Anda di halaman 1dari 18

RESOLUCIÓN LEGISLATIVA ACEPTANDO LA RENUNCIA DEL PRIMER

VICEPRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, FRANCISCO TUDELA VAN


BREUGEL-DOUGLAS, 22 DE NOVIEMBRE DE 2000

RESOLUCIÓN LEGISLATIVA DEL CONGRESO N° 008-2000-CR

VALENTÍN PANIAGUA CORAZAO


PRESIDENTE DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA

POR CUANTO:

EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA
Ha dado la Resolución siguiente:

ACEPTACIÓN DE LA RENUNCIA DEL


PRIMER VICEPRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Artículo Único.- Aceptación de la renuncia del Primer Vicepresidente.

Acéptase la renuncia al cargo de Primer Vicepresidente de la República,


presentada ante el Congreso por el ciudadano Francisco Tudela Van Breugel-
Douglas.

POR TANTO:

Cúmplase y publíquese.

Dada en el Palacio del Congreso, en Lima, a los veintidós días del mes de
noviembre de dos mil.

Valentín Paniagua Corazao


Presidente del Congreso de la República

Luz Salgado Rubianes de Paredes


Primera Vicepresidenta del Congreso de la República

1
ACTA DE LA SESIÓN DEL CONGRESO QUE ACEPTA LA RENUNCIA DEL
PRIMER VICEPRESIDENTE, 21 DE NOVIEMBRE DE 2000

SEGUNDA LEGISLATURA ORDINARIA DE 2000


4.ª SESIÓN
(Matinal)
(Texto Borrador)
MARTES 21 DE NOVIEMBRE DE 2000
PRESIDENCIA DEL SEÑOR VALENTÍN PANIAGUA CORAZAO
Y
DE LAS SEÑORAS LUZ SALGADO RUBIANES DE PAREDES Y
MARÍA JESÚS ESPINOZA MATOS
SUMARIO

Se pasa lista.— Se abre la sesión.— Se aprueba, sin observaciones, el Acta de


la sesión anterior.— DESPACHO: Oficios, pedidos de dispensa del trámite de
comisión.— ORDEN DEL DÍA: Se aprueba el proyecto de resolución legislativa
por el que se acepta la renuncia del señor Francisco Tudela van Breugel-
Douglas al cargo de Primer Vicepresidente de la República.— Se aprueba el
proyecto de resolución legislativa en virtud del cual se declara la permanente
incapacidad moral del Presidente Alberto Fujimori y la vacancia de la
Presidencia de la República.— Se suspende la sesión.

—A las 09 horas y 48 minutos, bajo la Presidencia del señor Valentín Paniagua


Corazao e integrando la Mesa Directiva la señora María Jesús Espinoza Matos,
el Relator pasa lista, a la que contestan los señores Miguel Grau Seminario(1),
Salgado Rubianes de Paredes, Aguirre Altamirano, Alva Castro, Alva Hart,
Arroyo Cobián, Ayaipoma Alvarado, Barrón Cebreros, Bartra Gonzales, Becerril
Rodríguez, Blanco Oropeza, Bueno Quino, Burgos Montenegro, Cabanillas
Bustamante, Cáceres Pérez, Cáceres Velásquez, Canales Pillaca, Castañeda
Castañeda, Chávez Cossío de Ocampo, Chávez Sibina, Chiroque Paico,
Chocano Olivera, Cruz Loyola, Cuaresma Sánchez, D’Acunha Cuervas, De la
Puente Haya de Besaccia, Del Carpio Farfán, Del Castillo Gálvez, Delgado
Aparicio, Donayre Pasquel, Elías Ávalos, Estrada Pérez, Farah Hayn, Ferrero
Costa, Flores-Aráoz Esparza, Gonzales Inga, Guerrero Figueroa, Helfer
Palacios, Higuchi Miyagawa, Hildebrandt Pérez Treviño, Huamán Lu, Ibarra
Imata, Iberico Núñez, Joy Way Rojas, Jurado Adriazola, Lam Álvarez, Lau
Chufón, León Trelles, Lozada de Gamboa, Luna Gálvez, Macera Dall’Orso,
Manrique Pacheco, Martínez del Solar de Franco, Masías Oyanguren,
Mendoza del Solar, Monteverde Temple, Morales Mansilla, Moyano Delgado,
Mucho Mamani, Núñez Castillo, Olivera Vega, Ormeño Malone, Palomo
Orefice, Pease García, Polack Merel, Ramírez Canchari, Ramos López, Ramos
Santillán, Reátegui Flores, Rengifo Ruiz, Revilla Jurado, Rey Rey, Rivadeneyra
Reátegui, Rodas Díaz, Rodríguez de Aguilar, Saavedra Mesones, Salinas de
Torres, Samalvides Dongo, Sánchez Pinedo de Romero, Sarmiento Martínez,
Schenone Ordinola, Seijas Dávila, Serrato Puse, Solari de la Fuente, Soria
Monge, Taco Tamo, Tait Villacorta, Terán Adriazola, Ticona Gómez, Torres
Ccalla, Torres Estévez, Tudela van Breugel-Douglas, Valenzuela Cuéllar, Vara
Ochoa, Vásquez Valera, Vásquez Villanueva, Vega Fernández, Velit Granda,

2
Velit Núñez, Vílchez Malpica, Villena Vela, Wolfenson Woloch y Zumaeta
Flores. (Los señores congresistas precitados, además de contestar a la lista,
registran su asistencia mediante el sistema electrónico.)

Ausentes con licencia, los señores Monsalve Aita, Altuve-Febres Lores, Amorín
Bueno, Chang Ching, Gamarra Olivares, Marcenaro Frers, Marsano Chúmbez,
Martínez Morosini, Pennano Allison, Reggiardo Sayán, Townsend Diez
Canseco y Waisman Rjavinsthi.

Ausentes, los señores Acuña Peralta, Ciccia Vásquez y Ríos Salcedo.


Suspendido, el señor Kouri Bumachar.

