Anda di halaman 1dari 21

“APLICACIÓN DE LA CARGA DINAMICA DE LA PRUEBA CUANDO SE HAN SURTIDO

LAS ETAPAS PROBATORIAS DE UN PROCESO”

MAURICIO GERARDO ORDOÑEZ ARIAS

DANNA YULIETH PÉREZ ORTEGA

UNIVERSIDAD LIBRE DE COLOMBIA, SECCIONAL CUCUTA

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

FILOSOFIA DEL DERECHO

CUCUTA

2018
APLICACIÓN DE LA CARGA DINAMICA DE LA PRUEBA CUANDO SE HAN SURTIDO
LAS ETAPAS PROBATORIAS DE UN PROCESO”

MAURICIO GERARDO ORDOÑEZ ARIAS

DANNA YULIETH PÉREZ ORTEGA

YEFRI YOEL TORRADO VERJEL

DOCENTE DE FILOSOFIA DEL DERECHO

UNIVERSIDAD LIBRE DE COLOMBIA, SECCIONAL CUCUTA

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

FILOSOFIA DEL DERECHO

CUCUTA

2018
“APLICACIÓN DE LA CARGA DINAMICA DE LA PRUEBA CUANDO SE HAN SURTIDO
LAS ETAPAS PROBATORIAS DE UN PROCESO”

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

A lo largo de la historia en los procesos judiciales la carga de probar es una facultad y obligación
de la parte que afirma unos hechos (en algunos casos no ocurre así, más adelante lo veremos),
pues en ese sentido quien señala a una persona (natural o jurídica) de unas pretensiones, debe
probar que así sea. Entendiendo de este modo, la carga de la prueba resulta de un interés de quien
debe probar y asumiendo todas las consecuencias que esto con lleva.

Teniendo en cuenta que la carga de la prueba es una regla de conducta, esto quiere decir que la
responsabilidad de probar es de la parte que afirma pues es sólo ella quien tiene esa potestad,
aunque el juez en casos muy determinados también podría actuar; no desnivelando la carga de la
prueba sino actuando en virtud de la celeridad de proceso en cuanto a probar los hechos.

La carga de la prueba se aplica a todos los procesos, pues no distingue rama del derecho en donde
sea más o menos considerada su aplicación, atribuyendo esto una universalidad en cuanto a
derechos en concreto suponen, pues siendo base o pilar de cualquier rama a la hora de probar
tiene gran funcionamiento en su aplicación, considerándose bastante útil y muy poco compleja su
veracidad en cualquier proceso.

Se distinguen dos tipos de carga de la prueba, la carga estática y la carga dinámica; la primera
hace referencia a quien le incumbe probar pues, tiene obligación de probar quien afirma un
hecho; y la segunda, hace referencia a quien tiene más facilidad de probar, y desvirtúa que la
incumbencia sea el único criterio para asignar una carga probatoria.

La carga de la prueba en Colombia se desarrolla en el artículo 167 del Código General del
Proceso que la resalta así: “Incumbe a las partes probar el supuesto de hecho de las normas que
consagran el efecto jurídico que ellas persiguen.

No obstante, según las particularidades del caso, el juez podrá, de oficio o a petición de parte,
distribuir, la carga al decretar las pruebas, durante su práctica o en cualquier momento del
proceso antes de fallar, exigiendo probar determinado hecho a la parte que se encuentre en una
situación más favorable para aportar las evidencias o esclarecer los hechos controvertidos. La
parte se considerará en mejor posición para probar en virtud de su cercanía con el material
probatorio, por tener en su poder el objeto de prueba, por circunstancias técnicas especiales, por
haber intervenido directamente en los hechos que dieron lugar al litigio, o por estado de
indefensión o de incapacidad en la cual se encuentre la contraparte, entre otras circunstancias
similares.”

En ese contexto, el artículo hace un abrebocas a la carga dinámica de la prueba que se


desarrollará enseguida, recordando que es la parte quien tenga más facilidad de probar y no a
quien le incumba.

