Anda di halaman 1dari 36

Claves para una psicología del desarrollo: vida prenatal – etapas de la

niñez (Volumen 1)

Capítulo 1- ‘El comienzo de la vida. Vida en el seno materno. Factores del


desarrollo’

EL EMBARAZO
El embarazo es un suceso que modifica no solo al cuerpo de la madre sino
tambien su psiquismo, como su espiritu, transformando su reacion con el
mundo .Se desencadenan modificaciones en todos los ambitos personales,
sean en lo fisico, psiquico o lo social.
El niño que nace portador de rasgos de sus padres, pero tambien en el recaen
las fantasias de las oportunidades perdidas, de los ideales no cumplidos.
La mujer embarazada siente que en su iterior se desarrolan contenidos no
nacidos, que emergen de fantasias reprimidas. A medida que avanza el
embarazo esta presencia corporal y psicologica del hijo envuelve toda su vida
interior.
El embarazo presenta un conflicto a resolver, pone en juego la interaccion, el
intercambio y la redefinicion de roles en toda la familia.

VIDA PRENATAL
La vida de toda persona tiene su verdadero comienzo en la fecundacion es
decir en la union de los gametos el espermatozoide paterno y el ovulo materno.
Desde el momento de la concepcion comienza la vida psiquica, es inconciente
por tal motivo sera inaceptable para aquellos que identifican vida animica con
vida conciente.
La nueva persona ha sido concebida en la fecundacion en cuerpo y alma
espiritual, constituyendo una unidad. En el feto humano se observan tanto
reacciones globales provocadas por estímulos fuertes, como locales
provocadas por estímulos de baja intensidad. Dichas respuestas
neuromusculares, son manifestaciones de una vida psíquica. El cerebro interno
del feto está suficientemente desarrollado como para posibilitar la sensibilidad y
la vida psíquica propioceptiva. Resumiendo, podemos hablar del psiquismo
prenatal pues se observan antes del nacimiento actividades conductuales que
suponen necesidades, deseos, sensaciones, afectos.
EL YO FETAL:
El psicoanalista argentino Arnoldo Rascovsky sostiene que al nacer el Yo está
suficientemente organizado, logrando un grado de estructuración yoica, mucho
antes de nacer. Para él, el Yo Fetal tiene como tarea adaptarse al medio.
El mundo fetal se caracteriza por:
 ausencia de una relación directa con los objetos del mundo externo.
 la falta de la actividad de los mecanismos de adaptación al mundo exterior
 el bajo nivel de tensión y de desequilibrio interno
 la permeabilidad entre el Yo y el Ello
 la actividad perceptiva interna del Yo y la relación exclusiva del Yo fetal con
fantasías innatas
 la unidad y coherencia del Yo fetal se rompen por el impacto del nacimiento
 el desarrollo de las funciones autónomas del Yo, permitirán la adaptación al
mundo post natal.
En síntesis, el planteo psicoanalítico sostiene tanto la existencia de un Yo fetal
como de la vida anímica del feto, tanto con representaciones heredadas como
con sus ideas-objetos propios. Esto revela una importancia radical para la
comprensión de la continuidad psíquica entre la vida fetal y la vida postnatal.
MECANISMOS DE TRANSMISIÓN DE LOS CARACTERES HEREDITARIOS
En el proceso de almacenamiento y transmisión de la información hereditaria
juega un papel fundamental el ácido desoxibonucleico (ADN), las
combinaciones del ADN con diversas proteínas y el ácido ribonucleico (ARN)
La gerencia genética depender esencialmente de loa capacidad de copia, de
auto duplicación o de auto reproducción del ADN. Al reproducirse o dividirse
toda célula tiene lugar la reproducción exacta de todos los genes que contiene.
Cada una de las nuevas células posee el mismo material hereditario que
poseía la célula madre.
La información genética reside en las moléculas de ADN que están
ensambladas en forma de doble hélice; los genes son porciones delimitadas
de estas macromoléculas de ADN, que contienen la información necesaria para
producción específica de proteínas y a través de ellas intervienen en la
aparición de los diversos caracteres o atributos.
Las características orgánicas de un ser vivo no se heredan, sino que son la
consecuencia de un proceso de desarrollo iniciado y enmarcado por la dotación
genética recibida (genoma)
Antes de la constitución de la ciencia genética muchos adoptaban las doctrinas
preformacionistas, según las cuales, en el vientre materno habría sujetos en
miniatura que se irían “agrandando” hasta alcanzar las dimensiones adultas.
Las características se heredarían en cuanto tales y el desarrollo se limitaría a
un crecimiento de lo ya preformado desde el principio
La epigénesis supone la transmisión, no de un patrón morfológico como el
hombre en miniatura (homúnculo), sino de un conjunto de instrucciones para
desarrollar dicho patrón o plan constructivo en el tiempo.
Las tesis preformacionistas han sido desechadas con el avance de la
embriología y la genética. Los cromosomas y la célula germinal son la fuente
potencial que guarda la información necesaria para el desarrollo epigenético
del hombre.
En la herencia genética cada progenitor contribuye con un cromosoma de cada
uno de los 23 pares que se encuentran en el hijo
El huevo inicial no se reduce a los cromosomas, sino que también contiene el
citoplasma proveniente del ovulo materno en el cual hay información
almacenada, a partir de este hecho algunos investigadores hablan de una
herencia extra cromosómica.
El espermatozoide aporta poco o nada al citoplasma del huevo o cigoto, de
modo que éste es fundamentalmente similar al del ovulo. La cabeza del
espermatozoide con sus cromosomas se fusionan con el núcleo del ovulo y la
cola de aquel se desprende en la mayoría de los casos antes de la penetración.
En las mitocondrias del citoplasma existe ADN e información genética. Los
genes son la información codificada en una cadena de fosfatos relacionados
con azucares; cada azúcar se enlaza con una “base” constituyendo así el par
azúcar-base llamado “nucleótido”. Hay cuatro bases distintas en el ADN que
son: Guanina, Adenina, Timina y Citosina; según la base que posean se
formaran cuatro nucleótidos. Con éstos se “escriben”, las instrucciones de los
caracteres hereditarios.
El conjunto de combinaciones posibles de estas cuatro bases de los
nucleótidos, colocadas en grupos de tres (tripletes o codones), es lo que
conforma el denominado código genético o clave genética. Este código puede
expresarse en tripletes de nucleótidos de ADN, o de nucleótidos de ARN
complementarios. Las combinaciones, o información almacenada en el ADN,
se transcriben o sintetizan en el ARN, y éste lleva el mensaje del núcleo celular
al citoplasma en el cual se traduce estructurando los aminoácidos
Entre las proteínas juegan un papel fundamental las enzimas que son proteínas
de elevada especificidad; éstas regulan las reacciones químicas celulares
mientras que las proteínas estructurales mantienen la constancia de forma o
especificidad de la célula
Las características específicas de un determinado tipo de células derivan de la
naturaleza de las enzimas y proteínas que posee. Cada célula se individualiza
por sus proteínas y es lo es, por las proteínas que la integran. Las
macromoléculas del ADN que componen el núcleo celular son “genotípicas” y
poseen información que almacenan unidimensionalmente. Las macromoléculas
de las proteínas son “fenotípicas”, son la expresión tridimensional y el
despliegue de la información nuclear.
La cantidad de proteínas diferentes que produce un organismo manifiesta la
complejidad fenotípica.
El genoma constituye un sistema y no un mosaico de elementos discontinuos y
atómicos. Existen genes que actúan sobre los demás genes. La información de
cada gen se subordina a la labor y estado de ese sistema.
El genoma tiene una norma de reacción, una gama de posibles fenotipos, que
se concentran de acuerdo a las circunstancias del medio. El gen no contiene el
carácter fenotípico, solamente codifica la información de las proteínas que
intervienen en su construcción.
Los genes heredados interactúan de diverso modo imponiéndose unos a otros
o actuando entre sí, crean características intermedias. La herencia genética del
hijo resulta de esta combinación e interacción de la información genética
aportada por los padres
Se denomina “fenotipo” a las características morfológicas y fisiológicas
resultantes de la constitución genética y de su interacción con el medio. El
genotipo y el fenotipo no coinciden, que existe información heredada presente
en el genotipo que no se va a manifestar en el fenotipo
Los diversos componentes del genotipo, modifican ola expresión fenotípica de
la característica sobre la que influyen
El carácter dominante de muchos genes se expresa solamente si existen
determinadas condiciones en el medio y determinadas asociaciones con otros
genes.
HERENCIA PSÍQUICA
Es posible plantearse una transmisión de caracteres psíquicos por vía genética.
Esta se observa en comportamientos semejantes o en pequeñas variaciones
entre los individuos de una misma familia... Las conductas no se heredan de
forma directa y simple. La conformación de la estructura cerebral de los
sistemas neurovegetativos y endocrinos se dan en un marco heredado
genéticamente e influyen mediata e indirectamente en las conductas.
Podemos afirmar que las conductas, incluyendo las aprendidas, no escapan a
cierta influencia de la información genética heredada. La estructura
genética fija límites al desarrollo intelectual, influye en la expresividad emociona
y en las características de la efectividad y es un factor presente en los
trastornos psiquicos y retardo mental.
Exponemos 3 teorías para ilustrar el tema:
1) En Freud la problemática de la herencia, de lo innato y de lo constitucional, fue
constantemente tratada a lo largo de su obra.
En el trabajo “Estudios sobre la histeria” introduce el concepto de predispoción
hereditaria. Enmarca, posteriormente, a esta en la noción de “series
complementarias”, a saber, herencia- predisposiciones adquiridas e innato-
accidental. Lo innato comprende por ejemplo, las pulsiones recibidas por vía
filogenética, zonas erógenas, entre otras. Lo accidental, por otro lado, abarca
las vivencias traumáticas infantiles.
En las últimas obras Freud, establece la extensión del concepto herencia, que
alcanza en el aparato psíquico tanto al Ello, en parte heredado, como al
Superyó. En el contacto del Ello con la realidad surge el Yo.
Además, analiza la noción y contenido de la herencia arcaica, que comprende
las inclinaciones para reaccionar ante estímulos, las huellas mnémicas de lo
vivenciado. Propone la presencia de fantasías originarias, por ejemplo, la
amenaza de castración.
2) Jung afirma que se heredan imágenes inconscientes. Así distingue el
inconsciente personal, del colectivo. En cada persona además de las
reminencias personales existen imágenes primordiales o arquetipos, que son
de carácter universal y que suponen cierta predisposición a reproducirse
siempre las mismas o semejantes representaciones míticas. Los arquetipos se
heredan con la estructura cerebral, más aún son el aspecto psiquico de esta.
3) Para Piaget lo heredado es solamente un conjunto de posibilidades de acción.
El neonato posee un número determinado de esquemas de conducta
preparados para ser activados. Cada uno constituyen diversas conductas
segmentarias, aisladas e independientes que requieren un posterior trabajo de
coordinación a partir de la experiencia.
Las estructuras biológicas heredadas condicionan tanto lo que podemos
percibir directamente como la acción sobre los objetos. En ese sentido la
inteligencia está ligada a la herencia y a la maduración. Además, existe una
herencia general de tipo funcional, sobre la cual se forman las adquisiciones
cognitivas.
La inteligencia la dotación heredada es un conjuntos de características
funcionales, más que un conjunto de limitaciones innatas. Las características
funcionales heredas son
-La organización
-la adaptación
Estas propiedades invariables, que definen la esencia del funcionamiento
intelectual, son las mismas del funcionamiento bilógico, en general.
HERENCIA Y PERTUBACIONES EN EL DESARROLLO
Consideramos dentro del entramado de lo dado y lo adquirido algunas
enfermedades asociadas a alteraciones cromosómicas o genéticas. Las
primeras, implican una marcada limitación en el desarrollo y las segundas,
conllevan un error genético que por alterar solamente algunas funciones del
metabolismo permiten, si son detectadas precozmente, la anulación total o
parcial de los efectos no deseados.
SISTEMA NERVIOSO CENTRAL (SNC) Y PERIFÉRICO (SNP)
El sistema nervioso es uno de los grandes sistemas de comunicación del
cuerpo. Es una estructura unificada que se la suele dividir en: sistema nervioso
central (NC), integrado por encéfalo y medula espinal, y sistema nervioso
periférico (SNP), integrado por nervios que conducen información hacia y
desde el SNC
SSITEMA NERVIOSO AUTÓNOMO
Parte del sistema nervioso responsable de la realización de los procesos vitales
que generalmente son involuntarios. Esta formados por dos series completas
de nervios que conforman los sistemas simpático y parasimpático.
SISTEMA ENDOCRINO
Es el segundo gran sistema de comunicaciones del cuerpo y participa de la
regulación del crecimiento, de reproducción y de la conducta en general. Las
galndulas endocrinas vierten sus productos directamente en el torrente
circulatorio o el sistema linfático y de este modo cumplen su función
reguladora de los procesos vitales en todo el cuerpo. Las hormonas son las
sustancias reguladoras que producen dichas glándulas. Estas influyen directa o
indirectamente en la conducta del hombre. La influencia radical del sistema
endocrino en la constitución de la personalidad es claramente observable en el
caso por ejemplo de su extirpación o bien, ante el escaso desarrollo de una
glandula, o cuando existe hiperfunción hipofunción glandular.
SISTEMA INMUNOLÓGICO (SI)
El sistema inmunológico tiene por finalidad impedir que el organismo se
enferme o que resista y sobrelleve dicha enfermedad. Este sistema de
protección natural que heredamos también involucra una inmunidad adquirida.
Las funciones del SI posibilitan reconocer lo “propio” de lo “ajeno” mediante los
linfocitos que conservan un tipo de memoria. Estos, al ser estimulados,
regresan a un estado anterior, al de linfoblastos que se reproducen formando
clones y cada uno de ellos guarda una información inmunitaria particular
En la vida embrionario-fetal se produce la selección clonal para que, entre las
múltiples posibilidades, unas sean aceptadas y constituyan así la identidad del
individuo, mientras que otras sean las prohibidas. Lo desconocido no
desencadenan reacciones de rechazo pues la memoria del SI carece de
información para identificarlos.
Este sistema inmunitario constituye una red compleja en la cual el reconocedor
o anticuerpo es a su vez reconocido (antígeno) pero puede dejar de ser
tolerado. Lo “propio” se transforma en “ajeno” y puede ser atacado
desencadenando una reacción auto inmunitaria.
El SI transmite al SNC los cambios en el contenido “molecular” o proteico del
organismo que ocurren en cada instante.
Los linfocitos son capaces de recibir información del SNC a través de
receptores sensibles a los diversos neurotransmisores; existe una doble vía de
interacción entre ambos sistemas.
El SNC y el SI, sirven a las funciones de defensa y de adaptación conformando
un sistema integral de defensa.
Esta interconexión SNC-SI y las modificaciones de ciertos mecanismos
fisiológicos en los procesos del enfermar, son fundamentales para comprender
el significado psíquico de las enfermedades y muestran la unidad psique-soma.
Los estados de tensión prolongados facilitan la acción de los agentes
patógenos y si estos estados no responden a peligros externos reales, este
mecanismo se expresa en diversas alteraciones.
“Propio” es lo perteneciente a alguno/a cosa, de este vocablo se derivan los
términos “propiedad”, “propietario”
El ambiente es un factor organizador de la personalidad, el mundo es un
constituyente de la misma. Se distingue un medio externo, que abarca la
totalidad de fuerzas que actúan desde fuera sobre el organismo, de un medio
interno que abarca todas aquellas condiciones no provenientes del entorno
externo, que ejercen una influencia en el desarrollo y en la acción de los genes.
EL HOMBRE COMO SER NATURAL
Las teorías individualistas se refieren al hombre natural como un hombre que
vive aislado en un estado de bondad natural y lo contrapone a aquel que
viviendo en la sociedad se ha corrompido por el influjo de esta. Así, lo cultural
y socialmente adquirido es considerado como negativo, como no genuino,
como un ideal impuesto como algo artificio para el hombre. El hombre en
“estado Natural” es lo ideal y la influencia del medio socio-cultural lo hace
perder o perturba sus cualidades. Esta posición valoriza las culturas y
organizaciones sociales primitivas las que coartarían, pero en menor medida, al
desarrollo humano.
Naturaleza y cultura están aquí en pugna, la cultura es considerada como algo
artificio, antinatural y la sociedad como una prisión que limita, distorsiona o
coacciona al individuo. El ser humano originariamente sería un ser aislado, no
social, que gradualmente percibe la necesidad y la conveniencia de
relacionarse con otros y sacrificar parte de sus tendencias individuales.
Los estudios de psicología evolutiva nos muestran que el neonato se desarrolla
en una comunidad familiar donde posee una relativa discriminación para luego
irse separando, diferenciándose y consolidando su yo va a existir un proceso
de individualización progresiva.
De estas posturas se recatar la lucha y afirmación del derecho de cada persona
para disponer den su destino. Sin embargo, el hombre aislado no existe. Ni la
cultura ni la sociedad son antagonistas de la naturaleza humana, en un medio
social y cultural. Por consiguiente, el medio familiar y escolar puede orientar sin
anular o puede sugerir o bien persuadir, sin imponer las normas sociales
Que expresan prohibiciones o castigos previenen al sujeto de daños posibles y
le facilitan un desarrollo ordenado.
EL HOMBRE COMO SER SOCIAL:
Desde otras posiciones teóricas se considera al hombre como mero ser social,
sostienen que la
Personalidad es un producto social, así el ambiente pasa a ser lo central, el
modelador del hombre.
José Bleger nos va a decir: “el conjunto de las relaciones sociales es lo que
define al ser humano en su personalidad, el medio ambiente del ser humano es
un ambiente social del que provienen los estímulos fundamentales para la
organización de sus cualidades psicológicas”, en cambio el psicólogo ruso
Rubinstein considera que la importancia atribuida a una persona queda
determinada no tanto por las propiedades que posee tomadas de por sí, cuanto
por la trascendencia histórica de las fuerzas sociales de las cuales ella es
portadora.
Lev Vygotsky sostiene que nuestra capacidad para pensar y razonar en el
resultado de un proceso fundamentalmente social, una extensión de la cultura
del momento. El desarrollo cognitivo tiene lugar a través de un mecanismo de
internalización por el cual el niño adquiere control sobre sus formas de
comunicación y aprende a regular sus procesos mentales.
En el mecanismo de la internalización se pueden diferenciar en tres momentos:
1) Contexto exterior: el niño a través del contexto exterior va adquiriendo el
lenguaje que lo
Va a incorporar a la sociedad, aunque ya está inmerso en esa sociedad desde
que nace hasta que muere.
2) Reconstrucción interna de la actividad: las acciones que el niño realiza
imitando sus
Modelos se interiorizan y se trasforman en propio.
3) Desarrollo del potencial intelectual: el individuo, a partir de esta fase, vive un
proceso interno de crecimiento constante y dinámico de su potencial intelectual
en interacción con el ambiente
LA AUTODETERMINACIÓN (DETERMINACIÓN DE SÍ MISMO):
El hombre como personalidad tiene una cualidad que es ser espiritual. No es
mero resultado de disposiciones heredado y adquisiciones del medio, sino que
posee en su cualidad de sujeto la posibilidad de adoptar una postura frente a lo
heredado y al medio, y de este medio intervenir en forma libre y creativa en su
accionar.
La autodeterminación con lleva una actividad deliberativa y de elección. El
hombre posee la capacidad de decidir por su medio de un acto de
autodeterminación entre motivos en conflictos.
Hay un plan de vida singular que puede elaborar cada persona conduce su vida
y da sentido a sus actos, así es coautor de su vida. Recibe en el plano
especifico el sentido que debe tener su dinamismo (lo dado) pero ha
incorporado una ordenación desde el afuera (lo apropiado), sin embargo
mediante su inteligencia es capaz de ordenar su accionar, esto último implica
conocer, proponer fines y medios adecuados para su accionar, a través de esto
el hombre puede planear, decidir, guiar y ejecutar su actividad por eso puede
auto determinarse.
El desarrollo personal supone una aceptación de lo dado, hacerse cargo de las
obligaciones inherentes a la condición humana y asumir la tarea de ser tal
hombre concreto, este camino implican un perfeccionarse apropiándose de lo
valioso de su entorno y un ejercicio inteligente de su libertad de
autodeterminación.

