Anda di halaman 1dari 10

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS OCCIDENTALES

“EZEQUIEL ZAMORA” – UNELLEZ

PROGRAMA: CIENCIAS SOCIALES

CARRERA: DERECHO

SUBPROYECTO: DERECHO ADMINISTRATIVO II

UNIDAD III: REGIMEN DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA ESTADAL Y MUNICIPAL

1- LA DESCENTRALIZACIÓN ADMINISTRATIVA:

Según el diccionario de la Real Academia de Lengua Española, la palabra descentralizar significa:


“Transferir a diversas corporaciones u oficios parte de la autoridad que antes ejercía el gobierno
supremo del Estado”

Las diferentes formas de organización administrativas que adoptan los Estados modernos pueden
reducirse a dos tipos fundamentales, a saber: la centralización y la descentralización.

Conviene advertir que entra las formas de la organización política se habla también de
centralización y descentralización, por lo cual conviene distinguir claramente el significado de
ambos vocablos en el campo de la política del que ellos mismos tienen en el campo de la
administración.

La centralización o descentralización política – expone el profesor argentino Villegas Basavilbaso –


tiene por objeto la organización del Estado, mejor dicho su constitución orgánica; la centralización
o descentralización administrativa, el funcionamiento de los órganos administrativos. (Villegas
Basavilbaso. 1927: 44)

En general, entendemos por Estado unitario, o sea, Estado políticamente centralizado, aquel en el
cual el ejercicio de la función legislativa, el mantenimiento del orden público y la administración de
justica están atribuidos a los órganos del poder central, o sea, el Poder Nacional. En cambio
llamamos Estado federal, o sea, Estado políticamente descentralizado, aquel en el cual el
cumplimiento de las funciones expresadas está repartido entre el Estado General y los Estados
particulares o provincias. La profesora Hildegard Rondón de Sanso -Análisis de la Constitución
Venezolana, 1999, p. 49, 2000 - afirma que “todo Estado federal es descentralizado” y añade que
“la forma federal del Estado se da cuando en el mismo existen una serie de identidades territoriales
periféricas que poseen su propia autonomía e incluso una soberanía que parcialmente delegan en
la unión o poder central (…)”

En Venezuela a partir de la entrada en vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de


Venezuela aprobada en 1999, se establece

Artículo 4. “La República Bolivariana de Venezuela es un Estado


Federal descentralizado en los términos consagrados en esta Constitución, y se rige por
los principios de integridad territorial, cooperación, solidaridad, concurrencia y
corresponsabilidad”.

Artículo 6. “El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de las entidades


políticas que la componen es y será siempre democrático, participativo,
electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralista y de mandatos revocables”.

Por otra parte la Ley Orgánica de la Administración Pública (2014) contiene en el título II y IV
“sobre los principios y base del funcionamiento y organización de la Administración Pública, la
desconcentración y de la descentralización funcional y territorial” que establece el marco
regulatorio para las empresas del estado, institutos autónomos, servicios autónomos, fundaciones,
asociaciones y sociedades civiles de Estado.

En este caso el artículo 32 de la Ley ut supra lo define de la siguiente manera:

“La descentralización funcional o territorial transfiere la titularidad de la competencia y, en


consecuencia, transfiere cualquier responsabilidad que se produzca por el ejercicio de la
competencia o de la gestión del servicio público correspondiente, en la persona jurídica y
en las funcionarias o funcionarios del ente descentralizado. La desconcentración, funcional
o territorial, transfiere únicamente la atribución. La persona jurídica en cuyo nombre actúe
el órgano desconcentrado será responsable patrimonialmente por el ejercicio de la
atribución o el funcionamiento del servicio público correspondiente, manteniendo la
responsabilidad que corresponda a las funcionarias y funcionarios que integren el órgano
desconcentrado y se encuentren encargados de la ejecución de la competencia o de la
gestión del servicio público correspondiente”.

En la actualidad se habla de profundizar la descentralización a través del poder comunal, que


implica acercar las decisiones al ciudadano común. En este sentido, la participación ciudadana es
fundamental para impulsar estos cambios en beneficio de si mismos. De este modo, el Estado
podrá distribuir con mayor equidad el presupuesto público y el situado constitucional y, por
consiguiente habrá mayor inversión social y, por ende mayor justicia y desarrollo para la
colectividad y la nación.

