 9.0-0 0-0
(9 ... lllxd3 10.cxd3 0-0 11.ie3í) 10.ie2 lllc6
ll.ie3 Wf c7 12.lllbs Wfbs 13.a3 i.e7 14.lllc3í
es mejor para las blancas que las variantes
habituales de la Scheveningen] 7... @fs (7 ...g6
s.Wff3 llles 9.Wfg3 Wfc7 lO.id2±) s.id3 lllf6
9. Wfh4 llles 10.0-0±. a) 8... a6 da más opciones a las blancas
6.c!lic3 e6 7.a3!? (D) pero debe trasponer 9.f4! (9.ixf6 gxf6 10. Wfhs
la dama blanca está muy bien situada aquí en
estas estructuras pero... 10 ... id6! 11.0-0-0
ie5 00 ) 9... h6 (9 ...d6 10.ixf6! ahora si 10... gxf6
11.Wfhsí con idea de fs-fxe6; 9... ie7 traspo-
niendo) 10.ixf6 gxf6 11.g3! bs 12.ig2 ib7
13. Y!!hs t Huerga-Kononenko, Cappelle la
Grande 2009. El rey negro no tiene un lugar
seguro y las blancas enrocarán corto y podrán
pensar en acciones en el centro.
b) 8... d6 9.f4 también debe trasponer;
c) 8...ie7 9.f4 (Con la aparente amena-
za es) 9... a6! [9 ... d6 es muy cómodo para las
En esta ocasión recomiendo una blancas 10.lllbs! Wfds (10 ... Wfb6 ll.ixf6 gxf6
variante muy marginal, pero sólo porque 12.ie2 E:gs 13.g3 Wfds 14.Wfd2 a6 1s.lllsd4±
34 Desmontando la Siciliana 2

las piezas blancas tienen una disposición gxh6 (López Martínez-Zhang Pengxiang,
muy favorable para esta estructura) 11..ixf6 Mérida 2005) y ahora 19.c3!±. 10... h6 (10 ... d6
gxf6 12.Wfhs a6 13.lll5d4;:J;; 9... h6 10 ..ixf6 11.gS tllg4 12 ..icl y el caballo tiene proble-
gxf6 (10 ... .ixf6 11.eS .ie7 12.tlle4) 11.~d2 a6 mas) 11.f3 (11..E:gl d6 12.h4 es una alterna-
12.0-0-0 bs l3.@b1.ib714.tllds!?(14 ..ie2;;!;) tiva a considerar) ll. .. d6 12.ti'dz (12 ..ic4!?;
14 ... exds lS.exds ~d6 16.dxc6 ~xd2 17 . .E:xd2 12.tlla4!? .ie613.tllb6 .§b814.c4) 12 ... bS 13.0-
.ixc6 18.tlld4 0-0-0 19.a4;!:: Bruned B.-Roos M. 0-0 .ie6 14.@bl b4 15.tllds bxa3? 16 ..ib6+-
Dresden 2007] 10.eS tllxeS (10 ... tllds 11.tllxds Heymann-Byhan, Leutersdorf op 2001.
exds 12 ..ixe7 tllxe7 13 ..id3±) 1l..ixf6 .ixf6 1 ...d6 s ..if4! tlles (8 ... ~ds 9. Wd2 h6 10.
12.fxes .bes 13. ~d3! .ixh2 14.0-o-o .if4+ 0-0-0 es ll..ie3 a6± López Martínez-
15.'itibl y decididamente la pieza blanca vale Spraggett, Sevilla 2007 y ahora parece mejor
más que los 3 peones. el plan 12.f3 seguido de g4 y h4 para apro-
7 ... a6 s ..if4! (D) Tomando bajo control la vechar el punto de ruptura en gs) 9..ie3 ~c7
casilla d6 y amenazando es. 10.f4 tllc6 (lo ... tllc4 11.tllbs! importante in-
termedia 11 ... '&c6 12 ..ixc4 '&xc4 13.Wd3±;
10 ... tlleg4 11..igl±) 11.'&f3 (seguido de o-o-o
y g4) 11 ... a6 y es realmente un dato curioso
que sobre 23 partidas de mi base de datos que
han llegado a esta posición, en ¡22! les tocaba
jugar a las negras. El tiempo de ventaja debe
ser útil para el ataque, del que aún no existen
experiencias: 12.g4! h613.0-0-0--+.

s.J.f4! o-o
Tratar de impedir es puede ser peor: 8...
es 9.igs! [9 ..ie3!? Wds 10.g4 (10 ..ieH) 10...
8 ... es Casi única, pero debilita seriamente d6 11..E:gl h6 es menos claro] 9... d6 10..ixf6
ds, y la dama queda mal colocada en b6. 9 ..ie3 .ixf6 (10 ...gxf6 es demasiado fea) 11. Wxd6
Más fuerte que la natural 9..igs .ie7 10..ixf6 ie6 12.Wcs! y la compensación no parece
.bf6 11.tllds Wds 12.tlld2 (Tal vez la idea suficiente .
12. ~f3!? recomendada en DLS, sea más fuer- 9 ..id6 (D)
te 12 ... d6 13 ..E:dl .igs 14.h4 .ie7?! 15.tllxe7
@xe7 16 ..ic4 .ie6 17..ixe6 fxe6 18 . .§h3
Filipek-Bezsilko, Gent III Masters 2001. Las
blancas tienen una fuerte iniciativa) 12 ... bs
13.a4 .§bs 14.axbs axbsco y a pesar de la opti-
mista valoración de los módulos las negras se
las arreglaron para conseguir contrajuego en
las dos partidas jugadas hasta ahora. 1S.c3 0-0
16 ..id3 b4 17.tllc4 .ie7 18.0-0 bxc3 19.bxc3
.ics= Barua-Gofshtein, Dieren 2007. 9 ...ti'ds
10.g4 Hay muchas otras jugadas: 10.ie2!? d6
11.g4 h6 12.h4 .ie6 13 ..if3 .ie7 14.tllds .ixds
lS.exds tllas l6.tlld2 !k8 17.gS tlld7 18.gxh6 A la luz de las últimas experiencias,
Capítulo 4: 4... Wfb6 y otras 35

mucho mejor que 9.es lt:\e8 10 ..lfl.d3 f6! (10 ... cario para las negras con menos espacio y un
a6 11.0-0 ~c7 12.gel g6 13.~d2 d6 14.exd6 caballo descolocado en g6.
.ixd6 15 ..ixd6 ~xd6 16.E1adl ~c7 17.lt:\e4± 13 ...ti°xd3 14.J.xdJ;!; a6
Ljubojevic-Panno, Viña del Mar 1988) 11.exf6 14 ... d6!? 15.0-0-0 .id7.
lt:\xf6 12.0-0 ds con posición de doble filo. 15.0-0-0 f6?!
9... ¿¿¡g4 De nuevo es mejor 15 ... d6!?
Muy evidente y sin embargo puede ser 16.lllez! (D)
mejor la humilde 9... .ixd6 10. ~xd6 lDeBt, Liberando al alfil de negras de la defensa
seguido de fs. de f4. De nuevo el alfil tendrá un papel muy
10.Ag3! (D) activo en la diagonal gl-a7.

Este alfil es el protagonista principal de la 16...bs 11.J.fz !füs 1s.gJ! lllhs! [18 ...
partida y de la variante. Ahora defiende f2 y el d6 19.lt:\ed4±] 19J~d2 lllf7 20J~hd1 ges
caballo de g4 queda "al aire" 10. ~xg4?! .ixd6 [20 ... d6 21.lt:\ed4±] 21.c3
11. .id3 ltJ e5=. Las blancas aumentan la presión poco a
10... lllge5 poco. Ahora ceden una casilla al alfil para
Contra 10 ... lt:\f6!? el camino crítico que abrir la línea de sus torres y trasladarlo a b3
las blancas aún no han querido contrastar es después de que el caballo salte a cs.
11.eS! Ahora la posición del alfil en g3 es algo 21 ... e5 22.c4;t
mejor que en f4. 11...lt:\e8 12 ..id3 f6! 13.exf6 Aprovechando de inmediato la debilidad
lt:\xf6 14.0-0 ds 15.lt:\a4 ~d8 16.c4!t y el cen- creada en la diagonal a2-g8. Otra forma de
tro negro será destruido o bloqueado. hacerlo era 22 ..ibt!?
11.f4 ti°e3+ 22 ...b4
11...lt:\g6 12 ..lfl.f2! ~c7 13.g3 a6 14 ..ig2 bs 22 ... bxc4 23 ..ixc4 d6 (23 ... E1b7 24.lt:\c3±)
15.0-0 (15.h4 el plan con h4 es prometedor) 24.gc2±.
15 ... d6 16.~dZi. 23.a4 .ifs?!
12.J.ez lllg6 Mejor 23 ... d6! 24.fSt.
12 ... lt:\c4? n..if2+-; 12 ... lt:\g4 n. lt:\d2 24.c5!
(13.~d2!? seguida de o-o-o) 13 .. .fs 14.lt:\c4 Cede la casilla c4 al alfil.
~d4 15.ixg4 \Wxc4 16 ..ie2t. 24 ... exf4 25.gxf4 d6
13.ti°d3! Ahora la liberación es imprescindible.
forzando el paso al final que no solo no es 26.©b1 hs?!
del gusto de Morozevich, sino que es muy pre- Demasiado activo 26 ... ig4 27 ..ixa6 gxe4
36 Desmontando la Siciliana 2

28.id3 l:'iee8 29.E:gl ie6 30.ibst; 26 ... dxcs filo, pero sin necesidad porque 8.fe3 da una
27.ll'ixcst. gran ventaja) 8... ~as+ (8 ... ~d8 9.tt:'ibs+-) 9.b4!
27 Jkl± ib7 28.ic4 [28. ll'ig3! h4 lt:Jxb4 10.ll'ib3! ll'ixc2+ 11.Wf2+- las blancas
29.ll'ifs±] 28 ... :Sxe4 29.ids ~e7! [29 .. .l'~ee8 ganan como mínimo una pieza. 6 ... c!Lixd4
30.cxd6 lt:JcdB 31.d7±] 30.i.xf7+ [30.ixe4 7.1xd4 ~as 8.es tt:Jds 9.ic4 ll'ib6 10.i.b3±.
ixe4+ 31.Wa2±] 30 ... @xf7 31.cxd6 ~ds
32.~cs ~c3+? [32 .. .l'~xe2 33.Eixe2 ixd6 7.~cb5
34.E:dl±] 33.bxc3 bxc3 34.:Sxc3 :Sb4+ 7.c!lidbs! Como se recomienda en DLS, pa-
35.©a2 J.e4 36.©a3 as 37.~d7! :S8b7 rece mucho más fuerte: 7... ~b4 B.id2! (D)
38.~xfS l-0

Partida 4.02
Votava J. - Voloshin L.
CZE-chT, 1999

1.e4 c5 2.~f3 ~c6 3.d4 cxd4 4.~xd4


~f6 5.~c3 m6?! (D)

8... E:bs [8 ... ll'ixe4 9.a3!+- lt:Jxc3 10.axb4


lt:Jxdl 11. ll'ic7+ ©d8 12. lt:Jxa8 lt:Jxf2 13. ©xf2
e614.c3 b615 ..ib5 ib716.ixc6 hc617.l:'ixa7
bs 1B.if4 f6 19.Eidl 1-0 Rada-Vavra, Brno
2006; s ... ~as 9.tt:'ids+-; 8... ©d8 9,gb1 ~es
Tudela Corbalán-Garcia Padrón, Santa Cruz
de Tenerife 2006; y ahora 10.c!Lids! (amena-
zando ie3) 10... es 11.ie3 lt:Jd4 12.li.Jxd4 exd4
Algunos jugadores prefieren este orden 13.i.xd4 ~a5+ 14.ic3+- es arrollador para las
para esquivar 6.ll'ibs que ahora es fuertemen- blancas] 9,gb1 ~as 10.esll (D) (10.li.Jds ~a4
te respondida por 6... a6 y si 7.ie3 ~as. 11. li.J bc7 ©da 12. c!lic3 ~ d4 Lastin-Kononenko,
Ahora las blancas pueden tomarse las Dagomys 2009 es mucho menos claro).
cosas con calma y trasponer a lo que ya hemos
analizado en la partida anterior, pero también
pueden tomar el toro por los cuernos y tratar
de refutar "del todo" esta variante con la con-
tinuación de la partida.
6.J.e3! tVxb2
La continuación de principio, pero
también casi la única en vista de las siguientes
variantes:
6 ... c!lig4 7.ll'ids ll'ixe3 s.fxe3! (Se ha jugado
mucho 8. ll'ixb6 llevando a posiciones de doble
Capítulo 4: 4... 1Mlb6 y otras, 37

Esta jugada rompe la coordinación 11.iaS+! b6 12. W/xd4 ll'lxd4 13.ll'lxb6 ll'lxc2+
defensiva entre las piezas negras y da 14.©dz ll'lxal 15.ll'lxc8+ ©xc8 16.ia6++-)
ventaja decisiva. 10 ... ll'lxes [10 ... ll'lgs 11.~c4! ll.id3 \Wc6 12.ie3 es 13.0-0 que aun prome-
ll'lxes (11. ..g6 12.ll'lds \Wa4 13.ll'ldc7+ rnds te alguna iniciativa a las blancas.
14.~xf7+- a6? 15.ll'le6+ dxe6 16.~aS#) 12.ll'lds 10... @xc7! n.llld4 @ds
\Wa4 13.1Jb4 \Was 14.ll'ldc7+ rnds 15.ixf7+-] 11 ... es! 12.ll'lbs+ @bs favorece a las
11.\WeZ! d6 (11...ll'lfg4 12.h3+-) 12.Í4 ig4 negras.
13.'1We3+-. 12..ibs Wa3 13.eS llle4 14.e6 Wd6
7...1M/b4+ 15.exd7 hd7 16.hd7 Wxd7 17.0-0 es
7... rnds!? 18.lllf3 lllxd219.lllxd2 J.b4 20.We2 hd2
s.J.d2 Wa4! 9.lllc7+ @ds 10.lllxc6+ 21Jfad1 @c7 22.WxeS+ @es 23J:ifel
Es algo mejor 10.ll'lxa8 ll'lxd4 (10 ... 1Mfxd4? .bel~-~

Esquema Resumen: 1.e4 es z.lllfJ lllc6 3.d4 cxd4 4.lllxd4

- 4... tt:lxd4 Pasiva y cómoda para las blancas, pero la ventaja obtenida es ligera;!;.
- 4... ds 5.ttxdS \Wxds 6.ie3 tt:\xd4 Lleva a un final muy triste para las negras t.
L
- 4... ds S.iXdS \Wxds 6.1e3 e6 Las blancas tienen una cómoda ventaja;!;,

1.e4 es z.tllfJ tllc6 3.d4 cxd4 4.tllxd4 'ffb6 s.tllb3

- 5... e6 6.ll'lc3 ib4 7.\Wg4 Poco experimentada pero parece muy fuerte±.

5 ... ~f6 6.~c3 e6 7.a3 y ahora:

- 7... d6 7.if4 Siempre muy prometedor para blancas±.


- 7... a6 7.1f4 Las negras tienen muchos problemas±.
- 7... ie7 7.if4 Las blancas tienen una posición algo más libre;!;.
- 7... \Wc7 7.1gs!? Terreno casi virgen para investigar t.

1.e4 es Z.~f3 ~e6 3.d4 cxd4 4.~xd4 lllf6 s.~c3 Ylrb6 6.ieJ! Las negras deben capturar
el peón y la posición es demasiado peligrosa ±.
38 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 5
1.e4 es 2.~f3 ~c6 3.d4 cd4 4.t¿)d4 g6
Variante del Dragón Acelerado
Valoración ****

Introducción, historia e ideas


La variante del Dragón Acelerado, que algunas fuentes denominan variante Simagin, está
firmemente asentada entre las líneas principales de la Siciliana. Se admite generalmente
que resulta más sana que el Dragón Clásico y que ofrece excelentes perspectivas para jugar a
ganar con las piezas negras. Además su sencillez estratégica, la hace más "simpática" que otras
variantes principales como la Pelikan o la Najdorf. Por estos motivos forma parte del repertorio
de jugadores noveles y también de grandes maestros y seguramente el lector se enfrentará a ella
en multitud de ocasiones.
La variante que recomiendo para combatirla es la más coherente con el resto del reperto-
rio propuesto en el libro. Aunque la formación Maroczy es considerada el "coco" del Dragón
Acelerado, las expectativas de conseguir ventaja con la variante propuesta son similares y
además puede trasponer a la variante propuesta contra el Dragón clásico con el consiguiente
ahorro de esfuerzos en la preparación.
El Dragón Acelerado apareció con fuerza en la década de los 40 como respuesta al éxito del
ataque Rauzer contra el Dragón clásico, y su principal valedor fue el maestro soviético Simagin.
Se pueden encontrar muchas partidas de jugadores destacados, sobre todo Lasker, desde apro-
ximadamente el año 1900.
Entre los grandes campeones sólo Botvinnik y de vez en cuando Petrosian, lo incluyeron
en su repertorio. A partir de la década de los 60 ó 70, el Dragón Acelerado se convirtió en una
variante muy popular, pero no formó parte del repertorio de los grandes campeones ni apareció
en las batallas definitivas por el título mundial, de modo realmente curioso. La explicación debe
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 39

ser que la formación Maroczy reduce a las negras a un juego pasivo si el jugador de blancas es
un gran estratega.
Actualmente Tiviakov es el defensor acérrimo del campo negro, aunque jugadores de prime-
ra fila como Shirov o lvanchuk la emplean de vez en cuando.
Es bien conocido que la principal idea del Dragón Acelerado es evitar el peligroso Ataque
Rauzer, lo cual se logra sólo a medias si las blancas insisten en seguir los senderos de la variante
principal. En muchas otras trasposiciones al Dragón, las negras hacen uso del movimiento d7-d5
ahorrándose un tiempo sobre las variantes clásicas.
En el resto de cuestiones las ideas de las negras son las mismas que en el Dragón, el alfil de
casillas negras es protagonista del juego tanto para bien como para mal, defiende a su rey y
puede dejar las casillas negras muy debilitadas si es cambiado; apunta al flanco de dama que se
convierte en el territorio del ataque negro. Muy a menudo el alfil se complementa con el juego
por la columna c, el uso de la casilla c4 para el caballo y el clásico ataque de minorías siciliano,
es decir el avance del peón b. Los trucos tácticos en la diagonal a7-gl deben tenerse en cuenta
a menudo.

Partida 5.01 5 ... ~f6?!


Madeja B. - Ponomariov R. Una jugada dudosa que da al rival la elecci-
Zagan,1997 ón entre trasponer a lo normal o "castigarla"
con es. Jugada aquí no tiene ningún sentido,
1.e4 c5 2.~f3 ~c6 3.d4 cxd4 4.~xd4 pero si lo tiene por el orden 4... lllf6 s.lllc3 g6,
g6 (D) porque evita la formación Maroczy, y ese fue
el orden real de esta partida.
6.~xc6!
Resulta interesante 6.J.c4!? para evitar la
variante lll hs (dentro de bxc6) y la 8... 'kt>e8
(dentro de dxc6) que son bastante sensatas,
pero las negras tienen una jugada aceptable
que impide la transposición. 6... ~b6! (6 ...d6?!
7.lllxc6 bxc6 8.es!± dxes?? 9.ixf7++- es una
celada muy conocida, lo que no impide que en
mi base de datos haya más de 700 partidas con
6... d6) 7.lllxc6 dxc6 8.e5 lllg4 9.~e2 ig7 10.e6
fs 11.ib3 0-0 00 Lobron-Kagan, Randers 1982
La posición básica que vamos a analizar en lleva a una posición compleja que deberán
este capítulo. investigar aquellos que prefieran el orden
5.~c3 6.ic4.
La variante principal y mi recomendaci- 6...bxc6 (D)
ón. No sostengo que sea mejor que la popular 6 ...dxc6!? Es una alternativa mucho me-
formación Maroczy, que se alcanza con 5.c4, y nos popular, pero seguramente algo mejor. Las
que también da a las blancas perspectivas de blancas tienen un duro trabajo para conseguir
luchar por la ventaja, pero la he elegido por una pequeña ventaja. 7. ~xd8+ ©xd8 8.~c4!
ser más coherente con el resto de variantes i.g7?! [8 ... ©e8!? esta continuación, que se
estudiadas en el libro. puede evitar con el orden 6.ic4!? es la que da
40 Desmontando la Siciliana 2

mejores opciones de igualar a las negras. 9.es s..tc4 .ig7


llld7 (9 ... lllg4?! 10.f4hs11.h3 lllh612.i.e3 lllfs Esta es la continuación más habitual.
13 ..if2 h4 14. ©e2± y la falta de comunicación En el caso de 8... W/as las blancas pueden
de las torres negras acabará siendo un grave entregar el peón con 9.0-0 pero no vamos a
problema) 10.e6! fxe6 ll.i.xe6 lllcs 12.i.xc8 profundizar mucho en esta interesante entre-
a:xc8 13.i.e3;!; Adorjan-Díaz, Stockholm 1969. ga puesto que también pueden trasponer a la
Las blancas se tienen que conformar con la variante que recomendamos contra 8... .ig7
mejor estructura, lo que no es mucho, pero la jugando 9.i.f4 (9 ..if4 i.g7 10. W/f3).
elección de apertura de las negras tampoco es 9.Af4!?
apetitosa] 9.f4! bs 10.i.d3 es [No es mejor 10... La variante 9. W/f3 es también muy prome-
b4 11.llla4 es 12.a3! a:e8 13.axb4 exf4 14.ixf4 tedora, pero he elegido esta por su sencillez.
lllds 15.0-0± con una agradable ventaja aun- 9 ...YHas
que posiblemente 1s.igs+!? sea mejor aún] 9.. .fs 10. W/d2! W/c7 11.0-0-0 ixes 12.ixes
11.0-0! exf4?! (11 ... ie6 12.fs gxfs 13.exfs ids 'W'xes 13Jfüel W/cs 14. W/f4 lllf6 1S.b4 W/b6
14.lllxds lllxds 1s.ixbs! cxbs l6.a:d1± y las 16.lhe7+!+-.
blancas tienen un buen peón de más; 11 ... llld7 10.WffJ (D)
12.ÍS;!; f6 13.ie3 if8;!; Ivanov-Shabanov,
USSR 1986) 12.ixf4 lllg4 (12 ... llld7 13Jfadl
f6 14.eS!--+) 13Jfadl± con evidente ventaja,
porque falla la táctica 13 ... .id4+? (13 ... ©ea?
14.lllxbS+-; 13 ... ©e7! 14.i.e2 llles 1S.ie3± y
el jaque en es es muy desagradable) 14.©hl
lllf2+ 1S.a:xf2 ixf2 16.ixbS++-.

Las blancas desarrollan y se defiende de


forma indirecta el peón.
Aquí también es posible la continuación
10.0-0 ixes 11.i.xeS 'W'xeS 12.a:e1 °W'g7 pero
las negras puede ofrecer tenaz resistencia con
su peón de ventaja. La jugada de la partida les
deja muy pocas opciones.
7.es c!LJgs 10 .. .f6?!
7 ••. .!Lihs!? es la típica alternativa fea e No es la mejor jugada. Ponomariov la
infravalorada, que no es tan fácil de refu- abandonó después de esta partida, pero las
tar. 8..ic4! lllg7 (8 ... Wi'as 9.0-0 'W'xes lO.a:e1 alternativas no son tampoco satisfactorias.
Wlc7 11.Wff3¡;; da una compensación salvaje 10...hes En su juventud, Ponomariov
por el peón) 9.0-0 llle6 10.f4 i.a6 ll.i.xa6 cambió a esta jugada, seguramente la más
'W'b6+ 12.©hl W/xa6 13.fS!± Argaya Urdaniz- sólida, pero naturalmente la abandonó al
Zamarbide B. Pamplona 2001; y las blancas comenzar a encontrarse con rivales más pe-
tienen iniciativa y mejor estructura. ligrosos. Las otras jugadas son incluso peo-
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 41

res. l l ..ixf7+! Naturalmente las blancas no Después de estas dos contundentes juga-
querían entregar un peón, con esa sencilla das la posición negra no puede sostenerse.
maniobra consiguen una considerable inicia- 12 ... cxbs 13.Wfxds Wfb6 14.Wi'xas
tiva y el juego de las negras carece de esperan- Y«xe6+ 15.i.e3+- c!llh6 16.0-0 o-o
zas. l l ... @xf7 12.hes+ ctif6 13.§'f4! (D) Esta 17.i.xh6 hh6 18.lUel Y«fs 19.llids
fue la novedad en esta partida. Anteriormen- Y«xc2 20.c!llxe7+ ©hs 21.c!llxcS i&xc8
te Ponomariov había logrado entablar la seca 22J:fo8+ gxe8 23.Y«xeS+ ©g7 24.flfd7+
posición que se produce después de 13.ixf6 ©gs 2s.Y«xbs Yed2 26.ti°b3+ 1-0
exf6 14.0-0t. Ahora las negras tienen varias
alternativas: Partida 5.02
Szelag - Madeja B.
Poznan,2005

1.e4 es 2.c!llf3 c!llc6 3.d4 cxd4 4.c!llxd4


g6 s.c!llc3 .ig7 6..ie3 (D)

a) 13 ...gs!? es un intento de cambiar el sig-


no de los acontecimientos y lleva a posiciones
menos definidas pero las blancas no pueden
quejarse. 14.§'xgS (14.~c4+ @g7 15.f4!?-+)
14 .. J~g8 15.'@e3 lhg2 16.o-o-o±.
b) 13 ... d6? 14.ixf6 exf6 15.0-0-0+-. Una jugada más adelante en nuestra ex-
c) 13 .. J~fs 14.o-o-o @g8 1s.1!hel±. pedición al interior del Dragón Acelerado. Las
d) 13 ... ds 14.0-0-0 if5 15.f3! ±Con fuerte negras responden casi invariablemente con la
presión. De la Villa-Ponomariov, Guardamar jugada de la partida, pero consideramos algu-
1997. nas alternativas menores.
10... e6?! 11.0-0 (11.0-0-0!? es igualmen- 6... c!llf6
te eficaz) 11 ... ixes (11...ctie7!? 12.ctJe4 ixe5 6... d6!? Es una forma interesante de tras-
13.b4! Wfc7 14.ctJf6+ ©d8 15.ixe5 '@xe5 poner al Dragón normal, habiendo evitado
16.E:fel± con una compensación enorme. variantes "molestas" como 3.ibs jaque, o
Sedlak-Gazvoda, Ljubljana 2005) 12.b4! Wic7 4. Wid4, etc. No se me ocurre nada mejor que
13.ctibs '@b8 (13 ... cxb5 14.ixes ib7 15.ixc7 trasponer a las variantes recomendadas por
ixf3 16.ixb5+-) 14.ixe5 Wixe5 15.füel medio de 7.ic4, 7.f3o1.Wid2.
Wib8 16.l'fadl ds 11 ..ixds!! cxd5 18.Wixd5 6... ctih6?! El caballo está muy mal coloca-
©f8 19. Wf cs+ ©g7 20.E:d8 ctif6 2i.E:xh8 ctid7 do aquí 7.f3 d6 (7 ... o-o? 8.ctixc6 dxc6 9.Wicl+-)
22.Wic3+ e5 23.E:e8 Wixbs 24.E:8xe5 1-0 Palac- 8.ctixc6 bxc6 9.Wid2 ctJg8 lO.ic4±.
Rausis, Kastel 1988. 6...'@as?! se ha jugado a menudo pero
11.e6! ds 12 ..tbs! tiene un escaso sentido: 7.ctJb3! Wfd8 (7 ... ixc3+
42 Desmontando la Siciliana 2

8.bxc3 1Wxc3+ 9.id2 es demasiado arriesgado) b) 9... lLihs!? La típica jugada de los mó-
8.ie2 y las blancas tienen un tiempo más so- dulos de análisis: 10.g4 d6 (10 ... lLic4 11.gxh5 00
bre las variantes clásicas. füs 12.hxg6+! hxg6 13. Wff3+ ©es 14. Wle4
6 ... a6? tiene un aspecto horrible, pero lLixe5 15.0-0-0±) 11.Wff3+! ©es 12.gxhs dxes
es la alternativa más empleada entre las no 13.lLib3±;
oficiales (más de 250 partidas en mi base de c) 9 ... lLic4 La única jugada que ha con-
datos) y sin embargo después de: 7.lLid5! la seguido cierto éxito, aunque ds puede lle-
posición negra se viene abajo. var a las mismas posiciones. 10.exf6 ixf6
6... e6?! Otra alternativa anti posicional ll.Wff3 (11.1We2!?) ll...Wg7! (11...ds 12.igs
extrañamente popular 7. lLidbs!+-. (12. lLixds? lLies! 13. Wle4 if5!-+) 12 ... e6 13.0-
0-0;1;) 12.lLid5 (12.0-0 lLixb2 13.lLids lLic4
7..ic4 d6 14.l°Hel füs 15.lLixf6 :!:1.xf6 16.Wfd5 lLixe3
Intentando aprovechar cierta descoordi- 17.E:xe3 Wffs~) 12... lLixb2 (12 ... ie5!) 13.lüxf6
nación que se produce en el orden de jugadas exf6 14.0-0~.
blancas, al forzar ahora f3. 7 ...Wfh6?! Plantea algunos problemas
7 ... 0-0 Es la línea principal y se analiza tácticos y no ha sido refutada. 8.0-0! (D)
desde la partida 5.04 en adelante.
7 ...Yf!as Es relativamente popular, para
evitar 0-0-0 y se analiza en la partida 5.03.
7 ... a6?! 8.lLixc6 bxc6 9.e5 lLigs 10.Wff3! f6
11.0-0-0± con aplastante ventaja en desarro-
llo y actividad.
7 ... ~aS!? (D) Una jugada que tendría
mucha lógica si no existiese una refutación
concreta. Savchenko la ha empleado con cier-
to éxito en los últimos tiempos.

Mi propuesta, basada en que las dos cap-


turas de peón son falsas: 8... Wlxb2 (8 ... lLixe4??
9.lLifs Wlxb210.lLixg7+ WfS 11.lLixe4+-) 9.lLicb5
Wlb4 10.lLic7+ ©ds 11.lLixc6+! [11.lLixaB Wfxc4
12.lLixc6+ bxc6 (12 ... Wlxc6) 13.ixa7±] 11 ...
bxc6 12.lLixaS Wlxc4 13.E:bl! (13.ixa7 ib7)
13 ... lllxe4 14.ixa7 Wfxa2 (14 ... ies 15.E:el!
fs 16. Wfd3!±) 1s.ib6+ ©es 16.lLic7+ @fs
17.E:b3±.
7 •••Y!lc7 8..ib3 a6 9.f3 bs 10. Wfd2 ib7 11.
s.i.xf7+! Las retiradas del alfil justifican 0-0-0 0-0 12.h4± Pilnik-Rubinetti, Buenos
la idea de lLias, mientras que esta jugada de- Aires 1964.
sorganiza la posición negra, aunque no es una 7 ... lLies!? Otra jugada poco conocida y lle-
refutación total. s ... @xf79.es y ahora: na de veneno. s.ib3! (S.ie2 ds! 9.exd5 lLixd5
a) 9 ... ds 10.exf6 ixf6 11. Wif3 e6?! 12.0-0-0 10.ibs+ @fs! 11.lLixds Wlxds 12.0-0 lLig4
©g713.h4±; 13.ie2 lLixe3 ~ Areshchenko-Demkovich,
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 43

Alushta 2002) 8... llJeg4 9.if4! es?! (9 ... d6 10.h3 posiciones, pero imposible de encontrar a nivel
llJes 11.0-ot) 10.llJdbs exf4 (10 ... ds! 11.llJxds magistral. Las blancas no deben preocuparse y
llJxds 12. Wxds Wxds 13.ixds exf4 14. llJc7• seguir con sus planes habituales, con la convic-
We7 lS.llJxa8 ies 00 ) ll.'Wd6! 'Was 12.0-0~ ción de que la jugada de las negras será muy
con un ataque tremendo que debe valer más poco útil en la carrera de ataques. 9. \!;\r dzt.
que la pieza entregada. 9.lllfs!
Las blancas están obligadas a entrar en
8.f3 ~b6?! (D) las complicaciones si quieren sacar algo de la
apertura.
9... W/xb210.lllxg7+ ©fs 11.lllds lllxds
12.~xds
También aquí se ha especulado con las
complicaciones salvajes que se producen des-
pués de 12. iMfxdS?!, pero una vez más no es
necesario ni económico profundizar en esta
variante. 12 ... \!;\rxal + 13. ©f2 \!;\rf6 14.ih6 Wg8
1S.llJe8 00 •
12 ... ©xg7 13.0-0 W/c3
Después de esta secuencia casi forzada, las
blancas tienen por fin una elección entre dos
Una continuación ambiciosa, actualmente opciones importantes:
en desuso, aunque prácticamente obliga a las 14.W/cl (D)
blancas a entregar un peón. Es la única que da
cierta independencia a la línea 7... d6.
8 ... 0-0 Traspone al dragón normal.
8 ...id7 Acabará también trasponiendo a
líneas del capítulo del Dragón.
8 ... ~d7?! Es una idea recurrente en el
Dragón y en toda la Siciliana, que intenta
coordinar la acción de los dos caballos sobre
la casilla c4, pero parece poco inspirado ini-
ciar la maniobra antes de que la dama blanca
se sitúe en d2. 9.ib3! ~b6 10.h4 ~as?! (10 ...
hs 11.llJds llJxds 12.exdst) ll.\!;\rd3! llJxb3
12.axb3± Demasiados movimientos de caba- Es mi recomendación, aunque sospecho
llo para acabar sin perspectivas en b6. 12 ... 0-0 que la alternativa 14.gel es de valor similar:
13.hs ds 14.llJde2 ie6 1s.o-o-o gc8 16.hxg6 14.gel!? \!;\ras (14 .. .f6!?) 1s.1Mi'c1hs16.'Wb2+ f6
fxg617.id4 dxe4 18.'We3 ixd4 19.llJxd4 Wd7 17.gadl±.
20. \!;\rh6 gf7 21. ~xe4 Gheorghiu-Garcia, Te! La posición del diagrama se puede con-
Aviv (o!) 1964. siderar básica para la valoración de este sis-
8 ... %tla5 Es poco elástica, las blancas pue- tema. La debilidad de las casillas negras es
den buscar la transposición mediante \!;\rd2 o crónica y las piezas blancas son muy activas.
.l!Lb3. 9.ib3 (9.1Mi'd2) 9... 0-010.\!;\rd2. Por lo demás la posición negra es sólida y
8... a6 Es una jugada muy frecuente en estas una tentación para jugadores de cierto estilo.
44 Desmontando la Siciliana 2

Actualmente con los análisis detallados reali- traspone a líneas ya comentadas más arriba.
zados por ordenador, me parece cuestión de 16 ... e6? Esto desmantela la defensa a través
tiempo y modas que esta variante se discuta de las casillas negras. A partir de aquí no se
más a menudo y a un nivel más alto. De todos puede discutir que la ventaja blanca es
modos, en una partida práctica, yo me sentiría enorme. Busquemos alternativas: 16... V!f c7
más cómodo con las blancas. 17.cS dxcs 18. V!íxc5 id7 19.f4;;;; 16 .. .f6
14 ... h5 17.cS (17.~dl!? y 17.f4 son mas ambicio-
14 ... h6 Es la única alternativa lógica, por- sas) 17 ... dxcs 18.V!íxcs \Wxc5 19.ixcs±.
que permitir la instalación del alfil blanco en 17 ..ixc6 17.Wi'b2+! @h7 (17 .. .f6 18.ixe6!;
h6 sería muy molesto. lSJfül f6 (ls ... li::ld4!? 17 ... 'kt>g8 18.ixc6 bxc6 19.füdl+-)
16.id2 '{1/cs 11.'{1Jb2 es 18 ..te3 V!íc3! 19 ..txd4 18.ixc6 bxc6 19. V!íf6. l 7...bxc6 18.cS!±
exd4 20.füdl V!íxb2 21.fübH) 16J~b3 Was Tukmakov-Kaplan, Madrid 1973.
17.V!fbz (:!'fü7 es una amenaza) 17 ... Wc7 18.f4 l6.gb3 V9a5 17.VHbz V9c718.f4 h4
Efü819.e5!? (19.fs! gs 20.h4 @f8 21.hxgs hxgs 18 ... ~fs 19.fs!? Aprovechando la debilidad
22.ixgs±) 19 ... dxes 20.h:c6 Wxc6 21.fxes creada por hs. Algunas partidas han seguido
La compensación blanca vale más que un el modelo de la partida Gulko-Steinberg de
peón. 21. . .l~fs (21...fs 22.e6+ @g8 23.\Wes la variante 14 ... h6 y en ese caso el juego y la
~a8 24 ..td4 1'fü7 25. \WxfS!+-) 22.exf6+ exf6 valoración son las mismas que con el peón
23.lk3 Wes (Gulko-Steinberg, USSR (ch) 1967) en h6. (19.eS!?) 19 ... li::les 20.fxg6 Wd8 21.c4
24.h:a7! ~fas 25Jk7+ .id7 26.id4± con una (2L.txb7 ya es suficiente para alguna ventaja)
iniciativa agobiante. 21. .. id7 22. Wcl!+- Mecking-Deze, Vrsac 1971.
15.gbl f6!? (O) 18 ...b6?! Sugerencia de Rogozenko 19.fS!±;
18 .. .EfüS 19.fS!.
19.h3
19.fs! gxfs (19 ...gs 20.hgs) 20.exfs h3
21.c4±.
19... ghs 20J~b5 b6 21.e5 ib7 22.if3
ghhs 23.exf6+ exf6 24J~~g5 c!lie7 25.hb7
V9xb7 26 ..id4 gafs 27.f5 9d7 28.fxg6
V9e6 29.V9c3 gh6 30.V9c7 gxg6 31.:Sxg6+
<itixg6 32.9xa7 c!lifs 33.ifz ~ks 34J~el
V9d5 35.V9xb6 V9xa2 36.ge4 gc4 37 J~xc4
9xc4 38.V9b3 V9f4 39.VHgS+ c!lig7 40.V9b3
VHcl+ 41.<itihz V9f4+ 42.<itigl VHcl+ %-%
Que defiende las casillas negras es la alter-
nativa crítica, pero normalmente cae bajo el Partida 5.03
empuje de la ruptura fs. Anand V. - Van Wely L.
15 ... e6?! Debilita las negras y por tanto pa- Wijk aan Zee, 1999
rece mala: 16.i3b3 V!ías 17.1Wb2+ @h7 18.~f6!
V!f c7 19.ixc6 bxc6 20.f4+-. 1.e4 c5 2.c!lic3 c!lic6 3.c!lif3 g6 4.d4 cxd4
15 ...W/as Reagrupando la dama, es más 5.~xd4 .ig7 6.i.e3 c!lif6 7.ic4 V9a5 (D)
lógica. 16.c4! El peón aislado también parti- Una alternativa bastante popular, que
cipa en la destrucción de la fortaleza negra. corta de raíz las intenciones blancas de enro-
Es una buena continuación, pero no la única car largo. El defecto es que permite al caballo
prometedora: 16.f4 f6 17.~b3 V!fc7 l8.V!íb2;;; blanco retirarse ganando tiempo y las blancas
Capítulo 5: 4... 96 Dragón Acelerado 45

consiguen una versión algo mejorada de la 9.~b3 Y!lc7


variante clásica contra el Dragón. La retirada de la dama a esta casilla permi-
te a las blancas especular con if6 y tlids, lo
que dificulta notablemente el desarrollo de las
negras. Aún así es la alternativa más popular.
9 ...ti'hs?! 10.ie2 %Yh4 1I.f3 d6 12. %Yd2;!; y
la dama negra tiene una incómoda posición.
9 ...ti'b4?! Da buen resultado según mi base
de datos, pero yo no me fiaría. 10.id3! con la
amenaza ics 10 ... Wld611.Í4±.
9 ... ti'ds La alternativa más lógica, en mi
opinión incluso superior a %Yc7, aunque los
dos tiempos perdidos por la dama negra, la
hagan sospechosa. 10.igs! Cambiando al plan
8.0-0! de colocar un caballo en ds, en el cual las blan-
Necesaria para esquivar los múltiples "tru- cas tienen tiempos de más sobre el dragón
cos". Por ejemplo: 8.c!Db3? %Yb4 y las blancas corriente. 10.gel es un orden similar: 10 ...
pierden un peón; 8.ti'dz? tlixe4 9.tlixe4 %Yxd2+ d6 11.i.gs. 10... d6 (10 ... a6 11.a4! tlib4 12.i.ez
y de nuevo las blancas pierden un peón; 8.f3?! d6 13.Wld2 b6 14.aS± Lupo-Ceterski, cr. 1998)
%Yb4 9.ib3?! (9.c!Dxc6 bxc6"") 9... tlixe4! y otra u.gel c!Dd7 12.tMz c!Db6 13.iez ie6 14.ih6
vez más pierden un peón. ges 15.hg7 ©xg7 l6Jfad1 (16.lt'lds!? o bien
8 ... 0-0 16.h4!?) 16 ... "Des 17."Dds hds 18.exds W/c7
Una vez evitado el temido triple cero, las (Pérez Candelario-Malakhov, Sanxenxo 2004)
negras siguen su desarrollo normal, existe y ahora 19.f4! (D)
una alternativa "truquera", pero poco reco-
mendable.
8 ...ti'b4?! 9.ib3 (9.~e2! es incluso mejor)
9... tlixe4? coherente pero débil 10.tlixc6! bxc6
11.a3! tlixc3 12.~f3!+- Intermedia terrorífica
que mandaría a la lona al mismísimo George
Foreman. 8 ... d6 no tiene significado propio
9.tlib3!
Tampoco es el momento idóneo para
8 ... "Dg4 que tiene varias respuestas satis-
factorias: 9."Db3! es la más fuerte [9. %Yxg4
lt::lxd4 10.~dl tlic6! (10 ... lt'le6 11.~d3 0-0
12.lt'lds± con terrible iniciativa) ll.%Yd2;1;] garantiza una cierta presión sobre el
9... %Yhs (9 ... ~b4 10.ixf7+ @xf7 11.%Yxg4±; peón retrasado de e7. Por ejemplo: 19 ... tlied7
9... tlixe3 10.fxe3 %Ygs 1Li.xf7++-) 10.if4 !es (19 ... c!Dec4 20. %Yc3+ st>g82Ul:d4 füe822.ge4±)
11.i.xeS tlicxeS 12.h3 tlixc4 (12 ... lt'lf6 13.i.e2 20.ig4 gfeg 21. ti'd4+ st>gs 22.ge2;!;.
~h4 14.f4±) 13.hxg4 ~es 14.f4 Wld6 1s. ~xd6 10 ..igs! (D)
lt::lxd6 16.lt'ld4± con un cúmulo de pequeñas Esta jugada es la clave del tema blanco. Se
ventajas: más desarrollo, más control central, impide la natural d6 debido a la amenaza i.xf6
mejor estructura, piezas más activas. seguido de tlids. Pero además dicha amenaza
46 Desmontando la Siciliana 2

se planteará de forma directa después de f4. todo la debilidad de la casilla d6, que las blan-
Las negras tienen que elegir entre jugadas cas van a explotar.
poco adecuadas para sus planes, y el resulta- En caso de 11 ...bs la retirada previa del
do es una posición apretada, aunque todavía alfil ha habilitado a las blancas para jugar
jugable. 12.a4! con gran efecto 12 ... b4 13.llids ~es es
casi obligado entrar en las complicaciones
(13 ... lllxds 14.exds ~es 1s.1Mfd2±; 13 ... iMf ds
14.ixf6±) 14.if4! 1Mfxe4 1S.if3 1Mfc4 16.ig3
as 17.llib6 (17.lllxe7+! es una alternativa segu-
ra si se percibe como poco clara la ganancia de
calidad. 17 ... @ha 18. ge 1±) 17 ... Wa6 18. lllxa8
~xa8 19.E:el ds 20.ihH Arizmendi-Braga,
Mislata op 2000.
11. .. h6?! tampoco es solución. El enroque
negro queda demasiado expuesto. 12.ie3 bs
n.Wd2 ©h7 (13 ... b414.lllds ~es 1s.lllxf6+±)
14.a4 b4 15.lllds lllxdS 16.exds llieS 17.ics d6
10 ... a6 18.ixb4±.
La opción más natural; se prepara bs que 11 ... d6!? (D) Parece un disparate, pero
además habilita un jaque en a7, que retrasa la tiene el aval de Ivanchuk.
amenaza blanca. Las otras alternativas son:
10 ... as Obliga a las blancas a elegir entre
ceder la casilla b4 al caballo negro o permi-
tir la expulsión de su caballo pero ninguna
de las dos cosas es preocupante. 11.a3! (11.
a4 lllb4 12.ie2 d6 13.llld4;!; seguido de lllcbs
y c3 también garantiza una cómoda ventaja)
11...a4 12.tlld2 ~as 13.lllds (13.ibs!? con
las ideas ia4 o lllc4) 13 ...d6 14.c3 (14.lllxf6+
exf6 lS.ifH) 14 ... ~eB (14 ... ie6!?) 1S.lllxf6+
exf6 16.ie3 llies 17.idS;!; Kupreichik-
Veremeichik, Minsk SU ch 1976 y las negras
no tienen compensación por el deterioro de 12.a4! (12.ixf6 es lo lógico pero después
su estructura de peones. de 12 ... exf6 no es fácil demostrar la ventaja de
10 ... lllas?! Cambia una pieza pero es la más la casilla ds. 13.1Mi'd2 llie7 14.gadl fs 1s.JLf3
pasiva de las blancas. 11.ie2 llixb3 12.axbH ies 16.exfs ixfs 17.llid4 id7 18.llids llixds
b6 13.f4 ib7 14.eS llids 1s.llixds ~es+ 16.fü2 19.ixds ic6 20 ..ib3 Wb6 2i.@h1 !!ad8
f6 17.c4 ixd5 18.b4 ~c7 19.exf6 1-0 Moreno 22.f4 if6 23.lllf3 as!+ Karjakin-Ivanchuk,
Carnero-De la Riva O. Barcelona 2000. Warszawa 2005 y las negras han tomado la
10 ... e6 l 1.ie2 y es difícil encontrar una iniciativa) 12 ... ie6 13.!!el füe8 14.llids (el tí-
jugada más útil que 11...a6 trasponiendo. pico plan) 14 ... ixds 15.exds llles 16.aS llie4
11.i.ez e6!? 17.if4;!; lllc4?? 18.~d3 1-0 Areshchenko-
Elimina radicalmente el salto del caballo Wippermann, Gibraltar 2008.
blanco, pero hace otras concesiones, sobre 12.Y;Ydz!
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 47

Previniendo el rápido avance ds que po- Finalmente las blancas han realizado la
dría liberar las piezas negras "de golpe". atractiva jugada cuando las negras no pueden
12 ...bs interponer su caballo en e5 y están obligadas a
Ahora por el contrario 12 ... ds se encuen- concesiones posicionales más serias.
tra con 13.i.xf6 ixf6 14.exds i.xc3 15. Wfxc3;!; 16 ... es 11.igs! d6
con ventaja debido a la mejor estructura y a Preparando el desarrollo del alfil a e6, la
la posición concreta de las piezas para apro- alternativa es sacarlo por b7: 17 ... i.b7 18.i.xf6
vecharla. ixf619.tl:la5 ia8 20.tl:lc4±.
13.a3!? 18.t!ias i.e6 19.b3
El desarrollo posterior de la partida es sa- Preparando el uso de la casilla c4.
tisfactorio para las blancas, pero 13.if4!? es 19... h6 20 ..bf6 .bf6 21.ic4 igs
una alternativa que sigue esperando estreno. 22.~e2 ics?!
13 ...gbs Extraña retirada puesto que el peón de a6
13 ...i.b7 es una alternativa importan- no estaba amenazado.
te que ha defendido con tenacidad Claudio 23.t!ids t!ixds 24.i.xds gbs 2s.t!ic4
Minzer. 14.tl:lcs! tl:ld4 (14 ... tl:les 15.lllxb7 Ahora el dominio posicional es aplastante.
Wfxb7 16.Wff4! tl:lhs 17.ixhs gxhs 1s.ih6±, 2s ... iig1 26.t!ib2!
Huerga-Tallarico, Mondariz 2007 consigue Las blancas preparan el cambio de posicio-
una clara ventaja para las blancas) 15.tl:lxb7 nes de sus piezas menores, mejor el caballo en
tl:lxe2+ 16. \Wxe2 '19xb7 17. Wíf3 tl:lhs 18.g4 ds y el alfil en c4.
ixc3 19. %'fxcH y las casillas negras quedan 26 ... f5 27 .ic4 ges 28.tLla4 ~k6 29.tLlc3
feamente debilitadas. 19 .. .f6 20.gxhs (20.i.e3!) ~a7! 30.iihI i.h4 31.f3 ~fz 32.~d3 igs
20 ... fxgs 1-0 Gómez Anadon-Arpa Pardo, 33.exfs gxfs
Aragón 2005. Para el resto de la partida, que se sale de
14J::l:fdl b4?! nuestro tema, usamos los comentarios de
Las negras intentan algún contrajuego, Anand para el Informator. 33 ... i.xfs 34.tl:le4±
aun a riesgo de debilitar su posición. (34. '19 ds ;!;).
Es una decisión lógica, en vista de lo pro- 34.t!ids [t. fül, f4-+] 34 ... f4 3sJ~d2?
blemático que resulta hacer cualquier cosa, [35.lllb4! l'fü6 36.'19c3! (t.i.ds±) 36 ... Wfcs
por ejemplo: 14 ....ib7 15.tl:lcs! ±; 14 ... gds 37.lllds .!k6 38.!!as!±] 35 ...~cs 36.~ez
15.'19e3 d6 16.~d2±. ie6! 37.gddI as;!; 38.gdz [38Jfa4!? ifs
1S.axb4 t!ixb4 16.i.f4!± (D) 39J~da1] 38 ...if7 39.~dl ~Ms?! [39 ... e4?
40.fxe4 f3 41. %'fxf3! (41.gxf3? i.hs 42.!!d3
'19f2!) 41...i.xd2 (41...i.xds 42.füds+-)
42. '19f6+ @h7 43.id3!+-; 39 ... ig6 40.tl:lcH;
39 ... i.dB;t] 40Jfa4 gcc8 41.tLlc3! i.g6
42J~ds ~e3 43.t!iez± if7 44.gd3 ~b6
4S ..ixf7 'it>xf7 46.tLlc3! ie7 47.tLle4
ggs? 48.c4? [48.tl:lxd6+ ixd6 49.füd6 W/xd6
so.'ªxd6 ggds 51.füf4+!+-] 48 ... gg6 49.gaz
fil4 50.ga4 ~b6 51.gds ~:kgS 52.gaz a4
53.bxa4 ~c6 54.c5 [54.'ªb3 !!b8 ss.1'fü5!+-]
S4 ... dxc5 S5.gxe5 ~Ms 56.'W'cl c4 57.h3
@es ss.ge2 gd7 S9.tLlc5 ~k7 60.~xc4
1-0
48 Desmontando la Siciliana 2

Partida 5.04 8... as analizada en la partida 5.05.


Olivier J. - De la Riva O. 8... d6 analizada en la partida 5.06.
Montpellier op, 2000 8 ... e6!? Una variante relativamente mo-
derna y de aspecto extraño, pero que pue-
1.e4 es z.lllc3 ¿¿¡c6 3.lllf3 g6 4.d4 cxd4 de llevar a una rápida iniciativa negra si las
5.lllxd4 ig7 6.ie3 ~f6 7.ic4 0-0 (D) blancas se pasan de optimistas. 9.0-0! Sigue
gustándome la jugada natural. (El tratamien-
to moderno más ambicioso es 9.f4!? d6 10. 'ªf3
pero no estoy seguro que después de 10 ... e5
11. lLlxc6 bxc6 12.fxe5 lLlg4! 13.exd6 lLlxe3
14. ~xe3 ~xd6 00 Carlsen-Malakhov, Sarajevo
2006. Las blancas puedan neutralizar la com-
pensación que ofrece el poderoso alfil de ca-
sillas negras) 9... ds 10.exds. exds 11.h3! (D)
Una vez enrocado corto esto me parece más
natural que 11.f3, que no obstante, puede pro-
meter una ventaja parecida.

La jugada más elástica y la más emplea-


da en esta posición. Las negras se reservan las
salidas de su dama a b6 o a5, el movimiento
del peón d a d6 o d5 de un solo golpe, el salto
del caballo a g4 e incluso un avance rápido (y
algo anti posicional) del peón a. Las blancas
quedan reducidas a una sola elección posi-
ble si desean mantener en cartera el plan de
enroque largo.
8.ib3!
Sólo así las blancas pueden mantener la
amenaza del 0-0-0; las otras jugadas: 11 .. Jfo8 (11. .. ie6 debe trasponer, por
8.f3?! 'ªb6 aprovecha la indefensión ejemplo 12.gel 'ªd7 13.'ªd3!) 12.gel ie6
del alfil de e3. 8.'9d2?! lLlg4; 8.h3 permite Esta jugada merece seria atención, pues las
8... lLlxe4!=. 8.0-0 Es normal pero lleva a líneas negras consiguen un desarrollo rápido, bue-
que no recomendamos en este libro. na defensa de su peón aislado y algunos tru-
cos sobre el enroque blanco. 12 ... a6 la única
8 •.. ~a5 alternativa explorada y mucho menos lógi-
Un intento más de evitar el 0-0-0 del blan- ca l3.ge2 (13.'ªf3!?) 13 ... lLla5 14JM2 Con
co, aplicado una vez que el caballo no puede este plan las blancas crean una presión muy
retirarse a b3 ganando tiempo. Es una línea fuerte sobre el peón aislado y no es fácil para
bastante popular que suele conseguir su obje- las negras contrarrestarlo y encontrar un
tivo de empujar a las blancas a enrocar corto, plan activo a la vez. 14 ... lLlxb3?! 15.axb3 id7
pero en mi opinión tiene un serio escollo en 16 ..!!d3 ic6 17.lLlxc6 bxc6 18.llla4;!; Martín
f3. En este momento las negras tienen un ver- González-Hernandez Jiménez, Cataluña 2000.
dadero ejército de alternativas: 13.'e'd3! Una novedad, pero muy lógica pues
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 49

prepara la presión sobre d5, evitando de te a las blancas seguir cómodamente con sus
paso el sacrificio en h3. 13. Yff f3 es otra idea planes. 9.f3 a6 10. Wd2 bs 11.0-0-0 ib7 12.h4
interesante que ya recomendé en la primera gac8 13.h5 llla5 14.hxg6 lllxb3+ 15.lllxb3 fxg6
edición. 13.Yfíd2 Vffd7 14.!fadl ixh3! y las 16.lllcs! ic6 17.llle2 as 18.1%h4 (El propio
negras se aseguran las tablas, por ejemplo: Ivanchuk propone 18.llld4! como mejora con
15.gxh3 (15.lllxc6 .txg2!=) 15 ... W'xh3 16.lllxc6 la siguiente variante 18 ... ia8 19.lllxb5 W'b6
(16.f3?! !!xe3 17.Yfíxe3 W'g3+=) 16 ... W'g4+ 20.lllc3 1%xc5 21.e5!+- lo cual se jugó posteri-
17. ©fl Vffh3+ y es muy peligroso iniciar la ormente en una partida Korneev-Pogorelov
huida) 13 ...Wi'd7 (13 ... llle5 14. W'b5!; 13 ... lllb4 Madrid 2002) 18 ... ia8 19.!!dhl fü7 20. ©bH.
14. W'b5!) 14Jfad1 a6 (14 ... lllb4 15. W'b5!; También aquí las perspectivas blancas pare-
14 ... ixh3? 15.gxh3 W'xh3 16. W'fl±) 15.ti°fH. cen mejores. Ivanchuk-Markowski, Polanica
8 ... lllas? Una continuación ambiciosa Zdroj 1998.
cuya refutación se conoce desde los años 50 y 8 ... a6?! Similar a la anterior. No plantea
se hizo famosa por el desastre que supuso para problemas a las blancas, y por lo tanto estas
Reshevsky. 9.e51 tlles? (9 ... lllxb3 10.exf6+-) pueden seguir sus planes y explotar su ven-
10..ixf7+! El detalle táctico que pasó desaper- taja. Veamos un ejemplo del propio Fischer:
cibido por algún tiempo. Actualmente apa- 9.h4 bs 10.h5 b4 11.lllds lllxe4 12.hxg6 hxg6
rece en todos los libros de celadas. 10 .. J~xf7 13. Wg4 e6 14. W'h3 f5 15.o-o-o llla5 16. Vfíh7+
(10 ... ©xf7 11.llle6! ©xe6 12.W°d5+ lleva al ©f7 17.:!'i:h6 lllxb3+ 18.axb3 :!'i:h8 19.W'xg6+
mate) 11.tlle6+- Bastrikov-Schamkovitch, ©g8 20.lhh8+ @xh8 2i.gh1+ ©g8 22.!!h7
Sochi, 1958 y muchas partidas posteriores. W'f8 23 ..th6 1-0 Fischer-Reuben, Manhattan
8 ...c!llg4 Aunque esta jugada proporciona a blitz 1963.
las negras la pareja de alfiles, la perfecta dis-
posición centralizada de las piezas blancas y 9.f3! (D)
su mejor desarrollo le garantizan una ventaja Esta es mi recomendación. Las blancas si-
muy cómoda. Actualmente es difícil encon- guen preparando el 0-0-0 y calculan que las
trarla en partida de alto nivel. 9.iltxg4 c!llxd4 diferentes ideas negras con d5 no acaban de
10.fidl! Me gustaría recomendar el especta- funcionar del todo.
cular y audaz sacrificio de dama de Nezmet-
dinov 10. Yfíh4!? Yff a5 11.0-0 if6 12. W'xf6!! que
es muy interesante, pero objetivamente la
jugada de la partida es más fuerte. 10... c!llxb3
(10 ... llle6 11.W°d2±) 11.axbJ b6 De algún
modo habrá que desarrollar las piezas. 11 ...
d6 12 ..td4! y el peón de a7 está amenazado.
12 ... b6 13.ixg7 ©xg7 14. W'd4+ f6 15.h4!±
Tiviakov-Mantovani, Ischia 1998. 12 ..td4 es
Es lógico que las negras no quieran cambiar
su pareja de alfiles, pero los huecos dejados en
la columna d, dan a las blancas objetivos muy
cómodos. 12 ... ib7 13.ixg7 ©xg7 14.W'd4+ 9.fid2?! pierde un peón después de
f6 15.0-0-0 ic6 16.h4±. 13.ieJ ib7 14.0-0 9... lllxd4 10.ixd4?! lllxe4!; 9.0-0 es jugable
fs 15.fJ fxe4 16.fxe4 E:xfl+ 11.W/xf1 @hs pero da la razón a las negras.
18.ti'dJ± Shamkovich-Veid, Moscú 1962. 9 ... l3d8!? (D)
8 ...Yltc7?! Se juega a menudo pero permi-
50 Desmontando la Siciliana 2

Las negras pueden buscar un rápido ds o 1ltixd2+ 14.E!xd2 tlJxds lS.tlJbs deja a las ne-
aceptar la transposición al capítulo 16. gras indefensas.Jansa- Hoelzl, 1969.
9... d5 10.exds tlJb4 11.1ltid2 tLibxds Esto 12 ..bds (D)
lleva a un final muy triste, pero la alternati- 12.c!Lixd5 1ltixd2+ 13.ixd2 ixd4 14.0-
va :B:d8 traspone al comentario a la jugada 11 o-o .ie6! (14 ... e6!? 1S ..ic3? l!xds! 16.ixds
y las otras jugadas sencillamente no recupe- ie3++) lS.tlJc7 .ixb3 16.tlJxa8 .ixa2 17.tlJc7
ran el peón. 12.tLixds ~xd2+ 13. ©xd2 tlJxds a6 (17 ... ic4!?) 18.ic3 ie3+ 19.id2 id4=
14 ..ixds :Bd8 1S.c4! Ahora para recuperar (19 ... ib6 20.if4 Etc8 2i.tLJd5 ixds 22.:Bxds
la pieza las negras deben quedar con un al- tlJd4 23.©bl±).
fil muy pasivo. 1S ... e6 16 ..ie4 ixd4 (16 ... es
17.ids exd4 18.igs±; 16.. .fS!? Un intento
más reciente de hacer jugable el final. 17 ..id3
.ixd4 18 ..ixd4 !!xd4 19.©c3 E!d8 20.l'füel!;!;)
17 ..ixd4 gxd4+ 18.Wc3 l!d719Jfüdl!± la co-
lumna d, mayoría y mejor alfil y mejor rey.
Una verdadera tortura. El resto de la partida
es interesante a pesar de ser una rápida, pero
la discusión teórica termina aquí.
9... e6 Es lo más sólido y peligroso para
las blancas si siguen empeñadas en enrocar
largo, pero si cambian de idea, tienen una
partida más cómoda jugando 10.0-0! ds 12 ... lüb4?!
11.exds exds 12.1ltid2 :B:d8 (12 ... ge8 13.l!adl 12 ...i.xd4! es lo mejor 13.ixd4 tlJb4
y todavía no pasa nada en las casillas negras) 14.ie4! fs [14 ... es lS.tlJe2 exd4 16.a3 c!Lic6
13.:B:adl ie6 14.tlJcbs 1ltixd2 1S.l!xd2;!; Dely- 17.fixaS (17.0-0-0fib6;!;)17 ... tlJxaS 18.0-0-0±]
Korchnoi, Budapest 1961. 15.0-0-0! tLixa2+ 16. Wbl tLixc3+ 17.1ltixc3 ff xc3
9... d610.1ltid2 traspone al Dragón. 18.ixc3 :!l:xdl+ 19,gxdl fxe4 zo.gd8+ @f7
21.fxe4;!; con un final algo mejor. 12 ... c!Lixd4?
13.ixd4 ixd4 14.1ltixd4 e6 15.b4!+-.
13.lüb3
13.ic4? ixd4 14.ixd4 :Bxd4!+; 13.ib3 es!
13 ...ti'c7
13 ... ixc3? 14.bxc3+-
14.lübs
14.if4! Puede ser una solución más "hu-
mana". 14 ... es [14 ... ies lS.ixes! (15.í'!dl
ixf4 16.ixf7+ @xf7 17.fixd8 ~es+ 18.Wfl
ie6 19.1ltid4 c!Lixc2 20.1ltixes ixes¡¡¡;)
lS ... 1ltixeS+ 16. tlJe2 tLixds 17 .c4 ih3! 18.gxh3
10.ti'dz ds (18.cxds ixg2¡¡¡;) 18 ... tlJe3 19.~c3±] 15.igs
Las otras jugadas no son lógicas. ie6 16.ixd8 :Bxd8 17.o-o-o tlJxds 18.lt:lxds
11.exds lüxds! ixds 19.©bl y la compensación es insufici-
Algo mejor que la alternativa mucho más ente. 14.0-0-0 ifs!¡¡¡; da a las negras una com-
conocida.11 ... tlJb4? 12.0-0-0 tLibxdS 13.tlJxds pensación tremenda por la pieza.
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 51

14 ...'%Ve5 15.e4! (D) 33J~fo2 ~b4 34.©h3 34 ...bs 35J~xe6


15.Í4 no es suficiente 15 ... ~xd5! 16. Wfxb4 i;d2! 36.ges+ ©g7 37.Ylres Ylrxb2 0-1
~xgZ 17.l::lgl Wfxc2 y las negras tienen una
compensación tremenda por la pieza. Partida 5.05
Radjabov T. -Tiviakov S.
Wijk aan Zee, 2007

1.e4 es 2.llie3 llie6 3.llif3 g6 4.d4


exd4 5.llixd4 i.g7 6.ie3 ¿¿¡f6 7.ic4 0-0
s.ib3 as (D)

15 ... llixds
Las negras mantienen las mayores compli-
caciones:
15 ... e6? sencillamente pierde 16.0-0! exd5
17.id4 +-.
15 ...:Sxds no logra suficiente compensaci-
ón por la calidad 16.cxd5 llixd5 17.<it>f2 llixe3 Una jugada casi tan popular como la prin-
1s.l!{fd8+ .ifS 19.E:hel! l!{fd5 zo.Wfxd5 llixd5±. cipal d6. Aunque debilita gravemente b5, se
16.exds gxds 17.lli5d4? apoya en algunos detalles tácticos para conse-
A partir de aquí la compensación de las ne- guir contrajuego.
gras parece difícil de desactivar. 17.Í4! era la Las continuaciones 9.Í3 y 9.a4 son intere-
última oportunidad de luchar por la ventaja. santes, pero en mi opinión la sana variante
Por ejemplo: 17 ... :Sxdz 18.fxe5 E:xb2 19.llic7! con 9.0-0 sigue siendo la mejor opción de las
ig4! 20.llixa8 E:e2+ 21.i;!;>f1 :Sxe3 22.llic7±. blancas para conseguir una ventaja sin dema-
17 ••• as! 1s.gd1 siado peligro. Para 8... d6 ver la partida 5.06.
18.f4!? l!{f d6 19.a4 b5 20.axb5 a4 21.0-0 9.0-0!
ib7+; 18.a4 ~d619.f4!±. Esta es mi recomendación. Es cierto que
18 .•.~d6 19.0-0 id7! ahora las blancas sí que renuncian a su plan
19 ... e5? 20.llif5+-; 19...a4 20.llicl ixd4 más frecuente, basado en el 0-0-0, pero lora-
21.!xd4 e5 22.ixe5!+-. dical de la jugada 9... a5 lo justifica con creces.
20.f4 i:Ms?? [20 ... ig4!+; 20 ... a4 2i.llic1 9 ... llixd4
ig4 +]21.h3??[21. ~f2!a4 (21...ia4 22.E:d2! ±) Se ha convertido en una jugada frecuente
22.llicl ig423.llib5!±;21.llixas! Wfa622.lliab3 en los últimos años, y su idea es adelantarse a
ia4 23. l!{ffz±] 21. .. a4 [21. .. iaH] 22.lliel llidb5. Facilita algunps planes de las blancas,
[22.llias l!{fa6!+] 22 .••J.xd4! 23.ixd4 ibs+ pero las negras tienen un juego muy sólido y
24.llie2 i.xe2 25.~xe2 ~d4 26,gxd4 no tan apretado como después de 9... d6.
~xd4+ 21.@h2 e6 2sJ:U3 i:Ms 29.h4 Al principio la jugada preferida era 9... a4
hs 30.g3 ~d2 31Jff2 ~el 32.'1re2 Ylrel pero luego las negras fueron comprobando
52 Desmontando la Siciliana 2

lo desagradable de la posición resultante, por d) 11 .. Jfa6 12.c4! (impidiendo d5) 12 ... d6


culpa de los huecos creados en la columna b. 13. W/e2 ll'if6 14.h3! (Y ahora impidiendo tlJg4.
lO.tL!xa4 tL!xe4 11.tL!bs (D) La debilidad de las Las piezas blancas van tomando posiciones
casillas b5 y b6 queda al descubierto (11.c4 es centrales y las negras están obligadas a una
una idea interesante para evitar la nueva idea posición más pasiva) 14 ... ie6 15.gadl °!Wb8
d5). Las negras están en un importante cruce 16.ll'ib6! gd8 (16 ... tLid7 17.lLixd7 ixd7 18.cS±)
de caminos: 17.lL!dsl± Nataf-Balduan, Biel 1999.
9 ... d610.tLldb5l (D) Las blancas evitan los
cambios de piezas que aliviarían la posición
negra y ocupan de inmediato uno de los pun-
tos débiles. Esta jugada ha acabado radical-
mente con la popularidad de d6 que ha dejado
de ser la línea principal en favor de tt:'ld4. Las
negras han probado al menos 4 jugadas:

a) 11 ... d612.i.b6 '!Wd713.ge1! "eff5 14.tLlc7


gxa4 15.ixa4 ixb2 16.g4! (Previamente re-
comendada por NataO 16 ... °!We5 17Jfül ic3
(Kosmo-Hume, Espoo 2000) y ahora 18.f4!
W/xf4 19.tL!ds W/e5 20.E:xe4 W/xe4 21.tLlxc3±.
b) 11 .. J:gxa4 Se ha recomendado este sa-
crificio de calidad, pero en mi opinión no es
suficiente: 12.ixa4 i.xb2 13.gbl ig7 14.f3 a) 10 ... a4 11.ll'ixa4 tt:'lxe4 traspone al co-
°!Wa5 15.ib3 lL!c3 16.lLixc3 "eíxc3 17."efel± mentario de la jugada anterior.
(Bologan-Katz, Bastia op 1998) 17... '!We5 b) 10....ie6 Elegida por Tiviakov deja a las
18. '!Wd2 lL!d4 19.gbdl tlJf5 20.if2 Wlc7 21. '!We2 negras una posición muy pasiva: 11.h3 tt:'ld7
1-0 Karjakin-Jones, Creta 2007 (21.g4! lLid6 12.l3el ixb313.axb3 tt:'lc514. "efd2 b615.i.h6±
22.Wfb4 b5 23.W/c5±). Anand-Tiviakov, Bastia 2001.
c) 11 ...ds! es una idea reciente, intentan- c) 10...b6 ll.a4! ia6 12.f4 tt:'ld7 13. °!Wf3
do dominar el centro, pero también da a las tLic5 [13 ... ixc3 14.bxc3 tlJa7 (Zhang Zhong-
blancas temas concretos. 12.ib6 '!Wd7 13.lLic7 Malakhov, Poikovsky 2004) y ahora 15.f5! para
gxa4. Este sacrificio es la clave de la idea ne- aprovechar la debilidad de las casillas ne-
gra. 14.ixa4 i.xb2 15.°!Wxd5 ixal 16."eíxe4!;!; gras da a las blancas una poderosa iniciativa.
(16.gal tL!c3! 17.°!Wd7 id7 18 ..ib3 if5Jaracz- 15 ... tLle5 16.°!We2] 14.e5 tL!xb3 15.cxb3 ixb5
)ugeltd, Dresden 2009 es cómodo para las ne- 16.ll'ixb5 ll'ia7 (Kosintseva-Harika, Turín 2006)
gras a pesar de la pareja de alfiles) Y a pesar de y ahora 17.lLic3! dxe518.gadl "efe819.lLid5±.
la apariencia de igualdad, creo que las negras d) 10... tlJg4 Lo normal es consultar al al-
tienen que resolver todavía algunos proble- fil. 11.igs (1Lid2;!; o incluso 11.icl son al-
mas debido a la mayor actividad de las piezas ternativas de valor similar, poco exploradas
blancas: 16 ... ig7 17.tLld5 e6 18.tLle3 f5 19. W/h4 por lo moderno de la variante) ll. .. h6 12.id2
i.f6 20.W/c4 W/f7 2i.gd1;1;. (12.ih4 g5 13.ig3;!; también es prometedor,
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 53

aunque las negras tienen tantos huecos que Esto debilita el peón y la casilla b4. Pero en
es difícil ocuparlos todos) 12 ... Wh7 13.h3 (De caso de 12 ... .ic6!? gana fuerza la opción 13.eS!
acuerdo a los comentarios de jaracz en In- dxeS 14 . .ixes ~b6 1S.llla4;!;.
formator esto sería más exacto que 13.a4 fs) 13.i.c4 .ic6 (D)
13 ... lllges 14.a4 (14.f4 meramente envía el ca-
ballo donde quiere ir, es decir a cs. 14 ... llld7
1s.ie3 lllcs) 14 .. .fS?! [Esto es muy debilitante
y deja la batalla teórica aplazada para posteri-
ores partidas. 14 ... llld7!? es el plan lógico. En
ese caso las blancas pueden jugar 1S.ic4 para
reciclar el alfil (1S.ie3 lllcs 16.ic4;!; para
contestar a fs con .ics, parece mejor) 1S ... lllb6
16 ..ie2 fs 17.exfS 00 pero las piezas negras son
entonces muy activas.] lS.exfs .ixfs 16.llldS;!;
jaracz-Agdestein, Cappelle la Grande 2001. El
nuevo agujero, creado en e6, da más preocu-
paciones a las negras. 13 ... a3 Parece más coherente. 14.b3 .ic6
(14 ... ~as?! 1S ..ixf6 ixf6 16.lllds±) pero en
10 ..ixd4 d6 11.°ffe2 (D) la variante 1S.f4! llld7 16.eS dxes 17.fxes e6
Este es el nuevo plan de las blancas, espe- 18.b4! el avance b4 puede crear algunos pro-
culan con es y con lllds gracias a la presión en blemas a las negras.
las columnas centrales. 14.a3
Las blancas se centran en el plan de colo-
car el caballo en ds y presionar en la columna
e. Pero existe otro muy interesante: 14.eS!?
dxes 1s.ixes Wi'as (lS ... ~c8 es una casi-
lla peor para la dama y el peón de a4 sufre.
16.füel ~fas 17.ibs !l:e818J'M4lllhs19 ..ixg7
ixbs 20.lllxbs lllxg7 y la posición más
centralizada de las piezas mayores y la es-
tructura más compacta le dan alguna ventaja;
Carlsson-Robson, Reykjavik 2008. Propongo la
continuación: 21.fü4 Wi'e6 22.l3e4 Wi'b6 23.c4;!;)
16.lllbs ixbs 17 ..ixbs a3 !-H4. De la Villa
11. ...id7 García-Frois, Sanxenxo 2006; y ahora 18.b3! ;!;,
El alfil se dirige a c6. 14 .. Jfas!?
l l ....ig4!? Provocar f3 puede ser una 14 ... llld7 1S.ixg7 ©xg7 16.llldst Ahora el
buena idea, pero se necesitan más ejemplos caballo tiene también otro punto fuerte en b4.
prácticos. 12.f3 .id7 13Jfadl a4 14.ic4 .ic6 16 ... .ixds 17.exdst debido al peón retrasado
1S.a3 (lS.eS es peor que en la partida por lS ... de e7.
dxes 16.ixes ~aS 00 ) 1S ... llld7 (Negi-Bajarani, 15.tLlds!? tLld7 (D)
Dubai 2008) y ahora las blancas debieron jugar Los cambios no liberan por completo a las
el plan de la partida con 16.lllds pero la posi- negras. 15 ... lllxds 16.exds! ixds (16 ... id7
ción del peón en f3 no ayuda. 17 ..ixg7 Wxg7 18.l3d4!± seguido de la tripli-
12J:fad1 a4 cación en la columna e o el paso de la torre
54 Desmontando la Siciliana 2

a la casilla h4) 17.i.xds .!!xds 18.ib6! 'ªxb6 han acabado igualando. El resto de la partida
19..!hds 'ªxb2 20.'ªxe7 Wxa3 21.Wxbn. se aleja de nuestro objetivo.
29.gd3 ie4 30J~h3 es?! 31.ib6! gbs
32.fS f6?! 33.ie3± gxfs 34.V!ixfS-+ ie6
3s.gg3+ ®hs 36.V!ifz ig7 37.YNd2 ggs
3SJ~dl ifs 39.gxgS+ @xg8 40.ih6 ib3
4U;f1 ges 42.gf3 ges 43.llids J.xds
44.YNxds+ @hs 45.ie3 ig7 46.V!ibs ~fas
47.if2 V!ie7 4S.gd3 ifs 49.gds V!ie6
so.V!id3 ie7 si.gbs ids s2.gd5 ie7
53.h3 gfs 54Jfüs gas ssJ~ds ggs S6.@h2
gg6 57.e4 ggs 58.ih4 gg6 59.°fNf3 @g7
60.es?! dxes 61.V!ifs id6?? 62.V!ie6 fsO
63.YN:xfs V!ie7 64.ig3 gf6 65.V!ihs ge6
16J~fel ges 17 .e3?! 66.YNe2 @fs 67.V!idl bs? 68.°fNfl+ @es
Esta jugada que deja el alfil de d4 raro es 69.V!ixbS+ V!id7 70.V!ie2 V!if7 71.V!ia6 V!id7
inexacta según Tiviakov. Lo más sencillo es 72.V!ias+ @f7 73.V!ihs h6 74.Vfih7+ @es
continuar el plan con 17.ixg7 <it>xg7 18.We3 75.V!igS+ 1-0
(con idea de Wc3) 18 ... ixds 19.exdst y el
caballo no puede neutralizar la presión en la Partida 5.06
columna e. Topalov V. - Tiviakov S.
17 ... e6! 1s.c!LJb4 ifs! 19.f3 V!ie7 Wijk aan Zee, 1996
19 ... We7 20. 'ªd2 lt:\es 21.i.fH y la
posición negra sigue restringida. 1.e4 es 2.c!LJf3 c!LJe6 3.d4 exd4 4.c!LJxd4
20.V!Jf2 c!LJes 21J~d2 V!ie7 g6 s.c!LJe3 ig7 6.ie3 c!LJf6 7.ie4 0-0
21...ibs!? es otra sugerencia de 8.ib3 d6 (D)
Tiviakov que tampoco parece igualar del
todo. 22.ia2!t.
22.gde2 ~ks
Ahora no es posible 22 ... ibs? 23.ll:ids!
exds 24.ixbs fübs 25.exds llld3 26. Wfl 1M'd7
27.~xes lLixel 28.1M'xel+-.
23.ia2
La sugerencia de Tiviakov 23.lt.lds! pon-
dría a las negras en problemas: 23 ... ~xds (23 ...
exds 24.exds %Vds 25.dxc6 bxc6;!; ~ds) 24.exds
es 2s.f4 bs 26.ixcs bxc4 27.ib4;!;.
23 ... ibs 24.gdz
24.c4! i.d7 25.i.c3t mantendría la posición La variante principal del Dragón Acelera-
negra restringida de forma indefinida. do. Con su ingenioso orden de jugadas las ne-
24 ... llid7 25.f4 .ie4 26.ibl ?! gras han conseguido que las blancas jueguen
26.ixc4 l"lxc4;!; i.b3 antes de '%1ld2 y eso les da algunas posibi-
26 ... llies 27 .ie2 c!LJb3 2s ..ixb3 h:b3= lidades extras. Como todas las demás traspo-
De acuerdo con Tiviakov en que las negras nen al Dragón Clásico, es de esas posibilidades
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 55

diferentes de lo único que nos ocuparemos hs 11.gxhs tLlxhs 12. ~d2 y después de o-o-o
por el momento. las blancas podrán lanzar un ataque muy pe-
9.f3 ligroso al enroque negro) 11.axb3t y ahora
Siguiendo con el plan de 0-0-0. no es tan bueno (11.cxb3 ds 12.eS tLles 13.f4
9 •••.id7 f6 con contrajuego) 11...ds 12.tLldbs! y si 12 ...
Esta jugada puede trasponer al Drag6n o dxe413.~xd8 :Bxds 14.tLlc7 gana material.
bien iniciar el contrajuego característico de
esta variante con tLld4 seguido de bs. 10.'9d2 (D)
Las alternativas son muchas, pero poco
frecuentes:
9... as ahora no es muy 16gica, porque no
amenaza a4, únicamente desanima a las blan-
cas del o-o-o. 10.tLldbs! evitando el cambio
de piezas y ocupando la casilla débil de inme-
diato. 10 ... tLld7 11.0-0! Es mi propuesta, no
veo motivo para jugar a4 y el enroque largo
ha quedado olvidado. 11...tLlcs 12 ..icH Hay
muchas piezas y las blancas tienen más espa-
cio y mejores puestos para las suyas. Será fácil
centralizar las torres y crear amenazas.
9... tLld7 No es muy lógico iniciar esta ma- 10 ... tllxd4
niobra que pretende entrelazar los caballos La partida se dirige por fin a la variante
sobre c4, antes de que la dama blanca se haya que da sentido especial al Dragón Acelerado.
situado en d2. 10.h4! tLlcs (10 ... tLlb6 11.hs Muchos libros (ECO entre ellos) incluyen esto
tLlas 12.hxg6 hxg6 13.~e2!±; 10 ... hs 11.~d2 en el Drag6n pero yo creo que esa clasificaci-
tLlcs 12.0-0-0 tLlxb3+ 13.axb3 la variante con ón no es lógica porque casi siempre se llega en
hs parece demasiado peligrosa sin el caballo este orden. El resto de las continuaciones "se-
defensor. No parece mucho lo que las negras rias" traspone al Dragón excepto tal vez una:
pueden oponer a la ruptura g4-h5. 13 ... ~as 10... as!? Posiblemente sea el mejor mo-
14.Wbl i.d7 15.g4 hxg4 16.hS± Con ataque mento para hacer esta jugada ahora que las
demoledor. Sherzer-Larsen, Nueva York 1988) blancas ya han definido algo su desarrollo con
11.hs ~as 12.hxg6 hxg6 Martin-Petursson, f3 y ~d2. Sin embargo no hay muchos ejem-
Biel 1985. Y el ataque blanco puede seguir su plos. ll.a4 11.tLldbs Pienso que sigue siendo
curso normal con 13.~d2-7 seguido de los una buena alternativa para evitar el cambio
temas clásicos. de piezas, aunque no hay buenos ejemplos.
9... .!Llxd4 Una continuación que se ha pues- 11...tLles 12.a4 ~c813.~e2 .ie614.tLlds i.xds
to de moda muy recientemente. 10..ixd4 i.e6 15.exds :Bes 16.0-0 tLledn (Hoffmann-Frois,
Mi recomendación para las blancas es tras- Figueira da Foz 2007) 17.füel! tLlcs 18 ..ic4
poner al Dragón con 11. ~ d2 alcanzando una tLlfd7 19. tLlc3!?. 11..Jks Esperando el enro-
posición que se estudiará en el capítulo 16. que blanco. 11...tLlxd4 12 ..ixd4 i.c6 con idea
9... .!Llas Aunque tiene sus partidarios, de tLld7, puede encontrarse tal vez con 13.g4-7
parece aquí un poco menos exacto que en la Teschner-Gereben, Reggio Emilia 1993, pero
siguiente jugada. Las blancas se pueden con- todo esto necesita y merece muchas más
formar con la transposición (por medio de pruebas. 12.0-0 (12.0-0-0 tLle5 00 ) 12 ... tLlxd4
10. ~d2) o intentar algo más. 10.g4! tLlxb3 (10 ... 13 ..ixd4 .ic6 Rowson-Shaw, Escocia 1999.
56 Desmontando la Siciliana 2

Y ahora la sugerencia de Short 14.'itihl! con más ilustres partidarios, recomendable para
idea de 14 ... lLld7 1S.f4;t parece un plan muy investigar, pero no nos podemos ocupar de
sensato. ella.
10 ...1Wa5 11.0-o-o y; 10... tlJe5 11.0-0-0 12 ... as
trasponen al Dragón normal. Sólo esto justifica las jugadas anteriores.
10 ... tlJa5!? (D) Aun así se han probado: 12 ... b4?! 13.lLlds
lüxds 14.ixg7! ©xg7 15.J.xd5 !'k8 16.h5±
con fuerte ataque; 12 ...hs 13.g4! es (13 ... hxg4
14.h5--+) 14.ie3 as 1S.i.g5 (1s.gxhs!?) 1s ... a4
16.ids l:!c8 17.gxhs gxhs 18.ih6+-; Klundt-
De Greiff, Siegen (ol) 1970.
13.a4 bxa4
13 ... b4 no es tan mala como puede parecer
por su escasa aparición en la práctica. 14.lüds
lüxds lS.i.xds l:!c8 16.ixg7! (16.hS l:!xc2 00 )
16 ... ©xg7 17.hs:t y las negras tienen que ele-
gir entre la fea l:!h8 o dejar a la dama blanca
entrar en h6.
Es un orden interesante que puede llevar 14.~xa4 (D)
a la variante China del Dragón. Las blancas
deben jugar 11.h4 11.0-0-0 facilita la tarea
de las negras 11 ... lLlxb3+!? (11....!'füs traspo-
ne al Dragón Chino) 12.cxb3! (12.axb3 as!+±)
12 ... Was l3.©b1 füc8 14.g4 b5 1s.lücxbs
(1S.a3!?) lS ... Wxd2 16 ..i.xdz a6 (16 ... lDes!+)
17.lLla3? lüxg4! 18.fxg4 ixdH Socko-Bu
Xiangzhi, Blitz Beijing 2008. 11. ..h5 (11...lDxb3
12.axb3) 12.0-0-0 tL!xb3+ 13.cxb3 'ilYa5
14.©bl gfcs 15.J.g5 1Wc5 16.a3 bs 17 ..ixf6
.ixf6 18.tL!ds @g7 19.tLle2 .ie6 20.tLief4±
Escobar Domínguez-Garrido Domínguez, Dos
Hermanas 200S. 14 ... es
10 ... gbs para llegar a la variante china es Esta es la antigua línea principal.
inexacto por 11.lLlxc6 bxc6 12 ..i.xa7 y la com- Después de la partida del texto, el interés
pensación por el peón no es suficiente. ha cambiado a 14 ...J.e6 pero en mi opinión
las blancas tienen muchas opciones intere-
1L.ixd4 bs santes aquí. 15 ..i.xe6!? Me parece un modo
11... aS se ha intentado unas cuantas veces y sencillo de crear problemas. 1S.lüb6 es la va-
mi recomendación es jugar 12.a4 trasponiendo riante principal, analizada en DLS. 15 ... fxe6
al comentario a la jugada anterior. 16.0-0 gbs 16 ... Wc7 solo se ha jugado una vez
12.h4 con desastre para las blancas que deben jugar
12.a4!? Con la idea de cambiar el plan hacia 17.füclt (pero no 17.E!a3? lüxe4!-+) 17 ... lühs
el enroque corto, es una alternativa promete- 18.ixg7 ©xg7 19.c4 E!ad8 20.We3 seguido de
dora, que tiene buenos resultados y cada vez es, y las negras todavía tienen que resolver
Capítulo 5: 4.•. 96 Dragón Acelerado 57

algunos problemas. 17.b3!?;t; Esta es la juga- 18 ... 1Mlc6""' Criado-Fraga, Mondariz 2002.
da, con la intención de seguir con lllb2-c4. Me 17 .. ,gds?! 18.lLic3 (Los programas caen
parece que las negras tienen todavía que de- directamente sobre la calidad con 18.ixe6!
mostrar que están bien aquí. Lo conocido era fxe6 19.:Sb3 pero hay cierta compensación
17.~e3 llld7 18.ixg7 @xg7 19.b3 ~c7 20.fü2 con 19 ... ~c7 20.ib6 ~c6 21.ixd8 :Sxd8;t y
.§bs 21.~c3+ Wixc3 22.lllxc3 .§es 23.llldl hay que recordar que es una partida rápida)
:Sb8 24.lLie3 :Sb4 'h-'h Colovic-Vasovski, 18... tllhs?! (18 ... ds!?) 19.o-o Wic7 20.lLids±.
ohrid 2001. 17 .. ,gb4 (17 ... lLid7 18.ixg7 @xg7 1s.lllb6! ~fabs
19.lLib21 .§bs 20.lLic4;t) 18.ic3 !:füs 19.\19d3 Tiviakov hace un amplio análisis de la al-
Vfd7 20 ..!Lib2;t. ternativa principal, 18 ... Vfxd2+ llegando a la
1s.J.b6 '!Wbs 16.J.e3! conclusión de que las blancas mantienen la
La antigua captura del peón 16.ixas?! ventaja. Mi opinión es la misma y me parece
permitía un buen contrajuego a las negras difícil que fuera de otro modo observando las
16 .. Jfa6 17.ic4 ih6! 18.~xh6 :SxaS 19.b3 ds debilidades negras en d6 y as. 19.@xd2! :Sa6
(19 ... ixa4!?) 20.ixds lLixds 21.exds ixa4~ (19 ... :Sab8 20.ixe6 fxe6 21.:SxaS±) 20J'füa1
Caskovsky-Forintos, Sochi 1974. Pero la nueva :Sb8 (20 ....bb3 2i.:Sxb3±) 21.lLids!±.
idea, más posicional, deja a las negras, enfren- 19.~xb4
te de sus múltiples debilidades. Aunque mejora ligeramente la posición
16...J.e6 17Jfa3 (D) el peón débil negro, retiene gran parte de
El complemento necesario de la jugada las ventajas y elimina posibilidades de contra-
anterior, puesto que las blancas no quieren ni juego. Es una lógica elección práctica, aunque
reforzar el control negro de la casilla ds con analíticamente 19.c3, sea del mismo valor.
ie6 ni ceder dicho control con una prematu- 19.c31? ~bs 20.c4 (20.ixe6!? fxe6 21. ~xd6!
ra excursión del caballo con lLib6-d5. Wixb2 22.0-0±) 20 ... Wib4 (20 ... Wic6 21.ft'xas
tLixe4?! 22.tt:ids!+-) 21. ~xb4 axb4 22 ..§a4!?±.
19... axb4 20Jfas! (D)
Importa seguir controlando ds.

17 ...'1Wb4?!
Esta fue la primera jugada, que el propio
especialista Tiviakov califica de dudosa. Luego
han venido los intentos de mejoras: 20 ...hb3?!
17 .. J~a618.lLic3! gd819.0-0 :Sd7 20.füaU El caballo blanco impide a las torres negras
Benares-Braga, Itau 2002. tomar las columnas más activas y a pesar de
17 ...\19c7!? 18.g4 (18. lLic3 ;t debe ser lo me- la desvalorización de los peones, las blancas
jor como recomienda Tiviakov o bien 18.0-0;t) tienen un final muy favorable.
58 Desmontando la Siciliana 2

20 ... tllh5? 21..ixe6 fxe6 22.tlld7+-; Era me- 24,gc7! fxe4 25.fxe4 lllf4+ 26.@d2!
jor 20 ... füds!? 2i.@f2! vigilando g3 (2i.@e2 llle6
tllh5!?) 2L.h6 22.E:b5±. 26 ... lllxg2 27.E:aa7±; 26 ... !h6? 27.llld7+-.
21.cxb3 ~Uds 22.@e2 21.ge1 ges
Da paso a la torre y tiene una buena res- 27 ... tlld4 28.ixd4 exd4 29.tlld5+-; 27 ... tllcs
puesta preparada contra las amenazas en g3 28 ..ixc5 dxc5+ 29.tlld5+-.
y h4. 22.@f2!? 2s.lllds gxe7 29.lilxe7+ @fs
22 ... lllhs?! 29 ... @f7 30.i:'!:a7+-; 29 ... @hs x@hs.
22 ... ih6 23.ixh6 i:'!:xb6 24.!~dl± t,. E:e5; 3o.lllds
22 ... d5! 23.tllxd5 tllxd5 24.exd5;J;. 30.tllc6!? É!b7 31.:ga4 gc7!? !:,. 32.tllxb4
23.gcl! !!b7±.
Aprovechando el defecto del prematu- 30 ... gb7
ro cambio de alfil en b3. Podemos decir que 30 ... tlld4 31..ixd4 exd4 32.:ga4+-.
la batalla teórica ha finalizado a favor de las 31.ga6 gd7 32Jfü6 lilf40
blancas y la mejor confirmación es que nadie 32 ... tllc5 33 ..ixc5 dxc5 34.l~k6+-.
ha repetido hasta aquí con las negras. 33.hf4 exf4 34.lllxf4?!
23 ... fs (D) Las blancas pudieron rematar la parti-
Tiviakov analiza varias alternativas, pero da con 34.E:xb4 ixb2 35.!'!bS+ (35.lt:lxf4+-)
todo se resuelve siempre con las entradas en 35 ... @g7 36.b4+-.
séptima o en octava de las torres blancas, la A partir de ahora la partida entró en
ocupación de la casilla d5 y el cambio oportu- una fase de gran dificultad técnica que
no del alfil por el caballo negro. Las variantes Tiviakov analiza con detalle en Informator.
son simples. 34 ...i.h6! 35.©e3 ds 36.exds gxds
23 ... i:'!:b7 24.!!cs i:'!.xcs 25.tllxcs±; 23 ... tllf4+ 37.gxb4 gd1 38.g4 @gs 39Jfüs+ @f7
24 ..ixf4 exf4 (24 .. Jl:xb6 25 ..ie3±) 25.tlld5±; 40.gb7+ @gs 41.gS i.g7 42.b4 hb2
23 ... .if6 24.E:c7 1xh4 25.:gaa7±. 43.lild3? [43.b5!] 43 ....ic3 44.bS ~fülD
45.lllf4?! [45.b6!?] 45 .. J3xh4 46.lilds
.id4+! 47.©d3 @fsD [47 ... h6?? 48.tlle7++- t,.
lllf5] 4S.lllf6 [48.b6 ixb6 49.!'!xb6 h6=] 4S ...
h6 49,gh7 .ies? [49 ... !xf6D=] 50.b6 gb4
si.llld7+?? [5i.gb7D] si. .. @gs s2.ge7
.ig7D 53.gxh6 .ixh6= 54.lilf6+ [54.b7 .if4]
54 ... @fsss.ge4 gb156.lilds .igs 57.ltib4
.ie7 5S.b7 .id6 59.©c2 gal 60.lllc6 ga6
61.lllds gas 62.ge6 .ih2 63.©c3 gbs
64.©c4 gb2 65J3el J.c7 66.tlle6+ @f7
67.tllxc7 ~b7 6S.tlles gd7 69.@cs l:::M2
70.tlld6+ ©g7 n.@c6 gs ~-~
Capítulo 5: 4...96 Dragón Acelerado 59

Esquema Resumen: 1.e4 es 2.lüf3 lüc6 3.d4 cxd4 4.lüxd4 g6 s.lüc3

- 5... iilf6?! 6.lDxc6 bxc6 7.es Las blancas logran una ventaja cómoda±.
- 5... lDf6?! 6.lDxc6 dxc6 La partida es cómoda, aunque la ventaja más limitada.

5 ...ig7 6.ie3 y ahora:

- 6... d6 Traspone por completo al Dragón.


- 6... iilf6 7.ic4 lDas Refutada, pero peligrosa si no se conoce±.
- 6... lDf6 7.ic4 lDes Parecida a la anterior±.
- 6... lDf6 7.ic4 ~b6 Similar a las dos anteriores±.
- 6... lDf6 7.ic4 ~as Sólida pero no da muchos problemas a las blancas;!;.

6 ... lüf6 7 .ic4 d6 Si es para trasponer sólida, si es para jugar 8.f3 ~b6 especulativa y
peligrosa ±.

6... lüf6 7.ic4 0-0 8.ib3 y ahora:

- 8 ... lllas? Histórica, pero perdedora+-.