Capítulo 2- El nacimiento y los primeros dieciocho meses de vida


Nacimiento

El parto es un proceso expulsivo que comienza mediante contracciones


uterinas, las cuales hacen descender al feto cuando está maduro. El
nacimiento comienza cuando el feto es expulsado o extraído del útero.
Este proceso de parto es tanto facilitado como dificultado por factores
anatómicos, fisiológicos y psicológicos. Este modifica el orden de filiación,
conlleva el reconocimiento del recién nacido como otro sujeto y como diferente
del bebe con el que soñaban, que se presenta frente a la sociedad.
El modo en cómo se realice el parto tiene una importante influencia en la salud
física y mental del nuevo ser. La posibilidad de lesiones y alteraciones se
incrementa, debido a diversas circunstancias.
Una vez separado del vientre materno, comienza la vida posnatal. A partir de la
expulsión el neo nato debe hacerse cargo de un cumulo de funciones que
hasta el momento cumplía la madre. Como por ejemplo: respirar, incorporar y
digerir alimentos; entre otros.
Con el nacimiento el neonato se incorpora al medio familiar y al mundo
sociocultural, que a partir de ahora influirán en él directamente.
Rank, analiza el carácter traumático de este pasaje y su influencia en el
desarrollo posterior de la personalidad. “el trauma del nacimiento” consiste en
el pasaje de una situación intrauterina placentera, a la cual el feto estaba
adaptado un medio nuevo. El choque que representa el cambio de medio,
tanto en el plano fisiológico como psicología, es para Rank, la experiencia
primaria de angustia.

El neonato

Tiene un peso promedio de 3kg, cuerpo desproporcionado. Al nacer se


encuentra desamparado. Ya que, posee una dotación de pulsiones y no de
instintos, los que le aportarían esquemas de conductas heredados a partir de
los cuales podría resolver sus problemas de adaptación.
El hombre es el único mamífero que recién al año de haber nacido adquiere las
formas fundamentales que l permiten desarrollar los movimientos y actividades
que caracterizan a su especie. Por otra parte, es un ser abierto al mundo y
dotado de gran plasticidad.
Son curiosos, están abiertos al mundo, todos los sentidos están activos al
nacer, aunque inmaduras. Su mundo perceptivo se lo puede considerar como
simple, pro no confuso. Es más bien global. La madre continua mediatizando
su relación con el mundo y de ella depende en gran medida que lo descubra
como confiable, ordenado y bueno. Este vinculo tiene un rol estructurador de lo
perceptual.

Descubrimiento y relación con el mundo

Los neonatos son curiosos, muestran interés en percibir algo nuevo, están
abiertos al mundo. La mayoría de sus capacidades sensoriales aun están
inmaduras. Carecen de un esquema de referencia para situar las impresiones
que reciben.
Perciben al modo de “cuadros” visuales, auditivos, táctiles, simples e
imprecisos, sin relación entre ellos, que aparecen y se desvanecen.
Su mundo perceptivo se lo puede caracterizar más bien como simple, pero no
como confuso.
Su percepción es más bien global, simple y con poca discriminación, pero no
implica necesariamente que viva confundido y temeroso por el supuesto
desorden del mundo que se le presenta.
La complejidad de la experiencia alimentaria, con su carácter polisensorial y
variedad de impresiones y de actividades, es fundamental en su contacto e
intercambio con la realidad externa y para su organización interna.
El vinculo afectivo con la madre tiene un rol estructurador de lo perceptual a
partir ya de la primera mamada. Rene Spitz considera que la estructuración
perceptual se sustenta en una vivencia unitaria, gracias al clima afectivo de la
relación materno-filial. El neonato recepciona estímulos y responde a estos
tratando de comunicarse y de contactarse con el mundo que lo rodea, pero la
madre y los demás adultos son quienes ayudan y permiten estructurar su
percepción y su comunicación.
El neonato generalmente duerme la mayor parte del día, permanece escasas
horas en estado de vigilia y otro tiempo transcurre adormecido. Recién a los 6
meses la vigilia y el dormir quedan equilibrados, mitad dormido y mitad
despierto. H. Remplein denomino a los primeros dos meses de vida la “edad
del sueño”.
Spitz afirmo la existencia de una “barrera protectora de estímulos” en el
neonato. Los estímulos externos son solamente percibidos cuando sus niveles
de intensidad exceden al del umbral de dicha barrera protectora.
Brazelton y Cramer distinguieron en el transcurso de sus días diversos estados:

 El sueño profundo: El bebé presenta los ojos firmemente cerrados,


respiración profunda y regular, ausencia de actividad motriz, piel rosada y tono
muscular relajado.
 El sueño activo (sueño MOR o movimiento ocular rápido): El sueño es
ligero, la respiración irregular y más rápida, mueve los miembros y en el rostro
frunce el ceño o se sonríe. Su piel se enrojece por momentos. Durante este tipo
de sueño está más “abierto” a los estímulos del mundo.
 El estado de somnolencia: Los párpados están abiertos, o semicerrados; los
ojos poseen un aspecto vidriosos y no se fijan en punto alguno.
 El estado de alerta o despierto: El cuerpo y el rostro están relativamente
tranquilos; pero los ojos están abiertos y brillantes como “ventanas” abiertas al
mundo exterior.
 El estado de alerta pero inquieto: El bebé esa despierto, presenta actividad
motriz generalizada, su piel se enrojece. Este estado es una transición al llanto.
 El llanto: Es un importante y complejo sistema de comunicación. Se pueden
distinguir cuatro tipos: de dolor, de hambre, de aburrimiento y de molestia.

Sentidos superiores y el mundo del bebé. Percepción a distancia

La vista y el oído son los sentidos denominados “superiores”, pues son los que
abren al mundo como a un espacio remoto y permiten la anticipación a posibles
encuentros. Se los llama “superiores” porque nos facilitan el acceso al mundo
de la cultura; por medio del odio escuchamos la palabra hablada, el canto y la
música y por medio de la vista accedemos a la palabra escrita y a la estética de
la forma.

