Anda di halaman 1dari 13

EL GENERAL ANTIIOINE

NUMERO 1 3 1 4 0 CÉNTIMOS
LA GUERRA
^ = ILUSTRADA ^==
DIRECTOR

AUGUSTO RIERA
LA SITUACIÓN No sabemos ni iu)s imiicu'ta saber lo que ])relendíaii
los alemanes cuando tan furiosamente arremetieron des-
Terminó la Iremeiula batalla después de Ireiiita días de ])ués de i)reparai'se con tanto cuidado; pero algo querían,
feroces, esU'i])¡dos cómbales. Los que atacaban ya no aco- algo más que posesionarse de una zona devastada de te-
nielen ; los que se defendían no loman la ofensiva. ¿Qué rreno. ¿Deseaban entrar en París? ¿Anhelaban apoderar-
se ha sacado en ünqiio de la horrible lucha? Los alema- se de Annéns? ¿Intentaban separar a, los ingleses de los
nes han ganado unos kilómej^ros de terreno que el año franceses? ¿Pensaban llegar a la costa y tomar Calais y
l)asado abandonaion ]ioi' su propia voluntad y algunos Dunkerque? ¿Pretendían copar la mitad del ejército in-
olrcs que desde hace unos días conocen los horrores de glés? Nada de eso han logrado. Los sacrificios consenti-
la devastación; han hecho unos miles de prisioneros, co- dos son inútiles. No han conseguido ningún resultado de-
gido muchos cientos de cañones y más de un millai' de cisivo. Los dos adversarios han perdido mucho y ningu-
ametralladoras. En cambio, han perdido un número muy no está contento. Malas, pésimas han sido las jornadas
grande de hond^res, han aumentado la desolación de la que median entre el -21 de Marzo y el 21 de Abril. Malas
gran fandlia a'emana. Los ingleses iierdiei'on terreno y |)or la sangre que se derramó en vano. Ni los alemanes
matei'ial humano y de guerra; pero se defendieron con alcanzaron la victoria que esperaban, ni los aliados pue-
tes()n, (lando y recibiendo la muerte.en honor de la Oíd den felicitarse por los resultados de la pugna.
Hiiflland, de la vieja iiatiia, que tan cruentos sacrificios Se dii'á que esto es un prólogo o un ])rimei' acto de la
exige, (|ue si')lo puede vivir si unieren sus hijos poi' ella. gian tragedia que ha de ])oner lin a la guei'i'a ])rovocada

Soldado (le caballería y ¿u cabalgadura provistos de máscaras adecuadas cara neutralizar los efectos de los gases mortiferos
(Fot. Central News)
186i LA GUERRA ILUSTRADA

