Anda di halaman 1dari 12

CENTRO DE ESTUDIOS UNIVERSITARIOS VIZCAYA

DE LAS AMÉRICAS

ALUMNA: ISAURA MAGALI CUEVAS SÁNCHEZ

PROFESOR (A): LUIS ALBERTO VILLAGOMEZ PEÑALOZA

LICENCIATURA: PSICOLOGÍA

MATERIA: PSICOPATOLOGÍA II

GRADO: 5TO CUATRIMESTRE

“Ensayo literario: Delirio de Laura Restrepo”

CD y puerto Lázaro Cárdenas a 21 de Abril del 2018

1
Delirio es la historia de Agustina que entra en crisis y la cual desata la locura de
esta, la protagonista. Esta locura es ocasionada por un rompimiento social y
familiar que la lleva a perderse en su propio mundo interno. La historia es contada
en una Colombia afectada por el narcotráfico, llena de matices, crisis de valores
morales y lleno de una sociedad llena de violencia y corrupción.

Agustina sufre de delirio, personaje que tiene el don de ver lo que otros no
pueden, esto según ella. Desde pequeña tiene la capacidad de adivinar el futuro y
poder así alertar a su hermano menor Carlos Vicente, llamado el Bichi cuando su
padre va descargar su furia contra él, golpeándolo.

La historia cuenta con la narración de cuatro personajes Aguilar; esposo de


Agustina, Midas; amigo y ex novio de Agustina, la propia Agustina y Nicolás su
abuelo materno. Historias que al final se relacionan hasta el punto de saber en qué
momento es en el que Agustina cae en un cuadro de delirio.

Por ejemplo ayer, tarde en la noche, Agustina montó en cólera porque quise secar
con un trapo el tapete que ella había empapado obsesionada con que olía raro, y es que
me produce un desazón horrible ver ese montón de tiestos con agua que va colocando por
todo el apartamento, le ha dado por oficiar bautizos, o abluciones o quien sabe que ritos
invocando a unos dioses que se inventa, todo lava y lo frota con un empeño desmedido.
Esta indescifrable Agustina mía, se le ha vuelto un tormento cualquier mancha en el
mantel o mugre en los vidrios, sufre porque haya polvo en las cornisas y la vuelven
irascible las huellas de barro que según dice van dejando mis zapatos, hasta sus propias
manos le parecen asquerosas aunque las refriegue una y otra vez, ya están rojas y
resacas sus bellas manos pálidas, porque no les da tregua, ni me da tregua a mi tampoco,
ni se la da a sí misma. (Restrepo, 2004)

Agustina dentro de su delirio percibe olores raros o extraños, que para las
personas que la rodean estos no lo son, se obsesiona tanto por la limpieza del
hogar o de ella misma, con el hecho de que ha lavado tanto sus manos que están
imploran misericordia. Es la manera en que se representa el trastorno, con una
obsesión y angustia por tener todo impecable, sin manchas, sin polvo o sin mal
olor, esto a ella la deja intranquila, buscando por doquier lo que la molesta.

2
Esos tiestos de agua son usados por Agustina para purificar la casa, para hacer
una limpia de seres, o cosas extrañas que habitan a su alrededor del cual ella
tiene ese don para poder presentirlo, de premoniciones y saber de qué se trata, de
saber qué es lo va pasar. Ya que siempre pronostica según su esposo
calamidades. Las personas a su alrededor tratan de hacerla entrar en razón pero
ella insiste y explica que desde pequeña tiene un don de los ojos. Un don que,
donde exagera sus capacidades, cree estar dotada de habilidades y poderes
únicos, Aguilar está dispuesto ayudarla, pero ella está dispuesta a recibir esta.

Las ideas obsesivas son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos repetitivos, no


deseados e irracionales, que el paciente reconoce como absurdos e irracionales, que se
imponen al paciente y que crean una gran ansiedad. Por tanto son pensamientos intrusos,
parásitos, repetitivos y egodistónicos. Escapan del control del Yo y el paciente intenta luchar
contra ellos, si bien la mayoría de las veces sin éxito. (Pifarré)

Agustina se obsesiona por la limpieza de una manera extrema, por lo cual quiere
hacer desaparecer cuanta suciedad se encuentre, percibe cualquier mancha,
cualquier olor, se obsesiona la limpieza de su alrededor como si misma,
haciéndose lavar en repetidas ocasiones las manos.