Visión

La visión permite una rápida captación de los caracteres fundamentales de


objetos y situaciones, favoreciendo el desarrollo intelectual y el control del
medio.
El ojo muestra el mundo circundante en su estructura tridimensional haciendo
de la vista el sentido más objetivante debido a que, con la captación de la
distancia y la profundidad, transmite la experiencia más nítida de la distinción
entre el sujeto cognoscente y la realidad conocida.
El desarrollo anormal de la visión, o la carencia de la misma, reducen la
movilidad del bebé y le limitan las experiencias con los otros órganos
sensoriales. El bebé, para compensar la falta de visión, desarrollará una gran
sensibilidad táctil y auditiva. Las experiencias del mundo objetivo de restringen,
su movilidad se limita, el dominio del espacio se ve dificultado , la orientación
se desarrolla con lentitud y experimenta su escasa capacidad para controlar el
medio circundante y, por ende, para afirmar su autonomía. Estas limitaciones
acentúan la construcción de un mundo egocéntrico.
La visión posibilita vivencias emocionales que dan una tonalidad afectiva
especial al vínculo con el mundo, o sea que estimulan su apertura a éste.
El recién nacido no distingue entre lo que acaece afuera y dentro de sí, poder
escasa información de lo que sucede a su alrededor. Los bebés prematuros de
7 meses ya distinguen la luz de la oscuridad, tienen un mínimo de actividad
visual.
El neonato percibe la luz, parpadea y cierra sus pupilas ante la misma,
reacciona a la luz girando su cabeza hacia la fuente de la misma.
Los bastones de la retina que captan la luminosidad ya se observan en el
recién nacido, no así los conos y la mácula que aún están conformándose.
El mundo visual del recién nacido es incoloro y opaco. La visión de los colores
no solamente facilita la captación de los contornos de los objetos y, por lo tanto,
la discriminación de éstos entre sí, sino que también afectan vivencialmente al
sujeto.
La visión del neonato tiene otras limitaciones. El nervio óptico que vincula al ojo
con el cerebro finaliza su conformación a las 10 semanas del nacimiento. La
transmisión de los impulsos nerviosos oculares al cerebro no es óptima hasta la
maduración de estas vías.
Los músculos y nervios que intervienen en la fiscalización de la vista, demoran
casi 6 meses hasta alcanzar su coordinación óptima.

Audición

La audición se desarrolla muy tempranamente. El aparato auditivo está


anatómicamente completo en el momento de nacer y también están maduras
sus inervaciones nerviosas con el cerebro.
Los sonidos rítmicos lo adormecen y tanto la música como las palabras
susurradas en sus oídos. Su experiencia a las semanas le permite interpretar
que las palabras suaves van acompañadas de actitudes de cuidado, que la voz
materna anticipa la atención a sus necesidades.
Los bebés presentan más atención a las palabras de su madre que a las de las
mujeres desconocidas.
La respuesta al tono de voz se logra antes de entender el significado literal de
las palabras que escucha.
Al séptimo mes ya detecta a través de su entonación los cambios emocionales
de quién le habla y al décimo mes ya reconoce diferentes palabras, entre ellas
su nombre.
Percepciones internas y el mundo oral-táctil del neonato

Spitz dice que al nacer se halla presente un sistema u organización


cenestésica que permite la captación generalizada, difusa y primordialmente
visceral. Predomina el sistema nervioso autónomo o neurovegetativo sobre el
sistema nervioso central. Este último, permite una percepción localizada y
discriminada por medio de los órganos sensoriales periféricos.
En la organización psíquica a nivel cenestésico, la sensibilidad visceral está
conectada con algunas de las modalidades sensoriales periféricas, con la
sensibilidad cutánea. Al nacer, la zona oral juega un rol fundamental en la
relación entre lo interno y lo externo, entre lo visceral y los órganos sensoriales
periféricos.
En los primeros meses el neonato reacciona fundamentalmente a sensaciones
táctiles y los reflejos heredados son en su mayoría respuestas a estímulos
táctiles.

El desarrollo del yo en los primeros meses de vida

El niño en la medida que va descubriendo el mundo y relacionándose con él, se


va discriminando auto conociéndose. Los organizadores de la psique que
describe R. Spritz y la fase del espejo estudiada por J. Lacan nos permiten
aproximarnos a la complejidad de esta etapa constituyente.

Organizadores de la psique

1. Estadio anobjetal (fase de no diferenciación de yo-objeto): El niño en


esta etapa no discrimina entre él y el objeto piensan que son uno por qué no
hay diferenciación entre el yo y ello.
La característica de este estadio es el predominio de las percepciones internas.

1.a. Primer organizador–indicador: Sonrisa Social (tercer mes): Este


estadio va a comenzar cuando él bebe reconozca un rostro y cono respuesta
nos va a dar una sonrisa y esto va a implica el comienzo de la prueba de la
realidad y es aquí donde juega un gran papel la percepción visual dando como
respuesta la sonrisa social.
2. Estadio del objeto precursor o preobjetal: En este estadio predomina la
percepción de los estímulos ambientales sobre la recepción exclusiva de
estímulos que se originan en el interior del niño, acá se diferencia el yo del ello,
las facilita o inhibe según sea el caso y las canaliza.
2.a. Segundo organizador: la angustia del octavo mes: El bebe que hasta el
octavo mes ha respondido con una sonrisa y evidenciando el placer ante la
presencia de cualquier ser humano comienza a sentir desagrado se acerca
una persona extraña para él.
3. Estadio del objeto amor o libidinal: El yo está integrado y la madre es
experimentada como un todo diferenciado, esta discriminación abre camino al
desarrollo del vínculo con la madre que va desarrollando las funciones
psicológicas del niño.
3.a. Tercer organizador: El “No”: El indicador de esta nueva etapa es el
gesto semántico del no, la madre verbaliza la palabra no y al decirla el niño
mueve la cabeza como respuesta de esta palabra.

Fase del espejo y el desarrollo del Yo

Esta fase está precedida por la experiencia del cuerpo vivido como partículas
separadas en la denominada “fase del cuerpo despezado o fragmentado”
Freud esta etapa la va a denominar “periodo de autoerotismo “donde van a
estar desarrollándose las pulsiones parciales. Según lacan la identificación
especular es una identificación narcisista con imágenes bajo la mirada de un yo
interno donde va a influir el reconocimiento que está dividido en tres etapas que
son:

I. Confusión reflejo-realidad: Cuando un adulto va a enfrentar al niño a traves


del espejo y esto hace que se confunda la realidad.
II. Noción de imagen: El niño va a identificar el reflejo como una imagen.
III. Imagen de sí mismo: El niño va a conocer esta imagen como suya y la va a
diferencia de la de su acompañante.

Conducta inteligente y respuesta al mundo


En el primer mes de vida los esquemas de conducta heredados son el modo de
respuesta al mundo, son totalidades motoras y perceptivas a la vez. Estos
esquemas innatos implican desde el comienzo una actividad de aprendizaje, de
adecuación a la realidad.
El recién nacido no es pasivo sino que tiene una actividad espontanea y global
de tipo rítmica.

Inteligencia perceptiva- motriz. J. Piaget

Piaget diferencia cuatro grandes estadios o periodos en el desarrollo de la


inteligencia: Sensoriomotor o perceptivomotor (desde el nacimiento hasta los 2
años), preoperatorio (de 2 a 6 o 7 años), operatorio concreto (de 7 a 11 o 12
años), y operatorio formal (de 11 o 12 años en adelante). Divide estos estadios
en fases.
Los estadios son “cortes” en la evolución genética que deben satisfacer las
siguientes condiciones:
1) El orden de las diversas adquisiciones deben ser constantes
2) Suponen la existencia de una estructura y no la simple yuxtaposición de
prioridades
3) Las estructuras construidas en un periodo determinado se convierten en parte
de las estructuras del estadio siguiente, es decir que las estructuras inferiores
se integran en las superiores
4) En cada estadio se pueden distinguir un momento de preparación y otro de
complementario o acabamiento
5) Supone la distinción de procesos de génesis y formas de equilibrio finales.
Toda “estructura” supone la existencia de elementos que están reunidos en una
totalidad que en cuanto tal presenta ciertas propiedades. Las propiedades de
dichos elementos dependen, total o parcialmente, de los caracteres de la
totalidad. Piaget concibe cada estructura como poseyendo una forma particular
de “equilibrio” más o menos estable en su campo restringido, pero se vuelve
inestable en los límites de este. El desarrollo psíquico consiste
fundamentalmente en una marcha hacia el equilibrio. Define la noción como un
sistema de compensaciones progresivas.
“Estructura” y “equilibrio” son dos aspectos complementarios de la organización
de la inteligencia.
Toda estructura presenta a su vez una génesis, sin que exista otra primacía
absoluta de uno de los términos en relación al otro. Génesis y estructura son
indisociables, o sea que si estamos en presencia de una estructura en el punto
de partida, y de otra estructura más compleja en el punto de llegada, entre
ambas se sitúa necesariamente un proceso de construcción que es la génesis.

Características de los seis estadios del desarrollo de la inteligencia


sensomotora

Estadio I (0 a 1 mes): Actividades totales y espontaneas del organismo. Uso


de los esquemas reflejos innatos como el de succión. Los reflejos se afinan
con el sucesivo ejercicio. De este modo, el recién nacido mama mejor después
de una o dos semanas que en los primeros días.
Estadio II (1 a 4 meses): Se desarrollan las reacciones circulares primarias. El
bebe que por casualidad chupa su dedo, luego intentara repetir esta acción
para volver a obtener placer. La adquisición de habilidades depende de la
repetición de acciones placenteras provocadas casualmente. A estas
conductas adquiridas Piaget las denomina “hábitos elementales” porque en
dichos esquemas sensomotores el bebe no distingue aun medios de fines.
Estadio III (4 a 9 meses): Corresponde al logro de las reacciones circulares
secundarias, es decir, descubre que cuando repite una acción lograra el mismo
fin. Repite voluntariamente sus actos, que son intencionales. Las primeras
acciones no son intencionales a diferencia de estas últimas. Las reacciones
secundarias contribuyen a ampliarle el mundo de objetos con los cuales juega.
Estadio IV (9 a 12 meses): Aplica situaciones nuevas los esquemas
sensoriomotrices ya adquirido. Realiza actos con una finalidad previa. La
coordinación y medios usados cambian en cada situación. La locomoción le
facilita la experimentación con más objetos y nuevas situaciones; comienza así
una actividad exploratoria muy activa. El niño es capaz de esperar y dejar que
se desarrollen situaciones para observar los resultados.
Estadio V ( 12 a 18 meses): Logra las reacciones circulares terciarias que
consisten en conductas de búsqueda activas de algo nuevo, a diferencia de las
reacciones circulares primarias y secundarias, que repetían esquemas reflejos
o incluían variables fortuitas dentro del mismo esquema. Es capaz de resolver
problemas mediante el tanteo y la experimentación y, si bien repite sus
conductas, hay variaciones en la misma. Experimenta con las cosas.
Estadio VI (18 a 24 meses): La imitación desempeña un papel clave en sus
nuevas adquisiciones. Predomina la acomodación de los esquemas, la
adecuación a los objetos. Es capaz de encontrar nuevos medios no solamente
por tanteos externos, sino que ya puede recordar, combinar mentalmente los
esquemas de acción e inventar nuevos. No se queda en la simple percepción
de los hechos, sino que comprende la relación existente entre los mismos o
descubre la causalidad que puede vincularlos. Pasa de las experiencias
sensomotrices reales a una reflexión acerca de las mismas. El conocimiento
del medio ya no se refiere a las secuencias de su acción dado que posee una
capacidad de recordar sin tener que repetir la actividad sensomotora.

Objeto permanente

Para Piaget la construcción del esquema del objeto permanente implica la


noción de un posible retorno al punto de partida de cada modificación de lo
real. Primero el infante se discrimina a si mismo del mundo externo y
posteriormente descubre que los objetos pueden perdurar en el tiempo. Esto
permite al niño elaborar una imagen más adecuada de la realidad.

Etapas en la construcción del objeto permanente

1ra. Etapa (0 a 1 mes): Mira y captura su atención los objetos en movimiento.


El pecho materno es el principal objeto con que el cual se relaciona.
2da. Etapa (1 a 3 meses): Reconoce los objetos que le resultan familiares a
través de la acción que realiza con los mismos.
3ra. Etapa (3 a 6 meses): Persigue visualmente a un objeto en un radio de 180
grados. Mantiene un objeto en la mano y lo mira, lo lleva a la boca, lo muerde o
lo chupa.
4ta. Etapa (6 a 8 meses): Al desaparecer un objeto de su campo visual pierde
el interés por el mismo como si hubiera dejado de existir.
5ta. Etapa (8 a 12 meses): El niño ya puede recuperar un juguete, aun cuando
se lo oculte por completo, siempre que sea testigo de las maniobras de
ocultamiento realizadas por el experimentador.
6ta. Etapa (12 a 18 meses): Aprende a seguir con la vista el desplazamiento
visible de un objeto, pero aun no puede inferir o prever los desplazamientos
sucesivos que ocurren fuera de su percepción directa.
7ma. Etapa: A los 18 meses puede inferir los desplazamientos de un objeto y
buscarlo o liberarlo de todos los envoltorios que le puso el experimentador.
Su universo se encuentra ya formado por objetos permanentes. El “objeto” se
ha convertido en un sistema de imágenes perceptuales dotadas de una
constante espacial durante sus desplazamientos.

