Anda di halaman 1dari 20

MIGRACION DE PUNO A TACNA: EL PROCESO DE

TRANSCULTURACIÓN Y CHOLIFICACIÓN EN LA
SOCIEDAD TACNEÑA.

Berchman Alfonso Ponce Vargas (Perú)


Universidad de Brasilia-UnB (BRASIL)
El presente ensayo analiza la migración interna en el sur de Perú. La migración de pobladores de la región de
Puno a la región de Tacna. Es un análisis a partir de los aportes teóricos de Singer, Arango, Ortiz, Quijano,
respecto a la problemática migratoria interna.

Contextualización de la problemática. La sociedad de emigración: Puno

Es una de las 24 regiones del Perú, se ubica en la zona sur-oriental del país, limita con Bolivia y Tacna. Está
encerrada por una cordillera circúndate y el Lago Titicaca, en una parte de la Meseta del Collao o del
Titicaca. Una de las principales características geográficas, además de asentarse en los alrededores del Lago
Titicaca, es que se ubica a 4000 msnm, siendo la quinta ciudad más alta del mundo. La altura y la morfología
plana del lugar le dio la denominación de “altiplano”.

Puno es una región muy antigua. La presencia de habitantes se remonta a 10 000a.C. cuando cazadores y
recolectores nómades llegaron a la Meseta del Collao. En el año 300a.C. se registra el predominio de la
Cultura Pucará y del Imperio Tiahuanaco. El desarrollo del Imperio Tiahuanaco marca un hecho histórico en
la identidad de la región, su centro administrativo estuvo próximo a Puno, su influencia se extendió al sur de
Perú, oeste de Bolivia, norte de Argentina y Chile, por al menos 10 siglos. Al descomponerse formaron
grupos étnicos diferentes, entre ellos los Kollas y los Lupacas, ubicados al norte y al sur de Puno
respectivamente.

Luego de la conquista incaica en el siglo XV la región recibió la denominación de Collasuyo. Los kollas
atravesaron un proceso de mestizaje con el incanato, asimilando la cultura quechua y los lupacas ubicados
más al sur, conservaron cierta autonomía del incanato, mantuvieron la influencia Tiahuanaco, denominada por
los cronistas como “cultura aimara”. Hoy en día el norte de Puno es, mayoritariamente, de habla quechua con
tradiciones heredadas del Imperio del Tahuantinsuyo. La zona sur es de habla aimara, con mayor influencia
Tiahuanaco. Esta diferenciación es relativa, siendo que la cultura Tiahuanaco fue una de las mayores
influencias al Imperio Inca, a pesar de ello se distinguen diferencia.

En la época colonial, los conquistadores españoles llegan al altiplano motivados por las noticias de la riqueza
mineral, el encomendero Luis Salcedo descubre la mina de Laykakota en 1657. Luego de conflictos entre
encomenderos españoles, el año 1668 llega a la región el Virrey Conde de Lemos quien realiza la fundación
española de la ciudad, denominándola San Carlos Barromeo de Puno. La importancia de Puno en la colonia
tiene que ver con la riqueza mineral y ser un importante eslabón en la ruta de la plata y el azogue de Potosí
(Bolivia) al puerto de Arica (Chile) o al puerto de El Callao (Perú).

Durante el inicio de la Republica Puno fue una región olvidada, las rutas comerciales del Imperio Incaico y la
colonia española vincularon más a Puno con Bolivia, Chile, Argentina, que con Lima. Caracterizado por ser
una región rebelde e indolente, se registra la sublevación de boliviano Túpac Qatarí y la rebelión de Rumí
Maqui. En el siglo XX experimentó un débil proceso de modernización, especialmente en la década del 1950-
1960. Se han registrado dos momentos de elevado movimiento migratorio. A partir de 1943, se dio la mayor
sequia de su historia lo que motivó la migración del campo a la ciudad de Puno. En la década de 1980-1990,
la violencia generada por el Conflicto Armado Interno, forzó a la población del campo a migrar a la capital de
Puno y a ciudades como Tacna, Arequipa, Lima.

Sociedad de Inmigración: Tacna

Tacna es la ciudad más austral de Perú y por su historia una de las más reconocidas.

Los orígenes de población en la región que hoy ocupa Tacna paradójicamente tiene que ver con el
desplazamiento de pobladores de la meseta del collao (hoy Puno) al valle del Caplina (Tacna). “Lo que
constituye la provincia de Tacna, el valle de éste nombre era aimara” (Conociendo Tacna, 2000, Pág.7)

Aunque carece de la monumentalidad prehispánica. Tacna conserva hasta hoy muchas huellas de sus
ancestros altiplánicos. Las pinturas rupestres de Toquepala (10 000 a.C.) los Petroglifos de Miculla, las ruinas
de Sama en el pucara de Tocuco.

Las primeras noticias de los habitantes de Tacna provienen de la expedición de Diego de Almagro a Chile.
Según los cálculos que hizo en los valles de la región de Tacna y Arica había una población de 15000 a 20000
habitantes. Sin fundación al estilo español, los orígenes del actual asentamiento humano datan de 1572 con el
establecimiento de una reducción de indígenas.