por Austria. Se asefj'uru ya que los alemanes se preparan que casi constituye una victoria, pues de tal debe repu-
para una nueva acometida. No tenemos inconveniente en tarse la contención de la arremetida que el enemigo juz-
creerlo. Antes bien, dados los antecedentes de sus jefes gaba irresistible.
se puede asegurar que así será dentro de algunos días o
de algunas semanas. Pero entrelauto están detenidos sus Como en el I\lariie
ejércitos. Afirman algunos críticos que la pausa actual se Como la batalla del Marne, esta de Picardía ha parado
debe a que es difícil el arrastre de la artillería por los la más formidable, terrible y definitiva amenaza enemiga,
campos de hoyos, la evacuación de los heridos, la repo- en el momento mismo en que los planes adversarios, des-
sición de armas y municiones. Y que a tales causas se arrollándose con irresistible regularidad, estaban a punto
debe que el avance alemán se haya interrumpido. No. Los de realizarse, y crea condiciones que hacen muy difícil
alemanes no adelantan porque no les dejan; no pasan que el enemigo pueda reanudar sus tentativas en la mis-
porque sus enemigos lo impiden; se han detenido por^ ma proporción y forma y con idénticas esperanzas. No so-
que las fuerzas humanas tienen un límite y las soldados lamente ha contenido una gigantesca ofensiva germánica,
teutones han llegado a él. sino que ha herido la ciega fe de los alemanes, alcanzando
De la batalla reñida se desprende la enseñanza de que probablemente, efectos políticos no menos grandes que
ios ingleses, por presunción, por no dejar sin defensores los militares, si ha-de juzgarse por las apariencias. La im-
su suelo, o por lo que fuere, no llevaron bastantes tropas portancia de la victoria es proporcional a la importancia
a su frente de combate. Ahora remedian a toda prisa el del intento estorbado. Acerca de la entidad y violencia de
mal que no supieron evitar. Grandes masas de nuevos la ofensiva germánica se ha escrito tanto que no es nece-
combatientes desembarcan en F'rancia. Los norteameri- sario añadir nada para dar idea clara de ella; pero no es
canos, que tampoco previeron lo que podía ocurrir y que tan sabido de qué modo debía desarrollarse esa ofensiva
no se apresuraron a llegar a Europa, procuran ganar el según el plan inicial del enemigo. A juzgar por el des-
tiempo perdido, y decenas de transportes cruzan el Atlán- arrollo de la batalla, no es fácil descubrir las primitivas in-
tico, a pesar de los submarinos. Los franceses, que son tenciones de los alemanes, fuera de la que consistía en
tos que menos han padecido esta vez, hacen avanzar sus hundir la línea de combate en el punto de conjunción de
reservas. Los italianos envían regimientos a Francia. La los ejércitos inglés y francés. Abierta la brecha de San
próxima función será más sangrienta que la que lia ter- Quintín, separados los aliados para batirlos aisladamen-
minado. Y. probablemente, para que el cuadro sea más te, ¿contra cuál de los dos la ofensiva alemana se hubiese
grandioso y el efecto más imponente y la mortandad ma- dirigido en seguida para darle un golpe mortal? ¿Quería
yor, el. emperador de Austria-Hungría, queriendo demos- Ludendorff, una vez desbaratada el ala derecha del ejér-
trar a Guillermo II que la carta a su cuñado el príncipe to inglés, avanzar fulminantemente de Amiéns al mar y
Sixto fué un desfallecimiento momentáneo—comparable acorralando a los ejércitos de Haig echarlos hacia el norte,
al de los italianos en Gaporeto—, ordenará que medio mi- aplastarlos de espaldas al canal de la Mancha y obligarles
llón de sus soldados vayan a pelear contra los üalianos a rendirse, en tanto que esta conversi(3n gigantesca habría
desde el Stelvio al Adriático. sido protegida por una poderosa amenaza contra el ejército
Según todas las apariencias se prepara un final de pri- francés? O quizá Ludendorff pretendía precipitarse hacia
mavera tan atroz como el principio: Los alemanes reanu- París por la brecha abierta, y a lo largo del valle del Oise,
darán la ofensiva. Pero, ¿y si no pasan? ¿Si después de el camino histórico de las invasiones, sorjirender al Go-
consumir hombres y municiones han de volver, como an- bierno y a los Estados Mayores e imponer así la paz a la
tes, a la guerra de trincheras? ¿Se eternizará la guerra? nación decapitada y eslremecida, mientras los ingleses que-
¿Consentirán los pueblos los sacrificios que les imponen' darían detenidos por una potente ofensiva conti'a Arras.
los gobiernos?
El papel del Kronpiinz
No cabe dudar entre ambas empresas cuando se cono-
Entre el Mosa y el .Mosela se han batido por primera ce las disposiciones enemigas antes del ataque, sus prepa-
vez norteamericanos y alemanes. Cerca de Port-a-Moussón rativos y sus maniobras. El objetivo inmediato de la ofen-
atacan éstos a aquéllos; asaltaron sus trincheras, trataron siva era París, y el adversario sólo pensó en Amiéns al fra-
de arrojarles de una aldea, acometieron con intención de casar su primer intento. El Kronprinz asumió el mando
hacer un escarmiento. Pensaban, sin duda, que las tro- entre los ríos Soma y Oise, y acumuló allí los mejores sol-
pas bisoñas no podían resistir el empuje de los veteranos dados de que disponía al mando del general Hutier. Allí
de Francia y Rusia; que no sería ardua empresa derro- estaban, formando la masa de choque, casi todas las divi-
tar a los norteamericanos. Se equivocaron lastimosamen- siones de la Guardia, y no es de pensar que el príncipe here-
te. En el parle oficial alemán se dice que las tropas re- dero del Imperio, con las mejores tropas alemanas se limi-
gresaron a sus propias líneas, lo cual, en buen castellano, tase a un simple flanqueo para coadyuvar a la acción prin-
significa que fueron rechazados sus ataques, pues de otro cipal. El nombramiento del Kronprinz y la calidad de las
modo no renunciaran a ocupar e! terreno ganado. Los nor- tropas indican claramente que éstas se hallaban destina-
teamericanos dicen que escarmenlaron al enemigo y que das a realizar la operación más importante, que consistía
le causaron importantes péi'didas. en efectuar la ruptura del frente y abrir el camino de París.
El día 21 empieza la acción y el 22 las tropas que ata-
LA INVASIÓN Y EL DIQUE can producen la ruptura a causa de la derrota del quinto
ejércilo inglés. Aun no se sabe qué dirección tomará el
Fren le franco-imiics, 10 de Aliril. enemigo; pero el día 23, vadeado el Soma en Ham y el
canal Crozat en varios puntos, todas las columnas alema-
Cuando se llega cerca de la línea de combate y se res- nas convergen no hacia Amiéns, sino hacia Noyón, es de-
pira la atmósfera de la batalla; cuando se penetra en los cir, buscando el camino de Compiégne, que es el de París.
organismos de mando y se entra en contacto con las tro- Pero de pronto la marcha de esas columnas se detiene,
pas; cuando se ve lugares y hombres en la zona de la tropieza con un obstáculo, cambia de 'dirección. Así el
pelea y los acontecimientos se aclaran,;se iluminan y se frente de combate se ensancha hacia Lassigny, Montdidier,
precisan como todas las realidades, se recibe de !a pugna Morenil y la arremetida se dirige contra Amiéns. Este
atroz una impresión profunda que es casi imposible de cambio de frente de este a oeste corresponde, precisamen-
reproducir. El peligro que corrieron los ejércitos aliados te, a un cambio de situación del paso abierto entre los
aparece quizá mayor que el que se supuso desde lejos le- ejércitos francés e inglés.
yendo las concisas informaciones cotidianas; pero se ad- Los alemanes, rompiendo el frente en San Quintín,
vierte también la inmensidad del esfuerzo anglo-francés abrieron una puerta: pero los franceses, acudienrlo a
LA GUERRA ILUSTRADA 1863