Desarrollo motor en el primer año de vida

Principales logros motores a lo largo del primer año de vida:


Neonato: Movimientos no coordinados y espasmódicos. Sobresaltos
repentinos y temblores por la inmadurez de su sistema nervioso.
Reflejos actuantes:
 De enclavamiento o de Moro: Un ruido fuete o la pérdida de la sustentación
provoca la extensión de brazos y piernas.
 Óculocefalogiro: Mueve la cabeza hacia la fuente de mayor luminosidad.
 Palpebral: Parpadeo de los ojos.
 De succión y deglución: Mediante la acción del chupeteo obtiene su alimento y
lo traga,
1 Mes: El bebe esta generalmente tendido sobre su espalda. Boca abajo
intenta levantar la cabeza y la coloca hacia un lado. En reposo las manos están
cerradas. Los movimientos de los brazos poseen mayor amplitud que los de las
piernas. Mantiene el tono muscular durante más tiempo, de modo que cuando
lo levanta su tensión muscular es más estable.
2 a 3 Meses: Sostiene la cabeza con firmeza. Toma firmemente el sonajero y
lo sacude con movimientos bruscos involuntarios.
4 Meses: Boca abajo, levanta la cabeza y el tórax voluntariamente. Vuelve la
cabeza hacia quien lo llama. Observa sus manos y las pone frente a sus ojos.
En general, tiene las manos sueltas y abiertas, las tiende hacia el objeto que se
le ofrece. Le agrada estar en brazos o que lo sostengan sentado para poder
mirar el mundo circundante.
La maternidad. El vínculo materno filial

La madre:
En la relación progenitor-Infante un aspecto está vinculado con la madurez de
la madre, con el cuidado, con las cualidades y cambios de ésta para satisfacer
a las necesidades del niño.
Dichos cuidados suponen a una mujer que posee las condiciones psicológicas
especiales para hacer frente a la realidad de cuidar a su hijo, las cuales,
constituyen una construcción psíquica única e independiente. Dicha conjunción
fue llamada “Constelación maternal” y posee 4 etapas:
 El tema de la vida y del crecimiento: lo que está en juego es la capacidad de la
madre para mantener al bebé con vida. Este momento es amenazado con las
fantasías de fracaso en esta tarea vital.
 El tema de la relación primaria: se imbrincan la capacidad de la madre para
amar a su bebé, discriminar sus necesidades, sentirse amada por él. Rondan
los temores como el de ser insuficiente, deficitaria o vacía.
 El tema de la matriz de apoyo: dicha matriz está constituida por otras mujeres.
Este apoyo protege físicamente a la nueva madre, la retira de las exigencias
del mundo externo de modo que pueda dedicarse al bebé y es el sostén
psicológico y educativo para que la madre se sienta instruida.
 El tema de la reorganización de la identidad: la madre debe desplazar el centro
de su identidad desde el rol de hija al de madre. Esta reorganización pone en
juego la historia de sus identificaciones, como también las nuevas relaciones
con las figuras maternas de la matriz de apoyo.

La díada:
Desde la fecundación hasta los 3 años de vida se encuentra la díada madre-
hijo, que se caracteriza por fuertes lazos afectivos y cierta distancia y
aislamiento del medio. Esta relación tiene un desarrollo gradual de mutuo
crecimiento con sucesivas crisis o momentos de separación.
Con la crisis del parto y el nacimiento comienza la autonomía corporal del
bebé; se efectúa una fusión que entra en crisis con la angustia del octavo mes,
en la que reconoce a la madre como un todo independiente de él y es el
nacimiento psicológico del infante; éste proceso de separación concluye con la
aparición en escena del padre edípico.
Hablamos de madre, como la persona que se hace cargo del cuidado del bebé
posteriormente al nacimiento. El cuidado maternal es la continuación del íntimo
nexo de la vida intrauterina y por eso es deseable que la progenitora asuma y
cumpla con su rol materno.

Relación madre e hijo. Analogías biológicas: Simbiosis.

Se denomina simbiosis a la relación entre dos individuos de diferentes


especies. Estás asociaciones pueden clasificarse en:
 Mutualismo: asociación de individuos de diferentes especies que se favorecen
mutuamente en su desarrollo.
 Comensalismo: asociación entre dos organismos en la cual uno de ellos se
beneficia del otro, el cual no se beneficia, pero tampoco padece por la relación.
 Parasitismo: relación en la que un organismo que vive en el interior o en la
superficie de otro obtiene de este alimento, protección y otros beneficios. El
parásito vive a costa del huésped y lo perjudica.
Estos conceptos biológicos son utilizados para la caracterización de la relación
madre e hijo.

Distintas posturas que abordan e interpretan la diada madre e hijo.


 Rene Spitz, investigó en diversas instituciones a bebés durante los primeros
años de vida con madres ausentes físicamente y con sustitutos inadecuados o
prácticamente no existentes. Observó el daño sufrido por el bebé privado del
cuidado de su madre como así también la duración de dicha privación.
Los que padecían de depresión anaclitica (privación parcial) eran niños que
habían tenido un vínculo materno bueno y que, entre los 6 a 8 meses fueron
privados del mismo por un período ininterrumpido de aproximadamente 3
meses. Estos niños al mes de la privación se volvieron llorones, tendían a
aferrarse a los que los cuidaban; a los dos meses empezaron a gemir y dejaron
de lloriquear, perdieron peso y se lentificó su desarrollo; a los 3 meses se
negaron a tomar contacto con las personas, se quedaron postrados, sufrían de
insomnio y contrajeron enfermedades con facilidad.
El marasmo emocional (privación emocional total) se da en niños privados
durante los primeros meses de vida de la relación materna por periodos
mayores de 5 meses. En estos chicos hay una detención del desarrollo
psicológico y un empeoramiento progresivo con propensión a las
enfermedades infecciosas. Es así, que la tercera parte de la población infantil
con este padecimiento fallece.
Los bebés internados que observó Spitz fueron cuidados por varias personas
que no se hicieron cargo totalmente ellos, y no les brindaron una imagen y un
vínculo personal constante y cálido, ni recibieron contención afectiva. Los niños
con privación emocional total perciben el mundo como peligroso, persecutorio.
En la fase final el bebé rechaza todo alimento y tiene miedo al acercamiento de
las personas.
 John Bowlby considera que existe una pulsión de apego no ligada con la libido,
es decir, un impulso primario al apego con otros seres humanos propios de la
especie y no derivado de la pulsión sexual.
Basándose de las experiencias de Harlow con animales, sostiene que el
consuelo del contacto es una variable de importancia crítica pero que el
amamantamiento desempeña un papel menos significativo en la relación madre
e hijo. Para él, los bebés humanos responden con facilidad a los estímulos
sociales y se introducen con rapidez en la interacción con los otros. El apego a
esa persona aumenta cuando el niño experimenta la interacción con un adulto.
El comportamiento de apego se manifiesta en los dos primeros años de vida.
 Erik Erikson analiza los sentimientos básicos que surgen en la relación madre e
hijo. Ubica el fundamento de todo el desarrollo psicológico ulterior en la
adquisición de la confianza básica, que implica al mismo tiempo superar el
peligro que conlleva a la desconfianza y realizar la esperanza.
La madre estimula durante los primeros meses de vida la fe y la confianza del
niño. Desde los cuidados iníciales la educación del niño tiene una dimensión
moral. Si bien no se puede hablar, no deja de ser cierto que en los primeros
años de vida se asientan actitudes básicas, surgen sentimientos y se
establecen vínculos fundamentales.
 Melanie Klein sostiene que los primeros meses de vida transcurren con una
estructura específica en la relación de objeto y con el predominio de
determinadas fantasías, ansiedades y defensas ante ellas. Hay una escisión
entre el Yo que ama y el que odia.
El bebé vive en el mundo de las presencias, carece de la noción y experiencia
de ausencia. Trata de adueñarse del objeto bueno o ideal, de conservarlo e
identificarse con él. En el objeto malo, ha proyectado sus impulsos y fantasías
agresivas y lo siente como una amenaza.
Klein considera que en el bebé predominan experiencias buenas o malas,
dependiendo esto tanto de factores externos como internos. La experiencia de
satisfacción con el objeto bueno aumenta su deseo de poseerlo, protegerlo y
preservarlo pero también, le provoca el deseo de ser él mismo la fuente.
La autora señala que la posición depresiva se produce cuando el bebé
reconoce a su madre como objeto total, o sea, cuando percibe al otro como
persona. Aproximadamente entre los 6 a 8 meses el bebé ya no se relaciona
con los diversos objetos parciales o diferenciados de la madre. Comienza un
proceso de integración en el que las experiencias satisfactorias o frustrantes
son interpretadas como precedentes de la misma persona.