La incorporación del elemento europeo fue lenta y casi inadvertida. “Con los años fue amalgamando las
características étnicas de aimaras y españoles hasta fundirse en un pueblo esencialmente mestizo,
poderosamente cohesionado y con una fuerte tradición colectiva que es la base de su historia” (Conociendo
Tacna, 2000, Pág.8)

A comienzos del siglo XVIII ya contaba con un elevado espíritu literario e insignes figuras intelectuales como
Ignacio de Castro, Carlos de Soto, Isidoro de Herrera, Patricio Meléndez, Luis Andrade y Tadeo Ocampo.

El 20 de junio de 1811 representa un hito en la historia de Tacna. Encabezados por Francisco Antonio de Zela
un grupo de tacneños, entre ellos criollos, mestizos e indígenas, se adhirieron a la proclama independentista
de Buenos Aires (25 de mayo de 1810), gestando el primer grito de independencia en el Perú. De igual
manera los hermanos Enrique y Juan Francisco Paillardelli junto a Calderón de la Barca en 1913 proclamaron
el segundo grito de independencia, aunque también fueron derrotados. Anticiparon diez años la proclama
independentista victoriosa de Don José de San Martin el 28 de julio de 1821. Por sus servicios prestados a la
causa independentista fue declarada Ciudad Heroica.

Desde el siglo XVIII fue considerada una ciudad culta, hasta mantener dos teatros en permanente actividad,
seis periódicos, una vasta producción intelectual, compuesta por escritores, artistas, literatos e historiadores.
Se cuenta que las nutridas colectividades inglesas, francesas, alemanas e italiana que migraron a Tacna decían
recordar Europa al caminar por sus ornamentadas calles.
La guerra del pacifico, entre Perú, Bolivia y Chile en 1879-1883 no golpeó a ninguna ciudad peruana, como a
Tacna. Los pobladores tacneños se convirtieron en soldado, lucharon y fueron derrotados en las batallas del
Morro de Arica y el Alto de la Alianza. Luego de la victoria chilena se firmó en Lima, el 20 de octubre de
1883, el Tratado de Ancón según el cual Perú cedió a Chile definitivamente la provincia de Tarapacá, y las
ciudades de Tacna y Arica estarían por lapso de diez años, luego se realizaría un plebiscito para determinar a
qué país quedarían anexadas ambas ciudades. Pero en dichos territorios se inició un proceso de chilenización
primero amable y luego violenta, así, el plebiscito en Arica nunca se realizó, permaneciendo en Chile hasta
hoy. En razón de las innumerables muestras de peruanidad manifestadas en Tacna durante 50 años el 29 de
agosto de 1929, se firma el Acta de entrega de Tacna, acto que selló su reincorporación al territorio peruano.
Este episodio le valió la segunda mención como Ciudad Heroica.

Tacna en el siglo XX: Luego de la reincorporación de la ciudad, el gobierno peruano impulsó una política de
inmigración europea, otorgando tierras, dinero y trabajo para los europeos que deseen vivir en el Valle del
Caplina, llegaron principalmente inmigrantes italianos.

Desde la década de 1940 experimento un fuerte desarrollo demográfico por la migración de pobladores del
altiplano (Puno). Originó la creación de tres nuevos distritos urbanos: Alto de la Alianza, Ciudad Nueva y
Gregorio Albarracil Lanchipa, y la absorción del distrito Pocollay al área urbana.

En la década de 1950, durante el gobierno de Manuel A. Odria se inicia la explotación minera de cobre en
Toquepala por la transnacional Souther Corporation lo que impulso el desarrollo económico de la región.
Odría promulgó la Ley Tacna, un paquete de obras publicas de gran envergadura, para celebrar las bodas de
plata de reincorporación al Perú, la inversión fue de 240 millones de soles de la época “Salvo la aristocrática
Lima, en el oncenio de Augusto B. Leguía, ninguna otra urbe peruana conoció tamaña inversión en obras
públicas.” (Tacna en una moneda).

Desde mediados del siglo XX, la región registró niveles elevados de inmigración, a tal medida que en censo
del 1993 se registraba que el 44,1% de la población en Tacna había nacido fuera de la región. Del total de
inmigrantes nacionales hacia la región Tacna el 60,2% correspondía a inmigrantes de la Región Puno, seguido
por Arequipa (10,7%), Moquegua (5,8%) y Cuzco (4,3%).

El PBI per cápita de la región Tacna calculado en el año 2004 era de 11.580 nuevos soles. La población
económicamente activa de Tacna se desempeña mayormente de manera independiente, esto es en negocios
propios que alcanzan al 35% de la población, otro grupo importante lo representan los empleados y los
obreros con el 22.3% y el 21% respectivamente

Aproximación al proceso migratorio de Puno a Tacna

Según los datos del INEI Tacna fue desde 1940 una de las cinco ciudades urbanas del Perú, aunque su
crecimiento hasta hoy fue de 37 512 a 294 965 habitantes.
La tasa de inmigración durante 1976-1981 es de 41,2% de un total de 24,225 inmigrantes. Durante el periodo
1988-1993 es de 45.8% de un total de 40,802 inmigrantes. El dinamismo demográfico en Tacna está
vinculado a las actividades comerciales de la frontera sur peruana.