Artilleros ingleses colocando en batería un howitzer de largo alcance - (Fot. Central Neios)

Soldados canadienses trasladando a la« líneas de retaguardia cañones de gran calibre (Fot. Central News)
HOJA NÜM. 8 CORRESPONDIENTE AL MAPA DEL FRENTE OCCroENTAL D E l l T E A T R O DE LA GUERRA

Bargaibi,
* - ^ - ^ i i í ^ ^ ^ ^ s ^ * ^ » - iweiipj'-'A ,s5e»A
íí'íí!
'-jytlTLíinimbcucken"^ sr o. - ^ ^ / j i í s í r t t

•^- wm mhbécñéeifí
fWelíhS.

* »
0/sfm/sm 'tíohdsEhiXsilér''
:.<s,i5KÍ«3
Ger^'éfíL
,:?,: ([!rj;i^ir-'r:ií^=f^$:i'¡iie^i:¿í^
Vitfi I /»•- ^ . HdueristÉinrmrinnh
i r jx^
/

•//tóiStí?»
•íl^gm'fj/Bsnbe/poch

Bepzabep
^ "lamelsbeír •
^V"^nwei/en /mgapten /^,,:¿ V?rettei ^Mand&shei!n_
) D/éfSBbath:
igchgsi
491
«7. Sobe
'¿wi//ep ^tuifMQsi/mcHei
'sm^^"'ñi^£áAM^éii¿P.
insmrmnB* vcmnbaa • •«!(;••'

Wnéit/e/íOEi'G Trhtim\,
í«S 'uilh^

wM. W^^^m^^^fW^^^Mm-
'• -W «Vi i*:;?z:-/g
jo va ' * " ^ tí» 'iVfywillel Tfiexintxn BteQ
.#!?í-:>' Mapsíalj, Sslmbach.

É
'éWb.ssm Aurich
jíii-míai;; 'Lauaenbach ^V^Ett.ljn x'%'isdopf<¡ mgp'Dninffe/>^1ñ^[^
v - ^ ~r^'^:'mSQeL^enbeelm& - insf
wmñgen
'•"Sc\)r?hc[bei ''imba^h 'iitínoéñ \^t• i wieo&yingen, mwasth.
Hoi
leiceikíveilt RoÜenn
•/ieümmÚEiT-^

i^^^^^*/^ tó7 Eb^i^ba.


__ -___^/fcí,„,.,^-. „.....- ...„
ifSg»:.- 3T P ^S'rfH%
•S'l!.
i»-.. •\<h^fQ¿f¿^nbPonff ...74;
''^^ VyxGebepshai

thhofammm
• ifeu^'nnBm l^M^r^'"' tischweiapi Mijlúheim
r- , "Feuepmm'

\\HorÉPi' fHeimñSr,
l^C^MO^Jíí" fjHmiefñsirrr^ ^•^:yi^^:?^^'^/&íjfmsifñ.

•iagfii.efii
- WJaDeB'ébemstÉim^ iauqsa _ ,
Simeebsin'
Muendb W:ii)Mnsá:íi'\
W^" :m
3-:-^^««^/' ^¿íi ptfeeiiWeilerV •^•-•^••:-.i$%¿;;V§ÍS^-.'^.-:'.-tí^.
.j-PpintzheB,

wbea/ieiñr Seccm
Ho^Felden
'^i^^
Kupzenhousef,
Kepl¡sheimJÍ£ ^mM
»E»:
Wunbach
Zsvelsteii
"I ^
.^
"i L '(¿S/slmim
lafffiausen ÍB\jmath ¡MwM •'TéPacfr,

lowishéim\ Ju^í^^^nr •*•»


vec/íeijptpoon,
ere W¡UÍÍükloSS0-^f<:^NeijWsile^íM'^':WÍ^
[SchiysiS^f JMaennoIsheim v^X»: Gáripínger.,
^ol^&'mf»KleingfTwin,, Mí í;-£?^i*l
\ilfdP s¿m SuhmgeíTj
Vfsh
m gufpingéíf

.,
J)L'Cf(
WOj¿SI¡gññS!^^'Mal$C S.
flilüng
" 'iapízvi/íi •§sMeawil/ei Vasseljóníl
/ XVIIenstaq
m .».-fe
Oescbelbpofiff
íl \offkn/ru£el^heim~ Nácfeía
''lotzingeru.

