Anda di halaman 1dari 2

Trump enarbola el nuevo

tratado comercial con México y


Canadá como una victoria
El presidente defiende la mano dura negociadora: “Para los
niños que dicen que no ponga aranceles: sin aranceles no
tendríamos este acuerdo”
Otros
102
Conéctate
Enviar por correo
Imprimir
AMANDA MARS

 Twitter

Washington 2 OCT 2018 - 17:51 CEST

Donald Trump presentó este lunes en la Casa Blanca, a modo de mitin, el


acuerdo con Canadá y México para refundar su gran tratado comercial. La
reforma del llamado Nafta, siglas en inglés del marco que les une desde 1994,
fue una de sus grandes promesas electorales. La reforma o la ruptura. Esto último
suponía un peligro político por los efectos en su propia base de votantes,
llamados a las urnas en las elecciones legislativas en noviembre. Tras un primer
pacto bilateral alcanzado en agosto con el Gobierno de Enrique Peña Nieto,
Ottawa se sumó al consenso este domingo por la noche. Un Trump pletórico lo
exhibió como una gran victoria.

MÁS INFORMACIÓN
 EE UU, México y Canadá pactan un nuevo acuerdo comercial tras más de un año de tensas
negociaciones
 El nuevo pacto comercial facilita la relación entre López Obrador y Trump
 México cede a exigencias de Trump para lograr el pacto comercial: las claves de un acuerdo
necesario

Hubo un tiempo en el que a los tres países norteamericanos se les conocía como
“los tres amigos”, en español. Lo revirado de estos 14 meses de conversaciones y
la arisca forma de negociar de Trump han enterrado ese espíritu, pero el gran
marco comercial que estaba en juego se ha salvado: se trata de una zona de libre
comercio en la que viven 450 millones de personas, que mueve más de un billón
de dólares al año y que rige sus relaciones económicas desde hace más de un
cuarto de siglo. La idea de poner punto final a estas reglas de juego tenía de los
nervios a la industria estadounidense y a muchos legisladores republicanos de
estados agrícolas y ganaderos, que presionaron a Trump durante este año.

El nuevo marco ya no se llama Nafta, ni TLC (Tratado de Libre Comercio de


América del Norte), sino que atiende al nombre de USMCA por “United States,
Mexico, Canadá”, un orden de iniciales nada inocente que Trump repitió en
varias ocasiones este lunes en Washington, cuando presentó el pacto rodeado de
sus asesores. El antiguo TLC era, para republicano, “el peor acuerdo de la
historia”, mientras que el nuevo "es una protección para los trabajadores" del
sector industrial y "una victoria para los ganaderos".