 Características de la Descentralización Administrativa

 Transferencias de competencias desde la administración central a nuevos entes.


 El estado dota de personalidad jurídica al órgano descentralizado.
 Se le asigna un patrimonio propio y una gestión independiente de la administración central.
 El Estado solo ejerce tutela sobre estos.
 Se basa en un principio de autarquía (organización política y económica de un Estado
fundada en el autoabastecimiento).
 La descentralización refuerza el carácter democrático de un Estado y el principio de
participación colaborativo consagrado en numerosas constituciones de la tradición jurídica
hispanoamericana.

 PODER PÚBLICO ESTADAL: Art. 159 CRBV


Los Estados son entidades autónomas e iguales en lo político, con personalidad jurídica plena, y
quedan obligados a mantener la independencia, soberanía e integridad nacional, y a cumplir y
hacer cumplir esta Constitución y las leyes de la República.
 PODER PÚBLICO MUNICIPAL: Art. 168 CRBV
Los Municipios constituyen la unidad política primaria de la organización nacional, gozan de
personalidad jurídica y autonomía dentro de los límites de esta Constitución y de la ley.

2- LAS COMPETENCIAS CONCURRENTES.

Teniendo en cuenta la tradición centralista que predominó durante la mayor parte del tiempo de
vigencia de la Constitución de 1961, la vigente Constitución dispuso en su artículo 4 que la
República de Venezuela es un Estado Federal descentralizado, es decir, un Estado con entes
territoriales intermedios de gobierno, en el cual la distribución político-territorial del Poder Público
se rige por el principio contenido en el artículo 158 del mismo Texto Fundamental, según el cual la
descentralización, como política nacional, debe profundizar la democracia, acercando el poder a la
población y creando mejores condiciones, tanto para el ejercicio de la democracia como para la
prestación eficaz y eficiente de los cometidos estatales.

Ahora bien, dado que la descentralización exige no sólo la decisión política de transferir
competencias y recursos de un nivel político-territorial a otros, sino también la capacidad del
Estado o del Municipio para asumir esas competencias y ejercerlas con la eficiencia, eficacia y
regularidad que demandan los ciudadanos, un paso previo a la aplicación de esta política de
Estado ha de ser la regulación de competencias concurrentes entre los tres niveles político-
territoriales según la Constitución, una de las cuales es el de modo tal que a través de la
asignación de tareas conforme a una normativa adecuada, se preparen las condiciones para la
eventual transferencia de competencias y recursos.

Ejemplos de esta categoría de competencias concurrentes, son las que derivan de los artículos 55,
75, 76, 78, 79, 80, 83, 87, 99, 101, 102, 108, 110, 111 y 127 de la Constitución vigente, ya que en
todos estos artículos se usa el término «Estado», y ni la naturaleza de las materias en ellos
previstas, ni las obligaciones y actividades derivadas de las mismas, permite al intérprete limitar tal
atribución genérica a la República o a los Estados, mediante la aplicación de las cláusulas
contenidas en los artículos 156, numeral 33, y 164, numeral 11, de la Carta Constitucional, pues
entre las competencias exclusivas de cada uno de los niveles político-territoriales se hallan
materias vinculadas con las indicadas en cada uno de los artículos constitucionales aludidos.

Es el caso, que tales materias de competencias concurrentes, con el fin de armonizar su ejercicio
(administración y regulación) por la República, los Estados y los Municipios (aunque son más
frecuentes los casos de competencias concurrentes entre el Poder Nacional y el Poder Estadal),
conforme a los principios de coordinación, cooperación y lealtad institucional, entre otros, deben
dictarse las respectivas leyes que permitan la acción coherente, eficiente y eficaz de los niveles de
Gobierno involucrado, para lo cual, como se explicará, contiene la Constitución el esquema de
leyes de base y leyes de desarrollo.