Según las publicaciones del INEI, en el periodo 1976-1981, el 38% (9,129) de los inmigrantes de Tacna
proceden de Puno. En el periodo de 1988-1993, los desplazamientos migratorios a Tacna llegan
principalmente de la región Puno (19,566), principalmente de 3 de sus provincias: Puno (4800), Chucuito
(4700) y el Collao (3800). La región Puno representa el 48% de la población inmigrante y un 114% de
incremento migracional respecto al periodo 1976-1981. (INEI, Migraciones Internas en el Perú, 1995)

El proceso migratorio que se describe corresponde a emergencia de un dinámico sector exportador sobre la
base del cobre en Tacna y el estancamiento del sector agrario andino en Puno, conocido como la crisis del
agro. La migración se acentúa por el espiral de violencia del Conflicto Armado Interno (CAI) que tiene su
punto culminante el año 1986, con 589 acciones subversivas, mayormente concentradas en el área de Puno
(47%). El conflicto armado y la híper-inflación de la década de 1980 motivaron la migración de Puno a
centros urbanos como Tacna.

De manera paradójica, Tacna experimento crecimiento económico durante los años de crisis económica en el
Perú, gracias a la exportación minera del cobre de Toquepala y el comercio fronterizo con Chile y Bolivia. El
caso de Tacna es particular, pues en los tres quinquenios de 1970 a 1985, presenta un ritmo ascendente de la
Tasa de Crecimiento del Producto Bruto Interno (1.4%, 2.0% y 3.2%), descendiendo abruptamente de 3.2% a
-5.7% entre 1985-1990. La recuperación comienza en el periodo 1990-1992 alcanzando 8.1%.

El rápido crecimiento poblacional de la ciudad de Tacna, es resultado primero de la implementación de


proyectos mineros en Toquepala que dinamizó la actividad económica del sur, y de otro lado, del intenso
comercio. Tacna por su situación fronteriza presenta una alta incidencia de comercio ilegal, que tiende a
expandirse hacia Moquegua, Ilo y Arequipa. Este tipo de actividad muy extendida en la ciudad de Tacna,
expende productos procedentes de Taiwán, Hong-Kong, Singapur y últimamente de China, que ingresan
mediante el Puerto de Iquique (Chile). El contrabando está prácticamente legitimado, no sólo en Tacna,
también en Juliaca y Puno, lo cual permite la incorporación de un contingente importante de fuerza de trabajo
en la actividad del comercio al por menor, 23.4%, de la PEA de Tacna, sólo superado por Juliaca (provincia
de Puno).
Los contrastes entre la región de Tacna y Puno son notables, siendo que Tacna presenta mejores indicadores
económicos y de calidad de vida respecto de Puno y de la media nacional. Muestra de ello es el Índice de
Desarrollo Humano (IDH). Según el PNUD el IDH de Tacna el año 2003 es de 0.4672, ubicado en el 2 puesto
del ranking nacional. En Puno el IDH para el mismo año es de 0.2845, ubicado en el puesto 13. El IDH
nacional este año es de 0.3657. El año 2012 el IDH de Tacna es de 0.5553, ubicado en el puesto 5. En Puno el
IDH el mismo año es de 0.3942, ubicado en el puesto 18. Mientras que el IDH nacional para el mismo año es
de 0.5058.
Estado de la cuestión y discusión:

Los aportes de Singer podrían ser ubicados, gracias a algunos aspectos, dentro de la Teoría de la
Dependencia, y dentro de una explicación económica neoclásica de la migración. Pero más importante que
clasificarlo, es rescatar sus aportes respecto al estudio de las migraciones internas en América Latina,
principalmente porque ofrece una orientación de la dimensión estructural de la del tipo de migración que
buscamos investigar.

Singer plantea el estudio de las migraciones internas como fenómenos históricamente condicionados, siendo
la industrialización la configuración histórica de nuestro tiempo. Examina de qué manera diferentes
modalidades de industrialización condicionan o no, diferentes flujos migratorios. “El tipo específico que
vincula la migración interna en America Latina es la industrialización en los moldes capitalistas de las
antiguas colonias europeas (America Latina, Asia y Africa)” (Singer, 1975)

“O processo de industrialização implica uma amplia transferência de pessoas do campo á cidade. Em busca
de industrializar (disminuir os custos) y urbanizar (gerar mercados) algumas regiões crescem vaciamdo ás
demais.” (Singer, 1975, pág. 5)

Las desigualdades regionales como motor de las migraciones internas

Los procesos de industrialización implican una amplia transferencia de personas del campo a la ciudad, así
aconteció en Europa durante el siglo XVIII y de maneras más evidente en América Latina durante el siglo
XX. La expansión de la economía industrial en nuestra región generó desigualdades regionales, que son el
motor de las migraciones internas.

