Anda di halaman 1dari 4

Origen y evolución del derecho procesal del derecho del trabajo

Dentro del ordenamiento jurídico mexicano, el objetivo de las normas del trabajo
es conseguir un equilibrio entre los factores de producción y la justicia social, propiciando
un trato digno para todos los trabajadores. Esto es, mantener el motor de la economía
mexicana andando, sin abusar de los trabajadores, los cuales deben laborar en
condiciones de seguridad e higiene, así como deben recibir una justa retribución por su
labor, al mismo tiempo que se respetan sus derechos, tales como el de asociación, de
huelga y de contratación colectiva. Asimismo, en los últimos años se ha buscado que
tanto hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades laborales, teniendo un trato
equitativo que ayude al mejoramiento de la economía de la nación.

Dicho lo anterior, debemos analizar la Ley Federal del Trabajo, la cual tiene sus
bases en el artículo 123 constitucional, y cuyo objetivo, como se dijo anteriormente, es
mantener un equilibrio entre los medios de producción y los trabajadores. Sin embargo,
desde su creación, dicha ley ha tenido una serie de cambios importantes que han ido
moldeando dicho ordenamiento hasta la forma actual. Para entender estos cambios es
necesario analizar cada reforma que ha tenido la citada ley desde el año de 1931 hasta
la última reforma en el año 2015.

Examinaremos ahora la Ley Federal del Trabajo que fue expedida en el año de
1931. Este fue el primer ordenamiento jurídico que se encargó de regular las relaciones
laborales. En el año de 1929 el presidente provisional Emilio Portes Gil presentó una
iniciativa que tenía el fin de darle al Congreso de la Unión la facultad de legislar en materia
laboral, la cual fue aprobada, dando hincapié a que el presidente Pascual Ortiz Rubio
incluyera dentro de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos la Ley
Federal del Trabajo, y así esta ley fuera aprobada el 18 de agosto del año de 1931. Estos
cambios constitucionales surgieron a raíz de la necesidad de la sociedad, pues para esos
años, la industrialización en México había aumentado considerablemente, haciendo
necesaria una regulación de la misma. Para asegurar su cumplimiento, el presidente
Pascual Ortiz Rubio, le otorgó al entonces Departamento del Trabajo la autonomía
necesaria con el fin de que vigilara el cumplimiento de la Ley Federal del Trabajo, buscara
soluciones a los conflictos laborales por medio de la conciliación y desarrollara una
política de previsión social y de inspección, con el fin de asegurar y proteger los derechos
de los trabajadores. Sin embargo, para el año de 1940 la estructura del Departamento
del Trabajo se volvió obsoleta en su fin de salvaguardar los derechos de los trabajadores
incluidos en la Ley Federal del Trabajo, ya que una vez más se elevó la complejidad del
sector laboral, derivado del desarrollo del movimiento obrero nacional. Por ello, el
presidente Manuel Ávila Camacho promulgó una nueva ley que regulara las Secretarias
de Estado, en la que el Departamento del Trabajo pasó a ser conocida como la actual
Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en respuesta los movimientos sociales que se
presentaban en el país. Podríamos decir que esta reforma fue muy oportuna, dado que
para el año 1960, a nivel mundial hubo un gran incremento en la economía, dado que la
producción y la comercialización provocaron un incremento del 8% en la economía
nacional, derivando esto en un aumento del empleo de las personas, lo que requirió una
mayor regulación y supervisión por parte del gobierno a las relaciones obrero patronales.