- 8 ... lDg4 Pasiva, aunque sólida t.
- 8 ... a5 9.0-0 a4!? La nueva variante ds pone las máximas dificultades a las blancas t.
- 8... as 9.0-0 d6 10.lDdbs Las negras están muy apretadas±.
- 8... a5 9.0-0 lllxd4 Una de las variantes más sólidas del Dragón Acelerado t/=.
- 8... e6 9.0-0! Interesante, pero las blancas pueden conseguir ventaja t.
- 8 ... Y*'as Trata de evitar el 0-0-0 pero no lo consigue por culpa de 9.f3! t.
- 8 ... d6 9.f3 id7 La variante crítica. Las negras se acercan a la igualdad, pero en el estado
actual de la teoría siguen teniendo algún problema;!;/=.
60 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 6
1.e4 es 2.tDf3 tDc6 3.d4 cd4 4.tDd4 es s.tDbs a6
Variante Lowenthal
Valoración **

Introducción, historia e ideas


El verdadero pionero de la jugada 4 ... e5 fue La Bourdonnais que la jugó 3 veces en sus
famosos encuentros con Mac Done)!. Claro que Mac Donell respondía 5.llJxc6 y las partidas no
han sido estudiadas por su interés teórico, sin embargo una de las 3 partidas es la inmortal de La
Bourdonnais en la cual coloca tres peones ligados en séptima.
Posteriormente Lowenthal la analizó y le dio su nombre aunque sus resultados con Morphy
son peores que los de La Bourdonnais. Pero la línea con a6 y 1f!f6 parece deberse a Lutikov y
Sajarov. Nunca ha gozado de una buena reputación y no ha aparecido más en los duelos al más
alto nivel, pero ha mantenido una aceptación notable entre jugadores aficionados.
Al ceder el alfil de negras y debilitar la casilla ds, las negras hacen concesiones muy serias a
largo plazo. Sólo un juego enérgico y activo en la primera fase de la partida les puede dar espe-
ranzas. Las blancas han probado varios planes basados en explotar las casillas negras, sobre todo
con las jugadas fic7 o fia3, pero el plan recomendado en este libro, aunque menos ambicioso,
es el más sano. Las blancas se concentran en el control de la casilla ds y las negras se verán obli-
gadas jugar activamente y casi siempre a entregar peones para evitar ser aplastadas posicional-
mente. La consecuencia es que casi todas las ideas de las negras son tácticas.
Capítulo 6: 4 ... e5 Lowenthal 61

Partida 6.01 18.tllxa4 tlles 19.ib4 as 20.tllb6 ga7 21.ics


Gangully - Gillani ,T ia6 22.tllxd7 gaxd7 23.ha6 tllf4 24.ib6
Dhaka, 2007 gxdl+ 25J~xdl gas 26.ic4± Svidler-Maze,
Noyon 2005.
1.e4 c5 2.lüf3 lüc6 3.d4 cxd4 4.tlixd4 8.Y:Yd1!
es 5.lübs a6 6.lüd6+ J.xd6 7.Y:Yxd6 (D) Otras continuaciones como 8. Wf6, 8. Wc7
y 8. Wa3 ofrecen también buenas esperanzas
de conseguir ventaja, pero la jugada del texto
está avalada por una amplia experiencia y no
permite apenas contrajuego.
8 ...~g6
Otra jugada casi imprescindible para crear
problemas gracias a la actividad. La presi6n
sobre los puntos e4 y g2 y los "rayos x" sobre
c2 condicionan mucho el desarrollo blanco.
Las alternativas son muy pasivas y permiten a
las blancas consolidar su ventaja.
s ... d6 9.lllc3 il.e6 10.lllds W/ds 11.ie3±
traspone a una variante del comentario
7...Y:Yf6
anterior.
La jugada casi universalmente empleada.
8... tllge7 9.lllc3 0-0 10.ie3 d6 11.Wdz
Las alternativas son casi estrafalarias.
bs 12.0-0-0 !!da 13. ©b1 (13.h4!?±) 13 ... '.Wg6
7 ... fs?! Una jugada de apariencia horrible
14.f3 ie6 15.lllds gac816 ..id3 f6 17.gcl Wf7
que ha sido experimentada por correspon-
18.c4 gba 19.!i:hdl bxc4 20.ixc4± Gligoric-
dencia en partidas de Cordovil y Kondrak. Las
Rossetto, Santa Fe 1960.
blancas deben tener muchas continuaciones
9.lüc3 ds?! (D)
agradables. 8.tllc3 Vf6 9.'i«dl tllge710.ic4 bs
11.tllds (lt.ib3:t) 11 ...Vd6 (11...Wg6 12.0-0
bxc4 13.lllc7+ @ds 14.lllxaB fxe4 15.lllb6±)
12.ib3 (12.igs!? parece buena pero lleva a
complicaciones) 12 ....tLb7 (12 ...fxe4 13.ie3!)
13 ..tLgs tllxds 14.Vxds 9xds 1s.hds±
7...9e7 Con ideas similares a la línea prin-
cipal, pero la dama es más activa en f6. s.Vd1
tllf6 (8 .. .fS?! 9.lllc3 fxe4 10.lllds '.Wd6 1Lie3
lllf612.lllb6Wxdl+13.gxdl gb814.ic4± Van
Der Wiel-Theotokatos, Katerini 1992; 8... d6
9.lllc3 ie610.ll:lds Wda 11.ie3 ixds 12.exds
\Was+ 13.c3 lllce7 14.'.Wb3! Wxds 1s.ic4±
Moller-Luther, cr. 1984) 9.tllc3 h6 (9 ... 0-0 Esta jugada lleva a fuertes complicaciones
10.igs±; 9... d6 10.igs ie6 11.lllds ixds y logr6 en su momento rehabilitar la variante
12.exds lllba 13.ie2 lllbd7 14.0-0 o-o 15.c4± Lowenthal. Una vez bien analizada resulta ser
Popovic-Nikolic, Belgrado 1992) lO ..iLe3 0-0 peor que la clásica 9... lllge7 y solo sirve para sor-
11.W/d2 bs 12.0-0-0 'i«e6 13.f3 tlle7 14.ics prender a adversarios mal preparados. Las otras
gds 15.Vd6 9xd6 16.hd6 tllg6 17.a4 bxa4 alternativas se estudian en la partida siguiente.
62 Desmontando la Siciliana 2

10.~xds! teóricos. Liberzon-Franzoni, Biel 1980. 18. lt'ia8


La captura aparentemente limpia 10.Yfxds f6 (18 ... ie6 19.fxeS+ ©xes 20.lt'ib6±) 19.c3
permite una fuerte compensación: 10... ie6 lt'ic6 20.E:dl ©e7 21.fxes fxes 22.ib6 E:ds
11.~dl gds 12.id2 lt'if6~; 10.exds lt'id4 23.lt'ic7± Dann-Wagner, Willingen 2008.
n.id3 ~xg2 00 • 17.f4!
10 ...Y9xe4+ 11 ..ie3! ~d4 Con la doble amenaza fxes y g4.
11 ... lt'ib4? 12.lt:Jc7+ ©e7 13.id3 lt:Jxd3+?! 17 ... <t!d6!
(13 ... ~xg2 14.icS++-) 14. ~xd3 ~xg2 15. Es preciso molestar al caballo. 17 .. .f6 hace
0-0-0 ©f6 16.E:hgl 1-0 Dahlhaus-Leschinsky, las cosas muy cómodas para las blancas.
VK4 1997. 18.g4!? if7 19.fxes fxes 20.0-0±.
12.~c7+ <tle7 13.lkl! (D) 18.~xa6! bxa6 19.g4
Las blancas recuperan la pieza, mantenien-
\ do la pareja de alfiles y mejor estructura, pero
las negras tienen alguna compensación en la
actividad de sus piezas.
19....ig6 20.fs .ixfs
20 ... t0f6 21.c3 (21.ixd4 exd4 22.0-0;!;)
21. .. lt:Jc6?! (Un poco mejor es 21...lt'ixfs
22.gxfs ©c7 23.ic2 ihs 24.ggu) 22 ..ixa6
gas 23.ic4 ©c7 24. ©e2± Salgado-Alonso,
Padrón 2008.
21.gxfs ~e7 (D)

La jugada que ha supuesto la tumba de 9...


ds?!
13 ....ig4
Única para crear complicaciones.
14.Y9d3 VlYxd3 15 ..ixd3 ~Ms
En otro caso el caballo sale sin problemas.
Ahora las blancas harán bien en ser cuidado-
sas porque su caballo de c7 puede ser fuente
de disgustos. Pero si juegan con precisión les
espera una posición ampliamente favorable.
16.h3!
16.f4 ©d6! 00 ; 16.f3 icB!cxi. 22.0-0
16 ....ihs! Mi recomendación es 22.~dl! explotan-
La retirada más tenaz, a pesar de que el do la mala posición del rey negro. 22 ... lt:Jds
alfil corre cierto peligro de ser atrapado. (22 ... Wc7 23.0-0 l:i:d6 24.ixd4 exd4 25.fü4;!;)
16 ... .ic817.f4 ©d6!? Es la jugada más mo- 23.icU, resguardando la pareja de alfiles
lesta obligando al caballo blanco a un paseo para aprovecharlos en el futuro.
poco habitual. 17 ... exf4 18.ixf4 lt:Je6 19.lt'ixe6 22 ... ~ds 23 ..id2 e4!
ixe6 20.0-0± Las blancas han terminado con Un buen intento de contrajuego. 23 ... l:i:he8
sus problemas y tienen la pareja de alfiles. 24,gcel ~fü8 25.b3 l:i:ec8 26.c4 lt'ib4 27.ibl
El resto ya no es cuestión de conocimientos ltJ bc2 28. E:da.
Capítulo 6: 4... e5 Lowenthal 63

24.he4! lLie2+ 2s.©f2 lLixe1 26.:Sxel jugadas lllb4 y ifs y las blancas deben hacer
~fües 21.@f3;!; jugadas exacta~ para mantener la ventaja.
Las negras han ganado la calidad, pero la Además del ds analizado en la partida
pareja de alfiles y los peones pasados todavía anterior se ha jugado 9 ... tllf6?! que parece
hacen la posición preferible para las blancas. más activa pero se encuentra con 10.Yllrd6! que
27 ... ~f6 2S.ib4+ impide todo tipo de reacción. 10 ...'ªg4 10 ...
2B.if4+ @d729.id3t bs es uno de los intentos más recientes, pero
2s ... ©d1 29 ..id3 lLids 30.id2 lLie7?! basta con defender el peón amenazado con
30 ... @c6 31.ixa6 ~as 32 ..1Íl.c4 @es 33.ib3 11.f3 para mantener una cómoda ventaja. Por
i:!eS 34.c4 lllf6o:> ejemplo: ll ... b4 12.llla4 lllhs de algún modo
31.a4 ©e6 32 ..ie3 gd6 33.ie4+ ©d7 habrá que enrocarse. 13. Wfxg6 hxg6 14. '.t>f2 ±.
34.e4 g6 3S.b4± gxe4? 11.f3 Yllre6 12.ti°dl tlle7 13.igs! (impidien-
35 ... llle6! 36.bs gxfs 37.ixfs± do siempre ds) 13 ... o-o 14.'ªdz bs 15.a3
36.©xe4 gxfs+ 37.©xfs :Sd3 3S.©e4 (ls.~dl!?) 1s ...ib1 16 ..ixf6 'ªxf6 17.Yllrxd7
:Sa3 39Jl:fl :e:xa4 40.füá7+ ©es 4I..id2+- ic6 18.~d2 gfds 19.id3± Mikhaletz-
as 42.bxas gxe4+ 43.©f3 :e:h4 44.©g3 Kazmin, Yalta op 1996.
Ifüs 4S.©g4 :e:ds 46.ieI hs+ 47.©h4 10.h4!
lLia6 4SJU6 lLies 49.a6 ©bs so.ig3+ ©as La primera de una serie de jugadas preci-
si.if2 lLid7 s2.gh6 :e:fs S3.:e:hs+ :e:fs sas. Este peón se dispone a desplazar a la dama
s4.:e:xfs+ lLixfs ss.©xhs lüe6 s6.©g4 negra de su activa posición lo cual minimiza
~e7 S7.h4 lüxa6 ss.hs ~e7 S9.h6 lLids los efectos de la ruptura ds. Por otro lado el
60.©gs 1-o peón provee un importante punto de apoyo
para el alfil en gs.
Partida 6.02 10... hs
Hodges P. - McClure D. Las consecuencias de no impedir hs del
corr USA, 1990 blanco son malas:
10...fs? es estratégicamente repulsiva,
l.e4 es 2.lLJf3 lüe6 3.d4 exd4 4.lLixd4 pero se ha empleado en bastantes partidas.
es s.~bs a6 6.lLid6+ hd6 7.Vfxd6 Vff6 11.hS Yllrf7 12.b3 (12 ..1Íl.e3!?) 12 .. .fxe4 13.ic4
s.Yfdl Yfg6 9.~e3 lLige7 (D) ds?! 14.lllxds lllxds 15.ixds V!fc7 16.ixe4+-
Rodríguez-Herrera, Linares op 1994.
10... ds?! Es más lógica, pero no funciona
bien aquí por culpa de 11.hS! V!fd6 12.llJxds
(12.h6!? puede ser incluso mejor) 12 ... lllxds
13.exds llle7 14.c4+- bs 15.b3 ifs 16.ie2 bxc4
17.bxc4 o-o 18.0-0 )'!abs 19.V!fa4 1-0 Illescas-
Fernández, Esp jr-ch 1984.
10... 0-0?! 11.hs Yllre6 12.llJds V!f d6 13.h6
(13.h6!+-) 13 ...g6 14.igs lllxds 15.exds W/b4+
16.c3 V!fe4+ 17.i.e3 llJe7 18.c4± Adamski-
Johnsson, corr. 1988.
1i.igs ds
La variante más antigua. Las negras espe- 11...f612.ie3 y ahora la dama blanca ame-
culan con un violento ds combinado con las naza situarse en d6. 12 ... ds (12 .. .fs 13.exfs
64 Desmontando la Siciliana 2

lllxf5 14.ig5±) 13.lllxds ig4 (13 ... lllxd5 La posición de partida del final. Las blan-
14. V!íxds y no es posible ie6) 14.lllc7+ @fs cas tienen un peón de más aunque doblado y
15.f3 !~Ms 16.id3 ics 17.V!fd2± Correas mientras las negras se esfuerzan en recuperar-
González-fenollar, Valencia 2002. lo pueden abrir el juego para sus torres con f4
12.exds (D) o d4. Las negras han probado muchas jugadas
pero ninguna de ellas les garantiza un camino
tranquilo hacia el empate, que es lo máximo a
lo que pueden aspirar en esta posición.
16.. Jfü6!?
16 ... ©d6 17.o-o-o±; 16... bs 17.a3 if5
18.@d2 !!h619.ghel ©d6 20.!!acl !!g6 21.g3±
Sveshnikov-Panchenko, USSR 1976.
11.@d2;t
Esta jugada que libera las dos columnas
para el juego de las torres blancas es la más
prometedora.
17.0-0-0, jugada en muchas partidas,
12 ... lLJb4?! ofrece perspectivas parecidas a la del texto.
La continuación clásica, que solo ofre- 17 ... !!g6 18.!!hel ©d6 19.d4 exd4 20.lhd4
ce a las negras un final de difícil defensa. La gxg2 21.llle4+ ©d7 22.d6 con clara ventaja
alternativa 12 ... llld4!?, que ha supuesto un blanca; Domanski-Halwick, Rook Postal 1980.
pequeño resurgimiento de la variante, se 17 .. Jfü6
estudia en la partida siguiente. En esta y las próximas jugadas se pueden
13.i.xe7 analizar diversas alternativas, con pocas es-
Lo más simple, llevando la partida a un peranzas de ser exhaustivos, pero alcanzando
final donde solo las blancas aspiran a ganar. fácilmente la idea de que las blancas tienen
13.!kl!? es también una buena alternativa. muchas ideas para progresar, y que sus torres
13 ... @xe7 se hacen con las columnas abiertas con facili-
13 ... lllxc2+? 14.©d2 lllxal 15.ia3+- dad. 17 .. .fs 18.ghel (18.f4!?) 18 ... ©d6 19.ge2
14.i.d3 lL!xd3+ 15.ti'xd3 ti'xd3 b5 20.gael b4 21.llldl+-; 17 ... l!g6 18.g3 ©d6
No hay opción puesto que si 15 ... V!íxg2? 19.gacl b5?! 20.llle4+ ©xd5 2i.gc5+ ©e6
16.o-o-o±; 15 ... if5? 16. V!íe2±. 22.lllgs+ ©d6 23.ghcl+-.
16.cxd3 (D) 18.b3 gg6
18 ... ifs 19.:!'füel (19.llle4 gds) 19... ©d6
zo.gacl gds (20 ... gb4 21.llle4+ ©xd5 22.l!c5+
©e6 23.lllg5++-) 21.f4! (21.llle4+ ©xd5
22.:!'k5+ ©e6 23.f4 f6 24.fxe5 fxe5 25.lllg5+
©f6 26.gexes l'hd3+"") 21...exf4 22.llle2 füs
(22 ... gb4 23.!!c4±) 23.lllxf4 :B:xel 24.l!xel±.
19.g3 bs
19 ... f6 20.:B:acl if5 21.llle4 gds 22.lk7+
©es 23.!hb7 gxds 24.!!cl±; 19 ... ©d620.!!acl
b5 21.)°:füel±; 19 ....ifs 20.:B:acl ©d6 2i.ghe1
:B:c8 22. ©e3 Seguido de d4 o llle4.
20Jfacl± b4
Capítulo 6: 4... e5 Lowenthal 65

zo ... .ib7 zi..;füel± n.i.d3 i.fs 14 ..txfs ~dxfs!?


21.llle4 fs Una captura paradójica, que se justifica
21....ifs 22.l3c7+!+-. por el análisis concreto.
22.lllgs .E:d6 23 ..E:cs .ib7 También tiene cierto interés 14 ... ~exfs!?
23 ... .id7 24.-ªhcl 15.~d3 f6 16 ..ie3 e'g4! Dificultando de
24 ..E:el zforma curiosa el desarrollo blanco.16 ... Wxg2? !
24.fü7+!? ,Egd7 25.l3xd7+ 'itixd7 26.l'3el+-. 17.0-o-o~ es demasiado peligroso. 17.hd4!
24 ... ©f6 c!üxd4 (17 ... exd4 18.l'llez ~xg2 19.0-0-0 Wxf2
24 ... l3xds?! 25.l'3c7++-. 20.!%d2±) 18.c!bez! o-o-o 19.~xd4 ti'xd4 (19 ...
2S.f4!+- exd4 20.0-0 Wxh4 21.E:adl ©b8 22. Wxd4 ±
Finalmente ha quedado claro que las y las blancas terminan con un peón de más)
negras no van a recuperar el peón y las 20.0-0-0! ti'xfz 21J~d2;!; Las blancas tienen
piezas blancas han tomado posiciones dema- mejor rey y los peones pasados algo más
siado activas. avanzados.
2S ...exf4 1S.'Wd3
25 ... l'3e8 26.fxes+ lhes 27.lllh7+ 15. Wd2! Es una jugada inédita pero parece
26.gxf4 .E:ad8 27J:~e6+ .E:xe6 Z8.dxe6 suficiente para crear problemas a las negras.
ie4 29J:k7! fücd3+ 30.©e2 .E:d6 31..E:f7+ 15 .. .f6 16 ..ie3 ~xg2 (16 ... ~g4 17.f3!± ésta es
1-0 la diferencia sobre 15. e d3) 17 .0-0-0 0-0-0
18 ..ib6±.
Partida 6.03 15 ... f6 16.ie3 ~g4!? (D)
Efimenko Z. - Vallejo Pons F. De nuevo esta jugada, que dificulta el
FIDE WCup Khanty Mansyisk, 2005 desarrollo de las blancas.

1.e4 es 2.lllf3 lllc6 3.d4 cxd4 4.tllxd4


es s.lllbs a6 6.tlld6+ .ixd6 7.9xd6 9f6
s.9dl 9g6 9.~c3 ~ge7 10.h4 hs 11.i.gs
ds 12.exds ~d4 (D)

17.g3?!
Es difícil enfrentarse a nuevas ideas. Las
blancas tienen varias continuaciones prome-
tedoras, y no es fácil decidirse por la mejor.
17 ..ics!? c!bxh4 18.f3!? Lleva a una línea
Esta jugada produce posiciones más acti- forzada. También es interesante 18.E:xh4
vas que 12 ... lilb4, y está menos estudiada, pero W/xh4 19.0-0-0 con una fuerte compensaci-
a la postre, las blancas tienen varios caminos ón por la calidad. 18 ...~g3+ 19..if2 c!bxg2+
para lograr ventaja. 20.'it>f1 ti'gs 21.~gl c!bf4 22.ti'e4 (22.fügs
66 Desmontando la Siciliana 2

tllxd3 23.l':!:xg7 tllxf2 24.©xf2 l"!d8 25.tlle4;!; consolidarán su peón de más.


es también atractivo) 22 ...~fs (22 ... Wlh6 23.tlixe4 lllxc2
23.i.cS;!;) 23J;xg7 feh3+ 24.'it>el con una in- Las negras han recuperado el peón, pero
teresante iniciativa que precisa confirmación no han resuelto todos sus problemas.
práctica. 24.d6!;!; llld4 25.f4 lllfs 26.~M3 gfes
17 ... lüxe3 27.d7 ge7 28.fxes B:xes 29.gcl @f7
Era mejor 17 ... 0-0-0! 18.ic5 :B:he8 30.!kS
(18 ... l"ld7? 19.d6 ©b8 20.tlle4! tllc8 21.f3 '@'g6 30.'itif3! seguido de !!c7 y los problemas de
22.0-0-0 l"!hd8 23. ©bl tllfxd6 24.i.xd6+ tllxd6 las negras persisten.
25.tllcS+-) 19.ixe7 tllxe7 20.l"ldl ©b8 y las 30 ... 'it>e7 31.lllcs
negras tienen cierta compensación por el Parece muy fuerte pero se encuentra con
peón. una respuesta precisa.
18.VNxe3 gds 19.gdl o-o 20.0-0 lüfs 31. .. llid6! 32.~ds 'it>xds 33.b4 b6!
21.VNe4 lüd4 22.@g2 Wxe4+ Forzando el empate.
22 .. .fs!? 23.~xg4 (23.~xe5 Wlf3+ 24.©h3 34J3xd6 bxcs 35.bxcS gxcs 36J~xa6
i&g4+=; 23.Wld3 f4 24.llle4 tllf5 25 . .E!hl~) 'it>xd7 37J!a7+@e6 38J3xg7 B:c2+ 39.©f3
23 ... hxg4 y es difícil ver como las blancas ~-~

Esquema Resumen: l.e4 es 2.~f3 ~c6 3.d4 cxd4 4.~xd4 es s.~bs a6 6.~d6 hd6 7.%Yxd6

- 7.. .fs Claramente anti-posicional aunque peligrosa±.


- 7... Wl e7 Más sólida que la anterior, pero pasiva y torpe ±.

7 ... ~f6 8.~dl %Yg6 9.~c3

- 9... d5 Se puede jugar, porque es complicada y la ventaja blanca no es abrumadora;!;,

9 ... ~ge7 10.h4 hs 11.i.gs ds 12.exds y ahora:

- 12 ... tllb4 La variante clásica que lleva a un final defendible, pero triste para las negras;!;,
-12 ... tlld4!? Una nueva idea con cierto veneno.
- 12 ... llld4 13.i.d3 i.fs 14.i.xfs tllexf5 Complicada, pero las blancas pueden obtener ventaja;!;,
- 12 ... tlld4 n.id3 ifs 14.ixf5 llldxfs Algo más sólida ;!;.
Capítulo 7: 4... e5 5.lbbs d6 Khalasnikov 67

Capítulo 7
1.e4 es 2.tllf3 tllc6 3.d4 cd4 4.tlld4 es s.tllbs d6
Variante Khalasnikov
Valoración ***

Introducción, historia e ideas


La popularidad de la jugada 5... d6 es bastante reciente. A pesar de algunos experimentos de
Minev y Larsen en los 50, y más tarde del MI austriaco Frank Hoelz, la jugada 5...d6 (a pesar de
ser mucho más sana que 5... a6) no fue tomada en serio hasta que Sveshnikov comenzó a jugarla
masivamente en 1987. Sus partidas, unidas a algunos artículos teóricos, dispararon su populari-
dad y durante algún tiempo fue llamada Variante Sveshnikov 2.
Más adelante su impulsor la empleó cada vez más ocasionalmente mientras una verdadera
legión de jugadores, ·la incluía en su repertorio. El éxito de la variante 5... d6 continúa hasta nu-
estros días y el hecho de que todavía no tenga un lugar entre las variantes clásicas de la Defensa
Siciliana se debe a unos pocos factores:
1) Su teoría es muy reciente.
2) El hueco dejado en ds sigue provocando alergia a muchos jugadores.
3) Y el más importante, las blancas pueden esquivarla moviendo de fonna taimada sus caba-
llos, por ejemplo 2. l!Jf3 'llc6 3. 'llc3, aunque en este caso deben estar preparadas para enfrentar-
se a 3... es, o bien 2.'llc3 'llc6 3.'llge2 aunque también aquí 3... e5 es jugable.
En cualquier caso el factor número 3 hace imprescindible tener otras variantes de la Sicilia-
na en el repertorio y no jugar 4... e5 y 5... d6 como única opción.

No por ser el segundo vástago de Sveshnikov, sino porque la estructura de peones es la


misma, esta variante tiene muchos puntos de contacto con su hermana mayor, la Pelikan. Las
negras ceden la casilla ds, pero logran un activo desarrollo de piezas. En una primera etapa las
68 Desmontando la Siciliana 2

blancas siempre intentaban castigar el orden de jugadas de las negras con el avance 6.c4 que
asegura el control de ds, pero las negras demostraron que esto también tiene sus lados oscuros,
sobre todo que disminuye el control de d4 y a menudo convierte al alfil de casillas blancas en
una pieza desgraciada.
Otros esfuerzos negros se han centrado en hacer jugable el ambicioso avance fs que gana
espacio a costa de debilitar más aún las casillas blancas, y en algunas ocasiones cambiar el alfil
de negras con la maniobra ie7-g5, imposible en la Pelikan.
Aunque 6.c4 sigue siendo una de las líneas principales, recientemente los jugadores más
fuertes se inclinan por nuestra recomendación 6.llllc3, que permite una transposición total de
la primera variante de Sveshnikov. Cuando esta transposición no se produce, las negras solo
pueden contestar al dominio blanco de la casilla ds cambiando el caballo que se sitúa allí. Esto
produce posiciones con otra estructura de peones que tienen estrategias diferentes: una pe-
queña ventaja de espacio en el caso de la captura simétrica (cxds) y un ataque directo al flanco
de dama negro en el caso de la captura con el otro peón.
Por último si las blancas logran recuperar con una pieza en buenas condiciones en ds, enton-
ces siguen con su estrategia clásica basada en el control de dicha casilla.

Partida 7 .01 6.~lc3 a6


Anand V. - Shirov A. 6...ie6?! es mucho menos lógica. 7.lllds!
Linares, 2002 ~es 8.ie3 dificultando a6 8... lllf6 y ahora en
vez de c3, 9.f3! es un modo sencillo de mante-
1.e4 es 2.tLJf3 ~c6 3.d4 cxd4 4.~xd4 ner la presión sobre la posición negra. 6 ... ~f6
es s.~bs d6 (D) traspone sin remedio a la Pelikan (ver el
capítulo 8).
7.~a3 bs
Algunos jugadores intentan trasponer a la
Pelikan ahora con 7 •.. ~f6 (D) pero las blancas
pueden evitarlo con buenas perspectivas.

La jugada que constituye la variante


Khalasnikov. Las blancas han experimentado
con varias continuaciones, durante años la
variante principal fue 6.c4 y sigue siendo una
continuación ambiciosa, pero en los últimos
años el péndulo de la moda ha girado hacia 8.~c4! bs 9.~e3 ie7 La captura del peón
6.~lc3, seguramente debido a que las negras, es peligrosa: 9... b4?! 10.lllcds lllxe4 11.a3!
contra c4 se hacían muy fuertes en las casillas bxa3 (Anand considera floja esta jugada, pero
negras, sobre todo d4. la alternativa es muy poco atractiva, ll...b3
Capítulo 7: 4... e5 5.ltJb5 d6 Khalasnikov 69

12.cxb3±) 12.gxa3 El verdadero momento crí- 14.ixhl lllxd515.lllxds ie616.c3±) 12 ... llld4
tico donde cada una de las alternativas lógicas 13.lllcds lllxds 14.lllxds ie6 15.~e3 hxg3
se encuentra con algún inconveniente: 16.hxg3 ~d7 17.c3 ~c6 18,gel ~füs 19.a4
a) 12 ... ie7 13.i.b5! ib7 14.ixc6+ ixc6 g6 20.axbs axbs 21.~ds± Anand-Radjabov,
15.~g4±; Linares 2003 con el habitual torniquete.
b) 12 ... ib7 13.ic4 ie7? 14. ~g4+-;
c) 12 ... lllf6 13.lllxf6+ ~xf6 14. ~d5 id7 7...ie6!? Es otra jugada secundaria que
(14 ... ib7 15.ixa6!) 15.ib5±; merece mucha atención, aunque se encuentra
d) 12 ... ga1!? 13.b4 g6 14.b5±; con el mismo tratamiento.
e) 12 ...g6 13.c3 id7?! (13 .. .f5 crearía más
problemas pero las blancas tienen jugadas
prometedoras. Anand señala b4 y lllc4. Tal
vez ic4 es también una buena alternativa)
14.lllc4± (14.f3!?) 14 ... i'!b8 15.ie3 f5 16.i.b6
gxb6 17.lllcxb6+- Anand-Ponomariov, Wijk
aan Zee 2003. 10.g3!? (D)

8.~c4! bs 9.~e3 ~f6 Y los caballos blan-


cos, aunque controlan bien la casilla clave ds,
provocan cierto atasco en la posición de las
otras piezas. 10.g3!? Empleada por primera
vez en la partida Shirov-Bareev, se conside-
raba una manera natural de controlar las ca-
sillas claves y si las negras capturan el peón
Anand que pudo ver la partida original da una compensación muy característica.
de Shirov piensa que esta jugada le da mejo- 10.id3, es una alternativa sólida, con un plan
res esperanzas de ventaja. De todos modos en muy sencillo, 10... ie7 11.0-0 o-o 12.a4 b4 13.
10.id3 también parece haber posibles me- lllcds seguido de id2 y c3. 10 ... b4 10 .. Jk8
joras: 10.id3 O-O 11.0-0 l'!b8 12.lllcds lllxds 11.ig2 (11.a4!? b4 12.ttJcds lllxe4 13.ixa6t)
13.exd5 (13.lllxd5!t también merece aten- 11 ... h5 12.0-0 h4 13.lllcds llle7 14.lllxf6+ gxf6
ción) 13 ... llla5 14.a4 b4 15.id2 fs 16.c3 bxc3 15.a4 b4 16. ~d3t Shirov-Bareev, Tilburg
17.ixc3 e4 1s.ic2 if6 19.g3 id7 zo.gb1 1993. 11.lllcds tllxe4 12 ..tg2 fs! Es la defen-
lllb7 'h-'h Shirov-Ivanchuk, Wijk aan Zee sa crítica, como muestran dos recientes par-
2003. 10... hs (10 ... b4 11.lllcd5 lllxe4 es otra tidas de Grigore. Si 12 ... lllcs 13.0-0 (13.lllf6+
versión de la captura de peón igualmente gxf6 14.i.xc6+ llld7 15.ixa8 es menos claro)
prometedora para las blancas. Por ejem- 13 ... a:c8 (Hermansson-Wiersma, Kallithea
plo: 12.ig2 fs 13.lllxe7 lllxe7 14.lllc4 o-o 2008) y ahora 14.b3! seguido de a3 da una
15.lllxd6 ib7 16.lllxb7 ~xdl+ 17.Wxdl gran compensación a las blancas. 13.0-0 ~k8
lllxf2+ 18. Wel lllxhl 19.ixhU) 11.ig2 (13 ... ie7 14.tlJfs! ifs 15.llle3 ig6 16.~d5t
h4 12.0-0 (12.lllcds!? hxg3 13.hxg3 gxhl+ recupera la pieza con mejor estructura)
70 Desmontando la Siciliana 2

14.a3 (14.g4!? destruye el centro de las ne- 8 ... lLJce7 se estudian en las próximas dos par-
gras, pero no es claro que alcance para ven- tidas. 8 ... gbs es también una continuación
taja: 14 ... g6 15.f4 .:t:'if6 16.fxes dxe5 17.ll:lxf6+ popular, pero después de 9.c4 b4 lO.lLJc2 es
Wxf618.gxfs gxfs 19.ll:lxfs ixfs 20. Whs+ ig6 difícil evitar trasponer a las variantes 8... ie7
21.~xf6 ics+ 22.@f1 ixhs 23. ixc6=) 14 ... b3 o 8... ll:lf6.
(14 ... bxa3 15.-ªxa3±) 15.c3 lLJcs 16.lLJc4 con
cierta compensación, pero es discutible si es 9.c4 b4
suficiente. Las negras tienen al menos dos alternati-
vas serias:
8.lllds ~f6 (D) 9 ... lLJd4!? 10.igs .ie7! (10 ... \&as+ 11 ..id2
\&da 12.id3 ll:lxds 13.cxds Y las blancas han
logrado una posición bastante típica de la va-
riante con el pequeño regalo del tiempo id2.
13 ... ie7 14.0-0 0-0 15.ie3 fs 16.ixd4 exd4
17.exfs Wb6 18.-ªel .if6 19.ll:lc2 as 20.\Whs
id7 21.g4 h6 22.-ªe6 Kotronias-Beshukov,
Agios Nikolaos 1995) 11.ixf6 (11.llixe7
llixe4!) 11 ...hf6 (D) y se llega a una posición
de moda en la Pelikan, que debemos estudiar
aquí, porque en el orden de la Pelikan no está
en nuestro repertorio.

Una última oferta de trasponer a la


Variante Pelikan, pero en este caso habiendo
esquivado la variante más incisiva. Las blan-
cas deben evitar 9.igs si no la tienen en su
repertorio contra la Pelikan, y no les quedan
muchas alternativas.
Otra alternativa secundaria es 8....ie7 a
la cual las blancas reaccionan también con
9.c4! b4 10.lLJc2 as (10 ... )'!bs 1i.ie2 llif6
12.Wd3 lt'ld7 13.~g3 g6;!; Dimitrov-Boensch,
Wattens 1990 y las blancas deben tener algu-
na ventaja, debido a las múltiples debilidades 12.cxbs 0-0 13.bxa6! (13 ..id3 es la con-
de la posición negra) n ..ie3 gbs 12 ..ie2 lLJf6 tinuación más conocida 13 ... axbs 14.llixbs
13.lLJxf6+!? (Timoschenko prefirió 13. \Web!?) llixbs 15 ..ixbs 1.Was+ 16.llic3 ds 17.exds e4iii)
13 ...hf6 14.0-0 O-Oí Christiansen-Seirawan, 13 ....igs 14.h4 .ih6 (14 ... 1.Was+ 15.b4 'ªxa3
1997 que deja planteada una partida con lige- 16.hxgs±) 1s.lLJc2 .ig4 16.ti'd3 (16.f3 ie6
ra iniciativa de las blancas pero con una posi- 17.llixd4 ixds 18.exds exd4 19.id3 me pare-
ción muy sólida, aunque algo pasiva, por parte ce difícil de valorar, aunque es posible que las
de las negras. El resto de la partida no es muy blancas puedan defenderse) 16... gcS 17 .lLJxd4
convincente pero se trata de una partida de 5 'eras+ 18.lLJcJ exd4 19.~xd4 .if4 20.~a4 ti'b6
minutos. 21.ibs !ks 22.0-0± y una vez alcanzado el
Las alternativas principales 8 ... llige7 y 0-0, las negras no pueden compensar tantos
Capítulo 7: 4.•. e5 5. ctJ b5 d6 Khalasnikov 71

peones de menos. Martinovic-Saric, Nova Belfort 2002) 14.ig2 ib7 (Renovando la ame-
Gorica 2007. naza sobre el peón de e4) 15.lllf5!? (15.lllds
9... lllxe4?! No parece funcionar, aun- ixds 16.cxds o-o 17.ie3 füc8 18.ixd4 exd4
que provoca cierta confusión. 10.cxb5! 19.~xd4 l'k2 da a las negras una buena com-
(Parece lo más fuerte) 10 ... llle7 (10 ... axbs? pensación por el peón) 15 ...~xf5! (Tan úni-
1i.VNc2+-; 10 ... VNas+ 1i.id2 lllxd2 12.VNxd2 ca como eficaz) 16.exf5 hg2 17 J!!gl if3
axbs 13.ixbs±; 10 ... llld4? 11.b6!+-) u.b6 18.~d3 ds (18 ... ie2 19.~e4 if3 Parece más
'll:lxf2 12.©xf2 lllxd5 13.Y:txd5 ~xb6+ 14.ie3 sencillo obligando a las blancas a esconder la
Y:txb2+ 15.ie2+- y a pesar de los 3 peones por dama en bl so no quieren repetir) 19.cxd5 ges
la pieza la posición negra es insostenible. 20 ..le3 lllc2+ 21.©fl e4 22.Wfxa6 0-0 23,gb1
lllxe3+ 24.fxe3 ik2 25.h4 g¿g 26.m7 ©fs
10.~xf6+ Wfxf6 11.~cz Wfg6 (D) 27.a4 g¿2 2sJk1 g2xds 29.!ks l;;d1+ 30.©f2
gld2+ 31.©el ~Ml+ 32.@f2 i:hd2+ 33.©el
~dl+ 34.©f2 l;;1d2+ Topalov-Radjabov, Sofía
2008.
12 ....ib7
Nadie ha querido probar hasta ahora
12 ... id7!? pero las causas no son claras, por
ejemplo: 13.lllxb4 (13.g3! debe ser el trata-
miento posicional más sano) 13 ... l"lc8 14.lllcz
ie6 15. Wf d3 fs! con buena compensación.
13.~xb4 (D)

Dificultar un poco el desarrollo blanco pa-


rece la única compensación posible por el feo
hueco dejado en ds.
11 ... Y:tds 12.llie3 ie713.lllds o-o 14.ieH
Rytshagov-Sveshnikov, Riga 2004; 11 ...ib7
12.g3 (12.id3!H) 12 ... ie1 13.ig2 ids 14.o-o
ib6 15. lllxb4 lllxb4 16. ~b3 as 17 .a3 ics
18.axb4 axb4 19.gxa8+ ixa8 20.~a4+ ©e7
21.ie3;!: Areshchenko-Tregubov, Moscú 2005.
12.Wfds!?
La novedad de Anand en esta partida que 13 .. Jks?!
puso en crisis la variante. 13 ... lllds Es una alternativa más critica
12.llle3!? se ha probado mucho más reci- que se ha probado en algunas partidas poste-
entemente, pero la idea de Radjabov parece riores. Las negras recuperan el peón, pero las
resolver todos los problemas de las negras. blancas controlan la casilla crítica ds y el ca-
12 ...ie7 En caso de 12 ... W/xe4 13.id3 ~d4 ballo negro debe perder algunos tiempos para
(13 ... ~h4 14.lllds ~ds 1s.ie4±) 14.lllds gbs regresar al juego. 14.Vfdl (14.~as!? es una
15. Wf e2 con idea de ie3, las blancas tienen una sugerencia de la primera edición que sigue
buena compensación. 13.g3 llld4! (13 ... 0-0 inédita. 14 ... ~xe4+ 15.ie3 lllc6 16. ~a4 ie7
14.ig2 igs 15.o-ot Bologan-Tregubov, 17.llldst) 14 ...~xe4+ (14 ... ixe4?! 15.~a4+)
72 Desmontando la Siciliana 2

1S.ie3 ie7 (15 ... tlle6?! 16. 'ªª4+) 16.tllds Partida 7 .02
.bds 17.'ªxds \19xds 18.cxds fs 19Jkl if6 Kotronias V. - Nikolaidis
ZO.b3 o-o Van Haastert-Van der Wiel, Wijk Atenas, 1993
aan Zee 2007. La partida terminó aquí en
tablas pero las blancas tienen buenas expec- 1.e4 es 2.ttJf3 ~e6 3.d4 exd4 4.tlJxd4
tativas de crear problemas con su pareja de es s.ttJbs d6 6.tlJle3 a6 7.~a3 bs 8.tlJds
alfiles y su mayoría en el flanco de dama. tlJge7 (D)
14.i.e3
Suficiente para una cómoda ventaja pero
Ftacnik señala también: 14.f3!? .ie7 15.tllxc6
E:xc6 16.ie3±.
14 ...i.e7 1S.h4
De nuevo es posible 15.f3, por ejemplo:
15 ... o-o l6.'ªd2±.
lS ... 0-0 16.hS ~g4 17.f3 ~g3+
l8.@d1!? (D)

El desarrollo de este caballo parece la op-


ción más natural, pero dado que las negras
se encuentran casi obligadas a cambiar en d5
resulta molesto tener que mover otra vez su
colega de c6.
9.e4
Una vez más proponemos este avance
dando un apoyo extra al caballo de ds y un ca-
mino para volver al juego al de a3.
Aparentemente arriesgada, pero todo está 9... tlJxds
bajo control. 18.ifz!? La alternativa más frecuente es 9... /0d4
18 ...i.gs 19.tlJxe6! he3?! pero siempre traspone a la línea principal
19 ....bc6 20.'ª1'd2 ixe3 21.'ªxe3 id7 después de: 10 ..ie3 /Oxds 11.cxds.
22.h6±. 9...b4?! es muy poco lógica porque des-
20.tlJe7+ c;t>h8 21.~d3 .igs pués de 10.lLic2 el caballo en e7 (que ahora
2i...fü1? 22.tllf5•-. no desea cambiarse por el de d5), obstaculiza
22.tlJxe8+- a sus piezas. 10 .. J''füB 11.i.ez l0xd5 12.cxd5
No hay compensación por la calidad y el l0e7 13.0-0 fs 14.f4! g6 15.fxe5 dxes 16.lLie3±
peón. Maus-Schmittdiel, Bad Woerishofen 1991.
22 .. J~xe8 23.h6 gxh6 24. c;t>e2 ds?! 10.exds tlJd4 (D)
24 .. .fs!? propuesta por Ftacnik, crea más Las otras retiradas tienen un aspecto muy
complicaciones. 25.exf5 'ªfz+ 26.ie2 d5±. feo: 10 ... lüe7?! 11.h4! (anticipándose a las
2s.exds ixds 26.~xds gd8 27 .~es! dos formas lógicas de terminar el desarrollo
gd2+ 28.c;t>b3 c;t>g7 29.a3 e4 30J~h3 ~f4 del flanco de rey, l0g6 o g6) 11...id7 (11 ...
31.fxe4 1-0 g6?! 12.h5 i; 11...fS 12.id3 fxe4 13.ixe4 if5
Capítulo 7: 4... e5 5. ll:J b5 d6 Khalasnikov 73

14."!9d3t; ll...li::ig6?! 12.hs) 12.li::ic2 hs (12 ...g6 c) 12 ... lllxc2+ 13.\Wxc2 id7 14.i.d3
13.hs i.g7 14.i.gs! o-o 1s.hxg6 hxg616. "!9d2t; ig7 15.0-0 0-0 16.i:!acH Priyadharshan-
12 ... fs nid3t) 13.g3 g6 14.ig2 ig7 1s.o-o Kanarek, Vung Tau City 2008 y en todas estas
0-0 16.li::ibH Bologan-Stripunsky, Wijk aan posiciones, la ventaja de espacio y la debilidad
Zee B 1996. del flanco de dama negro son un buen punto
de partida para el desarrollo de la iniciativa de
las blancas.

12 ..tdJ 0-0
12 ... \Was+ 13.1Ml'd2±
13.0-0 (D)

ll.i.e3
Preparando el cambio del caballo negro.
Un error típico es precipitarse con 11.li::ic2?!
que se encuentra con 11....ig4! 12.f3? \Wh4+!+
ll ....ie7
11 ..• fs!? es una alternativa interesante
defendida por Grigore, pero parece demasiado 13 ....td7
optimista. 12.id3 fxe4 13.ixe4 lllfs (Bluvs- Aquí el alfil también deja paso a sus piezas
htein-Miton, Bled 2002) y ahora 14.0-0! ie7 mayores y no choca contra el muro de granito
(14 ... lllxe3 15.fxe3± y las blancas tienen una de la cadena de peones blanca.
posición favorable debido a su total dominio 13 ... ib7 La jugada más empleada en los
de las casillas blancas) 15. lllc2 0-0 16. 'tY dH primeros años de la variante. El alfil queda pa-
seguido de lllb4. sivo aquí y es normal que las negras hayan en-
11. ..'iBaS+ ?! Se ha jugado en varias parti- sayado después una serie amplia de alternati-
das, pero no tiene lógica porque el cambio de vas: 14.ti°d2 (14.lllc2!? puede ser suficiente
damas favorece a las blancas. 12. "!9d2! \Wxd2+ para una pequeña ventaja, porque en el caso
13.@xd2 g6 14.~cl ig7 1s.id3 o-o 16.~c7± de 14 ... lllxc2 15.\Wxc2 ig5!? 16.ixg5 \Wxgs
Muñoz Pantoja-Ayas, Sitges 2002. 17.\Wc7 ic8 la dama blanca molesta mucho
11 ..•g6l? El último grito de la moda, de- y las blancas pueden sacudirse la ligera pre-
fendido sobe todo por Kanarek, a pesar de sión negra con 18.füel ih3 19.ifu pero esta
sus buenos resultados hasta ahora, me parece continuación está inédita) 14 ... fs (La lógica
inofensivo. 12.lllc2! y ahora: secuela de .ib7. 14 ... \Wb6?! no parece lógico
a) 12 ... ig4 13.f3! li::ixc2+ 14. \Wxc2 .id7 meterse en la clavada 15.lllc2 if6 16.f4!± con
15. 'tY d2! ;!; Impidiendo el cambio del alfil de idea de %Yf2 o de fes y %Yf2 16 ... exf4? 17Jhf4
casillas negras con ih6. ie5 18.1Mif2+-; 14 ... if6 traspone a 13 ... if6)
b) 12 ...\Was+ l3.id2 %Yb6 14.lllxd4 %Yxd4 15 ..b:d4 (Con la dama en d2, lejos del con-
(14 ... exd4 15.a4!±) 15.'tYc2 i.d7 16.id3;!;. trol de las casillas blancas, esta continuación
74 Desmontando la Siciliana 2

no es tan contundente como contra 13 .. .fS y y neutraliza la amenaza posicional f4, pero
la batalla teórica está abierta en las próximas abandona la posibilidad de fs. Las blancas de-
jugadas. 1S.f3!? es una alternativa sólida) 15 ... ben seguir su plan estándar, y con el simple
exd4 16.c!Licz (D) y ante la amenaza de captu- cambio del caballo, tienen una ligera iniciati-
rar en d4 las negras han experimentado todas va. 14.Wdz! (Preparando c!lic2) 14 ....id7 (14 ...
las continuaciones lógicas: g6 ha dado buenos resultados a Fedorov, pero
no evita el simple plan de las blancas 1S. lllc2!?
id7 16.i'!acl ig7 17.c!lixd4 exd4 18.if4±;
14 ... ib7 Ganguly-Bitansky, Canberra 2008
y ahora 1s.f4 i'!c8 16.fxes dxes 17.lllc2;!; con
la ligera ventaja habitual) 15.E:acl (lS. c!lic2!?
lllxc2 16.ixc2 i'!c8 17.a4± pero tal vez las
negras no deberían precipitarse en cambiar
el caballo) 15 ...Wbs (ls .. Jks 16.i'!xca Wxc8
17.E:cl Wb718. Wb4 Wb819. WaS;!; Stripunsky-
Votava, Miada Boleslav op 199S) 16.f4! ti'b6
17.Wlfz± seguido de fes y lllc2.
13 .. .f5?! Es la alternativa más emprende-
a) 1·6 ....if6!? es lo más lógico, pero 17.lllb4! dora, pero ha perdido el apoyo del público
[17.i'!ael!? Es una sugerencia de Finkel. en los últimos años. 14 ..ixd4 exd4 15.c!licz!
17 ... i'!c8 18.f4 fxe4 19 ..ixe4 Wb6 20.Wd3 g6 if6 (1S .. .fxe4 16.ixe4 if6 17.c!lixd4±;
(20 ... i'!xc2? 2Lixh7+ ©h8 22. W/h3+-) 21. ©hu 1s...Wb6 16.exfs Wlcs 17.Wlf3 ib7 18.ie4 if6
Finkel valora la posición como ligera ventaja 19.lllel!± Bratovic-Shaw, Bled 2002; 15...Wb6
blanca y debe llevar razón, porque después de 16.exfs) 16.exf5 .ib7 17.Vf3 (17.lllb4! fü8
21...i'!f7 sugerida en la primera edición, puede 18.1/9b3± seguido del salto a c6, parece muy
seguir 22.lllb4! Wcs 23.c!lic6;!; y las blancas es- fuerte) 17 .. Jk8 18.a4i Feigin-Moiseenko,
tán mejor] 17 ... WlaS 18.a3 i'!ae8 (18 ... i'!ac8 mo- Jarkov 1997. Y ahora en vez de la continuaci-
lesta más el plan blanco. 19.i'!aeH seguido de ón de la partida Feigin propone para las ne-
exfs) 19.Wc2! f4 20.es (20.lllc6!?±) 20 ... .ixes gras 18 ... f!cs pero la ventaja blanca es clara
21.ixh7+ ©h8 22 ..ig6 i'!e7 23.Wd3± Bologan- después de 19.lllb4 as 20.lllc6! ixc6 21.dxc6
Degraeve, Francia 2001. bxa4 22.fücl±.
b) 16 ....ig5?! No creo que provocar f4 vaya
en interés de las negras. Además las retiradas
de la dama blanca también pueden mejorar su
posición. 17.f4 (17. Wb4! if6 18.exfs! ±seguido
de llld4 y el salto del caballo blanco a c6 o e6)
17 ... if6 (Simic-Pavasovic, Bled 199S) 18.i'!ael
fxe4 19 ..be4 Wb6 20.Wd3;!; g6? 21.ixg6!+-.
c) 16 ... ti'b6 y aquí Bologan sugiere un tra-
tamiento sencillo basado en 17.exfs! ixds
18.i'!ael if6 (18 .. ..!fae819.lllb4! ib7 20.ie4±)
19.ie4;!; que parece ser más claro que las
partidas jugadas hasta aquí.
13 ...if6 Provee apoyo extra al caballo, 14.YlYd2!
Capítulo 7: 4... e5 5. ltJ b5 d6 Khalasnikov 75

14.lllc2 lllxc2 1s ..txc2 .igs! con igualdad; 21. .. YNd6 22.hes füces 23.YNf4 f6
Fier-Gullaksen, Barcelona 2008. 24.a3 h6! 2s.YNf2 ghs 26.g3 ggs 21.YNf4!
14 .. Jks ges 2s.gc2 as (D)
Andrianov y Nikolaidis recomiendan 28 .. .fs!? 29.exfs gxds es interesante pero
14 ...'§b8, con idea de i.d8-b6, pero es arti- las blancas mantienen un final algo mejor
ficial y no parece suficiente. 1S.f4! (ls.gael con (29 ... .ixfs? 30.ge2+-) 30 ..ie4 ges 31.gcs
es menos claro por 1S ... id8 16.ixd4 exd4 ~xcs (31...füe8 32.i.c2 ~f6 33. '?9xd4 füfs
17.lllc2 i.b6! 00 ; 17 ... i.f6 18.f4 as 19.'?9f2± al 34.~xf6 füf6 3S.füf6 gxf6 36.©f2;!;).
ser imposible defender el peón por culpa de
es. Zezulkin-Moroz, Polonia 1994) 15 ....ids
(Tirard-Pap, Timisoara 200S) 16.fxes clxes
11.tl)c2 ti)xc2 18.'?9xc2 .ib6 19.hb6 ~xb6+
20.'§f2 ~xf2+ 2i.@xf2 ~fac8 22J~acl± y el
peón pasado unido a la mala posición de los
peones negros del ala de dama garantiza un
cómodo final a las blancas.
1S.f4 (D)
Finalmente las blancas comienzan a luchar
contra el caballo de d4, que es el único orgullo
de la posición negra.
29.bxaS
29.füS;!;.
29 ... YNxa3 30.YNd2 fs!?
30 ... ga8l? debe bastar para tablas: 31.ga2
i¡gc3 32. ~xc3 dxc3 33,gb1 fs! 34.ixbs ixbs
3S.i::1xb5 fxe4<x>.
31Jfa2 \Wc3 32.exfs :Se3?
Las negras no soportan la presión y caen
en un final triste.
Lograban un contrajuego muy interesan-
te con 32 ... ixfs! 33.'?9xc3 dxc3 34.gaf2 i.xd3!
3S.füf8+ ©h7 36.gcl! (36.d6? .txfl 37.d7 gds
1s ... YNb6 38.dB~ gxd8 39.gxdB c2 40.gcB .ic4-+) 36 ...
1S ....if6 16. ~f2t seguido de !:!acl y ti)c2; b4 00 como sugieren Andrianov y Nikolaidis.
15 ...~c7 16.gacl (16.fS±) 16... ~b6 17.ti)c2±. 33.YNxcJ dxc3 34.i.c2± b4 3S.d6 ibs
16.c!Llc2 i.f617.f:xes! 36.gf4! ge1+D 37.©g2 :Be2+ 38.Wf3
Es criticada por Andrianov y Nikolaidis, gxc2 39.fücc2 id3 40.gcl b3 41.:Sxc3 b2
pero parece mejor que su propuesta, 17.ti)d4. 42,gb4 b1\W 43J~xb1 .bbl 44.g4+- :Sd8
17... dxes 18.c!Llxd4 exd4 19.Af4 4S.~k6 ges 46Jfü6! .ie4+ 47.Wf4 ih1
gceS! 48.~fül! ids 49JM1 ic6 soJkl ge4+
19 ... füe8? 20.~f2!!+-. Sl.Wg3 ibs s2Jks ia4 S3Jk8+ @f7
20.gacl i.es 21.b4?! S4.a6 ges ss.gxe8 ©xe8 S6.Wf4 Wd7
Después de 21.ixes! gxes 22. ~b4;!; las S7.a7 ic6 ss.©es if3 S9.h4 ic6 60.gS
blancas también tienen buenas perspectivas. hxgs 61.hxgs ifJ 62.g6 1-0
76 Desmontando la Siciliana 2

Partida 7.03 la casilla c6, parece muy fuerte. 13 ... fxe4 (13 ...
Feigin - Ivanov f4?! 14 ..id2±) 14.lllb4 llle7! (14 ... id7 1S ..ie2
Kharkov, 1997 V;ltas 16.a3 lllf6 17.0-0 ie7 18.gcu seguido
de lllc6) 1S.i.e2 as 16.lllc6 lllxc6 17.dxc6 ds
1.e4 c5 2.~f3 ~c6 3.d4 cxd4 4.~xd4 18.c7 V;ltxc7 19. V;ltxds i.b4+ 20. ©fH] 13 ... i.xfs
e5 5.~b5 d6 6.~lc3 a6 7.ll'la3 b5 8.~d5 14.i.d3 i.xd3 lS. V;ltxd3 Íi.e7 16.0-0 lllf6
lllce7 (D) (Kurenkov-Yagupov, Moscú 2004) y ahora ya
no hay excusa para no jugar 17.lllc2!t.
9 ...V;ltas+ 10.id2 V;lfd8 11.c4t: Mejora la
posición de la variante principal gracias al
regalo del alfil en la casilla d2.
9 ... gb81? 10.c4! b4?! (lo ... h6 11.i.e3 lllxds
12.cxds lllf6 13.f3t es una vez más algo me-
jor que la línea 9.c4) 11.lllc2 as 12.i.d3 h6
13.i.d2 lllxds 14.cxds i.e7 1S.a3!± Timofeev-
Sveshnikov, Dagomys 2008; y esta vez la com-
paración con 9.c4 no admite dudas.

10..ixb5+!? (D)
La continuación de moda. Las negras
quieren cambiar en ds y desarrollar sin prisas
su otro caballo a la casilla más adecuada.
9.ig5!
Esta es mi recomendación. La jugada difi-
culta el desarrollo negro, pero implica la en-
trega de una pieza. La continuación habitual
es 9.c4, pero las negras están mejor preparadas
para luchar contra ella con el caballo en g8.
9 ... h6
Obliga a un sacrificio de pieza que tiene
buena prensa pero muy malos resultados,
hasta ahora. Esta es la idea detrás de 9..igs. Las
9... f6!? es una fea jugada que debilita la posiciones que se producen son puramente
casilla e6 y en consecuencia toda la diagonal tácticas, por lo tanto sólo una práctica más
a2-g8, pero la refutación no es clara. 10.i.e3 frecuente podrá determinar la corrección de
~i:b8! (10 ... lllxds?! es más frecuente pero más la idea. Sin embargo, las perspectivas de las
floja 11. V;ltxds 1'!b8 y ahora 12. V;lfb3! con idea blancas me parecen prometedoras.
de ic4, es una mejora importante. 12 ... i.b7 10 ... axb5 11.~xb5
13 ..id3 ds 14.0-0-0t) 11.c4 (1Lie2 lllxds Alcanzamos la posición crítica; las negras
12. V;ltxds t por la debilidad de las casillas blan- han intentado 2 continuaciones diferentes:
cas) 11...lllxds 12.cxds! (Las blancas consiguen 11 .. J~a7
una posición netamente mejor que la de la va- l l ... l:!a6!? es algo más frecuente y estaba
riante principal, 9.c4) 12 .. .fS 13.exfs [13.lllc2! obteniendo resultados excelentes hasta aho-
acelerando la marcha del caballo blanco sobre ra. 12.llldc7+ ©d7 Y aquí:
Capítulo 7: 4... e5 5. tlJ b5 d6 Khalasnikov 77

a) 13.id2 Dio un disgusto recientemente rey negro incomodo, la torre blanca tiene que
a Sveshnikov, pero ... 13 ... tllf6 14.tllxa6 ha6 ser superior a las dos piezas negras) 15.0-0-0
15.tllxd6 ©e6? 15 ... 'Was! 16.ic3 (16.tllxf7 tllg6 16.°ti'h3+ ©c6 17.'ti'c3+ ©d7 18.hf6
'Wxe4+ 17.ie3+ tlled5 18.tllxh8 'Wxg2 19.©d2 gxf6 19.°1Wh3+ ©c6 20.Vb3 tllf4 21.°ti'a4 id7
tllxe3 20. ©xe3+ ©es 21. ©d2 'Lle4+ 22. ©cl 22.c4± con un fuerte ataque.
y las negras tienen tablas como mínimo)
16... tllg6! (16 ... ©e6 17.ixe5 'it>xe5) 17.tllxf7+ 12.~xa7
'it>e6 18.tllxhs 'Wxe4+ 19.©d2 'Wf4+= 16.°1Wf3 12.'Lldc7+?! .E!xc7 13.tllxd6+ pero ahora la
©xd6 17.Yla3+ con ventaja decisiva; Meister- entrega de la dama es por demasiadas piezas.
Sveshnikov, Marianske Lazne 2008. 13 ... \Wxd6 14. 'Wxd6 ~c6 15. \Wxe5 hxgs+.
b) 13.ih4! (D) 12 •.• Yfas+
12 ...hxg5!? Solo Felgin e Ivanov han anali-
zado esta lógicajugada.13.ltJxc8 'Wxc814.tlle3
(14.a4 ltJxd5 15. 'Wxd5 'Llf6 16. 'Wb5+ ~d7
17.~bs+ 'ti'd8=) 14 ... ltJf6 (14 ... 'Llc6 15.\Wd3
liJf6 16.c3t; 14 ... 1/9c6 15.1/9d3 ltJf6 16.f3 g4
17.ltJxg4±) 15.1/9d3t y en todos los casos la
torre y los peones pasados deben superar a las
piezas negras.
13.Yfdz Yfxa7 14 ..ie3 ~b7 15.tlJb6!
i.e6!
Lo mejor para mantener el importante al-
fil de casillas blancas. 15 ... ltJf6 16. '!Wxd6 'Llc6
Es la mejora que propongo. Veamos los 17.ltJxc81/9xc8 18.'!Wd3±.
análisis: 16.a4 (D)
bl) 13 .. Jk6 Apartar la torre es lo más
lógico y seguramente lo mejor. 14.Ylf3 ia6
(14 .. .f5 15.o-o-o g5 16.1f9h5 gxh4 11.\Wf7+-)
15.o-o-o hb5 16.tlixb5 ti'bs 11.1/9h3+ f5
18.a4 tllf6 19.f4 YNas 20.b3 tlixe4 21.fxe5
YNcs 22.exd6+-
b2) 13 .. Jfü6 14.c4 y las negras quedan en
una posición tan incómoda que tal vez su me-
jor jugada sea entregar la dama por los dos ca-
ballos blancos. 14 ...ti'xc7!? (14 ... .E!b5 15.ltJb5
'Wa5 16.©fl± tllg6?? 17.°Wg4 1-0; Zamarbide
D.-Rebolé, Pamplona 2009) pero las blancas
pueden consolidar su posición y el rey ne- 16 ..• ds
gro queda mucho tiempo expuesto. 15.tllxc7 Felgin e Ivanov consideran esta jugada
©xc7 16.b3 tllc617.0-0 ie618.f3± única, pero tal vez la continuación crítica sea:
b3) 13 ... tllf614.ti°f3 !fü6 (14 ... ltJg615.1/9h3+ 16...Vxe4!? 17.f3 '!Wc6 18.a5 ltJf6 (18 ... tllc8
©c6 16.'Wc3+ ©d7 17.ixf6 'Wxf6 18.tllxa6 19.11Bc3! Wxc3+ 20.bxc3± y el peón a pare-
ixa6 19.1/9a5 ixb5 20.119xb5+ ©e7 21.\Wb7+ ce que costará una pieza) 19.a6 'Lled5 20.a7
©es 22.g3± y con dos peones pasados y el ltJxb6 Zl.ixb6 y el peón blanco es finalmen-
78 Desmontando la Siciliana 2

te bien bloqueado aunque en la séptima fila. 22.ixd4 exd4 23.cxb4± parece más sano
21...\'Nast. 22 ... dxe3 23.fxe3 o-o 24.ti'cs tüxb4
17.aS!;!; (D) Según los análisis de Felgin e Ivanov,
Con esta brillante jugada, las blancas sim- los máximos problemas los ponía 24 ... );bs!
plemente tratan de maximizar sus triunfos, 2s.ttJd5 ixds (25 ... tt:lxd5 26.exd5 ixd5 21.0-0
ignorando el contrajuego de las negras. \'Nxcs 28.bxc5 tt:la7 29.füdl i.c6t) 26.exds
ttJxd5! pero ahora infravaloran la variante
27.0-0! li:Jdxb4 28.~xa7 ltJxa7± que sigue
dando muchos problemas a las negras.
25.Vxb4 gbg 26.Vcs gxb6 27.0-0
lLJc8 28.gfci!
28.b4!? :il:xa6 29. ~xa7 .!ha7 30.:Bxa7 lt'ixa7
31.l'l:cl ttJbs 32.:Bc5 id7 33.:Bxe5 @fs 34.:Bcs
We7 35.eS;!;.
28 ... ©h7 29.b4!
29. ~ c7!? :Bxa6 30. \'Nxa7 gxa7 31. :Bxa7
li:Jxa7 parece tablas.
29 ... ti'a8! 30.a7 gb7
17 ... d4 Y finalmente las negras han logrado elimi-
17 ... dxe4? 18.a6+- nar al máximo enemigo e igualar la posición.
18.a6 Yfa7 19.Vb4! lLJc6 31.bS ~a7= 32.gxa7 ll:lxa7! 33.b6
19 ... dxe3? 20.\'Nb5+ ©ds 2i.);d1++-; 19 ... lllc8 34.ti'c6 tLJxb6!= 35.ti'xb6 Vxe4
f5!? 20. ~b5+ @f12i.id2 ltJf6 22.ltJc4±. 36.Vhl Vxbl 37J~xbl J.fs 38.gbs f6
20.Vbs J.b4+ 39.~fü7 hs 40.g3 ©h6 4i.gf7 ©g6 42J:ffs
La única forma de conseguir cierto contra- J.e4 43.gg8 ©h7 44.~ks ©g6 45.lk7
juego. ©h6 46.h4 gs 47Jks ©g6 48.ghs ©g1!?
21.c3! tLJge7 22.cxb4 49.gbs ©g6 so.©f2 gxh4 ~-~

Esquema Resumen: 1.e4 c5 2.c!Llf3 c!LJc6 3.d4 cxd4 4.lüxd4 e5 5.c!Llb5 d6 6.c!Lllc3 a6
7 .c!Lla3 b5 8.lüd5

- 8... ltJf6 Las blancas no están obligadas a trasponer a la Pelikan y no basta para igualar ;!;,
- 8... i.e7 Es cómoda para las blancas aunque sólida ;!;.
- 8... ttJge7 Las negras han luchado mucho en esta línea pero no consiguen neutralizar la
ventaja posicional que las blancas consiguen con 9.c4 t.

8... c!Llce7 9.i.gs!? y ahora:

- 9.. .f6!? Debilita la diagonal y aún así es jugable f5 t.


- 9... :Bbs sólida y difícil de quebrar, pero cómoda para las blancas t.
- 9... h6 La línea crítica. Las blancas tienen que entregar una pieza, pero la compensación es
prometedora.
Capítulo 8: 4... 0if6 5. tllc3 e5 Pelikan 79

Capítulo 8
1.e4 es 2.tiJf3 tllc6 3.d4 cd4 4.tlld4 ~f6 s.tllc3 es
Variante Pelikan
Valoración *****

Introducción
La variante Pelikan se ha convertido en una de las Sicilianas más apreciadas. A pesar de su
aspecto anti posicional, la actividad que consiguen las piezas negras la hace muy atractiva para
jugadores de todos los niveles. Tal vez el único defecto, desde el punto de vista práctico, es que
las blancas tienen varias opciones para jugar a tablas, cuando conocen un poco la teoría. Hasta
ahora los intentos de refutarla han sido vanos y las variantes de moda han ido cambiando.
La variante que recomiendo en este libro es una de las principales y en ella se han librado
algunas de las batallas teóricas más importantes de los últimos años. Si bien no puedo garantizar
que las blancas consigan una ventaja apreciable en todas las variantes, si parece cierto que las
negras se han visto reducidas, por la constante investigación teórica, a una estrecha variante en
una fortaleza cada vez más asediada. En esa variante las blancas tienen, como mínimo un juego
rico y lleno de posibilidades, lo cual me ha inclinado definitivamente por su elección.
Actualmente la principal batalla teórica ha pasado a la variante posicional con 9.li::ld5, pero
el espíritu del libro era proponer líneas más concretas.

Historia

La variante que empieza con la jugada 5... e5 fue empleada ya en el siglo XIX por Mieses y
Lasker, pero no tuvo continuidad. El jugador argentino, de origen Checo,jiri Pelikan la empleó
en los años 50, pero a pesar de algunos logros, su aspecto seguía siendo anti posicional. No fue
hasta los años 70, cuando Sveshnikov comenzó a jugar la variante moderna incluyendo la ju-
80 Desmontando la Siciliana 2

gada 8... bs, cuando la Pelikan logró la respetabilidad en las altas esferas. De pronto comenzó a
surgir el debate de si no sería más importante la mala colocación del caballo blanco en a3, que
la debilidad de la casilla ds y los buenos resultados logrados por las negras le dieron el empujón
definitivo. Desde entonces su popularidad no ha hecho más que crecer y hoy es usada virtual-
mente por toda la elite mundial, aunque algunos jugadores como Kramnik, y más recientemente
Leko, la han defendido de forma mucho más constante que otros. Curiosamente todavía no se ha
usado en los maches finales por el título mundial, tal vez porque debido a su naturaleza táctica,
permite peligrosas preparaciones teóricas.

Ideas

La idea básica, como ya hemos citado de pasada, consiste en la actividad de las piezas gracias
a la influencia lograda en el centro por el avance es, que debe compensar la debilidad de la ca-
silla ds. Sin embargo en la variante principal algunas ideas típicas son más concretas: el caballo
de a3 está descolocado durante mucho tiempo y muchas partidas se deciden porque no logra
entrar en juego, o por el contrario se inclinan del lado blanco cuando el caballo llega al centro
controlando la importante casilla ds. La pareja de alfiles negra, permite un juego muy activo y
continuas entregas de peones para abrir el juego, también la mayoría central que se produce
después del cambio en f6, puede convertirse en un elemento muy importante en el medio juego.
Por parte de las blancas, su plan está casi siempre relacionado con el control de la casilla ds y no
son pocas las partidas en las que las negras quedan estranguladas, una vez que las blancas logran
situar sus piezas en las casillas ideales. También la casilla fs puede tener un papel de bloqueo en
algunas variantes.

Partida 8.01 juegan 6... d6 analizada en las próximas parti-


Rector J. - Karlsson L. das, pero entre las alternativas hay algunas
Elsinore, 2003 que merecen atención.
6 ... h6!?
1.e4 c5 2.tL!fJ tüc6 3.d4 cxd4 4.tüxd4 Una línea infravalorada que tiene sus vir-
tüf6 s.tücJ es 6.tüdbs (D) tudes. Ulf Andersson la ha empleado en varias
partidas de torneo y en miles de partidas rápi-
das por Internet. Claro que las posiciones sin
damas que se producen no son del agrado de
todos, pero para aquellos jugadores a los que
les gusta el "finalito", puede ser una interesan-
te arma complementaria. Otras alternativas:
6 ... a6?! Comparada con la línea de la
partida principal, la falta de vigilancia de la
casilla gs se demuestra un serio inconvenien-
te. 7.tlid6+ hd6 8.~xd6 ~e7 9.~xe7+ tlixe7
(9 ... ©xe7? 10 ..igs+-} 10.J.gs± bs Lo relativa-
mente mejor. 10 ... lllc6?! ll..ixf6 gxf6 12.lllds
Esta es la posición que estudiaremos en ©ds 13.0-0-0+- Gag Poh Teo-Phillips, cr.
este capítulo. Las negras casi invariablemente 1999. 11.0-0-0 .ib7 12.f3 0-0-0 13.gd6 tlifg8
Capítulo B: 4... ti:Jf6 s.ti:Jc3 es Pelikan 81

14.ieZ Wc715J~hdl f616 ..ie3 lLlc817.B:6d2 7 .tllds tllxd5 8.exd5 a6! 9.dxc6 axbS= y
tllge7 18.a4± Espineira-Vidal, Santiago 2002. las negras quedan muy activas; 7.lLld6+ .ixd6
6...ib4 Una alternativa algo más sana que 8. \Wxd6 'l&e7 9.lllb5 E!:b8! 00 •
la anterior. 7.tlld6+ (7.a3 .ixc3+ 8.tllxcH es 7 ... d6
un modo sencillo de lograr una mínima ven- 7... a6? debilita demasiado las casillas ne-
taja) 7...hd6 La respuesta más frecuente gras 8.tlld6+ ixd6 9.\Wxd6 \We7 10 ..ic5!±.
pero en mi opinión no la más lógica. 7... @e7!? 8.a4
s.tllxc8+ (8.tllfs+ @fs 9..id2 ds 00 no es tan 8.tllds!? es una alternativa prometedora,
claro) 8... E:xc8 9.id3 ds 10.exds \'Nxds 11.0-0 puesto que la jugada .ie3 tiene que ser más útil
ixc3 12.bxc3 !'füd8 13.ia3+;!; Y la pareja de que h6 si comparamos con la variante similar,
alfiles, unida a la incómoda posición del rey 6... d6 7.tllds. Sin embargo lleva a algunas posi-
negro da mejores perspectivas a las blancas, ciones extrañas que requieren un análisis más
aunque las negras tienen algunos triunfos. detallado: 8... lllxd5 9.exd5 llle7 (9 ... tllbs 10.c4
Kudrin-Murrey, New York 1983. 8.ti'xd6 ti'aS a6 11.~a4±) 10.c3 tllf5 (10 ... tllg6?! ll.~a4
9..idz ti'b6 10..id3 B:bs?! (10 ... Wxb2?? no es .id7 12. Wb4 ±) 1l..ixa7 id7 (Fier-Lucena,
posible 11.E:bl+-; 10... \'Nb411.lllbs±)11.lLlds! Dois lrmaos 2008) y ahora propongo 12 ..id3
tllxds 12.exds ti'xbz 13.o-o e'd4 14 ..le3 W/bz b6 13. Wa4 g6 (13 ... ie7? 14.ixf5!) 14. 'l&a6 ig7
15.dxc6+- Tirabassi-Fortini, WCHl/5011997. 15.g4! y parece que la aventura de las piezas
6....ic5 Es extraña, pero no tan fácil de blancas termina bien.
refutar. 7..ie3 d6 7... .ixe3?! 8.tlld6+ @fs 8 •.. a6
9.fxe3 Wb6 10.\Wd2 'l&xb2 11.l"í:bl 'l&a3 12 ..ic4 Es necesario expulsar el caballo, aunque la
tlla5 13 ..ixf7 ©e7 14.lllcb5 \Wc5 15 ..ib3 debilidad de la casilla b6 es seria.
(15. Wxa5+-) 15 ... tllxe416.tllxe4 'l&xb517. Wd6+ 8... ie7 9.tlld5! ahora que el caballo no
@ds 18.tllg5 ©es 19.if7+ 1-0 Roeberg-Loidl, puede retirarse a e7. 9... lllxd5 10.exd5 lllbs
Aschach 2000. 8 ..ixcs dxcs 9.e'xd8+ @xds 11.a5±; 8 ...ie6 9.llld5;!; y las negras tienen
10.0-0-0+ We7 n.lLlc7 B:bs 12.lLl1ds+ tllxds que ceder su alfil.
13.tllxdS+ @fs Dochev-Lindgren, Umel EL0- 9.l!la3 .ie6 10.tLlc4! (D)
2ch 1997; y las blancas tienen solo una mínima El clásico reciclaje del caballo malo hacia
ventaja en el final. la casilla d5, esta vez a través de b6.
7..ie3! (D)

10 ....ie7
Esperando la jugada a6 para dar el jaque o 10 ... tllxe4!? está muy cerca de igualar y
la d6 para saltar con el caballo a d5. bien puede ser lo mejor. 11.lllxe4 d5 12.lllb6
82 Desmontando la Siciliana 2

dxe4 (12 ... ~füs 13.lllcS!;l;) 13.lllxa8 \Wxa8 14.c3 control y ocupación de la casilla clave, "ds".
ien Ivanov-Hansen, Gausdal 1991; con cier- Para lograr este objetivo el cambio del alfil de
ta compensaci6n por la calidad. negras por el caballo es imprescindible.
1i.lLib6 i::ibs 12.ie2 tlib4
Las negras se esfuerzan por jugar ds.
12 ... 0-0 13.lllbds ixds 14.exds lllb4
15.aSt Farago-Tomcsanyi, Hungría 1997, deja
a las blancas con la clásica ventaja espacial
en el flanco de dama y al caballo negro algo
expuesto.
13.if3! (evita ds) 13 ... 0-0 14.aS Wc7
1s.o-o i::ifes 16.i::ia4 tlic6 17.tlicds±
Las blancas han consolidado su ventaja
ocupando los puntos fuertes a placer.
11 ...Wds 1s.tlic4 i.fs?! 19.ib6!
Ahora es forzado permitir la destrucción 8 ... a6
de la estructura negra. Hay que desplazar el caballo ahora mismo
19 ... Wd7 20.llixf6+ gxf6 21.tlie3 para evitarse problemas.
Reforzando el control de las casillas claves, s....ie6?! 9. lllds E:c8 (9 ... ixd510.exds llle7
ds y fs. 11.c3! con la amenaza \Wa4 pone a las negras
21. .. llie7 22.i::ia3 lLic8 23.ig4! ll:ixb6 ante serios inconvenientes, puesto que la cap-
24.axb6 ig7 2s.i.fs tura del peón es muy peligrosa, por ejemplo:
Las blancas siguen paso a paso su plan de 11...lllexds 12.\Wa4 cj;Je7 13.o-o-o a6 14.:gxds
ocupar las casillas blancas. axbs 15.~xbs± Dutrew-Ovezov, Estambul
2s ... @fs 26.i::idJ gbds 27.ll:ic4?! 2000) 10.c3 a6 Il.llla3 .ixds 12 ..ixf6 gxf6
27.c4! \Wc6 28. \Wb3+- con total dominio. (12 ... ~xf6 13. \WxdS;l; deja a las blancas con
27 ... We6 2sJ~xd6 ixe4 29J:¡:xe6? una ventaja cómoda, pero tal vez sea el menor
[29.füds±] 29 ... i::ixdl 30Jbdl bxc6 mal} 13. ~xds ~as 14 ..ic4 ~k7 15. \Wxas lllxas
31.gd7 i::ibs 32.b7 ©gs 33.b3 ie6 34.ge7 16 ..idS±Jansa-Danek, Checoslovaquia 1982.
ixfs 3S.exfs ifs+ 36.©fl es [36 ... 'ifJg7!+] 9.ll:ia3 ie6
37.©e2 e4 38.©e3 id6 39.i::ics+ @g7 El defecto de esta jugada es permitir el
40 ..!3xb8 ixbs 41.©xe4 e4 42.©ds cxb3 rápido reagrupamiento del caballo despistado
43.cxb3 ©fs 44.@e6 ©e7 4S.b4 @ds de a3. Sin embargo, las negras tratan de capi-
46.©b6 ©d7 47.@xa6 ©c6 48.h3 ©e7 talizar las pérdidas de tiempo para conseguir
49.h4 ©c6 SO.g4 1-0 un juego activo de piezas, que aspira a com-
pensar la debilidad crónica de ds. Las blancas
Partida 8.02 están obligadas a tomar esta variante muy en
Enders P. - Sermek D. serio.
Ptuj zt, 1995 9 ... ds?! Es un intento radical de resolver
los problemas negros que fue experimentado
1.e4 es 2.ll:if3 e6 3.d4 exd4 4.lC!xd4 por Velimirovic, pero abandonado finalmen-
ll:if6 s.lLic3 lLic6 6.ll:idbs d6 7.if4 es te. 10.lllxds! ixa3 11.bxa3 \Was+ 12.1Wd2! con
8 ..igs (D) el cambio de damas la casilla c7 queda ame-
La jugada más popular. Las blancas si- nazada. 12 ... ~xd2+ 13.ixdZ lllxds?! (13 .. J:füs
guen la estrategia clásica en esta estructura:
Capítulo 8: 4... 0if6 5. ClJc3 e5 Pelikan 83

14.f3±) 14.exd5 llld4 15.o-o-o if5 16.c3 .§es antes.11.ixf6! gxf612.llle3 ih613 ..id3 ixe3
17.@bz+- Sax-Velimirovic, Rio de janeiro 14.fxe3 Wfb6 15.Wff3± Kovacevic-Kosanovic,
1979. No hay compensación por el peón. 9... Bucarest 1997.
b5 Se estudia en las próximas partidas. 11.c!LJds!?
10.CfJc4 (D) Este es el orden que recomiendo. No es la
El tratamiento lógico. El caballo abandona variante principal, pero me parece suficiente-
su absurdo refugio de a3, y se sitúa a dos pasos mente molesto para las negras. La idea es no
de Ja casilla ideal d5. cambiar en f6 hasta que las negras no hayan
cambiado también su alfil por el caballo de
d5. En todos los casos las blancas logran un
control de d5 absoluto y las negras tienen que
buscar reacciones basadas en la táctica.
11 ...hds
Las negras no pueden pasar sin esta juga-
da. 11...b5 12 ..ixf6 gxf6 13.lüce3±.
12 ..bf6!
Este cambio intermedio para poder tomar
en d5 con la dama y mantener la casilla con-
trolada es la clave de la jugada anterior.
12 ... gxf6
10 .. Jks 12 ...Yexf6 parece más sana pero tiene
La torre se activa rápidamente y crea algu- como resultado el control total de la posición
nas amenazas en la columna c. Las otras alter- por parte de las blancas. La dama es necesaria
nativas son netamente inferiores. en ds para poder iniciar el juego táctico de las
10 ... lüd4?! Ocupación prematura. Aho- próximas jugadas. 13. %Yxd5 .ie7 (13 ... lllb4?
ra los planes blancos se desarrollan de modo 14. %Yxb7 li'ixc2+ 15.@dl :gxc4 16.ixc4 lüxal
casi forzado. 11.ixf6! %Yxf6 (11...gxf6?! crea 17 ..ixa6+-) 14.c3 0-0 15.lllb6 ~k716.ic4±.
otra debilidad en f5. 12.lüe3! ig7 13.i.d3 13.Wlxds (D)
l3c814.0-0 h5 15.lllcd5 h416.c3 lüc617.Wff3± En este momento las negras han probado
Las blancas tienen la posición soñada con- toda una serie de jugadas.
tra la Pelikan: control absoluto de los puntos
fuertes d5 y f5, todas sus piezas trabajando
coordinadamente sobre las casillas blancas.
Hernández Molina-Ramos, Cuba cr. 1990)
12.li'ib6 .§bs n.lücds Wf ds 14.c3 ixd5
(14 ... lüc6 15.Wfa4!±) 15.lllxd5 llle6 16.g3 ie7
17.a4 0-0 18.ih3±. El dominio de las blancas
en las casillas de su color no tiene respuesta.
Tal-Wade, Reikiavik 1965.
10 ... .ie7?! Deja las piezas negras mal coor-
dinadas tras ll.ixf6 gxf6 12.llle3± cuando el
alfil de negras haría mejor papel en h6.
10 ...bs?! Tampoco parece muy lógico 13 ... c!LJd4
después de no haberlo hecho una jugada Veamos las alternativas:
84 Desmontando la Siciliana 2

13 ... bs La continuación crítica en algunas debidos a Blatny. 15 ... if8 16.c3+- y la venta-
fuentes. La idea es acelerar las acciones tácti- ja posicional es aplastante) 16.l:LJxd6+ ©d7
cas, para cambiar el caballo o bien lograr otro (16 ... ©f8 17.'&xf7#) 17.'&xf7+ (17.ixbs+ axbs
tipo de compensaciones. En mi opinión es más 18.'&xbS+ ~k6 19.~xf7 '&b6 20.:!'i:dl+ ©e6
floja que 12 ... llld4, y no crea problemas a las 21.W°xb6 lLixc2+ 22.©fl :!'i:xb6 23.l:LJxh6+-
blancas. 14.~e3 (D) y ahora: Simic) 17 ... ©c6 (17 ... ©xd618.l"i:dl++-; 17 ... 'efe7
18.W°xe7+ ©xe7 19.lLixc8++-) 18.'&b7++-
Smagin-Kharlov, EUCup 1991.
13 ... ~b4 14.W°d2 ds 15.exds l:LJxc2+?!
(15 ... Wff xds es más sana, pero deja a las blan-
cas una pequeña ventaja sin complicacio-
nes. 16. Wxds lLixds 17.o-o-o l"i:d8 18.iez
ih6+ 19.@bl ©e7 20.if3± Rohl-González,
Moscú (ol) 1994) 16. Wxc2 ib4+ 17. ©dl WxdS+
18. ©el! 0-0 (18 ... bs!? es peligrosa pero no fun-
ciona. 19.a3! 1J.e7 20.lLid6+ ©d7 21.lLixc8 gxc8
22.~xbS+ Wxbs 23.:!'i:dl+ ~d6 24.:!'i:xd6+ ©xd6
25. Y;!/xc8 Y;!/fl + 26. ©c2+- Berndt-Thiel, Bun-
a) 14 ... ~e7 15.°&d3! ih6 16.~e2 ixe3 desliga 1998) 19.a3 .tes 20.Y;Vd3 id4 2i.ctt>b1
17.fxe3 Aquí las negras han logrado también füd8 22.ie2 ©fs 23.~e3 '&es 24.W°b3+- Y las
cambiar el potencial dominador de los aguje- complicaciones se han acabado sin que las ne-
ros en ds y fs, pero las blancas siguen contando gras hayan recuperado el material. Sudakova-
con excelentes perspectivas. La columna f se Zimina, St. Petersburgo 2001.
ha abierto y si las negras intentan cambiar sus
peones retrasados con las rupturas habituales 14.0-0-0 (D)
ds o fs el alfil de las blancas será mucho más Se amenaza c3 y se especula con un posible
fuerte que el caballo negro. 17 ... ds!? (17 ... 0-0 sacrificio de calidad en d4.
18.0-0 ~g6± y las blancas pueden elegir en-
tre atacar el peón de f6 o caer sobre el flanco
de dama negro con 19.a4!?) 18.0-0-0 Y;!/d6?!
(Entregando el peón sin suficiente com-
pensación. 18 ... W°c7 19.if3 dxe4 20.ixe4±;
18 .. Jks?! 19.if3 y tambien se pierde el peón).
19.exds+- Korneev-Hernandez, Padrón 2002.
b) 14 ...V«c715.c3 l:LJe716.'&d3 ih617.l:LJg4
ig7 18.ie2 también es netamente más cómo-
do para las blancas puesto que las negras no
pueden liberar su juego.
c) i.h6?! Lo más frecuente pero tal vez
no lo mejor 15.l:LJfs! ~b4 (Ahora no hay más 14 ...Ve7
remedio que seguir por el sendero táctico Defiende el peón de b7, para proceder a la
marcado por la jugada anterior, pero con- captura de la dama blanca con l"i:cs.
duce a un callejón sin salida, como demues- 14 ...ti'd7?! Algo sorprendente porque se
tran los siguientes análisis esencialmente pone a tiro de lLib6, pero son las blancas las
Capítulo 8: 4... ll'if6 5.lt'ic3 e5 Pelikan 85

que se ven forzadas a sacrificar calidad, ante Astana 2007) y ahora 19.1c4 da a las blancas
la amenaza r:\c5. 15.~d4! exd4 16.c!lib6 La una plena compensación.
estructura de peones negros es un chiste, y 15 ... ~k5
eso da a las blancas toda una serie de conti- No se ha probado otra jugada, a pesar de
nuaciones atractivas, pero una cosa es tener que esta solamente induce a las blancas a lle-
una compensación interesante y otra aspirar gar al final que desean.
a la ventaja y para eso es necesario al menos 15 ...bs?! 16.c3± con una posición mucho
recuperar un peón y controlar las rupturas en más favorable que la de la variante 14 ... b5
los puntos clave (d5 y f5). Por eso este salto que comentamos unas líneas más arriba.
del caballo que busca la casilla d5 es necesa- 15 ... gc6?! La defensa natural de Ja amenaza
rio, aunque también puede hacerse en la ju- blanca. 16.c3 llle6 17.g3± y las blancas tienen
gada siguiente. 16 ...eg4 El detalle táctico que el control absoluto de la posición.
salva la torre debido a la amenaza de mate 16.ll:ixd6+
en dl. 11.exd4 egs+ (17 .. .i!c6 18.llld5 1g7 15. ~d6 lleva a la misma posición; el resto de
19.f3 %!fd7 20.1d3 ggs 2i.ge1 ©fs 22.ef2 las jugadas son desfavorables para las blancas.
%!/e6 23.g4 h5 24.h3± Mauro-Alderigi, Italia cr. 16 ...%Yxd6 17.'%Yxd6 i.xd6 18.c3 (D)
1998) 18.©b1 ecs 19.excs gxcs 20 ..!Lids;t Y
las blancas mantienen el control dado que no
es posible 20 .. .f5? por 21.b4!.
14 ... bs!? Una continuación poco inves-
tigada, que pone las máximas dificultades
a las blancas: 15.c3! bxc4 (15 ... l'k5 16.eb1
bxc4 17.cxd4 %!/es 18.%!/xcS+ i!xc8 19.Wc2±)
16.cxd4 %!/c7 (16 ... c3? 17 ..ixa6!+-) 17.Wc2!
Una jugada nada fácil, pero necesaria para
evitar la apertura de líneas. 17.Wbl?! 1h6!
18.dxe5 c3! 19.bxc3 exc3 20. %!/b3 %!/c6 21.exd6
0-0~. 17 ... .!h6 (17 ... c3 18.b3±; 17... 1g7
18.dxe5 dxe519.ed6±)18.dxes dxe519.ed6 Las blancas recuperan la pieza con una es-
exd6 zo.gxd6 ©e7 21.gds! (21.laxa6 Jahds~) tructura de peones netamente superior. Las
21. .. ghds 22.©c3 gxds 23.exds fs 24.hc4;!; negras solo tienen el consuelo de los alfiles de
Ragger-Lenic, Herceg Novi 2006. Las negras color diferente.
tienen buenas probabilidades de tablas, 18 ... ©e7 19.cxd4 exd4 20.i.d3
aunque el final es triste. Las blancas se tienen que conformar con
las conquistas posicionales. Es demasiado
15.©bl! pronto para capturar material: zo.gxd4?!
Preparando la pequeña combinación de las ghcs 21.ie2 (21.id3 if4 22.a4 i!cl+ 23.gxcl
próximas jugadas. Recomiendo esta continua- gxcl + 24.@a2 ladl! 25. i!d5 r:!d2= con contra-
ción que ofrece un final muy agradable, sin ri- juego suficiente) 21...fü2 22.1g4 r:\8c6 23.r:\fl
esgo alguno, pero para aquellos que no les gus- )'hb2+!=; 20.b4?! r:!c3 21.gxd4 ghcs 22.ie2
ta explotar mínimas ventajas técnicas existe Elc2 23.1g4 i!Sc6= también con contrajuego.
una opción radicalmente diferente: 15.gxd4!? 20 .. J~hc8 21.g3
exd4 16. %!/xd4 (Con una posición muy simi- Las blancas empiezan su labor de restric-
lar a la de la variante 14 ... %!/d7) 16... gc6 17.f4 ción del alfil negro aprovechando su mejor
.ig7 18.llle3 o-o~ (Ismagambetov-Kuderinov, estructura de peones .
86 Desmontando la Siciliana 2

21. .. h6 22.~füel B!hs 23.h4 B!hcs


24.ge2 B!Sc7 2s.ic2;!;
Ahora las blancas sí amenazan el peón de
d4.
2s ...ics 26.eS!?
Un tratamiento más lento basado en a3,
EJ:d3 y EJ:f3 es perfectamente posible.
26 ... fxes 27 .!!xes+ @fs 2s.id3 :aes
29.:ads as 30.a3 b6 3U~fs ©g7 32.©a2
y ahora el rey blanco puede volverse acti-
vo a través de las casillas blancas abandona-
das por su rival en el flanco de dama. Esta jugada disfrutó de una popularidad
32 ...:ae6 33.©b3 :Bf6 34.fücf6 @xf6 considerable durante al menos una década a
3S.©a4 B!e7 36.ifl B!e4 37.id3 :ae7 caballo entre los 80 y los 90 del siglo pasado.
38Jkl E!e6 39.b4!± axb4 40.axb4 ie7 Actualmente el protagonismo ha vuelto com-
41.B!c7 B!d6 pletamente a 11...fS. Las negras pretenden
41...!!el?! 42.El:d7± y el peón d cae. evitar algunas líneas, entre ellas los violentos
42.©b3 ids 43.:acs rtle7 44.©c4 sacrificios en bs, y además se preparan a dispu-
E!d7 4S.ffüs B:d6 46.ie4 ©e6 47.f4 .tf6 tar el control de ds con un inmediato 4.:le7. En
48.©d3 ids 49.bs rtle7 SO.g4 muchos casos, sobre todo en las variantes deri-
La posición de las piezas negras es muy pa- vadas de 12.c3 llega a trasponer a la línea prin-
siva y se convierte en crítica por momentos. cipal. 11 .. .fs se estudia en siguientes partidas.
so ... rtle6 Sl.gS hxgs sz.hxgs B!d7? 11 ... ie6 es la única alternativa realmen-
Un error en posición desesperada te seria. Las negras se disponen a cambiar el
S3.ic6!+- B!d6 S4Jfü7 fs ss.g6 !i.e7 alfil de casillas blancas por el caballo y luego
S6.g7 gds S7.B!xe7+ 1-0 expulsar la dama y romper en ds. La estrate-
gia es dudosa porque el alfil de casillas blan-
Partida 8.03 cas es muy importante. 1Z.c3 Preparando
Anand V. - Lobron E. de inmediato el camino del caballo hacia e3.
Dortmund, 1996 1z ...ig7 13.c!Dcz hds (13 ... 4.:le7?! permite
la consolidación 14.4.:lce3! O-O 1S.id3 @ha
1.e4 es z.tl'.ic3 tl'.ic6 3.lbge2 tl'.if6 4.d4
16. 'Wf3 4.Jg6 17.h4± Suarez-Barrio, ESP sub-20
cxd4 s.tl'.ixd4 e6 6.tl'.idbs d6 7.if4 es
1996) 14.'f;Yxds 4.:le7 1s.'f;YdJ! fs?! (15 ... ds es
s.igs a6 9.tl'.ia3 bs!
algo más sana. 16.0-0-0! ih6+ 17.@bl dxe4
La jugada de Sveshnikov, que ha conver-
18.'Wez 'Wb6 19.g4!± seguido de ig2 y ie4)
tido la variante con es, antes despreciada por
16.exfs ds 17.g4 Sostiene el peón de más y
la teoría en una de las más populares de la
prepara el desarrollo del alfil a una diago-
siciliana.
nal ideal. 17 ...o-o 18 ..igZ 'ffi,6 19.0-0 ~fads
10..txf6
ZOJ:fadl ih6 21.'f;YfJ±. Las blancas tienen
Esta jugada que ha sido históricamente la
un peón de más y el centro negro esta bajo
variante principal y la más ambiciosa sigue
presión; Thipsay-Saravanan, India 1993.
siendo mi recomendación. Aunque la línea
12.id3 lbe7
posicional 10.4.Jds es la más popular reciente-
La continuación lógica de la estrategia ne-
mente y tiene mucho menos riesgo.
gra. El cambio de caballos minimiza la debili-
10... gxf6 11.tl'.ids ig7 (D)
Capítulo 8: 4... lt:if6 5. ttJ c3 e5 Pelikan 87

dad del punto d5. A partir de ahí, los avances variantes el centro de peones negros es más
d5 o f5 (a veces con entrega temporal de peón) vulnerable al bloqueo que con la captura en
se producen en cualquier momento. La venta- d5) 16.ixe4 !!b8 (16 ... ib7 el cambio de alfi-
ja de las blancas, se basa en el dominio de las les de casillas blancas casi siempre favorece al
casillas blancas, y necesita para consolidarse primer jugador en la Pelikan. 17.ixb7 igrxb7
de una posición central estable para el caba- 18.tbcz f5 si no, llega el bloqueador. 19.tbe3±
llo, a veces es en d5, a veces en d4 (después del y el caballo blanco ayudado por su dama se
avance del peón negro). hará fuerte en f5) 17.Wif3!;t se sigue la manio-
12 ...ie6 es poco elástica y como máximo bra tbc2-e3 y los peones negros quedan fijos.
acabará trasponiendo a líneas principales Rodríguez Céspedes-Espinosa, Mérida 1997.
dejando abiertas más opciones a las blancas. 1s.exfs (D)
13.0-0 ixd5 (13 ... tbe7 14.tbxe7 Wixe7 tras- Esta es mi recomendación. Las variantes
pone a la variante principal, donde la juga- 15.c3 y 15 c4 son opciones de valor similar a
da ie6 es poco elástica) 14.exd5 tbe7 15.c3 la jugada del texto, pero el amplio desarrollo
(15. Wig4!? es una idea interesante para difi- teórico permite a las negras enturbiar más las
cultar el despliegue de la estructura de peones aguas. Ahora se encuentran ante una impor-
negra. 15 ... @fs 16.c4 Wic8! 17.Wie2 b4 18.tbc2 tante decisión:
f5 19.f3;t) 15 .. .f5 traspone a las últimas parti-
das del capítulo.
13.tüxe7 YHxe7 14.0-0 fs
14 ... 0-0 se analiza en la partida siguiente.
14 ... d5!? (D) es una entrega de peón temá-
tica, que merece más atención que la que se le
ha dispensado hasta ahora.

15 ....tb7
15 ... 0-0 es floja en este momento por
16.ie4 :!3b8 17.c3± y las blancas controlan la
casilla d5.
15 ... d5 Movilizando de inmediato los peo-
nes, pero sobre todo impidiendo el bloqueo es
la alternativa más seria, y tal vez la jugada que
15.c3! el tratamiento correcto de acuerdo pone dudas sobre el orden 14.0-0. 16.c3 b4 La
a Amador Rodriguez. Si las blancas capturan jugada clave, antes de que el caballo se reci-
el peón las negras tienen una compensación cle y el centro negro empiece a mostrar sín-
muy a largo plazo y difícil de calibrar porque tomas de parálisis. 16 ...0-0 17.tbc2 e4 18 ..ie2
consiste en la actividad de su trío de peones :!3d8 19.tbd4 Ahora las negras tendrán que ce-
centrales y su pareja de alfiles. 15 ...dxe4 (15 ... der un alfil para recuperar el peón. 19 ... .ixd4
f5 16.exf5;t traspone al comentario de la juga- (Psakhis-Dolmatov, Klaipeda 1988) y ahora
da 15y15 ... o-o16.tbc2 f5 17.exf5;t En estas dos 20.Wixd4 .ixf5 21.a4!± da a las blancas una
88 Desmontando la Siciliana 2

iniciativa clara y fácil de conducir; 16... ib7 quien menos ha propuesto su refutación, pero
17.Elel e4 18.tLlc2 il.es 19.ifl ÉM8 20.Whs no hay un acuerdo al respecto. 17.c4 (D) Es
Elg8 21.E1adl E1d6 (Suleidis-Kalinichev, Sen- mi propuesta. El objetivo no es original; como
den 1998) Y ahora con 22.ltJe3± las blan- siempre se trata de reciclar el caballo a la vez
cas están perfectamente preparadas para que se contiene el centro negro. 17. Wg4 pare-
rechazar el ataque negro. 17.lllc2 La estruc- ce ser la recomendación de Ftacnik, pero no
tura de peones blancos en el flanco de dama dispongo de más análisis. Después de 17 ... ds
va a quedar destruida, pero el caballo ha ga- 18.c3 b4! 19.cxb4 e4¡:¡¡; a pesar de los dos peones
nado un tiempo para llegar a una posición ex- de menos me parece que las negras tienen la
celente en e3. 17 ... bxc3 18.bxc3 e4 (18 ... 0-0 típica posición de Pelikan: contrajuego incon-
19.llle3 ib7 20.gba y el peón de más debe tenible; 17.Whs e4 18.c3 b4! de nuevo 19.lllc2
tener su importancia) 19.ie2! Tocando ds. bxc3 20.bxc3 ds 00 y las negras han creado un
19 .. .'efcs 19 ... ixc3 es la jugada crítica 20.ltJe3 objetivo para sus piezas en c3.
d4 (20 ... ixal? 21.Wxal+- y la doble amena-
za Wh8 y ttJds, gana ) 21.ltJds Wes 22.lüxc3
dxc3 23.E:cl O-O (23 ... ixfs?! 24.Wa4+ i.d7
25. Wb4 y no hay buena defensa del peón de
c3) 24.Wb3:t una vez cambiados el peón de fs
por el de c3, la estructura blanca es más sólida
y su rey está más seguro. 20.llle3 ib7 21.ti'b3
ic6 (Di Berardino-Crosa Coll, Vitoria 2006) y
ahora 22.l1!.fd1 l1!.d8 23.l!fabl 0-0 24.'llfb6±.

