Anda di halaman 1dari 9

Autoestima: 3 ejercicios para fortalecerla

Por Paola
Fortalecer nuestra Autoestima: Mimándonos un poco:

¡Hola! Hoy vamos a hablar de un tema que me gusta especialmente: la autoestima. Os voy a proponer también algunos ejercicios para
trabajarla.
Como seguramente imaginaréis la autoestima es un pilar fundamental en nuestro equilibrio emocional, y ha sido estudiada por muchas
corrientes de la psicología.
Antes de ponerme con la práctica de ejercicios os quiero aclarar brevemente algunos aspectos sobre el concepto de autoestima:

La Autoestima es algo dinámico:

La vamos desarrollando a lo largo de nuestra vida y no se trata de algo estático que “se tiene o no se tiene” sino que puede variar según
las circunstancias. Cuando pasamos por experiencias como un abandono, críticas negativas, un fracaso en algún proyecto personal, o un
rechazo, entre otros, es muy habitual que nuestra autoestima se vea afectada.
La autoestima no es sólo “quererse a uno mismo” sino que implica todos los sentimientos, opiniones, sensaciones y actitudes respecto a
nosotros mismos que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida. La autoestima positiva puede ser un motor que nos impulse a
conseguir nuestras metas, nos aporte seguridad, confianza, identidad, valor, y competencia personal para afrontar los problemas. Siempre
habrá fluctuaciones en cómo nos percibimos a nosotros mismos, por nuestra propia evolución personal, vivencia, estados de ánimo, etc.
Esto es normal, el problema es cuando las fluctuaciones son muy pronunciadas o cuando nos volvemos realmente muy negativos respecto a
nosotros mismos.

Conceptos relacionados con la Autoestima:

La autoestima implica a varios “Auto”: Autoconocimiento, Autoconcepto, Autoaceptación, Autorespeto, entre otros.
Es importante que revisemos cada tanto la visión que tenemos de nosotros mismos y demos un repaso a todos estos “autos”. El
autoanalizarse, parar y reflexionar, y el autoconocimiento, han de ser hábitos a implementar y acostumbrarnos a hacerlo periódicamente (tal
y como pasamos la ITV de los coches, hacer nuestra ITV emocional cada tanto Ojalá lo enseñaran en el colegio, pero lamentablemente
hemos de aprenderlo por otros medios.

Estudia cómo te hablas a ti mismo:

La autoestima se manifiesta sobre todo en nuestro lenguaje interno, en la manera en la que nos "hablamos a nosotros mismos."
Suele suceder que en nuestro día a día damos más importancia a los mensajes negativos, a la crítica, a la frustración que a lo positivo. Los
elogios y la motivación de superación y los mensajes de autoconfianza quedan eclipsados ante las frustraciones o mensajes negativos..
es como si "lo malo" pesara más en nuestra balanza interna. (Efectivamente así es, "lo malo" pesa más cognitivamente y es más fácil
de recordar que lo bueno)
También puede suceder que malas experiencias del pasado nos hayan afectado, por ejemplo si hemos vivido algún tipo de abuso o
trauma, o puede que hayamos interiorizado "etiquetas" o valoraciones negativas sobre nosotros mismos y las llevemos arrastrando desde la
infancia.
Por ello puede ser interesante practicar algunos ejercicios para reforzar nuestra autoestima, aquí os propondré algunos.
Si os interesa trabajar con más profundidad no dudeis en echar un vistazo al Taller Online "Herramientas para fortalecer la Autoestima"

3 Ejercicios para trabajar tu autoestima:


Os recomiendo realizar cada ejercicio durante un par de semanas al menos, tomándoos vuestro tiempo para cada uno. Os recomiendo
trabajar por escrito e incluso anotar impresiones o vuestro "diálogo interno"

Trabajando nuestra Autoestima:

1. Listado de nuestras fortalezas:

Muchas veces recordamos las críticas, las cosas que hacemos mal, las ofensas.. pero nos olvidamos de recordar nuestros éxitos,
elogios, halagos. Para ello vamos a hacer una recopilación de los mismos, es una forma de darles más peso:

Busca una libreta para trabajar (física o virtual y realiza tres listas:

 En una recopila los elogios que recuerdes que te hayan dicho otras personas a lo largo de tu vida
 En otra enumera las capacidades y fortalezas que tú consideras que posees.
 En un tercer listado enumera cosas que te hagan sentirte orgulloso de ti mismo (logros, actitudes ante alguna situación,
etc.)