'^bieten /L Actn '^Maclíi fSndM:^o¡hnén^


€iñQÍhhBn\ s\¿\lliáe]XLdusen
mí y/J^eiilil
wsinsefrt •ini

\plen
M;^-^^^
HÍUioff,

^.,-BOUSS-. 'etepsweii

ingó(nootv-;s,^
JieiiBurqq
«WaitíiW^^^p^ ^ S// Isa»
¿^0;
'•¿ISorñngsi
^¿XBionyilk¿^ .ehitíniíBi
._ 'Affa/rnaní ^apém'bai:$ Dunmieim.
•vO.+

<? •
«to'^* & i pjl&A
(•'ppi
Sai
'ffo//

Aish
o í . (Jl>
W^/7' >pd3men 'onnewSi , .. .^wlOnsmetúnl
^ ^ ^ .Q,
;-*.:-o.:[ be^tdprF ~"
¿^¿¿a'íTi ^itbgcméi.el
Tpiehcinqei
Ltehíenegg
llKippenti&m^ .,„. ».•,//.-..••,«• 7/ «u v \ \ - v . V 'Bupgmüen '§mrpacñte!fíñg^ *
fíoi/ssá

^ntmMnímil^ ' ¿immbí


iMingfn^

^f^wá^^ ^^:¿^rR,. cio^^fm.^^/í^í-^^^s¿heii


™MpkiPcÍ!^fj3^eHSiíkém^'-3^púbera
•hw-pos-lidii

^m.fe^ é 0.1"

wWm&mM m'"^.^sm>mmmjsim
\beMf
Ya'ch Me/di l

'AnoiJlf 1& fÍ»¡:i3i/Pi,p<-° yl^^gjf


; . • • * '
357ó'i?M
nrl
m ^p|5^ *Multerd,ng^lK\.
!»X Keppenüa^
JKeppenüaL'ñ
/ / . i t á ? ,..,.,,•.-"' ^
^ » J, M
^ Wie/r^^" S C v > ^ ^•:'S;wm^

HOJAS sMyJá ''efinf •"•• \dp¡ )#:>¿


\mntzh" 'ocfík , . ,.*\v.iííi::fe:^-:-sife ^ \

teisf
7 »8
|i <ssei

*t'' Tiontiwaiüfi:.
%. Ifíohrhícfí-
-.9 ÍB:
wdSTmis-

PUBLICADAS mm^ fcnwipp^ Wít'^/ff'^^M''*'' .- ^ ° yra-^Jj^'ilhirqén


bPJsn-^^ •.r.O.--;fis:';.Ó';;áV-.*-i"
'^\PL
Vinizerj.
48
Va/tersho)

Wíwf_^jmi?fm
\

Whatjsen.
¿ 'fíejtmct^
"ig^üiigM;
^ii^.^Miti''''
se/U
'
hpQiifgen
I 'din
^Vv

^eren BALÍOI»; KMjjípacPfi.

m¿/7crm
^'¿¿^mmm^y^^ímnsm^ Í!¿;:.;, /•—¿ÍLiSÍk.^KS^^'''^ ''^^^^^¡(^^y/B^C^
^Síiiifeí-

Ddttin?[% Wlaídoií

!¿¿eP
'Jber/ia

« r r i p S f i n i e n S V r t f l f e ' / ? 1196 :-.--i;...-..;ííi¿ :»(.i. \ a .;:.<> "l/gig^ffmggriÁ

*"

\ {¡{¡rchiei^

/Wif/"i/á»S9^07CñuDEL'rS^íg/í7tó
/»áK« MMpfem/neXM^
msemmítff^\,Scniwmi
-^ • E7Z Mfnémmé^^mim .....

jSitegkúér.:^

n ^VtÜÜ^ Wí/fó<
,... Pepdem{::^:7S^:Z^:
_ _ Slíly 1^.;^. ^Cannp/p}; K ^ V IZ,

vnfsm sJS»^^» f

"^1 TTaDffenburg •'•&/7Í*S'¿», /


tízí íy^

Bermí
'•ÍQttt r, i , „ - .
^SCOL\i,,^tílPí
wéomm' y W^/i?/?'^

nfe
\Bij0mm ^ m ^ ^ ^ P f f t , *Sohupfii\ W-ft.f
f-.i;..<!
vmiiJmrfíai ?rw/
\ies.hi}v /^%fa«^^%r#^_-, 'ierñiách.:
^!^éng§^§^sl>áry \
' ^ ^ ^ B p u t t e n '
w
« * «
m/eest -•ífepM Schmznach
T c "ss

plí
I » ». «
'^ImiPsingen j^Bii
hunfw ^ IM'WaJfseílen ^/míi
iiljqe.
WpMon
JeM UltsteUen ¿Pfaffikon iá?¿//77<? \
wx. /ZURICH
ba£.
Herímonc^

