Anda di halaman 1dari 5

Actividad: Realización de un artículo de opinión

Módulo: Ciudadanía

Estudiante: José David Villanueva Arengas

Programa: Licenciatura en Ciencias Sociales

Código Estudiantil: 1811024004

Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano

Junio 2018
Artículo

La mayoría de nosotros hemos nacido bajo un núcleo familiar en donde encontramos la figura, ya
sea materna o paterna, que eventualmente con el transcurso del tiempo iremos observando y
tomando como ejemplo aquellas acciones que estos apliquen en su vida cotidiana. ¿Pero… cómo
distinguir lo que es correcto y lo que no? Somos muy inocentes para comprender el mundo que nos
rodea.

Seguramente a partir de los 7 años de edad observaremos con mayor claridad alguna situaciones
que ocurren muy a menudo, veremos que en las calles algunas paredes están rayadas con
garabatos sin sentido, exceso de basura en el piso, las personas se agreden entre ellas, llegamos
a casa, nuestro padre enciende el televisor y programa las noticias. Muertes y robos, maltrato a
animales y niños, accidentes por exceso de velocidad o por no respetar las señales de tránsito, y
personas protestando en contra de algo que llaman corrupción. Entre muchas cosas más que en la
escuela nos han enseñado que no son correctas. Entonces, ¿por qué lo hacen? Le hago esta
pregunta a mi papá y me responde: La persona que hace lo que no es correcto es un mal
ciudadano.

El anterior caso muestra como un niño actualmente está inmerso en una infinidad de situaciones
que no son un buen ejemplo para su desarrollo. A mi gusto todos somos ciudadanos desde el día
en que nacemos, para otros es a partir de la mayoría de edad cuando puedes sacar tu documento
de identidad y puedes ejercer el derecho al voto, por ende para mí decir que las personas que
comenten este tipo de acciones “no adecuadas” son porque no tienen ciudadanía no es bien dicho.
La ciudadanía es aquel vinculo que tenemos hacía nuestro país y por ende ser un buen ciudadano
es respetar las leyes que este aporta para que la convivencia sea la más adecuada.

En las instituciones educativas es donde se da con mayor interés el hecho de construir ciudadanos
íntegros que ayuden a la sociedad, normalmente en los primeros años de educación escuchamos a
los profesores día a día decirnos “no raye el pupitre” “recoja eso del piso” “no grite” “trate bien a su
compañero” “recicle” etc. Y en muchas ocasiones nos parecían un poco drásticos y cansones con
su “regañadera”, pues no teníamos esa visión de una sociedad en la que estas normas no
estuvieran presentes. Hoy en día sabemos lo crucial que era saber desde la niñez la importancia
de seguir las indicaciones que nos ofrecían.

No vivimos solos, el mundo no es de una sola persona seguramente a menos de 10 metros esta
alguna persona a la cual debemos respetar y no solo debe ser a miembros de nuestra misma
especie, también a los animales y plantas. Deforestación, caza indiscriminada de animales por
deporte o comercialización, son acciones en donde nosotros mismos nos estamos haciendo daño,
extinguiendo especies de animales importantes en la cadena alimenticia, talando árboles haciendo
así que el hábitat de muchos animales se convierta en nuestros hogares, contaminando el medio
ambiente con grandes multinacionales que poco a poco van haciendo un gran daño a la atmosfera
y a su vez aportando para un fenómeno impactante como lo es el cambio climático y calentamiento
global.
Y es aquí donde entramos nosotros, docentes y futuros docentes; personas destinadas a guiar a
los niños, a inculcarle valores que los haga buenos ciudadanos y cuiden su entorno. De la mano de
la educación impartida desde el mismo núcleo familiar y luego pasando por entidades educativas
logramos consolidar y afianzar un futuro óptimo para muestro país. Pues es la educación la
principal herramienta para empezar a construir ciudadanía, el primer y más importante peldaño
para cualquier ciudadano.

Ahora bien, si es verdad que como personas participes de una sociedad debemos cumplir una
serie de normas o leyes para mantener de esta forma una buena convivencia con aquellos que nos
rodea, a esto le llamamos comúnmente deberes humanos, pues de esta misma manera también
poseemos derechos que a su vez nos garantiza la dignidad de la humanidad si es que hacemos
cumplir a cabalidad con dichos derechos.

Pero sin embargo existen personas a las cuales me refiero como malos ciudadanos, los cuales al
parecer su única función es delinquir y realizan exactamente aquellas acciones incorrectas para la
sociedad, esto produce desmanes y disgusto por parte de aquellas personas que están en contra
de esta conducta, todo esto genera un ambiente de violencia que se ve tanto entre barrios,
localidades, estados y hasta entre países los cuales se ven inmersos en guerras ya sea por su
distinta ideología o por el intento de conquistar nuevas tierras. Es aquí donde interviene la
organización de las naciones unidas (ONU) pues su principal misión es hacer que haya un
ambiente de paz entre los países que integran dicha organización. Para ello se busca que desde
las instituciones educativas se inculquen valores para hacer personas integras, esto con la ayuda
de la UNESCO, con la cual se quiere desarrollar una cultura de paz partiendo desde las mismas
entidades educativas en donde se promueva el dialogo a como arma principal a la hora de resolver
los conflictos al interior el aula de clase y así erradicar los malos comportamientos de los
ciudadanos.

Actualmente en Colombia vivimos en un ambiente donde existen guerras al interior de la nación


entre grupos delincuenciales o grupos al margen de la ley que luchan en contra del gobierno, pues
dichas organizaciones buscan que se les hagan cumplir una serie de requisitos los cuales desde el
alto mando del país no está dispuestos a aceptar, esto genera guerra en zonas específicas del país
donde los principales perjudicados es la sociedad civil pues quedan en medio de un fuego cruzado
y por temor se interrumpen clases cerrando las instituciones educativas y cortando el acceso a
dichas zonas. Esto genera un déficit de alimentos y la economía cae drásticamente; esto lo
podemos ver reflejado fácilmente en lugares como el Catatumbo, Cauca, sur del Cesar entre otros
departamentos y municipio más alrededor del país.

La cultura de paz en estas zonas específicas son inculcadas desde las instituciones educativas a
los estudiantes que están rodeados de violencia, demostrando las causas que este conflicto
ocasiona al estado y a la población en la que se está viviendo, de otra manera también se llevan a
cabo charlas a la población en general donde se busca que los integrantes de grupos al margen de
la ley, más que abandonar sus ideales, intenten mantener un ambiente sano en donde las armas
no sean la principal herramienta que usen para atemorizar a la sociedad civil y mucho menos a los
niños crecen con esa visión.
Esperemos que con el paso del tiempo nuestro país sea reconocido a nivel mundial por su
excelente transición de un país conflictivo y violento, a uno en el cual se hagan valer los derechos a
cabalidad, donde la sociedad sea considerada como buenos ciudadanos que luchan día a día para
mantener la paz en los hogares, establecimientos y calles; así como las grandes potencias
mundiales podemos observar que no es una utopía que esto se pueda dar a cabo. Países como
Japón o Alemania quienes eran regidos por violencia en una época anterior, hoy en día son
ejemplo para todo el mundo.

El cambio es posible, los buenos ciudadanos somos mayoría.

Referencia Bibliográfica
[ CITATION Rov17 \l 9226 ]
https://prezi.com/jo27e_pno218/cual-es-el-papel-de-la-onu-en-los-conflictos-armados-y-como/

http://unescopaz.uprrp.edu/documentos/culturapaz.pdf

Bibliografía
Rovira, J. (2017). Persona, no consumidor.