Anda di halaman 1dari 7

Ensayo de impacto para un acero 1020 E.C.I Julio Garavito Nombres: Alex Fabian Baez, David Méndez

Resumen

En la práctica se probaron 5 probetas del mismo material (aluminio 6063) en el ensayo de impacto para determinar la tenacidad del material por medio de un ensayo tipo charpy, para hallar dicha propiedad se calcula la energía absorbida por la probeta al recibir el impacto y la ductilidad que presenta el material; se hizo un promedio de la energía abosrbida en los 5 ensayos tipo charpy , arrojando datos de la energía absorbida para los dos tipos de ensayo de 56.446 (J) dándonos a comprender que si hablábamos del mismo material en los 5 intentos que se hicieron, corroborando la importancia de este ensayo en los materiales.

Palabras clave: ensayo de impacto, ensayo tipo charpy, , energía absorbida,

Marco teórico Ensayo de impacto [1]

El ensayo de impacto consiste en dejar caer un péndulo pesado, el cual a su paso golpea una probeta que tiene forma de paralelepípedo, ubicada en unos soportes en la base de la máquina. Se debe dejar caer el péndulo desde un ángulo α = +/- 90º, para que la velocidad del péndulo, en el momento del golpe y en el punto de la nariz de golpeo sea de 4.11 m/s y de esta manera cumpla con los requerimientos de la norma que especifica que la velocidad del péndulo en el momento del impacto debe estar entre 3 m/s y 6 m/s.

La probeta posee una muesca (entalle) estándar para facilitar el inicio de la fisura. Luego de golpear la probeta, el péndulo sigue su camino alcanzando cierta altura que depende de la cantidad de energía absorbida por la probeta durante el impacto. Las probetas que fallan en forma frágil se rompen en dos mitades, en cambio aquellas con mayor ductilidad (baja fragilidad) se doblan sin romperse. Este comportamiento es muy dependiente de la temperatura y la composición química, lo cual obliga a realizar el ensayo con probetas a distinta temperatura, para evaluar y encontrar la “temperatura de transición dúctil-frágil".

Temperatura de transición de ductil a frágil [2]

Es la temperatura debajo de la cual un material se comporta de forma frágil en un ensayo de impacto. Un material que se somete a un golpe de impacto en servicio debe tener una

temperatura de transición menor que la temperatura del entorno. (Ver Figura 2,1)

temperatura de transición menor que la temperatura del entorno. (Ver Figura 2,1) TIPOS DE PRUEBA DE

TIPOS DE PRUEBA DE IMPACTO

A continuación se presentarán las principales características de las pruebas Izod y Charpy.

ENSAYO TIPO CHARPY

Este ensayo consiste en romper una probeta simplemente apoyada en posición horizontal, por medio de un golpe en su punto medio, en donde previamente se le ha hecho una muesca. El martillo golpea en dirección opuesta a la muesca. El goniómetro de máximos permite conocer los ángulos de salida y llegada para establecer cuanta energía absorbe la probeta antes y durante la ruptura. (Ver Figura No. 9 y 10)

temperatura de transición menor que la temperatura del entorno. (Ver Figura 2,1) TIPOS DE PRUEBA DE

Figura 9 posición de la probeta tipo charpy

temperatura de transición menor que la temperatura del entorno. (Ver Figura 2,1) TIPOS DE PRUEBA DE

Figura 10 probeta tipo charpy

MATERIALES Y MÉTODOS Ó PROCEDIMIENTO EXPERIMENTAL

Para llevar a cabo el procedimiento experimental se usaron tres probetas de aluminio

6360, Las probetas que según la norma ASTM E-23 están hechas para el ensayo de impacto, en las probetas para el ensayo charpy se realiza una muesca de tal manera que esta actué como un concentrador de esfuerzos para que se facilite la deformación de la probeta en el momento del impacto.

FIG 4.5 Maquina utilizada para el ensayo de impacto Para el desarrollo de la práctica es

FIG 4.5 Maquina utilizada para el ensayo de impacto

Para el desarrollo de la práctica es necesario identificar los materiales que se van a utilizar en la realización de esta prueba y conocer sus características, posteriormente se procede a realizar los respectivos cortes de estos, respetando la norma ASTM E23. Estos cortes se llevan a cabo con la ayuda de una segueta. También se utilizará un calibrador Pie de Rey para tomar las mediciones del material, una vez se tenga cortado el material cumpliendo con la especificaciones de la norma, se procede a realizar la muesca o entalla a cada probeta, Esta muesca debe cumplir la norma ASTM E23 de igual manera, cuando se tiene la probeta lista, se coloca en las respectivas mordazas, dependiendo de la prueba que se vaya a llevar a cabo (Izod o Charpy). Es muy importante que se aseguren bien los soportes y las mordazas con una llave Bristol.

Una vez se tenga la probeta instalada en la máquinas, se procede a subir el péndulo e instalarlo inmediatamente en el soporte y colocarle el pin de seguridad, posteriormente se adhiere el goniómetro o registro a la máquina y se coloca inmediatamente la mina de grafito. Es muy importante tener en cuenta que la mina no debe ser demasiado larga, ya que si esto ocurre, se correría el riesgo de que se rompa el papel. Esto originaría que no se puedan obtener los datos de los ángulos de salidas y llegadas, una vez se tenga la máquina lista, un estudiante quitara el pin de seguridad y jalara la barra de acero sobre la cual reposa el brazo. Otro se colocará al frente del dispositivo de freno de esta y lo accionará cuando se haya realizado el rompimiento de la probeta. Es muy importante que ningún estudiante se encuentre por dentro de la zona demarcada con color amarillo para evitar accidentes, después de que la probeta se halla fracturado y el brazo de la máquina esto totalmente parado, se quita el registro y se realiza el estudio y análisis de los materiales utilizados.

