Anda di halaman 1dari 5

A EL MOMENTO DE BUSCAR TRABAJO

#1 Analiza tus fortalezas y debilidades

El primer punto es ser consciente de tus fortalezas y tus debilidades. Normalmente una de
las preguntas típicas de una entrevista de trabajo suele ser “díme tus fortalezas y tus
debilidades”, y si no has pensado en ellas previamente, puedes verte comprometido y
poner en riesgo la entrevista.
Por otro lado a la hora de elaborar tu curriculum, las fortalezas y las debilidades juegan un
papel fundamental, ya que es lo primero que va a buscar la persona que mire tu
curriculum, y decidirá si te da una oportunidad o no, en función de éste.
Vas a pensar en tus fortalezas y en tus debilidades en términos de:
Formación
¿Qué es lo que más destaca, o que es lo que falta en tu formación, de cara al puesto de
trabajo al que quieres optar?
Si tienes un MBA, una licenciatura, cursos en el extranjero, son datos que pondrás en tu
curriculum, y que sacarás a relucir en la entrevista. Por el contrario, si no tienes formación
deberás centrar tu curriculum y la entrevista en otros aspectos.

Experiencia laboral
¿Cuánta experiencia relevante tienes para el puesto de empleo?
No pienses sólo en términos de requerimientos técnicos (como por ejemplo programación
o manejo de Microsoft Office), piensa también en términos de habilidades (gestión de
proyectos, liderazgo, trabajar bajo presión), anota los aspectos más relevantes, ya que los
usarás en el siguiente paso.

Conocimientos específicos al puesto de trabajo


¿Para qué tipo de trabajo tienes un buen perfil?
Ésta es la parte técnica de tus fortalezas y debilidades, aquí tienes que cuantificar lo
máximo posible. Por ejemplo nivel de inglés, certificaciones de herramientas o logros en
tus anteriores trabajos son aspectos que te hacen más atractivo para las empresas.

Motivación
¿Qué tipo de trabajo te motiva, y que tipo de trabajo NO te motiva?
Esto es clave para afrontar la entrevista de trabajo con éxito. Detecta aquellos aspectos
que más te han gustado de tu formación o anteriores trabajos, y que son los que buscarás
en tus nuevos trabajos, ya que seguramente estos trabajos estarán muy relacionados con
tus fortalezas y poco relacionados con tus debilidades.

Puedes leer mi artículo sobre cómo encontrar un trabajo que te apasione para saber qué
tipo de trabajo puede ser adecuado para tí.
Una vez hecho todo esto, haz un listado de posibles puestos de empleo que crees
que te gustaría conseguir teniendo en cuenta todos estos aspectos.

#2 Elabora un buen curriculum


Con la información que has recopilado en el paso anterior en cuanto a formación y
experiencia vas a elaborar un curriculum que sea capaz de mostrar a la empresa que eres
capaz de resolver sus problemas y sus necesidades, resaltando tus fortalezas, y
minimizando tus potenciales debilidades (como pudiera ser falta de formación,
experiencia, etc).

Te recomiendo que leas mi post sobre cómo hacer un buen curriculum.

#3 Aprovecha redes sociales y portales de empleo

La búsqueda de empleo se va a llevar a cabo cada vez más a través de las redes
sociales, como por ejemplo Linkedin o Xing.

Las redes sociales ofrecen muchas más posibilidades que los tradicionales
portales de empleo a la hora de conseguir trabajo.
Mientras que en los portales de empleo adoptas una actitud pasiva, envíando tu
curriculum y esperando a ser contactado, en las redes sociales adoptas una actitud activa
dándote a conocer como profesional.

En concreto, Linkedin te ofrece la posibilidad de:


 Contactar con otros profesionales con el fin de aumentar tus posibilidades de conseguir
trabajo.
 Seguir a empresas para enterarte de cuando publican ofertas de empleo y enviar tu
curriculum.
En Twitter puedes:
 Seguir a empresas para estar al tanto de cuanto publican ofertas de empleo.
 Utilizar los #hashtags para buscar posibles ofertas de empleo (#empleo,
#nombredelaempresa, #profesión). Estos hashtag te permitirán ahorrarte horas de
búsqueda en portales de empleo.
 Seguir a otros portales de empleo.
Te recomiendo leer mi artículo sobre cómo utilizar Linkedin para buscar
empleo para comenzar a sacar partido a esta red social.

