Anda di halaman 1dari 3

La carne procesada es cancerígena para los humanos, mientras que la carne roja

“probablemente” también lo es, según un estudio difundido por la Agencia Internacional de


Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés).
Un grupo de trabajo de 22 expertos de 10 países convocados por la IARC -dependiente de la
Organización Mundial de la Salud (OMS)- consideró que hay “evidencia suficiente” de que el
consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal.
Mientras, clasificó el consumo de carne roja como “probablemente carcinógeno” para los
humanos, basado en “evidencia limitada” de que este tipo de alimento puede causar cáncer
colorrectal, pero también de páncreas y de próstata.
Según la agencia, existe una “fuerte evidencia mecanicista” que sostiene un efecto carcinógeno
de la carne roja.
Los expertos concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida
diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%.
El grupo de trabajo de la IARC consideró más de 800 estudios que investigaron asociaciones
para más de una docena de tipos de cáncer con el consumo de carne roja y de carne
procesada en países y poblaciones con dietas diversas.
CARNE ROJA
La IARC especifica que con carne roja se refiere a “todos los tipos de carne muscular de
mamíferos, tales como la carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra”.
Por su parte, la carne procesada hace alusión a “la que se ha transformado a través de la
salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su
conservación”.
La mayoría de este tipo de alimentos contiene carne de cerdo o de res, pero también pueden
contener otras carnes rojas, aves o subproductos cárnicos como la sangre, y algunos ejemplos
son las salchichas, el jamón, la carne en conserva, la cecina, la carne en lata, o las
preparaciones y salsas a base de carne.

Carnes procesadas y carnes rojas:


alimentos cancerígenos según la OMS
La OMS ha señalado a la carne procesada como un
alimento cancerígeno en un informe que se hará público
hoy en el que advierte que el consumo excesivo de
carnes procesadas incrementan el riesgo de cáncer.
Según se ha conocido este mismo fin de semana a partir de una noticia hecha
pública por periodistas del Daily Mail, al parecer la Organización Mundial
de la Salud publicará hoy lunes un informe elaborado por el Centro
Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) en el que considera
a la carne procesada como un alimento cancerígeno, entre los que podemos
encontrar salchichas, bacon, jamón, salami, chorizo…

Esto significaría que la OMS catalogaría a la carne al mismo nivel que el


tabaco, el arsénico y el amianto. Por poner solo un ejemplo, debemos recordar
en esta ocasión que fumar es considerada como la principal causa de cáncer.
De acuerdo a los periodistas, al parecer han obtenido la información a través
de alguien perteneciente a la propia Organización Mundial de la Salud, pero
por el momento expertos del IARC no han querido confirmar ni desmentir la
noticia.

Entre los preparados cárnicos que se encuentran en el punto de mira podemos


mencionar las salchichas, que poseen un mayor contenido en colesterol,
ácidos grasos, compuestos considerados de riesgo como los nitritos, y también
una mayor cantidad de sal con el fin de ampliar su vida útil, además
de hamburguesas, bacon, chorizos y embutidos en general.

Según se ha sabido el informe dará a conocer una lista de carnes procesadas,


en el que también se indicará que la carne roja fresca es considerada como
perjudicial para la salud, como es el caso de cordero asado, chuletas de
cerdo o carne picada de vacuno.

Como manifiesta el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, se


puede reducir el riesgo de cáncer intestinal si se evita consumir más de
medio kilo de carne roja por semana.

– ACTUALIZACIÓN: La OMS considera la carne


procesada y la roja como altamente cancerígenas
Tal y como finalmente ha publicado la Organización Mundial de la Salud, la
carne procesada entra dentro del grupo 1 de sustancias cancerígenas, el
mismo grupo dentro del que nos encontramos otras sustancias y compuestos
como el tabaco, el alcohol, el arsénico y el amianto.

Por otro lado, también ha considerado a la carne roja como una sustancia
probablemente cancerígeno, lo que significa que entran dentro de la
categoría 2A.

De acuerdo al informe recientemente publicado, comer diariamente 50


gramos de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un
18%. Es decir, aunque para una persona en realidad el riesgo de
desarrollar este tipo de cáncer siga siendo pequeño por el consumo de
carne procesada, este riesgo aumenta con la cantidad de carne
consumida.

En la nota consideran que 34.000 muertes por cáncer al año en todo el mundo
podrían atribuirse al consumo de dietas ricas en carnes procesadas. De
confirmarse, las dietas ricas en carne podrían ser responsables de alrededor de
50.000 muertes al año en todo el mundo.
Para llegar a esta conclusión se han analizado 800 estudios publicados. Eso sí,
por el momento la OMS no desaconseja el consumo ni de carnes procesadas
ni de carnes rojas.

Clasificación de categorías según el Centro Internacional de


Investigaciones sobre el Cáncer:

 Categoría 1: “Carcinógeno para el ser humano”. Existen pruebas


suficientes que confirman que puede ser una causa de cáncer para los
seres humanos. En esta categoría entran productos como las carnes
procesadas (nuevo), tabaco, amianto y arsénico.
 Categoría 2A: “Probablemente carcinógeno para el ser humano”.
Existen pruebas suficientes de que puede ser una causa de cáncer a los
seres humanos, pero las pruebas no son concluyentes. En esta categoría
entra la carne roja (nuevo).
 Categoría 2B: “Posiblemente carcinógeno para el ser humano”.
Determinadas pruebas apuntan a que un producto puede causar cáncer,
pero las pruebas están lejos de ser concluyentes.
 Categoría 3: “No puede ser clasificado respecto a su
carcinogenicidad para el ser humano”. No existen en la actualidad
pruebas de que pueda causar cáncer en los seres humanos.
 Categoría 4: “Probablemente no carcinógeno para el ser humano”.
Existen pruebas suficientes de que no causa cáncer en seres humanos.