Anda di halaman 1dari 3

El agua es una molécula única con propiedades básicas que lo hacen ideal para

aplicaciones de sistemas de enfriamiento de agua. Por ejemplo, es seguro, fácil


de manejar, ampliamente disponible y barato en la mayoría de regiones
industrializadas del mundo. El agua es un medio más eficiente de transferencia
de calor que muchos otros materiales, especialmente en comparación con el
aire.
El agua es, a menudo, denominado como el solvente universal; una propiedad
que puede causar efectos secundarios no deseados para aplicaciones
industriales. El agua puede disolver muchas sustancias, incluyendo gases como
oxígeno y dióxido de carbono. Como resultado, el agua puede causar corrosión
de los metales utilizados en los sistemas de enfriamiento. como el agua se
concentra en los sistemas de enfriamiento, los iones disueltos pueden exceder
la solubilidad de algunos minerales y formar escala. Las propiedades vivificantes
del agua también pueden estimular el crecimiento de bacterias que pueden
ensuciar las superficies del sistema. Estos problemas requieren un adecuado
tratamiento y control para mantener el valor de un sistema de enfriamiento de
agua al proceso que sirve.
Los sistemas de agua de enfriamiento son una parte integral de las operaciones
de proceso en muchas industrias. Para la productividad de una planta continua
estos sistemas requieren un tratamiento y mantenimiento preventivo.

La mayoría de los procesos de producción industrial necesitan agua de


enfriamiento para operar de forma eficiente. Refinerías, fábricas de acero,
plantas petroquímicas, instalaciones de fabricación plantas de alimentos,
grandes edificios, plantas de procesamiento químico y servicios eléctricos
dependen del sistema de agua de enfriamiento para hacer su trabajo.
Los sistemas de agua de enfriamiento controlan temperaturas y presiones
mediante la transferencia de calor de los fluidos calientes del proceso en el agua
de enfriamiento, transportando lejos el calor de dicho fluido de proceso.

El área metálica o metal que tiene el potencial eléctrico más bajo se


convierte en el ánodo. Es en el ánodo que ocurre la oxidación, con el metal
anódico sufriendo una pérdida de electrones (carga negativa) y los iones
metálicos resultantes (carga positiva) disolviéndose en el electrolito de agua,
causando desperdicio de metal. En el cátodo, una variedad de reacciones de
reducción tiene lugar, incluyendo la reducción de iones de hidrógeno (la ganancia
de electrones) para producir gas de hidrógeno.

En la figura 6 se muestra un diagrama de una celda de corrosión simple


en agua aireada junto con las reacciones importantes relevantes.
Figura 6. Celda de corrosión en el agua de enfriamiento aireada que
muestra una sección de acero con desperdicio de metal y productos de
corrosión en el ánodo. Los productos de corrosión son Fe (OH) 2 (capa
interna) y Fe (OH) 3 (capa externa).

El equilibrio de CaO / CO2 y el contenido de O2 del agua de enfriamiento


se reconocen como factores principales en la determinación de las tasas de
corrosión potencial en los sistemas de enfriamiento. Aun así, la velocidad así
determinada sólo puede ser la corrosión general del grabado, que tiende a ser
uniforme y no particularmente representativa de lo que puede estar sucediendo
en otras partes del sistema.

Picaduras, tuberculación, y otros tipos complejos de la corrosión resultantes de


las reacciones que ocurren en partes ocultas o inaccesibles del sistema de
enfriamiento, donde incrustantes y depósitos pueden estar presentes, son
factores probablemente mucho más importantes que la corrosión general de
grabado en la reducción de la eficiencia operativa y la Integridad del tejido del
sistema de enfriamiento. De ahí el énfasis está en un buen mantenimiento y la
gestión general del sistema de enfriamiento.
En general, cuanto menor es el potencial en el ánodo (cuanto más bajo es el
metal), mayor es la tasa de corrosión. En el electrolito de agua de enfriamiento
sin tratar, las altas concentraciones de TDS, la conductividad o la temperatura
tienden a aumentar la velocidad de corrosión. Además, altas concentraciones de
iones cloruro o sulfato, o gases disueltos tales como O 2, CO2, H2S, NH3 o
impurezas que contienen ciertas especies de bacterias o sedimentos, pueden
aumentar la velocidad de corrosión (el agua de enfriamiento está obviamente
saturada con O2 y a niveles bajos de pH, por ejemplo, por debajo de 8.3, por lo
general contiene CO2 libre).

Frayne
Resumen (primera parte): pág. 6, 7, 11, 12, 13, 14, 15, 17, 18.
Capítulo 1: pág. 21, 22.
Capítulo 4: pág. 86 – 103.
Capítulo 5: pág. 139, 141 – 143