Los pensamientos se presentan constantemente en Agustina, pensamientos de


los que se siente sujeta por lo cual termina haciendo cosas que para los demás
parezcan extrañas, para ella estos forman parte de su realidad y nadie es capaz
de sacarla de ahí, este es su mundo por ahora, un mundo del que no forma parte
Aguilar su esposo, solo las personajes que ella quiere y dispone en su delirio.

He adquirido otro poder, dice la niña Agustina, uno que me sacude tan fuerte que me deja
medio muerta, un poder que se traga todas mis fuerzas; mirando hacia atrás, dice, creo
que en eso se me fue la infancia, en hacer fuera y acumular poder para impedir que mi
padre se fuera de casa. (Restrepo, 2004)

De manera frecuente los padres de Agustina Carlos Vicente y Eugenia discuten y


el afirma que si por esto o por aquello se va ir de casa. Agustina no quiere que su
padre se vaya, ella es feliz cuando él está. No le importa que su hijo consentido
sea Joaco, que todo el tiempo se la pase regañando a Bichi, ella anhela esa

3
atención por parte del padre que recibe pocas veces, por ejemplo cuando le pide
que se suene la nariz o que se limpie restos de comida mientras comen.

Agustina y su madre hacen todo lo posible porque el padre no los abandone, son
capaces de aguantar y soportar cualquier cosa, no quieren que nadie se entere de
sus problemas, piensan que mientras nada salga a oídos de otras personas está
todo bien incluso las infidelidades del padre, cree tener en poder en sus manos
para poder evitar a cualquier costa que su padre los abandone, teme a ello.

Ella desea que su padre la trate como tratan a sus compañeras de escuela sus
padres con tanto cariño. Pero eso no es así, su padre no demuestra esa atención
que Agustina tanto demanda, atención que de sobra tiene su hijo consentido
Joaco y enojo que lo provoca el Bichi al padre por ese carácter tan frágil y esa
manera tan femenina con la que cada vez más frecuente se hace. Atención o
quizá preocupación que tendrá por parte del padre cuando Agustina tenga sus
primeras citas con novios o amigos, haciéndolo esperar hasta tarde a que esta
llegase con bien.

Agustina encuentra significados especiales en hechos que para las demás


personas parecerían cotidianos, ella recibe información que solo ella puede
entender y de esta manera la interpreta ante pruebas o bases suficientes que
únicamente ella puede descifrar. Exagera al decir que tienes ese don, esas
capacidades únicas, ella considera que tiene habilidades, dones, poderes que son
especiales y únicos.

Cuando Agustina era pequeña tenía su hora favorita en el día, las nueve de la
noche y esta era llamada la hora de nona, era una especie de ritual o momento
especial entre el padre, donde este la llamaba Tina, donde ella acompañaba al
padre tomada de la mano para ir a cerrar cada una de las puertas de habitaciones
de la casa, momento de prepararse para pasar la noche protegidos contra los
ladrones o leprosos cerrando de esta manera todas las puertas y todas las
ventanas, Agustina quería ser la mejor para su padre, quería tener su atención

4
todo el tiempo, esto no era así, por ello la hora nona era su único momento para
con el padre, momento que ella disfrutaba tanto con él.

Para que se sintiera orgulloso Agustina memorizó cada una de las llaves, sabía
que llave abría que puerta, o cual de las ventanas donde el padre le felicita por no
equivocarse nunca. Es un momento muy especial entre el padre y ella, se
sumergen en un mundo que solo existe para ellos dos, por lo cual no lo comparten
con nadie, el mundo de Agustina cambia por completo alrededor de su padre.

“En el fondo de mi cabeza vive un pánico que se llama Lepra, que se llama
Lazareto, que se llama Agua de Dios, y que tiene el don de ir cambiando de
nombres”. (Restrepo, 2004, pág. 134). Agustina les temía a los leprosos, en
especial al niño leproso que paseaba por su casa, su familia no quería que ella lo
viera por ningún motivo. Es por eso que al salir para ir a la escuela, tenían que
cubrirle la cara para que no lo viera.

En una ocasión logró ver a un niño enfermo de lepra sin que su familia se diera
cuenta, logra ver un letrero que este lleva al cual dice que viene de Agua de Dios,
desde ahí tuvo mucho miedo, de que ella o alguno de sus familiares se les
contagiara la lepra, es por eso que les pide a todos que cierren puertas y ventanas
porque no quiere que el niño leproso invada su casa. El niño leproso es horrendo,
tiene la cara pálida que parece muerto, con la piel podrida y un olor desagradable.
Agustina lo sueña por las noches. Es entonces donde le cuentan por la insistencia
de ella de querer saber que significa Agua de Dios, a lo que contestan que es
Lazareto, lugar donde mantienen encerados a los enfermos leprosos para que no
invadan la ciudad a contagiar a la población de era horrible enfermedad.

