Anda di halaman 1dari 5

DECANATO SEÑOR DE TABASCO

ORACIÓN INICIAL

En el Nombre del Padre...

Canto...
Tu has venido a la orilla Tu necesitas mis manos
No has buscado ni a sabios, ni a ricos Mi cansancio que a otros descanse
Tan solo quieres que yo te siga Amor que quiera seguir amando

Señor, me has mirado a los ojos Señor, me has mirado a los ojos
Sonriendo, has dicho mi nombre Sonriendo, has dicho mi nombre
En la arena, he dejado mi barca En la arena, he dejado mi barca
Junto a ti, buscaré otro mar Junto a ti, buscaré otro mar

Tu sabes bien lo que tengo Tu pescador de otros mares


En mi barca no hay oro, ni espadas Ansia eterna de almas que esperan
Tan solo redes y mi trabajo Amigo bueno que así me llamas

Señor, me has mirado a los ojos Señor, me has mirado a los ojos
Sonriendo, has dicho mi nombre Sonriendo, has dicho mi nombre
En la arena, he dejado mi barca En la arena, he dejado mi barca
Junto a ti, buscaré otro mar Junto a ti, buscaré otro mar

Invocación al Espíritu Santo...


Todos: Ven Espíritu Santo, estamos aquí, esperando por ti con un corazón sediento que
espera beber de ti. Cuando tu gloria desciende a un lugar. Toda la tierra tiene que adorar.
Resucitan los muertos, se sanan enfermos por tu poder. Queremos de ti, llénanos de ti.
Espíritu Santo envuélvenos en ti, derrama tu gloria, esperamos por ti.
Espíritu Santo Fuente de Luz: Ilumínanos.

LECTIO DIVINA

Lectura: Juan 17, 20-26


Jesús levantó los ojos al cielo y oró diciendo:
“Padre santo, no ruego solamente por ellos, sino también por los que, gracias a su
palabra, creerán en mí.
Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean
uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.
Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos
uno -yo en ellos y tú en mí- para que sean perfectamente uno y el mundo conozca que
tú me has enviado, y que yo los amé cómo tú me amaste.
Padre, quiero que los que tú me diste estén conmigo donde yo esté, para que
contemplen la gloria que me has dado, porque ya me amabas antes de la creación
del mundo.
Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te conocí, y ellos reconocieron que
tú me enviaste.
Les di a conocer tu Nombre, y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con
que tú me amaste esté en ellos, y yo también esté en ellos”.

1. Lectura, ¿Qué dice el texto?


Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en
nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.
Les di a conocer tu Nombre, y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me
amaste esté en ellos, y yo también esté en ellos
Siguiendo este texto, ¿Cuáles son las palabras o frases o actitudes que atraen tu atención, tu
interés?
Se agrupan en parejas y comparten.

2. Meditación, ¿Qué nos dice Dios en el texto?


Ser Sacerdote en la Iglesia de Dios es una gran predilección del Señor. Significa ser escogido
por Dios para continuar la misma obra de salvación que realizó Jesús a su paso por la tierra
y que continúa desde el cielo. Significa ser consagrado con el misterioso sello que trasforma
a quien lo recibe en otro Cristo, y lo hace capaz de realizar el milagro de la Eucaristía, de
perdonar los pecados y de santificar y conducir a las almas a Dios.

El Señor nos convoca a la unidad, pero esta convocatoria es especial, una que solo es dada
por la firme creencia del amor en la cual se manifiesta nuestro Señor, Dios. ¿Me doy cuenta
que cuando nos reunimos entre dos o mas personas (Sacerdotes) y el sentimiento del amor
en Cristo está presente entre nosotros y todo fluye al unísono, como una unidad, como todos
cuerpo de Cristo?
Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu meditación, tu reflexión personal?
Despues de compartir en parejas, si alguien quiere hacerlo exerno, lo puede realizar.

3. Oración, ¿Qué le decimos a Dios?


Señor, gracias porque me amas y desde el principio te has fijado en mi, y me invitas a formar
parte de tu cuerpo que es la unidad perfecta en Dios, dame mucho amor a mi, a mis hermanos
y mis semejantes para que todos estemos juntos, seamos uno mismo en armonía trabajando
para tu reino.
Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es tu oración personal?
Todos...
¿Qué quiero Jesús? Quiero quererte,
Quiero cuanto hay en mí del todo darte,
Sin tener más placer que el de agradarte,
Sin tener más temor que el ofenderte.
Quiero ignorarlo todo por saberte;
Quiero perderlo todo por hallarte;
Quiero, amable Jesús, quiero abismarme
En ese dulce hueco de tu herida,
en el quiero transformarme;
perderme en Ti, Jesús, y no encontrarme.