El señor PRESIDENTE.— Han registrado su asistencia 104 señores


congresistas. El quórum para la presente sesión es de 54 congresistas. Con el
quórum reglamentario, se abre la sesión.

Habiéndose repartido a los señores congresistas copias del acta


correspondiente a la sesión anterior, se pone ésta en observación. Si ningún
señor congresista formula observaciones, se dará el acta por aprobada.

—Se aprueba, sin observaciones, el Acta de la 3.ª sesión, celebrada el 16 de


noviembre de 2000.

El señor PRESIDENTE.— Se va a dar cuenta del Despacho.

DESPACHO

El RELATOR da cuenta de los siguientes documentos:

Oficios

Del señor Tudela van Breugel-Douglas, mediante el cual presenta su renuncia


a la Primera Vicepresidencia de la República.
—Al Orden del Día.

Del señor Presidente de la República, mediante el cual presenta su renuncia a


la Presidencia de la República, en concordancia con el inciso 3) del artículo
113° de la Constitución Política del Perú.
—Al Orden del Día.

Del señor Márquez Flores, mediante el cual presenta su renuncia a la Segunda


Vicepresidencia de la República.
—Al Orden del Día.

De los señores Barrón Cebreros y Masías Oyanguren, mediante el cual


amplían la Denuncia Constitucional N° 43, con el fin de que comprenda, sobre
la base de los mismos argumentos sub judice, el pedido formal de vacancia del
cargo de Presidente de la República del ingeniero Alberto Fujimori Fujimori, en
razón de su manifiesta incapacidad moral, según lo prevé el inciso 2) del
artículo 113° de la Constitución Política del Perú.

3
—Al Orden del Día.

Pedidos de dispensa del trámite de comisión

Del señor Pease García y la señora Martínez del Solar de Franco, mediante el
cual solicitan la dispensa de dictamen del Proyecto de Resolución Legislativa
N° 817/2000-CR, por el que se propone declarar la incapacidad moral del
Presidente de la República, así como la vacancia de la Presidencia de la
República.

El señor PRESIDENTE.— Se va a consultar el pedido de dispensa. Los


señores congresistas que estén a favor se servirán manifestarlo levantando el
brazo. Los que estén en contra, de la misma manera. Los que se abstengan,
igualmente.

—Efectuada la consulta, se acuerda la dispensa solicitada

El señor PRESIDENTE.— Ha sido acordado. Prosiga, señor Relator.

El RELATOR continúa dando cuenta de los pedidos de dispensa:

Del señor Chávez Sibina, mediante el cual solicita la dispensa de dictamen de


la Comisión de Constitución y Reglamento de la Moción de Orden del Día N°
251, de la que es autor, por la que se propone declarar la vacancia del cargo
de Presidente de la República por la incapacidad moral en la que ha incurrido
el señor Alberto Fujimori Fujimori.

El señor PRESIDENTE.— Se va a consultar el pedido.

Los señores congresistas que estén de acuerdo se servirán manifestarlo


levantando el brazo. Los que estén en contra, del mismo modo. Los que se
abstengan, igualmente.

En vista de que el resultado no ha sido claro, los señores congresistas se


servirán registrar su asistencia para proceder a consultar mediante el sistema
electrónico.

—Los señores congresistas registran su asistencia mediante el sistema


electrónico para verificar el quórum.

El señor PRESIDENTE.— Han registrado su asistencia 100 señores


representantes.

Se va a votar la dispensa solicitada mediante el sistema electrónico.

Para una cuestión de orden, tiene la palabra la congresista Lozada de


Gamboa.

La señora LOZADA DE GAMBOA (PERÚ 2000).— Señor Presidente: En la


sesión anterior del Consejo Directivo, la moción presentada por el congresista

4
Chávez Sibina pasó a la Comisión de Constitución y Reglamento, por cuanto
no hay establecido en el Reglamento del Congreso un procedimiento para ese
tipo de proposiciones. Ayer, en la sesión del Consejo Directivo, manifesté el
punto de vista que hoy me permito expresar, en el sentido de que no hay
antecedentes de pedidos de dispensa de dictamen en favor de mociones, sino,
únicamente, de proyectos de ley. En este caso, se trata de una moción que fue
cursada por el Consejo Directivo a la Comisión de Constitución y Reglamento,
y creo que lo que convendría sería plantear la reconsideración de ese acuerdo
ante el referido Consejo, mas no la dispensa de dictamen en favor de una
moción a la que ya se dio trámite y que está en este momento en la Comisión
de Constitución y Reglamento. Gracias, señor Presidente.

El señor PRESIDENTE.— Tiene la palabra el congresista Ferrero Costa.

El señor FERRERO COSTA (PP).— Señor Presidente: Si el Pleno puede


dispensar del trámite de comisión a proyectos de ley, con mucha mayor razón
puede hacer lo mismo tratándose de simples mociones; porque el que puede
más, puede lo menos. En consecuencia, la propuesta de la congresista Lozada
de Gamboa es inviable.

El señor PRESIDENTE.— Tiene la palabra el congresista Guerrero Figueroa.

El señor GUERRERO FIGUEROA (SOMOS PERÚ).— Señor Presidente: El


Reglamento del Congreso es bastante claro en este aspecto. Su artículo 68°
señala que las mociones de orden del día son propuestas mediante las cuales
los congresistas ejercen su derecho de pedir al Congreso que adopte acuerdos
sobre asuntos importantes para los intereses del país y las relaciones con el
gobierno. Es muy contundente esta afirmación y, por lo tanto, la propuesta de
la congresista Lozada de Gamboa es infundada. Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE.— Se va a votar el pedido de dispensa.

—Los señores congresistas emiten su voto a través del sistema electrónico.

—Efectuada la votación, se acuerda, por 55 votos a favor, 42 en contra y tres


abstenciones, la dispensa solicitada.

El señor PRESIDENTE.— Ha sido acordado, con el voto en contra del señor


Gonzales Inga.