Agustina teme que ese niño haya venido a buscarla, teme al leproso y a todos los
que sufran esta enfermedad. Piensa que este niño se ha escapado y viene por
ella.

En las ideas fóbicas existe un temor angustioso y un miedo excesivo, anormal y


persistente provocado por un objeto o situación en teoría no peligrosa, existe una

5
reacción desproporcionada con la causa que las provoca, y la relación objeto-situación
con la respuesta de miedo resultante es irracional. (Pifarré)

Agustina tiene esas ideas que no puede controlar por su propia voluntad, esto
provoca a cualquier costa evitar o huir del sujeto, es decir el leproso, la cual es
una situación que ella teme. Constantemente se preocupa del leproso y su
enfermedad, ese teme se adueña de sus pensamientos, por que se refleja en su
lenguaje porque constantemente lo expresa ante las persona a su alrededor, estas
se presentan por lo regular cuando la invade el estrés o algún miedo.

La teoría psicoanalítica de las alucinaciones nos dice que estas son provocadas
por huellas en el recuerdo de experiencias catectizadas. Es decir por una
represión, reprimir esos detalles o sucesos ocultos que pueden esconde la familia.

Déjame ver, Bichi, por favor, trato de mirarle el dedo para comprender que pasa pero se
me nubla la cabeza porque estoy temblando, el miedo me quita los poderes y me asaltan
tantas voces que no comprendo ninguna, la peor de las voces, la que más me paraliza,
es la que me repite que he lastimado al Bichi, que le he hecho daño, al igual que mi
padre. (Restrepo, 2004)

En el estado crónico de las alucinaciones, los pacientes suelen oír voces, estos le
comentan que hacer o invaden sus pensamientos. Aquí el paciente tiene un juicio
de realidad nulo y se comporta en función al tema delirante.

Ciertamente Agustina presenta un gran sentimiento de culpa por haberle hecho


daño a su hermano el Bichi, el pobre e indefenso Bichito, hermano menor que
tanto quiere y siempre estaba buscando por doquier las mil y una maneras de
protegerlo ante el padre furioso, y ahora era ella quien lo terminó lastimando. Pero
no fue porque ella así lo quisiera, fue un accidente del que tiene mucho
remordimiento.

Aunque el padre Carlos Vicente Londoño muere de deficiencia coronaria Agustina


siente que murió por su culpa, ya que cree que fue porque el padre la ve en una
ocasión pasando en su automóvil por la calle donde se encontraban unos hippies

6
y este logró ver a su hija, única hija, vendiendo collares, para poder subsistir, lo
cual esto le propicio un gran dolor al padre, provocándole la muerte.

Agustina ante sus ataques su actitud es tan marcada que modificaban su tranquila
personalidad, convirtiéndose en un ser totalmente extraño para los demás.
Extraña para las personas que la rodean, de manera que ya no se podía tener un
trato normal y amable con ella.

En los delirios de culpa hay una convicción inamovible de haber hecho algo
imperdonable; el paciente se siente culpable de todo lo que ha ocurrido a él e incluso a
su familia y amigos, y sus síntomas son la consecuencia de si incompetencia, sus
pecados, etc., por todo lo cual merece ser castigada. (Pifarré)

Hay un rompimiento familiar debido a una infidelidad por parte del padre con su
cuñada, la tía Sofí, hermana de su esposa Eugenia. Los únicos que sabían de
esto eran Bichi y Agustina por unas fotos donde la tía Sofí posaba desnuda para
Carlos Vicente padre. Estas son reveladas por el hijo menor, una tarde en donde
el padre lo agrede a golpes, una situación demasiado violenta para los presentes,
el padre jamás había lo golpeado de tal manera, por lo que Bichi y la tía Sofí se
marchan de casa para no volver más. La madre ignora el asunto por el bien de su
matrimonio y por miedo a que ocurran especulaciones por parte de las personas,
amistades que los rodean socialmente.

La reacción de la madre no era jamás la esperada por los presentes, prefirió


ignorar la situación por no perder la vida que tenía o por miedo de no perder a su
esposo. Echándole así la culpa de estas fotos a su hijo mayor que no dudo por
ningún momento en desmentirla, este siguió con la farsa y todo siguió como si
nada hubiera pasado, o al menos eso aparentaba ya que de aquí inician los
cuadros de delirio de Agustina.

