Anda di halaman 1dari 11

Comentario del Romance En París está doña Alda

marzo 2, 2008

En París está doña AldaEn París está doña Alda,

la esposa de don Roldán:

En París está doña Alda,

la esposa de don Roldán,

trescientas damas con ella

para la acompañar:

todas visten un vestido,

todas calzan un calzar,

todas comen a una mesa,

todas comían de un pan,

si no era doña Alda,

que era la mayoral;

las ciento hilaban oro,

las ciento tejen cendal,

las ciento tañen instrumentos

para doña Alda holgar.

Al son de los instrumentos

doña Alda dormido se ha;

ensoñado había un sueño,

un sueño de gran pesar.

Recordó despavorida

y con un pavor muy grande;

los gritos daba tan grandes

que se oían en la ciudad.

Allí hablaron sus doncellas,

bien oiréis lo que dirán:

—¿Qué es aquesto, mi señora?

¿Quién es el que os hizo mal?


—Un sueño soñé, doncellas,

que me ha dado gran pesar:

que me veía en un monte

en un desierto lugar:

do so los montes muy altos

un azor vide volar,

tras dél viene una aguililla

que lo ahínca muy mal.

El azor, con grande cuita,

metióse so mi brial,

el aguililla, con gran ira,

de allí lo iba a sacar;

con las uñas lo despluma,

con el pico lo deshace.

Allí habló su camarera,

bien oiréis lo que dirá:

—Aquese sueño, señora,

bien os lo entiendo soltar:

el azor es vuestro esposo

que viene de allén la mar,

el águila sedes vos,

con la cual ha de casar,

y aquel monte es la iglesia,

donde os han de velar.

—Si así es, mi camarera,

bien te lo entiendo pagar.

Otro día de mañana

cartas de fuera le traen:

tintas venían por dentro,

de fuera escritas con sangre,

que su Roldán era muerto


en caza de Roncesvalles.

1)

· Se trata de un romance carolingio. Es un romance épico (o heroico); proviene de la épica


francesa (gesta de Roncesvalles), de tipología sobre materia de Francia. Así, se basa en hechos
históricos y legendarios con esa particularidad, que los personajes no son castellanos sino
franceses. Pertenece al romancero viejo, y era de transmisión oral. Se conocía ya en los siglos
XVI y XVII.

· La única versión antigua del romance es la del “Cancionero de romances” (1550). Así, se
recogió entonces, ya que de antes no data ningún documento. En la tradición oral moderna
sólo se ha conservado entre los sefardíes de Oriente y de Marruecos; podemos saber que lo
cantan sólo los sefardíes como Alicia Bendayán, de quién se conoce una versión musicada.
Otra versión junta el romance de El cautiverio de Guarinos y el Sueño de doña Alda.

[…]

Y en París tengo a doña Alda,

mi esposita naturale.

Las cien damas son con ella,

todas de alto y buen linaje, las cien bordaban en seda,

las cien bordaban sedale,

las cien tocaban vigüela

para doña Alda folgare.

-y un sueño soñé, mis dueñas,

ay, que sueño tan espantable!

toda la que me lo aclare

buen marido la he de dare,

y las que no lo sabían,

que se aparten a un lugare.

-Todas dicen a una boca:

-Bien se haga y se os hagare!

-Por aquí’ cijal de arriba

negra garza vide entrare:

en su pico trae plumas,


en su cuerpo trae sangre.

-La garza, la mi señora,

es vuestra suegra reale, las plumas…

la gente que con el trae:

vendrá Rondal de la guerra

y contigo se ha de casare.

Ellos en estas palabras

un paje a la puerta bate.

-¿Qué noticias traes, paje,

oh, qué noticias me traes?

-La noticia que te traigo

no te la quisiera dare:

que a las primeras batallas

mataran a don Rondale.

Como eso oyó doña Alda

muerta quedó en su lugare.

En esta última versión nombrada, por ejemplo (incluyo solo la parte del Sueño de doña Alda ),
se relata el sueño premonitor de doña Alda, su favorable pero errónea interpretación, y la
muerte de Roldán y inmediata (o consecuente) muerte de su esposa al saber las tristes nuevas.

2)

Para empezar, nos fijaremos en los personajes:

· Doña Alda: es la protagonista del sueño, la premonitora. Queda clara la importancia dada al
personaje femenino, o al menos, el interés en enfocarlo como figura central, aunque siempre
ligada al personaje masculino, don Roldán.

· Don Roldán: se trata del amado, que está en Roncesvalles, donde encontrará la muerte.

[Históricamente, Roldán (también llamado Rolando y Orlando) fue el Prefecto de la Marca de


Bretaña, comandante de los francos al servicio de Carlomagno que fue muerto en la Batalla de
Roncesvalles por los vascos el 15 de agosto de 778 d.C. La leyenda ha bordado su historia en el
relato épico del noble cristiano muerto por fuerzas islámicas, que forma parte de la temática
de la Francia medieval].
· Damas (de Doña Alda): son las acompañantes de la señora, que durante la ausencia de
Roldán le hacían compañía y le prestaban sus servicios.