16J~el Vfgs?! (D)

17 ... e4 (17 ...bxc418.lllxc4 el caballo viene y


la repuesta evidente tiene una refutación tác-
tica. 18 ... ds 19.lllxes ixe5 20.Wg4+ ©hs 21.f6
ixh2+ 22. ©xh2 Wxf6 23. Whs :t la estructura
negra tiene el máximo número de peones ais-
lados posibles) 18.ti°g4 ©hs (18 ... YNf6 19.ixe4
ixe4 20.gxe4 Wxb2 2i.:gb1± además del
peón las blancas toman la iniciativa) 19.ixe4
(19.gabl es posible pero pasiva) 19 ...ixb2
(19 ... füeS?! 20.Ei:e2! ixe4 21.gael±) 20.f6
Vxf6 (20 ... ixf6 21.ixh7!+-} 21.hb7 ~fabs
Anand califica esta jugada de dudosa, pero 22.l1!.adl l1!.xb7 23.lllc2;!; el caballo se centrali-
a estas alturas las alternativas no aportan za y de nuevo la estructura y la seguridad del
igualdad a las negras, aunque las experiencias rey están a favor de las blancas.
prácticas son escasas y eso deja abierto espa- 17.g3
cio para la investigación. Se cortan de raíz las amenazas en la dia-
16 ... ds 17.c3:t traspone al comentario a la gonal y ahora la posición de las piezas negras
jugada 15. permite el bloqueo de sus peones centrales.
16 ... 0-0 No se ha empleado en la práctica a Esta situación es casi siempre una condena en
pesar de ser la jugada más natural. Quien más la Pelikan.
Capítulo 8: 4... fi::,f6 5. llic3 e5 Pelikan 89

17 ... 0-0 28 ... e4 [28 .. .f4? 29.1'9e4+-] 29.Yfdl f4


17 ... ds? falla por la posición del rey 18.f4! Buscando el contrajuego a toda costa, pero
'ffe7 19.fxes ixes 20.f6!+-. las piezas blancas ocupan posiciones excelen-
18.c4 tes y no pueden dejarse intimidar.
Preparando la próxima jugada. 30.gg4
18 .. JfaeS 30.ghs Wie7 31.lllfs E:xfs 32.gxfs e3 con
18 ... bxc4 19.lllxc4± y aquí se comprueba algún contrajuego
que la falta de la dama en e7 tiene efectos de- 30 ...Yfes 31.gxf4 gxf4 32.gd2 gxg4+
sastrosos sobre las casillas d6 y es. 33.llixg4 Yfgs 34.@h1 hs??
19 ..ie4! (D) Permitiendo una conjunción ideal sobre la
Fuerza el cambio del alfil de casillas blancas casilla hs. Se podía seguir ofreciendo resisten-
y el consiguiente bloqueo sobre dicho color. cia pero las blancas tienen un peón más y sus
piezas ocupan buenas posiciones.
3s.gds! 'l;Vh4 36.lllf6! 1-0

Partida 8.04
Garbisu U. - Gómez Gandara E.
ESP-ch Zamora, 1996

1.e4 es 2.llif3 llic6 3.d4 cxd4 4.llixd4


llif6 s.llic3 es 6.llidbs d6 7..igs a6 s.llla3
bs 9 ..bf6 gxf6 10.llids J.g7 11 ..id3 llie7
12.llixe7 Yfxe7 13.0-0 0-0 (D)

19....be4 20J~xe4 Yfxfs 21.Yfds± b4


22.llic2 as 23.1'.!dl
Es difícil elegir entre esta y la otra suge-
rencia de Anand. 23.llld4!? 'l;Vxe4 este puede
ser el motivo para no haberla jugado, pero
la ventaja blanca es evidente. 24. 'ff xe4 exd4
25.1!9ds± y caerá un peón.
23 ...Yfg6 24.llie3 [24.ge2±] 24 ... @hs
Si las negras logran jugar fs, la mitad del
bloqueo blanco se cae.
2sJlg4 Yfhs 26Jfü4 Yfgs 21.Yff3!
Impidiendo de nuevo fs. 27.1!9xa5 fs La jugada más natural, manteniendo abi-
28. 'l;Vxb4 f4 da a las negras cierto contrajuego. ertas todas las posibilidades. Sin embargo de
21 .. .fs!+t la experiencia con esta variante se deduce rá-
Las negras toman su única oportunidad, pidamente que las negras pueden hacer muy
puesto que si una pieza blanca se sitúa en fs, poco sin fs, y ahora las blancas tratan de ser
serán aplastadas sin remisión. muy precisas en su orden de jugadas, para po-
28Jbd6 ner todas las pegas posibles a esta jugada.
28.ghs 1'9g6 29.~xfs e4 30.1!9f4+- es otro 14.'eff3
tratamiento. Esta es la jugada que recomiendo, a pesar
90 Desmontando la Siciliana 2

de que las experiencias prácticas son muy po- 15.c3 f5 16.exf5 b4 17.lilc4 bxc3 18.bxc3 .ltb7
cas. La dama blanca toma bajo control las dos 19 ..lte4 d5 20 ..ltxd5 e4 (Gastanares-Rahal, San
casillas claves (f5 y d5) y las negras están obli- Sebastián op 1994) y ahora con 21.f6! las blan-
gadas a actuar rápidamente (lo que significa cas se aseguran una clara ventaja.
entregar peones), antes de que el caballo de
a3 complete su reciclaje y llegue a e3. Por su-
puesto las blancas tienen una alternativa im-
portante y sana en 14.c3, con lo cual se confor-
marían con que el orden de jugadas 13.0-0 y
14.c3 (en vez del más habitual 13.c3 y 14. lilc2)
habría limitado la elección de las negras.
Muchas partidas se han jugado con ese cami-
no, las ideas son las mismas que en la variante
que nosotros seguimos, pero en el momento
actual, la jugada de la partida me parece que
enfrenta a las negras con mayores problemas.
14 ... fs (D) 15.exfs ds
Como ya decíamos casi ineludible, aunque La consecuencia lógica de la jugada
comienza la entrega de peones. Apenas hay anterior. En otro caso las blancas jugarán
experiencias con otras jugadas, pero vamos a 15 ..lte4 y no habrá reacción posible.
considerar las alternativas más lógicas. 16.Wfxds .ib7 17.Wfb3
14 ...~b7 Para doblar los peones blancos en La dama blanca ha quedado momentáne-
f3 después de la captura en f5. 15.c4 (15.c3 f5 amente fuera de juego y el caballo necesita
16.exf5?! 119xf3 17.gxf3 i.b718.i.e4 d5 ::¡: justifi- varios tiempos para activarse. Pero las negras
caría la idea negra) 15 .. .f5 (15 ... bxc4 16.lDxc4± han entregado dos peones y han perdido la
ayudan a reciclar el caballo; o 15 ...b4 16.lDc2) posibilidad de arrollar con su centro móvil al
16.exf5 (16.cxb5 d5! da un fuerte contrajuego) no tener peón d. Si las negras no concretan
16 ... 1l:Vxf3 17.gxf3 bxc4 18.i.e4 gba 19.lilxc4 y nada en las próximas jugadas la dama y el ca-
el control de las casillas clave, más que el peón ballo volverán al juego y mantendrán un sano
de ventaja ofrecen un ligero plus a las blan- peón de más.
cas. Por ejemplo: 19 ... d5 (19 ... gda 20.gadl±; 17 ... e4
19 ... i.b7 20.gadl±) 20.ixd5 .bf5 21.füel 17 ...YlVgs?! Amenaza antes, pero no con
l!ihs 22.:!!adU Timmerman-Lemmens, En- más peligro y permite a las blancas mante-
schede 1993. ner vivo su peón de f5. 18.Í3 :gads 19.:!!adl
14 ... d5?! Una reacción temática que fa- 'l:Vh4 20.c3 ih6 21.g3 (Adelantándose a i.f4)
lla por poco. 15.exd5 e4 (15 .. .f5?! 16.i.xf5 e4 21...ie3+ 22.©g2 ~h5 23.%Vc2 :gd6 24.ie4+-y
17.i.xe4 ixb2? 18.d6+-) 16.d6! Sin esta impor- la compensación se ha terminado Gutiérrez-
tante intermedia la reacción táctica negra ten- Reinoso, Lima 2002.
dría éxito. 16 ... exf3 17 .dxe7 ges 18 ..lte4 fxg2 18Jffel! (D)
19.füdl! Este detalle es necesario. 19 ... E:a7 Una mejora a la partida básica Anand-
20.ic6 ~!axe7 21..ltxeS :!!xe8 22.©xg2±. Kramnik. La idea es ceder la casilla fl al alfil
14 ...i.b7 15.c4 füda 16.lDc2± y con la in- para organizar mejor la defensa, y dar tiempo
mediata llegada del caballo a e3 la posición a las dos piezas despistadas en a3 y b3 de lle-
negra quedará sofocada. gar al juego.
14 ...13bs!? Una útil jugada preparatoria
Capítulo B: 4... étJf6 5. 0ic3 e5 Pelikan 91

18 ..iez §'gs La idea es atacar el punto g2 tura!) 19 ... \Wg4 20.ie2 (20.ifl E:ad8 21.lbc4
para desorganizar la defensa de las casillas \Wxfs 22.lLle3 Wf6 23.c3 E:d2 con enorme con-
negras. 19J'.!adl e3 20.f3 Permitiendo a las trajuego) 20 ... \Wxfs 21.)'.'(adl adelantándose a
negras realizar la segunda fase de su plan. la lucha por la columna d. 21...E:ad8 22. \Wb4
Merece la pena considerar seriamente 20.g3!? (22.c3?! e3! +) 22 ... füe8 Las negras han logrado
defendiendo mejor las casillas negras. Aho- un buen contrajuego Rodríguez López-Bernat,
ra Kramnik propone la siguiente variante. Szeged 1996.
20 ... E:ae8! (20 ... exf2+ 21.füf2 E:ad8 22.c3± y 19.c3 ~xf5 20 ..ifl
no parece haber suficiente compensación) Las blancas preparan el reciclaje soñado
21. ll'ic4?! [Pero nadie dice nada de la natural del caballo a e3 o d4. Si lo completan la partida
jugada 21.c3 1!9xfs (21...exf2+ 22.E:xf2) 22.fxe3 estaría casi decidida, por lo tanto la situación
\We4 23.fü3] 21...exf2+ 22.E:xf2 :8xe2! 23.:8xe2 alcanza el status de posición crítica.
IM'gH. 20 ....ies!;; 21.tllc4 i.f4 22.gd4 i.ds 20 .. J:fabs
z3.gxf4 §'xf4 24.'exe3 §'xfs 2s.id3 §'f6 Esto evita lbc4 pero no pone demasiadas
26.tllb6 gad8 27.tllxds gxds 28.\We4 \Wd4+ pegas a la otra ruta del caballo. Veamos las
29.'1Wxd4 gxd4 30.gel 14-14 Anand-Kramnik, alternativas:
Wijk aan Zee 1998. 20 ... gfd8 2i. lbc2 (21. lbc4!?;!;) 21... ~d2
18.gael!? con ideas muy diferentes, tam- (21...ids?l 22.lbe3!±) 22.E:e2 gad8 23 ..lbd4!;!;;
bién parece una opción a investigar. 20 ...i.es 2i.lbc2 ids 22.§'b4 (22.lLle3??
\Whs-+) 22 ... \We6 23.'!WcS;!;;
20 ...i.ds!? 21.'!9b4 as (21...füds 22.lbc2

·~ ifs 23.Was .tes 24.lbe3i) 22.\Wxbs fübs


23. \We2 a4 24.E:edl !!:as 2s.lllc2 (25.g3!±)
2S ... E:xb2 1-0 Smikovski-Zherebukh, Voro-
nezh 2007.
20 ... <i>hs!? 2i.lllc2 '!Whs 22.E:adl .tes 23.g3
E:ae8 (D) Es uno de los planes más peligrosos.
Las piezas negras apuntan hacia el enroque
blanco y se prepara la ruptura fs-f4.

18 ...Vfes
La jugada lógica, tocando b2, y recuperan-
do de inmediato en fs. También se pueden
considerar:
18 ...i.es!? 19.ifl Wh4 20.g3 1!9f6 21.c3
füd8!? (21...E:ad8 22.tllc2;!; el caballo ya llega
y la dama no tiene problemas serios con .ids)
22.ig2 (22.i!lic2?! ids) 22 ... \Wxfs (22 ... E:d2?
23.i!lic4±) 23.Wc2 la presión sobre e4 da un
respiro a las blancas 23 ... E!d3 24.We2 y de
nuevo el caballo está listo para reciclarse. 24.:8d7! (Provocando la exposición del al-
18 ...§'h4!? 19.g3?! (19.ifl directa y g3 fil al salto del caballo, mantiene la defensa de
solo cuando sea necesario parece lo más na- las blancas. 24.c4 fs 2S.cxbs f4 26.bxa6 e3~ o
92 Desmontando la Siciliana 2

bien; 24.a4 f5 25.ig2 f4ft Tamayo-Oussama, Partida 8.05


Burguillos 2007 son buenos ejemplos de la De la Villa J. - García Luque A.
facilidad que tienen las negras para desple- San Roque, 1996
gar la iniciativa) 24 ... ic6 (24 ... ia8 25.tt:ld4
f5 26.tt:le6±) 25.E:d2 f5 26.tt:lb4! (26.llld4 ia8 1.e4 es 2.ti:Jf3 ti:Jc6 3.d4 cxd4 4.tl:Jxd4
27.tt:le6 gg8 28.f4;!; Wh6 29.lllg5 Wb6+ 00 ) ti:Jf6 s.ti:Jc3 e6 6.ti:Jdbs d6 7.Af4 es 8.igs
26 ... ib7 27. Wda parece solidificar la posi- a6 9.ti:Ja3 bs 10.ixf6 gxf6 11.ti:Jds fs (D)
ción blancas, pero sólo nuevos ejemplos nos
darán una evaluación fiable. 27... Wh6 28. tt:ld5
13g8 (28 .. .f4? 29.gxe4!±) 29.ig2;!;.
2i.tt:Jc2 Y«gs 22Jfadt;t (D)

La jugada más natural y la que ha dado


lugar a una de las variantes de más éxito en
los últimos 30 años. Las negras se disponen a
cambiar su peón doblado, abren líneas para su
Las blancas están terminando su reorgani- alfil de negras, que se situará en g7, y sobre
zación. El caballo puede ocupar una excelente todo minan el apoyo del importante caballo
posición en d4 y las torres están perfectamen- central.
te centralizadas. Las negras tienen siempre 12.idJ
una buena pareja de alfiles que les compensa Por parte de las blancas también es difícil
ligeramente del peón que falta. encontrar una jugada más lógica y útil que
22 ... ©h8 23J~d1 VNg6 24.tl:Jd4 .tes?! esta. Desarrollan una pieza, amenazan exf5 y
24 ... b4!? 25. Wxb4 ic6 26.tt:lxc6 E:xb4 evitan que las negras cambien el peón porque
27.tt:lxb4;!; después de 12 .. .fxe4 13.ie4 el alfil de casillas
2S.Y«b4± blancas pasaría a ocupar una posición ideal. Lo
Las blancas están tomando la iniciativa. cierto es que también tiene alguna desventaja,
2s ...i.a8 26.VNcs ~:füe8 27 .g3 fs 28.AhJ puesto que cierra la línea de la dama blanca
VNhs? que le permite vigilar d5.
El error táctico que acelera la caída. 12 ...ie6
29.ti:Je6!+- f4?! La jugada que las negras eligen en aproxi-
29 ... Wxh3? 30.Wxe5+; 29 ... fü6 lo relati- madamente el 98% de las ocasiones, y que por
vamente mejor 30.E:e7! gxe7 31. Wxe7 Wf7 lo tanto eclipsa casi por completo a las demás,
32. Wxf7 E:xf7 33. E:dl +- y sin embargo existen dos alternativas que
30.ti:Jxf8 t!xh3 31J~xh7+ t!xh7 merecen seria atención.
32.ti:Jxh7 1-0 12 ... ti'gs (D) Una jugada especulativa, que
puso de moda Javier Ochoa en los años 80 del
Capítulo 8: 4... ltJf6 5. ltJc3 e5 Pelikan 93

siglo pasado. Los módulos de análisis no le blanco queda sin presión y les da manos li-
dan crédito, pero no es fácil de refutar sobre bres para jugar con energía. 13.c4! (13.g3 es
el tablero y las recomendaciones teóricas son también una buena opción) 13 ...ig7 (13 ... b4
bastante dudosas. 14. '?9 a4+-) 14.cxbs ~d4 15.bxa6 O-O 16.~c2
En resumen creo que es una jugada peli- la entrega de todo su flanco de dama por par-
grosa para las blancas si no están bien prepa- te de las negras es a veces temática, pero en
radas y merecedora de ser probada de vez en este caso no parece justificada, puesto que el
cuando. Y ahora: ataque todavía no ha comenzado y el caballo
sigue firme en ds. 16... ~e6 17.b4+- Nunn-
Fedorowicz, Reikiavik 1990.

13.0-0 (D)

a) 13.g4 Es la recomendación teórica, pero


en mi opinión las cosas no son tan claras des-
pués de: 13 ... @d8 14.gxfs .ixfs 15. llle3 (15.
exfs?! ~g2) 15 ... .ie6 l6.Wd2 .ih6 17.0-o-o
(17.i.xb5!?) 17 ... llld4 00 Lenski-Frilli, cr. 1984. Esta es mi recomendación. Se puede co-
La posición está llena de debilidades y defec- menzar con 13. ~hs y llegar a la misma posici-
tos, pero las pieza negras son muy activas y ón después de 13 ... .ig7, pero no veo forma de
por lo tanto no ceo que sus perspectivas sean refutar 13 ... ~gs.
peores. 13 ...i.g7
b) 13.lllc7+ @d8 14.lllxa8 ~xg2 15.fül 13 ... hds Es la línea principal y se analiza
llld4iii solo se ha experimentado en la partida en las demás partidas pero hay otras alterna-
Vera-Ochoa, Cienfuegos 1977 pero la compen- tivas interesantes.
sación negra parece abundante. 13 ... ~bs!? es una idea de Gurgenidze que
c) 13.exfsl es la jugada más sana y natural. no ha tenido seguidores. Unas fuentes la ig-
f =sib ..'8a7 (13 ... ti'xg2?? 14.lllf6+ @d8 noran, otras la dan como especulativa, pero
15 ..ie4+-; 13 ... @d8 14.llle3 ds?! 15 ..ie4+- nadie se molesta en refutarla, tal vez porque
Renet-Marco, Ulm 1984) 14.h4 Wxg2? debido a su aspecto, nunca será popular. 14.c4
(14...Wh6 1s.g4±) 1s.lllf6+ @d8 16.i.e4 ~g7 hds 15.cxds (15.exds e4!a>) 15 ... ~d7 (15 ...
17.lllh5 ~h6 18.i.xc6+- Wendling-Murphy, fxe4 16..ixe4± no es lógico porque las blancas
USA cr. 1972. se adueñan de la casilla fs) 16.exfs ib.6 La ju-
12 ... f4 Se intenta dejar sin valor la última gada de la partida original Byrne-Gurgenidze.
jugada blanca y más adelante aprovechar este Es a considerar adelantarse a la jugada del tex-
peón para lanzar un ataque al enroque blan- to de las blancas con 16... ~h4. 17.ft'hs Sobre
co, pero el defecto evidente es que el centro defiende el peón de ventaja, impide la activa
94 Desmontando la Siciliana 2

~h4 y se dispone a traer el caballo. 17.lllc2


~h4 18.g3 E:g8 19.©hl ~h3 20.a4 :!!g4! 00
Byrne-Gurgenidze, Harare 1983. 17 ... Wl'f6
18 ..!Llc2 o-o 19 ..!Lle3± Gerundino-Pantaleoni,
Italia cr. 1987.
13 ... f4?! Deja las manos libres en el centro
y por lo tanto es muy cómoda para las blan-
cas. 14.c4! .ig7 (14 ... b4? 15. ~a4+-; 14 ... i.xd5?!
15.cxb5!±; 14 ... ll:id4 15.cxb5 f3 16.g3 i.xd5
17.exd5 imd7 18.E:el y el ataque de las ne-
gras ha resultado prematuro 18 ... axb5 19.lllc2
ll:ixc2 20. imxc2± Sitnikova-Meski, Kapsokas
14 ... f4
1978; 14 ... E:g8 lajugada más peligrosa. Las ne-
14 ... h6 15.c3 Mantenemos esta jugada
gras pueden crear amenazas rápidas contra
como principal, aunque tal vez más promete-
el enroque blanco. 15.cxb5! ih3 16.g3 no hay
dora aún sea 15.c4!? ejemplo 15 ... i.xd516.exd5
que temer a la entrega de calidad, porque las
ll:id4 17.ixfs img5 18.\!;!fxgs hxg5 19.i.d3 f5
casillas blancas quedan bajo total dominio y
(19 ... e4 es crítica 20 ..be4 lLle2+ 21.@hl i.xb2
el caballo de d5 pasa a ser el verdadero domi-
22.E:ael ll:ic3 23.lLlc2 ©f8 24.i.dH) 20.cxb5
nador de la partida. 16 ... .!Lld4 17 . .!Llc2 .!Lixb5
(20.f3!±) 20 ... e4 2Lic4 ie5 22.h3 'iiie7;; Kar-
18.E:el ig4 19.i.e2 i.d7 20.a4 .!Lic7 21.ll:icb4
jakin-Milanovic, Playchess.com 2004. 15 ...0-0
ll:ixd5 22 . .!Lixd5 fxg3 23.hxg3± las amenazas
16 ..!Llc2 El caballo blanco está a punto de com-
negras han sido paradas y los defectos de su
pletar su reciclaje. 16 ...fxe4?! Puesto que el
posición persisten. Dvoiris-Jiri Nunn, Memori-
posterior avance fs falla tácticamente, esta
al Rubinstein 1989) 15.cxb5 .!Lld4 16.bxa6 o-o
jugada permite a las blancas tomar el control
Como muchas veces ocurre en la Pelikan, las
estratégico de la posición. Lo más lógico sería
negras han entregado su flanco de dama para
impedir el acceso del caballo blanco a e3 con
lanzar un ataque en el centro y flanco de rey
16.. .f4!? pero al desaparecer la tensión central
comenzando con f5, pero sus operaciones ac-
las blancas pueden jugar libremente: 17 .a4! y
tivas van demasiado atrasadas. 17 ..!Llb5 .!Lixb5
el flanco de dama de las negras se desmorona.
18.hb5 f5 19.gcl (Amenaza lLlc7) 19... ga7
17 ... bxa4 18.:!!xa4 as 19.i.c4;!;. 17.he4 f5?!
20.gc6 (Amenaza :!!d6) zo ... @h8 21..!Llc3 fxe4
Esto falla, pero es consecuente con las juga-
22.gxd6 \Wg5 Z3 ..!Lixe4+- y no hay ninguna
das anteriores. 17 ... E:c8 18.ll:ice3!± con el su-
compensación. Kotronias-Krisafis, Korintos
percontrol ya conocido. 18 ..!Llf4!± i.d7?! (18 ...
1998.
exf4 19.i.xc6 i'k8 20.füel ic4 21.lLlb4± y las
13 ... gg8!? Con ideas similares a la varian-
blancas se hacen dueñas de ds) 19.i.ds+ ©h7
te anterior. 14.c4 b4 (14 .. .f4 traspone a 13 .. .f4
20.~g6+ ©h8 21..!Llh5+- Las piezas blancas se
15.cxb5) 15 ..!Llc2 (15. ~a4 i.d7! 00 ) 15 ... a5 (15 ...
han colado por todas las rendijas y se pierde
f4 16.ll:icxb4±) 16.exf5 hds 17.cxcls±.
material. 21. ..~e7 22 ..!Llb4 .!Lixb4 23.ha8 :Sg8
Z4.cxb4 Spassky-Sveshnikov, Moscú 1973.
14.\Whs! (D)
14 ... 0-0? es perdedora lo que no evita que
Solo cuando el alfil ya está en g7 las blancas
haya 34 partidas con ella en mi base de datos,
trasponen a la variante clásica. La dama ejerce
15.exfs! i.xds 16.f6 e4 17.fxg7 E!e8 (17 ... ©xg7
una fuerte presión desde h5 y casi obliga a las
18.\!;!fxd5 exd3 19.\!;!fxc6+-) 18.\!;!fxds lLlb4
negras a cerrar el centro con f4.
19.~b3+-.
Capítulo 8: 4... tiJf6 5.tiJc3 e5 Pelikan 95

14 .. Jks Es una idea poco explorada y muy 16.tiJcz (D)


natural. Las negras tratan de hacer una ju-
gada más útil que la de las blancas antes de
cerrar con f4. 15.c3! Y las blancas renuncian
a c4 para minimizar la efectividad de E:cs.
1s.füd1 f4ex>; 15.c4 fxe4 16.ixe4 lLid4ex>. 15 ...
h6 (15 ... o-o? 16.exfS+- sigue siendo ventajo-
so; 15 .. .f4 16.lLic2 O-O 17.a4±) 16,¿¿jcz fxe4
(16 ...0-0 17.lLice3±; 16 .. .f4 17.a4±) 17 ..be4
¿¿je7 18.¿¿jce3± y las blancas han logrado el
clásico control estrangulador sobre las casillas
ds y fs. Gullaksen-Selmer, Noruega cr. 1990.
15.c4 b4?!
Parece lógico cerrar para aguantar más
16 ... as
tiempo en el flanco de dama y luego lanzar
La otra forma de defender el peón, lleva a
la ofensiva con fs, pero en realidad esto da a
posiciones similares.
las negras una posición muy pasiva, debido al
16 .. Jfüs Tiene ventajas e inconvenientes
apoyo extra que recibe el caballo de ds. Las
sobre a5. La ventaja principal es la posibilidad
blancas disponen de varios planes promete-
de avanzar el peón a b3. La desventaja es que
dores: pueden jugar en el flanco de dama con
si las blancas no actúan pronto en el flanco
b3 y a3, en el flanco de rey con g3, ©hl y la
de dama la torre meramente está defendien-
columna g y la maniobra lLiel-f3-h4 puede
do el peón de b4. 17.b3 (D) Lo más sencillo,
aumentar el control de las casillas blancas.
una vez visto que la inmediata 1i.a3 b3 no es
La variante ha perdido su encanto a alto ni-
clara para las blancas. Se fija el peón de b4 y
vel, pero es una elección muy lógica a un nivel
se mantienen abiertos todos los planes. Por
medio, porque limita las montañas de teoría y
supuesto las jugadas alternativas por ejemplo
da una lucha de doble filo.
l~füdl!?, e incluso 16?.g3 que Sveshnikov ca-
15 ... 0-0 Es una continuación especulativa
lifica de prematura, también han conseguido
que no ha logrado alcanzar la respetabilidad
buenos resultados. Y ahora:
deseada, pero que tiene su peligro: 16.cxb5
¿¿jd4 17.¿¿jcz Es importante eliminar el peli-
groso caballo. En lugar de esto 17.bxa6 ixds
18.exds fs deja la iniciativa en manos de las
negras. 17 ... ¿¿jxb5? Algo mejor es 17 ... lLixc2
18.ixc2 axb5 pero las blancas consiguen el
supercontrol con 19.E:fdl± (o 19.ib3± ).
18.a4 ¿¿ja7 (18 ... lLic7?! 19.lLicb4 id7 20.lLixc7
Wixc7 21.lLids Wf d8 22.b4± Prandstetter-
Netskash, Decin 1976) 19.a5 ¿¿jc6 zo.¿¿jcb4!
¿¿jxa5 (20 ... lLixb4 21.lLixb4 Wf c8 22.lLids ixds
23.exds fs 24.fücl Wf d7 25.E:c6± las negras
tienen cierto contrajuego, pero no debe ser
suficiente). a) 17 ... as es casi una transposición a la par-
15 ... bxc4 La continuación principal se tida guía. 18.E!adl 0-0 19.g3! Comenzando el
analiza en las partidas 8.06 y 8.07. plan temático, la apertura de la columna dará
96 Desmontando la Siciliana 2

a las blancas buenas oportunidades de ata-


que. 19 ... Wd7 20.f3 fxg3 21.hxg3 (21.c!Lice3!?)
21...fs 22.exfs ixfs 23 ..bfs gxfs 24.Wg4± el
fuerte caballo en ds contrasta con el torpe
alfil de g7.
b) 17 ... h6 lSJfadl Esta jugada se repite
en el plan que recomendamos. La presión a lo
largo de la columna d es muy eficaz, a pesar
de la presencia de varias piezas por medio.
Además la torre se aparta de la gran diagonal
y refuerza el plan con g3. lS ... aS 19.g3 Wgs
20.ie2 Evitando hacer concesiones en las ca-
11 .. J:füs
sillas blancas, y preparando las amenazas al
Jugada ya con la intención de llevar la
punto d6. 20 ... 0-0 21. 'iti hl Preparando la aper-
dama a gs antes de enrocar.
tura de la columna g y por lo tanto obligando
17 ... h6 busca llevar la dama a gS, como en
más o menos el cambio de damas. 21. .. ~xhs
la partida pero tiene un defecto táctico: lS.cS!
22.ixhs fs?! 23.c!Lic7 i.f7 El cambio del alfil
(Se descubre uno de los puntos de gadl)
de casillas blancas es un éxito para el primer
1s ... o-o (lS ... dxcs?! 19.ibs id7 20.tllxf4!+-)
jugador. Además los peones negros son muy
19.ibs c!Lid4?! (19 ... c!Lia7 es mejor pero no está
vulnerables y el alfil de g7 no logra ver su di-
libre de problemas. 20.ia4 dxcs 21.lLixf4±)
agonal abierta. 24.ixf7+ füf7 25.tllbs fxe4
20.c!Lixd4 exd4 21.c6+-Tseshkovsky-Bos, Wisla
26.c!Lixd6 ~d7 27.tllxe4 l:füds± Las blancas
1992.
tienen alguna dificultad técnica debido al con-
18.b3
trol de la columna d por parte de las negras,
Siguiendo el plan ya conocido.
pero su ventaja es indudable.
18 ...h619.~e2
c) 17 ... 0-0 1s.gad1 las blancas siguen el
Con la idea de adelantarse a Wi'gs. 19.g3!?
plan propuesto casi indiferentes a las jugadas
traspone al comentario a la jugada 16.
negras.1S ... 'i!?hS 19.g3! ~d7 20.f3 fxg3 21.hxg3
19 .•. 0-0
(21.c!Lice3!?) 21...fs 22.@g2! con el rey negro
19 ... Wgs es un poco fea debido al jaque en
en hs, la ocupación de la columna h, es más
c7, pero en realidad es jugable. 20.tllc7+ ©e7
eficaz que de costumbre. 22 .. .f4 (22 ... fxe4?!
21.lLids+ @es 22.g3±.
23.ixe4+-) 23.ghl igs 24.g4± 'r9f7 25.~h4 as
20 ..ig4!
26..!fü2 :1'fü7 21.gdh1 gas 2s.lYgs c!Lie7 29.cS
Tratando de exprimir al máximo el tiempo
1-0 Marczell-Branding, ICCF 1996.
perdido por las negras con h6, para forzar el
16... 0-0 también es posible, porque tras
cambio de alfiles de blancas. Por supuesto el
17.c!Licxb4 c!Lixb4 1S.c!Lixb4 las negras recupe-
plan g3 sigue siendo prometedor.
ran el peón. 1S... ~b6 19.c!Lids Wxb2 pero las
20.. J'fü7
blancas activan mucho sus piezas y tienen
20 ... 'r9gs? falla por 21.lYxgs hxgs 22.ixe6
ventaja: 20.~abl lYd4 21.füdl±.
fxe6 23.c!Lic7+-y un peón cae.
21.Wfh3 hg4?!
17Jfadl (D)
Después de esta jugada que cede el control
Otras jugadas como 16.b3 o 16.g3 han teni-
absoluto de las casillas blancas la ventaja po-
do también éxito, pero la jugada de la partida
sicional del primer jugador es muy clara. Si las
mejora la posición de las piezas y deja abiertas
negras quieren luchar deben intentar soste·
todas las posibilidades.
Capítulo 8: 4... ltJf6 5. ltJc3 es Pelikan 97

ner su alfil en e6. 21. ..'1id7?! 22 ..ifs± seguido 41.~f4 .E!xf342.~d2 fü1+43.É~gl ~f3+44.~g2
de g3; 21..J~es 22 ..ifs ~gs es lo más tenaz E:xgl+ 45.©xgl ~dl+ 46.~fl ~g4+ 47.©f2
23.i"lfeH. ~f4+= 48. ©e2?? d3+ 49. ©el d2+-+] 39 .. Jfaz!
zz.%Vxg4 %Vgs Z3.'9ez± 40J~xg7+ @f841.gg8+?! @e74z.gg3 d3!
Las blancas optan por reagruparse para [42 ... ~a543.~xd4 E:xa1+44.ggl+-]43.b4 'a'es
luego elegir entre el plan en el flanco de dama [43 ... d2 44.~dl ~es 45.lllb3 ~c3 46 . .E!g2+-]
(a3) o el plan más frecuente en el flanco de 44.ltlb3 §'bz 4S.eS! '9xb3 46.exd6+
rey (g3). Pero era también muy interesante ©d7? [46 ... ©xd6! t pondría a las blancas má-
23.~fs!? ximas dificultades] 47.'9e3 '9dl+ 48.ggl
Z3 .• Jfa8 Z4.@h1 'a°ez 49.f9f4! f9e6 SO.eS gbz?! [Todavía
24. ~ d2! debe ser la más correcta. 50 ... .E!c2! ofrece muchos problemas. Por ejem-
Z4 •.• a4 zs.%Vdz plo: 51..É!al!? d2 52 ..E!gl (52Jfa7+?? Wc6-+)
Esto gana un peón y se mantienen impor- 52 ... ~ds 53.~dl ~e6 54.bs±] Sl.'a°d4+- %Vez
tantes ventajas posicionales, pero las negras SZ.e6+! @xe6 S3.'a°eS+ @b7 S4.'a°e7+ @a6
consiguen algún contrajuego y el resto de la ssJfal+ gaz S6.§°e4+ @b6 S7.V9xaz dz
partida es muy tenso. 58.§°a7+ @e6 S9.'a°e7+ 1-0
zs •.• axb3 Z6.axb3 ~faz z7Jfa1 gba7
Z8.gxaZ! gxaZ Z9.'9d3 [Controlando f3] Partida 8.06
Z9 ... gbz [29 ... lllas 30.llldxb4 i"!b2 31.lllal+-] Short N. - Sax Gy.
30.tlldxb4 tllas 31.ltlal!+- (D) Saintjohn (m/l), 1988

1.e4 es z.ltlf3 ltle6 3.d4 exd4 4.ltlxd4


ltlf6 s.ltle3 es 6.tlldbs d6 7 ..igs a6 s.ltla3
bs 9.ixf6 gxf6 10.ttids fs u.id3 ie6
lZ.Yfhs .ig7 13.0-0 f4 14.e4 bxe4 (D)

El resto de la partida sigue siendo comple-


jo, pero lo ofrecemos con ligeros comentarios
porque se va alejando de nuestro tema.
31. •. '9g4 3Z.ltlbez! [Prepara b4] 3Z •.. f3
[Buscando contrajuego desesperadamente]
33.gxf3 Wfh3 34.ggl ltle6 3S.'a°dl ltld4 Entrando en la variante que durante
36.gg3 Wfhs 37.ltlxd4!? exd4 38.'a°el?! muchos años fue la principal de la Pelikan.
[38.lllc2! ©h7 39.lllxd4 .ies 40. ©g2+- es el El aspecto es muy sospechoso porque el
procedimiento más natural, menos complica- alfil blanco logra una ubicación excelente y
do y mejor] 38 .•• füd'Z!! 39.'!Wgl! [39.E:xg7+? el punto fuerte en ds parece eterno. Pero las
lleva a tablas 39 ... ©f8! (39 ... ©xg7 40. ~gl + negras lograban hacer mucho contrajuego
~gs 41.~xf2 d3 42.~d4++-) 40.E:gs+ We7 apoyándose en los temas básicos: casilla d4
98 Desmontando la Siciliana 2

para su caballo, ruptura fs y aprovechamiento 16 ... .!Lid4 Va al encuentro de las intencio-


de la pobre posición del caballo en a3. Ahora nes blancas.17 . .!Lic2 tt:lxc2(17 ... lllbS18.a4 tt:'ic7
esta variante ha caído en desgracia, pero ha 19.lllcb4±) 18Jhc2 @hB 19.fücl i'kB (19 .. .fs?
acumulado una gran cantidad de teoría. Las vuelve a fallar por 20.lllxf4; 19 ... l3a7 20.b4 fs
ventajas posicionales de las blancas han sido 21.tt:'ixf4 exf4 22.ixe6 fxe4 23.ifs if6 24.füB
llevadas al éxito a través de análisis muy pre- V!ie7 2s.i.xh7 'it>g7 26.ifs i.b2 27. V!íh7+ @f6
cisos y las valoraciones parecen definitivas. 28.:gxfB+ V!1xf8 29. V!1g6+ @es 30. V!1e6+ Perenyi-
15 ..ixc4 0-0 Sorm, Decin 1978) 20.b4 preparando la captu-
El enroque es lo más natural y con mucho ra en a6 (20.i.xa6?! :axc2 21.:gxc2 V!1aS 00 ) 20 ...
lo más frecuente, pero hay que tener en cuen- as 21.a3± y con el peón pasado en el flanco de
ta una interesante alternativa: dama y el control total de la posición no está
15 ... .!Lid4 La idea de esta jugada puede ser en duda quien tiene la ventaja. Ulibin-Nunn,
evitar el cambio del caballo adelantándose a Sochi 1989.
lllc2, o bien especular con algún eventual f3. 16.. .!fa7 La torre evita algún doble y
Recibe escasa atención de los manuales teóri- se prepara para jugar en un futuro contra
cos, pero su refutación está lejos de ser clara. el enroque blanco, pero de momento que-
16.fücl! (preparando lllc2) 16 ... o-o 17 . .!Lic2 da un poco tonta aquí. 17.füdl V!íb8 (17 ...
lllxc2 18.:gxc2 @ha 19.E:acl :ges 20.:gc3± fs? 18.tt:'ib4!+-) 18.b3 tt:'id4 (18 .. .fs? 19.exfs+-)
y es difícil deshacerse del dominio de las 19.lllc2 tt:lbs 20.lllcb4! Y no hay forma de evi-
piezas blancas en las casillas claves. Pedzich- tar la pérdida de material mientras las blancas
Wehmeier, Miedzybrodzie 1991. siguen manteniendo el control absoluto de la
16.B:acl (D) posición. 20 ... l'Nb7 21.i.xbs \Wxbs 22.ttJc6 :ab1
Las blancas se disponen a pasar la torre 23.a4 V!íxb3 24.lllas+- Sion-Remón, La Habana
por la tercera fila, a especular con la posición 1991.
indefensa del caballo en c6, y pueden respon- 16.. .fs?! falla por 17.ttJb4!±.
der a tt:'id4 con tt:'ic2. La directa lt:'ic2 permite la 16... @h8 Es una jugada frecuente pero
inmediata reacción fs. Las negras están ante casi siempre traspone a la variante principal
un verdadero cruce de caminos. después de 17.füdl! :ab8 18.b3.
16...:Sbs es la variante principal y se estu-
dia en la partida 8.0617.b3.
17.B:fdl
Manteniendo abierta la posibilidad de
tomar en ds con una pieza.
11 ... ~ks
Casi todos parecen de acuerdo en hacer
esta jugada que dificulta las maniobras blan-
cas. Pero alguna de las alternativas es muy
lógica. 17 ... fs? falla ahora por 18. ttJc7+-;
17 ... ~fa7 l8.:gd3 @h8 19.:acdl± Boudre-Er-
dogan, Francia 1979; 17 ...:Sb818.lllxe7+ Vfixe7
16 •.. lLJe7 19.b3± Van der Wiel-Haakman, Harlem 1992.
En todo caso parece más lógico cambiar el 18.lLJxe7+ VHxe7 19Jk3! (D)
caballo de ds que el de a3 (como sucede en la La torre se prepara tanto a doblarse en la
variante llld4). Consideremos las alternativas: columna d, como a amenazar el enroque ne-
gro por la tercera fila.
Capítulo 8: 4... t:i:Jf6 5. ClJc3 e5 Pelikan 99

La idea, poco disimulada es jugar ds, pero


los análisis del propio Short ponen en duda
su corrección. 21.lllbl! evitando los trucos y
dando un paso hacia ds. 21...ÍS 22 ..ixa6±.
20 .. J~gs 2U~cd3 i.f8 (2i...gcd8 22.i.xe6
\Wxe6 23.lllc4±) 22.i.xe6 \Wxe6 (22 ... fxe6
23.lllc4±) 23.lllc4 13c6 24.\Wfs '\Wg6 25.~xg6
i'!xg6 Y el blanco ha alcanzado la posición-
control deseada. Mukherjee-Kruse, cr. 1995.
2Ufü3 h6 22.ixe6 '§xe6 23.~füd3± (D)
Con la maniobra de ida y vuelta de la
torre, las blancas han logrado varios objetivos
19 ... ©hs
estratégicos deseables: el cambio del alfil de
Necesaria para preparar fs. De las otras al-
casillas blancas, el control de la casilla ds y un
ternativas, solo una debe tomarse en serio.
punto de apoyo de paso para su caballo en c4.
19 .. Jk6?? 20.ixe6 gxc3 21.ifs+-;
Está muy claro que el resultado de la apertura
19 ... fs? 20.exfs+-;
ha terminado en su favor.
19.. J~fds!? Una jugada útil, que sobre de-
fiende d6 y especula con algún eventual ds.
20.ti'e2 La dama apoya la lucha por las casillas
blancas tocando c4 y a6. 20.b3?! revela uno de
los puntos de la jugada negra. 20 ... ds! 21.exds
i.xds 22Jkd3 .ixc4 23.lllxc4 e4 con buen con-
trajuego. Kuniyuki-Bauer, cr. 1991. 20 ... @hs!
Dificultando i.e6 y preparandofs. Por ejemplo:
20 ...as?! 21.ixe6! fxe6 (21....§xc3?! 22.i.xf7+)
22.13xc8 .§xc8 23.lllc4±. 21.Y«dJ! (21..ixe6
.§xc3 22.bxc3 '1Wxe6 00 el caballo blanco no
tiene un buen punto de apoyo, o mejor dicho
está lejos de él) 21 ...ds Tal vez precipitado,
pero las blancas estaban ya dispuestas a con- 23 .. J:kds
solidar su dominio con i.e6 o .ids. 22.hds 23 ... fxe4 Podría ser la única jugada capaz
.§xc3 23.ti'xc3 hds 24.!~xds :!bds 25.exds de complicar los asuntos, pero sigue 24.13xd6
e4 26.~cS+ i.fs Peter-Rausz, Budapest 1988. '\We7 25.lllc4 13cd8 26.'!Wg6± y las negras son
Y ahora en vez de la glotona 27. '1Wa6 las blan- incapaces de crear contrajuego.
cas pueden casi forzar la victoria con 27.lllc4! 24.'§ez
por ejemplo: 27 ...ti'b4 (27 ... ©g8 28.'1Wg4++-) Reagrupando para mantener el control ab-
2s.@f1 ©g7 29.b3+- con idea de '\Wg4. soluto de las importantes casillas blancas e4
20.b3 fs y ds. Como consecuencia de dicho control el
La jugada más deseada, pero justo ahora alfil de casillas negras seguirá inactivo.
permite molestas amenazas en h7. Veamos También es correcto 24.c!bc4 fxe4 25.i'!xd6
otras alternativas: 13xd6 26.B:xd6 '\We7 pero ahora no hay necesi-
20 ... ds? 21.exds i.xds 22J~xds '\Wxa3 dad de capturar el peón de a6 y permitir cier-
23 ..id3+-; 20 ...id7!? Una sugerencia de Short to contrajuego. 27.i'!xa6?! (27.~g6; 27.h3) 27 ...
que no ha sido puesta a prueba hasta ahora. e3! 28.fxe3 fxe3 29.'!We2!t.
100 Desmontando la Siciliana 2

24 ... fxe4 Las blancas se disponen a hacer uso de su


24 ... ~g6 25.f3± y sigue manteniendo el mayoría móvil en el flanco de dama.
control. 36 ... gg2?
2S.YMxe4 f3!? Y las negras deciden irse con todas sus
Un intento lógico de crear complicaciones piezas a la Patagonia, para no verlo. Mejor
antes de que el caballo blanco se centralice y parece 36 ... E:b8±.
la partida quede posicionalmente decidida. 37.a4+- ©g7 38.bS axbs 39.axbs ©f6
26.~c4! 40.b6 ©e6 41.b7 ggs 42J:fü1 ~:füs 43J:füs
26.gxf3?! permite 26 ... ds con algún lio, ©d7 44.~as ©c7
por ejemplo: 27.~h4 e4 28.!%xf8+ E:xf8 29.lllc2 44 ... tgs 45.E:xes .ida 46.E:ds+ l!te6
d4!~ 30.lllxd4?! ~d6 31.~xe4 !%da+. 47.E:xd8
26 .. J'ff4 4S.©d3 ©d6 46.h4 ©c7 47.gb2 i.h2
26 .. .fxg2 facilita el trabajo blanco 27.E:xd6 48.©e4 .if4 49Jk2+ ©d7 so.©d3! .thz
E:xd6 28.lhd6 ~f7 29. ~xg2 E:g8 30. E:g6±. si.gel if4 s2.E:g1 ©d6 S3.©c4 1-0
27.YMds YMg4 (D)
Después del cambio de damas y la caída Partida 8.07
inevitable del peón d6, la actividad de las Rittner,Horst - Privara,Igor
negras no es suficiente. OlmlO cr., 1982

1.e4 es 2.~f3 ~c6 3.d4 cxd4 4.~xd4


~f6 s.¿¿¡c3 es 6.¿¿¡dbs d6 7.igs a6
s.¿¿¡a3 bs 9 •.ixf6 gxf6 10.¿¿¡ds fs 11.id3
ie6 12.YMhs ig7 13.0-0 f4 14.c4 bxc4
1S.bc4 0-0 16J~acl ffü817.b3 (D)
Con 16 ... E:bs hemos llegado a la variante
principal, pero el verdadero cruce de caminos
se produce en la jugada siguiente.

28.gxf3?!
Provocando el paso a un final, que es más
tranquilo de conducir, pero difícil de llevar a
la victoria en vista de la degradación de los
peones blancos. 28.llle3! ~gs 29.g3 es una
alternativa sencilla que mantiene el control
de la posición.
2s ... ~f3 29.YMxf3 ~xf3 30.gxf3 ds
31.©fi if6 32.~b6 d4 33.©e2 .igs
33 ... @g7!? 17...~d7
34.~c4 i.f4 3S.h3 ggs Esta es la continuación más frecuente. Las
La torre no hace nada por aquí. Algo mejor negras no amenazan de inmediato .ig4 (por
sería 35 ... @g7 36. ©d3 @f6 37.E:gl. la respuesta ~gs), pero la ponen en cartera
36.b4 y con la defensa del caballo y del alfil de e6
Capítulo 8: 4... li:Jf6 5. tlic3 e5 Pelikan 101

están más cerca de la ruptura temática (y casi 17 ...hds?! Es un disparate estratégico,


imprescindible) fs. Las otras alternativas no que se basa en la captura de un peón después
han tenido mucho éxito: de: 18.hds ~b4 19.gfdl ~xa2 Sin embargo
17 ...ti'as?! Esta jugada solo tiene sentido las blancas acaban recuperando el peón, por
táctico y tuvo un éxito fugaz en los últimos ejemplo: 20.gc6! gb6 (20 ... '&e7 21.ll'ic4 tllb4
años 80. 18.lllc2 (D) 22.l3xd6 ~xds 23.l:'l:6xd5 l3xb3 24.~d6± y el
caballo blanco se dirige a fs con ataque im-
parable. Wolff-Bronstein, Wijk aan Zee 1992)
21.~b6 1kYxb6 22.~c4 ~c7 23.~xd6 lllc3
24.c!LJfs!± Stean-Sax, Las Palmas 1978.
17 ... c!LJd4?! Facilita los planes blancos
al permitir el rápido cambio de su caballo
malo. 18.CLJc2! c!LJxc2 19.gxc2 ©h8 20.g4
(20.:gd1!?±) 20 .. J~g8 2i.@h1 if8 22.l3g1±
Kotronias-Reinderman, Wijk aan Zee 1995.
17... @h8?! Se ha jugado a menudo, aun-
que es inexacta por este orden. 18.~xf4
.txc4 (18 ... exf4 19.ixe6 ~d4 20.ic4 fs Idler-
18 ... @h8 El complemento 16gico de la juga- Reichel, cr. DDR 1989 y ahora con 21.id3±
da anterior sería 18... '&xa2?! pero se encuen- las blancas mantienen su peón sin com-
tra con una fuerte respuesta táctica: 19. ~ cb4 !! pensación) 19.l3xc4 ~as 20.ll'ids (20.l3a4!?
~xb4 (19 ... !'!xb4 20.~xb4 ~xb4 21.ixe6 fxe6 puede servir para los que no quieren entre-
22Jk7 traspone) 20.llle7+ ©h8 21.ixe6 fxe6 gar nada: 20 ... c!lixb3 21.axb3 exf4 22.gxa6
(21... :gb7 22.ifs h6 23. ~g6+ fxg6 24. '&xg6 l'!xb3 23.\Wds±) 20 ... ~xc4 21.c!lixc4± con una
©g8 2SJ'k3 '&as 26.fücl ll'ia2 27.l'!c8 ~xcl compensación tremenda por la calidad.
28 ..ie6++- Khruschiov-Yagupov, Rusia Cup op Tischbierek-Staudler, cr. DDR 1990.
2001) 22.~g6+ ©g8 23.~xf8 :gxf8 24.:gc7 ©h8
(24 ... \Wxb3?! 2S.fücl+- y la amenaza :gg7 es 18J~fdl (D)
imparable) 2S.\Wg4! :gg8 26.'&xe6 fü8 27,:gc8
h6 (Dgebuadze-Vandevoort, Eupen 2008) y
ahora, como ya analiz6 previamente Lutz
en Informator: 28,:gxf8+ .ixf8 29.'&f7 i.g7
30,:gcl ~c2 31.\Wfs+- gana. 19J:~fd1 gg8 Des-
pués de renunciar definitivamente a tomar el
pe6n de a2, las negras sufren el castigo por su
improductiva excursi6n. 19... '&xa2 es la alter-
nativa 16gica pero después de 20.\We2 la dama
negra tiene problemas y el peón de a6 está
condenado. 20 ... ixds (20 ... '&as 21. :gal 1kY d8
22.:gxa6+-) 21.l'!xds \Wb2 zz.:gcdl±. 20.b4!
ti'd8 21.ba6±. Las blancas deben neutralizar La jugada más natural, poniendo en juego
poco a poco los intentos negros y finalmente la penúltima pieza (no olvidemos el caballo)
se imponen con su peón pasado. Short-Kuijf, y previniendo la amenaza estratégica .ixds -
Wijk aan Zee 1990. lllb4, que puede seguir contra otras jugadas
102 Desmontando la Siciliana 2

como por ejemplo '!Wh4. De nuevo las negras 19.. .fs


han intentado varias jugadas La jugada más lógica desde el punto de
1s... @hs vista estratégico. Esta posición se ha pues-
18 ... tlld4!? 19.tllc2 tllxc2 20J:ixc2 ©hs Es to en práctica sobre todo en partidas por
difícil hacer algo activo sin esta jugada que pre- correspondencia y el grueso de los análi-
para como siempre 22 .. .f5 y 22 ... ig4. 21.'ml41 sis ha ido filtrando la conclusión de que el
Esta jugada, puesta a prueba casi exclusiva- contrajuego negro puede controlarse. Además
mente en partidas por correspondencia, es la los módulos de análisis ofrecen una ventaja
causante de la caída en desgracia del esquema muy amplia a las blancas y eso desmoraliza a
negro. La dama apoya los incordiantes saltos virtuales investigadores. Sin embargo, en la
del caballo a e7 y f6. 21...fS?! Lógica, pero práctica es peligroso jugarla con blancas sin
con defecto táctico. Algo mejor es 21....ixd5 conocimientos muy precisos.
aunque hace fuertes concesiones posicio- 19 ...hds Es tan frecuente como f5, a pe-
nales y solo aspira al empate: 22.ixd5 fücs sar de hacer una concesión posicional grave.
23.E!dcl E:xc2 24.füc2 as 25. 'ªh5 füs 26.g4± 20.hds tllb4 (D) Las negras esperan eliminar
Luther-Nikolaidis, Aegina 1993. 22.tlle7! El el alfil con este salto, pero es posible también
detalle táctico. 22 ...hc4 (22 ... fxe4 23.lllg6+ 20 ... .!Dd4, especulando con jugadas como f3 o
'itigs 24.lllxfs E:xfs 2s.flg4 !!es 26.lkd2 .!De2. 21.E:c4! El propio Sveshnikov mostró el
@fs 27.ixe6 E:xe6 28.~f5+ @gs 29.~xe4+-) camino, lo cual merece la máxima confianza.
23.tllg6+ ©gs 24.tllxfs E:xfs 2sJ:ixc4 f:xe4 Las blancas preparan el cambio temático .!Dc2.
26.gxe4 ds La movilización de los peones ne- 21...f5 (21...a:bcs 22.lhcs fücs 23.15'h5!± evi-
gros obliga a cierto grado de atención, pero no tando .!De2 y seguido de .!Dc4; 21...f3 abre el
ofrece una compensación real. 27.t\'hs °%te6 camino a f5 al caballo blanco. 22 . .!Dc2 .!De2+
28.ga4 flc6 29.°%te2! Obliga a entregar el peón 23.'itifl fücs 24 . .!De3 .!Dc3 25.E:d2 .!Dxd5
de a6 para evitar el bloqueo. 29 ... e4 (29 ... a:as 26. E!xd5 fxg2+ 27. @xg2 ± con absoluto control
30.15'd3 d4 31.f3+-) 30.l!!xa6 'Wcs 31.b4 flxb4 de la posición) 22.lllc2! fxe4 (Algo mejor sería
32.flhs+- Oskulski-Ivanov, cr. ICCF 1994. .!Dc2) 23 . .!Dxd4 exd4 24.ixe4 ie5± Aún que-
18 ... fs?? 19.exf5 E!xf5 20.flxfs+-. da trabajo por el peón pasado de d4 y el sólido
19.~h4 (D) anclaje del alfil, pero la estructura de peones
de las negras es demasiado mala. Sveshnikov-
Vyzmanavin, Moscú, 1987.

Adelantándose a ig4. Ahora las negras


tienen dos continuaciones muy diferentes a
su disposición: 21.~k3! fs Más delicada es 21.. ..!Dxa2!? pero
Capítulo 8: 4... 0if6 5. lllc3 es Pelikan 103

después de 22.gh3 h6 23.~c4 las negras se en- posiciones de naturaleza tan abierta y la pare-
cuentran ante la tesitura de aceptar una posi- ja de peones centrales son móviles y pueden
ción pasiva o jugar fs en dudosas condiciones producir un peón pasado muy desagradable.
tácticas; por ejemplo: 23 ... ~bds (23 .. .fS 24.exfs 24 ... e3!?
-g¡xfs 25.~xd6 V:!f c2 26. V:!/hs± seguido de ~f7; La opción lógica y casi universal. No hay
23 .. .f6 24. V:!/hs Bessenyei-Kulcsar, Hungría cr. motivo para retrasar la creación del peón
1991. 24 ... ~b4 2s.V:!fg6 ~xds 26.l'hds V:!fc7 pasado.
27.ghd3± seguido de la captura inevitable en 25.fxe3 fxe3 26.gel!
d6; 23 ... fücs 24.g4 fxg3 25.gxg3 con un fuerte Es necesario poner todos los recursos en
ataque contando con la participación del caba- la lucha contra el peón pasado. Las negras ya
llo por la vía e3-f5) 24.g4! fxg3 casi única ante amenazaban e2 seguido de V:!f f7 y las otras
la amenazag5 25.gxg3! ~b4 26.~e3± una vez defensas son más artificiales.
más las blancas tienen un dominio absoluto de 26 ...YlYf7
las casillas críticas. 22J'fü3 if6?! 22 ... h6 es la Casi todas las partidas han seguido este ca-
única alternativa, sin experiencias prácticas mino, que es una muy lógica reorganización
hasta el momento. 23.~c4 ~xd5 (23 ... fxe4 de funciones, al ceder la dama negra la casilla
24.ixe4 fü6 25.V:!/xf6! ixf6 26.gxh6+ ©gs eB a la torre menos activa. Solo otra jugada
27.gxd6+-) 24.-ªxds gf6 25.exfs V:!!xfs 26. V:!fh5 aparece en mi base de datos, pero considera-
V:!fxhs (26 ... V:!fbl+?! 27.V:!/dl V:!fxa2?? 28.-ªd2+-) remos alguna más.
27.-ªxh5:t; las negras tienen problemas para 26 ...!:fü4?! es una defensa artificial del
mantener el equilibrio material. 23.ie6! peón. 27. V:!!g3! captura el peón pasado en bue-
Todo esto ya está en el análisis de Renet a su nas condiciones. 27 ... e2 28. V:!fd3 as 29. V:!fxe2+-
partida con Kortchnoi. 23 ...Ue7 (23 ... .ixh4? Almasi-Mohr, Cto. Equipos Croacia 1996; 26 ...
24 ..bd7 ie7 25.ixfs fü7 26.-ªd2+- pierde e2?! 27.-ªd2!+-; 26 .. J~ds?I 27.-ªxdB V:!fxdB
un peón limpio; 23 ... V:!f a7 24. V:!fh5 fxe4 25.ifs 28.~xds -ªxd8 29.~xe3 .id4 30.©fl+- y las
fü7 26.ixe4 ~xa2 27.~c4+- con un ataque blancas se zafan de la clavada.
decisivo) 24.~hs fxe4 25.~c4 e3 26.~xd6+­ 27 .llixe3 l'.:füe8 (D)
Domínguez-Almeida, Cuba 1999.

20.lLJxf4!
Este tratamiento táctico, no solo ha sido
exitoso hasta ahora, sino que es la única ma-
nera de evitar que las negras se hagan con el
mando de la partida. La próxima serie de juga-
das es prácticamente forzada.
20 ... exf4 21.ixe6 YlYxe6 22J~xc6 fxe4
23Jkxd6 YNe8
Ahora las blancas tienen muchas alternati-
vas, pero la que recomiendo es la lógica rota-
ción del caballo hacia el centro de la batalla. Dos peones de ventaja, pero las piezas
24.llic4 negras superactivas, no es de descartar alguna
Es buen momento para hacer balance, las simplificación que lleve a un final de tablas o
blancas han ganado un peón y sus piezas están incluso la pérdida del caballo si las blancas no
situadas de forma casi ideal. Aún así, la posici- tienen cuidado.
ón no es fácil, porque el alfil es muy fuerte en
104 Desmontando la Siciliana 2

28.~ffl! 38 ...Y«b1 39.'e«d4+ ©gs 40.'e«ds+ ©g7


Esta brillantemente calculada jugada, que 41.h4 Y«fl+ 42.Wg4 Y«e2+ 43.Wh3 'e«e3+
elimina la clavada y logra simplificar, parece 44.'e«f3 Y«cs 45.Y«f4 Wg6 46.Y«e4+ ©g7
el mejor camino de las blancas para realizar su 47.b4 Y«bs 48.©g3 Y«f1 49.'e«g4+ @hs
ventaja material. so.hs Y«el+ 51.Wh2 Y«e5+ 52.g3 Y«ds
28.c!llc4?! ge4! 00 Es un ejemplo de lo que 53.'ªc8+ Wg7 54.h6+ @f7 55.'e«xa6 'ªd2+
puede pasar si no se pone atención. 29. '1Wg3 56.Wh3 Y«xb4 57.'e«d3 Y«bz ss.'ªxh7+
i.d4+ 30.~xd4 a:xd4 31. 'IWeS+ 1Wg7 32. ~xg7+ @fs 59.'ªfs+ @gs 6o.©h4 Y«h2+ 61.'e«h3
l!ixg7= Mierzynski- Walczak, cr. Polonia 1993; 'ªc2 62.'e«g4+ @f7 63.h7 Y«xh7+ 64.'ªh5+
28.h3!? parece buena también, pero des- 1-0
pués de 2S ... i.f6! 29. ~c4 (29.~f2 i.gs! 30.~xf7
~xf7 31. gd3 füe7 32.@f2 fü7+ 33. 'ít>e2 füe7= y Partida 8.08
no se ve como las blancas pueden deshacer la Asrian,K- Wang Yue
clavada) 29 ... i.gs! es difícil deshacer la clavada: Khanty Mansyisk, 2005
30.~c3+ i.f6 31.~c4 i.gs 32.~c3+ i.f6 33.'1Wc4
!4-Y.! Wedberg-Kharlov, Skelleftea 1999. 1.e4 es 2.lllf3 tDc6 3.d4 cxd4 4.tDxd4
28 ...Y«a7 tDf6 s.lüc3 es 6.tDdbs d6 7..igs a6 s.tDa3
Este parece el motivo que hace la anterior bs 9.hf6 gxf6 10.tDds fs u ..id3 ie6
jugada blanca errónea. 2S ... 1Wc7 29Jhf8+ a:xfs 12.0-0 .ixds (D)
30.gdl \Wes 31.1Mfel \Wcs 32.b4 1!9b6 33.@hl
ges 34. ~d2 i.h6 3s.1!9b2+ i.g7 36 . .!llds!+-
Gallinnis-Toro Solis de Ovando, cr. 19S9.
29J~xfs+ .txfs
29 ... a:xfs 30.~el ges (30 ... i.d4 31.ge6)
31.1Mff2! i.d4 32.ge6! lleva a la partida.
30.'e«f6+ .ig7 31.Y«fz .id4
31. ..~cs! Es lo más tenaz. 32.l;!ds! Wlc3
33.lLlfl füs, pero las blancas retienen la ven-
taja: 34.~d2! 1!9a1 35.~dl Wlxa2 36.lLld2± de
camino a f3.
32J;e6!
Única pero desagradable. La teoría de aperturas se mueve cada vez
32 ...Y«d7 más deprisa. Y actualmente, en un periodo de
32 ... 1'%cS 33.g3 Wlb7 34.Wlfs! y la presión se pocos años, esta línea ha sustituido por com-
acaba. pleto a la antigua variante 12 ... i.g7. Como la
33.ge4! he3 mayoría de las decisiones en ajedrez, tiene
Las negras optan por recuperar un peón puntos claros y oscuros, las negras pierden
pero abandonando toda su iniciativa. Otras su mejor alfil, pero eliminan el caballo bueno
jugadas pueden ser peores, pero en la prácti- de las blancas. En la posición con alfiles de di-
ca esta jugada facilita la tarea blanca. 33 ... h6 ferente color que se produce, las blancas tra-
34.~f4±; 33 ... ~ds 34.~f4±.
tarán demostrar que pueden construir un ata-
34.Y«xe3 Y«dl+ 35.Wf2 Y«c2+ 36.Wf3 que debido a que las negras no pueden oponer
gxe4 37.Y«xe4 Y«xa2 38.Y«c4± una barrera de peones sólida en las casillas
Por supuesto las negras tienen opciones de
blancas.
tablas, pero su tarea es ingrata.
Capítulo B: 4... lll f6 5. ll:i c3 es Pelikan 105

Pero las negras tienen también sus triun- tar a las piezas menores blancas y movilizar
fos: ya no deben preocuparse más del punto el trío de peones activos de las negras (los
ds y el caballo blanco necesita mucho tiempo dos de f y el de e), pero en realidad es más
para salir de su exilio en a3. La batalla teóri- frecuente comenzar con el desarrollo del alfil
ca es encarnizada y muchos jugadores han que nosotros tomaremos como línea secunda-
participado en ella, entre ellos los mejores ria por una cuestión de claridad.
del mundo (Leko, Topalov, Shirov, Kramnik, 14 ...i.g7 El plan natural, preparando el
etc.), pero en los últimos años ha pasado a un enroque corto, antes de lanzar el juego acti-
discreto segundo plano, mientras la discusión vo con la pareja de peones centrales y los dos
teórica se centra en la línea posicional 9.lllds. del flanco de dama. Casi siempre traspone a
Es un momento mejor para los aficionados, 14 ... e4, pero nosotros usaremos esta sección
que pueden sacar un mayor rendimiento a sus para analizar únicamente aquellas variantes
investigaciones, sin la constante vigilancia de que no trasponen. 1S.9hs Poniendo presión
las partidas más recientes. en el punto fs y haciendo compañía al futu-
13.exds ~e7 14.c3 ro enroque negro. Si las negras se deciden
Esta es la jugada más flexible y es la que por avanzar el peón e, entonces las blancas
recomiendo, manteniendo abiertos los planes preparan la ruptura f3 y vienen al flanco de
de atacar la cadena del flanco de rey con f3 o rey con el caballo y la torre lejanos. Esta ha
la del flanco de dama con a4, y de momento, sido la continuación más popular durante
preparando el reciclaje del caballo. años y lo sigue siendo, pero el plan clásico de
14.lllxbs por supuesto gana un peón y fue inmediato reciclaje del caballo con lllcz está
la variante principal durante mucho tiempo, ganando partidarios y lo analizo en la siguien-
pero actualmente se considera que las negras te partida. 15 ...ti'd7 Intentando mantener la
obtienen buen contrajuego. formación de peones. 16J!adl (D) La torre se
14.gel ha logrado cierta popularidad re- prepara con tiempo a defender el peón ds. Las
cientemente, pero me parece menos fundada, blancas confían en obligar a los peones negros
porque c3 cerrando "un poco" la diagonal del a moverse con el reciclaje del caballo hasta e3.
alfil negro, me parece necesaria tarde o tem- La alternativa 16.!l.ael!?, que implica la entre-
prano. ga del peón de ds, es también atractiva.
14 ... e4

16 ... gcs La torre negra se dirige a es sin


El avance del peón es necesario tarde o permitir a las blancas completar su reorga-
temprano para abrir el juego al alfil, moles- nización de forma cómoda. 16 ... 0-0 es menos
106 Desmontando la Siciliana 2

lógica porque deja al caballo blanco llegar a las negras) 23 ... c!Oxfs No hay experiencias
e3. 17.~bl! h6 18.g3 E:ac8 19.li:lc2 as 20.li:le3 con la alternativa 23 .. .l0k2 pero después de
e4 21. 'it>hl! se trata de no permitir la clavada 24.li:lxd6;!; el peón d pasado debe ser peligroso.
después de f3 que de todos modos es jugable 24.'f!xfs Ei:e3 25.'f!hs;!; con alfiles de distinto
directamente. 21...f4?! Las negras se tiran al color la iniciativa adquiere mayor importan-
rio; a cualquier otra jugada sigue f3 con buenas cia. Ahora las blancas están mejor preparadas
posibilidades de ataque. 22.gxf4 fs 23.E:gl± para atacar el enroque negro, pero la batalla
Howell- Arakhamia, Port Erin 199S. 17.t0c2 está muy abierta.
(17.~bl E:cS 00 ) 17 ... 0-0 Ahora, por el contra-
rio, esta jugada es más útil que E:cs, como se 14 ... 'f!d7 (D) Una idea de Rogozenko,
puede ver comparando la partida del texto preparando un plan ambicioso y con mucha
con la siguiente: 17 .. .:i:ks 18.li:le3 e4 19.i.bl! lógica. La torre tomará la columna g y luego
o-o (19 .. .f4 20.li:lg4± y no se puede jugar fs. el rey puede ir hasta h8 si hace falta por sus
20.g3!± preparando f3. La torre en es resul- medios. Las piezas negras estarán situadas
ta una pérdida de tiempo. Dolmatov-Chejov, más agresivamente. Sin embargo las blancas
Alemania 1992. 18.f3 Preparando el ataque pueden aprovechar los defectos de la idea
al peón fs con li:le3. En contraste con la vari- negra, esencialmente la incomunicación de
ante anterior, el ataque directo no funciona. las torres negras para acelerar su ataque en el
Se puede intentar prepararlo con 18.g3!? e4 flanco de dama.
19 ..ie2 f4 20.f3! t con una posición realmen-
te interesante, pero al alfil blanco no está en
su mejor diagonal. Palac-Verdier, Montpellier
1998. 18 ...h6 Las negras intentan adelantarse
al plan blanco que necesita gastar un tiempo
con 'it>hl antes de llevar el caballo a e3. En ese
caso ahora las negras están preparadas para
jugar f4 seguido de fs con posición correcta.
Esta jugada es tan lógica que es la única que
se hajugado.18 .. Jks? 19.li:le3 'f!a7 20.©hl+-;
18 ... li:lxds? 19.i.xfs 'f!a7+ 20. ©hl li:lf6 21. 'f!h3
E:cd8 22.li:lb4+-. 19.f4! La sutileza preparada
por Lutz es muy profunda. En la subsiguiente 15.t0c2! Creo que ahora tiene menos sen-
posición con alfiles de diferente color el peón tido llevar la dama a hs, donde puede ser hos-
esta mucho peor en h6 que en h7 y eso per- tigada y por el contrario es más eficaz acele-
mite a las blancas una cierta iniciativa. 19 ... e4 rar el ataque en el flanco de dama. 1S ....i.g7
20.J.e2 ~ks 21.li:le3 Y«a7 22.@h1 gxc3 Este (15 ... E:g8 16.a4 e4 17.!e2 f4 18. 'it>hl! el ataque
sacrificio de calidad era bien conocido con el negro está controlado y ya se amenaza axbs.
peón en h7 y es correcto ahora, pero no fun- 18... li:lfs?! 19.axbs li:lh4 20.l3g1ig721.E:xa6+-
ciona tan bien. Por otro lado si las negras no Talla-Sengupta, Legnica 2006) 16.a4! e4
hacen algo muy concreto tienen que enfren- 17 ..i.e2 0-0 18.axbs axbs 19.'f!d2;!; Las negras
tarse a dos ideas peligrosas después de la con- tienen algunas debilidades muy claras (bs, la
solidación de la posición blanca: la ruptura g4 cadena fS-e4) y el caballo blanco tiene buenos
atacando, y la maniobra g3-il.fl-h3 poniendo puntos de apoyo (b4 sobre todo). Bologan-Ni
cerco al peón de fs. 23.c!Oxfs! (23.bxc3 'f!xe3 Hua, Shanghai 2001.
24.c4 b4~ es realmente más prometedor para
Capítulo 8: 4... éiJf6 5. éiJc3 e5 Pelikan 107

14 ... :Sgs Con el mismo plan que la alter- tarios del propio Kramnik en Informator)
nativa 14 ... Wd7 pero algo menos lógica, por- 18. ©hl La inmediata 18.i.b3!? i.xc3 (18 ... 0-0
que la torre negra puede crear molestias adi- 19.l!Jc2±) 19.bxc3 \Wxa3 20.f3 parece más
cionales a la dama blanca cuando esta ya se clara aún. 18 ... i.xc3 19.bxc3 \Wxa3 zo.i.b3
haya situado en hs. 15.:Sel! Lógica puesto que '.Wb2 21.f3 E:g8 Kramnik se las ingenia para
ahora el rey negro está condenado a seguir conseguir contrajuego, pero según sus pro-
en el centro y se deja sitio al alfil para defen- pios análisis sigue estando peor después de
der el punto atacado por la torre negra. 15 ... 22.g3 f4 (Polgar-Kramnik, Guarapuava 1991)
e4 16.i.fl i.g7 17.tLlc2 Con esta jugada natu- 23.'.Wh4!;l;.
ral del caballo las blancas abren perspectivas 16 ...Vcs Se ha jugado incluso más veces
interesantes en el flanco de dama (con a4) y que 0-0, pero normalmente traspone y da
en el centro. 17 ... i.es 18.a4!± Wedberg-Bator, una buena alternativa a las blancas: 17.gael!
Estocolmo 2000. (17.füdl!? Hamdouchi-Handke, Pyramiden
Franken Cup 1998 es ahora posible e intere-
1s ..tc2 sante) 17 ... '.Wcs (17 ...0-0 traspone a la partida
15.i.e2!? i.g7 16.l!Jc2 o-o 17.a4! Traspone principal) 18.©hl 0-0 19.f3 traspone a la par-
a la siguiente partida y ha dejado mejores op- tida principal, aunque 19.g4!? puede ser aún
ciones a las blancas de desviarse; por ejemplo: más fuerte.
17.Wd2!? 17Jfael!
15 ... ig7 16.VNhs (D) La jugada más ambiciosa. Las blancas pre-
paran la ruptura de la cadena de peones ne-
gros con f3, el paso de la torre al flanco de rey
y una mejor circulación del caballo y el alfil
en el flanco de dama. Su mayor defecto es el
abandono total del flanco de dama a los golpes
de las piezas negras.
17 ...VNcs
La respuesta universal llevando a una po-
sición clave donde las blancas pueden elegir
entre muchas continuaciones.
17 ...:Scs falla por detalles tácticos: 18.i.bJ!
:Ses 18 ... j:!bg a pesar de tener éxito en una
16 ... 0-0 partida, no puede ser lo mejor. 19.lLlc2 (19.
El orden correcto es, como casi siempre, la f3! castigando directamente los titubeos ne-
jugada más flexible. Las negras esperan a ver gros, puede ser mejor) 19 ...as 20.a3 :Ses 21.Í3
la colocación de la torre de dama blanca antes l!Jg6 22.fxe4 fxe4 (Timoshenko-Wang Yue,
de elegir entre las maniobras Wc8-c5 o bien Moscú 2004) y ahora 23.Wg4 We7 24.fü2± y
l'!c8-c5. Alternativas: las negras no pueden mantener su peón de
16 ...Wfas es una simple excursión a la e4. 19.tLlc2 %Yd7 (19 ... l!Jxds 20.i.xds füds
caza de peones (amenaza i.c3), que puede 21.:B:xe4!±) 20.fJ! as 21.aJ exfJ 22.\WxfJ .tes
comprometer seriamente la posición negra, 23.gJ y en unas jugadas será posible jugar
si las blancas siguen su plan con determina- l!Je3 y el peón de fs caerá. Kovalev- Palac, Neu
ción: 17.l'!ael! .!%a7 (17 ... i.xc3 18.bxc3 Wxa3 Isenburg 1992.
19.ixe4! fxe4 20.l'!xe4 E:a7 21.füel Wxc3 18.f3!? (D)
22.Wgs Wc7 23.h4± de acuerdo a los comen- Una continuación que sigue estando poco
108 Desmontando la Siciliana 2

explorada, a pesar de ser la continuación nor- Lo normal parece recuperar el peón y quedar-
mal del plan blanco. Por supuesto, las negras se con el gran caballo contra el alfil "malo".
pueden aprovechar la diagonal que se abre 20 ... E:ea 2i.lllc2 E:es 22.\Wd1 i:!gs 23.llld4± y
contra el rey blanco para dar algunos jaques, con el mal caballo de regreso a la partida las
pero está por ver que esto sea importante. blancas deben estar mejor; 20 ... °@cS+ 21.©hl
18.ib3 Ha sido la jugada de moda muchos b4 22.cxb4 '@xb4 23 ..id3 'ªxb2 24.lllc4 'ªc3
años y no podemos decir que esté refutada, 2S. °@e2±. 21.bxc3 '@es+ 22.©hl Wxa3 23.eS!
pero tiene el defecto de que el alfil se marcha Cambiando el signo de las piezas menores.
de la diagonal más lógica.18.©hl es la jugada 23 ... dxes (23 ... °@a4? 24.ge4 '@as 2S.E:exf4+-;
más frecuente, preparando f3, pero ¿es nece- 23 ... 'tYxc3 24.e6!--+) 24J'ff3! (24.E:xeS ~xc3
sario prepararlo? 2s.füs gada! 26.E:sxf4 füds! 27. \Wxds lllxf4
28. '&d6 llle6 29. Wxa6 '&c4=) 24 .. Jfae8 25.f!:h3
y las negras necesitan hacer 2S ... ©g7 después
de 26.E:dl! la posición negra es muy peligrosa.
18 ... Wcs+ 19. ©h1 e3 20.ixfs (20.g4!?
es más compleja pero puede ser más fuerte)
20 ... lllxfs 21.°@xfs fües 22.ge2 ixc3 23.bxc3
Wxa3 24,gxe3 :Sxe3 2S. '&gS+ i;!;>ha 26.~xe3
\Wxa2 27.~d4+ ©g8;t.
19.t!lJbl bxc3 20.tllxc3! (D)

18 ...b4!
18... ttlxds 19.fxe4 '@cs+ 20.fü2 llle3 21.exfs
±;De la Villa-Gómez, Matalascañas 1993.
18 ... lllg6!? Es una entrega de peón temá-
tica y tal vez se convierta en la jugada crítica
si esta variante se juega más. Me parece muy
difícil evaluar la compensación en esta posici-
ón con multitud de temas. Es necesario ana-
lizarlo y jugarlo. 19.fxe4 f4 20 ..ibl Es difícil
elegir una jugada para las blancas, puesto que Esta es mi sugerencia, las blancas plantean
las otras jugadas de alfil e incluso lllbl son in- un ataque peligroso, pero es cierto que sus dos
teresantes, pero me inclino por mantener el piezas menores no ocupan posiciones sólidas.
alfil en la diagonal que apunta a h7 y dar paso 20 ...i.xc3
al caballo. 20.fü3!? es la alternativa más pro- Resolviendo el problema de golpe. Otras
metedora. 20 ...Wcs+ (20 ... b4? 21.cxb4 ixb2 jugadas deben esperar su bautismo.
22Jfü3+-; 20 ... E:e8 21. E:h3 h6 22. ch hH es di- 20 ... ~fü8!?21.ib3! ixc3 (21...id4+22. ©hl
fícil de valorar. Las negras tienen una gran e3 23.llle2 ixb2 24.°@gS+ lllg6 2S.V9xe3±)
casilla en es, pero me parece mucho que com- 22.bxc3 Wxc3 23.fxe4 fxe4 24.~heH.
pense por un peón y una estructura desastro- 21.bxc3 Y9xc3 22.i.bl
sa) 21.©hl b4 22.cxb4 (22.lllbl!?) 22 ... °@xb4 El alfil necesita luego más trabajo para
23.E:bH con otra posición extraña) 20 ...hc3 volver a la partida. Por eso propongo 22.~e2!
Capítulo 8: 4... ltJf6 5. ltJc3 e5 Pelikan 109

con ideas similares: 22 ... llig6 (22 ... !l:ab8 No debemos dejarnos confundir por el or-
23.fxe4 fxe4 24.ixeH da la iniciativa a las den de jugadas. Si las blancas desean hacer
blancas) 23. ~xfs exf3 24. ~xf3 Es un poco tar- el plan de esta partida, siempre contestarán
de para evitar el cambio de damas. 24 ... ~xf3 al avance de peón con ie2 y si desean el de
(24 ... Wf d4+ 2s. ©hl !!aes 26. Wffs ~c7 evitando la anterior con ic2, pero ninguno de los dos
Dd7 27.h3;!; y las torres blancas se activarán planes puede evitarse.
con amenazas sobre el rey o el peón de a6) 1s.c!Dc2!? (D)
2s.~xf3 :Bae8 26.id3! y a diferencia de la par- Esta es la idea. Las blancas siguen con el
tida las blancas pueden mantener una torre, plan más tradicional, reciclando el caballo y
que se coordina mejor con el alfil y hace el preparando a4. Su mérito relativo comparado
peón de a6 muy débil. con ~hs es más o menos equivalente.
22 ... c!llg6!
El sacrificio típico con la ventaja de que en
esta caso es una devolución.
23.'ª'xfs
23.fxe4! f4! 00 , pero no 23 ... fxe4?! 24.~xe4
con ventaja blanca.
23 ... exf3 24.'ª'xf3
Forzando el final, donde torres y alfil serán
superiores, pero ...
24 ...'ª'xf3 25.:sxf3 gae8 26.~xeS gxes
21 .@f2
27.idJ intentando mantener el alfil. Es
más lógica, pero después de 27 ... as 2s.@f2 15 ... 0-0
Efü8= la torre negra es demasiado activa. 15 ... e4 casi siempre traspone pero tiene
21 .• Jfüs 2s.gb3 significado propio en algunos casos: 16.ie2
La única forma de luchar por la ventaja. 'l!!Yb6!? Esta es la alternativa más lógica a 0-0,
28 .. J:txb3 29.axb3 tLle7!= porque dificulta a4. Las blancas se encuentran
El caballo se dispone a crear una barrera ahora con un montón de planes interesantes y
en el flanco de dama, junto con su peón de a. solo s partidas en la base de datos. Una de los
30.i.e4 as 31.<iie3 tLics 32.g4 planes es insistir con la idea de a4, preparada
32. ©d4 llib6 y no hay forma de pasar. mediante Wf d2 o bien con ~e3 y algo de tácti-
32 ... h6 33.<iif4 ©g7 34.h4 <iif6 3s.J.fs ca. Pero con la dama en b6 creo que tiene sen-
tLlb6 36.©e4 a4 37.bxa4 c!üxa4 38.©d4 tido cambiar al juego en el flanco de rey. 16 ...
lllcs 39.1c2 li:Ja6 40.<iie4 li:Jb4 41.J.dl f4!? es una sugerencia de Rogozenko que no
c!lla6 42.<iif4 li:Jb4 43.©e4 !4-!4 se ha probado. Puede seguir 17.a4 O-O 18.axbs
axbs 19.l':!xa8 Wfxa8 20.llib4 con posiciones
Partida 8.09 similares a la partida. 17 .ed2 17.a4!? bxa4
Sadvakasov D. - Khalifman A. 18.~e3 o-o 19.~c4 ~es 20JhaH me parece
Sochi, 2005 algo favorable a las blancas, pero las negras
tienen contrajuego en varios lugares (ds, b2 y
1.e4 es 2.li:Jf3 li:Jc6 3.d4 cxd4 4.li:Jxd4 el flanco de rey). 17 ... o-o 18.fggs Este giro de
ttlf6 s.li:Jc3 es 6.li:Jdbs d6 7 .J.gs a6 s.li:Ja3 la dama blanca es muy lógico, pero es el mo-
bs 9..ixf6 gxf6 10.li:Jds fs 11.J.d3 J.e6 mento de considerar otros planes interesan-
12.0-0 hds 13.exds li:Je7 14.c3 i.g7
110 Desmontando la Siciliana 2

tes que están inéditos. 18.g3!? para seguir con tes de abrir la columna a, aunque provoca la
~gs de todos modos; 18.a4 bxa4 19.!l:fbl 00 • irritación del contrajuego negro. 17 .axbs axbs
18 ... tDg6?! Una entrega de peones demasiado 18.l2Jb4 e4 19.ie2;!; es sano pero algo más
sencilla. Más crítico debe ser defender el caba- romo.17 ... e4 18.ie2 f4 19.ti'c2 fs 20.ga3 V!Vb7
llo: 18 ... ~b7 19.lDe3 h6 (19 ... ~d7 no logra de- 21.gfal El ataque blanco llega a su punto má-
fender el peón 20.lDxfs! ~xfs 21.~xe7 ~xds ximo. 21...aS! 22.lüe6 bxa4 (22 ... b4? 23.cxb4
22.füd1 ~es 23. ~xd6±) 20. ~hs f4 (aquí se axb4 24Jfü3+- gana un peón) 23.tüxe7+ V!Vxe7
comprueba la utilidad de tener el peón en g3) 24.~a4 ies 2S.f3! 00 y hay que seguir anali-
21. tDfs ttJxfs 22. ~xfs l:!ae8 23. ~xf4 ~xds zando las consecuencias del ataque negro en
24.füdl W/es 25. ~dn y la posición blanca es el flanco de rey, porque las blancas ya domi-
algo más sana, aunque las negras deben tener nan sin respuesta en el flanco de dama.
contrajuego suficiente. 19.~xfs gac8 Galkin- 16 ... eb6 (D) Con ideas similares, pero no
Tregubov, Rethymnon 2003 y las blancas pue- permitiendo la maniobra ~d2-g5 del anterior
den elegir entre capturar un segundo peón o comentario.
consolidarse con 20.ltJe3±.

16.a4 (D)
Comienza el asalto típico a la pareja de
peones del flanco de dama. Es curioso el con-
traste entre este plan donde el alfil blanco se
sitúa en la diagonal fl-a6 enfrente de la pareja
a6-b5 y el de la partida anterior donde se sitúa
en la diagonal bl-h7 frente a la pareja fS-e4.
¿Cuál es el tratamiento más correcto?, es
difícil contestar, porque probablemente de-
pende de la eficacia del contraataque negro.
17 .axbs axbs 18.~d2 Creo que las blan-
cas pueden explotar el retraso de e4 con la
secuencia. 18.~e2! e4 19.tbb4!;!; y el peón de
bs va a caer, sin que parezca que el de ds lo
compense del todo. 19 ... !'l:xal 20.lhal \!9cs
21.ixbs tbxds 22.tbxds ~xds 23.l:!dl ~es
24.icH. 18 ... e4 (18 ... ~b7 es otra forma de
cambiar peones 19.tDb4 lDxds 20.!xfs l:!xal
21.l:!xal tbxb4 22.cxb4 E:a8 23.E:dH y la dife-
rencia de los alfiles favorece a las blancas, aun-
que parece testimonial) 19.ie2 lüg6 20.ti'gs
Otra vez la dama desde aquí acaba comiéndose
16 ... e4 un peón lo que me hace dudar de la corrección
Sin esta jugada no pueden pasar las de la idea '!Wb6. 20 .. .f4 21J~xa8 Eixa8 22.~fs;t
negras, pero veamos alternativas que se han Galkin-Bogosavljevic, playchess.com 2007.
empleado. 16...ba4 17.ga4 a5 18.~d2! ges 19.tbe3
16 ...Ylid7 Disponiéndose a defender la e4 20.ie2 ges 21.g4! y con la caída de su
futura debilidad en bs. 17.lüb4! Parece me- pareja de peones, las negras se enfrentan a un
jor mantener la presión y doblar torres an- fuerte peligro. Salgado-San Segundo, Lugo 2009.
Capítulo 8: 4... li:Jf6 5. li:Jc3 e5 Pelikan 111

17 ..ie2 bxa4 mejor) 22 .. .f4! 23.!'lxe4 fxe3 24Jhe7 exf2+


Las defensas del peón con la dama tras- 25. ©g2 Wds 26.ge3 l:'lxb2 27.l'hf200 lleva a
ponen a lo que hemos visto, mientras que la una posición con alfiles de distinto color que
defensa con la torre parece muy pasiva, sólo es difícil de valorar.
queda romper la baraja. 20 ... f4? es prematura; 21.gxe4! y tampoco
11 .. J~bs?! 18.axbs axbs 19.1Mfd2 1Mld7 es posible prepararlo con llig6.
20.llib4 i.es 21.g3±; 17 ... f4!? 18.axbs axbs 21.Wlb3!?
19.vtíd2!t. 21.lk4 es una alternativa equivalente:
18J~xa4 YHb6 (D) 21...~b6 (21...'!Was 22Jfa4 IM!cs 23.'!Wd2 f4
18 ... as 19. '<Mf du Dejando paso a la segun- 24.lOdlt) 22.!ib4 IMlcs Las negras no están
da torre y reservándose la decisión de saltar dispuestas a hacer concesiones para evitar las
con el caballo a e3 o d4. tablas y por lo tanto no hay más remedio que
18 ... lüg6!? 19.gxa6 (19.1Mld2!t evitando jugar con b4.
IM!gs, es más prudente, puesto que f4 no es 21 ... gxb4 22.cxb4 Yfcs?!
posible todavía. 19 .. .f4? 20.!'lxe4) 19 ... l:'lxa6 La variante crítica debe ser 22 ... IM!b6 (o
20.i.xa6 IMlgs 21. '<Mf cl f4¡¡; y las negras logra- bien intercalando 1Mld4, gd1) 23.gal !'lbs
ron un adecuado contrajuego en Ivekovic- (23 .. J!as 24.bS as 25.ll:ic4±) 24.füa6 Wxb4
Kanmazalp, Heraklio 2004. 25.~xb4 :Sxb4 26.!ixd6 :Sxb2 27.gds+ i.fs
28.i.fa con un final en el que las negras
siguen teniendo algún problema.
23.g3
23.l~al!? f4 24.ixa6 IM!as 2s.lDc2 '1:f!xds
26.~xds llixds 27.gdl=; 27.i.b7 ll:if6 2s.bst
es como siempre en esta variante muy
complejo, pero el peón de b parece más
peligroso.
23 ... lllg6
23 .. .f4!? Es una interesante propuesta
de Rogozenko: 24.gxf4 l0g6 pero ahora las
blancas no deben devolver el peón con ~c4
19Jfü4 si no jugar: 25. '<Mr c4 (25.fS! ll:if4 26.i.cH)
19.ti'al!? Plantea el interesante y temático 25 ... ll:ixf4+.
sacrificio del peón ds a cambio de las casillas 24.Yfc4?!
blancas, pero no parece suficiente: 19 ... lüxds ¿Porque ceder la tensión?
20.gd¡ llie7 21.lDb4 ~:ifd8 00 Klovans-Roiz, Biel Las negras todavía tendrían mucho traba-
op 2006. jo después de 24.l0c4!t gda 25. '<Mre3 porque
19 ... Yfcs 20.llle3 gabs las blancas dominan el flanco de dama.
Cualquiera de las dos jugadas de torre a b8 24 ... f4
ofrece las mejores posibilidades de igualar a 24 ... '!Wd7?! 'es floja por' 25.1Mlc6;!;.
las negras. 25.VHxcS gxcS 26.gxf4 gbs
20 ... :Sfbs!? 21.!ic4 (21.~b3 es menos efi- Ahora sí que no hay nada que rascar.
caz ahora 21...!ixb4 22.cxb4 '<Mrd4!) 21...1Mlb6 26 ... ll:ixf4 27.i.xa6 !ib8 28.bS.
22.g4 (22.i.hs!? para g4 después puede ser 27 ..ixa6 ~-~
112 Desmontando la Siciliana 2

Esquema Resumen: 1.e4 es 2..!LJf3 lllc6 3.d4 cxd4 4.lllxd4 lllf6 s.lllc3 es 6.llldbs

- 6... h6 Una variante sólida aunque algo pasiva. 7.ie3! t.

6... d6 7.igs a6 8.tba3 .ie6 C~;J'>con las siguientes opciones:

- 8... ds?! Complicada pero floja ±.


- 8... .ie6!? Las blancas pueden mantener el control jugando con precisión ±.
- 8... bs 9..bf6 gxf610.lllds .ig7 Las blancas logran controlar el contrajuego negro sin agobios t.

10 .. .fs ll ..icl3 .ie6 12.0-0 .ig7 y ahora:

-13.Whs o-o? Perdedora aunque bastante frecuente+-.


- 13.Whs h6?! Las blancas logran controlar la posición±.
- 13. Whs f4 14.c4 b4?! Pasiva. Deja las manos libres a las blancas ±.
- 13. Whs f4 14.c4 bxc4 15 ..ixc4 llld4 Complicada. Puede haber mejoras ±.

1S ..ic4 0-0 16.l'~acl y ahora:

- 16 ... llld4?! Floja. Las blancas logran el control±.


- 16 ... .!!a7?! Las blancas no tienen problemas ±.
- 16 ... llle7 L6gica para romper el control blanco, pero se queda a un paso de conseguirlo t.

16 .. J"füs y ahora:

- 17.b3 Was Complicada, pero ha perdido su encanto inicial t.


- 17.b3 Wd7 18 . .!!adl @h8 19. Wh4 ixds Lucha por el control de ds, pero las blancas lo
mantienen ;!;.
- 17.b3 Wd7 18 ..!!adl @h8 19.Wh4 fs La variante más tenaz, las blancas mantienen una
mínima ventaja t.

10.. .fs ll ..id3 .ie6 12.0-0 .ids! 13.eds llle7 14.c3 y ahora:

- 14 ... .!!g8?! Ambiciosa pero imprecisa±.


- 14 ... Wd7 Perfeccionando la idea anterior. Las blancas deben cambiar de plan t.

14 ....ig7 lS.t'fhs con las siguientes posibilidades:

- 15 ... Wd7 Sólida, incisiva y con terreno por investigar±/=.


- 15 ... e4 16 ..icz Was Especulativa y arriesgada±.
- 15 ... e4 16.ic2 WlcB Un orden impreciso t.
- 15 ... e4 16.ic2 0-0! Lo mejor. Después de 18.f3 la investigación debe seguir±/=.

14 ...i.g71S.lllc2 e4 16 . .ic2 0-0 17.a4!? Un plan sano y poco investigado t/=.


Parte 3. 1.e4 c5 2.tlJf3 e6 3.d4 cd4 4.tlJd4

Capítulo 9: 4... ics; 4... W/b6; s ... ics y s ... '1Wb6


Capítulo 10: 4... lt:Jf6 5.lt:Jc3 ib4 Contraataque siciliano
Capítulo 11: 4... lt:Jf6 s.lt:Jc3 lt:Jc6
Capítulo 12: 4... lt:Jc6 Taimanov
Capítulo 13: 4... a6 Paulsen
114 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 9
1.e4 es 2.tllf3 e6 3.d4 cd4 4.tlld4 jugadas:
4 ....tcs; 4 ... Wfb6; s ....tcs y s ...Wfb6
Valoración **

Introducción
He decidido incluir las variantes que comienzan con .tes o '<M'b6 (en las jugadas 4 o 5) en el
mismo capítulo por varios motivos. En primer lugar, las variantes que propongo para intentar
la refutación a veces trasponen; en segundo lugar las ideas básicas son comunes y por último
existen muchas otras trasposiciones entre ellas, también en el caso de que las blancas elijan un
tratamiento diferente al propuesto en este libro.
Mis conclusiones teóricas no son nada halagüeñas para estas variantes, incluso podríamos
considerar refutada 5 ... '<M'b6, motivo por el que he eliminado su capítulo propio. Sin embargo
los resultados obtenidos en la práctica son bastante razonables. En mi opinión esto es debido a
que los jugadores de blancas no las han tomado en serio y todas ellas tienen un alto potencial de
contrajuego. Si las blancas creen que basta con retirar el caballo atacado y luego siempre habrá
una pequeña ventaja, pueden estar cometiendo un error y no sólo de naturaleza psicológica. En
mi opinión la mayoría de las posiciones con la retirada del caballo blanco, sobre todo las deriva-
das de 4 ... '<M'b6 ofrecen a las negras un juego lleno de posibilidades.

Historia

Las variantes 4... .tcs y 5... .tcs trasponen entre sí muy a menudo y tienen una historia para-
lela. Como en tantas otras líneas de la siciliana el precursor fue Luis Paulsen que la empleó en
varias partidas con Morphy. En aquellos años algunos otros jugadores la emplearon, pero pron-
to cayó en el descrédito por la debilidad provocada a menudo en las casillas negras.
Capítulo 9: 4... !c5; 4... W!b6; 5... i.c5 y 5... W!b6 115

En los años 70 el iconoclasta Basman la resucitó pero no logró seguidores. Por fin, a mediados
de la década de los 90 el MI croata Srdjan Sale comenzó a jugarla de forma regular con excelen-
tes resultados y finalmente publicó un artículo sobre la misma en NIC. A pesar de todo ello las
variantes con i.c5 no han logrado dar el paso de ser empleadas a un alto nivel.
Por el contrario la jugada 4... ~b6, de aspecto más moderno, no hizo su aparición hasta la dé-
cada de los 90, defendida sobre todo por el GM Kveinis que alcanzó unos porcentajes envidiables
con ella. Como reacción a este éxito, jugadores de la élite como Judit Polgar, Epishin, Khalifman
o short la han empleado ocasionalmente, curiosamente con unos resultados muy malos.
La variante 5... ~b6 es la más sorprendente. Apareció en algunas partidas del jugador sueco
Bengt Svensson a comienzos de los 90. Casi inmediatamente después empezó a jugarla el GM
español juan Manuel Bellón, que se ha convertido en su principal defensor en su corta historia.
En las primeras partidas, esta idea provocativa no fue tomada muy en serio y varios jugadores
intentaron una refutación directa, pero sin demasiado éxito. Actualmente la variante sobrevive
pero creo que las dos refutaciones propuestas son muy convincentes.

Ideas

Las jugadas con i.c5 parecen seguir una estrategia antigua, un rápido desarrollo de piezas y
juego táctico. En su versión moderna las negras intentan mantener el alfil en la agresiva diago-
nal a7-gl y desarrollar el flanco de rey con el esquema l:iJe7, o-o y f5 para llevar a cabo un ata-
que a través de la columna f. Si las blancas no se toman en serio esta idea pueden sufrir fiascos
inesperados.
Las jugadas 4... ~b6 y 5... '*'1'b6, a pesar de las muchas trasposiciones, tienen una idea más
elaborada y podríamos decir que es uno de esos casos en que el objetivo que parece secundario
es el principal. Las negras intentan convencer a las blancas de que retiren el caballo de la casilla
d4, para a continuación seguir un desarrollo clásico de la siciliana con ~c7, a6, b5, .ib7, l:iJf6, d6
y lllbd7. El problema surge cuando las blancas se resisten a retirar el caballo.

Partida 9.01 5.ie3!?