“O processo de industrialização profundiza as desigualdades regionais mediante os ajustes institucionais a


favor das empresas dos centros urbano-industriais em perjuicio do campo ou cidades do interior. As areas não
favorecidas sofrem um empobrecimento relativo: o ajuste institucional as faça participar sim que leguem a
beneficiasse de seus frutos”. (Singer, 1975)

En Perú la expansión del capitalismo en la economía nacional tuvo un primer gran impulso en la segunda
década del siglo XX. Durante el gobierno de Augusto B. Leguía, se modernizó el aparato productivo, se
impulsó la extracción minera y se construyó redes de carreteras. Un segundo impulso modernizador aconteció
en la década de 1940-1950 durante el gobierno de Manuel A. Odría cuando se ejecutó una política de
industrialización por sustitución de importaciones. Ambos impulsos modernizadores acontecieron en centros
urbanos costeros como Tacna, especialmente Lima. En contraste, las ciudades y pueblos rurales de los andes,
como Puno, y la amazonia permanecieron en el olvido.

El impacto que se genera sobre las regiones desfavorecidas, toma la forma de dos tipos de vaciamiento de sus
economías. Las unas son regiones especializadas en la producción de materias primas, las otras son
economías de subsistencia, como en Puno, que vive al margen de la vida económica del país. Pero ambas
presentan bajos niveles de vida de la población, horizontes culturales cerrados e escasas oportunidades
económicas.

Siendo que la sociedad de emigración de nuestro estudio: Puno, presenta una economía de subsistencia poco
vinculado con los procesos de modernización del Perú. Los factores de expulsión que condicionaron la
emigración son factores de estancamiento1

Para Singer los factores de estancamiento “em regiões onde permanecem as relações sociais de produção
tradicionais, como o gamonalismo. São lugares duma limitada disponibilidade da terra a causa da
insuficiência física da terra aproveitável o pela monopolização da terra, nelas fenômenos demográficos como
o aumento da população o fenômenos naturais como as sequías gera fluxos migratórios”. (Singer, 1975)

“Os fatores de estancamento forma parte da manutenção da economia de autossubsistência. A


emigração está acompanhada da deteriorização das condições de vida da região” (Singer, 1975)

Tipos ideales de migración interna en America Latina

La migración interna de Puno a Tacna, en tanto fenómeno históricamente condicionado, acontece inscrito en
el proceso de industrialización peruano, como menciona Singer respecto de la industrialización de las ex
colonias latinoamericanas. Pero en qué se diferencia este tipo especifico de industrialización, con la
industrialización de los países desarrollados de Europa:

1. Nos países não desenvolvidos os câmbios tecnológicos se dão de uma so vez, induzindo a estrutura
econômica a choques muito mais profundos.
2. O país não se encontra integrado à economia industrial, como nos países desenvolvidos, boa parte da
população permanece em subsistência.
3. No volume das migrações nos países não desenvolvidos é proporcionalmente muito maior. Ademais
depende da disponibilidade de terra (a menos disponibilidade de terra maior imigração nas cidades)
Siguiendo los planteamientos de Singer se pueden plantear dos tipos ideales (Weber, 1964) de economía, que
corresponde a tipos ideales de migración interna, uno más cercano a la realidad peruana, sobre la migración
de Puno a Tacna y otro más cercano a la realidad europea del siglo XX o a la realidad de países desarrollados
de América Latina como Argentina y Brasil:

1. Economia Dual, que sólo genera migración por factores de estancamiento. En este contexto la economía
urbana absorbe una porción reducida de migrantes.

1
Paul Singer menciona dos factores de expulsión: Factores de cambio caracterizado por la introducción de
relaciones de producción capitalista en el medio rural, y Factores de estancamiento caracterizados por la
permanencia de relaciones sociales tradicionales, donde la escases de tierras genera emigración.
La mayoría de los inmigrantes permanece fuera de la división social del trabajo, usufructuando del
excedente de la economía urbana mediante actividades autónomas. Próxima a la realidad peruana,
respecto de la migracion de Puno a Tacna.
2. Economia Integrada, sólo genera migración por factores de cambio. En este contexto, la economía urbana
tiene más posibilidades de absorber la mano de obra del migrante. Próxima a la realidad de los países
desarrollados.
En tanto tipos ideales, no corresponden a la realidad, mas contienen la característica resaltante de
determinados fenómenos. Así, la economía peruana es próxima al modelo dual y Puno es representativo por
presentar emigración por factores de estancamiento. Dado que gran parte de la población permanece en
economía de subsistencia es importante investigar los efectos de las migraciones provocadas por factores de
estancamiento sobre la economía urbana de Tacna.