En efecto, el Texto Constitucional dispone en su artículo 165 que las materias objeto de
competencias concurrentes serán reguladas mediante leyes de bases dictadas por el Poder
Nacional, y leyes de desarrollo aprobadas por los Estados o por los Municipios (según la materia
concurrente), legislación que estará orientada por los principios de la interdependencia,
coordinación, cooperación, corresponsabilidad y subsidiariedad; asimismo contempla la misma
disposición que los Estados descentralizarán y transferirán a los Municipios los servicios y
competencias que gestionen y que éstos estén en capacidad de prestar, así como la
administración de los respectivos recursos, dentro de las áreas de competencias concurrentes
entre ambos niveles del Poder Público, debiendo los mecanismos de transferencia estar regulados
por el ordenamiento jurídico estadal.
Un ejemplo de ello lo encontramos en materia ambiental, de acuerdo con la Constitución de 1999,
tienen responsabilidades compartidas o competencias concurrentes los tres niveles político-
territoriales de Gobierno, a saber, la República, los Estados y los Municipios. Tan es ello así, que la
Ley de Gestión Integral Basura establece en su artículo 8 algunas competencias para el Poder
Ejecutivo Estadal en materia de gestión integral de la basura, mientras que en su artículo 9 hace lo
propio pero respecto del Poder Ejecutivo Municipal.
3- PRINCIPIOS RELATIVOS AL REGIMEN DEL PODER PUBLICO ESTADAL Y
MUNICIPAL:

En la Constitución, cuando se regula "a los órganos del Poder Público", al "Estado" o a la
"Administración Pública", la normativa respectiva, por supuesto, no está destinada a regular sólo a
la República (Poder Nacional), sino a los Estados (Poder Estadal) y a los Municipios y otras
entidades locales (Poder Municipal). Se pueden distinguir, así, en primer lugar, un conjunto de
principios constitucionales que se aplican a los tres niveles de distribución territorial del Poder
Público; en segundo lugar, las normas que regulan a la Administración Pública; en tercerlugar, las
relativas a la función pública; y en cuarto lugar, las que se refieren a los contratos de interés
público que se refieren a los tres niveles territoriales; la mayoría de las cuales se encuentran en el
Capítulo I (Disposiciones fundamentales) y del Título IV que se refiere a "Del Poder Público",
obviamente referidas al Poder Municipal, al Poder Estadal y al Poder Nacional (art. 136).

Principios Constitucionales generales:

El primer principio constitucional que rige a todos los órganos del Poder Público (Nacional,
Estadal o Municipal) es el principio democrático que regula el artículo 5°, de manera que el
principio de elección popular rige en todos los niveles, conforme a la Constitución (autonomía
política). La ley que regula el sistema electoral en todos los niveles territoriales es una ley
nacional (art. 156,32).

El segundo principio, es el de la supremacía constitucional que rige respecto de "todas las


personas y los órganos que ejercen el Poder Público" (art. 7). El sistema judicial de control de
la constitucionalidad de los actos estatales, sólo puede ser regulado por ley nacional (arts.
156,31; 334).

El tercer principio, que rige todos los niveles del Poder Público, es el principio de legalidad
establecido tanto en el artículo 137 como en el artículo 141 de la Constitución. La "ley" que se
indica en dichas normas, por supuesto, no sólo es la ley nacional, sino que también es la ley
estadal y la ley municipal (ordenanzas), en sus respectivas áreas de competencia, a las cuales
los Estado y Municipios también deben sujetarse.

El cuarto principio, es el de la responsabilidad individual que origina el ejercicio del Poder


Público por abuso o desviación de poder o por violación de la Constitución o de la ley (art.
139); noción esta última, que abarca tanto la ley nacional, como la ley estadal y la ley
municipal.
El quinto principio, es el de la responsabilidad patrimonial del "Estado" (art. 140), expresión
que, como en casi toda la normativa constitucional que la utiliza, comprende la globalidad de
las entidades políticas que lo componen, es decir, la República, los Estados, y los Municipios y
demás entidades locales. En el mismo sentido la expresión "Administración Pública" que utiliza
el artículo 140 se refiere tanto a la Administración Pública Nacional, como a la estadal y a la
Municipal. Por supuesto, el régimen legal general relativo a la "responsabilidad" como
institución de derecho privado, corresponde establecerlo al Poder Nacional (legislación civil)
(art. 156,32).

4- LAS COMPETENCIAS MUNICIPALES EN LA CONSTITUCIÓN NACIONAL:

Artículo 178. Constitucional.

