Anda di halaman 1dari 3

ELECTROBOMBAS:

DEFINICION: La bomba es una máquina que absorbe energía mecánica que puede
provenir de un motor eléctrico, térmico, etc., y la transforma en energía que la
transfiere a un fluido como energía hidráulica la cual permite que el fluido pueda ser
transportado de un lugar a otro, a un mismo nivel y/o a diferentes niveles y/o a
diferentes velocidades.
Tipos

Aspectos constructivos
CEBADO DE LA BOMBA
Por lo tanto, para poner en marcha la bomba por primera vez,es necesario
llenarla de agua y quitar el aire de su interior.Esta operación se llama el
'cebado' de la bomba, y se realizaantes de la puesta en marcha. Como el
aire tiende aembolsarse en la parte superior de la carcasa, es en esepunto
donde se ubica un grifo -grifo de purga-, o llave depaso, que se cierra en
el momento en que termina de salir elaire y comienza a salir el agua, la que se
está introduciendopor propia gravedad por la entrada de succión de la
bomba.Si esto último no ocurre, se puede cebar la bomba desde elmismo grifo
de purga.

Cavitación
Este artículo tiene referencias, pero necesita más para complementar
su verificabilidad.
Puedes colaborar agregando referencias a fuentes fiables como se indica aquí. El
material sin fuentes fiables podría ser cuestionado y eliminado.
Este aviso fue puesto el 12 de abril de 2017.

Modelo de propulsor cavitando en un túnel de agua.

La cavitación o aspiraciones en vacío es un efecto hidrodinámico que se produce cuando


se crean cavidades de vapor dentro del agua o cualquier otro fluido en estado líquido en el
que actúan fuerzas que responden a diferencias de presión, como puede suceder cuando
el fluido pasa a gran velocidad por una arista afilada, produciendo una descompresión del
fluido debido a la conservación de la constante de Bernoulli. Puede ocurrir que se alcance
la presión de vapor del líquido de tal forma que las moléculas que lo componen cambian
inmediatamente a estado de vapor, formándose burbujas o, más
correctamente, cavidades. Las burbujas formadas viajan a zonas de mayor presión
e implosionan (el vapor regresa al estado líquido de manera súbita, «aplastándose»
bruscamente las burbujas) produciendo una estela de gas de gran energía sobre una
superficie sólida que puede resquebrajar en el choque.
La implosión causa ondas de presión que viajan en el líquido a velocidades próximas a las
del sonido, es decir independientemente del fluido la velocidad adquirida va a ser próxima
a la del sonido. Estas pueden disiparse en la corriente del líquido o pueden chocar con una
superficie. Si la zona donde chocan las ondas de presión es la misma, el material tiende a
debilitarse estructuralmente y se inicia una erosión que, además de dañar la superficie,
provoca que ésta se convierta en una zona de mayor pérdida de presión y por ende de
mayor foco de formación de burbujas de vapor. Si las burbujas de vapor se encuentran
cerca o en contacto con una pared sólida cuando implosionan, las fuerzas ejercidas por el
líquido al aplastar la cavidad dejada por el vapor dan lugar a presiones localizadas muy
altas, ocasionando picaduras sobre la superficie sólida. Nótese que dependiendo de la
composición del material usado se podría producir una oxidación de éste con el
consiguiente deterioro del material.
El fenómeno generalmente va acompañado de ruido y vibraciones, dando la impresión de
que se tratara de grava que golpea en diferentes partes de una máquina.
Se puede presentar también cavitación en otros procesos como, por ejemplo, en hélices
de barcos y aviones, bombas y tejidos vascularizados de algunas plantas.
Se suele llamar corrosión por cavitación al fenómeno por el que la cavitación arranca la
capa de óxido (resultado de la pasivación) que cubre el metal y lo protege, de tal forma
que entre esta zona (ánodo) y la que permanece pasivada (cubierta por óxido) se forma
un par galvánico en el que el ánodo (el que se corroe) es la zona que ha perdido su capa
de óxido y cátodo la que la mantiene.