Anda di halaman 1dari 5

22/09/2018

Proyecto Integrador

Verde que te quiero verde

Alumno: Noé Mejía Ortiz Facilitadora: Norma García Navarro

Grupo: M15C4G11-098 Tutora: Fabiola Zarraga Cruz


Contaminación por la generación de desechos.

Introducción:
Guadalajara Jalisco (22/sept/2018) La esquina de la calle Epigmenio González y Pavo apesta.
Huele a comida echada a perder y hay cucarachas. No es para menos, pues está llena de
basura. Es uno de los puntos de la Colonia Mexicaltzingo (lugar donde yo vivo) que recibe
los residuos domiciliarios de vecinos que no esperan a que pase el camión recolector.
Hay veces que la basura se acumula por días hasta que alguien la reporta y el municipio
acude a retirarla de la vía pública.
“Esto es de diario”, comenta uno de los trabajadores de Aseo Público mientras barre
algunos de los desechos que se salieron de las bolsas. Se llevan sandalias, heces de
mascotas, botellas de champú y pañuelos sucios”.
La generación de basura se ha triplicado en el país a comparación de hace 70 años. Mientras
el promedio nacional por habitante es la producción de 900 gramos de basura por día,
Guadalajara supera la media, pues cada tapatío genera más de un kilo diario, por lo que
hace falta una mejor cultura de separación de residuos. “Para dimensionar el problema en
cuestiones más visuales, podríamos ver que al año en México se producen o tendríamos
con los residuos que generamos 130 estadios Jalisco, con todos los residuos que generamos
y no aprovechamos. Nosotros (en Jalisco) estamos como en el ranking número tres de
producción de residuos. Al encontrarnos por debajo de Ciudad de México con la generación
del 20 por ciento de los residuos nacionales y del Estado de México con el 10 por ciento; en
Jalisco la basura que se genera al año llenaría alrededor de nueve estadios Jalisco, al
propiciar el 8 por ciento a números nacionales. Cifras de cuidado, esto conlleva a la cultura
que tenemos. Todos los alimentos, productos que tenemos, tienen reservorios que
aumentan el plástico, el papel, el aluminio, una disposición también al consumo y al
arrojarlo. Esa es una parte del problema; que somos más y tenemos menos cultura. Pero el
otro problema es que no tenemos desarrollada tecnologías y espacios de concientización.
En Guadalajara el costo económico por el manejo de desechos es enorme en 2014:
6,524toneladas de basura se recolectaron diariamente en la entidad, 102 de los 125
municipios cuentan con el servicio de recolección y disposición final de basura. Hay 108
sitios de disposición final de los cuales 76 son tiraderos a cielo abierto. 1,075 vehículos
trasportan las basura en la entidad de los cuales 66% tienen compactador. En el estado
existen 38 rellenos sanitarios activos, 6 en proceso de cierre o abandono y 1 en
rehabilitación.
Desarrollo:
En Guadalajara Jalisco tenemos graves deficiencias en el manejo y uso de recursos
ambientales, según se revela en los datos dados a conocer por el Instituto Nacional de
Estadística, Geografía e Informática (INEGI). Después de analizar informes y censos de
gobierno, es lamentable decir que en el estado existe poco interés en el reciclaje de
desechos sólidos. No contamos con planes municipales de gestión de residuos debido,
principalmente, a la falta de recursos financieros y de capacidad institucional para
desarrollarlos. Esto limita la efectividad en la implementación de programas o estrategias
de gestión de largo plazo"
Pero que se podría esperar a sabiendas de que en México, las leyes y normas existentes en
el ámbito del manejo de residuos no crean un marco regulatorio propicio para la
implementación de políticas eficientes [...] la falta de objetivos claros a los niveles federales
restringe su adaptación a nivel municipal. Además, los mecanismos de control de la
aplicación de las normas vigentes son débiles: al no sancionar incumplimientos de las leyes
y normas en vigor, se destacan los límites y los fallos del marco regulatorio"
Tomando en cuenta esto es esencial generar una mejor cultura de separación de residuos,
a nivel nacional, se menciona que de 10 hogares sólo cuatro son los que separan un
porcentaje de sus residuos. Entonces, lo más importante para poder incidir en un cambio
es la conciencia en la cultura de la sociedad. Si no estamos conscientes de que se tiene que
separar y que la responsabilidad es del individuo, difícilmente se puede hacer un cambio.
Yo creo que mucho tiene que ver la educación. La educación y la concientización.
Es necesario actuar inmediatamente sobre este grave problema ya que estamos
comenzando a pagar las terribles consecuencias como son:
• El consumo de energía y materiales que se utilizan para elaborar envases y productos que
después desechamos. Esta energía y estos materiales con frecuencia provienen de recursos
que no son renovables, por ejemplo del petróleo y de minerales. Cuando desechamos lo
que consideramos basura, en realidad estamos tirando recursos naturales.