DATOS EXPERIMENTALES

Para esta práctica se realizaron algunos cálculos en base a las condiciones y dimensiones de la máquina de impacto, estos fueron aportados en el pre informe de laboratorio y los repasamos como parte del análisis que realizaremos de la energía absorbida por la probeta al momento del golpe.

Obtenemos ω (especificado en el protocolo) :

 

= 4.81

 

Y decimos que con esta ω buscamos la velocidad:

= ∗ = ∗ (2 + )

= 4.81

(33.6102 )

= 4.11

La velocidad del martillo es de 4.11 m/s, esta velocidad está en el rango de las normas ASTM E-23 para pruebas de impacto en la que esta debe estar entre 3 m/s 6 m/s, igualmente el ángulo en que se suelte el martillo debe ser mayor a:

= 70°

Tomando en cuenta que el ángulo en que se dejó caer el martillo en el ensayo fue de 90°, podemos decir que cumplimos con los requerimientos para una prueba de impacto bajo las normas de ASTM E-23.

Ahora, tenemos en cuenta los datos relevantes en la maquina como la distancia de golpeo (dada por el protocolo) que se calcula con las dimensiones del martillo, esta distancia se halla de la siguiente manera:

= 2

+

= 33.61

= 853.7 Esta distancia comparada con la permitida tiene una variación de:

= 0.86%

Cumpliendo así con lo permitido en el rango de variación de 1%.

Por último, luego de realizar la práctica obtenemos los ángulos inicial α y final β con los cuales podemos calcular la energía absorbida por las probetas, con la siguiente ecuación:

= 90° = 66°

= 145 ( − cos( − 1)) []

Para la prueba charpy obtenemos que la energía absorbida para la probeta (1)que es:

= 145 (cos (66) − cos(90 − 1)) [] = 145 (0.4067 − 0.0174) [] = 56.44662[]

De la misma manera se procede para obtener la energía absorbida de las demás probetas así:

   

ENERGIA

PROBETA

ANGULO DE SALIDA(B)(°)

ANGULO DE INICIO(ᾳ)(°)

ABSORBIDA(J)

1

66

 
  • 90 56,44662

2

66

 
  • 90 56,44662

3

66

 
  • 90 56,44662

4

66

 
  • 90 56,44662

5

66

 
  • 90 56,44662

Ya que las pruebas de Charpy a las diferentes probetas obtuvimos los mismos ángulos, obtuvimos la misma energía absorbida en los cinco casos, siendo consistente con que trabajamos el mismo material ; Entonces su resistencia al impacto teóricamente debería ser igual.

ANALISIS DE RESULTADOS

Después del impacto en todos los ensayos la probeta se rompió completamente, esto nos quiere decir que el material elegido (aluminio 6360) es poco dúctil y por tanto no necesita una gran cantidad de fuerza de impacto para que sufra una ruptura completa a comparación de un acero por ejemplo.

En la prueba charpy los ángulos nos dieron los mismos según el medidor de la máquina, es algo interesante ya que la energía que las probetas de aluminio absorbieron teóricamente fue la misma, y por esto la ruptura que sufrieron las probetas fue total.

La forma en que se realizó la muesca también es muy importante en el momento de realizar la prueba, ya que durante esta, se realizó un ensayo con una probeta en la que la muesca no estaba bien definida y tenía varios rayones, por tanto no fue realizada de buena manera y no estaba bien ubicada la muesca. En esta probeta dio un ángulo mucho más grande, pero luego de verificar con una probeta más observamos que todos estos rayones, daños y mal realización de la muesca son fundamentales al momento de realizar de buena manera la práctica, por lo cual no se tuvo en cuenta ese dato.

Las probetas que analizamos absorben una cantidad moderada de energía, con un aproximado de 57 J lo cual hace que este material sea utilizado en tareas que necesiten una resistencia no tan elevada.

CONCLUSIONES

El aluminio no es un material dúctil, este permite que sea utilizado en muchos trabajos que requieren que sea sometido a esfuerzos moderados y mantenga su estructura, así mismo como nos dimos cuenta en esta práctica también resiste impactos importantes, absorbiendo la energía necesaria para resistir la tarea que está cumpliendo.

La energía absorbida es directamente proporcional a la ductilidad del material, a medida de que absorba más energía el material, este se comportara de una manera

más dúctil. Aunque debemos tener en cuenta que a medida de que la temperatura cambie, esta resistencia al impacto puede cambiar y puede llegar a ser más frágil o aún más dúctil.

Los rangos en que se mueve la norma ASTM E-23, permiten que depende de cada maquina y las especificaciones, la reacción del material al impacto cambie, aunque teniendo en cuenta que los datos como la energía y ductilidad su variación no será significativa.

Bibliografía

(1) ASKELAND, Donal R., “Ciencia e Ingeniería de los Materiales”, Thomson Editores. México, 1998. (2) CALLISTER, William. “Materials science and Engineering an introduction” John Wiley & Sons. Inc.

México, 2007