Capítulo 3- primera infancia: desde los 18 meses a los 3 años


Primera infancia:
El niño llamado deambulador a diferencia del bebe que dependía de los demás
para desplazarse, la maduración del cerebelo y la coordinación motora. Es
importante destacar que la definición de la lateralidad es decir la preferencia
por el uso de la mano derecha o izquierda se da entre los 2 y los 5 años . El
niño durante este periodo manifiesta placer al expulsar o retener sus
excrementos. La madre durante el inicio del establecimientos de los hábitos de
limpieza e higiene corporal propone pautas y normas de conductas enfatiza lo
permitido y lo prohibido, según el cumplimiento de estas valora premiando o
castigando las acciones del niño. La fantasía de manipular su materia fecal se
desplaza sucesivamente hacia el juego con el barro o arena ,plastilina, tareas
rudimentarias en cerámica, pintura con las manos y pinceles, desarrolla la
imaginación creadora y la productividad artística. En estos juegos de manejo de
líquidos expresa sus dificultades ,temores y placer propios de los actos de
retener , soltar y controlar su orina. La madre le revela al hijo su actitud hacia la
limpieza y la suciedad ,el orden y el desorden. El desarrollo en este periodo del
sistema muscular permite al niño un poder mucho mas grande sobre su
entorno gracias a su capacidad de alcanzar y asir objetos ,arrojar y empujar,
apropiarse y distanciarse. Empieza a ver el mundo como yo y tu ,mi y mío . Las
zonas corporales ligadas a los procesos de eliminación de desechos son el
escenario en el que se representa su lucha por la autonomía. Resumiendo ,el
niño con su desarrollo locomotor y con el progresivo control de sus esfínteres
experimenta un impulso a mostrar tanto su movilidad muscular como su propia
voluntad, que debe ser valorado y orientado por los padres para que no se
vuelva en contra de si mismo mediante dudas y sentimientos de vergüenza.
Realidad psíquica y realidad material:
Realidad real expresa lo que en verdad existe que no es ilusión. La inteligencia
racional orienta la conducta el orden ,la afectividad y las pulsiones
Winnicott la esfera transicional con sus objetos transicionales el mundo del
juego conforman un tercer mundo o tercera zona de experiencia Un bebe de 4
a 12 meses un determinado objeto en los momentos previos a dormir
Winnicot permite realizar la transición entre la relación oral con la
madre actividad imaginativa y las experiencias intensas en el arte la religión y
la creación científica
Mundo ilusorio el bebe no posee aun la capacidad de reconocer una buena
madre brinda protección al hijo interpreta y satisface sus necesidades esto
facilita la posibilidad de establecer las experiencias dicha
experiencia a través de un proceso de desilusión envuelto en fantasías para
evitar la frustración termina negando la realidad.
Desarrollo de la consciencia de realidad:
El lactante percibe el mundo, en donde forman junto con él una totalidad, una
identidad vivida. El desarrollo de la consciencia objetiva, su pone una
separación yo-mundo o sujeto-objeto, en un proceso gradual.
Durante el primer año de vida se despiertan tanto la consciencia del yo como
la del objeto, en relación con la madre mediante manipuleo del mundo
circundante objetivo.
Así, se experiencia la temprana vivencia del objeto, que, en el segundo año de
vida con la aparición del habla y las funciones de representación general, sufre
un ‘cambio cualitativo’. Al nombrar las cosas el niño logra también distinguir el
mundo objetivo de la esfera subjetiva. Pero recién a los 11 años alcana la plena
diferenciación objetiva entre nombre y cosa, dentro y fuera, pensamiento y
materia.
En el estudio de las ideas y creencias del niño, Piaget, describe 3 tipos de
tendencias intelectuales del pensamiento infantil, que se originan en el marco
de una indiferenciación yo-mundo y una visión egocéntrica. El niño discrimina
con claridad los hechos físicos de los psíquicos.
1- Realismo infantil: el niño identifica el pensamiento con el acto de hablar, pero
además, juzga al mismo como un hecho material y no como un proceso
psíquico
2- Animismo: el niño atribuye a los objetos y hechos físicos las propiedades de
los entes vivos; es decir, le atribuye cualidades vitales y psicológicas.
3- Artificialismo: tendencia a considerar que todos los objetos y fenómenos del
entorno infantil fueron generados por hombres con finalidades especificas. Él
piensa a los objetos y fenómenos físicos como productos de la creación
humana
O. Khroh, distingue 3 fases de maduración de la consciencia de realidad:
1- etapa de realismo fantástico o edad de cuento de hadas: culmina a los 5
años. El sujeto distingue estímulos procedentes del mundo exterior, de los
internos. La consciencia de la realidad en este periodo se centra en el mundo
interior poblada de ‘magia’. No rigen los principios lógicos de identidad y no-
contradicción. El niño percibe las cosas como sujetos personificados.
2- etapa del realismo ingenuo: Abarca desde 6 a los 10-11. El niño comienza a
prestar mayor atención a un mundo real ahora ampliado. Desarrolla su deseo
de haber y experimenta el mundo.
En este periodo va descubriendo no solo las cosas que pueblan el mundo
exterior sino también las leyes que la rigen. Predomina la prueba de realidad.
3- etapa del realismo crítico: comienza a parti de los 10-11. Mediante la
consciencia objetiva logra un distanciamiento con las cosas, y se incrementa su
posibilidad de juzgarlas críticamente. Esta etapa se caracteriza y tambien por
la ampliación de los interés concretos y la consciencia de lo problemático, en la
preocupación por cuestiones que presentan resonancia emocional para él.
Recién en la adolescencia se preguntan por los grandes temas del hombre, así
se abren a intereses objetivos que estén más allá de su individualidad.
El desarrollo de la función de representación. Función simbólica:
El niño deambulador pasa de un mundo de percepciones fugaces y reducido a
lo presente a tener representaciones que le van a permitir estabilizar y
objetivizar la imagen del mundo. La función de representación permite la
construcción de un mundo mental interior que resulta en su complejidad,
característico tan solo del hombre. Lo propio de la función simbólica es la
diferenciación de los significantes respecto del significado.
Según Piaget, alrededor de los 18 meses surge la función de representación.
En este periodo puede distinguir la representación.
Imitación
La imitación es la reproducción de una forma de comportamiento, un
movimiento o una acción percibida.
La necesidad de imitación es mayor cuando el objeto a imitar es mas
apetecible y agradable para el niño; por otra parte, el tipo de imitación
efectuada depende del nivel intelectual alcanzado. Una evolución progresiva
desde una imitación directa y refleja a una imitación inteligente y simbólica.
Este es el periodo del apogeo de la imitación, dado que es propio de esta etapa
la orientación espontanea hacia el mundo.
Según Henri Wallon y Jean Piaget la imitación juega un rol fundamental en el
desarrollo de las funciones de representación que irrumpen en esta edad.
Piaget define a la imitación como una acomodación, más o menos pura, a los
modelos exteriores, es decir, como el acto por el cual se reproduce un modelo.
La imitación, tiene un desarrollo que va desde una "etapa preimitativa" a la
"imitación directa", y desde ésta a la "imitación indirecta" previo pasaje por la
"imitación diferida".
En la "etapa preimitativa", el bebe asimila el llanto de otras personas a su
propio llanto.
La "imitación directa", se da desde el segundo estadio sensoriomotor de la
inteligencia y se incrementa a partir del cuarto estadio, cuando el niño es ya
capaz de adaptarse inteligentemente a nuevas situaciones. Piaget considera a
la imitación una prefiguración de la representación y ya en el periodo
sensoriomotor constituye una especie de representación en actos. El niño
interpreta la acción del modelo como si fuese una de sus propias acciones, se
limita a asimilarla a un esquema primario como si se tratara de una repetición
que el mismo acaba de hacer.
Posteriormente, comienza una etapa esencial de la imitación directa debido a
que conoce su rostro solamente por su tacto y no visualmente, reproduce
gestos del rostro sede otros como el abrir y cerrar los ojos. La imitación supone
una analogía que se establece entre el cuerpo propio y el ajeno, por lo tanto es
importante para el conocimiento de sí mismo, para el desarrollo del esquema
corporal y para la apertura al mundo social y simbólico. Los movimientos
relativos a la boca comienzan a imitarse a partir de los 10 meses. En este
periodo suele haber una variación llamativa, pues el niño imita movimientos
estructuralmente análogos a los del modelo, pero no idénticos.
Entre la imitación directa y la indirecta el niño transcurre por un periodo de
"imitación diferida", en el cual puede imitar en ausencia de ese objeto o
modelo, aunque carece aún de representaciones. El comienzo de la
representación se caracteriza por la demora en imitar al objeto percibido.
Piaget dice que al lograr la "imitación diferida" la representación en acto se
libera de las exigencias sensomotoras de copia directa, para alcanzar un nivel
intermedio en el que el acto, desprendido de su contexto o situación original, se
transforma en un significante diferenciado y en parte ya es representación-
pensamiento o representación interior.
La imitación indirecta se realiza en ausencia del objeto, por lo tanto supone la
interiorización de imágenes mentales que sirven de modelo para la acción
reproductiva.
Imágenes mentales y memoria:
El segundo año de vida es para Piaget el periodo del desarrollo de las
imágenes representativas y de la memoria de evocación.
Define a dichas imágenes mentales como productos integrantes del proceso de
acomodación imitativa, que son a la vez imitación sensoriomotora interiorizada
y esquemas de imitaciones representativas. Toda imagen es una imitación
interiorizada del objeto con el cual se relaciona. Se la puede diferenciar de las
imitaciones exteriores que son una copia directa del modelo por medio del
propio cuerpo o de los movimientos, o bien, son la proyección de los caracteres
imitados en una reproducción material.
Los autores psicoanalíticos sostienen, que el sujeto posee imágenes o
protoimagenes heredadas, mientras que otras se constituyen durante el
periodo intrauterino y los primeros meses de vida. Freud considera que el
neonato en ausencia del pecho materno, para atenuar su necesidad
alimentaria, alucina al mismo, recuerda las imágenes de su experiencia pasada
de satisfacción.
La memoria permite que las impresiones no se pierdan sino que permanezcan
y se pueda disponer de ellas. Contribuyen de este modo a la estabilidad de la
imagen del mundo resaltando la constancia de las cosas.
La importancia de la memoria radica en que las representaciones se vuelven
activas y las personas por tal motivo ya no viven sólo el momento.
El reconocimiento, supone la existencia previa de una imagen o de una
protoimagen con la que se compara al objeto percibido.
La "memoria de reconocimiento" es muy precoz en el hombre y además es una
función común no sólo en los animales superiores, sino incluso en los
invertebrados inferiores.
La "memoria de evocación", implica la capacidad de representación
característica del hombre y una clara separación entre la función perceptiva y la
función mnémica.
El dibujo infantil. Estadios de su desarrollo:
El dibujo y la pintura constituyen un proceso complejo en el cual el niño reúne
diversos elementos de su experiencia para formar un conjunto con un nuevo
significado.
Dibujar le permite al niño expresar su pensamiento en forma concreta, pero
mediatizada. La manera de representar gráficamente las cosas es un indicio de
las experiencias que ha tenido con ellas. El dibujo revela los rasgos de
personalidad, su conflictiva, el nivel de inteligencia; de ahí su importancia como
prueba psicométrica y proyectiva.
Según Piaget el dibujo, representa un esfuerzo del niño por acercarse e imitar
lo real.
Considera, al dibujo o imagen gráfica como un intermediario entre el juego y la
imagen mental, que se manifiesta entre los 2 y 2 años y medio.
En la representación del espacio gráfico Piaget distingue tres momentos: el de
las "relaciones topológicas elementales", el del "espacio euclídeo" y el del
"espacio proyectivo"
En el momento de las "relaciones topológicas elementales", el niño de 2 a 4
años ya considera las relaciones existentes entre los elementos de una figura
geométrica. Reconoce los objetos familiares y luego distingue las figuras
cerradas de las abiertas; pero aún no diferencia entre un circulo y un triangulo.
Comienza a dibujar las figuras geométricas, mediante curvas cerradas o
semicerradas sin rectas ni ángulos.
Las relaciones más elementales que el niño puede traducir del lenguaje táctil y
perceptivo visual a la representación grafica son las propiedades de "ser
cerradas" de estas figuras.
En el plano representativo gráfico prevalecen en este primer momento las
relaciones topológicas de "figura cerrada", "vecindad", "separación", entre
otras.
En el segundo momento de la representación del espacio gráfico a los 4 ó 5
años, se aproxima a la correcta representación del cuadrado.
Recién a los 7 u 8 años utiliza nociones elementales de perspectiva y a los 9 ó
10 años dibuja espontáneamente con perspectiva, pasando de este modo a un
"espacio proyectivo" o "tridimensional".
Los estadios del desarrollo infantil del dibujo que suponen no solamente la
función representativa, sino también, la estructuración del espacio:

I. Periodo Agráfico: Antes de los 18 meses e incluso hasta los 2 años, se


encuentra en los niños intentos espontáneos de dibujar.
II. Periodo Del Garabateo: Alrededor de los 2 años los niños comienzan a
garabatear con lápices, marcadores o tizas. Estos primeros dibujos son para
Piaget juegos de ejercicio carentes de toda intención representativa. Se
realizan por el placer funcional lúdico y, por el deseo de imitar a los padres o
hermanos cuando escriben o dibujan.
II. A) Garabateo Desordenado: Realiza trazos sin sentido. Utiliza distintos
métodos para sostener el lápiz o la tiza. En sus trazos participa el brazo entero
y no controla lo que dibuja mediante los movimientos de los dedos o la
muñeca; de modo que a menudo agujerea o daña la hoja de papel por la
impulsividad y el descontrol motor.
II. B) Garabateo Controlado: Aproximadamente a los 6 meses de iniciar el
garabateo descubre que existe un vinculo entre los trazos que realiza en el
papel y sus movimientos. Comienza el control visual de sus trazos, de los
movimientos manuales y con ellos se inicia un periodo de mayor entusiasmo
hacia la actividad figurativa.
II. C) Garabato Con Nombre: Alrededor de los 3 años y medio9 el niño da
nombres a sus "garabatos".
Desde el punto de vista de Lowenfeld el niño ha logrado así pasar del
pensamiento kinestésico, propio del garabateo desordenado y del controlado,
al pensamiento imaginativo.
Empieza a dibujar con una intención aunque sigue disfrutando del movimiento
físico, no tiene una idea acabada del aspecto que tendrá su dibujo una vez
finalizado.
En el periodo del garabateo los colores desempeñan un papel secundario.
III. Periodo Preesquemático: Empieza el periodo de reproducción consciente
de las formas percibidas, predomina aquí la intención realista, constituye el
intento de dibujar las cosas tal cual son, sin agregados imaginarios.
Para algunos autores los niños comienzan a dibujar lo que conocen, lo que
saben de una cosa o persona, antes de plasmarla gráficamente, como una
copia fiel. Para Lowenfeld, el niño dibuja menos rasgos de los que conoce y se
siente satisfecho con su producto representativo, aunque no se aproxime a su
forma natural.
IV. Periodo Esquemático: Lowenfeld denomina "esquema" al concepto al que
han llegado un niño respecto de un objeto; éste representa su conocimiento
activo del objeto.
En este periodo al que Luquet llama del "realismo intelectual" el niño dibuja
teniendo en cuenta las características esenciales de los objetos, sin
preocuparse de la perspectiva visual de los mismos. Que le preocupa adecuar
su dibujo al concepto, de tal modo que cuando quiere dibujar un hombre
representa una persona de perfil a la que le agrega una segunda oreja y un
segundo brazo u ojo.
El niño suele utilizar la modalidad de "rayos X", desde la cual dibuja
simultáneamente el interior y el exterior de un edificio o de un ambiente cerrado
para mostrar aspectos, que no serian posibles de percibirse visualmente al
mismo tiempo.
El principal descubrimiento durante esta etapa es la existencia de un orden en
las relaciones espaciales; por lo tanto piensa en el árbol, la casa y la persona
que va a dibujar relacionándolos entre sí.
V. Periodo Del Realismo Visual: El dibujo ya se sujeta a lo que es visible
desde una determinada perspectiva y tiene en cuenta un plan global, que
contempla ciertas proporciones métricas.
El niño ya no se preocupa por esta expresión generalizada del hombre pues se
interesa en las características individuales. Adquiere preocupación por los
detalles.
El juego, el simbolismo y la realidad:
Otto Engelmayer considera a los juegos de rol, ilusión o ficción como propios
de este periodo.
El niño se compenetra con alguno de los roles del adulto o de un animalito,
identificándose por imitación con el modelo.
En estos juegos el niño interpreta a los personajes con extraordinaria
intensidad, a veces con una completa identificación y olvido de sí mismo. En
ellos la ficción y la realidad se confunden. Engelmayer señala que algunos
niños muy imaginativos emergen del juego como de un profundo ensueño.
Para Piaget, el juego simbólico encuentra su apogeo entre los 2 y los 5 ó 6
años de edad en el juego simbólico el niño puede construir con libertad y
espontaneidad simbolo9s, con los cuales expresa todo lo que no puede
manifestar de su experiencia vivida por medio del lenguaje verbal.
La imitación es un esfuerzo de hiperadaptacion, es acomodación, es
reproducción, es una mera copia. El juego, es asimilación pura, es una
relajación del esfuerzo adaptativo en la que el niño se permite realizar
actividades por el mero placer de dominarlas.
En los juegos simbólicos se manifi8esta tanto el esfuerzo imitativo de los real
como la asimilación lúdica de los real a la fantasía subjetiva. El juego simbólico,
como ámbito en el que se expresan sus conflictos inconscientes, fue estudiado
por los autores psicoanalíticos.
El niño y el lenguaje hablado:
En este periodo de la primera infancia o niñez temprana cuando el sujeto9
puede acceder al lenguaje hablado, que surge esta función porque ha logrado
los niveles de desarrollo necesarios de su capacidad de representación, de
inteligencia y del aparato de fonación.
En un primer núcleo temático trataremos el lenguaje animal que tiene puntos
de contacto con el lenguaje infantil.
En un segundo momento analizaremos las fases del desarrollo lingüístico. por
último, nos referimos a la aparición de la inteligencia preoperatoria que elabora
en un primer momento preconceptos y posteriormente conceptos universales y
abstractos que se pueden expresar ambos a través de la palabra.
Conocimiento, inteligencia y lenguaje en niños, adultos y animales:
La psicología evolutiva no puede ignorar las preguntas: ¿Cuáles son las
características diferenciadoras del hombre respecto del animal? Y ¿hay
diferencia entre el comportamiento inteligente de los niños y los animales
superiores?, algunos autores como consecuencia del pensamiento
evolucionista darwiniano sostienen que la ontogénesis que es el desarrollo del
individuo de una especie reproduce la filogénesis que es el origen y desarrollo
de las especies, por lo tanto van a afirmar que hay semejanza entre el
psiquismo del niño, del hombre, de los animales superiores y de los enfermos
mentales así estos últimos regresarían al comportamiento del periodo evolutivo
del pasado individual y de las especies este pensamiento deviene de la idea
darwiniana de continuidad entre el hombre y las especies animales que va a
suponer que el desarrollo humano se asemeje al desarrollo animal.
La postura antropológica-filosófica sostiene que el hombre y los animales
tienen una diferencia que se basa en dos argumentaciones fundamentales: la
primera que el hombre posee razón y los animales carecen de esta y la
segunda que el hombre accede al lenguaje simbólico a diferencia de los
animales que no los tienen.