Hablando del nacimiento de la teorías de la cargas probatorias en Latinoamérica esta se concibe


en argentina en el año 1984 con la publicación de un artículo del maestro Jorge W Peyrano en
coautoría del también tratadista Julio O Chiappini. Llamado los “Lineamientos de las cargas
probatorias”, aquí se marca el derrotero para la legislación argentina y por supuesto la
colombiana.

El asunto que trataremos a continuación es un tema que ha despertado muchos intereses en


cuanto a su definición y su aplicación por que en Colombia existen todavía muchos vacíos, la
aplicación de la carga dinámica de la prueba tuvo muchos contratiempos, pues al no ser
consagrada desde un principio en una norma con potestad obligatoria, se convertía en un dilema
su aplicación. Pues en algunos casos se aplicaba al final del proceso dejando sin oportunidad de
contradicción a la parte que se le imponía; con el tiempo todo esto fue susceptible de cambios,
pues la Corte Constitucional en su Sentencia C-086 de 2016 fue muy clara en permitir y
desvirtuar cualquier oposición sin fundamento a esta, claro está que su aplicación se tendrá que
hacer en un tiempo prudencial y justo para que a la parte que se le imponga pueda ejercer su
derecho a la prueba.

En este orden de ideas, cuando se aplica la carga dinámica de la prueba el juez debe notificar
antes de su imposición (esto quiere decir, avisar las consecuencias que esta acarrea), así la parte
a quien se le atribuyó tiene tiempo a consideración del director del proceso para ejecutar dicha
imposición; considerando esto una solución pronta y efectiva a la polémica que esta carga genera.
FORMULACION DEL PROBLEMA

¿Cuál es el límite que debe considerar el juez para aplicar la carga dinámica de la prueba cuando
se ha surtido el debate probatorio en un proceso?

SISTEMATIZACION DEL PROBLEMA

¿Cuál es la etapa ideal del proceso para aplicar la carga dinámica de la prueba?

¿Qué tiempo prudencial debe dar el juez a la parte que se le impuso la carga dinámica de la
prueba para probar dichos hechos?

¿Cómo se determina la indefensión de una parte al momento de probar un hecho en un proceso en


concreto?

JUSTIFICACION

La carga dinámica de la prueba es una garantía e instrumento que ofrece la ley para aquellas
personas que se encuentran en desventaja al momento de probar los hechos que esta misma alega,
una de las principales cualidades de esta carga de la prueba es su gran afán por llegar a tener un
conocimiento de verdad que no obstaculice ni perjudique a ninguna parte, tanto demandante
como demandado.

Con la ejecución de esta problemática nos daremos cuenta del campo de acción de la carga de la
prueba y más aún cuando se invierte, pues es el tema que hemos venido mencionando. Incluso
cuando hablemos de un tiempo prudencial al aplicar dicha carga, se deben tener en cuenta unos
límites y parámetros para que sea exitosa su aplicación.

La carga dinámica de la prueba, hace referencia a la regla de conducta y regla de juicio que se
aplican cuando una parte se encuentra en estado de indefensión a la hora de probar uno o varios
hechos; pues llevándose acabo así dicha inversión.
En cuanto a la contextualización del significado de dichos temas mencionados, en Colombia el
tema es ambiguo aunque ha sido seriamente tratado por la Corte Constitucional, pues ha hecho
una buena aplicación de la carga dinámica pero aun, es un tema de gran discusión pues no hay
normas exactas y concretas que indiquen al juez términos y parámetros para hacer una buena
aplicación y no caer en una desigualdad de partes a la hora de probar en el proceso.

El tema verdad y derecho nos abre un enfoque bastante amplio para examinar la problemática,
pues buscando conocimiento con un buen estándar probatorio para poder dar una sentencia con
certeza y que no deje margen de duda, teniendo en cuenta que el juez se apoyará en los
mecanismos que la ley y la constitución le surtan, siendo la carga dinámica de la prueba uno de
los más novedosos y garantistas al momento de juzgar.

OBJETIVO GENERAL

Proponer límites y parámetros en cuanto a la aplicación de la carga dinámica de la prueba cuando


ya ha pasado las etapas probatorias.

OBJETIVOS ESPECIFICOS

Determinar cuál es la etapa probatoria idónea para que el juez aplique la carga dinámica de la
prueba en estado de indefensión de una de las partes.