Teske - Dobosz Recomendamos esta continuación puesto
Austria, 2005 que los análisis a día de hoy parecen indicar
que es muy difícil para las negras mantener-
1.e4 c5 2.tl'if3 e6 3.d4 cxd4 4.tl'ixd4 J.cs se a flote. Sin embargo, si algún jugador desea
una vía más tranquila le sugerimos estudiar la
continuación: 5.l:iJb3 ib6 6.lllc3 l:iJe7 7.i.f4,
que coloca a las negras ante el dilema de per-
mitir un alfil blanco en d6 o bien la continua-
ción 7... d5 8.exd5 que da a las blancas un juego
bastante cómodo contra el peón d aislado. No
agotamos aquí los análisis de esta línea, pero
el material a tratar es muy manejable.
5 ...Vlb6
Las negras deben luchar por forzar la reti-
rada del caballo; las alternativas son flojas.
116 Desmontando la Siciliana 2

s ... d6?! 6.lLlc3 lLlf6 (6 ... lLle7?! 7.lLldbs+-) 7.i.bs id7 8.exds exds 9.0-0 ~f6?! (D)
7.es dxes B.fi.bS+ id7 9. lLlxe6±; 5... b6?! 6. lLlc3 Era difícil adivinar la repuesta preparada
lLle7?! 7.lLldbs i.xe3 s.llld6+ ©fs 9.°1Wf3+-. por las blancas.
s ... fi.b6!? Ofrece a las blancas una amplia
elección de jugadas agradables: 6.lLld2 Lo más
sencillo. 6.lLlc3 lllc6 7.lllcbS;t también es pro-
metedora, pero quizá la mejor sea la inédita
6.lLlbs ixe3 7.lLld6+ ©e7 8.fxe3± si bien obli-
ga a un juego de doble filo después de 8... "Mlc7
9. ~d4 ~xd6. Y ahora:
a) 6 ... .!lle7 7.lLlc4 fi.c7 8.es ixes (8 ... 0-0
9.lLlbs±) 9.lLlbs fi.f610.lLlbd6+ ©f811.id3~;
b) 6 ... lLlc6 7.lLlc4 ixd4 8.fi.xd4 lllxd4
9.~xd4+-;
c) 6 ...ds 7.exds Wxds 8.°1Wg4±.
5 ... lLlf6 No es tan mala como parece, 9 ... .!lle7!? 10.b4 (10.E:el! o-o 11. \Wd2 y aho-
puesto que la evidente 6.lllxe6? se encuentra ra sí, si 11...a6 12.b4!) 10 ... ixb4 11. lllfs ~f6 no
con Was. Así las blancas deben jugar 6.lLlc3 es tan claro, pero las blancas se aseguran una
ib4 después de lo cual tienen una agrada- agradable ventaja con 10.E:el.
ble elección entre trasponer a la variante de 10.b4! J.xb4 11.~fs %Vas 12.~xg7+
la clavada con 7.es (ver el capítulo 10) o bien @fs
intentar algo más con 7.lLldbs!?, por ejemplo: No es mucho mejor 12 ... @ds 13.igs
7... lLlxe4 (7 ... ds 8.es lLle4 9.°1Wg4 g610.fi.d3 a6 ie7 14.lLlhs lllxhs 15.ixe7+ ©xe7 16. Wxhs
I 1.ixe4 axbs 12.fi.d3;t) 8. Wg4 lLlxc3 9.bxc3
(16.Wxds) 16 ... ixbs 17.WeS++-.
fi.fB 10. Wg3~. 13.~hs ha3 14.tfd4 ~xh515.~xh8+
6.lDa3! ©e7 16.hd7 ~xd7 17.YfxaS l-0
Una jugada muy lógica, en la línea de la ba-
talla por las casillas negras, y que ahora mis- Partida 9.02
mo me parece la más fuerte. No tengo moti- Solak,D - Djuric,S
vos para pensar que la recomendación de DLS Vrnjacka Banja, 2000
haya perdido su encanto, puesto que las ex-
periencias recientes han sido muy favorables 1.e4 c5 2.~f3 e6 3.d4 cxd4 4.~xd4
a las blancas y creo que se puede recomendar §'b6 (D)
sin preocupaciones.
6 •.. ds
La continuación natural, evitando lllc4.
6...1Vas+?! 7.id2 Wds (7 ... Wb6? s.lLlc4!
Wds 9.lLlbs ds 10.exds exds 11.fi.f4+- es un
verdadero desastre) 8.lLldbs a6 9.ie3± y no
hay forma de defender la casilla d6.
6....ixa3?! Pierde un importante alfil y
muchos tiempos de desarrollo. 7.bxa3 Was+
s.id2 Wes 9.lLlbs a6 10.ic3 Wxe4+ ll.°1We2
Wxe2+ 12.fi.xe2+- Manik-Papp, Austria 2006; y
las dos torres están amenazadas.
Capítulo 9: 4... ics; 4... 'Wb6; 5... ics y 5... 'Wb6 117

s.J.eJ Las negras no tienen jugada mejor que la


También aquí, considero esta jugada la retirada de la dama, ante el peligro que re-
más fuerte, aunque en este caso, creo que hay presenta tt:lc4. 8 ... bs 9.a4! b4 10.tt:lc4±; 8 ...
una variante que le puede hacer sombra, por ds 9.exd5 exd5 (9 ... vgc710.dxe6 fxe6 11.vgh5+
motivos prácticos: s.lllc3 ics 6.tlla4 vga5+ ~f7 12.vgh3 tllf6 13.füel lt:Jc6 14.tt:lxc6 bxc6
7.c3 ixd4 8.vgxd4 tt:lf6 9.tllc5 lt:Jc6 10.vgd6! 1S.lt:Jc4 .ie7 16.lt:Jb6 :Sb8 17.tt:lxc8 :Bxc8
b611.tllb3 tt:lxe412.vgxc6! dxc613.tllxa5 bxa5 18.ig5+-) 10.l3e1 fi.e7 1i.tt:J2b3 wf8 12.id2
14.ie3;l; con un final comodísimo. ~c7 13.1!cl ¿¿¡f6 14.c4±.
5... \Wxb2 9.es! (D)
Es necesario aceptar el desafío, pero ahora Lo mejor parece dificultar el desarrollo
todo depende de los análisis tácticos y hasta negro. 9.:Sbl!? tt:lc6 10.lllxc6 dxc6 11.ib6
el momento parecen favorecer a las blancas. ~d7 12.tt:lc4;;..
5... .ic5 es una transposición a la partida an-
terior.
6.~d2 a6
Es necesario evitar el salto del caballo
blanco a b5, veamos porque:
6... lllc6?! 7.lllbs y ahora hay dos opciones:
a) 7...Ves 8.a3 d5 (8 ... ~b8 9. lt:Jc4 ±) 9.g3 gs
(9 ... vgb8 10.exds exds 11.if4+-) 10.tt:Jf3 ~b8
11.exd5 exd5 12.ixg5+-.
b) 7 ... lllbs lt:Jb4 8.:gc1 lt:Jxa2 (8 ... ~es
9.tllc4+-) 9,gb1 ~es 10.lt:Jc4+-.
6 ....ib4?! es aún peor 7.tllb5 vges 8.f4!
ixd2+ (8 ... vgxe4? 9.lt:Jd6++-) 9.Wxd2+-. 9 ...bs
7..id3 (D) Hay pocas experiencias pero muchas
opciones para las negras, por ejemplo:
9 ... llle7?! 10.tt:lc4! (10.ie4 ¿¿¡g6 11.f4 ds
12 ..id3 lt:Jc6 13.tt:lxc6 bxc6 14.c4 ~d8 15.cxd5
cxd5 l6.l3b1;; 1-0 Plenkovic-Sax, Split 2008)
10... tt:lds 11.~g4 hs 12. vge4 g613.a4 (13.if4!?)
13 ... .ie7 14.aS lt:Jc6 15.lllxc6 dxc6 16..ib6±.
9 ...d6!? Eliminando el puesto avanzado, es
la continuación crítica. 10.exd6 ixd6 11.tllc4
ixh2+ (11...tt:lf6 12.tllxd6+ vgxd6 13.É~el
o-o 14..igs vgd8 1s.Wi'd2 l3e8 16.ih4 tt:lbd7
17.l3ad1;;) 12.Whl if4 13.~g4! ixe3 14.fxe3
g6 15. vgf4! La dama es el mejor defensor de
7••• \Wc3 las negras.15 ... ~xf416J1xf4 es 17.lt:Jxe5 tt:lh6
7 ... ¿¿¡c6 8.0-0! tt:lxd4?! (8 ...b5 9.tll2f3 tllf6 18.fi.c4 0-0 19.l3afl lt:Jc6 20.¿¿¡xf7 Wg7 21.tlld6
10.a4;;; 8... d5 9.exd5 exd5 10.:ge1;;) 9.tt:lc4 l3d8 22.lt:Jxc8 l3dxc8 23.lt:Je6+ Wh8 24.ids;t.
vgc3 10.id2 tllf3+ 11.vgxf3 ~d4 12..ie3±; 9 ...~xes?! Facilita la llegada de las piezas
7 ... ib4?! 8.0-0±. blancas a las casillas negras (b6) 10.¿¿¡c4 V9c7
8.0-0 'Wc7 11.tllxe6 dxe6 12.tt:lb6±.
118 Desmontando la Siciliana 2

9... ds da más elección a las blancas 10.c4 revisar todas las variantes tácticas con un
(10.exd6 traspone a d6) 10 ... llle7 11.f4 id7 módulo de análisis. 6... ~b6 7.llldbs ixe3
12..!'kU. 8.fxe3 ©f8 (8 ... ~xe3+ 9.ie2 ©d8 10.~dó
10.f4 [10.a4!? b4 11.lllc4±] 10 ..• .!lie7 lllf6 11.~c7+) 9.~d6+ lllge7 10.0-0-0 ~xe3+
ll.c4 bxc4 12 ..!lixc4 tüds 13.gcl .!lic6 11.©bliii Vovk-Marszalek, Warsaw 2008.
14.ie4 .!lixe3 15 ..!lixe3 ib7 16.tt:lxc6 6 ... ~b6
ixc617.ixc6 dxc618.~a4± De nuevo la presión en la diagonal es lo
Todas las piezas blancas están desplegadas más lógico. El resto de alternativas son como
y presionando la posición negra por un solo mínimo extrañas:
peón. 6... d6 7.llla41 a6 8.lllxcs axbs (8 ... dxcs
18 ... gcs 19.fs? 9.~xd8+ ©xd8 10.llld6±) 9.lllb3t Rodríguez-
Precipitado, mejor es 19.©hl ie7 20.fs! Sanclemente, Open del Somontano 2001.
y ahora el ataque es muy fuerte: 20 ... exfs? 6... a6? Es la jugada más repetida en mi
21.lllxfs+-. base de datos pero parece un verdadero dis-
19 •.. exfs 20 ..!lixfs g6 21..!lid4 ~b7 parate. 7.llld6+ ixd6 8. ~xd6± janowsky-
22.e6 fxe6 23 ..!lixe6 ib4 24.a3 ~b6+ Márquez Sterling, Paris 1900 y las negras no
25.'itihl J.e7 26.gcdl ~e3 27 ..!lig7# 1-0 tienen ninguna compensación por la terrible
debilidad de las casillas de su color.
Partida 9.03 Para 6... llJf6 ver la partida 11.01.
Galkin - Koster R. 7.°§d2! (D)
Hoogeven, 2001 Defendiendo f2 y amenazando llla4.

1.e4 es 2 •.!LJf3 .!lic6 3 ..!lic3 e6 4.d4 cxd4


s ..!lixd4 ics (D)

7 ...ie7
7... a6 8.llla4+- ixf2+ 9.©dl ~as 10.llld6+
©e7 11.~xf2 ©xd6 12.lllb6 1-0 Hamdouchi-
6 ..!lidbs! Dimitrov, Montpellier 2004.
6.ie3!? Es una opción menos eficaz pero 7...ib4 8.a3 ie7 9.~f4 @fs 10.ie3 es
tiene la ventaja de poder aplicarse contra las 11.ixb6 (11.~g3! ~as 12.0-0-0+- es aun más
3 variantes estudiadas hasta ahora en este fuerte) 11 ... exf4 12.ic7 a6 13.llld6 llld4 14.
capítulo. Lleva a una posición que parece 0-0-0 llle6 1S.ib6 ixd6 16..!'!xd6. Ibáñez
prometedora para las blancas, pero es ex- Aullana-Buenafe Moya, Valencia 2003 y lapo-
tremadamente complicada. Recomiendo al sición negra es una verdadera ruina.
que quiera jugar así dedicar algún tiempo a 7 ... llJf6?! 8.llla4+-.
Capítulo 9: 4... ic5; 4... W:lb6; 5... .ic5 y 5... W:lb6 119

s.~f4 ©fs 9.ie3 Y«as 10.0-0-0 prácticos. 8.exf6 axb5 9.fxg7 B:gs 10. ~e2
Una vez más en esta variante, la posición l'hg7 11.llld5 'ªd6 12.lllf6+ ©ds 13.llle4±
negra es desastrosa. con pareja de alfiles, mejor estructura y rey
10 ... clllf6 11.cllld6 ~es!? más seguro) 8.©e2 t[¡g4 9.h3+- tlixe5 10.§'d6
El cambio de damas no debería aliviar a las t[¡bc6 11.t[¡c7+ @ds 12 ..tgs+ f6 13.t[¡xe6+
negras. ©es 14.t[¡xg7+ @f7 1s.Y«xf6+ ©gs 16.tlih5
12.Y«xes clllxes 13.¿¿¡xcS?! llld4+ 17.@xfz t[¡e6+ 18 ..ie3 Y«xb2 19.Wl'e7
Pero sí este cambio del poderoso caballo 1-0 Zenklusen-Bozinovic, Biel 2007.
por el inactivo alfil. Más fuerte es 13.h3! pre- 7 ... ¿¿¡ds!
parando f4 y sería un milagro que las negras 7... lllg4 s.§'xg4 Wxbz 9.©d2+-.
sobrevivieran. s.clllxds exds 9.¿¿¡bs! (D)
13 .. J~xcs 14.ha7± ib4 1S.id4 ixc3 El caballo cubre el peón de b2 con su
16.ix:c3 ¿¿¡eg4 cuerpo, lo que hace esta poco frecuente juga-
Las negras buscan recuperar el material, da muy superior a 9.lllf5?! ~xb2 00 •
pero su posición no permite esos esfuerzos.
17 ..id4 ¿¿¡es 1s.ibs ¿¿¡gf6 19.eS ¿¿¡ds
20.ixd7+- ~k7 21.ibs ~ks 22.c4 ¿¿¡e7
23.©bl l-0

Partida 9.04
Van der Wiel j. - Lamrnens T.
Vlisssingen cr., 2000

1.e4 es 2.¿¿¡f3 e6 3.d4 cxd4 4.¿¿¡xd4


clllf6 S.¿¿¡c3 'llYb6?! (D)
Exitosa durante unos años, a esta jugada
parece haberle llegado el final. 9 ... 0-0
9....ixe3!? Parece extraña, pero es la úni-
ca esperanza en esta línea. 10.t[¡d6+! ©e7
Nadie ha probado esto a pesar de ser la con-
tinuación favorita de los módulos. 10 ... ©ds
11.fxe3 ~xe3+ 12 ..ie2+-; 10... ©fs 11.fxe3!
'tVxe3+ 12.~e2 ~xe2+ 13.ixe2 lllc6 14.ifJ
lllxe5 15 ..ixd5 f6 16.0-0 con clara venta-
ja. 11.lllf5+ @ds 12.lllxe3 ti'xb2 13.lllxd5
(13.:!:'1.bl ~xe5 14.ie2 lllc6 15.0-0 d4! 00 )
13 ...Wxe5+ 14 ..ie2 :E!e8 y aunque la posición
debe favorecer a las blancas, las negras pue-
den causar serias molestias.
6.es! ics 7.ie3 10 ..ixcs Y«xcS 11.Y!Vd4! Yexd4 12.
7.tlidb5! es una jugada sorprendente, pero ¿¿¡xd4 ¿¿¡c6 13.0-0-0 ¿¿¡xes 14.¿¿¡bs± ¿¿¡g4
muy fuerte, que puede considerarse una re- 1s.~d2 d6
futación en toda regla: 7....ixf2+? (7 ... a6!? es El intento de obstaculizar el desarrollo
lo más resistente pero aún no hay ejemplos con 15 .. J~es se encuentra con 16.ie2! lllxfz
120 Desmontando la Siciliana 2

17.tLlc7 tt.Jxhl 18.ttJxe8 ttJfz 19.if3 tt.Je4 Con todas las piezas negras atadas, las
20.:gxds ti.Jf6 21.l!es!+-. blancas comienzan operaciones activas en el
16.f3 flanco de dama.
16.tLlc7 :gbg 17.ti.Jxds± es también muy 28 ... ©e7 29.bS id7 30.ge4 gdes
cómodo. 31Jhe8 ixes 32.@d2 @ds 33.b6! ie6
16... tlie3 17.tlie7 gbs 18.tlixds tlixds 34.©e3
19.gxds gds 20.id3± Por fin el rey viene, con efectos decisivos.
Presión sobre un peón aislado en un final 34 ...ids 35.ibs ges?! 36.©d4 ges
con mejor desarrollo, es todo lo que siempre 37.e4+-
soñaríamos lograr de la apertura. El peón de b7 cae.
20 ... ie6 2U~d4 ~'füe8 22J~dl ixa2? 37 ... @es??
Creándose otra debilidad. Un final cómico, para una partida muy
23Jfa4 ie6 24.gxa7 gbs 25.ibs @fs triste para las negras.
26J~d4 id7 27.id3 ie6 28.b4! 38.ga8#

Esquema Resumen:

1.e4 es 2.ttJf3 e6 3.d4 cxd4 4.tt.Jxd4 ies Interesante como arma sorpresa pero es arriesgada.

- s.ie3 ti'b6 6.ti.Ja3! Las negras sufren mucho en las casillas de su color±.
- 5.ti.Jb3 ib6 6.if4 Suficiente para una pequeña ventaja sin complicaciones;!;.

1.e4 es 2.tt.Jf3 e6 3.d4 exd4 4.tt.Jxd4 ti.Jf6 s.ti.Je3 ies (Similar a 4... ics)

- 5. ttJdbs La refutación ambiciosa ±.


- 5.ti.Jb3 .ib6 6.if4 La posicional;!;.

1.e4 es 2.c!LJf3 e6 3.d4 exd4 4.c!Lixd4 Yn>6 La más sana de las tres jugadas. Las blancas deben
emplearse con seriedad para conseguir algo.

- s.ie3 Compleja tácticamente ;!;.


- s.llic3 ics 6.llla4 Más modesta pero suficiente para;!;.

1.e4 es 2.c!LJf3 e6 3.d4 exd4 4.c!Lixd4 .!Lif6 s.c!Lie3 Yfb6?! Pasa por malos momentos:

- 6.es ics 7..ie3 llids 8.lllxds exds 9.llibs ±Las negras están bajo una fuerte presión.
- 6.llldbs o bien 6.es ics 7.llldbs Parece una refutación total, aunque hay muy poco
material para afirmarlo categóricamente+-.
Capítulo 10: 4... ltJf6 5.ltJc3 ib4 Contraataque siciliano 121

Capítulo 10
1.e4 es 2.fllf3 e6 3.d4 cd4 4.tlld4 tllf6 s.tllc3 Ab4
Contraataque siciliano
Valoración **

Introducción
La variante de la clavada es bastante popular entre los aficionados y en el tipo de torneos
actuales puede resultar una interesante arma sorpresa. El jugador de blancas a veces no está
bien preparado para dar la batalla en las complicadísimas variantes principales y en ese caso las
negras pueden igualar o asumir la iniciativa con facilidad.
Las blancas pueden intentar esquivarla jugando 3.ltlc3, aunque esto limita sus opciones si las
negras eligen la Paulsen, por ejemplo. También pueden encontrarse con una indeseada trans-
posición a la Nimzowitsch. Lo más económico es estudiar la refutación y aplicarla, lo demás es
aplazar el problema. Por parte de las negras el jugador que quiera emplearla debe amar el riesgo
pero sobre todo estar dispuesto a investigar y analizar por cuenta propia.

Historia

Una variante con un aspecto tan activo no pudo pasar desapercibida mucho tiempo y juga-
dores agresivos del siglo XIX como Anderssen o Janovsky la utilizaron a menudo. En la prime-
ra mitad del siglo XX, también de forma ocasional, la usaron jugadores de primera fila como
Alekhine o Tartakover que provisionalmente le dio su nombre. A partir de los años 1940 desa-
pareció de la circulación y quedó como una curiosidad en los libros de teoría, pero de pronto
alrededor de 1980 varios jugadores entre ellos Nogueiras o Speelman parecieron descubrir la
idea previamente empleada por el jugador por correspondencia Bryntse, incluyendo un sacrifi-
cio de calidad, y esto revitalizó la línea durante algunos años.
122 Desmontando la Siciliana 2

De nuevo la jugada 7.id2 ha enfriado el entusiasmo por esta línea, pero es fácil
encontrarla en torneos abiertos o de ajedrez activo.

Ideas

La línea se basa en un ajedrez muy directo de desarrollo y amenazas y no contiene grandes


ideas estratégicas, pero se puede citar la entrega de calidad, a cambio de una posición sólida y la
destrucción de la estructura de peones blancos, y por supuesto la necesidad por parte de los dos
bandos de atender a la iniciativa, más que a factores materiales o estáticos.

Partida 10.01 :Ses+ 19.©d2 tLic6 20.if1 (20.!!el!+-} 20 ...


Krogius N. - Korelov A. d6 21.:!:i:el tLies 22.f4 ©e7 23.gSV!! E:xg8
Erevan SU ch, 1962 24.hgs+- Kozakov-Todorov, Valjevo 2000.
6 ... V!!as? 7.exf6 lleva a la misma posición
1.e4 es 2.tLJf3 e6 3.d4 cxd4 4.tLJxd4 que V9c7.
tLJf6 s.tLJc3 i.b4 (D) 6... tLids se analiza en la partida 10.02.
7.°ti'g4!
Ahora no es posible 7.id2, pero esta juga-
da ataca a la vez el punto g7 y el caballo y lleva
a las negras a un callejón sin salida, aunque
lleno de rincones peligrosos.
7 ... Y«as (D)
7... tLixc3 es la jugada más frecuente, pero
sin buenos motivos. s.V!!xg7 E:fs 9.a3 V!!as
Además de la jugada de la partida las negras
tienen una serie de alternativas pero to-
das ellas llevan a un desastre absoluto sin
muchas complicaciones. 9... tt:lc6?! 10.axb4!
tt:lxd4 11.bxc3! es lo más contundente.
La posición que da comienzo a la variante
11...tt:lxc2+ 12.@d1 tt:lxal 13.igs+- Cabrera-
de la clavada o contraataque siciliano.
Rodríguez, Camagüey 2000; 9... tt:lbs+ ?! 10.axb4
6.es tLJe4?!
tt:lxd4 11.igs \Wb6 12.ih6! V!!xb4+ 13.c3 tt:lfs
La jugada que analizamos en esta partida
14.cxb4 tLixg7 1S.ixg7 E:gs 16.if6± y en
tiene muy mala reputación teórica y en este
igualdad material, el tremendo alfil de f6 es
libro no vamos a contradecir esa opinión. Sin
una ventaja enorme; 9... ias? 10.ih6 V!!e7
embargo lleva a enormes complicaciones y
11. tt:l b3+-. 10.tLlb3! Aquí las blancas tienen
eso la hace atractiva a ciertos niveles y ciertos
que actuar con más cuidado, pero también
ritmos de juego.
consiguen una ventaja decisiva. 10...V!!ds
6 .••V!!c7? Lleva de modo forzado a una po-
11.id3 ie7 12.bxc3 d6?! Las negras
sición agónica para las negras. 7.exf6 hc3+
tienen algunos triunfos, pero la experiencia ha
8.bxc3 V!!xc3+ 9.V!!d2! V!!xal 10.c3 (amena-
mostrado con crudeza que los defectos de su
zando tt:lb3 y id3) 10...V!!bl 11.iclJ V!!b6
posición son más graves: 12 ... tLic6 13.if4 bs!?
12.fxg1 :Sgs 13.V!!gs! h6 (13 ... V9ds 14. V9xd8+
14.a4!+-. 13.if4 tLid7 14.c4 V!!c6 15.tLld4 V!!b6
@xd8 15.igs++-) 14.V!!f6 V!!ds 1s.V!!xd8+
16.tLlbS!+- Las negras están indefensas ante
@xds 16 ..ixh6 fs 17.tt:lxfs! exfs 18.ic4
las amenazas planteadas por este caballo. 16 ...
Capítulo 10: 4... liJf6 5.liJc3 i.b4 Contraataque siciliano 123

dxe5 17.ixes lüxe5 18.Wxe5 Wa5+ 19.©e2 ©ds 14. 'Wd6+ id7 15.lüxas 'Wd4+! provo-
idS 20.:B:adl f6 21.'Whs+ ©e7 22.Wxh7+ fü7 cando al alfil blanco a situarse en d3. 16.id3
23.Wgs a6 24.ig6 1-0 Schmidt-Boidman, Bad Wxe5 l 7.if4 ~al+!=. 12 ... lLia6 13.d7+! .ixd7
Breisig op 2000. 14.lüd6+ ©e7 15.ha6 ic6 [15 ... bxa6?
16.lüfs+ ©f6 17.~h4+!+-; 15 ... ©xd6!? es tal
vez la jugada que plantea mayores problemas
a las blancas pero después de 16. ~b4+! r:tíc7
17.YMxb7+ ©d6 18.©e2! ~e5+ 19.ie3 rtie7
20.:B:d1:B:ads21.c41 (con idea de .lbs) 21... ©es
22.c5 las negras están indefensas ante el avan-
ce c6] 16.c!lifs+ ©es (16 ... ©d7 17.~d3+ ©c7
1s.Wd6+ ©b6 19.©e2!+-) 17.ti°b4! :B:ds+ (17 ...
exfs 18.gel+ ie4 19.ibS++-) 18.ttld6+ c!>e7
19.©e2 YMes+ 20.c!lie4+ ©es 21..ixb7 ixb7
22.°@xb7 fs La única forma de recuperar el ma-
terial pero el final es sin esperanzas. 23 ..tgs
s.9xe4 °@xe4+ 24.%Yxe4 fxe4 25.hds ©xds 26.:B:bl!
Más contundente aún parece s.ti'xg7! c!>c7 27.gb4+- Klundt-Taeger, Oberursel 1972.
.ixc3+ 9.bxc3 °@xc3+ 10.@e2 b6 (10 ... ds!? su-
gerida en DLS, parece refutada en Advanced 12.ltlc7+ c;t>ds 13.lllxas Y«xe5 14.Y«xes
Chess: n.Wxh8+ ©d7 12.lüb3 b6 13.ie3! y el lllxe5 (D)
rey blanco escapa hacia adelante. 13 ... ia6+
14.©f3+-) 11.'flxhs+ ©e7 12 ..tel .la6+
13.©f3 .lb7 14.c!>g4! c!lic6 15.c!lixc6+ hc6
16.ti°g7 h5+ (16 ... Wxal 17.id3 YMxhl 18.ixe4
©ds! 19.ixc6 dxc6 20.©hJ! ©es! 21.'Wfs+
©b7 22.YMxf7+ ©a6 23.YMxe6±) 17.©xhs
Vxal 1S..td3 (18.f3!+-) lS ...YMxhl 19.he4
Vxh2+ 20.©g4 ghs?? (20 ... ds!=) 2i..tgs+
©es 22.ti°f6 'e"hs+ 23.©f4 'e°h2+ 24.c!>e3 ©fs
25.ti°ds+ ©g7 26.J.f6+ @h6 27.ti°xhS# 1-0
Spoelman-Kuling, Tilburg 200S.

8...hc3+ 9.bxc3 9xc3+ 10.c;t>d1 Y«xal Un momento bastante importante. Las ne-
11.lllbs ~c6! gras tienen dos peones por la pieza y el caba-
Las negras también hacen lo más razona- llo blanco está atrapado en el rincón. Las ne-
ble con esta jugada que les lleva a un final in- gras podrían incluso ganar la partida, pero las
ferior pero jugable. · blancas tienen una continuación muy precisa
La mayoría de los análisis hasta ahora se para ayudar a su caballo y obtener las mejores
han centrado en la jugada 11 ... ds?! pero en posibilidades.
ese caso el ataque blanco parece decisivo: 15.J.a3!
12.exd6! 12. 'Wb4?! es otra de las refutaciones El alfil apunta a la casilla d6 para liberar
oficiales, pero como señala Burguess puede el caballo. 15.ie3?! es la jugada automática
llevar a tablas después de 12 ... lüc6 13.lüc7+ pero después de 15 ... b6! las blancas tendrán
124 Desmontando la Siciliana 2

que dar el caballo por los dos peones y las ne- Partida 10.02
gras tienen una estructura más compacta que Hansen S. - Kristensen B.
compensa la pareja de alfiles y el peón pasado Tastrup, 1998
de la columna a. 16.©d2 ib7 17.li:lxb6 axb6
18 ..ixb6+ ©e7+. 1.e4 es 2.tLJf3 e6 3.d4 exd4 4.tLlxd4
1s ... ds tLlf6 s.lüe3 .tb4 6.es tüds!? (D)
Liberando la casilla d7 se ponen algunas
dudas en la maniobra blanca.
Otras continuaciones llevan a una libera-
ción sencilla para el prisionero de a8: 15 ... b6?!
16.id6 f6 17.li:lc7 lllf7 18.ig3+-.
16..id6 lüg4
Las maniobras son similares en otras
variantes, por ejemplo:
a) 16 ... li:lc6 17.lllc7 ©d7 18.ig3 a6
19.li:la8!± seguido del inevitable ll'lb6;
b) 16... f6 17.©d2! (17.ib8 ll'lc6 00 ; 17.Í4
li:Jg4 18.'tt>el b6oo; 17.ll'lc7!? ©d7 18.ll'lbs±)
11 ... b6 (17 ... ©d7 18.ib8 ll'lc6 19.ibs+-;
La jugada más seria, que unida a la idea del
17... id718.ll'lc7+-) 18.ll'lc7 ©d719.ll'lbs± y el
sacrificio de calidad, causó un cierto resurgi-
caballo está libre.
miento de la variante de la clavada. El juego
11.@e1.id7 18.lüe7 a6 19.lüas! a4!?
de las blancas no puede ser tan contundente
Convencidas de no poder atrapar el caballo
como en la variante anterior, pero los resulta-
las negras capturan un tercer peón, pero las
dos han ido girando a su favor en los últimos
piezas blancas se activan y toman el mando.
años y el plan de ataque ha ido adquiriendo
19 ... bs 20.ll'lb6 .tc6 2i.i.e2 ll'lf6 22 ..tes
todos sus perfiles.
ll'le8 23. ©d2 f6 24.ib8 ©e7 25.a4+-.
1..td2!
20.lüb6! .ixe2 21.f3 lüf6 22.@d2 .ifs
Esta jugada ha sido la causa de la caída en
23 ..ie2+-
desgracia de 6... li:lds. La antigua 7.'Mlg4 0-0
Ahora todavía las blancas tendrán que
8.ih6 g6 ofrecía un buen contrajuego.
jugar un final difícil.
7... lüxe3
Aquí daba menos problemas técnicos
La jugada más lógica. Se causa un daño a
23.ieS!+-.
la estructura de peones blanca y se mantiene
23 ... lüd7 24Jkl lüxb6 2S ..ie7+ @d7
el alfil, tan importante para defender las casi-
26 ..ixb6 l:k8 27.gxes@xeB 28.@e3 @d7
llas negras. Pero la captura alternativa ha sido
29.f4 .ie4 30.g4 f6 31.@d4 @e6 32 ..ias
también experimentada.
gs 33 ..ids! gxf4 34 ..txf6 f3 3s ..tf1 as
7...hc3 s.bxc3 o-o tenemos una posici-
36.a3 bs 37 ..ie7.ie2 38.@eJ .idl 39.idJ
ón de doble filo, pero los peligros que se cier-
es 40 ..txh7 d4+ 4i.@f2 @ds 42 ..tgs+
nen sobre las negras en forma de dos alfiles
@e6 43 ..if6 @d6 44.h4 b4 4S.axb4 axb4
depredadores y ataque, son más inmediatos.
46.hS d3 47.h6 d2 48 ..ixes+ @es 49 ..if4
9.c4 (9.id3 ha dado también buenos resulta-
b3 so.J.xd2 b2 si..th11-0
dos) 9... li:le7 (9 ... ll'lb6 10.ib4 l!e8 11.id6±;
9... '<Mlb6!? 10.li:Jf3! Khalifman 10 ... li:le7 1Lid3
fs 12.exf6 !l:xf6 13.0-0±) y ahora:
Capítulo 10: 4... éiJf6 5.éiJc3 i.b4 Contraataque siciliano 125

a) 10.i.b4?!. Esta jugada, que ha sido negras agujereadas y facilita el taque blanco;
recomendada pero muy poco utilizada y que por ejemplo: 10... d6 11.lllb3 .ib6 12 ..igs Wc7
parece la más lógica, se encuentra con una 13.exd6 Wxc3+ 14. ©fl .!t:Jd7 15.:!:!el± Ott-
respuesta típica: 10 ... lllbc6! 11.lllxc6 lllxc6 Ryba, Alemania 2001.
12.id6 (12 ..bfa Was+~) 12 ... .!t:Jxes! (12 .. .f6!?)
13.c3 f6 14.ixfB Wxfa¡;;;
b) Sin embargo si parece muy interesante
la primera selección de los módulos, 10.ic3!?
por ejemplo: 10... lllbc6 11.lllxc6 lbxc6
12.'Wd6±;
c) 10.id3 lbbc6 11. Whs! Provoca la debili-
dad en las casillas negras que ya no pueden ser
cubiertas por el alfil. 11...g6 (11...lllg6 12.lbf3!
'Wc7 13.0-0 y dado que las negras no pueden
tomar en es, la restricción de su flanco de
rey es un peligro inmediato) 12 . .!t:Jxc6 lllxc6
13.°We2± Unas jugadas de control, terminare! 9.'e'g4 0-0
desarrollo y volveremos. 13 ... f6 14.exf6 l:Wxf6 Las negras insisten en su oferta temática
15.0-0 b6 16.f4 ib7 17. Wel preparando la de la calidad, que las blancas harán bien en no
toma de la diagonal principal por parte del tomar en cuenta. Las alternativas para defen-
alfil de casillas negras. 17 ... ds 18.cxds exds der el peón de g7 no son atractivas tampoco.
19.fs! (ya no es posible 19.ic3 d4, pero aho- 9 ...g6!? Es una alternativa con bastante
ra el peón f causa daños muy graves en el en- sentido que aún espera la respetabilidad de la
roque negro) 19 ... gxfs 20.l:'!xfs Wd6 21.l:'!gs+ práctica a alto nivel. Las negras pueden contar
©ha 22.ixh7 fü6 23.:ghs :!'fafB 24.id3+ ©ga con enrocarse largo. 10.lllbs!? (Recomendada
25.:ghB+ 1-0 Aseev-Steffens, Bad Woerishofen por Khalifman y en DLS, es estratégicamente
1991. lógica, pero pierde tiempos y permite a las
negras contraatacar: 10.id3! lllc6 11.lbxc6
8.bxc3 ie7 (D) dxc6 12.0-0 Was 13.füel es claramente lo
La retirada natural y la más popular. más sano y mi principal recomendación)
8 ...ia5?! Parece más activa pero deja in- 10... 0-0 (lo ... lbc6!? 11.llld6+ .ixd6 12.exd6t
defenso el flanco de rey y las blancas se lan- con buenas chances de ataque, si bien las
zarán allí. 9. 'l:Wg4 0-0 10.id3 d6 11..igs!! El al- blancas han quemado sus naves y están obli-
fil se une al ataque con efectos devastadores. gadas a ser muy concretas; 10 ... a6?! 11.lbd6+
11...ixc3+ (11...'l:Wc7 12.0-0 dxeS 13.lbbs 'l:Wc6 ixd6 12.exd6 Wb6 13. Wb4± de acuerdo a
14.i.h6g615.°Wa4 ib616.ie4 'We817.'l:Wc4±) Khalifman) 11.h4! .!t:Jc612. °Wg3 a613.lbd6 Wc7
12.©f1 fs (12 ... Was 13.if6 g6 14.1,!;!lgs id2 14.if4 f6?! (14 ... Was 1s.lbc4 '?Nda 16.hs±)
15.f4+-) 13.exf6 :gxf6 14.i.xf6 Wxf6 15 ..ixh7+ 15.hS!±.
©xh7 16.Wh3+ ©g8 17.Wxc3+-. 9 ...gs!? Es una continuación casi inédita.
8 ....ifs?! Es extraña pero relativamente 10.lbbs! (es lo mejor) 10 ... hs (10 ... d611.exd6+-)
frecuente 9. Wg4 a6 10..id3 hs (Yegiazarian- 11.°We4! lbc612 ..id3 con clara ventaja blanca,
Sulskis, Budapest 1996) y ahora con 11. °We2 d6 de acuerdo con Khalifman.
12.exd6 ixd6 13.lllfs las blancas tienen una 10 ..th6 g6 11.h4! (D)
gran ventaja. Las blancas renuncian olímpicamente a la
8 ...ic5?! 9. Wg4 g6 10.id3 Deja las casillas calidad y comienzan un ataque brutal. Hasta
126 Desmontando la Siciliana 2

ahora, y a pesar de que las negras lo han pro- 16.ixe7 Wlxe5+ 17.@fl ixe7 18.E:xh7 1-0
bado casi todo, el éxito de la estrategia blanca Hellers-Ziska, Nordic-chT Pohja 1985.
ha sido completo.
12.~g3 d6
Las negras siguen con las jugadas más lógi-
cas. Aquí también hay alternativas aunque la
oferta se reduce:
12 .. J;ds 13.h5 (Esto parece funcionar de
sobra, pero las blancas disponen incluso de
un tratamiento más sencillo. 13.igs!? E:e8
14.lllb5±) 13 ... d6 14.hxg6 fxg6 15.if4 dxe5
16.ixe5 E:ds 17.f4 llld7 (17 ... id6 1s.ixd6
!!xd6 19. Wlh3! h5 20. 'Wg3+-) 18.ic4 lllxe5
(18 .. J!xe5+!? 19.fxe5 'Wxe5+ 20. Wlxe5 lllxe5
2Lib3±) 19.ixd5 Wlxd5 20.fxe5 Wle4+
11 ...~as 2i.@d2 id7 22.E:ael Wlds 23. Wlh3 (23.E:xh7!!
11. .. d6? Es la lógica reacción central pero @xh7 24.E:h1+ @g7 25.Wlh2 @f7 26.Wlh7+
no llega a tiempo.12.h5 ~as (12 ... dxe513.hxg6 ©es 27. 'Wxg6+ 't!;>ds 2s.E:h8++-) 23 ... ig5+
fxg6 14.ixfs exd4 (14 ... \Wxfs 15.lllxe6 'Wf6 24.©dl h6 25.'Wd3± Wedberg-Pokojowczyk,
16.ic4+-) 15.ixe7 \Wxe7 16.id3! id7 17.E:bl Kobenhavn 1984.
b6 18.cxd4+- Klovans-Schein, Graz op-A 1999) 12 ... lllc6?! Esto, definitivamente, no lle-
13.lllbs! La jugada clave que retrasa el contra- ga. 13.lllxc6! bxc6 14.hS d6 (14 ... E:ds 15.hxg6
ataque negro en el otro flanco, justo una juga- fxg6 16.id3 Wlxc3+ 17.©e2+-) 15.ixfs ixfs
da, lo suficiente para que las blancas rematen 16.hxg6 hxg6 17,gJ,d1 ig7 18.E:xd6 ixe5
al rey negro.13 ... a6 14.hxg6 fxg6 15.ixfs axb5 19.!i:dS+ @g7 zo.g/.h7+ Willemze-Smits,
(15 ... ixfs 16. \Wh4+-; 15 ... @xfs 16.gxh7 axbs Hengelo open U16 1994.
17. Wlf3++-) 16. ©d2 ixfs (16 ... 't!;>xfs 17.E:xh7+-) 13.tllbs! (D)
17.:B:xh7!+- Lalic-Sulava, Pula 1997. La conocida cortina para neutralizar la
11 ... VBc7 12.'Wg3 ges 13.hs! (Siempre el dama pero comparado con variantes anterio-
mismo tema) 13 ... ifs (13 ... d6 14.hxg6 fxg6 res, aquí las negras han logrado que las blancas
15.lllbs+-; 13 ... lllc6 14.hxg6 fxg6 15.lllb5 Y;Vbs hicieran una jugada (Wlg3) más pasiva que hs.
16.llld6+-) 14.hxg6 f:xg6 15.lllb5 Wlc5 16.id3
ixh6 17.l'3xh6 Wlfs 18.füh7 l'3e7 19.Wlxg6+
E:g7 20.'Whs 1-o Coelho-Yano, WJTC-2 1999.
l l ... lllc6?! También ataca en el cen-
tro pero la refutación también es muy fá-
cil. 12.lllxc6 bxc6 13.h5 f5 (13 ... W!aS 14.'Wg3!
!ie8 15.hxg6 hxg6 16.:B:dl+- seguido de 1!Nh2)
14.Wlg3 (14.Wlh3!? g5 15 ..bfs ixfs 16.'We3+-)
14 ... g5 15.f4 g4 16.ixf8+- Lawson-Trottier,
Quebec-ch 2001.
11 .. J~es? Intenta ceder la casilla fs al alfil
pero también es lento. 12.h5 ifs 13.hxg6 fxg6
14.id3! no hay respiro 14 ... E:e7 15.igs Wlc7 13 ... tllc6
Capítulo 10: 4... liJf6 5.lllc3 .ib4 Contraataque siciliano 127

A 13 ... B:ds?! sigue un tratamiento muy y permite liberar definitivamente la posición


rápido 14.hs! dxes (14 ... ll'lc6 15.hxg6 fxg6 negra. Sin embargo pronto se verá que no hay
16.exd6±) 15.hxg6 hxg6 (15 ... fxg6 16.1!9xe5+-) compensación suficiente por la calidad perdi-
16.igs y las casillas negras son un coladero. da. Por eso es la última oportunidad de consi-
16 ... ixgs 17.1!9xg5+-; 13 ... tlid7 14.hS! y es derar las retiradas de caballo:
obligado 14 ... ll'lxeS que traspone. 1s ... tlic6?! 16.hxg6 fxg6 17.ixf8 .bf8
14.hS! lllxes 18. '!9h4 h6 19. '!9f6+- con calidad e iniciativa.
Contra 14 ... l::!d8?! sigue lo de siempre: 15 ... tlid7!? 16.id3! (Se prepara el golpe
1s.hxg6 fxg6 (15 ... hxg6 16. '!9h3+-) 16.exd6 mortal en g6. El cambio directo no es tan cla-
.bd6 (16 ... if617.'1:Vh3+-) 17.Wfh3+-, ro porque permite a la torre moverse hasta f6 .
15.f4! (D) 16.hxg6 fxg6 17.id.3 fü6 18.igs ll'lcs 19.ixf6
Es necesario desplazar el caballo antes de ll:ixd3+ 20.'!Wxd3 ixf6 00 ) 16... ll:ics! para elimi-
tomaren g6. nar el alfil (16 ... if6?! 17.hxg6 ixc3+ 18.@ez
fxg6 19.ixg6! ixal 20.ll'lxd6+-) 17.hxg6
ll'lxd3+ 18.1!9xd3 fxg6 19.ixf8 ixf8 20.ll'lxd6±
y aquí tampoco está compensada la calidad.
16.fxes i.xbs 17 .hbs Vxbs 18 ..txf8
gxf5
18 ....bfs!? 19.hxg6 (19.exd6 ~da 20Jl:d1
.ig7 21. '!9d3 Czarnota-Sulskis, Warszawa
2005) 19 ... hxg6 20.exd6± es similar a la par-
tida.
19.exd6 i.gs 20J~d1 h6 21.d7 Vfs
22.:Sd3 ~M8 23.hxg6 Ve4+ 24.@f2 fs
2s.Vf3 Va4 26.Ve2 Vf4+ 21.gf3 Vd6
15 ...i.d7 28.:Sdl Ve7 z9J;fd3 @g7 30J~e1 gxd7
La entrega de material tiene mucha lógica 31Jbd7 Vxd7 32.Vxe6 1-0

Esquema Resumen: 1.e4 es 2.tlifJ e6 3.d4 cxd4 4.tlixd4 tlif6 s.tlic3 ib4 6.es

- 6... ll:ie4 7.1!9g4 ll'lxc3 Realmente incorrecta aunque muy complicada+-.


- 6... ll'le4 7.'1:Vg4 '!Was También dudosa, aunque menos clara que la anterior±.
- 6... ll'lds 7.id2 ixc3 Muy delicada para las negras ±.
- 6... ll'lds 7.id2 ll:ixc3 8.bxc3 ias Muy complicada, pero da a las blancas un ataque
tremendo±.
- 6... ll'lds 7.id2 ll'lxc3 8.bxc3 ie7 La línea más sólida pero las blancas continúan teniendo
un fuerte ataque±.
128 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 11
1.e4 es 2.lLlf3 e6 3.d4 cd4 4.lLld4 lLlf6 s.lLlc3 lLlc6

Valoración ***

Introducción
Estamos ante una variante que no ha logrado un lugar entre las grandes de la siciliana, pero
que sin embargo se juega mucho en niveles que van desde aficionados hasta grandes maestros,
incluyendo, aunque no muy a menudo, a la élite. Sus virtudes son que las negras pueden arre-
batar fácilmente la iniciativa ante un juego poco decidido y que en las dos variantes de las blan-
cas, que se supone que aspiran a conseguir ventaja, las negras tienen algunas compensaciones.
En caso de 6.li)xc6 las negras tienen un interesante contrajuego en varias líneas y en caso de
6.li)db5 las negras pueden elegir entre trasponer a la Pelikan o jugar una posición algo inferior
pero muy sólida con 6... i.b4 que es precisamente la línea que vamos a estudiar. Si el blanco es
un fuerte jugador de ataque o un teórico peligroso, esta variante puede desactivar sus mejores
virtudes. Por estos motivos es conveniente ser un jugador completo y poder adaptarse a todo
tipo de posiciones y situaciones.

Historia

En una variante llena de trasposiciones como esta, es difícil hablar de una historia inde-
pendiente, porque la mayoría de los jugadores la han empleado para luego pasar a su variante
favorita. Si nos centramos en las líneas independientes, podemos ver que este orden ya era muy
apreciado en el siglo XIX y fue empleado por Anderssen, Paulsen (como no) y más tarde por
Blakburne, Tarrasch y Mieses. Desde más o menos 1920 la variante fue pasando a un segundo
plano y era empleada por jugadores de segunda fila. A partir de 1970, gracias a la popularidad de
Capítulo 11: 4... liif6 5. liic3 liic6 129

la Pelikan, muchos jugadores se fijaron en este orden para usarlo como alternativa al orden clási-
co con la intención de esquivar alguna variante. Así es como entró en el repertorio de jugadores
como Dolmatov, Nunn, Illescas, Krasenkov y sobre todo Leko, mientras que otros especialistas
de la Pelikan como Kramnik, nunca quisieron saber nada de este orden. Sin embargo la variante
independiente, que es la que estudiamos aquí, disfruta de una popularidad mucho más restringi-
da, aunque ha sido empleada recientemente por jugadores como Grischuk o Kortchnoi.

Ideas

Una de las características de esta variante es que puede trasponer a casi todo. De hecho tal vez
la principal idea del orden e6, .!Lic6 y .!Lif6 sea trasponer a la Pelikan esquivando variantes como
el Rossolimo. Si nos centramos en las líneas independientes, una virtud esencial del esquema
negro, es que si las blancas hacen una jugada "normal" como lo son 6.ie2, 6.ie3, 6.ic4 y otras,
la clavada con ib4 resulta muy molesta. En la línea principal, 6. .!Lidbs ib4, las negras pretenden
tener un juego libre de piezas y evitar que su rey sea atacado como ocurre en la mayoría de líneas
de la siciliana, aunque para ello deben hacer concesiones importantes como su pareja de alfiles.

Partida 11.01 6....tb4


Ehlvest J. - Romero Holmes A. 6 ... d6 Nuestra recomendación, 6..!Lidbs,
Logroño, 1991 permite esta trasposición a la Pelikan que
tienen que considerar aquellos jugadores que
1.e4 c5 2.lL!c3 e6 3.lL!f3 lLic6 4.d4 cxd4 desean evitar dicha variante. 7.if4 es 8.igs
5.lLixd4 lL!f6 (ver el capítulo 8).
La popularidad de esta línea es muy gran- 6 ...ics Una variante con cierto veneno
de entre jugadores de nivel medio. Se pueden que ha defendido el maestro internacional
encontrar bastantes motivos: el más simple es alemán Hall y que se ha dado en denominar
que plantea problemas concretos (con la con- "La cobra". Las blancas harán bien en tomár-
tinuación ib4) y la mayoría de las jugadas no sela en serio y en conformarse con pequeñas
los resuelven, el más elaborado es que impi- ventajas. Los intentos de refutación pueden
de a las blancas desarrollar el clásico juego de ser peligrosos. 7.if4! (7 ..!Lid6+ We7 8. .!Lixc8+
ataque del bando blanco en la siciliana y eso ~xc8 9.id3 es un intento alternativo que
puede contentar al jugador de negras. puedo recomendar a los que no gusten de
6.lL!db5 (D) explotar pequeñas ventajas técnicas) 7... O-O
8.ic7! ti'e7 9.id6 ixd6 10.ti°xd6 Llevando
la partida de modo forzado a un final en que
la mejor estructura ofrece una vida más agra-
dable. 10... ~es La jugada patrocinada por el
"impulsor" de la variante, jesper Hall, con la
cual él no ha perdido nunca, pero las negras
han sufrido siempre. El intento de mantener
las damas lleva a una posición muy apretada
debido al dominio incontestable de la colum-
na d y el punto d6 en particular. 10 ... IM!d8?!
n ..!Lic7! ~b8 12.ie2 b6 13.eS! .!Lie8 14 . .!Lixes
130 Desmontando la Siciliana 2

gxe8 15.f4 ib7 16.if3 !iJe7 (16 ... !iJas es y el peón aislado son ventajas que no conju-
un poco más aguda pero después de 17.0-0! gan bien, de hecho el mejor escenario para las
liJc4 18.Wd4 i.xf3 19.E!xf3 ds 20.exd6 liJxd6 blancas en esta estructura de peones sería eli-
21.E!da las blancas siguen manteniendo un minar sus dos alfiles a cambio de sus dos caba-
dominio molesto) 17.ixb7 gxb7 18.0-0-0;!:: llos negros y colocar el caballo en d4.
Galkin-Kabanov, Kazan 200S. 11.°§xe7 liJxe7 9 ... tllxds es poco popular. Las negras se li-
12.0-0-0 fs!? Esta es la idea. Con el cambio bran del peón aislado, pero en la posición que
en la estructura de peones, las piezas negras se produce, la ventaja de la pareja de alfiles
cobran actividad y se percibe que las blan- se explota mejor. 10.id2! o-o 11 ....Whs!? lllxc3
cas no están bien situadas para bloquear (11...g6 12. \Wh6 ...Wb6 13.0-0-0-+ con buen
adecuadamente los peones colgantes que sur- ataque; 11...lLif6 12.\Wh4 \Wd4 13.Wxd4 !iJxd4
gen en el centro. 13.!iJd6 liJxd6 14.l"!:xd6 fxe4 14.0-0-0;!::. De Vreugt-Ortega Ruiz, Avilés 2000
15.!iJxe4 !iJfs 16.!ll:d2 ds 17 .!iJgs! El caballo se y la ventaja de la pareja de alfiles aumenta en
dirige a controlar es. 17 ....id7 O bien 17...b6 el final) 12.ixc3 es 13.id3 g6 14.\Wh6 \Wf6
1s.llJf3 !iJd619 ..id3 lLib7 20.c3 lLics 21.ic2 as 15.0-0;!:: Tal-Liberzon, Kislovodsk 1964.
22,gel a4 23.!iJeS;!:: Carlsen-Vidoniak, Gausdal 10.~d3 0-0
2oos.1s.id3 g6 19.!iJf3 !iJd6 20.h4 (20.!!el!?) 10... d4 es mucho menos frecuente, por-
20 ....ibs 21.ixbs liJxbs 22.hs lild6 El caba- que aunque logra simplificaciones adicio-
llo negro busca e4. 23.hxg6 hxg6 24.tligs!;t nales, facilita la explotación de las ventajas
Tissir-Bellon López, Málaga 2003. No es blancas. 11.We2+! (11.lDe2 ifS!= es la idea
mucho, pero todos preferiríamos jugar esta negra) ll...ie6 (11...\We7 12.\Wxe7+ @xe7
posición con blancas. 13.lDe2 !'!:d8 14.igS;!:: añade incomodidades
6... a6?! Se ha jugado un montón de veces a la posición negra) 12. lLie4 tllxe4 13. \Wxe4
en partidas antiguas, pero no tiene ninguna \Wds 14.ifH Illescas Córdoba-Sorokin, Palma
lógica. 7. lLid6+ ixd6 8. Wxd6± y las blancas de Mallorca 1989. Las piezas blancas ocupan
capturan las casillas negras a cambio de nada. excelentes posiciones centrales.
11.0-0 (D)
7.a3 .ixc3+ 8.~xc3 ds
8 ••• 0-0 Puede ser un intento de mejorar la
variante de !iJds. 9..id3 ds 10.exds (10.0-0!?
ahora puede trasponer a una variante muy
sana evitando el final más igualado) 10 ... lllxds
(10 ... exds traspone a la partida) 11.tllxds
\Wxds 12.0-0 E:dB 13.ie3;!:: y aunque las ne-
gras tienen una posición razonable, la ventaja
de la pareja de alfiles es persistente.
9.exds exds
Se produce una de las posiciones más con-
trovertidas de la teoría de aperturas en el as-
pecto estratégico. Las blancas tienen la pareja 11 ....ig4
de alfiles y las negras un peón aislado. A pesar La idea de esta jugada (bien sea provocar
de ello, la constante práctica demuestra que f3 o trasladar el alfil a g6) no está claro que
no es fácil explotar estas ventajas. Los motivos ayude a la causa negra, pero obliga a cierta
se achacan siempre al juego libre de las piezas precisión a las blancas, como veremos.
negras, pero yo creo que la pareja de alfiles
Capítulo 11: 4... l1Jf6 5. lbc3 l2ic6 131

l l ... d4! Es la continuación principal y se 20 ... ig6?!


estudia en las partidas 11.02 y 11.03. Muy pasiva. 20 ... ti)d4!? mejora el caballo
l l ... h6?! Es bastante frecuente a pesar e impide la ideal coordinación de las pieza
de ser una extraña jugada. 12.i.f4! d4 [12 ... blancas. 21.Elb4 (21.~ds? lllxf3!=) 21...llle6
a6 13.Elel d4 14.llle4;!; Areshchenko-Kuzmin, 22 ..ihH.
Kramatorsk 2003 y el peón de d4 corre peli- 21J~d1 :Sac8 22J";ds
gro, por ejemplo: 14 ... lllxe4 (14 ... llld5 15. °1Wf3! Las torres blancas van tomando posiciones
lllxf4 16. \Wxf4±) 15.i.xe4 \Wf6 16.,¡l¡,xc6! ±] dominantes y ahora pueden molestar con i.a6
n.lllb5 llld5 14.i.g3 ,¡l¡,e6 (14 .. .f5?! se ha juga- y :Bd7.
do pero es demasiado ingenua. 15.c4! dxc3?! 22 ... f4?!
16 ..ic4+-) 15.:!'!el \Wd7 16.llld6 gad8 17.°1Wf3 Forzando de nuevo los acontecimientos
La poderosa posición del caballo blanco crea sin necesidad. 22 ... lllas 23.Eld7 fü7 24.EldH.
muchos problemas a las negras. 17 ... \We7 23 ..txg6 hxg6 24.h4 :Sc7
(Polgar-Stein, Dortmund 1990; 17 ... lllde7 24 ... lllas 25.~d7 Elxc2 26.Elxa7±
18. \We4 g6 19. \Wf4 \Wc7 20.h3 ±) y ahora 25.:Sd7 :SXd7 26J:!:xd7± (D)
18.lllc4! con idea de :Badl y llles, aumentando
la presión sobre el peón d4, da a las blancas
una ventaja muy cómoda.
12.f3 .ths
12 ...,¡l¡,e6?! Es una decisión extraña porque
f3 es una jugada útil en el plan blanco excep-
to que el caballo negro llegue a e3 o el jaque
en b6 sirva para algo, circunstancias que no
se dan aquí. 13.i.g5! \Wb6+ (13 ... d4? 14.llle4)
14. 'itiha \Wxb2? 1s. \Wd2!+-
l3 ..igs
Impidiendo la maniobra del caballo a e3 e
incluso la temática d4.
Y las blancas han consolidado una serie
13 ...W/b6+
de ventajas y pueden mirar al futuro con op-
El jaque sirve para deshacer la clavada.
timismo.
13 ..•tli'd6 14.,¡l¡,xf6! '?5xf6 15.lllxds± gana
26 ... :Sfs 27 .:Sd6 tües 28.:Sd4 tllc6
un peón. 15 ... '?5xb2? 16.c3!+-.
29.:Sc4!
14.©hl tlle4 Evitando el contrajuego. 29.gxf4 E!cSco.
La clave de la idea negra, pero meramente
29 ... ttias 30.:Sc8+ :Sf8
fuerza los acontecimientos para llegar a un fi-
30 ... 'it>h7 31.Elc7±.
nal inferior.
31.:Sxf8+ ©xf8 32 ..ixf4+-
15.tllxe4 clxe4 16be4 W/xb2 17.~1!
con un peón de más y un buen alfil. la
Forzando el cambio de damas para no per-
partida está decidida.
der un peón y llegando a un final donde los
32 ... tllc4 33.icl ©e7 34. ©h2 ©e6
dos alfiles blancos y la presión en la columna
35.©g3 @fs 36.a4 a6 37.c3 bs 38.axbs
b, dan una considerable ventaja a las blancas.
axbs 39.©h3 tües 40 ..ia3 gs 41.hxgs
17 ...Wfxbl 18.:Sfxbl fs 19 ..td3 b6 ©xgs 42.id6 llld7 43.g4 tllb6 44.f4+
20.:Sbsi ©f6 45 ..ies+ @f7 46.©g3 tllc4 47.©f3
20.Elel!? puede ser mejor en vista del
gs 48.©e4 gxf4 49.ixf4 ©e6 so.©d4
comentario a la siguiente jugada negra.
132 Desmontando la Siciliana 2

~b6 si..ies! ~ds s2 ..ihs b4 S3.e4 ~f4 1-0 Timoshenko-Begun, Minsk 1996 y ahora
S4 ..ig7 ©f7 ss ..ih6 tüe2+ S6. ©d3 b3 19.i.g4! ±también gana un peón por una com-
S7 ..id2!+-©e6 ss ..ie3 ~f4+ S9.©d2 ©d6 pensación difusa) 14 ... ie6 15.ibz ~d5 16.bS
60 ..if6 tüe6 61.©e3 ~es 62 ..id4 1-0 llle5 17.lllxd4!± ganando un peón y ahora las
negras tienen mucho que demostrar.
Partida 11.02 12 ...~d6 Provoca la llegada del alfil a una
Reinaldo R. - Ortega Ruiz J. buena casilla, para colocarse en d5 sin ser mo-
ECh-uzo Avilés, 2000 lestado por el caballo. 13.if4! °&d5 Una posi-
ción excelente para la dama negra que apoya
1.e4 es 2.tLJf3 e6 3.d4 exd4 4.~xd4 i.f5 y llle4, pero 14.c4! dxc3 15.lllxc3 °&d4
~f6 s.~e3 ~e6 6.~dbs ib4 7.a3 .ixe3+ 16.lllez °&d5 17.~cz i.e6 18.!!adlt Ivanovic-
s.tüxe3 ds 9.exds exds 10 ..id3 o-o Guimaraes, Budva 1981 y con el centro tan
11.0-0 d4 (D) abierto, la pareja de alfiles es una ventaja cier-
ta, aunque la posición negra es muy sólida.
12 ... m6!? Poco empleada, pero no
inferior a otras continuaciones. 13.b4 ig4
14.i.b2 !!adB 15.~d2 füe8 16.füelt con cier-
ta presión sobre el peón de d4, que puede ser
aumentada mediante ~f4 y !!adl.
12 ....ig4 y 12 ...'e'ds se estudian en la
próxima partida.

La continuación más popular y por bue-


nas razones. Las negras consiguen la casilla d5
para sus piezas, un posible punto de apoyo en
e3 y la restricción en la columna c. Las blancas
tienen que ser muy flexibles y aplicar ideas sa-
nas, pero también muy concretas contra cada
uno de los sistemas de desarrollo negros.
12.~e2 E:es (D)
Además de esta jugada natural de desarro- 13.b4!?
llo, las negras han probado virtualmente to- Este plan de acumular efectivos contra el
das las jugadas posibles en la posición: peón d4, me parece eficaz aquí, aunque de
12 ... h6?! Evita el desarrollo a g5, pero hay igual fuerza debe ser la alternativa 13 ..igs!?
otra forma incisiva de poner en juego el alfil. con ideas similares como veremos en la
13.b4! un plan frecuente, una vez que el peón variante 12 ... i.g4.
ha llegado a d4: todas las piezas blancas pue- 13 ... ~ds
den coordinarse contra el peón d4 y las negras Lo más frecuente y más lógico contra el
deben pensar pronto en buscar contrajuego. plan blanco.
13 ... ig4 14.f3 (14.ibz llld5 15.~dz ixez 13 ....ig4 14.f3 i.h5 15.ibz llld5 16.~d2
16.ixez lLlc3 17.ixc3 dxc3 18.~xc3 llld4 traspone a la partida; 13 ... a6 14.ibz ig4 15.f3
Capítulo 11: 4... &iJf6 5. llic3 CDc6 133

ie6 16.:!U2 ©h8 17.bS axbs 18.ixbs± parece Desaprovechando la segunda y última
ganar el peón, aunque sigue habiendo mucho oportunidad de atrapar una ventaja concre-
trabajo por delante. ta: 18.ix:g6! hxg6 19.llixd4 llic4 (19 ... 1Wb6
14.ti'd2 i.g4 1s.f3 .ths 16 ..tb2 (D) 20.llixc6 Wxc6 21.IWd4±) 20.'l!Bc3 llixb2
(20 ... liJ6e5? 21.f4! liJxb2 22.fxes llia4 23. \Wc4
~d7 24,gafl+-) 21.llixc6 bxc6 22.'l!Bxb2± con
peón de más aunque con dificultades técnicas.
18 .•. &iJes 19.hg6 hxg6 20.J.xd4
&iJSc4 21.ti°d3 Vgs 22.i.xe3 tlixe3 23.tlid4
&iJds= 24.Vd2 &iJf4 2S.g3 gad8 26.c3
&iJh3+ 27. ©g2 Vhs 28.ge2 &iJgs 29.gxe8+
füce8 30.h4 &iJe6 31.ti°e3 ©f8 32.&iJxe6+
gxe6 33.Vd3 Ves 34J;d1 ©g8 3SJ!:d2
Wfel 36.a4 Wfal 37.Wfc4 gel 38.fM8+ ©h7
39.Vxf7 ge2+ 40.©h3 Vfl+ 41.©g4 ge4+
42.f4 Wf e2+ 43. ©h3 Wffl + ~-~
La presión blanca está llegando a su mo-
mento crítico y la decisión de las negras es por Partida 11.03
tanto crucial: Tiviakov S. - Maliutin E.
16 ... ~e3?! Montecatine Termi, 1994
La única experimentada en vivo, pero no
creo que sea la mejor: 1.e4 es 2.&iJf3 e6 3.d4 cxd4 4.&iJxd4
16...°ffb61? 17.füel! (17.E:f2 gad8 00 ) &iJc6 s.&iJc3 &iJf6 6.&iJdbs i.b4 7.a3 i.xc3+
17 ... E:ad8 (17 ... a6?! 18.©hl y el peón cae: 8.tlixc3 ds 9.exds exds 10.i.dJ o-o
18 ... E:ads 19.llixd4! E:xel+ 20.gxel llidxb4 11.0-0 d4 12.&iJe2 (D)
21.axb4 llixd4 22.°fff2+-) 18.bS Parece que va
a ganar el peón pero todavía queda analizar:
18 ... ixf3! 19.gxf3 llies 20. ©f2! \Wd6~ algo
especulativa, pero difícil de manejar.
16 ...ig6!? 17.llixd4 ixd3 18.llixc6
(18. \Wxd3?? llif4!-+; 18.cxd3? 'l!Bb6+) 18 ... bxc6
19.1Wxd3 ~g5;!; con alguna compensación por
el peón.
11.gf2?!
17Jffel! gana el peón en casi todas las va-
riantes con complicaciones mínimas: 17 ... ig6
18.bS! (18.llixd4 llixd4 19.E:xe3 E:xe3 20. Wxe3
llixc2 21.ixc2 ixc2 22.~c3 ~b6+ 23.©hl 12 ... Wfds
'l!Bg6 24.gcl ifs 25.~cn) 18 ... llies 19.llixd4 Una de las dos continuaciones más popu-
lli5c4 20.ixc4 llixc4 21.~c3±. lares. La dama en este caso provoca el salto del
17 ....tg6! caballo para perjudicar el desarrollo del alfil.
17 ... 'l!Bb6 18. llixd4 E:ads 19J'í:el llixd4 12 ...ig4 Es la otra variante principal e
20.E:xe3 llixf3+ 21.gexf3!+- incluso más frecuente que 'l!Bds, pero el plan
18.bS?! que proponemos es ya muy conocido. 13.f3!?
134 Desmontando la Siciliana 2

.ihs 14 ..igs Buscando el ataque del peón d4 lllf6 18.l2Je4! Jugada inédita a pesar de que
con todas las piezas, ahora el alfil puede ha- lleva a una posición casi idéntica a la estu-
cerlo a través de f2 y mientras tanto molesta. diada en la variante 12 ... h6. 18 ... l2Jxe4 (es-
Es posible también 14.b4 a imagen de la par- quivar el cambio ahora es peor 18 ... llld7?!
tida 11.02. 14 ...1fd6 1s.1fd2 .lg6 Lo más na- 19.c4! dxc3 20.lllxc3 %'ía5 21.lLib5±) 19.i.xe4
tural puesto que el alfil no tiene otro destino. Wd7 (19 ... Wc5 20.Wd3±) 20.Wh5 g6 (20 ... h6?!
Más frecuente es 15 ... llld5 pero en ese caso es muy peligrosa 21.ixh6 gxh6 22.Wxh6 f6
las blancas pueden aplicar una jugada lógica 23.Wg6+ @hs 24.gadl llle5 25.°1Wh6+ ©gs
pero inédita hasta ahora: 16.c4! dxc3 17.lllxc3 26.l'l:e3±; 20 .. .f5 21.id3±) 21.Wc5;t con posi-
\Wc5+ 18.fü2 lllxc3 19J'kl h6 20.ie3 We5 ción muy activa y mucha presión.
21. Wxc3t y tienen la posición idónea para 14 ... ~ds 15. Wf3 l'l:e8 (15 ... llles 16. Wg3±)
explotar la pareja de alfiles) 16,gadl gad8 l6 ..ld2 ie6 17.É1ael É1ad8 Las piezas blan-
17 .ix:g6 hxg6 18 ..le3!? Lo más directo pero cas ya están situadas en posiciones excelen-
es posible mantener la presión por medio de tes y pueden mejorar fácilmente las partidas
18.füel. 18 ... gfes 19.~xd4 gxe3 zo.9xe3 jugadas hasta aquí, por ejemplo: 18.É1e2!?
~xd4 Y ahora: 21.©fz!? (en vez de 21.c3) (18.lllxg7!? se puede investigar) 18 ... ge7
lleva a un final más molesto. 21. ..9b6 22.c3 19.füel f6 20.if4! Wd7 (20 ... l2Jxf4 21. Wxf4!+-)
.!ilc6 23.'exb6 axb6 z4J;xd8+ .!ilxd8 zs.gd1 21. Wg3 ± con la amenaza ge6.
.!ilc6 26.g4;t las blancas tienen alguna inicia- 1s.V=Yxhs h6
tiva, aunque parece difícil romper la barrera La defensa lógica. g6 debilita las casillas
defensiva de los caballos negros. negras y f5 es muy fea.
13.~f4! 16.gel .id7 17 .~h4
Las blancas deben aprovechar la oferta negra 17.g3!? Probada por Anand en una par-
para ejecutar su iniciativa mediante otro plan. tida semirápida, parece una alternativa pro-
13 ...~d6 14.~hS (D) metedora: 17 ... fües 1B.i.f4 Wf6 19.Wd5 .lh3
Completando la idea, el caballo vuelve a 20.Wd6!t
dejar su puesto a las otras piezas blancas. 17 .. J'ffeS 18.J.dz (D)
Mejor que la más aparente if4.

14 ... ~xhs
Lo más frecuente y lo más lógico, aunque 18 ... ~es
facilita el plan blanco, otras jugadas tienen 18 .. .1!e6 19.gxe6 Wxe6 20.l'l:el Wg4
defectos más claros: (20 ... Wd6?! 21.We4±) 21. \Wxg4 ixg4± da a las
14 ... ~g4 15.i.f4! Wd5 16.l2Jg3 ie6 17,gel blancas el final soñado.
Capítulo 11: 4... l:iJf6 5. l:iJc3 l:iJ c6 135

19 ..if4 21..ixg6 fxg6 22.VNxg6+-


Con la amenaza ~g3. Peón de más y ataque.
19 ... VNcs 20.VNg3! lllg6? 22 .. J:hel+ 23.gxel ifs 24.YlYg3+-
Si otra partida llegara a esta posición, lo ixc2 zs.ixh6 VNfs 26.:Bes ©hs 21 .id2
cual es dudoso, se jugaría 20 ... lllxd3 21..ixh6 VNf6 28.h4 :i:k8 29.hS ih7 30 ..igs VNfs
g6 22.cxd3±. 31J~e7 gel+ 32.©h2 ikz 33.VNes 1-0

Esquema Resumen: 1.e4 c5 2.llJf3 e6 3.d4 cd4 4 ..!lid4 lüf6 5.lüc3 lüc6 6..!lidbs

- 6... .ics Desconocida y peligrosa, pero las blancas con un juego tranquilo pueden garanti-
zarse;!;

6 ....ib4 7 .a3 .ic3 8.lüc3 ds 9.eds eds y ahora:

10.id3 d4 las blancas tienen un final cómodo ;!;


10 ..id3 0-0 11.0-0 h6?! Da demasiada libertad a las piezas blancas±
10.,id3 o-o 11.0-0 Ag4 Esquivando algún detalle táctico, las blancas consiguen un final me-
jor;!;

10 ..t.d3 o-o 11.0-0 d4 12.lüe2 y ahora:

12 ... h6?! No pone ningún problema a las blancas ±


12 ... ~d6 Lleva a un final mejor para las blancas i
12 ... 11*°b6!? Poco conocida y no peor que las otras i
12 ... !ie8 Una de las variantes sólidas. Las blancas deben ir a por el peón d4 i
12 ... ig4 Similar a la anterior, aunque con planes diferentes i
12 ... 1Wds Las blancas pueden forzar una interesante iniciativa i
136 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 12
1.e4 es 2.lllf3 e6 3.d4 cd4 4.llld4 lllc6
Variante Taimanov
Valoración ****

Introducción
El orden con 4... lllc6, que denominamos Variante Taimanov, está fuertemente relaciona-
do con el de 4... a6 (Paulsen), y comparten grandes ramas de variantes que se producen en las
siguientes jugadas.
Los nombres aplicados a estas variantes de la Siciliana tampoco son del todo firmes y pode-
mos encontrar otras denominaciones como Variante Kan, sobre todo en la literatura soviética.
También comparte variantes con la Scheveningen, y es bien conocido que muchos jugadores
lo usan para jugar una Scheveningen sin ataque Keres (6.g4), o incluso si es posible sin Ataque
Inglés. La jugada 4... lt:lc6 tiene el principal inconveniente (sobre 4... a6) de permitir 5.lt:lbs que
lleva a una formación de tipo erizo que no es del gusto de todos los jugadores. Por eso es muy
interesante el orden 2 ... lt:lc6 y 4 ... ~c7 seguido de e6, que parece limitar los inconvenientes del
salto del caballo blanco a bs. Por otro lado, la presencia del caballo negro en c6 ejerce una presi-
ón inmediata sobre d4 y dificulta la construcción de la formación Maroczy de forma inmediata.
Durante años se pensó que el esquema con ie3, ~dz y 0-0-0 no funcionaba aquí, pero en las dos
últimas décadas no sólo se ha demostrado que es viable, sino que se ha convertido en la variante
principal y es mi recomendación.

Historia

El orden 4... lt:lc6 fue empleado a menudo por Anderssen y algunos otros jugadores del siglo
XIX, pero pronto cayó en desuso debido a la fuerza (aparente) de la entonces llamada variante
Capítulo 12: 4... ltJc6 Variante Taimanov 137

Szen, 5.tlibs que en realidad provoca una formación Maroczy, que luego se aplicaría en muchas
otras posiciones. Fue en 1960, cuando Taimanov, gran partidario de la Paulsen hasta entonces,
aparentemente cayó en la cuenta de que este orden no era tan malo y además tenía sus venta-
jas. A partir de aquí Taimanov defendió su variante con gran entusiasmo y a pesar de algunos
desastres como el match con Fischer, fue añadiendo partidarios entre los jugadores de primera
fila. Kasparov la empleó en los maches por el campeonato mundial, aunque la abandonó con
posterioridad. Actualmente son muchos los jugadores de la élite que la tienen en su repertorio.

Ideas

En este apartado por una cuestión de claridad, quiero señalar las ideas comparando con su
variante gemela la Paulsen. La idea básica común, es que gracias a la defensa del peón e6 {im-
portante eslabón débil en muchas variantes de la siciliana), quedan parcialmente desactivados,
los ataques blancos basados en el avance de los peones del flanco de rey.
Esta circunstancia hace de la Taimanov y la Paulsen defensas ideales para jugadores
ambiciosos de estilo estratégico. Como otra idea común tenemos la presión en e4 a través de la
diagonal, más fuerte en la Paulsen, por la ausencia del caballo de c6 y como características dife-
rentes, el frecuente cambio de caballos en d4 seguido de la maniobra tlige7-c6 y la presión en d4
que impide la formación Maroczy de manera inmediata.

Partida 12.01 5 ••• a6


Waitzkinj. - Maiwaldj. U. 5 ...ti'c7, que será la jugada principal de
Bermuda, 1997 este capítulo, se estudia en las partidas 12.04
a 12.08.
1.e4 es 2.lllf3 lllc6 3.d4 cxd4 4.~xd4 5 ... tL:lf6 traspone a posiciones estudiadas
e6 s.lllc3 (D) en el capítulo 11.
5 ...d6 6.Ae3 y ahora lo normal sería jugar
lt:\f6 y trasponer al capítulo 18 pero en algu-
nas partidas recientes las negras, intentando
desactivar el peligro del avance de los peones
blancos del flanco de rey, han seguido otros
caminos que consideramos ahora:
a) 6••. Ae7 no tiene sentido independiente:
7. Wd2 a6 8.0-0-0 y es difícil jugar sin tllf6;
b) 6 ••• tL:lge7 7.lt:\b3 lt:\g6 (7 ... a6 traspone a
la partida 8.f4 tllg6) 8.f4 .!e7 9. Wf3 0-0 10.0-
0-0 a6 11.h4!--->;
c) 6... a6 7. Wd2 .!d7!? (Este es el plan in-
Algunos jugadores prefieren obligar a las dependiente que más se ha empleado. 7... tllf6
negras a adoptar una formación erizo, pero 8.0-0-0 vuelve a trasponer; 7... Wc7 8.0-0-0 bs
nosotros nos centraremos en esta jugada, que 9.tllxc6 Wxc6 10.eS! ds 11.tlle2 es una fran-
no solo es la más frecuente sino sobre todo la cesa ideal para las blancas) 8.f3 Esta jugada
más coherente con nuestro repertorio. Aho- no es todavía necesaria para llevar adelante
ra las negras tienen una amplia e importante el plan con el 0-0-0, pero las blancas plane-
elección. an algo diferente si el caballo no sale por f6.
138 Desmontando la Siciliana 2

S.0-0-0 lLlge7 9.lLlxc6 (9.lLlb3! puede ser aquí 7 ... d6 8.h4!? Por supuesto jugadas como
también una buena idea) 9... lLlxc6 10.lLla4 b5 s ..ie2 con el plan de 0-0 o s.~d2 con el plan
11.lLlb6;!; y la ventaja blanca de la pareja de de o-o-o son satisfactorias también. S... b5 9.hs
alfiles es casi simbólica. Luther-Bischof, 2002. h6 No se puede permitir el avance del peón
s ... lLlge7 9. lLJ b3 bs (9 ... lLlcs 10.a4 y en esta va- blanco hasta h6, pero ahora el flanco de rey
riante el caballo en es ha gastado más tiempos ya no ofrece un refugio tranquilo al rey negro.
y no hace nada. 10 ... .ie7 1Lie2 O-O 12.0-0 10. ~d2 .ib7 11.0-0-0 lLlcs 12.f4 lLlb6 13.es ds
Wffc7 13.fH De la Villa-Yudasin, Pamplona 14. ~f2 lLJd7 (14 ... lLlc415.1xc4! bxc416.lLlc5±)
1991) 10.a4! b4 1LlLla2 Wffbs (11 ... Wffc7!?; 11 ... 15.©bl ib4 16.ll'le2 ~c7 17.lt'ied4 llixd4
as?! 12.c3±) 12.i''Edl lLlg6 13.ics! ± Reinaldo lS.lLJxd4 0-0-0 19.:Elh3;!; Y las blancas con más
Castiñeira-De Firmian, Las Palmas op 1999. espacio en el flanco de rey y el firme control
6.ie3 tllge7 de la casilla d4 tienen mejores perspectivas.
6 ... ~c7 traspone a las siguientes partidas. Tseshkovsky-Taimanov, Moscú 1999.
6 ... .ib4?! Es imprecisa aquí por: 7.lLlxc6 7 ... bs?! Permite el rápido contacto de los
.ixc3+ (7 ... bxc6 s.Wffd4±; y 7... dxc6 S.~xdS+ peones 8.a4! (Las blancas están sobradas de
©xd8 9.0-0-0+± son demasiado cómodas para buenos planes por ejemplo: s.\l;Ye2!? con in-
las blancas) S.bxc3 bxc6 9.~d6 f610.!'lbl!±y tenciones claramente agresivas 8... llie5 9.
el dominio de las casillas negras es abrumador. 0-0-0 Arizmendi-Corral, Mondariz 2002; o
10 ... lLle7 1L.ib6 lLlfs 12.exfs ~e7 13. ~xe7+ bien 8..ics, pero la continuación del texto es
©xe7 14.fxe6 dxe6 1s.ie2 ges 16..if3 id7 forzada y sencilla) 8... b4?! (8 ... bxa4 9.lt'ixa4± y
11 ..ics+ @ds lS.o-o es 19.:E'lb7 @es 20.füb1 la debilidad de la casilla b6 se deja sentir) 9.as!
e4 21 ..ie2 .ifs 22.ia7 e3 23.ixa6 1-0 Koller- lLlxaS (9 ... bxc3? 10.ib6+-; 9... ib7 10.ll'la4±; la
Luffy, cr. 19S7. inédita 9... llifs!? puede ser la mejor jugada pero
7.tllb3 (D) no resuelve todos los problemas de las negras:
Es natural impedir el cambio y posterior 10..ib6! \l;Yf6 11.ll'la4 llih4 12.~d2 d613.f4± y
despliegue del otro caballo en c6. Ahora las las piezas negras ocupan posiciones desacer-
negras tienen que perder un tiempo tarde o tadas) 10. lt'ia4 llixb3 ll ..ib6 lLlxal 12. ~xal ±;
temprano con el caballo de e7, y seguramente Zaderman-Taimanov, New York 1992.
para llevarlo a una casilla peor que f6.
8.f4 d6
8 ...bs 9. ~d2 d6 10. \l;Yf2 No tener que pre-
ocuparse por su peón e4 permite a las blan-
cas maniobrar con comodidad. 10... id7 ll.h4
.ie7 12.h5 ll'lf8 13.h6 g6 14.0-0-0± Djurovic-
Portisch, Niksic 1962; 8 ...i.e7 9.g3 y es difícil
no trasponer a la partida.
9.g3;!;
Con idea de avanzar el peón h para despla-
zar otra vez al caballo y crear debilidades en
el flanco de rey.
9 ....ie7
7 ... tt:lg6 9... b5 10.h4 i.e7 11.h5 lLlf8 12.1lf/d2 ib7 13.
Tal vez demasiado pronto para definir la po- 0-0-0 ):k8 14.ih3± Muir-Arkell, ENG-ch 1989.
sición de este caballo. Se han probado también: 10.h4 0-0
Una decisión extraña, impulsada por el
Capítulo 12: 4... lDc6 Variante Taimanov 139

deseo de dar una casilla de retirada al caba- ahora estarían pensando en porque no lo ha-
llo. En cualquier caso las blancas, que tienen bían sacado por f6), pero esto no funciona.
un refugio seguro en el enroque largo y una Algo mejor era 19 .. J~xal 20.:Sxal b4
iniciativa prometedora en el flanco de rey, (20 ... :SaB 21.füaB+ 1li'xa8 22.tllxbs±) 21.llle2
están algo mejor. 10 ... hs? n.ie2; 10 ... .if6 :Sa8 22 ..E:xaB+ l!NxaB 23.h6 g6 24.tlled4;!;.
11. l!Nd2;!;. 20.gxf6 .ixf6 21.eS!± (D)
11.hs ltJhs 12.a4!? Abriendo una diagonal llena de piezas
Un plan ambicioso que trata de explotar negras con ganancia de tiempo.
también la debilidad de la casilla b6 relaciona-
da con el alejamiento del caballo. La posición
lo permite, pero los planes naturales también
ofrecen ventaja, por ejemplo: 12. l!Nd2±; 12.h6
g6 13. l!Nd2±.
12 ... b6 13.'!Wd2 '!Wc7 14.g4 .id7
14 ... i.b7 1s. '1Wf2 (1s.o-o-o!?) 1s ... i.d8
16.gS±.
15.gs gfes l6.'!Wf2 '!Wb7!?
Las negras encuentran un modo de no te-
ner que defender el peón, pero ahora el asalto
de los peones blancos está demasiado avanza-
do y el rey blanco puede dirigirse al flanco de 21. .. gxal
rey. 16... i!eb8 17.i.g2±; 16 ... gab8 17 ..ixa6±; 21...dxes? 22.lllcS 1li'c8 (22 ... V!f c7
16 ... .id8 11 ..tg2±. 23.tllxbs+-) 23.:SxaB '1Wxa8 24.tllxd7+-; 21...i.e7
11.ig2 22.tllaS Vff cB 23.exd6 ixd6 24.lllxbs±.
17.!xb6?! Permite una cierta reacción con 22.gxal dxes
17 ... ds! (D), por ejemplo: 22 ... .ie7 23.exd6 i.xd6 24.h6 g6?!
25. l!Nd2!+-.
23.lDcs '!Wcs 24.~xbs±
Las piezas blancas son muy activas, aun-
que la debilidad de su retaguardia les obliga a
ser cuidadosas con el cálculo de variantes.
24 ... lDf7 25J~dl ?!
Imprecisa. No parece haber motivo para
abandonar la columna del extremo. 25.fxes
.txes (2S ... lllcxes 26.:SaB+-; zs ... lllfxes 26.
tlld6+-) 26.llla7 lllxa7 27.:Sxa7 :Sds 28.b4±.
25 .. J~ds 26.c3 ies 27 J!l:fl exf4
28 ..ixf4 es 29 ..ie3 lDe7
18.eS? (18.i.e3 d4 19.i.xd4 tllxd4 20.Vffxd4 29 ... tlld6? 30.tllxd6 :gxd6 31.llle4 l3e6
es!~; l8 ..tg2!? :Sab8 19.as es~) 18 ... d4!+ y de 32.i.h3+-.
pronto las negras ganan. 30.lDa7 '!Wg4
17 ...bs 18.axbs axbs 19.o-o f6?! La partida ha entrado en una fase pura-
Es comprensible el deseo de las negras de mente táctica y no está claro que las blancas
devolver al juego a su caballo, (supongo que mantengan el control. 30... l!Nbs!? 31.llle4 ll\ds
140 Desmontando la Siciliana 2

32.lllxf6+ lllxf6 33.lllc6 i.xc6 34.i.xc6;!;. 7.f4!


31.tlle4 .th4 32.tlff3 tlfxf3 33 ..hf3 Esta es la jugada que propongo, que inten-
tllds 34.J.es tllf4 3S.b4 tllh6 36J;d1! tlle6 ta aprovechar los defectos del orden de las
36 ... E:xdl+ 37.i.xdl i.xh5 38.i.xhs lllxhs negras entre los cuales destaca el escaso con-
39.b5±. trol de e5. Ahora las negras no pueden traspo-
37 ..if2 tllfs 38.gxds .bds 39.bs± ner a variantes normales, aunque disponen de
Con la desaparición de las piezas mayores, muchas alternativas:
los peones pasados del flanco de dama cobran 7....ib4
el protagonismo decisivo.
39 ... tllf4 40 ..ig4 g6 41.hxg6 hxg6 7... d6!? Es la alternativa principal, inten-
42.b6 tlld3 43.b7 .ie7 44.tllf6+ @f7 tando llevar la partida a los terrenos de la
4S.tllxe8 @xe8 46.tllbs @d7 47 ..ia7 Scheveningen, pero con 8. Wf3! Las blancas
@e6 48.tllxe7 @xb7 49.ll:ibs @a6so ..ie2 también aprovechan la falta de flexibilidad en
e4 Sl.e4 ©as S2.tlle3 tllg3 S3.eS @a6 el esquema negro y trasponen a una variante
S4 ..ib6 @b1 ss.J.d1 ll:ies S6.@f2 tllfs en la cual el caballo en c6 no combina bien con
S7 .tllxe4 tlld7 ss ..ias ©a6 S9.e6+- tlles la jugada a6. Además esta variante se caracte-
60.e7 @b7 61.tlles+ @es62 ..ie2 1-0 riza por violentos ataques, lo cual trataban de
evitar las negras con 6... lllf6. Se estudia en la
PARTIDA 12.02 siguiente partida.
Radjabov T. - Lutz Ch. 7...'@b6?! No se ha empleado aún en la
EU-chT lSth Gothenburg, ZOOS práctica, pero es la típica jugada molesta que
se le va a ocurrir a alguien en cualquier mo-
1.e4 es 2..!LJf3 e6 3.d4 exd4 4 ..!üxd4 mento. 8. Wd2! Wxb2 (tampoco intercalar el
.!üe6 s.tllc3 a6 6..ie3 ll:if6 (D) salto del caballo a g4 permite comer en b2 en
condiciones. 8... lllg4 9.i.gl Wxb2 10.~bl Wa3
11..ie2 lllf6 12.E:b3 We7 13.e5± y no es creí-
ble que las negras puedan sobrevivir al ataque
blanco) 9.E:bl Wa310Jfü3 vg,ra5 (10 ... Wle7 11.e5
lllg4 12.llle4 Wds 13.lllxc6 dxc6 14. ~xd8+
@xds 15.i.b6+ @es 16.h3 lllh6 17.Wf2± A
pesar del cambio de damas la posición negra
está aplastada) 11.lllxc6 dxc6 12 ..ib6 ~hs
13.i.e2 Wg6 14.e5 lllds 15.lllds cd5 16.0-0±
y la posición de su dama va a dar demasiados
problemas a las negras.
7...ec7?! y otras jugadas permiten e5.
7... ds!? 8.e5 llld7 Traspone a una varian-
Es un ingenioso intento de trasponer a
te de la Francesa muy favorable, en la cual las
líneas de la Taimanov o incluso de la Sche-
blancas han obtenido resultados excelentes
veningen, evitando los esquemas del Ataque
con la jugada 9.~g4!, por ejemplo: 9 ... lllxd4
Inglés, puesto que ahora la continuación
10 ..ixd4 g6 11.0-0-0 '@as 12.h4 h5 13.'@h3
7.Wld2 de las blancas es más dudosa, debido
i.c5 14.Wbl .ixd4 15.E:xd4 con clara ventaja
a la clavada i.b4. Sin embargo, las blancas
blanca; Dvoirys-Samarin, Podolsk 1992.
tienen muy buenos recursos que impiden a su
rival llegar a las posiciones deseadas.
8..id3 (D)
Capítulo 12: 4... lLic6 Variante Taimanov 141

a) 9 ... o-o?! 10.es .ixc3 11.bxc3 lbds


12.l!f3! t;
b) 9... d6 10 ..!l'ia4! (mi recomendación) 10 ...
es (10 ... .!l'ixd411.c3! i.xc312.Ekl eS 13 . .!l'ixc3~)
11..!l'ib3 ig4 12.ie2 ixe2 13.~xe2 ds (13 ...
exf414.E:xf4±)14.c3 ie71S . .!l'ib6 E:d816.exds
.!Lixds 17 . .!l'ixds l'!xds 18.fS o-o 19 . .!l'id2±:
c) 9... ~xd4 10.ixd4 ics 11.i.xcs ~xcS+
12.©h1 d6 13.\Wel! es (13 ...bs?! 14.eS dxes
lS.fxes .!l'id7 16 . .!l'ie4 ~xes 17. °%Vb4; 13 ... o-o
14.eS dxes lS.fxes .!l'id7 16.\We4 g6 17.:Bael
E:b8 18. \Wh4) 14.fxes %hes 1s ..!Lids;i;;
De nuevo las negras están ante una encru-
d) 9...ics! Esta es la forma de trasponer,
cijada.
y la mejor jugada. 10 . .!l'ifs ixe3+ 11 . .!l'ixe3;!; d6
8 ... d6
12.©h1 b6!
8 ...'ªc7!? Se ha jugado poco, a pesar de ser
probablemente la jugada más lógica. Propon-
8 ...'ªb6!? Plantea problemas muy con-
go dos tratamientos diferentes, porque hay
cretos a las blancas y es extraño que se haya
algunas trasposiciones que pueden moles-
jugado tan poco hasta ahora. En mi opinión
tar. Las blancas pueden aceptar una curiosa
las blancas deben responder con 9.~fs!? que
transposición a la Taimanov, según cuál sea el
implica un sacrificio de pieza, del cual de mo-
repertorio de su rival; o bien intentar un mé-
mento podemos decir que es muy prometedor,
todo más directo. 9.0-0 (D) [9. \Wf3!? d6 (9 ...bs
hasta que haya sufrido la prueba del tiempo.
10. '1Wg3 0-0 11.0-0 i.xc3 12.bxc3 i.b713 . .!l'ixc6
9.Wf2!? Recomendada con insistencia por al-
\Wxc6 14 ..id4±; 9... .ixc3+ lleva a una posici-
gunos módulos de análisis, no es algo en lo que
ón de doble filo, donde la ausencia del alfil
yo pueda creer todavía, pero lo señalo por si
de negras es demasiado peligrosa para el se-
alguien quiere profundizar. 9... lbxd4 10.eS es
gundo jugador. 10.bxc3 d6 11.\Wg3 0-0 12.0-0
la idea. 9 ...Va5 10.~xg7+ @fs n.id2 ©xg7
.id7 13.es! dxes 14.fxes± \Wxes?? 1s . .!Lixc6+-)
12.a3 J.e7 13.~ds Vds (13 ... %Ycsl? 14.ie3
10.0-0 i.d7 11.E:adl .!Lixd4 12.i.xd4 es 13.fxes
\Was+ 1S.b4 \Wd8 16.ib6 %!/g8 tiene un aspec-
ixc3?! (13 ... dxes 14.Wi'g3!±) 14.ixc3 ig4
to horrible para las negras) 14.~xe7 \Wxe7
lS. °%Vg3 ixdl 16.exf6+- Kaiumov-Atamuradov
15.eS ~ds [15 ... lLie8 no parece mejor 16. ~hs
Uzbekistan ch 1972] Y ahora:
y las blancas tienen un fuerte ataque. No creo
que un humano pueda defender esta posi-
ción. 16 ... ds 17.g4 ©g8 18.0-0-0 h6 19.E:del
id7 20. %!/h3 lLig7 21. ~g2 E:c8 22.@b1~ fs?
23.exf6 (23.gxfS! abriendo la columna parece
más natural) 23 ... \Wxf6 Motylev-Lutz, Katern-
berg 2007] 16.c4 .!l'ic7 17.'ªhs h6 18.0-0 @f8
19.fS Ves+ 20.@h1d621.exd6 Vxd6 22.fxe6
ixe6 23 ..ic3 23.E:adl! es incluso mejor y no
hay buena respuesta contra la amenaza i.c3.
23 ...gg8 24.ih7!+- gg4 2s.ig6 gxc4 26.i.xf7
©e7 27.ixe6 ~xe6 28.'ªf7+ @ds 29.gadl
1-0 Recuero-Gago, Padrón 2008.
142 Desmontando la Siciliana 2

8... ds?! Es la opción coherente con la ju- al enroque, pero también mantiene el impor-
gada anterior, pero tal vez sea la más floja de tante alfil de negras. 1s.Whs fs 16.!!ael--+)
las alternativas. 9.es! lllxd4 (9 ... llle4 10.lllxc6 14.bxc3 dxes 1s.1xes ~ds 16.e'hs fs
lllxc3 11.~g4! bxc6 12.~xg7 fü8 13.id2+-) 17.l;ael ti'e8 18.e'h4 ti'ds 19.e'd4!+- e'd7
10.ixd4 llle4 11.0-0 (Mejor era 11.ixe4! 20.c4 ~f6 21.id6 ~es 22.cS ~xd6 23.cxd6
dxe4 12.0-0 ixc3 13.ixc3 ~xdl 14.!'!:fxdl e'a7 24.°%Yxa7 .!'ha7 25.~fo7 1-0 Radjabov-
id7 1s.@f2 ic616.©e3 !!:d817.!!xd8+ @xd8 Navara, Sochi 2008.
18.a4;!; con un final muy desagradable para las 10 ... e'as 11 ..td2 y las negras tienen algu-
negras, que no aspiran a nada más que a de- nos problemas para apartar su alfil y su dama
fenderse) ll...ixc3 12.bxc3 id7 13.~e2 bS;!; de la mala diagonal donde se encuentran.
Rudd-Emms, Douglas IOM 2oos. 10 ... 0-0 11.eS (11.llla4! y las negras no
tienen nada mejor que es trasponiendo a la
9.lüxc6 bxc6 10.0-0 (D) variante anterior) 11...lllds 12.lllxds cxds
13.©hl .tes 14.id2 (Shirov-Vega Gutiérrez,
Benidorm 2008) y ahora las negras con 14 ... aS
seguido de ia6 pueden neutralizar el ataque
blanco.
10... hc3!? (Es un intento radical de evi-
tar el molesto llla4) 11.bxc3 es 12.h3 (una
mejora sencilla es 12.i:'!bl!? para contestar a
12 ... lllg4?! con 13.ib6) 12 ... ~c713.©hl ll:id7
Y.!-Y.! Peng Xiaomin-Liang Jinrong, Calcuta
2001; pero las blancas deben estar mejor con
14.Wi'g4 0-0 lS.fS;!;.