El proceso del desarrollo del lenguaje:


Consideramos primero la problemática del desarrollo del lenguaje y las etapas
de su adquisición, para luego analizar los diferentes enfoques acerca del papel
de la herencia y el medio en el proceso de dicho proceso. La doctora Emilia
Ferreiro brinda una idea de la complejidad del aprendizaje de la lengua y de los
problemas que debe afrontar la psicología evolutiva al elaborar una teoría
explicativa de este, esta va a proponer el siguiente listado de lo que el niño
adquiere cuando se apropia del lenguaje de su comunidad:

 Aprende a recortar y distinguir el conjunto de fonemas que son pertinentes a la


lengua comunitaria del flujo continuo de sonidos emitidos por los adultos.
 Aprende que solamente algunas combinaciones de esos sonidos particulares
tienen significación, nosotros las definimos como palabras o morfemas,
 Aprende a combinar entre si estas palabras para formar oraciones pero
también aprende que no todas las combinaciones son correctas.
 Aprende el significado de una oración no es equivalente a la suma lineal de los
significados de las palabras que lo componen
 Aprende a utilizar y comprender las oraciones según el contexto extralingüístico
 Aprende a producir y escuchar oraciones que antes no las escucho
El niño a los 3 años comienza a usar habitualmente la palabra yo en primera
persona del singular, esto es de gran importancia como factor de discriminación
respecto del mundo y de la construcción de su propia identidad.

Constitución y desarrollo del lenguaje desde la perspectiva


psicoanalítica:
Para el psicoanálisis el aprender a hablar no depende solamente de un proceso
madurativo, el niño nace en un mundo de palabras, la madre le habla al bebe y
habla con los demás en presencia de él, por esta razón la madre va a descubrir
el sentido oculto en un llamado o en un pedido, como por ejemplo frente a un
llanto, los gritos y las descargas emocionales. Por lo tanto los trastornos y
vicisitudes en las relaciones del yo con los objetos se reflejan para el
psicoanálisis en trastornos y dificultades para formar símbolos, la correcta
diferenciación entre el yo y el mundo permiten una buena diferenciación entre
el símbolo y el objeto simbolizado.
w.bion sostiene que el déficit de simbolización está ligado siempre a las
dificultades para enfrentar y controlar las pulsiones agresivas tempranas, de
modo que la capacidad de simbolizar y desarrollar el pensamiento depende de:
 La tolerancia ante la percepción de una frustración por ejemplo por ausencia
del pecho materno
 La posibilidad de reprimir en lugar de identificarse proyectiva y masivamente.

Concluyendo, la buena relación con la madre posibilita la construcción de la


matriz emocional necesaria tanto para el desarrollo del pensamiento y del
símbolo, como el continente para depositar los productos de la actividad
cognoscitiva. La dificultad para tolerar la ausencia, es decir, la separación de la
madre, conlleva a trastornos en la formación de los símbolos justamente
porque estos suponen la ausencia o la falta de algo para representar aquello a
lo que aluden. El concepto de ausencia o de poder pensar en la ausencia de
algo posibilita la capacidad de simbolizar
El niño antes de los 6 o 8 meses ese es el momento donde se separa de su
mama y vive un mundo atado a sus percepciones de ser otro separado de su
mama y por ultimo lacan afirma que la palabra es a la vez presencia y ausencia
de la cosa que designa por medio de las funciones de representación y del
lenguaje en particular se logra la autonomía sobre lo vivido como la capacidad
de reflexión, toma de conciencia del mundo y de las impresiones sensibles.

Palabras y conceptos. Pensamiento y lenguaje:


El pensamiento está estrechamente ligado a la función significativa o simbólica
qué posibilita la sustitución de un hecho u objeto por una imagen, un símbolo o
una palabra. La función simbólica posibilita representaciones u objetos
mentales y por lo tanto genera la construcción de un mundo interior
característico del hombre.
Si bien el pensamiento humano es un pensamiento conceptual, el niño en sus
primeros años desarrolla un pensamiento pre lógico y pre conceptual.
El niño pequeño elabora preconceptos que son representaciones más ligadas a
lo individual que a lo general, no domina todavía las nociones y las diferencias
de cantidad.
El lenguaje nos posibilita el desarrollo pleno del pensamiento. Sin embargo, los
procesos constitutivos y elementales de este último se observan previamente al
surgimiento del lenguaje infantil.
Piaget siempre consideró al lenguaje como una condición necesaria para la
culminación de las estructuras lógicas, pero no una condición suficiente para su
formación.
Para él, en los niveles sensorio motrices que preceden al lenguaje se elaboran
un sistema de esquemas, que prefiguran ciertos aspectos de las estructuras de
clases y relaciones. Entre los 4 y 12 meses, durante el estadio senso-motor, el
niño distingue medios o instrumentos de fines. Entre los 6 y los 18 meses se
elabora la noción elemental de conservación del objeto que se denomina
“esquema del objeto permanente”. A los 10 o 12 meses el niño oculta
espontáneamente su juguetes para luego buscarlos, se observa el
descubrimiento de las operaciones reversibles a nivel práctico. De esto
concluye que las operaciones son el resultado de la interiorización de acciones
y de las combinaciones de estas.
Piaget considera que la formación del pensamiento en tanto representación
conceptual es correlativa con la adquisición del lenguaje, siendo ambos
solidarios en un proceso más general, que es la constitución de la función
simbólica o semiótica.

Inteligencia preoperatoria:
A partir del segundo año de vida mediante el pensamiento y el lenguaje, el niño
intenta conocer la totalidad del universo, incluyendo lo no visible. Surge así la
inteligencia preconceptual, que se caracteriza por los preconceptos y por la
transducción o razonamiento preconceptual.
Los preconceptos son las nociones que el niño liga a los primeros signos
verbales cuyo uso adquiere. Son esquemas representativos que permanecen a
mitad de camino entre lo individual y lo general, pero aún no son conceptos
lógicos.
El preconcepto se caracteriza también por una asimilación incompleta,
centrada sobre el “ejemplar tipo”. Así, el preconcepto consiste en asimilar el
concepto dado o percibido a objetos evocados por la representación, pero no
reunidos en clases o relaciones generales, sino significados por imágenes
familiares de objetos que le son más habituales y por designaciones verbales
semi individuales.
Se llama razonamiento transductivo al que vincula preconceptos y no procede
por deducción sino por analogías inmediatas. Muestra que el niño está ligado a
lo individual concreto y así compara directamente lo singular con lo singular.
A los 4 años con la inteligencia intuitiva comienza una coordinación gradual de
las relaciones representativas, una conceptuación creciente, logrando así
pensar lo percibido aunque permanezca aún condicionado por la presencia del
objeto. Este pensamiento intuitivo es un primer paso en la dirección de una
coordinación y da la descentración.
Fase preconceptual y fase del pensamiento intuitivo:
La capacidad de representación, en particular el desarrollo del lenguaje
incrementa el alcance y la velocidad del pensamiento.
En este periodo el niño busca ya dar razones de sus creencias y acciones y
comienza a pensar en términos de relación. Capta al mundo bajo la noción de
causalidad impregnada de la inmediatez perceptiva.
La yuxtaposición es un encadenamiento de explicaciones, opiniones o juicios
sin relaciones lógicas entre sí. El sincretismo por el contrario, consiste en que
el niño une lo que no está relacionado en la realidad material, es un exceso al
pretender vincular todo con todo. Es el resultado de una tendencia espontánea
a captar las cosas por medio de un acto global perceptivo.
El pensamiento intuitivo propio del niño de 4 a 6 años se caracteriza por imitar
de cerca los datos perceptivos centrándolos en su propia perspectiva. En la
intuición simple o inmediata el sujeto evoca por medio de la imagen una figura
estática, que imita la que proporciona la percepción.
El niño se centra en un aspecto de la situación descuidando los demás. No se
fuerza por mantenerse en una opinión olvida puntos de vista ante sostenidos y
existe así una falta de dirección en el pensamiento.
El razonamiento intuitivo es una forma casi simbólica de pensamiento que
controla los juicios por medio de regulaciones intuitivas. Este surge en un
período pre lógico en el que se suple la lógica por el mecanismo de la intuición.
La intuición primaria interioriza percepciones o movimientos bajo la forma de
experiencias mentales que son poco móviles y poco reversibles.
Posteriormente con la intuición articulada, la representación incide ya sobre las
transformaciones elementales y va más allá del dato perceptivo. La intuición
articulada supone una anticipación de las consecuencias de la acción y una
reconstitución de los estados anteriores, y por consiguiente posee un equilibrio
más estable y móvil.

Capítulo 4 –segunda infancia desde los 3 a los 6 años


1. Introducción:
Este periodo, esta pequeña pubertad es denominada por los psicólogos
evolutivos de modo diverso, según el aspecto que acentúen o los logros que se
consideran relevantes: segunda infancia, etapa fálica-edipica, del pequeño
explorador del mundo al descubrimiento de la realidad exterior, personalista, de
la inteligencia preoperatoria al pensamiento intuitivo y preescolar a todo esto
Erikson propone una nueva denominación “etapa locomotriz-genital”.
2. De la diada madre-hija a la situación triangular:
El único objeto con quien él bebe se relaciona desde la gestación y aun
después de su nacimiento y por un cierto tiempo es con la madre o quien
desempeñe su función materna para satisfacer sus necesidades.
Cuando la mirada de la madre gira desde él bebe así el hombre, el padre, la
línea madre-hijo adquiere la solides de la figura triangular

2.1- Del narcicismo a la situación triangular:


Para comprender la situación triangula edipica previamente debemos
comprender el vínculo narcisista madre-hijo.
¿A qué se designa narcicismo?, se designa narcisismo al amor de la persona
por sí misma, se toma así como objeto de amor colocando la libido.
Implica una catectizacion libidinal del Yo y un desapego frente al mundo
exterior y La evolución del YO consiste en el alejamiento del narcisismo
primario y una recuperación parcial de este Atraves del IDEAL del yo, sustituto
de lo narcicismo perdido de la infancia.
Es importante distinguir narcisismo de egoísmo y de egocentrismo, el sujeto
egoísta atiende a los intereses personales sin preocuparse si su acciones y
decisiones afectan o no a otros y quiere apoderarse de los objetos más allá de
lo necesario para vivir, el sujeto egocéntrico desde la perspectiva de la
psicología evolutiva está relacionado con la temática de la conservación del
individuo con su afirmación con el tener para si una lógica tensión entre el “ser
para sí” y el “ser para otro”, entre el amor de sí mismo y el amor al prójimo.
Como señalamos anteriormente existe una relación total de completitud entre la
madre que satisface las demandas del hijo y el niño que desea serlo todo para
su madre por lo tanto el vínculo narcisista implica una relación de dos personas
en la que “otro” es fantaseado como el que satisface todos los deseos y el niño
en este periodo narcisista va sintetizando en una unidad de sus pulsiones
sexuales parciales que estaban entregados a actividades autoeroticos
localizadas para tomarse ahora a sí mismo como objeto de amor antes de
pasar a la elección objetal de una persona como tal es decir como distinta de
él.
Antes de instalarse en la situación triangular el niño atraviesa un periodo de
autoerotismo en el que obtiene goces localizados en diversas partes corporales
y el narcisismo así supone una relación pero el otro no es otro sino que es
simplemente un espejo, es decir alguien que lo refleja y el yo catectiza la
imagen de si mismo expresada a través de la mirada y las palabras de la
madre, por lo tanto paradojalmente en el amor a si mismo se ama a la imagen
de otro. La madre como tal se desdibuja o se borra.
Esta fase en que la actitud complementaria de la madre permite la satisfacción
de casi la totalidad de las necesidades del bebe, también se la designa como
“periodo de omnipotencia” o del “sentimiento oceánico o fusional” y en tal
circunstancia madre e hijo constituyen una unidad.

