Anda di halaman 1dari 7

ORIGEN DEL TERMINO NUMERO IMAGINARIO

INTRODUCCION

Un número imaginario es un número cuyo cuadrado es negativo. Este término


fue
destacado por René Descartes en el siglo XVII y expresaba claramente
sus creencias: obviamente tales números no existen. Hoy en día
ubicamos los números imaginarios sobre el eje vertical del plano
complejo. Cada número imaginario puede ser escrito como ib (numero
complejo) donde b es un verdadero número real e i es la unidad imaginaria
con la propiedad:
En la ingeniería eléctrica y otros campos relacionados, la unidad
imaginaria se nota a menudo como j para evitar la confusión con la corriente
alterna, denotada tradicionalmente como i. Cada número complejo se
puede expresar de forma única como la suma de un número real y un
número imaginario.
DESARROLLO

El termino numero imaginario, surgió principalmente para poder representar


las raíces cuadradas de números negativos, se dice que quizás esto ocurrió en
el trabajo del Griego matemático e inventor Herón de Alexandria en el primer
siglo, cuando él consideraba el volumen de un imposible tronco de la
pirámide.
Los números complejos se utilizaban en formulas cerradas para las raíces,
pero pronto se observo que esto no era suficiente, ya que en ocasiones
los resultados requerían el manejo de raíces cuadradas de números negativos.
Por ejemplo, al resolver las siguiente ecuación +-2
cerca René Descartes en 1637 y expresaba claramente sus creencias:
obviamente tales números no existen.
Al usar a, b, uno negativo y otro positivo, llevaba a una contradicción.
Asimismo el uso incorrecto de esta identidad (y de la identidad relacionada)
en el caso cuando ambos a y b sea negativo incluso. Esta dificultad
condujo
eventualmente a la convención de usar el símbolo especial i en lugar
de para guardar contra este error. Cardano (siglo XVI) fue el primero que
reconoció la importancia de las raíces negativas de una ecuación hecho muy
bien importante para el desarrollo
del algebra pero utilizo el termino raíz ficticia, que consiste o no
provoco un
obstáculo para la formalización de los números negativos, por ejemplo;
matemáticas posteriores le llamaron raíces falsas o raíces sordas. Esto de
alguna manera muestra que el status que se le daba a estas raíces no era el
mismo que se le otorgaba a las raíces positivas.
John Wallis (1616-1703), en el curso de sus investigaciones sobre el
álgebra inventó el símbolo para designar el infinito, y por primera vez
representó gráficamente los números imaginarios.
Historia de los números complejos
La primera referencia conocida a raíces cuadradas de números negativos
proviene del trabajo de los matemáticos griegos, como Herón de
Alejandría en el siglo I antes de Cristo, como resultado de una imposible
sección de una pirámide. Los complejos se hicieron más patentes en el
Siglo XVI, cuando la búsqueda de fórmulas que dieran las raíces exactas
de los polinomios de grados 2 y 3 fueron encontradas por matemáticos
italianos como Tartaglia, Cardano.

Aunque sólo estaban interesados en las raíces reales de este tipo de


ecuaciones, se encontraban con la necesidad de lidiar con raíces de
números negativos. El término imaginario para estas cantidades fue
acuñado por Descartes en el Siglo XVII y está en desuso. La existencia
de números complejos no fue completamente aceptada hasta la más
abajo mencionada interpretación geométrica que fue descrita por Wessel
en 1799, redescubierta algunos años después y popularizada por Gauss.
La implementación más formal, con pares de números reales fue dada en
el Siglo XIX.
Números
imaginarios. Son números Números imaginarios
complejos cuya parte real es
igual a cero. Un número
imaginario puede
describirse como
el producto de un número
real por la unidad
imaginaria i, donde la
letra i denota la raíz
cuadrada de -1. Al número
imaginario i se le denomina
también constante
imaginaria.

Surgimiento de
los números
imaginarios
Su nombre fue acuñado
por René Descartes en el
Siglo XVII y lo propuso con
intenciones despectivas
aunque es un concepto
válido, suponiendo Concepto: En matemáticas, un número imaginario es
un plano con ejes
un número complejo cuya parte real es
cartesianos en el que los
números reales se igual a cero.
encuentran sobre el eje
horizontal y los imaginarios sobre el eje vertical complejo.
Para agregarle mitología además de llamarlo número imaginario, se le hizo
pertenecer al conjunto de los números complejos. Si no conocemos el valor real
de i, por lo menos sí sabemos que i elevada a la potencia i es un número
irracional conocido como: I = ii, por ejemplo: I = ii = 0,20787958140365… y este
es un número imaginario que es muy real.