10.~.cs?! 11.es!? .ixc3


Después de esta jugada, la tarea de las 11 ... dxes? 12.fxes 1xc3 (12 ... lllds 13. Wi'f3
blancas es más fácil, pero consideramos algu- O-O 14.lllxds exds 1S.c3+-; 12 ... llld7 13.Wf3+-)
nas alternativas que demuestran el duro tra- 13.bxc3 lllds 14.ixcs+-
bajo que tienen las negras por delante en esta 12.bxc3 lL!ds 13 ..ifz (D)
posición: 13.id2 es interesante y similar a una
10... es!? 11.h3 Una vez más 11.ll:ia4!? variante considerada más arriba.
plantea serios problemas a las negras 11...lllg4
(11...0-0 12.ib6! .tes+ 13.ixcs dxcs 14.ic4
ll:ixe4 1S.'ªxd8 l;xd8 16.lllb6 gb8 17.ll:ixc8
-ªdxc8 18.fxes ~k7 19.l;adl±) 12.ib6 ics+
(12 .. J'9h4?! 13.h3 !fü8 14.a3! hs 1S.axb4
Wg3 16.hxg4 hxg4 17.Wel 'ªh2+ 18.©f2+-;
12 ... ~xb6+ 13.lllxb6 .tes+ 14.©hl 1xb6
1S.ie2!+-) 13.ixcs dxcs 14.ie2;!;. u ... exf4
11...0-0 (Radjabov-Svídler, Fuegen 2006) y
ahora 12.llla4 sigue siendo interesante.
12 ..ixf4 o-o 13.eS! hc3?! (13 ... dxes 14.hes
lllds deja a los dos alfiles blancos apuntando
Capítulo 12: 4... lllc6 Variante Taimanov 143

13 ... ib7 PARTIDA 12.03


La captura del peón de c3 invierte tiempos Lindhom E.- Wicklund Hansen G.
importantes y no resuelve el problema de fon- SNM corr, 2002
do de la posición negra que es la debilidad de
sus casillas oscuras. 1.e4 es 2.c!LJf3 e6 3.d4 cxd4 4.c!Lixd4 lllc6
13 ... lüxc3 14.~el (14.~g4!?i) 14 ... lllds s.c!Lic3 a6 6..ie3 lllf6 7.f4 d6 8.'fff3 (D)
15 ..l!l.e4 dxe5 16.fxe5 c4 (16 ... l::!bs 17.ixc5+-}
17.ics;;. La captura del otro peón, aunque
elimina el centro blanco abre líneas muy
peligrosas a las piezas blancas.
13 ... lüxf4?! 14.exd6 ib7 (14 ... ~xd6
1s.ibs+ ©e7) 15 ..l!l.g3±.
14.'ffg4-+ c!Lle7
Intenta hacer valer la diagonal de casillas
blancas para un contraataque.
14 ... 0-0 15.c4 lüc3 (15 ... llle7 16.l:fadl±;
15 ... lllb416.ih4+-} 16.i.xh7+ ©xh717. ~h3+±;
14...YMd7 1s.fs o-o-o 16.l::!abi.
1s.gad1 hs 16.'ffgs c4?!
Preparando el 0-0-0 y un rápido g4. Las
16 ... lüfs 17.ixfs W!xg5 18.fxgs exf5
piezas negras no están en las mejores posici-
19.lhd6± Deja a las negras con un final muy
ones para oponerse a este plan, sobre todo el
triste, pero a estas alturas era lo relativamen-
caballo de c6.
te mejor.
8 ...Wfc7
17 ..bc4 c!Lifs 18.exd6 @d7
La dama se aparta del futuro enfrentami-
Las negras se defienden con ingenio, pero
ento con la torre blanca. Es la alternativa más
no solo tienen un mal rey, si no déficit de
temática y frecuente, pero hay varias otras:
peones y piezas menos activas. La partida
8....ie7 9.0-0-0 y ante la amenaza e5 es di-
está totalmente decidida en favor de las blan-
fícil esquivar la transposición con Wf c7;
cas, aunque exige cierto grado de atención.
8....id7 y de nuevo es difícil jugar sin Wf c7,
18 ... ~xg5 19.d7++-.
por ejemplo: 9.0-0-0 1'k8 10.Wbl ie7 11.e5!
19.id3 g6 20.'ffxds+ ghxds 21.c4
dxe5 12.lllxc6 bxc6 13.fxe5 lllds 14.llle4±;
.ic6 22.cs gdbs 23.gbl .lbs 24 ..ie4 .ic6
8...es!? En principio la mejor continuación
2s ..bc6+ @xc6 26Jfü3 gbs 27.h3 gabs
para evitar la carrera de ataques, pero deja a
28.i:~dl ggb7 29.c4 gxb3 30.axb3 @d7
las negras con una mala estructura. 9.lllxc6
30 .. J:¡xb3 31.d7; 30 ... a5 3U:'{al füb3
bxc6 10.fxes (10.ic4!? directa puede ser me-
32.gxa5+-
jor) 10 ... dxes ll.i.c4 W/a5 12.0-0 ics 13. l!!ffz
31.b4+- f6
ixe3 14.Wlxe3 O-O 15.h3 ges 16.ib3 ie6
31...l:hb4 32.c6+ ©xc6 33.d7+- y el peón
17.lllaH Shirov-Mamedyarov, Moscú 2008
corona.
y no parece que las negras compensen total-
32.bS
mente las debilidades de su flanco de dama.
La masa de peones blancos es ya impara-
9.0-0-0 /J.e7 (D)
ble.
9....id7 Es una alternativa de la misma
32 ... axbs 33.cxbs gxbs 34.c6+ @ds
importancia. 10.g4! este rápido tratamiento
3S.d7 1-0
no tiene buena respuesta. 10 ... lüxd4 ll.:gxd4
144 Desmontando la Siciliana 2

ds [11...eS 12.:B:d2! ixg4 13. Wg3!;5 la defen- 12.fxes dxes


sa negra es muy difícil: 13 ... id7 (13 ... ie6 12 ....b:g4? falla tácticamente: 13.~g3!
14.fS! ixa2?! (14 ... .id7 15.igs;!;) 15. lllxa2 dxe514.ixe5 Wc815.'ª-gl ixdl 16.~xg7 'ª-gB
lllxe4 16.Wg2 lllxd2 17.Wxd2±) 14.fxes dxes 17.~xgB+ l!Jxg818.'ª-xg8+ if819.id6+-.
Martín-Ravikumar, Hastings 1984 y ahora 13.1Vg3! i.d6
en vez del espectacular sacrificio de calidad 13 ... lllxg4? 14.lllds Wd6 15.ic3+-.
que siguió en la partida 15 ..id4!± recupera el 14 ..ie3 .bg4?!
peón con ventaja] 12.exds (12.es!? es una so- 14 ...1e61 (D) La alternativa más frecuen-
lución sencilla. 12 ... llle4 13.lllxe4 dxe4 14. Wf2 te y más prudente, pero las blancas tienen un
1c6 15.ig2± y el peón de e4 cae, por ejemplo: fuerte golpe:
15 ... ics 16J:ld2 ixe3 17.~xe3) 12 ... lllxds
13.lllxds (13.:B:xds 1c6Ja>) 13 ... exds 14.fS
(14.ig2±) 14 ... ic6 1s.if4 ~as 16.We3+ @d7
17.ic4 ics y ahora propongo 18.:B:hdl! ixd4
19. \Wxd4 ± y el ataque blanco por las casillas
negras parece demoledor.

15.ib5+!? (Merece la pena investi-


gar 15.igs o-o-o 16 ..ixf6 gxf6 17.llld5t)
15 ... ©e7?! (15 ... @fs! es algo mejor, pero la
posición de las negras será incómoda mien-
tras su rey no se resguarde. 16.g5 lllh5 17. ~f2
:B:c8 18 ..ia4;!; Podlesnik-Mijovic, Sutomore
10.g4! ~xd4 2004) 16.ia4 Wa517.@b1? (17.g51+-es mucho
Las negras están casi obligadas a aceptar más fuerte) 17... :B:hcB 18.ib3 :B:xc3 19.bxc3
el desafío, porque en caso contrario el ataque llixe4 20. \Wh4+ f6 2i.id2 ia3 22. ~xh7 ixb3
blanco va muy rápido. 23.axb3 lllxc3+ 24.ixc3 Wxc3 25. Wxg7+ ©es
10 ... llld7 1i.gs bs 12.h4 lllcs 13.hs ib7 ~-~ Kinlay-Mestel, London 1978;
14.g6!± Conquest-Soderberg, Tanta 1997 des- 14 •.. o-o 15.igsl ib4 16.ixf6 ixc3
truyendo el refugio del rey negro; 10 ... 0-0 17.g5!±.
11.gs llld7 12.h4 bs 13.hs ib7 14.g6!± y el 15.h3! .bdl
ataque blanco es mucho más rápido. Las negras no tienen alternativas viables.
ll ..bd4 e5 Por ejemplo: 15 ... lllxe4?1 16. \Wxg4 llixc3
11 ... o-o?! 12.gS llid7 y las blancas tienen 17.bxc3 ia3+ 18.©bl Wxc3 19.\Wd7+ @fa
muchos caminos para acelerar su ataque, 20. \Wxb7+-.
uno de los más sencillos puede ser: 13.:B:gl bs 16.~xg7! .if3
14. ~hs b4 15.:B:d3 :B:d8 (15 ... bxc3 16.:B:h3+-; 16... 0-0-0 17.~xf6 y el alfil de dl si-
15 ... 'ª-e816.ixg7@xg717.f5+-)16.ixg7 @xg7 gue perdido a pesar de un ingenioso truqui-
17.Í5+-. to. 17 ... ig4 18.lllds!+- (18.hxg4? \Wxc3-+);
Capítulo 12: 4... llic6 Variante Taimanov 145

16... ggs 11.Wxf6 i.e7 (17 ... ihs 18.l'Llbs!+-) gen. En los últimos años se ha convertido en
18.Wfs! y el alfil de dl se pierde. la variante principal y el desarrollo teórico ha
11.exhs+ .ifs 1s.exf6 i.xb119.&Lids sido gigantesco.
t;Yd6 20.efs+- 6 ... a6
oespués de una serie de jugadas forzadas, La continuación casi universal. No obs-
las negras mantienen la calidad de venta- tante se han hecho algunos intentos para
ja, pero el fuerte caballo en ds no puede ser ahorrarse esta jugada y comenzar de forma
molestado, sobre todo porque el alfil de hl no inmediata la presión al punto e4 a través de
puede regresar a la partida y es otra debilidad las jugadas l'Llf6 y i.b4.
táctica. 6 ... l'Llf6!? 7.f4 En este caso las blancas
20 .. JMs 2L.id3 .ig7 22.t;Yf1 .ih6 tienen que cambiar su. idea preconcebida de
23.exhi ixe3+ 24.&Lixe3 t;Yh6 2s.t;Yf3 jugar con f3, no solo porque resulta menos
@fs 26.@bi 'Wg6 27.a3 bs 2s.c!Lifs 'Wgs efectivo, sino también porque ahora este
29.'Wf2 'Wf6 3o.t;Yg3 ~ks 31..ie2 gds avance, combinado con un oportuno salto a bs
32.h4 gd7 33.a4 bxa4 34.ea3+ @es es más eficaz. Se amenaza un inmediato es.
3s.exa41-0 a) 7... l'Llxd4 8. ~xd4 l'Llg4 (no hay tiem-
po para a6, por la amenaza e5 y 8... b6!? 9.e5
PARTIDA 12.04 lllg4 10.i.gl ics 11. Wc4± también es favora-
Leko P. - Ljubojevic L. ble a las blancas) 9.0-0-0 lllxe3 10.~xe3 ics
Mónaco Blind, 2001 ll.~g3 0-0 12.i.d3t el mejor desarrollo de las
blancas debe ser más importante que la pa-
1.e4 c5 2.tlJf3 tlJc6 3.d4 cxd4 4.&Lixd4 reja de alfiles en una carrera de ataques. 12 ...
e6 5.tlJc3 'Wc7 a6 13.e5 d6? (13 .. .fS 14.exf6 E:xf6 15.llle4!t)
El orden más característico del moderno 14.exd6 ixd6 1S.ixh7++- Raisa-Doda, Lenin-
sistema Taimanov, aunque su inventor prefe- grado 1960.
ría a6 y el rápido desarrollo del caballo rey por b) 7... d6 8. °§'f3! y puesto que para las ne-
la casilla e7, como vimos en la partida 14.01. gras será difícil jugar sin a6, lo normal es tras-
6.ie3 (D) poner a la partida anterior.
c) 7...ib4 8.llldbs °§'a5 9.es [9.id2!? es una
opción más sencilla que promete alguna ven-
taja. 9... a6 10.e5 axbs 11.exf6 ixc3 (11...gxf6
12. lllxbs .ixd2+ 13. °§'xd2 Wxd2+ 14. l!?xdH y
la mejor estructura blanca es un buen punto
de partida) 12.ixc3! b4 13.fxg7 E:g8 14 ..id4
Wds 15.ie3 :!'l:xa2 16.:!'l:xa2 Wxa2 17.ibst
Kokarev-Grachev, Novokuznetsk 2008. Las
blancas tienen una serie de pequeñas ventajas
(pareja de alfiles, casillas negras, estructura)
que hacen su posición más agradable, pero la
posición negra no está exenta de contrajuego]
El sistema que propongo para combatir la 9... lllds (9 ...a6? 10. llld6+ ixd6 11. '§'xd6 llle4
variante Taimanov. Se complementa de forma 12.Wd3 l'Llxc3 13.bxc3 bS 14.i.e2 Wc7 15.0-0±
ideal con el sistema de ataque propuesto para y las blancas pronto comenzaran las rupturas
combatir las variantes Najdorf y Schevenin- contra la cadena negra del flanco de dama.
Beliavsky-Matulovic, Sombor 1972; 9... llle4?!
146 Desmontando la Siciliana 2

10.~d3 lllxc3 11.lllxc3 .ixc3+ 12.bxc3 0-0 10... ie7 (10 ... bs traspone al comentario a la ju-
13 ..ie2i no parece resolver del todo los pro- gada siguiente; 10 ... d6?! es poco lógica, porque
blemas de las negras) 10.id2 lllxc3 11.bxc3! lo el ataque blanco se desarrolla con facilidad al
más ambicioso (11.lllxc3 ds 12.a3 ie7 parece no haber presión sobre e4) 11.f4 d6 12.g4 bs
igualar) 11....ics 12.c4 ~b6 13.gbl (Buscando 13. ©b1 .ib7 14. \Wfz o-o 15.h4 füe8 16.gS--+
el salto del caballo a d6, pero la inédita .id3 Feygin-Werle, Holanda 2007.
merece atención) 13 ...0-0 (13 ... if2+?! 14.©e2 7... d6 8.0-0-0 debe acabar trasponiendo a
o-o 1s.llld6 \Wcs 16.gbs llld4+ 17.©xfz posiciones del capítulo 18 o de la primera par-
lllxb5+ 18..ie3 lllc3 19 ..ixcs lllxdl + 20. ©g3 tida de este.
lllc3 21..id3ii; Saric-Matlakov, Vung Tau City 8.0-0-0 ~b7
2008. Y a pesar de la calidad de ventaja las pie- Un desarrollo aparentemente lógico, pero
zas negras no pueden moverse) 14.id3 .ie3?! que deja débil el punto d7 y permite que i.f4
1s.gb3.ixd2+16.\Wxd2 f517.llld6± Sjugirov- sea mucho más fuerte.
Matlakov, St. Petersburgo 2008; las blancas 8 ...b4!? 9.tlla4 tllf6 10.f3 En comparación
tienen ventaja gracias a la fuerte posición de con las posiciones normales del Ataque inglés,
su caballo. las blancas tienen la ventaja de poder saltar a
6 ... d6 es una forma poco flexible de tras- b6 con su caballo; las negras a su vez pueden
poner al esquema Scheveningen; 7. ~dz. jugar ds de un solo golpe. Es difícil saber qué
6 ....ib4?! 7.llldbs \Wb8 8.a3±. es más aprovechable sin analizar con atención
las partidas jugadas hasta ahora. 10... llles
7.YNdz (D) n ..if4 (D) Trabar el caballo molesta mucho a
las negras que tienen varias alternativas:

7 ...bs
Una jugada bastante empleada y muy fre- a) 11...d6? 12. \Wxb4+-;
cuente en el esquema negro. Aunque a menu- b) 11 .•.h6 es demasiado extraña y solo se
do traspone a las líneas principales, tiene al- hace respetable al ser empleada por el mayor
gunos puntos. La continuación más frecuente, especialista de 8... b4, Bocharov. 12. ©b1!
7... tllf6 se analizará en las próximas partidas. i.e7 13.lllb3 (Kurnosov-Bocharov, Khantiy
7...lllxd4 ha obtenido muy buenos resulta- Mansiysk 2008) y ahora 13.c3! bxc3 14.\Wxc3
dos hasta ahora. Probablemente las blancas no 1Mlxc3 15.lllxc3 d6 16.llJa4i deja a las blancas
deban buscar una refutación directa, sino sim- con una agradable iniciativa gracias a los agu-
plemente seguir los planes habituales. 8.ixd4 jeros negros en el flanco de dama y a su mejor
llle7 9.0-0-0 (9.\We3!?) 9... lllc6 10..ie3 y ahora desarrollo;
Capítulo 12: 4... lllc6 Variante Taimanov 147

c) 11 ... ib7 12.tLlb3 gbg 13.©bl d6?!


14. ~xb4! lllfd7 (14 ... ixe4 tal vez las negras
contaban con esta jugada 15. ~c3! ~xc3
16.tLlxc3ib717.tLlas±)15. ~c3 ~xc3 16.tLlxc3
Motylev-Maletin, Novokuznetsk 2008 y las
negras no tienen suficiente compensación por
el peón.
8 ... c!Lixd4 9.ixd4 llle7 (9 ... ib7 10.i.es!)
10.©b1 lllc6 ll..ie3 i:l:bs (11...llles?! 12.f4
lllc4 13.ixc4 ~xc4 14.id4!± Short-Pogore-
lov, Gibraltar 2003. Una vez más el desarrollo
debe imponerse a la pareja de alfiles en una
11 ... h6
carrera de ataques) 12.f4 ib4 (12 ... d6 13.g4!)
11...ie712.g4!; ll. .. b4? 12.llla4+-.
13.fS llle7 14.id3 es 1s.f6 gxf6 16. ~f2! ±
1Z.h4 i.b4 13.a3 i.e7 14.eS
López del Álamo-Terán Álvarez, Sevilla 2004;
14.g4 es el plan natural y parece muy fuer-
con un fortísimo ataque.
te, por ejemplo: 14 ... b4 15.axb4 lllxb4 16.iez
8 ... c!Lif6 traspone a la próxima partida.
seguido de gs.
14 ... ti:)hs 1s.i.hz b4 16.ti:)a4
9 ..if4!
Permite una masa de complicaciones que
Esta jugada es temática en esta variante y
finalmente le lleva al error. Sencillo y ven-
funciona muy bien aquí gracias a la relativa
tajoso es 16.axb4 lllxb4 17.g4 i.xf3 18.E:gl±,
indefensión de a casilla d7. 9.lllxc6!?, analiza-
ganando 2 piezas por la torre.
da en DLS, no ha logrado una amplia popula-
16 ...bxa3 11.ti:)b6 V!lc7 18.ti:)xas has
ridad, a pesar del empuje inicial de la partida
19.g4 aS?! Prepara a4, pero ... ZO.J.bS!+- az
Leko-Movsesian.
21.gxhS 0-0 ZZJ:fügl ti:)b4 23.c3 @hs
9 ... V!lcs
24.fu:g7 ©xg7 2sJ:&g1+ ©h7 26.V!lgz
9 •.. es 10.lllxc6! dxc6? (10 ... exf4 lleva a
i.gs+ 21.hxgs :ags 2s.g6+ fxg6 29.hxg6+
un final favorable mediante una variante
©g7 30.J.f4 :ahs 31.©d2 a4 32.ixa4? [32.
forzada. 11.lllas b4 12.c!Lixb7 bxc3 13.llld6+
cxb4 axb3 es incómodo pero ganador 33. ~ g3]
.ixd6 14.~xd6 ~xd6 15.gxd6;!;) 11.i.xeS!+-
32 ...V!lc4 33.ti:)al ?? Errores no tan extraños
Gritsenko-Herrera, Herceg Novi 2006.
en las partidas a la ciega con poco tiempo.
9... ~ds es sólida, pero deja en entredicho
33 ... Y;\'xf4+-+ 34.©e2 V!lxeS+ 3s.@f1 E!fs
el plan seguido por las negras, porque la dama
36.J.dl ti:)d3 37.Vlie2 l1xf3+ 38.V!ixf3 .ixf3
regresa a su casilla inicial mientras las blan-
39 ..ihf"J Vliel+ 40.©g2 V!if2+ 0-1
cas han mejorado la distribución de sus pie-
zas. 10.lllb3! .ib4 (10 ... lllf6 11.eS±) 11.a3 ie7
PARTIDA 12.05
12.id6 lllf613.lllcs± Boros-Horvath, Hungría
Goloschapov A. - Nikolov S.
2007; con un dominio posicional aplastante.
Nova Gorica, 2003
10.fJ
10.c!LJb3 directa puede ser más precisa e
1.e4 es 2.ti:)f3 ti:)c6 3.d4 cxd4 4.lllxd4
incluso la nueva idea; 10.lllf3!? parece fuerte,
e6 s.lbc3 V!lc7 6 ..ie3 a6 7.V!ld2 q)f6
por ejemplo: 10 ... lllf6 11.eS lllhs 12.igs±.
8.0-0-0 (D)
10... tüf6 11.ti:)b3;t; (D)
Fue esta jugada, que sustituyó a la antigua
La posición negra está apretada, sobre todo
8.f3, la que representó el nuevo auge de la
por la tremenda influencia del alfil de f4.
148 Desmontando la Siciliana 2

variante. Las negras han probado aquí casi bio de una ventaja material ínfima) 18.~füel
todas las jugadas lógicas. .ixc3 19.bxc3 id7 [19 ... 0-0 20.i.e4 (20.ge4!?)
20 ... Y9a4 21. Y9d3~] 20,ge4! El ingenioso paso
de esta torre al ataque pone al descubierto
la falta de efectivos negros para defender el
flanco de rey. 20 ... lkS 2i.gg4 0-0 22 ..ih4
Con idea de 1f6. 22 ... @hs 23.'%Ye2! Con la
amenaza i!g7. 23 ... e4 24J~xg7!! exd3 2S.1f6
y las negras están indefensas ante la máqui-
na. 25 ...~xc3 26.ggs+ 1-0 Ramesh-Kunte,
Torquay 2002.
s ... c!LJxd4 9.~xd4! (9.1xd4?! es 10.1e31b4
es muy cómodo para las negras) 9... c!bg4!? (D)

s...bs
Era muy popular hasta esta partida.
8 ....ib4 la veremos en la partida 12.07 y
8 ....ie7 en la partida 12.08.
8 ... c!bg4 Disfrutó de una breve populari-
dad en los años 2002-03, pero ahora parece
establecido que lleva a una posición difícil
para las negras. 9..if4! c!LJgeS (9 ... es? 10.lLids
Y9d8 11.h3! Arizmendi-Collutiis, Aosta 2003
11 ... lLif6 12.lLixf6+! Y9xf6 13.igs Y9d6 otras
son peores 14.lLifs Y9xd2+ 15.!'i:xd2±) lO ..ig3
c!bxd4 n.'%Yxd4 f6 Verse obligado a esta juga- Un ambicioso intento de hacerse fuerte en
da ya hace la variante lllg4 sospechosa. 11 ... las casillas negras que no debe estar justifica-
d6?! 12.ixes dxes 13. Y9 a4+ 1d7? (13 ... ©e7) do por la falta de desarrollo de las negras.
14.!'i:xd7! Y9xd7 15.ibs+-. 12.f4 .tes 13.'9d2 9... d6 es seguramente más sana, trasponien-
c!LJf7 14.fS!? Banikas no ha mostrado aún do a una posición del Ataque Inglés, en la cual
qué piensa de esta jugada. Tal vez lo haga las blancas han capturado en d4 con la dama,
en las próximas partidas. 14 ...Y9c6 (14 ... eS?! que es menos eficaz en este caso. Hay muy poco
15.lllds±; 14 ... lLieS;!; es por supuesto la jugada material, aunque puede crecer rápidamente y
crítica, pero en ese caso la cuestión es cómo es un interesante campo para la investigación.
lograrán las negras acabar de movilizar sus 10.f3 bs 11.g4 (11.a4!? es una idea no estándar,
piezas) 15.eS! Un violento tratamiento que pero que plantea algunos problemas: 11...bxa4
se justifica por la ventaja en desarrollo de 12. lllxa4 la captura con la dama también es po-
las blancas. 15 ... fxes [15 ... lllxes 16.fxe6 ds sible. 12 ... ie7 13.lLlb6 i!b8 14.~c4;!;) ll...i.b7
(16 ... '%Yxe6 17.lllds±) 17.i.xes fxes 18.i.c4! ;t] 12.©b1 ges La idea de las negras es activar
16.fxe6 dxe6 (16 ... Y9xe6 17.lllds! o-o 18.©bl rápidamente el contrajuego en el flanco de
!'i:b8 19.i.c4 bs 20.ib3~ y las blancas tienen dama. 13.gs llld7 14.a3 (14. ~d2!? cediendo
una tremenda compensación por el peón) la casilla ideal al caballo es una idea más agu-
17 ..id3 id4 (17 ... o-o 18.i.e4 Y9c7 19.ghfl y da. 14 ... b4 15.lLie2 llles 16.lLld4;!; Alsina Leal-
las piezas negras siguen muy atadas, a cam- Recuero Guerra, Mondariz 2007) 14 ... t!Jes
Capítulo 12: 4... tllc6 Variante Taimanov 149

15.ie2 tLic4 16.i.xc4 ~xc4 17.h4 ~xd4 ie6 17.~c3 ixg4 lS.ÉixdS+ exdS 19.fxg7
1B.ixd4 h6! Recuero Guerra-Balazs, Sibenik .ixg7 20.%Vxg7 ggs 2i.exf1± Nisipeanu-
2007 y las negras resuelven todos sus proble- Cosma, Bucarest 2008.
mas. 10.'1Wb6 \Wc6 11.id4 es Deja un hueco 9 ... '%9°b6!? Es la alternativa más seria.
muy feo en ds, pero es la única jugada coheren- 10.eS 'ªxd4 (10 ... lt:lxd4? es mala por ll.exf6!
te con el plan anterior. 12 ..ie3 tLixe3 13.\Wxe3 lt:lc6 12.lt:le4 ds 13.lt:ld6++- Kasimdzhanov-
ics 14.\Wg3 o-o 1s.tLids! ges l6.@b1 bs Polgar, FIDE GP-2 Moscú 2002) 11.\Wxd4 .!Oxd4
17.h4 (17.ie2 seguido de ig4 es otra idea 12Jáxd4 b4!? Es lógico luchar por la casilla
que merece ser probada) 17 ...ih7 1s.hs ÉiacS ds. 12 ... lt:lg4 13.ig3 fs 14.b4!;!; evitando ics
19.h6 'ªg6 Y ahora 20.hxg7 mantiene una y preparando a4. 13 ..lüa4 .!Ods 14.J.g3 ib7
ligera iniciativa para las blancas, por ejemplo: 1S.ic4 Pero las blancas también luchan por
20 ...ixds (20 ... \Wxg3? 21.tLlf6+!±) 21.Éixds esa casilla. lS .• J;bs (15 ... l'3d8 16.l:'füdl ic6
~xg3 22.fxg3 d6 23.ie2 @xg7 24.ig4 gc7 17.ixds! la próxima secuencia es forzada a
2S.a3;!;. partir de aquí. 17 ... ixds 1S.lt:lb6 ic6 19.ih4
ics 20.ixds ixd4 21.l'3xd4 ©xds 22 ..!ixb4±
9..if4! (D) De la Paz-Rodríguez Guerrero, Mancha Real
La novedad de Topalov en 2001 que puso 2001; 15 ... .lüe7 16.lt:lb6 gds 17.l'3hdl ic6
de moda la variante. Guadalpi-Nikolov, Portoroz 2004 y ahora
1S.id3! impidiendo lt:lfs y amenazando el
peón de b4, garantiza una cómoda ventaja a
las blancas) 16.ghdl ic6 17.b3 as lS ..ixds
.ixds 19.laxds (19.f3!H seguido de c4) 19 ...
exds 20Jbds gas 21..lüb6 !;a7 22 ..lüc4;!;
Predojevic-Andonov, Obrenovac 2004.
9...e'as 10.lt:lb3 \Wb6 ll.e5 lt:lg4 12.~e2!±
lt:lxf2? 13.ie3+-

10.~f3 ~xf3
Peor es la jugada de la partida original,
10....!0fg4?! que desaprovecha la ocasión de
9 .•• ~e5 deshacerse de la clavada, lo cual en las próxi-
La respuesta más natural. Veamos qué mas jugadas será cada vez más difícil.11 ..ig3 f6
pasa con cada una de las otras: 12..lüxes (12.lt:ld4! abriendo el camino a varias
9... d6? Pierde un peón después de: 10. jugadas molestas como ie2 y f4 parece más
tLixc6 ~xc6 l l.i.xd6 i.xd6 12. \Wxd6 ~xd6 fuerte) 12 ... .!0xes 13.f4 .lüc4 14 ..ixc4 ~xc4
13.Éixd6 b4 14.tLldl tLixe4 15.l'3d4±. (14 ... bxc4 15.ÍS±) lS.fS @f7?! (15 ...b4!? es ra-
9... es Se ha convertido en una alterna- zonable: 16.fxe6 bxc3 17.exd7+ @f7! lS. ~ds+
tiva respetable. 10..lüxc6 exf4 (10 ... dxc6? \Wxds 19.füds cxb2+ 20.@b1 1ie7 21.dxcs \W
11.ixeS+-) 11.eS dxc6 12.exf6 ie6 (12 ...gxf6 l'3hxc8 22.i3dn) 16.eS!? Buscando el castigo
13.tLle4±) 13 ..lüe4! Una excelente jugada de inmediato del rey negro. 16 ...b4 17 ..lübl exfs
Luther, preparando tanto \Wc3 como tLigs. 1s.exf6 gxf6 19.id6 .ixd6 20.%Vxd6 ges
13 ...ids 14.c4! No dejando a las negras con- 21.b3 ebs 22J'füe1 ib7 23.a4 '%9°c6 24.~xb4±
solidarse. 14 ... 0-0-0 (14 ... ixe4 15. \Wd4! gxf6 Topalov- Movsesian, Sarajevo 2001.
16.~xe4+ ie7 17.g3±) 1S.ie2 ixc4 16.ig4+ 11.gxf3 V9c6 (D)
150 Desmontando la Siciliana 2

n ...VlYas 12. ©b1 b4 n.tt:le2 ds 14.tl.gs 18 ... IWxdS, con todos sus defectos, era el
ib7 1s.tt:Jf4! gds 16.eS h6 17.ih4 gs 18.exf6 mal menor.
gxh4 19.ih3! apuntando a e6 y las negras no 19.Ü3+- o-o 20.ggs f6 21J~xhs fxes
pueden resistir con el rey en el centro. 22.ixc8 '\Wxc8 23.gxes füd'3 24.'!We2 gf5
2S.ge7 J.c6 26.ggl gf7 27 .gxf7 @xf7
28.YNes g6 29J~g3 'l!fd8 30.gf3+ 1-0

PARTIDA 12.06
Domínguez L. - Zapata A.
Capablanca mem, 2003

1.e4 es 2.c!lJf3 e6 3.d4 cxd4 4.c!lJxd4


c!bc6 s.c!bc3 '!Wc7 6.1e3 a6 7.YNd2 c!bf6
8.0-0-0 J.e7 (D)

12.ggl J.b7
12 ... b4?! Envía el caballo a la casilla
deseada: 13.tt:le2 ds 14.tt:ld4 1Wa4 15.ic4! ib7
16.ib3+-.
13.©bl!
La jugada propuesta en DLS, 13.~e2 ds!?
14.lt:ld4 'ªb6 15.eS también parece ventajosa.
13 .. Jks 14.a3 ixa3
14 ... b4 es la otra alternativa natu-
ral: 15.axb4 ixb4 16.ies ifs? (16 ... ~hs
17. IWgs! ±; 16 ... d6!? 17.ixd6 gds pero las blan- Podemos explicar el desarrollo histórico
cas se deshacen de la clavada con 18.ixb4! de esta variante de la siguiente forma. En un
füd2 19J~xd2 'ªb6! 20.id6 l!gs 21.ic4 ~d7 primer momento (hasta los años 30 del siglo
22.l3gdl~) 17.i.c4 (17.~f4 es también muy XX) el plan con ie3, f3, ~d2 y 0-0-0 no era
fuerte) 17 ... ~xc4 (17 ... d6 18.ib3!) 18.ixf6+- popular contra ninguna variante de la Sicili-
Goloshchapov-Mishra, Dhaka 2002. ana; los esfuerzos de Rauzer lo convirtieron
1s.c!bxbs! en el plan favorito contra el Dragón, pero se
Dejando un punto débil en bs. pensó que su éxito era solo debido al punto de
lS ... axbs 16.bxa3 ruptura en hs. Después comenzó a ser popu-
La posición es muy extraña, pero la ventaja lar contra el esquema Scheveningen y se ex-
de las blancas es notable, debido a la columna tendió, por afinidad estructural, a la variante
abierta g y a su fuerte alfil de casillas negras. clásica y a la Najdorf, pero aún parecía que no
16 ... ds era aplicable al complejo Paulsen-Taimanov
16 ... tt:lhs 17.id6!±; 16 ... 0-0 17.id6 l!fes debido a la clavada del alfil en b4.
18.l3xg7+!+- Una vez que muchas partidas demostra-
17 .!es c!bhs 18.exds ron lo interesante del mismo plan a pesar de
18.ih3! dxe4 19.l!gS+- la clavada, era solo cuestión de tiempo que
18 ... exds alguien pensara desarrollar el alfil a e7 y tra-
tar de aprovechar el tiempo ahorrado con el
Capítulo 12: 4... ttJc6 Variante Taimanov 151

peón. Naturalmente este nuevo plan puede e) 10 ... bs 11.lllxc6 dxc6 12 ..ib6 ~f4+
trasponer a menudo a las posiciones estudia- 13 ..ie3 Wlc7 14..ib6 Wlf4+ 1s.©b1 llld7
das en el capítulo 18, y si no lo hace, el caballo [lS ... 0-0 permite el plan típico con h3 y g4
de f6 tendrá que retirarse a algún lugar menos 16.h3! h4 17 ..ie3 Wíg3 18.Wíxg3 hxg3 19.tLle2
natural que "d7", pero de todos modos, se han l!Jhs 20.es :Sd8 (20 ... .ib7? 21.:Sd7) 21.:Sxd8+
jugado muchas partidas muy recientes que ixd8 22.h4; lS ... es? simplemente pierde por
demuestran su viabilidad independiente. la mala posición de la dama. 16 ..ie3!+-] 16.~d4
Seguramente tendremos muchas partidas (16.ie3 Wlc7 17.f4!?;t; 16.g3 Wíb8 l 7.i.e3) 16 ...
más en los próximos meses y las evaluaciones es l 7..ie3 Wlf6 18.h4 .ib4 19.igs Wle6 20.!tle2
cambiarán, pero voy a intentar poner orden (Difícil de hacer pero interesante es 20.g3!?
en las nuevas variantes. ixc3 21.bxc3±) 20 .. .f6 2Lie3 Wle7 22.g4!=
9.f3 Edouard-Damljanovic, Andorra op 2008 y los
9.Í4 puede tener sentido ahora, porque d6 defectos de la posición del rey negro son un
se contesta con .ie2 y g4, mientras que bs se problema de largo alcance.
puede contestar con es, pero no va a ser nues- 9 ...bs 10.g4 y es difícil hacer algo diferente
tra línea principal. a 0-0 o d6 que trasponen, puesto que 10... b4?!
9 ... 0-0 11.l!Ja4 añade molestias a la posición negra
La jugada más frecuente, aunque se puede por la debilidad de la casilla b6.
retrasar hasta que las blancas amenacen gs. A 9 ... d6 traspone al capítulo 18.
las negras no les faltan alternativas jugosas.
9...hs!? Ha sido empleada por Macieja no 10.g4 b5 11.g5! (D)
menos de S veces en el plazo de 3 meses. Impi-
de g4, pero renuncia a un enroque tranquilo.
10.Yff2 La clásica jugada multiusos, apoya el
movimiento del alfil a b6 y es, aparta la dama
de la columna que se pretende abrir y prepa-
ra h3 y g4 vigilando la casilla h4. 10.'it>b1 es
interesante también: 10 ... bs 11.lllxc6 dxc6
(11... Wlxc6 12.es±) 12. Wlf2 es (12 ... cs 13. Wlg3
Wlxg3 14.hxg3;!;) 13.ie2 ~b8 14.Wlg3 ie6+:t).
Y ahora:
a) 10 ... d6 11.h3! (1i.'it>b1 llles! 12.h3 bs
13.Í4 llled7 00 ) 11...bS (11...llleS 12.Í4 llled7
13.fs lllcs 14.Wíf3;!;) 12.lllxc6 Wlxc6 13 ..id3 Lo más crítico.
(Puesto que es muy difícil preparar b4, se pu- Si estamos de acuerdo en que el salto mo-
ede considerar seriamente 13.a3!?;!;) 13 ... b4 lesto del caballo es a la casilla hs tiene sentido
14.llle2 eS 1S.g4 ie6 16. 'it>bl;!; Vachier Lagra- el plan de la siguiente partida: ll.h4!? l!Jes?!
ve-Macieja, Solingen 2008 y las negras tienen (Pero habría que encontrar una mejora en esta
ciertos problemas con la posición de su rey. secuencia. 11...i.b7 12.hs lllxd4 13.ixd4 es
b) 10... ~es?! Es prematura porque las 14 ..if2 b4 1S.llla4 :Sac8! seguido de ds) 12.hS
blancas llegan antes a jugar f4 que las ne- l!Je8 13.gS l!Jd6 14. Wlh2 f6 1s.if4± López
gras b4. 11.h3 bs 12.Í4 lllc4 13 ..ixc4 (13.es?! Martínez-Zherebukh, Plovdiv 2008.
lllxb2!) 13 ... Wlxc4 14.eS lllds lS.lllxds Wlxds 11 .•. lllhs
16.lllfs!± con un verdadero festín por las En mi opinión el auténtico escollo de esta
casillas negras. variante, aunque los jugadores más fuertes,
152 Desmontando la Siciliana 2

encabezados por Morozevich, se han inclina- puede explicar que las blancas no remataran
do hasta ahora por la bizarra retirada a es. a su rival con 26. V:Vh2!+-, seguido de )"!h1 y
11 ... ~es 12.~xc6! adelantándose a la idea hxg6.
negra de colocar esta caballo en es y el otro
en d6. 12 ... dxc6 (D) y ahora alcanzamos una 12.tLlce2 (D)
posición crítica en la cual las blancas tienen Molestar al caballo bloqueador de hs es una
dos formas de conducir el ataque, igualmente idea no solo excelente sino imprescindible.
interesantes:

12 •.•g6
a) 13.f4!? d6 14.id3! (preparando es) Algo artificial, pero la amenaza lllg3 es
14 .. Jfüs (No muy coherente con la siguiente difícil de responder.
jugada, pero otras jugadas tampoco neutrali- 12 ...~Ms 13.lllg3 lllxd4 14.ixd4 y aho-
zan la fuerza de es. 14 ... cs lS.eS! lllc4 16.ixc4 ra (14.lllxhs lllxf3 1s.Vflf2 llles 16.i.b6 00 con
bxc4 17.V:Ve2;!;) lS.eS lllfs? [Permitiendo un cierta compensación por la calidad; 14. Vflxd4!
ataque imparable basado en el sacrificio en lllf4 1S.h4 ib7 16.1Wb6;t) 14 ... lllf4 1S.ie3
f6. 1S ... tllc4!? es algo mejor, pero 16. lW e2 .é.xgS 16.)"!gl f6 Mekhitarian-Leitao, Porto
lllxe3?! (16 ... cs! con algún contrajuego a cam- Alegre 2008.
bio del peón) 17.~xe3 es 18.~h3 g6 19.llle4 13.tLlg3 ~xd4
c4 20.1Wh6!+- es también demoledor] 16. llle4 13 ... ~g7 14.f4 pone de manifiesto los
l"!ds 17.V:Vf2 l"!ds 18.lllf6+!+- Recuero Guerra- defectos del plan negro y 13 ... ~xg3? 14.hxg3
Thorfinnsson, Budapest 2008. no se puede ni considerar.
b) 13.h4!? es 14. V:Vf2 (14.hS Fritz 11) 14..bd4 ~f4 15.h4 es 16..ie3 gds
14 ... .ie6 1s ..ih3 (1s.hs!? llld6 16.h6 g6 Preparando la ruptura ds, ante la inmedia-
17. V:Vg3 f6 18.gxf6 ixf6 19.ih3±) 1S ... i.xh3 ta amenaza de capturar un peón en f4.
16.l"!xh3 llld6 17.ics lllc4 18.b3 llld6?! (Una 17.~e2
extraña decisión, cuando 18 ... i.xcs 19. V:Vxcs 17.hf4 exf4 l8.llle2 ds 19.exds
1Wb6 20.1Wxb6 lllxb6 21.l"!d6 l"!ac8= parece ib7 20.V:Vxf4 ~as ofrece una buena
llevar a un final igualado) 19.f4 lllb7 20.ib6 compensación.
i.a3+ 21.'it>bl Vfle7 22.fs as 23.f6 Vfíe6 24.l"!hd3 11 ... ~hs?!
(24.fü3 ib4 2S.fxg7 ©xg7 26. V:Vg3 llld6 27.fü6 17 ... ~xe2+!? 18. V:Vxe2 ds! promete cierto
Vfie7 28. Vflf2±) 24 ...g6?! (24 ... i.b4 2S.fxg7 contrajuego, pero las amenazas blancas por la
©xg7 26.llle2±) 2s.hs .ib4 Leko-Morozevich, columna h son rápidas. Por ejemplo: 19.1Wh2
Moscú 2008; y solo el ritmo rápido de la partida dxe4 20.l"!xdB+ Vfixd8 21.fxe41Wc7 22.hS--+.
Capítulo 12: 4... lllc6 Variante Taímanov 153

18.llJc3!
El curioso regreso del caballo blanco a
su puesto habitual, sirve para aprovechar la
reciente debilidad de la casilla ds.
18....ib7 19.~f2! l¿)f4
Una concesión importante pero lógica,
puesto que si se defiende la calidad con
19 .. J'ldc8 20.ih3!+- crea problemas más
graves.
20 ..ib6 Wf c6 21..ixd8
Tal vez la continuación puramente estra-
tégica sea más fuerte. 21.liids! liixds 22.E:xds 9.f3 llJe7
Eldc8 23.ih3±. Esta jugada, cuyo primer ejemplo data ya
21...ics 22.Wfd2 del siglo XXI, se ha convertido en la segunda
22.~h2± opción más popular después de liies. Su mayor
22 .. J~xd8 23.llJds llJxds 24.exds Wfb6 virtud es que en este caso, las negras si aspi-
2s.@b1 ie3 26.Wfg2 Wfc5 27.h5! ran a doblar el peón blanco en c3 y jugar ds a
Las blancas toman la iniciativa con la aper- continuación, el defecto es que la posición del
tura de la columna h, y eso refuerza el papel caballo es incluso menos activa que en c6.
de su alfil de casillas blancas. Las negras han probado en esta posición
27 ...~e7 28.hxg6 fxg6 29 ..id3 d6 casi todas las alternativas naturales:
30.gh4 hgs 3i.gg4 .if6 32.gh1 9...bs Es una jugada más o menos están-
32.ixg6! y 32.ifs! eran alternativas dar, pero no parece combinar muy bien con
poderosas. i.b4. 10.©bl! Actualmente esta me parece la
32 ... @f8 33 ..ixg6 hxg6 34.gxg6+- mejor jugada. Con la retirada del rey las blan-
hds 35J~hh6 i.g7 36.~fü7 gd7 37.Wfg4 cas se disponen a contestar a liies o liie7 con
Wff7 38.ggxg7 ~xg7 39.gxg7 ~g7 la desclavada violenta del caballo y el ataque
40.Wfc8+ @f7 41.b3 gg6 42.Wfxa6 .ixf3 negro llega a un punto muerto: el peón b no
43.Wfxbs 'i!le7 44.a4 gg2 45.Wfd3 e4 puede avanzar, el caballo de c6 no puede mo-
46.Wfd4 ggs 47.Wfe3 gds 48.i>b2 i>d7 ver y retirar el alfil de b4 sería perder un tiem-
49.b4 gd1 so.as ds 51.Wfa7+ i>e6 52.a6 po. La jugada 10. if4 estudiada en DLS sigue
d4 53.~b7 1-0 manteniendo su interés. 10...ib7 [10 ... ie7
11.g4 ;t y las blancas están jugando la posición
PARTIDA 12.07 de la partida anterior con el útil tiempo 'i!lbl;
Korneev O. - Horvath A. 10 ... liies? 11. ctJcxbS!+-; 10... 0-0?! 1l. ctJxc6
Zalaegerszeg, 2004 ~xc6 (no es posible 11 ... dxc6? 12.liixbs!±)
12.id4 ie7 (12 ... i.b7 n.h4±) 13.es! Ciids
1.e4 c5 2.llJf3 llJc6 3.d4 cxd4 4.llJxd4 14.liixds ~xds 1s.id3±] n.g4 El blanco
e6 5.lllc3 Wfc7 6..ie3 a6 7.Wfd2 llJf6 desarrolla su ataque con naturalidad, mien-
8.0-0-0 ib4 (D) tras el negro está atascado. Aunque no hay
La clavada sigue siendo la continuación ejemplos de esta posición, la carrera de ata-
fundamental de la variante, aunque no se ha ques parece favorable a las blancas. 11 .. JkB
mostrado muy eficaz, y actualmente compar- 12.gs ~hs 13.ih3 con clara ventaja blanca,
te protagonismo con otras jugadas. amenazando i.g4.
154 Desmontando la Siciliana 2

9... tlla5 Esta jugada disfrut6 de una breve zas del alfil de casillas negras, ic7, .l?l.f6 etc.;
popularidad después de sendas partidas de b) 12 ... llic6!? Es un intento bastante serio
Anand contra Grischuk y Topalov, pero pre- de reactivar el caballo descarriado, pero las
cisamente fue una partida Leko-Anand la que debilidades en las casillas negras se siguen no-
dej6 muy tocada su reputaci6n: 10.©b1! Una tando. 13 ..if4! eS (13 ... 1Mf e7 14.c4! dxe4 1S.id6
de las ideas típicas de la variante. Las blan- \Wds 16.ie2~; 13 ... 1Wb6 14.id6 en todas es-
cas amenazan saltar con el caballo clavado tas variantes el protagonista es el alfil blan-
y no se preocupan del doblaje de sus peones co de casillas negras) 14.exds exf4 [14 ... lllxd5
en c3, considerando que la fuerza del alfil 15.ixes! (ls. !&xds exfH) 15 ... lllxes 16. \Wxds
de negras compensará sobradamente todos o-o 17.!&cs;t] 15.gel+ @fs!?(15 ... ie616.dxe6
los problemas. 10 ...hc3 (obligado) 11.bxc3 llle7 17.g3!± y el alfil blanco saldrá por h3 con
ds!? La ruptura más l6gica, para desarrollar gran fuerza) 16.dxc6 bxc617.1Mld4± el rey ne-
el alfil y evitar el control de las blancas sobre gro sigue dando tumbos;
d6. 11...b5?! 12 ..l?l,f4 1Mlb6 [La lógica 12 ... es?! se c) 12 ... 0-0 La jugada más reciente. 13.ig5!
encuentra con una refutaci6n táctica con- llld7?! (13 ... dxe4 14.ixf6 gxf6 15.fxeH pa-
tundente 13.lllfs!! exf4 14.e5 llle4! (14 ... lllhs rece algo mejor, pero es dudoso que alguien
15.llld6++-} 15.fxe41Mlxe516.g3!fxg317. '&gs! ±] se sienta gusto con semejante rey) 14.exds
13.lllb3! Poniendo un ojo en d6, pero otras ju- lllc4 15 ..ixc4 !&xc4 16.dxe6 (16.ie7!?± ges
gadas como 13.ie5!?:t; 13.g4 también prome- 17.d6) 16 ... fxe6 17.ghel lllb6 1S.ge4 '&b5
ten buenjuego.13 ... lllc414.1Wd4 ds (El cambio 19.ids llla4 20.ic7 b6 21.ies ib7 (Corrales
de damas no alivio la posición negra.14 ... 1Wxd4 Jiménez-Guliev, Manresa 2007) y ahora con:
15.cxd4 ds 16.lllc5;!;} 15.ixc4! Forzando el 22.c4 '&es 23.gg4 fü7 24.1Mlh6 1We7 2s.gdd4+-
cambio y centrándose en explotar el domi- las blancas hubieran unido un ataque demole-
nio absoluto de las casillas negras. 15 ... 1Wxd4 dor a su peón de ventaja;
16.cxd4 dxc4 17.llla5!± Leko-Anand, Moscú d) 12 ... llic4?1 Facilita el plan de las blancas.
2004; una desventaja inusual para un jugador 13.ixc4 dxc4 (13 ... !&xc4 14.id4 i) 14. lllcs
de élite después de la apertura. No es extraño (14.if4 es otra continuaci6n interesante, aun-
que la variante perdiera sus fans. 12.llib3 (D) que menos ambiciosa. 14 ... 1Wb6 15.1Mld4 ~xd4
y ahora: 16.lllxd4 idn) 14 ... id7?! [14 ... b6? 1s.if4
~ e7 (15 ... es? 16.ixeS+-} 16. llla4!+- gana mate-
rial; 14 ... o-o! es lo relativamente mejor 15.llla4
llld7 16.1Wd6 ~xd6 17.gxd6 bs 1s.lllcs lllxcs
19.ixcS;!; lleva a un final con ciertas esperan-
zas de tablas para las negras] 15. ~ d6 0-0-0
(15 ... ~xd6 16.!txd6 0-0-0 17.e5±) 16.!&xc7+
@xc7 17J~d4 ibs 1S.a4! !txd4 19.cxd4;!;
Volokitin-Haba, Alemania 2005.

9 ... ds Es la ruptura temática de la Sicilia-


na, y aquí se hace poniendo presi6n sobre la
casilla e4, que defiende solo nominalmente
a) 12 ... dxe4!? 13 ..if4! '&b6 14.ies (ama- el caballo clavado. Sin embargo las blancas
gando 1Wg5) 14 ... e3 15.°&el 0-0 16.'&g3± Es tienen una continuaci6n muy prometedora.
muy difícil responder a las múltiples amena- 10.a3! (D) y ahora:
Capítulo 12: 4... li'Jc6 Variante Taimanov 155

pero lo más fuerte) 1S ... lllxd4 16.ixd4 ~gS+


17. ©b1 ll'id7 18.h4 'W°h6 19. ~b4 es 20.ic3 a5
21.'1Wa4 '1Wf4 22.'1Wxf4 exf4 23.ibs f6 24.!!hel+
©ds 25J!xd7+ ixd7 26.E:dl 1-0 Recuero
Guerra-Lluis, Benasque 2008.

9 ... 0-0!? (D) Otra de las variantes de moda


cuya teoría se ha acelerado en los dos últimos
años y en la cual todas las conclusiones serán
provisionales. Las negras sencillamente si-
guen la carrera de ataques y se preparan a re-
tirar su caballo a es, una extraña casilla, pero
A) 10 ...ias 11.lLlbJ! Esta es la clave de la
con algunas virtudes, como el paso a d6-c4.
falta de pegada de la ruptura temática ds. Las
negras no pueden mantener su alfil de casillas
negras en el tablero, y las casillas de este color
de su campo van a sufrir.
al) 11...ib6?! 12.ixb6 'W'xb613.exds±;
a2) 11...ixc3 12. Wxc3 dxe4 13.fxe4
(13.ics!?) 13 ... o-o 14.id3t;
a3) ll. .. dxe4 12.lLlxaS WxaS 13.lllxe4! Es
lo más simple. 13 ... Wxd2+ (13 ... ll'ixe4 14. WxaS
lllxas 1S.fxe4 es 16.ib6 lllc6 17.ic4±)
14Jhd2 (14.lllxd2!?± Incluso impide el peón
aislado) 14 ... ll'ixe4 15.fxe4 es 16.ic4± Pavel-
Ladanyi, Balatonlelle 2005.
B) 10...ie7 11.exds lllxds 12.ll'ixds exds 10.g4 10.a3!? Tal vez en este orden el salto
13.id3t; del caballo a es tenga menos sentido. 10 ... ie7
C) 10 ...hc3 11.~xc3 dxe4 12.fxe4 Tam- 11.g4 b5 12.gS llle8?l 13.h4 b4 14.ll'ixc6! '1Wxc6
bién se logra una compensación muy clara (14 ... dxc6 15.axb4 ixb4 16. 'W°d8 forzando un
en la variante: 12.lllxc6!? ~xc6 (12 ... bxc6?! final agradable) 1S.axb4 ixb4 16.h5 el ataque
13.fxe4±) 13. '!Wxc6+ bxc614.fxe4 ll'ixe415.id3 blanco va muy rápido pero se necesitarán bu-
lllf6 16.ics~. 12 ... ltixe4 13.edJ con las si- enos ejemplos para establecer una evaluación
guientes opciones: fiable. 10 ... bs 10 ... ll'ies?! Trata de evitar un
bl) 13 ... ll'if614.lllxc6 bxc61S.fi.cs±; posible cambio en c6, pero es prematura: ll.g5
b2) 13 .. .fs 14.'W°c4 e5 15.lllxc6 '1Wxc6 llle8 (n ... i.xc3 12. ~xc3 '1Wxc3 13.bxc3 ll'ies
16.E:ds! 'W'e6 17.gas llld6?! (Tal vez sea más 14.f4::t) 12.a3 fi.e7 13.f4 ll'ic4 14.fi.xc4 W/xc4
tenaz 17 ... '1We7 pero la compensación de las 15.f5 ±. 11.gs lties!? Es la jugada de moda en
blancas es muy clara después de 18.'IWds!±) esta variante. El caballo defiende, y en algunas
18. Wc3 (18. Wxe6+ ixe6 19.E:xe5t) 18 ... 0-0 variantes va a d6. Las negras combinan bien
19.E:xe5 '1Wa2 20.b3 '!Wxa3+ 21.©bl lllb5 el posible doblaje de peones en c3 con la car-
22.'tWel gd8 23.ic4+ ©h8 24.i.d2 1-0 Polgar- rera de ataques. 11...ll'ihs 12.a3 ie7 Una vez
Horvath, Halkidiki 2002; más el alfil no puede mantener la clavada, y
b3) 13 ... ll'ics 14.Wc4 Wes (14 ... ll'id7 cuando esto sucede su excursión a b4 se con-
1S.lt'ixc6 Wxc6 16.~g4±) lS.i.gl! (extraño, vierte, en el peor de los casos en una pérdida
156 Desmontando la Siciliana 2

de tiempos y en el mejor en una sutileza para La única· alternativa es 10 ...bs. Con otras
provocar a3, que a pesar de dar a las negras jugadas la retirada del caballo a e7 quedaría
un punto de ruptura en b4, es una jugada que fuera de lugar. ll.if4! Fuerza a las negras
tiene un aspecto positivo, mantiene firme en a debilitar la casilla ds. 11 ... es (11...~b6
c3 el caballo que controla ds. 13.lllce2! Ahora 12. ©b1 ds 13.i.es dxe4 14.ixf6 gxf6 15. ~f4
el caballo se dirige a g3 para poner en aprietos exf3 16. tbe4.i;) 12.igs ib7 12 ... Wic6 es una de
a su colega de hs, de modo similar a la vari- las jugadas más lógicas que aún no han sido
ante estudiada en la partida anterior. 13 ... tüas empleadas pero las blancas tienen: 13. ©bl!
14.tbg3 es!? Una medida radical en una situa- para poder contestar a h6 con el cambio en f6
ción delicada. Las blancas contestan con una y la desclavada del caballo 13 ... h6 (13 ... ib7?!
poderosa secuencia táctica, que debían haber deja débil d7 14 ..ixf6 gxf6 15.g3± con la idea
calculado en la jugada anterior y que parece ih3) 14.ixf6 ~xf6 1s.llids! llixds 16.W/xds
totalmente sana. lS.ltJxhs! exd4 16.©bl dxe3 .!3a7 17.~b3! ics 18.llic3 i.b7 19.lllds ixds
17. ~d4 f618.gxf6 ixf6 [18 ... gxf6!? es la jugada 20.Wixdsi. 13.©bl ias (13 ... ds 14.tbxbs ~es
que obliga a un cálculo más preciso, pero ob- 1S.tbc7+ W!xc7 16.~xb4 l:kB 17.~d2 dxe4
jetivamente es peor. 19.~xe3! ©hs (19 ... fü7 18.ixf6 gxf6 19.fxe4 ixe4 20.llic3;!;) 14 ..ixf6!
20.ggl+ ©hs 21.~h6; 19... ~a7 20.~h6 gxf6 15.Wfh6 Wfb6! (15 ... lllg6 16.g3!; 15 .. JkB
fü7 21.ic4 lllxc4 22.!!hgl+ ©hs 23.!lg7+-) 16.~xf6 l!gB 17.g3! b4 1B.ih3 ic6 19.llids
20.W!h6 fü7 2U~gl W/cs 22 . .!3g7+- Chulivska- ixds 20.exds ~xc2+ 21.©al W!xe2 22.í!hel±;
Marchadour, Guingamp 2007] 19.lllxf6+ l!xf6 15 ... b4!? 16. Wixf6 !!gs 17.llia4! ges 18.í!d2)
20.~dS+ fü7 21.~xaB+- Arizmendi-Arbakov, 16.g3! Wfe6 17 ..ih3± Anand-Polgar, San Luis
Linares 2003. 12.a3 ie7 Traspone a la nota a 200S.
la jugada 10.a3!?; 12 ... lllxd4!? tiene cierto sen- 11 ..igs!
tido en este orden. 13.ixd4 id6. Y ahora las negras no pueden evitar el
9... llles es la variante principal y se estu- deterioro de su flanco de rey lo que deja a su
dia en la próxima partida. monarca sin refugio seguro.
11 ... dxe4
12.ixf6 gxf6 13. ~d4 i.d6
11 ... id7
14.exds± Okkes-Peng, Hoogeveen 2006.
12.hf6 gxf6 13.YlYd4 exf3
13 ....ixc3?! De todos modos este alfil se
cambia por un caballo, pero así es peor por-
que deja colgando el peón de f6 y el jaque
de la dama tiene otros defectos. 14.lllxc3
es (14 ... ~f4+ 1s.©b1 lllc6 16.~c4! o-o
17.llixe4± Motylev-Tunik, Rusia 1986. No hay
compensación por las debilidades del flan-
co de rey) 15. W!xe4 0-0 16. ~h4! El ataque al
10.tlidez! rey negro es gratis. 16... ifs 17.~xf6 !!ad8
Prepara el acoso y cambio del alfil de ne- 1s.ie2 ig6 19.h4 tüds 20.l!xds í!xds 21.hS!+-
gras, una vez comprobado que en este caso las Goloshchapov-Renette, Leuven 2003.
negras quedan bien doblando peones y jugan- 14.YlYxb4 fxez 15.hez fs (D)
do ds de inmediato. La única jugada experimentada y la mejor,
10 ... ds porque impide el acceso del caballo blanco a
e4. Las negras han logrado salir con un peón
Capítulo 12: 4... tlJc6 Variante Taimanov 157

de más pero sus dificultades de desarrollo y su 18... 0-0


mal rey son un dolor de cabeza suficiente. 1s ... ggs 19 ..ihs! lllg6 20.g4±.
19.g4 fxg4?!
Facilita la iniciativa blanca.
19...!!:fes!? es una interesante mejora
de Ribli, pero las blancas siguen teniendo
un buen ataque: 20.h4?! (20.E:gl! es la conti-
nuación más interesante 20 ... fxg4 21.gxg4+
lllg6 22.h4 .!"1ad8! 23 ..!"1xd8 :!!xd8 24. '<l*'f6 '<l*'d6
25.a3~) 20 .. Ji:acB 21. ~f4 lllds 22. '<l*'gs+ ©hs
23.E:6xd5 ~-~ Volokitin-Ribli, Bosna Hercego-
vina 2005.
20.%Yxg4+ tl:Jg6
zo ... ©hs?! 21.~d4+! ©gs (21...f6 22.gxe6
16,gd6! füd8 23.~f2 E:xdl+ 24 ..ixdl±) 22.h4+- segui-
Este fuerte control de la importante colum- do de E:gl.
na central, es la continuación más exitosa has- zi.h4 ~fads?!
ta ahora, pero otros intentos están justificados. La jugada lógica sería: 21. .• hs 22.~xhs
16..ifJ!? 0-0 (16 ... id7 17. '<l*'xb7 '<l*'xb718 ..ixb7 E:ads 23.E:xds lhd8 24.:!l:gl (24.l°3xd8+? '<l*'xd8
l:i:a7 19 ..if3t) 17.g4! f4 18.gd6 lDg6 19.lt:ie4~. 25 ..id3 ~xh4 26 ..ixg6 ~f4+ 27.©bl '<l*'fl+
16....id7 2s.lt:id1 fxg6 29. '<l*'xg6+ ©f8'.l'.); 21. •• ©hs
Parece lógico apresurarse a desarrollar 22.hs±.
el alfil antes de que las blancas doblen las 22.gxds fücd8 23.gxd8+ %Yxd8 24.hS±
torres y lo impidan por mucho tiempo. Las blancas ganan pieza y el resto de la
16...0-0 17Jfüdl t seguido de g4. partida, aunque ofrece ciertas dificultades
17 .ghdl .ic6 (D) no pone en duda la ventaja obtenida en la
apertura.
24 ... fs2s.%Yg1!%Yf626.a4rllg727.hxg6
28.Vlcs Vlfs?! 29.Yles+ %Yf6 30.%Yc7+ %Yf7
31.%Yd6 f4 32.tl:Je4! f3 33.VleS+ 1-0

PARTIDA 12.08
Vachier Lagrave M. - Vitiugov N.
Plovdiv, 2008

1.e4 es 2.tl:Jf3 e6 3.d4 cxd4 4.tl:Jxd4


tl:Jc6 5.tl:Jc3 %Yc7 6..ie3 a6 7.%Yd2 tl:Jf6
8.0-0-0 .ib4 9.f3 tl:Je5 (D)
La jugada que se mantiene como variante
18.%Yd4 principal desde hace varios años. El caballo
Obligando al enroque corto.
salta a una casilla activa y aunque no amenaza
18 ..ifJ!? es una posible mejora: 18.. .lkB
el cambio inmediato en c3, si refuerza la efica-
(18 ... ixf3 19.gxf3~ hace imposible el enroque
cia de ds que se puede considerar la amenaza
corto) 19 ..ixc6+ lt:ixc6 20. '<l*'f4~ con muy clara
inmediata de las negras.
compensación por el peón.
158 Desmontando la Siciliana 2

22.ias 'efb8 23.lilxd6 ~fa7 24.f4 gd7 25.fxes


ifs 26.'f«el c!Oc6 27.c!lixfs 'f«xes 28.gxd7 1-0
Solodovnichenko-Pogorelov, Albacete 2008.
10 ... o-o?! Es ahora lenta y da a las blancas,
tiempo para rechazar a las piezas negras sin
ningún riesgo: 11.a3! ie7 12.f4 lllc4 n.ixc4
W/xc4 14.eS llle4 15.lt:\xe4 W'xe4 16.ics!±
Motylev-Tissir, Linares 2001; con un absoluto
dominio posicional.
10 ....ixc3?! Falla ahora por: 11. W/xc3 1!5xc3
12.bxc3 ds 13.id4 lt:\ed7 y ahora: 14.eS (14.
exds lt:\xds 1s.ixg7 ggs 16.id4±) 14 ... lllg8
10.c!Llb3
Wiegelmann-Suetin, Berliner Sommer 1993.
En caso de 10. Wbl, que amenaza la des-
clavada, 10 ... .ixc3! 11.~xc3 1!5xc3 12.bxc3 ds!
11.'9el! (D)
ilustra el plan negro, que obtiene buen juego.
Una poderosa idea que data de fecha tan
10 •••bs
reciente como 2004. Las blancas amenazan
10... ds!? Es una alternativa sólida que me-
lllbs y después de la retirada del alfil se dispo-
rece más atención de la que ha recibido hasta
nen a expulsar también a los caballos negros.
ahora. Las blancas pueden lograr cierta presi-
En poco tiempo ha sustituido con diferencia a
ón aprovechando la posición expuesta del ca-
las anteriores jugadas y su desarrollo teórico
ballo. 11 ..id4! 0-0 Preparando dxe4 que no es
sigue en plena efervescencia. Las antiguas ju-
posible directamente, 11...dxe4?? 12.ixeS+-.
gadas como 11.Wbl o 1!5f2 se han ramificado
12.@b1 Preparando a su vez 1!5f4, así como
mucho por parte negra y oscurecido la eva-
~gs y exds. 12 ...dxe4 Casi única. 13.1!5f4!
luación final, aunque siguen siendo opciones
.id6 14.c!lixe4 lilxe4 15.'f«xe4 Después de una
válidas. 11. 'ªd4, recomendada por Khalifman,
serie de jugadas forzadas, las negras pueden
no parece muy ambiciosa después de 11...lllc6
elegir entre dos retiradas de su caballo, que
12. Wi'b6 W/xb6 13..ixb6 aunque este final se
será obligada después de la próxima ic3 de
puede tratar de exprimir.
las blancas. 15 ... c!lig6!? La más sólida ha sido
defendida en solitario por Pogorelov, con
suerte diversa. 15 ... lllc6?! La más activa se en-
cuentra con un detalle táctico: 16.ib6! 'ªxb6
17.l'!xd6t Aes-Fries Nielsen, Baden Oos 2005 y
las blancas consiguen una posición dominan-
te, aunque la posición negra, sin debilidades,
es bastante creíble. 16.h4! Es lógico aprovec-
har la posición del caballo para ganar tiempos
en el ataque. 16 ... es 17 ..ic3 ie6 18.lilas! Jue-
go concreto. 18 ... bs 19.hS lile7 20.h6 Las ne-
gras se enfrentan a algunos problemas. 20 ...
g6? 20 .. .fS! es la continuación crítica, después
de 21.1!5el! lllds 22.idz g6 23.c4 lllf6 24.~kU 11 ....ie7
las debilidades en la gran diagonal ofrecen un La retirada inmediata es lo más lógico. Las
juego más cómodo a las blancas. 21.c!lib7 f6 otras alternativas naturales son:
Capítulo 12: 4.•• lllc6 Variante Taimanov 159

11 .. J~bs!? Es una respuesta extraña, pero bxc4 21.\lt!xes d6 22.\lt!gJ! Ms 23.hf6


ha obtenido los mejores resultados hasta este (23.E:hel!? poniendo las últimas reservas en
año. 1Z.\lt!g3 tllhs 12 ... 0-0 es la otra forma de juego, parece mejor) 23 .. J~xf6 24.~e4 E:g6
defender las amenazas tácticas, pero lleva a zs.~f4 E:fs (25 ... ixe4 26. Wxe4 i!b8 27.:ghel
una larga variante forzada. 13.~d4! id6 14.f4 l!xg2 28.We6+ W!f7 29.Wxd6;!::) 26.Yfdz .ixe4
lllhs 15.fxe5 lllxg3 16.exd6 Wxd6 17.hxg3 27.fxe4 c3 28.bxc3 1Mlc4 29.Yfds+ (29.g3!
\lt!xg3 El resultado de la escaramuza es una Parece mejor dejando el cambio de damas
posición muy inusual. Las negras tienen dama para la próxima jugada porque si. 29 ... © h8
y dos peones contra las 3 piezas blancas, pero 30.Wd4±) 29 ...\lt!xds 30.exds :SX.gz 31.l!dz
la enorme actividad de las piezas blancas, E:ffz 3ZJ~xf2 E:xf2;!; Kryvoruchko-Matsenko,
sobre todo de su alfil de casillas negras debe Paleochora 2008.
bastarles para ganar más material. 18.E:h3!
(18.ics l!e8 19.id6 Wgs+ es menos claro) 12.f4 cllig6
18 ... Wg5+ 19.ie3 1Mfes 20.g3 Wc7 (Kotronias- 12... ~c4?! Deja de nuevo la opción de
Bellón López, Caleta 2009) y ahora 21.icS;!; un oportuno cambio en c4 del alfil pasivo
gana la calidad. 13.~fz Las piezas blancas se de fl. 13.e5 lllg4 14 ..id4 .ib7 1S ..ixc4! bxc4
preparan para el ataque, pero a la vez tienden (15 ... 1!t/xc4? 16.lLla51!t/c717.lllxb7 \lt!xb718.h3!
una trampa diabólica. 13 ...hc3?! Cayendo en lLlh6 19.g4± deja el caballo de h6 fuera de
las redes blancas. Lo crítico debe ser 13 ... 0-0 juego) 16.lLldz lLlh6 (16 ... ds deja una estructu-
14.©bl! ie7 (14 ... ixc3 sigue siendo mala ra fea para las negras y las otras jugadas pier-
por 15 ..ics±) 15.g4 lLlf6 16.ia7 l"fü7 17 ..id4t den el peón de c4. 17.h3 lllh6 18.g4;!;; 16 ... d6?!
intentando gs seguido de f4 y el ataque blan- 17.\Wez dxes 18.fxes lLlh6 19.lllxc4±; 16... 0-0
co parece ir más rápido. 13 ... lLlc4 (Farran 17. 'IW e2! lLlh6 18. ll:ixc4 ±) 17. \ltfe2! l"k8 18. lLlde4
Martos-Jvanov, Torredembarra 2009) tampo- lLlfs (18 ... 0-o 19.g4±) 19.g4! ll:ixd4 zo.gxd4±
co es una buena solución porque después de Las blancas tienen una centralización excelen-
14.ic5! ic3 15.bxc3 d6 16.ib4! las negras no te, que les da las mejores perspectivas de ata-
pueden evitar la caida del punto d6. 14.ics! que. Volokitin-Macieja, Bermuda 2005.
ds 15.bxc3 15.exds! es más exacto: 15 ... .ias?! 13.eS cllig4 14.cllie4 o-o (D)
(15 ... exds 16.bxc3±) 16.lllxaS \Wxas 17.id6+-.
1s ...Ab1 16.~h4 ~f4 11.Vg3 (17.©bl)
11 ... ~fg61s.f4 ~d719.Ab4 Vxf4+?! 20.~xf4
~xf4 Zl.id6± Karjakin-Stellwagen, Wijk aan
Zee 2009.
11 ... hc3?! 12.~xc3 \lt!xc3 13.bxc3 ds
14.id4! ~ed7 15.exds ~xds?! (15 ... exds
16.l!el+±) 16.hg7 ggs 17 ..id4 y no hay
bastante compensación. Iordachescu-Macieja,
Bermuda 2003.
11 ... ~c4?! Facilita mucho la iniciativa
blanca. 1Z ..id4 o-o 13.es! hc3 Es una lás-
tima ceder este alfil, pero la alternativa es 14 ....ib7 Meramente da una opción más
13 ... lLle8? 14.lllxbs!+-. 14.hc3 ~ds 1s ..id4 a las blancas ( lLld6) porque no parece que
as 16.~cs a4 17.a3 f6 18.exf6 ~xf6 19 ..id3 1S ..ic5 (15.ll:id6+!?) 15 ... .ixe4 16. '1Wxe4 fü8
(19.Wg3 es 20 ..ixc4+ bxc4 21.WxeS lleva real- l 7..ixe7 lllxe7 18.gdz resuelva todos los
mente a la misma posición) 19 ... es 20 ..ixc4+ problemas.
160 Desmontando la Siciliana 2

14 ... llixe3 15. '?Nxe3 0-0 16 ..id3 .ib7 19.Yffd2!?


(Nezar-Jotov, Differdange 2007) y ahora 19J~fl, de la partida Nepomniachtchi-
17.©bl, antes de lanzar el asalto h4-h5, da Vitiugov, Novokuznetsk 2008 es otra línea de
una buena iniciativa a las blancas. investigación.
15.1cs 1b7 19.lliecS tt:\xf4 20.ixh7+ ©xh7 21.1'!xd7
15 ...hcs 16.lllexcs f6 17.Wg3! lt:lh6 tt:\xg2 22J~xc7 (22. '?Nc3 Wc6 23.llid4 ft:lf4
18.id3 fxeS! (18 ... fs 19 . .ie2±) 19.ixg6 hxg6 24 ..!!h2 Wc8 2S.E(xb7 lt:lfs 26.tt:lxfs exfs 00 )
(l 9... exf4? 20. Wf3+-) 20.fxes as 21.lt:le4± 22 ... llixel 23.füb7 tt:lf3 00 •
Karjakin-Movsesian, España 2006. No hay 19 ... .!bfs
compensación por los peones doblados y el 19.. .f6 20.exf6 lt:lxf6 21.gheU deja a las
hueco en d6. blancas con una pequeña ventaja estructural.
16.hJ 20.~hel f6 21..!bec5
16.llid6!? Es una alternativa interesante 21.exf6;!; es lo mismo que el comentario a
que lleva a grandes complicaciones tanto en la anterior jugada. El movimiento de la parti-
la continuación 16... ic6 (como en 16... ids da es más ambicioso.
17.~xds exds) 17.h3 lt:lh6. 21. ..fxes 22 ..!bxb7! Yffxb7 23.~eS;!; (D)
16 ... .!bh6
16...he4 espera su estreno, pero parece
que después de 17.hxg4! ixcs 18.Wxe4± la
columna h debe dar la iniciativa a las blancas.
17 .i.xe7 .!bxe7 18 ..idJ (D)
Sencillo desarrollo y posición más armó-
nica de las piezas. Aunque esta posición será
discutida muchas veces en los próximos años,
me parece difícil que la evaluación de ligera
iniciativa blanca varíe.

Ahora tenemos mejor estructura, pero


también caballos negros inestables.
23 ....!bd6?!
23 ... lt:lfe7 24.ie4 E(ac8 25.g3;!;.
24.fS!
La inseguridad de los caballos se manifies-
ta bruscamente.
24 ... ~c4 25.hc4 bxc4 26 ..!bcs Wfc7
27.Yffd4±
Y ahora se gana material.
18 ... ~d5 27 ... .!be7?!
18 ... f6 19.exf6 gxf6 (19 ... ~xf4+ 20.©bl Z7 ... d6?! 28.lt:lxe6! dxes 29. Wxds+-.
gxf6 21.fül+-) 20.~h4 lllhfs 21.Wf2 lllg7;!; 27 ... c3!? 28.bxc3 gac8 29.fxe6 dxe6 30.
Ragger-Schlosser, Austria 2007 y las blancas lt:lxe6 ~xc3 31.~xc3 lt:lxc3± es el final más
pudieron intentar algo más que las tablas por resistente, aunque tal vez las blancas pueden
repetición. optar por variantes más ambiciosas.
Capítulo 12: 4... lt:\c6 Variante Taimanov 161

28.lllxd7!+-gxf5 29J~xe6 lt:ig6 30.lllb6 Wlh7 34.W/c4 @hs 35.b3 ~ks 36J:;de1 gfs
!fafs 31.Wlxc4 ges 32.Wlh3 gbs 33.lt:ids 37,gxg6 hxg6 38.Wl'h4+ 1-0

Esquema Resumen: I.e4 es 2.tilfJ e6 3.d4 cxd4 4.lüxd4 tllc6 s.tllc3

- 5... a6 6.ie3 tlJge7 Compleja. Las blancas pueden mantener la iniciativa, pero las negras
tienen mucho juego y campo para mejorar t.

5 ... a6 6..ie3 tllf6 7.f4! y ahora

- 7... d6 Traspone a la Scheveningen, pero las blancas tienen una línea muy agresiva 8. Wf3 ;!;.
- 7... ib4 8.id3 ds?! Estropea la posición±.
- 7... ib4 8.id3 d6 Las blancas tienen una buena iniciativa cambiando en c6 y O-O t.
- 7... ib4 8.id3 ~c7 Poco investigada pero interesante t.
- 7... .ib4 8.id3 Wb6 Provoca fuertes complicaciones t.

5...~c7 6.ieJ a6 7.'i«dz y ahora:

- 7... bs 8.0-0-0 b4 Ambiciosa y compleja con mucho campo para investigar;!;/=.


- 7... bs 8.0-0-0 ib7 Sólida, aunque algunas variantes son violentas t.
- 7... tlJxd4 Sólida y con gran campo para la investigación;!;.

7... tilf6 8.0-0-0 con las siguientes posibilidades:

- 8... tlJg4?! Buenos resultados hasta ahora, pero sospechosa t.


- 8... bs Fuertemente contestada por la variante if4 t.
- 8... ie7 Sistema de moda, muy peligroso, con carreras de ataques ;!;.
- 8... ib4 9.f3 bs Las blancas logran una fuerte iniciativa t.
- 8... ib4 9.f3 0-0 Muy interesante, sin evaluación final t./=.
- 8... ib4 9.f3 ds A pesar de su lógica, no funciona±.
- 8... ib4 9.f3 lLie7 Sólida y muy cerca de la igualdad t.
- 8... ib4 9.f3 tilas Originales ideas pero poco que oponer a ©b1 t.

8... ib4 9.f3 tlles 10.tilbJ y ahora:

- 10... ds Bastante sólida y poco investigada ;!;/=.


- 10...bs 11. ~el J:!b8 Ha resistido mucho, pero la nueva idea de Karjakin es peligrosa para
las negras t.
-10 ... bs 11.~el ie7 La línea principal sólida y llena de recursos para ambos bandos;!;.
162 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 13
1.e4 es 2.tiJf3 e6 3.d4 cd4 4.tiJd4 a6
Variante Paulsen
Valoración *****

Introducción
La variante Paulsen es una de las grandes ramas de la Siciliana, con una larga y exitosa
historia, que ha resistido no sólo todos los intentos de refutación sino incluso los de garantizar a
las blancas una ventaja cómoda, aunque fuera ligera. Las posiciones que se producen, complejas
estratégicamente, son ideales para jugar a ganar contra todo tipo de rivales. Las blancas en su
quinta jugada pueden optar por varias jugadas, pero dentro de ellas las más importantes son
s.i.d3, s.lüc3, s.i.ez y s.c4.
Las variantes con un rápido i.e3 y el 0-0-0 no funcionan contra la Paulsen. Por eso he inten-
tado buscar una variante, que siendo peligrosa para las negras, tuviera el mismo carácter que
las estudiadas en los otros capítulos. Creo que la variante que recomiendo cumple los requisitos
y crea los máximos problemas a las negras.

Historia

Luis Paulsen (1833-1891) fue uno de los grandes jugadores y teóricos del siglo XIX. De origen
alemán, pasó gran parte de su vida en los Estados Unidos donde comenzó su carrera ajedrecis-
ta. Un poco eclipsado, primero por Morphy y luego por Steinitz, participó activamente en el
debate de las ideas y desarrolló su propio estilo, con una importante técnica defensiva y sobre
todo una inagotable capacidad de proponer nuevas ideas teóricas principalmente en la Defen-
sa Siciliana. Muchas variantes de esta apertura podrían llevar su nombre, pero finalmente la
variante que lo lleva fue seguramente introducida por Anderssen en la década de los 50.
Capítulo 13: 4... lllc6 Variante Paulsen 163

Paulsen la analizó y comenzó a jugarla unas décadas después, curiosamente como un refi-
namiento para evitar la variante Szen, (1.e4 es 2.f0f3 e6 3.d4 cd4 4.l0d4 l0c6 s.LObs!), que había
puesto en dificultades el orden que más adelante resucitaría Taimanov.
Maestros de la primera parte del siglo XX como Tartakower, la tuvieron en su repertorio,
pero es tal vez su época más oscura. Alrededor del año 1940 comenzó a estudiarla y jugarla con
éxito uno de los pioneros de la escuela soviética Ilia Kan, motivo por el cual los rusos le dan ese
nombre. Pronto se le unieron otros teóricos y entrenadores famosos como Koblenz, Furman o
Suetin, y comenzó a ser utilizada por un amplio grupo de maestros de primera fila de la escuela
soviética como Taimanov, Tal, Polugaevsky y un poco más adelante de otros países del este,
como el húngaro Lajos Portisch. Durante muchos años fue una de las armas más importantes de
la escuela soviética hasta que el "boom" de la información en las últimas décadas del siglo XX la
ha convertido en una variante popular a todos los niveles.

Ideas

En una variante tan compleja y de tan amplia historia se podrían llenar muchas páginas
hablando de sus ideas. Pero podemos resumirlas en dos muy importantes:
1) Manteniendo el peón en d7 durante muchas jugadas las negras desaniman, casi por com-
pleto, los ataques relámpago de las blancas al contar con una segunda defensa del peón e6 y
además permiten salir al alfil de casillas negras a posiciones más activas que la clásica e7.
2) El rápido bs sin un caballo en c6 que cierre la diagonal pone una presión inmediata sobre
el peón e4, hasta el punto de que en muchas variantes se considera que el alfil debe desarrollarse
a d3 (en vez de la más típica de otras sicilianas ie2) para proveer una defensa segura a dicho
peón. La fuerza del contraataque bs ha hecho incluso que el desarrollo rápido del caballo blanco
a c3 sea visto como inexacto en algunas fuentes.

Partida 13.01 La selección de esta jugada en todas las va-


Adams M. - Kasimdzhanov R. riantes permite a las blancas empezar la parti-
Trípoli (m/3), 2004 da con 2. l0c3 o 3. l0c3 y especular con diversas
trasposiciones, pero el motivo principal para
1.e4 es z.¿¿¡f3 e6 3.d4 cxd4 4.~xd4 a6 su elección radica en el tipo de posiciones
5.¿¿¡c3 (D) que se producen, muchas de ellas implicando
rápidos desarrollos que incluyen el 0-0-0 y
tienen puntos de contacto estratégicos con las
variantes de otros capítulos.
s...bs
Una jugada clásica, para presionar rápida-
mente el peón de e4, que cobró nuevo impul-
so gracias a la jugada siguiente. 5 ... ~c7 es la
jugada principal y se estudia en las siguientes
partidas; 5 ... d6 6.ie3 debe trasponer al capí-
tulo 18; 5 ... ~c6 traspone al capítulo 12.
5 ••• ~e7 Es la típica jugada para apartar
al rival de las líneas más teóricas, pero resul-
164 Desmontando la Siciliana 2

ta inofensiva contra el esquema general que den salir; 9... lllf6 10.eS lllds 11.llle4±. 10.a4
hemos diseñado, del cual solo nos separamos Creando primero alguna debilidad, antes del
por sólidos motivos. 6.ie3! Siguiendo nues- salto, aunque 10.es es también una buena idea.
tro esquema 6... lllec6 (6 ... lllbc6 ver la partida 10 ... b4 11.llldsl (D) El caballo distorsiona el
12.01) 7.lllb3 Es lógico evitar el cambio para desarrollo negro desde esta casilla.
poner de manifiesto el atasco de las piezas
negras. Las negras tienen que pensar ya en
lLia4. 7... d6 (7 ... bs 8.f4 y es difícil no trasponer,
teniendo en cuenta al caballo de bB) 8.f4 bs
9..id3 fi.e7 10.0-0 lllb4 11.fi.e2!± Conquest-
Giffard, Calvia 2004; con la fuerte amenaza a4.
s ....ics?! Tiene que ser peor aquí que
en las jugadas anteriores. 6.fi.e3 d6 (6 ... ~c7
7. ~g4! obliga a las negras a una decisión bi-
zarra) 7. ~ d2 llJ f6 8.0-0-0 Se amenaza algún
salto con el caballo de d4. 8... lllbd7 9.lllb3!± y
el peón de d6 sufre.
5....ib4 Tiene una idea correcta (presión 11 ... tüf6 (11...id6 impide if4, pero ...
sobre c3 y e4), pero es prematura porque las 12. ~g4 es muy fuerte: 12 ... fi.xh2+ 13.@hl
blancas pueden desarrollar ocupándose del @fs 14.lllf4 .ixf4 1S ..ixf4 es 16.igs con
problema. 6.id2! lllf6 [6 ... lLic6 es algo mejor buena compensación, debido al alfil de casi-
7.lllxc6 (7.a3!? fi.cs B.ie3) 7... bxc6 8.fi.d3 ds llas negras, al desarrollo y a la mala posición
9.0-0;!;] 7.es ixc3 8.bxc3! y se alcanza una del rey negro) 12 ..if4! .id6 13 ..bd6 ~xd6
posición del capítulo de la clavada en la cual 14.lüb6 ~'fü8 15.aS! (lS.eS Wd4 da a las negras
las negras han gastado un tiempo en la inútil algún contrajuego) 15...~f4 (Lo más activo.
jugada a6. 1S ... Wid4 16.ixa6!±) 16.trf3!± Berg-Morten-
sen, Dinamarca 2006; con el cambio de damas
6.J.d3 m6 se subraya la debilidad de los peones a6 y b4.
La idea que revitalizó la variante bs. Se in- 6... d6?! Es una jugada que combina muy
tenta expulsar el caballo blanco a una posición mal con un rápido bs porque ahora los peo-
menos activa y luego seguir con el desarrollo nes del flanco de dama pueden ser acosados y
habitual. Las otras alternativas son: les falta la defensa del alfil de casillas negras.
6....ib7 La jugada natural, pero si no es en 7.a4! b4 8.llla2 lllf6 9.0-0 ib7 10.)'!el fi.e7
conjunción con ~c7 no ofrece el juego acti- (10 ... as es más normal, pero después de l 1.c3
vo que parece prometer. 7.O-O lLic6 (7 ... ~ c7 los problemas de las negras siguen) 11.lllxb4
traspone a la próxima partida) 8.lüxc6 hc6 Vallejo Pons-Van Wely, Mónaco (rapid) 2006 y
(8 ... dxc6 9.eS! este es uno de los defectos de efectivamente el peón de b4 ha caído.
no haber jugado ~c7. El peón blanco avanza, 6... tüe7 7.a4 No ha cosechado buenos re-
cede la casilla e4 a las piezas y dificulta el de- sultados pero yo diría que es la continuación
sarrollo negro. 9... Wic7 10.if4±) 9.~el Prepa- lógica. 7... b4 8.lllce2 lllec6 9.0-0±.
rando el salto del caballo a ds, que no tiene 6....ics Es otra forma de desplazar el ca-
buena repuesta. 9...Wbs Prepara id6 que se ballo activo, pero su defecto es que permite el
opone a es y permite terminar del desarrollo golpe al peón de g7. 7.lllb3 .ie7 8.~g4 y aho-
sin más contratiempos. 9... Wic7? 10.lllds! ±; ra todas las opciones de las negras tienen de-
9... ie7 10.eS y las piezas negras no pue-
Capítulo 13: 4... tlJc6 Variante Paulsen 165

fectos. 8...g6 (8 ... lllf6 puede ser el mal menor ahora, según notas de Efimenko, las blancas
9.°@xg7 ggs 10. '@h6 lllc6 ll.id2 con insufici- obtienen una gran ventaja con 16 ..ies! h6
ente compensación) 9.0-0 d6 y ahora es muy 17.c4! bxc3 18.~xc3 gc819.~g3 lllf6 20.ixf6
fuerte 10.eS! porque las piezas negras inde- gxf6 21.gacl :i!xcl 22.!i:xcl±) 10,gel .ib7
fensas permiten algunos detalles tácticos. 10 ... ll.ie4 '9c7 (11...fS? 12.exf6 gxf6 13.lllh4!+-)
dxes (10 ... ds 11.llld4) 11.~e4 ga7 12.~xeS. 12.h4! Restringiendo el juego negro en el flan-
co de rey y forzando prácticamente el o-o-o.
7.liJf3! (D) 12 ... h6 (12 ... 0-0-0 13.ll\gs!) 13.hS 0-0-0
14.ie3 fs (Najer-Smirin, Moscú 2003) y aho-
ra: 15.exf6 gxf6 16.a4 ds 17.id3 con fuer-
tes complicaciones en las cuales el rey negro
parece más expuesto.
7 ....ib7?! No hace frente a la citada ame-
naza y efectivamente, después de: 8.a4 b4 9.as
~c7 10.llla4± las blancas consiguen una con-
siderable ventaja puesto que 10... ~xas?! se
encuentra con 11.ie3! que gana material.
7 ... d6?! Tiene el mismo defecto. 8.a4 b4
9.as °@c7 10.llla4 llld7 11.ie3!± ib7 12.lllb6
lllxb6? 13.axb6 '@es 14.0-0 lLif6 1S.c3 lLig4
Una idea poco común en la siciliana, por- 16.cxb4 lllxe3 17.fxe3 °@c6 18.llld4 '@d7
que el caballo obstruye el peón "f', pero que 19..!Íl.c2+- David-Kriventsov, New York 2000.
se ha demostrado muy eficaz en esta posici-
ón concreta gracias a que consolida la gran 8.0-0 i.b7 (D)
ventaja de desarrollo y apoya el avance del 8 ... d6?! Deja las manos libres a las blancas
peón a es. Las negras han probado casi todas para empezar operaciones en el ala de dama.
las jugadas posibles, pero hasta ahora no han 9.a4 (9 ..id2! preparando el golpe, puede ser
encontrado una solución completamente sa- mejor) 9... b4 10.lLia2 lllc6 11.id2 ~b7 12. °@el
)'fü8 13.c3! Como siempre, el resultado final de
tisfactoria. De momento deben hacer frente a
la amenaza posicional 8.a4 y si b4 9.as seguida esta operación es la apertura de la columna
de un futuro llla4-b6. c. 13 ... bxc3 14.ixc3 lLif6 1S.b4! y una mayo-
7...V!ic7 ría móvil en el flanco de dama. lS ... eS 16.bS±
La retirada de la dama, es la solución más Landa-Onischuk, Dusseldorf 2004.
natural y aumenta el control sobre es. 8 ... lüc6 9. .E!el d6 Las últimas jugadas refle-
7... lllc6 Es la otra solución, que además re- jan la encarnizada batalla por la casilla es, pero
fuerza el control sobre la casilla clave es. 8.0-0 ahora las negras con esta solución radical, han
Yebs Multiplicando la vigilancia de es, además abandonado una vez más el control de b4 con
de tener en cuenta el salto del caballo blan- el alfil de fs y las blancas pueden comenzar el
co a ds, pero aún así, el tratamiento directo plan alternativo. 10.if4 (Amenazando es por
sigue siendo posible: 9.es! lüge7 (9 ... lllxeS?! última vez) 10... lLies (10 ... es? 11.lLids '@b7
ha dado buenos resultados en la práctica, pero 12.ie3±) 11.a4! (El acoso al peón de b comien-
es una captura suicida. 10.lllxeS ~xes 11. '@f3 za) 11. .. b4 12.l2Ja2 !i:bs 13.c3 (y persiste ... ) 13. ..
'@bs 12.if4 ib7 13.ie4 ixe4 14.lllxe4 ~ds bxc3 14.lLixc3 La apertura de la columna ces
1S.a4 b4 Efimenko-Landa, Fuerth 1986 y un grave problema para las negras que están
lejos de comunicar las torres.14 .. ,gxb21s.gc1
166 Desmontando la Siciliana 2

V!ffa716.-ªe2 ~xe217.lllxe2lllxf3+18.gxf3 .íll.d7 Wíds 14.ie3~ con un fuerte ataque; 11...b4?!


(18 ... Wíd7 19.Wíb3± con idea de Wi'bs) 19.Wi'b3 envía al caballo allí donde quiere ir. 12.lllbl
llle7 20 ..íÍl.e3 W! a8 21. Wb6 lllg6 22.fü7 Las pie- lllh6 13.lllbd2. 12.a4!? Forzando el traslado
zas blancas van entrando en la posición negra del caballo a la casilla c4, pero merece la pena
de manera inevitable. 22 ... llles 23.l3b7 lllc6 esperar a la próxima jugada del negro para
24.llld4 Friedel-Hansen, Tulsa 2008. responder a 0-0 con ih6 y a lllf7 con una
sorpresa, por ejemplo: 12.h3!? lllf7 13.ixfs!
exfs 14.e6 Wíxf4 1S.e:xf7+ ©xf7 16.llleS++-.
12 ...b4 13.c!übl c!üf7 14.h4 h6 El intento más
reciente. 14 ... o-o 1s.lllbd2 lllc6 16. V!ff e2 ics
17.lllb3 ia7 18.i3acl!± Areshchenko-Felgaer,
Gibraltar 2007. 15.c!übdz c!üc616.c!üc4 A consi-
derar es la profiláctica 16.hS!t. 16... 0-0 17.a5
gs con cierto contrajuego.
9 ...d6?! Permite el plan habitual 10.a4 b4
ll.llla2±.
9... lllc6 No se ha jugado en este momento,
tal vez por el temor a un eventual salto del ca-
9J~el .ics ballo a ds, pero en todo caso no evita es, que
9... ie7 Es la jugada más empleada, pero llevará a posiciones similares a las estudiadas
resulta un poco extraña, puesto que condena en otras variantes. 10.eS t.
el desarrollo el flanco de rey si contamos que
las blancas van a jugar es. 10.es! fs (D) Nece- 10.Wfd2
saria para impedir el salto del caballo blanco a No es la única jugada para perseguir la
e4. 10... lllc6 ll.if4±. ventaja. Tanto 10.eS como 10.igs son inte-
resantes también, pero la amenaza Wígs crea
ciertos problemas a las negras y la jugada de
dama tiene otras ideas ocultas.
10....ie7!
Una solución radical, considerando que la
dama blanca esta peor en d2 que en dl, preci-
samente porque no defiende su caballo de f3.
10... c!üf6? cae en las intenciones blan-
cas: 11. Wgs o-o 12.es lllds 13.ixh7+ ©xh7
14. Wíhs+ ©gs 1s.lllgs+.
10... c!üc6?! Tampoco es una buena soluci-
ón: 11.Wgs i.fs 12.if4±.
10... c!üe7 Deja al descubierto la otra idea
11.i.f4 Lo más sano, aunque las blancas
blanca. 11.b4! ixb4 12.lt:\xbs±, y por último
han experimentado varias jugadas atractivas
10•.. d6? hace más fuerte esta segunda idea.
como lllh4 y lllgs. 11 ... lllh6 Sólo Felgaer ha
11.b4! ixb4 (11 ... ib6 12.a4±) 12.lt:\xbs±.
defendido esta jugada, pero es la más creí-
11.b3
ble. Precisamente ahora no es el momento
Todas las partidas han continuado así, pero
para desarrollar el caballo 11...lllc6?! por cul-
también merecen probarse tanto 11.a4!? b4
pa del fuerte sacrificio 12 ..íll.xfs exfs 13.lllds
12.llle2 lllf6 13.eS lllds 14.lllf4 o-o 1S.We2t;
Capítulo 13: 4... lLic6 Variante Paulsen 167

como la sencilla 11.We2, regresando al plan de comunicar las torres. 17.Wb2 (17.Éiecl
dee5. d5!; 17.llib4 llies) 17 ... füds 18.b4 d5 19.exds
11 ... ~f6 Éixd5 00 Brodsky-Evdokimov, Cappelle la
11...d6 12.ib2 llif6 13.a4 b4 14.llia2 llic6 Grande 2006.
15.cH. 15 ... tbxd4
12 ..ib2 15 ... as?! Concede una casilla importante
12.eS!? ixf3 13.gxf3 llih5 14.f4 llixf4 en bs y hace que la ruptura c3 sea más atrac-
15.Wxf4 Wxc3 16.id2 Wc7 17.a4~. tiva: 16.llibs (16.Éiacl!?) 16...Wd7 17.c3! bxc3
12 ... d6 (17 ... d5?! 18.exds llixd519.c4±) 18.lliaxc3 o-o
12 ... o-o?! es peligroso 13.e5 llid5 14.llie4 i 19.l:fadU::.
y todas las piezas blancas apuntan al flanco de 16.i.xd4 a5 17J:facl!
rey. Se prepara la fuerte ruptura, pero el jaque
13.a4 en bs es igualmente ventajoso. 17.ib5+! ic6
Aunque en condiciones algo diferentes, las 18.f3 ixbs 19.axbs o-o 20.cH.
blancas repiten el automatismo de contestar a 17 ... 0-0
d6 con la inmediata a4. 17... e5 l8.ib2 o-o 19.c3 bxc3 20.llixc3
Wb6 21.llib5t de acuerdo a los comentarios
~
deAdams .
.1 %
/. ;
18.c3 bxc3 19.¿¿¡xc3;!; Yfds [19 ... Wbs
20.llibs±] zo.¿¿¡b5 (D)

13 ..•b4
13 ... bxa4? 14.l!xa4 llibd7 15.l!c4 Wbs
16.ia3 0-0 17.e5 llids 18.exd6 ixd6 19.ixd6
~xd6 20.Éih4-+ y una vez más las piezas blan-
cas apuntan al enroque negro. Las blancas han consolidado una pequeña
14.¿¿¡az pero persistente ventaja gracias a los puntos
14 ..!üez dirigiendo el caballo al flanco de fuertes de sus piezas en el flanco de dama. El
rey es una idea interesante, pero la captura resto de la partida es muy interesante, pero lo
del peón de e4 lleva a una posición confusa. completamos con ligeras notas basadas en los
14 ... llixe4 15.ixe4 (15.Wf4!?) 1S ... ixe4 (Fritz comentarios de Adams para Informator.
11) 16.Wd4 ixf3 17.Wxg7 fü818.gxf3 00 • 20 ... e5 21.~k7 [21..ic3!? d5 22.exd5
14 ... ¿¿¡c6 15.tbd4! Wxds 23.ifl Wxb3 24.ÉixeS ib4 25.Éig5 g6
No es posible capturar el peón 15.c!üxb4 26.Wd4±] 21. .. exd4 [21 ... ia6 22.ib6 Wbs
c!üxb4 16. Wxb4 ds+; pero si es posible la rup- 23.E:c6 d5 24.ic7 Wb7 2s.l!b6 ib4 26.W/gs±]
tura típica 15.c3!? bxc3 16.ixc3 0-0 aun- 22.E:xb7 d5 23.Yff4 J.b4 [23 ... dxe4 24.ixe4
que aquí las negras sí han llegado a tiempo ll:ixe4 25. Wxe4 if6 26.llic7 E!b8 27.l!xbB
168 Desmontando la Siciliana 2

W/xb8 28.'llds;t] 24JMI dxe4 25.ixe4 probablemente es poco eficaz contra id3,
lLJxe4 [2S ... i::le8 26.1f3 i:l:c8 27.'llxd4±] puesto que la presión sobre el peón de e4 está
26.VNxe4 VNf6?! [26 ... i::lc8 27.g3 ics 28.'lla7 neutralizada. Por el contrario el Alfil en d3 re-
l§:a8 (28 .. Jk7 29.'l\c6 ~d6 30.'llxas±) 29.'llc6 sulta torpe para ciertas variantes de ataque y
W/d6 30.ltle7+ ©h8 31.'llfs;t] 27.lbc7± ~fads es más útil para las negras ir pensando en la
28.lLJds VNd6 29.'!Wxd4 '!We6 30.g3 gd6? importancia de la casilla es. Las principales
31.gxb4!+- axb4 32.lLJe7+ Yfxe7 33.Vfxd6 alternativas, 6... .!Llf6 y 6... ltlc6 las veremos en
Vfe2 34.gd4 hs 35.VNxb4 Yff3 36.h4 !ks las próximas partidas. Ahora vamos a conside-
37.'!Wd2 gc3 3sJ;f4 Vfc6 39.'itih2 gxb3 rar las opciones menos frecuentes:
40.VNds+ 'itih7 41.Vfdl gb7 42.VNxhs+ 6...ics?! Con la idea de desplazar el
'itigs 43.gd4 VNf6 44J~d2 !!:a7 45.aS g6 caballo tiene una de sus peores versiones
46.Vfbs 'itih7 47.Vfb61-o aquí, puesto que el defecto habitual de la in-
defensión de la casilla g7 tiene una solución
Partida 13.02 incómoda. 7..!Llb3 ie7 (7 ... ia7? es incluso
Baklan V. - Mastrovasilis A. peor 8. W/g4+- y las negras se ven obligadas a
Khanty Mansyisk, 2004 concesiones importantes) 8.W/g4! g6 8... if6
es también artificial. En este caso recomiendo
1.e4 es 2.lbf3 e6 3.d4 cxd4 4.lbxd4 a6 9.if4! ixc3+ (9 ... d6 10.~g3+-) 10.bxc3 W/xc3+
5.lbc3 Vfc7 (D) ll.id2 W/f6 12.f4± con una compensación
La dama controla la casilla es y deja para tremenda a través de las casillas negras. 9.igs
la siguiente jugada definir más el desarrollo, hs 10.Wlh4 d6 11.0-0-0 .!Llc6 12.ixe7 9xe7
dejando en el aire los planes con un rápido 13.9g3± Van der Wiel-Nijboer, Holanda 1996;
bs y ib7 o el desarrollo previo del flanco de y las negras han dejado muchas debilidades en
rey con lllf6 y diferentes jugadas del alfil de las casillas de su color, especialmente d6 y b6.
negras, que es el verdadero protagonista de 6... id6!? (D) Una jugada reciente, real-
esta variante. mente interesante, que se opone al avance
6 ..id3 (D) blanco por las casillas negras (f4). Suele jugar-
se después de 'llf6, pero contra la variante que
proponemos no podría hacerse más adelante.