Considerar tiempos que deba tener el juez en la aplicación de dicha carga de la prueba.

Realizar un estudio sobre los casos en donde una parte se considera que esta en indefensión de
probar un hecho.
MARCO DE REFERENCIA

Antecedentes

El derecho a la prueba en Colombia: Aspectos favorables y críticos de la reforma del Código


General del Proceso en el Derecho Sustancial y Procesal. (Artículo de investigación) elaborado
por Castellanos Castellanos, Jefferson Arley Abogado de la Universidad Libre Seccional Cúcuta
(2016);este texto nos explica que: “Actualmente, uno de los mandatos estructurales para la tutela
efectiva de los derechos es el derecho fundamental a la prueba, no solo por el novedoso
fenómeno de constitucionalización del proceso, sino por casos concretos que han impulsado
serias reformas. Con anterioridad al Código General del Proceso, el ciudadano que acudía a la
administración de justicia veía definida la vigencia y eficacia de su pretensión o excepción por
medio de tres hipótesis de la actividad probatoria: i) la habilidad o dirigida intención de su
contraparte de aportar o no la prueba del hecho, que es otra manera de entender la noción clásica
de carga de la prueba; ii) la búsqueda de la verdad por parte del juez, mediante sus poderes
oficiosos; y iii) la sorpresa de una inversión de la carga de la prueba por el juez, de la cual la
persona a quien se le asignaba la carga de probar se enteraba en la sentencia de segunda instancia,
o en sede de casación o en la eventual revisión. En la actualidad, con el CGP y el Estatuto de
Arbitraje Nacional e Internacional, se le aumentan los poderes de instrucción al juez, al
permitírsele i) asignar la carga de probar a la parte de la relación procesal que se encuentra en
mejor posición de hacerlo y ii) decretar medidas cautelares probatorias; esta nueva realidad
implica redefinir y examinar lo que denominaremos los “insumos” a los cuales puede acudir el
juez que pretenda hacer una protección efectiva del derecho a la prueba, en la etapa de
proposición y requerimiento de la prueba. Como consecuencia, se plantea la disertación frente a
la afectación del derecho sustancial de este derecho fundamental, de una parte, y en torno a los
serios desafíos frente a la estructura y el trámite creado para la carga dinámica desde el CGP,
abordados desde sus aspectos críticos en lo que se considera eminentemente procesal”.

La carga de la prueba en el marco de la ley de justicia y paz (ley 975 de 2005) y la ley de
víctimas (1448 de 2011) frente al principio de igualdad procesal: obstáculo para la reparación de
víctimas. (Tesis de grado) elaborado por Giraldo Cruz, J. (2014); èste texto nos enfoca en lo
siguiente: “En Colombia con el fin de reparar a las víctimas se diseñaron dos leyes, la ley de
justicia y paz (Ley 975 de 2005) y la ley de víctimas y restitución de tierras (Ley 1448 de 2011)
tratando de implementar un sistema de reparación integral a las víctimas del conflicto armado en
Colombia. Se implementó un procedimiento que buscaba una participación activa por parte de la
víctima, queriendo generar para éstas condiciones favorables; pese al esfuerzo, se presentaron
vacíos colocando a las víctimas en una condición de desigualdad, en materia de carga de la
prueba. Este artículo tiene como finalidad revisar la evolución de la carga de la prueba respecto
del principio de igualdad con el fin de evaluar los problemas que se presentan en la
implementación de estas leyes, mediante la consulta de los doctrinantes y jurisprudencia que
permiten reconocer la posición actual de la víctima en el proceso”.

Bases teóricas

La carga de la prueba

Indiscutiblemente la carga de la prueba es uno de los temas relacionados con los medios de
convicción más complejos y más profundamente analizados, que puede sintetizarse afirmando
que constituye una regla de juicio para el juez que le indica cómo debe fallar cuando no encuentre
en el proceso pruebas que le den certeza sobre los hechos que deban fundamentar su decisión, e
indirectamente, una regla de conducta para las partes que, señala quien tiene interés en la prueba
de tales hechos, para evitar las consecuencias desfavorables del decisum. 1

Según la tradición romana recibida por los legisladores del siglo XIX, el concepto de carga de la
prueba se funda en la necesidad que tiene cada una de las partes para alegar y probar en el
proceso los hechos a los cuales vincula junto con una norma jurídica.