2.2. El mito de narciso


En la mitología griega, Narciso era un joven de una apariencia hermosa y
llamativa. Las doncellas se enamoraban de él, pero éste las rechazaba. Entre
las jóvenes heridas por su amor estaba la ninfa Eco, quien había disgustado a
Hera y por ello ésta la había condenado a repetir las últimas palabras de
aquello que se le dijera. Por tanto, era incapaz de hablarle a Narciso por su
amor, pero un día, cuando él estaba caminando por el bosque, acabó
apartándose de sus compañeros. Cuando él preguntó ¿Hay alguien aquí?, Eco
respondió: Aquí, aquí. Incapaz de verla oculta entre los árboles, Narciso le
gritó: ¡Ven! Después de responder Eco salió de entre los árboles con los brazos
abiertos. Narciso cruelmente se negó a aceptar su amor, por lo que la ninfa,
desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su
voz. Para castigar a Narciso por su engreimiento, Némesis, la diosa de la
venganza, hizo que se enamorara de su propia imagen reflejada en una fuente.
En una contemplación absorta, incapaz de separarse de su imagen, acabó
arrojándose a las aguas. En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una
hermosa flor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso.
2.3. Irrupción de la sexualidad genital en la infancia:
El psicoanálisis considera que existe una fase del desarrollo psicosexual
caracterizado por la organización de las pulsiones parciales , oral y anal bajo la
primancia de la zona genital, este periodo comporta dos tiempos separados por
el periodo de latencia: la fase fálica u organización genital infantil en la cual el
niño y la niña reconocen un solo genital el masculino o femenino y la segunda
fase corresponde a la organización genital propiamente dicha que se instaura
en la pubertad y a partir de los 3 años el niño comienza a descubrir las
diferencias anatómicas entre el hombre y la mujer de igual manera como
posteriormente lo hará con su genitalidad y consecuentemente dichas
novedades suscitan la curiosidad acerca del por qué y del para que de las
diferencias sexuales y es donde aparecen las preguntas del niño de cómo llega
y va a jugar con los otros chicos para descubrirse su sexualidad y la
exploración corporal.

3. La situación triangular: discriminación del yo:


En este marco el complejo de Edipo representaría un nuevo intento del niño
para restaurar el equilibrio fusional con la madre, en esta ocasión acompañado
de nuevas fantasías sexuales y al tercer año de vida emergen las pulsiones
sexuales de carácter genital y el niño erotiza el vínculo con su madre. La madre
que es el primer objeto de amor y es también el primer objeto sobre el que se
concentra el deseo sexual humano, por lo tanto este último es en primera
instancia de naturaleza incestuosa y la presencia del padre es un límite a la
fantasía de fusión entre la madre y el hijo marca asi la diferencia entre el hijo y
su madre, entre el hombre y la mujer y entre el niño y los demás.

3.1. Sigmund Freud y la tragedia de Edipo:


Sigmund Freud encontró una analogía entre la historia de toda persona, en
particular lo que se acaece entre los 3 a 6 años y la historia de Edipo relatada
en las tragedias de Sófocles como Edipo rey, Edipo en colona y Antígona, este
mito griego es la manifestación de una fantasía originaria que revive en la vida
individual. El tiempo transcurre y en su adultez Edipo consulta al mismo
oráculo quien le predice que asesinara a su padre y se casara con su madre y
debido a este presagio Edipo se aleja de corinto pues de esta manera cree que
evitara el incesto con su madre merope y también aludirá matar a su amado
padre polibo y es preciso señalar que Edipo consideraba a estos como sus
padres.

3.2. El Edipo en el varón:


Hacia los 3 años el varón modifica las relaciones con su padre siendo el objeto
de amor su madre ,momento que se acrecientan sus pulsiones sexuales
genitales .Frente a la madre adopta actitud protectora ,muestra celos a su
padre y hermanos La niña debe abandonar a su madre para luego erotizar el
vínculo con el padre, presencia o ausencia del falo, vive su fantasía como
castrada incompleta Posteriormente para que la niña se vuelva mujer es
importante que el clítoris ceda sensibilidad a la vagina. El triángulo femenino
edipico esta recorrido por la experiencia de fustracion.El varón teme la
castración como una amenaza paterna provocando angustia intensa .El varón
sepulta su fantasía incestuosa para mí.
Lo masculino se caracteriza por:
 Brindar protección y seguridad frente a los peligros externos .
 El predominio de una actitud racional analítica ,abstracta y una preocupación
por las temáticas universales
 La apertura e intensa relación con el mundo exterior
 La robustez del sistema óseo y muscular estriado que confiere mayor
capacidad de resistencia y de dominio frente al mundo circundante.
 Considerar que solo proyectándose hacia afuera puede crear
 Su estabilidad afectiva.

Lo femenino se caracteriza por:


 -posee una relación más íntima y originaria que el hombre con lo vital
 Una gran receptividad para comprender las situaciones
 Poseer interés y cuidado por la preservación, prolongación y defensa de la
vida.
 Concebir la creación como algo interior
 Una predisposición a permanecer dentro del circulo espacial de las conexiones
próximas
 Una efectividad cíclica, caracterizada por el predominio de lo emotivo y de lo
espontaneo
 El predominio de una actitud receptiva, que consiste en admitir dentro d si lo
que lees dado y hacerse cargo de esto que recibe
 La capacidad para tolerar las dolencias psíquicas y corporales.
Jung comenta que “cada hombre lleva una mujer dentro de sí” que se oculta
para sí y para los demás. Llama ‘anima’ al elemento femenino del inconsciente
masculino y ‘animus’ al elemento masculino del inconsciente femenino
El ánima se experimenta a través de sentimientos de estados de humor,
captación de lo irracional, el amor personal. Representa a la mujer interior que
transmite los mensajes vitales del sí mismo.
En su manifestación individual el ánima de un hombre se adopta la forma de la
madre; si la influencia ha sido negativa, se expresara a través a la irritabilidad,
de inseguridad y susceptibilidad, tergiversa la realidad. Pero si la influencia fue
positiva, lo guiara para encontrar un cónyuge adecuada, como así también
descubrir sus contenidos inconscientes y le abrirá el camino hacia lomas
profundo de sí mismo.
El animus está influido por el padre de toda mujer. Si negativo aparece como
un demonio de la muerte, personificando las reflexiones frias, calculadoras y
destrucitvas. Se expresara en actitudes de pasividad, paralización de los
sentimientos, sensación de nulidad, descuido. Si fue positivo, puede construir
un puente hacia el sí mismo mediante la actividad creadora. Tiene un poder
personificaste en una mujer con espíritu emprendedor y de alta profundidad
espiritual.
4. Identidad y mecanismos de identidad
Periodo entre los 3 y 5 años es clave para el desarrollo de la identidad,
especialmente la sexual. Desde el punto de vista psicológico es un proceso de
construcción, es la adquirió de algo nuevo, pero es un cambiar en el cual
permanece algo de lo que ya era. Implica un ir coincidiendo consigo mism0o;
solos posteriormente la identidad apunta a distinguirse de otros.
La identidad se va desplegando, implica un proceso de formación. Como
presencia implica un ir presentándome a los otros ya mí mismo
simultáneamente. El otro permite por una parte reconocernos, como un espejo
que posibilidad reconocerme, el descubrirme a mis mismo a través de lo que él
ve en mí.
Para el psicoanálisis la identidad es un proceso por el cual nos formamos como
distintos entre aquellos que nos asemejamos.SE logra a través de las
identificaciones, tomando cualidades de otro que se convierten en modelo de
identificación. Teniendo en cuenta que cada sujeto hoy es de algún modo
producto de un devenir histórico que se fue constituyendo a través de
sucesivas generaciones. La identidad personal es el resultado de la
combinatoria, cualidades del padre y de la madre. Logrando una integración,
que lo convierte en un ser único
Los mecanismos intervinientes, desde el psicoanálisis, tienen cuenta la
identificación proyectiva e introyectiva. La proyección es un mecanismo del yo,
por el cual, el sujeto atribuye a un objeto externo sus propias pulsiones y
fantasías inconscientes, el cual distorsiona nuestra imagen de lo real porque
atribuye a los objetos cualidades que no le son propias, pero permite al yo
defenderse y mantener su vinculación con el exterior. La introyección, por otro
lado, es la incorporación o asimilación de partes o de la totalidad d objetos
externos. Permite el crecimiento del Yo. El mundo interno se va conformando
con las sucesivas introyecciones. Pero ninguno modifica la identidad, se da una
identificación solo cuando se modifica la identidad del sujeto. En la
identificación introyectiva el ‘otro’ queda incorporado a la propia identidad. El
sujeto se identifica con cualidades. En la introyección patológica se pierde la
distancia y la discriminación del objeto incorporado a la identidad, el ‘otro’ nos
inunda. En la identificación proyectiva normal el sujeto desplaza parte de su
identidad en los objetos sin confundirse con el ‘otro’. Pero en la patológica, el
sujeto se confunde con el otro, vive en el otro dejando de ser él.
5. Paternidad:
El padre ya no es más una "segunda madre", el "otro" que ayuda a ésta en la
crianza pero al cual no se le atribuye un rol especifico. La relación madre-hijo
sigue siendo un vínculo fundamental, durante estos años deja su primado para
ser otro más entre los lazos existentes en el grupo familiar. El padre,
representa la apertura a la sociedad y la autoridad familiar. El término "padre"
nombra al hombre en relación a una familia o descendencia que proviene toda
de él. Es el padre, o quien ejerza en la familia ese rol, quien incita al hijo a
socializarse y es él que instaura la ley. El padre en tanto "autor" posee
autoridad, entendida ésta como cierta aptitud, dominio o capacidad para
influenciar o tener predicamento en el seno familiar. La autoridad del padre no
se funda en una supuesta superioridad del varón, sino que es esencialmente
un servicio; éste se distingue del ejercicio del poder o del dominio sobre los
subordinados. La autoridad paterna se ejerce mediante la entrega, proveyendo
lo necesario para el desarrollo pleno de la familia, esta actitud implica un dejar
de lado su narcicismo, su egoísmo y sus caprichos. La autoridad en la familia
es una acción conjunta y una responsabilidad del padre y de la madre. La crisis
de la autoridad paterna encubre una crisis de amor conyugal, en la cual los
problemas de quien manda, quien decide, que órdenes cumplen los hijos se
incrementan a raíz de las dificultades entre los adultos.
Los hijos ocupan una situación subordinada en el grupo familiar. En los
primeros años de vida es cuando más se pone de manifiesto cómo la vida de
los hijos es ordenada y regulada por los padres.
Esta subordinación de los hijos respecto de los padres tiene el sentido de
servirlos, de cuidarlos, de orientarlos, de prevenirlos ante los peligros tanto del
mundo externo como de los que surgen de su mundo interior.
El rol del padre es fundamental en la progresiva delegación de
responsabilidades, de derechos y deberes del hijo; juega un papel de sostén y
de reaseguro frente al "degaste" de la autoridad de la madre respecto de sus
hijos.
La función paterna se caracteriza, por ser más lejana, más desligada de lo
corporal y de las necesidades fisiológicas del hijo a diferencia de la cercanía de
la materna, quien lo tuvo en sus entrañas y lo amamantó de recién nacido.
La familia es interpretada, como una sociedad que impone restricciones
innecesarias y penosas, consecuentemente no pueden advertir la actitud, en
general, de servicio de los padres para el logro del crecimiento armónico de los
hijos.
Los hijos no solo reclaman su autonomía ante el padre, sino que también
necesitan y solicitan de múltiples formas, manifiestas o encubiertas, su
protección. Los padres delegan progresivamente la autonomía en los hijos, los
padres, cuando van permitiendo que el hijo obre con mayor autonomía, libertad
y responsabilidad, según su edad y sus capacidades, se convierten también en
el punto de apoyo de los sentimientos de seguridad; pero por otro lado, la
existencia y el desarrollo del hijo afianza en ellos sus sentimientos de certeza
en la continuidad a través del tiempo y mas allá de la muerte. A lo largo de la
vida padres e hijos se vivencia en un proceso dialectico, entre la mutua
necesidad para ser lo que cada uno es, para ocupar el rol que les es asignado
en esa familia; o entre la autonomía que se adquiere y la madurez conquistada.
Los sentimientos posesivos conducen al abuso de la autoridad, a excesos
paternales que desconocen que el hijo no es patrimonio de los padres, sino que
después de instaurarlos en ese lugar necesita caminar solo, con las
identificaciones y los modelos internalizados, para volver a ver a los padres
desde un lugar más maduro.