“Votación del pedido de dispensa de la Moción N° 251

Señores congresistas que votaron a favor: Alva Castro, Ayaipoma Alvarado,


Barrón Cebreros, Bartra Gonzales, Bueno Quino, Burgos Montenegro,
Cabanillas Bustamante, Chávez Sibina, Chiroque Paico, Chocano Olivera, Cruz
Loyola, Cuaresma Sánchez, D’Acunha Cuervas, De la Puente Haya de
Besaccia, Del Castillo Gálvez, Donayre Pasquel, Estrada Pérez, Farah Hayn,
Ferrero Costa, Flores-Aráoz Esparza, Guerrero Figueroa, Helfer Palacios,
Higuchi Miyagawa, Huamán Lu, Iberico Núñez, Jurado Adriazola, Lau Chufón,
Luna Gálvez, Martínez del Solar de Franco, Masías Oyanguren, Mendoza del

5
Solar, Morales Mansilla, Mucho Mamani, Núñez Castillo, Olivera Vega, Ormeño
Malone, Pease García, Ramírez Canchari, Ramos López, Rengifo Ruiz, Rey
Rey, Rivadeneyra Reátegui, Saavedra Mesones, Sánchez Pinedo de Romero,
Solari de la Fuente, Taco Tamo, Tait Villacorta, Ticona Gómez, Torres Ccalla,
Valenzuela Cuéllar, Vásquez Valera, Velit Granda, Villena Vela, Wolfenson
Woloch y Zumaeta Flores.

Señores congresistas que votaron en contra: Aguirre Altamirano, Alva Hart,


Arroyo Cobián, Becerril Rodríguez, Blanco Oropeza, Cáceres Pérez, Cáceres
Velásquez, Castañeda Castañeda, Chávez Cossío de Ocampo, Del Carpio
Farfán, Delgado Aparicio, Espinoza Matos, Hildebrandt Pérez Treviño, Ibarra
Imata, Joy Way Rojas, Lam Álvarez, León Trelles, Lozada de Gamboa, Macera
Dall’Orso, Manrique Pacheco, Monteverde Temple, Moyano Delgado, Ramos
Santillán, Reátegui Flores, Rodas Díaz, Rodríguez de Aguilar, Salgado
Rubianes de Paredes, Salinas de Torres, Samalvides Dongo, Sarmiento
Martínez, Schenone Ordinola, Seijas Dávila, Serrato Puse, Soria Monge, Terán
Adriazola, Torres Estévez, Tudela van Breugel-Douglas, Vara Ochoa, Vásquez
Villanueva, Velit Núñez y Vilchez Malpica.

Señores congresistas que se abstuvieron: Canales Pillaca, Elías Ávalos y Vega


Fernández.”

—Consta por escrito el voto favorable del señor Palomo Orefice.

El señor PRESIDENTE.— Con el quórum reglamentario, se ingresa al Orden


del Día.

ORDEN DEL DÍA

Se aprueba el proyecto de resolución legislativa por el que se acepta la


renuncia del señor Francisco Tudela van Breugel-Douglas al cargo de Primer
Vicepresidente de la República.

El señor PRESIDENTE.— Se va a dar lectura a las comunicaciones por las


cuales el señor Francisco Tudela van Breugel-Douglas presenta su renuncia a
la Primera Vicepresidencia de la República.

El RELATOR da lectura:

“Lima, 23 de octubre de 2000

Excelentísima señora
doña Martha Hildebrandt Pérez Treviño,
Presidenta del Congreso de la República
Ciudad.

Señora Presidenta:

Mediante la presente le comunico mi renuncia a la Primera Vicepresidencia de


la República y a la bancada oficialista en el Congreso Nacional, debido a

6
discrepancias de fondo con el gobierno, comunicación que le hago para los
fines que usted estime pertinentes.

Aprovecho la oportunidad para reiterarle los sentimientos de mi más distinguida


consideración y estima personal.

Muy atentamente,

Francisco Tudela van Breugel-Douglas,

Congresista de la República.”

“Lima, 23 de octubre de 2000

Excelentísimo señor
don Alberto Fujimori,
Presidente Constitucional de la República
Ciudad.

Señor Presidente:

En su último mensaje a la nación, usted se comprometió valientemente a


adelantar el término de su mandato al 28 de julio del año 2001, convocando a
elecciones generales en cuanto fuese posible, para entregar el gobierno en esa
fecha.

En las últimas horas, el Ministro de Justicia ha hecho declaraciones, apoyadas


por un comunicado conjunto de los ministros de Defensa y del Interior,
publicado el día de ayer, domingo 22 de octubre, donde se introduce una
condición previa a la aprobación de las reformas indispensables para la
realización de esas elecciones generales: la de un acuerdo que eleve a rango
constitucional el contenido de las diversas leyes de amnistía para el personal
de las FF. AA. y Policía Nacional, extendiéndolas a otros ámbitos de su actuar.

Esta reconciliación nacional es indispensable respecto a las acciones


emprendidas durante la lucha antisubversiva, así como en operaciones
netamente militares y policiales contra objetivos del narcotráfico. Cualquier otro
supuesto debe excluirse, pues introduce un elemento de sospecha que daña a
nuestras FF. AA. y a la Policía Nacional. Yo he presenciado el heroísmo de
nuestros oficiales y soldados en ese terrible combate. Yo los he visto luchar y
morir. Y antes de esa experiencia, actué políticamente con la convicción de que
la reconciliación nacional pasaba por comprender esa tragedia histórica,
perdonando a quienes habían errado defendiendo a su sociedad, a su nación y
a su patria, contra innobles enemigos.

Sin embargo, es nefasta la inclusión, por parte del gobierno, de una condición
sin cuyo cumplimiento el proceso electoral que viene terminaría encontrándose
detenido o en suspenso. Ese proceso electoral, así como las reformas
indispensables para su realización, no pueden demorarse o condicionarse,

7
pues ello traería una creciente inestabilidad política y agravaría la situación
económica existente en el país, profundizando la incertidumbre respecto al
futuro inmediato del Perú.

