Anda di halaman 1dari 3

APUNTES: La ley de aborto legal en el Senado

En el Senado conviven cinco posiciones. El 8 de agosto se vota. Y si el texto es


retocado, debe volver a Diputados. Allí se abrirían múltiples variantes para definir.

Pese a que el Senado, con 72 bancas, tiene muchos menos integrantes que la Cámara de
Diputados, que reúne 257 (255 de las cuales estaban en condiciones de votar), la discusión
sobre la legalización del aborto le está deparando una dispersión de posiciones bastante
mayor. Es que a los bloques del respaldo ("los verdes") y del rechazo ("los celestes") les han
brotado sus propias disidencias, a los que hay que sumar las especulaciones de los indecisos
(entre ellos algunos decididos pero silenciosos).

Si el texto es modificado en el Senado y debe ser revisado nuevamente por Diputados, lo más
importante que se debe tener en cuenta es que al ser la cámara de origen, tendrá la palabra
final. Y que no podría votar en contra de la ley, sino que deberá optar por algunas de las
variantes ya aprobadas.

Otra cuestión es que en cada votación del Senado (en general y en particular) deberá
aclararse cómo se aprobó cada moción. Es que en Diputados será suficiente aprobar cada
postura por mayoría simple, salvo que en la Cámara alta se hubiera impuesto por dos tercios.
De ser así, los diputados deberán alcanzar esa mayoría agravada o quedará en pie lo que se
votó en el Senado.

Las alternativas en la Cámara baja son:

# Insistencia. Los diputados le dan la espalda a los cambios que hicieron los senadores y
ratifican la media sanción. Como el resultado en esa cámara fue ajustado, por 129 a 126, y
con votos oscilantes, nadie garantiza que esa mayoría vuelva a reunirse para ratificar el texto.

# Aceptación de los cambios. La Cámara baja le da el visto bueno a las modificaciones que
introdujo el Senado y quedan estampadas en la ley, así mantengan o no el espíritu del
proyecto original.

# Insistencia parcial. Los diputados aceptan sólo algunos de los cambios que incorporaron
los senadores. La ley es sancionada con esos retoques, pero conservando la base original.

# Falta de quórum. Es el escenario menos pensado, pero no hay que descartarlo. Sucedería
si se profundizan las tensiones que dejó el debate inicial en la Cámara baja y llega al punto de
generar un conflicto que impida reunir el número para sesionar.

Las principales modificaciones propuestas vienen de la “opción Córdoba”. La introducción de


la objeción de conciencia institucional, la eliminación de la inhabilitación a los responsables o
profesionales médicos que se nieguen practicar un aborto y la extensión de la responsabilidad
por la realización de la práctica al establecimiento "derivante", de ser necesaria una
derivación, son los principales cambios que pedirán los senadores de Córdoba.

El senador Martínez se manifestó "absolutamente en contra" del artículo 2 del proyecto, que
penaliza con la inhabilitación de tres meses a un año, de uno a tres años si resulta en perjuicio
de la salud o la vida de la solicitante, al titular de un establecimiento o al profesional de la
salud "que dilatare injustificadamente, obstaculizare o se negare a practicar un aborto" en los
casos legalizados. "Si despenalizamos el aborto no tiene sentido penalizar a un
profesional por negarse a realizar la práctica; este artículo no debería continuar", dijo
Martínez.

El legislador aclaró que, a pesar de las dudas iniciales, el dictamen que propondrá con sus
pares cordobeses mantendrá la semana 14 como límite para la legalización del aborto. "Doce
semanas serían tres meses y las otras dos semanas sería el tiempo que le toma a la mujer
darse cuenta de que tiene un atraso; suena lógico", aseguró.

No obstante, Martínez manifestó su "firme postura" a favor de permitir la objeción de


conciencia institucional. El proyecto solo contempla esa posibilidad con carácter individual
para los profesionales médicos, obligando a todos los establecimientos médicos a ofrecer el
servicio de aborto legal, seguro y gratuito.

Al respecto, Martínez consideró que esa medida se contradice con la ley 25.673 de salud
sexual y reproductiva, que en su artículo 10 le concede a las instituciones confesionales que
brinden servicios de salud exceptuarse de los alcances de la norma. "Si le permitimos
abstenerse de repartir preservativos no veo por qué prohibirles la objeción de conciencia
institucional cuando el aborto es un estadio superior", aseguró.

Otra modificación que incluirá la "opción Córdoba" está relacionada con el párrafo final del
artículo 13, que habla sobre la derivación de la realización de un aborto de un establecimiento
del sistema de salud a otro. El texto habilita esa práctica "en caso de ser necesaria" pero
"siendo responsable de la efectiva realización el establecimiento derivante".

"Si el establecimiento derivó a la paciente no puede ser responsable de lo que haga otro
profesional", aseguró Martínez. "Eso se contrapone con el concepto de responsabilidad civil",
agregó.

Por último, los senadores cordobeses también pedirían aclarar casos puntuales como el de la
implantación de un embrión.

"¿Al hablar de personas gestantes, en esos casos estaríamos permitiendo que hasta la
semana 14 puedan arrepentirse de la decisión tomada? Esto hay que aclararlo", dijo.
Además de la propuesta de los legisladores cordobeses, que se conocerá recién dentro de
tres semanas, pero ya generó el interés de varios senadores por conocer su redacción final,
en los próximos días la senadora Crexell, que la semana pasada anunció su pase del voto
negativo a la abstención, intentará poner sobre la mesa de debate un nuevo proyecto.

La legisladora calificó su iniciativa "como una propuesta intermedia" y, aunque aún no está
redactada, dijo que apuntará a despenalizar el aborto hasta la semana 12 de gestación.
"Estoy trabajando en esta propuesta como una forma de protesta frente a la falta de diálogo,
de opciones y la intransigencia de los sectores que no conciben que puede haber una línea
intermedia", explicó la senadora del Movimiento Popular Neuquino, que se quejó por "la
permanente polarización que siempre termina reduciendo las discusiones parlamentarias a lo
mismo, al todo o nada".