Te pongo un pequeño ejemplo:

Elogios Recibidos:

 “Eres muy divertido”


 “Se te dan bien los niños”
 “Dibujas muy bien”

..etc

Mis Fortalezas:

 Soy paciente.
 Sé escuchar a los demás.
 Soy respetuoso con las opiniones de otros.
 Soy generoso

..etc

Estoy orgulloso de:

 -Cómo afronté y superé una enfermedad grave que tuve.


 -Haber ayudado y apoyado a un amigo cuando pasó un mal momento.
 - Haberme sacado el carnet de conducir a la primera

etc
Puede que en un principio te cueste recordar situaciones, elogios, etc. Tómate tu tiempo.
Sería recomendable que dedicaras varios días a ésta tarea: te aconsejo ir rellenándolo poco a poco durante al menos una semana.

Una vez tengas el listado reflexiona:

 En los elogios recibidos ¿Cuánto te crees cada elogio? (enumera del 1 al 10: 1 no me lo creo y 10 creerlo completamente) Si
no has puntuado todos los elogios recibidos con un 10 piensa: ¿qué pasaría si los creyeras todos 100%? ¿Qué cambiaría en tu
actitud o en tu concepto de ti mismo?
 En cuanto a tus fortalezas ¿qué dicen de ti mismo? ¿Qué habilidades y recursos crees que hay detrás de cada fortaleza?
¿Hay otras fortalezas o valores que te gustaría fomentar?
 En cuanto a las cosas de las que estás orgulloso: ¿Qué dicen de ti mismo? ¿qué valores y qué habilidades hay detrás de cada
una?

Haz un resumen de tus habilidades, recursos y valores y ponlo en algún lugar en el que puedas verlo asiduamente.

2. El sorteo de autoregalos:

Este ejercicio tiene como finalidad fomentar el autocuidado, autorrespeto y el


"mimarnos" a nosotros mismos.
Para ello comenzaremos haciendo un listado de pequeñas cosas agradables que podemos hacer por nosotros mismos en el día a día.
Se trataría de cosas que impliquen “mimarte”, cuidarte y fomentar actividades agradables o que te causen bienestar.
Dedícale tiempo e intenta hacer la lista lo más larga que puedas. No se trata de poner grandes cosas sino temas cotidianos, por ejemplo:
escuchar un disco que te gusta, ir al gimnasio (o algo que tenga que ver con cuidar tu salud), probar un nuevo peinado, pasear un rato por
un parque, llamar a algún amigo para charlar, preparar un plato que te gusta, leer un rato.. ¿qué se te ocurre?. Intenta que la lista sea
bastante larga. Dedícale un día o dos sólo a elaborarla.
Cuando tengas tu listado de "premios" crearemos el método para el sorteo: has de poner cada una de éstas actividades en un papelito que
doblarás y pondrás en una cajita o frasco que te guste. Intenta dedicarle tiempo y hacerlo bonito y creativo (papelitos de colores, una cajita
personalizada..etc)

Cuando lo tengas listo “empieza el sorteo”: Cada día por la mañana debes sacar un papelito de la caja y darte el “premio” que te
haya tocado.. así dia a día hasta acabar todos los papelitos. Pero ¡no los tires! porque luego puedes volver a empezar el “sorteo de

premios diarios” y añadir otras cosas que se te ocurran


Otra variante (idea de una consultante) es hacer una lista numerada de "autorregalos" e ir tirando dados.

3. Afirmaciones positivas:

Cada día frente al espejo debes mirarte a los ojos, y decirte en voz alta una afirmación positiva.

En ese ejercicio lo más importante es el espejo, mirarte a los ojos, reconocerte: y luego darte un mensaje positivo o de ánimo.

Puede que al principio te resulte incómodo, artificial o ridículo.. pero has de superar esa sensación y hacerlo cada día durante al menos
3 semanas, como un reto. ¿te atreves?
Las afirmaciones positivas pueden ser siempre las mismas o diferentes, siempre han de estar en presente y referirse a ti mismo, y ser
realistas. No se trata de mentirte o darte mensajes irreales, sino de conectar contigo y date mensajes positivos y de ánimo, por ejemplo:

- Me respeto y me cuido.

- Puedo hacer lo que me proponga (puedes cambiar el "lo que me proponga" por objetivos concretos).