Paralelamente, resulta inaceptable la afirmación, hecha en el comunicado


conjunto de Defensa e Interior, por la cual esos ministerios revelan que
‘expresan’ la ‘responsabilidad política’ de las FF. AA. ante el Congreso de la
República. Las FF. AA. no tienen constitucionalmente ninguna ‘responsabilidad
política’. Los ministros de Defensa y del Interior son responsables políticamente
como ministros —como políticos que son— de las decisiones que adopta el
gobierno que los nombró. Los ministros no representan a las instituciones
militares y policiales, sino al Presidente de la República. Sostener lo contrario
es subvertir el orden constitucional y el fundamento mismo del sistema
republicano. El único responsable político de las FF. AA. y la Policía Nacional
es usted, señor Presidente, de acuerdo con el artículo 167° de la Constitución
Política del Estado. Y los ministros de Defensa y del Interior no deben ignorar
esta realidad y desestabilizar al Perú.

Resulta imposible para mí compartir un condicionamiento que aun presentado


como una secuencia o ‘plan de trabajo’, genera condiciones adversas de
negociación para la necesaria reconciliación nacional, además de introducir
más incertidumbres en una crisis que ya afecta muy seriamente la estabilidad
política y económica del Perú. Soy partidario de la reconciliación nacional, pero
ésta no será duradera si es impuesta mediante artificios. Tiene que ser el fruto
de una negociación previsible, veraz y sin sorpresas, independientemente del
compromiso electoral ya adquirido. Es también imposible para mí admitir las
pretensiones políticas contenidas en el comunicado emitido el día de ayer por
los ministerios de Defensa e Interior, sin la firma de sus ministros. No puedo
dejar de ver una trágica vinculación entre ambos eventos, así como una
relación con la llegada, esta madrugada, del doctor Vladimiro Montesinos,
quien ofendió a la conciencia moral del Perú, provocando el acortamiento del
mandato presidencial.

Por las razones expuestas, presento mi renuncia irrevocable a la Primera


Vicepresidencia de la República y a la bancada del gobierno en el Congreso.
Durante la última década, desde la universidad, el Congreso Constituyente
Democrático, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Representación
Permanente del Perú ante la Organización de las Naciones Unidas, he luchado
con vocación de servicio, contra viento y marea, por el ideal de un Perú
republicano, democrático y constitucional, que concilie la libertad con la
autoridad, restaurado en lo político y lo económico. Una parte importante de
esta ruta la he hecho con usted, señor Presidente. Hoy, al separarme de su
gobierno por discrepancias de fondo, mantengo firme mi compromiso con el
Perú, por el cual seguiré trabajando incansablemente, desde el Congreso o
donde me encuentre en el futuro.

Aprovecho la oportunidad para reiterarle mi mayor respeto y amistad


personales, así como mi agradecimiento por las responsabilidades con las que
me ha distinguido hasta el día de hoy.

8
Muy atentamente,

Francisco Tudela van Breugel-Douglas,


Congresista de la República.”

El señor PRESIDENTE.— En debate la renuncia a la que se ha dado lectura.


Tiene la palabra el congresista Tudela van Breugel-Douglas.

El señor TUDELA VAN BREUGEL-DOUGLAS.— Presidente: A lo largo de


estos días se ha hecho una serie de especulaciones sobre mi renuncia, que
sólo después de 21 días —es decir tres semanas— de haberse presentado
merece la atención del Congreso y la de la prensa. Previamente debo señalar
que las comunicaciones sobre mi renuncia se han presentado en orden inverso
al que el Relator acaba de dar lectura, pues la carta de renuncia con los
motivos de mi decisión es presentada al Presidente de la República, y se da
cuenta de ello al Congreso para los fines que estime necesarios. Así, pues,
esta carta del 23 de octubre no es una renuncia presentada en primer término
ante el Congreso, como daría a entenderlo el orden de presentación del
Relator, sino ante el Presidente de la República, dando cuenta al Congreso de
dicha decisión para los fines que éste estime convenientes.

En segundo lugar, la noche del último domingo se ha hecho una serie de


especulaciones referidas a mi persona; pero lo importante es que ellas se han
concentrado en si retiraba o no mi renuncia. La renuncia, sobre todo cuando
tiene carácter irrevocable, es la palabra dada, y, por lo tanto, no la retiro. Nunca
pensé en retirar una renuncia irrevocable presentada en un contexto político
completamente diferente al actual.

Esta renuncia no ha sido presentada en el contexto de la ausencia del país, y


posterior renuncia, del Presidente de la República; ni ha sido presentada en el
contexto de la renuncia al cargo hecha ayer por el Segundo Vicepresidente de
la República, señor Márquez Flores. Mi renuncia es presentada hace tres
semanas, en el contexto de una crisis cívico-militar, en la cual se pretendía
condicionar el proceso electoral a una ley de amnistía que excedía los límites
de lo razonable y de lo normal, incorporando el delito común a los criterios de la
amnistía.

Esta renuncia se produce en el contexto de un comunicado de los Ministerios


de Defensa y del Interior, que no ha sido comentado en el país, tal vez por
miedo, en el cual dichos ministerios plantean que ellos asumen la
responsabilidad política de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas Policiales
ante el Congreso de la República; cuestión que es constitucionalmente
inaceptable desde todo punto de vista. Estos dos acontecimientos coinciden
con el regreso al Perú, después de un rocambolesco asilo, del doctor
Montesinos Torres. De manera que esa decisión irrevocable se da en el
contexto de una crisis política frente a la cual lo único que cabía hacer era
presentar la renuncia; y, por lo tanto, no la retiro.

Ahora bien, si el Congreso de la República decide algo distinto, es asunto suyo.


En su oportunidad, el Congreso no dijo nada al respecto; han transcurrido 21

9
días, tres semanas, y nada se ha dicho. Distintos constitucionalistas decían que
a lo más había un vacío legal.

Se ha dicho que dudo frente a la asunción de mis responsabilidades. Pero yo,


señor Presidente, estoy en este Hemiciclo para asumir mis responsabilidades
como congresista, y he asumido mis responsabilidades en otros cargos
públicos. Las he asumido como constituyente; y las he asumido como Ministro
de Estado en el despacho de Relaciones Exteriores, en un momento difícil para
el país en el cual había que tomar decisiones graves respecto a la política
exterior del Perú, como fue en los meses posteriores al conflicto bélico que nos
había enfrentado a la hermana República del Ecuador.

