Anda di halaman 1dari 2

los demás integrantes del proyecto. Estas son dos opciones, pero Los Esquimos.

Horticultura Popular y Sostenible


estamos abiertos a sugerencias.

Ya hay varios estudios que relacionan la falta de contacto con el


aire libre con varias enfermedades, o la simple falta de contacto entre
nuestra piel y la tierra con una menor alegría. Por eso, Los Esquimos
pretende ser un puente de conexión entre quienes formamos parte de
él y el terruño. ¿Y cómo hacemos esto? Pues aprovechando que en
coche a las huertas se tarda en llegar menos de una hora desde Madrid,
organizaremos sábados de hacendera, que consistirán en días donde
trabajaremos colectivamente la tierra (por ejemplo, realizando la
siembra del ajo, la cosecha del tomate o la recogida del patatal,
actividad ideal para toda la familia), tocando el suelo donde crece
nuestra verdura. No sólo trabajaremos, sino que después del trabajo
En el lenguaje popular, a los frutos de la cosecha se les llamaba
celebraremos el día con una buena comida, que tendrá un sabor
“esquimos”. Y así es como se llama el proyecto por el que te has
especial después del esfuerzo campestre. Estos días serán voluntarios,
interesado. El nombre no es casual, pues se trata de un proyecto de
pero os adelantamos que es posible que después de la primera vez que
horticultura que tiene entre manos varios frentes.
toquéis la tierra queráis repetir.
Por un lado, la producción y distribución de verduras a las familias
Además de todo lo anterior, en el empeño de reconexión con la
o personas que quieran formar parte de él, pasando así a saber de dónde
tierra, Los Esquimos es, a la vez de un proyecto de producción, un
vienen exactamente las verduras que comen (hoy en día los alimentos
proyecto de escuela para cualquiera que quiera formarse en el arte de
recorren de media una distancia de 4.000 km hasta que llegan a nuestro
la horticultura, y quién sabe, quizás en un futuro, dedicarse a ello. La
plato), además de conocer a quién las produce y la manera en que lo
pizarra será la azada, pues la enseñanza será única y exclusivamente
hace. Ha llovido mucho ya desde la llamada “Revolución verde”, o
práctica, siempre con los pies en la tierra.
transformación de la agricultura tradicional en agricultura industrial, y
Si quieres empezar a comer de Los Esquimos de Perales, puedes los males a ella asociados son cada vez más conocidos: contaminación
empezar con un mes de prueba, sin compromiso. Para cualquier de suelos y ríos, pérdida dramática de la fertilidad de la tierra en todo
consulta puedes escribirnos a losesquimosdeperales@gmail.com o el mundo, toxicidad en los alimentos con perjuicio para las personas
llamarnos al teléfono 653933854. (por ejemplo, la pérdida de fertilidad humana a través de los
disruptores endocrinos encontrados en plaguicidas, que a su vez
favorecen otras enfermedades, como la
diabetes, la obesidad o el cáncer), pérdida de los saberes populares El lugar preferente de reparto es Tetuán y los distritos aledaños:
campesinos, hoy en extinción, destrucción de la biodiversidad, Valdezarza, Chamberí, Barrio del Pilar y Prosperidad. Aquí podemos
desaparición de hierbas silvestres, pérdida de frescura, olor, sabor y servir directamente en vuestras casas, aunque siempre es preferible un
calidad general de los alimentos, etc. grupo de consumo. Si vives en otro distrito más lejano y quieres formar
parte, tendremos que buscar la manera de crear un grupo de consumo
En Los Esquimos, la forma de producción es popular y allá donde estés, o una casa donde más gente recoja cestas.
sostenible, una combinación entre la sabiduría de la gente del lugar (las
huertas se encuentran en Perales de Tajuña, que dispone de una vega
tradicionalmente hortícola), que son quienes mejor entienden a las
plantas y al medio local, con labores culturales tradicionales (abonado
orgánico, rotación de cultivos, escarda con herramientas manuales…)
y métodos ecológicos para tratar plagas y enfermedades, cuando sea
preciso (se usará como límite lo permitido en el reglamento de
agricultura ecológica de 2007). Las verduras producidas son sin sello
ecológico, pues el fundamento para el consumidor es la confianza y la
Ejemplo de una cesta de verano
cercanía.
Este es otro de los puntos clave para el mantenimiento del
La distribución se realiza a través de cestas de verdura proyecto, el compromiso del consumidor con la huerta. A través de
semanales repartidas los martes por la tarde. Si quieres pasar a formar una cuota mensual de 60€ (30€ para la media cesta) el consumidor
parte del proyecto, cada semana recibirás una cesta de verduras de se compromete a recibir todas las semanas del año una cesta, y quienes
temporada única y exclusivamente de nuestra huerta. Se sirven cestas trabajamos en la huerta, a producirla de una manera responsable y
familiares y medias cestas para hogares con menos miembros. Estas sostenible. Esta cuota nos permite no depender de la fluctuación
últimas tendrán los mismos tipos de verdura, pero la mitad de cantidad. constante de precios en el mercado, pudiendo así tener una huerta de
El contenido de la cesta variará según la temporada, conteniendo policultivo, ya que no sembramos según lo que nos vayan a dar por el
siempre una cantidad de entre 5 y 8 tipos diferentes de verdura, kilo del producto, sino para tener una cesta de verduras sanas, variadas
rondando los 7-10 kg. Así, en verano una cesta podría llevar tomates, y de temporada cada semana del año para el número total de cestas que
pimientos, berenjenas, pepinos, calabacines, lechuga, albahaca y seamos. “¿Y qué hago cuando me vaya de vacaciones en verano con
melón… y en invierno, brócoli, acelgas, espinacas, zanahorias, la cesta?” En verano la huerta es cuando más produce, por lo que no
calabaza, cebolla y patata. Ya que el contacto entre productor y podemos dejar de cosechar la verdura que da en ese momento la tierra.
consumidor es directo, la cesta puede verse alterada a través de Una opción es cederle la cesta a un vecino del barrio, o también, dejar
conversaciones, sugerencias e indicaciones que nos deis. que los productos se repartan entre