Anda di halaman 1dari 1

Entre el Árbol y la Vida.

Soñé en el monte
A la tierna luciérnaga
En su nocturno vuelo.

Para que adentrarnos


En su ir y venir
Sí al fin de cuentas
Su fràgil vida
Suena en su encanto
Como un puente sin fin.

Sus ojos parecen


Como una flor que llama
A la marea del viento.

A veces brillan
como sonoros relámpagos
que por instantes callan.

Y si el Árbol
Quietó está
Frente a la vida..

Por qué vuela, ella


como eterna,
entre el árbol y la vida.

Antonio Manuel Baragiola Smerling


Escrito en junio 1990 después de haber
leído los tres tomos de
Suzuki ´´Budismo Zen´´(Kier).
9 de Junio de 1990

nolibaragiola@yahoo.com
psiocologo – 68 años
mendoza-argentina