Para concluir, señor Presidente, quiero manifestar que estoy acá para cumplir
con mis obligaciones y con mis responsabilidades; pero no para retirar mi
renuncia. Si el Congreso decide de otra manera, contra mi voluntad expresada
hace 21 días, está en su derecho de hacerlo y, en ese caso, yo reconsideraré
mi posición. Si el Congreso decide elegir al congresista Paniagua Corazao
como Presidente de la República, él contará con mi voto.

No me interesa la Presidencia de la República, no sufro de fiebre presidencial;


y aprovecho mi presencia en el Hemiciclo para decir que no sólo mantengo mi
renuncia, sino que, más allá de las especulaciones, tampoco seré candidato a
la Presidencia de la República. Gracias, Presidente.

El señor PRESIDENTE.— Tiene la palabra la congresista Hildebrandt Pérez


Treviño.

La señora HILDEBRANDT PÉREZ TREVIÑO (PERÚ 2000).— Señor


Presidente: Como ha dicho el congresista Tudela van Breugel-Douglas, es
obvio que hay diferencia entre la comunicación dirigida al Presidente de la
República y la dirigida al Congreso.

En la hecha al Presidente de la República, el doctor Tudela van Breugel-


Douglas dice: “Por las razones expuestas, presento mi renuncia irrevocable
[...]”. En la hecha al Congreso, dice: “[...] comunico mi renuncia irrevocable”. Es
decir que es primera la presentación de su renuncia a la Primera
Vicepresidencia ante el Presidente de la República, y es una comunicación de
este hecho la que hace al Congreso, en la que, por supuesto, se incluye su
renuncia a la bancada de Perú 2000.

Cuando la comunicación de esta renuncia llegó ante mí, no me descuidé ni fui


negligente, no la dejé por ahí, en cualquier cajón de mi escritorio; sino que,
inmediatamente me preocupé de saber si tenía que aceptarla formalmente o
no. Primero investigué en la Oficialía Mayor, si bien ese no es un hecho que se
dé con frecuencia. Después llamé a dos constitucionalistas, que me
contestaron que no era necesario aceptar una renuncia que, en primer lugar,
era irrevocable; y, en segundo lugar, no había por ninguna parte nada
establecido en cuanto a la aceptación de la renuncia de una Primera
Vicepresidencia de la República ante el Congreso, aunque se hubiera jurado el
cargo ante el Presidente del Congreso.

10
Por eso, quiero dejar bien claro que en este caso yo hice las consultas
pertinentes; y si no efectué una aceptación formal de la renuncia del doctor
Tudela van Breugel-Douglas, fue porque a esa conclusión llegaron dos
constitucionalistas. Es más, consulté con el ex Presidente de la República, el
ingeniero Alberto Fujimori, quien me dijo que no era necesario aceptarla. Yo no
sé si él la aceptó en lo que tocaba a su persona.

Eso es todo. Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE.— Tiene la palabra la congresista Chávez Cossío de


Ocampo.

La señora CHÁVEZ COSSÍO DE OCAMPO (PERÚ 2000).— Presidente:


Lamento tener que iniciar mi intervención señalando que hoy, cuando
ingresaba al Hall de los Pasos Perdidos, tuve un incidente desagradable con
dos personas de sexo femenino que, apostadas al pie del busto al Soldado
Centinela de la Guardia, Juan Ríos, profirieron expresiones hostiles; y no
solamente contra mi persona —dicho sea de paso, inmediatamente puse en
conocimiento de ellas al Jefe de Seguridad del Congreso—, sino contra otros
congresistas de nuestro grupo político, como he venido a enterarme en este
recinto. Estoy segura de que usted no comparte ese tipo de actitudes que
recuerdan épocas muy lejanas, cuando los propios parlamentarios eran
víctimas, en este Hemiciclo, de actitudes de hostilidad o de amedrentamiento.

Estoy pidiendo, y espero, mediante un oficio dirigido a su Presidencia, que


estos hechos se aclaren, porque no estamos dispuestos a que se tengan que
lamentar luego sucesos que incluso pueden dar lugar a atentados contra la
salud o la vida de los parlamentarios en el propio recinto del Congreso de la
República. Presidente, quiero decir...

El señor PRESIDENTE.— Si me permite, señora congresista, la Mesa quiere


expresar su protesta por este incidente y su solidaridad con usted y con los
demás señores representantes que hayan sufrido cualquier tipo de agresión
lesiva a la dignidad parlamentaria. Este recinto es la casa de los representantes
del pueblo y, naturalmente, se van a adoptar las medidas indispensables para
que siga siendo, además de una casa de representación, la casa de la
tolerancia democrática, donde debe elevarse el debate y no rebajarse al nivel
del insulto o del agravio.

Le expreso mi solidaridad a título personal, señora congresista, y estoy seguro


de que interpreto el sentimiento de todo el Congreso de la República.
(Aplausos.)

Prosiga, congresista Chávez Cossío de Ocampo.

La señora CHÁVEZ COSSÍO DE OCAMPO (PERÚ 2000).— Gracias,


Presidente.

11
Hay un tema que nos preocupa. Hemos escuchado a la doctora Hildebrandt
Pérez Treviño y al doctor Tudela van Breugel-Douglas. Por otra parte, en la
mañana también hemos escuchado al señor Rey Rey referirse, a través de una
radio muy sintonizada, a la renuncia a la Primera Vicepresidencia del señor
Tudela van Breugel-Douglas y al hecho de que el Congreso no la hubiera
aceptado; renuncia que, desde un punto de vista netamente jurídico, no era
necesario aceptarla por ser de carácter irrevocable y, además, solamente fue
comunicada, como ha aclarado la doctora Hildebrandt Pérez Treviño. Sin
embargo, el señor Rey Rey, en sus expresiones vertidas en la radio, da cuenta
de una situación que es muy preocupante para mí, y es que ayer se habría
presionado al ingeniero Márquez Flores para que renuncie a la Segunda
Vicepresidencia, porque de no hacerlo se iba a retirar la renuncia del doctor
Tudela van Breugel-Douglas. No sé si este último habría autorizado ese tipo de
manejo por el que un Vicepresidente de la República habría sido presionado.