#4 Haz un listado de empresas donde te gustaría trabajar

El siguiente paso una vez has construido tu curriculum, y has abierto tu perfil en redes
sociales es encontrar aquellas empresas que podrían ofrecerte el trabajo de tus sueños.
Para ello vas a:
1. Averiguar información sobre aquellas empresas que hayan anunciado ofertas de empleo
que te puedan interesar.
2. Buscar potenciales contactos dentro de esas empresas en redes sociales (Linkedin).
3. Conectar con ellos y enviarles una carta de presentación con el fin de tener opciones de
conseguir una entrevista de trabajo.
Si envías 1 mail al día a una persona diferente, a final de mes tendrás 30 nuevos
contactos y 30 potenciales oportunidades de empleo. Todo suma.
#5. Haz “Networking”

Esto es algo que mucha gente pasa por alto. Ya hablé sobre ello en mi artículo
sobre cómo conseguir trabajo en Internet sin perder el tiempo, y es que muchas personas
confían en que enviar un curriculum a través de un portal de empleo, es suficiente para
encontrar empleo.
¿Sabías que las grandes empresas sólo seleccionan al 1% de sus empleados a
través de portales de empleo?
Con esto no quiero decir que no vayas a conseguir empleo, sólo digo que tendrás que
enviar al menos 100 curriculums para tener alguna oportunidad. ¿Cuántas horas vas a
perder haciendo esto?

En vez de enviar tu curriculum a través de portales de empleo, céntrate en contactar


con las personas que te pueden dar un empleo. Céntrate en crear relaciones a través
de redes sociales como Linkedin o en eventos de tu sector.
Si haces 1 contacto nuevo cada día, al cabo del año puedes tener 365 nuevas
oportunidades de empleo.

#6 Construye tu marca personal

La marca personal es una tendencia en auge, y te aporta un valor como profesional


mucho mayor que el que te pueda aportar cualquier curriculum. En mi artículo qué es la
marca personal y porqué la necesitas, te explico en detalle todo lo que necesitas saber
para comenzar a desarrollar tu marca personal y las ventajas de adoptar una marca
personal.
Entre las ventajas de tener una marca personal podemos destacar:
– Posicionarte como experto en un nicho de mercado.

– Enviar un mensaje único, que te diferencia del resto de candidatos al puesto de empleo.

– Pasar a ser la demanda, en vez la oferta. Ya no eres un candidato más que busca
empleo, eres un líder al que buscan las empresas.

Puedes comenzar a construir tu marca personal en redes sociales como Linkedin y


Twitter, y puedes ir más allá abriendo un blog o editando videos en youtube relacionados
con la temática en la que trabajas.

#7 Perfecciona el proceso de búsqueda de empleo

El último paso es integrar todos los pasos anteriores en un proceso sistematizado de


búsqueda de empleo y creación de contactos. Debes perfeccionar cada paso del proceso:
 Diferenciarte con tu curriculum: construir un curriculum que te diferencie del resto de
candidatos
 Aprender a usar redes sociales y portales de búsqueda de empleo: perfecciona el
arte de buscar trabajo en Internet, usa tu actual red de contactos, expándela y genera
nuevas oportunidades de empleo.
 Construir marca personal: ve más allá de un simple curriculum, mostrar tu conocimiento
y posicionarte como líder aumenta tus posibilidades de conseguir empleo.
 Perfecciona tu estrategia y tus tácticas en las entrevistas de trabajo: aprende a
preparar, responder y sistematizar todo el proceso de selección del cualquier empresa.
La clave de todo esto es: “practicar, practicar y practicar”

7 cosas que NO debes decir en una entrevista de trabajo

En el pasado artículo tienes disponible nustra guía


sobre cómo preparar una entrevista de trabajo, sin embargo, en el artículo de hoy,
queremos dejar claras las cosas que NO debes decir en una entrevista de trabajo, ya que
puedes transmitir una imagen tan negativa que puedes causar que no te contraten, a
pesar de que les haya atraído tu perfil.

