Anda di halaman 1dari 1

La Preparación, algo imprescindible para ejercer Ministerio

Leí por ahí "No se es pastor por estudiar cinco años de Teología…". Esta declaración tiene algo
de verdad, pero también oculta algo. Primero, es cierto, nadie llega a ser pastor por estudiar cinco
años de Teología, ya que el ser pastor es un llamado que viene de parte de Dios, y los estudios no lo
determinan u otorgan el ministerio, es Dios quien hace el llamado. Por otra parte, veo en esta
declaración un grado de justificación de algunos "hombres de Dios" de saltarse la etapa de
preparación, que es imprescindible y requerida antes de ejercer cualquier ministerio en la Iglesia. Es
cierto que no todos tendrán la posibilidad de ir a una Universidad o Seminario Cristiano para obtener
estudios formales en el área Ministerial, pero también es cierto que las herramientas disponibles, y el
fácil acceso a la información en nuestros días, hace imposible que nos justifiquemos de no tener las
herramientas y recursos para estudiar y prepararnos adecuadamente antes de emprender el
ministerio al cual estamos siendo llamados.
Si vemos la Biblia, ningún hombre de Dios se saltó la etapa imprescindible de la "preparación". Por
ejemplo, David fue ungido como Rey de Israel, pero tuvieron que pasar alrededor de 13 años
(estimación de los eruditos, pero lo seguro es que pasaron muchos años) para que asumiera el trono,
¿esto es una coincidencia? absolutamente NO. Dios le estaba llamando, pero antes de entregarle el
Reino de Israel, debía enseñarle, prepararle, y hacerle madurar en muchas áreas (1 Samuel 13:16, 2
Samuel 5). Otro ejemplo, es Pablo, quien pasó tres años en Arabia, antes de desarrollar el ministerio
que Dios le tenía preparado (Gálatas 1:16-18). Los apóstoles pasaron tres años recibiendo instrucción
directa del Señor, antes de ser enviados a desarrollar ministerio. Podríamos continuar una lista larga
de hombres usados en la Biblia, donde observamos que la preparación fue fundamental, antes de
ejercer su ministerio y propósito que Dios tenía para ellos.
Lamentablemente en Latinoamérica, muchas veces los hermanos son lanzados “a los leones”, por
decirlo de alguna manera, irresponsablemente por líderes que los dejan a la deriva, sin brindarles
ningún tipo de entrenamiento, ayuda y guía. Estas personas sin la mínima preparación requerida,
comienzan ministerios, y es una de las razones por la cual vemos como proliferan tantas malas
doctrinas o enseñanzas que conllevan también a prácticas que van totalmente contrarias a la Biblia.
Aun así, siguen pensando que están haciendo las cosas bien.
Mi pregunta es: ¿Sientes un fuerte llamado a Servir al Señor? Entonces ¡Prepárate!, y serás usado
poderosamente por Dios. Nadie puede ser efectivo en el ministerio, sin pasar el tiempo suficiente en
su propia preparación. Nadie puede servir a otros, sin antes haber sido instruido el mismo.
¡Dios te bendiga!

Pastor Marcelo Castro