Quisiera saber dónde están ahora los defensores de la libertad de las


personas, dónde están los defensores de los principios. Hoy se ufanan y
agradecen que el ingeniero Márquez Flores haya renunciado; sin embargo, lo
habría hecho sin la libertad que requieren las personas para tomar una decisión
responsable, y se habría jugado con él al decirle: si tú no renuncias, retiramos
la renuncia del doctor Tudela van Breugel-Douglas y, entonces, le
corresponderá a él reclamar la Presidencia de la República.

Creo que por el bien de todos los peruanos y de la verdad es necesario, sin
ningún tipo de acomodo, interés o cálculo político, saber qué hay de cierto en
eso. Por mi parte, yo sí le creo al doctor Tudela van Breugel-Douglas cuando
afirma que él no estaba dispuesto a retirar su carta de renuncia; sin embargo,
espero que el señor Rey Rey, al que veo en este Hemiciclo, pueda aclarar esto,
porque hoy, a las ocho y treinta de la mañana, en Radio Programas del Perú,
hemos escuchado decir que ese ha sido el juego el día de ayer, y eso sí es
preocupante, señor Presidente. Gracias.

El señor PRESIDENTE.— Tiene la palabra el congresista Rey Rey, para una


aclaración, por haber sido aludido.

El señor REY REY.— Señor Presidente: No sólo me han citado, sino que me
están retando. La señora congresista que acaba de hacer uso de la palabra
habla de la verdad, pero no toma en cuenta que estamos saliendo de uno de
los regímenes más corruptos de la historia del país. Habla de la moral, de la
sinceridad; sin embargo, debería recomendar eso a quienes han engañado al
Perú. En fin, vamos a contestar directamente la pregunta que formula.

La señora congresista hace referencia a una entrevista telefónica que me han


hecho esta mañana por Radio Programas del Perú, que, en efecto, se produjo;
pero no en los términos que ella dice sino exactamente en los que han sido
reiterados por el señor Tudela van Breugel-Douglas. Ayer yo me reuní con el
señor Tudela van Breugel-Douglas, y en ningún momento se le planteó que
retire su renuncia. Él dejó claramente establecido que nunca lo haría. Algo muy
distinto, y parece que algunos no lo comprenden, es que el Congreso, en una
eventualidad, y de considerarlo necesario, decidiera no aceptar esa renuncia.

12
En la mañana de ayer, efectivamente, estaba tratando de mantenerse en el
cargo, con disgusto de muchos de nosotros, el señor Márquez Flores; y no es
que haya algo personal contra él, sino que, simplemente, a una serie de
personas del Congreso y fuera del Congreso, congresistas o no congresistas,
no nos parecía que la permanencia del señor Márquez Flores en la Presidencia
de la República fuera a beneficiar el futuro, próximo o remoto, del Perú.
Teníamos muchas dudas acerca de su independencia. Puede ser que nos
equivoquemos, pero teníamos todo el derecho a tenerlas. En efecto, con la
libertad con la que lo he dicho públicamente podría haberlo hecho en privado...

El señor PRESIDENTE.— Le hago notar, congresista Rey Rey, que usted pidió
la palabra para levantar una alusión y no para hacer una argumentación.

El señor REY REY.— Señor Presidente, para levantar esa alusión tengo que
terminar de argumentar como es debido, y con ello concluyo. De manera que
en uso de mi libertad podría perfectamente haber llamado al señor Márquez
Flores y habérselo dicho.

¿Me permite terminar, señor Presidente?

El señor PRESIDENTE.— Desde luego que sí; proceda.

El señor REY REY.— Pero no lo hice así, y no tenía por qué hacerlo. Por otro
lado, era un acuerdo de distintas personas o un sentimiento común el que yo
estoy expresando en este momento. De manera que no he hecho sino ejercer
lo que en derecho me correspondía, conforme a una sugerencia de una serie
de colegas. Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE.— Se da por terminado el incidente. Tiene la palabra el


congresista Guerrero Figueroa.

El señor GUERRERO FIGUEROA (SOMOS PERÚ).— Señor Presidente: Creo


que el congresista Tudela van Breugel-Douglas ha sido bastante claro en su
intervención de hoy. La renuncia presentada al Presidente de la República es
de carácter irrevocable, y ha dicho hoy hasta en tres oportunidades que no la
retirará. Sin embargo, es necesario que el país conozca también, con relación
al contenido de la carta de renuncia, que el señor Tudela van Breugel-Douglas
votó por la ley de amnistía en el caso de La Cantuta y en el de Barrios Altos; y
es importante que hoy nos reafirmemos, porque esa carta, dirigida al
Presidente de la República, corresponde a un contexto determinado.

De igual manera, el congresista Tudela van Breugel-Douglas ha reiterado hoy


que a él no le interesa la Presidencia de la República; por lo tanto, creo que su
renuncia irrevocable es bastante contundente. Pero si a él no le interesa, a los
demás ciudadanos del Perú que quieran conducir los destinos del país en una
situación de transición sí tiene que interesarles. Ellos tienen, efectivamente,
que querer con toda su energía sacar adelante al Perú de una situación difícil.

13
En ese contexto debo decirle, señor Presidente, con el respeto que usted
merece, que se escondió la carta de renuncia a este Congreso de la República.
Fue un congresista del Frente Independiente Moralizador quien pidió que se
nos diera a conocer dicha carta. Tenía que haberse dado cuenta de esta
comunicación de tanta importancia para el Perú, dirigida el 23 de octubre al
Congreso de la República; y es lamentable que la anterior ex Presidenta no nos
la haya dado a conocer.