'iSífcSB.
árir- Pleenfjbvelierfí^§^-S-'
Vn J^mLagvíimm
•rBremgárten
.zu^rt'^^ ( 1 =i//
I \ . LiedeñsiA/L
'•^M (VSIdenbU;
^schwil •.«^ \BDLCtí£Íl'
'jrpou
wlaine"Couf^aBm¿:^w^'^\m^r^gg^
wgendorí íoFingen
fíerre^ME

f" S O L
PIAPADELFRENH OCCIDENTAL
= 5 ^ ^ - ; nsrmonc^y •
/Lourclai/oñj' Epauvi.
'CourfS!w%'cháSllo^^^euwelier£nvehr\ Laupersdoi^ "^ 'ndorf
»Bofx Heijbetswi/,
,Soulce [Epan^^f^^elles,-
í-HipR TlndeWleps X¥i^S^Bpah\
íindepveliep lamm&if'
TrmPtíiiní ^—imntfs Pichoux Houtien 'henpofic^ rgpqmn "•••/• I
vveiiei)
Tpevillefí
rhiebamm
'Sopnetan V Chai
EañSk)jno0-
1229
IA5ENHATTE . J '
wS'zhusere^ yí/ \y^ ^ - •>. /
Meiden
DELTEATRODELAGUERRA
'¿b/Tze ,
gqiep ,-if^ Leíuec yyCÍiíSÍ/isíy//,
'ICeim Dafñm^bftí
• " " " Lemmiswil ^ ^ - • wkjefh. „ Bi) : ^ •W4L

^1
-^ lP*LeCemiU
LeeSeiqi.^. „ ^ ^ . Tavannes Beulach
'•?;;g'-7lfefeita* 1 •:•••«•.•.•.•••••••" i ABdid
• © • •

Lestssbhtí-Cueno¿ -'' /7Í " ^ ' "lleim


¡oüwil ' CAPITAL DE NACIÓN 9 Limite de Nación
Sonceboz, lILdHeMB Pm\ inhen. /-''"\l\-''-:Á'-. •••'<í'--
V^
CorgwgntS ^/hw3pp$i
1~Dehz]
lerzogéfíbuclií
MeiiifiSS x/^T\ 1 V ••.::(»•-•^.-
^ CAPITAL DE DEPARTAMENTO ® •• deDepartamento
\/>áeBoí WJ&íeni liswll ;'!*^ H \ ¡hdopF
SétEPleí
lennioíso/é WPiqen
\Z6'//
wue/het Capital de Distrito ® fernocam/de vía dob/ey estación
íp/77/>7^/~<W /(hrripux J / ; ^ ^ OPVIII
^¿biwj^mssg/iofbnj Kohpmen
Uneenbai.
oych Millís^u
NoUwíP
X '«)* )f&/720
Capital de Cantón

Municipios de más de 2000 hdb.


®

o
única

'\G5S^¡^^ tíalLííPkiníL estrecha


7 H^tb •' " demenosdePOOOhab. •
^adMScn "^ - ^ Wáltepswiíl- •' •• ^construcción
\peprihp^ CHAsl°ERAL ¿a9?¿fe//7$?, Níl
ten fe/ypao Fuertes n
,*'^aboL'ii Carreteras del Estado
--'Xods^.^ . ^ e . ^ y - ^ ' ^ ^ ' Baterías ó Reductos f*
Lum, busen
* " •• departamentales
.+ ^rtPenstein n^us* Radio de acción de las defensas- , t ^ | ^
y j a ^ ^ d e > f e _ ^ ó g ^ a p T y ^ W ^ / r . f Caminos vecinales
en las zonas fbrtiñcadas Canales

um üon. ^ l | f e ^
V

Cerlién
/ J lI ^ F
Sch^^P^'
yEnÜebuch
miters

HERGISWIL
2132 «
I I
ESCALA

I
EN KILÓMETROS

8"
LA GUERRA ILUSTRADA

FEEEOCAREIL DE VÍA ESTRECHA UTILIZADO PAEA EL TEANSPORTE DE MUNICIONES A LA LINEA DE FUEGO EN UN SECTOE DE FLANDES
CFot. Central News)
LA GUER,RA ILUSTRADA

CEUCEEO LIQEEO DE LA MARINA INGLESA DIBPAEANDO SUS CAÑONES DE BABOE fFot. Central News)
i870 LA GUERRA ILUSTRADA

Grupo de heridos yanquis y franceses. (El segundo de la dereclia es el célebre Darland, que fué herido en Cambrai.)
(Fot. Central Nexos)