· Camarera (de Doña Alda): será la que interpreta el sueño que tiene doña Alda, su sirvienta.

· Roncesvalles: es un tema altamente relacionado con el romance de Doña Alda, ya que el


sueño gira entorno a su amado Roldán, que está en la caza de Roncesvalles. Roncesvalles ha
sido el lugar de muchas leyendas e historias, de actos heroicos, guerras y batallas durante toda
la Edad Media.

[Roncesvalles fue escenario sublime de leyendas y fantasías de cuantos entraron y partieron


por sus puertos. Los montes formaron parte primordial de ese ámbito; también las
hondonadas de barrancos y valles. Dos de esas cumbres -Astobizcar y Orzanzurieta, las más
elevadas del Pirineo occidental- entraron en la admiración, en la exaltación, en el
confusionismo, y naturalmente en lo legendario].

· París: es el nombre que nos sitúa geográficamente en Francia, cuando hace alusión a París, la
capital francesa. Así, este acto nos permite conocer el espacio del que se habla en el tema.

VOCABULARIO (castellano antiguo):

· Aquesto: esto, pronombre.

·Aquese: aquel, determinante demostrativo

(aquel sueño, señora).

· Allén: allí

(vine de allí, la mar).

· (tras) dél: unión de la preposición “de” y el pronombre posesivo “él”.

· Aparecen muchas aliteraciones (ALITERACIÓN: alteración del orden de las palabras). Es típico
en este castellano antiguo.

– […] doña Alda dormido se ha.

– […] metióse so mi brial.

– […] para doña Alda holgar.

SIMBOLOGÍA:

El romance se basa en el sueño que tiene doña Alda, y que interpretará su camarera. Aparecen
diversos elementos típicos, con una simbología específica:

– Azor: aparece como símbolo del amado, representa a su querido Don Roldán, que está en
Roncesvalles.
– Águila: según la camarera, el águila es ella misma, doña Alda, con quien Roldán se tiene que
casar.

– Montes altos: Representan la Iglesia, dónde les han de velar.

En el sueño, ella ve la muerte de su esposo. Esta águila despluma a don Roldán, lo deshace.

Al cabo de unos días, le mandarían una carta a doña Alda, con la propia sangre de don Roldán,
que su esposo había muerto.

3)

3.1 ASPECTO.

a) En el aspecto literal, es bastan claro: Doña Alda, esposa de don Roldán, espera a que vuelva
su querido acompañada por su séquito de damas. Tiene un sueño en el que se halla en un
monte solitario. Aparece un azor perseguido por un águila. El azor busca protección bajo las
faldas de doña Alda, pero es cogido por el águila y destrozado. Una de sus camareras le explica
el significado: se trataba de un sueño premonitorio porque don Roldán había muerto en la
gesta de Roncesvalles.

b) En el sentido metafórico tenemos el sueño de doña Alda como elemento maravilloso


ausente en los romances épicos (el sueño como mal augurio, augurio fúnebre que se hace
realidad con la carta de sangre que recibe de su amado. Encontramos el simbolismo en el azor
y el águila). En los primeros versos se desarrolla la temática de la ” chanson de femme”,
describe a las damas dispuestas en filas atendiendo a los oficios que hacían. La gesta de
Roncesvalles ya había sido recogida en la “Chanson de Roland”, con la variante de que doña
Alda no está acompañada de mujeres, sino de caballeros. En el “Ronsasvels” ya aparece con
mujeres. La canción de mujer está desarrollada en los romances.

3. 2 Hay una estructura en el romance:

· Hay las tres partes típicas de la estructura:

– En la introducción conocemos a doña Alda y su séquito de damas, sus funciones y sus actos.
Vemos como las damas le tocan una canción y Alda se duerme.

En París está doña Alda,

la esposa de don Roldán,

trescientas damas con ella

para la acompañar:

todas visten un vestido,

todas calzan un calzar,


todas comen a una mesa,

todas comían de un pan,

si no era doña Alda,

que era la mayoral;

las ciento hilaban oro,

las ciento tejen cendal,

las ciento tañen instrumentos

para doña Alda holgar.

Al son de los instrumentos

doña Alda dormido se ha;

ensoñado había un sueño,

un sueño de gran pesar.

– La parte del nudo es el sueño, cuando sueña con el azor y el águila, y cómo ésta mata al azor.
La camarera le interpreta el sueño, y le dice que ese sueño es un mal augurio, que quiere
significar que don Roldán ha muerto en la batalla de Roncesvalles.

Recordó despavorida

y con un pavor muy grande;

los gritos daba tan grandes

que se oían en la ciudad.

Allí hablaron sus doncellas,

bien oiréis lo que dirán:

—¿Qué es aquesto, mi señora?

¿quién es el que os hizo mal?

—Un sueño soñé, doncellas,

que me ha dado gran pesar:

que me veía en un monte

en un desierto lugar:

do so los montes muy altos

un azor vide volar,

tras dél viene una aguililla

que lo ahínca muy mal.