“Son de la competencia del Municipio el gobierno y administración de sus intereses y la


gestión de las materias que le asigne esta Constitución y las leyes nacionales, en cuanto
concierne a la vida local, en especial la ordenación y promoción del desarrollo económico y
social, la dotación y prestación de los servicios públicos domiciliarios, la aplicación de la
política referente a la materia inquilinaria con criterios de equidad, justicia y contenido de
interés social, de conformidad con la delegación prevista en la ley que rige la materia, la
promoción de la participación, y el mejoramiento, en general, de las condiciones de vida de
la comunidad, en las siguientes áreas:

1. Ordenación territorial y urbanística; patrimonio histórico; vivienda de interés social;


turismo local; parques y jardines, plazas, balnearios y otros sitios de recreación;
arquitectura civil, nomenclatura y ornato público.

2. Vialidad urbana; circulación y ordenación del tránsito de vehículos y personas en las vías
municipales; servicios de transporte público urbano de pasajeros y pasajeras.

3. Espectáculos públicos y publicidad comercial, en cuanto concierne a los intereses y fines


específicos municipales.

4. Protección del ambiente y cooperación con el saneamiento ambiental; aseo urbano y


domiciliario, comprendidos los servicios de limpieza, de recolección y tratamiento de
residuos y protección civil.

5. Salubridad y atención primaria en salud, servicios de protección a la primera y segunda


infancia, a la adolescencia y a la tercera edad; educación preescolar, servicios de
integración familiar de la persona con discapacidad al desarrollo comunitario, actividades e
instalaciones culturales y deportivas; servicios de prevención y protección, vigilancia y
control de los bienes y las actividades relativas a las materias de la competencia municipal.

6. Servicio de agua potable, electricidad y gas doméstico, alcantarillado, canalización y


disposición de aguas servidas; cementerios y servicios funerarios.

7. Justicia de paz, prevención y protección vecinal y servicios de policía municipal,


conforme a la legislación nacional aplicable.

8. Las demás que le atribuyan esta Constitución y la ley. Las actuaciones que
corresponden al Municipio en la materia de su competencia no menoscaban las
competencias nacionales o estadales que se definan en la ley conforme a esta
Constitución”.

5- LAS COMPETENCIAS MUNICIPALES EN LA CONSTITUCIÓN NACIONAL:

Artículo 164. Constitucional: Es de la competencia exclusiva de los Estados:

1. Dictar su Constitución para organizar los poderes públicos, de conformidad con lo dispuesto en
esta Constitución.

2. La organización de sus Municipios y demás entidades locales y su división politicoterritorial,


conforme a esta Constitución y a la ley.

3. La administración de sus bienes y la inversión y administración de sus recursos, incluso de los


provenientes de transferencias, subvenciones o asignaciones especiales del Poder Nacional, así
como de aquellos que se les asignen como participación en los tributos nacionales.

4. La organización, recaudación, control y administración de los ramos tributarios propios, según


las disposiciones de las leyes nacionales y estadales.

5. El régimen y aprovechamiento de minerales no metálicos, no reservados al Poder Nacional, las


salinas y ostrales y la administración de las tierras baldías en su jurisdicción, de conformidad con la
ley.

6. La organización de la policía y la determinación de las ramas de este servicio atribuidas a la


competencia municipal, conforme a la legislación nacional aplicable.

7. La creación, organización, recaudación, control y administración de los ramos de papel sellado,


timbres y estampillas.

8. La creación, régimen y organización de los servicios públicos estadales.

9. La ejecución, conservación, administración y aprovechamiento de las vías terrestres estadales.

10. La conservación, administración y aprovechamiento de carreteras y autopistas nacionales, así


como de puertos y aeropuertos de uso comercial, en coordinación con el Ejecutivo Nacional.

11. Todo lo que no corresponda, de conformidad con esta Constitución, a la competencia nacional
o municipal.

6- COMPETENCIAS PROPIAS DEL PODER PÚBLICO MUNICIPAL: Artículo 56. Ley del
Poder Publico Municipal.