Características esenciales de la regla sobre la carga de la prueba

Podemos señalar las características esenciales de esta noción, las siguientes:

a. Forma parte de la teoría general de la aplicación del derecho,


b. Es una regla general para toda clase de procesos,
c. Contiene una regla de juicio para el juez y una pauta para la actividad probatoria de las
partes,

1
Charry Rivas, Dagoberto: XXXVI Congreso Colombiano de Derecho Procesal. Colombia, 2015.
d. No determina quién debe llevar la prueba, sino quien asume el riesgo de que no se
produzca,
e. Debe ser una regla objetiva consagrada en la ley,
f. Su aplicación constituye una cuestión de derecho,
g. Debe apreciarse con un criterio objetivo,
h. Es una regla sustitutiva o sucedánea de la prueba y por lo tanto, eventual,
i. Solo se aplica por el juez a hechos alegados y controvertidos (lo segundo, si la ley admite
para ellos la prueba de confesión) y no exentos de prueba,
j. Su influencia se extiende a todo el proceso, pero se aplica por el juez en el momento de
decidir,
k. Regula la premisa menos del llamado silogismo judicial,
l. Es independiente del sistema de valoración de las pruebas y de los deberes de veracidad,
lealtad y probidad que tienen las partes,
m. Se determina no solo por la situación inicial del proceso, sino por circunstancias
posteriores,
n. Tiene aplicación no solo a las cuestiones sustanciales discutidas en el proceso, sino
también a otras de carácter procesal,
o. Se diferencia del objeto y del tema o necesidad de la prueba,
p. Es una noción compleja,
q. Está consagrada en todos los códigos sustanciales y de procedimiento, expresa o
implícitamente.

Conforme al concepto de MICHELI2, existe carga cuando "un determinado comportamiento del
sujeto es necesario para que un fin jurídico sea alcanzado; pero, de otro lado, el sujeto mismo es
libre de organizar la propia conducta como mejor le parezca, y, por consiguiente, también
eventualmente en sentido contrario al previsto por la norma". En la obligación, en cambio, se
debe cumplir el acto y se puede obtener coercitivamente o se aplica en sustitución una sanción,
como la de pagar perjuicios o multa.

La función del principio de la carga de la prueba es permitir al tribunal resolver el caso cuando
los hechos principales no han sido probados. Por ello, las reglas en las cuales se articula el

2
MICHELI: La carga de la prueba, Buenos Aires, Edit, Ejca. 1961, pág. 60.
principio se definen en Alemania como Hilfsmitteln o como operationsregeln, previstas sólo para
el caso de falta de prueba de los hechos. Desde una perspectiva diferente, pero coincidente, esas
reglas se conciben como criterios acerca del <<riesgo de no persuasión>>, pues prevén las
consecuencias de no convencer al tribunal de la ocurrencia de un hecho principal según una
elocuente definición, estas reglas son un puente entre la situación de falta de prueba de los hechos
y la aplicación de la norma sustantiva que riegue el caso, porque evita que el tribunal decida
indebidamente la causa aplicando la norma sustantiva en una situación en la que no podría ser
aplicada. El principio de la carga de la prueba es también un recurso para resolver la
incertidumbre se tratan los hechos como si se hubiere probado su existencia.

En la realidad, el principio establece que si no se ha probado un hecho principal, se puede aplicar


la norma sustantiva que asume ese tipo de hecho como una premisa fáctica; por consiguiente, las
pretensiones basadas en ese hecho y en la aplicación de esa regla deben ser rechazadas por un
tribunal. El principio se aplica en el momento en el que se toma la decisión final, cuando el
tribunal determina que algunos hechos carecen de pruebas suficientes y tienen que extraer las
consecuencias jurídicas pertinentes de esa situación. Una de esas consecuencias es que los efectos
negativos que se derivan de la falta de pruebas suficientes de un hecho se encargan sobre la parte
que formuló una pretensión basada en ese hecho. 3

