Anda di halaman 1dari 2

Argumentos

Tesis: El sexismo en la educación básica impide la propia expresión de género en Chile

No debería existir sexismo en la educación, pues, el desarrollo de los contenidos y formación que
se dicta desde este prospecto, condiciona las opciones esperadas con respecto a la educación
superior, limita la expresión de inclinaciones, perpetuando la separación social de hombres y
mujeres.

La educación básica en chile es desde un principio divisoria por binarismo de género, es común
que las matemáticas y ciencias se enfoquen en el aprendizaje masculino, en contraste con el
femenino al cual se dirigen las artes y humanidades. Por lo que y en relación con las tesis, esto
impediría la libre expresión del género, debido a que esta separación de materias condiciona a
les niñes a elegir entre aristas acotadas, que en proyección a la disyuntiva universitaria, supone
un favorecimiento de carreras según lo que debe aprender cada género en la formación básica.

En conformación con datos entregados por el consejo nacional de educación los hombres
prefieren carreras inclinadas hacia la ingeniería, tecnología y las ciencias, mientras que las
mujeres son mayoría en carreras de educación, ciencias sociales y salud dirigida a los cuidados.
Por ejemplo en la carrera de párvulos las mujeres lideran con un 99% de la matrícula, se repite
en enfermería con un 81%, educación diferencial 95%, educación básica obtiene un 84% y así en
general, a diferencia de los hombres los cuales encabezan la primacía por las ingenierías “De las
30 carreras con mayor concentración masculina, 27 son ingenierías” Esta situación se debe a que
desde pequeñes, les niñes son instruidos en estas asignaturas por condición de género. La
práctica adquirida en instrucciones específicas, genera una preferencia por carreras que
impartan lo conocido. Los cual debido a la específica formación sexista de la educación chilena,
conserva la inequidad y el binarismo.

Tesis: El sexismo en la educación básica impide la propia expresión de género en Chile

La educación básica chilena, siendo sexista, invisibiliza la existencia de la comunidad transexual


y transgénero infantil en chile, discriminándola.

El sexismo esta directamente relacionado con el binarismo, lo que conlleva un reconocimiento


de solo dos géneros en la sociedad; hombre y mujer. El colegio al ser el primer espacio de
socialización entre pares, es fundamental para la normalización de esta construcción social. La
institucionalización niega la existencia de diversidad de géneros y no admite niñes que escapen a
la norma binaria, limitando la expresión propia.

Según cifras del mineduc, existen a los largo de chile 12. 174 establecimientos educacionales,
entres particulares, subvencionados, municipales y de administración delegada. Sin embargo
solo 50 de estos están haciendo el esfuerzo de implementar políticas que acojan a les niñes trans
mediante la orientación de la fundación renaciendo, constituida por progenitores de niñes trans.
Esto refleja el poco interés por los colegios chilenos de cambiar sus políticas educativas hacia una
formación más inclusiva e integral, que acoja la diversidad y no limite las expresiones de género,
que perpetua el sexismo muy presente en la sociedad chilena que tiene sus cimientos en la
educación básica, por lo cual se debería modificar los curriculum escolares en favor en favor de
la diversidad y la visibilidad de todes.

El 20% de los niños trans se sienten integrado en sus comunidades (Human rights campaign) De
la cita anterior se infiere

el 20% de los niños trans se sienten integrados en sus comunidades.


Human Rights Campaign,