Escuela de peinar Beñorae, donde los glorioeos héroes inutilizados en la gu«rra aprenden ese nuevo y agradable oficio
(Fot. Branger)
LA GUERRA ILUSTRADA 1871

tiempo, levantan un dique que una la derecha inglesa que rápida y profunda que sea posible; pero la zambullida
se relira hacia Amiéns. Los alemanes, detenidos por el es la ceguera, y el CÍITC quiere ver.
dique francés, siguen a los ingleses en demanda de la De Cambourg adquiere rápidamente la certidumbre
brecha entrevista. De ahí que el combate cambie do sitio y de que ese hidroavión desempeña el papel de protector
dirección. cerca de barcos enemigos, lín efecto; del horizonte sur-
La brecha que huve gen dos siluetas: un torpedero y un submarino que na-
Ese cambio de dirección del ataque alemán indica que vega en la superficie; el primero acompaña al segundo
el Alto mando quiere aprovechar la brecha abierta en vez hasta el lugar de la inmersión, con el fin de protegerlo
de entretenerse en producir otra. Los franceses, entretan- con lia nn posible mal encuentro.
to, acuden con rapidez, combaten con eficacia, y el día 28 ¡.41 pirata!
los alemanes advierten que no queda paso alguno en el
frente enemigo. Toda la línea aliada ofrece un frente con- ¡Un submarino! A esta exclamoción del observador,
tinuo y ürme. Entonces es cuando los alemanes se deci- un movimiento de cólera se apodera de la tripulación.
den a reanudar la ofensiva por el punto que les conviene ¡Un pirata, uno de esos malhechores del mar, que caute-
pasar, y el 30 atacan con ímpetu entre Moreuil y Lassigny. losa y traidoramente echan a pique los navios sin defen-
Quieren pasar a toda costa y buscan su camino por Cler- sa, asesinan a los marineros, ahogan a los niños y a las
mont y Compicgne. No han variado de plan y sus órde- mujeres, y, después, girando alrededor de las astillas del
nes de operación señalan precisamente Compiégne y naufragio, acaban disparando sus ametralladoras sobre
Clermont como metas a las que se debe llegar a las diez las pobres víctimas, que se agarran clavando sus uñas en
de la mañana, es decir, tres horas después de haberse ini- los botes volcados, un submarino alemán!
ciado el ataque. Si los hechos correspondieran a las pre- La alegría brilla en los ojos de todos los tripulantes.
visiones, los alemanes entraran en París el 1.° de Abril. Se va a poder hacer justicia a un bandido que, cargado
Desde entonces se acentuó el empujón contra Amiéns. de crímenes, se dispone a cometer otros nuevos.
Las masas rechazadas por la nueva línea de defensa de ElCirce se prepara; cada uno ocupa su puesto de com-
los aliados refluían hacia la capital picarda. Pero no era bate, y todos estos hombres, que no ven nada,- pero que
Amiéns el objetivo deseado. Los jefes alemanes habían conocen la doble amenaza del torpedero y el hidroavión,
dicho a sus tropas que la batalla duraría cuatro días so- siguen, con la vista fija-en la fisonomía del comandante,
lamente y que la guerra terminaría en pocas semanas. las fases de las maniobras enemigas. De Cambourg mira,
Tales aflrmaciones, repetidas por todos los prisioneros, con la cara pegada al periscopio, y, sin que su voz cam-
prueban la fe que el enemigo tenía en sus proyectos y bie dé inflexiones, da órdenes, que un ayudante, Reboul,
cuan lejos están las realidades de las esperanzas. transmite y hace ejecutar; oficiales y marineros obede-
Los prisioneros hechos el día 30 dijeron que sus jefes cen automática y silenciosamente. Quizá los corazones la-
les prometieron que tres días después estarían en París. ten un poco más de prisa que normalmente; pero nadie
El hecho mismo de bombardear Pai'ís con los cañones de deja adivinar nada... Dócil, el Circe evoluciona y se escu-