Creo que tratar este caso 21 días después de presentada la carta de renuncia,
cuando teníamos que haberlo visto oportunamente por ser una decisión
irrevocable, es históricamente un hecho grave para todos nosotros. Y es en
este contexto político que el Congreso de la República debería simplemente
aceptar esa renuncia y proceder conforme al Reglamento.

Es necesario repetir que al señor Tudela van Breugel-Douglas no le interesa


ser Presidente de la República; pero nosotros sí necesitamos a alguien que
ocupe ese alto cargo y que esté interesado en dirigir el proceso de transición y
llevarlo adelante en un marco de transparencia y de consenso. Necesitamos,
efectivamente, un Presidente de la República con el que, en este proceso de
transición, podamos arribar a consensos sobre la base de un plan de
emergencia nacional, con arreglo al cual los diferentes sectores políticos y
gremiales del país presenten una propuesta. Requerimos que el nuevo
Presidente que dirija dicho proceso nos lleve a tener unas elecciones
transparentes, incuestionables, para que el próximo Presidente del Perú cuente
con el debido apoyo tanto en el ámbito nacional como en el ámbito
internacional.

Es en ese contexto que nosotros pensamos que el próximo Presidente del Perú
debe tener la capacidad de concertar así como contar con un gabinete de
unidad nacional que represente los intereses de la nación. Por ello
consideramos que la carta de renuncia presentada y dirigida a este Congreso
tiene todos los fundamentos reglamentarios, y la Constitución Política del Perú
la acoge. Desde este punto de vista, creo que es necesario que recapacitemos
sobre un tema crucial, alrededor del cual los peruanos están cuestionándose,
tratando de ver que el nuevo Presidente del Perú refleje los intereses de todos
ellos; me refiero a la lucha frontal contra la corrupción que ha corroído el
sistema peruano, porque nunca, en los 178 años de vida republicana, hemos
tenido este escenario. Por consiguiente, ésta debe ser una oportunidad para
que nosotros, los congresistas de la República, reflexionemos y nos unamos y
tomemos con mucha serenidad los acuerdos que lleven a que este proceso de
transición fortalezca el estado democrático peruano y el estado de derecho.
Muchas gracias, señor Presidente.

El señor PRESIDENTE.— Quiero hacer notar a los señores congresistas que lo


que está en debate es la aceptación o no de la renuncia del señor Tudela van
Breugel-Douglas. Asimismo quiero informarles, a fin de que todos lo tengamos
presente, que para este debate se han anotado los congresistas Salgado
Rubianes, Rivadeneyra Reátegui, Rey Rey, Bueno Quino, Cuaresma Sánchez,
Zumaeta Flores, Estrada Pérez, Ferrero Costa, Morales Mansilla y Velit. Como
quiera que el número de representantes inscritos es numeroso, se va a

14
conceder el uso de la palabra por un tiempo menor, atendiendo a las
disposiciones reglamentarias. Tiene la palabra la congresista Salgado
Rubianes de Paredes.

La señora SALGADO RUBIANES DE PAREDES (PERÚ 2000).— Señor


Presidente: En primer lugar, quiero hacer una reflexión. Éste es un momento
crucial en la historia de nuestro país, y el pueblo peruano está esperando de
nosotros una actitud responsable y serena. Lo que menos quiere es soliviantar
los ánimos y dejar que afloren pasiones, o estar en una confrontación de la que
ya está cansado.

Vamos a tener que tomar una decisión. Nosotros no tenemos los votos
necesarios; ustedes se han convertido en la mayoría. Por lo tanto, este tramo
tiene que ser lo menos traumático para el país, para las inversiones, para los
miles de peruanos que están esperando saber quién va a ocupar el sillón
presidencial, en la confianza de que nosotros los congresistas vamos a estar
aquí para resolver de inmediato sus problemas y que cada uno va a volver a
trabajar en sus comisiones. Eso es lo que quiere el país.

Creo que es en este momento cuando se va a conocer, por nuestras actitudes


y formas, qué calidad de congresistas hay en el Congreso de la República;
porque es en los momentos críticos cuando se demuestra la calidad de las
personas y la altura que han de tener frente a las circunstancias. Esto no
significa meter el dedo en la llaga y rebuscar en la herida para que sangre más;
es más bien aquietar las aguas y tomar de una vez el timón para que la nación
se encamine por el rumbo sereno que le corresponde. Por eso invoco a los
congresistas demostrar esa altura hoy, en este momento. Y, por lo que he
escuchado hasta ahora, advierto que hay una decisión tomada por el doctor
Tudela van Breugel-Douglas; entonces, ¿qué estamos discutiendo aquí? Ya no
hay nada que debatir; lo contrario sería regodearse en la herida. Señor
Presidente, invoco a usted y a los parlamentarios que, a través del voto,
tomemos de una vez una decisión sobre este tema acerca del cual no debe
haber más debate.

El señor PRESIDENTE.— Invoco nuevamente a los señores representantes la


mayor brevedad en sus intervenciones, teniendo en cuenta las características
del tema en discusión. Tiene la palabra el congresista Rivadeneyra Reátegui.

El señor RIVADENEYRA REÁTEGUI (PP).— Señor Presidente: El 23 de


octubre fue presentada la carta de renuncia con carácter irrevocable, en un
contexto definitivamente distinto del que hoy tenemos. En ese sentido,
permítame, por su intermedio, reconocer al señor Tudela van Breugel-Douglas
un acto de dignidad, porque de la carta trasciende la necesidad de que
prevalezca el respeto a la institucionalidad y al estado de derecho y de poner
las cosas en su sitio. Ello es importante por lo que haga este Congreso de aquí
en adelante y tiene que marcar la diferencia con esos diez años de gobierno,
cuyos costos y responsabilidades políticas tendrá que asumir el señor Tudela
van Breugel-Douglas y que él no niega, para eso está acá, en una actitud que
difiere del acto cobarde del señor Fujimori, que no tuvo la valentía de quedarse
en el país para renunciar.

15
Hoy el Congreso y quienes asuman la conducción de nuestro país tienen que
marcar claramente las diferencias. En tal virtud, tenemos que anteponer el
estado de derecho a nuestros intereses particulares y de grupo; tenemos que
anteponer el uso de la verdad y el uso de las leyes a las necesidades que
pudieran desarrollarse y desatarse en el transcurso de los próximos días.