Defendiendo fuertemente el peón de rey,


en previsión de la presión que puede venir
con bs-.ib7. 7.Wfd2! Otra respuesta específica. Las blan-
6 ...bs cas consideran que es necesario preparar f4 a
Es una de las jugadas más frecuentes, pero toda costa. 7... .!Llc6 7... ie7 8. ~e2 (8. ~f4!?
Capítulo 13: 4... lt)c6 Variante Paulsen 169

id6 9. ~h4 es una idea interesante que no trasponen (con ib7) tienen que jugar 8... d6
se ha puesto en práctica todavía y si 9... .te7 después de la cual sigue el plan característi-
10. ~g3! ± completa un baile inusual de la co de la Paulsen de destrucción del flanco de
dama blanca) 8... d6 y ahora mi propuesta es dama con a4: 9.idz! ie7 10.a4! b4 1i.l!Ja2 as
9.f4! con planes similares a la variante prin- 12.c3!±
cipal, por ejemplo: 9... lllf6 (9 ... lllc6 10.lllxc6 8.%Ve2 (D)
bxc6 11.0-0;!;) 10.eS (10.g4 es interesante) 10 ...
dxes 11.fxes lllfd7 12.i.f4± y las blancas tie-
nen que estar mejor con el fuerte peón en es.
s.lllxc6 dxc6 9.Wg5! f6 10.Wh5+ Wf7 11.We2
(11. Wxf7+ ©xf7 12.ieH es suficiente para un
final mejor en vista de los huecos en el flanco
de dama negro) ll ... e5 12.0-0 llle7 13.gdl
ic5 14.llla4 h7 15.ie3!± Charbonneau-
Goletiani, Chicago 2006.
6...ib4?! Es poco eficaz cuando e4 está
bien defendido puesto que el cambio en c3
rara vez es una opción. 7.0-0 (7.id2!?) 7... lllf6
s.id2 lllc6 9.lllxc6 bxc6 10.Í4, seguido de es El mismo plan (especular con el salto l!Jds)
con ventaja. puede perseguirse con la torre que es también
6...g6!? Parece una broma y sin embar- una jugada interesante. Ahora las negras tie-
go se ha jugado con cierta frecuencia. Al fijar nen muchas respuestas pero cada una de ellas
demasiado pronto las debilidades en las casi- tiene un defecto diferente.
llas negras facilita mucho el plan a las blancas 8... llJf6
que pueden buscar el simple cambio del alfil de La jugada más natural. Veamos primero
casillas negras o preparar un ataque al enro- las otras:
que pasando su dama a la casilla h4, como en 8 ... tllc6 9.l!Jxc6 ~xc6 (9 ... dxc6 es clara-
la partida principal. 7.f4! ig7 8.lllf3 d6 9.0-0 mente mala 10.eS±; 9... ixc6 queda peor colo-
llld7 10.@h1 lllgf6 ll.a4 b6 (11 ... 0-0 12.aS!?) cado para el salto inevitable 10.a4 b4 11.l!Jds
12.'efel ib7 13.id2 0-0 14.'efh4 y las blan- ~b7 12.if4± y ante la amenaza tllc7, hay que
cas tienen una excelente disposición de ata- hacer nuevas concesiones).
que, por ejemplo: 14 .. .l!faeS (14 ... lllcs lS.fS! 8 ... tlle7? Evita meramente el fuego ( l!Jds)
lllxd3 16.cxd3 exfs 17.exfs ~es 18.l!Jgs gxfs para caer en las brasas: 9.ixb5!± (9.!iel!?
19.fü4 Wc8 20.l!:!:afl-+) 15.gael lllc5 (lS ...es de Carlsen-Kamsky es realmente una fuerte
16.fxes dxes 17.igs l!:!:e6 l8.l!Jd2!;i;) 16.tllg5! jugada, pero no veo motivo para no hacer
h6 17.tllf3 d5 18.e5 tllfe4 19.ie3! f5 20.exf6 esta) 9... axbs? 10.l!Jcxbs ~es 11.ie3+- y no
M6 21.llles tllxc3 22.bxc3 tllxd3 23.cxd3± hay defensa contra l!Je6.
Iordachescu-González Zamora, Calvia (o!) 8... d6?! Se puede castigar con el clásico e
2004. inmediato 9.a4 b4 10.l!Jaz±.
6...d6 7.f4 y es difícil no jugar 7... l!Jf6, 8...ic5 Evita el problema inmediato, pero
trasponiendo a la partida 13.03. ayuda a las blancas en su plan, o mejor dicho
en uno de sus planes, el de restringir la po-
7.0-0 .ib7 sición negra con es. 9.l!Jb3! ile7 10.es! Una
A la elástica 7... tllf6 proponemos respon- vez más el desarrollo del negro está atascado.
der 8.We2 amenazando es y si las negras no 10 ... b4 11.llldl (11.l!Ja4!? puede ser mejor)
170 Desmontando la Siciliana 2

11...COc6 12.J.f4 gs!? Una reacción lógica en Partida 13.03


una posición con pocas opciones atractivas. Fressinet L. - Vachier Lagrave M.
nig3 hs 14.h3 h4 1s.ih2 g4 (Khusnutdinov- Francia, 2004
Zubarev, Nabereznye Chelny 2006) y ahora
16. ~xg4 tOxeS 17 J~el daría una gran ventaja 1.e4 c5 2.c!LJf3 e6 3.c!üc3 a6 4.d4 cxd4
a las blancas. s.c!üxd4 VMc7 6.id3 c!üc6 (D)
9.e5
El avance se justifica si posteriormente se
obliga al alfil negro a salir de su fuerte posi-
ción como sucederá, gracias a la ventaja de
desarrollo.
9 ... tlJds
9... b4 10. ttJcbs! axbs 1l.exf6 gxf6 12. tOxbs
~c6 13.f3± y la posición negra, si bien es
bastante activa adolece de la solidez mínima
necesaria.
10.tlJxds .bds 11.a4! b4
11...C0c6?! 12.C0xc6 dxc6 13.b3! amenazan-
do c4 13 ...b4 14.ixa6±.
Una de las variantes más sólidas, dentro
12.c4! bxc3 13.bxc3 YlYxc3
del esquema fijado por las blancas con sus 2
La captura del peón acelera la iniciativa
últimas jugadas. Con el ataque al caballo, las
blanca, pero si no avanzaría a c4. 13 ... tllc6!?
negras provocan el cambio de la estructura de
14.ttJf3 ics (14 ....bf3 1S.'1'9xf3 ~xes 16.if4
peones y en su sendero principal, la estructu-
~as 17.gabl~) 1S.if4!:t amenazando c4.
ra se acerca a la simetría.
14.ib2 YlYas 1sJifc1 tlJc6 16.tlibs!
7. c!üxc6 clxc6
16.tllc2 seguido de COe3 es un tratamiento
Esta captura es la mejor. Las dos alternati-
más tranquilo pero eficaz.
vas tienen defectos:
16 ...°fMb6
7...~xc6?! La dama pierde el control de
16... axbs? 17.axbs ~d8 18.bxc6 dxc6
es y queda mal colocada en la diagonal. Las
19.B:xa8 ~xa8 20.gal~.
blancas pueden aprovechar ambos temas
17 .c!üd6+
gracias a su mejor desarrollo. 8.0-0 bs Deja
17 .tllc3! Es mucho más fuerte y el al-
al descubierto los problemas de la dama en
fil de ds no tiene buena retirada. Veámoslo:
la diagonal. 8... d6 se encuentra con el plan
17 ... ib3 (11 ... ics 18.ttJxds exds 19.:!:l:abl±)
clásico de f4-eS: 9.f4 lLlf6 10.@h1 ie7 11.eS!
18.COe4 ie7 19.ic3 0-0? 20.ttJf6+!+-.
ttJd7 12. ~e2 ttJcs 13.ie3 lllxd3 14.cxd3 bs
17 ....bd6 18.exd6 c!üd4?!
15. B:acl +-; Papaioannou-Gesos, Atenas 2001.
No era posible 18 ... 0-0? 19.ixh7+ lt>xh7
9.es! ib7 10.ie4 '9c7 11.~f3 gbs 12.ixb7
20.~hs+ lt>g8 21.ixg7+-; pero después de
~xb7 13.tlle4±.
18 ... ~b4!? la posición seguía complicada.
7...bxc6!? Aunque refuerza el centro no
19.'ilYd2! es 20J:!:e1 f6 21.a5 'ilYa7
parece combinar bien con la posición de la
22.ga4± c!üe6 23.gh4 TMb7 24 ..bh7 ~fs
dama en c7. 8.0-0 (8. ~e2!? puede llevar a
25.:Sb4 gxh7 26J~xb7 ixb7 27 .~b4
las mismas posiciones y tal vez tenga alguna
ic6 28.gcl tlids 29.f4 exf4 30.'ilYel gh6
ventaja contra la más normal ttJf6, además
31.'ilYe7+ ~g8 32.'ilYeS+ ~h7 33.gxc6 dxc6
de evitar ds. 8... lLlf6 9.es!? ttJds 10.0-0 t0xc3
34.id4 c5 35.°fMe4+ 1-0
Capítulo 13: 4... lüc6 Variante Paulsen 171

ll.bxc3 ds 12.gel ie7 13.1&g4±; De la Villa- 10 ...id6 Obliga a las blancas a cerrar, pero
Khamrakulov, Mallorca ch-ESP 2009) 8 ... tllf6 a continuación el alfil necesita otro tiempo
(8 ... ds!? es un orden interesante, que podíamos para activarse. 11.fs hs (11...ics 12.1&f3 hs
haber evitado jugando Wie2 primero. 9.1&e2 13.llla4 ia7 14.ie3t haciéndose fuertes en
ib7 10.b3 intentando trasponer a 8... lllf6) las casillas negras del flanco de dama) 12.ie3!
9.Y&'e2 ds (9 ... ie7 10.es lllds 11.lllxds cxds Adueñándose de la importante diagonal. 12 ...
12.if4t; 9... ib7 10.eS!; 9... d6 10.f4 aquí tambi- bs 13.a4 b4 14.lllbl V!f e7 1s.llld2± Lanka-
én es interesante pasarse al plan llla4-c4. 10... Rodewis, Alemania 1992.
es 11.fxes dxes 12.ie3 ie7 13.llla4t) 10.bJ! 11.Wfel!
(10.gel ib7 11.eS llld7 12.llla4 cS 13.c4 d4 00 Normalmente se alcanzan las mismas
no es tan claro) 10....ie7 ll.ib2 0-0 12.llla4 posiciones con fs seguido de Wf3, pero la
ib7 13.eS tlld7 14.c4;!;. Hemos alcanzado una dama es más elástica aquí.
de las posiciones típicas de esta variante; las 11 ... lüg4
piezas blancas apuntan al flanco de rey, pero 11 ...bs?! Es prematura antes del cierre del
también, gracias a su importante peón de c4, centro: 12.fxes! (12.a4b413.Wig3!? 00 )12 ... lllg4
dificultan la movilidad del centro negro. (12 ... Wlxes 13.if4 Wle7 14.eS lllds 1S.lllxd5
8.0-0 llif6 cxd5 16.Wig3± pone a las negras al borde
8... es 9.f4 lleva a la posición de la parti- del desastre) 13.if4 ie6!? (13 ...b4? 14.e6!+-;
da casi siempre. 8 ...bs es un orden impreciso 13 ... V9e7!? 14.e6! ixe6 15.e5± haciendo sitio
porque permite la interesante 9.es!, por ejem- para el caballo en e4) 14.h3! lllxe5 15.llld5!
plo: 9... WxeS 10.ge11&c7 11.llle4 ib7 12.1&f3 Aquí se comprueba una de las virtudes de la
llle7 13.if4 con enorme compensación. posición de la dama blanca. 15 ... cxd5 16.exd5
9.f4 es! (D) lllxd3 17 .cxd3 V!! e7 18.dxe6 0-0! ;!; las negras
Por supuesto no se puede permitir es de pierden un peón, pero en el final que se pro-
las blancas. Si las negras juegan 9...ics+ es duce tienen buenas opciones de tablas.
para seguir con es luego: 10.@h1 hs (10 ...bs 11...hS!? Deja muchas opciones abiertas
11.eS lllds 12.llle4 ie7 13.V!íhs±) 11.eS lllg4 a las blancas, desde la búsqueda de la trans-
12.llle4 ia7 13.h3 id7 14. Vffel± y las blan- posición con fs, hasta la lucha por la diagonal
cas van desarrollando sus planes mientras las a7-gl con llla4 seguida de ie3 y también fxe5
negras tienen que estar pendientes constan- con ideas similares a la variante anterior. Sin
temente de la captura y no encuentran buen embargo, necesita experiencias prácticas para
sitio para su rey. evaluar correctamente su valor.
12.W/gJ hs n.fs (D)

10.©h1 .tes
172 Desmontando la Siciliana 2

13 ...§'e7 aspiraciones blancas a ganar son un poco


Impidiendo el plan .igs seguido de i.h4 y mayores, pero la partida terminó en rápidas
h3 que puede ser bastante molesto. Las negras tablas.23 ... @c724.gdf1 '?9gs2s.a3 '?9d226.g1f2
han probado muchas alternativas: l!ff cl 27.b4 bs 2s.gg3 '?9h6+ 29.gh3 ~el \.:í-\.:í
13 ... bs 14.i.e21 (a por el peón) 14 ... lllf6?! Tseshkovsky-Pikula, Zlatibor 2006.
Forster-Cacho Reigadas, León 1996 y ahora las 19 ... g6
blancas realmente debieron capturar en g7 19 ... i.xe31? 20. ~xe3 g6 deja a la dama
con ventaja; 14 ... i.b7 15.i.xg4 hxg4 16.Wixg4 blanca algo peor colocada.
f6;!; con cierta compensación. 20.J.xes Y;Yxes 21.Yfd3
13 ....id7 14 ..igs f6 1s.i.h4 o-o-o 16.h3 21.gadll gxfs 22. ~d3 es un orden me-
l:fü7;!; Realmente se alcanza una posición ex- jor, porque la torre está fuera de juego en
traña, y por lo tanto delicada de valorar. Pa- cualquier caso.
rece que las blancas pueden progresar muy 21. ..gxfs 22.exfs
bien en el flanco de dama, con jugadas como 22.gadll Wie7 23.exfs±
llla4 y b4, mientras las negras están algo atas- 22 ..•§'d4 23.§'xd4 exd4 24.i!Lle4±
cadas en al flanco de rey y en algún momento Y las negras no pueden recuperar el peón.
tendrán que retirar su caballo (normalmente 24 ... l::!.8h6 (24 ... i.xfs?? 2s.llld6+] 25.:Sadl
en cuanto las blancas jueguen l!ff el), pero una es 26.i!Llxes J.xfs 27.i!Lld3 ie4 2s.@h2
evaluación firme es arriesgada hasta no con- ggs 29.gd2 fs 30.i!Llf4 !k6 31JUf2 Eig7
tar con más ejemplos prácticos. 32.i!Lle2 1-0
13 ... @fs?! es demasiado artificial, 14 ..igs
con una clara ventaja. Partida 13.04
14.ie2 Iordachescu V. - Rublevsky S.
Como en la variante bs analizada en el Trípoli (m/3-rapid), 2004
comentario anterior, las blancas van senci-
llamente a por el peón, y este primitivo plan 1.e4 es 2.i!LJf3 e6 3.i!Lle3 a6 4.d4 exd4
parece suficientemente eficaz. s.li)xd4 Yfe7 6.id3 i!Llf6 (D)
14 ...id715.hg4 hxg416.§'xg4 o-o-o
11.§'g3 ~füs 1s.ie3 gdhs 19.h3!;!; (D)

Por fin la jugada principal. Una vez


situado el alfil blanco en d3, las negras se
19 ..ixcs es una extraña decisión, aunque disponen a construir la que podríamos deno-
no mala. 19 ... gxh2+ 20.'?9xh2 gxh2+ 21.©xh2 minar estructura siciliana ideal consistente
1lffxc5 22.fü3 '?9e7 23.gdl Me parece que las en: ~c7, lllf6 y l!Jbd7, a6, bs, i.b7 y i.e7. Las
Capítulo 13: 4... lLJc6 Variante Paulsen 173

blancas deberían jugar de forma activa e im- nuevo a considerar) 13 ....id7 14.eS! (final-
pedir que se complete el montaje. mente) 14 ... dxes 15.fxes hcJ 16.hcl tllds
7.f4!? bs 17 .il.dz± Kovchan-Shtyrenkov, Noyabrsk 2003;
7....ib4!? Como ya dijimos es poco efi- el caballo no puede mantenerse en ds y el alfil
caz con el peón e4 bien defendido, pero en de casillas negras dominará el tablero.
este caso especula con el peón colgado en f4. Para 7... d6 ver la próxima partida.
8.0-0 8..id2 no funciona bien, por la indefen-
sión del peón de f4. 8... i.xc3! 9.bxc3 (9.ixc3 s.'\Wez
Wxf4 seguramente da cierta compensación Ahora las blancas planean jugar es.
a las blancas, pero no es claro) 9... d6 10.0-0 8.es directa es una alternativa intere-
es 11.tllb3 00 • 8....ics Otras jugadas no jus- sante, pero las negras pueden mantener una
tificarían el desarrollo negro. Por ejemplo: posición compleja con 8...b4.
8... il.xc3 9.bxc3 Wxc3 10.tt'ib3 con la intención 8...ib7
dejugareS 10 ... d611.il.a3 Wc712.c4 b613.ic2 8...b4 es lógica, pero no ha se ha probado
y no es posible resistir la presión en las casi- todavía. Probablemente después de 9.tt'ia4
llas negras. 9.tllcez lllc6 10.cJ d6 11.@hlt la mejor jugada de las negras sea trasponer,
Lanka-Wahls, Hamburgo 2002. pero se pueden considerar también: 9... tllc6
7....ics?! Muy blando, permite a las blan- (9 ... ~as?! empeora la posición de la dama.
cas realizar sus planes sin oposición. 8.tllb3 10.b3 .ib7 11.0-0 seguido de a3) 10.tllb3 i.e7
ib4 (8 ... ia7 9.es±) 9.0-0! d6 10..idz tllc6 n.ie3 E:b8 12.c4;l;.
11.al±, asegurándose la captura del impor- 9.idz (D)
tante alfil. Esta jugada puede servir como
7... ~c6 Mucho menos preciso que en la ju- introducción a dos planes. El primero y más
gada anterior. 8.~xc6! '9'xc6 Comparadas con natural el enroque largo seguido (o precedi-
la partida anterior, las capturas con peón son do del asalto de peones en el lado de rey). El
ahora defectuosas, porque no consiguen su segundo, las posibles rupturas (a4 o a3) en el
objetivo estructural, en un caso es, en el otro flanco de dama para aprovechar el temprano
ds. 8...bxc6 9.es; 8... dxc6?! 9.es±. 9.~ez ib4 bs de las negras.
(9 ... bs?! 10.es lLids 11.l'Lixds± y las negras no
pueden tomar con dama.; 9... ics 10.es lLids
11.l'Lie4± el caballo blanco alcanza su casilla
ideal, con ganancia de tiempos) 10 ..idz d6
(lo ... ds es la forma de seguir presionando
pero los cambios de las piezas desarrolladas
negras favorecen a las blancas. 11.exds lLixds
12.lLixds .ixd2+ 13.Wxd2 Wxds 14.o-o-o±
La ventaja de desarrollo es considerable y se
ganaran más tiempos contra la dama negra)
11.0-0-0 (Las blancas van construyendo
una posición agresiva con jugadas naturales)
11 ...~c7 (11...es?! es la jugada que deman- 9 ... b4
da la posición, pero tiene un defecto táctico. Lo más frecuente, aunque facilita el objeti-
12.tllds!± impide ig4 y plantea varias ame- vo en el flanco de dama. Las otras posibles ju-
nazas) 12.@b1 (12.a3 ics 13.es es bastan- gadas de desarrollo se han probado casi todas:
te atractivo) 12 ....ias 13.:Shel (13.eS es de
174 Desmontando la Siciliana 2

9....ics?! Una vez más alienta el desarro- 1s.ib6+-) 14.0-0 ie7 (14 ... ltldcs lS.fs!±)
llo del plan blanco. 10.lllb3 .ie7 11.es lllds lS.ÍS+- y el ataque es decisivo de acuerdo a
12.llleH Tiviakov-Akesson, Batumi 1999. los análisis de Jordachescu en Informator;
9... d6?! Tiene el defecto de perder el con- 12 ... lllc6 13.lllb3!± con demasiados huecos
trol de b4 con el alfil y hacer fuerte el golpe al en las casillas negras.
flanco de dama. 10.a4! (10.0-0 es también muy 13.o-o c!i)dcs
interesante manteniendo en cartera el a4 y El caballo en la banda es demasiado moles-
contando también con un posible lllf3 y es) to y de un modo u otro hay que actuar contra
10 ... b4 (10 ... bxa4 ll.!'!xa4±) 11.llla2 es ¿qué el. La otra forma de hacerlo es 13 ... ic6, pero
otra cosa? 12.lllb3 lllc6 (12 ... as 13.c3± con la sigue: 14.lllxc6 ~xc61S ..ixe4 dxe4 (1S ... Wxa4
poderosa y bien conocida apertura de la co- 16..idH L\lllcs 17.ÍS-+) 16.b3 .ie7 17.l'!acl±
lumna e y la casilla bs débil) 13.lllxb4 lllxb4 seguido de c3 y las blancas tienen un dominio
14.ixb4 exf4 (Mortensen-Hellsten, Copenha- absoluto de la posición.
gue 1997) y ahora la sencilla 1S ..id2± hubiera 14.c!i)xcs hes 1s.c!l)b3 .ixe3+
ganado el peón sin compensación. 16.~xe3;t (D)
9... lllc6 es ahora una de las jugadas más Las blancas tienen la casilla d4 (tal vez
eficaces, aunque las negras renuncien a colo- también es) y el mejor alfil, que puede cam-
car el caballo en la casilla más ideal d7.10.lllf3 biarse en el momento oportuno por el caba-
(10.lllxc6 ixc6 aquí no consigue mucho, aun- llo de e4, pero la posición requiere todavía un
que es y tlle4 es posible; 10.lllb3!?) 10 ... lllb4 gran trabajo técnico. Lo que sí es cierto es que
11.0-0 lllxd3 12.cxd3 00 y las blancas tendrán el resultado de la apertura para las negras no
juego por la columna c. tiene ningún atractivo.
9....ie7 10.es lllds no se ha jugado nun-
ca, pero la cosa no parece para tanto. 11.tlle4
lllc6 12.tllxc6 ixc6 13.0-0;l;

10.c!l)a4 ds
Permite la estructura ideal de la francesa,
aunque el caballo negro pueda saltar a e4. Es
natural preguntarse por otras opciones, aun-
que todas ellas estén inéditas.
10 ... lllc6 11.lllb3;l; seguido de .ie3 y la ca-
silla b6 hará sufrir a las negras; 10....ie7 11.c3!
con problemas en la columna c.
u.es! 16 ... o-o 17.a3!
El avance del peón es lógico porque cierra Un muy buen plan, que abre el juego para
al alfil de b7 y asegura la casilla d4. Solamente las torres blancas en el flanco de dama y crea
hay que planificar bien como convivir con el nuevos objetivos.
caballo en e4. Vamos a verlo. 17 ...bxa3
11 ... c!i)e4 12 ..ie3 c!i)d7 17 ... as 18.axb4 axb419.~d4 f!e7 20.~b6±
El desarrollo natural vigilando los dos pun- Iordachescu.
tos sensibles de la posición negra, es y b6. 1sJ:gxa3 l:fabs
12 .. ."~as?!, aunque provoca b3, tiene el Las negras renuncian pronto a una defen-
eterno defecto de la mala colocación de la sa pasiva de sus peones e intentan colocar sus
dama. 13.b3 tlld7 (13 ... .ie7? 14.tllxe6 fxe6
Capítulo 13: 4... llJc6 Variante Paulsen 175

piezas activamente en las columnas del flanco realización por parte de las blancas.
de dama. 27.~bs gxbs 28.gxbS+ Wl'xbs 29.b3±
Otro plan muy diferente se basaría en la Wfds 30.g3 Wfas 31.<bf2 Wfal 32.c4 ib7
ruptura f6 y el contrajuego en el flanco de rey. 33.tlJe2 Wfhl 34.tlJc3 Wfh2+ 35.<bel ic6
Iordachescu analiza en detalle este plan en el 36.tlJe2 Wl'hl+ 37.@d2 Yfb1 38.Yfc3 as
rnformator y concluye que las blancas mantie- 39.tlJd4 ib7 40.cS+- i.ds 41.c6 e3+
nen la ventaja con la variante: 18 .. .f6 19.ixe4 42.<bxe3 Wl'e4+ 43.@d2 fl!fg2+ 44.©cl
dxe4 20. tLics ids 21.c4! gac8 22.cxds '!Yixcs <bg7 45.c7 ib7 46.tlJcz i.cs 47.@b2 fl!ffz
23. '!YixcS! !!xcS 24.dxe6 fxes (24 ... as 25.füal 48.\Wxas fl!fxg3 49.fl!fas id7 so.fl!fds fl!fd3
fxes 26,l;':¡xas E1xa5 27.-ªxas exf4 28.e7 ges 51.cSfl!f l-0
29.1"les e3 30.g3 fxg3 31.hxg3+-) 2s.fs±.
19.tlJd4! Partida 13.05
Con la sencilla idea füal y ~a6. 19.füal Iordachescu V. - Ahmed E.A.
directa es más confusa por 19 .. .f6!? Bled (ol), 2002
19 ... Wl'b6 20Jfü3 Wfcs 2Ufa1 g6 22.h4
hs (D) 1.e4 es 2.tlJf3 e6 3.d4 cxd4 4.tlJxd4 a6
22 ... ~d2 parece un intento, pero facilita 5.~c3 Yfc7 6.id3 ~f6 7.f4 d6 (D)
las cosas a las blancas porque obliga al cam-
bio de damas. 23. '!Yixd2 '!Yíxd4+ 24. Wf2 Wxf2+
2s.©xf2+-.

La variante principal, donde las negras se


oponen al avance es. Ahora las blancas han
probado diferentes planes, unos basados en e 1
23J~a4 Wl'e7 24.J.xe4 dxe4 25Jfab4 0-0 y el avance es (comenzando con las juga-
Wl'c7 26Jfü6?! das 0-0 o lüf3) y otros basados en el o-o-o (co-
Aquí también Iordachescu analiza en deta- menzando con las jugadas ie3, We2 o Wf3).
lle fs que es la coronación lógica al plan reali- También la profiláctica a4 ha tenido su opor-
zado. 26.fS! exfs (26 ... as 27.1"lbs a4 28. Wh6+-) tunidad. De todos ellos elegimos uno basado
27.lDxfs WxeSD 28.1"lxb7 l;':¡xb7 29.lDh6+ ©h7 en 0-0-0 y el posterior g4 sin garantizar que
(29 ... ©g7 30..!%xb7+-) 30J!:xb7 Vfig7 31.l'llxf7 sea el mejor, porque es el que se adapta mejor
(31. '!Yff4 '!Yixh6 32.füf7+ !ixf7 33. Wxf7+ ©h8í) a las variantes propuestas en el resto del libro.
31...!!xf7 32.1"lxf7 '!Yixf7 33. Wxe4+-. Bien es cierto que la abundancia de planes
26 ... ids!± permitirá cambiar de uno a otro sin mucho
Con esta jugada las negras mantienen la esfuerzo de estudio en alguna ocasión.
posición y llevan la partida a un final de difícil s.Wf3!? bs
176 Desmontando la Siciliana 2

Claramente la jugada más lógica, no solo continuación más sensata. Pero de momento
avanzando el ataque de peones al previsible la continuación de la partida ha cosechado
o-o-o blanco si no preparando también el resultados excelentes.
desarrollo del alfil a b7 enfrente de la dama
blanca.
8... c!bbd7 Ocupar la casilla natural de re-
tirada del caballo de f6 simplemente anima
a las blancas a lanzar el asalto: 9.g4 .!bes (9 ...
h6 es menos eficaz que en las variantes simi-
lares de la Najdorf, debido a que la torre de
hl está defendida. 10.h4 hs 11.gS lllg4 12.g6!±
Ivanovich-Ortega Valle, Cullera 200S) 10.gs
c!bfd7 11 ..id2 En esta variante, la posición del
alfil en dz (defendiendo el caballo) suele ser
más eficaz que en e3. 11..ie2!? Amenazando
de inmediato b4, puesto que el caballo de es 9... c!bc6 9...bs 10.gs lllfd7 11.a3 (1Lie3
no tiene retirada, parece bastante fuerte. 11 ... está más en el espíritu de la variante. 11...lllc6
bs 12.b4 Prácticamente forzando el cambio 12.lllxc6 ~xc6 13.i.e3 gbs 14.llle2?! Con
en d3 y contando con aprovechar las columna todas las consecuencias, las blancas debie-
e, mejor que usar ese sector para esconder el ron enrocar largo. 14 ... lllc5 00 Iordachescu-
rey. Las piezas blancas van a ser muy activas Portisch, Linares 2000. 10.lllxc6 Puesto que
y las rupturas en el flanco de rey dejarán al la defensa del caballo falla por 10..ie3 lllxd4
descubierto al rey negro, pero no hay que ol- 1Lixd4 es es lógico que las blancas utilicen
vidar que el rey blanco está condenado a su- la opción del cambio inmediato. 10...bxc6
frir las corrientes de aire el resto de la partida. 10... ~xc6 permitiría el desarrollo natural de
12 ... c!bxd3+ (12 ... c!ba4 13.lllxa4 bxa4 14.0-0 pa- la iniciativa con 11.gS llld7 12.ie3 seguido de
rece muy prometedor, con la rápida irrupción o-o-o y las rupturas en el flanco de rey. 11.gs
en fs; 12 ... lllb7 es un desastre de casilla y las c!bd7 12.b3 Ante la apertura de la columna b,
blancas tienen la fuerte jugada 13.a4±, pero el desarrollo del alfil por fianchetto es una bu-
tal vez no sea tan mala la inédita 12 ... .ib7! ena medida, aunque está por ver si las negras
13.bxcs dxcS;t recuperando la pieza, si bien la podrían aprovechar la columna, en el caso del
devolución en bs gana un peón) 13.cxd3 .ib7 desarrollo estándar. Por ejemplo: 12.i.e3 gbs
14.0-0 g6 Intentando adelantarse a la ruptura 13.0-0-0 ~b7 14.b3 ~b4 1s.i.d21' con idea de
fs, siempre precedida por gacl y si es nece- ©bl y luego el salto del caballo. 12 ...'ilYas?!
sario .ie3. 15.l:'facl 'ilYds 16.c!bds Tratamiento La respuesta negra justifica b3. 13.i.d2 ~c7
a lo Tal. El desarrollo natural del ataque con 14.h4 ds 15.hS .ib7 16.g6 16.0-0-0! para se-
16.fs! y si 16 ... exfs 17. ~fz parece muy fuerte. guir con h6 o un g6 más fuerte en la siguiente
16 ... exds 17.exds .ig7 1sJ;¡:fel+ (18.c!bc6!?) jugada es suficiente y sano. 16... fxg6 17.hxg6
18 ... c!bes? Las negras no resisten los nervios. h6 Yegiazarian-Kalashian, Yerevan 2006; y
La refutación del sacrificio blanco, si existe, ahora 0-0-0 con fuerte ataque al rey negro
estaría en 18 ... ©fs!? 19.fxes dxes 20.c!bc6± allá donde se esconda.
Stefansson-Velikov, Cappelle la Grande 200S.
8... c!bc6 9.c!bxc6 Como hemos visto en la
8....ie7 9.g4 Es posible que en este caso la variante de .ie7, este cambio es satisfactorio,
contenida 9.i.e3 seguida de 0-0-0 y g4 sea una aunque en este caso si era posible la típica
Capítulo 13: 4... ltJc6 Variante Paulsen 177

9..ie3!? 9...bxc6 10.0-0 Ilustramos este plan 9... b4 10.llice2 ds 11.eS llifd7 (11...llle4
alternativo, considerando que para el plan de 12.ll'lg3! y el caballo no puede mantenerse en
0-0-0, la jugada ie3 era más coherente, pero e4) 12.i.e3 .ib7 13. ~g3 (13.0-o-o!?) 13 ... lllcs
es perfectamente posible también en este mo- 14.o-o-o llibd71s.©b1 o-o-o l6.:1'füf1 (16.scl
mento. 10 ...ib7 11.eS!? 11. ~g3! preparan- .con idea de c3 es bastante coherente con las
do es, es fuerte, ejemplo: 11...eS 12.fxes dxes disposición de las piezas importantes negras
13 ..ie3 y no es fácil desarrollar. 11 ... dxes en la columna c) 16 ... ie7 17.lllb3;l; Ganguly-
12.fxes ~xeS 13.c!LJe4 0-0-0 13 ... i.e7 parece Dudas, Budapest 1998.
Ja mejor defensa: 14 ..if4 ~d4+ 1S.i.e3 ~es 9 ... c!LJc6?! Es mucho menos acertada, una
16.gael con buena compensación. 14 ..if4! vez se ha jugado bs, puesto que el cambio es
Y:Yhs Ong-Le Quang, Yerevan 2006 y las blan- útil para las blancas que descolocan la dama
cas ya pueden elegir entre recuperar el peón negra. 10. lllxc6! ~xc6 11.gS llid7 12.i.e3 ib7
en f7 o seguir el ataque. 13.a3! (Ahora evitar b4 es importante, y las pi-
8...g6 9.h3 ig7 lO.ie3 llic6 ll.~f2 id7 ezas negras no están bien preparadas para la
12.0-0-0 llib4 13.@bl 0-0 14.g4 ~ Iordaches- ruptura b4. 13.0-0-0 b4 14.lllez llics 1S.lllg3
cu-Manolache, Galatzi 2007. gc8t) 13 ... lllcs 14.fS! o-o-o lS.0-0-0± Van
der Weide-Soderberg, Ámsterdam 2000 y la
9.g4 (D) iniciativa blanca es agobiante.
Es la jugada más lógica de acuerdo al plan 9... tüfd7 Simplemente se adelanta a la ex-
fijado. Otras jugadas posibles y experimentadas pulsión inevitable con gs y trata de ser más
son 9.a3, adelantándose a b4 y ie3 acelerando flexible con las otras piezas. 10.ie3 llJcs y
el 0-0-0. Por último parece muy interesante, ahora las blancas pueden elegir entre dos pla-
aunque tal vez cambiando de plan es, pero de nes: a3 y 0-0-0 o bien 0-0 que también per-
momento está inédita: 9.es!? .ib710. ~g3 dxes mite romper con los peones en fs y eventual-
n.fxes llifd7 (n ... .ib4?! 12.o-o llihs 13. ~gs g6 mente g6.
14.llie4±) 12.if4 t y ya se sabe que un fuerte
peón en es, unido a la columna f abierta es un 10.gS ~fd7 11.h4
considerable peligro contra el rey negro. Esta jugada no parece muy necesaria en el
ataque blanco, al menos en este momento. Era
más necesario terminar el desarrollo, eligien-
do cualquiera de los dos enroques.
11.ie3!?; 11.a3!?
11 ... ~c6 12.J.e3 ~es 13.~xc6
El cambio temático, antes de enrocar,
sin embargo parece que en este momento
era posible hacerlo directo. 13.0-o-o!? llib4
(13 ... llixd414 ..ixd4 b41S.llie2 .E!c8 l6.'itib1 ds
17.ixcs ixcs 18.fSt) 14.@bl llibxd3 1S.cxd3
b4 16.lllceZ;l; y las blancas explotarán la
columna c.
9••. J.b7 13 ...~xc6 14.a3 o-o-o?! (D)
El desarrollo natural, poniendo el alfil Renunciando de hecho al contrajuego so-
frente al peón, la dama y la torre blancos. Las bre el 0-0-0 blanco. Este despliegue agresivo
alternativas: de las blancas tiene a veces un efecto psico-
lógico. El tratamiento crítico sería: 14 ... tüxd3+
178 Desmontando la Siciliana 2

1S.cxd3 W!d7! 16.fs (16.o-o-o as!) 16 ... exfs maniobra táctica que se vuelve en su contra.
17.0-0 00 • 16 ... @b817.f5 g6±.
17 .exds ~xd5!
17 ... ixds? es peor por 18.tLlxds ~xds
19.ie2+-
18.ttJxd5 .txd5 19.Vfh3 .bhl
20."l'xhl
Las negras han aireado su enroque y cedi-
do la pareja de alfiles. Ahora intentan solucio-
narlo con el cambio de damas.
20 ... Vfb7
20 ... ttJxd3? 21. W!a8++-
21.Yfxb7+
Suficiente para una clara ventaja en el
15.0-0-0± final. Era posible también seguir jugando por
Ahora las blancas tienen una iniciativa el ataque. 21.Wíel! ttJxd3 22.!'!xd3+-.
gratis en el flanco de rey, y aunque no esté el 21...~xb7 22 ..ie2+- ~c7 23.c4!
rey negro allí, las amenazas posicionales son La ausencia del alfil de casillas blancas se
también importantes. nota.
15 ..."l'c7 16.~bl ds?! 23 ...bxc4 24J~cl ~b7 25.~xc4 ttJd7
Las negras siguen precipitándose, con esta 26 ..if3+ ~bs 27 ..ic6 ~c7 28 ..ia4+ 1-0

Esquema Resumen: 1.e4 es 2.ttJf3 e6 3.d4 cxd4 4.tlJxd4 a6 s.tDc3

- s ... bs 6.id3 ib7 las blancas crean muchos problemas con la idea ttJds ±.
- s ...bs 6.id3 W!b6 Las blancas crean problemas con la idea es;!;,

s.tDc3 'ec7 6.id3 y ahora:

- 6... id6!? Interesante idea pero W!d2 fuerza f4 y da algo a las blancas ;t
- 6...g6 A pesar de su extraño aspecto, tiene veneno. Las blancas deben ser enérgicas;!;,
- 6... bs Tal vez un poco precipitada, pero sólida ;!;,
- 6... tLlc6 Una de las variantes más sanas, si se toma con el peón d y se juega es ;!;/=.

6 ... tiJf6 7.f4 y ahora

- 7... ib4 Más interesante que su reputación. Lleva a posiciones complicadas;!;/=.


- 7... bs A pesar del rápido contrajuego las blancas logran mantener el control t.
- 7... d6 8. W!f3!? Llevando a interesante posiciones de doble filo ;!;/ =.
Parte 4. 1.e4 c5 2.~f3 d6 3.d4 cd4 4.~d4

Capítulo 14: 4... es; 4... tlJf6 5.lLic3 es


Capítulo 15: 4... tlJf6 5.tlJc3 !d7 Kupreichik
Capítulo 16: 4... tlJf6 5.tlJc3 g6 Dragón
Capítulo 17: 4... tlJf6 5.tlJc3 lLJc6
Capítulo 18: 4... tlJf6 s.llJc3 e6 Scheveningen
Capítulo 19: 4... tlJf6 5.tlJc3 a6 Najdorf
180 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 14
1.e4 es 2.lllf3 d6 3.d4 cd4 4.llld4 es o bien 4 ... lllf6
s.lllc3 es
V al oración **

Introducción
La idea de un temprano es en la Siciliana se ha hecho popular cada vez en más posiciones,
pero en la variante que nos ocupa, se considera incorrecta debido al jaque en bs. En mi opinión
las variantes más teóricas no son tan claras, y las negras pueden lograr un juego activo aunque
sea a costa de un peón. En la variante recomendada las blancas se conforman con una ligera ven-
taja pero las posibilidades de contrajuego de las negras son muy limitadas y eso hace la variante
con es poco atractiva.
La variante apareció en los años 40 empleada ocasionalmente por Tartakower, a partir de
ahí, en ningún momento ha logrado respetabilidad entre la élite.

Partida 14.01 pero en este primer ejemplo vamos a ocu-


Khairulin l. - Zviaginsev V. parnos sobre todo de las continuaciones que
Tomsk, 2006 no trasponen. Ambas continuaciones han ex-
perimentado cierta recuperación en los últi-
1.e4 c5 2.~f3 d6 3.d4 cxd4 4.~xd4 e5 mos tiempos, probablemente debido a que las
Esta jugada típica de la Siciliana, tiene muy recomendaciones teóricas permitían cierto
mala reputación en este momento, porque la contrajuego a las negras.
debilidad de la casilla ds puede guiar el desar- 5 ..ib5+! (D)
rollo de las blancas con un objetivo claro. A Este importante jaque intermedio es la
menudo acaba trasponiendo a 4, .. ll)f6 s.ll)c3 única posibilidad de explotar el orden elegido
es, que analizaremos en la próxima partida por las negras. Las retiradas del caballo no re-
Capítulo 14: 4... e5 o bien 4... tfJf6 5.tfJc3 es 181

nuncian a luchar por una ventaja de apertura, 2008) y ahora 19. Wxb7+ lDd7 20.llJbc3+- man-
pero lo hacen en el marco de transposiciones tenía la ventaja decisiva. 8.ll'lbc3 y ahora:
a líneas que no recomendamos en este libro. a) 8 ...YlVg4 Es ahora menos popular, menos
atractiva y menos ... incorrecta. Las blancas
pueden elegir entre varios caminos, pero to-
dos ellos conceden sólo una mínima ventaja.
9.ll'ld5! Aún inédita es lo más sencillo. 9.lDg3 ;t,
aunque tenga que mover el rey también es su-
ficiente. 9... lDxd5 10.%'xd5 llJc611.lDg3±;
b) 8 ... ec6 9.lDg3 ttJbd7 10.ig5;!; Dochev-
Bojkov, Pleven 2005;
c) 8 ... ll'lc6?! Es poco elástica y permite a las
blancas aplicar la maniobra temática contra la
casilla d5. 9..ig5 ie7 lO ..ixf6 ixf6 11.lDd5±;
d) 8 ... h6 Estratégicamente deseable,
5 ... ~d7 pero algo lenta para aspirar a igualar. 9.0-0
5 ....id7 Esta continuación de aspecto anti ll'lc6 10.ie3 d5?! (De nuevo lógica, pero
posicional, pero de fácil desarrollo para las simplemente cambia un problema por otro.
negras, no es fácil de refutar por completo. 10 .. Jl:d8!? 11.lDg3 d5 12.exd5 tDxd5 13.ll'lxd5
6.hd7+ YlVxd7 7.ll'le2! Contra las otras juga- %'xd5 14. Wg4;!; y la ventaja de desarrollo blan-
das, más ambiciosas, las negras han tenido ca se transformará pronto en algo más tangi-
cierto éxito aplicando rápida presión sobre el ble) 11.lDxd5 ll'lxe4 12.c4± Paehtz-Petrenko,
peón de e4. 7.ll'lf5 lDf6 8.lDc3 llJxe4co. 7 ... ll'lf6 Plovdiv 2003 con mejor desarrollo, un moles-
7... Wg4?! Es una continuación ideal para tor- to caballo en d5 y la perspectiva inmediata de
neos de partidas rápidas, pero si las blancas situar una torre en dl, poniendo en un aprieto
conocen la receta, termina en pérdidas de a las negras;
tiempo. 8. Wd3! En realidad lo que sucede e) s...ie7 9..ig5 (9.o-o o-o 10.lDgH)
es que esta jugada defiende los dos peones. 9...o-o 10.0-0 We6 11.ixf6 ixf6 12.lDd5 id8
8... Wxg2? [Por supuesto es mejor 8... lDf6 13.Wd3;!; Grischuk-Grachev, playchess.com
9.ll'lg3 (9.lDbc3 YlVxg2 00 es menos claro) 9... lDc6 2006. Las blancas han aplicado el tornillo
lO.lDc3;!; pero las blancas tienen el cómodo temático y tienen un ventaja duradera basada
control de d5 a cambio de nada] 9.S:gl Wxh2 en el control de la casilla d5 y en la relativa
10. Wf3+- La dama negra corre un peligro inme- ineficacia del alfil de casillas negras.
diato y aunque medidas ingeniosas logren su
6.tfJf5
salvación será a costa de grandes concesio-
Naturalmente es la jugada más ambiciosa.
nes. 10 ...g5! (Lo mejor) ll..ixg5 ih6 12.if6!
Sin ella el jaque en b5 estaría privado de su
(12.S:hl Wxhl+ 13.Wxhl ixg5 14.lDbc3 lDc6
sentido.
15.gdl o-o-o 16. YlVh5 h617. YlVxf7 lDf618. We6+
6 ••. a6 7.J.a4!
©b8 19,gxd6+- no deja ninguna duda sobre el
Con más motivo que en la variante geme-
destino de la partida) 12 ... ttJxf6 13. Wxf6 fü8
la (con las jugadas lDf6 y lDc3 incluidas), el
14.Wf3?! (14.lDbc3!+- y las blancas no tienen
cambio en d7 resulta ser una concesión muy
defensa adecuada contra las amenazas ttJ b5 y
importante.
gd1) 14 ... Wh415.S:h1 Wg516. Wh3 ig7 l 7.S:gl
7 ...b5
YlVh6 18. Wc8+ We7 (Cherin-Mateo, Conegliano
Única ante la amenaza en d6.
182 Desmontando la Siciliana 2

s.ib3 lllcs
8... .!Llb6 Controlando ds, es la principal
alternativa, y la jugada normal siguiendo el
criterio de "las casillitas". 9..!Llc3 .!Llf6 (9 ... .ixfs
10.exfs (jje7 no funciona en vista de 11.igs!±
f6? 12.Whs+ g6 13.fxg6 tllxg6 14.'l;Vf3+-)
10.igs hfs 11.exfs ie7 12.0-0! (D) 12.ixf6
debe ser suficiente para una muy ligera ven-
taja 12 ... ixf6 13.ids (jjxds 14. W/xds o-o 15.
o-o-o W/b6 16.(jje4;!; Shavtvaladze-Nikolaou,
Kallithea 2008; con una placentera posición
de bloqueo. Un tratamiento más posicional que el pro-
puesto en DLS, que se justifica por la lógica de
no entrar en batallas teóricas en variantes tan
poco frecuentes.
9.ids!? ixfs (9 ... ib7?! 10.ixb7 (jjxb7
11.(jjc3±; 9.. J'fa7? 10.ic6+ id7 11.(jjxd6++-)
10.exfs É!.c8 11.g4!? (Esta ambiciosa jugada
debe funcionar, pero para aquellos que no
sean partidarios de tomar medidas tan drás-
ticas contra variantes marginales, tenemos
un tratamiento más sencillo. 11.0-0!?) 11...
e4 (11 ... (jje7 12.ign; 11...h5!? 00 merece
atención) 12.b4!? (12.(jjc3! (jjf6 13.gS (jjxds
12 ... 0-0 (12 ... W/d7 13. W/d3 0-0 14.l:i:adU; 14.Wxds 'l;Ve7 15..ie3± seguido de 0-0-0)
12 ... b4?! 13.ixf6 bxc3 14.ixg7 l:i:g8 1s.ih6 12 ... Wi'f6! 13.bxcs Wxal 14.ie3~.
cxb2 16.l!bl igs 17.ixgs W/xgs 18.~f3±) 9 •..b4
13.a4! b4 (13 ... 'l;Vd7 14.axbs axbs 15.~f3t) 9... .!Llf6 traspone a la siguiente partida;
14.hf6 gxf6? Una jugada horrorosa que deja 9...hfs 10.exfs (jjf6 es razonable, aunque
la ventaja indiscutiblemente en el lado de las sin experiencias. El plan clásico 11.igs ie7
blancas, pero con otras jugadas las negras 12.ixf6 ixf6 13.0-0 o-o 14.(jjds;t ofrece en
tampoco resuelven del todo sus problemas: este caso una ventaja mínima, aunque tal vez
14 ... bxc3 15.ixe7 W/xe7 16.bxc3;!;; 14 ... ixf6 suficiente para disuadir a las negras, por la
1s.(jje4! ds 16,(jjxf6+ Wxf6 17.aS±. 15 ..!Llds! total ausencia de perspectivas.
.!Llxds 16.hds± Rodríguez-Cruz Lima, Cuba 10.lllds g6!?
1996. Una de las ideas modernas en esta varian-
8... .!Lldf6?! Es demasiado artificial 9.0-0 te. Las negras desarrollan su alfil por g7, "ig-
(9.(jjc3!?) 9... ixfs 10.exfs (jje7 11.f4 (jjc6?! noran" a la muchedumbre de piezas blancas
(Solo 11...(jjxfs~ merece investigación y la que controlan ds y sueñan con un posible fs.
compensación blanca es tremenda) 12.ie3 Filosóficamente interesante, pero difícil de
ie7 13,(jjc3 o-o 14.(jjds con clara ventaja; lograr.
Stefansson-johnsen, Gausdal 1990. La normal 10 ... .!Llf6 recibiría el clásico tra-
tamiento de cambios y reciclaje hacia la casi-
9.lllc3!? (D) lla ds. 11.(jjxf6+ 'ªxf6 12.lLie3± puesto que el
Capítulo 14: 4... e5 o bien 4... éiJf6 5.lllc3 e5 183

peón es inmune: 12 ... ~g6 (12 ... lllxe4? 13.\Wds! Partida 14.02
Wxf2+ 14.©dl+-) 13.0-0 t2Jxe4 14.ia4+! id7 Liss E. - Uritzky M.
15.ixd7+ ©xd7 16.f4+-. Tel Aviv, 1996
11.tt:lfe3 a5
11...lllxe4? 12.ia4+!+-. 1.e4 c5 2.lllf3 d6 3.d4 cxd4 4.tt:lxd4
12.J.c4!? lllf6 5.lllc3 e5 (D)
El alfil toma una diagonal importante.
12.0-0± también es posible.
12 ...i.g7 13.~f3
Férreo control; 13.ibs+!?
13 ... lllf614.lllxf6+ Wfxf615.Wfxf6 J.xf6
16.i.d5 ifa6 17 .a3! i.e6
17 ... bJ!? Da algún contrajuego 18.ic4! (18.
cxb3 ie6 19 ..ic4 lt:lxb3 20.ixa6 lllxa1 00 ) 18 ...
bxc2 (18 ... :1%a8 19.cxb3 ie6 20.lt:lds±) 19.lt:lds!
.id8 20.ibs+ id7 21.ixa6 lt:lb3 22.ic4 lt:lxal
23.ie3;!; y las negras deben entregar el peón
para no perder el caballo.
18.axb4 axb4 19Jfaa6 lllxa6 20.@e2;!;
Este avance del peón era más popular que
Las piezas se han ido cambiando y el con-
el de Ja partida anterior, pero se están equi-
trol de la casilla ds permanece.
librando. En el tratamiento que propongo,
20 ... tt:lc5
las variantes suelen trasponer o al menos ser
zo ...i.gs!? Soluciona el problema prin- muy similares en contenido.
cipal, pero deja que la rápida llegada de la
6.J.b5+
torre a la columna a cree otros nuevos.
De nuevo Ja única jugada que puede crear
21..ixe6 fxe6 22.id2 ©d7 23.~al±.
problemas:
2i..td2 b3 22.J.b4 bxc2 23.hc5 dxc5
6 ... lllbd7
24.J.xe6 fxe6 25J'kl;:!;
6 ... id7 7.ixd7+ ~xd7 8.lt:lde2!;!; Dochev-
y finalmente la constante transformación
Bojkov, Pleven 2005; es una transposición a lo
de ventajas ha llevado a un final con ciertas
comentado en la partida anterior.
esperanzas de tablas, pero muy triste para las
7.lllf5 a6
negras.
Nos encontramos en el momento clave. Mi
25 ... @d7 26J!~xc2 ~füs 27.lllc4 @c6
recomendación es un tratamiento posicional
2s.@d2 gds+ 29.@c3 gd4 30.f3 J.ds
en el cual las blancas parecen tener buenas
31.gcl i.c7 32.gal @b7 33.llld2 i.b6
chances de aprovechar la debilidad de la casi-
34.lllb3 gb4 35.lllcl gd4 36.tt:ld3 gds
lla ds. La continuación más teórica, que lleva a
37.lllxe5 Ac7 38.lllc4 g5 39.h3 h5 40.@c2
la postre a ganar un peón, ofrece un razonable
gfs 41.@d3 ~~M8+ 42.@e2 gd4 43.gcl
contrajuego a las negras.
h4 44.b3 gds 45.lllb2 J.d6 46.gdi @c7
8.!;.a4!
47.lllc4 J.g3 48.gxds @xds 49.@d3 @c7
s.hd7+ \Wxd7 9.i.gs lt:lxe4 10.tDxg7+
50.e5 @c6 51.@e4 @b5 52.llld6+ @c6
ixg7 11.lllxe4 0-0 12.~xd6 (12.lllf6+?! se
53.lllf7 i.f4 54.lllhs @b5 55.tt:lg6 @b4
va de las manos, pero falla por motivos tác-
56.lllfs @xb3 57.tt:lxe6 c4 58.llld4+ @b4 ticos: 12 ... ixf6 13.ixf6 \Wfs 14.~xd6 Wi'e4+
59.@d5 ~-~ 1s.@f1 ih3! ¡El detalle! 16.:ggl ie6 00 ) 12 .. .f6
184 Desmontando la Siciliana 2

13. 'l'!!xd7 .ixd7 14.i.d2 f5 (14 ... i.c6!? también cido el contrajuego de las negras al mínimo,
es interesante) 15.tllc5 i.c6 16.tlle6 fü7 17. pero ahora deben demostrar que su posición
o-o-o (Rodríguez-Nijboer, Ámsterdam 1989) y vale algo más que unas tablas cómodas.
ahora 17 ... l:l:e8! da buen contrajuego a las ne- 13.'IWds
gras. 18.tllg5 (18.tllxg7 l3xg7+) 18 ... l3d7 19.f3 Con esta alternativa, las blancas se confor-
if6 20.tllh3 l:l:g7~. man con una pequeña ventaja reduciendo el
8...b5 9.ib3 tbc5 contrajuego de las negras al mínimo.
9... tLl b6 es la única alternativa y después Es posible obtener también una venta-
de 10.i.g5 trasponemos a variantes analizadas ja similar en la variante: 13.0-0 o-o 14.tllds
en la partida anterior. e4 [14 ... tlld7 (buscando tllb6) 15.a4! bxa4
10.i.g5! (D) 16.ixa4 tllb617.ib3í] 15.c3 a5 (Lacasa Díaz-
Siempre en lucha por la casilla ds. La una- Vernay, Salou 2006) y ahora 16.ic2! b417.l3el
nimidad sobre esta jugada es total, aunque l3e818.1l:Vg4í.
hay otras razonables como 0-0. 13 ... 0-0 14.~e4! (D)

10...h.fs Ahora es necesario evitar e4.


Es casi imposible seguir jugando con la 14 ••. ti°a5+
presencia de ese caballo en fs, pero al menos Las negras siempre han jugado esto y es
una de las alternativas, empleada por el es- lógico porque molesta bastante. Veamos:
pecialista de la variante Bator, merece aten- 14 ... ~xe4 15.Y:ixe4 a5 16.0-0 a4 17.ids
ción: 10...ib7!? 1Lid5 .ixds 12..ixf6 'l'!!xf6 l:l:c8 18.l3adl;!;.
13.tllxd5 (El tratamiento más concreto a base 14 ... ~xb3?! 15.axb3 ~d7 16.g4 y no hay
de 13. ~xd5 lk8 no acaba de rematar la fae- manera de contrarrestar a las dos piezas blan-
na 14.l3dl Y:ie6! 15. Y:Vxe6+ tllxe6 16.tllxd6+ cas centralizadas.
ixd6 17.füd6 b4) 13 ... ~d8 14.0-0 (14.1l:Vf3! 14 ... as 15.a3 ~k8 16.0-0 a4 17.ia2 tllxe4
es mi propuesta de mejora 14 ...g6 15.tllfe3 18.Y:Vxe4 @h8 19.l3adl ~k5 20.c3 g6 21.l:l:d3
ig7 16.0-0 0-0 17Jfadl±) 14 ... g615.tllg3 ig7 Y:Ve7 22.füdl l:l:d8 23 ..ids @g7 24.fü3 l3dc8
16.b3 as 17. Y:V e2 l3b8 18.a3 0-0 y las negras 25.h4 h5 26.fxg6 fxg6 27.l:l:g3 Y:ie8 28.ia2 d5
tienen cierta actividad. Lindberg-Bator, 29.ixds l3d8 30.l:l:gd3 l!cc8 31.g3 l3d6 32.if7
Politiken Cup 1984. 1-0 López Martínez-Vernay, Salou 2006.
11.exfs ie7 12.ixf6 h.f6 15.<it>ez!
Otro momento crítico. Las blancas han El rey no corre mucho peligro aquí y de
aplicado el tratamiento habitual y han redu- momento es necesario evitar c3 para no dar
Capítulo 14: 4... e5 o bien 4... 0.f6 5. 0.c3 e5 185

fácil contrajuego a las negras. 1S.e3 b4 16.Eldl 16... tlJxb3 17 .ffxb3 Ik4 18.f3
bxc3 17.bxc3 E:ab8 18.ic4 id8! 00 Zagrebelny- 18.tLlxd6? E:b4 19.Wc3 (19.Wa3? Wxa3
Vasilevich, Alushta 1994. 20.bxa3!faH)19 ... e4 20. Wd2e3! 00 ;18.tLlxf6+ ?!
15 .. Jfacs?! gxf6 19.E:xd6 Wc7~.
Har zvi considera esta jugada dudosa 18 ... ffc7 19.c3 ffc6?
porque las blancas pueden capturar el peón. Entrega los peones sin suficiente motivo y
Si es así las alternativas negras son mejo- facilita la tarea blanca.
res, pero poco atractivas. 1S ...'%rb4 16. ©f3! 19 ... ie7 20. !"lds E:ds 21. l"l:adu.
lüxe4 17.Wxe4 Wcs 18.!'!.hdl !fac8 19.a4 Wb6 20.tlJxd6 e4 21.tiJxe4± .ies?!
20.axbs axbs 21.g3;!; Soffer-Bykhovsky, Israel 21...E:xe4+ Es la continuación lógica de
1995; 1S ... tfixe416.Wxe4 Wb617.ElhdU. la maniobra negra pero después de: 22.fxe4
16.l:füdl \Wxe4+ 23.©fl± y no hay bastante compen-
Suficiente para una ligera ventaja, pero sación.
analicemos la propuesta de Har Zvi: 22.Wfc2!
16.tfixd6!? tfixb3 [16 ... E:c7 17.lüxf7 Evitando las posibles amenazas y prepa-
tfixb3 (17 ... E:fxf7?? 18.Wa8++-; 17 ... E:cxf7? rando b3, por su parte.
18.WxcS+-) 18.llld6+ ©h8 19.'IM'xb3 Wb6 22 ...Wfh6
20.llle4±] 17.'IM'xb3 l1k6 (17 ... E:cd8 18.!'!.hdl±) 22 ... b4 23.b3.
18.tfie4 .ie7 19Jfüdl ~k4 ZO.f3 ~ffe8 21.e3± 23.h3 fff4 24.gds+- .ic7 2sJ~e1 .ids
y la posición blanca es inatacable, por lo tanto 26.Wfd2 Wfbs 21 J;d1 .ih4 2s.gd6 ges
el peón de ventaja es casi decisivo. Esta línea 29.cJtft .ie7 30J;d1 Wfas 31.ti°ds ffxds
es fundamental para considerar que la varian- 32.glxds gccs 33Jfa7 .ifs 34.f6 g6
te 5... e5 está en sus horas bajas. 35.gdd7 b4 36.füd7 1-0

Esquema Resumen: 1.e4 es 2.tfif3 d6 3.d4 exd4 4.tfixd4 es

- s.ibs id7 Anti posicional, y sin embargo bastante sólida ;!;,


- s.ibs tfid7 6.lllfs a6 7.ia4! Acaba siendo pasiva para las negras también, aunque de
momento quedan más piezas ;!;,

1.e4 es 2.tfif3 d6 3.d4 exd4 4.tfixd4 tfif6 5.tfie3 es es un reflejo de lo anterior:

- 6.ibs id7 Traspone a la variante de arriba.


- 6.ib7 ttJbd7 7.tfifs a6 8.ia4 Las posiciones son similares a las de 4... es ;!;.
186 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 15
1.e4 es 2.ttJf3 d6 3.d4 cd4 4.tlJd4 tlJf6 s.tlJc3 Ad7
Variante Kupreichik
Valoración **

Introducción
La variante que comienza con la jugada 5 ... ~d7 es relativamente reciente en los torneos in-
ternacionales. Su principal virtud es sacar adversario de la teoría desde muy pronto, y permite
alcanzar posiciones típicas de otras variantes de la siciliana. No conviene subestimarla, como
demuestran las estadísticas, pero tomándola en serio, y enfrentándola como a una variante más,
con la ventaja de no tener que hacer grandes investigaciones teóricas, las blancas pueden obte-
ner posiciones bastante prometedoras.

Historia

En los años 60, Lein la puso en práctica algunas veces, pero luego quedó en el olvido, hasta
que fue rescatada en la década de los 90 por Viktor Kupreichik, un jugador de gran ingenio tác-
tico deseoso de evitar largos duelos teóricos. Los buenos resultados de Kupreichik atrajeron la
atención de algunos otros jugadores como Efimov, Kengis (curiosamente a partir de una derrota
contra Kupreichik en el lado blanco), Heberla, Pavel Blehm y Predojevic. Su teoría está en paña-
les, pero si consideramos la necesidad de amplios y variados repertorios de los jugadores de hoy,
debería desarrollarse cada vez más deprisa en un futuro cercano.

Ideas

Es difícil pensar que una jugada tan poco flexible como 5... ~d7 tenga alguna virtud, o por
Capítulo 15: 4... liJf6 5. l!JcJ 1d7 Variante Kupreichik 187

lo menos ventajas tangibles sobre S... lllc6, pero cuando se profundiza se ve que tiene algunas.
Por ejemplo la maniobra es seguida de ic6 en algunas variantes e incluso el apoyo al asalto
de peones con bs, b4, as, etc; contra el flanco de dama blanco. Con todo, me sigue pareciendo
que su idea principal es sacar al rival de la teoría y jugar una siciliana relativamente normal.
El jugador de negras que elige S... id7 debe estar preparado para trasponer a estructuras tipo
Dragón, Scheveningen o Richter y eso Je exige, no un gran conocimiento teórico, pero si un
amplio dominio de la siciliana.

Partida 15.01 desastre) 13 ... 0-0-0 14.Y;Yh3 lllf4 1S.e'f3 .ih6


Zude,Arno - Kupreichik,Viktor 16.©bl exfs Finalmente las negras tienen
Bundesliga, 1993 que hacer importantes concesiones para no
perder de inmediato. 17 .lllxc6 bxc6 18.exfs±
1.e4 es 2.ttJf3 d6 3.d4 cxd4 4.lüxd4 Kindermann-Efimov, Mitropa Cup 1998.
lüf6 s.lüc3 i.d7 6.1gs (D) 6... a6?! No parece coordinarse muy bien
con id7 y permite al blanco una amplia
elección de jugadas agradables, pero pode-
mos conformarnos con jugar 7.~d2 y no se
ve como pueden jugar las negras aparte de
e6 trasponiendo a la partida principal o bien
7... lll c6 trasponiendo al capítulo 17.
1.Ylrd2?!
En vista de la sensatez de la alternativa 7...
h6, analizada en el próximo comentario, me
parece que el mejor orden para las blancas es
7.f3! a6 8.~d2.
7 •••a6
7....ie7 8.0-0-0 lUc6?! (8 ... 0-0 9.f3)
jugando con la posibilidad de doblar los
9.lUdbs±.
peones en algún caso, pero sobre todo con la
7... h6!? 8..ixf6 (8 ..ie3?! lUg4 justificaría
opción de llegar a posiciones similares a las
el orden elegido por las negras) 8...9xf6! Y
del capítulo 17.
ahora ninguno de los dos saltos de caballo
6 .•• e6
ofrece mucho a las blancas y el resto de juga-
La jugada normal, pero también se pueden
das dejan a las negras con la pareja de alfiles
considerar las siguientes opciones:
a cambio de nada. 8...gxf6?! 9.llldbs @b6 10.
6... lllc6 7.~d2 traspone al capítulo 17.
o-o-o±. 9.llldbs (9.lllcbs lllc6! 10.lUc7+ 'it>d8
6....ic6 Un extraño intento de Efimov, uno
11.lllxaB @xdH y el caballo de a8 está con-
de los ocasionales adictos a S... id7. 7..ixf6!
denado) 9....ixbs 10..ixbs+ (10.lllxbs @xbz
gxf6 8.~hs Una posición ideal para la dama
11.E:dl llla6 12.lllxd6+ .ixd6 13.@xd6 1ltíb4+
en estas estructuras. 8... llld7 9..ic4 .!Des
14.~xb4 lllxb4 lS.ibs+ ©e7 16.E:d7+ @f6f1)
10..ib3 lllg6 ll.f4 El plan típico de las blan-
10 ... lllc6 11.0-0 (Simacek-Heberla, Pardubice
cas se desarrolla rápido y sin inconvenientes.
2006) y después de 11.. ..ie7, seguido de 0-0,
ll ... e6 12.fs 'tras!? Un ingenioso recurso
no parece que las negras tengan nada que
para sobrevivir, pero no cabe duda de la ven-
temer.
taja blanca. 13.0-0-0 (13.lUxc6 bxc6 14.0-0±
8.f3!
y el caballo no puede irse sin permitir un
188 Desmontando la Siciliana 2

Esta es una jugada clave y la única para


alcanzar los esquemas del Ataque Inglés
recomendados.
8.0-0-0?! h6! 9.ie3 lL!g4+. En esta
variante la jugada id7 resulta más adecuada
que lL!c6 que permitiría el cambio en c6 segui-
do de .tes como veremos en el capítulo 17.
8.f4 h6! y las negras deben ceder el alfil lo
que permite un juego razonable a las negras.
9.ih4? lL!xeH.
8....te7
8 ... bs es el otro intento para no traspo-
lS.<iibl! De nuevo la jugada flexible da
ner de momento, pero finalmente el caba-
las mejores posibilidades. 1S ... ~c6 (15 ... d4?!
llo tendrá que salir por c6. Veamos: 9.0-0-0
16.igl! lllc6 17.f4 y el centro negro se cae)
b4 10.lL!ce2 ~b6?! (lO ... lL!c6 11.tLlxc6 i.xc6
Yemelin-Predojevic, Budva 2009; y ahora mi
12.tLld4±) 11.ie3± Nemeth-Manea, Baile
recomendación es 16.g4;!; y pronto estará
Tusnad 2005.
disponible la amenaza g5.
9.0-0-0 bs 10.h4 b4 (D)
10...tfc7 11.@b1 h6 12.ieJ b4 13.lllce2
es 14.lllfs .bfs 1s.exfs lllbd7 Curiosamente,
por fin las negras justifican la larga perma-
nencia del caballo en b8, pero con poco éxito:
el ataque blanco progresa y el abandono de las
casillas blancas no tiene contrapartida. 16.g4!
ds 17 ..ig2 d4 l8.if2 ~fü8 Demasiadas piezas
en la diagonal h2-b8. Más lógico es 18 ... ~c8!?
19.ig3! (19.g5 tLids 20.f4 tLlc3+!? justifica la
ideanegra)19 ... Wlc520.lllcl! llld521.ttld3 ~b5
22.~del lL!e3 23.lL!xeS lL!xe5 24.Wi'xd4 lL!xc2
25. ~xe5 lL!xel 26. ~xb5+ axb5 27.~xeU y pa-
rece que las blancas tienen una compensaci-
Como en todas las jugadas anterio- ón excelente por la calidad. 19 ..igJ (19,gdel!
res, 10... lllc6 es el movimiento natural, La profilaxis suele ser lo mejor. La jugada de
trasponiendo a la variante clásica. torre se adelanta al salto lL!ds y prepara tan-
10...h6!? n ..ie3 b4 12.c!üce2 es 13.lllfs to gs como ~g3. 19 ... lL!ds 20.f4±) 19... .!Llds
.bfs 14.exfs ds (D) ZO.~xd4 lllc3+ 21.©al c!üxdl 22.i;xdl i;ds 00
14 ... tLlc6 15.g4 (15.c4 para asegurar el Diogo-Fernandes, Vila Real 2005.
control de ds, o bien la flexible 'it>bl pa-
recen alternativas más sanas) 15 .. Jk8?! 11.c!bbl?!
[15 ... ds!? l6.ig2 ~as (16 ... d4?! 17.f4!) Finalmente hemos llegado al momento
17.'it>bl d4 18 ..tf2;!; y no parece fácil es- crítico. La jugada empleada por Zude no es cla-
quivar los efectos de gs o f4] 16.'it>bl ds ramente mala y la partida seguirá complicada
Timofeev-Predojevic, Sarajevo 2007 y ahora durante muchas jugadas más, pero la conside-
en vez de la impaciente g5 parece suficiente ro el primer paso en un camino erróneo.
para mantener la iniciativa 17.tLlg3 d4 18.if2 Mi recomendación es la normal 11.lllce2!
W!as 19.ic4± para seguir con gs. que sigue estando inédita. 11. .. as (11. .. eS
Capítulo 15: 4... l¡jf6 5.llic3 i.d7 Variante Kupreichik 189

12.tllfs ixfs 13.exfs tLic6 14.!xf6 gxf6 1S.g4 río de la dama blanca. A partir de aquí solo
es claramente mejor que las situaciones co- recursos tácticos concretos pueden mantener
mentadas en las líneas anteriores, en las cua- a las blancas.
les el alfil se había retirado ya a e3; l l ... ~as?! 17.c!Li3d2
12.a3; l l ... ~b6 12.ie3 ~b7 13.gH; 11...dS?! 17. 'Wxg7 gg8 18. ~xh6 tllbd7~ con la ame-
12.es±) 12.©b1 o-o (12 ... tllc6?! 13.tllbs; naza !f8
12 ... tlla6 13.g4 a4 14.tllg3 a3 1S.!e3't) 13.g4 17 ... c!Libd718.c!Lic4 Wc7 19.b3?
c!Lla6 14.c!Llg3 a4 15.!e3't y el ataque de las Permitir la apertura de la columna a es una
blancas se desarrolla de acuerdo a esquemas concesión decisiva, si bien la posición de las
bien conocidos. blancas no es agradable después de: 19.lt'lbdz
11 ... Wb6 ds+.
Puede parecer una jugada extraña, pero es 19 ... a4!-+ 20.~d2 axb3 21.axb3 c!Lib6
una preparación casi necesaria de as. 11 ... as?! 22.i.xb4 lllxc4 23.i.xc4 i.xc4 24.bxc4
12.lt'lbst; 11 ... c!Llc612.tllxc6 .ixc613.~xb4t. Wxc4
12.hs Una vez destruido el enroque blanco las
12.ie3! es la continuación temática y tras negras podían tomarse las cosas con calma y
12 ... ~b7 13.g4CXl, pero la posición del caballo jugar 24 ...0-0-+ la jugada de la partida permite
en bles poco armónica. crear cierta confusión.
12 ... h6 13.i.e3 Wb7 14.Wfz es 25.'!Wel?!
15.c!Lib3?! 2S.!xd6!? !xd6 26.gxd6 o-o~ 27. ~xes
De nuevo animando el asalto de los peones (27J'!xf6? ga2-+) 27 ... füc8~.
negros, las blancas no están peor después de 25 ... o-o 26.'!Wc3 '\Wbs-+
lS.lt'lfs hfs 16.exfs lt'lds 17.lt'ld2CXl. Todas las columnas abiertas contra el rey
15 ... as 16.Wg3 i.e6 blanco es demasiado.
Planteando amenazas sobre el enroque 27 ..bd6 c!Lixe4! 28.fxe4 i.gs+ 29.:Bdz
blanco y despreciando la incursión en solita- á:fcs 30.'!Wxes '1Wc4 3U:fü3 '1Wxc2# 0-1

Esquema Resumen: 1.e4 es 2.c!Llf3 d6 3.d4 cxd4 4.c!Llxd4 c!Llf6 5.c!Llc3 i.d7 6.i.gs

Ligera ventaja con posiciones similares a las estudiadas en el Ataque Richter.

- 6... lt'lc6 Traspone totalmente al Richter t.


- 6... !c6 Extraña variante que no da problemas a las blancas;\;.
- 6... e6 7.f3 a6 8. ~ d2 !e7 Si las negras no trasponen al Richter tienen problemas similares o
tal vez mayores ;\;,
190 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 16
l.e4 es 2.tllf3 d6 3.d4 cd4 4.llld4 lllf6 s.lllc3 g6
Variante del Dragón
Valoración ***

Introducción
El Dragón es una de las variantes más populares de la Defensa Siciliana. Casi todos los jugado-
res de ajedrez lo han tenido en su repertorio en algún momento. Es un arma idónea para buscar
contrajuego y la estrategia del lado negro resulta, de lejos, mucho más natural que la aplicada
en las variantes Najdorf, Paulsen u otras. Además se puede alcanzar por medio de muchas tras-
posiciones, bien a través del Dragón Acelerado, del Hiperacelerado (2 ... g6), de los dos caballos
con d6 y algunas otras menos ortodoxas. Me atrevo a afirmar que sería la variante principal
de la Siciliana si no existiera el Ataque Rauzer y en el orden acelerado la formación Maroczy,
pero ante estos poderosos muros sus virtudes declinan. Contra el orden clásico, que es el que
estudiamos en este capítulo, es inevitable recomendar el Ataque Rauzer, no sólo por su fuerza
teórica sino por su fácil conducción. Fischer fue uno de los primeros en observar que con el
Ataque Rauzer un jugador de fuerza media puede derrotar fácilmente a un maestro y podemos
añadir que a menudo de forma contundente. La eficacia de este sistema hace que jugar el Dragón
por el orden normal, no pueda ser recomendable para ganar partidas, aunque sin duda ofrecerá
mucho placer a los investigadores y a los jugadores imaginativos.
Actualmente existe una disputa sobre si es más fuerte la variante con 9.0-0-0 o con 9.~c4.
Yo no voy a entrar aquí en esa discusión, pero me he inclinado por 9.ic4 para recoger más fá-
cilmente las trasposiciones procedentes del Dragón Acelerado. Tengo que recordar también que
en la variante elegida, las negras tienen un violento contrajuego y es necesario mantenerse al
tanto de las corrientes teóricas, pero normalmente, las mejoras para las blancas son más con-
tundentes y duraderas que las de las negras.
Capítulo 16: 4... 0if6 5. 0ic3 g6 Variante del Dragón 191

Historia

Una vez más el precursor fue Luis Paulsen alrededor de 1880, pero a continuación muchos
jugadores vieron sus virtudes. Se dice que el nombre proviene del parecido de la estructura de
peones con la constelación del Dragón, pero no está confirmado. Entre los primeros campeones
Botvinnik fue uno de sus partidarios más convencidos y llegó a emplearlo en sus maches por
el Campeonato del Mundo. Pero la aparición del Ataque Rauzer en los años 40 supuso un golpe
muy duro para el Dragón, que empezó a quedar reducido a partidas entre jugadores de segunda
fila. El intento de Kortchnoi de darle una oportunidad en su primer match con Karpov acabó en
histórico desastre.
Durante algunas décadas, los 70 y los 80, el entusiasmo de jugadores como Miles y la apa-
rición de la llamada variante Soltis, basada en detener el avance h4 con hs, permitió cierta
resurrección. Luego el mismo Kasparov sorprendió al mundo adoptándolo en su match por el
título mundial con Anand. Y por último, ya en el siglo XXI, las estrellas ascendentes Carlsen y
Radjabov lo han empleado en partidas importantes. Pero a pesar de ello, del agradable
contrajuego, del simpático nombre y de la admiración de muchos aficionados, el Dragón sigue
en momentos difíciles y obliga a sus partidarios a esfuerzos desproporcionados.

Ideas

La variante del Dragón hierve de ideas de contrajuego, pero las principales son las más puras
ideas sicilianas: ataque en el flanco de dama, ocupación de la columna c. Apoyado en la presión
del alfil de g7, el ataque negro en el flanco de dama es más fuerte que de costumbre, y se conduce
fácilmente; además la serie de trucos tácticos basados en esa diagonal y a veces en la de a7-gl
se multiplican. En el lado negativo queda el peligro de que las casillas negras del enroque se
debiliten con el cambio del alfil y también la debilidad de la casilla ds, que es difícil neutralizar
con el avance e6.

Partida 16.01 La posición de partida del esquema


Sutovsky E. - Gunnarssonj. desarrollado por el teórico soviético Rauzer,
Gibraltar, 2007 indistintamente se puede comenzar con 6.f3.
6...J.g7
1.e4 c5 2.llif3 d6 3.d4 cxd4 4.llixd4 Es difícil seguir adelante sin ig7. Es co-
llif6 5.tllc3 g6 6.~e3 (D) nocido que las negras no pueden molestar al
alfil blanco con 6... fllg4? debido a 7.ibs+!+-.
Sin embargo existe una idea independiente
comenzando con 6... fllc6 7.f3 (por extraña
que parezca) 7... es?! 8.~b3 ie6 9.~e2! ig7
10.0-0-0 0-0 11.@b1~e712.g4!± las blancas
se aseguran el control de la casilla ds.
6... a6 Es un esquema similar al estudiado
en esta partida, pero retrasando la jugada ig7,
lo cual puede tener sentido para desactivar la
idea 1h6, pero deja en evidencia la jugada an-
terior. Aún así ha logrado cierta popularidad
192 Desmontando la Siciliana 2

y no se puede tomar a broma. 7.f3 tilbd7 (7 ... que si recogemos bien todas las trasposici-
bs?! parece un poco prematura por 8.a4! b4 ones, llega a sumar más de 1000 partidas en
9.tt:lds tt:lxds 10.exds ib7 11.ic4 Wíc7 12.ib3 las bases de datos. En mi opinión las blan-
tt:ld7 13.Wfd2t Anand-Topalov, Wijk aan Zee cas deben andar con cuidado si no quieren
1999. Esta partida se jugó por el orden de la sorpresas.
Najdorf 5... a6) 8.g4 ig7 9.h4! Un tratamiento s.~dz tllbd7
muy contundente. Las blancas ahorran juga- 8...bs?! es prematura por 9.a4! bxa4
das para amenazar cuanto antes hs y las ne- 10.tt:lxa4 o-o 11.ie2 tt:lbd7 12.0-0 ib7 13.c4
gras están obligadas a tomarlo en cuenta. 9 ... Wíc7 14.b4 füds 15.tt:lb3!± Boleslavsky-
hs (9 ... ds 10.hs es 11.h6 ifs 12.gst; 9... o-o?! Ufimtsev, Leningrado 1947.
10.hs tt:les 11. Wíd2± y el ataque blanco pare- 8... lüc6 traspone a la siguiente partida.
ce muy rápido) 10.gs lüh7 11.f9d2 bs 12.f4! 9.ic4
ib7 13.fS± Motylev-Carlsen, Wijk aan Zee 11 Una de las preguntas más inmediatas en
2006; el caballo de h7 tiene problemas para esta variante de teoría incipiente es si dejar
participar en la partida. el alfil en fl o situarlo en la diagonal a2-g8,
operación que cuesta dos tiempos. La variante
7.f3 a6 (D) con 9.0-0-0 que renuncia a situar activamen-
te el alfil está plenamente justificada, pero
me parece que el esquema negro es bastante
lento y merece la pena gastar los dos tiempos
para que el alfil tenga influencia en casillas
claves, como ds. Por otro lado, jugar el mismo
esquema contra todos los planes negros, evita
trasposiciones sorpresa.
9 ...bs
9...f9c7 es la principal alternativa. 10.ib3
h6?! (Gasta demasiados tiempos. 10 ... hs
11.0-0-0 tt:lcs 12.©b1 id7 13 ..igs±; 10 ... bs
11.ih6!t) 11.0-0-0 lües (n ... tt:lb6? 12.es!
Un esquema muy poco empleado que es tt:lfd7 13.exd6+- Karjakin-Romero Holmes,
una especie de híbrido entre la Najdorf y el Pamplona 2003 y ahora propongo la inédi-
Dragón. Siempre se ha considerado esta juga- ta 12.~hel!?, para seguir con f4 y es) 12 ...bs
da lenta y torpe contra el Rauzer y seguramen- 13.f4 lüc4 14.hc4 'erxc4 15.eS b4 16.exf6
te sigue siendo así... si se juega más adelante. bxc3 17.'fexc3 'erxc3 18.fxg7±.
Jugándola ahora las negras se preparan para
desarrollar las piezas de una forma completa- l0.ib3 ib711.ih6 (D)
mente nueva: tt:lbd7, bs y ib7, retrasando el El inmediato cambio del alfil negro asegura
0-0. Es un sistema muy activo y sin teoría, ide- al blanco tener siempre el rey mejor resguar-
al para jugadores originales. Tal vez algún día dado, lo cual es un buen punto de partida.
este sistema tenga su propio lugar entre las Sin embargo merece la pena citar breve-
variantes "respetables" de la Siciliana, pero mente otro plan completamente diferente
por ahora no ha recibido la atención que me- que también me parece prometedor. 11.a4!?
rece y eso tal vez lo hace más peligroso. bxa4 (11...b4 parece peor 12.tt:lds as 13.ih6
Nosotros vamos a dar un pequeño paso o-o 14.h4 tt:lxds 15.ixg7 ©xg7 16.exds tt:lf6
para sistematizar la teoría de esta variante, 17.hs± con un fuerte ataque. Nilsson-Hag-
Capítulo 16: 4... ltJf6 5.ltJc3 g6 Variante del Dragón 193

man, Suecia, cr. 1989) 12.ClJxa4 Wlc7 13.0-0 12 ... b4?! No me parece lógica pues el salto
O-Oí Ostojic-lvanovic, Yugoslavia 1972 y aho- a ds es un objetivo para las blancas. 13.Cl:lds
ra, en vez de c4, las blancas pueden mantener Cl:Jxd514.exds Wlas 15. '.Wg7 füs 16.0-0-0 .bds
buenas perspectivas con varias jugadas entre 17.:B:heliii con una fuerte presión a cambio del
las cuales me inclino por 14.ClJe2 aumentando peón.
el control de c5 y b6 y maniobrando hacia ds. 13.0-0-0 e5 14.füde2 füxb3+ 15.axb3
b416.~a4
Ahora las blancas amenazan sencillamente
doblar torres en la columna d y ganar el peón.
Las negras pueden oponerse de dos formas:
16 .. Jks
16...~c7 es un intento más activo: 17.:!%d2
ds!? 18.Wlgs Wle7 19.exds (19.lllb6! gds
20.:B:hdl parece ganar un peón porque si
20 ... d4 21.ClJc4±) 19 ... lllxds 20.'.Wxe7+ Wxe7
21.ClJcS ~c6 22JfoH Timman-Shanava,
Bakú 2008. Las piezas blancas ejercen cierta
presión, pero las negras no están lejos de con-
11 ... ixh6 solidarse.
La única alternativa seria al cambio es 17.~g3
11 ... o-o?! pero está fuera del plan negro y 17.~d2!?± seguido del doblaje, parece más
cae bajo un fuerte ataque: 12.h4! ct:Jcs 13.hs natural.
Cl:Jxb3 14.axb3 es 1s.Cl:Jde2 ds intentando des- 17 .. Jk6 18.:Eid3 as 19 ..!3hdl @e7?!
viar la atención de las piezas blancas. 16.ixg7 20 ..!33d2 ia6 21.f4!±
©xg7 17.exds ixds 18.hxg6 fxg6 19.0-0-0+- Esta apertura del juego sobre el rey negro
Erbacher-Lachman, cr. 1971. no tiene buena respuesta.
12.\Wxh6 fücs 21. ..\Wc7 22.fxes dxes 23.9g5 ges
Natural para preparar el enroque, pero se 24J~d7+ ~xd7 25.gxd7+ @xd7 26.\Wxe5
han empleado un par de alternativas: gxc2+ 27.@b1 g2c6 2s.@a2 fües 29. ~xas
12 ...ti'b6 13.0-o-o ct:Jcs 14. ©b1 Cl:Jxb3 gbs 30.~ds+ @c7 31.~xf7+ ®ds 32.eS
Necesaria para poder sacar al rey del centro, gb5 33.~f4 ge6 34.9d4+ @e7 35.fücs
pero ahora la apertura de la columna e juega ics 36.füxe6 he6 37.füe4 1-0
en favor de la actividad de las piezas blancas.
15.cxb3! 0-0-0 16.b4! Fijando un importante Partida 16.02
punto en as para el caballo blanco. 16 ... ©bs Ribli Z. -Tabor J.
17.ctJb3 !!es Botvinnik prefirió 17 ... :ghgs en Kecskemet, 1972
una partida pero no parece necesaria todavía.
18.Wlg7 :B:cfs! (amenazando hs y :gh7) 19.Wlh6 1.e4 c5 2.~f3 d6 3.d4 cxd4 4.füxd4
l:ks 20.Cl:Jas ias 21.:B:hel (Preparando el salto füf6 5.füc3 g6 6.ie3 ig7 7.f3 a6
a ds del segundo caballo) 21 ... WI a7?! Las negras En esta partida nos vamos a ocupar de las
están incómodas y acaban sin saber que jugar. variantes que combinan a6 con el desarro-
21...:B:hgs vigilando g7 para seguir con :B:c7 y llo del caballo por c6. En mi opinión resulta
doblar torres en e parece la forma correcta de mucho menos lógico y menos peligroso para
buscar contrajuego. 22. ~g7± Ivkov-Maskazi, las blancas que el esquema estudiado en la
Te! Aviv 1964. partida anterior. Peor aún resulta la cosa si las
194 Desmontando la Siciliana 2

negras enrocan demasiado pronto. Sin embar- gras acaban descubriendo que su a6 no ha
go se pueden encontrar muchas partidas con servido para nada. 12 ... 0-0 13.h4 lLic4 14.ixc4
este sistema y creo que conviene sistematizar lhc4 15.ixg7 ©xg7 16.hS ~gS 17.lLids tLixds
un poquito el enorme lío de trasposiciones que 18.exds f6 19.hxg6 hxg6 20.lLle6+! i.xe6
representan en vez de citar una línea diferen- 21. ~h6+ ©f7 22. ~h7+ ©fs 23.dxe6+- Calvo-
te cada vez que se presenta la alternativa a6. Campomanes, La Habana 1966; muchos años
s.'!Wd2 .!lic6 9.ic4 (D) antes de que ambos rivales comenzaran sus
batallas fuera del tablero.

10.h4!
Una vez definida la posición del rey negro
no hay motivo para retrasar las amenazas.
10 .•. .!lies
Está ya muy claro que esto llega tarde.
Lo relativamente más resistente es 10... hs
11.0-0-0 tLies 12.i.b3 bs 13.i.h6 lLic4 14.i.xc4
bxc4 Y ahora sigue una maniobra de ataque
muy conocida: 15.g4 hxg416.h5!± Hernández-
Nadal, Balaguer 1998.
Una vez más elijo esta jugada como línea u ..tb3 bs 12.hs .!lic4
principal, porque me parece buena, pero tam- 12 •.. c!üxhs 13.i.h6 e6 Intentando controlar
bién porque es la única forma de responder de ds para evitar el cambio del caballo defensor
modo uniforme a todas las trasposiciones. de h7. 14.ixg7 ©xg7 15.g4 lLlf6 16. ~h6+ ©gs
9 ... 0-0 17.0-0-0 as Las blancas tienen muchas formas
Da un objetivo muy claro a las piezas blan- de obtener ventaja pero eligen una elegante y
cas, pero las otras continuaciones tampoco temática. 18.gS ll'ihs 19.ll'lfs!+- Rivera-Trujillo,
ofrecen mucho: Uruguay 1982.
9 ... ~c7 Una de las jugadas más frecuentes, 13.hc4 bxc414.g4[14.i.h6!?]14 ...i.d7
pero resulta muy lenta contra la implacable 1s.ih6 J.xh6 16. Y«xh6 gbs 11 .hxg6 fxg6
maquinaria del Rauzer. 10.ib3 ll'ias 11.0-0-0 18.g5+-
lllc4 12.ixc4 ~xc4 13.<;!;ib1 bs?! 14.eS! dxes El ataque blanco va sobre ruedas y sigue
15.b3 ~c7? (15 ... ~b4 16.ll'ic6±) 16.llldxbs! un guión mil veces visto.
Benítez-Bauza, Uruguay 1962. l8 ... gf7
9 ... c!ües 10.i.b3 o-o 11.0-0-0 bs Esta mani- 1s ... tLihs 19.~xhs gxhs 20.g6+-
obra para cambiar el alfil de casillas blancas es 19.gxf6 exf6 20.0-0-0 Y«b6 21.b3 Y«as
lenta, pero sobre todo el efecto de la columna 22.©b2 ges 23 ..!lids ies 24.gdgl c3+
b es menor que el de la columna e, ya abierta. 25.©al 'e«a3 26.~g6+ ©hs 27 •.!lixc3 1-0
12.h4 lllc4 13.i.xc4 bxc4 14.hS± y mientras el
ataque blanco progresa a gran velocidad las Partida 16.03
negras encuentran muchos problemas para Fischer R. - Camara
aprovechar la columna b. Siegen, 1970
9 ...id7 10.ib3 ~es 11.0-o-o tLies 12.ih6!
Preparando el avance del ariete h4-h5 sin 1.e4 c5 2 ..!lif3 d6 3.d4 cxd4 4 ..!lixd4
permitir la parada 12.h4 hs. Las blancas de- ~f6 5.llic3 g6 6.i.e3 i.g7 7.f3 ~c6 s.Wfd2
sarrollan su ataque como siempre y las ne- id7 (D)
Capítulo 16: 4... l:iJf6 5. l:iJc3 96 Variante del Dragón 195

le ser una buena receta contra jugadas como


hs. 14 ... bs 1s.li:Jf4 0-0 Klovans-Starostits, Riga
2005; y ahora 16.es! dxes 17.lllfds amenaza
ganar una pieza y fuerza a las negras amplias
concesiones. 17 ... lllxd518.'1Wxds E:c719.lllxbs
e6 20.\Wdz E:b7 21.li:Jd6 E:c7 22.li:Je4±)
12.@b1 a6 13.h3 Después de una paciente
preparación, las blancas se preparan para ini-
ciar el juego en el flanco de rey y en el cen-
tro, bien con f4 o con g4. 13 ...h4 14.~hel
gh5!? Parece extraño, pero después de
la maniobra h5-h4 la torre solo puede ac-
Normalmente las negras juegan 8... 0-0 en
tivarse por aquí. 15.llldeZ lllc4 16.hc4
este momento, pero como casi siempre conti-
E:xc4 17.b3 E:c8 18.lllf4 (18.id4i) 18 .. J~e5
núan con id7, esta jugada podría suponer muy
19.lllfd5 lllxd5 20.lllxd5± Las piezas blan-
a menudo una transposición. Y de hecho lo su-
cas están magníficamente centralizadas
ele ser si las blancas continúan con 9.ic4, de
y varias piezas negras tienen problemas.
ese modo las negras han esquivado la variante
Khalifman-Shabalov, Moscú, 2001.
9.0-0-0. En el estado actual de la teoría este
8 ...i.e6 Si se cree mucho en esta jugada es
atajo no tiene sentido porque 9.0-0-0 es más
el momento de hacerla, antes de que el blan-
fuerte contra 8... id7 que contra 8...0-0, pero
co sitúe su alfil en c4. Tiviakov la ha jugado
algunos jugadores lo aplican. Pero a nosotros
con cierto éxito un par de veces, pero no aca-
nos interesa el caso en que las negras juegan
ba de convencer. 9.lllxe6 fxe6 10.g3!? Es mi
8... id7 con intención de activar rápidamente
sugerencia. El desarrollo del alfil por c4 es
el juego en el flanco de dama y retrasar el o-o.
interesante, pero en esa diagonal el alfil pue-
Hace años era una variante muy inusual, pero
de ser cambiado con li:Jas. Desde h3 hace aún
disfrutó de un cierto éxito en las dos últimas
más daño. 10... 0-0 Permitiendo la trasposici-
décadas y eso justifica que le demos un trata-
ón. 10... '1Wd7 11..ih3 li:Je5 12. '\Wez± no parece
miento diferenciado. Además nos ocuparemos
mejor. 11.0-0-0 Siguiendo el sendero conoci-
de algunas otras ideas secundarias:
do de la partida citada, pero no se debe des-
8 ... 0-0 se estudia en las partidas 16.04 a
cartar esta otra idea: ll..ih3 '1Wd7 12.0-0!?t.
16.10.
11. ..'l'd7 1Z.ih3 llle513.°flYe2 b5?l Acudiendo
8 ...h5 Es una forma radical de dificultar el
a medidas desesperadas ante lo agobiante de
asalto de los peones blancos, apta solo para
la presión en e6. 14.f4 (14. W/xbs!?) 14 ... lllc4
espíritus emprendedores. 9.i.c4 9.h3 Para
15.e5 llle8 16 ..id4 lllc7 17.llle4± La presión
seguir con f4 es un tratamiento interesante
de las piezas blancas sobre los pones centrales
pero las negras pueden esquivarlo con el or-
negros es agobiante.
den 8... id7. 9 ..•h5 10.ib3 E:c8 (10 ... li:Jas!?
con idea de activar el juego de los peones en el
9.i.c4 ~k8
flanco de dama en caso de 0-0-0 puede encon-
trarse con un tratamiento diferente: 11.0-0! 9 ... 0-0 traspone a las próximas partidas;
Ek812.li:Jds li:Jxd513.exds Vf/c714.'1Wd3 li:Jc4?! 9 ... llle5 10.ib3 y es difícil hacer algo diferente
15. li:Je6! fxe6 16.dxe6 ixe6 17. '\Wxg6+ ©d7 a 10 ... gcs 11.0-0-0 que traspone a la partida.
18. '1Wxg7+- Becerra-Shabalov, Virginia Beach 10.i.b3 YlVas (D)
2003) 11.0-o-o li:Ja5 (11 ... li:Jes 12.©b1 li:Jc4 Esta es la versión de la variante '\Was sin
13.ixc4 E:xc4 14.llldez el juego central sue- 0-0, que es favorable para las blancas.
196 Desmontando la Siciliana 2

La alternativa sería la variante con un Partida 16.04


rápido t0e5-c4 sin enrocar: 10... .!Lies 11.0-0-0 Anand V. - Georgiev K.
t0c4 12.i.xc4 l:'lxc4 13. lt>bl! Puesto que las Belgrado, 1997
negras pueden enrocar en cualquier momen-
to, nosotros de momento nos mantenemos 1.e4 c5 2.lllf3 d6 3.d4 cxd4 4.~xd4
dentro de la línea que vamos a recomendar. lllf6 5.lllc3 g6 6.ie3 J.g7 7.f3 O-O 8. V!Jd2
13 ... ~a5 14.t0b3 ~c7 15.g4 hs 16.g5 t0g8 lllc6 (D)
17.t0d5 ~ba Nunes-De Souza, cr. 1978 y aho-
ra 18.i.d4 i.xd4 19.~d3!± y las blancas con-
siguen una considerable ventaja gracias a su
desarrollo e iniciativa.