Historia
En el año 1777, Leonhard Euler le dio el nombre de i, por imaginario, de manera
despectiva (i = √¯-1) dando a entender que no tenían una existencia real.
Gottfried Wilhelm Leibniz, en el siglo XVII, expresó "El Espíritu divino se manifestó
sublimemente en esta maravilla del análisis, en este portento del mundo de las
ideas, este anfibio entre el ser y el no ser, que llamamos raíz imaginaria de la
unidad negativa".
En 1572, Rafael Bombelli ya había realizado cálculos utilizando números
imaginarios pero sin utilizar aún la letra i, y en 1811, Jean-Robert Argand crea la
representación gráfica del Plano complejo también conocida como plano de
Argand.

Notación de un número imaginario

Un número imaginario se denota por bi, donde: b es un número real e i es la


unidad imaginaria: √¯-1 = a i. Cada número imaginario puede ser escrito también
como i·r donde r es un número real e i es la unidad imaginaria.
Los valores de las potencias de la unidad imaginaria se repiten de cuatro en
cuatro. Los números imaginarios permiten calcular raíces con índice par y
radicando negativo.

Interpretación geométrica
Geométricamente, los números imaginarios se encuentran en el eje vertical del
plano complejo, presentándolos como perpendiculares al eje real. Una manera de
ver los números imaginarios es considerando una recta numérica típica, que
aumenta positivamente hacia la derecha y aumenta negativamente hacia la
izquierda.
Podemos dibujar un eje de coordenadas vertical pasando por el 0 del eje
horizontal, de modo que represente números imaginarios aumentando
positivamente hacia arriba y negativamente hacia abajo. Este eje vertical es
llamado el "eje imaginario" y es denotado como i, R, ∏ o simplemente ₰.
En esta representación, una multiplicación por –1 corresponde a una rotación de
180° sobre el origen. Una multiplicación por i corresponde a una rotación de 90°
en la dirección "positiva" (en el sentido antihorario), y la ecuación i ² = -1 puede
interpretarse diciendo que si aplicamos dos rotaciones de 90° sobre el origen, el
resultado final es equivalente a una simple rotación de 180°. Una rotación de 90°
en la dirección "negativa" (sentido horario) satisface también esta interpretación.
Esto refleja el hecho que -i es también una solución de la ecuación x² = -1.
En general, multiplicar por un número complejo es lo mismo que sufrir una rotación
alrededor del origen por el argumento del número complejo, seguido de un
redimensionamiento a escala por su magnitud.

Propiedades
 Partiendo de que la raíz cuadrada de cualquier número real negativo, da por
resultado un número imaginario (por ejemplo: √¯-36 = √¯(-36) (-1) = √¯36 √¯-1
= 6 i ).
 Un número imaginario es un número cuyo cuadrado es negativo ( i² = -1 ) .
 Estos números extienden el conjunto de los números reales al conjunto de los
números complejos.
 Los números imaginarios, al igual que los números reales, no pueden ser
ordenados de acuerdo a su valor.
 Para los números imaginarios no se cumple: 1 > 0 y -1 < 0.
 Los números imaginarios formalmente no pertenece al conjunto de
los números reales ni al conjunto de los números racionales.
 El número imaginario es tan real como cualquier
otro natural, entero o fraccionario, ya que se ocupa igualmente para describir la
realidad, y es tan racional y entendible como cualquier número irracional.
 Estos tienen una infinita cantidad de decimales.
 Al multiplicar un número complejo por la unidad imaginaria rota un ángulo e
90º, pero mantiene su valor absoluto.
 Uno de los valores de ii es un número real. [1]

Uso de los números imaginarios


 El número imaginario no solo es imprescindible en Física y Matemática, sino
que ha `permitido la ampliación y desarrollo de nuevos conceptos.
 Tiene especial utilidad en electromagnetismo, ondas radiactivas, trayectorias
espaciales, hidrodinámicas e indispensables para múltiples problemas
matemáticos.
 La unidad imaginaria puede ser usada para extender formalmente la raíz
cuadrada de números negativos y las raíces cuartas, sextas y pares de
números negativos, confirmando el teorema fundamental del álgebra. Esto es
toda ecuación algebraica de grado n, con coeficientes complejos, tiene por lo
menos una raíz en el campo de los números complejos.
 Igualmente la raíz cuadrada de un número imaginario es un número complejo,
y la raíz de un número complejo en general es otro número complejo.
 En física cuántica la unidad imaginaria permite simplificar la descripción
matemática de los estados cuánticos variables en el tiempo.
 En teoría de circuitos y corriente alterna la unidad imaginaria se usa para
representar ciertas magnitudes como fasores, lo cual permite un tratamiento
algebraico más ágil de dichas magnitudes.
 En campos de la ingeniería eléctrica y afines, la unidad imaginaria es a
menudo escrita como j para evitar la confusión con la intensidad de la corriente
eléctrica, tradicionalmente denotada por i.