Según Singer, este tipo de migración genera depresión sobre la demanda del producto de la economía urbana.
El efecto sobre el proceso productivo urbano es neutro o negativo por lo que no son absorbidos por la
economía de mercado:

a) Os migrantes que conseguem a incorporar-se ao processo produtivo urbano enviam dinheiro ao campo.
b) Parte dos migrantes que não se incorporam á economia urbana, desenvolvem uma economia de
subsistência em forma de atividades autônomas como vendedor ambulatório, não integrado na economia
capitalista formal, ao contrário competindo com ela.
c) A força de trabalho migrante é absorvida em grande medida pelo trabalho domestico que é “falso
emprego”. (Singer, 1975)
Surge una importante cuestión a ser tratada: la relación entre los factores de expulsión con los efectos en la
economía urbana e la inserción económica de los migrantes en la sociedad de inmigración:

1) Los factores de expulsión definen la área donde se origina el flujo migratorio, pero son los factores de
atracción los que orientan su destino. Entre los factores de atracción el más importante es la demanda de
la fuerza de trabajo, tanto industrial cuanto en servicios.
2) La importancia de los factores de expulsión en el lugar de destino de los migrantes radica en determinar
el grado general en que la fuerza de trabajo de los migrantes es absorbida por la economía urbana.
3) En tanto los factores de expulsión sean principalmente factores de cambio la emigracion es causado por
la expansión industrial al mundo rural, lo que genera, aunque no de manera proporcional, un grado de
correspondência entre la poblacion que emigra y su insercion productiva em la sociedad de inmigracion.
Existe relación entre desemprego tecnológico 2 y oferta de mano de obra em las ciudades.
4) En tanto los factores de expulsión sean principalmente factores de estancamiento. Como aconteció en
Puno en la década de 1940, 1960, 1980. Cuando la emigración de pobladores fue causada por la mayor

2
Desempleo ocasionado por la expansión de tecnologías industriales en la producción rural.
sequía registrada em su historia, por la denominada transicion demografica 3 y por el conflicto armado
interno, respectivamente. La poblacion inmigrante genera depresión en la economia urbana, dificultando
la insecion del inmigrante en la economia formal-urbana. Fenómeno categorizado como marginalidad4.
5) A partir del punto 4 sería más preciso plantear que la marginalidad urbana no deriva del número excesivo
de migrantes, sino de lós mecanismos que pusieron en marcha los flujos migratórios.
6) Pero, ¿El inmigrante puneño tiene que ser absorvido por la economía y sociedad tacneñas? Según el
esquema propuesto el inmigrante puneño no sería inserto en la economía formal tacneña. Como de facto
sucedio. Los inmigrantes impulsaron uma economía de subsistência, basada em actividades autónomas,
al margen de la economia formal, como comercio ambulatório, contrabando, trabajo domestico, etc. El
desarrollo económico de los inmigrantes puneños en Tacna, supera la diferenciación de formalidad e
informalidad, se presenta como elemento novedoso y reestructurador de las formas de produccion y
consumo. Esto sucedió tanto en la dimensión cultural, social, política como económica. En estos
términos, la no inserción del migrante (marginalidad) deja de ser um problema, para ser uma posibilidad
de reestructuración, acción transformadora de las dinámicas anteriores a la migracion de puneños en
Tacna.

La migración como elemento de restructuración

Singer plantea por último, que la migración interna tiene un papel económico, social, político, y agregaré
cultural, como elemento en el proceso de transformación de la sociedad de destino. En este sentido, el
inmigrante no es tan solo un sujeto pasivo que busca adaptación y ascenso social en la sociedad de
inmigración, como plantearían enfoque individualistas, etnocentricos y estaticos correspondientes a la teoría
de la marginalidad, la aculturación y la modernización. La migración interna tiene un papel importante en la
transformación de la estructura económica y la estructura social.

Pero, ¿En qué consiste ese papel transformador y la transformación de la sociedad de inmigración? Para
responder esta pregunta ensayaremos vínculos con la teoría de la transculturación formulada por el
antropólogo cubano Fernando Ortiz.

La inmigración como transculturación

Pero en 1940, en la isla caribeña de cuba, el antropólogo Fernando Ortiz plantea el neologismo
transculturación para hace referencia a:

“Un proceso en el cual siempre se da algo a cambio de lo que se recibe, es un “toma y daca”
como dicen los castellanos. Es un proceso en el cual ambas partes de la ecuación resultan
modificadas […] emerge una nueva realidad, compuesta y compleja; una realidad que no es

3
Fenomeno de crecimiento populacional motivado por la disminución de la tasa de mortalidad.
4
Entendida como el segmento de la población que no se integra a la vida urbana.
una aglomeración mecánica de caracteres, ni siquiera un mosaico, sino un fenómeno nuevo,
original e independiente Para describir tal proceso el vocablo de raíces latinas trans-
culturación proporciona un término que no contiene la implicación de una cierta cultura hacia
la cual tiene que tender la otra, sino una transición entre las dos culturas, ambas activas,
ambas contribuyentes con sendos aportes, y ambas cooperantes al advenimiento de una nueva
realidad de civilización” (Ortiz, 1963)

Las oleadas migratorias mediterráneas (genovesa, florentina, judía y levantina) trajeron todas ellos algo al
toma y daca de las transculturación. Es importante el nuevo habitad como las viejas características de ambas
culturas. El autor nos indica como en todos esos casos debemos estudiar ambos lados del contacto y
considerar ese fenómeno integral como una transculturación, o sea como un proceso en el cual cada nuevo
elemento se funde, adoptando modos ya establecidos a la vez que introduciendo sus nuevos exotismos.