Mi padre va a venir a visitarme, anuncia de repente, mi padre me advirtió que si ustedes


están en mi casa, él cancela su visita porque no quiere verlos aquí, quédense allá,
carajo, allá es la casa de los hijueputas y aquí es la mía, usted atrás, usted atrás le grita
a Aguilar. (Restrepo, 2004)

7
Agustina desde pequeña tiene la capacidad de ver lo que según ella otros no ven,
tiene el don privilegiado de poder adivinar el futuro, en especial de alertar a su
hermano el Bichi cuando su padre le va a pegar o este lo va a molestar
provocando que lo castigue. Cuando era más joven se hiso famosa por descubrir
el paradero de un excursionista perdido en una montaña y esta lo salva de haber
podido morir.

La personalidad de Agustina se veía afectada en muchas ocasiones esto debido a


sus estados de delirio tan marcados. Se convertía en un ser extraño para las
personas que la rodeaban, cambia de comportamiento ante situaciones de estrés,
donde se presentaban cuadros de gritos, groserías, premoniciones, advertencias,
desorganización, abundantes rituales y una gran desubicación en cuanto al
tiempo.

“Dentro de la intuición, la ocurrencia inspiración delirante el paciente, de forma relativamente


brusca en muchas ocasiones, de repente descubre, a modo de corazonada u ocurrencia, el
significado de todas aquellas intuiciones o significaciones mal definidas”. (Pifarré, pág. 704)

Para Agustina lo más importante en ese momento es su padre, por lo que hace
una línea donde divide la casa en donde se encuentran ella, Aguilar y la tía Sofí
que están perplejos ante la actitud de Agustina. Agustina los mantenía lejos de
ella, lejos de la llegada del padre que venía a visitar a esta.

Se vio afectada ante el cimbronazo de la bomba que explotó cerca del estadio
Nemesio Camacho, exaltándose sintiendo ella que esta era la señal, la señal de
que su padre llegaría muy pronto a visitarla y excluyendo a los habitantes del
apartamento para complacer al padre y evitar cualquier tipo de disgusto a este.

En ningún otro momento su esposa lo había excluido de su propia casa, de su


lecho de amor. El padre pese haber muerto se ha vuelto en un huésped tan
anhelado por su hija, desalojando al esposo de su propia casa y apartándolo de su
esposa. El señor es la viva adoración para Agustina, y por ello es capaz de alejar
a las personas que tanto la quieren y se preocupan por ella, sin que ella pueda

8
percibir lo que en realidad está pasando y poder así ver lo que su familia es capaz
de hacer para que ella esté bien.

Por la mente de Agustina constantemente prevalece la idea de un padre


controlador y su protección hacia su hermano menor, la cual la llevaron a
desencadenar contundentemente los episodios de delirio. En realidad el padre es
un hombre machista, controlador, narcotraficante, egocentrista y homofóbico.
Dado el cariño que Agustina siente por él no se percata de la gran realidad y así
quiero volver a verlo.

Agustina hablaba sin parar sobre su padre y su próxima visita, pronunciando las palabras
a tal velocidad que era imposible entenderle, además porque la mitad del tiempo hablaba
hacia adentro, aspirando las frases como si en vez de sacarlas de sí, las recogiera del
aire y se las quisiera tragar. (Restrepo, 2004)

Aguilar suplica que se tranquilice, que formule bien sus diálogos o teme que esta
se ahogue, es como si se tragara las palabras.

Su esposo y su tía están absortos ante los actos de Agustina, esta vez ha
anunciado el regreso de su padre muerto, no saben qué hacer, por lo que deciden
alejarse de ella la distancia que ella misma ha solicitado.

Agustina considera que los bombazos han sido una señal de aviso, como si en
esas bombas hubiera un mensaje oculto que solo ella puede descifrar, un mensaje
de que su padre muerto acudirá a visitarla, situación que la pone en estado de
alerta y estrés por la visita, pero a la vez estremecida por los sucesos que se han
presenciado con ella y su hermano el Bichi, pero al mismo tiempo la emociona por
poder volverlo a ver y obtener su atención.

“En la taquipsiquia o pensamiento acelerado el desarrollo del pensamiento es más


rápido de lo normal. Se aprecia una mayor tensión del pensamiento y es más
espontaneidad. Los pacientes verbalizan un alto número de vocablos por unidad
de tiempo”. (Pifarré, pág. 700)

9
Su lenguaje se vuelve incoherente, incomprensible para los demás, la
construcción de sus frases hacen que no se comprenda el mensaje, perdiéndose
la coherencia lógica entre estos.