Cada uno pone sus intenciones en silencio.

4. Contemplación, ¿Cómo interiorizamos la Palabra de Dios?


“El amor con que tú me amaste esté en ellos, y yo también esté en ellos”.
Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la palabra o frase o párrafo o actitud que te ayuda
a recordar este texto?

5. Acción, ¿A que me comprometo con Dios?


Siguiendo el mensaje de este texto, ¿Cuál es la acción concreta que te invita a realizar?

SALMO 115
Juntos...
"Amo al Señor porque escucha vuelve a tu calma, alma mía,
Mi voz suplicante; que el Señor cuida de ti.
Porque inclina su oído hacia mí Ha librado mi alma de la muerte,
el día en que lo invoco. mis ojos de las lágrimas
y mis pies de la caída.
Me envolvían los lazos de la muerte,
estaba preso en las redes fatales, ¿Cómo pagarle al Señor
me encontraba triste y angustiado, todo el bien que me ha hecho?
pero invoqué el nombre del Señor: Alzaré la copa de la salvación
"¡Señor, salva mi vida!" he invocaré el nombre del Señor.

El Señor es muy bueno y justo, Cumpliré mis promesas al Señor


nuestro Dios es compasivo; en presencia de todo su pueblo,
El Señor cuida de los pequeños, en los atrios de la casa del Señor,
estaba yo sin fuerzas y me salvó. en medio de ti, Jerusalén"

PRECES:

Acudamos a Cristo, sacerdote del santuario verdadero, siempre dispuesto a interceder por
nosotros, y digámosle confiados:

Escúchanos, Señor.

Jesús, Hijo de Dios vivo,


Condúcenos a la luz de tu verdad.

Cristo, verbo de Dios que estás con el Padre desde siempre y hasta siempre,
Consagra a tu Iglesia en la unidad.

Jesús, ungido del Padre en el Espíritu Santo,


Santifica a tu Iglesia en la verdad.

Cristo, mediador de la nueva alianza,


Reviste de tu santidad a los sacerdotes para gloria del Padre.

Cristo, sabiduría de Dios, paz y reconciliación nuestra,


Que todos seamos un solo corazón y una sola alma en tu Iglesia.

Cristo, Sacerdote eterno, glorificador del Padre,


Que nuestra oblación sea en ti alabanza de gloria eterna.

Canto...
Que detalle señor has tenido conmigo
Cuando me llamaste cuando me Elegiste
Cuando me dijiste que tú eras mi amigo
Que detalle señor has tenido conmigo

Te acercaste a mi puerta pronunciaste mi nombre


Yo temblando te dije aquí estoy señor;
Tú hablaste de un reino, de un tesoro escondido;
De un mensaje fraterno que encendió mi ilusión;

Que detalle señor has tenido conmigo


Cuando me llamaste cuando me elegiste
Cuándo me dijiste que tú eras mi amigo
Que detalle señor has tenido conmigo

Yo deje casa y pueblo por vivir tu aventura


Codo a codo contigo comencé a caminar
Han pasado los años y aunque apriete el cansancio
Paso a paso te sigo sin mirar hacia atrás.

ORACIÓN: ¡Oh Jesús, Sacerdote eterno! Guárdanos bajo la protección de tu Sagrado


Corazón, donde nada pueda mancillarlos; guarda inmaculadas nuestras manos ungidas que
tocan cada día tu Sagrado Cuerpo; guarda inmaculados nuestros labios diariamente teñidos
con tu preciosa Sangre; guarda puros y despejados de todo afecto terrenal nuestros corazones,
que Tú has sellado con la sublime marca del sacerdocio.
Que tu santo amor nos rodee y nos preserve del contagio del mundo. Bendice nuestras tareas
apostólicas con abundantes frutos y haz que las almas confiadas a nuestro celo y dirección
sean su alegría en la tierra, y su hermosa e inmarcesible corona en el cielo. Amén.