Después de enrocar, el desarrollo del caba-


llo es casi obligatorio. Aún así se han probado
alternativas: 8 ... ds?! Una verdadera rareza,
jugada a menudo y con cierto éxito por Afek.
11.0-0-0 llle5 12.h4 lllc4 No debe dar ningún problema ante una reacci-
12 ... 0-0 13.lt>bl traspone a la partida 16.11. ón precisa. 9.e5 .!Lifd7 (9 ... llle8 10.f4 f6 11.lllf3
13.ixc4 :axc4 14.lllb3 V!lc7 15.i.d4! fxe5 12.lllxe5± Zemlyansky-Utnasunov, Elista
Con la temática amenaza .if6 y tOds. 2006; ha debilitado los peones y casillas cen-
15 ...i.c6?! trales negras sin compensación) 10.f4 .!Lic6
1s ... o-o?! 16.i.xf6! ±. 11.0-0-0 .!Lib6 12 ..!LifJ! Con esta jugada clave,
15 .. .Ae6 es la otra opción, pero el ataque que presiona de inmediato en d5, las negras
blanco se desarrolla sin problemas 16.g4! (16. están ante serios problemas. 12 ....te6 (12 ...
es?! dxes 17.i.xes ~es 18.tiJas E:b419.a3 E:b6 e6 13.h4 h5 14 ..ic5 llle7 15.lllbs± y las piezas
20.i.d4 gd6 00 ) 16 ...0-0 17.hS±. blancas se hacen dueñas de todas las casillas
16.e5! importantes; 12 ... lllc4 13.i.xc4 dxc4 14.~e2
Fischer comienza una maniobra forzada ~c7 15.~xc4 i.e6 16.llld5 '1Wa5 17.lllgs±)
que decide la partida. 13.h4 .!Lic4 (13 ... llla5 14.'1Wf2 lllac4 15.i.dH)
16... dxes 17.hes V!Jcs 1s.V!Je2 14 ..ixc4 clxc4 1s.Vf2 (15.~e2!? tocando c4)
La posición indefensa de la torre es el 15 ...Vas 16.h5 !Ud817.gxd8+ gxd818.hxg6
defecto de 15 ... i.c6? hxg6 19 ..!Ligs Es posible que las negras no ten-
18 ...J.d7 gan buena defensa contra 19.'1Wh4!? 19...Ms
18 ...bs 19.llla5+- 20.e'e2 bs 21.g4 i.c8 (Palac-Afek, Werfen op
19J~xd7! @xd7 20.llibs+- V!lc6 1991) y las blancas ganan con 22.i.cs! b4 En
21J'id1+ @es 22.~c7+ V!Jxc7 23.hc7 otro caso sigue simplemente É!h4 y la triplica-
gxc7 24.V!lc4 1-0 ción en la columna h. 23.Y:9'xc4!+
Capítulo 16: 4... liJf6 5.liJc3 g6 Variante del Dragón 197

9.J.c4 12.1*'d3! Ahora curiosamente 12. i.&e2?! a6 con


9.0-0-0 Es una variante igualmente fiable y la amenaza e5. 12 ... tllxb3 Esto refuerza las de-
prometedora, pero las negras pueden esquivar fensas del enroque negro, pero se justifica por
esa jugada por el orden del dragón acelerado. eliminar un importante alfil y por la inmedi-
9...i.d7 ata reacción central. Seguir la carrera de ata-
La línea principal, que introduce las va- ques es suicida: 12 ... id7?! 13.hs! i:!cS 14.hxg6
riantes más importantes. En este momento hxg6 15.0-0-0 lllbc4 16.igs! llixb3+ 17.cxb3
las negras han probado muchas alternativas, l!Nas 18.ixe7 llles 19.Wc2! füc3 20.bxc3
aunque la mayoría de ellas son meras traspo- füs 21. ©b2!+- Wedberg-Sosonko, Haninge
siciones sin mucha sutileza: 1989. 13.axb3 ds!? (13 ... a6 parece demasiado
9... tlld7 (D) Ambiciosa y en apariencia lento 14.0-0-0 seguido de hs) 14.tlldbs a6!?
bastante imprudente continuación. El caballo Una mejora que permite a las negras alcan-
busca reforzar el dominio de la casilla c4, pero zar una posición con perspectivas. La más
gasta tiempos y abandona la defensa de su rey. antigua 14 ... ie6?! lleva a un ataque muy fu-
jugadores emprendedores como Larsen, Stein erte para las blancas: 15.0-0-0 dxe4 16.~xe4
o Kupreichik la pusieron en práctica, pero ac- llid7 17.hs Was 18.hxg6 hxg6 19.rllbl+- y es
tualmente ha caído en desuso. difícil parar las amenazas combinadas de ~h4
y tlld4 (entre otras menos directas). 15.hb6
Y:Yxb6 16.tllxds ~ds 17.tllbc3 bs Las negras
consiguen un juego interesante, y de hecho
han ganado la mayoría de partidas desde esta
posición, pero en mi opinión no es suficien-
te para compensar el peón de menos. 17 ...
e6 18.ll'le3 Wxd3 19.cxd3 gds 20. ©e2t. 18.
0-0-0 e6 19.tlle3 Esta parece la mejor retira-
da pues se prepara un posible llig4, combina-
do con es o con hs y ll'lh6. 19 ...Vas 20.@b1
ib7 21.Y:Yd6! Con idea de b4, por ejemplo:
21...hc3 (21...gads o 22. i.&e7!? Aes 23. ~es±
con la amenaza b4) 22.bxc3 '1Vxc3 23.gd3 i.&c6
10.h4! Las blancas procuran darse prisa,
(23 ... '!Was 24.lllg4±) 24.t:Ve7 gaes zs.Wf6 Y:Yc7
para llegar a cambiar en g6 antes de que las
26.tllg4 es 27.tllh6# Vehi Bach-Pérez Mitjans,
negras taponen en c4, y de este modo obligar
Monteada i Reixac 2008.
a su rival a retomar con el peón h. 10... tllb6
10... llias 11.i.b3 tlle5 deja los caballos en peor
9 ... llias Puede ser un orden más venenoso
posición y el cambio tllb3 casi nunca es desea-
que el empleado en la partida, puesto que en
ble. 12. We2! id7 13.hS l:!c8 (13 ... llixb3 cambi-
caso de que las blancas sigan con ie2, las ne-
ar antes del 0-0-0 es extraño. 14.axb3 a615.g4
gras pueden prescindir de id7. 10.ib3 id7
e6 16.hxg6 fxg6 17. i.&h2 lli xf3+ 18. ll'lxf3 füf3
(D) Una jugada flexible que especula con va-
19.1!9xh7+ ©f7 Rojas-Felgaer, Santiago 2005; y
rios planes. En realidad esta posición se suele
ahora con 20.0-0-0! ±las blancas tienen un ata-
alcanzar a través del dragón acelerado y es la
que decisivo) 14.hxg6 hxg615.g4! gxc316.bxc3
forma más normal de trasponer a la variante
Wc7 11.Wh2 i.&xc3+ l8.©f2 l:!c8 19.ll'le2 1-0
china, sin entregar el peón de a7. Sin embar-
Klovans-Cherniaev, Biel 1996 es una victoria
go, las negras pueden tener otras ideas, prin-
impactante. 11.ibJ tllas (11...tlles 12.~e2!)
cipalmente el cambio en b3, y es precisamente
198 Desmontando la Siciliana 2

un jugador chino, Bu Xiangzi el que ha revita- 17.h4~) 16.lllaz es 17.lllez ebs 18.a4;1; Las
lizado esta Iínea.10 ... lllxb3 ll.axb3 a612.h4!± blancas logran cerrar el flanco de dama y pue-
Spassky-Geller, Riga 1965; 10 ... a6 11.0-0-0 den concentrase en su propio ataque.
lllxb3+ 12.axb3 bs 13.h4 hs si no el ataque
blanco va muy rápido 14.i.h6 b4 15.i.xg7 9... llles?! Acaba trasponiendo a las líneas
~xg716.lllds lllxds 17.lllc6 ~b618.exd5;!;. principales, pero permite a las blancas un rá-
pido ih6 que puede ser molesto. 10.ib3 id7
11.ih6!?

9 .•.'ªc7 No tiene interés independiente


porque las negras acaban jugando i.d7, aun-
que a veces lo hagan después de la maniobra
llle5-c4 y por tanto trasponen a 9... id7 y
10 ... ~c7.

9...%Yas 10.0-0-0 y ahora o bien 10 ... .id7 (o


10 ... lt'ixd4 11.ixd4 ie6) 11.ib3 füc8 trans-
poniendo.
11.0-0-0 11.i.h6?!, recomendada en DLS,
parece lo más natural, pero se encuentra 9... as?! Parece prematuro lanzar este
con un tratamiento cada vez más frecuente peón cuando el blanco ni siquiera se ha enro-
en el dragón: 11 ... ixh6! (11..Jks 12.h4 lllc4 cado largo. Es una vieja línea de Donald Byrne,
13.ixc4 gxc4 14.ixg7 ©xg7 15.hS! el ataque que no ha cuajado en la práctica. Las blancas
blanco se desarrolla en la forma habitual de detienen el peón negro en a5, enrocan corto
"piloto automático") 12.~xh6 es! Este es el y aprovechan las debilidades creadas. Como
tema, feo pero concreto, los caballos blancos ejemplo debe servir el tratamiento con blan-
no alcanzan con rapidez las casillas más favo- cas del hermano del inventor, que debía sa-
rables y las negras logran la ruptura deseada ber bien los puntos débiles de la idea. 10.0-0
en ds. 13.llldez lllxb3 14.axb3 bs 15.~d2 La De todos modos el orden 10.a4! es más exac-
dama sola no va a dar mate y acaba regresan- to. 10 ... lües?I En las variantes con as, casi
do para participar en el juego central, pero ni siempre es preferible cambiar un caballo
así. 15 ... b4 16.lllaz ds! 17.exds as 1s.o-o ~b6+ blanco y situar el alfil en c6. Además las
19. ©hl Salgado López-Can, Herceg Novi 2008. negras pierden la ocasión de dar un paso
Y ahora con 19 ... E:fds para recuperar el peón más con su peón. 10 ... lüxd4 11.ixd4; 10 ... a4!
de ds y si 20.c4 bxc3 Zl.lllaxc3 ie6'!= las ne- 11.ib3 id7 1Z.a4! Ahora todo está en orden.
gras no pueden quejarse del resultado de la 12 .. Jks 13.'l!fe2 lüc6 14.lüdbs! Evitando el
apertura) 11 ... lllxb3+ ll....B:cs 12.©b1 y ahora cambio. 14 ...ie6 lS.lüds lüb4 16 ..ib6 %Yd7
o bien las negras saltan a c4 trasponiendo a la 17.%Yd2± Con un absoluto dominio posicional.
vieja variante principal que analizamos en la Byrne-Kaplan, Puerto Rico 1967.
última partida de este capítulo o bien cambian
en b3, haciendo poco elástica la jugada !!cs. 9... lüxd4!? Este cambio, combinado con el
1Z.cxb3 ~as 13.©bl Mes (13 ... füds!?) 14.g4! desarrollo del alfil a la casilla e6, es sin ningu-
bs Y ahora recomiendo la inédita 1S.a3!, con na duda, la variante más importante de este
idea de b4, y si 1S ...b4 (15 ... .B:abs 16.b4 ~ds grupo. Fue popular en los primeros tiempos
Capítulo 16: 4... 0,f6 5.tllc3 96 Variante del Dragón 199

del Rauzer, pero más tarde cayó en desuso, variante principal. Los intentos de hacer un
puesto que lleva a un final con pocas perspec- juego independiente son muy peligrosos, de-
tivas. En algunas de sus líneas se han analizado bido a la solidez del enroque blanco después
con detalle finales de peones, pero sin llegar a de la captura "anti posicional" cxb3. Sin em-
una conclusión definitiva. Hay que reconocer bargo hay una línea que si merece la pena in-
que es una elección muy limitada para el juga- vestigar: 12 ... füc8 13.Wbl lk6 (o bien con el
dor de las negras pero el de blancas debe estar cambio previo en bJ) 14.h4 .ixb3 15.cxb3 (15.
muy bien preparado si quiere aspirar a algo. axbJ?! lia6i) lS ... bs 16.ixf6 !xf6 17.ltJds
to ..bd4 .ie6 (D) %Vxd2 18.lixd2! (18.ltJxf6+ @g7!=) 18 ... ©g7
19.g4 e6 (19 ... h6 20.f4) 20.ttJb4 füc8! (20 ... Elc7
21.Elxd6 ie7 22.E:c6±) 21.f4 con una cier-
ta iniciativa. 13.©bl gfc8 14Jfüel! No hay
nada en el final 14 ..ixf6 ixf6 15.ttJds 'Wxd2
16.ltJxf6+ ©g7 17.ltJhs+ gxhs! 18.lixd2 l'ks=
y es peligrosa la carrera de ataques. 14.h4
.ixb3 1S.cxb3 b4 16.ltJe2 :E!c6!i. 14 ...hb3
15.cxbJ b416 ..ixf6 bxc3 (16 ... .ixf617.ltJds±)
17 ..bcJ .bcJ (17 ... lixc3? 18.lie2!!) 18.bxc3
'e'xc3 19.~xc3 gxc3 20Jkl gac8 21.gxc3
ll!!xc3 22.gcl gxcl+ 23.©xcl;!; (D) Somborski-
Vujadinovic, cr. 1992.
Con otras jugadas es difícil justificar el
cambio en d4. La alternativa más frecuente
es una transposición: 10... V9 as 11.0-0-0 ie6
12.!b3 lleva a la misma posición. 11 ..ibJ!
Las blancas no quieren reforzar el control de
la casilla ds y por el contrario invitan a que
sea el negro el que cambie y "refuerce" su
enroque. 11. ..eas La fidelidad de las negras
a esta jugada es casi absoluta. 11... '1Nd7 (apo-
yando los avances bs o aS-a4) 12.h4 as 13.hs
a4 14.ixe6 %Vxe6 1S.hxg6 fxg6 16.0-0-0 (Me
parece mejor 16.a3!?;!;, conformándose con un
tratamiento más posicional) 16 ... '1Nf7 17. Wbl Este es el final en el que desemboca muy a
füc8 18.ltJds ttJxds 19.ixg7 ©xg7 20.%Vxds menudo esta variante. Creo que no es objetivo
%Vf6 21.a3 !!es 22.'1Nxb7 :gac8 23.eS VNxeS de este libro agotar el análisis de esta posici-
24.:gdel :Ei8c7 2S.:E!xe5 lixb7 26.lixcS dxc5 ón, pero sí dar el mejor consejo práctico posi-
27.lih4 lia7 28. ©a2 con ligera ventaja. Santo ble. Casi todas las partidas que han llegado a
Roman-Parmentier, Plancoet 2002; la torre esta posición han sido por correspondencia, y
blanca es más activa. 11 ... fü8 12.0-0-0 .ixb3 el porcentaje es muy favorable a las blancas.
13.cxb3 ds es una variante bastante sólida Las pocas partidas ganadas por las negras lo
14.exds (14.eS ltJd7 15.f4) 14 ... VNxds 1s.@b1 han sido por exceso de ambición de su rival.
VNfs+ 16.~d3 ~xd3+ 17.!%xdH. 12.0-0-0 bs En resumen: yo no lo jugaría con negras, pero
12 ... ib3 o 12 ... füc8 pueden trasponer a la hay gustos para todo.
200 Desmontando la Siciliana 2

10.0-0-0 (D) capturar con el peón f, lo cual puede desem-


bocar en un desenlace fulminante, por ejem-
plo: 1S ... hxg6 16.!xc4 Wxc4 17.ifB gxfg
18.:B:xhB+ ©xhB 19. ~h6+ ©gs 20.lLlds füeB
21.lllxf6+ exf6 22.l'fül+-) 13 ... lllc4 14 ..ixc4
~xc4 1S.ih6 ihB 16.igs! El ataque blanco
va muy rápido. 16 ... bs 17.hxg6 fxg6 1B.ixf6
.ixf6 19.lllds! ixd4 (19 ... ~xa2 20.~h6 ~al+
21.©d2 ~xb2 22.lllxe7+!+-) 20.lllxe7+ ©f7
(20 ... ©fs 21.lllxcB! :!!xcB 22.c3+-) 21.:!!xh7+
.ig7 22.c3! ±.

10...ms Una variante de aspecto extraño,


10 ... c!LJas pero muy atractiva para jugadores emprende-
De acuerdo con el comentario de Anand a dores. 11.h4 (D) El primer paso es iniciar rá-
esta jugada, si las negras no llevan el caballo pidamente el asalto clásico al enroque negro.
por es es que tienen otros planes, distintos a Y ahora:
cambiarlo en c4 y tal vez merece la pena frus-
trarlos. Consideremos primero las otras alter-
nativas:
10.. Jfüs Se estudia en la partida 16.0S.
10... llles traspone casi siempre a 10.. Jks
o a 10 ...~aS que se estudian a partir de la
partida 16.06.

10...~c7!? Tiene como idea principal ha-


cer la maniobra típica de cambio en c4 y dejar
situada en dicha casilla a la dama, que unida
al avance bS-b4 crea problemas en a2. 11 ..ibJ
y ahora: a) 11 .. Jks 12.ib3 lllxd4 [12 ... as 13.a4! hs
a) Posiblemente no hay tiempo para situar (13 ... lllxd4 traspone a 12 ... lllxd4) 14.g4 hxg4
la torre en cB y da más esperanzas continu- lS.hS-t] 13 ..ixd4 as 14.a4! bs 1s.lllds! Es la
ar con 11 ... lllaS!? 12.ih6 lLlc4 13 ..bc4 ~xc4 refutación propuesta por ECO y que nadie ha
14.h4 bs 1S ..hg7 ©xg7 16.©bl b4 y se llega a puesto en cuestión hasta ahora. lS ... lllxds
una situación crítica, donde las blancas deben (lS ... es?! 16.ixes! dxes 17.lllxf6+ ixf6
entregar un peón para mantener la iniciati- 18.~xd7+-) 16.ixg7! lllb4 (16 ... ©xg717.!xds
va. 17.lllds! lLlxds 18.exds ~xds 19.hs gxhs? ic6 18.hS!+-) 17.hS ©xg7 1B.hxg6 hs 19.:!!xhs
(19 ... h6 20.hxg6 Wgs 21.f4 Wxg6 22.g4±) :!!hB 20.l'!dhl+-;
20.g4!+- Lammens-Afek, Alemania 2006; b) 11 ...hs 12.!h6 !'!es 13.ixg7 ©xg7
b) 11 ... llles?! 12.!gs lllc4 13. We2;!;; 14.lllds lLles 1s.lllxf6 exf6 l6 ..ie2 bs 17.g4±
e) 11 ..¡¡ffcs 12.h4 llles 13.hS (Merece la Swartz-Inarkiev, Children's Chess (ol) 1999;
pena investigar el orden 13.ih6! porque si e) 11 ...bs La idea inmediata de la jugada
las negras siguen igual 13 ... !hB se encuen- de dama. 12 ..ibJ! (D) Las diferentes capturas
tran con 14.hS lllc4 1S.hxg6!± y no pueden del peón llevan a una fuerte iniciativa negra.
Capítulo 16: 4... ét:Jf6 5.ét:Jc3 g6 Variante del Dragón 201

Por el contrario esta modesta retirada es capaz c3) 12 .. Jk8 13.hs ltJas? (Temática pero
de sacar provecho del "amontonamiento" un ahora llega tarde. 13 ... ltJxd4 14.ixd4 es
poco antinatural de las piezas negras. Y ahora: 15.hxg6 exd4 16.gxf7+ @f8 17. ~xd4±; 13 ... b4
14.ltJds ltJxds 1s.ixds a516.hxg6 hxg617.g4±
con la amenaza imparable W/h2; 13 ... <i)xhs
14.g4 ltJf6 15.ltJds±; 13 ... as 14.hxg6 hxg6
15.ih6 ih8 16.if8!+- una maniobra frecuen-
te) 14.hxg6 ltJxb3+ 15. tt:lxb3 fxg6 (ls ... hxg6?
16.ih6 ih8 17 ..if8!!+-} 16.ltJds!+- Cambian-
do los defensores, siempre con ganancias de
tiempo que no permiten a la cortina de
peones negros llegar a su destino. Pavlovic-
Karapanos, Panormo (zt) 1998.

el) 12 ... as !? Es la jugada más amenazadora


y la que ha provocado mayor volumen de análi-
sis, pero actualmente parece fuera de juego:
13.ltJds! Planteando simples amenazas tácti-
cas sobre las piezas negras. 13 ... ltJxds (13 ... a4?
14.ltJxc6! axb3 15.ltJxb8 bxa2 16.ltJxe7+ Wh8
17.W/b4 al W/+ 18.Wd2 Wia2 19.:!:l:al+-; 13 ... :!:l:e8
14.ltJxf6+ ixf6 15.hs a4 16.ids±) 14.ixds
É!c8 15.hS Ahora las blancas reanudan su
ataque, y en el enroque negro falta el impor-
tante caballo. 15 ... W/c7 [15 ...b4 16.hxg6 hxg6 11.J.ez!?
17.i.xc6 (Seguimos unos conocidos análisis de Tratando de quitar sentido a la maniobra
Vulfson, pero no veo defensa contra 17.g4!? a4 del caballo, que naturalmente puede volver
18.W/h2+-} 17 ... ixc6 18.ih6 ies 19.ltJfs W/c7 al redil teórico cambiándose en c4. No hay
20.1f4!+-] 16.hxg6 hxg6 y ahora lo más senci- motivo para rechazar de plano la retirada
llo es capturar el peón: 17.ltJxbs!?±. a b3, pero comparada con la recientemente
c2) 12 ... c!llas Es mucho menos conocida, estudiada variante 10... ~b8, las negras pueden
pero quizás la última esperanza de resuci- cambiar en b3 y hacer una jugada más útil.
tar 10... W/b8. 13.hs (13.<i)ds Si la siguiente u.J.b3 traspone al comentario a la jugada
idea de Golubev no es refutable entonces 10... tt:las.
toma sentido esta recomendación de Miles y 11 .. Jks 12.©b1 a6?!
Moskow.13 ... ltJxb3+ 14.ltJxb3 ltJxd515.exd5;!;) Las negras intentan a toda costa mante-
13 ... ltJxb3+ (Sugerida por Golubev, pero sin nerse fuera del sendero teórico y resbalan.
confirmación práctica. 13 ... ltJc4?! 14.ixc4 12 ... <tlc4 13.ixc4 gxc4 14.g4 traspone a la
bxc4 15.ih6 W/b7 Hartikainen-Kortelainen, partida 16.07.
FIN cr. 1980; 16.hxg6 fxg6 17 ..ixg7 ©xg7 13.g4 bs 14.h4 (D)
18.<i)ds±) 14.cxb3 (14.ltJxb3!?) 14 ... b4 15.ltJds Como hemos visto muchas veces el plan
ltJxds 16.exds W/b7 17.hxg6 hxg6 00 es una po- negro con a6-b5-b4 es lento y no liga muy bien
sición oscura que necesita pruebas. con el desarrollo del alfil a d7 y la torre a c8.
202 Desmontando la Siciliana 2

Mientras tanto el ataque blanco va avanzando 18.i.xc4 bxc4 19.tlle2±) 18.i.xf6 ixf6
de la forma habitual. 19.lllxf6+ \Wxf6 20.Wfxa5;1;.

14 ... e6 17.hS! gxhS


Las negras controlan la casilla ds para Hemos llegado al momento de las varian-
continuar con b4. Parece amenazador, pero tes concretas y ninguna de ellas salva a las
las blancas tienen una respuesta adecuada y negras: 17 ...1Yb6 18.h6! ih8 19.ixbS!+- (19.
la operación resulta en la creación de nuevas h7+!?); 17 ...gxfJ!? 18.tllxf3 l!xc3 (18 ...gxhs
debilidades. 19. Wfxd6+-) 19.ixf6 .ixf6! 20.bxc3±.
14 ... tllc4 15.ixc4 ~hc4 16.hS± Las jugadas 1s.fürns ~ks
a6 y bs no parecen muy útiles para el ataque 18 ...gJ 19.l!h3!+-; 18... es?! 19.ixf6! .ixf6
negro; 14 ...b4 15.lllds lllxds 16.exds±. 20.tllds l!e8 21. \!tfh6+-; 18 ...gxfJ 19.ixf3
15.a3!± (19.lllxf3 l!xc3 20 ..ixf6 \Wxf6 21. \!tfxc3 \!tfxc3
No es una jugada típica, pero en este mo- 22.bxc3;1;) 19 ... lllc4 20.\Wg2 lllxa3+ 21.bxa3
mento resulta muy útil al cortar de raíz la füc3 22.!'l:h6!+-.
amenaza b4. 19.fxg4!
1s ... hs Una jugada práctica. Las blancas recompo-
Una vez parada su amenaza, las negras nen la igualdad material y mantienen las ame-
deciden que no pueden permitir hs, veamos nazas, añadiendo algunas nuevas como llifs.
porque: 15 ... c!Lic4 16. .ixc4 l!xc4 17.lllb3! ata- 19 .. J~xc3!?
cando d6 17 ... c!Lie8 18.ih6±; 15 ... es 16.lllb3 Intentando aprovechar la "reciente" debi-
(16. lllfs!?) 16 ... lllxb3 17.cxb3 ie6 18. ©a2± lidad de e4, pero encontrándose con una res-
(18. V9xd6!?). puesta sencilla.
16.Ags! 20 ..txf6!
Con la clavada del caballo, la amenaza 20.'9°xc3 también debe dar ventaja pero
gxhs gana en fuerza. permite cierto lío. 20 ... tllxe4 21.Wi'e3±
16... hxg4 (D) 20 ... tfxf6
Permitiendo la ruptura en cadena típica de 20 ... l!xc2 21.l!h8+!; 20 ... .ixf6 21.\!tfxc3 l!e8
estos ataques. 22.l!dhl+-
La alternativa es desclavar el caballo: 21.'tfxc3 lllc4
16 ...ti'b6 17.i.xf6 ixf6 18.gxhS tllc4 19.i.xc4 Las negras se conforman con eliminar
bxc4 (19 ... l!xc4 20.lllb3±) 20.hxg6±; 16 ... el ataque blanco pero una calidad y un peón
es 17.tllds! (17.lllb3!?) 17 ... exd4 (17 ... lllc4 están difícilmente compensados.
Capítulo 16: 4... liJf6 5.liJc3 g6 Variante del Dragón 203

22 ..ixc4 bxc4 23.'l'xc4+-gcs 24.~xa6! 12...ixh6


'l'e7 2sJfü3 if6 26Jfü3 ies 27 .liJf3 if4 Es útil desplazar a la dama del juego en el
2sJfü4 ds 29.exds 'l'cs 30.c3 1-0 centro.
12 ...bs 13.i.xg7 (13.lllds?! intentando
Partida 16.05 trasponer al comentario a la jugada lS, se en-
Domínguez L. - Carlssen M. cuentra con 13 ... lllc4! 14. lllxf6+ exf6 1S.ixc4
Linares, 2009 i.xh6 16.~xh6 bxc4 17.c3 ~as+) 13 ... @xg7
14.lllds lllxds (14 ... lllc4 tal vez sea lo mejor,
1.e4 es 2.liJf3 d6 3.d4 lüf6 4.ltic3 cxd4 pero no es atractivo para las negras. 1S ..ixc4
s.lüxd4 g6 6.ie3 ig7 7.f3 o-o s.'l'dz bxc4 16.lllxf6 exf6 17. ~c3 y está claro que na-
lüc6 9.ic4 .id7 10.0-0-0 !füs!? (D) die quiere salir de la apertura así. Rodríguez
Guerrero-Charbonneau, La Roche sur Yon
2006) lS.exds lllc4 16 ..ixc4 bxc4 17. ~c3 ©g8
18.l:!del (No está mal presionar en la colum-
na semiabierta, pero es discutible que esta
torre sea la adecuada. 18.i'füeU; 18.h4! es
otro plan, sano y ambicioso. 18 ... ~c8 19.hs
~cs20.~he1± ~xds?2Lllle6+-) 18 ... :!!c819.h4
:!!es 20.hS! :!!xds 21.hxg6± Pranav-Arribas
López, Kemer 2007.

13.'l'xh6 bs 14.g4!? (D)

La variante que ha aumentado más su


popularidad en los últimos años, a la que se
ha denominado Variante China. La posición
de la torre detrás del peón no ofrece una gran
confianza, pero se justifica por los análisis y
los resultados.
1i..ib3 lüas
Completando la idea de la jugada anterior,
el caballo se cambiará por el alfil y el peón b
se dispone a avanzar. 11 ... CLies Es ilógica no
teniendo el caballo apoyo en c4. 12.f4! llleg4
13.h3 liJxe3 14. ~xe3 y aunque se ha perdido Esta jugada ha gozado de éxito durante
el alfil de casillas negras, el avance es va a de- algunos años, pero precisamente la partida
sorganizar a las piezas negras. 14 ... e6 (14 ... es del texto pone algunas dudas sobre la ventaja
lS.fxes dxe516.lllf3;!; el alfil de g7 queda enter- blanca. La idea es apoyar un salto del caballo
rado y las blancas tienen una buena casilla en blanco a fs.
ds) lS.eS! dxeS 16.fxes llle8 (16 ... llldS 17.lllxds 14.tlJds!? Es un tratamiento posicional,
exdS 18 ..ixds ~a519.CLJf3±) 17.lllf3±. menos ambicioso, pero que puede ser bas-
12.i.h6 tante para incomodar a las negras. 14 ... es
El cambio del alfil sigue siendo el plan más [14 ... lllxb3+ 15.lllxb3 es no parece muy sano;
lógico de las blancas. 14 ... e6 1S.lllxf6+ ~xf6 16.h4;!; y las blancas
204 Desmontando la Siciliana 2

tienen mejor estructura y un rey algo h. 17 ... ~g7! 18.'!Wg5 'tYe5 19.'tYe3t pero la
más seguro. 16... füd8 (16 ... ~g7 17.~gs! posición blanca es más sana.
~es, Kudrin-Shabalov ICC 2009, y aho- 16.~xb3 ttlxds
ra lo mejor parece l8.gd2! preparándo- 16 ... e5 y ahora en vez de h4 de Petr-Porat,
se para el final) 17.hs ~g7 18.~gs ~es Brno 2006, que permite el cambio del caballo
19. '!Wxes? dxes 20.l!Je2 i.c6 Burnoiu- en d5, propongo 17.l!Je3! preparando el ata-
Georgescu, Bucarest 2008; 14 ... ltJxdS?! que h4-hS y especulando con el salto a fs. Por
lS.exdst permitirá a las blancas presionar có- ejemplo: 17... i.e6 (17 ... ibs 18,ghgl seguido
modamente a través de la columna e] 15.c!llfs de l!Jfs; 17 ... ~e7 18.h4 as 19.hs gbs 20.ttJd2
l!Jxb3+ 16.axb3 hfs 17.exfs l!Jxds 18J~xd5 .!'k8 21.gS l!Jxhs 22.l!Jdc4 ds 23.gxhs! gxhs
gb6 19.fxg6 fxg6 20,ghdl;!; Kovacevic- 24.l!Jd6+-) 18.h4 '!Wc7 19.hs .!'füc8 20.gd2 füd8
Cebalo, Borovo 200S; y la mejor estructura de 21. ~gs l!Je8 22.f4 f6 23. ~h6 gs 24.fxgs±.
las blancas les ofrece un futuro apacible. 17 .exds gb6! (D)
14 ... b4
14 ... c!llxb3+ 15.l!Jxb3 y es difícil no tras-
poner, por ejemplo: 15 ... a5 16.e5! dxe5 17.g5
c!lle8 18.c!llc5 l!Jd6 19.gxd6 exd6 20.c!LJ3e4 f5
21.l!Jf6+ gxf6 22.gxf6+-.
14 ... es? justifica la idea blanca 15.c!llf5!
gxf5 (15 ... i.xf5 es lo relativamente mejor
16.exf5 l!Jxb3+ Casares Cabanas-Argandoña
Riveiro, León 2006; 17.axb3! ©h8 18.l!Je4±)
16.g5! c!llxb3+ 17.axb3 l!Je8 18.l!Jd5+- Gopal-Li
Chao, Martuni 2007.
15.ttlds ~xb3+
15 ...e6 (D) es una extraña jugada, no tan La última mejora de las negras en esta
fácil de refutar. variante, que pone la pelota en el lado de las
blancas. Se defiende d6 para jugar es y tomar
con peón en e6. Ahora mismo hay muy pocas
partidas con esta continuación (3 en mi base
en el momento en que lo escribo), pero es fácil
pronosticar que esta línea sufrirá un escruti-
nio intenso muy pronto.
17 ...as?I Ahora la carrera es desfavorable
18.h4 a4 (18 .. .f6) 19.hS±;
17... es Es la principal alternativa, pero
deja un claro objetivo en d6. 18.dxe6 he6
19.©bll La solución modesta, porque las
blancas no han conseguido su objetivo con los
16. l!Jxf6+! (solo se ha jugado 16. l!Je3 pero ambiciosos saltos del caballo: 19.l!Jd4!? i.xa2!
después de 16 ... ©h8! 00 amenazando l!Jg8, las 20.ghel (20.b3 \Was 21..!''!d3 gbc8 22.ge1
blancas pierden tiempos para reorganizarse) ~a3+ 23.©dl i.bl 24.~cl '!Wal 2s.@e2 füe8+
16 ... ~xf6 17 .h4 y las negras deben adelantar- 26.©f2 gxel 27.~xel ~b2 28.~xb4 ixc2
se al clásico plan de apertura de la columna 29. ~d2 ~bl 30.gc3 gxc3 31. \1;Vxc3 00 y toda-
Capítulo 16: 4... éi:Jf6 5. tlicJ 96 Variante del Dragón 205

vía es difícil de valorar) 20 ... ie6 21.llic6 Wfc7 aprovechar la estructura más débil de las ne-
22.llixb8 gxb8 23.Wíd2 b3!.;;; 19.llics Wfc7! Un gras y otro basado en mantener la estructura
sacrificio de calidad similar al de la varian- actual y llevar el caballo al ataque. El primero
te anterior. 20. llia6 Ninov-Cabrera Trujillo, es el único que se ha jugado y analizado, pero
Huarte 2007 y ahora 20 ... W!as! 21.llixb8 füb8.;; probablemente el segundo sea más promete-
Otra vez cae el peón de a blanco. 19 ...hb3 dor: 19.tlid2!? 19.'ttibl con la misma idea es
No se puede permitir que el caballo llegue a paradójica, porque después del movimiento
d4, con absoluto dominio posicional. 20.axbJ de rey no es posible llevar el caballo al ataque
YNc7 21.lYd2! l3fc8 22.h4 La diferencia con 19 .. .fS!; 19.dxe6 f:xe6 20.E:d3 Ougado en la par-
otras posiciones de esta variante es evidente. tida o bien 20.:B:h3 Wff6 21.hS ie8 22.W!d2 00 ;
El contrajuego negro ha quedado reducido al 20.llid2 recomendado por Khalifman a lo que
mínimo y las blancas tienen la mejor estruc- puede seguir 20 ... ds! que llevan todas ellas
tura y un molesto asalto de peones. Las blan- a una posición compleja). 19 ... ga6 20.hs
cas tan solo deben estar atentas al paso de dos (20.llie4 solo lleva a tablas 20 .. .fs 21.ltJgs 'We7
piezas mayores por las casillas as y a6. 22.hs fü6 23.'ttib1'!Ng724.hxg6 Wfxh6 2s.~xh6
22 ...%Yc6 23.f4 l3bs 24.gh2! (amenazando gxg6 26.E:xh7 ie8 27.E:dhl I!xgs 28.E:h8+
ya W!d6) 24 ... ds 2s.%Yd3 (2s.hs E:as 26. W!xb4 @f7 29.füh7+ 'ttig6! 3o.E:h6+ 'ttif7=) 20 ...gs
W!a6+±) 25 ... l3a5 26.l3e2;!;. 21.tlie4 f6 22.@b1 La dama blanca está atra-
17 ...ia4 Es algo artificial y las blancas pada, pero no es posible capturarla y si las
no se van a dejar cambiar el caballo. 18.lüd4! torres llegan a apoyar el ataque, será decisivo,
W!as 19.h4! fücs (19 ... W!xds? 20.hs+-) 20.@b1! por lo tanto es necesario cambiarla. 22 .. J:lf7
'!Nxds 21.b3 id7 Kritz-Jianu, Plovdiv 2008 y 23.ghel Vfs 24.YNxfs+ l3xfs 2s.ge3 'ttig7
ahora 22.l:füel! con la doble amenaza llifs y (2s .. .fs!? 26.lüxgs fxg4 27.f:xg4 fü4 28.llie6t;
:B:e7 deja a las negras sin respuesta. 2s ... h6 26.a3 fs 27.gxfs ixfs 28.axb4;!;) 26.a3
bxa3 27 .l3xa3 l3xa3 28.bxa3;!; y las negras de-
18J:!het?! ben hacer un rápido contrajuego ante la debi-
Solo visualmente se opone a es. lidad de su peón d6.
18.h4!? (D) Parece la jugada más lógica,
puesto que no se puede evitar es. 18 ••. es! 19.dxe6 fxe6 20.l:!e3 l:!f7
2t.llid2?!
21.f4 11Nf6 22.E:ed3 11Nxf4+ 23.'!Nxf4 E:xf4
24.füd6 E:xd6 2S.E:xd6=.
21...dS 22.llib3 Y!fc7 23.@bt l:!b8
24.:Sdet ges+
las negras toman claramente la iniciativa.
25J:!le2
25.c3 as 26.E:cl W!b6+
25 ...Y!fb6! [2s ... as?! 26.llid4] 26.h4 d4
27.ges d3! 28.cxd3 E:xf3 29.d4 J.bs-+
30.g2e3 J.d3+ 31.@al Y!fxd4 32Jixe6
gfl+ 33J:!el Y!fxg4 34J'!:xfl Y!fxe6 35.llics
18 ... es Maslak-Porat, Pardubice 2008; y Y!fe2 36.gcl J.fs 37.Y!ff4 as 38.hs Y!fe7
ahora las blancas tienen dos planes muy dife- 39.Y!fc4+ J.e6 40.Y!fc2 Y!fgs 4t.hxg6 hxg6
rentes, uno basado en el cambio de peones y 42.a3 bxa3 43.Y!fc3 axb2+ 44.@xb2 Y!fds
206 Desmontando la Siciliana 2

45.!k2 a4 46.@al a3 47.'!We3 ~f7 48.'!Wc3 como llevar a posiciones oscuras y promete-
gs 49.'!We3 ges so.'!Wc3 gez 51.lüb3 gxc2 doras para las negras.
s2.\Wxc2 \Wes+ 53.@b1 @g7 54.'!Wdz 13 ... r!üxds 14.hg7 <ttxg7 15.exds (D)
.ixb3 1-0 La posición que las blancas buscan. El peón
en ds presiona el juego negro y las blancas
Partida 16.06 pueden combinar dos planes: asalto a través
Kotronias V. - Ristic Nen. de la columna h y presión en la columna cen-
Cutro, 2004 tral semiabierta. Las negras comprenden que
tienen pocas posibilidades en el largo plazo y
1.e4 es 2.lüf3 d6 3.d4 cxd4 4.lüxd4 siguen su ataque en el lado de dama al mismo
lüf6 s.lüc3 g6 6.~e3 ~g7 7.f3 o-o s.\Wd2 ritmo trepidante de la variante principal h4.
li.)c6 9.~c4 ~d7 10.0-0-0 ~k8 (D)

15 ... as 16.a3 b4
La variante que desbancó a la clásica La entrega de peón es la continuación crí-
10 ... ~as que estudiamos en las partidas 16.09 tica. Puede parecer precipitada, pero las alter-
y 16.10. El éxito continuado de ges, se apoyó nativas no han dado resultados.
en varios complicados sistemas, pero sobre 16 ...i.fs?! 17 .g4! a4 En otro caso ifs es una
todo en la llamada variante Soltis (a base de pérdida de tiempo. 18 ..ixa4 bxa4 (18 ... ixg4
hs) defendida con éxito por Miles y otros 19.fxg4 bxaH) 19.gxfs±.
grandes maestros, pero actualmente está 16...ftb6 17.ghel füeB 18.~e2! gc7 19.g4
también en crisis. gec8 20. ~f4 El rey negro da una impresión de
u.~b3 lüxd4 12.hd4 bs soledad preocupante. El estrechamiento del ta-
Una variante relativamente rara hace blero en la columna e divide a las piezas negras
unos años, pero que ha gozado de cierto éxi- en dos zonas incomunicadas. 20 ... ieB 21.©bl
to hasta conseguir situarse como la princi- gbs 22.gd4 Las blancas toman medidas contra
pal alternativa a llie5 que estudiaremos en la continuación a4 seguida de b4. Las negras no
las próximas partidas. La idea no puede ser logran abrir el enroque blanco y a largo pla-
más lógica, cambiar el caballo y lanzar de in- zo están condenadas. 22 .. .f6 23.h4 if7 24.hS
mediato los peones a y b, y lleva a posiciones (24.gS!? puede ser mejor) 24 ... ~es 25.c3 gs
de gran tensión. 26.~e4± Bruzón-Felgaer, Bled (ol) 2002.
n.lüds 17.axb4 axb4 18.\Wxb4 @gs
Me inclino por recomendar este tratami- Lo más elástico. Otras continuaciones:
ento posicional, porque la carrera de ataques, 1s ... ~c7 19.l:'lhel ifs 20.ge2 gbs
tan pronto parece favorecer a las blancas, 21.~c3+!± con un final muy superior.
Capítulo 16: 4... li:Jf6 5. li:Jc3 96 Variante del Dragón 207

18... gbs 19.Wc3+! @gs 20 . .E!d4 (20Jfüe1t 29 ... .E!cS! 30.b3 d5 pone a las blancas en
es lo natural) 20 ... Wb6 21.ghdl fücB 22.gc4 estado crítico.
gxc4 23.i.xc4 Wf2 24.g4 Wxh2co jakubowski- 30.Wfxd6 W/xc4+ 31.©f2 ~fa7 32.W/es
Mamedov, Bakú 2002. ©g6 33.g4 J.cs?! [33 ... id3 00] 34.W/d6+ @f7?
19.:Bhel :Bes 20.:Bd4! Ahora son las negras las que tienen una
Con una doble intención, pasar a la colum- posición desagradable de conducir y el tiempo
na e o a la h. 20.ge3!? puede ser similar pero no les debía sobrar. 34 ... ©g7.
no se ha probado a un nivel tan alto. 35.Wi'h6 Wfcs+ 36.©g2 ~k7 37.Wfxh7++-
20 ...:Bcs @f6 3S.Wfhs+ ©g6 39.ges W/c4 40J~gs+
20 .. J~as 2i.©d1!t; 20 .. J'füs 21.i&c3 Wb6 @f7 41.:Bg7+ ©e6 42.Wlh6+ 1-0
22.@d1 i.b5 23. l:'!:de4! t.
21.©dl W/c7 Partida 16.07
21...e'as 22. ©e2 Wa7 23. Wd2 l'!bs Bologan V. - Fedorov A.
(Korneev-Carlsson, Dos Hermanas 2006) y aho- Calcuta, 1999
ra las blancas deben elegir entre seguir man-
teniendo la tensión con 24.l:'!:b4?!, o pasar a un 1.e4 c5 2.ltJf3 d6 3.d4 cxd4 4.ltJxd4
final con una ventaja simbólica tras 24.We3!? ltJf6 s.ltJc3 g6 6 ..ie3 .ig7 7.f3 liJc6 s.W/d2
ib5+ 25.c4 ia6 26.l:'!:xbB+ '!Wxb8 27. Wd3 '!Wxb3! o-o 9.i.c4 id7 10.0-0-0! ges 11.J.b3
28.Wxb3 hc4+ 29.Wxc4 gxc4=. ltJes 12.@b1! (D)
22.W/d2 as 23.©e2
El rey tiene que seguir huyendo, pero pron-
to encontrará un lugar más seguro en el flanco
de rey. 23.ge3! es una interesante sugerencia
del Informator. 23 ... l:'!:al +24. ©e2 if5 25.c3 l:'!:hl
(25 ... l:'!:b5 26.~c4! i'k5 27.id3±) 26.©f2!±.
23 ...J.fs 24.c3!
24.°ilYh6?! es interesante pero no del todo
clara: 24 ... ~xc2! (24 ... e5 25.dxe6 ixe6 26. ©fl!
1xb3 27.cxb3 l'k2 28 ..!'!h4 f5 29. We3 lhb2
30.l:'!:a4 E1xa4 31.bxa4±) 25.l:'!:h4 g5! 26. 'ªxg5+
.ig6 00 •
24 ... W/b7 La jugada que recomiendo, era hace un
24 .. J~bs 25.iaH y las blancas están muy par de décadas variante oscurecida por la uni-
cerca de consolidarse tanto en el flanco de rey versal 12.h4. Su popularidad ha subido como
( ©fl) como en el de dama (ic6 y b4). la espuma y actualmente pone en duda la
25.i.c4? corrección de la variante 10 ... .E!cS.
Es imposible ser preciso durante muchas Otro punto a su favor es que elimina la
jugadas en una posición tan molesta. Mejor necesidad de estar preparado en una jungla
parece 25.l:'!:b4! l:'!:b5 26.©fl [y ahora 26.ic4! teórica cada vez más intrincada. El punto
.!hb4 27.cxb4 l:'!:bs 28.b3 (28.b5 id7) 28 ... Wxb4 parece ser que las blancas hacen una jugada
29.'i;lfxb4 füb4 30.©d2 @fs 31.©c3 l:'!:bs útil en la mayoría de las variantes y obligan a
32,gal± y el final es muy favorable] 26 ... E1b8 las negras a definirse primero.
Housieaux-Bijaoui, Condom 2005. 12 ... ltJc4
25 ... es! 26.dxe6 gxc4 27J~xc4 W/bs Sigue siendo la jugada más frecuente, pero
2S.exf7+ @xf7 29.W/f4 g5?! los resultados para las negras han sido ma-
208 Desmontando la Siciliana 2

los, 31% contra el 47%, de 12 ... ges!? que es 24. E:xg4 ±) 24. VNxc3 es 25. lllfs+ ixfs 26.exfs
actualmente la principal esperanza de las E:xfs 27.E:xg4± el ataque continua. 17.ih6
negras y se estudia en la partida siguiente. if6 Todo muy peligroso, pero las alterna-
12 ...~as Lleva a líneas similares a la tivas parecen peores: 17 ... lhc3?! 18.ixg7
variante 10 ... VNas en peores condiciones. @xg7 19 ..!'!xhs füb3 20.W/h6+! @f6 21.~gS+
12 ... as Con la amenaza a4 provoca una po- ©g7 22.liJxb3 ~a4 23J!ghl :1!g8 24.!l:h7+
sición más trabada y un desarrollo de la par- @fs 2s.~h6+ ©es 26.ghs+; 17 ... ihs?! Pare-
tida más estratégico, pero las blancas siguen ce llevar de un modo casi forzado a un final
estando arriba, gracias a las magníficas ubi- poco apetitoso para las negras: 18.fxg4 liJxg4
caciones de sus caballos. 13.a4! lllc4 14.hc4 19.gh4 W/cs 20 ..!'!gxg4 ixg4 21.ie3 ie6
.ib:c4 15.b3 E:cs 16.llldbs! Aumentando el 22.liJxe6 ixc3 23.bxc3 ~xc3 24.llJxfB ~xd2
control de ds y evitando algunos trucos tácti- 25.ixd2±) 18.fxg4 hg4 (18 ... liJxg4 19.llJfs!
cos basados en la indefensión de los caballos. con ataque demoledor. Por ejemplo: 19... ixfs
Por ejemplo: 16.g4 (más frecuente) 16 ... W/c7 20.exfs .ixc3 21. WI gs W/xfs 22. W/xg4! W/xg4
17.llldbs llJxe4!? 18.lllxe4 ixbs 19.axbs ds 23.gxg4+-y no hay defensa para todas las pie-
20.liJf2 a4 con cierta confusión. Cornette- zas atacadas) Karjakin-Radjabov, Sochi 2008; y
Petrosian, Heraklio, 2002. 16 ... ie6 17.h4 hs ahora en vez de la jugada de la partida 19 ..ifB,
18.id4 ~d7 19,ghel Perfecta centralización con 19.if4! las blancas se garantizan una
y preparación del plan con la ocupación de considerable ventaja: 19 ... lllc4 20.ti'h2 hd4
ds. 19... @h7 20.ge2 (20.ll\ds directo parece 21.gxg4 ©g7 (2I....ig1 22.ggs! es 23.i::!xhs+-)
posible: 20 ... ll\xds 21.ixg7 ©xg7 22.exds ifs 22.ti'xhs± y una vez más la compensación en
23.liJd4±) 20 ...~ds 21.lllds lllxds 22.hg7 peones por la pieza es insuficiente.
©xg7 23.exds id7 24.llld4± Lanka-Bindrich,
Leutersdorf, 2001. 13 ..bc4 gxc4 14.g4! (D)

12 ... a6 Una jugada difícil de creer, pues-


to que estamos harto de considerarla floja en
las jugadas anteriores, pero que se ha ganado
un cierto respeto al ser utilizada repetida-
mente por Carlsen y una vez por Radjabov.
Con todo, me sigue pareciendo sospecho-
sa. 13.h4 hs Es la única jugada lógica, pues-
to que si se permite hs se entra en variantes
en las cuales @b1 es una jugada útil y a6 una
pérdida absoluta de tiempo. 14.g4 hxg4 Tam-
bién prácticamente obligada, aunque 14 .. Jk3
se podría considerar. 15.hS El tratamiento Aparentemente, una jugada como otra
temático. 15 ... lllxhs (15 ... gxc3 16.h6 í"!xb3 más de las posibles en el ataque blanco, pero
17.axb3 lllxf3 18.lllxf3 liJxe4) 16.gdgl ti'as perfectamente dirigida contra las ideas ne-
Intentando mejorar 16 .. Jks 17.ih6 ©h7 gras de hs y bs, como solo los análisis concre-
18.ixg7 ©xg7 19.f4! ll\c4 20.ixc4 í"!xc4 tos pueden demostrar. Las negras han proba-
21.fs (con la amenaza ghs) 21. .. eS (21..Jfüs do virtualmente cada jugada razonable en la
22.füg4±) Topalov-Carlsen, Bilbao 2008; y posición, pero a día de hoy parece que la solu-
ahora 22.fxe6! fxe6 23.b3 obliga a las negras a ción está enjugadas anteriores.
dar la calidad y después de 23 ... í"!xc3 (23 ... l'!cs 14 ... bs?!
Capítulo 16: 4... ti:if6 5.ti:ic3 g6 Variante del Dragón 209

A pesar de presentarla como variante no es fácil jugar con las blancas y los resulta-
principal, debido al volumen de teoría, esta dos de las negras son buenos. Las otras posibi-
entrega de peón (que no será aceptada) puede lidades son sólo sufrir y sufrir: 16 ... bs l 7.hxg6
calificarse como dudosa. Echemos una ojeada fxg6 18.tt:Jds± tt:Jxds 19.exds 1Mi'b7 20.Wh2 h6
a las otras alternativas: 21.ixh6 E:xd4 22.B:del i.fs 23.ixg7 ©xg7
14 ...~c7?! Como preparación del ataque 24.1Mfh7+ ©f6 25.gxfs gxfs 26.B:e6+ 1-0 Al
negro es impecable, pero en estos tiempos Sayed-Somev, Dubái 2001.
de análisis con engendros informáticos, no se
puede uno despreocupar de los peones como
en la vieja era. lS.gS [15.h4!? (il!k8) 16.hS
bs?! 17.hxg6 fxg6 18.gs tt:Jhs 19.tt:Jds 1Mi'ds
20.b3 :B:4c5 21.tt::lfs! Rhodes-Matthew Paul,
cr. 2000 tampoco parece malo, pero hay que
contar con 16 ... :B:c3!?] lS ... tllhs 16.c!lids ~d8
17 .tlle2 (La amenaza 8g3 entorpece la defen-
sa del peón de a7) 17 ....ie618.ha7! Bologan-
Chatalbashev, Bourbon-Lancy 1998 y va-
rias otras partidas. No hay compensación
suficiente por el peón.
17.bxc3 ~c7 18.hxg6 fxg6 19.tllb3 ie6
14 ...ie6?! Con una idea similar a ~c7, Las negras no están preparadas para recuperar
apilar piezas contra el enroque blanco, y un peón: 19 ... \1;Vxc3?! 20.~xc3 E:xc3 21.:B:d3!±
con todo resulta lenta. 1S.h4 ~as 16.tllb3 y deben elegir entre cambiar la torre o dejar
~a6?! (16 ... 1Mi'c7 tal vez sea mejor, pero na- que las blancas vuelvan a recuperarlo. 20.id4
die la ha experimentado hasta ahora. 17.tt::lbs if7 (20 ... as 21.gS tt:Jhs 22.ixg7 tllxg7 23.f4
~d7 18.85d4 parece favorable a las blancas) a4 24.ll:id4 if7 25. \1;Vd3± para seguir con fs)
17 .i.h6! Antes de la que la torre se vaya de 21.~h2! (con idea de es) 21. .. es 22..ie3 as
fs. 17 ....ixh6 18.~xh6 fücc3 19.bxc3 ~k8 (22 ... \1;Vxc3 23.~d3 \1;Vb4 24.gS tt:Jhs 2s.'11;Vd2±)
20.hs La entrega de calidad no ha parado la 23.~d2 a4 24.tllcl ds!? Tratando de activar-
furia del ataque blanco, que tiene ahora temas se, pero con escaso éxito. Con otras jugadas
también en la octava fila. 20 ... fücc3 21.~fü2! las negras pueden mantener la posición tensa,
Tratando de evitar líos, porque 21.hxg6 fxg6 aunque es difícil creer que la compensación
22.gS )"1xc2!! y las negras no pueden perder. sea bastante. (24 ... ll:ies!?) 2S.gS! tlle8 26.exds
21...~a3? (21...füf3 22.hxg6 fxg6 23.eS ixb3 tlld6 (Tseshkovsky-Kopjonkin, Presov op
24.cxb3 dxe5 25.gS fül 26.:B:xfl ~xfl+ 27.©b2 2000) 27.~d3 tllc4 2s.tlie2±.
tt:Jhs 28.)"1d2±) 22.hxg6 fxg6 23.eS!+- Llobell-
Gallagher, Lausana 2001. 14 ... a6?! Adolece de la lentitud habitual.
1S.h4 bs 16.hs b4 17 .c!lids tllxds 18.exds '1flas
14 ... ~8!? Una de las alternativas más ra- 19.hxg6 fxg6 20.~h2 @f7 21.tllfs (2I.\1;Ve2!+-
zonables, por su idea y por sus resultados. Las E:c7 22.E:xh7) 21. ...ixfs 22.gxfs ~fü8 23.~g2
negras preparan füc8 seguido del sacrificio 1-0 Rodríguez-Benvenga, ICCF Email 2001.
temático !k3. 1S.h4 gfc8 16.hS gxc3!? (D)
Después de esta jugada las opiniones son bas- 14 ...\1;Vas?! Intentando trasponer a la
tante coincidentes. Las negras no deben tener variante 10 ... 1Mi'a5 en una versión concre-
compensación suficiente, pero en la práctica ta (con las jugadas g4 y ©bl de las blancas),
210 Desmontando la Siciliana 2

pero con un juego enérgico las blancas pue- Esta novedad, debida a Topalov, cambió
den asegurarse la ventaja. 15.llib3 ~a616.e5! por completo la evaluación de la variante
El tratamiento directo. 16 ... llixg4 (16 ... llleB 12.@b1!, de inofensiva a demoledora.
17.llids±) 17.fxg4 .ixg4 (17 ... ixes? 18.lllds 15 ... gcs
l":!e8 19.h3+- y las negras no tienen compen- 15 .. Jks? es un error en el que han caído
sación. Bauer-Van Wely, Enghien les Bains muchos 16.llle6!+-
2001) 1s.:adf1! (Parece más fuerte que 18.exd6 16.llldxb5! Yfas
ixc3! 00 ) 18 ... dxeS 18 ... ixeS 19.llids :Eles (19 ... La jugada más frecuente, que afloja un
e6 20.h3! ±) 20.id4±. 19.llids! (19.l~fügl ifs poco el enroque blanco, pero queda a tiro de
20.ih6 .bh6 21.Wxh6 e6 22.llid2 :Elb4 23J'gg3 algunos temas tácticos. Otros intentos:
:Elds 24.:Elgf3 Wb6 25.~de4 l":!xb2+ 26.@al f6 16... a617.llld4 Wc7 18.llide2! ie6 19.id4
27. ~xf6+ @f7 28. Wxh7+ Kaiumov-Solovjov, con esta reagrupación la presión de las negras
Alushta 2002) 19 ....ie6 20.llixe7+ ©hs 21J;d1 sobre el enroque blanco queda neutralizada.
:Ses 22.llids±. 19 ... llid7 20.ixg7 @xg7 21.h3 ~b6 22.f4±
Goloshchapov-Korobov, Novgorod 1999.
14 ...hs!? Una continuación con el induda- 16....ixbs?! 17.~xbs a6 18.~a7 :Ela8
ble (y tal vez único) mérito de no haber sido 19.eS!+-; 16 ... llixe4? 17.fxe4 ixg4 18.llle2+- es
analizada en detalle. Las negras tienen la ac- completamente insuficiente.
tividad habitual y las blancas necesitan unas 17.a4 a6
jugadas para reorganizar su pieza cara a las 17 ...'l!:ra6 Mantiene las damas, pero es sim-
nuevas debilidades. 15.gxhS llixhs 16.llide2! plemente truquera. 18.h4 (18.lllxa7?! l":!xc3
Solidificando c3 y preparando el cambio de al- 19.Wxc3 ~xe4~) 18 ... gb819.hs ixbs 20.axbs
fil de negras. 16 ....ie6 17 ..ih6 ~as 18..ixg7 l":!xbs 21.hxg6 fxg6 22.ih6 (22.~xbS!+- ~xe4
©xg7 19.l1fügl gfcg 20.llid4! Adelantándose 23.Wds+ fü7 24.id4) 22 ... E:as 23.ixg7 E:al+
a las amenazas en a2. 20 ... :Elxc3?! 21.llixe6+ 24.©b2 Wa3# 0-1 Villalba Izquierdo-Vallejo
fxe6 22.bxc3 ~xc3?! (22 ... l'!xc3) 23.~xc3+ Díaz, ESP-chJ U14 1999.
:Elxc3 24.eS!? Con esta maniobra, las blan- 18.ll:Jds! (D)
cas no solo mantienen la ventaja material Las complicaciones siguientes se han
sino que toman la iniciativa. 24J~d3!? 24 ... ds resuelto con ventaja para las blancas en
(24 ... E:xf3 25.exd6 exd6 26. !hd6+-) 25.:Sd3 ~k7 muchas partidas, y los programas tampoco
26.gd4!+- Macieja-Gallegos, Curasao 2002. dan esperanzas.

15.b3! (D)

18... YlVxdz 19.tlJxe7+ ~h8 zo.gxd2!


~ke8
Capítulo 16: 4... lt:.f6 5.lt:.c3 96 Variante del Dragón 211

La única alternativa es 20 ... axbs, pero des- ik5 35.J.b6 gb5 36.tlic4 gb4 37 .0.d6!
pués de 21.lt:ixc8 l'!xc8 2z.gxd6+- las blancas Las blancas logran iniciar una maniobra
tienen ya torre y 3 peones contra las dos pie- que aprovecha la mala posición del alfil de a4.
zas blancas, iniciativa y pueden cambiar fácil- y como consecuencia de su heroica defensora,
mente una pareja de torres o el alfil de casillas la torre.
negras. 37 ... lüf6 3S ..ia5+- .E:bs 39.ic7 ~!b4
21.ltJxg6+! 40.©a2 ibs [4o ... ic6 41.c3+-] 41.c4 ic6
Esta jugada parece garantizar cierta ven- 42.e5 lüd7 43.e6 tlie5 44.ltJf7+ 0.xf7
taja y 21.~fs es interesante pero menos 45.exf7 h5 46.gds+ ©h7 47.ies .E:b7
clara. Sin embargo me parece más convincen- 4S.fsYe ixfs 49J~xfs ©h6 50.h4 hxg4
te: 21.~xd6! gxe7 22.ic5 ges 23.~a3 ~e6 si.fxg4 .E:h7 s2 ..E:gs! 1-0
(23 ... ic6 24.'°llc4 ge6 25.~xf8 ~xf8 26.gdg
©g7 27.lt:ia5+- Bakre-Singh, Goodricke 2002) Partida 16.08
24.'°llb7 ges?! [24 ... i:'lbs parece mejor, es- Ponomariov R. - Tiviakov S.
perando 25.id6?! (pero es mucho mejor Moscú (m/2), 2001
25.gds+ E:xd8 26.lt:ixdS+- y no hay manera de
evitar i.d6) 25 ... '°llxe4! 00 ] 25.i.b2 (25.gds++-) 1.e4 c5 2.lüf3 d6 3.d4 cxd4 4.lüxd4
2s ... '°lld7 26.ghdl gc7 27.lllds lllfs 28.ixes lüf6 5.ltJc3 g6 6.ie3 i.g7 7.f3 0-0 s.'!Wd2
ixe5 29.lllxe6 '°llxe6 30.!!d7 con ventaja deci- lt:.c6 9.ic4 .id7 10.0-0-0 lüe5 11.ib3
siva; Kolev-Hernández, Catalunya-ch 2000. .E:cs 12.©b1 ges (D)
21 ... fxg6 22.lüxd6 ge6 23.ics!± (D)
Con 4 peones por la pieza y posición más
compacta es indudable la ventaja de las blan-
cas, pero aún queda cierta actividad en la
posición negra.

Esta jugada, que algunos han calificado


de "misteriosa", es la que mejor ha resistido
el empuje de 12.@bl. La idea puede ser: si las
blancas hacen una jugada útil sin comprome-
terse, las negras tratan de hacer lo mismo.
23 ...ic6 [23 ... hs 24.g5 '°llh7 25.'°llfs!+-] Pero lo cierto es que 12.@bl parece de lejos
24.lüc4 ~füs 2sJM6 gxd6 26.ixd6 gas una jugada más útil que 12 ... lies.
27.ie7 ~füs [27 ... !!eB 28.i.a3±] 2s.gd1! 13.h4!
ixa4 29 ..id6 gb7 30.tlia5 gb5 [30 .. J~fü6 El orden más preciso por culpa del típico
31.i.c7 lib4 (31...E:bs 32.!!d4 l'.k5 33.ib6 É!b5 sacrificio de calidad. 13 ..ih6?! ~xh6 14. ~xh6
34.ids+-) 32. ©a2 ieB 33.!!dB+-] 31.ic7 gxc3!co
lügs 32.©cl ih6+ 33.©bl .ig7 34_gd3 13 ... h5
212 Desmontando la Siciliana 2

13 ... lLlc4?! 14.hc4 E:xc4 15.g4 ti'as Lleva 15..ixc4 gxc4 16.ig7 @g7 17.c!lids! (D)
a posiciones similares a la variante antigua; Llegando a una posición clave que también
ver la partida 16.09. 16.lLlb3 'Ua6 (16 ... V!íc7 se puede alcanzar por el orden 13.ih6 y que
17.e5!; 16 ... V!íe5 Ha dado resultados excelen- ahora vamos a profundizar un poco más.
tes, pero no parecen justificados por la posi-
ción. 17.id4 V!íe6 18.h5± Con un tremendo
ataque Rachels-Wierzbicki, USA 1991) 17.eS
lLlxg4 18.fxg4 hg4 19.E:dgl dxes (19 ... ixe5
20.id4!±) 20.ih6 if3 (Kokarev-Rozkov,
Kazan 2008) y ahora 21.hg7! mxg7 22Jfü3
E:g4 23J~el-+.
14.ih6! (D)
Ahora sí, una vez intercaladas las jugadas
h4 y h5, recomiendo el rápido cambio del alfil.

17 ... es
17 ... lllxds 18.exd5 es 19.dxe6 ixe6
20.E:hel id7 2Ul:xe8 ixe8 22. V!íf4± Prie-
Derieux, Cap d'Age 2002 con mejor estructura
y un fuerte caballo en d4; 17 ... e6 18. .!Ue3 ~'ka
19. .!Ub3±.
18.c!lixf6 Wfxf6 19.c!lib3!
19.lLlez es un circuito más normal para
el caballo y parece que también ofrece pers-
pectivas de ventaja: 19 ... ie6 (19 ... E:c6 20 . .!Uc3
14 ... c!lic4 ie6 21.Vlíe3 E:ec8 22.lllb5;t) 20.V!íxd6 E:ec8
14 ...ihs?! 1S.g4 y el blanco ataca como 21.c3 E:a4 22.lllcl E:a6 23.V!íd2 V!íe7 24.b3
de costumbre. 15 ... V!í as (15 ... hxg4 16.f4 lll c4 Salgado López -Arribas López, Sanxenxo 2007;
17.V!íe2 llla5 18.h5-+ Willemze-Molínari, la compensación no parece suficiente.
Dieren 1999) 16.l'l:dgl (16.gxhs!?) 16... V!ícs 19.. J~e6
17 .gxh5 lllxhs 18.ie3 ± lLJc4 l 9.ixc4 V!íxc4 19 ... E:c620.llla5!±;19...i.e620. V!íxd6 E:ec8
20.l~gs @h7 21.llld5 f6? 22.b3 V!ía6 23. V!íg2!+- 21.c3 E:4c6 (21. .. b5 Leko-Carlsen, Miskolc 2008
fxgs 24.V!íxgs .!'ks 25.E:gl ig4 26.E:xg4 V!ífl+ es más floja, puesto que ni as ni b4 son ame-
27.i.cl Kodric-Malakhov, Bled 2001. nazas. Por ejemplo: 22.E:d2! b4 23.cxb4 El8c6
14 ...'Uas 1S.g4! Este tratamiento directo 24. V!ída±) 22. V!ídH. Las negras tienen alguna
parece lo más fuerte.1S ... E:xc3 16 ..ixg7 @xg7 compensación por el peón, pero no debe ser
17.bxc3 E:ca 18.gxhs (18.g5?! es difícil enten- suficiente.
der la insistencia de los módulos en cerrar la 20.Wfas!
posición en las carreras de ataques) 18 ... lllxhs zo.ti°e3!? b6 21. lllcl ic6 22.b3 .!3cs 23. llld3
19.Elhgl V!íxc3 20.V!ígs lllf6 21.hS± González ElaS 24.c4;t Zorko-Nithander, Herceg Novi
A.-González Vida!, Oviedo 2008. Las blancas 2005. Pero da la impresión de que las negras
tienen calidad de más y un ataque que no pueden jugar mejor.
parece fácil de parar. 20 .. Jfa4
Capítulo 16: 4... lt:Jf6 5.lt:Jc3 96 Variante del Dragón 213

20 ... a6 es la otra forma de defender el auténticos partidarios fanáticos, actualmente


peón, pero obliga a entregar otro y 21. ~b6 ds pasa por un momento crítico.
22. ~xb7 ic6 23. ~xa6 y la posible compensa- 13.<i>bl
ción después de 23 ... ia4!;!; es insuficiente. Esta jugada es verdaderamente universal
21.Wfc3?! en todas las variantes con el Rauzer.
Y ahora la sugerencia de Ponomariov y 13 ... tlic4
Komarov 21. ~c7! ic6 22J'M2;!; parece garanti- Miles de partidas han seguido esta vieja
zar un juego mucho más cómodo a las blancas. receta del ataque, oscureciendo a todas las
21. .. Vds! demás alternativas, pero actualmente no pa-
Con esta maniobra Tiviakov mejora su rece lo mejor. Además del estudio especial de
dama y equilibra el juego. la alternativa de moda, vamos a dedicar unas
22.gdz Vb6 23.lllcl J.bs 24.b3 ga6 líneas a las otras:
2sJfüd1 '!Wds 26.g3 gc6 27.Wfe3 Vb6 13 ... gc4?! Una idea temática, que no es po-
2s.Wfxb6 gxb6 29.<i>al fs 30.lllez fxe4 pular aquí. 14.'i«ell Es mi sugerencia que ame-
31.fxe4 hez 32J~xe2 gf6 33.ci>bz gc6 naza capturar la torre sin perder el importan-
34_gd3 @f7 3SJ~g2 ~-~ te alfil de casillas negras y coloca a las negras
ante una decisión incómoda: retirar la torre
Partida 16.09 que acaban de situar en c4 o perder la calidad
Golubev M. - Cebalo M. con una compensación dudosa. 14.ixc4 ll.lxc4
SUI-ch Graechen, 1999 15. 'i«cl lLixe3 16. V«xe3iii. 14 .. Jks (14 ... fücs
15.hs lLixhs 16.lLids V«xel 17.~hxel @fs
1.e4 es 2.lllf3 lllc6 3.d4 cxd4 4.lllxd4 18.i.xc4±) 1s.hs tl:lxhs 16.tl:lfs!±.
g6 s.lllc3 .ig7 6.i.e3 cllif6 7..ic4 o-o
s.J.b3 d6 9.f3 J.d7 10.Vdz Vas n.h4 13 ... hs Esta jugada, tan popular en la
tlies 12.0-0-0 gfcs (D) variante de ~c8, tiene poco éxito aquí. El mo-
tivo es la situación expuesta de la dama negra
y la indefensión del punto e7.14 ..igs! Se ame-
naza if6 seguido de tl:lds. 14 ... gcs 14 ... lLic4
15.ixc4 ~xc4 16.lLib3! y según cuál sea la re-
tirada de dama puede seguir if6 seguido de
lLids o bien es. 16... ~ e5 la única que evita las
dos amenazas, pero la dama queda expuesta.
17.E:hel±, preparando el eventual acoso a la
dama negra. 15.hf6! exf6 Puesto que los pe-
ones van a ser debilitados en cualquier caso,
el menos mantener el alfil. 1S ... 1xf6 16.lLids
~xd217.lLixf6+±.16.f4! Pero las blancas enti-
Uno de los esquemas más antiguos y tal erran el alfil negro con este avance. 16 ... tl:lg4
vez más entrañables del Dragón. Todas las (16 ... 1h617.lLide2 lLic418.ixc4 )"i:xc419. ~xd6
piezas negras toman posiciones muy natura- ig4 20.g3 ixe2 21.lLixe2 ~xe4 22.lLic3 )"i:e6
les para atacar al rey blanco, e incluso la torre 23. ~d7± Stellwagen-Almeida, Morelia 2007)
le hace una casilla de escape al propio, por si 11.fs .ih6 1s.V«e2 gxfs 19.tl:lxfs± Galkin-
tiene que salir huyendo de su castillo. Se ha Malakhov, Saint-Vincent 2000.
discutido durante muchas décadas, y aunque
puede recuperarse una y otra vez, y tiene 13 .. Jks Otra idea interesante y lógica
214 Desmontando la Siciliana 2

(prepara el doblaje de torres) que no ha reci- da del propio Fletwood con negras. 20 ....ixc3
bido mucha atención. 14.hs lllxhs Un poco 21.~e6 .ixd2 22.gxe7 if5 23.gxd2+-
mejor es 14 ... gxc3! 15.W/xc3 W!xc3 16.bxc3 Edelstein-Fletwood, cr. 1993.
tt:lxhs;!;. 15.lllf5! .ixfs (15 ...gxfs? 16.l"1xhs! 15 ...Wfd8?! Las negras no se han recupera-
tt:lc4 17 ..ixc4 l"1xc4 1a.ih6! if6 19.W!f2 @ha do de un par de refutaciones de los años 60.
20.gdhl i!b4 21.id2+-; 15 ... gxc3? 16.lllxe7+ Más bien sufren nuevos embates: 16.ih6 ih8
@fa 17.W!xd6+-) 16 ..ixcs clxcs 17.exfs± (16 ... W/fs 17.ixg7 W!xg7 1a.g4 ie6 19.llld4
Como en muchas otras posiciones del dragón, llld7 20.hs gaca 21.hxg6 hxg6 22.lllce2 g4c5
las negras tienen cierta compensación por 23.c3 lllfa 24.gdgl± Karpov- Whiteley, EU-
la calidad, pero si las blancas mantienen la ini- chT 1973; con la amenaza f4-f5) 17.hS gac8
ciativa deben llevar la mejor parte. 18.hxg6 fxg619.e5! llle8 (19 ... dxes 20.lllds+-)
13 ...bs!? Se ha convertido en la tabla de 20.exd6 e6 21.igs lllf6 22.g4+- Ciocaltea-
salvación de esta variante y por tanto le dedi- Drimer, Rumanía 196a. Con ventaja material
camos una partida independiente, la 16.10. y ataque.
15 ...Wfc7 16.g4! Es menos claro 16.id4
14 ..ixc4 gxc4 15.lL!b3! (D) ie6 17.hS aS la.a4 bs!?~. 16 ...ie6 Necesario
ante la amenaza es seguido de gs. 17.h5 as
(17 .. Jka 1a.id4!± explotando la flexibilidad
de la jugada 16) 18.llld4! (D) Esta es la ventaja
de no haber ocupado la casilla d4.

Esta consulta a la dama negra, que abre


a la vez la columna d, y por tanto prepara
detalles tácticos, se ha convertido en una
pesadilla para las negras que han probado
todas las retiradas sin alcanzar la paz. 18...gxc3?! Medida demasiado radical, pero
15 ... ~a6 con otras jugadas las negras tienen también
junto con 15 ... W!c7, la retirada más popu- muchos problemas: 18... id719.hxg6 fxg6 20.gS
lar, dejando la dama en funciones de ataque, lllhs 21.lllds±. 19.lllxe6! fxe6 20.Wixc3 Wfxc3
pero algo alejada de los acontecimientos cen- 21.bxc3 llld7 (21...gxhs 22.gS+-) 22 ..id4 gfs
trales. Veamos las otras: 23.gdfl g5 24.h6 if6 2s.i.e3 ges 26.gh5+-
15 ...Wie5?! Aquí la dama se convierte en un Macieja-Salmensuu, Saint-Vincent 2000.
objetivo, y las partidas por correspondencia la
han condenado: 16 ..id4 Wie6 17.ghel l:fac8 16.h5 gac8
18.eS! Muy directo y bastante convincente, 16... lllxhs no es muy frecuente, pero la
aunque no único. 18 ... lllds (18 ... dxes 19.l"1xes refutación no es tan sencilla. 17.lllds! (17.g4?!
W! d6 20. W! e2 ±) 19.exd6 lllxc3+ 20 ..ixc3 juga- lllg3!°") y las negras no tienen buena defensa
da obvia, pero que mejora una anterior parti- del punto e7, por ejemplo: 17 ... gea (17 ... @fs
Capítulo 16: 4... éiJf6 5.éiJcJ 96 Variante del Dragón 215

18.g4+-) 18.g4 lLig3 19.23hgl±; 16 ... :!!xc3 En sus comentarios a una partida
17.'\Wxc3! lLixe4 18.'\Wel lLif6 19.hxg6 fxg6 anterior, Istratescu-Golubev, Istratescu reco-
20.i.gS+- y las blancas tienen la ventaja mate- mendó 22.B:d2!? pero es interesante que el
rial y la iniciativa. propio Golubev elija la continuación de la pro-
17.hxg6 fxg6 pia partida. 22 ... b4 23.lllds ixds 24.exds±.
17 ... hxg6? es un error conocido 18.ih6 22 ... dxe5 23 ..ixf6 hf6 24.V9xh7 if7
ih8 19.if8!+- lLihs 20 ..be7 ds 21.lhhs gxhs 2sJ::i:d1
22. ~xds i.e8 23. lLics :§:xc3 24. lllxa6 füc2 Una vez más Istratescu recomienda 25.2:d2
25. '\Wgs+ 'i!lh7 26. '\Wxhs+ Michiels-Roemhild, mientras que Golubev sigue la partida.
Bad Wildbad 2003. 25 ...V9c6?!
18.g4 25 ... gd4!? Istratescu-Golubev, y ahora sí la
Especulando con un posible es seguido de recomendación de Istratescu 26.:Sxd4! exd4
gS, con gS y lllds y con el paso de la dama a h2. 27.llle4±.
1s... bs 26J~hdl gd4 27 .lllxd4 exd4
18 ....i.e6 Parece la jugada más lógica, qui- 27 ... '\Wxd7 28.lLidxbs ~b7 29.gS 1xg5
tando al alfil de su posición expuesta y si- 30.llle4 if6 31.'1Wxf7+!+-.
tuándolo en una diagonal agresiva. 19.i.d4 28.g7xd4 hd4 29.gxd4+- V9xf3
bs (19 ... if7 se ha jugado varias veces, aun- 30.V9hs+ igs 31.V9h6+ s!?es 32.V9xg6+ if7
que no le veo el sentido. 20.gS lLihs 21..i.xg7 33.V9h6 V9f1+ 34J~d1 '9c4 35.V9hs+ igs
'i!lxg7 22.f4 ± y la diferencia en la seguridad 36.V9h5+ if7 37.V9xb5+ V9xb5 38.lllxbs
de los reyes es patente) 20.gs lLihs 21.i.xg7 a6 39.llld4 ges 40.b3 ig6 41.s!?b2 :Ses
'i!lxg7 22.lllds! ixds (22 ... l"!xc2? 23. '\Wd4+ 42.gd2 ge4 43.lllc6 @f7 44.gd4 gez
©f7 24.lllb4+-) 23. '\Wxds l"lf8?! (23 ... l"lxc2? no 45_gf4+ @es 46.gc4 gg2 47.~es 1-0
funciona por 24.lLid4 y no hay buena retirada
para la torre, por ejemplo: 24 ... l"lg2 25.lLie6+ Partida 16.10
©ha 26 ..!!xhs+-. Lo más resistente puede ser Polzin R. - Roos M.
23 ... '\Wc6 24.'1We6 '1We8 pero las blancas siguen Dresden op, 1999
al mando con 25 . .!!h2±) 24.llld4 lLJf4 25.lLJe6+
lLixe6 26. '\Wxe6 .!!c7 27. ~h3+- Socko-Sylvan, 1.e4 c5 2.lllfJ d6 3.d4 cxd4 4.lllxd4
Helsingor 2008. ~f6 5.~c3 g6 6.ie3 ig7 7.f3 0-0 s.i.c4
18.. JgxcJ es el recurso clásico, pero no es su- ~c6 9.e-dz id7 IO.h4 é¡jes 11.ibJ V9as
ficiente. 19.bxc3 .i.e6 20. '\Wh2 .B:xc3 21.eS! füe3 12.0-0-0 gfcg 13.@bl bs (D)
22.exf6+- Tamayo-Hoffman, Ourense 2008.
19.J.h6
19.eS! es una enérgica continuación que
parece refutar la variante, pero de la cual
no existen ejemplos válidos. 19 ... lLixg4 (19 ...
dxes 20.gs ifs 21.gxf6 exf6 22.'\Wds+! i.e6
23.'\Wd6+-) 20.fxg4 ixg4 21.~dS++-
19...ihS 20.igs!
Preparando if6 y lllds
20 ... ie6
20 ...b4?! 21..bf6 i.xf6 22.lllds l"!xc2
23. lLixf6+ exf6 24. '1Wh6+-
21. V9hz @fs22.es Una jugada que se le atribuye a Kortchnoi.
216 Desmontando la Siciliana 2

El sacrificio de peón es temático en el dragón ixfs 21.exfs V9f8 22.egs lüf6 23.fxg6 lüxg6
y casi siempre poco exitoso. El especialista del 24.eas± Wang Lei-Ward, Beijing op 1993.
Dragón, Ward, ha trabajado mucho en esta lí- 1s.hd2!
nea con bastantes éxitos, pero objetivamente Me inclino por recomendar esta jugada
parece que las blancas mantienen su ventaja. que defiende la casilla c3, importante en algu-
14.c!licxbs! (D) nas variantes tácticas.
15 ... c!lic4
Esta jugada se reparte las preferencias con
la vez más complicada 15 .. J'.i:ab8 16.lüc3 lüc4
que pone a las blancas ante una gran encru-
cijada: 17 .hc4 Las alternativas .igs y icl
son interesantes, pero mientras no haya ar-
gumentos en contra, creo que las blancas de-
ben intentar simplificar la posición.17 .. .l:bc4
18.lüb3 ie6 19.ie3 as?! 20.gd4! Las negras
se ven obligadas a aflojar la presión. Parker-
Tan, Hastings 1994.
16.hc4 B:xc4 17.b3! (D)
14 ...Wfxdz
Es un cierto descanso comprobar que las
negras prefieren cambiar damas para demos-
trar la compensación después. Hay que tener
en cuenta que no se ha avanzado el peón g
y la estructura de peones blancos es sólida.
Aunque no se debe despreciar la actividad de
las piezas negras, con un buen juego se puede
neutralizar.
14 ... ti°a6 Es la jugada original, pero la
dama no queda bien situada aquí. 15.lüc3 lüc4
16.~d.3 gab8 17.icl Las blancas oponen un
verdadero muro de piezas delante de su rey Con esta reorganización, la compensa-
y no renuncian al ataque: 17 ... gb4 18.hS ción por el peón se limita a cuestiones testi-
m119.hxg6 hxg6 20.ih6± Karpov- García, moniales como la pareja de alfiles, porque la
Ljubljana-Portoroz 1975. posición blanca es muy compacta.
14 ...ti°d8 Es un tratamiento más reciente 11.. Jks
y algo más peligroso de la entrega de peón: 17 .. Jkcs 18.c4 a6 19.tllc3±.
15 ..ih6! ixh6 15 ... ihs 16.hS (16.tllc3 puede 18.c4 a6
ser mejor) 16 ... tllxhs 17.l"!xhs a6?! (17 ...gxh5 La jugada más frecuente. Otras alterna-
18. \Wgs+ tllg6 19 ..ixf7+ ©xf7 20. \Wds+ e6 tivas: 18 ... gb8 19..ie3 a6 20.tlla3±; 18... es
21.ll'ixd6+ ©gs 22.tllxe6 ic6 23.tllxdS+ .ixds para tomar en bs 19.ll'ie2 ixbs 20.cxbs l"!xbs
24.ll:ixc8 .ic4 y la ventaja blanca es discuti- 21..ie3± y la ventaja posicional es enorme.
ble) 18.ll:ixd6 exd6 19 ..igs \19b6 20.lhh7!+- 19.c!lic3 c!lig4
Zelcic-Forster, Portoroz 1998. 16.~xh6 ~fab8 Aprovechando la penúltima ocasión para
17.a4 a6 18.lüa3 ~fü4 19.hs lüxhs 20.lüfs! explotar la indefensión del caballo d4.19 .. Jfüs
Capítulo 16: 4... CiJf6 5. CiJc3 96 Variante del Dragón 217

es muy similar 20. Wc2 tt:lg4 21.fxg4 ~xd4 peón de más para las blancas.
(Reeh-Ward, Bern op 1993) y ahora 24 .. J~es 2s.lL!ds ©g7 26.©b2 fs
22. tt:lds! ±. 27.lL!e3 ~Ms 28.exfs gxfs 29.a:fi ©g6
20.fxg4 ~xd4 21.lLids .bg4 30.b4 ©hs 31.a:hi ©g6 32.es ds 33.a4
2i...ges? 22.~b4+- ©f6 34.bs ©e6 3s.a:e1 axbs 36.axbs ges
22.lL!xe7+ ©g7 23 ..ih6+ ©xh6 37.b6 ~e2 38.b7 a:bs 39.e6 ©d6 40.lL!bs+
24J~xd4± .bbs 41.e7 gxb7 42.eSWI :Be2+ 43.©al
Las complicaciones se han resuelto con un 1-0

Esquema Resumen: 1.e4 es 2.t;Jf3 d6 3.d4 cxd4 4.t;Jxd4 t;Jf6 s.t;Jc3 g6 6..ie3 .ig7 7.f3

- 7... a6 Un tratamiento moderno, razonablemente sano, que abre un campo de investigación~.


- 7... 0-0 8. '<MI d2 a6 Con el enroque corto, el esquema negro es demasiado peligroso ± .
- 7... tt:lc6 8. '<Mld2 id7 Retrasar el enroque puede dar resultado pero no funciona ante una
correcta preparación ±.

7 ... t;Jc6 8.~d2 0-0 9 ..ic4 y ahora:

- 9... t;Jd7?J Especulativa y peligrosa ±.


- 9... tt:las!? Una línea poco conocida y no fácil de refutar :t.
- 9... tt:lxd4 10.~xd4 ~e6 Sólida, pero a la postre pasiva;!;+,

9 ....id7 10.0-0-0

- 10 ... '<Mlc7 Uno de los muchos intentos de contrajuego. Interesante pero insuficiente;!;,
- 10... ~b8 Ha dado algún resultado pero es muy peligrosa ;!;.
- 10... gbs Tal vez la línea más sólida ahora mismo;!;/=.
- 10 ... lLJas Como en la jugada 9, poco empleada y no tan mala ;!;.
- 10. .. gcs 11..ib3 tt:lxd4 Una línea moderna, peligrosa para los dos jugadores t.

10.. .:!ks n ..ib3 lLJes Hace años la variante principal pero ante 12. ©b1, en serias
dificultades:

- 12 ... l2Jc4 El ataque blanco se lleva solo ±.


- 12 ... ~e8 Lo relativamente mejor, con campo para investigar;!;,

10...§'as 11 ..ibJ gfc8 También fue la variante principal en otros tiempos pero también en
dificultades. 12.<iibl t;Jes 13.h4 y ahora:

- 13 ... l2Jc4 El ataque blanco se desarrolla muy fácil ±,


- 13 ... bs Da algún contrajuego pero no basta para igualar t.
218 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 17
1.e4 es 2.ttJf3 d6 3.d4 cd4 4.tlld4 tllf6 s.~c3 lllc6
Variante clásica
V al oración ****

Introducción
La variante clásica, que tratamos en este capítulo, desde el punto de vista de las negras, es
sobre todo un gran entramado de trasposiciones. Muchos jugadores la usan para llegar a sus de-
fensas favoritas, evitando las continuaciones más molestas. Al elegir la continuación 6.igs, las
blancas evitan las trasposiciones y le dan un carácter independiente, pero también muy agudo,
lo cual puede provocar que muchos jugadores de negras eviten este esquema cuando esperan
esa jugada.
Dentro de 6.igs este libro analiza, sobre todo, los esquemas en que las blancas aplican la
jugada f3, que lleva a posiciones similares a las de otras variantes, pero con sus aspectos par-
ticulares. Estos esquemas con f3, aunque subiendo en popularidad, son todavía mucho menos
frecuentes que los que emplean la jugada f4. Puesto que la variante es prácticamente un cruce
de caminos, vamos a obviar el apartado correspondiente a su historia y en el de las ideas, nos
centraremos en las del esquema blanco.

Ideas

Los esquemas con el enroque largo y la jugada f3, tienen una serie de ideas comunes, que ya
hemos citado en la introducción general del libro. La presencia de la jugada 6.igs imprime su
propio sello: las negras deben estar atentas a un posible cambio en f6 seguido de la captura del
peón en d6, aunque muy a menudo la cesión del alfil de casillas negras no compensa.
Otro aspecto independiente es que el avance ds, directo o preparado por la previa es, es
Capítulo 17: 4... l:iJf6 5. tllc3 l:iJc6 Variante clásica 219

mucho más difícil con el alfil en gs. A menudo el plan blanco consiste en mantener el alfil en gs,
ejerciendo presión sobre la posición negra hasta que llega el momento en que su retirada a e3,
abre el camino a un ataque directo.

Partida 17 .01 ble jugar fs] 10 ..!Dds! Y aquí viene la ofensiva


Lahno K. -Atalik S. por el desarrollo: 10 ...'ids 11 ..ibs (Amena-
Dresde,2007 zando ~c3 y también tllas) 11 ....ig7 (11...a6?
12. \Wc3+-) 12 ..!Dd4! (Con doble ataque a c6 y fs)
1.e4 es 2.~f3 ~c6 3.d4 cxd4 4.~xd4 12 ... .ixd4 Importante concesión. 12 ... id7?!
~f6 s.~c3 d6 6.igs (D) 13.tllxfs ixb2 14.l'fül y el alfil no tiene buena
retirada, así que 14 ... ixfs 15.exfs ig7 16.f6! ±
con fuerte iniciativa. 13.YlYxd4 0-0 14.'ie3!
Momentáneamente el desarrollo se ha iguala-
do, pero el blanco solo necesita enrocar para
comenzar a explotar la debilidad del enroque
negro. 14 ... e6 (14 ... W' as+ 1S . .!Dc3 ±) 15.tllc3
~gs 16.f4 Wi'h4+ 17.g3 9f6 18.0-0-0± Szefer-
Kowalska, Varsovia 1996.

6 ... a6 Una jugada normal, que no tiene


una refutación clara, por lo tanto aplicaremos
el principio de economía y nos conforma-
6....id7 remos con una transposición. 7.~d2 .!Dxd4
Con mucho, la variante secundaria más Es la única forma de trastocar la intención
importante. Las negras aceleran el desarrollo blanca, aunque por supuesto es mucho más
del flanco de dama, sobre todo ~k8 y tratan de frecuente 7... e6 trasponiendo a la variante
especular con un rápido ataque si las blancas principal del Richter. 8.'e'xd4 es Parece que
enrocan allí. Sacrificios de calidad en c3, algún se gana un tiempo sobre otras variantes, pero
es directo, y si las blancas toman en f6, la es- las negras no están bien preparadas para esto
peranza de jugar fs sostenido por el alfil son todavía. 9.Wfa4+! id7 10..ixf6!? El orden
marcas distintivas de la variante. Casi todas más agudo, pero del mismo valor es 10. W°b3
las demás alternativas han sido probadas: bs 11.ixf6, puesto que si ll...W'xf6?! 12.a4!
6 ...h6!? Una línea marginal, pero que tie- también crea serios problemas. 10 ...'ixf6?!
ne mucho sentido. Las negras quieren obligar Parece algo mejor 10 ... gxf6 11. W'b3 bst y aho-
a las blancas a capturar en f6 antes de jugar e6. ra las blancas tienen una agradable elección
De este modo luego podrán jugar fs y librarse entre 12.tllds, 12. ie2 o incluso 12.a4 direc-
de los peones doblados. El defecto es que retra- tamente. 11.ibs! Esta es la clave. Se cambia el
sa mucho el desarrollo, pero si las blancas no alfil de casillas blancas y la casilla ds no tiene
son capaces de aprovecharlo pueden quedar respuesta. 11 .. ."t='ds 12.hd7+ YiYxd7 13.W'b3
peor con facilidad. 7..ixf6 gxf6 8.°ti'd2 ~b6 Es J..e7 14 ..!Dds± Kotronias-Kovalev, Debrecen
necesario expulsar al caballo de d4, para luego 1992.
jugar fs. 8... id7 traspone a 6... id7. 9 ..!Db3 fs
[9 ... e6?! 10.ll:\bs id7 11.ll:\xd6+ ixd6 12. '@xd6 6 ...g6?! Una extraña jugada, las negras
0-0-0 (Palac-Bernal Moro, Montpellier 1997) consideran que su alfil de casillas negras com-
13. '@es!±; 9... ig7 10.id3! ;!; y ya no será posi- pensa el deterioro de su estructura de peones.
220 Desmontando la Siciliana 2

La realidad es que las blancas están obligadas ficiente. 12. \Wc7! fxe4 [12 ... .ixc3 13.bxc3 a6
a un juego cuidadoso y enérgico a la vez, pero (13 ... \Wa4 14.lLid6 ie6 1S.ib3 .bb3 16.axb3
pueden asegurarse una considerable ventaja. Wlal + 17.@d2 \Wa3 18.b4!! \Wa2 19. \Wxb7
7 .hf6 exf6 8 ..ic4 Ftacnik hace un excelen- lLies 20.\Wds! \Wxds+ 21.exds füds 22.lllb7
te análisis de esta alternativa en CBM y mis i:!xds+ 23.@e2+-) 14.gds Wtxc715.i::!xf8+ @xf8
recomendaciones siguen las suyas. 8. ibs es 16.lLixc7 :Ba7 17.id3 bs 18.lLids .ie6 19.@b2
una alternativa reciente y más sencilla que llles 20.llJf4 ic4 21.exfs gs 22.i::!el i::!e7
aspira a molestar el desarrollo negro. 8... id7 23.lLie6+ ixe6 24.:BxeS+- Carlsen-Gurevich,
9.ic4t. 8 ...ig7 9..!Lidbs Cae el peón y las ne- Rishon Le Zion 2006] 13.\Wxas lllxas 14.ids
gras pueden elegir entre cierta compensación ig4 15.:Bdelt Volokitin-Carlsen, Biel 2006.
a largo plazo basada en la pareja de alfiles o
tratar de recuperarlo entrando en complica- 6 ... ~b6 Una de las alternativas más serias
ciones. 9... 0-0 10.~xd6 fs (10 ... a6 a pesar de de esta sección. Las negras quieren desplazar
ser la recomendación de algunos módulos es el caballo central, lo que limita la fuerza de
una alternativa triste. 11. ~xd8 !!xd8 12.lLic7 los esquemas con f3 del blanco, y no temen
ga7 13.lLl7d5 bs 14.id3t y no hay mucho por a los peones doblados en f. 7..!LibJ e6 8..if4!
el peón) 11.0-0-0 (D) y ahora: (D) Esta curiosa maniobra escalonada del alfil,
que aprovecha los defectos de la posición de
la dama negra en b6, es la forma más simple y
directa de crear problemas. También promete-
dora, pero más llena de teoría y típica de las in-
tenciones negras es 8.ixf6!? gxf6 aprovechan-
do la presencia de la dama en la diagonal para
jugar Wths o bien ie2 y un eventual ihs.

a) 11 ...ti'gS+ (es la "antigua") 12.f4 ~xg2


13.es ~g4 (13 ... ih6 14.ghfl Wlxh2 1s.@b1 Se
amenaza lLids 15 ... lLiaS 16.ids±; 13 ... gds?!
14.ixf7+! @xf7 15.\Wc7+ @gs 16.!~xdB+ lLixdB
17.\WxdB+ ifB 18.gdl b6 19.lLic7 gbs 20.e6
@g7 21.lLieB+ @gs 22.lllf6+ @g7 23.'1Wc7+ 1-0
Kartsev-Smirnov, Dagomys 2004) 14,ghfl
lllxes? (14 ... ixes 15.ixf7+ gxf7 16.fxes±) 8 ... .!Lies (8 ... es?! deja un feo hueco en ds
15.ie2!+- García Gonzales-Estévez, Camagüey y la dama mal colocada) 9..ieJ! Preparándo-
1987. se a ganar tiempos sobre el caballo, reciente-
b) 11 ...ti'xd6 12.lLixd6 ixc3 13.bxc3 fxe4 mente "invitado" a venir a es. 9 ...ti'c7 10.f4
14.lllxe4± y más importante que el peón de .!Lic6 (10 ... lLieg4?! 11.igl y el caballo tiene
más es el desarrollo de las blancas; problemas; 10 ... lLic4 11.lLibs! ~c6 12.ixc4
c) 11 ... \Was Ha sido la jugada discutida ~xc4 13. Wld3± y las negras tienen problemas
más recientemente, pero tampoco parece su- en la casilla c7; 10... lLied7!? casi inédito, pero
Capítulo 17: 4... liJf6 5.liJc3 llic6 Variante clásica 221

muy lógico, las blancas deben seguir el mis- 10 ... a6 es la continuación natural, pero el alfil
mo plan con o-o-o \Wf3 y g4) 11.g4! Lo más blanco no tiene problemas en retirarse una vez
incisivo, aunque otros desarrollos como '!Wf3 y efectuada su misión en bs. ll.ie2 l'!g8 12.0-0
o-o-o son también atractivos. 11 ... ds Lo más c!Lies (12 ... e6 13.a4 l'!g6 14.f4 .El.h6 15. Wf3 Wf c7
lógico, si se quiere impedir a las blancas mon- 16.aS o-o-o 17.°1Wf2 @b8 18.füdl± Campora-
tar el esquema de ataque ideal, por ejemplo: Mendoza, Bogotá 1980) 13.f4 ig4 14.ixg4
ll. .. a6 12.gs tlld7 13.\Wd2 (13.'!Wf3!?) 13 ... bs (14. \Wxh7!? l'!g7 15. \Wh4 y no se ve la compen-
14.0-0-0 ib7 15.fS tllceS 16.fxe6 fxe6 17.tlld4 sación por el peón) 14 ... \Wb6+ 15.iihl tllxg4
tllcs 18.il..h3± Vorobiov-Ramesh, Moscú 2006. 16.'!Wh4 e6 17.fü3 .ie7 18.'!Wel hs 19.a4 fü8
12.eS tlld7 (12 ... tlle4? 13.tllxe4 dxe4 14.ig2 20.as V!ia7 21.1'3dl bs 22.axb6 \Wxb6 23.h3±
tllb4 15 ..l!l.xe4 V!fc4 16.tlld2+- y no hay com- Yz-Yz Pérez Candelario-Korneev, Elgoibar 2006.
pensación por el peón) 13.~bs ti'bs (13 ... '!Wd8 11.g3 ggs Es importante desplazar a la dama
14.h4 a6 15.tll5d4 tllxd4 16.ti'xd4± Ivanchuk- blanca, pero esto permitirá jugar la deseable
Delgado Ramírez, La Habana 2007) 14.gS! Im- f4 ganando tiempos. 12.V!ie2 a6 (12 .. .fS?! 13.f4
portante para evitar la caída del centro blanco 13g6 14.exfs ixfs 1s.lt'ld4±) 13 ..id3 e6 Las
por un posible golpe en gs. 14 ... a6 15.~5d4 negras renuncian definitivamente a fs. 14.f4
V9c7 16.V9f3!? No es malo, pero se pueden evi- gg7 1s.ti'hs ti'b6 16.0-0-0 o-o-o 11·.@b1± Y
tar complicaciones con la más natural 16 ..l!l.d3. las blancas han estabilizado una posición muy
16 ... ~xd4 17 .~xd4 ib4+ 1s.@f2! Ahora este favorable en esta estructura. 17 ... @bs?! Per-
pequeño paseo es necesario. 18 ....ie7 19.h4;t mite una maniobra forzada que gana un peón.
Topalov-Smirin, Burgas 1994. Las blancas tie- 18.'1:rh4! .l!l.e8 (18 ... .ie7 19.Wh6) 19.V!ixf6
nen la típica posición con ventaja de espacio y gg4 20.V!ihs .ig7 21.'1:rxh7 .ixc3 22.bxc3 as
la casilla d4, pero su rey estaría más tranquilo 23.i.e2 gg6 24.fS !!gs 2s.Y:Yh6+- Topalov-
en bl. Corral Blanco, España Equipos 2000.

