Anda di halaman 1dari 11

Universidad Nacional Autónoma de México

Termofluidos
Grupo 28

Practica 5: Compresores

Brigada 1:
• Ángeles Ortiz Daniel

2019-1
Fecha: 03/10/2019
Objetivos
• Introducir al alumno al estudio de los compresores en general, familiarizándolo
por medio de la medición directa en el equipo.
• Realizar los cálculos pertinentes tales como: desplazamiento, capacidad,
eficiencia, índice politrópico y trabajo entregado.

Generalidades
Compresores.
Un compresor es una máquina de fluido que está construida para aumentar la presión y
desplazar cierto tipo de fluidos llamados compresibles, tal como gases y los vapores. Esto se
realiza a través de un intercambio de energía entre la máquina y el fluido en el cual el trabajo
ejercido por el compresor es transferido a la sustancia que pasa por él convirtiéndose en
energía de flujo, aumentando su presión y energía cinética impulsándola a fluir.
Al igual que las bombas, los compresores también desplazan fluidos, pero a diferencia de las
primeras que son máquinas hidráulicas, éstos son máquinas térmicas, ya que su fluido de
trabajo es compresible, sufre un cambio apreciable de densidad y, generalmente, también de
tempera- tura; a diferencia de los ventiladores y los sopladores, los cuales impulsan fluidos
compresibles, pero no aumentan su presión, densidad o temperatura de manera considerable.

Funcionamiento.
Los compresores son ampliamente utilizados en la actualidad en campos de la ingeniería y
hacen posible nuestro modo de vida por razones como:

• Son una parte importante de muchos sistemas de refrigeración y se encuentran en cada


refrigerador casero.
• Se encuentran en sistemas de generación de energía eléctrica, tal como lo es el Ciclo
Brayton.
• Se encuentran en el interior de muchos motores de avión, como lo son los
turborreactores, y hacen posible su funcionamiento.
• Se pueden comprimir gases para la red de alimentación de sistemas neumáticos.

Clasificación según el método de intercambio de energía:


Hay diferentes tipos de compresores atmosféricos, pero todos realizan el mismo trabajo: toman
aire de la atmósfera, lo comprimen para realizar un trabajo y lo regresan para ser reutilizado.

• El compresor de desplazamiento positivo: Las dimensiones son fijas. Por cada


movimiento del eje de un extremo al otro tenemos la misma reducción en volumen y el
correspondiente aumento de presión (y temperatura). Normalmente son utilizados para
altas presiones o poco volumen. Por ejemplo, el inflador de la bicicleta. También existen
compresores dinámicos. El más simple es un ventilador que usamos para aumentar la
velocidad del aire a nuestro entorno y refrescarnos. Se utiliza cuando se requiere mucho
volumen de aire a baja presión.

• El compresor de émbolo: Es un compresor atmosférico simple. Un vástago impulsado


por un motor (eléctrico, diésel, neumático, etc.) es impulsado para levantar y bajar el
émbolo dentro de una cámara. En cada movimiento hacia abajo del émbolo, el aire es
introducido a la cámara mediante una válvula. En cada movimiento hacia arriba del
émbolo, se comprime el aire y otra válvula es abierta para evacuar dichas moléculas de
aire comprimidas; durante este movimiento la primera válvula mencionada se cierra. El
aire comprimido es guiado a un tanque de reserva. Este tanque permite el transporte del
aire mediante distintas mangueras. La mayoría de los compresores atmosféricos de uso
doméstico son de este tipo.

• El compresor de pistón: Es en esencia una máquina con un mecanismo pistón-biela-


cigüeñal. Todos los compresores son accionados por alguna fuente de movimiento
externa. Lo común es que estas fuentes de movimiento sean motores, lo mismo de
combustión como eléctricos. En la industria se mueven compresores accionados por
máquinas de vapor o turbinas. En este caso, cuando el cigüeñal gira, el pistón desciende
y crea vacío en la cámara superior, este vacío actúa sobre la válvula de admisión, se vence
la fuerza ejercida por un resorte que la mantiene apretada a su asiento, y se abre el paso
del aire desde el exterior para llenar el cilindro. El propio vacío, mantiene cerrada la
válvula de salida.

• El compresor de tornillo: Aún más simple que el compresor de émbolo, el compresor de


tornillo también es impulsado por motores (eléctricos, diésel, neumáticos, etc.). La
diferencia principal radica que el compresor de tornillo utiliza dos tornillos largos para
comprimir el aire dentro de una cámara larga. Para evitar el daño de los mismos tornillos,
aceite es insertado para mantener todo el sistema lubricado. El aceite es mezclado con el
aire en la entrada de la cámara y es transportado al espacio entre los dos tornillos
rotatorios. Al salir de la cámara, el aire y el aceite pasan a través de un largo separador
de aceite donde el aire ya pasa listo a través de un pequeño orificio filtrador. El aceite es
enfriado y reutilizado mientras que el aire va al tanque de reserva para ser utilizado en
su trabajo.

• Sistema pendular Taurozzi: consiste en un pistón que se balancea sobre un eje generando
un movimiento pendular exento de rozamientos con las paredes internas del cilindro,
que permite trabajar sin lubricante y alcanzar temperaturas de mezcla mucho mayores.

