Anda di halaman 1dari 5

SCOBIE, James, La lucha por la consolidación de la nacionalidad Argentina 1852-62.

En abril de 1861 , la escena argentina volvió a presenciar su tradicional división entre


porteños y provincianos.
Urquiza despacho cartas a todos los gobernadores de provincia aconsejándoles
permanecieran unidos y que se preparasen para las intrigas porteñas.
Los acontecimientos en San Juan y Corrientes y el rechazo de los diputados porteños
redujeron las alternativas que permitían a Derqui mantener esta posición independiente
y lo forzaron virtualmente a caer de nuevo bajo la influencia de Urquiza. Derqui en los
meses siguientes a abril de 1861 trato de conseguir partidarios en la Confederación y
hasta dentro de la estructura del partido Federal.
En Paraná mientras tanto , Derqui reitero sus declaraciones de que estaba descontento
con la posición porteña, la que un mes antes había apoyado. La nueva actitud del
presidente demuestra la alianza entre Derqui y Urquiza.
la política seguida por Derqui de una cooperación inicial con Urquiza tenia como finalidad
la creación de una base independiente de poder en las provincias; esto tuvo una
expresión mas dramática en Córdoba.
Derqui fue autorizado el 24 de mayo a intervenir Córdoba y San Luis, restableciendo el
orden , y también le Congreso le otorgo poderes para que movilizase la milicias de Santa
Fe, Crdoba San Luis y Sgo. del Estero. En la nueva política de Derqui, un urquicista ,
Severo González, fue elegido como ministro del interior; y la conducta de Saa en su
intervención a San Juan recibió la buena vista del gobierno. A fines de mayo el
presidente partió hacia Paraná para llevar a cabo la intervención de Córdoba
personalmente. La intervención puso en marcha los preparativos de guerra en ambos
lados del Arroyo del Medio. El nuevo rumbo tomado por Derqui amenazaba a aquellas
provincias que habían expresado hostilidad hacia las acciones de Saa en San Juan o
apoyado a Bs. As. en el Congreso.
las amenazas a los gobiernos que simpatizaban con Bs. As. eran equivalentes a un
ataque contra la misma Bs. As. Desde el mes de abril, Mitre y su gobierno pedían
a aquellas provincias que resistiesen a las pretensiones de Urquiza, prometiéndoles
ayuda.
En junio en Bs. As. se sufría un déficit de veinte millones. A fines de este mes se solicito
y obtuvo la autorización del banco de la provincia para la emisión de cincuenta millones
de pesos, hubo una depreciación considerable la moneda. no obstante, como en los
conflictos anteriores, la economía porteña se mostró capaz de soportar este empréstito
forzoso. Estos arreglos financieros permitieron a B.A. asegurarse una efectiva
movilización militar de la provincia y ayudar a gobiernos simpatizantes. en el mismo mes
de junio . Mitre suprimió los fondos que se remitían a Paraná por la nacionalización de la
aduana porteña. la tensión aumentaba, Mitre había formado un ejercito provincial bajo
su mando. mientras tanto se había enviado a Marcos Paz con ayuda para las provincias
del norte pero este había sido capturado antes de realizar su objetivo.
Como en los anteriores conflictos con B.A. la falta de fondos era el principal
impedimento con que se enfrentaban las autoridades del Paraná y ya no podían contar
como antes con la fortuna de Urquiza pues esta había sufrido considerablemente a causa
de los gastos de Cepeda.
Á principios de julio, el Congreso autorizo a Derqui a extender la intervención de
Córdoba a la provincia de Santiago del Estero con el fin de reinstalar a Alcorta que había
sido derribado, como gobernador.
La vacilación que mostraba Urquiza en volver a entablar una guerra con B.A. hizo que
Victorica presentase una proposición de paz, y que inmediatamente después la
ofrecieran los- ministros británico y francés en Paraná. Victorica, en forma no oficial,
había sugerido condiciones de paz a varias personas influyentes en B.A., las que
consideraron aceptables por el gobierno de B.A. Las condiciones proponían la
continuación de la semi-independencia de B.A., la incorporación de los diputados de esta
provincia al Congreso se demoraría hasta 1864.
