Anda di halaman 1dari 1

YA CENAMOS, YA NOS VAMOS

Lc 24, 13-53
Introducción: Mi primera comunión y mi primera Cena no me dieron alegría, sino temor.

Desarrollo: Jesús ha resucitado, es el día de una nueva creación (v.13), primer día de la
semana. Jesús se encuentra con ellos y no le reconocen. Jesús camina con ellos en el viaje y
no lo ven claro (v. 16). A veces no lo reconocemos en nuestro diario vivir y solo nos
entristecemos, cuando en realidad acompaña nuestro viaje.

Dos discípulos decepcionados y tristes, melancólicos, deprimidos, se retiran (v.15). Cuando


se nos va el gozo nos debilitamos (Neh 8, 10), sentimos que se acaba todo, nos deprimimos.
Muchas cosas en la vida nos quitan el gozo, cuando nos roban, etc.

Ya es el tercer día (día de la salvación – (v. 21). Unas mujeres entre nosotros (v.22), es decir
discípulas también, y las mujeres tenían razón.

Jesús se sienta a la mesa, se pone a cenar con ellos, una cena pospascual (v. 30), la Cena
les abrió los ojos, pudieron reconocerle (v.31 y 35), hoy vemos más claro.

Y hallaron a los once reunidos y a los que estaban con ellos (v.33), varios discípulos, mujeres
y hombres. Después de cenar lo pudimos ver claramente.

Se espantan y atemorizan (v. 37) cuando ven a Jesús, Jesús les muestra las huellas de su
crucifixión (v.40) y entonces empiezan a reconocerle de nuevo, se gozan (v.41) ". . . el reino
de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo" (Ro 14,17).
¡¡Guau! ¡Un tercio del Reino es gozo!. Pero para que le reconozcan totalmente, a cenar otra
vez (v.42-43). Hna Miriam.

Jesús promete el espíritu santo (v.49), Jesús los bendice y se va (v.51) y aun así los
discípulos se llenan de gozo, es un mega gozo (mega jara - jar=extender favor) sin Jesús y
sin espíritu (v.52), y es que tenemos su bendición, el Señor nos ha bendecido con su Cena y
con su presencia (v.50-51), y además tenemos al espíritu santo, increíble.

Este gozo solo puede provocar alabanza y bendición en todos (v.53), nos recrea (Sal 51, 8) -
endorfinas. Exactamente lo contrario y el contraste con la tristeza de los discípulos en el verso
15. Es tiempo de gozarnos totalmente, que bendición, el Señor ya levantó sus manos por
nosotros para bendecirnos, y las levanto en la cruz, gloria a Dios, gózate hermano, gózate y
dale gracias, alábale, alábale. Para mantener nuestro gozo solo tenemos que hacer 3 cosas:
1- Recuerde lo que Dios ha hecho por usted, de donde nos trajo – Sal 40, 2

2- Recuerde cuál es su futuro – Ap 21, 1-4

3- Alabe a Dios a pesar de las circunstancias presentes – Hab 3, 17

Conclusión: Hermanos, ya cenamos, no nos vamos a Emaús, no nos vamos al aposento alto
a encerrarnos, no nos vamos a espantar; nos vamos…pero a Gozar, lo único que puede
traernos el tener comunión de vida con el Dios vivo y con su iglesia es el Gozo del Señor.