- Tengo las riendas de mi vida.

- Confío en mí mismo.

- Merezco ser feliz y busco mi felicidad.

- Me quiero profundamente.

¿Cuáles son tus afirmaciones positivas? ¿Qué otros mensajes de ánimo se te ocurren?

¿Quieres practicar más afirmaciones?

Te invito a descargar nuestro audio de afirmaciones positivas en nuestro canal de Ivoox: Audios Autoafirmaciones

Recomendación extra:
Tal como comentamos, cuando nuestra autoestima se encuentra "baja" tendemos a hablarnos peor a nosotros mismos, nuestras críticas
puede que sean más destructivas que constructivas por ejemplo: así que fíjate en tu lenguaje interno y en cómo te hablas (¿qué harías si
un amigo te hablara de esa manera?) Procura hablarte de manera asertiva (te recomiendo éste artículo sobre la asertividad y éste sobre
la autoexigencia.)
También es útil que imagines qué cosas serían diferentes si tuvieras un poco más de autoestima: ¿qué harías o dejarías de hacer?
¿Cómo afrontarías tal o cuál problema? ¿Cómo te relacionarías con los demás?.. Imagínate a tu "yo con buena autoestima" y pregúntate de
vez en cuando ¿Qué haría o hubiese hecho mi yo con buena autoestima en esta situación? ¿Cómo lo habría hecho?

Una buena autoestima compartida.

LA AUTOESTIMA EN EL TRABAJO

"No es el oficio el que dignifica al hombre, sino el hombre el que dignifica el oficio". Jorge Angel Livraga R.
(Escritor).

Esta sección te ayuda a:

1.- Reconocer la importancia de la autoestima en el trabajo.

2.- Saber qué hacer.

El éxito y la autoestima.

El trabajo es una parte fundamental en la vida del ser humano.

Es una actividad que:

 Proporciona un ingreso,

 beneficia algún sector de la población,

 sirve para el desarrollo personal de quien lo efectúa.

Cuando se cumplen cualquiera de estos aspectos, se eleva la autoestima de la persona que lo lleva a cabo.

En nuestra sociedad, el trabajo está considerado como un elemento que refleja la importancia y capacidad de una persona.
A mayor jerarquía y/o sueldo, mayor probabilidad de que se fortalezca la autoestima de la persona que trabaja.

Tener una autoestima alta en el trabajo, no quiere decir que podemos hacer todo y hacerlo siempre bien.

Significa que:

 Tenemos la capacidad para reconocer nuestras habilidades y limitaciones,

 estamos dispuestos a arriesgarnos y aprender,

 podemos pedir ayuda sin sentirnos mal o temer la crítica de los demás,

 nuestras expectativas son realistas y confiamos en alcanzarlas,

 tenemos la capacidad de aceptar y adaptarnos a los cambios necesarios,

 podemos trabajar en equipo y ayudar a los demás, para que logren el éxito,

 soñamos, compartimos nuestros sueños y tratamos de alcanzarlos,

 tomamos decisiones y nos responsabilizamos,


 tratamos de ser creativos,

 etc.

Cuando una persona tiene una autoestima baja, repercute en la calidad y cantidad de su trabajo y en las diferentes relaciones
que éste implica (jefes, empleados, clientes, proveedores, compañeros, etc.).

Es importante recordar que una autoestima baja no siempre está relacionada con la falta de capacidad o conocimientos.

Es el resultado de comparar lo que creo que soy, con lo que debería ser.
De medirnos en función de una imagen irreal, que nos formamos a partir de las expectativas exageradas de otras personas:
padres, maestros, amigos, etc.

Si tenemos fe en nuestras capacidades, sentimos que podemos controlar nuestra vida y los problemas que surgen en el
trabajo.
Cuando confiamos en poder hacer algo, casi siempre lo podemos hacer y lo hacemos bien.
Y si descubrimos que no lo podemos lograr, no nos auto devaluamos, ni nos sentimos mal, simplemente buscamos una mejor
opción o la ayuda de la persona indicada.

Cuando los dueños de un negocio o altos ejecutivos tienen una buena autoestima:

 Conocen la diferencia entre metas finales o a largo plazo e intermedias, a mediano y corto plazo.
Reconociendo que para llegar a cada una de ellas, hay que dar muchos pasos.
Ven cada éxito como un paso más y una señal de que van por el camino adecuado.
Y cada fracaso como una enseñanza y la necesidad de corregir.