largo alcance, a fin de aterrorizar la ciudad, indica que rre bajo el agua tranquila e indiferente a las pasiones de
ésta constituía el verdadero objetivo de los alemanes. los hombres; va más despacio, va más deprisa; se oye el
runrún dulce y obsesionante de los motores y el ruido
Luis RAIÍZIM. fresco del chapolear del agua a lo largo del casco.
Allá arriba, el submarino enemigo se acerca; alrede-
LOS SUBMARINOS FRANCESES dor de él el torpedero vira y gira como un concienzudo
perro de ganado; encima de ellos, el avión va y viene.
Copiamos estos párrafos de un interesante artículo pu- Se nota un pequeño ten^blor en la voz del comandante;
blicado recientemente : el aeroplano parece estrechar sus círculos; ¿habrá di-
Los ojos del periscopio visado al Circe? El temblor era debido a la cólera, a la ra-
bia, pues poco importa que descubra al submarino con
El comandante de navio De Cambourg, alternando con tal de que lo vea larde—cuando ya haya disparado—todos
su segundo Duchesne, lleva ya varias horas vigilando la en él estái> dispuestos al sacrificio supremo. Pero no; ha
extensión del mar y la elevación del cielo—los dos azules sido una falsa alarma; el avión extiende el radio de sus
infinitos y gloriosos—;los demás hombres, que «no ven evoluciones; no ha visto nada aún.
nada», escuchan las instrucciones que les da el observa- A todo esto, en el periscopio el submarino enemigo au-
dor, cuidan las máquinas y rei>osan. Alguna vez se les menta de (amaño de minuto a minuto. Helo aquí: es un
dice que allá en el horizonte se divisa un poco de humo, hermoso barco, un í.' enorme, que tendrá más crímenes
y lodos los corazones empiezan a latir violentamente, sobre su conciencia... En la parte trasera del kiosco, un
pues si el humo en el mar, en tiempo de ])az, causa una (iliriiil está sentado, con la cabeza apoyada entre las ma-
alegría tranquila, porque anuncia a un amigo, a un her- nos, los codos en las rodillas; ¿en qué'pensará? ¿Tendrá
mano, la aparición del humo en tiempos de guerra pro- el presentimienlo de que la muerte le acecha?
cura un placer más intenso, una emoción más agria : es
el enemigo tan buscado, tan largamente esperado; es la La emoción del Iriunío
lucha posible; es la ocasión de realizar la hazaña con la A las voces de mando píxinuntiadas por el comandante,
que se ha soñado tantas veces... con su voz que no tiene el menor velo de emoción, el Cir-
Un pájaro de mal agüero ce, Ciulcemente, sin agitar el menor remolino y ágil como
una anguila, se escurre entre el torpedero protector y el
Duchesne, el segundo, está en el periscopio; lanza una submarino tranquilo; las manos de los hombres se cris-
exclamación, y todos, en el submarino, se yerguen. Hav ]iaii sobre las manivelas de conducción y de mando.
algo a la vista. Sí; un punto negro en el cielo, un punto —¡Atención!—ordena el comandante. Después, en el
negro que se desplaza con rapidez. Las caras se contraen- silencio que reina a bordo, esta palabra tan anhelada cae
mala caza el pájaro este..., pues es un hidroavión el peor Iranquila.
enemigo del submarino; desde lo alto del cielo,'en esta —¡Fuego!
agua tan limpia y tan clara del Adriático, se ve 'perfecta- Coszine, el maestro que siempre ha cuidado la pie-
mente a treinta y a cuarenta metros de profundidad, v. za «como a un caballo de carreras», dispara, y el torpedo
por consecuencia, distingue muy netamente los contor- sale con el resoplido grave de su hélice desenfrenada.
nos sombríos del submarino y ¡niede bombardearlo a pla- Trece segundos, como trece eternidades, transcurren
cer, como ocurrió con el Foncanll. Contra este enemi.-n i'u un silencio de muerte. Una cxpiosiini i'ompe el es]>acio
aéreo no hay más que una defensa : la zambullida, lo más y luice vibrar el caparazón del Cirvé.
1872 LA GUERRA ILUSTRADA