1.) Intenta no hablar mal de nadie y menos de un trabajo anterior.

Si haces esto, puedes transmitir al entrevistador la imagen de una persona poco


agradecida, desleal y posiblemente problematica con tus superiores y/o compañeros. Por
ello, es la primera de las cosas que debes intentar no decir en una entrevista de trabajo
bajo ningún concepto. Procura ser precavido, y si te piden que expliques por qué has
dejado un trabajo o te despidieron, puedes decir que la compañía no encajaba ya en tus
planes, incompatibilidades trabajo/familia... existen muchas opciones mejores que hablar
mal de nadie.

2.) Decir Mentiras.

Se "pilla antes a un mentiroso que a un cojo", y aunque creas que te has salido con la
tuya, cualquier prueba de competencias, o cualquier tipo de coincidencia como un ex
compañero o alguién de tu empresa que haya hablado de tu formación de forma casual,
pueden echar por tierra todos tus planes. No te preocupes por tus puntos débiles, pues
todo el mundo los tiene. Si tienes miedo de decir la verdad y que no te contraten,
preocúpate de enfocarte en tus competencias y aptitudes, te será mucho más útil que
mentir.

3.) Críticas a otros compañeros.

Si para quedar bien ante el entrevistador críticas a otros candidatos o compañeros, darás
una imagen totalmente desleal. Un comentario negativo sobre un compañero de trabajo,
no dice nada a favor de ti, recuérdalo como una de las cosas que no debes decir en una
entrevista de trabajo, es mejor que elogies sus tareas y te fijes en las cosas que haces
bien. Demuestra que sabes reconocer un buen trabajo, y recuerda siempre que todo el
mundo tiene algo que enseñarte, demuestra que estás dispuesto a hacer lo posible para
imitar las cosas buenas de los demás, sin dejar de aprender algo nuevo ni un solo día.

4.) Yo, Yo, Yo y Yo.

Evita mostrarte egocéntrico, no te limites a decir por qué ese trabajo es genial para ti, todo
lo que te gustaría conseguir con él, cuánto te has esforzado para conseguirlo... Recuerda
decir por qué deben elegirte, qué puedes ofrecer a la empresa que otros no puedan, qué
es lo que puede hacerte especial e irremplazable para ellos. También es importante que
ofrezcas respuestas que no resulten excesivamente cortas, pero siempre dejando que el
entrevistador lleve las riendas de la conversación.

5.) No conviertas las virtudes en defectos.

Cuando te pregunten sobre tus defectos, entre las cosas que no debes decir en una
entrevista de trabajo, esta es una de las principales: si te piden que hables de tus puntos
débiles, está bien que no hables de los que tengan relación directa con el puesto de
trabajo, pero nunca menciones una virtud disfrazándola de defecto, pues no resultará
creíble.

6.) Preguntar sobre la remuneración y/o las vacaciones que vas a tener

Por muy interesante que te resulte, en el momento de la primera entrevista intenta no


preguntarlo, parecerá que estás dando por hecho que van a contratarte, y de cualquier
modo, no tiene cabida en un momento en el que el objetivo es conocerte un poco mejor.
Esta es una de las cosas que no debes decir en una entrevista de trabajo, pero por
supuesto podrás preguntarlo posteriormente si te dicen que eres uno de los elegidos y te
hablan más al detalle de las condiciones de trabajo, pero nunca antes.

7.) No tengo ninguna pregunta.

Puede que te haya quedado todo claro y que no quieras preguntar nada, pero aun así,
dará la impresión de que tienes poco interés. No hace falta que sea una cuestión
enrevesada, pero seguro que hay algún tipo de duda que te gustaría aclarar, y ese es el
momento perfecto. Si te surge alguna pregunta durante la entrevista, puedes reservarla
para el final, e incluso aunque el entrevistador no te diga si tienes algo que preguntar,
sería un buen momento para que la formulases tú mismo.