También sugerí entonces que el resultado del cambio de culturas no puede considerarse como una
mezcla mecánica de elementos prestados. “los fenómenos de los cambios de cultura son realidades
culturales enteramente nuevas, las cuales han de estudiarse en su propio sentido” (Ortiz, 1963)

El termino aculturación expresa el sentido etnocéntrico que orientó los principales proyectos culturales,
políticos, económicos y sociales de desarrollo de los países latinoamericanos. Pero, más allá de esta intención,
durante la etapa colonial, y durante el devenir variado de las repúblicas latinoamericanas, hasta la actualidad,
nuestros pueblos han atravesado los más variados procesos de transculturación, es decir, la creación de
nuestras estructuras culturales, especificas a cada espacio y tiempo, en relación a las influencias que cada una
ha experimentado.

La transculturación en la sociedad peruana:

Un ejemplo de transculturación esta expresado en los estudios sobre migración interna en el Perú durante la
segunda mitad del siglo XX. Las contribuciones de Aníbal Quijano, Sinesio López, Carlos Franco y Carlos
Iván Degregori, resumidas en la tesis de la emergencia del grupo cholo manifiestan el potencial transcultural
de la nueva estructura sociocultural del Perú. Siendo que la migración de Puno a Tacna forma parte de un
proceso nacional, es importante plantear la discusión.

LA SOCIEDAD TRADICIONAL

Según Aníbal Quijano, desde la llegada de los españoles a América, durante la colonia y el primer siglo como
república se formó la estructura sociocultural tradicional de la sociedad peruana. Caracterizada por dos
polos culturales lejanos y desarticulados.

La sociedad peruana se formó como un sistema de dominación social, por la superposición de


los portadores de la cultura occidental española, sobre los portadores de la cultura incaica.
(Quijano, 1980)
La sociedad así integrada tenía que ser, necesariamente, extremadamente conflictiva. Sobre
todo porque no era posible una cultura global común a todos los miembros del sistema. Se
puede decir por eso que el elemento característico de esta sociedad era y es el “conflicto
cultural”, agudizado por llevarse a cabo dentro de un sistema de dominación social. (Quijano,
1980)

El polo cultural dominante tiene como raíz a la cultura occidental de los trashumantes españoles, la misma
que, con el paso de los siglos, por su vinculación con las culturas originarias y por adaptación en el territorio
americano, se convirtió en cultura criolla. Afincada en las ciudades de la costa, especialmente en Lima.

El polo cultural dominado es de raíz cultural incaica. Transformada con el paso de los siglos, por la influencia
española, africana, etc. se convirtió en cultura indígena contemporánea. Este polo cultural ocupa la mayor
parte del territorio nacional, dispersos principalmente en la sierra del Perú.

PROCESO DE CAMBIO DEL CONFLICTO CULTURAL EN LA SOCIEDAD PERUANA

Durante las primeras décadas del siglo XX el Perú se transforma de sociedad tradicional, en tanto poco
vinculada con la dinámica económica industrial, en sociedad de transición, principalmente porque se
modificó nuestra situación de dependencia en el sistema internacional. Los elementos de cambio están
asociados a las políticas de industrialización de 1920. El proceso modernizador de la economía y el Estado
promovido por el gobierno de Augosto B. Leguia, propiciando mayor influencia de los Estados Unidos en el
Perú.

Es preciso repara en la denominación que Quijano le da a la nueva etapa de la sociedad peruana: sociedad de
transición y no sociedad en transición. Sociedad en transición nos remite al paradigma funcionalista
parsoniano y a la teoría de la modernidad en América Latina (Germani) según la cual sociedades rurales
primitivas deben atravesar un proceso de transición, basado principalmente en desarrollo industrial y fomento
de política educativa, para convertirse en sociedades industriales y modernas. En la realidad peruana eso
significa que el polo cultural indígena contemporáneo atraviese un proceso de transición para convertirse en
algo muy cercano al polo cultural criollo. La posición opuesta pero similar, en tanto también es, sociedad en
transición viene de algunas versiones del indigenismo que proponen volver a una sociedad incaica. Cuando
Quijano plantea la categoría sociedad de transición se refiere al proceso de transformación que recorre tanto
el polo criollo, como el polo indígena contemporáneo, pero sobre todo, resalta las posibilidades de
transformación de la sociedad peruana en una dirección distinta a cualquiera de estos dos polos. En tal
sentido, no plantea que estemos en transición a uno de los polos precedentes, plantea que vivimos en una
sociedad de transición a una estructura desconocida, novedosa e indeterminada.

“Es decir, no solamente tratamos de destacar la especificidad de una estructura socio-cultural


transicional, sino también su posibilidad de moverse en una dirección distinta a cualquiera de
los polos culturales o sociales, en que toma su origen” (Quijano, 1980)
Se puede plantear que, Quijano desarrolla un análisis de la estructura sociocultural transicional en el Perú
desde una óptica transcultural.