Además de estar reguladas por la Constitución de la Republica. Las mismas han sido ampliadas de
manera mas especificas en la Ley de Poder Publico Municipal la cual tiene como tiene por objeto
desarrollar los principios constitucionales, relativos al Poder Público Municipal, su autonomía,
organización y funcionamiento, gobierno, administración y control, para el efectivo ejercicio de la
participación protagónica del pueblo en los asuntos propios de la vida local, conforme a los valores
de la democracia participativa, la corresponsabilidad social, la planificación, la descentralización y
la transferencia a las comunidades y grupos vecinales organizados.
Artículo 60. “Cada Municipio, según sus particularidades, tendrá un plan que contemple la
ordenación y promoción de su desarrollo económico y social que incentive el mejoramiento de
las condiciones de vida de la comunidad municipal”.

Artículo 61. “Cada Municipio, según sus peculiaridades, tendrá un plan local de desarrollo
urbano mediante el cual se regulará el uso y aprovechamiento del suelo según las directrices
contenidas en el plan nacional de ordenación urbanística, y en concordancia con el plan de
desarrollo económico y social señalado en el artículo anterior. Este plan contendrá la ordenación
del territorio municipal, hará una clasificación de los suelos y sus usos, y regulará los diferentes
usos y niveles de intensidad de los mismos, definirá los espacios libres y de equipamiento
comunitario, adoptará las medidas de protección del medio ambiente, de conservación de la
naturaleza y del patrimonio histórico, así como la defensa del paisaje y de los elementos naturales.
Contendrá además, si fuere necesario, la determinación de las operaciones destinadas a la
renovación o reforma interior de las ciudades”.

 LOS SERVICIOS PÚBLICOS MUNICIPALES

Artículo 63. “Los servicios públicos domiciliarios de suministro de agua potable, de electricidad y
de gas, son competencia de los municipios y serán prestados directamente por éstos o mediante
alguna forma de contratación, con sujeción al régimen general que se establezca en la
correspondiente ley nacional”.

 JUSTICIA DE PAZ

Articulo 56. “Numeral 2.G. La justicia de paz; la atención social sobre la violencia contra la mujer y
la familia, la prevención y protección vecinal y los servicios de policía municipal, conforme a la
legislación nacional aplicable”.

Así mismo, la novísima Ley Orgánica de la Jurisdicción Especial de la Justicia de Paz Comunal,
Gaceta Oficial Nº 39.913 del 2 de mayo de 2012, pasa a establecer las normas de organización y
funcionamiento de la jurisdicción especial de la Justicia de Paz Comunal, como ámbito del Poder
Popular e integrante del sistema de justicia, para el logro o preservación de la armonía en las
relaciones familiares, en la convivencia vecinal y comunitaria, así como resolver los asuntos
derivados del ejercicio del derecho a la participación ciudadana, relacionado con las actuaciones
de las instancias y organizaciones del Poder Popular.

A tal efecto, como un mecanismo abierto y flexible de descentralización a las comunidades y


grupos vecinales organizados, se transfiere de los municipios a los ciudadanos y ciudadanas a
través de las instancias y organizaciones del Poder Popular, la competencia de la justicia de paz
comunal, como integrante del sistema de justicia, a los fines de coadyuvar en la convivencia
pacífica entre los miembros de la comunidad.

 RÉGIMEN DE ORGANIZACIÓN DE LOS MUNICIPIOS

Artículo 75. “El Poder Público Municipal se ejerce a través de cuatro funciones: la función
ejecutiva, desarrollada por el alcalde o alcaldesa a quien corresponde el gobierno y la
administración; la función deliberante que corresponde al Concejo Municipal, integrado por
concejales y concejalas. La función de control fiscal corresponderá a la Contraloría Municipal, en
los términos establecidos en la ley y su ordenanza. Y la función de planificación, que será ejercida
en corresponsabilidad con el Consejo Local de Planificación Pública. Los órganos del poder público
municipal, en el ejercicio de sus funciones incorporarán la participación ciudadana en el proceso de
definición y ejecución de la gestión pública y en el control y evaluación de sus resultados, en forma
efectiva, suficiente y oportuna, para lo cual deberán crear los mecanismos que la garanticen”.

Artículo 76. “La administración pública municipal se regirá por los principios establecidos en la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en las leyes respectivas. Cada Municipio
mediante ordenanza, desarrollará esos principios para la organización y funcionamiento de los
órganos del nivel local, central, descentralizado o desconcentrado, con el fin de alcanzar mayores
niveles de desempeño, atención y participación de los ciudadanos y ciudadanas en la gestión,
racionalidad de costos y continuidad en el ejercicio de la función pública. Los órganos que la
componen colaborarán entre sí para el cumplimiento de los fines del Municipio”.