• Alternativos o reciprocantes: utilizan pistones (sistema bloque-cilindro-émbolo como


los motores de combustión interna). Abren y cierran válvulas que con el movimiento del
pistón aspira/comprime el gas. Es el compresor más utilizado en potencias pequeñas.
Pueden ser del tipo herméticos, semiherméticos o abiertos. Los de uso doméstico son
herméticos, y no pueden ser intervenidos para reparar- los. Los de mayor capacidad son
semiherméticos o abiertos, que se pueden desarmar y reparar.

• Rotativo de paletas: en los compresores de paletas la compresión se produce por la


disminución del volumen resultante entre la carcasa y el elemento rotativo cuyo eje no
coincide con el eje de la carcasa (ambos ejes son excéntricos). En estos compresores, el
rotor es un cilindro hueco con estrías radiales en las que las palas (1 o varias) comprimen
y ajustan sus extremos libres interior del cuerpo del compresor, comprimiendo así el
volumen atrapado y aumentan- do la presión total.

• Rotativo-helicoidal: la compresión del gas se hace de manera continua, haciéndolo pasar


a través de dos tornillos giratorios. Son de mayor rendimiento y con una regulación de
potencia sen- cilla, pero su mayor complejidad mecánica y costo hace que se emplee
principalmente en elevadas potencias, solamente.

• Rotodinámicos o turbomáquinas: utilizan un rodete con palas o álabes para impulsar y


comprimir al fluido de trabajo.

Compresor reciprocante.
El objetivo buscado es incrementar la energía del gas sin alterar su energía interna. O sea (en
ausencia de transformaciones químicas), sin recurrir al aumento de su temperatura. La única
manera de realizarlo consiste en aumentar P disminuyendo V. El funcionamiento de los
compresores reciprocantes puede esquematizarse así:
1) El fluido entra a una cámara cerrada de volumen variable.
2) Mediante la entrega de trabajo desde el exterior se reduce el volumen de la cámara, por
movimiento de una o más paredes de ésta.
3) Se extrae el gas con volumen específico reducido, o sea, con mayor presión. Este movimiento
involucra grandes fuerzas de inercia, con aceleraciones y desaceleraciones violentas en cada
carrera.
Con los compresores rotativos busca eliminar las fuertes vibraciones características de los
reciprocantes, así como poderlos fabricar con menor cantidad de material y menos problemas
de mantenimiento.
Se utilizan para presiones no muy altas y caudales muy grandes lo que hace que estas máquinas
requieran muy alta precisión en su construcción y montaje; el alto costo resultante hace que se
justifiquen sólo para aplicaciones de gran escala.

Proceso politrópico.
Materiales utilizados:
• 1 planímetro
• 1 tacómetro
• 1 diagramador P-V
• 1 termómetro de 200º C
• 1 termómetros de 100º C
• 1 manómetro diferencial de agua.
• Cinta adhesiva

Características del equipo:


o Compresor Worthington
o Reciprocante de doble efecto y un paso
o Cilindro horizontal
o Enfriado por agua circulante
o Longitud de la carrera = 228 mm (6")
o Diámetro del pistón = 203 mm (7")
o Diámetro del vástago = 41 mm (1 3/8")
Datos obtenidos y memoria de cálculo.
T1 20 [°C]
T2 106 [°C]
P1=Patm 0.796 [kg/cm2]
P2 man 6.6 [kg/cm2]
N 382 [RPM]
Ag 5 [cm2]
Ach 4.4 [cm2]
Lo 6.7 [cm]
k 1/2.5 [atm/mm]
Análisis de resultados
La eficiencia obtenida del compresor fue del 17.52% con un índice de proceso politrópico de 1.33
lo que sugiere un proceso isobárico tal y como lo esperamos por la naturaleza del cilindro.
Para justificar este resultado hay que mencionar que la eficiencia de la compresión es una medida
de las pérdidas que resultan de la divergencia entre el ciclo real o indicado y el ciclo teórico
(isentrópico) de compresión. Estas pérdidas son debidas a que tanto el fluido como el compresor,
no son ideales sino reales, es decir con imperfecciones y limitaciones tales como:
a) Rozamiento interno a causa de no ser el fluido un gas perfecto (ni ideal y con calidad distinta de
1) y a causa también de las turbulencias
b) Retraso en la apertura de las válvulas de admisión y escape
c) Efecto pared del cilindro
d) Compresión politrópica Los factores que determinan el valor del rendimiento de la compresión
y del rendimiento volumétrico real del compresor, son los mismos.

Conclusiones
Los compresores son máquinas que tienen por finalidad aportar una energía a los fluidos
compresibles (gases y vapores) sobre los que operan, para hacerlos fluir aumentando al mismo
tiempo su presión. En esta última característica precisamente, se distinguen de las soplantes y
ventiladores que manejan grandes cantidades de fluidos compresibles (aire por ejemplo) sin
modificar sensiblemente su presión, con funciones similares a las bombas de fluidos
incompresibles. Un compresor admite gas o vapor a una presión p1 dada, descargándolo a una
presión p2 superior.
La energía necesaria para efectuar este trabajo la proporciona un motor eléctrico o una turbina de
vapor.
La lubricación es esencial para la buena conservación mecánica de los distintos órganos, y para
obtener un buen rendimiento. El aceite ayuda al sellado de las holguras mecánicas y evita las fugas
de vapor internas; una deficiencia en la lubricación se traduce en una caída de presión y de
rendimiento.

Referencias
o Ness, H. C. V. y M. M. Abbot, Termodinámica. McGraw-Hill, México, 1988.
o V.M. Cherkasski: "Bombas, Ventiladores, Compresores". Ed. MIR, Moscú, 1986.