Anda di halaman 1dari 2

Ansiedad por separación: criterios diagnósticos según las clasificaciones

internacionales

Para efectuar el diagnóstico de Trastorno por Ansiedad de Separación, los especialistas se basan en los criterios
diagnósticos del DSM-IV o del CIE-10, dos clasificaciones de las enfermedades consensuadas por especialistas de
diferentes nacionalidades y reconocido prestigio.

Recuerde, no obstante, que usted no puede, ni debe, auto-diagnosticarse. Sólo un profesional de la salud
experto está en condiciones de hacerlo con rigor y fiabilidad. Cuando una persona está preocupada por su
salud o normalidad suele identificarse con sintomás o enfermedades que no tiene, o confundirlos con otras posibles.

CRITERIOS DEL DSM-IV PARA EL DIAGNÓSTICO TRASTORNO DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN. Fuente
AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION

Se trata de una ansiedad excesiva o no adecuada a la edad del niño, relacionada con la separación del hogar o de
figuras importantes. Se debe dar en al menos 3 de estas circunstancias:

1) Excesivo malestar repetido cuando hay o anticipa una separación respecto el hogar o figuras importantes
(padres, cuidadores...)

2) Gran preocupación persistente por perder las personas con las que se halla vinculado o porque éstas sufran
daño.

3) Gran preocupación persistente porque se produzca un acontecimiento que le separe de las figuras con las que
mantiene más vínculos (p. ej. secuestro).

4) Resistencia o negativas repetidas a ir al colegio o cualquier otro lugar que implique separación.

5) Resistencia o miedo persistente o excesivo a estar sin las principales figuras vinculadas en el hogar o en otros
lugares.

6) Resistencia o negativa persistente a irse a dormir sin una persona significativa cerca.

7) Repetidas pesadillas con contenido de separaciones.

8) Quejas repetidas de síntomas físicos al ocurrir o anticipar una separación respecto a las figuras significativas.

El trastorno ha de durar al menos un mes, y debe iniciarse antes de los 18 años. Provoca en la persona un malestar
significativo y causa deterioro en áreas importantes de la vida del niño, como es el colegio, el trabajo o las
relaciones sociales.

CRITERIOS DE LA CIE-10 PARA EL TRASTORNO DE ANSIEDAD DE SEPARACIÓN EN LA INFANCIA Fuente:


ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD

Al menos deben existir tres de estos síntomas:

1) Preocupación sin justificación por posibles daños que puedan ocurrir a personas significativas o temor a que
alguna de éstas muera o les deje.

2) Preocupación injustificada por un acontecimiento que les separe de personas significativas (p. ej. perderse,
secuestro, asesinato)

3) Desagrado o rechazo repetido a ir al colegio, sobre todo por miedo a la separación.

4) Dificultad para separarse por la noche manifestado por:


a) Desagrado o rechazo repetido a irse a la cama sin una persona significativa cerca.
b) Frecuentes despertares durante la noche para comprobar o para dormir cerca de personas significativas.
c) Desagrado o rechazo repetido a dormir fuera del hogar.

5) Temor no adecuado y persistente a estar sin personas significativas en casa durante el día.

6) Repetidas pesadillas sobre el tema de la separación.

7) Síntomas somáticos reiterados (náuseas, dolores gástricos, cefaleas o vómitos) en situaciones que implican
separación de personas significativas.
8) Al anticipar, durante o inmediatamente después de la separación de una persona significativa, experimenta
malestar excesivo y recurrente (ansiedad, llanto, rabietas, tristeza, apatía o retraimiento social).

Para la CIE-10 el trastorno debe aparecer antes de los 6 años y durar al menos 1 mes. Además no debe existir un
trastorno por ansiedad generalizada en la infancia (la ansiedad no se limita a las situaciones de separación), ni
alteraciones generalizadas del desarrollo de la personalidad o del comportamiento, trastornos psicóticos o trastornos
por el uso de sustancias psicoactivas.

Tanto en el DSM-IV como en la CIE-10 este trastorno se incluye en el apartado de trastornos de inicio en la infancia
o adolescencia. Si se inicia después de los 6 años (según la CIE-10) o después de los 18 (según la DSM-IV) se
trataría, en principio, de otro trastorno