 RÉGIMEN DE LA HACIENDA PÚBLICA MUNICIPAL

Artículo 124. “La Hacienda Pública Municipal está constituida por los bienes, ingresos y
obligaciones que forman su activo y pasivo, así como los demás bienes y rentas cuya
administración corresponda al ente municipal. El Tesoro Municipal está conformado por el dinero y
los valores de la entidad municipal así como por las obligaciones a su cargo”.

Artículo 125. “La administración financiera de la Hacienda Pública Municipal está conformada por
los sistemas de bienes, planificación, presupuesto, tesorería, contabilidad y tributario regulados en
esta Ley”.

Artículo 126. “La administración financiera de la Hacienda Pública Municipal se ejercerá en forma
planificada con arreglo a los principios de legalidad, eficiencia, celeridad, solvencia, transparencia,
rendición de cuentas, responsabilidad, equilibrio fiscal y de manera coordinada con la Hacienda de
la República y la de los estados, sin perjuicio de la autonomía que la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela consagra a favor de los municipios para la gestión de las materias de su
competencia y para la creación, recaudación e inversión de sus ingresos”.

Artículo 127. “El alcalde o alcaldesa es el o la responsable de la Hacienda Pública Municipal y le


corresponde la dirección de su administración financiera, sin perjuicio del régimen de control
atribuido al Concejo Municipal, al Consejo Local de Planificación Pública, a la Contraloría Municipal
y al control ciudadano”.

7- PARTICIPACIÓN CIUDADANA:

Artículo 258. “Los medios de participación del pueblo en ejercicio de su soberanía, son aquellos a
través de los cuales los ciudadanos y ciudadanas podrán, en forma individual o colectiva,
manifestar su aprobación, rechazo, observaciones, propuestas, iniciativas, quejas, denuncias y, en
general, para expresar su voluntad respecto a asuntos de interés colectivo. Los medios de
participación son, entre otros, los siguientes:

1. Cabildos abiertos.

2. Asambleas ciudadanas.

3. Consultas públicas.

4. Iniciativa popular.
5. Presupuesto participativo.

6. Control social.

7. Referendos.

8. Iniciativa legislativa.

9. Medios de comunicación social alternativos.

10. Instancias de atención ciudadana.

11. Autogestión.

12. Cogestión. El enunciado de estos medios específicos no excluye el reconocimiento y desarrollo


de otras formas de participación en la vida política, económica, social y cultural del Municipio”.

Artículo 259. “Los ciudadanos y ciudadanas, y sus organizaciones, tienen el derecho y el deber de
utilizar los medios de participación aquí señalados. Los municipios deberán legislar acerca de los
requisitos exigibles para demostrar el interés legítimo local de aquellos interesados en el ejercicio
de alguno de estos medios de participación, sin menoscabo de los derechos y limitaciones que
establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la legislación aplicable”.
BIBLIOGRAFÍA:

 Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Gaceta Oficial 5.908 del 19 de


febrero de 2009.
 Ley Orgánica del Poder Público Municipal, Gaceta Oficial N° 39163 del 2009.
 Ley Orgánica de la Jurisdicción Especial de la Justicia de Paz Comunal, Gaceta Oficial Nº
39.913 del 2 de mayo de 2012
 La Descentralización Funcional, Revista de Derecho Público N° 8 de 1981, Jesús Caballero
Ortiz, Profesor de Derecho Administrativo en la Universidad Central de Venezuela.
 Consideraciones Sobre El Régimen Constitucional De La Organización Y Funcionamiento
De Los Poderes Públicos, Revista De Estudiantes De Derecho De La Universidad
Monteávila, Allan R. Brewer-Carías.
 Competencias Concurrentes Y Autonomía Municipal En La Ley De Gestión Integral De La
Basura, Erga Omnes / Revista Jurídica Nº 7 / Año 2011, Luis A. Herrera Orellana.
 Manual de Derecho Administrativo, XIII Edición, Eloy Lares Martínez, 2010.