Permítame, señor Presidente, plantear una cuestión previa. Coincido con la


congresista que me antecedió en el uso de la palabra en que ésta es una
renuncia irrevocable, con conceptos totalmente definidos, y por eso planteo,
como cuestión previa, que se consulte de inmediato la aceptación de la
renuncia presentada. Gracias, señor Presidente.

El señor PRESIDENTE.— En el fondo, la propuesta parecería ser una cuestión


de orden. Como es potestad de la Mesa someter o no a debate las cuestiones
previas planteadas, y como quiera que no se requiere de mayor ilustración para
resolverla, voy a consultar. Los señores representantes que estén de acuerdo
con la cuestión previa planteada se servirán manifestarlo levantando el brazo.
Los que estén en contra, de la misma manera.

—Efectuada la consulta, se aprueba la cuestión previa planteada por el señor


Rivadeneyra Reátegui, para dar por agotado el debate sobre la renuncia del
señor Tudela van Breugel-Douglas a la Primera Vicepresidencia de la
República.

El señor PRESIDENTE.— Se va a proceder a votar la aceptación de la


renuncia del señor Francisco Tudela van Breugel-Douglas a la Primera
Vicepresidencia de la República. Previamente los señores congresistas se
servirán registrar su asistencia por medio del sistema electrónico.

—Los señores congresistas registran su asistencia mediante el sistema


electrónico para verificar el quórum.

El señor PRESIDENTE.— Han registrado su asistencia 108 señores


congresistas.

Se va a votar la aceptación de la renuncia mediante el sistema electrónico.

—Los señores congresistas emiten su voto a través del sistema electrónico.

—Efectuada la votación, se acepta, por 103 votos a favor, tres en contra y una
abstención, la renuncia del señor Francisco Tudela van Breugel-Douglas a la
Primera Vicepresidencia de la República.

El señor PRESIDENTE.— En consecuencia, ha sido aceptada la renuncia del


señor Francisco Tudela van Breugel-Douglas a la Primera Vicepresidencia de
la República.

—El texto del proyecto de resolución legislativa en virtud del cual se acepta
dicha renuncia es el siguiente:

16
“El Congreso de la República;

Ha dado la Resolución siguiente:

Aceptación de la renuncia del Primer Vicepresidente de la República

Artículo Único.— Aceptación de la renuncia del Primer Vicepresidente


Acéptase la renuncia al cargo de Primer Vicepresidente de la República
presentada ante el Congreso por el ciudadano Francisco Tudela van Breugel-
Douglas.

Por tanto:

Cúmplase y publíquese.

Dada, etc.”

“Votación de la renuncia del señor Francisco Tudela van Breugel-Douglas a la


Primera Vicepresidencia de la República

Señores congresistas que votaron a favor: Aguirre Altamirano, Alva Castro,


Alva Hart, Amorín Bueno, Arroyo Cobián, Ayaipoma Alvarado, Barrón
Cebreros, Bartra Gonzales, Becerril Rodríguez, Blanco Oropeza, Bueno Quino,
Burgos Montenegro, Cabanillas Bustamante, Cáceres Pérez, Cáceres
Velásquez, Canales Pillaca, Castañeda Castañeda, Chang Ching, Chávez
Cossío de Ocampo, Chávez Sibina, Chiroque Paico, Chocano Olivera, Cruz
Loyola, Cuaresma Sánchez, D’Acunha Cuervas, De la Puente Haya de
Besaccia, Del Carpio Farfán, Del Castillo Gálvez, Delgado Aparicio, Donayre
Pasquel, Elías Ávalos, Espinoza Matos, Estrada Pérez, Farah Hayn, Ferrero
Costa, Flores-Aráoz Esparza, Gamarra Olivares, Gonzales Inga, Guerrero
Figueroa, Higuchi Miyagawa, Hildebrandt Pérez Treviño, Huamán Lu, Ibarra
Imata, Iberico Núñez, Joy Way Rojas, Jurado Adriazola, Lam Álvarez, Lau
Chufón, León Trelles, Lozada de Gamboa, Luna Gálvez, Macera Dall’Orso,
Manrique Pacheco, Martínez del Solar de Franco, Masías Oyanguren,
Mendoza del Solar, Monteverde Temple, Morales Mansilla, Mucho Mamani,
Núñez Castillo, Olivera Vega, Ormeño Malone, Palomo Orefice, Pease García,
Polack Merel, Ramírez Canchari, Ramos López, Ramos Santillán, Reátegui
Flores, Rengifo Ruiz, Revilla Jurado, Rey Rey, Ríos Salcedo, Rivadeneyra
Reátegui, Rodríguez de Aguilar, Saavedra Mesones, Salgado Rubianes de
Paredes, Salinas de Torres, Samalvides Dongo, Sánchez Pinedo de Romero,
Sarmiento Martínez, Schenone Ordinola, Seijas Dávila, Serrato Puse, Solari de
la Fuente, Soria Monge, Taco Tamo, Tait Villacorta, Ticona Gómez, Torres
Ccalla, Torres Estévez, Townsend Diez Canseco, Tudela van Breugel-Douglas,
Valenzuela Cuéllar, Vara Ochoa, Vásquez Valera, Vásquez Villanueva, Vega
Fernández, Velit Granda, Villena Vela, Waisman Rjavinsthi, Wolfenson Woloch
y Zumaeta Flores.

Señores congresistas que votaron en contra: Moyano Delgado, Velit Núñez y


Vílchez Malpica.

17
Señor congresista que se abstuvo: Rodas Díaz.”

—El señor Presidente dejó constancia del voto favorable de la señora Helfer
Palacios.

(Nota: En la misma sesión se aprobó el proyecto de resolución legislativa del


Congreso por el que se declaró la permanente incapacidad moral del
Presidente Alberto Fujimori y la vacancia de la Presidencia de la República. Ver
el texto correspondiente en la referida norma).

18