Pedernera en ejercicio del Ejecutivo Nacional dirigió el 25 de junio un violento mensaje
al Congreso exigiendo facultades para reducir la provincia rebelde de B.A. por la fuerza.
Diez días después el Congreso ordeno la intervención nacional a B.A.
los ministros francés e ingles continuaron sus esfuerzos de paz frente a la creciente
tensión de guerra.
Luego de varias consultas en Paraná con Pedernera, los mediadores descubrieron
partieron a B.A., en su llegada descubrieron que su ofrecimiento ya había sido aceptado
por el gobierno. pero que Mitre había abandonado la ciudad para colocarse a la cabeza
del ejercito en el norte de la provincia.
Medidas tomadas a ultimo momento permitieron que los tres mediadores se reunieran
con Derqui, Urquiza y Mitre a bordo del buque británico Oberon, que en ese momento
navegaba por el río Paraná.
Urquiza prosiguió con sus esfuerzos por evitar un choque armado, aun luego de haber
resultado en fracaso las negociaciones con los mediadores.
Las preparaciones finales para la batalla de Pavón eran muy distintas de las que habían
precedido la batalla de Cepeda en 1859.
En 1861, ambos bandos armaron a toda prisa todos los vapores que pudieron obtener,
y las fuerzas navales porteñas junto con las baterías de Martín García impidieron que el
contrabando de guerra pudiera llegar a los puertos de al Confederación. Pero no se
produjeron combates navales. La escuadrilla de la Confederación servia para defender el
Paraná por encima de San Nicolás, pero era demasiado débil para desafiar el bloqueo
porteño. En los años anteriores a Cepeda B. A. no contaba con muchos aliados en el
interior pero ahora si contaba con un apoyo definido en las provincias: las simpatías
habían sido organizadas en el cuadro de un concepto político informal, el así llamado
partido liberal.
Las potencias extranjeras ahora no se interesaron por la lucha civil Argentina como lo
habían hecho en décadas anteriores.
El 17 de septiembre, los ejércitos de B.A. y de la Confederación se enfrentaron en el
norte del Arroyo Medio, cerca del lecho de Pavón, fue una batalla indecisa pero fue el
acontecimiento mas decisivo en la historia de esta perturbada década.
Mitre basaba su estrategia en torno de un sólido núcleo de infantería y artillería; Urquiza
por su lado tenia solo seis mil hombre en la infantería, de los cuales la mayoría había
conocido como disparar un arma unos días antes. Por cierto Urquiza, por esa razón no
quería llegar al conflicto armado, pero se vio obligado a defender al marcha de Mitre
hacia Rosario. Urquiza barrio completamente con las fuerzas de caballería mas reducidas
de los porteños. finalmente la infantería porteña ataco victoriosamente las posiciones de
la Confederación. este giro obligo a Urquiza a retirarse del campo de batalla. el curso de
la batalla le había demostrado a Urquiza que era imposible una victoria, enfermo y
convencido de la insubordinación y falta de cooperación entre sus mismos oficiales,
resolvió abandonar la cáscara vacía del mando presidencial a su suerte, y poner a salvo
sus intereses económicos y políticos en la provincia de Entre Ríos.
Las consecuencias de Pavón
El ejercito de al Confederación luego de al batalla se disperso en distintas direcciones.
Mitre por su lado proyecto coloca autoridades simpatizantes en el gobierno de las
distintas provincias y reorganizar la nación bajo el mando porteño.
Derqui abandonado por todos y dejado en una mala posición por Urquiza, renuncio a su
puesto en 1861 y tomo el camino del exilio.
el foco de la lucha por el poder se concentro en las relaciones entre el gobernador de
B.A. y el gobernador de Entre Ríos, entre el jefe del partido liberal porteño y la cabeza
nominal del partido federal en las provincias. Las negociaciones entre estos dos hombres
dieron comienzo al dramático quinto acto que había de poner fin al empeño de las
provincias por dominar a B.A. y otorgar al victoria a la ambición porteña de regir el
destino de la nación Argentina.