Son varias las teorías que se exponen para justificar o determinar por qué la carga de la prueba
recae sobre una parte determinada .unas miran posiciones de las partes ,otras calidad del hecho
que se quiere probar .empero más que criterios especulativos ,estas teorías responden a lo que en
su momento constituye el punto de vista adoptado por la norma teniendo en cuenta que aun cuando
la carga de la prueba es una regla que obra en el campo procesal y en estos ordenamientos
encuentra su regulación ,las normas sustanciales son las que establecen los supuestos de aplicación.

a) Teoría de la naturaleza constitutiva o extinta o modificativa de los hechos


b) Teoría que impone a cada una de las partes la carga de probar el supuesto de hecho de las
normas cuya aplicación solicita.

3
Taruffo, Michele. La Prueba. Editorial Marcial Pons. Madrid. 2008, pp. 146.
Bases legales

Constitución política

Artículo 29. El debido proceso se aplicará a toda clase de actuaciones judiciales y administrativas.
Nadie podrá ser juzgado sino conforme a leyes preexistentes al acto que se le imputa, ante juez o
tribunal competente y con observancia de la plenitud de las formas propias de cada juicio. En
materia penal, la ley permisiva o favorable, aun cuando sea posterior, se aplicará de preferencia a
la restrictiva o desfavorable. Toda persona se presume inocente mientras no se la haya declarado
judicialmente culpable. Quien sea sindicado tiene derecho a la defensa y a la asistencia de un
abogado escogido por él, o de oficio, durante la investigación y el juzgamiento; a un debido proceso
público sin dilaciones injustificadas; a presentar pruebas y a controvertir las que se alleguen en su
contra; a impugnar la sentencia condenatoria, y a no ser juzgado dos veces por el mismo hecho. Es
nula, de pleno derecho, la prueba obtenida con violación del debido proceso.

Artículo 250. La Fiscalía General de la Nación está obligada a adelantar el ejercicio de la acción
penal y realizar la investigación de los hechos que revistan las características de un delito que
lleguen a su conocimiento por medio de denuncia, petición especial, querella o de oficio, siempre
y cuando medien suficientes motivos y circunstancias fácticas que indiquen la posible existencia
del mismo. No podrá, en consecuencia, suspender, interrumpir, ni renunciar a la persecución
penal, salvo en los casos que establezca la ley para la aplicación del principio de oportunidad
regulado dentro del marco de la política criminal del Estado, el cual estará sometido al

Código General del Proceso (Ley 1564 de 2012)

Artículo 167. Carga de la prueba.

Incumbe a las partes probar el supuesto de hecho de las normas que consagran el efecto jurídico
que ellas persiguen.

No obstante, según las particularidades del caso, el juez podrá, de oficio o a petición de parte,
distribuir, la carga al decretar las pruebas, durante su práctica o en cualquier momento del proceso
antes de fallar, exigiendo probar determinado hecho a la parte que se encuentre en una situación
más favorable para aportar las evidencias o esclarecer los hechos controvertidos. La parte se
considerará en mejor posición para probar en virtud de su cercanía con el material probatorio, por
tener en su poder el objeto de prueba, por circunstancias técnicas especiales, por haber intervenido
directamente en los hechos que dieron lugar al litigio, o por estado de indefensión o de incapacidad
en la cual se encuentre la contraparte, entre otras circunstancias similares.

Decreto Ley 1400 de 1970.

ARTÍCULO 177. CARGA DE LA PRUEBA. Incumbe a las partes probar el supuesto de hecho
de las normas que consagran el efecto jurídico que ellas persiguen. Los hechos notorios y las
afirmaciones o negaciones indefinidas no requieren prueba”

Código de procedimiento penal Ley 600 de 2004

Artículo 26. Titularidad. La acción penal corresponde al Estado y se ejerce por la Fiscalía General
de la Nación durante la etapa de la investigación y los jueces competentes durante la etapa del
juzgamiento; la Corte Suprema de Justicia adelanta la investigación y el juzgamiento en los casos
contemplados en la Constitución Política. El Congreso ejerce la acción penal excepcionalmente.