• La contaminación del agua. El agua superficial se contamina por la basura que tiramos en
ríos y cañerías. En los lugares donde se concentra basura se filtran líquidos, conocidos como
lixiviados, que contaminan el agua del subsuelo de la que, en nuestra ciudad, todos
dependemos. Cabe aclarar que en los rellenos sanitarios los lixiviados no contaminan el
agua ni el suelo porque están controlados y debidamente tratados. La descarga de la basura
en arroyos y canales o su abandono en las vías públicas, también trae consigo la disminución
de los cauces y la obstrucción tanto de estos como de las redes de alcantarillado. En los
periodos de lluvias, provoca inundaciones que pueden ocasionar la pérdida de cultivos, de
bienes materiales y, lo que es más grave aún, de vidas humanas.
• La contaminación del suelo, la presencia de aceites, grasas, metales pesados y ácidos,
entre otros residuos contaminantes, altera las propiedades físicas, químicas y de fertilidad
de los suelos.

• La contaminación del aire, los residuos sólidos abandonados en los basurales a cielo
abierto deterioran la calidad del aire que respiramos, tanto localmente como en los
alrededores, a causa de las quemas y los humos, que reducen la visibilidad, y del polvo que
levanta el viento en los periodos secos, ya que puede transportar a otros lugares
microorganismos nocivos que producen infecciones respiratorias e irritaciones nasales y de
los ojos, además de las molestias que dan los olores pestilentes. También, la degradación
de la materia orgánica presente en los residuos produce una mezcla de gases conocida
como biogás, compuesta fundamentalmente por metano y dióxido de carbono (CH4 y CO2),
los cuales son reconocidos gases de efecto invernadero (GEI) que contribuyen al proceso de
cambio climático.
Además de la contaminación del aire, la tierra y el agua; la mala gestión de los residuos
tiene efectos perjudiciales para la salud pública (por la contaminación ambiental y por la
posible transmisión de enfermedades infecciosas vehiculizadas por los roedores que los
habitan) y degradación del medio ambiente en general, además de impactos paisajísticos.
Asimismo, la degradación ambiental conlleva costos sociales y económicos tales como la
devaluación de propiedades, pérdida de la calidad ambiental y sus efectos en el turismo.

Conclusión:
Una buena gestión de los residuos no es recoger las basuras simplemente sino impulsar
iniciativas de participación ciudadana y prevención en origen -sobre todo de envases y
embalajes.
Si se disponen de plantas de tratamiento y de gestión de residuos, estas deben someterse
a una constante mejora respecto a la protección del entorno; y sobretodo hay que
minimizar y valorizar los residuos antes de destinarlos a tratamientos finalistas (depósitos
controlados e incineradores).
Hay que reconocer que para cambiar de hábitos colectivos y reducir la cantidad de residuos
hay que establecer programas de sensibilización no solo destinados a los ciudadanos, sino
también a las empresas, los establecimientos comerciales, etc. Una medida clave es
potenciar el consumo cercano, ecológico y responsable.
En cuanto al tratamiento de los residuos, primero hay que impulsar la minimización y la
separación en origen y la recogida selectiva en todos los ámbitos por parte de todos los
actores (fabricantes, distribuidores, ciudadanos y administraciones). Los puntos verdes o
áreas de acopio de productos de especial toxicidad son imprescindible.
Fomentar la cooperación intermunicipal en la gestión de los residuos, mediante la
transferencia mutua de conocimientos y experiencias así como el establecimiento de
mancomunidades, consorcios y equipamientos públicos compartidos, tanto en materia de
reducción como de recogida selectiva, reciclaje, reutilización y recuperación. Sólo de este
modo se puede avanzar en la gestión integral de los residuos.

Fuentes:
https://cronicadesociales.org/2010/04/04/jalisco-20-anos-de-deterioro-ambiental/
https://www.publimetro.com.mx/mx/guadalajara-noticias/2013/04/11/jalisco-nada-
basura-aguas-residuales.html
https://www.informador.mx/Jalisco/Detectan-colonias-con-mas-basura-en-la-calle-
20160903-0092.html
https://pagina24jalisco.com.mx/2017/06/03/local/guadalajara-supera-la-media-nacional-
en-generacion-de-basura/
http://www.milenio.com/estados/basura-negocio-amg-cuesta-2-3-mdp
https://cronicadesociales.org/2013/04/11/los-tapatios-quienes-mas-generan-basura-en-
el-estado-segun-estadisticas-del-inegi/
https://www.informador.mx/Jalisco/Guadalajara-genera-dos-mil-toneladas-de-basura-
diarias-20130531-0094.html
http://www.capitaljalisco.com.mx/especial/jalisco-tiene-40-anos-de-retraso-en-el-tema-
del-manejo-de-basura/
https://guadalajara.gob.mx/gdl-limpia/
https://eco.mdp.edu.ar/institucional/eco-enlaces/1611-la-basura-consecuencias-
ambientales-y-desafios
http://www.terra.org/categorias/articulos/10-propuestas-para-favorecer-la-
sostenibilidad-local