“Sin embargo, si observamos la actual realidad peruana, lo que ocurre es más bien, que los
elementos de uno y otro polo se fusionan y se combinan en estructuras institucionales comunes,
nuevas, ya sea modificándose en este proceso, o manteniéndose pero cambiando de lugar y de
significación en la nueva estructura” (Quijano, 1980)

LA EMERGENCIA DEL GRUPO CHOLO

El fenómeno más sobresaliente de la sociedad de transición es la emergencia de sectores sociales y culturales


intermedios, quienes tienen una naturaleza distinta a los dos polos culturales que hemos mencionado,
hablamos de un sector nuevo que no es criollo ni indígena. El fenómeno es caracterizado por la migración de
pobladores indígenas a las grandes urbes del país. En ciudades como Lima ha emergido este sector social y
cultural nuevo que la sociedad peruana a llamado de sector cholo.

Quijano indica que lo cholo se desprende de la masa del campesinado indígena. “el fenómeno contemporáneo
de cholificación, es un proceso en el cual determinadas capas de la población indígena campesina, van
abandonando alguno de los elemento de la cultura indígena X, adoptando algunos de los que tipifican la
cultura occidental criolla, y van elaborando con ellos un estilo de vida que se diferencia al mismo tiempo de
las dos culturas fundamentales de nuestra sociedad, sin perder por eso su vinculación original con ellas”
(Quijano, 1980)

Los estudios antropológicos tiene un consenso implícito acerca de que los términos “indio” y ”cholo”
designan no grupos raciales, sino modos de vida, es decir, culturas. (Schaedel, 1959, Escobar, 1959). En tal
sentido, Quijano plantea lo cholo como una cultura de transición:

“Es este proceso particular que, estrictamente, puede ser denominado como cholificación.
Implica, en consecuencia, el surgimiento de una nueva vertiente cultural en nuestra sociedad,
que crece como tendencia en los últimos años y prefigura un destino peruano, distinto que el de
la mera aculturación total de la población indígena en el marco de la cultura occidental criolla,
que ha sido hasta aquí el tono dominante de todos los esfuerzos por “integrar” al indígena en el
seno de la sociedad peruana” (Quijano, 1980)

Sinesio López en el libro Ciudadanos reales e imaginarios explica las estrategias de integración nacional que
experimento el Perú en el s.XX, diferenciado acriollamiento y cholificación en tres momentos históricos:

1. La homogenización cultural o el acriollamiento forzado

Surge ante el problema de la construcción de una comunidad politica nacional. Impulsada por los arielista en
el poder (gobierno civilista) su objetivo era la integración nacional mediante la castellanización de la
población indígena. Impulsaron la educación primaria nacional bajo la consigna “educar es castellanizar”.
“La educación y la castellanización constituían los mecanismos culturales de homogenización forzada,
independientemente de si los indígenas asistían de buena o mala gana a la escuela” (Lopez, 1997, pág. 220)

2. El acriollamiento amable: La educación bilingüe

Se ensayó un nuevo proyecto: Enseñanza bilingüe. El objetivo era la integración a la comunidad política,
reconociendo identidades y diferencias. Fue un proyecto educativo que tuvo dos etapas: Método cultural
(enseñanza del quechua), política de reconocimiento (hacer del Perú un país bilingüe). “A través de la
enseñanza del quechua se busca no la afirmación de la autonomía del mundo andino, sino su integración en
la comunidad política nacional a través del bilingüismo”

López plantea que durante la primera mitad del siglo XX sucede en el Perú un proceso de acriollamiento de la
masa indígena, primero forzada (hasta 1930) y luego amable (1930 en adelante). Pero a partir de 1950 como
consecuencia de las oleadas migratorias a los centros criollos, sucede un proceso de cholificación (iniciado
por los propios campesinos en una estrategia de integración y conquista). Surge en el Perú un sector de la
población que se diferencia al mismo tiempo de la población indígena y de la occidental. (Lopez, 1997)

3. La cholificacion: de campesino-indígena- a cholo y ciudadano

Con la cholificación, la población indígena inició un camino cultural propio. Son las migraciones a las
ciudades el factor más importante que ha transformado tanto a las ciudades como a los migrantes mismo. Las
ciudades han sido transformadas en grandes laboratorios de democratización y peruanidad. La cholificación
es una importante estrategia de integración en la construcción de ciudadanía, al apostar por la construcción de
una comunidad integrada de otro tipo (Lopez, 1997).

El proceso de cambio cultural que vive la sociedad peruana está compuesto, al menos, de 3 procesos
particulares. a) La industrialización/modernización de la sociedad global peruana, que afecta a toda la
población, aunque de manera especial a las urbes criollas. b) La criollización que afecta a una parte de la
población indígena y chola, principalmente quienes tienen el deseo y esfuerzo continuo por incorporarse a la
cultura occidental criolla. Caracterizado por la primacía de la cultura criolla c) La “cholificación” que afecta a
parte de la población indígena, quienes rechazan la incorporación a la cultura occidental, o que no pueden
incorporarse a ella. Caracterizada por la combinación de elementos de ambas procedencias culturales.