Artículo 7º. Presunción de inocencia e in dubio pro reo. Toda persona se presume inocente y debe
ser tratada como tal, mientras no quede en firme decisión judicial definitiva sobre su
responsabilidad penal.

En consecuencia, corresponderá al órgano de persecución penal la carga de la prueba acerca de la


responsabilidad penal. La duda que se presente se resolverá a favor del procesado.

En ningún caso podrá invertirse esta carga probatoria. Para proferir sentencia condenatoria deberá
existir convencimiento de la responsabilidad penal del acusado, más allá de toda duda.

Código procesal penal militar ley 1407 de 2010

Artículo 178. Presunción de inocencia e in dubio pro reo. Todo miembro de la Fuerza Pública se
presume inocente y debe ser tratado como tal mientras no quede en firme decisión judicial con
fuerza de cosa juzgada sobre su responsabilidad penal. En consecuencia, corresponderá al órgano
de persecución penal militar la carga de la prueba acerca de la responsabilidad penal. La duda que
se presente se resolverá a favor del procesado. En ningún caso podrá invertirse esta carga
probatoria.

Código civil colombiano

ARTICULO 1757. PERSONA CON LA CARGA DE LA PRUEBA. Incumbe probar las


obligaciones o su extinción al que alega aquéllas o ésta.

Derogado por el art. 698 del C.P.C. Las pruebas consisten en instrumentos públicos o privados,
testigos, presunciones, confesión de parte, juramento deferido e inspección personal del juez o
prefecto.

ARTICULO 1604. RESPONSABILIDAD DEL DEUDOR. El deudor no es responsable sino


de la culpa lata en los contratos que por su naturaleza solo son útiles al acreedor; es responsable
de la leve en los contratos que se hacen para beneficio recíproco de las partes; y de la levísima en
los contratos en que el deudor es el único que reporta beneficio.

El deudor no es responsable del caso fortuito, a menos que se haya constituido en mora (siendo el
caso fortuito de aquellos que no hubieran dañado a la cosa debida, si hubiese sido entregado al
acreedor), o que el caso fortuito haya sobrevenido por su culpa.

La prueba de la diligencia o cuidado incumbe al que ha debido emplearlo; la prueba del caso
fortuito al que lo alega.

Todo lo cual, sin embargo, se entiende sin perjuicio de las disposiciones especiales de las leyes, y
de las estipulaciones expresas de las partes.

Sentencia C-086/16

“La regla general en materia de pruebas en los procesos de tutela consiste en que quien alega la
vulneración de un determinado derecho fundamental debe probar los hechos que sustentan su
acusación en la medida en que ello le sea posible[98]; por tal razón, en cierto tipo de casos, en los
cuales quien alega la violación de su derecho se encuentra en posición de debilidad o subordinación
frente a la persona o autoridad de quien proviene la violación, se ha dado un alcance distinto a
dicho deber probatorio, distribuyendo la carga de la prueba en favor de la parte menos fuerte en la
relación, de forma tal que ésta únicamente se vea obligada a demostrar –con pruebas adicionales a
su declaración consistente y de buena fe- aquellos hechos que esté en la posibilidad material de
probar, correspondiéndole a la otra parte la prueba de las circunstancias que alegue en su favor para
desvirtuar lo alegado en su contra. Así ha sucedido, por ejemplo, en múltiples casos relacionados
con discriminación en el ámbito laboral[99]. La justificación de esta distribución de la carga de la
prueba radica en la dificultad con la que cuenta la parte débil de una determinada relación para
acceder a los documentos y demás materiales probatorios necesarios para acreditar que cierta
situación le es desfavorable y constituye un desconocimiento de sus derechos; es de elemental
justicia que sea la parte privilegiada y fuerte, por su fácil acceso a los materiales probatorios en
cuestión, quien deba asumir dicha carga procesal. Por eso, en materia de tutela, la regla no es “el
que alega prueba”, sino “el que puede probar debe probar”, lo cual redistribuye la carga probatoria
en beneficio de la protección de los derechos”