6... es?! Tal vez con la ingenua esperan- 7.°1Wd2 (D)


za de trasponer a la Pelikan. 7.ixf6! (el or-
den exacto) 7...gxf6 (7 ... ti'xf6? 8.tllds ti'd8
9.lt'lbs+-) 8.lt'lfs .ixfs 9.exfs± Geller-Ozsvath,
Magyarorszag 1970. Las negras han cedido la
casilla ds a cambio de nada.

6 ...ti'as!? Muy secundaria, pero el jugador


español Corral ha demostrado a alto nivel que
tiene sus virtudes. En primer lugar las blancas
tienen que tomar una decisión sobre su alfil
de gS. 7..ibs! Esta cortina permite a las blan-
cas revertir la posición a esquemas habituales
en el Richter. 7 ....id7 8.c!Lib3 Ahora la dama 7.. Jk8
negra es expelida de nuevo a su lugar de ori- Siguiendo la línea de contrajuego más po-
gen. 8 ...Y:Yd8 (8 ... ti'c7 9.ixf6 gxf6 10.lt'lds °!Wd8 pular, al disponer la torre frente al enroque
11.°!Whs± Nikolic-Gufeld, Kislovodsk 1968) blanco. Se han intentado también:
9 ..ixf6 gxf6 10.ti'hs La dama blanca toma una 7... ~xd4 8.V!ixd4 y ahora:
posición ideal en esta estructura de peones, a a) 8... gcs?! 9.f4 lleva a una trasposición,
la vez que impide la inmediata fs. 10 ... ggs pero tal vez se pueda comer en a7;
222 Desmontando la Siciliana 2

b) 8 ...h6 Ha sido un intento reciente de 13.l2lbs!±; 12 ... 0-0 n.l2lds ~da 14.l2lxe7+
Malakhov, pero es demasiado lento. 9..ixf6 ~xe7 1S.i.d3t) 13.ixf4 o-o? (Ahora es peor
gxf6 10.ibs ic6 11.0-0 .ili.g7 12.gadl @fs 13 ... 0-o-o 14.icH; 13 ... Wcs 14.i.xd6 ixd6
13.Wd3 Wa5 14.ixc6 bxc6 1S.l2le2! Las blan- 15. Wxd6 Wxd6 16.E:xd6;!; l2lxe4? 17.E:xc6
cas comienzan a atacar maniobrando con su l2lf2 18.ibs+-) 14.l2lds!+- ids 1s.l2lxf6+ gxf6
caballo hacia el flanco de rey y específicamente 16. We3 Leko-Scarella, Buenos Aires 1994.
hacia fS.15 .. .fS (15 ... Wxa216,gal We617.llld4
Wd718.ga6±) 16.exfs Wxa217.b3WaS18.Wf3 7...a6 Lo más probable es que acabe en una
E:c8 19.l2lg3± Las negras no tienen compensa- transposición. 8.0-0-0 E:cB?! (8 ... e6 es lo nor-
ción por la mala posición de su rey. Grischuk- mal y traspone a partidas posteriores de este
Malakhov, Elista 2007; capítulo) 9.f4! h6 (Se considera tarde para 9...
e) 8...eas 9.f4 (D) y ahora: e6 10.l2lf3!± y la amenaza es es desagradable)
10.ixf6 gxf6 11.ie2;!; Las negras han perdido
tiempos y han renunciado a un eventual enro-
que largo. Su estrategia parece una mezcla de
ideas poco coherentes. Ahora las blancas ame-
nazan situar su alfil en la ideal casilla hs. 11 ...
hs 12.@b1e613.E:hfl bs 14.l2lxc6! Eliminado
el caballo, el avance fs no tendrá el inconve-
niente de permitirle situarse en es. 14 .. J:!xc6
1s.if3 gcs 16.fs Was (16 ... b4 17.fxe6 fxe6
18.l2le2±) 17.fxe6 fxe6 18.eS! En comparación
a posiciones similares, es el peligro del rey en
el centro el que condena a las negras. 18 ... E:xes
el) 9.. Jks 10.eS traspone al texto; (18 ... fxes? 19.~gs+-) 19.Wf4~ (19.l2le4!?
c2) 9... h6 Malakhov y Dreev han expe- Wxd2 20.E:xdU) 19... füs (19 ... ie7? 20.l2le4
rimentado también con esta jugada, pero de fü8 21.l2lxd6+ ixd6 22.E:xd6 gel+ 23.E:dl+-)
nuevo las blancas logran un esquema perfec- 20. Wg3~ Spassky- Bilek, Moscú 1967.
to. 10.ixf6 gxf6 11.0-0-0 ges 12.@b1 Wcs
13.Wd3 fs 14.exfs! ixfs (14 ... Wxfs 1s.~d4 8.f4!
E:gB 16.Wxa7 ic6 17.Wb6 ig7 1B.l2lbs @fs Esta es mi recomendación. La más ortodo-
19.l2la7 gas 20.l2lxc6 bxc6 Inarkiev-Malak- xa 8.0-0-0 permite al negro una elección más
hov, Torrelavega 2007; y ahora después de amplia y un contrajuego más peligroso basado
21.g3!;!; la posición es bastante compleja, pero en el sacrificio de calidad en c3.
las blancas tienen mejores triunfos, aunque 8... ~xd4
no deben descuidarse en la columna b) lS. ~g3 8 ... h6 es una buena oportunidad de evitar
Wb4 16.:Sds .ie4 17.Wg4!± Motylev-Dreev, las complicaciones de la línea principal que
España 2007. Las negras se esfuerzan en ha- parecen favorables a las blancas. 9.ixf6 gxf6
cer juego activo, pero su rey en el centro es un 10.l2lfs! Este es el principal inconveniente. Las
problema constante. negras tienen ahora problemas para desarro-
c3) 9... es!? 10.Wd2 ie7 11.0-0-0 ic6 llar su alfil de negras si no ceden el de blancas.
12.@b1! Preparando los habituales tru- 10 ... Was (10 ... .ixfs 11.exfs con dominio abru-
cos tácticos que castigan la prematura ex- mador a través de las casillas blancas) 11.id3
cursión de la dama a as. 12 ... exf4 (12 ... Wc7 e6 12.l2le3 a6 13.0-0 hs 14.Whl ie7 15.a3!
Capítulo 17: 4... li:if6 5. lllc3 lllc6 Variante clásica 223

Una vez más el problema de las negras es su No hay solución táctica para las negras,
rey en el centro. Ahora las blancas inician un como vamos a comprobar, tras: 10.. J~xc3?!
ataque para abrir líneas en el flanco de dama. 11.bxc3! (D) 11.Wxc3!? evitaría las complica-
15 ... \Wcs 16.llle2 bs 17.b4 1Wb6 18.c3 Y ahora ciones, pero las negras tienen buena compen-
una reagrupación para presionar en el centro, sación después de 11 ... \Wxc3+ 12.bxc3 tt:le4 00 •
mientras a4 o c4 estarán siempre pendientes
sobre la cabeza de las negras. 18 ... h4 19.h3
l'füs 20 ..ic2 l"'ld8 21.fb3 .if8 22.lllg4 .ie7
23.fS! (se amenaza cambiar y tomar en f6) 23 ...
es 24.lllh6 ©f8 25.lllxf7 1-0 Kulaots-Krakops,
Mezezers 2000.
8 ...Uas Sin cambiar los caballos tiene in-
convenientes. 9.lllb3! '!Wc7 10.0-0-0 h6 (10 ...
e6? no es posible 11.ixf6 gxf6 12.lllbs+-;
10... a6 es muy lenta 11..ie2 e6 12.ixf6 gxf6
13..ihs±) 1i.ixf6 gxf6 12 ..ie2 (12. lllds!?)
12 ... hs (para evitar ihs) 13.©bl a6 14.tt:lds
1Wd8 15.%'fe3! bs 16.fs (Muy comprometida, 11 ... tt:le4 Forzando la entrada en c3, pero
aunque las blancas mantienen una fuerte ini- las negras están peligrosamente retrasadas en
ciativa por la posición eterna del rey negro desarrollo y las blancas lo van a aprovechar
en el centro. Sencillo era eliminar el alfil de brillantemente. Existe una alternativa algo
casillas blancas con: 16. lllb6 l"'lb8 17.lllxd7±) más sólida: 11 ... tt:lds!? 12.exd6! Las blancas no
16 ... liles 17.Wa7 ic6 18.1Wxa6 e6 19.tt:lb4± temen la descubierta después de la captura en
Fluvia Poyatos- Fernández Romero, La Algaba c3 y por lo tanto tienen tiempo de destruir la
2001. estructura negra antes de dedicarse a enrocar.
Y ahora:
9.~xd4 ~as 10.es (D) a) 12 ... lllxc3?! 13.dxe7!+-;
Es necesario trasponer a una línea de la va- b) 12 ... e6 13.ic4 \Wxc3+ (13 ... lllxc3 14.0-0
riante 8... 0-0-0 que no tiene buena reputación. +-) 14. '!Wxc3 lllxc3 15.fS! .ixd6 (15 ... exfs
16..if4± defendiendo el molesto peón de d6)
16.fxe6±;
c) 12 .. .f6 13 ..ic4 tt:lxc3 14.0-0 fxg5 15.E:ael
'!Wb6 16. Wxb6 axb6 17 .fü3 llle4 18.gxe4 .ic6
19 ..ibs .i&.xbs 20.dxe7+- Shabalov-Van der
Weide, Willemstad 2003.
12.Uxe4 Uxc3+ 13.@fz Uxal 14 ..ibs!
(14. Wxb7 '!Wd4+c:o) 14 ...fibz Lo más resis-
tente es 14 ... '!Wc3 15 ..ixd7+ ©xd7 16.Wxb7+
V!íc7 (16 ... 'it>e6 17.:gel+-) 17.l'l:bl!± con un fi-
nal ganador. 15.Uxb7! fixc2+ 16.@g3 Uc3+
11.@h4! ixbs 1s.ti'xbs+ @ds 19.gd1!!+-
10... dxes Gallego-Franco acampos, Ciutat d'Elx 1985.
Peor aún es 10 ... tt:le4? 11.b4! ganando
Khukhashvili-Matnadze, Tbilisi 2002. 11.fxes e6!
224 Desmontando la Siciliana 2

11...ic6? es un error frecuente. Después a las negras. Almasi-Nogradi, Budapest Spring


de 12.b4+- las negras pierden una pieza. op 1996.
12.0-0-0 J.c6 (D) 15.h4 g6
15 ...'Wxaz? no es posible: 16.fxg7 1l;Va1+
11.©d21l;Va5+ 18.©e2+-.
15 ... E:gs Renuncia a esconder de for-
ma definitiva el rey y tiene consecuen-
cias. 16.ic4 gxf6 17.i!hel fxgs 18.ixe6!
¡y estas son las consecuencias! 18 ... fxe6
(Kupreichik-Yudasin, Frunze 1981) 19.1l;Vf6!
con ataque decisivo.
16.J.c4 J.cs 17.'!Wg4 hs 18.1.Wez
La recomendación de Khalifman, 18. Wg3,
también ofrece buenas perspectivas a pesar
de los malos resultados prácticos.
12 ...gxcJ Tiene un aspecto atractivo, pero 18 ... 0-0 19J~hfl!± J.b6 (D)
las blancas tienen una refutación muy pre- Esta jugada mantiene el alfil activo y abre
cisa. 13.id2! Wxa2 14.ixc3 g6 15.b4! lLid5 la acción de la torre en la columna c.
16.ic4 ih6+ (16 ... Wa3+ 11.ib2 We3+ 18.<tflbl 19... ib4 Parece peor porque el alfil obsta-
Wxd4 19.füd4 tllb6 20J%hdl+-) 17.l%d2! Wa3+ culiza las maniobras de su dama en vez de apo-
18.ib2 Wxb4 19.ixds! Wxd2+ 20. Wxd2 ixd2+ yarlas. 20. ©bl (20.a3! obliga al alfil a volver a
21. ©xd2 exd5 22.e6!+- Beliavsky-Ubilava, la misma casilla: 20 ... ics 2i.gd3;t) 20 ... ixg2
URSS 1978. Una larga y precisa variante. 21.1l;Vxg2 gxc4 22. e'xb7 ic3 (22 ... 1l;Ves! con
idea de E1b8 es mucho más fuerte) 23.bxc3?!
13.~bs!? .ixbs 14.exf6 Sikula-Abergel, Nancy 2007.
Las jugadas anteriores han sido bastan-
te forzadas pero ahora las negras tienen una
elección muy importante.
14...J.c6
14 ... ia4?1 Parece más lógica, pero resulta
que el ataque a c2 es ficticio. 15.h4! (15.id2!?
gana calidad, pero no parece suficiente para
reclamar una ventaja sensible. 15 ... gxc2+
16. ©bl l%xd2!=) 15 ...g6 (15 ... gxc2+? 16. ©bl+-
y no ha defensa contra todas las amenazas)
16.id3 (16.id2 es algo mejor que antes por-
que preserva el peón de f6, aún así 16 ... i!xc2+
17.©bl i!xd2!;!; ofrece bastante juego a las 20.J.h6?!
negras) 16...ic5 17.°Wg4 Y:n,4 (17 ... h5 18.~e2 Ignorando la sutil amenaza negra.
y no hay demasiada diferencia con la varian- 20.g4?! No llega a tiempo todavía. 20 ...
te ic6. Las negras tienen que convivir con la hxg4 21.Wxg4 Wa4 con una clavada desagra-
inseguridad eterna de su rey) 18.e'xb4 hb4 dable que obliga a 22. ~e2 if3! 23.E:xf3 ~xc4
19.h5l±Justo a tiempo, esta ruptura, unida a y las negras no tienen problemas.
la amenaza gh4, crea un problema muy serio Pero la profiláctica 20.@b1!, preparando
Capítulo 17: 4... liJf6 5. liJc3 lLJc6 Variante clásica 225

g4 y también ih6 tiene difícil respuesta. Por En esta primera partida nos vamos a
ejemplo: 20 ... i.xg2 [20 ... Wcs 21.g4! (21.i.h6!? ocupar sobre todo del segundo plan, pero tam-
füds 22.id3 con la amenaza ig6 y la idea bién de algunas continuaciones marginales.
de g4 ) 21...if3 22. Elxf3 Wxc4 23. Wxc4 füc4 7.V9d2 (D)
24.gxhs gxhst con un final complejo, que ne-
cesita ejemplos para ser bien valorado, pero
que parece mejor para las blancas] 21.ixe6
ixfl 22.We4 ©h7 23.ixc8 8:xc8 24.gxfl y la
mala posición del rey negro es un importante
argumento, tanto en el medio juego como en
el final.
20 ....bg2! 2t.%Vxg2
21.ixe6? ixfl 22. We4 ©h7 23.ixfs Elxf8
24.Elxfl Eles se resuelve en favor de las negras.
21..Jhc4 22.hfs V9xa2!
Con la mortal amenaza ie3.
23 ..ih6 %Val+ 7 ....ie7
23 ... ias! renovando la amenaza de mate, Preparando el inmediato 0-0. Alternativas:
era definitiva. 24.c3 Elxc3+ 25.bxc3 Wxg2-+. 7 ... a6 se estudiará en las últimas partidas
24.®d2 %Vxb2 2s.@e1?! de este capítulo.
25.Elcl es lo mas tenaz, pero después de 7... h6 Una jugada con intenciones muy
25 .. JM4+ 26. ltiel :Sg4 27. Wf3 gs!-+ Caben concretas. Se desea llevar la partida a las es-
pocas dudas sobre la magnitud de la ventaja tructuras con peones doblados y se considera
negra. que la posición de la dama en d2 no es idónea
2S ... V9es+ 26.%Ve2 ge4 27.%Vxe4 V9xe4+ puesto que ya no puede ir a hs. De todos modos
2s.@d2 .ias+ 29.c3 V9d4+ 30.®e2 VHes+ la posición blanca es muy flexible y dispone de
31..ie3 .ib6 32.~M3 .be3 33J~xe3 V9h2+ buenos planes. 8 ..ixf6 gxf6 9.Ae2! Personal-
34Jff2 %Vxh4 3S.gd3 '!Wc4 36.®e3 es mente prefiero el plan con 0-0. Considero que
37J~d8+ ®h7 38.gd7 VHcs+ 0-1 el rey está más seguro en hl, y ayuda a defen-
der el flanco de rey. Naturalmente el plan con
Partida 17 .02 0-0-0 también se ha jugado y es del mismo
Bologan V. - Ye valor aproximado. 9... hs 10.0-0 a6 11.ltih1!
Beijing, 2000 Cuanto antes se aparte el rey de la diagonal,
mejor. 11 ...id7 12.f4 ec7 (12 ... ~b6 13.tt:lb3
1.e4 es 2.tLJf3 d6 3.d4 cxd4 4.tLlxd4 0-0-0 es otro plan, pero las blancas pueden
tLlf6 s.tLlc3 tLlc6 6 ..igs e6 molestar con el paso de las torres por la ter-
La jugada más empleada. Las negras evitan cera fila y el control de la casilla b6. 14.a4 ie7
los peones doblados de momento y luego dis- 15.aS ~a7 16.tt:'ia4±) 13.:SfJ! tllxd4 (13 ... 0-
ponen de una amplia elección de planes, que 0-0?! ahora tiene que contar además con la
se pueden clasificar en dos grupos: maniobra temática: 14.tt:lxc6 ixc6 15.tt:lds!±)
1) Rey en el centro y rápido contrajuego en 14.exd4 ie7 1s.gd1 h4 16.ElfdJ (Se especula
el flanco de dama, o con algún es) 16 ... gda! (Van Der Wiel-Piket,
2) Desarrollo ortodoxo, ie7 seguido de Leiden 1986) y ahora Van der Wiel propone
0-0 y luego el contraataque. 17 .ifJt manteniendo una ligera ventaja.
226 Desmontando la Siciliana 2

7 ...Wb6!? Una de las variantes de moda. Ponomariov, Khanty-Mansiysk 2007. Ahora la


Las negras buscan el final. Las blancas pueden dama se une al ataque del peón h. Las negras
aceptar una pequeña ventaja en dicho final, tienen ciertos recursos, pero están bajo una
jugando 8.0-0-0, pero también pueden inten- evidente presión.
tar planes más ambiciosos. 8.hf6! Llevando
la partida a una estructura bien conocida, 7... .id7?! Una continuación muy poco lógi-
considerando que la dama en b6, como míni- ca, porque deja el peón d6 expuesto, pero que
mo deberá perder un tiempo para situarse en ha sido empleada con relativa frecuencia y no
una casilla más conveniente. 8.ie3 lllg4!co; es tan fácil de refutar. 8.tt:\dbs! °%7a5 9..ixf6
8.llldbs a6! 9.~e3 Wa5=; 8.0-0-0!? es perfec- (9.0-0-0! 0-0-0 10.~e3± es aún más fuer-
tamente sana, pero después de los cambios te) 9 ... gxf6 10.lllxd6+ .ixd6 11.°%7xd6 0-0-0
en d4 solo aspira a una mínima ventaja en el 12.0-0-0 lllb4 13.a3 lllxc2 14 ..ibs .hbs
final. 8 ...gxf6 9.lllb3 a6 Llegando a una posi- 15.'efcs+ ©bs 16.Vxbs lllal! Un escorzo es-
ción que se puede alcanzar desde la Najdorf. pectacular, pero insuficiente para igualar.
9... id7 10.0-0-0 o-o-o 11.f4 ©bs 12. ©b1 lllas 17.gxdS+ (17.~c4! l!c818.VNa2füc3+19.bxc3
13 ..ie2 lllxb3 14.axbJ Wcs 15.fs Wes 16.ihs VNxc3+ 20. ©bl tt:\b3 21. VNb2 VNc4 22J!he1 y
.ieB 17.g4 gg8 18.l'füeH (18.:!l:hfl!) 18 .. J'!.gs las negras no tienen compensación válida por
19. Wf2 VN as (Mchedlishvili-Benidze, Tbilisi la calidad) 17 .. J~xds 1s.gd1~dl+19.<!>xdl
2009) y las blancas no aprovecharon la opor- ffds+ ~-~ Barczay-Szilagyi, Budapest 1964.
tunidad de realizar el golpe temático 20.eS!±.
10.0-0-0 .id7 n.f4 o-o-o 12 ..ie2 hs 13.ghfl 7... lllxd4 Una jugada que tiene poco senti-
@bs 14.<!>bl (D) do sin la transposición a 7... ÍJ.e7 y a6. 8.'efxd4
.ie7?! Permite a las blancas trasponer o alcan-
zar un final ligeramente favorable de modo
forzado. 8... a6 9.0-0-0 ÍJ.e7 traspone a la par-
tida 17.03. 9..ibs+ .id7 10 ..hd1+ Vxd7 11.
0-0-0 h6 12 ..hf6 .ixf6 13.ti'xd6t y las
negras solo aspiran al empate.

8.0-0-0 ~xd4
Esta jugada es casi más popular que la
principal 0-0, debido a que así se evita la vari-
ante lllb3, que durante un par de décadas ha
sido el caballo de batalla de las blancas, pero
Las blancas llevan adelante un plan actualmente ni lllb3 es temible, ni es la jugada
muy directo para explotar los defectos de la que vamos a recomendar.
posición negra. La torre puede pasar por la 8 ... 0-0 antes de cambiar, da a las negras
tercera fila y atacar el peón de h. 14 ....ie7 algunas opciones extras que debemos consi-
(14 ... tt:\as con el cambio de caballos las negras derar. 9.fJ! (D) Esta es la jugada que recomien-
liberan un poco su posición, pero "activan" el do. Se ha jugado menos que f4 e incluso lllb3,
peón a de las blancas. 15.fü3 tt:\xb3 16.axbJ y por este orden algunas fuentes la consideran
VNas 17.VNd4 gg8 18.b4 VNc7 19.tt:\ds!± Smi- dudosa, por la inmediata reacción ds. Pero yo
rin-Melia, Atenas 2008 con un fuerte ataque) creo que 9...ds no iguala del todo, y esta ju-
1s.gf3 gdgs 16..ifl h4 17.Wel;!; Kamsky- gada forma un todo coherente con las otras
variantes propuestas en este libro. Y ahora:
Capítulo 17: 4... ll:if6 5. lt:ic3 lllc6 Variante clásica 227

gxh5 21.ixe7+-) 19.hxg7-+ con múltiples


amenazas. 18.hc4 dxc4 19.h6 g6 Ahora es
necesario 20.h7+ Wh8 21. Wf4!+- \Wxf4 22.ixf4
llld7 (22 .. .l'fa8 23 ..ie5) 23.tt:lxe6 fxe6 24.~xd7
1-0 Arzumanian-Sharapov, Alushta 2001.
f) 9 ... ds 10.exds .!üxds 11.he7 .!üdxe7
(11...\Wxe7 permite una pequeña ventaja me-
diante 12.lllxd5 exd5 13.ib5;!;; 11...tt:lcxe7 a
pesar de su apariencia de solidez se encuen-
tra con problemas para terminar el desarro-
llo: 12.lllxd5 i!llxd5 13.ic4;l; i!llb6 14.ib3 i!.d7
15.~f4 ~f6 16.'ªxf6 gxf6 17.Í4;\; lnarkiev-
a) 9... .!üxd4 traspone a la partida principal;
Czarnota, Cappelle la Grande 2004) 12 ..!üxc6
b) 9 ...V5b6 ya no es oportuna por 10.i.e3;
.!üxc6 (12 ... ~xd2+ 13.El.xd2 lllxc6 14.i.bs t
c) 9 ...%9'as tampoco es lógica por 10.tt:lb3;
Harcovic-Liu Wenzhe, Malta 1980) 13.ibs (D)
d) 9... a6 10.h4 y ahora las negras deben

elegir entre trasponer con 10 ... c7 o bien
defender el caballo para poder seguir con b5:
De nuevo las negras están en el borde de la
igualdad, pero tienen algunos pequeños pro-
blemas para terminar el desarrollo y solo as-
10 ...J.d7 11.©bl bs 12 ..!üxc6! Esta maniobra
piran a medio punto.
temática es ideal aquí, el segundo caballo lle-
ga ganando tiempo a d4 y después se lanza el
ataque en el flanco de rey. 12 ...hc6 13 ..!üez
lks 14 ..!üd4 ib7 15.g4 ds 16.eS .!üd7;!;
Fedorchuk-Bernard, París 2008.
e) 9 ...%9'c710.h4 a611.©b1 gds (11...tt:lxd4
una vez más traspone; ll...b5 12.i!llxc6 'ªxc6
13.llle2 deja con muy poco sentido para las
negras haber renunciado al cambio en d4)
12.g4 gbg 13.hS especulando con h6 y re-
trasando al máximo la retirada del alfil a e3,
característica de esta variante. 13 ... h6 14.ie3
ds!? Contra otras jugadas la ruptura en g5
puede ser fuerte. 15.eS!? Un interesante sa- 13 ...-m,6 14.hc6 tlYxc6 15.e"d6 ti'xd6
crificio de peón para mantener cerrada la 16.S:xd6 Es curioso que Popov, en el Informa-
columna "d" mientras se lanza la ofensiva en tor, valore esta posición como de clara venta-
el enroque negro. Parece la única posibilidad ja, y fuentes posteriores consideren igualdad.
de aspirar a la ventaja porque 15.exd5 lllxd5 La verdad puede estar en el término medio.
16.lllxd5 ~xd5 17.ic4 S:d8 18. \We2 tt:lxd4 16 ... es 17.tlids .ie6?! (Popov sugiere 17 ... b6
19.ixd4 b5 20.ib3 ib7 resulta cómodo para 18.S:el f619.);e3 .ib7 sin valoración, pero aquí
las negras. 15 ... .!üxes (15 ... \Wxe5? 16. tt:lxc6 20.tt:le7+ Wh8 21.ga3;\; plantea algunos pro-
bxc6 17.i.f4+-; 15 ... llld7 16.f4±) 16.gS hxgs blemas) 18 ..!üc7 gad8 19J~xd8 l!xd8 20 ..!üxe6
17.hgs .!üc4 No se pueden probar todas las f:xe6 21.S:dl± Radulov-Jnkiov, Bulgaria 1980.
jugadas a la vez y esta posición solo se ha juga-
do una vez. La alternativa más lógica parece: 8 ... a6 Viene normalmente seguida de ~d4
17 ...b5 18.h6 b4 (18 ...g6? 19. \Wf4 i!llh5 20.S:xh5 y traspone a esta partida o a la siguiente, pero
228 Desmontando la Siciliana 2

permite a las blancas una opción extra que no prometedora) 11 ...'llVc7 (11...~ds 12.ie3 a6
ha sido muy valorada hasta ahora. 9..b:f6 Mi traspone a una conocida posición del ata-
recomendación. 9.f3 lllxd4 traspone a la par- que inglés; 11...eS 12.'ªd3 ie6 13.lllds ~d8
tida. 9 •.•gxf6 (9 ... ixf6 10. lllxc6 bxc6 11. ~xd6 14.lllxe7+ ~xe7 15.ib4±; 11...~cs es tal vez
y no hay compensación por el peón) 10.ic4! lo más sólido 12. ~xcs dxcs 13.if4t) 12.lllbs!
El alfil está muy bien situado aquí contra los ti'ds (12 ... ~bs 13.ib4 es 14.~xd6!±) 13.ib4
peones doblados negros, porque apoyará la ds (13 ... es 14. ~c3±) 14 ..b:e7 ti'xe7 15.es
presión del peón en fs contra la casilla e6. llld7 De la Villa-Vera, Leon 1996 y ahora en
10 ... lllxd4 u.ti'xd4 bs 12.ib3 id7 13.f4 'f!lc7 vez de capturar en a7 las blancas se deben
14.fs 'files 1s.'f!ld3 'llVes 16.a3 o-o 17.'llVf3 as conformar con una pequeña ventaja similar a
18.lllds!± Luther-Schweda, Oberwart 2003. las variantes de la francesa con 16.id3;!;.
n.h4 bs
9.'flVxd4 0-0 La más natural, flexible y seguramente la
Es más popular 9... a6 que analizaremos en mejor. Se ha probado a movilizar la dama a
la partida siguiente. diferentes casillas:
IO.f3! (D) 11 ... 'llVas?I 12.@b1 :1fü8 13.~d2! Buscan-
La jugada recomendada. Las blancas pre- do el defecto en la prematura salida de la
paran el clásico asalto de peones con h4-g4 dama. 13 ... @hs?! (13 ... ti' c7 sería reconocer
etc. La presencia del alfil en gs tiene algunas que se ha perdido un tiempo. 14.g4±) 14.hS!
connotaciones especiales, los peones tienen h6 (14 ... :1'!d8 15.h6+-) 15.ie3 (15.ixf6 es una
un obstáculo en su camino, pero a veces la tentación 15 ... ixf6 16. \Mlxd6 id7! 17. lllds!
presión sobre el punto f6 crea problemas dife- exds 18.eS ixes 19.ti'xes±) lS ... bs 16.g4 b4
rentes a las negras. Al final es muy frecuente 17.lllez ib7 18.lllg3 füc8 19.idH Hyldkrog-
ver retirarse al alfil, para amenazar gS, pero Stepanov, Konstantinopolsky mem cr. 9398. El
cuando es una pérdida neta de tiempo, la po- ataque blanco parece más amenazador.
sición debe estar madura para ello. 11 ...ti'c7 12.@b1 bs traspone a la partida
principal.
12.©b1 (D)
También las blancas aplican la jugada más
flexible y ahora si llegamos a un importante
nudo de decisiones.

IO ... a6
En este orden la jugada más popular y casi
necesaria tarde o temprano.
Es muy frecuente también la alternativa
10...'ilVaS pero en mi opinión es prematura.
11.i.d2 (11.'ªdz seguida de @b1 también es 12 ...J.b7
Capítulo 17: 4... éi'Jf6 5.éi'Jc3 éi'Jc6 Variante clásica 229

12 ... gbs Una idea de Aseev que no ha reci- 1S ... llle8 (ls ... ~xes? 16..if4 ~fs 17.lllg3 ~g6
bido mucha atención. Las negras sencillamen- 18 ..id3+-) 16 ..ixe7 ~xe7 17.llld4±.
te preparan b4, seguido del avance salvaje de
los peones. Y lo cierto es que llegan bastante 13.Wfdz!
pronto. 13.Y«dz Cediendo la casilla d4 al caba- Es un orden mejor y seguramente cambia-
llo, pero la verdad es que la otra jugada natural, mos como partida principal a Bologan-Ye.
g4, puede llevar a la misma posición en pocas 13.g4?! es un orden dudoso por 13 ... E!cs
jugadas. 13.es!? es una idea que sigue inédi- 14. Wíd2b4! 1S ..ixf6(1S.li:le2lllxe4+)1S ... ixf6:;
ta. 13 ... dxes 14. Wíxes id7 (14 ... ~b6?! 1S.llle4; Huerga-Recuero Guerra, Mondariz 2006.
14 ... llld7 1S.~g3) 1S.id3 b4 16.llle4;!:; con al- 13 ... 'e;Vc7
gunas amenazas molestas. 13 ...b4 14 ..!Lle2 as 13 .. .lks 14.id3 llld7 (Es una idea algo ex-
15 ..!Lld4 .id7 16.g4 Con una carrera incierta. traña. 14 ... ~c7 1S.llle2 gfd8 16.llld4 traspone
16... a4 17 ..ie3 c!LJes?! (17 ... a3!? 00 ) 18.g5 .!Llc7 a la partida) 1S.a3! f6 16.if4 llles 17.hS ~c7
19.f4 ©hs 20.hs fs 21.exfs es 22.h6 1-0 18.h6 g6;!; Salgado-Malakhov, Pamplona 2008.
Naiditsch-Polajzer, Celje 2004. 14.lllez ~facs 15.ll.ld4 (D)
Completando la maniobra típica. Las ne-
12 ... Y«as Ahora ya está justificada, porque gras tienen difícil jugar ds y las blancas están
el posible b4 taponará las típicas descubier- preparadas para el clásico asalto de peones.
tas con lllds, si la dama blanca se retira a d2.
13.Y«d2! (se amenaza lllds) 13 ...b4 14.~e2 es
(14 ... ib7 1S.llld4 füc8 16 ..id3 Wfc7 17.g4 as
18.ie3 es 19.lllfs± !barra-Chapar, Peñíscola
2002) 15.c4! .ie6 16..!Llg3 gfds 17 ..id3 Y«c7
(contra la otra jugada conocida, 17 .. Jfac8 Ari-
zmendi propone el mismo plan: 18.lllfl! .ixc4
19..ixc4 gxc4 20.llle3~) 18.lllfl as 19.g4 ©f8
20.llle3;!:; Arizmendi-Ermenkov, Andorra op
200S. El control de la casilla ds garantiza una
ventaja posicional, pero también mejores
chances de ataque.
1s .. J~fds
12 ...Y«c7 Tiene otra forma de preparar ds, lS ... ds 16.eS! llle8 17 ..ixe7 ~xe7 18.f4 f6
se trata de jugar ib7 y ds gracias al control 19.i!el±.
que la dama negra ha tomado de es. Seguimos 16.id3 llles!?
la receta de Bologan. 13.~d2! Una vez más Es una jugada extraña, difícilmente la
dejando la casilla d4 libre para la maniobra del mejor pero no tenemos otros ejemplos de
caballo, y ahora: partidas jugadas.
a) 13 ...gds Es una alternativa seria. 16... h6 l 7..ie3 ds 18.eS! llld7 l 9.f4 lllcs
14.llle2 !'fü8 (14 ... b4 1S.Wíxb4! y no hay 20.g4-t parece un ataque peligroso; 16 ... ds
compensación; 14 ...es el caballo regresa al 17.eS±; 16... es 17.lllfs ds 18.~el!;t
control de ds 1S ..ixf6 .ixf6 16.lllc3;!:;) 1S.llld4 17 .g4 if6 18.ie3!
es 16.lllfs .ixfs 17.exfs ds 18.g4;!:;; 18..ixf6?! lllxf6 19.Wíe2 (19.hS ds 20.h6
b) 13 ... b4 14.llle2 ds lS.eS! Un punto muy dxe4 21.~gs llle8-+; 19.gS lllhs 20.f4? es)
importante. El peón no se puede tomar y las 19 ... ~b6 20.lllb3=.
blancas logran una estructura favorable. 18... ds!? (D)
230 Desmontando la Siciliana 2

La reacción normal pero se encuentra con Partida 17 .03


una respuesta inesperada. Korneev O. - Baches G.
Si la ... es 19.lllfs ds 20.Wf2± España, 1999

1.e4 es 2.tllf3 lLJc6 3.d4 cxd4 4.tllxd4


c!tif6 s.c!tic3 d6 6..igs e6 7.V!fd2 a6 s.o-o-o
tllxd4 9.V!fxd4 .ie7 (D)

19.eS!!
Con esta excelente entrega de peón las
blancas consiguen dos cosas: evitar la aper-
tura de las columnas centrales para las piezas
negras y adelantarse en la carrera de ataques. Una mezcla curiosa de planes. Se diría que
19 ...hes las negras esperan para decidirse entre 0-0 y
19 ... Wxes 20.gS+-; 19 ... ie7 20.gs±. bs, a que las blancas se decidan entre f3 y f4.
20.f4 i.d6 10.@b1!
20 ... ixd4 21.ixd4 llld6 22.hs lllc4 23. '<Mlf2± Un buen momento para la jugada de rey,
21.gS es 22.fxes hes 23.g6 que especula con ideas derivadas de es y
Parece simple 23.hS! llld6 24.g6 lllc4 que normalmente lleva, después de un futu-
25.gxh7+ @ha 26. Wf2± con una indudable ro f3 a posiciones similares a las otras líneas
ventaja por el caballo en d4 y las columnas recomendadas.
abiertas sobre el enroque negro. El resto de 10.f4!? Ha sido la continuación habitual
la partida es una buena demostración de ata- que ha llegado a parecer refutación definitiva,
que y lo damos con algunas de las notas de pero la variante ha recuperado su viabilidad
Bologan en el Informator. también contra esta línea. 10 ... bs ll.ixf6 gxf6
23 ... lLJd6!? 12.eS ds 13.iibl y ahora tanto 13 ... ~ga como
23 ... hxg6 24.hs gxhs (24 ... gs 2s.ifs) 13 ... i.d7 ofrecen seria resistencia a los inten-
2sJ~dg1! lllf6 (2s ...g6 26.-ªxhs) 26. 'i&g2 lllg4 tos de refutación blancos.
27.fühs lllxe3 za.Wh3 g6 29.llle6! fxe6 10.f3!? Lleva casi siempre a una transposi-
30.füg6+ @fa 31.~xe6+-. ción a la partida anterior, y con poco esfuerzo
24.gxf7+ V!fxf7 2s.ghf1 V!fd7? se puede completar el repertorio analizando
25 ... '!Wea 26.i.fs lllxfs 27.i!xfs ~d7 las pocas líneas en las cuales las negras no en-
2a.E:e1~ rocan. 10... bs 11.h4 il.b7 12.@b1 0-0 es la for-
26.lLJf3 .if6 27 .tLJgs lLJc4 28.i.xh7+ ma típica de trasponer.
@hs 29.V!fe2 V!f es 30J~xf6! gxf6 31..id4+- 10 ...bs
gc6 32.V!ff2 V!ffs 33 ..id3! ~M7 34.\Wfs ge7 Facilitando la idea de las blancas, pero las
3S.lLJh7! .ics 36.V!fhs V!ff7 37.i.g6 1-0 otras jugadas tienen algunos inconvenientes:
Capítulo 17: 4... 0.f6 5.lLic3 lLic6 Variante clásica 231

10 ....ld7 El alfil está mal aquí en los es- 21.~es ixd3 22.E:xd3 as 23J~hdl± !barra
quemas de f3, porque ocupa la retirada ide- jerez-Lupulescu, Peñíscola 2002.
al del caballo. ll.f3! ic6 12.h4 h6 (12 ... ~c7 17.Wes ic6 18.f3 Wf6 19Jfüel '%rxes
13.g4 bs 14.ie3 0-0 lS.gS± De la Villa- 20.~es 'ibf7 21Jide1 (D)
Lugovoi, Aosta 1999; con el clásico ataque de
esta variante) 13.icl hs (13 ... ds 14.exds tLixds
1s.tLixds ixds 16.ic4±) 14.i.gs iM'as 1s.ic4
~es 16. ~d3 tLid7 17.i.xe7 <Jlxe7 18.~b3;!;
Korneev-García Ilundáin, León 1998.
10... 0-0 11.h4! (ll.f3 parece un error por-
que permite 11...tLixe4, pero no es tan claro
que después de 12.tDxe4 ixgs 13.tLixgs iM'xgs
14. ~xd6 i.d7! 1S.h4 ~as 16.id3 las negras
hayan igualado del todo. 16 ... ic6 17.hS h6
18.E:h4 gad8 19.~g3 gds 20.gg4) 11...h6?!
Intentando aprovechar la disponibilidad de la
casilla g4. (11...bS 12.f3 traspone a la partida Se ha llegado a una posición inhabitual en
anterior) 12.eS! dxes 13. ~xeS ~d7 14.l:fü3± esta variante de enroques opuestos. Las blan-
Con una iniciativa, en el flanco de rey, pero cas tienen una ligera ventaja en el final debi-
también en el centro, realmente poderosa. do al dominio de la casilla es. Las negras están
11.eS! (D) sólidas, pero aspiran a poco.
Esta es la idea de <Jlbl. El avance a es está 21..J:Ues 22.a4!
siempre pendiente sobre la posición negra y Buscando crear otra debilidad.
en este caso la situación resulta ideal. 22 .. J:r!:abs 23.~ks gec8 24J~ees ids
24 ... bxa4 2S.i.xa6 .ib7 26.ic4 E:xcs
27.fücs <Jlf6 28.E:bs+-
2SJ:ri:xc8 gxc8 26.ixfs! ~k4 27.ie4?!
27.axbs axbs 28.id3 l'fü4 29.~xbs E:xh2
30.c4+- hubiera sido el remate lógico de la
partida.
27 ...ixe4 28.gxe4 gxe4 29.f:xe4 'ibf6
30.c4 bxc4 31.©c2 ©es 32.©c3 ©xe4
33. ©xc4 es 34.b4 ©e3 3S.bS axbs+
36.axbs e4 37.b6 @d2 38.b7 e3 39.b8°%V
e2 40.Wh2+ 1-0

11. ..dxes 12.'%rxes id7 Partida 17 .04


12 ...~b6 l3.i.e2! ib7 14 ..ie3 iM'as 1s.i.f3 Fressinet L. - Bacrot E.
i.xf3 16.gxf3 0-0 17.ghgl con un ataque Haute Vichy, 2000
terrible.
13.ti:)e4 c!i:)xe4 14.he7 Wxe7 1S.Wxe4 1.e4 es 2.c!i:)c3 c!i:)c6 J.c!i:)f3 d6 4.d4 cxd4
o-o 16.id3 fs s.c!l)xd4 c!i:)f6 6.igs e6 7.°%Vd2 a6 s.o-o-o
16 ...g6 es más o menos del mismo valor. h6 (D)
17.h4! b4 18.hs ibs 19.hxg6 fxg6 20.f3 füe8 Esta variante alcanzó su máxima cota de
232 Desmontando la Siciliana 2

popularidad en las dos últimas décadas del desarrollar el alfil, la duda principal es si debe
pasado siglo, cuando varios jugadores de élite hacerse a la casilla más activa (b4).
la incluyeron en su repertorio. Actualmente l l ... '\1;9'as desclava el peón y por lo tanto
ha entrado en un periodo de crisis a medida prepara un posible de4 seguido de liJds, pero
que las blancas han ido encontrando sistemas también permite aumentar la presión en c3
interesantes de ataque, como por ejemplo el por medio de ib4. 12 ..ie2! (D)
que estudiamos en esta partida. Aunque muy
a menudo se convierte en una transposición
a 8... .id7, el sentido particular de esta jugada
es jugar liJd4, es y i.e6 para seguir luego con
un ataque temático y muy natural al enroque
blanco.

Siempre esta jugada, que termina el


desarrollo y prepara ~g3 y ahora:
a) La inmediata 12 ... dxe4!? ha provoca-
do a las blancas, hasta ahora, a entregar un
peón, con una compensación bastante fuerte,
pero no del todo clara.13.°l'g3 ~ds 14.~xe4!
9.lL!xc6!? Lo más ambicioso y lo mejor si la captura en
Esta jugada, combinada con la siguiente a2, como parece no funciona: 14.liJxds es
es un tratamiento bastante original de esta la continuación habitual 14 ... cxds lS. ©b1
posición, pero parece totalmente justificado .id7 16.f3 ibs 17.:Bhel i.xe2 18.gxe2 ~bs
por cuestiones de desarrollo y ha cosechado Newman-Otenweller, cr. 2000 y ahora (18 ...
hasta el momento muy buenos resultados. Es exf3 19. ~xf3~ Zaragatski-Rau, Willingen
una de las líneas cuya valoración ha perma- 2003) 19.:8e3! exf3 20.:8xf3~. 14 ...'l'xa2
necido más estable en los últimos años y eso (14 ... lDxf4 1S.'1Wxf4 :8a7 16.li:'id6+!+-) 15.c4!
confirma la fuerza del plan blanco. (15.ll'id6+ i.xd6 16.ixd6 ~al+ 17.©d2 '!Wxb2
9...bxc6 10.,tf4 18.i.es ~b4+ 19.c3 ~b2+ 20. ©el :8g8 21.c4
Esta es la jugada clave, las blancas atacan ~b4+"' Simmelink-Shishkin, LSS 2007. Es me-
el peón de d6, y como no se puede hacer es, la nos claro, aunque se puede investigar si la al-
siguiente jugada negra es obligada. ternativa c4 no convence) 15 ...'l'al +(15 ... liJxf4
10 ... ds 11.Y;Ye3 16.~xf4 ~as 17.li:'id6+ .bd6 18.~xd6 :aa7
Clava el peón d y prepara el paso de la 19.i.f3 f6 20.ixc6+ ©f7 21.:ahel± con una
dama a casillas activas frente al enroque ne- fuerte iniciativa) 16.©c2 'l'a4+ 17.©bl ~b4
gro. Las negras se encuentran ahora ante un 18.~c3 'l'c2+ 19.©al Hasta aquí el juego de la
importante cruce de caminos. dama y el caballo negros ha sido muy aparato-
11. .. ~e7 so, pero ahora se desvanece el humo y comien-
Es la jugada más frecuente. Parece lógico za el contraataque blanco: l 9... a5 20J~d2 'l'b3
Capítulo 17: 4... li:Jf6 5. lLic3 lllc6 Variante clásica 233

(20 ... Wh7 2Lif3 ie7 22.llle4 0-0 23.id6+-; cxds 1S. l!Ng3 O-O 16.l3d4t Antal-Magyar,
20 ... Wg6 21. Wxg6 fxg6 22.ies±) 2I.ie3! Zalakaros 2001. Las blancas tienen un desplie-
Dando paso a la dama hacia c7. 21...id7 gue de piezas prometedor, pero es cierto que
22.@b1 a4 23.%Yc7 lads 24.ib6+-; han asumido ciertos riesgos al ceder el centro
b) 12 ...ib7!? Es una idea extraña, porque y están obligadas a concretar con precisión.
el alfil tapona la columna b y no ocupa una c3) 13 ....ixc3 14.ixc3 Wxa2 1S.id3! Pre-
posición muy activa. Pero después de muc- parando la fuerte amenaza Wg3, lo que pone
has partidas viendo recibir mate al rey negro, de manifiesto la vulnerabilidad de las negras
alguien, en algún lugar, tuvo la idea de enro- por las casillas de su color. 15 ... dxe4 (1S ... l!Na4?!
carse largo. Las ideas bizarras no suelen ser 16.%Yg3! lllxe4 17.ixe4 %Yxe4 Zawadzki-
correctas, pero de momento ha dado resul- Vovk, Warsaw 2007. 18.Wd6!+-) 16.Wg3! exd3
tados razonables. 13.©bl (13. Wg3!? 0-0-0 17.Wxg7 gg8 18.Wxf6 d2+ (18 ... Wal+ 19.@d2
14. 'it>bl) 13 ... 0-0-0 14.ig3! Con la amenaza %Ya4 20.'it>e3!±) 19.'it>xd2 Wds+ 20.©cl 11;\lgS+
inmediata %Yf4. 14 ... ~d7 1S.Wf4 d4 (1S .. .f6? 21. Wxgs hxgs 22 ..if6 .ib7 23.h4± Balasov-
16.exds cxds 17.lllxds ixds 18.:1'!xds exds Makarov, Rusia 2000.
19.ixa6+ es un remate picante) 16.ic4± Ce-
diendo la casilla al caballo y tocando e6. 16 ... 11. ...ib4 En principio más activo que la va-
dxc3?? 17 J~!xd7 <!>xd7 18.Wxf7++-. riante principal, pero si la amenaza a la casilla
e) 12 ...ib4 13.ies! (D) y ahora: e4 no es real, entonces no sirve para mucho.
12.a3! esta jugada es lógica y fuerza los acon-
tecimientos. Y ahora llegamos a una posición
similar a la de la partida principal.

el) De nuevo hay que considerar 13 ...


dxe4 pero aquí parece muy fuerte la conti-
nuación 14.Wg3! ixc3 1S.ic7!? (1S.ixc3 es
suficiente para lograr un final me- a) 12 ....ixc3 Es crítico, pero las negras
jor) 1S ... ixb2+ 16. ©xb2 %Yb4+ 17. ©al necesitan una mejora en esta línea. 13. \1;\lxc3
lllds 18.Wxg7 Wf8 19.%Yd4 id7 20.ig3± lllxe4 14. Wxg7 Wf6 lS. Wxf6 lllxf6 y las blan-
Ponomariov-Bu, Lausana 2001. Y a pesar del cas tienen la pareja de alfiles y una estructu-
peón de ventaja, las negras están en serias ra más flexible pero las negras han puntuado
dificultades, porque su rey no tiene refugio bien en este final. Veamos: 16.ies! ©e7 17.g4
seguro y el alfil de casillas negras de las blan- (17.gd4!?) 17 ... gg8 18.f3 as 19.h4 hs Baklan-
cas domina el tablero. Cvek,Jenbach 2008; y ahora: 20.gS llld7 21.ig3
c2) 13 ...ie7 Parece ser la mejor jugada ia6 22.ig2 es 23.ghel f6 24.f4 e4 2S.ixe4!
aquí, lo cual es un argumento suficiente para dxe4 26.13xe4+ ©d8 27.iel±.
hacerla en las jugadas anteriores. 14.exds b) 12 ...ias Desde aquí el alfil puede pasar
234 Desmontando la Siciliana 2

a c7 presionando el futuro peón blanco en es, 12 ... ttJd7 Con idea de igs, se ha juga-
pero el enroque negro queda peligrosamen- do bastante, pero con resultados desastro-
te solitario. 13.ie2! (prepara 'l\'!g3) 13 ... 0-0 sos. 13.h4 ib7 (13 ... 0-0 traspone a 12 ...0-0)
(13 ... ib7 14. 'l\'!g3±) 14.eS llld7 lS. 'l\'!g3 ©hs 14.Wg3 ©f8 1S.©b1 if6 16.i.c7 'Wes 17.f4±
[1S ... ic7 16. ©bl! evitando f6 16 ... ibs Esta Kudrin-Finegold, San Diego 2006; con un
posición se ha dado en solo dos partidas que se fuerte ataque.
han resuelto con ventaja negra, pero el amon- 13.h4 (D)
tonamiento de piezas negras es sospechoso.
Las blancas deben estar mejor, por ejemplo:
17.id3 (17.h4!?) 17 ... ©hs (17 .. .f6? is.'Wg6+-)
18.'l'!!h3 fs 19.l!hel± seguido de g4] 16.'l'!!h3
©gs [16 .. .f6 obliga a las blancas a demostrar la
fuerza de su amenaza. 17.i.xh6! lllxeS y aho-
ra 18.ie3+! ©gs 19.f4 (19.ics!? fü7 20.'l\'fe3)
19 ... ixc3 20.bxc3 lllf7 21.id3--+ con un
fuerte ataque] 17.l!hel! (Preparando la sobre
defensa del peón es, antes de pasar la torre
por la tercera. La inmediata 17.:!%d3 no es tan
clara 17 ... ic7! 18.á:g3 lllxes 19.'l\'!xh6 lllg6 00 )
17 ... i.c7 18.ifl. Esta jugada, no solo prepara un posible paso
e) 12 ....ie7 13.ie2 (de nuevo prepara de la torre por la tercera fila y una posible rup-
'l\'fg3) 13 ... 0-0 14.~g3 (14.h41? ib7 1S.á:h3 tura con g4-gS, si no que especula con un sacri-
es 16 ..ixh6± Belikov-Babaev, Alushta 2004) ficio en h6. Las negras han intentado varias de-
14 ... ©hs 1s.ies (1s.es!?) 1s ... id7 16.exds fensas, pero hasta el momento están sufriendo.
cxds l 7.B:d4 llles 18.id3 E:cs 19.E:el Las 13 ... a:es
blancas apuntan al enroque negro con todas 13 ... .!Lies 14.©bl llld6 1S.id3 B:e816.Wg3
sus piezas, aunque de un modo que parece ©h8 17.ies ifs 18.B:hel± con una excelente
algo artificial. 19... B:xc3?! (19 ... ~aS 00 ) 20.bxc3 posición de ataque. Shchekachev-Lopushnoy,
i.xa3+ 21.©dl ie7 22.l!e3 (siguen pasando las Tomsk 1998.
piezas) 22 ... Wi'b6 23.E:g4 B:g8 24.a:g6 (24.'Wf4!) 13 ....ib4 14.eS ixc3 15. 'Wxc3 ll:ie4 16. 'We3
24 ... i.f6 2S.E:xf6 gxf6 26. 'Wh4 B:g7 27. 'Wxh6+ f617.f3 fxe518 ..ixes c!Lif619.g4± con un ataque
©gs 28.E:h3+- Fedorchuk-Vuckovic, Wch U20 muy directo. Gofshtein-Khasin, Israel 1997.
Calicut 1998. 13 ... ll:id714. Wi'g3 ©h815.ic7 ~e816.l!hel
ib7 17 ..ihs Wcs 18.id6 ixd6 19.Wxd6 lllf6
12 ..ie2 0-0 20.J.f3 a:d8 21.Wf4 ©gs 22.g4± de nuevo con
La opción de dar refugio al rey para luego un magnífico ataque. Bluvshtein-Krush, New
poder actuar libremente con sus peones cen- York 2003.
trales o en el flanco de dama es respetable, 13 ...Wlas 14.ixh6! gxh6 (14 ... lllxe4
pero tiene el inconveniente de permitir un 15.ll:ixe4 dxe416.Wg3if617.Wbl±)15.~xh6
ataque directo al enroque. Otras alternativas: ll:ih7 (Pfrommer-Oud, Bad Woerishofen 2003)
12 ....ib7 13. ~g3 La jugada clave de la va- 16.l!h3! Wh817.exd5 cxd518.á:g3 B:g819.i.d3
riante. 13 ... g6 14.i.c7! '\&es 1S.i.f3 0-0 16.llla4 fs 20.B:xg8+ @xgs 21.~g6+ Wh8 22.ixfs
llld7 17.©bl aS 18.c4± Shekachev-Pochikeev, exfs 23.~c6 ia3 24.W/xa8 Wxc3 2s.Wbs lllf6
Smolensk 1997. Y las blancas dominan todo el 26.bxa3 Wxa3+ 27.~b2±.
tablero. 14.~g3
Capítulo 17: 4... l1Jf6 5. l:iJc3 l:iJc6 Variante clásica 235

14.g4 Lleva también a un ataque muy 19... l1Jd7!


prometedor, por ejemplo: 14 ... lt'id7 lS. Wg3 Como consecuencia de la omisión blanca
es 16.idz lt'ics 17.gS d4 18.gxh6 ~f6 19.hxg7 las negras preparan a la vez el avance de su
dxc3 20.ixc3 We7 21.We3 'ttih7 22.id2 ixg7 centro con f6 e5, expulsando un alfil y la eli-
23.!!dgl Wf8 24 ..!!xg7+ Wxg7 2s. ll*'xcS+- minación del otro mediante lt'icS-d3.
Ziatdinov-Zabotin, Vladimir 2008. 20.f4 i.b7 [20 ... lt'ics!?] 21.~g4?!
14 ... c.!?hs 1s ..ic7! Las blancas siguen a la deriva y su ata-
Esta jugada temática que descoloca la que gradualmente desaparece, dando paso
dama, antes de situarse en la agresiva casilla al predominio de la mejor estructura negra.
es, es una marca de fábrica de esta variante. 21.!'!:el!?
1s ... Wfd1 16..ies ifs 21...éiJcs 22.tlla4
Intenta mejorar sobre una de las prime- Comenzando con jugadas únicas, ante la
ras partidas de la variante y en la práctica lo- amenaza f6.
gra el éxito, como veremos. Lo que se había 22 ... l1Jxd3+ 23.fücd3 f6 24 ..id4 ~b4?!
jugado era: 16 ... S:a7 17.f4 gg8 18. ll*'fz ib4 24 ... es!? Sería la culminación lógica de la
19.if3 V!ie7 20.!!hel gd7 21.exds cxds 22.g4± estrategia negra. 2S.ics Wc7+.
Botvinnik-Kaz, Israel 1997. 25.~b6 E:ads 26.a3 ~d6 27 .gc3?
17.exds+t Permitiendo de nuevo e5 y esta vez con
Seguramente es mejor no abrir líneas has- efectos nefastos. Era necesario 27 ..'!!el! y si
ta no ver cuál es la respuesta de las negras a 27 ... es?! 28.fxe5 fxes 29 ..!!de3 e4 30.fül±.
la fuerte jugada 17. Wf4! amenazando en f6, 27 ... es! 28.ics ~xcs!
pero sobre todo preparando el avance temá- Parece difícil pero las bancas debieron pa-
tico g4-gS; por ejemplo: 17 ... lt'ig8 (17 ... We7 sar por alto esta jugada.
18.g4± Ragger-Ernst, Oberwart 2007) 18.ihs! 29J:bc5 hes 30.~a4 .ie3+ 31.c.!?bl
.'!!a7 19.g4±. ixf4
17... cxds 1s.gd4 Torre pieza y peón es suficiente compen-
Todavía es buena 18. Wf4 ib7 19.g4! ±. sación material por la dama, pero el fuerte
18...Wfe7 (D) centro de peones, los poderosos alfiles y las
organizadas torres representan un ejército
irresistible para las blancas.
32.éiJcs ics 33.Wfe2 e4 34JM1 d4
35.g4 [3s.hs igs+] 35 ... e3+t [35 ... .!!es!F]
36.~d3?+
36.lt'ib3!? ig3 37.l'~xd4 E:xd4 38.lLixd4
ixhH
36 ....ig3 37Jfü1
La impetuosa 37.gS puede pararse
37....bh4 38.gxh6 gxh6 39. Whs igs +
37 ....ib7-+ 38.E:h3 .id6 39.g5 .ie4
[39 .. .fs!?] 40.gxf6 gxf6 41.E:f3??
Es difícil entender esta jugada aunque la
19 ..id3?!
Decididamente Fressinet no quería hacer posición blanca ya era difícil. o 41.lt'iel!
~f4, que aun era una jugada muy fuerte que
41.. ..ixf3 42.~xf3 ge6 43.Wfg4 E:de8
44.~g6 .ifs 0-1
le daba ventaja.
236 Desmontando la Siciliana 2

Partida 17 .05 fil a e3 para preparar gs, el cambio de caballos


De la Villa). - Estremera S. en c6 (cuando las negras no pueden retomar de
Zamora Cto. Esp, 1996 peón) seguido de la maniobra del otro caballo
a d4, el desarrollo del alfil a d3 como respues-
1.e4 es 2.c!lJf3 d6 3.d4 cxd4 4.flixd4 ta a llles para seguir defendiendo la casilla c4
c!lJf6 s.flic3 flic6 6..igs e6 7.V:Vdz a6 en caso de expulsión del caballo de c3 a e2, el
8.0-0-0 .id7 9.f3 (D) cierre (con es) o la apertura del centro (con
eds) como reacción adecuada en cada caso a
ds de las negras, el control de la casilla ds (en
caso de es de las negras), apoyado eficazmen-
te por la posición del alfil en gS, y algunas ve-
ces el cambio en f6 para doblar peones, tomar
en d6 o sencillamente acelerar el avance gs.
Las variantes que vamos a estudiar en esta
partida parten de esta posición y en general
no emplean la jugada h6 como transposición,
si no que si la hacen es ya con un objetivo con-
creto. Muchas de ellas trasponen entre si, por
lo que más importante que el orden exacto es
Esta es la jugada que recomiendo. El pri- asimilar bien las ideas temáticas y estar pre-
mer motivo es que es la más coherente con el parado para aplicarlas, cuando se produzca la
resto de las variantes recomendadas en el li- situación más conveniente.
bro. El segundo que los resultados son mucho
mejores que con la alternativa 9.f4 (S7% con- 9....ie7
tra S1%). En el excelente libro sobre el Richter Tomamos esta jugada como variante prin-
de Wells y Osnos, los autores llaman la atenci- cipal, porque se hace tarde o temprano y es
ón sobre el éxito y la falta de conocimiento de más fácil ver las transposiciones, pero está al
esta variante antes de 199S. Desde entonces mismo nivel de varias otras:
ha llovido mucho y la popularidad de 9.f3 se 9 ...ti"as?! David García experimentó a me-
ha disparado, pero los resultados siguen sien- nudo con esta idea, pero la jugada de dama
do buenos. parece poco elástica. 10.h4 Defiende el alfil,
En mi opinión uno de los motivos es que la alternativa, muy interesante es 10 ..ie3.
el plan de las blancas es sencillo y peligroso: 10 .. Jks 10 ... bs 11. ©b1 llles es el otro tra-
se trata de avanzar los peones del flanco de tamiento típico, pero tampoco aquí la dama
rey y romper el futuro enroque de las negras o en as ayuda mucho. 12.~d3! la reacción na-
atrapar a su rey en el centro. Como resultado tural contra llles, al permitir la retirada del
de las muy diferentes estrategias negras para caballo a e2 sin dejar de defender la casilla c4.
contrarrestarlo las blancas se ven forzadas 12 ... JJ..e7 13.g4 l3b8 14.JJ..e3 dando paso a gS
a actuar de diferente manera, pero sus ma- 14 ... b4 1S.lllce2 ds?! Precipitada, pero si no,
niobras temáticas son solo unas pocas y han llega gs de las blancas. 16.gS dxe4 (16 ... lllhs
demostrado su versatilidad durante mucho 17.exds §"xds 18.JJ..e4±) 17.gxf6 exd3 18.fxe7
tiempo. Estudiando el desarrollo y los análisis dxe2 19.lllxe2± Rodríguez-García Ilundáin,
de estas partidas nos vamos a encontrar repe- Castellón 199S. 11.©bl tüxd4 12.§"xd4 Jl..e7
tidamente con ellas, pero merece la pena citar 13.g4 o-o 14.V9d2! (con la amenaza lllds!)
algunas como introducción: La retirada del al- 14 ... V9cs 1s.hs bs 16.Jl..e3 ti"c7 17.gS Los
Capítulo 17: 4... ltJ f6 5. ltJ c3 ltJ c6 Variante clásica 237

peones blancos llegan antes a impactar en el del alfil negro en c6 en vez de en b7 lo que
enroque rival. 17 ... b4 18.llle2 .!Lles 19.llld4 no es una gran ventaja. 14.gS ~d7 1s.ti'd2!?
as 20.g6 (Ll fS-+) 20 ....if6! (20 ... fxg6 21.hxg6 Para explotar al máximo la llegada del caballo
hxg6 22 ..ih3±) 21..ih3 (21.'llbs!?±) 21...ti'c4 a d4. La jugada propuesta en el Ataque Inglés
22.ti'h2 a4 23 ..ifl ti'c7 (Sutovsky-Tratar, 15.@bl también debe ser buena. 15 ... ~es
Portoroz 1997) y ahora con 24.h6! las blancas 15 ... b4 16.tlle2 ds 17.tt'ld4 !b7 y aquí por com-
logran un ataque decisivo. paración con la partida Short-Ljubojevic del
Ataque Inglés (el peón negro esta en bs) tanto
9...ti'c7 10.@b1 Jugada casi automática ih3 como hs deben ser buenas. 16.f4! Cllc4
en esta variante, donde la retirada del rey es 17 ..ixc4 bxc4 18.hS± con un fuerte ataque.
necesaria y es importante dejar al rival que Gipslis-Martinovic, Vrnjacka Banja 1975.
muestre primero sus intenciones. 10 .. Jks No
muy lógica, porque el potencial desplegado en 9 ...bs 10. ©bl y de nuevo lo más normal es
la columna c apenas tiene objetivo. lO ... ie7 trasponer a i.e7 o a h6, por ejemplo: 10 ... tllas
traspone a 9... !e7; 10 ... bs es demasiado pro- (10 ... li:les ll.f4!) ll.id3 Cllc4 12.ixc4 bxc4
vocadora porque el sacrificio de la pieza por 3 13.f4 h614 ..ih4 l:l:b8 15.©al ti'b6 l6.l:l:b1±. El
peones en bs se produce en circunstancias idó- enroque blanco es inexpugnable. Speelman-
neas. 11..ixbs axbs 12.'lldxbs 'l9b8 13.'llxd6+ Cardon, 1990.
.ixd6 14. Wxd6 ti'xd6 15.~xd6;t. 11.Cllxc6
(11.h4 es por supuesto la jugada dentro de 10.h4 (D)
nuestro plan y no pude ser mala, pero nos Esta jugada evita algunos trucos, al defen-
faltan ejemplos concretos) 11 ....ixc6 12 ..ixf6! der el alfil, y eso la hace la más frecuente.
Siempre hay que estar preparado para pasar a
esta estructura en circunstancias favorables.
12 ...gxf6 13 ..id3 hs 14,ghel ti'as 15 ..ic4!;!;;
Leko-Piket, Tilburg 1996. El alfil blanco toma
una diagonal excelente y el rey negro esta cla-
vado en el centro, los planes con f4-fs o bien
con lllds están a la orden del día.

9.. Jk8 Es casi inevitablemente una tras-


posición a 9... !e7 porque después de 10.@b1
las otras jugadas tienen poco sentido, por
ejemplo: 10 ... llles?I (10 ... !e7 traspone; 10 ... bs
11.lllxc6 ixc6 12.llle2:!::) ll.f4 lllc4?! 12.i.xc4 10 .. Jks
gxc4 13.eS+-. La jugada de la torre negra declara sus
intenciones de colocar un caballo en c4,
9... tllxd4 Esta jugada que obliga a tomar pero peca de cierta falta de flexibilidad, al
de dama no es mala en sí misma, pero parece renunciar al 0-0-0 y, en algunas líneas dejar
muy poco lógica después de haber jugado .id7 indefenso el peón de a6, después del inevitable
en la jugada anterior, porque normalmente va avance b5-b4. En realidad las negras han proba-
combinada con es y .ie6. 10.ti'xd4 .ie7 11.h4 do casi cualquierjugada lógica en esta posición y
bs 12.g4 .ic6 13.i.e3 0-0 Y estamos casi en tenemos que ocuparnos de ellas:
una posición del ataque inglés (que veremos 10...hs Es una versión inferior de la
en el respectivo capítulo), con la diferencia secuencia 10 ...h6 ll.il.e3 hs que estudiamos
238 Desmontando la Siciliana 2

en el próximo párrafo, puesto que el alfil tras 20.ixbS+ ~xbs 21.lLif4 a4 22.geH es?! las
hs está muy bien situado en gS. 11.Wbl bs negras están sufriendo las consecuencias de
12.tllxc6 hc6 13.tlle2 Maniobra temática, no poder enrocar. 23.lüd3 0-0 24. ~xb4 §'c6
pero es a considerar si no es un orden más 25. ~d2± Short-Murariu, Bazna 2008. 13.Wbl
exacto id3. 13 ...ib7 14.tlld4 '%!/b6 1S.id3 bs 14.id3 b4 (14 ... ~b6 15.lüce2! y se sue-
@fs 16.c!bb3± Lanka-Redmann, Hamburgo le trasponer con b4, aunque no es obligado)
2001. m1
1s ..!Dee2 '1fb616.\We3 (16.l''füel asi) l6 ...
17.lüg3 as 18.'1We2 Si no juega 18.f4!? debe
10 ... h6 Normalmente sería una trasposi- temer 18 ... lLieg4 pero después de 19.~e2±
ción a las líneas estudiadas en la partida an- seguido de es, la iniciativa blanca es prome-
terior, pero últimamente se está jugando con tedora. 18 ... .!Dxd3 19J~xd3 ibs 20 ..!bxbs
una idea que justifica su inclusión en este mo- ~xbs 21.f4 lfüs 22.ge1 g6 23.'1Wd2 gds 24.es
mento. 11.ie3 hs!? (D) Una idea muy intere- dxes 2s.~d8+ hds 26.c!be4 1-0 Berelovich-
sante, que está ganando adeptos y que cambia Decoster, Holanda 2007.
radicalmente el mapa estratégico. Los peones
blancos quedan parados en el lado de rey y la 10 ... o-o?! Demasiado peligroso fijar la
ruptura g4 es muy difícil de realizar. Los lados posición del rey frente a la avalancha blanca.
oscuros de la idea son también importantes: ll.g4 ges (11 ... lüxd4 12. ~xd4 bs 13.ie3 ~as
el alfil blanco queda muy firme en gS, (adonde 14.Wbl b4 15.lüe2 es 16.~b6!;!; Gaponenko-
recomendamos su inmediato regreso), es difí- Boidman, Trier 2002) 12.Wbl bs 13.ie3 .!bes
cil enrocarse corto, y el avance f4, con las con- 14.id3 c!be4 1S.he4 gxc4 16.hs y el ataque
siguientes secuelas es o fs, tiene más fuerza. blanco está lanzado. Korneev-Sherbakov,
Novgorod 1995.

10 ...Ve7 Un poco más flexible que la ju-


gada de la partida, porque reserva el o-o-o.
11.Wbl c!bxd4 (en caso de 11 ... bs es molesta
12.ixbS!;!;) 12.~xd4 bs 13.g4 :Sbs 14..ixf6!?
Una vez más este plan que parece gustar a
Bologan. Las negras no tienen caballo y tam-
poco un apacible enroque largo. Las partidas
jugadas hasta ahora indican que las blan-
cas tienen mejores posibilidades. 14 ...gxf6
1s.c!be2 Ves l6.Vd2 b4 17.tllg3 as 18.b3!
12.igs El regreso inmediato del alfil es la ~ks 19.ie4± Bologan-Van der Wiel, Wijk aan
jugada que recomiendo, aunque 12. Wbl pue- zee 1997.
de trasponer y 12.lüc6 seguido de igs elimi-
na uno de los posibles planes de las negras, 10 ... .!Dxd4 Se ha jugado mucho, pero como
por lo tanto ambas son jugadas a considerar. ya hemos repetido varias veces, no guarda
12 ... .!bes Ha pasado a ser la jugada preferida buena armonía con id7. ll.~xd4 bs 12.Wbl
de las negras, porque sin este caballo su posi- gbs 13.g4 b4 14.c!be2 Vas 1S ..ie3 Por supu-
ción llega a ser muy seca. 12 ... ~c7 13.lüxc6! esto el plan de Bologan, 15.ixf6, es también
eliminar de inmediato el caballo me parece jugable aquí. 15 ... gxf6 16.llJg3;!;. lS ... es
lo más exacto 13 ... ixc6 14.©bl bs 1S.id3 b4 16.Vd2 ie6 17.tllcl O-O 18.gs .!Dhs 19.ih3;!;
l6.llJe2 §'b617J'füel as 18.i.c4 ~k819.b3 ibs De la Riva-Abreu, Capablanca 1998.
Capítulo 17: 4... ll:if6 5. ll:ic3 ll:ic6 Variante clásica 239

10 ...bs 11.®bl Mi recomendación, que nida en c8) de la idea de hs que comentamos


es también la jugada más típica y flexible. La en las alternativas a la jugada anterior. De
alternativa 11.lllxc6 seguida de lllez ha dado nuevo creo que lo mejor es: 13.lllxc6 f¿xc6
muy buenos resultados a las blancas. 11 ... tlles 14.igs Wíc7 (intentando ds, que ahora sería
12.id3 0-0 13.g4 l:füs 14.ie3! Ha llegado el contestada por es) 15.id3 ds 16.exds tLlxds
momento de abrir paso a los peones. 14 ...'ªc7 (Movsesian-Kozul, Sarajevo 2005) y ahora
15.h5 :Sfcs 16.gS tlles Rodríguez-Short, 17.lllxds! .ixds 18.c4 ic619.:1'!heH.
Lucerna 1997 y ahora además de la interesante 11 ... hs Lleva a un juego similar a 10 ...
continuación de la partida 17.E:dgl, también hs y es algo inferior respecto a la jugada del
17.f4 y 17.g6 dan buenas chances de ataque. siguiente párrafo.
11 ... 0-0 Se ha jugado con cierto éxito,
11.©bl (D) aunque yo siempre desconfío de esta localiza-
No es necesaria todavía y por lo tanto se ción prematura del rey. 12.g4 bs 13.ie3 lllxd4
pueden probar otras como 11.g4, pero es di- (13 ... llles 14.a3!) 14. \Wxd4 ic6 15.gS llld7
fícil que las blancas pasen mucho tiempo sin 16.hS! La entrega de peón abre paso a una ini-
esta jugada, así que el principio de flexibilidad ciativa muy fuerte de las blancas. 16... ixgs
la sugiere con claridad. (16 ... b4!?; 16 ... llles?! 17.h6!±) 17.ixgs \Wxg5
18.h6 llles 19.hxg7 \Wxg7 20.ie2 E:fds 21.a3±
Las torres tienen objetivos muy claros en las
columnas de la derecha. Magem-Campos,
Manresa 1997.

12.g4 ~es
Completando el plan lógico iniciado con
id7. Las negras amenazan b4 seguido de lllc4.
Se ha probado otra idea menos ortodoxa:
12 ...hs!? Destruye el avance ordenado de los
peones blancos, pero a partir de ahora el rey
negro no tendrá lugar seguro. 13.gxhs lllxh5
11 ... bs!? 13 ... E:xhs 14.ixbs?! un poco bestia, mejor
De nuevo la jugada más elástica, pero tam- (14.E:gl!;!;) 14 ... axbs 15.llldxbs llle5 16.lllxd6+
bién aquí las negras han probado todas las ixd6 17.~xd6 lllc4 18.~d4 e5 00 Yaremko-
alternativas y algunas de ellas como las que Vovk, Lvov 2006. 14.:Sgl g6 15.lllxc6 :Sxc6
conducen el caballo hacia c4 parecen muy (15 ... ixc6 16.ixe7 @xe7 17.idH) 16.id3
bien relacionadas con ~cs. b4 17.lllez ti°b6 18.he7 @xe7 19.eS!±
11 ... tlles es lógica, pero las blancas no Ibarra-D'Costa, Peñíscola 2002.
están obligadas todavía a jugar id3 y por lo 13 ..id3 b4
tanto después de 12.g4 bs traspone a la línea 13 ... hs 14.gxhs E:xhs 15.f4 lllxd3 16.cxd3
de la partida principal. (16.~xd3!? b4 17.lllcezt) 16 ... b4 17.lllce2
11 ... tllas se ha jugado muy poco y las blan- ~b6 18.lllf3 b3 19.axb3 \Wxb3 00 Del Rio-
cas no han aplicado el mismo plan que si el Romieux, Metz 2006.
caballo fuera a es, que es el que recomenda- 14.~ce2 as (D)
mos. 12.g4 bs 13.id3;!;. Las negras siguen con su avance de la
l l ... h6 12.ie3 hs Es una versión menos forma más lógica; otras alternativas: 14 ... ds?
flexible (por la posición de la torre ya defi- 15.ixf6!; 14 ... tllxd3 refuerza el centro blanco
240 Desmontando la Siciliana 2

15.cxd3 \Wb6 16.ie3 \Wb7 17.h5; 14 ... füc4?! 18 .•. ttlc4


15. \Wxb4. 18 ... lllxd3 19.cxd3 lleva a una posición si-
milar, pero con el peón e4 defendido y menos
posibilidades de romper para las negras.
19.ix:c4 Vl!xc4 20.fS a4
20 ... e5 21.Í6! gxf6 22.llldf5 con un fuerte
ataque.
21.f6!
La ruptura que hace más daño al enro-
que negro. La iniciativa blanca es muy fuerte
y desde el punto de vista teórico, el resulta-
do puede considerarse satisfactorio para las
blancas, aunque las negras siguen teniendo
muchos recursos, como demuestra el desarro-
llo de la partida.
1S.ie3 Vl!c7
21...gxf6 22.gxf6?!
15 ... d5? 16.g5! dxe4? 17.gxf6 exd3 18.fxe7+-.
Mucho más fuerte es 22.lllhs! y ahora
16.ttlg3!
22 .. .f5 (22 ... a3 23.gxf6 ixf6 24. lllxf6+ lllxf6
En este caso es importante evitar que el
25.ih6+-; 22 ... e5!? 23.gxf6 lllxf6 24.lllxf6+
avance de los peones blanco se vea bloqueado,
ixf6 25.!'l:dgl+ ©h8 26.ig5+-; 22 ... lt>h8!?
y esta jugada parece funcionar tácticamente
23. Wf2~) 23.ghgl fxe4 (23 ... ©h8 24.lllxf5 exf5
con ese objetivo. 16.g5 lllh5"".
25.id4+ f6 26.gxf6 lllxf6 27.Vllh6+-) 24.lllf6+
16 ... 0-0
ixf6 25.gxf6+ ©h8 26.ih6+-.
16... ds?! Intentando aprovechar la
22 .•.hf6 23.ttlhs J.es 24.ttlf3! b3!
posición indefensa del caballo de g3, falla
2S.ttlxes! bxc2+ 26.'tt>al cxdlVll+ 27J~xdl
por: 17.g5 lllxe4 (17 ... lllxd3 18.cxd3 \Wxg3
dxes
19.if4+-; 17 ... dxe4 18.gxf6 exd3 19.fxe7+-)
27 ... '15b5? 28.id4! dxe5 29.lllf6+! ©h8
18.fxe4 lllxd3 19.cxd3 Wxg3 20 ..if4 Vl!g4
30. Wh6 lllxf6 31. Wxf6+ ©g8 32,ggl#.
21.!~dgl Vl!h5 22.exd5 exd5 23.gel~.
28.!h6 [28.ic5!? Vl!xc5 29.lllf6+ lllxf6
17 .gs ttles (D)
30.Wg5+ ©h8 31.Vllxf6+=] 28 .•. @hs [28 ...
f6?? 29.Wg2+! @f7 30.füd7#] 29 ..ixf'S
[29.ggl Wc5 30.Wg5 Wxgl+ 31.Vl!xgl ggs+]
29 ••. Vllc2! 30.Vllel a3?! [30 ... ic6 31.Vllgl
ixe4 32.ig7+ ©g8 33.ixe5+ ig6 (33 ... ig2
34. lllf4±; 33 ... Wg2 34. Vl!xg2+ ixg2 35.ggl ©f8
36..ic3±) 34.lllf4 f6+] 31.ha3 .ia4 32J~fül
ibs! 33.b3 Vl!c3+ 34.Vl!xc3 gxc3 3S.ib2;!;
gf3 36.heS+ [36.a4 ic6 37.gcl ib7 38,gdl
ic6 39.gd8 f6 40.lllxf6! gxf6 41.ixe5 ©g7±]
36 •.. f6 37.ibs! ©gs 38.gg1+ @f139.gg3
gfl+ 40.@b2 es 41.gc3 gf2+!;!; 42.'tt>a3
~fü2 43.ttlg3 fürn4? [43 ... id11J 44.©b4!+-
18.f4! ia6 4S.©as ib7 46.©b6 !as 47.©a7
Este peón corre ganando tiempos para he4 48.gc4! fs 49.iL!xfs gf4 so.hes
romper el enroque negro en f6. fücfs si.gxe4 ©e6 s2.J.bs+! ©d7 S3.a4
Capítulo 17: 4... t:iJf6 5.t:iJcJ élic6 Variante clásica 241

gf7 54.b4 lllf6 55J~f4 <bes+ 56.<i>as ci>d7 ahorrarse @bl, y ya preparan gS sin tener que
57.ies 1-0 preocuparse por las amenazas a su enroque.
lS ... bS 16.gS b4 17.ixd7+ ©xd718.lllb1! hxgs
Partida 17 .06 19.hxgs lllhs 20.a3 b3 21.lllc3!± De la Villa-
Vallejo Pons F. - Caruana F. Sánchez Guirado, Torrevieja 1997) 12. <!>bl
Wijk aan zee, 2009 (12.h4?! permite la reacción típica 12 ... lllxd4
13.ixd4 b4 14.llle2 es 1S.ie3 Wlas 16.@b1
1.e4 es 2.élif3 élie6 3.d4 exd4 4.lllxd4 ie6 y las negras consiguen ds y toman la ini-
élif6 5.élie3 d6 6.i.gs e6 7.Wdz a6 s.o-o-o ciativa) 12 ... lllxd4 (12 ... llles se contesta con la
.id7 9.f3 h6 10 ..ie3 (D) temática 13.id3 preparando h4 y gs) 13.hd4
Esta es la posición que estudiamos en b4 (13 ... ic6) 14.lllez eS 15.ie3 ie6 Parece
esta partida, pero las trasposiciones con la llegar para preparar ds, pero las blancas tie-
anterior son muy frecuentes y difíciles de nen un brillante recurso táctico. 16.lllg3 ds
sistematizar, por lo que hay que tenerlas en 17 .lllhs! lllxhs 18.exds±.
cuenta en cada jugada.
10 .. Jks!? Una jugada que parece poco
flexible, porque abandona la posibilidad de
un enroque largo o bien la de utilizar la torre
en otra columna. Efectivamente la jugada es
poco flexible en el plan negro de tt:les, pero
está bien meditada si se va a seguir con llld4-
eS-.ie6 y Wlas y en ese orden ha obtenido bue-
nos resultados. 11.<!>bl A menudo es la mejor
jugada, al ser útil en todas las variantes y dejar
a las negras una jugada más para definirse. La
inmediata 11.g4 permite a las negras realizar
de forma ideal la maniobra temática 11 ... lllxd4
10 ...b5 12 ..ixd4 es 13.ie3 Wlas 14.@bl ie6 y no pa-
No solo la más frecuente, sino también la rece que las negras tengan problemas: 1s.lllds
más conveniente como variante principal, por ~xd2 16.gxd2 lllxds 17.exds id7= Van der
recoger más cómodamente las trasposiciones. Wiel-Bologan, Tilburg 1992) Y ahora:
Para las negras es dificil hacer algo sin esta ju- a) 11 ... llles?! 12.g4 bs 13.id3 es un sen-
gada que naturalmente es un preámbulo a un dero temático que en esta posición favorece
futuro b4, antes o después del cambio en d4 o a las blancas;
del salto del caballo a es. Pero se han intenta- b) 11 ...ie7 No es necesaria en este plan.
do otras alternativas: 12.g4 lllxd4 13 ..ixd4 es 14.ie3 Wlas (14 ... ie6
10 ... ie7 En este orden es demasiado len- 1s.lllds! lllxds 16.exds id7 17.hH Milos-
to, porque la reciente jugada h6 ha alentado Ubilava, Elgoibar 1993) 1S.h4 ie6 16.ih3! y
el asalto de las blancas en el flanco de rey. las negras están casi obligadas a entregar la
11.g4! La ventaja de haber sido expulsado a e3 calidad. 16... !hc3 17.Wlxc3 Wlxa2+ 18.@cl ds
demasiado pronto es la fuerza de este avan- 19.ics d4 20. Wla3 Wlxa3 21.ixa3t Kosteniuk-
ce. 11...bS (11..JkB?! después de esta jugada, Nijboer, Wijk aan Zee 200S;
las negras ya no tienen tiempo de oponerse a c) 11 ... lllxd4 12.ixd4 es 13.ie3 ie6 14.h4
la expansión blanca. 12.h4! lllxd4 13.ixd4 es ~as 1S.g4 bs 16.a3! ie7 (16 ... E:xc3!? es temá-
14.ie3 Wlas 1S.ih3! las blancas han podido tico pero no ofrece una compensación total:
242 Desmontando la Siciliana 2

17.1Mlxc31Mlxc318.bxc3dS 19.a4 dxe4 20.axbs±) lo de inmediato es lo más flexible, como se ve


17.ie2 (prepara gs) 17 ... llld7 18.lllds± analizando las alternativas:
Marinkovic-Mijatovic, Belgrado 2004. 11 .. Jks Es un intento interesante de
irrumpir en el centro sin gastar un tiempo en
10 ... lllxd4 El cambio en este momento no .te7. 12.g4 llles 13 ..id3 La jugada temática,
es muy lógico, puesto que suele ir combina- manteniendo el control de c4, pero creo que en
do con un posterior es y ie6 y ahora el alfil este momento hay motivos para jugar 13.a3!?
negro ya ha gastado un tiempo. Además tam- 13 ...b4 14.lllce2 ds 15.exds lllxds 16.lllf4 con
poco tiene la "excusa" de obligar a captu- ataque. Toth-Abasov, Budapest 1997.
rar con la dama, pero de todos modos sigue ll ... lllxd4?! Va mejor coordinada con
siendo jugable. ll.ixd4 es?! (11...bS 12.@b1 un rápido es, y aquí llega tarde: 12.hd4 b4
traspone a 10 ... bs) 12.ie3 i.e6 hace "oficial" 13.llle2 es 14.i.e3 ti'as (14 ... ie6?! 1S.1M!xb4!±)
la pérdida de un tiempo sobre otras variantes 15.c4!;!; Lanka- Berthelot, Montpellier 199S.
conocidas del Richter. ll ...ti'c7?! Permite una versión favora-
ble del típico sacrificio de pieza por 3 peones.
10 ... hs?! Permite a las blancas trasponer a 12.ixbs! (12.g4 es por supuesto posible) 12 ...
otras variantes, estudiadas en la partida ante- axbs 13.c!Lldxbs °M>S 14.c!Llxd6+ ixd615.ti'xd6
rior, en que hs es más frecuente, generalmente ti'xd6 16J~xd6;!; Hasta ahora las negras han
cuando las blancas ya han jugado h4, pero tam- logrado siempre aguantar este final, pero
bién jugar de forma específica para aprovechar con mucho sufrimiento. 16... c!LlaS 17.b3 lks
los defectos de hs, por ejemplo: 11.@b1 '<Mfc7 1S.c!Lle2 e519J~hdl i.c6 20.c4 o-o 21.c!Llc3 lfüs
12.lllxc6 ixc6 13.llle2 ds 14.e5 llld7 15.f4;!; 22. ©c2 gfcs 23 ..ia7 gas 24.i.b6 c!Llb7 2s.g6d2
Cheparinov-Al Modiahki, Sochi 2008. .tes 26.©b2@fs 27.i.e3 ©e7 Los 3 peones por
la pieza ofrecen buenas posibilidades de ganar,
11.~bl! pero ahora las blancas perdieron la paciencia
La jugada que recomiendo. Deja a las y jugaron 28.c!Llds+!? Iordachescu-Baklan, Baile
negras definirse, y los caminos a seguir son Tusnad 200S. Pero 28.a4;!; manteniendo el trío
muy diferentes en un caso o en otro. 11.lllxc6 y progresando poco a poco, parece mejor.
es igualmente correcta.
12 ..id3 (D)

11. ..ll:ies
Una vez jugado bs, este plan está más De nuevo controlando la casilla c4 para
justificado que el de cambiar en d4, y jugar- poder retirar el caballo a e2.
Capítulo 17: 4... lt::i f6 5. lt::i c3 ltJ c6 Variante clásica 243

12 ••• V!fc7 directamente no funciona y preparan el tema


La principal alternativa es el inmediato añadido, lLlc3 con jaque, lo cual les hace reno-
12 ...b4!? 13.lüce2 ds 14.exds lllxds 1S.lüf4 var su amenaza estratégica.
y las piezas blancas ocupan una posición ame- 13 ...b4?! Abrir el centro parece prematu-
nazadora, pero hasta el momento los ejemplos ro, pero merece un serio escrutinio: 14 ..!Dce2
prácticos son mínimos y la evaluación no está ds lS.exds lllxds 16.lllf4 (D)
definida. Por ejemplo: 1S ... lllxe3 (15 ... lLlxf4
16.i.xf4 lLlxd3 17.~xd3 i.e7 es más floja por-
que después de 18 . .B:hel las negras no pueden
oponerse a la presión de las piezas mayores
blancas en las columnas centrales 18 ... 0-0
19.lüf5 exf5 20.~xd7± Almasi-Templier,
Cannes 2005) 16.%Yxe3 .id6 17.i.e4!
(17.lLldxe6!? i.xe6 18.lllxe6 fxe6 19.f4 lLlxd3
20.'ªxd3! 0-0 21.'ªxd6í; 17.lLlfxe6? fxe6)
17 ... ~b818.%Ye2 ti'b6 19 ..!Dc6!;!;.
12 ... lüxd3 El cambio es ilógico porque
refuerza el centro blanco y abre la colum-
na c para iniciar planes en el flanco de dama. Todas las piezas blancas se acumulan
13.cxd3 b4 14.lllce2 es 1S.lüb3 (15.lllf5 ds!) frente al rey negro. 16 ... lllxe3 l 7.%Yxe3 .!Dxd3
lS ...as 16.d4;!; Iordachescu-Bagaturov, Momo- 18J~xd3?! 18.~xd3! es ganador: 18 ... i.d6
tov 1997. 19.lLldxe6 fxe6 (19 ... .ixe6 20.lllxe6 fxe6
21..B:xe6+ ie7 22 . .B:del+-) 20.lllxe6 i.xe6
13J:füel (D) 21..B:xe6++, 18 .. Jk8! y ahora el sacrificio no da
Con la idea de evitar la ruptura temática más que tablas. 19.lllfxe6 he6 20 ..!Dxe6 fxe6
en el centro. Las blancas preparan con calma 21.°i'xe6+ ie7 22.YlVg6+ Y.i-Y.i De la Villa-Pérez,
el asalto de sus peones al enroque rival. Este Sanxenxo 2006.
tratamiento me parece más natural que el 13 ....ie7!? Cierra una vez más la columna
conocido g4. y prepara b4. 14.g4 b4 1S.lllce2 ds 16.exds
lllxds 17 ..!Df4 lllf6?! Esto facilita el ataque
blanco. Es peor 17 ... .!Dc4? 18.ixc4 ~xc4
19.lllfs!; pero es crítico 17 ... lllxe3! 18.'ªxe3
lllxd3 19 . .B:xd3 0-0 00 • 18.h4 .!Dxd3 19.'i'xd3
gS? (19 ... 0-0? 20.gS+-; 19 ... fü8 20.gS±)
20.hxgs hxgs 21..!Dfxe6 he6 22 ..!Dxe6 fxe6
23.%Yg6++- Volzhin-Gasimov, Aníbal op 1997.
13 ... .!Dc4 14.ixc4 'i'xc4 Provoca una
carrera de ataques más típica. 1S.g4 b4
16.lllce2 as 17.h4 g6 18.gs hxgs 19.hxgs
lllhs Del Pilar-Ashley, Philadelphia 1996, pero
ahora las blancas con 20 ..!Db3! a4 21.lllcS-+
13 ... ~b8!? ponen de manifiesto la inestabilidad de la
Seguramente la continuación más aguda y posición negra.
sutil. Las negras "admiten" que el plan b4-d5 14.f4! (D)
244 Desmontando la Siciliana 2

Las blancas optan por un tratamiento cen- lógica de las anteriores jugadas, ahora todo
tral, cortando de raíz las intenciones negras. pertenece al terreno de la táctica, pero no
Era también interesante 14.©al impidien- parece que esta favorezca a las negras.
do b4 y ds. Por el contrario 14.g4?! permite a
las negras completar su plan: 14 ... b4! 15.lLlce2
ds 16.exds lLlxds! Fernández Romero-Baklan,
Lorca 2006; amenazando lLlc3 y apoderándose
de la iniciativa.

11 ... gcs
17 ...b4 es la jugada típica para evitar que
el caballo salte a e4, pero después de 18.exf6
bxc3 l 9.fxg7 !xg7 20. ~f2 ± está claro que el
rey negro está más expuesto; 17 ... dxes?! es
14... tDc4 incluso peor 18.fxes lllh7 19.llle4 ~b7 20.if4
14 ... ~xd3 será posiblemente una alterna- ie7 21.~f2 o-o 22.~g3+-.
tiva de emergencia, pero las blancas en esta 18.exf6
posición están felices de reforzar su centro. Llevando a un final mucho más agradable
15.cxd3;!; para las blancas.
15 ..bc4 Vxc4?! 1s ...Vxc319.Vxc3 gxc3 20.tDfs!±gxf6
15 ... bxc4!? Lleva a una estructura muy co- 21.tDxd6+ .bd6 22J~xd6 gc6 23.:8d3
nocida que suele ser inofensiva para las blan- Con la simple amenaza de doblar en d.
cas, precisamente porque pueden defenderse 23 ....tcs
de las amenazas a través de la columna b con 23 .. .l'k8! es lo más resistente. 24.g4! !c6
un mínimo de efectivos, pero en este caso 2s.id4 gg8 26.h3±
la amenaza doble con ~b7 es algo incómo- 24 ..id4 es?!
da de contrarrestar. 16.!f2 (16. ©al?! ~b7) 24 ... @e7 25.!c3±
16 ... ~b717.b3 as 18.est 25.fxeS+- ge6 26 ..tcs :8xe5 27 Ji:edl
16.b3 Vc7 17.eS! (D) gxc5 28J~d8+ me7 29J~xh8 hs 30.'it>b2
La ruptura en el centro es la coronación
Capítulo 17: 4... 0.f6 5.lllc3 0.c6 Variante clásica 245

Esquema Resumen: 1.e4 es 2.lüf3 d6 3.d4 cxd4 4.lüxd4 lüf6 s.lüc3 lüc6 6 ..igs

- 6... a6 Sólida, acaba trasponiendo.


- 6... h6 Poco conocida pero con cierto veneno ;!;,
- 6... \Wb6 Trata de distorsionar, pero no es el mejor momento ;t
- 6... \W as Similar a 6... h6. Poco conocida pero venenosa ;t
- 6... id7 La más popular de las alternativas a e6, pero teóricamente no mejor que otras t.

6... e6 7.\Wd2 con varias opciones:

- 7... h6 Obliga a una estructura concreta, pero no en las mejores condiciones;!;,


- 7... !e7 8.0-0-0 0-0 Las negras aceptan todos los retos. Sana y ambiciosa í/=.
- 7... ie7 8.0-0-0 a6 Un orden muy sutil, que parecía refutado, pero vuelve a ser jugable t.

6... e6 7.Vd2 a6 8.0-0-0 y ahora:

- B... h6 Variante de moda algún tiempo, puesta en duda por 9.tllxc6 ;!;,
- 8... !d7 9.f3 Was No combina del todo con id7 ;!;.
- 8... .id7 9.f3 tl:Jxd4 También parece poco coherente con !d7 ;!;,
- 8... id7 9.f3 ~c8 Más lógica. Mucho contrajuego, mucha batalla, mucha investigación
pendiente ;!;,
- 8... id7 9.f3 1i..e7 10.h4 É!c8 Parece lenta. Las blancas atacan muy fuerte ;!;,
- 8... id7 9.f3 ie7 10.h4 h6 11.ie3 hs!? Idea muy posicional. Necesita más ejemplos í.
- 8... id7 9.f3 bs La variante más elástica. Lo normal es trasponer a 9... h6 y la batalla
teórica debe continuar ;!;/=.

8....id7 9.f3 h6 10 ..ie3 Suele ser un reflejo de las variantes sin h6, y ahora:

- 10... ie7 Aquí es lenta con el punto de ruptura abierto en gs í.


- 10 ... tl:Jxd4 El cambio no suele combinar con .id7, pero es sólido;!;,
- 10.. J'k8 Interesante y poco investigada, pero no es lo más flexible ;!;.
- 10... bs 11.©bl tl:Jes 12.id3 \Wc7 Es la variante crítica. La batalla teórica continúa pero
el plan con 13.g¡hel parece muy peligroso para las negras í.
246 Desmontando la Siciliana 2

Capítulo 18
1.e4 es 2.lllf3 d6 3.d4 cd4 4.llld4 ~f6 s.lllc3 e6
Variante Scheveningen
Valoración ****

Introducción e ideas
La variante Scheveningen tiene un parentesco evidente con la Najdor