Anda di halaman 1dari 9

EL ORIGEN DE LA HUMANIDAD

El origen de la humanidad siempre ha estado envuelto en misterios y aún hoy hay


quién no cree en la teoría de Charles Darwin que fue un naturalista inglés, que ya
dijo en el S.XIX, que el hombre desciende del mono y que fue la selección
natural y la evolución lo que dio origen al hombre. Ha sido la arqueología, la que
definitivamente le ha dado la razón a este señor gracias al estudio de los restos
de esqueletos encontrados.

Vuestros antepasados nacieron en el continente africano, en una zona alrededor


de Kenia y Etiopía. Allí es donde se han hallado los restos más antiguos. Y es
desde allí que se expanden a otros continentes en busca de alimentos ya que
eran nómadas.

Los primeros restos aparecidos y que se asemejaban al hombre fueron


llamados Australopitecos. Había diferentes subespecies pero eran muy parecidos.
Tenían un cuerpo y cabeza pequeña. Solían medir alrededor de 1,25 m. y un peso
de entre 25 y 30 kg. Tenían una fuerte mandíbula y se alimentaban de semillas y
frutos secos. Algunos de ellos eran ligeramente distintos con una complexión más
ligera y que además de comer plantas, comían animales que cazaban en
manadas. Se unían en grupo para hacerlo y cogían piedras y palos como armas.
También fueron los primeros en fabricar instrumentos golpeando una piedra con
otra, es ya una gran hazaña pues es un objeto que se prepara para un uso
determinado. Su cerebro aún era muy pequeño y se asemejaba más al de los
primates.

El siguiente paso en la evolución se dio cuando estos cazadores consiguieron


fabricar pequeñas herramientas. Se convirtieron así en el “hombre hábil”, Homo
habilis. Fue hace unos cuatro millones de años. Eran primos hermanos de los
Australopitecos. Todavía de pequeño tamaño y la cara casi plana. Era ya capaz
de tallar grandes cantidades de piedras y huesos, como un verdadero artesano.No
son sólo lascas sacadas al golpear las piedras sino que dan formas a los guijarros
y hacen raspadores de piedras.

El de Neanderthal fue el creador de complejos ritos religiosos, como el


enterramiento de los muertos con ofrendas y lechos de flores espolvoreados con
ocre. Aunque es sin duda el de Cromagnon, el que más se parece al hombre
actual. Alcanzaron un alto grado de desarrollo técnico y artístico, que seguro que
habéis visto en fotografías. Son impresionantes las pinturas rupestres
de Altamira o de otras cuevas como las de Nerja, en Málaga, de las que se cree
son las más antiguas.
EL HOMBRE COMO SER SOCIAL:

