Anda di halaman 1dari 4

Concepto.

Se denominan asientos de ajuste al conjunto de operaciones o transacciones practicadas


periódicamente en una empresa, aplicando la base del devengado con la finalidad de determinar
razonablemente las variaciones patrimoniales y los resultados obtenidos en esta.

Objetivos

Los objetivos de los asientos de ajuste son:

Determinar los resultados obtenidos en una empresa aplicando la base de contabilidad del
devengado.

Determinar la situación patrimonial y financiera de una empresa a una determinada fecha,


incluyendo operaciones de devengamiento.

Verificar y corregir (cuando corresponda) la exactitud de las partidas registradas.

Reconocer los efectos de la inflación de acuerdo con normas de contabilidad, para


preparar y emitir estados financieros a moneda constante.

Características

Las principales características que identifican a los asientos de ajuste son:

Se preparan sobre la base del devengando (Las variaciones patrimoniales que deben
considerarse para establecer el resultado económico y las que competen a un ejercicio sin
entrar a considerar si fueron cobradas o pagadas).

Se incorporan operaciones pendientes a una determinada fecha.

Se efectúan regularizaciones de saldos en ciertas cuentas que a determinada fecha no son


correctos (Es decir pueden estar en menos o más, como también exponer saldos
deformados).

Se preparan periódicamente (Recomendable incorporar en la contabilidad


mensualmente).

Se preparan en comprobantes de diario traspaso (Porque no existe movimiento de


fondos).

Se reconocen operaciones emergentes de la aplicación de disposiciones jurídicas


(tributarias y sociales).

Relación y aplicación de normas contables


Los asientos de ajuste como cualquier otra clase de registros contables, necesariamente deben
estar acordes con normas de contabilidad emitidas en el país de origen. Tales pronunciamientos
son de aplicación obligatoria.

Clasificación de los asientos de ajuste

Para mejor estudio los asientos de ajuste los clasificaremos en siete grupos:

Depreciación de los bienes de uso

Previsión para cuentas incobrables

Gastos por pagar

Gastos pagados por adelantado

Amortización de otros activos

Ingresos por cobrar

Ingresos percibidos por adelantado

Inventario final de existencias

La reclasificación de una cuenta consiste en que el saldo de la cuenta a reclasificar debe ser
trasladado a otra cuenta, de forma tal que la presentación de los estados financieros y la
información contable sea lo más adecuada posible.

La necesidad de reclasificar una cuenta por lo general surge cuando el saldo de dicha cuenta es
contrario al de su naturaleza.

Ejemplo: las cuentas del activo son de naturaleza débito, luego, si al finalizar el periodo queda
alguna cuenta con saldo crédito, pues habrá que reclasificarla ya que no se puede presentar así.

Un ejemplo clásico de la reclasificación de las cuentas es cuando la cuenta de bancos presenta un


saldo rojo, es decir un saldo crédito. Como no es nada presentable un informa con una cuenta de
bancos en rojo, hay que proceder a su reclasificación.
Si la cuenta de bancos está en rojo, significa que sacamos del banco más plata de la que teníamos,
lo que quiere decir que se ha presentado un sobregiro bancario, de modo que le estamos
debiendo plata al banco, por tanto hay que reconocer un pasivo financiero.

Supongamos que tenemos la cuenta de bancos con un saldo de -1.000.000. La reclasificación sería
así:

Cuenta Debito Crédito

1110 1.000.000

2105 1.000.000

Se ha debitado la cuenta de bancos debido a que tenía un saldo crédito, y se ha acreditado la


cuenta de obligaciones financieras puesto que se debe reconocer la deuda que se tiene con el
banco al haber sobregirado la cuenta.

Otra cuenta que en ocasiones requiere ser reclasificada, es la cuenta de clientes, situación que se
presenta cuando un cliente paga más de lo que debe, dando lugar a un saldo a favor del cliente, lo
que se convierte en un pasivo para la empresa, por consiguiente hay que reclasificarlo como tal.

Al realizar el cierre contable, hay que proceder a verificar el saldo de cada cuenta, para así
proceder a realizar los ajustes contables pertinentes, y de ser necesario, reclasificar las cuentas a
que haya lugar.

Impuestos

Los impuestos son las cantidades económicas (se pagan en dinero) que ingresa el Estado por ley y
en función de la renta, el consumo y el patrimonio del contribuyente, sin proporcionarle
contraprestación directa alguna en el momento del pago. Es simplemente una obligación
tributaria. La declaración de la Renta es el procedimiento para el pago de impuestos de los
ciudadanos, pero el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) sería otro ejemplo de este tipo de
tributos.

Contribuciones

Son tributos cuya obligación se deriva de la obtención de beneficios especiales individualizados


derivados de las inversiones del Estado en obras públicas, prestaciones sociales, salud y otras
actividades. Con estas acciones públicas se produce un aumento de valor de la propiedad del
contribuyente, y es a cambio de ello que el Estado exige el pago de la contribución. Un ejemplo de
contribución sería el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Tasas
La Tasa es un tributo que se caracteriza porque la actividad asumida por el Estado y que genera la
obligación tributaria del contribuyente afecta o beneficia especialmente a determinado sujetos.

En este caso, la cuantía de la tasa no depende de la renta del afectado, sino que se relaciona con el
costo del servicio o con la valoración del beneficio que se obtiene por la cesión del
aprovechamiento especial del patrimonio o las inversiones públicas. Es decir, depende de la
prestación de servicios por parte del Estado o las instituciones públicas y del provecho
individualizado del ciudadano. Las tasas de Incineración de residuos, por ejemplo.

¿Qué es una provisión?

Una provisión es una cantidad de recursos que conserva la empresa por haber contraído una
obligación, con el objetivo de guardar esos recursos hasta el momento en el que deba satisfacer la
factura.

Lleva la contabilidad de tu negocio con Debito. Es un programa de facturas y contabilidad perfecto


para autónomos y pequeñas empresas. Comienza ahora.

Una provisión es una cuenta de pasivo y consiste en establecer y "guardar" una cantidad de
recursos como un gasto para estar preparados por si realmente se produjese el pago de una
obligación que la empresa ya ha contraído con anterioridad.

Es decir, cuando suponemos que algún bien de la empresa va a perder valor o tenemos que
satisfacer una obligación dentro de un periodo de tiempo, dotamos una provisión por el valor de la
obligación.

Si realmente llega a producirse ya habíamos contado con ella y tenemos recursos para hacer
frente; si, por el contrario, no llega a producirse, quitaremos la provisión y no tendremos ese
gasto.