En los trastornos del pensamiento se habla de la manera en que un sujeto puede


unir asociaciones o ideas, para determinar la manera en que este piensa. Los
puntos a evaluar son el curso con el que fluye el pensamiento, la manera en que
organiza, formula y expresa sus pensamientos.

Agustina pierde la capacidad de manifestar un lenguaje coherente, no es claro y


muy difícil de seguir, ilógico y sin poder dirigirse hacia un objetivo determinado.
Existe la presencia de una dificultad o imposibilidad de seguir el curso del
pensamiento.

“Aquí pasó algo, insistías con una convicción conmovedora y husmeabas por todo
el gimnasio como si fueras sabueso, rastreabas pistas por aquí y por allá mientras
yo bregaba a convencerte de que nos fuéramos para otro lado”. (Restrepo, 2004,
pág. 293). “Veo sangre, veo sangre, sangre inconfesable inunda los canales. A
esa mujer la mataron aquí, aquí, revelaba Agustina y la mataron a patadas”.

Agustina se angustia más gracias a la capacidad que tiene, donde descubre el


crimen que ocurrió en el gimnasio de Midas McAlister, donde ha muerto la bella
Dolores, aunque el Midas y sus amigos han cubierto todas las huellas de ese
horrible crimen.

Aquí es donde agustina pierde por completo la razón, entra en un mundo al que
nadie tiene acceso y es un lapso de 15 días que habita en su propia locura tras
saber que su hermano menor, el Bichi que se encuentra en México viajará de
nuevo a Bogotá pero ahora con su pareja.

Tras el incidente en el gimnasio del Midas y tras ver su estado delirante este se
dispone a llevarla a su casa pero al ver que las cosas empeoran decide enviarla a
un hotel con un trabajador de confianza, es aquí donde es encontrada por Aguilar
cuando regresa de un viaje que dura 3 días de negocios.

10
Aguilar no tiene ni idea de lo que le está sucediendo a su esposa, que le pudo
haber alterado. Con el fin de ayudarla a salir de crisis comienza a investigar
encontrando un pasado turbulento, escondido bajo el brillo del apellido de gran
prestigio que tenía su esposa.

“Profesor Aguilar, si pese a todo me quiere todavía, póngase mañana una corbata
roja”. (Restrepo, 2004, pág. 341)

Aguilar descubre todas las pistas que lo llevan a descifrar lo que originó la
enfermedad de Agustina, la situación que desencadenó todos estos cuadros de
delirio, comprende que solo puede ayudarla si se atreve a ver a partir de la misma
manera que su amada ve las cosas, adentrase en el mundo de la locura de su
esposa. Al entender el origen de todo esto, Aguilar penetra su interior y lo asimila
desde su percepción, entiende que ella no eligió estar en esa situación, en el
delirio no se cae, se llega, gracias a la historia familiar que la involucra, desde su
abuelo Nicolás, quien presencio la locura de su hermana, después Eugenia se
siente culpable de la muerte de su padre y cree ser merecedora que todo castigo,
al igual pasa con Agustina y su padre. Parece ser un delirio compartido, en el que
las personas significativa por ejemplos la familia comparte este delirio.

Aguilar acepta ponerse esa corbata roja, se pone en el mismo nivel que ella, para
así poder ver ambos la misma percepción y vuelva la cordura de Agustina. La
locura se convierte en una forma de razón, de alguna manera adquiere un sentido
dentro del campo de la razón, es por eso que no se reconoce. Nos envuelve en
una realidad distorsionada y nos conduce en hacia un proceso verdaderamente
alarmante para quienes nunca hemos presenciado estos sucesos.

La autora toca el tema de los trastornos psicológicos, de manera muy especial,


entrelazando varias historias que se mezclan entre sí y le van dando forma a la
novela. La trama es desarrollada en una época en la que Colombia contaba con la
fuerza de Pablo Escobar, la manera en que este influye en la sociedad. Entre otros
temas de interés, amor, infidelidades, trama, mentiras, falsedades, hipocresías,
falta de verdaderos valores y el desamor. El final es muy emotivo y lleno de

11
esperanza ya que nos transmite el amor de los protagonistas de esta historia. El
habiendo amor verdadero no hay porque haber imposibles. Delirio es un texto
fascinante desde principio a fin, que te atrapa y te cautiva, no únicamente la
historia sino la manera en que se muestran sus personajes y como se van dando
los hechos.

12