Anda di halaman 1dari 2

l betún, mucha química en

las carreteras
12 julio, 2015 j.g.

El betún es uno de los materiales utilizado por el hombre más antiguo en el campo
de la construcción y la ingeniería. Su aplicación se ha debido a sus excelentes
propiedades, principalmente las adhesivas y a su excelente capacidad
impermeabilizante. Así, podemos encontrárnoslo como uno de los componentes
principales de los asfaltos o como elementos de aislamiento en formas de láminas
bituminosas.

Cuando pensamos en betunes normalmente lo asociamos a las ceras utilizadas


para limpiar los zapatos o en un líquido viscoso y pegajoso, como el alquitrán que
nos encontramos en las playas. Pero ¿que es realmente el betún? Desde el punto
de vista químico es una mezcla de hidrocarburos, principalmente aromáticos.
Existen varias clasificaciones de los betunes. Atendiendo a su origen podemos
hablar de betunes naturales, como los asfaltos de lago o asfalto de roca, o
derivados del procesado del petróleo, como el betún asfáltico. En error muy
extendido es referirnos al alquitrán como si fuera un betún. Esto se debe a que
ambos materiales presentan un aspecto similar. Sin embargo, el origen de ambos
es distinto. El alquitrán se obtiene del procesado del carbón, mientras que el betún
es resultado de la manufactura del petróleo.

La composición química y la estructura marcan, como en todos los materiales, sus


propiedades. Los betunes están compuestos por asfaltenos y maltenos.

Los asfaltenos son hidrocarburos aromáticos con un elevado carácter polar y de


alto peso molecular. Constituyen entre el 5 y el 30 % del betún, y tienen una gran
importancia en las propiedades reológicas del betún.

Los maltenos son la fracción del betún soluble en heptano. Dentro de estos
podemos dividirlos en saturados, aromáticos y resinas.
La estructura de los betunes se describe como sistemas coloidales formados por
micelas de asfaltenos dispersass o disueltas en maltenos. Las micelas están
formadas por uniones de asfaltenos con resinas aromáticas de alto peso molecular
que actúan como peptizantes. Cuando la cantidad de resinas y aromáticos es la
adecuada para hacer que las micelas resultantes tengan una buena movilidad en el
interior del betún hablamos de betunes tipo SOL. Si la fracción resina/aromaticos
no está presente en la suficiente cantidad como para peptizar las micelas o tiene un
poder de solvatación insuficiente los asfaltenos pueden asociarse juntos,
obteniéndose los que conocemos como betunes tipo GEL.

Las diferentes proporciones entre asfaltenos y maltenos así como la relación entre
saurados, aromáticos y resinas dentro de los maltenos hacen posible la
modificación de las propiedades mecánicas de los betunes.

El amplio uso de este material, unido a los requerimientos y especificaciones cada


vez más exigentes hacen, que pese a su dilatada historia, sigan desarrollándose
formulaciones que permitan obtener betunes con propiedades mejoradas. Esta
mejora puede conseguirse mediante la combinación con polímeros, tales como
termoplásticos. Esta modificación puede ser mediante la preparación de una
mezcla, un proceso únicamente físico, o mediante la adición y posterior reacción
química.

Así, el uso de polímeros en las formulaciones de betunes abre un abanico enorme


de posibilidades para llevar a cabo las modificaciones de las propiedades y hacen
que la química de los betunes siga siendo un verdadero reto incluso cuatro siglos
después de su descubrimiento.