Sentencia T-733/13

CARGA DE LA PRUEBA-Finalidad

La noción de carga de la prueba “onus probandi” es una herramienta procesal que permite a las
partes aportar los elementos de prueba para acreditar los hechos que alega el demandante o las
excepciones propuestas por el demandando. Su aplicación trae como consecuencia que aquella
parte que no aporte la prueba de lo que alega soporte las consecuencias. Puede afirmarse que “la
carga de la prueba es la obligación de “probar”, de presentar la prueba o de suministrarla cuando
no “el deber procesal de una parte, de probar la (existencia o) no existencia de un hecho afirmado,
de lo contrario el solo incumplimiento de este deber tendría por consecuencia procesal que el juez
del proceso debe considerar el hecho como falso o verdadero”.

En la sentencia T-764 de 2005, se hizo alusión a cómo se puede demostrar la existencia de una
conducta atentatoria contra el derecho de asociación sindical, que acarree una persecución o
retaliación en contra de los afiliados. Así, encontró la Corte que en ciertos casos, a pesar de que la
terminación unilateral de los contratos de trabajo es una facultad legal, se debe aplicar la inversión
de la carga de la prueba, correspondiendo al empleador entrar a demostrar que la desvinculación
de los trabajadores no obedeció a un acto antisindical, siempre que exista una base fáctica mínima
“que active esa regla de excepción de origen constitucional. Esto es, si se aportan elementos de
convicción que para un observador desprevenido planteen una duda razonable en torno al ánimo
persecutorio del empleador, correspondería a éste desvirtuar tal ánimo mediante la acreditación,
así sea sumaria, de una razón distinta para la terminación de los contratos. Pero no cabe que la
sola manifestación del sindicato sobre el ánimo persecutorio, o un señalamiento en ese sentido,
apoyado en hechos incapaces por si solos de generar esa duda razonable, se traduzca en la
inversión de la carga de la prueba.”

Sentencia de Tutela 628 de 2012

“Cómo se determina que una conducta ha sido discriminatoria, es decir, que ha estado motivada
precisamente porque la persona padece de SIDA o es portador del VIH? Para resolver este
interrogante, esta Corte ha construido una presunción de discriminación que invierte la carga de
la prueba a favor de la persona que denuncia haberla sufrido. Por regla general, en los procesos
judiciales es el demandante el que debe probar lo que sustenta su pretensión, que en este caso
sería la discriminación. Sin embargo, en este evento, la carga de la prueba se invierte y, en
consecuencia, el demandado debe probar que no ha existido discriminación, demostrando una
razón objetiva para su conducta. En virtud de la presunción, si se prueba alguna razón objetiva la
discriminación será descartada pero si ésta no se logra probar, la conducta se tendrá por
discriminatoria. Para activar la presunción explicada, lo que debe demostrar el demandante, por
cualquier medio probatorio, es que el demandado conocía que padecía de SIDA o era portador
del VIH, condición que se entiende cumplida también cuando el demandante lo afirma y el
demandado no lo niega. Esta inversión de la carga de la prueba no sólo se ha aplicado en los
casos de discriminación a causa del SIDA o del VIH, sino que se ha usado por esta Corte en otros
eventos de discriminación, específicamente contra la mujer. En otras ocasiones es la misma ley la
que la construye, como en el caso del despido de la mujer embarazada o en licencia de maternidad
o en el caso las personas con limitaciones. De modo tal que es un elemento al que se suele recurrir
tanto por el juez constitucional como por el legislador cuanto se trata de discriminación. Las
razones para hacer, en estas hipótesis, una excepción a la regla general según la cual es el que
demanda el que debe probar los hechos que fundamentan sus pretensiones son varias. En primer
lugar, por la dificultad probatoria de todo acto discriminatorio debido a que estos, por regla
general, no se hacen de forma manifiesta sino que buscan ser escondidos, precisamente porque se
sabe que son contrarios a la Constitución. En segundo lugar, por la especial protección de la que
son acreedores aquellos sujetos que hacen parte de grupos tradicionalmente discriminados y que,
como tal, se encuentran en una situación de debilidad respecto de quien los discrimina. Recuérdese
que el artículo 13 de la Constitución ordena al Estados proteger “especialmente a aquellas
personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancias de
debilidad manifiesta”. Finalmente, la inversión de la carga de la prueba es una forma de cumplir
con el mandato constitucional consistente en promover “las condiciones para que la igualdad sea
real y efectiva” y “adoptar medidas en favor de grupos discriminados o marginados” (artículo
13). Esta situación de especial vulnerabilidad, como se vio, ya ha sido reconocida por esta Corte
en los casos de personas que padecen de SIDA o que son portadores del VIH. Así las cosas, “exigir
que la parte discriminada demuestre el ánimo discriminatorio resulta una imposición exorbitante
que tendría como resultado una negación de justicia en muchos de estos casos, teniendo especial
consideración el que se haga respecto de sujetos que reciben especial protección por parte del
ordenamiento constitucional. Por otro lado, la inversión de la carga probatoria no resulta una
exigencia excesiva para la contraparte, ya que si su conducta se ajustó a parámetros
constitucionales contará con los elementos necesarios para demostrar que histórica, contextual y
laboralmente no ha existido comportamiento alguno que involucre distinciones no legítimas al
momento de determinar el acceso a oportunidades” (Sentencia de Tutela 628, 2012)”