Más adelante, el 1º de Mayo del año de 1970, se hizo una nueva reforma a la Ley
Federal del Trabajo, en la que se agregaron nuevas prestaciones a favor de los
trabajadores, derivando de esto la creación del INFONAVIT (Instituto del Fondo Nacional
de la Vivienda para los Trabajadores) y la FONACOT (Instituto del Fondo Nacional para
el Consumo de los Trabajadores), que buscaban que los trabajadores tuvieran acceso a
la vivienda y a la adquisición de productos. En contraste con lo anterior, en el año 2012
se hicieron nuevas modificaciones a la ley, que provocaron inconformidad entre los
trabajadores, dado que, de acuerdo a ellos, representaban un retroceso a los derechos
que los trabajadores obtuvieron derivados de la Revolución Mexicana. Entre las
modificaciones que más inconformidad provocaron, fue la modificación del artículo 2º, ya
que la Ley Federal del Trabajo previamente establecía que “El trabajo exige respeto para
las libertades y dignidad de quien lo presta y debe efectuarse en condiciones que
aseguren la vida, la salud, y un nivel económico decoroso para el trabajador y su familia”.
Sin embargo, el artículo actual establece solamente que “El trabajador deberá recibir un
salario remunerador”, dejando en una incertidumbre y en un estado de indefensión al
trabajador, ya que ahora no se le reconoce el derecho a tener un salario con las
características de ser suficiente para satisfacer las necesidades básicas que una familia
necesita.
Se podría decir que esta reforma laboral, lo que busca, es restarles beneficios a
los trabajadores y dárselas a los patrones, ya que realmente muchos de los cambios les
dan mayores atribuciones y ventajas a los empleadores. Un ejemplo de estas ventajas,
es que se generan nuevas formas de contratación. Por ejemplo, para contratar a un
empleado, el patrón puede contratarlo bajo la modalidad de periodo de prueba. Esto
quiere decir que si al final del plazo (De acuerdo a la ley debe ser mínimo de 30 y máximo
de 180 días) al patrón no le convencen las capacidades y habilidades de la persona que
está solicitando el empleo, el patrón podrá despedirlo sin tener responsabilidad legal
alguna, sin deberle ninguna remuneración a causa del despido. Otro gran ejemplo es el
hecho de que ya no se podrán cobrar salarios caídos. Esto es, que durante un juicio
laboral el patrón, si llegaba a ser condenado, debía pagar los salarios que no cubrió
durante la duración del juicio. Esto fue removido, dado que las Juntas de Conciliación y
Arbitraje a nivel nacional, se han visto sobrepasadas por la carga de trabajo en un 75%.
Esto hacía que los juicios fueran muy largos y los patrones tuvieran después que pagar
salarios literalmente de años más los intereses que se generaban. Ahora solo debe pagar
un máximo de 12 meses de salarios caídos y pasados esos 2 meses debe pagar el 2%
de intereses. Haciendo un comparativo, podemos darnos cuenta que a lo largo del siglo
XX la Ley Federal del Trabajo, le brindaba una gran protección a los trabajadores, sin
embargo, con la última reforma del año 2012, el panorama ha cambiado drásticamente.
Si vemos los resultados nos encontramos con que los resultados han sido
decepcionantes. Esto se ve reflejado en que el periodo de prueba solo provocó un mayor
número de empleos informales. Ahora, el número de empleos formales se disminuyó,
trabajando muchos en empleos eventuales donde no gozan de los muchos beneficios
que la ley les otorgaba.

Por todo esto, podemos ver que las condiciones actuales son totalmente
diferentes, ya que la clase que alguna vez fue muy protegida poco a poco va perdiendo
sus privilegios frente a los empleadores. Por lo que, con el nuevo cambio de gobierno,
será importante que los juristas estén al tanto de los nuevos cambios que los legisladores
quieran hacerle a la ley, analizando si las normas laborales volverán a estar en favor de
los trabajadores, o comenzará una nueva época en la que estén a favor de los
empleadores.
Referencias

Avendaño, B. (2012). Crecimiento, productividad y empleo en México, 1960 –


2010. 25 de agosto de 2018, de UNAM Sitio web:
file:///C:/Users/Asus/Downloads/Avendano.pdf

Anónimo. (2010). HISTORIA DE LA DEPENDENCIA. 24 de agosto de 2018, de


Secretaría del Trabajo y Previsión Social Recuperado de:
http://www.stps.gob.mx/bp/secciones/conoce/quienes_somos/quienes_somos/historia_s
tps.htm

Sales, J. (2012). REFORMA LABORAL: PROS Y CONTRAS. 25 de agosto de


2018, de EXPANSIÓN Sitio web: https://expansion.mx/mi-carrera/2012/10/03/reforma-
laboral-pros-y-contras

Vargas, I. (2015). REFORMA LABORAL, CON RESULTADOS


DECEPCIONANTES: EXPERTOS. 26 de agosto de 2018, de EXPANSIÓN Recuperado
de: https://expansion.mx/mi-carrera/2015/07/28/pendientes-de-la-reforma-labora