Anda di halaman 1dari 4

3.1 La renta.

Es la utilidad o el beneficio que rinde algo o lo que de ello se cobra. El


término, que procede del latín reddĭta, puede utilizarse como sinónimo
de ingreso en algunas circunstancias.
3.1.1 Flujo circular de la renta en el sistema económico.
Es un modelo que sirve para explicar de forma muy simplificada el
funcionamiento básico de la actividad económica. Este modelo nos va a
ayudar a entender entre quienes se produce el intercambio, es decir, quienes
intervienen en la economía y en qué consiste esos intercambios.
3.2 Modelo oferta agregada – demanda agregada.

El modelo de oferta y demanda agregada o modelo OA-DA es un modelo


macroeconómico que explica el nivel de precios y de producción. Se basa en la
teoría de John Maynard Keynes que se presentan en su obra la Teoría general
del empleo, el interés y el dinero. Es una de las representaciones simplificadas
primarias en el moderno campo de la macroeconomía, y es utilizado por una
amplia gama de los economistas, liberales, monetaristas partidarios del laissez-
faire, como Milton Friedman, de post-keynesianos partidarios del
intervencionismo económico, tales como Joan Robinson.
El modelo convencional de "la oferta y la demanda agregada" es, en realidad,
una visualización keynesiana que ha llegado a ser una imagen ampliamente
aceptada de la teoría. El modelo de la oferta y la demanda clásica, que se basa
en gran medida en la ley de Say -que la oferta crea su propia demanda
representa la curva de oferta agregada de ser vertical en todo momento (no
sólo en el largo plazo)

3.2.1 La importancia de la demanda agregada.


Es un concepto macroeconómico, de gran utilidad y objeto de permanente
seguimiento, por tener gran repercusión en el crecimiento económico.
Podemos definir la demanda agregada como la cantidad total que los sectores
de la economía quieren gastar en bienes y servicios: las familias, las empresas,
el Estado y los ciudadanos extranjeros (a través de la exportación)a los
diferentes niveles agregados de precios, siendo lo demás constante (la política
monetaria, la política fiscal, etc.).
La demanda agregada se compone, por tanto, de la demanda de todos los
bienes y servicios que solicitan los distintos sectores económicos. La fórmula
que se suele utilizar para referirse a la demanda agregada es la siguiente:

DA = C + I + G + XN
Donde: C = consumo, I = inversión, G = Gasto Público y XN = diferencia
entre exportaciones menos importaciones.

Analizamos en mayor detalle cada uno de los componentes de la demanda


agregada.
3.2.2 La importancia de la oferta agregada.

3.3 Cuentas nacionales.


Las cuentas nacionales son un registro contable de las transacciones
realizadas por los distintos sectores de la economía en el cual se brinda una
perspectiva global del sistema económico. Los esquemas contables sirven
para organizar las nociones de la actividad económica con el fin de analizar y
elaborar políticas y medir la actividad de un país en un período determinado.
Por otro lado, el hecho de que diversos subtotales en las cuentas deban
igualarse proporciona un mecanismo de control en cuanto a la consistencia
recíproca que representan. Además, si es posible prever el comportamiento
de algunas variables económicas clave, las identidades de las cuentas
proveen una idea de cómo debe evolucionar la economía en su conjunto.

3.4 El PIB: Nominal y real.


El producto interior bruto (PIB) nominal es el valor a precios de mercado ( a
precios corrientes) de la producción de bienes y servicios finales producidos en
un país durante un período determinado de tiempo, normalmente un año.

El PIB real es la producción de bienes y servicios finales producidos en un


país pero a precios constantes, es decir, el PIB real elimina el cambio de los
precios a lo largo de los años, mientras que el PIB nominal o a precios
corrientes sí refleja estos cambios anuales, ya sean incrementos (inflación) o
disminuciones (deflación)

3.5 EL PNB.

El Producto Nacional Bruto (PNB) es un indicador que nos muestra la cantidad


de bienes y servicios finales generados con los factores de producción (tierra,
trabajo y capital) de un país y un periodo de tiempo dado, aunque estos
factores se encuentren fuera de dicho país.
La diferencia, por tanto, con el PIB es que éste último tiene en cuenta la
producción generada dentro de un mismo país, independientemente de si se
han utilizado para ello factores de producción nacionales o extranjeros.

3.6 Consumo, Ahorro e inversión


Consumo
El consumo es el objetivo último de toda la producción, es la fuente de la
satisfacción de las necesidades materiales humanas y una de las principales
justificaciones de los esfuerzos que exige la producción, que se concretan
fundamentalmente en la necesidad de trabajar y ahorrar. Es cierto que existen
otras razones, distintas a la de obtener una renta con la que poder satisfacer
las necesidades materiales, para realizar esos esfuerzos. Por ejemplo, no sólo
se trabaja por ganar un dinero, sino también como una forma de relacionarse
con los demás, en algunos casos como forma de realización personal y como
forma de cumplimiento de un deber moral. Sin embargo, lo cierto es que los
esfuerzos que exige la producción se llevan a cabo fundamentalmente con el
objetivo de obtener una renta con la que poder consumir..

El ahorro
El ahorro tiene algo de sacrificio necesario y algo de solución. El ahorro es
un sacrificio necesario porque es, en última instancia, la fuente de financiación
de la inversión. Toda inversión debe encontrar una fuente de financiación. Esa
financiación puede lograrse a través del ahorro del propio país en el período que
consideremos o del ahorro de otros países, en cuyo caso o bien supondrá la
devolución de lo que ese país prestó a quienes ahora ahorran o bien un
endeudamiento que exigirá la devolución de lo prestado. En algunas ocasiones
un país ahorra para que se invierta en otro sin obtener a cambio la devolución
de esos fondos. Ese es el caso cuando se concede financiación sin exigir
contraprestación, como en el caso de determinadas ayudas a la cooperación,
por ejemplo. Otro caso será el de que no se pague lo que se debe. Pero lo que
está claro es que, a nivel mundial, toda la financiación de la inversión surge del
ahorro. Sin ahorro, no hay inversión.

En segundo lugar, el ahorro es una solución a un problema importante: la


conveniencia de que el consumo no sufra variaciones de la magnitud de las que
sufre la renta.

La inversión
La inversión es necesaria para acumular capital, es decir, los bienes que se
necesitan para poder producir como, por poner algunos ejemplos, las máquinas,
los edificios o los ordenadores. Cuanto mayor es la dotación de capital de un
país, más y mejor está equipado el país y es mayor también su capacidad para
producir. Lo que sucede es que el capital tiene rendimientos marginales
decrecientes. Ello quiere decir que el capital que primero se adquiere con el fin
de destinarlo a la producción es el que más puede aportar, de modo que cada
incremento de la dotación de capital añade menos producción que el anterior.
Por lo tanto, llega un momento en el que invertir más apenas proporciona
incrementos en la producción de un país.

Como sucede con el consumo, el capital se echa más en falta cuando se


pierde. Por ejemplo, si tenemos 10 máquinas de un determinado tipo en un
fábrica, añadir una nueva para tener 11 provocará un incremento de la
producción menor que el decremento que sufriría la producción si se perdiese
una y solamente se contase con 9, porque se supone que primero dedicamos
las máquinas a las labores que más aportan.