6. Fraternidad:
La posición de un hijo en el orden de nacimiento es experimentada de formas
diversas según el tipo de estructura familiar, de la valoración del hijo
primogénito, de los hijos en general, o del sexo de los mismos. Los estudios de
clark-stewart señalan que cuanto más cercanas sean las edades entre los
hermanos, mayor influencia mutua habrá entre ellos. Las diferencias de edad
de 2 a 4 años son las más "estimulantes" pero también las más "estresantes".
La presencia del hermano posibilita el acceso a juegos que requieren por lo
menos dos integrantes; por otro lado, es un rival en el amor de los padres, en
muchos casos es el "otro" con el que de "debe" compartir el dormitorio, los
juguetes, o "heredar" la ropa del mayor.
La fraternidad es la relación entre hermanos, que alude a los sujetos que tienen
en común el padre y la madre, en un sentido figurado el término "fraternidad"
alude a las personas que están unidas efectivamente por algo, o a las que
constituyen una comunidad para fines espirituales. El crecimiento simultáneo
de los hermanos en una misma familia posibilita un sólido vinculo entre los
miembros de la fratía.
Los hermanos obran, como el padre, como un tercero que refuerza la
separación de ellos y la madre.
El hermano despierta con diversa intensidad la envidia, la rivalidad y el odio.
Envidia, celos, rivalidad, agresión y odio necesariamente emergen entre ellos y
depende en cierta medida de los padres el alcance de los mismos y el modo de
expresarlos. Es conveniente proponer ciertos límites a la hostilidad entre
hermanos y propender a la complementación del compartir entre los mismos.
La rivalidad y los celos son más intensos con el hermano cuya edad se
aproxima más a la del sujeto y la frustración experimentada es mayor cuanto
menor sea la diferencia de edad entre los hermanos.
El sentimiento de envidia es un sentimiento primitivo o temprano. La envidia es
un sentimiento que surge entre dos personas a diferencia de los celos que
pone en juego a tres, de ahí que son propios de la etapa triangular.
La idea de fraternidad como amor entre los hermanos, no es suficientemente
valorada por la sociedad contemporánea, en particular en los países y regiones
más desarrolladas. En primer lugar, el modelo imperante de familia nuclear
compuesta por la pareja conyugal y uno o a lo sumo dos hijos, imposibilita o
tiende a limitar la unión fraterna. Se enfatiza el mejoramiento de la relacion
paterno-filial proponiendo la horizontalidad de estos vínculos, equiparándolos a
vínculos de amistad o fraternidad.
No se promueve la amistad entre hermanos y por el contrario se afirma con
frecuencia la inevitable rivalidad entre los mismos.

7. La edad de los juegos:


El niño durante la segunda infancia pasa la mayor parte de su tiempo jugando.
El juego es su mundo, es el modo de descubrirlo y de descubrirse. El desarrollo
intelectual, afectivo y de la personalidad en general, está íntimamente
imbricado con la actividad lúdica.
El juego es el lenguaje por excelencia del niño, tanto que éste es al niño lo que
la palabra al adulto.
El psicoanálisis considera que el niño en el juego se identifica proyectivamente
con sus juguetes y así va revelando la historia de sus fantasías inconscientes.
Para Freud el niño guiado por la compulsión a la repetición, repite en el juego
tanto las situaciones placenteras como las situaci8ones traumáticas o
dolorosas a los fines de asimilarlas, de elaborarlas.
En el juego se identifica con los personajes, de modo que éstos pasan a ser
máscaras dentro de las cuales puede realizar activamente en la fantasía lo que
vivió pasivamente como sufrimiento en la realidad exterior.
En el juego proyecta sus conflictos a través de conductas tanto creativas como
estereotipadas. La inhibición en los juegos, su baja creatividad o su ausencia
son indicadores de conflictos emocionales.
Winnicott dice que el niño cuando juega habita en una región o zona intermedia
de experiencia que no es una realidad psíquica interna, pero tampoco es el
mundo externo aunque está fuera de él. Es la región de la ensoñación en la
que permanece despierto, en la que elige fragmentos de la realidad exterior
para fantasear.
Soifer señala que el juego estimula las fantasías, la imaginación, pero además
permite conocer la realidad exterior y adentrarse en el mundo de los adultos.
El juego favorece en esta etapa el desprendimiento respecto de la madre para
orientarlo hacia el mundo exterior, la conexión con otras personas y objetos y el
incremento de su confianza en sí mismo al permitirle evaluar sus destrezas.
El jugar es un modo de acercamiento a lo real que permanece a lo largo de la
vida.
El juego es, un hacer en el plano del "como si" que permite experimentar pero
sin correr el riesgo de actuar y posteriormente asumir las consecuencias
definitivas y responsables de dicho accionar, pudiendo evaluar y evaluarse con
menor presión externa y también interior.
A los 3 años todavía predominan los "juegos solitarios" y los llamados "juegos
en paralelo", en los que un niño juega al lado del otro sin organizar ni compartir
nada entre ellos.
Hablan mientras juegan sin importarles si su compañero o los demás le
escuchen o no. Tiene dificultad para prestar juguetes y para compartirlos,
rivalizando continuamente por ellos.
Es el juego dramático en el que simboliza situaciones domesticas, así
dramatiza la actividad de los adultos y en particular la vida familiar a través del
"juego de roles".
Estos juegos dramáticos le facilitan lentamente la superación del egocentrismo
infantil al incentivarle el intercambio de roles, que le permiten aún por unos
minutos descentrarse y colocarse en el lugar de los otros.
A los 4 años tiende a jugar más con los otros niños, en grupos de dos o tres en
los que ya interactúa. Puede fijar por anticipado lo que va a construir y disfrutar
del éxito logrado.
Su actividad lúdica solitaria incluye a "compañeros imaginarios" de juego,
siendo ésta una de las expresiones de la riqueza de su fantasía. A los 5 años
los juegos grupales se caracterizan por una activa participación y
comunicación, formando ya grupos de cuatro a seis o siete compañeros. El
liderazgo en estos grupos es ya definido y todos los integrantes cooperan para
mantener la cohesión.
Es característico del niño durante este periodo el interés por los juegos y
actividades que se consideran propios de su sexo y descarta los del sexo
opuesto.
Al niño de 3 a 6 años le gusta mucho jugar con los padres, con los adultos o
niños mayores.
El jugar requiere de medios, ya sean juguetes u objetos de la vida cotidiana
como también de un ambiente apropiado.
La educación inicial con su planificación de juegos, actividades y con la
utilización de variados recursos materiales favorece la diversificación y
enriquecimiento del juego del niño.
8. El conocer en la segunda infancia: orientación hacia la realidad exterior
y
egocentrismo.
Según P. Osterrieth el periodo de los 3 a los 6 años se caracteriza por el
descubrimiento de la realidad exterior. Se incorpora a otro mundo. Ha
descubierto que hay una realidad exterior, independiente de él, a la que debe
tener muy en cuenta si quiere conseguir sus fines. Se va perfilando una actitud
realista y objetiva, aunque continúa una visión egocéntrica de la realidad. Esta
visión egocéntrica del universo sufre el impacto del manejo cada vez más fluido
y amplió de su lenguaje. El pensamiento se asienta progresivamente en el
lenguaje hablado de quienes lo rodean, obteniendo un relativo grado de
coherencia, claridad y comunicabilidad, que lentamente lo va desprendiendo de
la perspectiva egocéntrica.
H. Remplein afirma que la percepción se va desprendiendo de su primitiva
unidad con el sentimiento, pues comienza a prevalecer la actividad intelectual.
8.1. Actitud egocéntrica:
El lenguaje egocéntrico se manifiesta en:
 La repetición, es decir, en reproducir frases o palabras sin proponerse
transmitir información.
 El monólogo o hablar sin dirigirse a un personaje real.
 El monólogo en grupos, es decir, hablar con los otros niños sin tomar en cuenta
lo que estos dicen.
Un pensamiento egocéntrico es un pensamiento que no tiene presente las
normas sociales, por lo tanto se afirma sin dar pruebas de lo afirmado, y
predomina la imaginación y la capacidad de inventar, sobre los elementos
racionales. Es un pasaje necesario desde lo sensoriomotor al pensamiento
racional.
8.2. Representación del mundo:
El egocentrismo que surge en la etapa de 1 a 3 años alcanza su acmé en este
periodo para de caer en la etapa escolar.
Para Piaget el niño le confiere existencia física, exterior, material a los
contenidos o procesos psicológicos. Es decir que materializa la vida anímica.
Consecuentemente, debido a la escasa discriminación entre el mundo interior y
el exterior, el niño piensa que los objetos del exterior han sido creados por el
hombre para responder a sus necesidades.
Finalmente el niño otorga a las cosas físicas propiedades vitales, conscientes o
morales.
8.3. Preparación para el cálculo. La conservación del número,
ordenación y clasificación.
Piaget afirma que el niño construye el número a partir de todos los tipos de
relaciones que establece entre los objetos. El conocimiento lógico-matemático
consiste en la coordinación de dichas relaciones, por lo cual la fuente del
mismo conocimiento es interna.
Piaget nos dice que los números se aprenden mediante la abstracción reflexiva
al construir el niño las relaciones.
La abstracción reflexiva o constructiva, durante los periodos sensomotriz y
preoperatorio no se da independientemente de la abstracción empírica. Por lo
tanto, para construir la noción de número el niño debe previamente establecer
toda clase de relaciones con todo tipo de materiales.
El número es una síntesis establecida entre los objetos mediante la abstracción
constructiva.
La seriación es un proceso constructivo qué consiste en ordenar los elementos
según sus dimensiones crecientes o decrecientes.
Para la construcción del número es importante la cardinación. Es necesario que
el niño descubra la relación que existe entre uno más y siguiente.
Se llama ordenación a la síntesis de la seriación y de la cardinación pues une
el concepto de siguiente propio de la serie al de uno más de la cardinación.
La clasificación es un proceso de agrupamiento que consiste en discriminar los
objetos en colecciones o clases. Piaget distingue:
 Colecciones figurativas que agrupan según configuraciones espaciales.
 Colecciones no figurativas que todavía no constituyen clases por no haber
adquirido la noción de inclusión.
 Las clases que constituyen la reunión de términos, individuos o subclases
considerados con independencia de sus diferencias.
La dificultad del niño para operar con clases radica en que la clase como tal no
es perceptible.

8.4. Niveles del desarrollo en la conservación del número elemental:


La noción de conservación del número se adquiere cuando el sujeto logra
darse cuenta que la cantidad permanece igual aun cuando varía la distribución
espacial de los objetos.
 Nivel 1: el niño no es capaz de hacer un conjunto que tenga el mismo número,
ni por lo tanto conservar la igualdad de los dos conjuntos.
 Nivel 2: es capaz de hacer un conjunto que tenga el mismo número de fichas,
pero al interrogarlo se observa que aún no puede conservar la igualdad.
 Nivel 3: logra la conservación del número y no se deja influir por las contra
sugerencias del investigador.
Los argumentos de la conservación del número que esgrime en este nivel
pueden ser:
1. De identidad.
2. De compensación.
3. De reversibilidad.
Para llegar a la seriación del número es necesario que el niño previamente
establezca todo tipo de relaciones con toda clase de materiales.

8.5. Noción de tiempo y de causalidad:


Según Piaget la noción de tiempo, como la de espacio se estructura
progresivamente.
En los primeros estadios del período sensorio motriz, el tiempo se reduce
exclusivamente a las impresiones de espera, de llegada a la meta.
Posteriormente descubre que el tiempo trasciende a sus acciones.
Con el desarrollo de las funciones de representación está en condiciones de
separar el presente del pasado y del futuro inmediato. La memoria puede
evocar imágenes con independencia de la situación percibida.
A los 3 años el tiempo se estructura en relación a sus propias actividades. De
este modo, empieza a comprender que se mueve dentro de un tiempo.
A los 4 años le interesa el pasado. Toma conciencia de su historia personal y
fantasea con el futuro.
A los 5 años posee un manejo del pasado, presente y futuro. No obstante la
noción temporal culmina su desarrollo recién en la niñez escolar.
La causalidad y el tiempo son categorías dinámicas, íntimamente ligadas.
Piaget afirma que la causalidad debe concebirse como la aplicación de la
inteligencia a las relaciones temporales, está organiza así un universo
duradero.
En la educación inicial la noción de causalidad puede trabajarse con tarjetas de
relación causa efecto de complejidad creciente.
En este periodo predomina en el niño la mentalidad mágica. Esta puede
interpretarse como un momento del pasaje de experimentar las cosas como
vivientes, con las mismas propiedades que los seres humanos.
Posteriormente el niño va alcanzar una visión realista y objetiva, que le permite
fundamentar y aclarar la realidad debido al desarrollo y predominio de su
capacidad de razonar.