Durante mucho tiempo se ha venido considerando que la base de


esta concepción del hombre, como ser básicamente social, estaba en la famosa
definición aristotélica del hombre como animal político por naturaleza. Sin embargo,
la realidad es que una comprensión cabal de la concepción social de la
realidad humana no será posible sino a través de una concepción más amplia.
Darwin nos ayudara indirectamente situando la cuestión en el ámbito más general
de la evolución de la vida en la naturaleza. Hay 2 ideas fundamentales
de la teoría de la evolución que nos ayudan a comprender mejor el papel social:
Por una parte, la idea de equilibrio ser vivo-naturaleza, que supone un equilibrio
ecológico, una adaptación al medio etc. Por otra parte la idea de que el proceso
de evolución se ha producido en virtud de una dinámica de constantes
adaptaciones y desadaptaciones. El hombre puede ser considerado como fruto de un
doble proceso de evolución biológica y de evolución social. La adopción de una posición
erguida corrió pareja a un mayor desarrollo de las
capacidades manipuladoras y hacedoras de
las manos dando lugar a su vez, al empleo de útiles cada vez más idóneos para la
obtención de alimentos y especialmente para la caza. Este proceso de evolución
biológica y social se encuentra en un contexto temporal muy dilatado en el
que es muy difícil precisar sus distintas etapas. En comparación con los 2000años
de cronología cristiana, se estima que el Homo Sapiens cuenta con más de
100.000años de vida sobre la tierra, que el homo Erectus estuvo en la tierra dos
millones de años siendo la especie de hominido más antigua el Australopithecus
africano con 4millones de años. Los orígenes del hombre pueden situarse en el
contexto de una naturaleza inhóspitaen la que el hombre presentaba rasgos
propios de desadaptación al medio: debilidad física,piel fina, falta de medios naturales
de ataque y defensa. Sin embargo aquellos hominidos pudieron hacerse
fuertes a partir de su debilidad
fisicaoriginaria y pudieron vivir fundamentalmente por su carácter social.
Agrupándose fueroncapaces de desplegar formas cada vez más complejas y
perfectas de organización social ysobre todo fueron desarrollando y trasmitiendo
una cultura, es decir, unos
conocimientosf o r m a s y t é c n i c a s d e h a c e r l a s c o s a s , c o s t u m b r e
s y h á b i t o s s o c i a l e s , s i s t e m a s d e comunicación y creencias que erán
enseñadas y aprendidas desde los primeros años devida, de generación en
generación.Lo social en el hombre forma parte indisoluble de su propio proceso de
adaptación que
fuec a p a z d e s u p e r a r s o c i a l y c u l t u r a l m e n t e s u s c a r e n c i a s o r i g i n a r
i a s y s u p r o p i a f a l t a d e idoneidad para una posible adaptación individual y cultural al
medio.
A todo este proceso de hacerse el hombre es lo que se califica como
hominización.Los seres humanos llegamos a ser lo que somos a través de la sociedad y la
cultura,aprendiendo a moldearnos a nosotros mismos con el
lenguaje, los conocimientos, lascostumbres y las formas de comportamiento que
se empiezan a imitar y asimilar desde losprimeros meses de vida.
DEFINICIÓN DE SOCIEDAD
Antes de entrar de lleno a definir la palabra sociedad que ahora nos ocupa es
fundamental que investiguemos y descubramos el origen etimológico de la
misma. En concreto, podemos subrayar que aquel se encuentra en el latín y
más exactamente en el término sociĕtas.

Sociedad es un término que describe a un grupo de


individuos marcados por una cultura en común, un cierto folclore y
criterios compartidos que condicionan sus costumbres y estilo de vida y que
se relacionan entre sí en el marco de una comunidad. Aunque las
sociedades más desarrolladas son las humanas(de cuyo estudio se encargan
las ciencias sociales como la sociología y la antropología), también
existen las sociedades animales (abordadas desde la sociobiología o
la etología social).
En este último sentido, por tanto, podríamos decir que las sociedades de
animales son aquellas que se van constituyendo de una forma totalmente
natural. Así, de esta manera, un ejemplo de lo que estamos señalando sería el
siguiente: “El profesor de Ciencias Naturales nos subrayó que las abejas son
unos de los grupos de seres vivos que viven en sociedad”.

Las sociedades de carácter humano están constituidas


por poblacionesdonde los habitantes y su entorno se interrelacionan en un
contexto común que les otorga una identidad y sentido de pertenencia. El
concepto también implica que el grupo comparte lazos
ideológicos, económicos y políticos. Al momento de analizar una
sociedad, se tienen en cuenta aspectos como su nivel de desarrollo,
los logros tecnológicos alcanzados y la calidad de vida.
Los expertos en el análisis de las sociedades establecen una serie de señas de
identidad o de características que exponen que son imprescindibles que se
cumplan para que las reuniones o asociaciones de grupos se consideren
sociedades como tal.

Así, entre otras cosas, requieren tener una ubicación en una zona geográfica
común, estar constituidos a su vez en diversos grupos cada uno con su propia
función social, deben tener una cultura común, pueden considerarse una
población en su totalidad…