Uquiza permanecio aislado, pero a fines de enero de 1862 habia aceptado un programa
y una politica que dejaban a Mitre a al cabeza de la Argentina. Esa victoria permitio a
Mitre regresar a B.A. y consagrarse a una nueva lucha : doblegar a aquellos porteños
que se oponian a que B.A. desempeñase el papel dominante en la nacion y, en
consecuencia a la federalizacion de la ciudad como capital nacional.
El 6 de octubre Mitre efectuo su primer movimiento. Sus tropas atravesaron la frontera
de Santa Fe y se dirigieron hacia Rosario.
El elemento decisivo en esta cambiante situación eran las relaciones entre Urquiza y
Mitre. A principios de octubre, Juan Cruz Ocampo, que ya había servido como emisario
entre Mitre y Urquiza, dejo B.A. para visitar a Urquiza en San José. Con la aprobación
del gobierno de B.A., se proponía iniciar negociaciones entre Mitre y Urquiza. Ocampo
fue recibido por este ultimo, Urquiza la anuncio su intención de retirar su apoyo al
gobierno nacional y de buscar un arreglo con Mitre.
Mitre trato inmediatamente de llevar a efecto esta aceptación de la misión de Ocampo
dirigiendo una carta a Urquiza. en ella desarrollaba su programa de reorganización del
gobierno nacional convocando un nuevo Congreso de acuerdo con la condiciones de al
Constitución reformada. En el ínterin asumiría las responsabilidades de una autoridad
nacional en la administración de las aduanas y de las relaciones exteriores. Mitre antes
de aceptar oficialmente la misión de Ocampo, envió la carta con este a B.A., para su
aprobación por las autoridades porteñas. El gobierno porteño se negó a tomar en
consideración el ofrecimiento de Ocampo y a entregar la carta de Mitre a Urquiza.
Las autoridades de B.A., si bien seguían negándose a entregar al carta, convinieron en
enviar a Ocampo de regreso a San José a fin de que Urquiza presentara su ofrecimiento
de paz por escrito y desarme de la flota de al Confederación y las baterías de Diamante.
Mitre seguía sosteniendo que seria mas sensato enviar una respuesta escrita a Urquiza
con el fin de evitar malos entendidos, y el 2 de noviembre despacho una carta que
explicaba específicamente su plan de reorganización nacional.
A principios de noviembre dos sucesos contradictorios confrontaron a Urquiza. El 5 de
noviembre Derqui apareció repentinamente a bordo del buque ingles Ardent y anuncio
su intención de renunciar a la presidencia. Claro es que este acontecimiento ofreció a
Urquiza la oportunidad de tomar el control del gobierno de la Confederación. Por otra
parte, Mitre había aceptado la misión Ocampo, aceptación que había sido secundada,
aunque de mala gana por el gobierno de B.A.
En su empeño por conciliar estos dos sucesos contradictorios, Urquiza despacho a una
nueva misión a Ocampo y Martín Ruiz Moreno al cuartel del Gral. Mitre. la propuesta
era: que Urquiza actuara como representante de la Confederación en las negociaciones
con Mitre.
El 12 de noviembre , un movimiento revolucionario de los liberales se había apoderado
de la ciudad de Córdoba.
Un golpe mas significativo había sido el del 22 de noviembre, cuando los restos de la
Confederación , al mando de Benjamín Virasoro, fueron totalmente dispersados en la
victoria porteña de cañada de Gómez.
La unión de estos penosos hechos, la completa bancarrota de la Confederación, la
perdida de su mayor centro de poder en Córdoba y la derrota en la cañada de Gómez,
hizo que Urquiza aceptara el ultimátum de Mitre y reconocer el rechazo de la proposición
hecha por Ocampo-Ruiz Moreno. Urquiza al mismo tiempo, convoco urgente a su
antiguo colega, del Carril, a San José, porque había resuelto encargarle una misión para
discutir las condiciones de paz con B.A.
El 14 de diciembre, Mitre escribió una carta a Urquiza, inspirada en los éxitos que había
logrado su programa en el interior. Además de los puntos ya discutidos en las reuniones
anteriores Mitre agrego la exigencia de que Urquiza se alejara de la vida publica.
Los intereses porteños estaban vinculados a dos aspectos del poder de Urquiza , la flota
y Corrientes, y fue contra ellos contra los que se presiono durante los meses de
diciembre y enero
+