Anda di halaman 1dari 1

SEMBLANZA DEL DR.

ENRIQUE NORMAND SPARKS

Nació en Lima en el año 1934, fue hijo de don Enrique Normand Satler y de doña Nelly
Sparks Varela, contrajo nupcias con doña María Teresa Fort Barnechea, teniendo cuatros
hijos: Rosa María, María Inés, Enrique Alfonso Tadeo y María Teresa. Falleció el 29 de abril
del 2003.

Se graduó como bachiller en Derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú,
optando el título de abogado en 1959. Su formación académica incluyó estudios en la
Universidad Central de Madrid y su participación en el programa de entrenamiento del
prestigioso bufete estadounidense Shearman & Sterling (considerado uno de los más
grandes del mundo) en el año 1960.

Llegó a ser vicepresidente del Instituto Peruano de Derecho Tributario (1970-1972),


vicepresidente del Instituto Nacional de Derecho de Minería, Petróleo y Energía (1979-
1981), miembro de la Rocky Mountain Mineral Law Foundation, integrante del estudio
Olaechea y fundó su propia firma de abogados junto a los doctores Alfonso Rubio Arena y
Joaquín Leguía Gálvez, así nace el estudio Rubio, Leguía & Normand, hoy en día uno de los
más importantes bufets del país, en la cual participó activamente en las áreas de Banca y
Finanzas, Derecho Corporativo, Fusiones y Adquisiciones, Inversión Extranjera, Mercado de
Valores, Telecomunicaciones, Transacciones Internacionales y Minería, Petróleo y Gas.

Asimismo, podíamos observar su desempeño profesional como árbitro del Centro Peruano
de Prevención y Solución de Conflictos y de la Cámara de Comercio Peruano-Americana,
así como miembro del directorio de Ferreyros, Minera Quellaveco y Telefónica del Perú
(desde 1994).

Respecto a su desempeño en la impartición de la cátedra universitaria, fue catedrático


principal de Derecho Comercial en la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad
Católica del Perú, desde 1965, y catedrático principal de Derecho Societario en la maestría
en Derecho de la Empresa de la misma casa de estudios, a partir de su fundación en el año
2001.

“El Derecho Societario no es un Derecho de Sanciones, sino uno de consecuencia”


pronunciaba repetidamente el maestro Normand durante el dictado de su cátedra
universitaria.

En 1997, Enrique Normand Sparks, presidente de la comisión (integrada por Drs. Oswaldo
Hundskopf, Enrique Elías, Ricardo Beaumont, Julio Salas, Jorge Rubio, Alfredo Ferrero,
Alvaro Llona, Francisco Moreyra, Hernando Montoya y Emi Rupert.) que elaboró el proyecto
de la Ley General de Sociedades (LGS), explicó que como desde 1993 se cuenta con un
nuevo Código Procesal Civil (CPC), en el proyecto de la ley se ordenaron los aspectos
procesales de acuerdo con los nuevos términos y esencia de las instituciones procesales.
Dicha comisión bajo dirección trabajó durante más de dos años, entregando al Ministerio de
Justicia un documento que, prácticamente, fue aprobado en su integridad por el Congreso
de la República a finales de 1997 y que hoy en día nos permite contar con una de las más
modernas legislaciones societarias del mundo.