De la misma forma establecen que las sociedades tienen una serie de


funciones que pueden clasificarse en dos. Por un lado estarían las generales y
por otro lado las específicas. Respecto a las primeras destacarían el hecho de
que son los instrumentos a través de los cuales se hacen posibles las
relaciones humanas o que desarrollan y establecen una serie de normas de
comportamiento que son comunes para todos sus miembros.
Transcripción de El origen de la sociedad y su evolucion
“EL ORIGEN DE LA SOCIEDAD Y SU EVOLUCIÓN”
El Origen de la Sociedad Según Rousseau
• La sociedad es el conjunto de individuos que actúan a favor de la productividad
nacional tecnológica de valores destinados a la subsistencia interactuando entre
sí, cooperativamente para formar un grupo o comunidad.
TEORIAS DE LA SOCIEDAD
Teoría de Thomas Hobbes
consideraba a la especie humana como un gran ser intelectual, con igualdad en
sus facultades mentales y corporales por naturaleza
Por lo tanto él entiende que el hombre en su estado natural es inteligente y capaz
de vivir en guerra por obtener su propio beneficio.
La teoría política de Hobbes
Esta teoría pretende fundamentar filosóficamente, no históricamente, el origen de
la sociedad civil y la legitimación del poder,
La sociedad para Hobbes, está fundada sobre el miedo,
ya se trate de una sociedad por institución (mediante un pacto)
y/o de una sociedad por adquisición (violencia del poder).

Rousseau es el primer pensador que explícitamente afirma que la sociedad no


tiene un origen natural, sino convencional
Asume que existen ciertos derechos naturales inalienables, que impiden que
ningún hombre someta legítimamente a los demás sin su consentimiento.
El Orden Social
La única sociedad natural es la familia.
Toda sociedad mayor está basada en una convención unánime, ya que, de otro
modo, seria ilegitima cualquier pretensión de dominio, incluida la pretensión de la
mayoría de someter a sus dictados a la minoría.

Bases que Usaron las Sociedades para su Evolución


El Contractualismo
si no existiera el Estado y los hombres
hubiéramos de guiarnos exclusivamente por nuestra tendencia natural, entonces,
dada nuestra irreductible insociabilidad, viviríamos en guerra de todos contra
todos

El Naturalismo
Platón fue el primero en darle cuerpo con argumentaciones consistentes.
La sociedad, que para él es lo mismo que el Estado, nace porque un hombre no
se basta a sí mismo y tiene que recurrir a los demás.
Las necesidades materiales son su origen y el hombre es necesariamente social.
Organización de la sociedad humana

Las sociedades humanas son entidades poblacionales, dentro de la población


existe una relación entre los sujetos (habitantes) y el entorno, ambos realizan
actividades en común y es lo que les da una identidad propia. También, sociedad
es una cadena de conocimientos entre varios ámbitos, económico, político,
cultural, deportivo y de entretenimiento.

Además, dentro de la sociedad existen varias culturas que son creadas por el
hombre, y esas culturas tienen su propio territorio para poder desarrollar una
interacción acertada con los sujetos de mismas creencias, costumbres,
comportamientos, ideologías e igual idioma.

Los habitantes, el entorno y los proyectos o prácticas sociales hacen parte de una
cultura, pero existen otros aspectos que ayudan a ampliar el concepto de sociedad
y el más interesante y que ha logrado que la comunicación se desarrolle
constantemente es la nueva era de la información, es decir la tecnología
alcanzada en los medios de producción, desde una sociedad primitiva con simple
tecnología especializada de cazadores —muy pocos artefactos— hasta una
sociedad moderna con compleja tecnología —muchísimos artefactos—
prácticamente en todas las especialidades. Estos estados de civilización incluirán
el estilo de vida y su nivel de calidad que, asimismo, será sencillo y de baja calidad
comparativa en la sociedad primitiva, y complejo o sofisticado con calidad
comparativamente alta en la sociedad industrial. La calidad de vida
comparativamente alta es controvertida, pues tiene aspectos subjetivos en los
términos de cómo es percibida por los sujetos.

También, es importante resaltar que la sociedad está conformada por las


industrias culturales. Es decir, la industria es un término fundamental para mejorar
el proceso de formación socio-cultural de cualquier territorio, este concepto surgió
a partir de la Revolución Industrial, y de esta se entiende que fue la etapa de
producción en serie, el hombre invento la maquinaria y la principal fue la máquina
de la imprenta creada por Gutemberg. Entonces, lo avances tecnológicos se
fueron ejecutando en la sociedad en la medida en que el hombre producía más
conocimiento y lo explotaba en la colectividad.
Hombre y sociedad

El hombre necesita de la sociedad para nacer en una familia, para vivir en grupo,

El hombre es un ser social. Siempre ha vivido en sociedad como un hecho natural.