El azor, con grande cuita,

metióse so mi brial,

el aguililla, con gran ira,

de allí lo iba a sacar;

con las uñas lo despluma,

con el pico lo deshace.

Allí habló su camarera,

bien oiréis lo que dirá:

—Aquese sueño, señora,

bien os lo entiendo soltar:

el azor es vuestro esposo

que viene de allén la mar,

el águila sedes vos,

con la cual ha de casar,

y aquel monte es la iglesia,

donde os han de velar.

—Si así es, mi camarera,

bien te lo entiendo pagar.

– El desenlace se produce cuando doña Alda recibe una carta sangrienta de don Roldán, y se
confirma su muerte.

Otro día de mañana

cartas de fuera le traen:

tintas venían por dentro,

de fuera escritas con sangre,

que su Roldán era muerto

en caza de Roncesvalles.

– La conclusión que se puede sacar de todo esto es que el sueño de doña Alda fue un mal
augurio, que antes de recibir la carta ya sabía que estaba muerto.

· Aparecen elementos simbólicos que ya hemos nombrado antes, como el azor y el águila, por
ejemplo; también aparece un nombre geográfico que nos sitúa, París; se desarrolla también la
” chanson de femme”, una imagen que describe a las damas dispuestas en filas atendiendo a
los oficios que hacían. También hace referencia a la gesta de Roncesvalles, ya que sale la figura
de Roldán, comandante de los francos al servicio de Carlomagno, gesta que ya había sido
recogida en ” Chanson de Roland”.

3.3 Métrica y figuras retóricas.

· Encontramos muchas sinestesias.

En/ Pa/rís /es/tá /do/ña /Al/da, (9) -a

la_es/po/sa/de/don/Rol/dán, (7+1) -a

tres/cien/tas/da/mas/con/e/lla (8) -a

pa/ra/la/a/com/pa/ñar: (7+1) -a

to/das/vis/ten/un/ves/ti/do, (8)

to/das/cal/zan/un/cal/zar, (7+1) -a

to/das/co/men/a_u/na/me/sa, (8)

to/das/co/mí/an/de_un/pan, (7+1) -a

si no era doña Alda, (8)

que era la mayoral; (7+1) -a

las ciento hilaban oro), (8)

las ciento tejen cendal, (7+1) -a

las ciento tañen instrumentos (9)

para doña Alda holgar. (7+1) -a

Al son de los instrumentos (8)

doña Alda dormido se ha; -a

ensoñado había un sueño, (8)

un sueño de gran pesar. (7+1) -a

Recordó despavorida (8) -a

y con un pavor muy grande; (8) -e

los gritos daba tan grandes (8) -e

que se oían en la ciudad. (8+1) -a

Allí hablaron sus doncellas, (8) -a

bien oiréis lo que dirán: (7+1) -a


—¿Qué es aquesto, mi señora? (8)

¿quién es el que os hizo mal? (7+1)

—Un sueño soñé, doncellas, (8)

que me ha dado gran pesar: (7+1)

que me veía en un monte (8)

en un desierto lugar: (7+1)

do so los montes muy altos (8)

un azor vide volar, (7+1)

tras dél viene una aguililla (8)

que lo ahínca muy mal. (7+1)

El azor, con grande cuita, (8)

metióse so mi brial, (7+1)

el aguililla, con gran ira, (9)

de allí lo iba a sacar; (7+1)

con las uñas lo despluma, (8)

con el pico lo deshace. (8)

Allí habló su camarera, (8)

bien oiréis lo que dirá: (7+1)

—Aquese sueño, señora, (8) libre

bien os lo entiendo soltar: (7+1) -ar

el azor es vuestro esposo (8) libre

que viene de allén la mar, (7+1) -ar

el águila sedes vos, (7+1) libre

con la cual ha de casar, (7+1) -ar

y aquel monte es la iglesia, (8) libre

donde os han de velar. (7+1) -ar

—Si así es, mi camarera, (8) libre

bien te lo entiendo pagar. (7+1) -ar

Otro día de mañana (8) libre

cartas de fuera le traen: (8) -e

tintas venían por dentro, (8) -o


de fuera escritas con sangre, (8) -e

que su Roldán era muerto (8) -o

en caza de Roncesvalles. (8) -e

Generalmente son versos octosílabos, combinados con versos de nueve sílabas.

La rima es asonante. En la parte del diálogo, encontramos rima de –ar combinado con versos
libres. La mayoría de rima, por eso, es en –a. También podemos destacar la parte del
desenlace, igual rima asonante, pero combinando –e y –o.

· Nos encontramos muchas aliteraciones y paralelismos. También está esta gran metáfora del
sueño, y el águila y el azor.

Anuncios

Etiquetas:Comentario de texto, Doña Alda, ejemplo, lecturas obligatorias, literario, métrica,


poema, poemario, poesías, romance, selectividad, textos

Publicado en Comentarios hechos | Leave a Comment »

search this site

Páginas

About

Archivos

marzo 2008

febrero 2008

Categorías

Comentarios hechos (17)

Uncategorized (1)

Blog de WordPress.com.

Minat Terkait