Sistema teórico

Variables
VARIABLE DEFINICIÓN

Obligación procesal del deber de demostrar un hecho. Quien tiene


la carga de la prueba es quien ha de demostrar el incumplimiento de
Carga de la prueba
la Ley.

Fuente: Danna Yulieth Pérez Ortega, Mauricio Ordoñez Arias Julio, 2017

Operacionalización de variables

VARIABLE: Carga de la prueba

DIMENSIONES INDICADORES

Tipos  Carga estática


 Carga dinámica

Requisitos de  Incumbe probar a la parte que alega el hecho.


obligatoriedad  Quien pretenda demostrar un hecho, tendrá la carga
 Podrá ser al demandante con la pretensión
 Podrá ser al demandando con la excepción
Tipificación en el Art. 167. Carga de la Prueba.
Código General del
Proceso “Ley 1564 de
2012”

Manifestación en  Derecho procesal


diferentes ramas del  Derecho penal
derecho  Derecho tributario
 Derecho civil
 Derecho laboral
Legitimación para  Juez (Director del proceso)
decretar la carga de la
prueba
DISEÑO METODOLÓGICO

Tipo y método de investigación

Población y muestra

Instrumentos para la recolección de información

Se escribe un párrafo por cada instrumento que se va a utilizar (Encuesta, Entrevista, Guía de
observación, Guía de análisis Jurisprudencial, Guía de análisis de normas, entre otros), explicando
sus característica y se referencia el anexo donde está el modelo del instrumento en mención

Técnicas de análisis de información

Se escribe como se va a analizar cada uno de los instrumentos mencionados en el subtítulo


anterior.
ELEMENTOS ADMINISTRATIVOS DEL PROYECTO

Cronograma de actividades

Presupuesto
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Giacometto Ferrer, A. (2003). Teoría general de la prueba judicial. Bogotá: Temis.

Devis Echandia, H. (1966). Teoría general de la prueba judicial. Buenos Aires: Víctor P. De
Zabalia.

Universidad Católica de Colombia. (2010). Manual de Derecho Procesal Civil. Bogotá: Editorial
U.C.C.

Taruffo, M. (2002).La prueba, artículos y conferencias. Editorial Metropolitana.

Peña Ayazo, J I. (2008). Prueba Judicial: Análisis y Valoración. Bogotá: Universidad Nacional
de Colombia.

Rosenberng, L. (2002). La Carga de la Prueba, 2da edición. Buenos Aires: Editorial B de F.

Parra Quijano, J. (2007). Manual de derecho probatorio. Bogotá: Librería ediciones del
profesional.

Nisimblat, N. (2011). Principios y medios de prueba en particular. Bogotá: Ediciones jurídicas.

Azula Camacho, J. (2015). Manual de derecho procesal tomo iv pruebas judiciales. Bogotá:
Temis.

Devis Echandia, H. (2002). Teoría General de la Prueba Judicial, TOMO II. Buenos Aires:
Víctor P. De Zabalia-Editor.