 Son flexibles y no se aferran a un solo método de trabajo o a un solo fin.


Reconocen sus limitaciones y buscan la ayuda de expertos, para solucionar los problemas o mejorar la empresa o
negocio.

 Escuchan y fomentan las opiniones de sus empleados, sin pensar que, por estar en otro nivel jerárquico, saben más.

 Ante los problemas de relación, no se ponen a la defensiva, ni caen en luchas de poder.


Desarrollan la autoestima de sus empleados, porque no temen perder importancia o el control.

Los empleados pueden tener una autoestima baja en el área del trabajo, como resultado del funcionamiento y características
de la empresa o negocio.

Una actitud autoritaria, crítica, rígida o de desprecio, disminuye la autoestima de quien la recibe.
Un empleado que se encuentra en esta situación, no sólo se siente mal, sino que busca desquitarse, trabajando mal o
provocándole problemas al negocio.

¿Qué hacer?

 Cuando deseas elevar la autoestima de tus empleados.

 Para fortalecer la tuya, como gerente, dueño, etc.

 Como ayudar a desarrollar la autoestima del empleado.

 La autoestima es un proceso porque varía constantemente.


Sube y baja de acuerdo a los diferentes aspectos de nuestra vida o a las situaciones que estamos viviendo.
Podemos tener una autoestima elevada en el aspecto intelectual y baja en el físico y viceversa.

Por eso, independientemente del nivel de una persona, en otras áreas de su vida, podemos elevarlo o disminuirlo en
nuestros empleados.

Conoce a tus empleados e interésate en lo que piensan o en lo que les pasa.


Cuando haga un comentario o acción que vale la pena, demuéstrale tu aprobación y reconóceselo ante los demás.

Comparte tus experiencias, tanto de tus éxitos, como de tus fracasos.


Cuando estés equivocado, reconócelo ante las personas involucradas o que estén presentes.

Explícale claramente tus expectativas, sus responsabilidades, obligaciones y derechos.


Transmítele tu confianza en que puede lograrlo.
Aliéntalo a preguntar siempre que tenga dudas.
Anímalo a que tome decisiones y que las lleve a cabo sin temor, dentro de sus capacidades y su puesto.

Fomenta un ambiente cálido y de apoyo.


Facilita su desempeño.

Enséñalo a no tener miedo de equivocarse, pero a analizar las situaciones para tener menos errores.
Ayúdalo a evaluar el error, para corregirlo, sin calificarse como persona o autodevaluarse.
Es decir, a entender la diferencia entre "cometí un error o una tontería" y "soy un tonto, no sirvo o nunca voy a poder".

Dales diferentes tipos de reconocimiento (permisos, dinero, alabanzas, elegirlo el empleado del mes, etc.) con cierta
frecuencia o cuando lo creas oportuno.

Como fortalecer la autoestima del ejecutivo,


gerente o dueño del negocio.

 Recuerda que tu autoestima repercute en los resultados de la empresa y en la de tus empleados. Por lo tanto, es
necesario que analices constantemente lo que sucede contigo, en este aspecto y la trabajes siempre que sea
necesario.

Reconoce tus habilidades y limitaciones, éxitos y fracasos.


Hazlo por escrito.
Si tienes una buena autoestima vas a encontrar de todo.
Si predominan los aspectos negativos, una de las causas puede ser una autoestima baja.
Si solo tienes características positivas y éxitos, posiblemente tengas una autoestima inflada.

Si tu autoestima no es buena, no te preocupes, angusties o critiques.


Tiene solución.
Pero el primer paso para llegar a cualquier lugar, es saber en dónde estoy parado.
 Lee los artículos sobre, como se forma la autoestima, su significado, los diferentes tipos, la
autoestima baja, alta e inflada y resuelve el cuestionario para tener mayor información.

Nuestro pensamiento es muy importante en nuestra autoestima y en nuestra actitud ante la vida y los problemas.

Revisa los siguientes artículos: Ideas, pensamientos, creencias y estrés, cómo cambiar los pensamientos
equivocadosy sobre la importancia de nuestro diálogo interno.

Psic. Silvia Russek


Lic. En Psicología Clínica.
Diplomado en Terapia de Pareja.
Especialidad en Terapia Cognitivo Conductual.

Terapia por Internet,por videoconferencia.


e-mail: bienestar.e@gmail.com

Recuerda:
El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.

Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.