Cristales de una tienda de París protegidos por bandas de papel para aminorar los efectos de las trepidaciones que ocasionan las explosiones
de las bombas del cañón monstruo alemán al caer en su vecindad (Fot. Branger)-

—¿Ya esLá?—dice iiii;i VDZ iiiisiosa. \n explosión, se liabía nbalido casualnienle sobre el ca-
—Ya está — conlesla graveineiile el comaiidaiiLe, qiu! parazón del Circe y con su peso le arrastraba a los
en su periscopio ve, en el sitio donde navegaba el subma- abismos.
riño, una alia e intensa columna de agua, de humo y de Todos respiraron con un suspií'o, hasta que el olicial
ruinas, lis Ja pena del talií'm, con su implacable y justo Roboul resumió con estas palabras de infinita emoción
rigor. el sentimiento general :
Las víctimas anteriores eslán vengadas; las víctimas •—El Circe podía irse a ))ique; ya ha cinnplido su mi-
futuras se han salvado. , sión y está pagado.
Sobre el agua, bruscamente importunada en su calma. Espartanos reem;arn;id(is en los cuei-pos de los frau-
innumerables restos llueven. Un grito de victoria sale de ceses...
todos los pechos; pero... CARLOS AIICÓ.

El minuto supremo
Pero una tremenda ex]dosión sacude al Circe, que HECHOS CULMINANTES
tiembla de proa a ¡lopa.
La orden de sumcrsii'in ciicnla. e inmediatamente el 17 de Abrü. — Los alemanes, dcspnrs de lavfin y empe-
Circé, a toda velocidad, baja en la mai' a buscar refugio ñ/ido cómbale, se apoderan del pueblo de Bailleiü. Tam-
bajo su manto. bien- consiguen lomar Paschendaele.
El Circe desciende... desciende de ])risa... demasiado Acuden numerosos refuerzos franceses ij norleumeri-
(íe prisa... tan de jirisa, que paiece que se va a pique, canos a Flandes.
¿Qué ocurre? Se da la orden de siibii' inmediatamente; Lucha de urlillería en Champaña y en la nujióii del'
ppio el submarino sigue bajando, loma mía posición ex- Mosu.
haña, oblicua como si algún peso le aplastara. Pero no Actividad de reconocimienlos arreos y palrulhis en eí.
se observa ni avería ni vía de agua. Entonces, ¿qué es frente ilaliano.
lo que pasa? Y bruscamente el Circe da un salto des- 18 de Abrü. — Los alemanes se ajtodertin de Laní/en-
esperado, reconquisla su iiosición horizontal y sube i'á- mirrk y Poelcapelle.
pidamente, como el corcho de una botella. Los franceses alacan en aUfunos punios a los alemanes-
¡Oué iiHimento! Vale la pena de haber nacido pai'a // les arrojan de varias posiciones avarízadas.
ex])eriinentai esa intensa emocií'n. No se re(jislr(Cninfiún abn/ue a fondo conira las líneas
Gomo es fieligroso emerger, a una voz del cmnandan- inglesas.
le, el siiniarino. dueño de sus músculos de acero, des- Los belí/as rechazan un fuerle ataque alemán cerca de[
.cieiide de nuevo paia acclciar su marcha entre dos aguas. estanque de Blenkaert, causan muchas bajas al enemigo
Era que un peila/.o de casco del enemigo proyectado por ¡j le hacen 620 prisioneros.

En el próximo número p u b l i c a r e m o s el retrato del general sir Herbert La^vrence; el mapa de F l a n d e s , con el avance^
alemán (doble p á g i n a ) , e n c o l o r e s , y retratos y grabados de actualidad e n negro
'i

•; jT:.! i', ACi y

:KJ_

m
ífe-i
f L M E J 0 R l I B R Q D E S T I I V j 3 & A I N í l I J O ES LA HISTORIA DE s u PATRIA ^^ í S ^3 ^^

mSfeRIAf'ESPANA
,.^%,^ A..,. •^: . '->
de los Puebl0s"HiispM^Americ|flos hasta su Independencia
/ ^ Manuet Rodríguez'HJQdolá
[e la Iscuelpe Artes y Oficios y Bellas Artes de Barcelona, IndjjidDO de la Academia Provincial de Bellas Artes y de la
\ \ V ^ . de üencias y Artes, correspondiente de la de San Fernando^y de la de Buenas letras de Sevilla
\ \ «Bl seguido cada período históriélr de un juicio, por
T^ Miguel S'. Oliver
^ V Correspondiente déla Academia de la Hísl&p^

HE ilQUl DIÍ2
4..' Por sél%,ia historia de la patria. 6.* Por'süSiíj^ísiBia presentación.
í-'á.* Porque la historia de la patria es el 7." Porque a.da^íí^^^jfue instruye, deleita.
mejor libro de todos.
(\>
8.* Por íer la más económica de las pu-
3." PoríaSiUtoridad de^us autore». blicadas.^ V »
4.* Por estar ilustrada con más de 2,000 9." Porque su publicación ha costado un
grabados. millón de pesetas, y ,
' /
5." Por contener todos los cuadros histó- 10." Porque el cuaderno sólo vale 70 cén-
- ricos españoles. timos de peseta';

Esta obra — qne coostituirá una primorosa oarracióa, concisa y


10Ó atractiva, por la reconocida maestría de sos autores — estará ríca° 1Q0
mente üastrada con más de DOS MIL GRABADOS, labor de los
CUADERNllS grandes maestros del arte pictóríco español, en qne aparecerán CUADROS ER
LA representados todos los hechos de cada reinado (con la historia, COLORES
del traje, maebles y arqnitectnra en sns diferentes épocas y estilos,
OBRA
retratos, etc.), m perfección y colorido tales, qne el lector, como en'
2000 %
COIPLETA inmensa cinta cmematográfica, verá desfilar ante sns ojos toda la his* ER REGRD
J tona y civilización de onestra patria por rigoroso orden cronológico.

COMTIENE TODOS LOS CUADROS HISTÓRICOS EXISTENTES EN NUESTROS MUSEOS

I S3 SS 89 NO DEJE USTED DE CONSULTAR UN CUADERNO DE ESTA HISTORIA DE ESPAÑA


7 0 CÉNTIMOS CUADERNO ^ PÍDASEENTODOS IOS KIOSCOS YlIBRERIAS ^^ M.SEGUÍ EDITBARCELONA

II <#•••