LA OTRA MODERNIDAD EN LA CIUDAD Y LA EMERGENCIA DE LA PLEBE URBANA

Según Carlos Franco en el libro Imágenes de la sociedad peruana. La otra modernidad. Cuando los
migrantes andinos verificaron la imposibilidad de internarse en la estructura social criolla. La ensancharon, es
decir, se desplazaron, agruparon y desarrollaron en sus márgenes. Ensancharon la institucionalidad de la
modernización a partir del posicionamiento y organización de su propio espacio, donde crearon una identidad
cultural y organización distintas.
Ellos no tomaron las empresas modernas, ni lograron empleos en ellas. Ensancharon entonces la economía
creando empresas en sus fronteras. De idéntico modo, ellos no encontraron lugar en los gremios empresariales
y profesionales, y encontrando límites para su inclusión en el movimiento sindical, se organizaron más allá de
la institucionalidad moderna, ensanchándola. Tampoco se apoderaron de los productos y formas culturales de
la modernización sino que crearon las suyas. Finalmente se constituyeron como cholos más acá o más allá de
la cultura criolla o de la importada por las clases altas y medias. (Franco, 1991)

Según Franco, la construcción de la institucionalidad plebeya recorre más o menos el siguiente proceso: a)
Intentan integrarse y no encuentran espacio. b) Crean su espacio en las márgenes del territorio ocupado. c)
Ensanchan la institucionalidad de la modernización a partir del posicionamiento y organización de su propio
espacio. d) Desarrollan una identidad cultural y organizativa distinta.

Para Carlos Franco la migración es el acto y proceso fundador de la “otra modernidad” y tiene como sujeto
histórico que denomino plebe urbana. La plebe urbana surge cuando la población migrante que aparcó en las
ciudades se convirtió en productor informal (economía informal), cholo emergente (cholificación),
organizador popular (barriadas), ciudadano político (clubes provinciales), es decir cuando el migrante luchó
por ser considerado un poblador urbano (urbanización).

Esta tesis es respaldada por Carlos Iván Degregori quien en el ensayo Del mito del Inkarri al mito del
progreso plantea que en el mundo campesino el mito del Inkarri5 empezó a ser reemplazado por el mito del
progreso. Uno de los caminos para avanzar en este cambio fueron el mito de la escuela, la alfabetización, el
comercio, el trabajo asalariado, y la migración. Por eso los campesinos indígenas motivados por el mito del
progreso salieron de sus comunidades para conquistar las principales ciudades del país y su ciudadanía.
(Degregori, 1986)

Por su parte Sinesio López asume la migración como laboratorio de democratización y peruanidad:

“Pero son las migraciones a las ciudades el factor más importante que ha transformado tanto a
las ciudades como a los migrantes mismo. Las ciudades han sido transformadas en grandes
laboratorios de democratización y peruanidad. La cholificacion seria en tanto una importante
estrategia de integración en la construcción de ciudadanía, al apostar por la construcción de una
comunidad integrada de otro tipo” (Lopez, 1997)

5
Mito que hace referencia al regreso del Inca.
Bibliografía
Degregori, C. I. (1986). Del mito del Inkarri al mito del progreso. Socialismo y Participación N°36 , 3-9.

Franco, C. (1991). Imagenes de la sociedad peruana: La otra modernidad. Lima: CEDEP.

Lopez, S. (1997). Ciudadanos reales e imaginarios. Condiciones, desarrollo y mapas de la ciudadania en el


Perú. Lima: Instituto de Diálogo y Propuestas.

Mignolo, W. (2000). Historias locales/Proyectos globales: colonialidad, saberes subalternos y pensamiento


fronterizo.

Ortiz, F. (1963). Contrapunteo cubano del tabaco y el azucar. La Habana: Universidad Central de Las Villas.

Quijano, A. (1980). Dominacion y Cultura. Lo cholo y el conflicto cultural en el Perú. Lima: Mosca Azul
Editores.

Singer, P. (1975). Migrações internas: considerações teóricas sobre o seu estudo. En P. Singer, Economia
Política da Urbanização. São Paulo: Editorial Brasiliense.

Weber, M. (1964). Economia y sociedad: Esbozo de sociología comprensiva. España: Fondo de Cultura
Economica.

Wirth, L. (1967). O urbanismo como modo de vida. En O. G. Velho, O fenomeno urbano (págs. 89-113). Río
de Janeiro.
Anexo 1: (INEI, 2014)

Anexo 2 (INEI, Perú. Migraciones Internas Recientes y Sistemas de ciudades 2002-2007, 2011)
Anexo 3 (INEI, Perú. Migraciones Internas Recientes y Sistemas de ciudades 2002-2007, 2011)
Anexo 4: Mapa Político del Perú
Anexo 5: Dimensión Administrativa del departamento de Puno
Anexo 6: Índice de Desarrollo Humano, departamento de Tacna