Un hombre no puede nacer fuera de la sociedad. Una vez nacido, hay que
comprender la importancia que el aprendizaje de costumbres, de modos de
comportarse, de relacionarse y comunicarse, tiene para todo ser humano, desde
los primeros meses de vida. Todo ello forma un conjunto de pautas y patrones de
conducta social, sin los cuales, se podrían ver reducidos a una condición diferente
a la que actualmente entendemos como humana.

La importancia que lo social tiene en la conformación de la propia realidad humana


contrasta, con la poca atención recibida. El tardío descubrimiento de este como
campo temático es una de las razones por las que la Sociología no empieza a
desarrollarse hasta el s. XIX. No parece suficiente la explicación de que una
reflexión sobre lo social no se pudo producir hasta que no se desarrollaron los
planteamientos propios del método científico, y hasta que la realidad de la
“ sociedad civil” fue contemplada diferente al Estado, al margen de todo lo que se
comprendía en la esfera del poder político.

La mayor parte de los “ padres fundadores” no dedicaron sus esfuerzos a aclarar


lo que constituye la realidad de lo social. Podríamos pensar que lo tardío de esta
reflexión estriba en su carácter básico. La evidencia de que los hombres estamos
entrelazados en una compleja red de grupos primarios identificables en los
distintos ámbitos de la vida social, constituye una realidad tan obvia en nuestros
días, que no deja de resultar sorprendente que hasta una época reciente no se
haya prestado la atención que se merece.

SOCIEDAD HUMANA Y MOVIMIENTO DEL SIGLO XXI

El desarrollo de la Sociedad de la Información, en el siglo XXI, tal y como se


resalta en el título de esta publicación, se va a desenvolver en un contexto
marcado por los nuevos retos y las nuevas oportunidades que parece presentar el
nuevo siglo. En el creciente marco de globalización, estos retos se plantean a nivel
mundial, pero nuestra “nave Tierra” viaja con departamentos demasiado
desiguales. El nuevo milenio debiera asegurar las necesidades que son más
básicas para el desarrollo, como primer paso ineludible hacia el recorte de las
diferencias, y para el logro de esos objetivos básicos, las tecnologías,
protagonistas de la Sociedad de la Información, tienen un papel importante de
servicio. No obstante, la posesión y uso de estas tecnologías también son objeto
de grandes disparidades, tanto a nivel mundial como a nivel interno de cada país.
Este fenómeno, conocido como brecha digital, es uno de los retos directamente
ligados al desarrollo de la Sociedad de la Información, e indirectamente ligado al
desarrollo de los pueblos, entendiendo ese desarrollo como un crecimiento que
debe estar basado, fundamentalmente, en el conocimiento. Construir una
sociedad en torno al conocimiento, y, en concreto, construirla con el acuerdo en
común de todas las partes que la integran, es una tarea compleja que requiere
seguir un modelo bien estructurado. En este sentido, Europa es un ejemplo de
apuesta por una sociedad del conocimiento construida desde un modelo de
concertación donde se fomenta la participación de todos y todas, en cualquiera de
los ámbitos de la sociedad pública, civil o privada
La llegada del nuevo Milenio está planteando a los pueblos nuevos retos y nuevas
oportunidades, en un momento en el que el desarrollo de la Sociedad de la
Información permite que la comunidad internacional se encuentre cada vez más
interrelacionada. Como señala la Declaración del Milenio2 , elaborada con el
respaldo personal del Secretario General de la ONU, Kofi Annan, la llegada de
nuevos modelos de relación, tanto desde el punto de vista económico, como
social, ha traído beneficios evidentes (un crecimiento más rápido, niveles de vida
más elevados, nuevas oportunidades) pero, al mismo tiempo, éstos se están
dando de una forma desigual, debido, sobre todo, a la falta de un criterio común
en cómo deben establecerse y alcanzarse los objetivos sociales